Sei sulla pagina 1di 28

SILLAR AREQUIPEÑO: EN

BUSQUEDA DE SU CANTERA

Siempre vemos, desde fotos antiguas, hermosas portadas de iglesias y fachadas de casas de
la ciudad de Arequipa talladas en sillar, como esta magnífica foto de la Portada de la Iglesia
de la Compañía en dicha ciudad.

Hace unos días estuvimos admirando en el mismo Arequipa, la magnífica


arquitectura basada en tallados realizados en sillar. Es cierto que cada vez son
menos las obras que se realizan con este material pero sigue siendo el material
mas común que uno puede encontrar en sus construcciones.
Y surgieron las preguntas: ¿quienes las tallaron? ¿dónde se encuentra las
canteras del material? A la primera pregunta solo podremos responder
investigando un poco mas. Pero para responder la segunda pregunta, solo era
cuestión de averiguar de donde provenía dicho material, es decir su cantera. Así lo
hicimos y recibimos como respuesta que deberíamos ir al distrito de Cerro
Colorado. Y hacia allí nos dirigimos.

Acompáñenme en esta interesante (y fotográfica) visita, para conocer de donde


proviene el sillar.

ANTES DE IR, UN POCO DE SU HISTORIA


Antes de partir, conozcamos un poco de su historia, según lo que indica Sandra
Negro en su artículo APRECIACIONES EN TORNO A LA RUTA DEL SILLAR
AREQUIPEÑO (1):

“En el siglo XIX comenzó la explotación del sillar en la quebrada


de Añashuayco, que tiene una longitud de 18 kilómetros y se
extiende desde Cerro Colorado hasta el distrito de Uchumayo. En
el 2008, la quebrada de Añashuayco fue integrada a un corredor
turístico, que promocionaba el trabajo de los talladores de sillar
en las canteras. Dicha quebrada constituye parte del glacis de
Arequipa y se origina en las laderas de los frentes lávicos del
volcán Chachani, generando tres quebradas confluentes:
Añashuayco, donde se sitúan doce canteras, el área de Yura
donde se trabaja la extensa cantera de Cobarsi y el sector de
Uchumayo con varias canteras sin explotar, entre las que
destaca Culebrillas, por su estrechez y profundidad, horadada por
elementos naturales como la actividad sísmica y la fuerza eólica”.
RUMBO A LA CANTERA DE AÑASHUAYCO
El viaje desde la ciudad de Arequipa en movilidad propia dura aproximadamente
40 minutos, y casi al llegar la trocha carrozable tiene su trazo en forma paralela al
impresionante cañón que forma esta extensa cantera de sillar.
Después de un corto trecho, uno encuentra un camino que nos lleva a la parte
baja del cañón que se ha formado por la explotación de esta cantera. Un letrero
nos da la bienvenida.
Continuando con el camino encontrará este plano de ubicación de los talleres de
extracción de sillar. Este gráfico es muy interesante, porque nos da una idea de lo
extensa que es. Seguimos avanzando en el camino.
La vista que nos regala la cantera (que en realidad es un cañón) es impresionante
y por ratos resalta mucho la blancura de sus altos muros, los cuales hacen
excelente contraste con el celeste cielo que al menos ese día nos acompañó.
Llegamos a una explanada (quizás la mas ancha), en donde se encuentra el
centro de interpretación. El lugar es impresionante y muy bello. Hacia un lado,
podemos ver la cantera en plena explotación y hacia el otro, unas verticales
paredes creadas por anteriores explotaciones, en donde los artesanos han tallado
un homenaje a los talladores de sillar así como los escudos del Perú y de
Arequipa. Existe una réplica de la portada de la Iglesia de la Compañía, pero el
tallado esta inconcluso.
Aquí encontrarán un lugar donde dejar la movilidad y cobijarse del fuerte sol, si así
le tocara el día. Los recibirá una persona representando a la “Asociación de
cortadores del Sillar – Canteras Arequipa” que les solicitará una donación de S/.
5.00 como “colaboración para la conservación y mantenimiento de la RUTA DEL
SILLAR”. Y a caminar se ha dicho.
Escudo del distrito de Cerro Colorado – Arequipa
Vista de parte de cantera anteriormente explotada, en donde hacia el lado izquierdo está el
homenaje a los talladores del lugar, continua con la inconclusa fachada de la Iglesia de la
Compañía, en el centro (parte superior) el escudo del Perú y hacia la derecha el escudo de
Arequipa
Detalle de los escudos de Perú y Arequipa
Homenaje a los talladores de la zona. Escultura de aprox. 3.00 mt de alto
Como hemos indicado, en un lado, donde hay una cantera abandonada con
paredes de aproximadamente veinte metros de alto, los talladores han emprendido
un faraónico trabajo: el frontis de la Iglesia de la Compañía de Arequipa. Me
indican que el proyecto empezó hace cuatro años mas o menos y actualmente
está paralizado.
HAGAMOS UN BREAK: ¿QUE ES EL SILLAR?
En la Tesis presentada por el Bachiller: GONZALO JAVIER CUEVA NEYRA para
obtener el Título Profesional de Licenciado en Antropología en Universidad
Nacional de San Agustín de Arequipa, titulada “PERCEPCION DE LOS
CORTADORES DE IGNIMBRITA DE LA QUEBRADA DE AÑASHUAYCO COMO
PATRIMONIO CULTURAL, DISTRITO DE CERRO COLORADO – AREQUIPA
2017”, nos dice:

