Sei sulla pagina 1di 29

15 Juegos de clase para desarrollar

habilidades sociales en niños


BY ACRBIO · 9 MAYO, 2017
Hacer que los niños desarrollen habilidades sociales los
prepara para tener muchísimas interacciones más
saludables en todos los aspectos de su vida. Las habilidades
sociales son una parte integral de desenvolverse en la
sociedad. Demostrar buenos modales, comunicarse
efectivamente con las personas, ser considerado con los
sentimientos de las personas y expresar necesidades
personales son componentes importantes de las
habilidades sociales sólidas. Ayudar a los niños a desarrollar
estas habilidades importantes requiere de una serie
diferente de estrategias en cada etapa de su desarrollo.

1. ABRAZOS MUSICALES
 Objetivos: pertenecer a un grupo y enriquecer las relaciones sociales.
 Materiales: instrumento musical o minicadena.
 Desarrollo: una música suena a la vez que los participantes danzan
por la habitación. Cuando la música se detiene, cada persona abraza
a otra. La música continúa, los participantes vuelven a bailar (si
quieren, con su compañero). La siguiente vez que la música se
detiene, se abrazan tres personas. El abrazo se va haciendo cada
vez mayor, hasta llegar al final. (En todo momento ningún/a niño/a
puede quedar sin ser abrazad@).
2. LA GRAN TORTUGA
 Objetivos: enriquecer las relaciones sociales, solicitar y ofrecer
ayuda, aprender a resolver los problemas que surjan con los demás y
pedir ayuda cuando lo necesite.
 Materiales: colchoneta.
 Desarrollo: este juego puede ser realizado en la sala de
psicomotricidad. El “caparazón” será una gran colchoneta de
gimnasio. Según el tamaño de la colchoneta, se dividirá a l@s niñ@s
en grupos de cuatro a diez. L@s niñ@s se colocan a cuatro patas,
cubiert@s por la “concha de tortuga”. Sin agarrarla, tienen que
intentar moverla en una dirección o hacerla recorrer un itinerario
determinado. Si l@s niñ@s no se organizan y cada uno va a lo suyo,
la tortuga acabará en el suelo. Pronto se darán cuenta de que es
necesario cooperar para moverla con cierta soltura.

3. DIBUJOS EN EQUIPO
 Objetivos: pertenecer a un grupo, enriquecer las relaciones sociales,
reconocer los errores y pedir disculpas.
 Materiales: un lápiz por equipo, folios de papel.
 Desarrollo: se hacen equipos de aproximadamente 5 o 6 niñ@s.
Estos equipos se forman en fila, un equipo junto al otro, y el primero
de cada fila tiene un lápiz. Frente a cada equipo, a unos 7 o 10
metros, se coloca un folio de papel. El juego comienza cuando el
profesor/a nombra un tema, por ejemplo, “la ciudad”, luego el primero
de cada fila corre hacia el papel de su equipo con un lápiz en la mano
y comienza a dibujar sobre el tema nombrado. Después de unos 10
segundos, el profesor/a gritará “¡Ya!” y los que estaban dibujando
corren a entregar el lápiz al segundo de su fila, que rápidamente
corre a continuar el dibujo de su equipo. Cuando todos hayan
participado, se dará por terminado el juego y se procederá a una
votación realizada por los propios niños en donde elegirán el dibujo
que más les ha gustado (sin necesidad de que fuese el suyo).

4. EL DRAGÓN
 Objetivos: pertenecer a un grupo, enriquecer las relaciones, solicitar
y ofrecer ayuda, aprender a resolver los problemas que surjan con los
demás, pedir ayuda cuando lo necesite y reconocer los errores y
pedir disculpas.
 Materiales: pañuelos.
 Desarrollo: se divide al grupo en subgrupos de 8 o 7 niñ@s. El
primer niño hará de dragón y el último de cola, llevando un pañuelo
colgado en la cintura. La cabeza intentará coger las colas de los
demás dragones. Y la cola, ayudada por todo su grupo, intentará no
ser cogida. Cuando una sola cola es cogida (se consigue el pañuelo),
el dragón al que pertenece el pañuelo se unirá al que le ha cogido la
cola, formando así un dragón más largo. El juego terminará cuando
todo el grupo forme un único dragón.
5. EL INQUILINO
 Objetivos: enriquecer las relaciones sociales, aprender a resolver los
problemas que surjan con los demás y pertenecer a un grupo.
 Materiales: no se necesitan.
 Desarrollo: se forman tríos de niñ@s, dos de ellos representan con
los brazos el techo de una casa y con el cuerpo la pared derecha e
izquierda respectivamente y el tercero se mete dentro de la casa
convirtiéndose en el “inquilino”. Cuando el profesor/a grite
“¡Inquilino!”, estos deben salir de su casa y buscar una nueva. Por el
contrario, si el profesor/a dice “¡casa!”, son éstas las que se mueven
buscando otro inquilino.

6. BAILES POR PAREJAS


 Objetivos: pertenecer a un grupo y enriquecer las relaciones sociales.
 Materiales: no se necesitan.
 Desarrollo: todos los participantes se reparten en parejas y se unen
por la espalada. Si hay un número impar de personas, la persona que
sobra canta, mientras todos se mueven alrededor de la habitación
con las 9espaldas en contacto. Cuando el canto cesa, cada personas
busca una nueva pareja, y la persona libre busca también la suya. La
persona que queda desparejada ahora, es la que comienza de nuevo
con el canto.

7. EL ARO
 Objetivos: enriquecer las relaciones sociales, aprender a resolver los
problemas que surjan con los demás, pedir ayuda cuando lo necesite
y reconocer los errores y pedir disculpas.
 Materiales: un aro por equipo.
 Desarrollo: el profesor/a invita a 5 o 6 jugadores a colocarse
alrededor de cada aro. Se colocan poniendo los brazos sobre los
hombros de l@s compañer@s formando un círculo alrededor del aro,
y de forma que el aro quede sobre sus pies. La idea es que han de
subir el aro hasta la cabeza, sin ayudarse de las manos, y meter
tod@s la cabeza dentro de él.

