Sei sulla pagina 1di 9

1) Riesgos Laborales físicos:

RIESGOS FÍSICOS.

Los efectos de los agentes físicos se deben a un intercambio de energía entre el individuo y el
ambiente a una velocidad y potencial mayor que la que el organismo puede soportar, lo que
puede producir una enfermedad profesional. La forma de clasificar dichos riesgos se detalla a
continuación:

• Ruido.

• Iluminación.

• Carga térmica.

• Radiaciones no ionizantes.

• Radiaciones ionizantes.

• Bajas temperaturas.

• Vibraciones.

2) Tipos de Riesgos laborales Físicos

Los riesgos físicos en nuestro sector no son especialmente relevantes. Están generalmente
relacionados con 3 tipos:

Relacionados con el ruido.

Relacionado con la Temperatura.

Relacionados con las radiaciones electro magnéticas.

RIESGOS RELACIONADOS CON LA TEMPERATURA

La exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deberá suponer un riesgo
para la seguridad y salud de los trabajadores. A tal fin, dichas condiciones ambientales y, en
particular, las condiciones termo higrométricas de los lugares de trabajo deberán ajustarse a lo
establecido en el Anexo III del R.D. 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las
disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo

En los locales de trabajo cerrados deberán cumplirse, en particular, las siguientes condiciones: La
temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares
estará comprendida entre 17 y 27º C..

La temperatura de los locales donde se realicen trabajos ligeros estará comprendida entre 14 y
25º C.
Generalmente se regulan bien estas condiciones con un buen sistema de calefacción y
refrigeración.

RIESGOS RELACIONADOS CON EL RUIDO

El ruido es un riesgo importante en nuestro sector, ya que los alumnos suelen ser bastante
ruidosos. La legislación establece unos niveles máximos de ruido permisible, niveles que de
ninguna manera se deben sobre pasar.

La exposición a niveles altos de ruido, además de la incomodidad que produce, puede generar
lesiones auditivas y foniátricas, al elevar en exceso la voz.

En el Real Decreto 286/2006, de 10 de marzo, se legislan los riesgos relacionados con la exposición
al ruido

RIESGOS PRODUCIDOS POR EL RUIDO

Sonido: es un movimiento ondulatorio con una intensidad y frecuencia determinada que se


transmite en un medio elástico (Aire, Agua o Gas). Genera una vibración acústica capaz de
producir una sensación auditiva. La intensidad del sonido corresponde a la amplitud de la
Vibración acústica, la cual es medida en decibeles (dB). La Frecuencia indica el número de ciclos
por unidad de tiempo que tiene una onda. (c.p.s. o Hertzios - Hz).

RIESGOS RELACIONADOS CON LAS RADIACIONES ELECTROMAGNÉTICA

La radiación electromagnética es una combinación de campos eléctricos y magnéticos oscilantes y


perpendiculares entre sí, que se propagan a través del espacio transportando energía de un lugar
a otro. A diferencia de otros tipos de onda, como el sonido, que necesitan un medio material para
propagarse, la radiación electromagnética se puede propagar en el vacío.

En nuestro sector no existen muchas fuentes emisoras de radiaciones electromagnéticas, pero es


importante saber que también están sujetas a regulación.

3) FACTORES:

Los factores de riesgo físicos pueden ser de tres tipos: los mecánicos en forma de ruido y
vibraciones; los electromagnéticos en forma de radiación (luz visible, infrarroja, ultravioleta, rayos
X, etc.); y los caloríficos en forma de calor o frío.

Energía mecánica: ruido y vibraciones

El ruido se define en general como un sonido no deseado y molesto. Se caracteriza por el nivel y la
frecuencia. Cuanto más fuerte golpeemos dos objetos entre sí, mayor será el nivel de ruido, pero
su frecuencia no depende de eso, son de los materiales que chocan.

El individuo medio tiene capacidad para oír sonidos entre 20 y 20.000 Hz (Herzios) y las
conversaciones normales constan de sonidos entre 500 y 3.000 Hz.
El dBA es la unidad en la que se mide el nivel de ruido en la escala de ponderación A, mediante la
cual el sonido que recibe el aparato medidor es filtrado de forma parecida a como lo hace el oído
humano. El riesgo de pérdida auditiva empieza a ser significativo a partir de un nivel equivalente
diario (LAeq.d) de 80 dBA suponiendo varios años de exposición y jornadas de 8 horas.

La exposición a vibraciones se produce cuando se transmite a alguna parte del cuerpo el


movimiento oscilante de una estructura, ya sea el suelo, una empuñadura o un asiento.

