Sei sulla pagina 1di 76

Resumen Historia de la Cultura

Juan Pablo Ballhorst

Resumen de Historia de la cultura.


Unidad I: Introducción a la materia.
1. Concepto de historia. El sujeto de la historia. Hechos e ideas.

Historia Sujeto

Temporalidad

Finalidad

Relación del hombre con Dios aspecto religioso


Aspecto filosófico
Cosmovisión Relación entre hombres aspecto político
Aspecto económico
Aspecto social
Relación con las cosas aspecto técnico

La historia son hechos estructurales, acontecimientos que modifica la estructura


social. Tiene 3 elementos:
 Son acontecimientos del hombre
 En tiempo y espacio
 Con conexión ontica entre si

Realidad histórica 4 elementos Sujeto de la historia

Contingencia del hecho histórico

Temporalidad

Finalidad

´´ En la historia se pueden encontrar las soluciones a los problemas actuales, y prevén


otros futuros ´´ La historia es el conocimiento del pasado del hombre´´

 El sujeto de la historia: es el hombre, el hombre hace la historia.


 Temporalidad: nos manejamos en coordenadas espacio-tiempo. 3 tiempos:
pasado, presente, futuro
 Contingencia: los hechos cambian, mutan
 Finalidad: es un acontecimiento humano, relacionados entre sí, para los cristianos
la historia tiene como significado es un misterio de la fe y Dios
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

La cultura: colere (cultivo), el cultivo del espíritu humano. La cultura es un hecho


social, se relaciona con la forma de vida de los hombres, se fundamenta en la
cosmovisión

´´La historia de la cultura comprende las acciones, pensamientos y innovaciones


como las creaciones materiales y espirituales´´

La Historia de la Cultura: están siempre relacionadas, los hechos históricos


dependen en parte de la religión y por eso se puede hablar de una ‘historia de la
cultura cristiana’
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad II: El mundo prehelénico y helénico.


1. El mundo prehelénico y su desarrollo.

Periodo Pre helénico:


 Edad de bronce: 3000 a.C, cicladas, un conjunto de islas pequeñas que
desarrollaron el comercio debido o su ubicación y trabajo del mármol
tienen contacto con Asia y Grecia Continental pero mantiene una cultura
ciclada.
 Minoicos: 2600-1600 a C, provenientes de la isla de Creta, ligaron el
comercio poseía buena agricultura y ganadería. Tenían fuertes puertos, una
religión a través de mitos, una fuerte economía. Dominaban los mares
(talasocracia), una cultura estratificada.
 Micénicos: 1.600-1.200. Territorio de Grecia, poblado por diferentes
pueblos Eolios: Centro y Norte
Dorios: Norte y Aqueos
Aqueos: Norte y Sur. Pueblo guerrero, capital Micenas, gran
estructuración, reinos independientes con alianzas militares.
 Edad Oscura: 1.200-800 aC. Los dorios invaden Micenas, crean ciudades-estado
(polis), había aristocracia.
 Edad Arcaica: 800 aC-600 aC, Época de colonización, se crean las polis, se
conformo el mundo helénico. Aparición del ágora y la acrópolis. Monarquías. Se
comparte el lenguaje

Cosmovisión Helénica: Concebían el mundo como un caos, existía un mundo


sagrado y otro profano. Tenían valores aristotélicos, los primero Juegos
Olímpicos, comenzaron a considerarse helenos, buscaban el origen de las cosas en
la naturaleza, polis con estructuras jerarquizadas, se sistematizan las creencias y
dioses. Paso del mitos al logos.

 Edad Clásica: 600-400 a.C. Expansión del comercio, guerrero medicas, se crea la
Liga de Delos. Fases políticas de las polis: monarquía, oligarquía, plutocracia, tiranía,
democracia.

Ciudades líderes:

Atenas

- En torno a la acrópolis
- Cuna de la democracia
- Intento de código de Dracón
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

- Solón, busca la igualdad, saca privilegios a la aristocracia


- Instituciones: cargos anuales
Arcontado:9, podes ejecutivo
Bule(ancianos): 400-500 miembros
Asamblea del Pueblo:
legislativo, hombres +20
Areópago: corte de justicia

Esparta

- Comunidad militar, NO comercial


- Cultura doria
- Organización Dorios: casta militar
Laconios: hombres libres, comerciantes
Iliotas: servidumbre, antiguos habitantes
- Instituciones Diarquía
Éforos (5) tenían los 3 poderes
Senado (30) ancianos
Asamblea: espartanos +30

Democracia Atenas Democracia Actual


Democracia directa Democracia representativa
Todos los cargos eran electivos No todos los cargos son electivos
Esclavos, mujeres y extranjeros no tenían Extranjeros, presos no votan
relevancia

Los pensadores griegos se alejaron de las explicaciones mitacas, buscando la verdad en la


lógica.

Sócrates: mayéutica, búsqueda de la verdad

Platón: teoría de las ideas

Aristóteles: resumió el conocimiento griego, escribió libros, sobre muchas ciencias, su


filosofía tiene de base el pensamiento griego.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad III: El mundo romano.


1. Orígenes y formación de Roma. Ubicación espacio-temporal. La cosmovisión romana.
Los fundamentos políticos-institucionales de la Res-publica. Evolución política y social
de Roma: monarquía, republica e imperio.

Orígenes y formación de Roma: Según la leyenda, Roma fue fundada por dos gemelos:
Rómulo y Remo, descendientes lejanos del héroe troyano Eneas, en el año 753aC.
Las investigaciones muestran que surgió progresivamente por la formación y unión de
pequeñas aldeas defensivas, destinadas a contener el avance de los etruscos hacia el sur.
Durante los siglos VII y VI aC. los etruscos se expandieron y su influencia dio la
aparición del nombre Roma (del rio).
Roma fue poblado por pastores conducidos por un rey-sacerdote, en el 509aC los
patricios provocaron una rebelión contra la monarquía etrusca, que provocó la instalación
de la res-publica.

La cosmovisión romana: Los romanos se preocuparon poco por tratar de explicar el


cosmos, su interés radicaba en el “hacer política”. Fueron prácticos, negociaban a través
de pactos con sus dioses. La religión de los romanos se sustentaba en el culto y el ritual
de la familia. Era el pater familiae el fundamento de la familia y de la sociedad.
Le dieron mucha importancia a la patria (tierra de los padres), creían que la virtud por
excelencia era la hombría. La esencia del romano era el respeto de las viejas costumbres.
Tenían una mentalidad soldado-agricultor, sus virtudes eran la honradez, frugalidad,
previsión, paciencia, esfuerzo, tenacidad, valor, independencia, sencillez y humildad.

Fundamentos políticos-institucionales de la Res-publica: Se preocuparon por el arte de


gobernar (política), a eso le debemos la existencia del Derecho romano y su
generalización de la practica. Los romanos organizaron la res-publica como un sistema
político aristocrático, la institución más importante fue el Senado y presidido por un
magistrado principal, cónsul.
Existieron tres tipos de asamblea:
-Curiados: nucleaban las 300 gens originarias.
-Centuriados: elegían a los magistrados superiores y promulgaban las leyes de estos y las
disposiciones del Senado.
-Tributos: asumieron las funciones de los Centuriados, partir de un acuerdo entre
patricios y plebes.
Administración pública de Roma:

-Questores: custodios de los fondos públicos.


Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

-Ediles: policía de mercados, caminos, templos, etc.

-Pretores: jueces.

-Cónsules: magistrados supremos.

Existían además magistrados extraordinarios como la censura y dictadura. Los censores


eran responsables de los censos y los dictadores magistrados convocados frente a peligros
extremos, duraban 6 meses en el cargo.

Evolución política y social de Roma: monarquía, republica e imperio.

Monarquía Republica Imperio

2. Expansión y consolidación de Roma. El proceso de helenización y romanización. La


crisis de la republica. La pax augustea.

Expansión y consolidación de Roma: Los primeros s. de la Republica dieron la expansión


a toda la cuenca del mediterráneo y la consolidación del régimen político-institucional
interno. (Primer código escrito XII tablas). Roma se expandió más de 2000km cuadrados.
Conquistó toda la península itálica.
Los territorios convertidos en provincias, encabezadas por una ciudad capital designaron
pro-cónsules, quienes se encargaban de la seguridad de la provincia. Se inició un proceso
de grandes construcciones de caminos y acueductos.

El proceso de romanización y helenización: La conquista de Roma a Grecia llevó a cabo


estos procesos. Especialmente donde las elites de las sociedades aceptaban la
romanización. Los intelectuales griegos influyeron en la cultura romana. Y las ideas y
riquezas del mundo penetraban en Roma. Se comenzó a llamar a la civilización greco-
romana como la civilización misma.

La crisis de la Republica: Gracias al pan y circo, aumentó la corrupción y la decadencia


de las elites dirigentes, lo que llevó a un siglo de revoluciones y guerras civiles. La lucha
entre Pompeyo, Julio Cesar y Craso, en medio de las conquistas de Cesar en las Galias,
llevaron a la última de estas guerras civiles. Asesinan a Cesar, luego pierde Marco
Antonio y gobierna Julio Cesar Octaviano.

El siglo de Augusto: Octaviano estableció una monarquía con una cubierta republicana,
dirigida por un emperador. Apagó las llamas de la guerra civil, fue una época de gloria
para Roma, “recibió a ciudad de ladrillo y la devolvió de mármol”. Augusto fomento las
relaciones entre Grecia y Roma, el brillo de esta época desapareció con su muerte.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad IV: El surgimiento del cristianismo y su consolidación en el imperio


Romano.
1. Las raíces judías del cristianismo. Ubicación espacio-temporal. Los patriarcas
Abraham, Noé y Moisés. Jesús y su tiempo. Paganismo y cristianismo: las
persecuciones y los mártires.

Las raíces judías del cristianismo: Los hebreos, un pueblo nómada, dieron el aporte de
una religión monoteísta expuesta en sus libros sagrados. De acuerdo con estos relatos,
Dios hizo un pacto con Abram “Deja tu tierra y familia y ve a la tierra que te voy a
indicar, de ti haré un gran pueblo”. Convirtió a Israel en el pueblo elegido.

En el s.XIII aC Moisés condujo a su pueblo desde Egipto hasta Palestina y en la montaña


santa de Sinaí recibió las leyes divinas. A estas leyes Moisés agregó múltiples decretos
cuyo conjunto constituye el Libro de la Alianza. La ley de Israel, la torah, llegará desde
Moisés hasta nuestros días. Los hebreos fugitivos con Moisés se dirigieron a la tierra
prometida, pero tardaron una generación en llegar.

Yahvé era Dios omnipotente, omnipresente y omnisciente, aunque inmaterial e invisible,


todopoderoso y eterno. La alianza entre Yahvé y su pueblo debía mantenerse viva de
generación en generación y los profetas eran los encargados de mantener viva la religión.
Existieron profetas como el rey Saúl, David y Salomón.

Esta religión a condicionado toda la civilización occidental y es la base del cristianismo,


judaísmo y musulmán.