8. EL AMIGO DESCONOCIDO
1. Objetivos: ser capaz de comprender a los demás. Reconocer
sentimientos y emociones ajenos. Comprender los motivos y
conductas de los demás. Entender que todos y cada uno de nosotros
somos diferentes.
2. Materiales: papel y lápiz.
3. Desarrollo: el profesor asigna a cada niñ@ un amigo secreto.
Durante un tiempo determinado, cada niño va a estar atento a las
cualidades y valores de este amigo secreto. Una vez terminado el
tiempo, cada uno escribirá una carta a su amigo explicándole lo que
le parecía de él. Luego cada uno se lleva su carta y la lee. Al día
siguiente de la lectura, será interesante compartir los sentimientos
vividos. L@s niñ@s que no saben escribir, lo escribirán a su manera
y el profesor se lo transcribirá, de igual forma se hará con los que no
saben leer.
9. COLLAGE
 Objetivos: ser capaz de comprender a los demás. Reconocer la
pertenencia a un grupo. Aprender a decir que “no” defendiendo los
derechos propios y respetando los ajenos. Tomar decisiones en
grupo. Conseguir objetivos comunes.
 Materiales: 4 cartulinas, 1 barra de pegamento, 1 rotulador y 1
revista atrasada.
 Desarrollo: se divide el grupo en tres subgrupos del mismo número
de personas y un cuarto grupo de tres observadores (1 por grupo).
Mientras los observadores observan, los grupos tienen un tiempo
para realizar un collage, que represente, por ejemplo, las cuatro
estaciones del año. Solo se podrá utilizar el material que el profesor
coloque en el centro de la mesa. Todas las partes del collage han de
estar pegadas a la cartulina y rotulado, al menos, el título. Al término
del tiempo los trabajos se entregan al profesor. Se trata de ver qué
grupo lo ha hecho mejor. Para ello, se pondrán los collages en el
suelo y, teniendo en cuenta los comentarios de los observadores
exteriores, se producirá a una votación realizada por los propios
niños, de la cual saldrá un collage ganador. Posteriormente se hará
un pequeño debate para contar cómo se han sentido a la hora de
realizar el collage y durante las votaciones.
10. EL JARDINERO
 Objetivos: ser capaz de comprender a los demás. Reconocer
sentimientos y emociones ajenos. Respetar los turnos. Reconocer la
pertenencia a un grupo.
 Materiales: una regadera o un objeto que represente una
herramienta de jardinería. Algo para tapar los ojos.
 Desarrollo: l@s niñ@s se sitúan frente a frente a dos metros de
distancia aproximadamente, representando los árboles de una
avenida. La primera persona que hace de jardinero tiene que situarse
en un extremo de la avenida, con los ojos vendados, y tiene que ir en
busca de la regadera (u otro objeto), que está al otro lado de la
avenida. Este trayecto debe hacerse sin tocar los árboles.
Sucesivamente van pasando más jardiner@s, hasta pasar todo el
grupo. Después haremos un diálogo en el que les preguntaremos,
¿cómo se han sentido?, ¿cómo sintieron a las demás personas?

11. EL OVILLO
 Objetivos: reconocer sentimientos y emociones ajenos. Respetar los
turnos. Reconocer la pertenencia a un grupo. Conseguir objetivos
comunes.
 Materiales: un ovillo de lana.
 Desarrollo: todos los participantes se sientan en círculo. El profesor
empieza lanzando el ovillo a alguien sin soltar una punta. Al tiempo
que lanza el ovillo dice algo positivo que le guste o valore la persona
a la que se lo lanza. Quien recibe el ovillo, agarra el hilo y lanza el
ovillo a otra persona. También dice algo que le guste. Así
sucesivamente, sin soltar el hilo, para que vayamos tejiendo la
telaraña. El juego termina cuando todos hayan cogido el ovillo.
Después realizamos un diálogo para ver ¿cómo se han sentido?,
¿cómo hemos recibido las valoraciones?, y si nos reconocemos en
ellas.

12. ESTE ES MI AMIGO


 Objetivos: Integración en un grupo y valorar el propio yo.
 Materiales: no se necesitan.
 Desarrollo: Cada niñ@ presenta a su compañer@ al resto del grupo,
así convertimos algo “mío” en algo de grupo, haciendo piña. Los
ni@s se sientan en círculo con las manos unidas. Uno comienza
presentado al compañero con la fórmula “Este es mi amig@ X”,
cuando dice el nombre alza la mano de su amigo al aire. Se continúa
el juego hasta que todos hayan sido presentados. Hay que procurar
que todos los participantes se sientan integrados y aceptados dentro
del grupo.

13. CONOCIENDO A MIS COMPAÑEROS


 Objetivos: favorecer el conocimiento entre los participantes y valorar
el propio yo.
 Materiales: un balón.
 Desarrollo: uno de los jugadores (Ricardo) toma el balón y lo arroja
hacia arriba al mismo tiempo que dice el nombre de otro jugador
(Lorenzo). Éste corre a coger el balón y los demás se alejan lo más
posible. Para que paren de correr el jugador nombrado tiene que
coger el balón y gritar el nombre del jugador que le nombró y,
además, una característica suya (por ejemplo, “¡Ricardo, es alto!”).
Cuando los demás jugadores lo oigan deben pararse para iniciar de
nuevo el juego.

14. ÁLBUM DE RECUERDOS


 Objetivos: conocer a los demás y a uno mismo. tener un concepto
propio de uno mismo y valorar el propio yo. Saber identificar los
sentimientos propios.
 Materiales: fotografía de pequeño de cada participante, cartulinas y
lápiz.
 Desarrollo: se reparten cartulinas dobladas por la mitad entre los
participantes, en una parte pegarán la fotografía y en la otra
escribirán algo sobre ellos. Por ejemplo: mi mayor travesura, a qué
me gusta jugar, mis mejores amig@os… Una vez hechos todos los
álbumes, se barajarán y se repartirán entre los participantes, se irán
leyendo uno a uno y se mostrará la fotografía, entre todos se tratará
de adivinar a quién pertenece el álbum.

15. DI PATATA
 Objetivos: aprender a expresar mediante gestos las emociones de
alegría, tristeza y enfado.
 Materiales: una cámara de fotos de juguete y/o una cámara real.
 Desarrollo: salen los niños de uno en uno. Indicamos al niño que
sale a la pizarra qué sentimiento tiene que representar para la foto.
Mientras que el niño posa y le hacemos la foto, el resto de la clase ha
de adivinar de qué sentimiento se trata. Una vez identificado,
preguntamos a los participantes en qué situaciones se encuentran
así. Al final, hacemos tres foto a toda la clase, una en la que estén
todos tristes, otra en la que estén todos alegres y otra en la que estén
todos enfadados. Luego las revelamos y las colgamos en la clase.
(también se puede ampliar añadiendo otras emociones como el asco
y el miedo, la vergüenza, etc.
3. Actividades para aprender a relacionarnos positivamente:
3.1. RELACIONES DE AMOR Y AFECTO
ACTIVIDAD: Mimo y cuido mi cuerpo y el de mi compañero.
Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Fomentar la creación de relaciones positivas.
– Adquirir hábitos positivos de relación.

– Mostrar afecto y cuidado a los demás

Descripción de la actividad:
Partiendo de diferentes imágenes en las que aparecen personas mostrándose afecto y cariño Lámina
nº27(abrazándose, besándose, jugando…) la persona educadora anima a que comenten las diferentes
situaciones y explicando lo importante que es mostrar cariño a los demás.