“ORIGEN DEL SILLAR: La información de este ítem ha sido


tomada literalmente del trabajo realizado por la bachillere Adela
Valeria Desiret Boza González: “El Ingeniero Pablo Meza
(Características Físico Químicas del Sillar, 2012) nos dice que el
origen de este material es consecuencia de una gran explosión,
proveniente de un llamado “volcán enano”, del cual se expulsaron
grandes descargas de un material incandescente de composición
ígnea, que tomo una textura parecida a la espuma. Este material,
que inicialmente se encontraba a una alta temperatura, se enfrió y
se solidifico en un proceso de cristalización junto con otros
elementos dando origen a una roca denominada ignimbrita (2)“.
Seguimos caminando
El sol es muy fuerte pero la belleza del lugar no nos los hace sentir. Siguiendo el
camino nos detenemos frente a la escultura de un burro, por lo que preguntamos
su significado. Aquí la explicación: cuando todavía no había movilidades hasta
Arequipa, el traslado de los bloques se hacían mediante burros, llevando cada uno
solo dos bloques de sillar (uno a cada lado como muestra la escultura). Cada
bloque medía en promedio 54 x 30 x 14 cms y pesa 35 kilogramos. A eso le
llamaban una carga. Actualmente le siguen llamando una carga a dos de estos
bloques.
Pero, ¿cómo se hace cada bloque? La respuesta la obtuvimos en la siguiente
parada. Sigamos caminando por la cantera.
Modulo de interpretación (a la izquierda) y rumas de sillar

Llegamos hasta uno de los “modulos de interpretación” (lugar techado con


asientos de sillar que sirven para que expliquen al visitante las labores de
extracción) en donde conocí a Saturnino. El, aunque domingo, estaba labrando
uno de los 15-20 bloques de sillar que hace diariamente, bajo un inclemente sol
cerca del mediodía. Nos recibe muy amablemente con ganas de explicar
(perdurar) que hace para obtener finalmente “una carga”. Lo primero es el
desquinchado que consiste desde la parte superior mediante barretas, desprender
grandes bloques de sillar, los cuales caen libremente, dañándose (pulverizando
sería capaz la palabra correcta) las aristas. Ya en el nivel del piso donde trabajan,
igualmente mediante cuñas metálicas y golpes certeros de comba, empiezan a dar
forma a los bloques. Cuando “al ojo” están cerca de las medidas que debe tener
cada bloque ya tallado (54 x 30 x 14 cms) con una plantilla metálica trazan lo que
será el bloque final para acabar de refilarlo y labrarlo como ellos le llaman. Estos
bloques finalmente se apilarán en rumas de 200 unidades para que sean
trasladados a su destino. El precio actual de 200 bloques es de Un Mil Soles es
decir S/. 5.00 por bloque. Hay que destacar que todas las herramientas que
utilizan son artesanales.
Saturnino para realizar su labor no utiliza ningún tipo de vestimenta especial:
yanques como calzado, unos bluejeans muy gastados, una polera y sombrero.
Como medida de protección un pedazo de tela tapándose la nariz que lucha por
hacer frente a la cantidad de polvillo que flota en el ambiente.

Nos cuenta que el tiene el trabajo “por herencia familiar”. Hace algunos años indica, habían
muchos talladores (“hemos trabajado hasta 200 personas aquí”) pero ahora son muy pocos,
casi todos mayores ya que a la juventud no le interesa esta labor. Le pregunté por su hijo, si
acaso iba a seguir la tradición: “ni conoce la cantera” fue su escueta respuesta. ¿Cuál será el
futuro de las canteras y por ende, del arte del tallado en sillar? nos preguntamos.
Nos explica la cantera produce dos tipos de sillares: el blanco que es el más
común, y el sillar rosado que es escaso porque las vetas (que se encuentran en la
parte superior) no están presentes en muchos lugares de la cantera. Y por ser
escaso su precio es mucho mayor.
Zona de la cantera de sillar rosado (parte superior)

Es importante indicar que hacer un bloque genera mucho desperdicio del mismo
material, el cual es esparcido en los caminos. Ello ha llevado a que el nivel de las
vías se incremente día a día y por consiguiente la altura de los farallones
disminuya.

Saturnino nos habla de la falta de apoyo del Gobierno Regional (“por nosotros
Arequipa ha sido declarado Patrimonio Mundial”) y su preocupación de que la
expansión urbana está colindando peligrosamente con las canteras.
Quema de basura en la parte superior de la cantera
Avance de la ciudad hacia la cantera

Al abandonar la cantera de Añahuayco, y como plus de nuestra visita, un halcón


peregrino nos despide.
Visitar las canteras de sillar en Añashuayco es una experiencia de turismo
vivencial única ya sea por la imponente belleza del lugar así como por la labor
anónima que realizan los canteros.

Un lugar que uno debe visitar.

NOTAS:
(1) “APRECIACIONES EN TORNO A LA RUTA DEL SILLAR AREQUIPEÑO” por
Sandra Negro. Instituto de Investigación del Patrimonio Cultural. Universidad
Ricardo Palma.

(2) “PERCEPCION DE LOS CORTADORES DE IGNIMBRITA DE LA QUEBRADA


DE AÑASHUAYCO COMO PATRIMONIO CULTURAL, DISTRITO DE CERRO
COLORADO – AREQUIPA 2017” Tesis presentada por el Bachiller: GONZALO
JAVIER CUEVA NEYRA para obtener el Título Profesional de: Licenciado en
Antropología. Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa.

FOTOS:
 Portada de la Iglesia de la Compañía en dicha ciudad. Fuente: Archivo fotográfico de Lima La
Única.
 Todas las demás fotos, del autor, tomadas el 16.09.2018.

Interessi correlati