El judaísmo afirmó tres principios fundamentales:

- El origen divino del poder, solo Dios rige el destino de los pueblos.
- La monarquía teocrática, sumisión completa al rey, leyes y justicia.
- El mesianismo providencialista, al ser el pueblo elegido, Dios les enviará un
Mesías.

Jesús y su tiempo: Sus datos son escasos hasta sus 30 años, cuando comienza su vida
pública, basada en el cumplimiento en su persona de la promesa del Mesías esperado.
Predicó su mensaje con palabras sencillas y llenas de esperanza, ante la muchedumbre
que se reunía a escucharlo. “Amaras a Dios y a tu prójimo como a ti mismo”.

Reunió a sus doce apóstoles y los envió a propagar la buena nueva. Las sectas judías de
los saduceos y fariseos, veían en sus palabras un serio peligro para su propia existencia.
En el año 33, fue llevado a juico frente al Consejo Supremo Judío, conducido a Poncio
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Pilatos y sufrió la muerte en la Cruz. Pero la resurrección no puede probarse desde la


historia, es una cuestión de fe.

En Galilea de reagruparon los discípulos, luego de la detención de Jesús, reunidos de


nuevo comenzaron a proclamar. Desde pentecostés (50 días después de la muerte), la
comunidad cristiana comenzó a dispersarse, fue fundamental el papel de Pablo y su
universalización del cristianismo. A él se debe la propagación del cristianismo en Roma.

Existían comunidades de cristianos, los apóstoles les enviaban cartas, se reunían con
frecuencia y afirmaron valores como el derecho a la vida, a la familia, de la mujer y
niños, pregonaban igualdad y caridad. Según la tradición, los cristianos llegaron a Roma
a mediados del sII, con el imperio de Claudio, luego viajaron Pedro y Pablo quienes
murieron mártires en la misma con la persecución del emperador Nerón.

Paganismo y cristianismo: persecuciones y mártires: Los cristianos, al rehusarse a ofrecer


incienso cometían una ofensa a la divinidad misma, negarse a rendir culto al emperador
era un acto de anarquía política. Cuando apareció el cristianismo, la civilización estaba
regida por la cultura griega y la política romana y el crecimiento del cristianismo en su
ceno significaba un problema. Nerón, provocó la primera persecución de cristianos luego
del incendio de Roma, lo que llevaría a nuevas persecuciones de diferentes violencias,
extensión y duración. (Se cree que fueron 10 según San Agustín).

Una política tolerante existió en el gobernó de los Antonios (96-192), con el emperador
Adriano y con Marco Aurelio.

2. Constantino, el Edicto de Milán y el Edicto de Tesalónica.

Constantino: Flavio Valerio Aurelio Constantino fue Emperador de los romanos desde su
proclamación por sus tropas el 25 de julio de 306, y gobernó un Imperio romano en
constante crecimiento hasta su muerte. Se le conoce también como Constantino
I, Constantino el Grande. Legalizador de la religión cristiana por el Edicto de
Milán en 313, Constantino es conocido también por haber refundado la ciudad
de Bizancio (actual Estambul, en Turquía), llamándola «Nueva Roma»
o Constantinopla (Constantini-polis; la ciudad de Constantino). Convocó el Primer
Concilio de Nicea en 325, que otorgó legitimidad al cristianismo en el Imperio romano
por primera vez. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión, y
los historiadores, desde Lactancio y Eusebio de Cesarea hasta nuestros días, le presentan
como el primer emperador cristiano, si bien fue bautizado cuando ya se encontraba en su
lecho de muerte, tras un largo catecumenado.

Edicto de Milán: El Edicto de Milán (en latín, Edictum Mediolanense), conocido también
como La tolerancia del cristianismo, fue promulgado en Milán en el año 313 y en él se
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

establecía la libertad de religión en el Imperio romano, dando fin a las persecuciones


dirigidas por las autoridades contra ciertos grupos religiosos, particularmente los
cristianos. El edicto fue firmado por Constantino I el Grande y Licinio, dirigentes de los
imperios romanos de Occidente y Oriente, respectivamente. El edicto de Milán no sólo
significó el reconocimiento oficial de los cristianos, sino que trajo como consecuencia
profundos cambios dentro del Imperio romano, así como el comienzo de la expansión de
la Iglesia. La aplicación del edicto devolvió a los cristianos sus antiguos lugares de
reunión y culto, así como otras propiedades que habían sido confiscadas por las
autoridades romanas y vendidas a particulares: «las propiedades habrán de ser devueltas a
los cristianos sin exigir pago o recompensa de ningún tipo, y sin admitir ningún tipo de
fraude o engaño». Esto le brindó al cristianismo (y a cualquier otra religión) un estatus de
legitimidad junto con la religión romana, y en efecto, depuso a esta última como la
religión oficial del imperio romano y de sus ejércitos.

Edicto de Tesalónica: El Edicto de Tesalónica, también conocido como A todos los


pueblos (en Latín: Cunctos Populos), fue decretado por el emperador romano Teodosio el
27 de febrero del año 380. Mediante este edicto el cristianismo se convirtió en la religión
oficial del Imperio romano. Con este edicto, el Imperio romano en su totalidad pasaba a
tener una nueva religión oficial tras siglos de libertad de culto. El Panteón Romano se
había complementado a lo largo de muchos siglos con los dioses, deidades y lares
domésticos, con el culto a los propios antepasados e incluso con divinidades prerromanas
que habían sido asimiladas tras el proceso de romanización en muchos lugares del
Imperio. Todo esto debía ser ahora abandonado para abrazar el culto a una religión
monoteísta y a las normas morales que la acompañaban. A pesar de ello, Teodosio
protegió en la medida de sus posibilidades a los ahora semi-clandestinos paganos de la
persecución y el acoso de los cristianos.

3. Crisis y caída del Imperio Romano Occidental (476). De la romanidad a la


cristiandad: San Ambrosio y San Agustín. El legado romano-cristiano: política,
derecho y religión.

Crisis y caída del Imperio Romano Occidental: tras largos años de lenta y sistemática
invasión, los barbaros llegaron a las puertas de Roma. En el 410 el visigodo Alarico atacó
e incendió la ciudad y en el 476 el hérulo Odoacro la ocupó y la entregó al emperador
romano oriental diciendo que gobernaría en su nombre.

San Ambrosio: San Ambrosio de Milán fue un destacado obispo de Milán y un


importante teólogo y orador. Hermano de santa Marcelina, es uno de los cuatro Padres de
la Iglesia Latina y uno de los 36 doctores de la Iglesia católica. Ambrosio procedía de una
noble familia cristiana, pero no estaba bautizado. A la temprana muerte de su padre, su
madre lo llevó a Roma, siendo todavía un muchacho, y lo preparó para la carrera civil,
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

proporcionándole una sólida instrucción retórica y jurídica. Fue el primer cristiano en


conseguir que se reconociera el poder de la Iglesia, por encima del Estado, y desterró
definitivamente, en sucesivas confrontaciones, a los paganos de la vida política romana.

San Agustín: Agustín de Hipona, conocido también como san Agustín es un santo, padre
y doctor de la Iglesia católica. El «Doctor de la Gracia» fue el máximo pensador del
cristianismo del primer milenio y según Antonio Livi uno de los más grandes genios de la
humanidad. Autor prolífico, dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y
teología. En la historia coexisten la Ciudad del Hombre, volcada hacia el egoísmo, y la
Ciudad de Dios que se va realizando en el amor a Dios y la práctica de las virtudes, en
especial, la caridad y la justicia. Ni Roma ni ningún Estado es una realidad divina o
eterna, y si no busca la justicia se convierte en un magno latrocinio. La Ciudad de Dios,
que tampoco se identifica con la Iglesia del mundo presente, es la meta hacia donde se
encamina la humanidad y está destinada a los justos.

El legado romano-cristiano: El imperio romano sembró los marcos en los que se


estructurarían más tarde casi todas las naciones europeas, sembró en estas los gérmenes
de la vida nacional, su lengua, su derecho es la base de nuestro derecho, fue un espacio
vital de la iglesia. La cristianización de Roma produjo el reemplazo de los filósofos por
los teólogos. Además se habla de que fue este legado el que nos dejó una forma de ver a
los demás más caritativa y solidaria.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad V: La cristiandad feudal, las cruzadas y el renacimiento.


1. Siglo V al XI: Los reinos romano-germánicos. San Benito de Nursia y la vida
monacal. La consolidación del Papado y la sociedad feudal. El imperio romano
de Oriente.

Los reinos romano-germánicos: a partir del sV tuvo lugar una lenta integración de los
pueblos germánicos invasores a la estructura de la Romanidad. Las ciudades quedaron a
manos de obispos y condes. Los pequeños propietarios (romanos y germanos) tuvieron
que colocarse bajo el amparo de los grandes terratenientes para defenderse de las
invasiones, la inseguridad facilitó la creación del vasallaje. Nació el feudalismo.

Los pueblos invasores: ostrogodos (península itálica), los visigodos (España), los
vándalos (Norte de África), los alamanes (Alemania) y los francos (Francia). La mayoría
de estos pueblos tuvieron corta vida, menos los francos.

San Benito y la vida monacal: La tarea de incorporar a los barbaros fue llevada a cabo por
la iglesia, al cristianizarlos, se los romanizó. Cristianizar a los romanos llevó tres siglos, a
los barbaros otros ocho. El monacato apareció en el sIV en Egipto, eran hombres que se
iban a orar al desierto como Jesús, luego se fueron agrupando en comunidades y la
costumbre pasó a Occidente. El padre del monacato occidental fue Benito de Nursia,
quien fundó el monasterio Monte Cassino. A él se le debe las reglas que reglaban a los
monjes hasta el sXIII y dividía las tareas entre oración y trabajo. Se destacaron los
monjes peregrinos. Muchas veces la conversión consistía en convertir al jefe caudillo,
eliminar las referencias de las antiguas religiones y construir iglesias. Los monasterios
funcionaban de manera autónoma, tenían dentro molinos, granjas, etc. Los monjes
encerraban en templos y bibliotecas los libros y reliquias frente a las comunidades
analfabetas.

La consolidación del Papado: principalmente con el obispo león, la iglesia comenzó a


jugar un papel político y solido, haciéndose cargo como la política. Por obra de estos
obispos, la romanidad se convirtió en la cristiandad.

La sociedad feudal: El feudalismo es un conjunto de instituciones que crean y rigen


obligaciones de obediencia y servicio por parte de un hombre libre, vasallo, hacia otro
hombre, señor, y obligaciones de protección y sostenimiento por parte del señor con
respecto del vasallo. Un contrato oral. Mediante un acto público el vasallo se convertía en
hombre del señor, le debía fidelidad, consejo y ayuda a su señor. Todas las cosas eran
dadas en feudos, desde las tierras hasta ciertos derechos. La iglesia también participó de
esto, aumentando su poder y volviéndose corrupta, perdiendo costumbres y vendiendo
cargos.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Los símbolos más representativos son el castillo y el monasterio.