A continuación, se forman parejas que compartirán la misma colchoneta o esterilla donde se realizará
la relajación ya sea sentados o de pié.

La persona educadora irá guiando la relajación favoreciendo el contacto entre los compañeros de una
forma positiva, respetuosa y con afecto. Por ejemplo. Cerramos los ojos e intentamos tocar la cara del
compañero, el cuello, tórax, abdomen, cintura, piernas…

Los niños y niñas han de tener claro que no se puede hacer daño al compañero. Es importante que se
cree un ambiente relajado, distendido y de confianza.

Finalmente, y una vez que ha acabado la relajación, los niños y niñas se sientan en círculo y el
educador o educadora va realizando preguntas como:

– ¿os habéis sentido bien?

– ¿os gusta que os cuiden?

– ¿os ha gustado acariciar al compañero?

– ¿qué setíais?

– ¿queréis volver a repetirlo?

Material necesario: Lámina nº 27. Reciba las fichas gratuitamente, enviando un correo a la
dirección: nurita_mzn@live.com
Observaciones: Podemos animar a que esta misma actividad la hagan con sus padres o con
personas de confianza y con las que se sientan a cómodas

ACTIVIDAD: El espejo de afectuoso.


Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Mostrar afecto y cuidado a los demás.

– Relacionarse positivamente.

– Fomentar la expresar afecto con nuestro cuerpo.

Descripción de la actividad:
Primero los niños se colocarán de pié en círculo en torno a la educadora quien empezará realizando
movimientos que los niños tendrán que imitar. Los gestos en general estarán relacionados con el
cuidado y la muestra de afecto a los demás. Ej.: mandar besos, abrazarse, sonreír, mecer a un bebé,
acariciar…

A continuación, la persona educadora anima a que se formen parejas y realicen los mismos gestos con
su pareja de juego.

Luego, serán los niños y niñas quienes piensen otras formas de expresar afecto.

Para finalizar, los niños y niñas se sientan en círculo con el educador o educadora para comentar la
actividad, si les ha gustado, si se lo han pasado bien…

Material necesario: Puede utilizarse música de ambiente

ACTIVIDAD: Cuento: La tortuguita.


Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Fomentar el autocontrol

– Identificar la emoción de enfado

Descripción de la actividad:
Consiste en que la educadora represente el cuento de. La tortuguita

Debe dar énfasis en determinados momentos del cuento en los que la tortuga se esconde para
reflexionar…
Una vez contado el cuento, el educador o la educadora realiza una asamblea con los niños y niñas e
irá preguntando algunas situaciones o preguntando cual era el problema, qué pasó, cómo se
solucionó…

Se ha de hacer una moraleja o reflexión final, en este caso se puede hacer referencia a muchas
dependiendo el enfoque que se le quiera dar.

Una vez contado el cuento se hará una técnica de relajación para que sepan controlar su emoción. (2ª
parte del cuento)

Material necesario: Anexo.


Cuento. La tortuguita.
Érase una vez una tortuga de cuatro años de edad que había comenzado a ir al colegio. Había muchas
cosas que le enfadaban y ella se ponía a gritar y patalear. Le molestaba especialmente vestirse sola,
desayunar y salir al colegio y siempre protestaba y se enfadaba.

Luego cuando lo pensaba se sentía muy mal por haberse portado así.

La tortuguita solo quería correr, jugar o pintar en su cuaderno de dibujo con sus lápices de colores. Le
gustaba hacer las cosas a su forma, y por eso no le gustaba que sus padres le dijeran que debía
hacer, a veces en clase se entretenía mucho hablando y no terminaba los trabajos, otras veces, no
quería trabajar con los otros niños y si jugaba con ellos y no hacían lo que ella quería se enfadaba y
les pegaba. Todos los días pensaba que no quería portarse así, pero siempre se enfadaba por algo y
rompía cosas de los demás o se peleaba con ellos. Luego siempre se sentía mal.

Un día cuando volvía a casa muy triste se encontró con una tortuga muy, muy vieja que le dijo que
tenía 200 años.

La tortuga le preguntó: “¿Qué te pasa?”.

Y la tortuguita se lo contó.

Entonces la tortuga le dijo: “Voy a contarte un secreto, yo se como puedes conseguir controlar tu mal
genio. Cuando se es pequeño es fácil enfadarse y hacer las cosas que haces tú, pero puedes
controlarte, ¿No comprendes que tú llevas sobre ti la respuesta a tus problemas?”

La tortuguita no sabía de qué le hablaba.

Entonces, la tortuga le dijo: “¡Sí, en tu caparazón! Para eso tienes una coraza. Puedes esconderte en
el interior de tu concha, dispondrás de un tiempo de reposo y pensarás qué es lo que debes hacer. Así
que la próxima vez que te enfades mucho, métete en enseguida en tú caparazón, y piensa qué debes
hacer en vez de pegar, gritar o tirarte al suelo”.

Al día siguiente cuando una compañera se rió de su dibujo y vio que iba a perder el control, recordó lo
que le había dicho la tortuga vieja. Encogió sus brazos, piernas y cabeza y los apretó contra su cuerpo
y permaneció quieta hasta que supo que debía hacer: tenía que decirle a su compañera sin alterarse:
“yo creo que mi dibujo no está tan mal”. Cuando salió de su concha y contestó a su compañera, vio
como su maestra le miraba sonriente y le decía que estaba orgullosa de ella.

Cuando llegó a casa su mama le pidió que colgara su abrigo en la percha, se empezó a enfadar porque
quería jugar pero recordó lo que debía hacer y lo hizo, encogió sus brazos, piernas y cabeza y los
apretó contra su cuerpo, luego le dijo: “sí mama ahora mismo,” su mama se puso muy contenta y le
preparó su bocadillo favorito que se comió mientras jugaba. Tortuguita siguió aplicando la técnica y su
comportamiento cambió, ella era mucho más feliz porque sabía controlarse y todos le admiraban y se
preguntaban maravillados cuál sería su secreto mágico.

ACTIVIDAD: Visita a un vivero.


Edad: 3 a 6 años
Objetivos
– Fomentar el desarrollo de la empatía con el cuidado de las plantas.
– Adquirir la responsabilidad del cuidado de la planta.

– Expresar cariño y cuidado.

Descripción de la actividad:
Una vez recibidas todas las autorizaciones haremos una visita a un vivero, dónde les enseñarán cómo
se planta, la gran variedad de plantas y les explicarán los cuidados necesarios para las plantas y las
consecuencias que conlleva el no cuidarlas.

Se les animarán a que las huelan, las toquen, digan los colores… en resumen, que vean lo bonitas que
son las plantas.

