Sei sulla pagina 1di 24

Manual Piragüero

Contando lluvias 1

Programa Integral Red Agua


Créditos

Manual piragüero 1 - Contando lluvias


ISBN: 978-958-57280-7-3
Alejandro González Valencia
Director general
Juan David Ramírez Soto
Subdirector de Calidad Ambiental
Comunicaciones Corantioquia
Subdirección de Calidad Ambiental
Universidad de Medellín
Investigación y textos
Marlon Vásquez
Ilustraciones
Libro Arte
Diseño y diagramación
Primera Edición
Medellín, Colombia
2014
Corantioquia
Carrera 65 No. 44A – 32
Medellín, Colombia
PBX + 57 (4) 4938888
www.corantioquia.gov.co

Distribución gratuita
Permitida la reproducción parcial o total de esta
publicación con fines pedagógicos citando las
respectivas fuentes.

Publicación elaborada en papel ecológico que en su


fabricación ha tomado en cuenta medidas concretas para
evitar impactos ambientales sobre el patrimonio natural.
No siempre llueve.
Cuando llueve, no cae lo
mismo en todas partes
Soy piragüero,
vengo a contar gotas de lluvia.
Dígame qué cuenta usted…
El milagro de la lluvia

Por voluntad de la naturaleza y de manera especial con la


energía proveniente del sol, un milagro ocurre cada día:
el agua salada del mar, las aguas de las quebradas, ríos,
lagunas y todas las aguas que recorren la tierra, son
purificadas y llevadas a lo alto de la atmósfera donde se
acumulan en forma de nubes de agua limpia que luego
caerán a la tierra en forma de granizo, nieve o lluvia.

Este proceso de purificación natural, movimiento y distri-


bución permanente del agua en la tierra, es lo que permi-
te que la vida continúe y que cada territorio sea lo que es.
El mágico milagro de la lluvia es la posibilidad de mante-
ner el verde de las montañas, la majestuosidad de los
bosques, la alegría y belleza de los ríos, así como el
funcionamiento de los acueductos que surten de agua
limpia y segura a las comunidades.

Observar la lluvia, medir la lluvia, contar la lluvia, sentir la


lluvia, es un asunto fundamental para saber cuánta agua
limpia tenemos disponible, en qué meses es más abun-
dante y en cuáles escasea, cuáles son las épocas más
favorables para la cosecha, en qué períodos del año
debemos estar más vigilantes con los niveles de los ríos
y en cuáles se requiere implementar medidas para alma-
cenar y reutilizar el agua.

Esta es una invitación a que juntemos nuestra


voluntad a la de la naturaleza y, entre todos, con-
temos buenas historias de las gotas de lluvia.
Monitorear: significa vigilar, observar, hacer
seguimiento, establecer un control sobre el
comportamiento de un proceso para detectar su
estabilidad o variabilidad a través del tiempo, en este
caso contando lluvias.
¿Qué es el Programa Integral Red Agua, Piragua?

Una piragua es un instrumento de viaje tripulado e impul-


sado por personas que sostienen en sus propias manos
el remo que los mueve a través del agua. Solo ellos saben
cuándo deben mover sus manos y con qué fuerza,
porque son ellos quienes conocen los misterios de los
remansos y los torbellinos y son ellos quienes saben
hacia dónde quieren ir y a qué velocidad pueden hacerlo.

El programa Integral Red Agua, Piragua, es una iniciativa


que busca el desarrollo sostenible de sistemas de infor-
mación del agua, construidos, implementados, operados
y autogestionados por las comunidades de cada munici-
pio, bajo el precepto de que la información debe fluir
desde el que la tiene hacia el que la necesita de manera
oportuna, confiable y comprensible para todos.

Así, el Programa Piragua se convierte una forma de viajar


a través de los mundos del agua; es un reconocimiento
de la voluntad y la solidaridad de las personas, es una
manera de tejer lazos entre las comunidades a partir del
conteo consciente de las gotas de lluvia, de medir los
niveles de agua en las quebradas y los ríos, de observar
los seres vivos que habitan en los variados ecosistemas
acuáticos; pero sobre todo, de compartir datos que son
recogidos entre todos y generar información práctica y
comprensible que a su vez, con la ayuda de los saberes
de cada uno de los miembros de la red, se convierte en
conocimiento que resulta de gran utilidad para las deci-
siones cotidianas de la comunidad.
¿Por qué es importante contar lluvias?
Para conocer y poder tomar decisiones pertinentes para
el cuidado del agua, se debe contar con información lo
más detallada posible de la lluvia en los municipios.

