Sei sulla pagina 1di 3

Reporte 1

Abel Alarcón Ruiz

El lago: muerte, tiempo, nostalgia y oscuridad


En este reporte se analiza la obra titulada Le Lac (El lago), uno de los poemas del
poeta romántico francés Alphonse de Lamartine. Se dedican unas breves líneas al
autor antes de abordar la obra, después se presenta una sinopsis del poema, a
partir de esto se llega al análisis y como cierre se encuentra un comentario
personal.

¿Quién fue Alphonse de Lamartine?

Fue un escritor y político que nació en París en el año de 1790 y murió el 28 de


febrero de 1869. Si bien cuando entró a la política era conservador y trabajó a
favor de la Restauración, con el tiempo adquirió una actitud liberal. Reunió sus
esfuerzos a favor de la democracia y la abolición de la esclavitud, entre otras
cosas. A mediados del siglo XIX se retiró de la política y se entregó a la creación
literaria. Sus trabajos presentan una gran carga emotiva; la sensibilidad del autor
es completamente evidente. Algunos de los temas que aborda son la melancolía y
la fe. Méditations poétiques (Meditaciones poéticas) es el primer poemario del
autor, en él se localiza Le Lac, poema que se abordará en seguida.

Le Lac

Un amante, sentado en una roca, contempla y habla con el lago. Evoca de un


tiempo pretérito a la amada perdida y las palabras que esta pronunció una noche,
con las cuales imploraba al tiempo que se detuviera. El amante en su nostalgia
también interroga al tiempo, y en sus preguntas retóricas se enfatiza el tema de la
fugacidad de los eventos y el dolor que ello conlleva.

El análisis

En términos de enunciación, se tienen dos enunciadores, que corresponden a los


dos amantes; tres enunciatarios, la noche, las horas y el tiempo. En un primer
momento está el amante que se dirige al lago, su confidente, estas son dos de las
construcciones lingüísticas que lo aseguran: “mira”, “¿te acuerdas?”. En un
segundo nivel, al evocar las palabras de la amada, en un discurso metadiegético,
la amada habla al tiempo diciendo “Tiempo, no vueles más”. En líneas posteriores
se dirige ya a las horas y recurre a la siguiente construcción “sed para ellos muy
raudas”. A partir de esto se puede observar que las cosas cobran animacidad ya
que el tiempo debe escuchar y las horas detenerse. También se aprecia que el
elemento más fuerte es el tiempo, ambos enunciadores se dirigen a él en un
momento dado.
Reporte 1
Abel Alarcón Ruiz

El tiempo es un tópico ligado a la nostalgia, a lo hechos perdidos, a aquello


evocado que jamás volverá. El poema tiene una gran carga nostálgica. La
nostalgia a finales del siglo XVII se consideró una enfermedad muy grave, para el
siglo XIX el término se vincula con la melancolía, y esta se vuelve uno de los
recursos estilísticos de la poética romántica directamente ligada a las pasiones. El
poeta romántico en la búsqueda de lo ideal no duda en voltear a ver el pasado,
recuérdese que utilizó la Edad Media como un recurso escenográfico en el cual
veía y resaltaba las virtudes de aquella época. De igual manera el enunciador del
poema Le Lac regresa a ese momento idealizado lleno de virtudes y de glorias.
Lamentablemente se enfrenta a la pérdida de la amada y se envuelve en un
monólogo en el cual sus sentimientos se muestran completamente heridos.

La muerte es otro tema que se cuela entre líneas; la pérdida de la amada no es


otra cosa más que la muerte de la misma. La muerte es un hecho que acaba en el
vacío, en un sueño roto, en una separación cruel de dos amantes. La muerte incita
al dolor, el dolor al recuerdo, el recuerdo finalmente a la nostalgia. Todos los
elementos se unen y crean un ambiente oscuro.

Obsérvese que en el poema el tiempo referido no es el día, sino la noche. Un


ambiente temporal en el cual confluyen las penas. Un momento donde el ajetreo
de la vida da paso a la reflexión, al recuerdo y al sueño. Incluso la evocación del
enunciador también señala una noche pretérita. El día se descubre en el poema
como un antagónico que amenaza con acabar, en un primer plano, con el
recuerdo, y en un segundo plano, con dicha reunión de amantes en el lago. He
aquí estos dos versos que lo comprueban:

A esta noche repito: “Se más lenta”, y la aurora

Ya disipa la noche.

Comentarios finales

En lo personal me parece que Lamartine es uno de los poetas más


representativos de la época romántica en Francia, ya que sus letras están
empapadas de temas tan sublimes como lo es la nostalgia, pero no sólo eso,
también el mensaje penetra tan profundamente que deja huella en las pasiones
humanas.

Por otro lado es indiscutible que su obra este separada de los acontecimientos de
su vida, estos inspiran a cada instante los versos y las situaciones encontrados en
ellos. La teoría literaria se aferra a separar el autor de la obra, pero en ocasiones
no puede evitarse la comparación de ambas realidades. Si bien el arte poético es
Reporte 1
Abel Alarcón Ruiz

un conjunto de técnicas, no hay que olvidar que también trabaja con la inspiración,
aquello que llamaron los antiguos poetas musas.