Según el modo de contacto entre el objeto vibrante y el cuerpo, la exposición a vibraciones se


divide en dos grandes grupos: vibraciones mano-brazo y vibraciones globales de todo el cuerpo.

Las primeras, generalmente, resultan del contacto de los dedos o la mano con algún elemento
vibrante (una empuñadura de herramienta portátil).

La transmisión de vibraciones al cuerpo y sus efectos sobre el mismo depende mucho de la


postura y no todos los individuos presentan la misma sensibilidad.

Energía electromagnética: radiaciones ionizantes y no ionizantes

Una radiación es ionizante cuando, al chocar con la materia, origina partículas con carga eléctrica
(iones). Las radiaciones ionizantes pueden ser electromagnéticas, como las mencionadas (rayos X y
gamma), o corpusculares (partículas componentes de los átomos que son emitidas, partículas α y
β). Las exposiciones a radiaciones ionizantes pueden originar daños muy graves e irreversibles
para la salud (entre ellos, la generación de cáncer).

Calor y Frio:

Los parámetros físicos básicos que permiten conocer y valorar las condiciones ambientales en las
que nos encontramos son la temperatura del aire, la humedad relativa y la velocidad del aire.

Frio:

La utilización de líquidos criogénicos conlleva una serie de riesgos que van más allá de las
congelaciones por bajas temperaturas o las quemaduras por derrame sobre la piel no protegida,
riesgos relacionados con su inflamabilidad o corrosividad. Es necesario extremar precauciones en
las operaciones de transporte, llenado de contenedores y almacenamiento. Si hay riesgo de
salpicadura, debe usarse equipo de protección adecuado. También debe disponerse de ropa de
protección contra el frio y si las condiciones térmicas entre las distintas áreas de trabajo son muy
distintas es recomendable disponer de locales de adaptación desde el punto de vista termo
higrométrico.

Calor:

Las fuentes de calor abiertas se utilizan normalmente para facilitar y acelerar las reacciones
químicas. El calentamiento por gas implica habitualmente mecheros de gas con recipientes que
contienen material a calentar. El calentamiento eléctrico utiliza normalmente hornos o estufas,
baños de calentamiento o reactores químicos equipados con mantas calefactoras. Se pueden
producir accidentes por sobrecalentamiento ya que el hecho de cortar la corriente no significa un
aporte nulo de energía a partir de aquel momento. Los termostatos de control de temperatura
deben revisarse con una frecuencia predeterminada.

Los baños de calentamiento por agua o aceite necesitan supervisión periódica, ,sobre todo los que
presentan riesgo de emisión de gases y vapores nocivos y los que presentan riesgo de incendio si
se sobrecalienta el aceite.

Los sistemas de calor cerrados, un mal diseño o una mala operación puede transformar el sistema
en inestable con riesgo de incendio o explosión.

Es necesario, informar al personal sobre la importancia de leer detenidamente las instrucciones de


uso de los equipos para conocer cuáles son las mejores prácticas a la hora de interactuar con éstos
y la conveniencia de usar guantes y otra ropa de protección cuando sea necesario.

4) ENFERMEDADES OCUPACIONELES:

EFECTOS DEL RUIDO SOBRE LA SALUD

Efectos generales:

Provoca trastornos del sueño.

Aumenta la tensión muscular.

Irritabilidad.

Fatiga física acelerada.

Taquicardia y aumento de la presión sanguínea.

Efectos sobre el metabolismo y la digestión.

Forzar la voz. Como consecuencia de niveles excesivamente altos de ruido ambiental.

Ruidos de impacto de mucha intensidad: pueden causar lesiones auditivas graves, como la rotura
del tímpano. Como en el caso de una explosión

Exposición continua a niveles elevados de ruido: producen lesiones auditivas progresivas, que no
se manifiestan hasta pasado cierto tiempo, y que pueden desencadenar en sordera.

Estos resultados o consecuencias dependen:

De la intensidad sonora del ruido.

Del tiempo de exposición al mismo.


De la existencia, o no, de medidas correctoras

FUENTES DE RUIDO

Máquinas industriales: prensas, tornos, taladros, martillos neumáticos, sierras, otros equipos de
corte, ninguno frecuentes en centros educativos, a excepción de centros de FP.

Sí pueden aparecer: cortacésped, aspiradores u otras máquinas de limpieza, sin que su uso sea
muy frecuente ni la intensidad de estos sonidos demasiado alta.

Paso de fluidos y aire por conductos.

Energías eléctricas y térmicas. Los equipos de ventilación emiten ruido de baja frecuencia muy
difícil de controlar que producen sensaciones molestas.

