Sei sulla pagina 1di 7

UNIVERSIDAD LAS

AMERICAS

CURSO TÉCNICAS DE
LITIGACIÓN ORAL
ALUMNA JANET HUAMAN
QUIROZ
TRABAJO DE INVESTIGACION

TECNICAS DE LITIGACION ORAL I

TEMA : LA DEFENSA EN EL CODIGO PROCESAL PENAL

EL DERECHO DE DEFENSA

El nuevo sistema procesal penal impone al abogado defensor una actitud de acción
diligente, ello significa que el abogado defensor desde un comienzo deberá poner
empeño en la recolección de los elementos de convicción a su alcance para hacer los
descargos correspondientes, ya que ello no perjuicica la presunción de inocencia que
es de naturaleza constitucional, debe tener conocimiento de los actos de investigación,
que realiza el Ministerio Público para evaluarlos o contradecirlos

Es un derecho constitucionalmente reconocido, de naturaleza procesal, que protege a


las partes para que en ninguna etapa del proceso queden en estado de indefensión.

El derecho de defensa, puede entenderse el derecho fundamental que asiste a todo


imputado y a su Abogado defensor a comparecer inmediatamente en la instrucción y a
lo largo de todo el proceso penal a fin de poder contestar con eficacia la imputación o
acusación en contra existente, presentando con plena libertad e igualdad de armas los
actos de prueba necesarios para hacer valer dentro del proceso penal el derecho a la
libertad que asiste a todo ciudadano que al no haber sido condenado, se presume
inocente.

El ejercicio del derecho de defensa, de especial relevancia en el proceso penal, tiene


una doble dimensión:

- Material es la referida al derecho del imputado de ejercer su propia defensa


desde el mismo instante en que toma conocimiento de que se le atribuye la
comisión de determinado hecho delictivo; y

- Formal, que supone el derecho a una defensa técnica esto es al asesoramiento


y patrocinio de un abogado defensor durante todo el tiempo que dure el
proceso.

Ambas dimensiones del derecho de defensa forman parte del contenido


constitucionalmente protegido del derecho a la defensa, en ambos casos, se garantiza
el derecho a no omitirsele de un estado de indefensión.
DERECHO A LA DEFENSA Y ROL DEL ABOGADO DEFENSOR EN EL NUEVO
PROCESO PENAL

El Rol del abogado defensor en el NCPP mantiene el sistema de las dos formas de
defensa, ya sea a través del denominado abogado de oficio o mediante un abogado
privado.

El abogado de oficio es establecido de acuerdo al Sistema de Defensa Penal Pública.

Los abogados, ya sea de índole privado o público, deben prepararse para el NCPP,
pues el sistema garantista y reservado por el que se caracteriza este código permitirá
a la defensa preparar sus argumentos legales y pedidos de parte durante el proceso
de investigación.

Los abogados deben conocer además que durante la investigación se pueden


restringir derechos para la mejor obtención o búsqueda de pruebas.

ABOGADO DEFENSOR

El abogado defensor se convierte en el nuevo modelo en parte imprescindible dentro


del nuevo esquema de justicia penal, efectivamente, resultaría imposible un juicio oral
sin la presencia de un abogado.

Debe dejarse de lado aquella concepción según la cual el abogado coadyuda en el


proceso penal, pues al ser una parte busca el éxito de su pretensión, esto es, que no
se condene a su patrocinado.

El nuevo Código otorga al abogado defensor la facultad de aportar los medios de


investigación y de prueba que estime pertinentes (art. 84), tal como lo establece el
Código Italiano en su artículo 38 cuando faculta al defensor a realizar actos de
investigación para la búsqueda de los medios de prueba a favor de su defendido, así
como de entrevistarse con las personas que pueden proporcionar información.

Además, el Código permite al abogado el acceso a Salas Penales Superiores,


conocen del recurso de apelación contra autos y sentencias de los jueces de la
investigación preparatoria y los jueces penales, al expediente fiscal y judicial.

Incluso los artículos 85 y 138 lo faculta a obtener copia simple o certificada de las
actuaciones en cualquier estado del proceso, así como de las primeras diligencias y
actuaciones realizadas por la Policía.

El artículo IX del Título Preliminar del Nuevo Código Procesal Penal (NCPP), se refiere
al Derecho de Defensa, el derecho inviolable e irrestricto de toda persona a ser
asistida por un Abogado defensor de su elección o, en su caso, por un Abogado de
Oficio, desde que es citada o detenida por la autoridad.

Así también el inciso 14) del artículo 139 de la Constitución Política del Estado incluye
al Derecho de Defensa como una garantía constitucional, señalando que consiste
en no ser privado del derecho de defensa en ningún estado del proceso.
 Toda persona será informada inmediatamente y por escrito de la causa o las
razones de su detención.

 Tiene derecho a comunicarse personalmente con un defensor de su elección y


a ser asesorada por éste desde que es citada o detenida por cualquier
autoridad.

Se entiende tambien como el conjunto de facultades otorgadas a las partes en un


proceso, de proponer o realizar actos procesales, para impedir la transgresión de sus
derechos, en el campo penal consiste en el rechazo por el imputado a la pretensión
punitiva dirigida en su contra, para cambiar los fundamentos de hecho y de derecho
en la forma y con las garantías previstas en la ley.

