Sei sulla pagina 1di 1

COMENTARIO DE TEXTO. Aristoteles descubre la economía (1) K.Polanyi.

El texto propuesto para comentar es un fragmento del ensayo de Karl Polanyi “Aristoteles
descubre la economía” incluido en la obra “Trade and market in the early empires” que fue
editada por aquel junto con C. M. Arensberg y H. W. Pearson en 1957, bajo los auspicios de la
Universidad de Columbia. La obra en conjunto y los once ensayos que la componen gravitan en
torno a la tesis propuesta por Polanyi de que la “economía” no es más que el estudio de los
fenómenos del mercado, por tanto, no es posible aplicar las teorías económicas a las sociedades
que carecen de un mercado formador de precios -sustantivistas/formalistas-.
El autor de este fragmento nació en Viena en 1886, estudio filosofía y derecho en la Universidad
de Budapest, vivió en Inglaterra huyendo del ascenso del nacional-socialismo y acabó en Canada,
desde donde se desplazaría a la Universidad de Columbia -a su mujer le prohibieron la entrada
en EE.UU. debido a su militancia comunista-. Allí publicaría su obra más celebre “The great
transformation. The political and economic origins of our time”, en la que a través de datos
sociológicos, etnográficos, económicos y políticos explora las causas del surgimiento de lo que
el llamo la gran transformación.

El problema principal que nos plantea el texto es la escasa relevancia que ha tenido la obra del
filosofo griego en la génesis del pensamiento económico del siglo XIX y sus posteriores
reelaboraciones tanto por parte de la teoría liberal como de la teoría marxista, cuestión de
importancia si reconocemos su papel de observador en un momento de la historia en la que
todo parece que se estaba dando origen a una economía semicomercial basada en el lucro
personal.

¿Por qué todo lo que desarrolló Aristoteles fue visto por aquellos como débil?

Para comenzar debemos de tomar en consideración que sus pensamientos sobre este campo se
articulaban en torno a cuatro ideas principales relacionadas holísticamente: la comunidad
(koinonia) vincula a los individuos a través de la buena voluntad (philia); esta buena voluntad se
expresa en un modo de obrar de forma reciproca (antipeponthos); todo lo que mantenga la
autosuficiencia de la comunidad (autarkeia) es “natural” y bueno per se; la justicia se basa en
una jerarquía de la comunidad que garantiza la autosuficiencia a través del mantenimiento de
los vínculos naturales.

Una vez articulados estos conceptos nos dirigimos automáticamente a los dos grandes temas
tratados por el filosofo relacionados con el campo económico: el comercio y el precio.
El comercio “natural”, bueno, es aquel que favorece la autosuficiencia de la comunidad y los
precios “naturales”, justos, son aquellos que refuerzan los vínculos de la comunidad, es decir,
que están elaborados de acuerdo con la jerarquía de esta: el centro de sus ideas se sitúa en la
colectividad, no en el individuo.

Desarrollada grosso modo la argumentación de Aristóteles en un momento de la historia en el


que vio necesario encontrar sentido al establecimiento de nuevas formas de abastecimiento y
sentenció que sólo el comercio natural basado en el precio justo era bueno, a Polanyi no le
debería de resultar extraña la pasividad con la que aquellos teóricos a los que nombra trataron
sus ideas. Tomar como válidas sus teorías sería lo mismo que destruir la concepción de la
“economía natural”, del hombre que maximiza los escasos medios a su alcance para conseguir
unos fines también escasos, puesto que para Aristóteles en la naturaleza no había medios
escasos, si no equívocas nociones de la buena vida que originaban deseos no correspondidos
con la naturaleza autosuficiente humana.