Tráfico rodado, por proximidad del centro a vías de comunicación.

De los propios alumnos en zonas de recreo o lúdicas. Esto es especialmente apreciable en los
recreos o en determinados espacios como el gimnasio o en patios cerrados. Muchas veces crean
sensaciones molestas pero los niveles de ruido y la frecuencia de exposición no son excesivamente
elevados como para producir efectos perjudiciales graves para la salud de los trabajadores.

Nódulos en las cuerdas vocales

La consideración jurídica del concepto de enfermedades profesionales es muy importante pues,


dentro de las dolencias y patologías típicas de nuestro sector educativo, solo los nódulos vocales a
causa de esfuerzos sostenidos por la voz están considerados como enfermedad profesional. Sin
embargo, existe otro grupo de patologías y dolencias, típicas de los trabajadores de la enseñanza,
que –a pesar de su gran incidencia– no están incluidas dentro del cuadro de enfermedades
profesionales, como son las lesiones músculo-esqueléticas y los trastornos de origen psicosocial.

La voz se origina por la vibración de las cuerdas vocales en la laringe al paso del aire expedido por
los pulmones. En los docentes, la necesidad de hablar durante muchas horas al día y a volúmenes
excesivamente altos, cansa y desgasta la voz. Estas circunstancias pueden desembocar en diversos
trastornos foniátricos como son laringitis, pólipos o nódulos en las cuerdas vocales.

Los principales síntomas de las alteraciones de voz son: ronquera, falta de intensidad, escozor, tos,
quemazón, falta de aire al hablar, dolor en la zona faringe-traqueal y pérdida de voz (afonía).

Principales trastornos de la voz

• Sobreesfuerzo vocal

Es la forma más común de disfunción vocal en profesionales con uso excesivo o inadecuado de la
voz. Surge como resultado de una respuesta forzada ante una situación prolongada de limitación
vocal, produciendo un círculo vicioso. El sobreesfuerzo vocal se transforma en voz de apremio. La
eficacia de la voz se va perdiendo al no realizar correctamente la técnica vocal. Aparecen los
síntomas de alteraciones de la voz, lo que aumenta el esfuerzo de compensación para utilizar la
voz con lo que se retroalimenta el círculo.

• Laringitis

La laringitis es la inflamación de la laringe. Se caracteriza por una voz áspera o ronca debido a la
inflamación de las cuerdas vocales. Puede ser causada por un uso excesivo de la voz, infecciones,
irritantes inhalados o reflujo gastro-esofágico (subida del ácido del estómago a la garganta).

• Pólipos vocales

Los pólipos son crecimientos blandos, benignos, parecidos a una ampolla. Un Pólipo normalmente
crece solo sobre una cuerda vocal y se produce por el consumo de tabaco durante un tiempo
prolongado, hipotiroidismo, reflujo gastro-esofágico y mal uso continuado de la voz. Los síntomas
son voz ronca, baja y entrecortada, al igual que en los nódulos.

• Úlceras de contacto en las cuerdas vocales

Las úlceras de contacto son pequeñas heridas en las cuerdas vocales que se producen cuando
estas son forzadas a juntarse excesivamente. Esto se produce cuando se fuerza demasiado la voz.
El tejido puede también erosionarse en la zona cercana a los cartílagos de la laringe. También
puede producirse por reflujo gastro-esofágico. Síntomas: sensación de cansancio de la voz con
facilidad, dolor de garganta.

• Nódulos vocales

Los nódulos vocales son crecimientos benignos sobre las cuerdas vocales producidos por el abuso
de la voz. Son pequeños, tienen forma de callos y generalmente crecen en pares, uno en cada
cuerda vocal. Los nódulos se forman en las áreas de las cuerdas vocales que reciben más presión
cuando las cuerdas vocales se juntan y vibran de forma similar a la formación de un callo de un
pie, en la zona de roce. Los síntomas son voz ronca, baja y entrecortada. Los nódulos en las
cuerdas vocales son la única patología de las que afectan a los trabajadores de la enseñanza que
puede ser catalogada como enfermedad profesional.

El tratamiento médico de estos trastornos foniátricos debe ser determinado por el médico y
puede conllevar desde la eliminación de la conducta que causó el desorden de las cuerdas vocales,
tratamiento foniátrico, medicación o cirugía, para los casos de nódulos o pólipos.