Al día siguiente la educadora o el educador recordará lo que se hizo en la excursión y repartirá a cada
niño una semilla que posteriormente plantaremos tal y como aprendieran en la visita el vivero y con la
ayuda de un adulto.
Una vez plantada, se deben recordar los cuidados que necesita la planta y se establecerán unos días
para el riego y cuidado (acariciarlas, olerlas, cantar, observarlas…, además de unas normas de respeto
como: no arrancar hojas, regarla cuando corresponde…

La tendremos un tiempo en el aula para que lo niños vayan viendo cómo crece y los cuidados que
necesita y finamente se las llevarán a casa

Material necesario: Una semilla, tierra y tiestos


3.2. LA DIVERSIDAD FAMILIAR
ACTIVIDAD: ¿Con quién vivimos?
Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Reconocer a los miembros de la familia con los que convive.

– Hablar a cerca de la propia familia.

– Conocer la existencia de diferentes tipos de familias.

Descripción de la actividad:
En primer lugar, la educadora introduce el tema, preguntando a los niños sobre su familia, cuentos
hermanos tienen, con quién viven, si es muy grande o no… para llegar a la conclusión de que todas
esas personas forman nuestra familia.

A continuación, explica que hay muchos tipos de familia y que cada niñ@ vive con una familia
diferente. Además ha de hacer hincapié en que todas las familias quieren muchísimo a sus hijos e
hijas.

Seguidamente anima a que cada niñ@ dibuje a la familia con la que conviven, identificando a cada
persona que dibuja y finalmente muestra el dibujo de su familia a los demás explicando de quién se
tratan.

Además la educadora puede haciendo preguntas, como:


– ¿te gusta estar con tu mamá/papá/abuel@ /ti@…?
– ¿te gusta hacer excursiones con ellos?

– ¿te lo pasas bien junto a ellos?

– ¿juegas con tus hermanos/primos/tíos…?

– ¿qué es lo que más te gusta hacer con tu familia?


Material necesario: Folios y pinturas de colores.
Observaciones: Esta actividad permite conocer de forma general el tipo de relaciones que existe
entre los niñ@s con sus familias, además de identificar relaciones negativas.
Utilizar las denominaciones apropiadas para hacer referencia a las relaciones de padre, hermano o
hermana, madre…

ACTIVIDAD: Nuestra familia


Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Identificar a los miembros de la familia.
– Reconocer a la familia.
– Verbalizar el parentesco de cada persona.

Descripción de la actividad:
Para la realización de esta actividad previamente se tienen que preparar fotos sobre la familia de cada
niñ@.

A continuación, la educadora introduce el tema mostrando láminas de diferentes tipos de familias


(Lámina nº38,39,40 y 41) y preguntando a los niños sobre su familia, cuentos hermanos tienen, con
quién viven, si la ve a menudo, si es muy grande o no… para llegar a la conclusión de que todas esas
personas forman nuestra familia.

Seguidamente, explica que hay muchos tipos de familia y que cada niñ@ vive con una familia
diferente. Además ha de hacer hincapié en que todas las familias quieren muchísimo a sus hijos e
hijas. (Utilizar de apoyo Lámina nº38,39,40 y 41)

Seguidamente, entrega las fotos y anima a que cada niñ@ muestre a su familia y explique quien es
cada miembro.

Si todas las familias que se muestran están dentro de lo común, la educadora puede mostrar fotos o
imágenes de familias diversas con dos mamás o dos papás con dos papás y dos mamás y viceversa…

Material necesario:
Recopilación de fotos de cada niñ@.

Imágenes, láminas de familias diversas.


Lámina nº38, 39,40 y 41. La diversidad de las familias. Reciba las fichas gratuitamente, enviando un
correo a la dirección: nurita_mzn@live.com
Observaciones: La persona educadora, debe mostrar en todo momento una actitud positiva ante
todas las familias que se muestren. en caso de que exista una familia fuera de lo común se tiene que
hacer hincapié en que las familias son diferentes pero todas son buenas y aceptables y lo más
importante, que quieren mucho a su hij@. Utilizar las denominaciones apropiadas para hacer
referencia a las relaciones de padre, hermano o hermana, madre…

ACTIVIDAD: Cuento. Una familia diferente.


Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Saber de la existencia de diferentes tipos de familia.
– Normalizar el tema de la diversidad familiar.

– Fomentar el respeto hacia la diversidad familiar.

Descripción de la actividad:
La actividad consiste en que la educadora explique el cuento: “Una familia diferente” a los niños y
niñas de forma natural y positiva.

Se puede hacer una introducción al tema, hablando sobre la diversidad familiar o se puede leer
directamente el cuento y recoger los comentarios o impresiones de los niños y niñas.

Una vez contado el cuento, la educadora comentará con los niños y niñas el cuento, hablarán
respetando el turno.

Material necesario: Anexo nº Cuento: Una familia diferente.


Observaciones: La persona educadora, debe mostrar en todo momento una actitud positiva ante el
contenido del cuento y el desenlace.
Utilizar las denominaciones apropiadas para hacer referencia a las relaciones de padre, hermano o
hermana, madre…

Una familia diferente.


Aquella mañana había amanecido con otra luz. Después de varios días grises y lluviosos el sol invitaba
a salir, a sentir el viento en la cara, a mirar el mundo con otros ojos.
Así que el pequeño Sebastián y su padre decidieron ir a dar un paseo fuera de la ciudad, buscar un
lugar amplio y verde en el que jugar.

El papá, conduciendo, y Sebastián, con su balón sobre las rodillas, iban con la mirada atenta a la
carretera.

De pronto, sin saber por qué, Sebastián recordó un comentario que había escuchado el día anterior y
que no acababa de entender. Así que trató de aclarar aquello con su padre.

–Papá, ¿qué significa “una familia diferente”?

–¿Una “familia diferente”? Mm… pues, no sé, puedes ser muchas cosas. Para nosotros, por ejemplo,
una familia en la que el padre es chino, la madre es africana y los hijos tienen rasgos del padre y otros
de

la madre.

–¿Y cómo es esa familia?

Como cualquier otra. Digamos que es una buena familia. Se quieren mucho, a veces tienen sus
problemas, pero siempre tratan de ayudarse… y pongamos que en esa familia a todos les encanta ir
juntos al cine a ver películas de aventuras.

Una familia diferente Sebastián se quedó un momento pensando, recordando el comentario de aquella
persona mayor en el mercado, bastante cotilla, por cierto:

“Ya ves, ésos son una familia diferente…”

Cuando el pequeño coche rojo en el que iban, acabó de adelantar a un camión, el pequeño insistió:

–¿Y cómo sería otra “familia diferente”?

–A ver, una en la que hay dos mamás con una hija. Son una buena familia, se quieren mucho, a veces
pueden tener su problemas pero siempre tratan de ayudarse… y a las tres les gusta mucho ir al campo
y hacer caminatas con gente amiga hasta que ya casi se pone el sol.

–¿Y otra “familia diferente”?

