Sei sulla pagina 1di 3

Adolf Hitler

Hijo de un aduanero austríaco, se quedó huérfano cuando todavía era muy joven. Se
trasladó a Viena en 1905, para hacer estudios artísticos; el tiempo que estuvo en esta
ciudad, en la que los dirigentes municipales mandaban con ideas racistas en contra de
los judíos, fue muy importante en su vida. En 1912 se fue a vivir a Munich. En 1914 se
alistó en el ejército bávaro, en el que fue cabo; en la I Guerra Mundial lo hirieron, y
sufrió daños en los ojos provocados por los gases que fueron novedad en esta guerra.
Por estos daños, se le condecoró con la cruz de hierro.
En 1919 se convirtió en oficial de propaganda de la nueva Reichswehr, y era
encargado de luchar contra el bolchevismo y de extender las ideas nacionalistas. Uno
de sus jefes, Gottfried Feder, lo puso en contacto en julio de 1919 con un partido
político de extrema derecha, dirigido por Drexler. En poco tiempo, ya era miembro del
comité de directores, y redactor del semanario del partido.
En 1921 eliminó a Drexler y le puso el nombre al partido de "Partido nacionalsocialista
alemán del trabajo", y fue su presidente. Comenzó unas buenas relaciones con la
Reichswher y con los sindicatos. Gracias a la importancia de su organización
paramilitar, las S.A., fue director del Kampfbund (Liga de asociaciones de combate),
que se formó en septiembre de 1923.
Hitler intentó imitar el golpe de estado de Mussolini el ocho de noviembre de 1923,
pero no le salió bien, y al día siguiente el gobierno bávaro mandó disparar sobre Hitler,
Ludendorff, y sus hombres. Hitler fue herido y también condenado a pasar cinco años
en prisión en 1924. Aprovechó el tiempo en la cárcel para hacer un libro en el que
plasmaba todas sus ideas: Mein Kampf (Mi lucha).
Hitler creó las S.S. para contrarrestar a las S.A. de las que desconfiaba. En 1929 entró
en contacto con el industrial Hugenberg, ya que este necesitaba piquetes armados que
fueran en contra de los comunistas.
El partido nazi aumentó mucho sus diputados gracias a lo bien que lo hacía Hitler
cuando exponía sus ideas, y así, se ganó la confianza del subproletariado, de ciertos
parados, y de los burgueses que estaban descontentos. Hitler se presentó a las
elecciones presidenciales y aunque fue vencido, fue elegido por muchos votantes.
El nuevo canciller, Von Papen, que representaba a la derecha, concedió a Hitler la
disolución del parlamento y autorizó las S.S. y las S.A..
El 30 de enero de 1933, Hitler tuvo que conformarse con ocupar el poder junto con los
conservadores. Hitler, comenzó por disolver el parlamento, e hizo una campaña, en la
que las S.A. cambiaron el resultado. Además, el Reichstag se incendió, y esto fue
atribuido falsamente a los comunistas. Por todo esto, el cinco de marzo, los nazis
obtuvieron el 44 % de los votos.
Ahora el canciller (Hitler), ya tenía el poder del país por un período de cuatro años (a
partir del 23 de marzo). Hitler, utilizó estos cuatro años para reorganizar Alemania y
hacer más fuerte su dominio.
Durante la noche del 30 de junio de 1934 (se le dice "noche de los cuchillos largos"),
Hitler se deshizo (asesinándoles) de los jefes de las S. A. y de sus adversarios
políticos.
Hitler acumuló la presidencia del Reich y la cancillería, con el nombre de
"Reichsführer", obteniendo el 88 % de los votos en agosto de 1934.
Para hacer realidad sus ideales, lanzó ideas simples sobre la superioridad de la raza
alemana y decía que el destino lo había llamado para hacer que los alemanes
dominaran sobre el mundo.
Cuando llegó al poder, organizó una policía estatal, la Gestapo, y persiguió a los
comunistas, a los socialdemócratas, a las organizaciones obreras, a los antinazis, a
los judíos (a los que quería exterminar), e incluso a las Iglesias, contra las que chocó
porque él quería controlar a la juventud.
