Sei sulla pagina 1di 4

Economía para todos Carlos Parodi

¿Cómo se mide la pobreza?


Carlos Parodi 08/03/2019 09:26 am
Uno de los indicadores más usados para medir la evolución del bienestar es el nivel de pobreza de un país. De acuerdo
con cifras oficiales, el último cálculo existente sobre el porcentaje de pobres en el Perú corresponde a 2017 y ascendió
a 21.77%, luego de ubicarse en 20.7% en 2016. El INEI reporta que desde 2007, es la primera vez que el porcentaje
de pobres en el Perú aumentó. Y se espera una tendencia similar para 2018. En términos numéricos existen casi 7
millones de pobres en el país. ¿Qué significan estos números y cómo se llegó a ellos, es decir, cómo se mide la
pobreza?
Si queremos medir la pobreza antes debemos definirla, asunto que constituye una tarea compleja (intente conversar
con amigos, pregunte qué es pobreza y notará la falta de acuerdo). Suponiendo que ya la definió, medirla es aún más
difícil. El problema es que al no existir una única definición de “qué es ser pobre”, tampoco habrá solo un método
para calcularla. Entonces, ¿qué método se utiliza para calcular la pobreza oficial en el Perú?
En el Perú se usa el método de líneas de la pobreza monetaria. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) define
la pobreza monetaria (también llamada por ingresos) como la insuficiencia de recursos monetarios para adquirir una
canasta de consumo mínima aceptable socialmente. Es pobre aquel que no tiene el dinero para comprar la canasta
mencionada. El indicador usado es el gasto diario.
Una línea de la pobreza es un límite o umbral, que indica el costo (expresado en unidades monetarias) de la canasta
mencionada. Aquellos cuya capacidad de gasto sea menor que la línea son considerados pobres; por el contrario los
que pueden gastar un monto mayor que el indicado por la línea son considerados no pobres. Así, la línea de la pobreza
divide a la población en dos grupos: pobres y no pobres. ¿Y cuál es el gasto mínimo diario por persona para no ser
considerado pobre? Un poco más de 6 soles.
De esta manera, la pobreza se mide en función de una variable: la capacidad de gasto de la persona, con lo cual se
asume que si tiene el dinero, entonces lo gastará en aquellos bienes y servicios que eleven al máximo su bienestar.
Por lo tanto, si todas las personas recibieran una transferencia de dinero que les permitiera gastar por encima del
costo de la canasta mínima, entonces no habría pobres. La pobreza monetaria mide la posesión del medio para lograr
el fin.
Sin embargo, la pobreza es un fenómeno multidimensional, que no depende solo de la capacidad de gasto de una
persona, más allá de los problemas que tiene la definición de la canasta de consumo mínima socialmente aceptable.
Por ejemplo, una familia puede tener el ingreso para comprar la canasta que lo clasifica como no pobre, pero vive en
condiciones de hacinamiento, sin agua ni desagüe, sin energía eléctrica y en una vivienda precaria. A todas luces,
también sería pobre, a pesar que con el método descrito aparecería como no pobre. Esa observación nos lleva a otro
método, conocido como el de las necesidades básicas insatisfechas (NBI). En este segundo método se listan cuáles
son las necesidades básicas y luego se procede a clasificar como pobre a una persona que no satisfaga dos o más de
esas necesidades.
Ambos métodos recogen información de las Encuestas Nacionales de Hogares (ENAHO) y presentan subjetividades.
Con el método de la pobreza monetaria, ¿cómo determinar los bienes y servicios que conforman la canasta básica?
Del mismo modo, de acuerdo con el método de NBI, ¿cómo determinar las necesidades básicas? ¿Por qué a partir de
dos de ellas insatisfechas el individuo se considera pobre y no a partir de tres?
Más aún, los dos métodos parten de información obtenida de encuestas, de ahí que se ubiquen dentro de un grupo
denominado “línea de pobreza objetiva”; sin embargo, en los últimos años se ha avanzado en el cálculo de una línea
subjetiva que depende de la autopercepción de cada persona. Bajo esta última definición, es pobre quien se considera
como tal, independientemente del nivel de ingresos y otro aspectos relacionados con el bienestar.
Por lo tanto, las líneas de pobreza objetivas dependen de criterios establecidos por especialistas para llevar una vida
decente; por ejemplo, las necesidades biológicas de alimentación en términos de requerimientos nutricionales
mínimos. Las líneas subjetivas depende más de la idea que cada persona tiene sobre el nivel mínimo de ingreso o
consumo necesarios para ni ser pobre.
Dos conclusiones: en primer lugar, es necesario complementar los resultados de la pobreza con otros indicadores
relacionados con el bienestar; en segundo lugar, el diseño de las políticas sociales se hace a partir de la caracterización
de la pobreza, la que a su vez depende del método usado. Y este último punto es clave.
FUNCIONES DE LA CÉLULA
Todos los seres vivos realizan tres funciones vitales: nutrición, relación y reproducción. Estas tres funciones se llevan a cabo en todas
las células.