–Veamos… Una con dos papás y tres hijos. Son una buena familia, se quieren mucho, a veces tienen
sus problemas pero siempre tratan de ayudarse… y, por ejemplo, se lo pasan en grande cada vez que
van a la playa, a casa de los abuelos Rosa y José.
–Otra –pidió Sebastián.

–Bueno, una en la que el padre y la madre creen en Dios, pero cada uno cree que ese dios es de una
manera distinta.

–¿Y los hijos?

Una familia diferente. Pues algo curioso… ¡Los hijos ni siquiera están muy convencidos de que exista
ese dios todopoderoso! Por supuesto, pese a esas diferencias, son una buena familia, se quieren
mucho, a veces tienen sus problemas pero siempre tratan de ayudarse… y a todos les gusta ir cada fin
de semana al parque del barrio donde coinciden con algunos vecinos.

–Otra, Papá –dijo Sebastián con una sonrisa–. Otra “familia diferente”.

–En ésta hay una mamá y una hija. Pero la mamá de pequeña había sido un niño, ¿sabes? Un niño
que de mayor no quiso ser hombre, quiso ser mujer. Y después de convertirse en mujer, decidió ser
mamá.

Son una buena familia, ellas se quieren mucho, a veces tiene su s problemas pero siempre tratan de
ayudarse… y a las dos les fascina ir a la heladería de Don Domingo a tomar juntas unos helados de
fresa y chocolate.

Y así siguieron durante el resto del camino, como si se tratase de un juego. Uno preguntando, el otro
respondiendo, iban descubriendo que aquello podía no tener fin. Cada vez encontraban más y más
“familias diferentes”.

De pronto, Sebastián se quedó callado durante unos segundos. El coche, que ya era una manchita roja
en medio de una gran pradera, subía por un viejo camino sin asfaltar. El niño miraba silencioso cómo

Una familia diferente los pájaros volaban de una ramas a otras mientras sonaba de fondo el

crushcrumcum de los neumáticos mordisqueando la tierra.

–Y dime, Papá, –soltó por fin– ¿nosotros también somos una “familia diferente”?

–Mm… claro, ¿por qué no? Me imagino que todas las familias tenemos algo que nos diferencia de las
demás. Aunque creo que lo más importante es eso que nos hace ser familia, y no tanto aquello que
nos hace ser diferentes, ¿no te parece?
Unos instantes más tarde, el coche se detiene. El sitio se parece bastante a lo que habían estado
buscando. Inmediatamente, Sebastián y su papá corren, gritan, se divierten juntos. El balón ya rueda
feliz sobre la hierba húmeda.

No muy lejos de allí, otras familias diferentes encuentran la misma alegría. La misma risa bajo el
mismo cielo.

ACTIVIDAD: Queremos a nuestra familia todos los días


Edad: 3 a 6 años
Objetivos:
– Reconocer situaciones en las que se muestra cariño y afecto.

– Fomentar la adquisición del hábito de mostrar afecto diariamente.

– Valorar a la familia.

Descripción de la actividad:
La persona educadora introduce el tema hablando de las familias, sobre cuanto nos quieren y nos
cuidan, además anima a los niños a través de preguntas a que hablen de su familia y las diferentes
situaciones en las que se muestran afecto.

– ¿os quieren vuestros padres/madres/tutores…?

– ¿Cuánto?

– ¿cómo lo sabéis?

– ¿qué cosas os gusta que os hagan vuestros padres/madres/tutores…?

– ¿os dan abrazos?

– ¿os cuidan?

– ¿os regalan cosas y juguetes?

– ¿qué cosas hacen para mostraros afecto?


–…

También se pueden comentar situaciones cotidianas y sencillas en las que también se muestra afecto
y cariño entre los miembros de la familia, como:

– Dando un beso antes de ir a dormir.

– Saludando al regreso de un viaje.

– Felicitando por un cumpleaños.

– Pidiendo disculpas por haber empujado a alguien…

3.3. NOS RELACIONAMOS CON LA IGUALDAD.

ACTIVIDAD: Nos repartimos las tareas de casa


Edad: 3 a 6 años
Objetivos:
– Reconocer y valorar el trabajo doméstico.
– Ayudar a aumentar la participación en las tareas de casa.

– Favorecer el desarrollo de la empatía.

Descripción de la actividad:
Iniciar un diálogo, comentando quién realiza las tareas de la casa: ¿Cuáles son las tareas de
casa?,¿Quién lava nuestra ropa?, ¿quién riega las plantas?, ¿quién hace la comida?… (Se puede
dramatizar distintas tareas domésticas en las que pueden colaborar los niños y las niñas de la clase:
poner la mesa, regar las plantas…)

Una vez que se haya comentado en general las tareas de casa y quién las realiza, les preguntamos lo
que hacen ellos y lo que pueden hacer.

¿qué podemos hacer?…

Es importante que se llegue a la conclusión de que hay muchas tareas en casa y es necesario que los
niños y niñas también ayuden en casa.

Además se les animará a que digan lo que van hacer a partir de ahora para ayudar en las tareas de
casa, se apuntará en una tarjeta.
Material necesario: Tarjetas, lápiz
Observaciones: Las tareas de casa que se les asigne tienen que ser realistas y coherentes a su edad
y desarrollo.

ACTIVIDAD: Poemas.
Edad: 2 a 6 años
Objetivos:
– Entender que todos los trabajos pueden ser realizados indistintamente por personas de uno u otro
sexo.

– Trabajar la igualdad de género.

-Ofrecer poemas alternativos, temática igualdad de género.

Descripción de la actividad:
La persona educadora introduce hablando a cerca de hombres y mujeres que realizan las tareas
domésticas, o mujeres que trabajan en oficios “considerados” propios del otro sexo y viceversa.

Además anima a que los niños y las niñas comenten sus experiencias en relación al tema.

Finalmente, la persona educadora lee los poemas varias veces y anima a que niños y niñas lo
aprendan.

Material necesario:
Anexo 3 . Poema “El Fantasma Antón”

Anexo 4 . Poema “La Dragona Sixta”

Esta es una actividad que se tiene que repetir para que consigan aprender los poemas.

Anexo 3. Poema El fantasma Antón.


¿Sabéis lo que pasa?

El fantasma Antón

es amo de casa,

¡trabaja un montón!
Limpia, barre, frota,

friega y saca brillo.

No queda una mota

en todo el castillo.

Anexo 4. Poema “La dragona sixta”


La dragona Sixta

juega a la pelota.

Es gran futbolista

y hoy estrena botas.

Con mucha destreza

-llueva o haga sol-

le da de cabeza:

¡siempre mete gol!

ACTIVIDAD: Cuento: Rosa caramelo


Edad: 3 a 6 años
Objetivos:
– Favorecer el desarrollo de la empatía.
– Reconocer la igualdad del sexo femenino.