Desde su llegada al poder, Hitler comenzó a preparar la guerra. Quería que el dominio
de la Alemania nazi sobre Europa, hiciera feliz a todos los alemanes. Consiguió
disminuir el paro con las industrias de guerra, que trabajaban a un alto ritmo desde
1933. Organizó una propaganda perfectamente montada, que dio a la gran mayoría de
la población una confianza ilimitada en el jefe y en el futuro que él preparaba.
Eliminó las limitaciones que había impuesto el Tratado de Versalles para las fuerzas
armadas alemanas, y de nuevo ocupó Renania el 7 de marzo de 1936. Intervino en la
organización de un golpe de estado contra el gobierno austríaco.
Hitler, hizo muy bien al esperar que las potencias de dividieran para comenzar la
guerra, pero, por otro lado, él esperaba que Gran Bretaña se uniera a Alemania, para
luchar contra sus dos grandes enemigos: Francia y la U.R.S.S., pero no fue así.
Entonces Hitler, se hizo amigo de Italia y como Mussolini, el Führer (Hitler), decidió
intervenir en la guerra civil española.
Camufló (para que no se notara que preparaba una guerra) con el nombre de lucha
contra el bolchevismo, la alianza con los dictadores (entre ellos Mussolini). Se alió con
Japón, que debía servir para advertir al ejército de la U.R.S.S.
A finales de 1937, Hitler decidió reunir a todos los países de lengua alemana, antes de
que las potencias de occidente hubieran acabado de prepararse.
Hitler renovó a una parte del personal gubernamental. El Führer, consiguió eliminar a
su comandante en jefe, Von Fritsch en febrero de 1938, y a su jefe de estado mayor,
Beck, en septiembre del mismo año, y decidió asumir él el mando.
Hitler, aunque estaba seguro de la actitud del Duce (Mussolini), pero sin advertirle,
intervino en Austria, el 13 de marzo de 1938. En los acuerdos de Munich el 30 de
septiembre del mismo año, le entregaron una cuarta parte de Checoslovaquia.
Organizó la secesión eslovaca y comenzó a mandar en Bohemia-Moravia el 15 de
marzo de 1939. Después ocupó Memel, el 22 de marzo del mismo año. A partir de
1939, comenzó a pedir los territorios "alemanes" en Polonia.
Después de reforzar su alianza con Italia en el pacto de Acero del 22 de mayo, y de
firmar el pacto de neutralidad germano-soviético el 23 de agosto, provocó el comienzo
de la segunda guerra mundial al invadir Polonia el uno de septiembre.
A partir de aquí, comienzan a sucederse las victorias alemanas, y el dominio hitleriano
se extendió por toda Europa. El 22 de junio de 1941 atacó a la U.R.S.S., y el fracaso le
hizo tomar él mismo el mando del ejército de tierra.
Hasta finales de 1942, el éxito estaba dando la razón a Hitler, pero después de
Stalingrado, el dos de febrero de 1943 y de la apertura del segundo frente en
Normandía el seis de junio de 1944, la derrota de Alemania parecía inevitable, y los
oponentes conservadores, se reunieron para acabar con Hitler, antes de que Alemania
fuese definitivamente arruinada.
El coronel Von Stauffenberg, puso una bomba en el cuartel general del Führer el 20 de
julio de 1944. Hitler, que resultó con ligeras heridas, aplastó a los sublevados, que
creían que este estaba muerto, y se habían "destapado" para actuar.
En la última época, Hitler era un enfermo mental, que estaba "destrozado" por las
derrotas. sin embargo, todavía creía que podía ganar por medio de armas secretas
como la bomba atómica, que estaba en preparación.
Supervisó el último ataque alemán (Ardenas, diciembre de 1944 - enero de 1945).
Después, el 20 de abril de 1945, viendo que Alemania iba a ser dividida en dos partes,
repartió el alto mando entre el almirante Dönitz y Göring. A pesar de que los que le
apoyaban querían llevarle al "reducto bávaro", Hitler decidió morir en Berlín. El 29 de
abril de 1945 se casó con su amante Eva Braun, y nombró para sucederle al almirante
Dönitz. El 30 de abril de 1945, se suicidó de un tiro de revólver.