El artículo 84 del NCPP, detalla los derechos que la ley le confiere al Abogado
Defensor para el ejercicio de su profesión, siendo los siguientes:

- Prestar asesoramiento desde que su patrocinado fuere citado o detenido por la


autoridad policial. Interrogar directamente a su defendido, así como a los demás
procesados, testigos y peritos.

- Recurrir a la asistencia reservada de ser experto en ciencia, técnica o arte, durante el


desarrollo de una diligencia, siempre que sus conocimientos sean requeridos para
mejor defender.

- Participar en todas las diligencias, excepto en la declaración prestada durante la


etapa de investigación por el imputado que no defienda. Aportar los medios de
investigación y de prueba que estime pertinentes.

- Presentar peticiones orales o escritas para asuntos de simple trámite.

- Tener acceso al expediente fiscal y judicial para informarse del proceso, sin más
limitación que la prevista en la ley, así como a obtener copia simple de las actuaciones
en cualquier estado o grado del procedimiento.

- Ingresar a los establecimientos penales y dependencias judiciales, previa


identificación, para entrevistarse con su patrocinado.

- Expresarse con amplia libertad en el curso de la defensa, oralmente y por escrito,


siempre que no se ofenda el honor de las personas, ya sean naturales o jurídicas.
Interponer cuestiones previas, cuestiones prejudiciales, excepciones, recursos
impugnatorios y los demás medios de defensa permitidos por la ley.

Para salvaguardar su efectividad el Estado asume la obligación de dotar de un


defensor de oficio a los sujetos que no se encuentre en condiciones de asumir el pago
del profesional que se habrá de ocupar de su defensa técnica. Se ha denominado a
este supuesto: derecho a contar con un abogado de oficio.
ETAPA DE JUZGAMIENTO

En la Etapa de Juzgamiento, la participación del Abogado será:

- Formular sus alegatos iniciales, interrogar directamente al acusado.

- Participar en el examen y contraexamen, según el caso, de testigos y peritos.

- Participar en la incorporación de la prueba documental.

- Formular sus alegatos finales Mantener una comunicación constante e inmediata con
su patrocinado durante la audiencia.

Si el Defensor no asiste injustificadamente a dos diligencias, el procesado será


requerido para que en el término de veinticuatro horas designe al reemplazante, de no
hacerlo se nombrará uno de oficio.

El Abogado deberá respetar el carácter de reservado de la investigación, las copias de


los actuados que obtenga son exclusivamente para uso de la defensa, está obligado a
mantener la reserva de Ley, bajo responsabilidad disciplinaria. Si se verificara
reincidencia se notificará al patrocinado para que lo sustituya en el término de dos días
de notificado. Si no lo hiciera, se nombrará uno de oficio.

JUICIO ORAL

el Juicio es Oral y en él se concentra todos los medios de prueba que se hayan


incorporado, de tal suerte que el debate contradictorio entre las partes es lo que va a
generar la convicción en el juzgador, ahí el abogado defensor tiene la oportunidad de
interrogar a sus testigos de descargo, y hacer el contra interrogatorio a los testigos de
cargo que ha presentado el Ministerio Público, para ello necesita evidentemente tener
una teoría del caso que sea coherente, que sea realmente creíble y que sea
fortalecida con el accionar de sus medios probatorios convertidos en prueba en el
juicio Oral.

EXAMEN DEL ACUSADO

El interrogatorio lo formulan las partes directamente al acusado; si éste se rehúsa a


declarar total o parcialmente, el Juez le advertirá que aunque no declare el juicio
continuará y se leerán sus anteriores declaraciones ante Fiscal.

En caso de que el acusado acepte ser interrogado, aportará libre y oralmente relatos,
aclaraciones y explicaciones sobre su caso.

El último en interrogar es el abogado del acusado, lo cual se contrapone a las


técnicas de litigación, pues es aquel quien deberá interrogarlo primero como parte del
examen directo, mientras que el Fiscal está a cargo del contraexamen.
REEMPLAZO DEL ABOGADO DEFENSOR INASISTENTE (ARTÍCULO 85º)

- Si el Abogado Defensor no concurre a la diligencia para la que es citado, y ésta


es de carácter inaplazable será reemplazado por otro que, en ese acto,
designe el procesado o por uno de oficio, llevándose adelante la diligencia.

- Si el Defensor no asiste injustificadamente a dos diligencias, el procesado será


requerido para que en el término de veinticuatro horas designe al
reemplazante, de no hacerlo se nombrará uno de oficio.
CONCLUSION

- El derecho de defensa no sólo debe servir para defenderse de los cargos que
se levantan contra una persona; y en ese sentido es correcta su aplicación a
favor del tercero civil y de la persona jurídica involucrada en el delito. Igual trato
debe merecer el agraviado que pretende defender su pretensión. Pero
consideramos que el testigo por ser una persona ajena al delito y que tiene la
misión de colaborar con la justicia no puede quedar en abandono del derecho
de defensa.

- En el al juicio oral, la presencia del abogado del imputado es absolutamente


indispensable durante todo su desarrollo, en particular en trámites y
actuaciones tales como la contestación a la acusación, la audiencia de
preparación del juicio oral.