Sei sulla pagina 1di 3

ENSAYO SOBRE EL DISFRUTE SEXUAL EN LAS RELACIONES DE PAREJA

INTRODUCCION:
La sexualidad llega a ser un tema complicado de tocar para una sociedad con una
cultura limitada. Por lo tanto, estar en una sociedad relativamente machista como Perú que
lleva por consecuencia a que las mujeres nieguen o repriman su sexualidad por
generaciones que en realidad no vemos que el apetito sexual en las mujeres es igual de
intenso que en los varones, pero con diferentes tipos de estímulos psicológicos y
funcionales.

Las parejas nacen de dos grupos de individuos sin importar su género o estado civil se
decidió compartir de forma recíproca su espacio libre donde expresan sentimientos,
intimidad, pasión así también comprometiendo el sexo.

Para que una relación sexual sea plena y completa se tiene que tener en cuenta 3 niveles
de atracción: nivel de atracción física, nivel de atracción intelectual, y nivel de atracción
afectiva. A continuación se explicara de forma breve.

DESARROLLO:
La sexualidad es todo aquello que los seres humanos son, sienten y hacen en
función al sexo al que pertenecen. Este puede variar según el genero cromosómico, la
preferencia sexual, y el rol sexual, estos últimos dos son determinados por la persona,
mientras que el primero lo determina la genética.

Al inicia una relación sexual el cuerpo experimenta un ciclo de respuesta sexual


 El Deseo. Los estímulos que generan el deseo pueden ser muy variados: un roce, con la
piel del otro, el perfume, una mirada sostenida, el tono de la voz pueden suscitar el deseo
de mantener una relación sexual con otra persona. Por supuesto, también la imaginación y
los pensamientos eróticos pueden despertar esta necesidad o la de masturbarse.

 La Excitación. No es más que la forma que tiene el cuerpo de responder al deseo y que
induce la liberación de feromonas, cuyo olor imperceptible incrementa el sentimiento de
atracción por la otra persona. Con la excitación se aceleran el ritmo cardíaco, la respiración
y la presión sanguínea, al tiempo que los músculos se tensionan. En la mujer se agrandan
los pechos y los pezones se ponen erectos, se hincha levemente el clítoris y los labios
interiores de la vagina, separándose los labios exteriores, al tiempo que la vagina comienza
a humedecerse y el útero se eleva un poco en relación a su posición habitual. En el hombre
también los pezones se ponen erectos y se endurece el pene, se engrosa el escroto y se
elevan los testículos.

 Meseta en la que la excitación se intensifica mediante la estimulación física de las zonas


erógenas y la penetración. Se puede controlar su duración con diferentes técnicas,
especialmente haciendo pequeñas pausas de relajación, pero, en cualquier caso, se
caracteriza porque el ritmo cardíaco, la respiración y la presión sanguínea se aceleran aún
más, al igual que la tensión muscular. En la mujer aumenta la lubricación vaginal, se
agranda la areola de los pezones, el clítoris se esconde bajo el capuchón que forman los
labios exteriores y se oscurecen los labios interiores. En el hombre también se humedece
el pene y se agrandan el glande y los testículos.

 La acumulación y contención de la tensión sexual y muscular tanto como sea posible


permite intensificar la satisfacción del orgasmo, pero también puede llegar a ser incluso
más satisfactoria que éste. El orgasmo es la explosión final en la que se libera toda esa
tensión acumulada en la fase de meseta y en la que el cerebro libera una carga de
endorfinas que intensifican la sensación de placer. Es el momento en que el ritmo cardíaco,
la respiración y la presión sanguínea alcanzan su máxima aceleración y se producen
intensas contracciones musculares, especialmente en la zona de la pelvis; en las mujeres
la vagina, el útero, el ano y los músculos pélvicos; mientras que en el hombre los hacen la
uretra y el ano, además de la próstata y las vesículas seminales para inducir la eyaculación.

 La fase orgásmica es la más corta de todas las fases del ciclo de respuesta sexual y da
paso a la llamada fase de resolución, en la que el cuerpo recupera el estado en que se
encontraba antes de la fase de excitación. El ritmo cardíaco, la respiración y la presión
sanguínea descienden incluso por debajo de los valores normales; suda todo el cuerpo; y,
tras la liberación de la tensión sexual, los órganos genitales de ambos recuperan su
expresión de normalidad.
Hay que decir que el placer que se experimenta con el ciclo de respuesta sexual es muy
saludable, tanto desde el punto de vista físico como emocional. Ayuda a dormir mejor, a
eliminar el estrés y la tensión, a mejorar el estado físico, a envejecer mejor y a mantener un
estado general saludable.

