Sei sulla pagina 1di 3

1.

Concepto de cultura

Es un conjunto de formas y expresiones se entiende e incluye a las costumbres,


creencias, prácticas comunes, reglas, normas, códigos, vestimenta, religión, rituales
y maneras de ser que predominan en el común de la gente que la integra.

2. Problemática de la cultura multiculturalidad e interculturalidad

2.1 Multiculturalidad

La multiculturalidad es la existencia de varias culturas conviviendo en un mismo


espacio físico, geográfico o social. La misma abarca todas las diferencias que se
enmarcan dentro de la cultura, ya sea, religiosa, lingüística, racial, étnica o de
género, reconociendo la diversidad cultural que existe en todos los ámbitos y
promueve el derecho a esta diversidad.

2.2 Interculturalidad

Se refiere a las relaciones de intercambio y comunicación igualitarias entre grupos


culturales que diferentes en atención a criterios como etnia, religión, lengua o
nacionalidad, entre otros.

Está referida a los procesos de interrelación y comunicación de saberes, códigos,


patrones y valores entre diferentes grupos culturales, entendiendo que existe
igualdad entre sujetos, independientemente de la posición que ocupen en el
sistema.

2.3 Relación entre multiculturalidad e interculturalidad

La multiculturalidad y la interculturalidad son dos conceptos ligados entre sí. La


multiculturalidad predica la diversidad cultural incluyendo la interculturalidad. La
interculturalidad se refiere específicamente a la interacción e intercambios entre
estos diferentes grupos y comunidades.

2.4 Problemática

Los problemas de la multiculturalidad, han sido creada por la diversidad cultural en


el mundo, sin embargo, con ella ha traído problemas como la exclusión y
discriminación racial y social.

Cabe resaltar que, es muy importante hacer crecer la multiculturalidad no sólo en


nuestra comunidad o estado, si no en el país y el mundo entero, ya que existen
miles de razas, costumbres, pueblos y tradiciones que caracterizan a cada lugar y
sus habitantes.

Del mismo modo, la discriminación, se ha hecho presente en esta rama, ya que


como lo dije antes, todos tenemos culturas, costumbres y tradiciones que nos
caracterizan e individualizan, sin embargo, esto ha sido mal visto muchas ocasiones
principalmente por las grandes potencias del mundo.

Para progresar y conocer diferentes formas de vida en el mundo, es necesario que


dejemos a un lado el ego que nos han hecho sentir los países superiores y sobre
todo tener conciencia de que estamos dejando de lado nuestras raíces por adoptar
costumbres que pertenecen a otras personas. La diversidad en el mundo es muy
importante y debemos acoplarnos a los intereses de los demás, para crear una
cultura de conciencia a las nuevas generaciones y sobre todo no perderlo que nos
caracteriza, en cuanto a valores y riquezas regionales.

Por otro lado, son varias las razones que evidencian la grave dificultad con que
tropezamos cuando abordamos este problema de la definición de lo intercultural.

El encuentro entre diversas culturas provoca conflictos inevitables en función de la


diversidad de valores y de costumbres, como de hecho ha venido pasando
históricamente al interior de las naciones, entre los diversos pueblos y grupos
humanos que las configuran. Pero el auténtico conflicto proviene, no tanto de las
diferencias culturales, como de las diferencias económicas, y la desigualdad social
y política que estas conllevan.

Esta visión de la interculturalidad se apoya en la dimensión antropológica de la


diferencia. Según ésta, cuando se analizan las diferencias en el seno de las
sociedades europeas, fácilmente se deduce que todos y todas somos diferentes y
que las diferencias (de sexo, de religión, de hábitat, etc.) constituyen la verdadera
“norma”, la auténtica realidad. Desde este enfoque se llega a la conclusión de que
todos y todas somos sujetos de una educación diferenciada, de una educación
intercultural o cívica (educación para la ciudadanía mundial), ya que es fundamental
educar a todo el alumnado para convivir con el otro, sea cual sea su diferencia o su
cultura. Esto supone unir indefectiblemente, educación inter-cultural y educación
antirracista.

Esto supone que todas las culturas puedan realizar aportaciones al medio común,
en condiciones de igualdad, que la escuela debe transmitir una cultura plural, en la
que estén representadas todas las culturas que coexisten en un ambiente
determinado, en la perspectiva de construir una cultura común y debe socializar
para vivir en sociedades multiculturales y democráticas. Implica la relativización de
todas las culturas, en especial de la propia, el descentramiento cultural.

3. Convivencia positiva

El ser humano es un ser social por naturaleza y como tal, necesita vivir en
comunidad, relacionarse con otras personas y es aquí cuando, inevitablemente,
surgen conflictos.

Los niños deben tener un entorno donde se sientan seguros, donde puedan
equivocarse y aprender. El primer núcleo es la familia y es el más importante, ya
que, cuando un niño en su entorno familiar recibe modelos de convivencia positivos
tiene muchas probabilidades de promover una convivencia agradable allá donde
vaya. Y esto es porque los niños suelen reproducir las conductas que ven, sus
principales modelos son sus padres. Cuando van ampliando esos entornos
encuentran otros modelos como profesores, iguales, medios de comunicación:
personajes televisión, juego, este es un aspecto que debemos tener en cuenta.

La situación que se puede vivir en los centros preocupa al profesorado. El


incremento de conductas disruptivas, las dificultades para dar clase, sobre todo en
determinados cursos de primaria y secundaria, las faltas de respeto y los
enfrentamientos con y entre el alumnado, son situaciones que dificultan la tarea
docente, causando una gran insatisfacción profesional e incidiendo en los
resultados académicos del alumnado.

Por ello ese tiempo, debe ser tiempo de calidad, es decir, un tiempo para el disfrute
juntos, jugando, realizando actividades en familia tales como lectura, hablar de
cómo ha ido el día, planear el fin de semana, realizar tareas de la casa juntos (poner
la mesa, cocinar, recoger, etc.).