El imperio romano de Oriente: En Constantinopla, el emperador romano gobernada como


si nada, el último intento de reconquistar Roma occidental lo hizo Justiniano, quien no lo
logró hacerlo. Luego de esto, con la muerte de Justiniano, el imperio sufrió una gran
transformación volviéndose un estado oriental pleno y su historia pasó a ser cada vez más
alejada de nuestra cultura occidental. En el siglo VII León III desató una guerra contra la
iglesia y muchos monjes emigraron a occidente. Esto también dio nacimiento al
cristianismo ortodoxo.

2. El islam. Ubicación espacio-temporal. Expansión y desarrollo. Conquista de


España.

El islam:

Algunos autores hablan del islam no como una religión nueva sino como una adaptación
del cristianismo y judaísmo al modo de vida árabe. Apareció en la península arábica en el
siglo VII por la prédica de Mahoma, Mahoma tuvo la visita del ángel Gabriel quien le dio
las nuevas revelaciones, el profeta empezó a proclamar estas y fue expulsado de La
Meca, ahí viajó hasta Medina donde las personas se convirtieron y viajaron a La Meca
para proclamar la religión.

La prédica de Mahoma era simple: “La religión sencilla de una época sencilla y se
centraba en el monoteísmo absoluto de Alá. Estas plegarias deben ser repetidas tres veces
al día, orando en dirección a La Meca. Sus cinco plegarias fundamentales se hacen en un
día, ayuno el noveno mes del año y una vez en la vida deben peregrinar a La Meca.

Mahoma enseñaba que hay que propagar el islam a todas las personas, inclusive mediante
la guerra santa (jihad). Los jalifas, llegaron a conquistar Egipto, Constantinopla, todo el
Mediterráneo, Cartago, Palestina, Babilonia, Persia y en España permanecieron VIII
siglos.

3. Siglo XII a XIII: Carlomagno y el Sacro Imperio Romano-germánico. La querella


de las investiduras. Las cruzadas. Desarrollo comercial y urbano, gremios y
oficios. El origen de las universidades. La escolástica y Santo Tomás de Aquino.
Arte gótico.

Carlo Magno: El emperador del Sacro Imperio era el título otorgado al monarca electo y
coronado del Sacro Imperio Romano Germánico. El primer emperador
fue Carlomagno con su coronación el 25 de diciembre de 800. El Sacro Imperio Romano
Germánico fue una agrupación política ubicada en la Europa occidental y central, cuyo
ámbito de poder recayó en el emperador romano germánico desde la Edad Media hasta
inicios de la Edad Contemporánea. El Imperio se formó en 962 bajo la dinastía sajona a
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

partir de la antigua Francia Oriental (una de las tres partes en que se dividió el Imperio
carolingio). Desde su creación, el Sacro Imperio se convirtió en la entidad predominante
en la Europa central durante casi un milenio hasta su disolución en 1806. En el curso de
los siglos, sus fronteras fueron considerablemente modificadas. En el momento de su
mayor expansión, el Imperio comprendía casi todo el territorio de la actual Europa
central, así como partes de Europa del sur. Debido a su carácter supranacional, el Sacro
Imperio nunca se convirtió en un Estado nación o en un Estado moderno; más bien,
mantuvo un gobierno monárquico y una tradición imperial estamental.

El Sacro Imperio Romano Germánico se originó en la Francia Oriental. Debido a su


naturaleza pre-nacional y supranacional, el Imperio nunca se convirtió en un Estado
nación moderno, como en el caso de Francia por lo que nunca se desarrolló un
sentimiento nacionalista integral.
El Imperio mantuvo una organización monárquica y corporativa, dirigida por un
emperador y los Estados imperiales con muy pocas instituciones comunes. El poder del
Imperio no se encontraba únicamente en manos del Emperador romano germánico ni de
los príncipes electores o de un conjunto de personas como la Dieta Imperial; por ello, el
Imperio no puede ser entendido como un Estado federal ni como una confederación.
Tampoco era una simple aristocracia u oligarquía. No obstante, presenta características
propias de todas estas formas estatales. La historia del Sacro Imperio está marcada por la
lucha en cuanto a su naturaleza. Así como nunca logró romper la obstinación regional de
sus territorios, el Imperio se vino abajo en una confederación informe: la Kleinstaaterei.
La querella de las investiduras: La indefinida relación entre la iglesia y el imperio llevo
aun enfrentamiento violento con pico a fines del siglo XI. Los obispos se convirtieron en
señores del imperio, administraban bienes y tierras, ejercían la justicia y prestaban
vasallaje militar a su señor, muchos se casaban y tenían hijos además practicaban la
simonía, venta de cargos eclesiásticos y el nepotismo, nombraban parientes.
“Todo fue doble en el imperio: dos reyes, dos papas, dos obispos, dos duques. Todo
estaba dividido”.

Bajo Federico I barbarossa, se inició el “renacimiento” de los estudios del derecho


romano, agrupados en la universidad de Bologna.

Las cruzadas: Gregorio VII parece haber sido el primer papa en mencionar los límites de
la cristiandad, las expansiones del islam y las guerras contra los reyes católicos dieron
paso a la expansión armada de la Cristiandad. Las cruzadas no fueron solamente la
culminación de la idea de guerra santa, fueron también peregrinaciones a los lugares más
santos de la Cristiandad, la tierra donde vivió Jesús, a Jerusalén, el modelo terreno de la
ciudad celestial. Surgió la figura del monje guerrero.

Las conquistas no se limitaron al intento de reconquistar Tierra Santa en poder de los


musulmanes, se luchó en toda Europa contra los “enemigos de la fe”, como la reconquista
de España, la ocupación de Inglaterra y el reinado de Guillermo el Conquistador, en
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Francia en el sXII surgieron los llamados albigenses o cátaros (los puros) y fueron
perseguidos por la iglesia y el poder político. También se creó el Santo Tribunal de la
Inquisición en 1215.

Al llamado a las cruzadas no respondió ningún rey, ya que la mayoría tenía mala relación
con la iglesia, pero se puso en marcha la cristiandad dando paso al mayor movimiento de
personas de Europa de la Edad Media. Lograron arribar a Jerusalén y tomar por armas la
ciudad santa. En 1187 el sultán Saladino la reconquistó. El papa Gregorio VIII convocó
otra cruzada, llamada “de los tres reyes” (Federico I, Federico II y Ricardo I). Todas las
cruzadas fracasaron jajajajaja.

En 1217 el rey Andrés II de Hungría organizó la “quinta” cruzada, pero sin éxito ja.
Federico II negoció la devolución de Jerusalén, que quedaba reconocida para los dos
cultos.

La séptima cruzada intentó atacar El Cairo, el rey francés fue apresado por los turcos, lo
soltaron pero en 1270 encabezó la octava cruzada pero en Túnez, el y sus hombres
enfermaron y murieron.

Desarrollo comercial y urbano, gremios y oficios: Las cruzadas adquirieron matices más
materialistas. En la línea de los templarios crearon los primeros bancos de depósito y
descuentos. “nacieron unas nuevas costumbres jurídicas, en derecho que podríamos
llamar mercantil, ius mercatorum, que los señores acabaron por reconocer”. Los
burgueses necesitaban para su actividad, saber leer, escribir, y realizar algunos cálculos
matemáticos. Así aparecieron las escuelas burguesas.

El interés político siguió al interés económico. El crecimiento de las ciudades fue


fomentado por los propios reyes. “en el siglo XIII, toda la alta nobleza de Flandes y
buena parte de la Francia estaba endeudada con los burgueses de las ciudades.

Las noblezas aumentaban dispendiosamente sus lujos en cortes cada vez más suntuosas,
tornándose ociosas e inútiles. Fueron aumentando los burgueses y también la población,
el populacho. Así surgieron los “nuevos ricos”. Los mercaderes formaron gremios y
cofradías para defender sus intereses y sus vidas.

En el siglo XII la burguesía eran unos simples mercaderes, tres siglos después eran
también médicos, abogados, letrados de todas clases, todos los magistrados locales.

Esta naciente civilización “urbana” y las apetencias reformistas requerían, a su vez,


órdenes religiosas, adaptadas, a las necesidades de nueva evangelización, esta fue obra de
San Francisco de Asís. Cada ciudad estaba protegida por uno o más santos.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

En el 1215 se estableció en el Concilio de Letrán la obligación de confesarse al menos


una vez cada año y cumplir la penitencia. El centro de la vida de la sociedad giraba en
torno a la iglesia. “la iglesia era el domicilio de todo el pueblo”.

El origen de las universidades: Aparecieron en el sXIII las universidades. Los gremios


mas novedosos fueron la universitas magistrorum et scholarium (de maestros y alumnos),
base de la creación de las Universidades. La sociedad se abre de buena gana a las
influencias intelectuales. Hasta tal punto, que ha podido hablarse de un Renacimiento del
siglo XII. Pero por la influencia griega, especialmente Aristóteles, se consolidó la visión
dualista de la sociedad y de cuerpo y alma. Dualismo entre iglesia y política.

El origen de la Universidad se encuentra en las escuelas catedralicias, la universidad


nació bajo protección papal que los protegía de los obispos. La primera Universidad fue
la de Salermo, Bologna, Paris, Oxford y Cambridge.

La escolástica y Santo Tomás de Aquino.

El término Escolástica se utiliza para designar la filosofía cristiana de la Edad Media


elaborada en las escuelas. Existían tres clases de escuelas, dependiendo del ambiente en
el que se habían establecido: las monacales formadas alrededor de los monasterios, las
catedralicias fundadas en las catedrales y las palatinas establecidas en los palacios de los
reyes. En estas escuelas se cultivaban las artes liberales, constituidas en el trivium
(Gramática, Retórica y Dialéctica) y el cuadrivium (Aritmética, Geometría, Astronomía y
Música). La primera doctrina filosófica cultivada sistemáticamente va a ser la Dialéctica.

Desarrollo de la escolástica La filosofía escolástica que se extiende desde el siglo V hasta


el siglo XV puede dividirse en cuatro períodos resumidos en el cuadro siguiente.

El apogeo de la Escolástica, que tiene lugar en el siglo XIII, viene determinado por tres
factores: la fundación de las Universidades, el establecimiento de órdenes mendicantes,
principalmente la de los dominicos y la de los franciscanos, y el conocimiento de
Aristóteles, el factor más decisivo.mEl conocimiento de las doctrinas de Aristóteles
provoca una doble actitud frente a éstas: una postura de rechazo, por creerlas peligrosas
por la fe, y una actitud de aceptación, porque pueden servir de fundamento para el
pensamiento cristiano.

Entre los que toman la actitud de rechazo frente al aristotelismo se encuentra Alejandro
de Hales y San Buenaventura, que siguen manteniendo la tradición platónico-agustiniana.
Entre los que adoptan la actitud de aceptación y rompen con la tradición platónica se
encuentran Guillermo de Auvernia que sostiene un aristotelismo averroísta, y San Alberto
Magno y Santo Tomás de Aquino que profesan un aristotelismo cristiano.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

A Santo Tomás de Aquino (1225-1274) se le conoce también con el nombre de Doctor


Angélico. Estudió las artes liberales en Nápoles y en esta misma ciudad tomó el hábito de
Santo Domingo.