Ahora bien, para lograr una sexualidad plena y completa se requiere de las
relaciones sexuales, las cuales surgen con la respuesta sexual. Para lograr una buena
relación sexual se requiere de 3 cosas: la atracción física, intelectual y afectiva.

La atracción física puede abarcar todos los puntos respecto al sexo en el aspecto
físico: el aspecto de la pareja, su complexión, la estimulación sexual que esta logra, las
posiciones, los juegos sexuales, etc. Todos estos puntos influyen en la relación sexual y
dependen de varios aspectos, tal como los juegos pre coitales, la actividad coital, la forma
en la que se hablan las parejas, el respeto por las decisiones y limites que establecen. Sin
duda alguna, lo mas importante es escuchar al otro para así llegar a un acuerdo sobre lo
que a ambos les gusta o no, y la mejor manera con la que pueden estimular su relación
sexual y llegar, con esta, a la satisfacción total. Ahora bien, no todo debe enfocarse en la
satisfacción de la pareja, sino que también importa la satisfacción personal, tanto en el coito
como en situaciones no coitales: “es importante aprender a valorar nuestro cuerpo y
aceptarnos como realmente somos”. Solo así se lograra la plenitud de ambos.
En la atracción física también es indispensable la limeranza, la que sin ella la
relación sexual puede perder su sentido emotivo y convertirse en un acto de pleno placer.
La limeranza es el proceso de enamoramiento, en donde se ve a la pareja con ojos
cerrados, y se piensa en el como un dios. Con el paso del tiempo, esta limeranza o decae
y desvanece, o se convierte en una sensación aun mayor, EL AMOR, con el cual
abarcamos el segundo tipo de atracción: LA ATRACCION AFECTIVA

La atracción afectiva no necesariamente implica enamoramiento o pasión, sino


que se trata de cariño, ternura, que la otra persona importa y se desea su bienestar. Puede
haber disgustos, incluso resentimientos o discrepancias, pero lo importante es analizar si
existe por debajo de todos estos sentimientos un vinculo afectivo; y si es así, podemos
referirnos a que en la pareja hay atracción afectiva.

La atracción intelectual: Esta consiste en que los miembros de la pareja tengan


de que hablar. Es muy importante una participación activa y trabajar para que esta atracción
se mantenga viva. Se trata de que los dos tengan actividades en conjunto únicamente de
interés y participación de los dos, que las puedan compartir plenamente. Estos intereses
comunes propiciaran por si mismos que se incremente el tiempo que pasen juntos.
La comunicación forma parte de esta atracción y es uno de los factores de mayor
importancia y trascendencia, por que de no existir o se inadecuada, puede minar o corroer
la atracción afectiva; y su ausencia simplemente no permite que se la atracción intelectual.
Otro punto clave de la atracción intelectual es la empatía. Esta se refiere a la capacidad
para interiorizar al máximo posible todos los sentimientos y deseos de la pareja. Esto
permite reconocer muchos errores de la comunicación, así como también es fundamental
para darse cuenta de las necesidades, deseos y sentimientos de la persona a la que se
ama. El tercer elemento indispensable es el respeto. Esta es la plena convicción de que la
pareja es un individuo por si mismo, no un apéndice atado a uno.

CONCLUSION
La sexualidad forma parte de nuestra vida y se encuentra presente desde el
momento de nuestra fecundación, con la determinación cromosómica de nuestro sexo. Esta
se desarrolla con el paso de los años y es integrada por las experiencias que en ellos se
obtienen.
Es algo que no se debe menospreciar, ya que sin ella no existiríamos. Esta llena
nuestra vida de alegría y mejora la tensión que tienen las personas.

La sexualidad debería ser expresada sin límites ni obstáculos, siempre y cuando no


se ponga en riesgo el bienestar de alguna otra persona y el sentimiento sea sincero entre
ambos.
Una relación en pareja debe de estar llena de amor, pasión, comunicación, respeto,
atracción y satisfacción. Estas se logran con los 3 puntos clave antes mencionados:
atracción física, intelectual y emocional, junto con la plena relación sexual. Toda pareja
debe de intentar encontrar esta plenitud en su relación, ya que con ello se lograra el
bienestar total de la relación.