Sei sulla pagina 1di 5

CONTROL Nº 1 ECONOMÍA DE LOS IMPUESTOS

PROFESOR JOSÉ YÁÑEZ HENRÍQUEZ

FECHA DE ENTREGA: MARTES 2 DE ABRIL DE 2019

1.- RESPONDA ESCRIBIENDO EN COMPUTADOR (SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE LAS MALAS LETRAS).

2.- LA EXTENSIÓN MÁXIMA Y MÍNIMA DE CADA RESPUESTA ES DOS CARILLAS TAMAÑO CARTA (DOS
HOJAS ESCRITAS POR UN SOLO LADO).

3.- ASEGÚRESE DE CONTESTAR DIRECTAMENTE LO PREGUNTADO Y EN FORMA COMPLETA, NO DEJE


COSA ALGUNA A LA INTERPRETACIÓN DEL CORRECTOR.

4.- EL PLAGIO ENTRE ALUMNOS Y CON LOS TEXTOS UTILIZADOS SERÁ SANCIONADO CON NOTA 1,0 Y
LA INFORMACIÓN SE TRANSMITIRÁ A LA DIRECCIÓN DE LA ESCUELA.

I.- Algunos personajes importantes han señalado que los impuestos son necesarios, aunque a nadie
les gusta pagarlos, para comprar civilización. Desde el punto de vista de las finanzas públicas
especifique concretamente que es lo que se está comprando.

II.- ¿En política tributaria un mismo impuesto puede cumplir simultáneamente el papel de impuesto
recaudador y de impuesto regulador? ¿Por qué?

III.- Como en la práctica es muy difícil medir el valor marginal de las deseconomías externas la
contribución del impuesto Pigouviano pierde su utilidad. Discuta y explique.
Control 1 Economía de los Impuestos

Cristobal Vargas 19.635.810-2

2/4/2019

I. En la teoría de finanzas públicas el Estado cumple un rol de distribuidor, regulador y


estabilizador del mercado, con el objetivo de reducir las fallas de este. (Yañez, 2016).

Para cumplir este objetivo los impuestos cumplen la función de ser una herramienta de
política económica que permite extraer recursos desde la ciudadanía para financiar las
funciones del Estado como son la entrega de bienes y servicios.

Ahora la más importante de las funciones de los impuestos es la recaudadora, pero


existen otros objetivos económicos como es ser un instrumento de regulación y de
estabilización.

Como recaudador, recoger recursos de la ciudadanía para financiar bienes y servicios del
Estado, esto con el objetivo de distribuir las riquezas del país de manera equitativa,
disminuyendo los errores del mercado. Por ejemplo, las calles, hospitales y las escuelas
son financiadas por impuestos, aunque en la práctica esta distribución no logra ser
captadas de la misma manera ni en misma proporción por todos los contribuyentes, si
permite aumentan el bienestar social.

Como regulador, es un instrumento que corrige distorsiones del mercado, como son las
externalidades negativas o las deseconomías externas, limitando el consumo de ciertos
males económicos, el impuesto al tabaco y el impuesto a la contaminación son ejemplos
de medidas reguladoras, que buscan disminuir el consumo y emisión de estos males
respectivamente. En la práctica, por lo menos en Chile se han mal utilizados como
instrumento de recaudación.

Como Estabilizador, es un instrumento para controlar el nivel de precios, es decir la


inflación o deflación controlando la demanda u oferta agregada, pudiéndose realizar un
uso eficiente del mercado.

Cuando nos referimos a civilización, reconocemos al Estado como el ente que sostiene el
contrato social entre nosotros, defendiendo la propiedad privada y las libertades
individuales, a través de leyes como es el caso de Chile, (en otros países puede tener otro
enfoque el Estado), pero para sostenerse esto requiere de el financiamiento de la
ciudadanía y es ahí donde los impuestos trabajn.

Respecto a los free riders, estos son agentes que no están dispuestos a distribuir sus
riquezas, pero si están dispuestos a usar los bienes públicos. El acto de evadir impuestos
daña el mantenimiento del Estado, evitando que pueda cumplir su rol, por lo que se
crean leyes para que todos los que quieran permanecer en un país contribuyan al Estado
y a la “civilización”

En conclusión, los impuestos compran civilización porque permiten financiar la actividad


de Estado, este usando los impuestos de manera recaudadora, reguladora y
estabilizadora permite que le Estado cumpla su rol regulador y distribuidor y
estabilizador, para una operación correcta del mercado, quienes no contribuyen realizan
un acto en contra de la civilización, aumentando las fallas de mercado y evitando la
equidad.

II. Cuando no referimos a un impuesto recaudador sabemos que es uno que tiene por
objetivo extraer riquezas de la ciudadanía para financiar actividades del Estado.