Descripción de la actividad:
Consiste en que la educadora represente el cuento “Rosa Caramelo”

Debe dar énfasis en determinados momentos del cuento en los que se observa desigualdades de
género.

Una vez finalizado el cuento, el educador o la educadora realiza una asamblea con los niños y niñas e
irá preguntando algunas situaciones o preguntando cual era el problema, qué pasó, cómo se
solucionó…
Comentar entre toda la clase la historia desarrollada.

Material necesario:
Anexo 4. Cuento “Rosa Caramelo”

http://revueltos.wordpress.com/2008/07/28/cuentos-para-la-diversidad/
Observaciones:
Puede encontrar en Internet cuentos animados.

Anexo 4. Cuento “Rosa Caramelo”


Había una vez en el país de los elefantes… una manada en que las elefantas eran suaves como el
terciopelo, tenían los ojos grandes y brillantes, y la piel de color rosa caramelo. Todo esto se debía a
que, desde el mismo día de su nacimiento, las elefantas sólo comían anémonas y peonias. Y no era
que les gustaran estas flores: las anémonas- y todavía peor las peonias- tienen un sabor malísimo.
Pero eso sí, dan una piel suave y rosada y unos ojos grandes y brillantes.

Las anémonas y las peonias crecían en un jardincillo vallado. Las elefantitas vivían allí y se pasaban el
día jugando entre ellas y comiendo flores. “Pequeñas”, decían sus papás, “tenéis que comeros todas
las peonias y no dejar ni sola anémona, o no os haréis tan suaves como vuestras mamás, ni tendréis
los ojos grandes y brillantes, y, cuando seáis mayores, ningún guapo elefante querrá casarse con
vosotras”.

Para volverse más rosas, las elefantitas llevaban zapatitos color de rosa, cuellos color de rosa y
grandes lazos color de rosa en la punta del rabo.

Desde su jardincito vallado, las elefantitas veían a sus hermanos y a sus primos, todos de un hermoso
color gris elefante, que jugaban por la sabana, comían hierba verde, se duchaban en el río, se
revolcaban en el lodo y hacían la siesta debajo de los árboles.

Sólo Margarita, entre todas las pequeñas elefantas, no se volvía ni un poquito rosa, por más
anémonas y peonias que comiera. Esto ponía muy triste a su mamá elefanta y hacía enfadar a papá
elefante. “Veamos Margarita”, le decían, “¿Por qué sigues con ese horrible color gris, que sienta tan
mal a un elefantita?¿Es que no te esfuerzas? ¿Es que eres una niña rebelde? ¡Mucho cuidado,
Margarita, porque si sigues así no llegarás a ser nunca una hermosa elefanta!”

Y Margarita, cada vez más gris, mordisqueaba unas cuantas anémonas y unas pocas peonias para que
sus papás estuvieran contentos. Pero pasó el tiempo, y Margarita no se volvió de color de rosa. Su
papá y su mamá perdieron poco a poco la esperanza de verla convertida en una elefanta guapa y
suave, de ojos grandes y brillantes. Y decidieron dejarla en paz.
Y un buen día, Margarita, feliz, salió del jardincito vallado. Se quitó los zapatitos, el cuello y el lazo
color de rosa. Y se fue a jugar sobre la hierba alta, entre los árboles de frutos exquisitos y en los
charcos de barro. Las otras elefantitas la miraban desde su jardín. El primer día, aterradas. El segundo
día, con desaprobación. El tercer día, perplejas. Y el cuarto día, muertas de envidia. Al quinto día, las
elefantitas más valientes empezaron a salir una tras otra del vallado. Y los zapatitos, los cuellos y los
bonitos lazos rosas quedaron entre las peonias y las anémonas. Después de haber jugado en la
hierba, de haber probado los riquísimos frutos y de haber comido a la sombra de los grandes árboles,
ni una sola elefantita quiso volver nunca jamás a llevar zapatitos, ni a comer peonias o anémonas, ni
a vivir dentro de un jardín vallado. Y desde aquel entonces, es muy difícil saber viendo jugar a los
pequeños elefantes de la manada, cuáles son elefantes y cuáles son elefantas, ¡¡ Se parecen tanto !!

ACTIVIDAD: Las personas trabajan.


Edad: 3 a 6 años
Objetivos:
– Entender que todos los trabajos pueden ser realizados indistintamente por personas de uno u otro
sexo.

– Reconocer los oficios.

Descripción de la actividad:
Iniciar un diálogo, comentando las fichas nº 42 y 43, la persona educadora pregunta de qué oficios se
tratan, quien lo realiza un hombre o una mujer… si les parece bien que mujeres y hombres realicen
según que oficios…

Así niños y niñas irán comentando y expresando sus experiencias…

Es importante que la persona educadora haga hincapié en que tanto hombres como mujeres pueden
trabajar de cualquier oficio y que ambos son aceptados y valorados.

Finamente, y una vez hablado sobre la igualdad de género en relación al oficio, se anima a que niños
y niñas piensen y verbalicen el oficio que más le gusta. Pudiendo incluso representarlo en un dibujo.

Material necesario:
Ficha nº 42 y 43 “Las personas trabajan” Reciba las fichas gratuitamente, enviando un correo a la
dirección: nurita_mzn@live.com
Observaciones:
Es importante salir de los estereotipos de roles de género