Esta es una tarea que se construye colectivamente para


generar información que ayude a comprender mejor la
naturaleza y a convivir con ella, pero también para tomar
decisiones en la vida cotidiana como saber cuál es el
momento adecuado para la siembra o para la cosecha,
cuál es la época seca y cuál es la más húmeda; además,
puede servir como herramienta para el diseño de obras
de infraestructura como puentes, sistemas de captación
de agua, carreteras y para la prevención de desastres
por sequias e inundaciones.
¿Cuánta agua cae cuando llueve?
La lluvia que cae se mide en milímetros. Cuando llueve y
cae un milímetro de lluvia, significa que en un área de 1
metro cuadrado (1 mt ) cayó un litro de agua. Entonces,
si cae un milímetro de llevua sobre el techo de una casa
que tiene 10 metros de ancho y 10 metros de largo (100
mts ) significa que cayeron 100 litros de agua. Podemos
imaginar ahora un aguacero de 100 mm que cae durante
una hora sobre una finca de una hectárea, o sea de
10.000 metros cuadrados. Entonces, ¿cuánta agua cayó?
Pues aunque parezca increíble, a la finca llegaron desde
el cielo, un millón de litros de agua que limpiarán y llena-
rán de vida las plantas, los suelos, los ríos y las quebra-
das.

En el departamento de Antioquia, con sus 61.000 millones


de metros cuadrados de extensión, caen en promedio
cerca de 2.500 mm de lluvia cada año, con variaciones a
más o menos en algunos sitios del departamento, superan-
do en muchas partes el promedio nacional de lluvias. Esto
significa que si durante ese año se hubiera acumulado el
agua sobre el suelo, sin infiltrarse, sin escurrir y sin evapo-
rarse, entonces todo Antioquia se habría convertido en una
gran laguna con una profundidad de 250 cm, por fortuna, el
agua escurre, se evapora y se infiltra.

En nuestro país Colombia, con más de un millón de millo-


nes de metros cuadrados de suelo continental, caen en
promedio cada año 3.000 milímetros de lluvia. Esto signi-
fica que en promedio, cada año el agua lluvia que se
precipita sobre el territorio nacional es superior a los tres
mil millones de millones de litros, lo que equivale a más
de tres millones de millones de toneladas de agua purifi-
cada que nos regala la naturaleza.
Es claro que las nubes son grandes lagos de agua en el
cielo. Ahora es necesario entender otro proceso que
ocurre cuando llueve, se trata de la velocidad con la que
las gotas de lluvia golpean el suelo. Si una gotica de agua
que pesa un gramo cayera desde una nube que se
encuentra a un kilómetro de altura y nada frenara su
caída, esa gotica caería con una velocidad superior a los
500 kilómetros por hora y eso sería muy peligroso. Pero la
naturaleza, en su equilibrio mágico, hace que el aire que
atraviesa la gota la vaya frenando y, como máximo, esta
gota alcanzará una velocidad de 10 kilómetros por hora.
¿Cómo contamos lluvias?
Para construir una red de monitoreo necesitamos perso-
nas que quieran comunicarse e intercambiar información.
Cada una tendrá un instrumento, el lluviómetro (como
decimos en Piragua a los pluviómetros), en el que tomará
los registros de lluvia, que compartirá con los demás
miembros de la red y con los que se construirá informa-
ción pública para tomar decisiones más acertadas en
nuestro territorio.
Contenedor (pluvíometro):
recipiente que permite
almacenar la lluvia que cae

Regla graduada: muestra


cuántos milímetros de
lluvia cayeron

Soporte: falicita la
instalación
del lluviómetro.

El lluviómetro de Piragua

El lluviómetro es la herramienta que utilizaremos para


medir la lluvia que cae en nuestro territorio. Con los datos
que obtenemos, podemos conocer mejor el comporta-
miento espacial y temporal de la lluvia y tomar decisio-
nes para hacer más productivas las actividades diarias o
aminorar los riesgos a los que estamos expuestos cada día.
¿Cómo medimos el agua lluvia en Piragua?

Realmente es muy fácil, solo tienes que querer y seguir


estas instrucciones:

1 Lo primero es conseguir un lluviómetro: se pueden


comprar en el comercio o puedes reclamar uno sin
ningún costo en Corantioquia. El formato en el que se
debe ir registrando la información que vayas obteniendo
cada día lo encuentras anexo en este manual.

2 Luego debemos buscar un lugar adecuado para


instalar el lluviómetro: debe ser un sitio en campo
abierto donde la lluvia no sea interrumpida por ningún
obstáculo. No puede ser debajo de un árbol ni muy cerca
de él o debajo de un techo. Debemos procurar que el sitio
no esté expuesto al tránsito de animales que puedan dañar
el lluviómetro, o que lo conviertan en bebedero de agua o
nido.

3 Y ahora sí, a instalar el lluviómetro: para instalar el


lluviómetro en el sitio seleccionado, debemos tener el
contenedor con la regla graduada, el soporte y un esta-
cón donde vamos a ubicarlo.