Efectos de las radiaciones electromagnéticas:

Las radiaciones son energía que se propaga en forma de ondas electromagnéticas. Algunas se
producen de forma natural, como la radiación solar, y otras se producen artificialmente. Desde el
punto de vista de los efectos sobre la salud hay que distinguir entre radiaciones ionizantes y no
ionizantes. Las exposiciones a radiaciones ionizantes pueden originar daños muy graves e
irreversibles para la salud (entre ellos, la generación de cáncer).
5) REDUCCION O CONTROL DE RIESGOS AL TRABAJADOR:

Medidas preventivas:

Para minimizar los efectos perjudiciales del ruido en los trabajadores, el Reglamento exige que en
la medida de lo posible se adopten medidas técnicas tendentes a disminuir el nivel de ruido al que
están expuestos los trabajadores. Todo ello se puede conseguir de diferentes formas:

Disminuyendo la generación de ruido en el origen (foco).

Adopción de medidas técnicas tendentes a reducir el nivel sonoro en los medios de transmisión.

Adopción de medidas organizativas con el objeto de reducir los niveles de exposición de los
trabajadores.

Para reducir la emisión de ruido en el origen se llevan a cabo medidas como:

Cerramientos totales o parciales de las máquinas o parte de ellas para evitar la emisión de ruido
exterior.

Recubrimiento de las superficies metálicas con materiales viscoelásticos para amortiguar las
vibraciones de esas superficies.

Fijación de las máquinas ruidosas al suelo mediante anclajes para atenuar las vibraciones.

Modificación de los procesos en el sentido de evitar aplicaciones de fuerzas de menor intensidad,


por ejemplo, atornillar en vez de clavar), doblar mediante presión en vez de golpear, corte
progresivo en vez de corte instantáneo.

Para reducir el nivel de ruido en el medio de transmisión se puede actuar de dos formas:

Interponiendo barreras absorbentes de ruido entre el foco y el receptor. ( Por ejemplo,


interponiendo barreras revestidas de material absorbente de ruido).

Separando al máximo el uno del otro aumentando la distancia.

Para reducir el nivel de ruido en el receptor, se pueden llevar a cabo medidas como:

Diseño de cerramiento insonorizado que encierre todo el puesto de trabajo.

Proporcionando al trabajador equipos de protección individual, orejeras, tapones, etc, teniendo en


cuenta que siempre hay que anteponer las protecciones colectivas a las individuales.

6) NORMATIVA

En cuanto a la iluminación:

La normativa a aplicar para valorar los entornos laborales está recogida en el R.D. 486/1997 que
aprueba el Reglamento sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo
y la Guía Técnica de lugares de trabajo publicada por el INST. Que profundiza aspectos técnicos
del Reglamento.

El Reglamento fija la siguiente tabla con los niveles mínimos de iluminación exigibles en los lugares
de trabajo:

Zona o parte del lugar de trabajo Zonas donde se ejecutan las tareas con: Nivel mínimo de iluminación (LUX)

1º Bajas exigencias visuales 100


2º Exigencias visuales moderadas 200
3º exigencias visuales altas 500
4º exigencias visuales muy altas 1000

Áreas o locales de uso ocasional 50


Áreas o locales de uso habitual 100

Vías de circulación de uso ocasional 25


Vías de circulación de uso habitual 50

Estos niveles mínimos deben duplicarse cuando las áreas o locales afectados presenten riesgos
apreciables de caídas o choques cuando un error de apreciación visual pueda suponer un peligro
para uno mismo o para terceros.

En cuanto al Rudo

En lo referido a la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos


relacionados con la exposición al ruido, es de aplicación el RD 286/2006, de 10 de marzo, que
deroga al Real Decreto 1316/1989 que, hasta ahora, venía siendo vigente.

Sobre protección de los trabajadores frente a los riesgos de exposición al ruido durante el trabajo,
establece una graduación de actuaciones en función de los niveles de ruido que se registren en los
puestos de trabajo.

Acciones preventivas Nivel diario equivalente Nivel diario equivalente Nivel diario equivalente

>90 dBA ó
> 80dBA > 85 dBA
>140 dB pico
Formación e información Si Si Si

Evaluación exposición al ruido Cada 3 años Anual Anual

Quien lo solicite Todo el personal


Protectores auditivos Uso obligado y señalizar

Control médico auditivo Cada 3 años Anual


Cada 5 años

Programa para disminuir el ruido - - Si

En cuanto al frio y el calor:

El reglamento sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo de 1997,
en su anexo III, establece los siguientes criterios de referencia para el aire en los locales de trabajo
cerrados:

La temperatura cuando se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas y similares estará


comprendida entre los 17 y 27 ºC.

La humedad relativa estará comprendida entre el 30 y el 70 %, excepto cuando haya riesgo de


electricidad estática en el que el límite inferior será del 50 %.