Cuando nos referimos a un impuesto regulatorio queremos señalar aquellos que tienen
por objetivo desincentivar el consumo o producción de un mal económico, en post de
alcanzar una eficiencia en la asignación de recursos, por ejemplo, el impuesto a la
contaminación y el tabaco, son regulatorio.

En teoría estas son sus funciones principales, pero en la practica existen gobiernos como
el de Chile que intentan utilizar los regulatorios como recaudadores, que ha sido el caso
del impuesto a las bebidas alcohólicas.

Pero un impuesto no debería ser regulatorio y recaudador a la vez, esto lo veremos


señalando ciertos principios.

Primero, un impuesto recaudador debe ser neutral, es decir no incentivar ni desincentivar


las daciones economías, el regulatorio por otra parte si tiene ese objetivo (Yañez, 2012).

Es posible incluso que, para alcanzar el nivel óptimo de la tasa de este impuesto, se
sacrifique la recaudación más eficiente (mayor) por una menor que logre el óptimo social.

Segundo, un impuesto recaudador debe ser suficiente para financiar a las actividades de
estado (Yánez, 2012), en Chile las dos principales fuentes son: el impuesto a la renta y el
IVA, que en 2014 fueron alrededor del 88% de la recaudación, mientras que
combustibles, tabaco y productos específicos (impuestos reguladores) fueron del 10%
(Ministerio de Hacienda, 2015), es decir que no cumplen esta función.

Tercero, los impuestos recaudadores deben ser equitativos, es decir que deben gravar de
manera proporcional, comúnmente en relación a los ingresos de cada contribuyente
(Yánez 2012).

Por el contrario, el regulatorio busca evitar el consumo, por lo que los productos y
actividades que generen estos males deberían ser gravados en función del mal que
generen, es decir en forma unitaria o específica, por ejemplo, los cigarrillos deberían ser
por unidades, la contaminación por volúmenes de gases o desechos, entre otras cosas,
todo con el objetivo de minimizar el impacto de estos.

Entonces, no deberían existir impuestos que sean recaudadores y reguladores al mismo


tiempo porque no logran cumplir los 3 objetivos planteados anteriormente, suficiencia,
equidad o neutralidad simultáneamente, cabe recalcar que existen otras condiciones que
también muestran esta incongruencia.

Aun así, hasta el día de hoy gobiernos siguen intentando mantener estas prácticas como
es el caso de Chile, estos impuestos no sirven para financiar las actividades de Estado y
por la búsqueda de recaudación tampoco cumplen con minimizar el mal económico. Por
ende, repito un impuesto no debe ser recaudador y regulatorio simultáneamente.

III. El Impuesto pigouviano es un instrumento de política económica que tiene por objetivo
reducir el daño que ocasionan las externalidades negativas y las deseconomías que se
generan por las fallas del mercado (Yánez, 2017), esto se entiende como señalaba Pigou
“quien contamina, paga”, dando a entender que actividades contaminantes como son las
industrias generan costos sociales que no son captados por los agentes, pero existen.

Es decir, es posible señalar los impuestos pigouvianos como impuestos de carácter


regulatorio, pero que reconocen que los gastos extra de estos se compensan con la rebaja
de impuestos recaudadores.

Respecto a lo señalado en la pregunta, ciertamente es verdad que para medir el valor


marginal que generan las externalidades es muy difícil de medir, pero no es imposible.

Por ejemplo, en Chile existen impuestos a las bebidas alcohólicas porque estas generan
externalidades negativas para los del alrededor del individuo y a él también, este caso no
cuenta como impuesto pigouviano porque la forma que se genera el impuesto es en base
ad valorem y se a malentendido su uso, pero si se aplicara el impuesto por grados de
alcohol y en función de reducir el consumo, se podría generar un impuesto pigouviano.

Podemos reconocer las ideas de impuestos pigouvianos como el origen de los impuestos
recaudadores, que malentendidos en el hoy en día son utilizados como recaudadores.

Entonces señalar que en el día de hoy son inútiles es un error, ya que, pese a que en la
práctica en Chile no se logran aplicar impuestos pigouvianos a cabalidad, estos son la base
de los impuestos regulatorios.

Además, los impuestos pigouvianos últimamente han ganado terreno en países


desarrollados y en instituciones internacionales que promueven el uso de estos
impuestos, como medio de reducir las fallas del mercado, reduciendo el costo social que
estos generan.

Bibliografia
Yáñez, José, 2016, ¿Por qué son necesarios los impuestos?, Revista de Estudios Tributarios, Nº 16,
Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, ISSN 0718-9478.

Yáñez, José, 2017, Impuesto Pigouviano, Revista de Estudios Tributarios, Nº 17, Centro de Estudios
Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, ISSN-0718-9478 - Versión impresa e
ISSN 0719-7527 - Versión en línea.

Yáñez, José, 2012, Impuestos reguladores versus recaudadores, Revista de Estudios Tributarios, Nº 7,
Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, ISSN 0718-9478.