Escribió un gran número de obras entre las que destacan: Suma teológica, Suma contra
los gentiles, Compendio de Teología.

Su filosofía, que se convirtió en la doctrina oficial (tomismo), está apoyada en San


Agustín y muy influida por el aristotelismo, representa una conciliación entre el
cristianismo y el aristotelismo.

– Relación entre razón y fe: Para Santo Tomás hay una neta distinción entre razón y fe,
cada una tiene objetos, métodos y criterios distintos y por tanto es autónoma y
autosuficiente en su campo: la razón lo es en la Filosofía, y la fe, en la Teología. Santo
Tomás afirma que la contradicción entre razón y fe no puede existir puesto que tanto la
verdad adquirida por la razón como la verdad revelada tienen su origen en Dios, y Dios
no puede contradecirse a sí mismo. En caso de que la razón contradiga a la fe, es la razón
la que debe quedar en entredicho.

El arte Gótico

Arte gótico es la denominación historiográfica del estilo artístico que se desarrolló en


Europa occidental durante los últimos siglos de la Edad Media, desde mediados del siglo
XII hasta la implantación del Renacimiento (siglo XV para Italia), y bien entrado el siglo
XVI en los lugares donde el Gótico pervivió más tiempo. Se trata de un amplio período
artístico, que surge en el norte de Francia y se expande por todo Occidente. Según los
países y las regiones se desarrolla en momentos cronológicos diversos, ofreciendo en su
amplio desarrollo diferenciaciones profundas: más puro en Francia (siendo bien distinto
el de París y el de Provenza), más horizontal y cercano a la tradición clásica en Italia
(aunque al norte se acoge uno de los ejemplos más paradigmáticos, como la catedral de
Milán), con peculiaridades locales en Flandes, Alemania, Inglaterra y España.

Frente a las iglesias y monasterios del románico, dicho esto de la forma general, el gótico
eleva, como su obra arquitectónica emblemática, prodigiosas catedrales llenas de luz así
como con una gran altura, siendo estas sus principales aportaciones técnicas, las cuales se
encuentran justificadas en los escritos de Pseudo Dionisio Aeropagita, aunque también se
desarrolló una importante arquitectura civil. Otra de sus características es que se comenzó
a independizar a otras artes plásticas, como la pintura y escultura, de su subordinación al
soporte arquitectónico.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

No obstante, hay también muchos elementos de continuidad: este sigue siendo un arte
predominante religioso; el monasterio como institución apenas varía excepto en detalles
formales y de adaptación a nuevos requerimientos, pero su disposición no presentó
variantes, y la planta de las iglesias, mayoritariamente catedrales, siguió siendo
predominantemente de cruz latina con cabecera en ábside orientada al este, aunque se
complique o varíe (plantas basilicales, colocación del transepto en el centro,
complicación de naves, capillas y girolas). Sin duda el principal elemento de continuidad
es la concepción intemporal de la obra: en la mayor parte de las construcciones los estilos
se suceden y funden al ritmo de los siglos, sabiendo los contemporáneos que hacen una
obra que ellos no verían terminada, ni quizá sus hijos o nietos, sino que la construcción
de estas edificaciones implica el trabajo varias generaciones. En muchas de ellas, incluso
se pone en valor el atrevimiento por comenzar un desafío técnico o económico, a veces
por rivalidad política, que cuando se inicia no se ha planificado en su totalidad el
proyecto por lo que no se sabe cómo culminarlo, es el caso de las catedrales de Siena y de
Florencia.

4. Siglo XIV y XV: Cisma de occidente y Caída de Constantinopla.

El Cisma de Occidente:

Se conoce como cisma aun periodo en el cual hubo 2 papas paralelos en la cristiandad
europea medieval. 1378 y 1417 hubo papas en aviñon y roma, que se acusaron
mutuamente de ser anti- papa.

Esto se produjo porque el sucesor de Bonifacio VIII, Clemente V (1305-1316), quedo


bajo la tutela de Felipe IV, el cual decidió trasladar provisionalmente la sede del
pontificado de roma a aviñon, debido a desordenes en roma. Esta medida, se trasformo en
permanente durante el pontificado de Juan XXII(1316-1334) , iniciándose así un periodo
de 6 papas , que la histografia cristiana llamo “ EL cautiverio de aviñon”.

El problema surgió cuando Gregorio XV, decidió volver el papado a roma en 1377.
Cuando murió en 1378, el desacuerdo entre los cardenales provocaron una doble elección
eligieron como papa a urbano VI, los franceses, con el apoyo del rey a Clemente VII,
quien permaneció en aviñon.

Esto no era la primera vez que ocurría un cisma, pero la aplicación en que se encontraron
los reinos europeos lo que provoco que esta divicion fuera muy fuerte. Durante este
periodo resultaron problemas internos en la designación del trono Frances lo que provoco
una guerra de linaje conocida como la guerra de los 100 años.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

En este contexto la cisma tuvo aliados que estaban en guerra. Francia, el reino de castilla,
Inglaterra que estavan a favor del bando de aviñon en cambio al lado del papado romano
están portugal y algunos príncipes alemanes.

A comienzos del siglo XV, se llevo se llevo una reforma a fondo, lo cual reforzó la
creencias en un único pontífice. Con el apoyo de Francia, Italia y castila, impulsaron un
único papa martín V que fue ractifivado por el colegio sacerdotal en 1417.

Caída de Constantinopla:

La caída de Constantinopla tuvo lugar debido a el asalto a la ciudad que se produjo en la


madrugada del 29 de mayo de 1453 tras la consulta a los astrólogos quiénes habían
profetizado que este sería un día funesto para los infieles.

Mehmed lanzó una ofensiva completa a las murallas compuesto por mercenarios y
prisioneros que se aglutinaron en el valle del Lico. Durante más de dos horas, el ejército
turco atacó sin vencer a la resistencia bizantina bajo el mando del militar genovés
Giovanni Giustiniani Longo.

Ante esta situación dieron paso al gran cañón que abrió una gran brecha en la muralla,
lugar en el que los turcos concentraron el ataque, pues Constantino mandó a toda una
cadena humana a reparar la brecha, mientras que por otro lado Mehmed hizo uso de los
jenízaros para trepar la muralla con escaleras. El fallo acometido por parte de los
bizantinos de dejar una de las puertas de la muralla abierta fue la clave para que el
ejército de jenízaros se adentrara en la ciudad.

Tanto Constantino XI como Guistiniani murieron en el campo de batalla. Poco después


Mehmed entró en la ciudad para ordenar que la Catedral de Santa Sofía de
Constantinopla fuera consagrada como mezquita. Durante tres días seguidos se llevó a
cabo el saqueo de la ciudad y ofreció a todos los bizantinos quedarse en la ciudad bajo el
mando del teólogo Genadio II para de esta manera asegurarse de no haber mas revueltas.

Constantinopla desde entonces fue llamada Islambul (actual Estambul) pasando a ser la
nueva capital del Imperio Otomano.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad VI: Renacimiento, Humanismo y Reforma.

1. El Humanismo y el Renacimiento en la Península Itálica (siglos XV y XVI). El


nacimiento de la modernidad. Hacia una nueva cosmovisión: continuidades y rupturas.
La ciencia moderna. Expansión de las letras y el arte.

El renacimiento en la península Itálica

En el “corazón” de la Cristiandad, algunas familias reales (linajes) fortalecieron su poder


militar y político, generando concentraciones político-territoriales que la posteridad ha
denominado con escasa precisión “monarquías nacionales” y “estados
modernos“‘Después de que la Reforma al desmembrar la Cristiandad, pusiera fin a la
Europa de los papas el continente fue entregado a los príncipes. Del siglo XVI al XVIII.
Sin el contrapeso de ningún poder espiritual.

Pero en la península itálica las ciudades costeras y centrales -como Venecia, Génova. Pisa
y especialmente Florencia, Milán y luego la propia Roma-, favorecidas por el
“renacimiento comercial” reelaboraron un modelo de “principados mercantiles” --mal
llamados ciudades-estados. Donde gobernaban familias de mercaderes, ahora convertidas
en patricias, El crecimiento de estas ciudades se vio favorecido por la inexistencia de los
tradicionales estamentos medievales, aquí el status; Estaba dado por la recientemente
adquirida nobleza familiar (nobili, gentilhuomo), por la ciudadanía (cittadini) o la
pertenencia a los gremios.

Fue especialmente Fiorenza, gobernada por familias de comerciantes ennoblecidos, la


que, gracias a su progreso económico y despertar de la cultura clásica, desarrolló un
“renacer” (renovado) artístico cultural que pasó a la posteridad como el Quatrocemo o
primer Renacimiento. Ese fenómeno consistió básicamente en “revalorización adapta” de
la Antigüedad romana.

Fue precisamente en esas ciudades itálicas donde los burgueses forta1ecidos con el rápido
crecimiento comercial y urbano, pudieron desarrollar al máximo su potencial económico.

Los burgueses se lanzaron a nuevas empresas comerciales que requirieron un rápido


desarrollo de los documentos de comercio y de entidades como las sociedades por
acciones, los bancos y las bolsas. Nacía el capitalismo. Generó la práctica del
mercantilismo en los diferentes reinos. Se trataba de conservar la mayor cantidad de oro y
plata en el territorio nacional, pues se creía que éstos conformaban la base de la riqueza
nacional.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Favoreció el desarrolló del capitalismo -acumulación de capitales- y un “espíritu


capitalista” de expansión económica que favoreció la mentalidad de dominio de nuevos
mundos. La acumulación de fortunas (capitales) se basaba en el deseo de lucro se
contraponía a las ideas medievales que condenaban la usura. La necesidad de contar con
dinero acuñado favoreció, a su vez, el desarrollo de la minería.

Los campesinos, presionados por la nobleza en crisis, prefirieron abandonar los campos y
dirigirse --para probar suerte a las florecientes ciudades, que favorecían su incorporación.

Estas modificaciones se fueron expandiendo por el resto de Europa, donde los nobles, al
regresar de las cruzadas, se recluyeron en sus posesiones. Convirtiéndose en rentistas,
para escapar de la política centralizadora de los monarcas, observando y favoreciendo la
desaparición paulatina del sistema feudal. Así se fue estructurando el llamado Ancien
Regime (Antiguo Régimen).

Unos pocos, más predispuestos a los cambios, se acercaron a los centros de poder y,
junto a los humanistas, artistas y eclesiásticos, originaron las cortes modernas, cada vez
más lujosas y sofisticadas, convirtiéndose en cortesanos.

En este llamado “primer renacimiento” (florentino) incluimos a artistas de renombre


como el ya citado Dante Alighieri --autor de la Divina Comedia-, Petrarca -conocido por
sus sonetos y poesías en idioma romance-, Boccaccio -no menos celebrado por sus
cuentos del Decamero'n-, Fícino --fundador de la Academia en Florencia-; a humanistas
como Pico de la Mirándola, arquitectos como Alberti y Brunelleschi, a los escultores
Ghiberti y Donatello y a renombrados pintores como Fra Angélica, Giotto, Piero della
Francesca, fra Filipo Lippi, Masaccio y especialmente Botticelli -recordado por sus
cuadros del Nacimiento de Venus y La consagración de la Primavera-. No menor
importancia tuvo en el orden político Nicolás Maquiavelo -autor de El príncipe, y su
amigo y competidor Francisco Guicciardini. Fue en el Quatroccento cuando se
construyeron en Florencia edificios tan relevantes como Santa María Novella, Santa
Croce, el Palazzo Vecchio, el Duomo y el Campanile.