n Emocional en el aula
1. Autoconocimiento
El autoconocimiento es la habilidad socio-emocional básica es la que sustenta todo el
aprendizaje posterior e incluye estas tres grandes áreas:
 La capacidad para reconocer con precisión las emociones y su influencia en el
comportamiento.
 Incluye la capacidad para EVALUAR las propias Fortalezas y limitaciones.
 Trabajo de auto-confianza y pensamiento positivo.
Veamos dos dinámicas que os pueden ayudar a fomentarlo:
1. La Carta
 Descripción: Cada uno se escribirá una carta a sí mismo. Debe parecer que la carta la
escribe alguien conocido. En ella se destacan aspectos positivos o negativos, puede incluso
contarse alguna anécdota e historia en la que salga a la luz algo bueno de él mismo.A
continuación las cartas se meterán en un buzón sin firma ni remitente. En otra sesión y cuando
nos conozcamos un poco más (interesante cuando trabajemos la empatía y autoestima)
sacaremos las cartas del buzón al azar y entre todos intentaremos firmarla por su verdadero
autor. No es necesario que sepamos finalmente quien es el autor.
 Observaciones: Analizaremos las dificultades o no que encontramos al hablar de nosotros
mismos y al destacar nuestras virtudes y defectos.
 Etapa: Educación Primaria
2. El eslógan publicitario
 Descripción: Cada uno deberá realizar un eslogan publicitario, dándose a conocer y se
presentará con él colocado a modo de cartel.
 Observaciones: Reflexionaremos acerca de las posibles dificultades que hemos encontrado a
la hora de hacernos publicidad, buscando en nosotros y destacando alguna de nuestras
cualidades.
 Etapa: Educación Primaria.
3. Dibuja
 Descripción: Les vamos a pedir que se dibujen en un folio sin utilizar formas de figura
humana. ¿De qué otra forma podemos definir nuestro Yo? Es probable que en un principio se
sientan bloqueados. Nos preguntarán, nos pedirán que ampliemos la propuesta pero debemos
dejar que vayan pensando por sí mismos cómo pueden definir sus cualidades, su
personalidad, su estilo sin utilizar para ello el dibujo de una figura humana.Este dibujo en un
primer momento lo vamos a explicar a otra persona cualquiera de la clase. Nuestra
compañera o compañero hará la presentación de nuestro retrato al resto de la clase.
 Observaciones: En la evaluación lo primero que podemos preguntar es cómo se han sentido
cuando otra persona habla de ellos mismos. ¿Están contentos con el resultado final? ¿Faltaba
algo? ¿Sobraba algo?
2. Autocontrol
El autocontrol es la capacidad para regular de manera efectiva las emociones, pensamientos,
y comportamientos Incluye:
 La gestión del estrés-
 El control de los impulsos.
 La auto-estima
 Capacidad para establecer y trabajar metas personales. (esfuerzo)
1. Me da seguridad que mi clase me conozca (Autoestima)
Entregar a cada niño 3 ó 4 folios para que los divida en 8 trozos iguales y los recorte. De esta
manera cada niño de la clase tendrá tantos papelitos como compañeros tiene en su clase.
Explicar que cada niño va a enviar un mensaje secreto a cada uno de sus compañeros.
Tendrán que escribir en una cara del papelito el nombre del niño al que se lo van a enviar y en
la otra alguna cualidad que les guste de esa persona. Al final cada niño o niña habrá recibido
tantos mensajes como los que ha enviado, que además deben coincidir con el número de
alumnos que hay en la clase. Los mensajes pueden ser o no anónimos en función de lo que
prefieran los niños.
OBSERVACIONES
Cuando todos hayan recibido sus correos y los hayan leído, organizar una puesta en común
para que cada uno mencione aquellos mensajes que más le han llamado la atención.
2. El semáforo
Sentamos a los niños en círculo y les entregamos a cada uno un globo rojo, otro amarillo y
otro verde. Comenzamos una charla con l@s niñ@s sobre sus rabietas: cómo reaccionan
cuando se enfadan, por qué y si consiguen algo así. Les decimos que lo mejor que podemos
hacer cuando nos enfadamos, en lugar de patalear, es explicar qué es lo que queremos y por
qué. Vamos a ponerles situaciones que puedan provocarles enfado (por ejemplo, que quieran
algo y no se lo compren, que quieran jugar con un juguete con el que quiera jugar otro niño…)
y preguntamos cómo reaccionan ellos en esos casos. Pedimos a un niño que responda a una
situación. El resto de los alumnos deberán valorar su reacción con los globos en función de si
se ha parado a pensar e intenta razonar (globo verde), si dice algo que indique que se
empieza a enfadar (debemos complicarle el caso para que reaccione), en este caso, los
demás deberán mostrar los globos amarillos, que indican percaución, o si grita y patalea, en
este caso, los demás mostrarán los globos rojos indicando “stop”. Y diremos entre todos como
se podría reaccionar en estos casos.
2. Tiempo fuera en positivo
Vamos a dedicar un espacio del aula y le vamos a llamar el “Rincón de la Tranquilidad”
“Espacio Positivo” ó cualquier otro nombre que se nos ocurra. Vamos a explicar a los niños
que cuando se sientan: enfadados, estresados, nerviosos, con rabia etc. Pueden pedir
permiso para ir un ratito al rincón de la tranquilidad.
Será un espacio que habremos creado entre todos, al principio del curso vamos a pedir a los
niños que traigan de cada algo que les haga sentir bien, tranquilos, felices, relajados y que
quieran compartir; les explicaremos que haremos un rincón de la tranquilidad y que lo
usaremos para calmarnos.
El espacio deberá estar “equipado” con los materiales que aporten los niños y el/la docente se
aceptan: juegos, colores, libros, peluches, etc. Antes de montar el rincón vamos a pedir a cada
niño que explique por qué ha traído cada objeto y juntos construiremos el rincón.
Y ya estará listo para ser usado, la idea es que cuando nos sintamos mal tengamos un sitio
para ir a calmarnos. El Rincón de la tranquilidad llevará un registro de visitas , todos los que
pasen por ahí deberán explicar por qué han ido.
Una vez a la semana reflexionaremos en asamblea sobre las visitas al Rincón de la
Tranquilidad.
Importante: Nunca será un castigo ir al Rincón de la tranquilidad sino que los niños deberán
elegir espontáneamente ir al rincón para calmarse, podemos sugerir pero no obligar. Sino no
funcionará como técnica de auto-control.
3. Habilidad de Conciencia Social
La conciencia social es la habilidad socio-emocional más amplia. Es una habilidad que a
diferencia de las otras dos no trabaja sobre el propio yo sino , la relación con el entorno.
Engloba tres principales áreas:
 La capacidad para ponerse en el lugar del otro y empatizar con los demás.
 Ser capaz de reconocer y respetar las diferencias entre humanos: culturales, físicas, de orígen
etc.
 Entender y seguir las normas sociales y éticas de comportamiento.
1. Cambio de siluetas
Se distribuye el grupo por parejas, cada pareja con una tizas. Mientras que una persona está
tumbada, la otra con la tiza rodea su cuerpo marcando el perfil con precisión. Al terminar
escriben el nombre de la persona perfilada. Hablamos sobre la actividad. Cómo se realizó.
Cómo se sintieron ambas personas. Después quien dibujó la silueta se mete dentro de ella, se
tumba y ambas personas comentan la situación. Qué sensaciones encuentran. Repiten la
actividad a la inversa.
Reflexión
¿Te gusta que remarquen tu perfil? ¿Cómo te sientes en el interior de otra persona? ¿Alguna
