Sei sulla pagina 1di 3

Cristalización de Rocas

Introducción
Se le llama roca a un agregado natural de minerales, es decir, un sólido
formado por uno o más minerales. A su vez, en la naturaleza la mayoría de
minerales son sustancias cristalinas, conque se entiende que es común
encontrar cristales en las rocas.
Los cristales son sólidos con átomos ordenados; dichos cristales pueden
desarrollar formas geométricas como caras, anillos, bordes, etc.
Antes de mencionar el proceso de cristalización es importante recordar el ciclo
de las rocas: en un proceso de dicho ciclo, las rocas metamórficas, sometidas
a fuertes cambios en presión y temperatura por debajo de la corteza terrestre,
pasan a fundirse en magma. El magma a su vez puede solidificar in situ o ser
expulsado como lava y convertirse en lo que se conocen como rocas extrusivas
o volcánicas.
Hay que entender que, estando en el interior de la corteza, el enfriamiento
del magma es mucho más lento que el de la lava la cual desarrolla un descenso
de temperatura brusco una vez entra en contacto con el exterior. Con este
conocimiento es posible deducir que la formación de cristales es más
beneficiosa dentro de la superficie que al exterior de ésta; de hecho, entre una
roca volcánica y una roca plutónica o intrusiva, solo en esta última es posible
notar con claridad la formación de cristales mientras que en las volcánicas
son microscópicos o puede que incluso no lleguen a formarse.
Cristalización del magma
Como ya se mencionó, el magma se origina por la fusión parcial o total de las
rocas de la litosfera; esta fusión parcial o total se puede dar hasta en
profundidades de unos 200 km.

La serie de Bowen

Norman Levi Bowen (1887-1956), fue un geólogo canadiense, el cual


revolucionó la comprensión acerca de la cristalización de los minerales con su
llamada serie de Bowen, la cual describe cómo el magma va cristalizando de
forma distinta según la temperatura.
Es común oír que existen dos series de Bowen ya que dicha serie se divide a
su vez en dos: la serie discontinua y la serie continua.
La serie discontinua tiene este nombre ya que mientras va disminuyendo la
temperatura los cristales van dejando de aparecer; por ejemplo, en el entorno
de una biotita no se puede encontrar el cristal de olivino y viceversa. Por otra
parte, en la serie continua estos van repitiéndose mientras se desciende en
temperatura.
Ambas series de Bowen convergen a una serie de cristales en común, donde
el cuarzo toma el último lugar en cristalizar. A pesar de que el cuarzo sea el
mineral más común de la corteza, ya que el cuarzo tarda más tiempo en
cristalizar es comúnmente difícil encontrarlo en grandes sistemas, por lo
general se encuentra en forma microscópica.
Sin embargo, si las condiciones son favorables, es posible una exitosa
formación de las caras de cuarzo tal y como se observa en el Museo de
Mineralogía de la FIGMM, en donde se puede ver un cristal de cuarzo de un
tamaño mucho mayor al ordinario.

Cristal de cuarzo presente en el museo de


mineralogía de la FIGMM UNI

Las drusas y geodas


Se tiene en particular una forma de génesis de cristales: la drusa. Formada
en la geoda, que es una cavidad en roca debido al escape de gases que alguna
vez ingresaron a esta, el líquido entra en la oquedad y precipita rápidamente
en las paredes, donde no forma cristales, luego los cristales se van generando
por encima convergiendo hacia el centro.

Drusa de amatista, variedad de


cuarzo en tono violeta