El fin de la crisis en la Iglesia y el regreso del Papa a Roma (1411), después de un largo
exilio, permitieron la reconstrucción y fortalecimiento de la “ciudad eterna’,’ y del poder
papal sobre ésta por la acción de pontífices como León X y Julio II, embebidos en la
mentalidad burguesa de sus propias familias. Al asumir Roma -y el Papado su pasado
imperial se convirtió en el centro de la cultura occidental y logró ejercer un influjo
intelectual que todavía se hizo más intenso durante la Contrarreforma y siguió actuando
hasta muy entrada la época barroca. La Curia pontificia superaba como poder económico
a todos los príncipes, tiranos, banqueros y comerciantes de la alta Italia. Los artistas
comenzaron a trasladarse a la “ciudad de las siete colinas”, prefiriendo trabajar para la
Iglesia antes que para los príncipes.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Este arte generado en la península itálica se fue propaganda lentamente por toda la
Cristiandad.

El llamado “Renacimiento“ situado aproximadamente entre mediados del siglo XIV y


finales les del XVI tuvo una plenitud “de corta duración; no floreció más de veinte años”"
pero es importante resaltar que sus pintores generaron un canon artístico universal según
el cual “por bello” se entiende la concordancia lógica entre las partes singulares de un
todo.

El siglo XVI fue, en sí, el siglo más grande en la historia del arte europeo. Entre 1500 y
1600 se pintaron a mayor parte de los cuadros y frescos más hermosos de Europa y en
mayor y más contrastante variedad de estilos que en cualquier otro período similar”.

El humanismo

Estos cambios activaron un proceso de modificación en la cosmovisión del hombre de la


época. Los estudiosos no dudan en afirmar que éste se reencontró a sí mismo y comenzó
a analizar la realidad desde su propia percepción humana (“antropocéntrica”) y no ya
desde Dios, como lo hacían sus antepasados. A partir de ahora, y cada vez más, buscó la
felicidad en la propia naturaleza y en los valores humanos, despreocupándose de cuanto
acaecería después de la muerte. Se intentó disfrutar con plenitud de esta vida y con
medios puramente humanos. Ya no se trataba de “ganar la eternidad” en este “valle de
lágrimas”, sino de construir “un paraíso” en este mundo o al menos gozar plenamente de
él. Y para ello se necesitaba “saber” (la razón) y “poder” (la fuerza, la “razón de estado”),
más que “creer”.

El llamado “hombre renacentista” desarrolló un culto a la personalidad, una ambición de


gloria y fortuna, un deseo de disfrutar de la vida ,una gran curiosidad que fomentó el
ansia de saber y la apertura a “nuevos mundos”; todo ello sin negar la inmortalidad del
alma ni su fe religiosa. Aunque con cierto tono escéptico desconocido por el “hombre
medieval”. Es evidente que “los humanistas no deseaban renunciar a sus creencias de
cristianos.

Los autores de la época resaltaron el concepto de virtud (Vina), que para ellos significaba
“sobre todo la voluntad de crear el propio destino, el espíritu de empresa, la audacia
calculada, una inteligencia aguda, que no excluye ni la crueldad, ni la astucia cuando
éstas se consideran necesarias.

A medida que se consolidó el poder de los reyes y se establecieron nuevas cortes, las
ideas -y costumbres de este “renacimiento humanista” fueron adoptadas por éstas,
creándose un modelo de “hombre culto” -el cortesana, cuyo modelo expuesto por
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Baltasar de Castiglione fue “durante más de cien años el catecismo universal de los
buenos modales e1 cortigiano debía estar familiarizado con todos los juegos, debía de ser
un buen bailarín y como es lógico, un jinete consumado. Había de dominar varios
idiomas, entender la buena literatura, y tener propio criterio sobre el arte"

¨las ideas del Renacimiento penetraron el mundo aristocrático y jerárquico, sin llegar a
transformarlo¨.

La ciencia moderna

A partir del siglo XV comenzaron a producirse transformaciones significativas en la vida


económica, política, social y cultural de Europa occidental, que fueron modelando lo que
se conoce como Modernidad. Sin embargo, al abordar este período es importante advertir
que no hubo un corte tajante con la Edad Media. Por el contrario, persistieron algunos
aspectos de la Baja Edad Media, que marcaron una continuidad con el pasado.

En el plano cultural, el pensamiento de los humanistas –con su interés por el pasado-. las
traducciones de los sabios de la Antigüedad y la nueva forma de concebir al hombre
desplazaron el saber escolástico medieval. Se revalorizó la experiencia como fuente de
conocimiento, en desmedro de la tradición que primaba durante la mayor parte de la Edad
Media. La imprenta permitió difundir ampliamente no sólo el conocimiento de la
Antigüedad sino también las obras de los eruditos medievales y la de los hombres del
Renacimiento. En el arte surgieron nuevas formas de representación.

El desarrollo de la ciencia y de la técnica trajo consigo nuevas formas de concebir el


universo que modificaron la imagen de los mundos conocidos. La evolución de los
medios de transporte favoreció la expansión del comercio marítimo y los viajes de
exploración. Con el descubrimiento de América y la profundización del conocimiento de
África se amplió el horizonte geográfico de los hombres europeos.

Durante los tiempos del Humanismo y el Renacimiento, los estudios científicos cobraron
gran importancia. Surgió un gran interés por las investigaciones en matemática, botánica,
zoología, astronomía, medicina, historia, física, y demás ramas científicas.

La ciencia no era autónoma, sino que debió construir paulatinamente su independencia.


Tuvo que despegarse del ámbito religioso, que frenaba los adelantos que se opusieran
eran al dogma. Cada ciencia se preocupó por el problema del conocimiento: ¿Es posible
conocer? ¿Cómo puede adelantar el conocimiento en cada rama científica?

A partir del siglo XV, aproximadamente, se operó un cambio radical en la concepción del
mundo, que culminaría en los siglos XVI y XVII con una revolución científica. El logro
más importante de la generación que estableció las bases de la nueva ciencia fue darle
una mayor importancia al lenguaje matemático, comprender que era el empuje científico
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

por excelencia. En adelante no se buscaría la comprensión de la naturaleza por la


reservación inmediata sino por las estructuras matemáticas y mecánicas. Comprendieron
que el universo no se movía por “carácter divino”, como se pensaba en Medievo.

Arte y letras.

Por tanto, a las creaciones culturales que se produjeron entre los siglos XV y XVIII se le
debe llamar "Arte de la Edad Moderna", con la suficiente distancia intelectual sobre él
para considerarlo, aunque esté claro que el concepto de "moderno" (también para lo que
hoy llamamos así) será siempre provisional.

Esta reflexión no es en absoluto reciente: en Europa, el Renacimiento de los siglos XV y


XVI inicia y se identifica con el concepto de modernidad, identificándola con la ruptura
frente al arte medieval (despreciado por los italianos mediterráneos y añorantes de la
antiguas glorias imperiales con el adjetivo de gótico, es decir, propio de godos, bárbaros
del norte de Europa) y con la imitación (mímesis) tanto de los modelos que se
consideraban clásicos (el arte grecorromano) como (sobre todo) de la naturaleza. No
conviene olvidar, no obstante, que la clave de la riqueza creativa de la época fue el
intercambio entre Italia y Flandes. Los flamencos se enamoran de las montañas italianas,
de las que ellos carecen, y las reproducen en sus tablas; los italianos aprovechan muchas
de las innovaciones técnicas que provienen de estos bárbaros del norte (el óleo). La
investigación sobre la perspectiva se hace con criterios distintos, pero casi
simultáneamente.

2. Las monarquías dinastías. El surgimiento del capitalismo: La Guerra de los


Treinta Años: la Paz de Westfalia y el surgimiento del Estado moderno.

Las monarquías dinastías

En el corazón del continente europeo se llevaba adelante la consolidación del poder por
parte de algunas de las dinastías reinantes en perjuicio de la mayoría de los
desprestigiados y empobrecidos señores feudales. Este proceso, cada vez más
generalizado, condujo a una concentración del poder en manos del monarca (príncipe),
que se conoce bajo el nombre de absolutismo. Los exitosos monarcas lograron, con el
dinero a préstamo de los nuevos banqueros prósperos, contratar tropas mercenarias para
combatir a los señores feudales que se oponían al fortalecimiento de la autoridad real.

El absolutismo también implicó disminuir el poder y la formación militar de los nobles,


preparando el camino a los ejércitos profesionales -y nacionales (napoleónicos) y
convirtiendo a los vasallos en súbditos. Paralelamente los nuevos intelectuales de origen
burgués --los legistas-, basándose en el derecho romano imperial, justificaban la
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

soberanía real (“lo que place al príncipe tiene fuerza de ley”) y preparaban las tesis
vindicatorias del absolutismo que defendieran el florentino Nicolás Maquiavelo en El
príncipe.

El surgimiento del capitalismo.

La historia del capitalismo ha sido objeto de grandes debates sociológicos, económicos e


históricos desde el siglo XV El comercio existe desde que surgió la civilización, pero el
capitalismo como sistema económico no apareció sino hasta el siglo XVI en Inglaterra,
en sustitución del feudalismo. Según Adam Smith, los seres humanos siempre han tenido
una fuerte tendencia a «realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por
otras». De esta forma al capitalismo, al igual que al sistema de precios y la economía de
mercado, se le atribuye un origen espontáneo o natural dentro de la edad moderna.1

Este impulso natural hacia el comercio y el intercambio fue acentuado y fomentado por
las Cruzadas que se organizaron en Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo
XIII. Las grandes travesías y expediciones de los siglos XV y XVI reforzaron estas
tendencias y fomentaron el comercio, sobre todo tras el descubrimiento del Nuevo
Mundo y la entrada en Europa de ingentes cantidades de metales preciosos provenientes
de aquellas tierras. El orden económico resultante de estos acontecimientos fue un
sistema en el que predominaba lo comercial o mercantil, es decir, cuyo objetivo principal
consistía en intercambiar bienes y no en producirlos. La importancia de la producción no
se hizo patente hasta la Revolución industrial que tuvo lugar en el siglo XIX.

Sin embargo, ya antes del inicio de la industrialización había aparecido una de las figuras
más características del capitalismo, el empresario, que es, según Schumpeter, el individuo
que asume riesgos económicos no personales. Un elemento clave del capitalismo es la
iniciación de una actividad con el fin de obtener beneficios en el futuro; puesto que éste
es desconocido, tanto la posibilidad de obtener ganancias como el riesgo de incurrir en
pérdidas son dos resultados posibles, por lo que el papel del empresario consiste en
asumir el riesgo de tener pérdidas o ganancias.