vez te has puesto ropa de otra persona? ¿Hay algún perfil igual ó son todos distintos? ¿Qué
pensáis ?
Edad Recomendada: a partir de 7 años
2. Los zapatos de las personas mayores
Un día mando una nota a casa y les pido que traigan un par de zapatos de una persona mayor
de su casa. Han de pedir permiso. Durante un ratito les permito que cada una se ponga esos
zapatos, camine con cuidado de no hacerse daño, de no estropear los zapatos. ¿Llegarán a
decir algo? Elijo un niño/a que no sea muy tímido/a y la animo a que camine delante del grupo
y se imagine que es la persona propietaria de los zapatos. Intentamos repetir esta última parte
con más niñas y niños
¿Cómo te sientes con los zapatos de otra persona? ¿Te gusta sentirte como otra persona?
¿Cómo se siente la otra persona? ¿Qué cosas hace? ¿Qué gestos hace? ¿Entendemos a las
personas mayores? ¿Ellas os entienden a vosotros?
4. Habilidad de Relación
La habilidad e relación es la capacidad para establecer y mantener relaciones saludables y
gratificantes con los demás. Esto incluye:
 La comunicación clara.
 La escucha activa.
 La capacidad para colaborar.
 La negociación de conflictos de manera constructiva y buscar y ofrecer ayuda cuando sea
necesario.
1. Pegatinas de colores
Esta dinámica tiene como objetivo hacer ver lo que significa sentirse excluído del grupo. Se
completa con una reflexión en gran grupo
 Se divide la clase en dos grupos que se colocan de cara a la pared
 El profesor/a pone a cada estudiante una pegatina en la frente de manera que no vean de qué
color es. A la mitad le pone un color y a la otra mitad otro, menos a tres o cuatro que les pone
pegatinas de colores diferentes del resto de la clase.
 A continuación los alumnos/as comienzan a caminar por el aula buscando a los que tengan la
pegatina del mismo color. Cuando lo encuentran, se dan la mano y siguen buscando. Se
formarán dos grandes grupos y algunos, evidentemente, se quedarán solos.
 Nos sentamos todos de nuevo y hacemos un pequeño debate sobre cómo se ha sentido cada
uno/a
2. Pies atados
El juego consiste en hacer parejas y atarles el tobillo izquierdo de una de ellas con el tobillo
derecho de la otra para que tengan que ponerse de acuerdo para caminar. La idea es que, a
medida que avanza el juego, (y dependiendo de la edad también) las parejas se vayan
uniendo entre sí hasta conseguir una hilera enorme con todos los participantes. La persona
que dirige la dinámica debe dar las indicaciones y complicarlas cada vez más: caminar hacia
delante, detrás, más deprisa, más lento o ¡sin hablar!
¿Por qué nos gusta? Nos encanta porque, además de ser una dinámica que trabaja la
cohesión de grupo, os asegura unas buenas risas, tanto por parte de los participantes como
del que dirige y además ¡es adaptable a todas las edades!
3. En forma de..
En esta dinámica se hacen dos equipos y se colocan unos enfrente de los otros. Entre todos
deben conseguir hacer son su cuerpo la figura que les manda el otro equipo (figuras
geométricas, animales, edificios…) La única norma es que deben participar todos los
jugadores del equipo para hacer una única figura.
¿Por qué nos gusta? Es una dinámica no competitiva porque no gana ni pierde nadie,
simplemente, se lo pasan en grande, trabajan la cohesión grupal y cultivan la creatividad.
5. Toma de Decisiones Responsable
La capacidad para tomar decisiones de manera constructiva y respetuosa sobre el
comportamiento personal y la interacción social, basado en :
 Las normas éticas y sociales.
 La evaluación de las consecuencias de las decisiones tomadas propias y para terceros.
1. Dar la vuelta a la sábana.
Colocamos una sábana (o trozo de papel grande) en el suelo y se suben encima varias
personas de manera que ocupan la mitad del espacio. A continuación se les pide que den la
vuelta a la sábana. Habrán de ponerla boca a bajo sin salirse de ella.
Analizaremos los diferentes aspectos del proceso de regulación de los conflictos y
especialmente en el proceso de toma de decisiones.
Análisis:
Analizamos los problemas habidos, sus causas, sus consecuencias, las diferentes posturas
tomadas por cada persona, las diferentes soluciones aportadas.
¿Hay personas que destapan los conflictos y personas que se callan? ¿Cuál de las dos cosas
se favorecen más en esta sociedad, en la familia, en los centros de enseñanza? ¿Te
consideras de las personas que destapan el conflicto o de las que se callan? ¿Crees en
principio que todos los conflictos pueden tener solución?
Pedimos que nos cuenten problemas similares que han tenido, cómo se desarrollaron, cómo
se originaron, cómo se resolvieron, . . . .
Sugerimos la posibilidad de repetir la actividad tomando algunas decisiones por común
acuerdo y volviendo a controlar el tiempo.
Repetimos la actividad y volvemos a analizar los resultados de forma similar a como lo hicimos
la primera vez. ¿Qué influye para que unas veces actúes de una manera y otras veces de
otra?
2. La Roca
Esta dinámica nos presenta una posibilidad de análisis en un proceso de toma de decisiones.
La roca se nos presenta como un conflicto que requiere soluciones creativas. Una vez más
dejaremos claro que ante un conflicto lo primero que necesitamos es ser capaces de generar
múltiples soluciones y nunca una sola respuesta.Se lee el siguiente texto de un cuento de L.
Tolstoy:
“En el centro de un bonito pueblo existía una enorme roca que nadie había sido capaz de
destruir. Cierto día el alcalde decidió que ya era hora de deshacerse de la piedra. Varios
ingenieros propusieron sus ideas. Alguien propuso construir un sistema especial de grúas que
arrastraran la piedra, lo que costaría 50.000 euros. Otra persona propuso trocearla primero
con explosiones controladas de baja potencia lo que reduciría el costo a 40.000 euros” Se les
pide más ideas para evitar el problema de la roca.
Se abre un turno de debate en grupos pequeños tras una reflexión individual de unos pocos
minutos. Se intentará alcanzar un consenso entre los grupos para poder decidir cuál es la
mejor solución sobre lo que podemos hacer con la roca.
ANÁLISIS SUGERIDOS.
Con esta dinámica se suelen proponer soluciones diversas:
 Las que tratan de mejorar la estética o utilidad de la roca: Decorarla, construir toboganes para
los niños…
 Las que tratan de destruir sólo la parte imprescindible de la roca: Construir un túnel por debajo
 Las que tratan de implicar a la comunidad: Cada persona del pueblo debe ir con un martillo a
romper un trozo de roca. (Con lo que el coste económico es prácticamente 0)
 Las que intentan obtener beneficios de la roca que financien su ruptura: Vender trozos de roca
como los del muro de Berlín.
 La propuesta por Tolstoy: Cavar un hoyo, sacar la arena y enterrar la roca.
 Nos damos cuenta de que han surgido ideas diversas y creativas que normalmente no son
tenidas en cuenta.
 Nos damos cuenta además de que hemos superado ciertos bloqueos: Por ejemplo
normalmente quitar la roca suele llevarnos a pensar en llevarnos la roca no en enterrarla.
También muchas personas se preguntan por la base del problema: qué es lo que molesta de
la roca y se puede proponer alternativas que embellecían la roca o la reutilizaban.
 A veces cuando un grupo llega a una solución que pude ser buena deja de buscar más
soluciones aunque probablemente pudiera encontrar otra solución mejor si siguiera pensando.