Sei sulla pagina 1di 2

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 10, 28-31

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo
y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o
hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –
casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad
futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Reflexión

Los primeros serán los últimos y los últimos los primeros


Una vez más es Pedro quien toma la palabra y habla en nombre de los doce. Parece como
si retara a Jesús. “Mira, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”, dijo. Su
mentalidad comercial es también en ocasiones la nuestra, le damos a Dios para que nos dé
algo a cambio.
Seguro que Jesús le contestó con una sonrisa en la boca y el corazón al ver que todavía no
se habían enterado de nada. Jesús fue claro en manifestar la recompensa a sus seguidores,
pero para que no derrocharan su heredad acabó con una sentencia: “Muchos primeros
serán últimos y muchos últimos primeros”.
La tentación de creernos buenos, de sentirnos primeros por ser discípulos de Jesús está
siempre ahí. Por eso Jesús nos advierte de ello, para que no nos acomodemos. Si hemos
dejado todo por seguir a Jesús se tiene que notar en nuestro obrar. Nuestra fe tiene que ser
avalada con nuestra vida.
En la primera lectura leíamos que para celebrar bien el culto y presentar ofrendas
agradables a Dios había que cumplir la Ley. Ahora nosotros somos la ofrenda, pero para que
esa ofrenda sea agradable a Dios tiene que ser acrisolada en la prueba; por eso dice Jesús:
“junto con persecuciones”. En las dificultades se va a poner de manifiesto si de verdad
seguimos a Dios por Él mismo o por una recompensa humana y material.
Pidamos al Señor nos conceda la gracia de vivir en constante vigilancia para que nuestra
entrega nazca de un corazón puro, libre de todo miramiento humano.

Este próximo miércoles comienza la Cuaresma. El Papa Francisco propone 15 sencillos actos
de caridad que él ha mencionado como manifestaciones concretas del amor de Dios:

1. Sonreír, un cristiano siempre es alegre!


2. Dar las gracias (aunque no “debas” hacerlo).
3. Recordarle a los demás cuanto los amas.
4. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.
5. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.
6. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.
7. Levantarle los ánimos a alguien.
8. Celebrar las cualidades o éxitos de otro.
9. Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita.
10. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse.
11. Corregir con amor, no callar por miedo.
12. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti.
13. Limpiar lo que uso en casa.
14. Ayudar a los demás a superar obstáculos.
15. Llamar por teléfono a tus padres.

EL MEJOR AYUNO
¿Te animas a ayunar en esta cuaresma?

• Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas


• Ayuna de descontentos y llénate de gratitud
• Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia
• Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y optimismo
• Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios
• Ayuna de quejarte y llénate de las cosas sencillas de la vida
• Ayuna de presiones y llénate de oración
• Ayuna de tristezas y amargura y llénate de alegría el corazón
• Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás
• Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación
• Ayuna de palabras y llénate de silencio y de escuchar a los otros
Si todos intentamos este ayuno, lo cotidiano se llenará de:
PAZ, CONFIANZA, ALEGRÍA Y VIDA