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado gracias a la filosofía del
Renacimiento y de la Reforma Protestante. Estos movimientos cambiaron de forma
drástica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos Estados nacionales (y
posteriormente el Estado de Derecho como sistema político y el liberalismo clásico como
ideología) que proporcionaron las condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo
del capitalismo en las naciones europeas. Este crecimiento fue posible gracias a la
acumulación del excedente económico que generaba el empresario privado y a la
reinversión de este excedente para generar mayor crecimiento económico, lo cual generó
industrialización en las regiones del norte.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

La guerra de los 30 años. La paz de Westfalia.

La guerra de los Treinta Años fue una guerra librada en la Europa Central
(principalmente el Sacro Imperio Romano Germánico) entre los años 1618 y 1648, en la
que intervino la mayoría de las grandes potencias europeas de la época. Esta guerra
marcó el futuro del conjunto de Europa en los siglos posteriores.3

Aunque inicialmente se trataba de un conflicto político entre Estados partidarios de la


reforma y la contrarreforma dentro del propio Sacro Imperio Romano Germánico, la
intervención paulatina de las distintas potencias europeas convirtió gradualmente el
conflicto en una guerra general por toda Europa, por razones no necesariamente
relacionadas con la religión: búsqueda de una situación de equilibrio político, alcanzar la
hegemonía en el escenario europeo, enfrentamiento con una potencia rival, etc.

La guerra de los Treinta Años llegó a su final con la Paz de Westfalia y la Paz de los
Pirineos, y supuso el punto culminante de la rivalidad entre Francia y los territorios de los
Habsburgo (el Imperio español y el Sacro Imperio Romano Germánico) por la hegemonía
en Europa, que conduciría en años posteriores a nuevas guerras entre ambas potencias.

El mayor impacto de esta guerra, en la que se usaron mercenarios de forma generalizada,


fue la total devastación de lugares enteros que fueron esquilmados por los ejércitos
necesitados de suministros. Los continuos episodios de hambrunas y enfermedades
diezmaron la población civil de los Estados alemanes y, en menor medida, de los Países
Bajos e Italia, además de llevar a la bancarrota a muchas de las potencias implicadas.6
Aunque la guerra duró treinta años, los conflictos que la generaron siguieron sin
resolverse durante mucho tiempo.

El término de Paz de Westfalia se refiere a los dos tratados de paz de Osnabrück y


Münster, firmados el 15 de mayo y 24 de octubre de 1648, respectivamente, este último
en la Sala de la Paz del Ayuntamiento de Münster, en la región histórica de Westfalia, por
los cuales finalizó la guerra de los Treinta Años en Alemania y la guerra de los Ochenta
Años entre España y los Países Bajos. En estos tratados participaron el emperador del
Sacro Imperio Romano-Germánico (Fernando III de Habsburgo), la Monarquía
Hispánica, los reinos de Francia y Suecia, las Provincias Unidas y sus respectivos aliados
entre los príncipes del Sacro Imperio Romano-Germánico.

La Paz de Westfalia dio lugar al primer congreso diplomático moderno e inició un nuevo
orden en Europa central basado en el concepto de soberanía nacional. Varios
historiadores asignan una importancia capital a este acto, pues en Westfalia se estableció
el principio de que la integridad territorial es el fundamento de la existencia de los
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Estados, frente a la concepción feudal de que territorios y pueblos constituían un


patrimonio hereditario. Por esta razón, marcó el nacimiento del Estado nación

3. La crisis religiosa de la cristiandad: luteranismo, calvinismo y anglicanismo.


Reforma protestante- Contrareforma católica y el Concilio de Trento.

La crisis religiosa de la Cristiandad.

Las profundas modificaciones políticas, intelectuales y sociales que se produjeron en el


siglo XIV se aprecian de manera significativa en la Iglesia que, de alguna manera, había
“guiado” el “nacimiento” y “crecimiento” de la Cristiandad en las épocas feudal y
urbana.

La crisis del siglo XIV -conocida como “cisma de Occidente “y el traslado de la sede
papal a Avignón acentuaron el ambiente de mundanidad y corrupción que crecía en el
seno de la Iglesia -y de la sociedad-, a la vez que el avance de los burgueses -y sus
nuevos valores también ingresaban en la Curia, convertida en otro “principado itálico”.
Mientras el poder --y los bienes cada vez mayores del clero despertaban la codicia de los
antiguos y nuevos príncipes, la centralización romana del Papado, producto de la
“teocracia papal” generó poderosas reacciones centrífugas fuera de Roma; especialmente
en tierras germanas, aunque también en Inglaterra, Francia, España y aun en la península
itálica. Tal por ejemplo el caso del fraile Savonarola. Los historiadores hacen referencia a
un proceso de “descomposición interna´´

Las primeras reacciones en respuesta al “clamor" por una “reforma” de la Iglesia


surgieron en el seno de la misma. Tanto el humanista Erasmo de Rotterdam como el ya
citado poverello Francisco de Asís abogaban por el regreso a la sencillez evangélica.

La efervescencia --y verdadera “confusión de ideas” producida por las nuevas “ideas”
teológicas elaboradas en los ambientes universitarios, se difundió por toda la Cristiandad
y muchos clérigos -motivados por los escritos de los humanistas se sintieron capacitados
para emprender una lectura y reinterpretación más personal de las Sagradas Escrituras.
Fueron estos humanistas, sobre todo Erasmo, quienes -aunque creían en la misión divina
de Jesucristo, la necesidad de los sacramentos y la organización eclesiástica criticaron
con dureza “ritos, rezos, observancias monásticas, ceremonias, cantos, peregrinaciones,
indulgencias, devociones, en suma, externas y ritualistas a las que tan aficionado era el
pueblo, y los clérigos y frailes que vivían entre el pueblo. Erasmo fue el principal
propulsor de una religión interior y personal, menos formulista, más evangélica y paulina
y menos escolástica, un cristianismo simplificado y moralizante, expresado sobre todo en
la caridad, que él mismo llamaba philosophia Christi. Sus aceradas críticas a las
manifestaciones externas del catolicismo, a la escolástica, a las Órdenes monásticas, a la
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Jerarquía eclesiástica, al aparato teológico, prepararon el ambiente en el que después se


propagó la Reforma luterana.

Luteranismo.

Las circunstancias popularizaron a uno de esos clérigos, Martín Lutero. Este fue un
monje agustino germano -atormentado por el miedo a no salvarse que cuestionó algunos
dogmas, exponiendo sus interpretaciones en las famosas 95 tesis que pegó en las puertas
de la iglesia del palacio de Wittenberg (1517). La esencia del pensamiento de Lutero
publicada en muchas obras entre las que se destacan a la nobleza cristiana de la nación
alemana, La libertad cristiana, La cautividad babilónica de la Iglesia y una valiosa
traducción de la Biblia al alemán, puede resumirse en dos ideas clave: la salvación del
hombre se logra solamente por la fe sin necesidad de las buenas obras y las Sagradas
Escrituras puedan ser incremente interpretadas por cualquiera que las lea. Sus teorías -
consideradas heréticas -“encendieron la chispa” cuando el papa Julio II dispuso, para
reconstruir la basílica de San Pedro en Roma, recaudar fondos en toda la Cristiandad,
otorgando indulgencias a quienes contribuían a ello“. A su vez permitió que en cada
diócesis fuera el obispo quien se encargara de la recaudación del dinero. En tierras
germanas -con gran imprudencia-esta misión fue encomendada a una casa de banqueros.
La inhabilidad de éstos, la rigidez de las facciones y las apetencias de los príncipes
convirtió “la chispa” en “incendio” y pronto “ardió” toda Europa.

El Papa León X, que en un principio creyó se trataba de una “pelea entre frailes”,
finalmente condenó las tesis de Lutero por la bula Exsurge Domine, la que fue quemada
por este en un acto público, motivando su excomunión (1520). Por otra parte, la aparición
de la imprenta y el apoyo de los príncipes germanos favorecieron la expansión rápida de
la prédica luterana. “Lutero se había convertido en el jefe de un movimiento, una de cuya
fuerzas motoras era un sentimiento nacionalista alemán” multiplicado por la inocultable
adhesión del pueblo germano.

Presionado por los príncipes germanos el flamante emperador Carias V recibió a Lutero
en la dieta de Worms y más tarde negoció con ellos en Spira. Meses más tarde (1509) los
seguidores de Lutero “protestaron" por el incumpliendo de la disposición imperial
adoptando el nombre de protestantes para su movimiento; a su vez formaron la Liga de
Esmalcalda, iniciándose los enfrentamientos armados que conocemos como “guerras de
religión. En 1555 la dieta de Ausburgo consideró lícita la nueva religión en el Imperio.

La consecuencia política de sus ideas religiosas fue “que los cristianos vivan su fe en la
intimidad de sus conciencias a solas con Dios. Pero en cuanto a la organización externa,
sólo las potestades civiles tienen autoridad.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Es interesante rescatar que “la rebelión de Lutero desató un huracán en los territorios
alemanes: clérigos, frailes y obispos que abandonaron su estado y sus votos para
secularizarse, destrucción de templos y monasterios, ocupación por los señores
temporales de los bienes eclesiásticos, revueltas violentas de los campesinos descontentos
contra curas y señores, guerras entre príncipes. Represiones contra los luteranos, saqueo y
destrucción de claustros y castillos, miles de muertos"”, ¡En verdad que ardio la
Cristiandad!

Un historiador poco afín al catolicismo concluye que “es el gran hecho histórico que
Lutero contribuyó como nadie a acabar con la Cristiandad medieval: con aquella
colectividad cultural unificada fundamental y capitalmente, por su comunión religiosa en
una iglesia regida por un Papa. Por lo mismo, contribuyó igualmente a acabar con la idea
medieval del mundo y a dejar a los hombres todos en franquía para otra idea de él, que
fue la moderna"

Calvinismo.

La libra interpretación de la Biblia favoreció la aparición de muchos “pastores" que


modificaron el protestantismo agregando sus propias explicaciones. Uno de los que tuvo
más trascendencia fue Juan Calvino, un francés burgués hijo de un abogado de Noyón
que puso al servicio de la cansa protestante la lógica. A diferencia de Lutero, era
esencialmente un intelectual, un erudito y un hombre de letras.

Los cinco puntos esenciales de la doctrina calvinista o puritana quedaron establecidos


como se sabe en el Sínodo de Dart (1617/9). Las escuelas reformistas se convirtieron en
verdaderos centros formadores de misioneros. Calvino se destacó por su teoría de la
predestinación, sosteniendo que Dios pre-seleccionó antes de nacer que seres humanos se
salvarían y cuáles se condenarían.

Aunque la creencia en la predestinación negaba el mérito humano no condujo a una


actitud quietista, sino por el contrario, la “teoría del éxito" favoreció la acción -convertida
en muchos casos en activismo-. Atacando radicalmente la vida contemplativa y monacal,
considerada parasitaria a la vez que sobredimensionaba el trabajo.