Función de nutrición
La membrana de la célula pone en comunicación a ésta con el medio exterior, con el que intercambia sustancias:
moléculas inorgánicas sencillas (agua, electrólitos,...), monómeros esenciales (monosacáridos, aminoácidos,...) y aun otras
moléculas orgánicas (glúcidos, lípidos y proteínas) más complejas. El transporte de estas sustancias puede ser pasivo, por
difusión u ósmosis, o activo, por permeabilidad selectiva de la membrana. En este último caso (imprescindible tratándose de
moléculas complejas de tamaño medio o grande) el paso de sustancias requiere un gasto de energía . Otros mecanismos de
transporte de sólidos o líquidos a través de la membrana son la fagocitosis y la pinocitosis.

1.Nutrición autotrofa (vegetal).


Los vegetales toman materia inorgánica del medio externo, es decir, agua, dióxido de carbono y sales minerales. Estas sustancias se dirigen
a las partes verdes de la planta. Allí las sustancias entran en los cloroplastos y se transforman en materia orgánica. Para ello se utiliza la
energía procedente de la luz que ha sido captada por la clorofila. Este proceso recibe el nombre de fotosíntesis. Además de la materia
orgánica, se obtiene oxígeno. Una parte de éste es desprendida por la planta y el resto pasa a las mitocondrias junto una parte de materia
orgánica. Allí se realiza la respiración celular y se obtiene ATP necesario para todas las actividades de la célula. Además, se produce dióxido
de carbono que en parte se utiliza para la fotosíntesis, juntamente con el que la planta toma del exterior.

2.Nutrición heterótrofa (animal).


Los animales no pueden transformar materia inorgánica en materia orgánica. Tampoco pueden utilizar la energía precedente de la luz. Por
ello se alimentan siempre de otros seres vivos y así se obtienen la materia orgánica que precisan para crecer y construir su cuerpo. Al igual
que en las células vegetales, una parte de esta materia orgánica es utilizada en las mitocondrias, se realiza la respiración celular y se obtiene
ATP y dióxido de carbono. Éste es eliminado fuera del cuerpo del animal.

*Conservación de la energía
En las mitocondrias se encuentran las cadenas respiratorias que proporcionan la energía para todas las funciones vitales, energía que se
acumula en vectores energéticos como el adenosindifosfato y el adenosintrifosfato (ADP y ATP, respectivamente). También se localizan en
las mitocondrias los enzimas del ciclo del ácido cítrico o ciclo de Krebs, a través del cual glúcidos, lípidos y prótidos son interconvertibles –
actúa, por consiguiente, como la turbina central de todo el metabolismo-, y los enzimas que oxidan las grasas en el proceso de la β-
oxidación. En el espacio citoplasmático se realiza el proceso previo de la glicólisis.

Función de reproducción
Las plantas y los animales están formados por miles de millones de células individuales organizadas en tejidos y órganos que
cumplen funciones específicas. Todas las células de cualquier planta o animal han surgido a partir de una única célula inicial
(célula madre) por un proceso de división, por el que se obtienen dos células hijas. Existen dos procesos de división; mitosis y
meiosis, según el tipo de célula: somáticas y sexuales respectivamente.En el primer caso las células resultantes son idénticas a
las célula madre y tienen el mismo número de cromosomas que ésta; en la meiosis, las células hijas son diferentes genéticamente
a la madre ya que poseen la mitad de cromosomas.

Función de relación
Como manifestación de la función de relación, existen muchas células que pueden moverse. Este movimiento puede ser
vibrátil o ameboide.
La motilidad de los organismos depende en última instancia de movimientos o cambios de dimensión en las células. Las
células móviles pueden desplazarse emitiendo seudópodos (mediante movimientos amebóides) debidos a cambios de estructura
en las proteínas plasmáticas, o bien mediante movimiento vibrátil a través de la acción de cilios y flagelos. Los cilios son
filamentos cortos y muy numerosos que rodean la célula, además de permitir el desplazamiento de la célula, remueven el medio
externo para facilitar la captación del alimento; los flagelos son filamentos largos y poco numerosos que desplazan la célula. Las
células musculares (fibras musculares) están especializadas en la producción de movimiento, acortándose y distendiéndose
gracias al cambio de estructura de proteínas especiales.
En la célula el movimiento se suele producir como respuesta a diversos estímulos; es decir, cambios en el medio externo
(cambios en la intensidad de la luz o la presencia de una sustancia tóxica). La célula puede moverse para acercarse o alejarse,
según el estímulo le resulte favorable o perjudicial. Esta respuesta en forma de movimiento recibe el nombre de tactismo.
Cuando el movimiento consiste en aproximarse al estímulo, decimos que la célula presenta tactismo positivo. Si la
respuesta es alejarse del estímulo, se dice que la célula presenta tactismo negativo.