Entierra en el sitio identificado un palo o varilla. Asegúrate


de que quede bien firme y nivelado. Ahora instala el
soporte en el palo y coloca el contenedor. Éste debe
quedar a la altura del ojo de quien va a realizar las medi-
ciones. (Se sugiere que quede a más o menos 1.50 m de
altura) Ver figura 1.
Figura 1

4 Debes elegir una hora del día en la que vas a realizar


la medición: cada día, a la hora que consideres más
conveniente (pero siempre la misma o en un intervalo de
tiempo corto), invierte cinco minutos para revisar el lluvió-
metro. Lo ideal es que sea una vez en la mañana y otra en
la tarde.

Ni madrugo ni trasnocho
leo en la tarde a las cinco
y en la mañana a las ocho
5 Observa el nivel de agua: a la hora seleccionada,
debes mirar cuál es la rayita que indica el nivel de agua
que hay en el contenedor. Toma nota de esta medida y
regístrala en el formato establecido.

No olvides esta frase: “Mido, anoto, boto y vuelvo y


coloco”.

También debemos tener en cuenta que:

•Si no hay agua porque no ha llovido, entonces para


ese día debes anotar un cero “0” en la hoja de registro.

•Si se rebosa el lluviómetro porque ha caído una lluvia


muy fuerte, debes anotar lo siguiente: “> 160”, esto
significa que cayeron más de 160 mm que es lo
máximo que puede registrarse en el lluviómetro de
Piragua.

Ejemplo: El 7 de enero a las 8 de la mañana observé que


el agua llegaba hasta la rayita que indica 5 mm de agua.
Anoto este dato en la hoja de registro y vacío el agua
almacenada. Por la tarde, a las 5:00 p.m. volví a mirar el
lluviómetro y observé que no había agua. Anoto un cero y
al día siguiente repito el mismo procedimiento… y así
cada día. Si hay condiciones especiales como lluvia con
granizo, tormentas eléctricas, vendavales, lloviznas u
otros, lo escribo en el campo de observaciones.
6 Compartir la información con todos los Piragüeros.
Las hojas con las mediciones que se van obteniendo,
debemos guardarlas y cada mes, un compañero de
Corantioquia o de la administración municipal las recogerá.

¡Y listo! El lluviómetro está


preparado para recibir la
lluvia.
Solo se requiere que tú
también estés listo para
medir.
Un pequeño diccionario piragüero

Aguacero: una lluvia torrencial, generalmente de corta


duración.

Chubasco: lluvia de corta duración, generalmente de


intensidad moderada o fuerte. Puede estar acompañado de
viento.

Llovizna: lluvia muy débil en la que a menudo las gotas son


muy finas e incluso pulverizadas en el aire. En una llovizna la
pluviosidad o acumulación es casi inapreciable. Popular-
mente se le llama garúa, orvallo, sirimiri o calabobos.

Lluvia: es un término general para referirse a la mayoría de


precipitaciones acuosas. Puede tener cualquier intensidad,
aunque lo más frecuente es que sea entre débil y moderada.

Rocío: no es propiamente una lluvia, pero sí una precipita-


ción acuosa. Se forma en las noches frías y despejadas, por
condensación de la humedad del ambiente.

Tormenta eléctrica: es una lluvia acompañada por activi-


dad eléctrica y habitualmente por viento moderado o fuerte e
incluso con granizo. Las tormentas pueden tener intensidades
desde muy débil a torrenciales, incluso a veces son práctica-
mente secas. Oficialmente se clasifica como día de tormenta
aquel día en el que al menos una persona escucha un trueno.
CORANTIOQUIA y la comunidad de algunas zonas de
su jurisdicción han logrado avanzar en la construcción de
la primera red de monitoreo a escala local operada
directamente por las personas de cada municipio.

Con los datos recogidos se está fortalenciendo la red de


información en temas referentes al recurso hídrico en el
territorio antioqueño. Hemos aprendido muchísimas
cosas nuevas, sobre todo, que cuando nos unimos y
todos aportamos, podemos obtener resultados
sorprendentes y viajar a través del agua y de la vida de
un modo más alegre y confiable. Así, transmitiendo el
conocimiento y el trabajo hecho por todos, ayudamos a
fortalecer y construir la cultura del agua.

Bibliografía

CORANTIOQUIA. Contando lluvias.[video] 2011.


Disponible en: www.corantioquia.gov.co

Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.


[En línea] Disponible en: www.rae.es
En Piragua generamos información importante en
torno a nuestro recurso hídrico y la compartimos
con los demás miembros de la Red.

Notas Piragüeras
Notas Piragüeras
Notas Piragüeras
Notas Piragüeras
Notas Piragüeras
Programa Integral Red Agua

9 789585 72807 3

www.corantioquia.gov.co