El anglicanismo

Al producirse la explosión luterana, en Inglaterra reinaba Enrique VIII, casado con


Catalina de Aragón, una de las hijas-de los Reyes Católicos. A partir de 1527 el rey,
después de dieciocho años de casado, “entusiasmado” con una dama de la corte, pidió la
nulidad matrimonial, alegando que su mujer había “estado casada" con su hermano ya
muerto. El Papa negó la petición y Enrique obtuvo que el Parlamento, por el Acta de
Supremacía, proclamase la autocefalía (independencia) de la Iglesia de Inglaterra
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

(anglicana) y le declarase “cabeza de la Iglesia Anglicana”. De este modo pudo decretar


la anulación de su propio matrimonio y casarse con Ana Bolena. Por tal actitud fue
excomulgado y los nobles y obispos que se opusieron a tal decisión, Tomás Moro y el
obispo John Fischer fueron ejecutados. Aunque presumiblemente Enrique no quería
modificar el dogma, los “calvinistas-presbiterianos” lograron ocupar posiciones de
relevancia en la nueva estructura y lentamente “radicalizaron el cisma” publicando
nuevos catecismos -cada vez más protestantes a suprimieron las órdenes religiosas y
lograron que se vendieran los monasterios a los enriquecidos “burgueses”. El cisma se
agudizó con el reinado de sus sucesores, el joven Eduardo VI -de nueve años y
fundamentalmente Isabel I, la hija de Ana Bolena, definitivamente inclinada por la
“Reforma", tras un intermedio de su hermanastra María Tudor.

El floreciente reinado de Isabel (la época isabelina) se caracterizó, además del desarrollo
marítimo y comercial, por su esplendor cultural. A esta época pertenece William
Shakespeare, prácticamente el creador del teatro moderno y autor de obras tan
popularizadas como Hamlet, Romeo y Julieta, Macbeth, Ricardo III, La jierecilla domada
y Otelo, por señalar solamente las más renombradas.

En otro aspecto el clima político-religioso y la situación vivida de manera personal por


las diferentes comunidades protestantes favoreció la defensa concreta -pero también
teórica de la libertad religiosa, y luego de la tolerancia también el crecimiento de las
teorías libertarias -que hicieron eclosión en el siglo XV III manifestadas en la libertad de
comercio, de navegación y de acción política, bases del liberalismo. Como señala un
autor, resulta claro que “el pensamiento social y jurídico emanado de la teología
protestante de Lutero y Calvino se ha desarrollado a través de algunos pensadores de los
siglos XVI y XVII para desembocar después en la Ilustración del XV 111” . Un
historiador marxista agrega que al ser la religión el vehículo de descenso a la vida popular
“las Iglesias protestantes aseguraban el paso de la cultura posmedieval a un mundo más
democrático y más laico“

A su vez, el desarrollo del protestantismo significó la aceleración del proceso de


secularización que observáramos en el siglo XIV. “A esta situación no se llegó
sorpresivamente, y si bien los orígenes del secularismo podemos encontrarlos ya hacia
fines del siglo XIV, su impronta teológica está en la Reforma protestante que, al quebrar,
la posibilidad de relacionar al mundo con Dios, dejó a la cultura 'sin sustento religioso.
Esta secularización en el plano religioso significó una reorientación

El concilio de Trento.

El Concilio de Trento fue un concilio ecuménico de la Iglesia católica desarrollado en


periodos discontinuos durante veinticinco sesiones entre los años 1545 y 1563. Tuvo
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

lugar en Trento, una ciudad del norte de la Italia actual, que entonces era una ciudad
imperial libre regida por un príncipe-obispo.

Finalmente se convocó un concilio difícil y con continuas interrupciones, en el que se


pueden distinguir hasta tres periodos con tres Papas diferentes: Paulo III, Julio III y Pío
IV.

Paulo III siempre había sido muy favorable, como cardenal, a la celebración de un
concilio general, que finalmente convocó para mayo de 1537 en la ciudad de Mantua.
Pero sufrió sucesivos aplazamientos y cambios de lugar por variados motivos:

La mayoría de los prelados se mostraban reacios a celebrar un concilio en aquel


momento.

Los príncipes alemanes protestantes, reunidos en la ciudad de Esmalcalda en 1535 (la


Liga de Esmalcalda), cambiaron de estrategia y también se opusieron.

Los impedimentos puestos por Enrique VIII de Inglaterra y, sobre todo, por Francisco I
de Francia.

El progresivo distanciamiento de Carlos I y el papa Paulo III. Los dos monarcas


cristianos más importantes de aquel momento, Carlos I de España y Francisco I de
Francia, estaban continuamente enzarzados entre ellos en disputas y conflictos militares.
El monarca francés tenía una actitud cambiante y ambigua frente al Papa, la amenaza
turca y los protestantes, mientras que Carlos I se mostró claro y decidido en estos temas.
A pesar de ello, el Papa siempre aparecía neutral en sus disputas, lo que irritaba
profundamente al emperador.

Finalmente, el 13 de diciembre de 1545 se pudo declarar abierto el concilio en la ciudad


de Trento. En marzo de 1547 se trasladó a Bolonia debido a una plaga, aunque parte de
los obispos se negaron a desplazarse. Tras varias disputas se acabó prorrogando de
manera indefinida en septiembre de 1549. Paulo III murió en noviembre de 1549.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad VII: La hegemonía hispánica (siglo XVI)


1. Ubicación espacio-temporal. Los reyes Católicos, Carlos I y Felipe II. La
expansión marítima. El siglo de oro español.

Los reyes católicos:

Fernando V de Castilla y II de Aragón, también llamado el Católico, nació el 10 de mayo


de 1452 en Sos, Zaragoza. Hijo de Juan II de Aragón y de Juana Enríquez, fue
proclamado rey de Sicilia (1468), rey de Aragón (1479-1516) y de Castilla (1474-1504).

Rey prudente y sensato, aventajó a sus contemporáneos en visión política. Se casó con
Isabel de Castilla, lo que provocó una guerra civil en Castilla entre los partidarios de
Isabel y los de Juana la Beltraneja. Acabada la contienda en 1479, reinaron
conjuntamente Isabel y Fernando, «los Reyes Católicos», quienes conquistaron el último
reducto musulmán en la Península Ibérica con la toma de Granada en 1492.

Fernando colaboró de una forma activa con Isabel en todos los asuntos referentes a
Castilla, además de los de Aragón y la política exterior. Ambos trabajaron juntos para
unificar sus dominios y fomentar su desarrollo. En 1476 organizaron la Santa
Hermandad, una institución que tenía su propia milicia, dedicada a proteger la población
rural de los bandoleros y guardar el orden en los despoblados. En 1480 crearon la
Inquisición, organismo cuyo origen se remonta al siglo XI, para imponer la unidad
religiosa y reprimir cualquier disidencia.

Durante el reinado se restableció la paz en el campo catalán y se promovió el desarrollo


de la economía castellana introduciendo los consulados y los gremios. Fernando apoyó el
programa religioso de la reina por medio del espíritu de «cruzada» y el exclusivismo
religioso; prueba de ello es la conversión forzosa de los moriscos granadinos y la
expulsión de los judíos en 1492.

En 1492, Cristóbal Colón, un navegante genovés con nuevas teorías geográficas, se


presentó a los Reyes Católicos, pidiéndoles apoyo económico para navegar hacia las
Indias por Occidente. Fernando e Isabel ayudaron a Colón en la empresa que culminaría
con el descubrimiento de un «Nuevo Mundo» que permitió la expansión extraeuropea de
la Corona española. Al año siguiente, Fernando consiguió su primer logro diplomático, al
recuperar el Rosellón y la Cerdeña. Organizó la Liga Santa en 1495 para oponerse al
intento francés de ocupar Nápoles. Fernando envió a Gonzalo de Córdoba para negociar
con el rey de Francia y ambos soberanos terminaron repartiéndose el reino de Nápoles.
Constituyeron una liga con Milán, Génova y el papa Alejandro VI para combatir a los
franceses, a quienes vencieron en la batalla de Gaeta en 1504, con lo que Nápoles quedó
fuera del dominio de Francia.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

La política matrimonial de los Reyes Católicos permitió que Castilla se integrara en


Europa, aislando a Francia; en este contexto, tuvieron lugar los matrimonios de su hija
Isabel con Alfonso de Portugal y, tras su muerte, con Manuel el Afortunado; de María de
Aragón, con don Manuel cuando éste enviudó; de Juan con Margarita de Austria, hija del
emperador Maximiliano I y María de Borgoña;, de Juana con Felipe de Austria, también
hijo del emperador; y de Catalina con Enrique VIII de Inglaterra.

Fernando V Cuando la reina murió en 1504, dejó a Fernando la regencia de Castilla,


aunque el trono correspondía a la hija de ambos, Juana; su marido, Felipe el Hermoso,
reclamó la regencia que Fernando dio en 1506.

Fernando, al enviudar, se casó con Germana de Foix, de cuyo matrimonio nació un hijo
que murió prematuramente. Con la muerte en 1507 murió de su yerno Felipe, Juana
perdió la razón, por lo que Fernando tuvo que retomar de nuevo la regencia.

Fernando envió una expedición en 1509, organizada por el cardenal Jiménez de


Cisneros, inquisidor general, que conquistó Orán, Bujía y Trípoli. Un año después, en
1510, la Santa Sede le concedió el reino de Nápoles y en 1511 participó con el papa Julio
II y Enrique VIII de Inglaterra en la Liga Santa contra Francia. Después, en 1512,
conquistó el reino de Navarra y lo agregó al de Castilla.

Fernando V murió el 23 de enero de 1516 en Madrigalejo (Cáceres), sustituyéndole en el


Trono su nieto Carlos, el futuro emperador.

2. El nuevo mundo y el derecho de Indias. Las instituciones españolas en América.


El barroco.

El Nuevo mundo:

En 1492 Cristóbal Colón realizó el primer viaje documentado de Europa a América lo


que condujo a la colonización extensa europea del continente.

Cada una de las potencias europeas que conquistaron y colonizaron el continente que
recién habían descubierto, utilizaron diferentes mecanismos de dominación de los
habitantes de América. En general los historiadores españoles sostienen que la
colonización británica fue bárbara y genocida, mientras que los historiadores británicos
sostienen que la colonización española explotó el trabajo indígena hasta su exterminio
para reemplazarlo luego con esclavos secuestrados en África. Estas visiones son
conocidas respectivamente como la leyenda rosa y la leyenda negra de la colonización de
América por Europa.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

El resultado general fue una enorme mortandad de indígenas que se ha llegado a estimar
en el 95% (Dobyns, 1983).

Para responder a la masiva mortandad de indoamericanos, a partir del siglo XVII los
portugueses, anglo-sajones, franceses y holandeses secuestraron alrededor de 60 millones
de africanos, de los cuales unos 12 millones llegaron vivos a América donde fueron
reducidos a la esclavitud.

Se realizó un gran flujo de mercancías y herramientas entre ambos continentes, también


intercambios culturales y costumbres. En uno y otro continente se introdujeron nuevas
especies de alimentos, plantas y animales. De manera negativa también, se introdujeron
nuevos tipos de enfermedades que particularmente diezmaron algunas comunidades
indígena.

