Sei sulla pagina 1di 4

Republica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria


Universidad Centro-Occidental Lisandro Alvarado
Decanato Experimental de Humanidades y Artes
Licenciatura en Música
Barquisimeto Edo-Lara

La cultura

Facilitador:
Jesús Rodríguez

Alumno:
Abraham Aguilar V-25433892
Etimológicamente, la palabra cultura tiene su origen en el latín y su tradición al español es
“Sembrar”. Fue utilizado por primera vez por el filósofo Cicerón en el contexto que indicó como
“Cultura Animi” (Siembra del alma). Fue acunada en el mundo occidental para referirse al hecho
de tener conocimiento en las artes del arado y siembra de la tierra, mencionaba que aquellos
hombres con cultura eran esos que tenían las habilidades y aptitudes para sembrar y cosechar
alimentos para comerciar o consumirlos. Sin embargo, es curioso como la palabra per se, fue
transmutando hacia otros contextos y ámbitos sociales y filosóficos, siempre de manera
interrelacionada. El término fue recorriendo caminos y se trasladó de un lugar en el significado de
la gente a otro, mas sin embargo, siempre tuvo la característica de ir de la mano con el hecho de
poseer conocimientos.

No deja de ser algo peculiar el hecho de que la palabra “cultura” ha significado tantas cosas a
lo largo de la historia de la humanidad y que, viéndolo desde un enfoque objetivo y pragmático,
posee un poder enorme en lo que nos hace sentir identificados como seres racionales y el conjunto
de elementos que se globalizan y que pueden ser heredados por el mismo hombre sin tener nada
que ver con lo netamente genotípico. Cada uno de estos conceptos siempre estuvo tomado de la
mano con el acto de instruirse, tanto individualmente como en masa. Desde identificar “aquello
que se puede heredar sin tener que ver con la genética”, hasta “todo lo relacionado con las artes”.
La cultura ha sido la característica inherentemente instructiva que ha ayudado al humano a
evolucionar y a refinar su manera de pensar sin tener que irse obligatoriamente por alguna rama
científica como lo pueden ser la medicina o las matemáticas y, aun así, ser considerada como
educación en aras de un mejor desarrollo de la persona. Incluso en aras de la eterna búsqueda
filosófica de la identidad propia de dicha persona a lo largo de su vida.

Es la cultura una manera de agrupar a las personas, y estas a su vez se sentirán atraídas hacia
aquellas personas con las que compartan ciertas características en común con su identidad cultural,
esto es gracias al instinto de manada que posee el ser humano. Este es uno de los rasgos que nos
han definido como sociedad a lo largo de la historia y gracias a esto han surgido grandes
paradigmas sociales que han moldeado la historia de la humanidad como la conocemos, haya sido
para bien o para mal.

Al ser un término tan ambiguo y que abarca tantas cosas al mismo tiempo de manera
interrelacionada, la cultura es una de las palabras con más amplio espectro que puede tener el ser
humano. Podría decirse que alguien tiene muchos conocimientos sobre las leyes de la física sería
una persona con cultura, como también se podría hablar de un actor de teatro cuyas interpretaciones
son magistrales y este también estaría relacionado estrechamente con el término del cual se está
hablando. Esto refleja que la cultura es algo que nos rodea y nos empapa de manera absoluta en
nuestro andar diario y que, lo queramos o no, la cultura es una parte fundamental de la sociedad,
un pilar más en la estructura de la vida y la forma más amplia de ganar conocimiento hasta el punto
de la llamada “iluminación” (si así lo quisiera el instruido).

Antes del siglo XX, las “culturas” eran algo que se podía distinguir de manera visible (bien sea
por la manera de hablar o de vestir, etc). Hoy en día con el proceso de globalización social por el
cual se está pasando, la línea que separa las diferentes culturas se ha vuelto más difusa puesto que
todo el mundo está informado sobre todo lo que lo rodea debido al mundo virtual y la web, sin
mencionar la cantidad de vertientes culturales que existen hoy en día en cualquier área, así como
la cantidad de ramificaciones que existen debido a las diferentes maneras de pensar y actuar. Las
culturas han ido conviviendo las unas con las otras, causando un proceso en el que las mismas
comparten sus ideas e incluso llegan a unificar criterios para sintetizarse y crear un nuevo mundo
de posibilidades culturales.

Venezuela, siendo siempre un centro de convergencia mundial a lo largo de los años gracias a
su ubicación geográfica es un gran ejemplo de lo previamente mencionado. La yuxtaposición de
las diferentes culturas mundiales y su relación entre ellas se ha ido estrechando más y más hasta
el punto de que a veces van tomadas de la mano las unas con las otras, compartiendo las tradiciones
y vivencias traspasadas por las generaciones que han vivido en este país, viéndose reflejado desde
todo punto de vista, tanto científico como artístico.

Tomémoslo desde la perspectiva musical por ejemplo. En Venezuela se dio una gran
convergencia de ritmos y música en la segunda mitad del siglo XX, haciendo florecer un género
en particular que sería “la fusión de lo mejor de dos mundos”. Se trata de la Onda Nueva, un género
surgido en la década del 60/70, cuyo pionero fue el compositor venezolano Aldemaro Romero.
Una combinación impresionante de ritmos y melodías propias del joropo y otros géneros
venezolanos, fusionadas con armonías tomadas del jazz estadounidense e incluso del bossa nova
brasileño. Este género de gran dificultad técnica y gran riqueza intelectual tiene un amplio
recibimiento en el publico venezolano y es la epitome de dicha combinación e interrelación de
culturas yuxtapuestas entre sí que viven a lo largo y ancho del país, sirviendo como ejemplo de
cómo estas viven y comparten lo mejor de sus criterios para formar algo nuevo e innovador.

A pesar de la metamorfosis que ha sufrido el significado de la palabra cultura a lo largo de los


años. Quien escribe este ensayo considera, a manera de conclusión, que la cultura es aquella
perfecta relación de conocimiento entre las artes y las ciencias que puede ser aprendido por
cualquier persona independientemente del nivel de educación que posea, tomando en cuenta que
el mismo posee una identidad propia que moldea su forma de pensar y esta a su vez moldea la
cultura de lo que él cree. La cultura es el conjunto de hechos y acciones que forman parte de la
vida diaria a través de las artes, de tradiciones y/o manifestaciones de cualquier tipo que se dan en
cualquier grupo social, que son vividas y aprendidas de manera tanto empírica como formal y que
moldean la tradición y la manera de pensar, otorgándole al grupo (y al individuo) que se rige por
esta, la capacidad de sentirse identificado por la misma.