Sei sulla pagina 1di 3

https://www.sciencemag.

org/news/2018/11/do-gut-bacteria-make-second-home-our-
brains?fbclid=IwAR0OGG-F_09lzlsJGRpERGpUwgPQIS-Nz4ubNy7DlHTHZYT5oSdCGwPiuBg

¿Las bacterias intestinales hacen un segundo hogar


en nuestro cerebro?

SAN DIEGO, CALIFORNIA — Sabemos que la gran cantidad de microbios en el


intestino tiene efectos poderosos en nuestra salud. ¿Podrían algunas de estas mismas
bacterias estar haciendo un hogar en nuestro cerebro? Un póster presentado aquí esta
semana en la reunión anual de la Society for Neuroscience llamó la atención con
imágenes de microscopios de alta resolución de bacterias que aparentemente
penetran y habitan las células de cerebros humanos sanos. El trabajo es preliminar, y
sus autores tienen cuidado de notar que sus muestras de tejido, recolectadas de
cadáveres, podrían haber sido contaminadas. Pero para muchos transeúntes en la
sala de exposiciones, la posibilidad de que las bacterias pudieran influir directamente
en los procesos cerebrales, incluido, tal vez, el curso de una enfermedad neurológica,
fue estimulante
"Este es el éxito de la semana", dijo el neurocientífico Ronald McGregor de la
Universidad de California en Los Ángeles, quien no participó en el trabajo. "Es como
una nueva fábrica molecular [en el cerebro] con sus propias necesidades. ... Esto es
alucinante ".
El cerebro es un entorno protegido, parcialmente separado del contenido del torrente
sanguíneo por una red de células que rodean sus vasos sanguíneos. Las bacterias y
los virus que logran penetrar esta barrera hematoencefálica pueden causar una
inflamación potencialmente mortal. Algunas investigaciones han sugerido que los
microbios distantes, aquellos que viven en nuestro intestino, podrían afectar el estado
de ánimo y el comportamiento e incluso el riesgo de enfermedades neurológicas, pero
por medios indirectos. Por ejemplo, una interrupción en el equilibrio de los
microbiomas intestinales podría aumentar la producción de una proteína deshonesta
que puede causar la enfermedad de Parkinson si viaja por el nervio que conecta el
intestino con el cerebro.

Hablando con voz ronca por encima del ruido de la sala de exhibición el martes por la
noche, la neuroanatomista Rosalinda Roberts, de la Universidad de Alabama en
Birmingham (UAB), contó a los asistentes sobre un hallazgo provisional que, de ser
cierto, sugiere una relación inesperadamente íntima entre los microbios y el cerebro.
Su laboratorio busca diferencias entre las personas sanas y las personas con
esquizofrenia mediante el examen de cortes de tejido cerebral conservados en las
horas posteriores a la muerte. Hace aproximadamente 5 años, la neurocientífica
Courtney Walker, entonces estudiante de pregrado en el laboratorio de Roberts, quedó
fascinada por los objetos en forma de varilla no identificados que aparecían en
imágenes finamente detalladas de estos cortes, capturados con un microscopio
electrónico. Roberts había visto las formas antes. "Pero simplemente los despedí,
porque estaba buscando otra cosa", dice ella. "Yo diría 'Oh, aquí están esas cosas otra
vez'".
Pero Walker fue persistente, y Roberts comenzó a consultar a sus colegas en la UAB.
Este año, un bacteriólogo le dio noticias inesperadas: eran bacterias. Su equipo ahora
ha encontrado bacterias en algún lugar de cada cerebro que han revisado, 34 en total,
aproximadamente la mitad de ellas sanas y la mitad de personas con esquizofrenia.
Roberts se preguntó si las bacterias del intestino podrían haberse filtrado de los vasos
sanguíneos al cerebro en las horas que transcurrieron entre la muerte de una persona
y la extracción del cerebro. Así que miró los cerebros de ratones sanos, que se
conservaron inmediatamente después de que los ratones fueron sacrificados. Más
bacterias. Luego miró los cerebros de ratones libres de gérmenes, que se criaron
cuidadosamente para que no tuvieran vida microbiana. Estaban uniformemente
limpias.

La secuenciación de ARN reveló que la mayoría de las bacterias eran de tres filos
comunes al intestino: Firmicutes, Proteobacteria y Bacteroidetes. Roberts no sabe
cómo estas bacterias podrían haberse metido en el cerebro. Es posible que hayan
cruzado desde los vasos sanguíneos, pasando por nervios del intestino o incluso por
la nariz. Y ella no puede decir mucho sobre si son útiles o perjudiciales. Ella no vio
signos de inflamación que sugirieran que estaban causando daño, pero aún no los ha
cuantificado ni ha comparado sistemáticamente los cerebros esquizofrénicos y sanos.
Si resulta que hay diferencias importantes, la investigación futura podría examinar
cómo este “microbioma cerebral” propuesto podría mantener o amenazar la salud del
cerebro.

En el estudio inicial de las micrografías electrónicas, el equipo de Roberts observó que


las bacterias residentes tenían preferencias desconcertantes. Parecían habitarse en
células en forma de estrella llamadas astrocitos, que interactúan con las neuronas y
las apoyan. En particular, los microbios se agrupan en y alrededor de los extremos de
los astrocitos que rodean los vasos sanguíneos en la barrera hematoencefálica.
También parecían ser más abundantes alrededor de las largas proyecciones de las
neuronas que están envueltas en la sustancia grasa llamada mielina. Roberts no
puede explicar esas preferencias pero se pregunta si las bacterias se sienten atraídas
por la grasa y el azúcar en estas células cerebrales.

¿Por qué no más investigadores han visto bacterias en el cerebro? Una razón podría
ser que pocos investigadores someten a los cerebros postmortem a microscopía
electrónica, dice Roberts. "La combinación de un neuroanatomista con una colección
de cerebros simplemente no sucede muy a menudo". Y los neurocientíficos pueden,
como lo hizo hasta hace poco, ignorar o dejar de reconocer las bacterias en sus
muestras.

Roberts reconoce que su equipo todavía necesita descartar la contaminación. Por


ejemplo, ¿podrían los microbios del aire o de los instrumentos quirúrgicos ingresar al
tejido durante la extracción del cerebro? Ella planea buscar tal evidencia. También
quiere descartar que las soluciones que preservan los cerebros de los ratones
introducen o nutren las bacterias. Entre los visitantes del póster, "hubo algunos
escépticos", señala Roberts. "También tengo esa parte de mí". Pero incluso si las
bacterias nunca prosperaron realmente en los cerebros vivos, los patrones de su
invasión postmortem son intrigantes, dice.

Si realmente tenemos el microbioma cerebral que propone Roberts, "hay mucho que
investigar", dice Teodor Postolache, psiquiatra de la Universidad de Maryland en
Baltimore. Ha estudiado el protozoo parásito Toxoplasma gondii, que invade el cerebro
pero no siempre causa una enfermedad obvia. "No estoy muy sorprendido de que
otras cosas puedan vivir en el cerebro, pero por supuesto, es revolucionario si es así",
dice. Si estas bacterias intestinales comunes son una presencia benéfica de rutina en
y alrededor de las células cerebrales, dice, podrían desempeñar un papel clave en la
regulación de la actividad inmunológica del cerebro. "Es un largo camino para
demostrarlo", dice, pero "es un camino emocionante".