La América no conquistada por Europa

Hay que señalar también que la conquista europea fue rechazada en la mayor parte del
continente. Varios pueblos originarios resistieron exitosamente las invasiones europeas
sobre vastos territorios, y mantuvieron el dominio sobre ellos hasta finales del siglo XIX:
la Patagonia, la Araucanía, la llanura pampeana, el Mato Grosso, la Región Amazónica,
la región del Darién, y las grandes praderas del oeste norteamericano, permanecieron bajo
el dominio de naciones como los Mapuche, Het, Ranquel, Wichí, Qom, Amazónicas,
Algonquina, Hopi, Comanche, etc.

El derecho de Indias:

El Derecho indiano es aquel derecho que rigió en las Indias Occidentales durante el
período de dominación de la Corona Española. Podemos dar para este, dos tipos de
concepto, uno "estricto" o "restringido" y un concepto "amplio".

En su concepto estricto, nos referimos a él como "Leyes de Indias" o "Derecho especial


de Indias", definiéndolo como un conjunto de leyes y disposiciones de gobierno
promulgadas por los reyes y por otras autoridades subordinadas a ellos para establecer un
régimen jurídico especial en las Indias. Y en su sentido amplio, lo podemos definir como
el "Conjunto de reglas jurídicas aplicables en Indias". Es decir, además de la legislación
especial de Indias, el Derecho Indiano en sentido amplio incluye al Derecho Castellano,
la costumbre indígena, las Bulas pontificias, las Capitulaciones entre la Corona y los
descubridores y colonos, y la costumbre criolla.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

El derecho indiano presenta las siguientes características:

 Es un derecho esencialmente evangelizador.


 -Es un derecho asistemático: La legislación indiana posee una aparente falta de
sistematización.
 -Es un derecho casuístico: Esto es porque las normas que emanaban desde la
península ibérica no incidían de forma automática en el Nuevo Mundo, ya que
estas normas eran revisadas por las autoridades americanas, y si a juicio de estas
aquellas resultaban injustas, se le solicitaba al Rey que las revisara
 -Es un derecho en que tiende a predominar el derecho público por sobre el
derecho privado.
 -Es un derecho que tendía a la protección del aborigen: Esto en virtud de los
abusos cometidos por los conquistadores.
 -Es un derecho fundamentado en el Principio de Personalidad del Derecho: Este
Derecho considera las circunstancias personales de los súbditos, es decir, a cada
individuo se le aplica el derecho indiano de acuerdo a sus circunstancias
personales, a fin de dar a cada cual lo que le corresponde. Se distingue entre razas,
estatus nobiliario, profesión u oficio, etc.
 -Es un derecho íntimamente ligado a la moral cristiana y al Derecho natural.

Instituciones españolas

– Corona: Fue instituida en el reinado de los Reyes Católicos, bajo un cetro común, la
cual terminó de estructurarse como tal en el reinado de Felipe II, uniendo los Reinos
Europeos de Aragón, Castilla, Cataluña, Navarra, Valencia, etc. Con los Reinos
Americanos de Nueva España, Nueva Granada, Nueva Extremadura, etc. La corona, con
el fin de proteger la libertad de acción tanto individual como colectiva de sus súbditos
americanos, puso a disposición diversos medios para que pudieran hacerse oír por el rey y
por sus representantes más cercanos (virreyes, gobernadores, etc.).A la cabeza de esta
institución se encontraba el rey, cuya principal función era atender el bien de su
comunidad, desde la cual emanaba su poder, sin poder usarlo para su propio beneficio.

Manejaba al resto de los organismos menores, los cuales estaban a su cargo y todos
dependían de la decisión del monarca.

– Consejo de Indias: El Real y Supremo Consejo de Indias, conocido simplemente como


Consejo de Indias, fue el órgano más importante de la administración indiana (América y
las Filipinas), ya que asesoraba al Rey en la función ejecutiva, legislativa y judicial.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

No tenía una sede física fija, sino que se trasladaba de un lugar a otro con el Rey y su
Corte. Este consejo actuaba con el monarca y, en algunas materias excepcionales, actuaba
solo.

Fue fundada alrededor de 1524 por Carlos V. Como institución se formó poco a poco, y
ya los Reyes Católicos designan a Juan Rodríguez de Fonseca para estudiar los problemas
de la colonización de las Indias con Cristóbal Colón. Al morir Fernando de Aragón se
hace cargo de la Corona de Castilla en calidad de regente el Cardenal Cisneros, quien no
tenía buenas relaciones con Rodríguez de Fonseca, de tal manera que lo separa de sus
funciones y le encarga a dos miembros del Consejo de Castilla: Luis de Zapata y Lorenzo
Galindes de Carvajal, para que formen un pequeño consejo, que se pasó a llamar “Junta
de Indias”.

En 1516 cuando Carlos I se hace cargo de América, continua existiendo esta junta y ya en
1524 pasa a llamarse definitivamente Consejo de Indias. Su primer presidente fue el fray
García de Loayza, quien se convertiría después en Arzobispo de Sevilla.

Las reformas borbónicas de 1714, con la creación de los ministros de despacho, quitan las
atribuciones administrativas y legales del Consejo. En 1717 el Rey Felipe V crea una
Secretaría de Marina e Indias, por lo que el Consejo va decayendo hasta que fue
suprimido en 1812, luego nuevamente puesto en funcionamiento en 1814, cuando
recupera la corona española Fernando VII y definitivamente abolido, como organismo
asesor, en 1834.

– Casa de Contratación: En 1503 se estableció por decreto real la Casa de Contratación de


Indias en Sevilla, creada para fomentar y regular el comercio y la navegación con el
Nuevo Mundo. Su denominación oficial era Casa y Audiencia de Indias.

– Tribunal de la Inquisición: Fue instituido en el año 1569 por el rey Felipe II y quedó a
cargo de una orden eclesiástica: los dominicos y en América solo se aplicó en México y
Perú.

Su principal y única función era moderar las costumbres de la época, es decir, juzgar y
procesar todo lo que estuviera fuera de las costumbres normales de la Colonia.Quedaban
bajo el control de los inquisidores todos aquellos que estuvieran en contra al modelo
ideal: los herejes, invocadores del diablo, los judíos, adivinos y hechiceros o todo aquel
que tuviera una posición diferente o contraria a la Iglesia. También cabían en esta
categoría los infieles, bígamos y frailes corruptos o solicitantes. Esta institución era
completamente autónoma frente a las autoridades americanas.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

El barroco:

El Barroco fue un período de la historia en la cultura occidental originado por una nueva
forma de concebir el arte (el «estilo barroco») y que, partiendo desde diferentes contextos
histórico-culturales, produjo obras en numerosos campos artísticos: literatura,
arquitectura, escultura, pintura, música, ópera, danza, teatro, etc. Se manifestó
principalmente en la Europa occidental, aunque debido al colonialismo también se dio en
numerosas colonias de las potencias europeas, principalmente en Latinoamérica.
Cronológicamente, abarcó todo el siglo XVII y principios del XVIII, con mayor o menor
prolongación en el tiempo dependiendo de cada país. Se suele situar entre el Manierismo
y el Rococó, en una época caracterizada por fuertes disputas religiosas entre países
católicos y protestantes, así como marcadas diferencias políticas entre los Estados
absolutistas y los parlamentarios, donde una incipiente burguesía empezaba a poner los
cimientos del capitalismo.

Como estilo artístico, el Barroco surgió a principios del siglo XVII (según otros autores a
finales del XVI) en Italia —período también conocido en este país como Seicento—,
desde donde se extendió hacia la mayor parte de Europa. Durante mucho tiempo (siglos
XVIII y XIX) el término «barroco» tuvo un sentido peyorativo, con el significado de
recargado, engañoso, caprichoso, hasta que fue posteriormente revalorizado a finales del
siglo XIX por Jacob Burckhardt y, en el XX, por Benedetto Croce y Eugeni d'Ors.
Algunos historiadores dividen el Barroco en tres períodos: «primitivo» (1580-1630),
«maduro» o «pleno» (1630-1680) y «tardío» (1680-1750).

Aunque se suele entender como un período artístico específico, estéticamente el término


«barroco» también indica cualquier estilo artístico contrapuesto al clasicismo, concepto
introducido por Heinrich Wölfflin en 1915. Así pues, el término «barroco» se puede
emplear tanto como sustantivo como adjetivo. Según este planteamiento, cualquier estilo
artístico atraviesa por tres fases: arcaica, clásica y barroca. Ejemplos de fases barrocas
serían el arte helenístico, el arte gótico, el romanticismo o el modernismo.

El arte se volvió más refinado y ornamentado, con pervivencia de un cierto racionalismo


clasicista pero adoptando formas más dinámicas y efectistas y un gusto por lo
sorprendente y anecdótico, por las ilusiones ópticas y los golpes de efecto. Se observa
una preponderancia de la representación realista: en una época de penuria económica, el
hombre se enfrenta de forma más cruda a la realidad. Por otro lado, a menudo esta cruda
realidad se somete a la mentalidad de una época turbada y desengañada, lo que se
manifiesta en una cierta distorsión de las formas, en efectos forzados y violentos, fuertes
contrastes de luces y sombras y cierta tendencia al desequilibrio y la exageración.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad VIII: La hegemonía francesa (Siglo XVII) y el siglo de las luces (siglo XVIII).

1. El declive de España, el siglo de Francia: Ubicación espacio-temporal, la era de


Richelieu, la cultura en el “siglo de XIV”, ilustración y mentalidad burguesa. La
oportunidad de Inglaterra.

La consolidación de la monarquía francesa -camino al absolutismo -comenzó a gestarse


durante el reinado de Francisco I, y especialmente en sus luchas contra el emperador
Carlos V. En el siglo XVI Francia había padecido las llamadas “guerras de religión” entre
hugonotes (calvinistas) y católicos, que, unidas a problemas sucesorios, terminaron con la
llegada al trono de Enrique IV de Barbón, hugonote que abjuró de sus creencias y se
convirtió al catolicismo. Pero se rodeó de calvinistas, que generaron la “atmósfera” de un
París escéptico -y libertino-, ajeno -y hasta opuesto a la nobleza del resto de Francia. Por
el edicto de Nantes otorgó una prometida libertad de culto a los protestantes, logrando la
pacificación que necesitaba para iniciar el fortalecimiento de su reino.

Al morir asesinado le sucedió Luis XIII, durante cuya minoría de edad el verdadero poder
fue pasando lentamente al obispo y consejero Armand du Plessis, luego cardenal de
Richelieu. Fervoroso defensor del fortalecimiento del poder real como garantía de la paz
político-religiosa, en política interior fomentó la unidad y sumisión de la nobleza,
colocando los cimientos que aseguraron el absolutismo real en Francia, en el momento
mismo en que, al otro lado del canal, Inglaterra establecía a costa de revoluciones y
sangre, el gobierno parlamentario. A su vez, convencido de la necesidad de disminuir el
dominio de los Habsburgo, tomó parte activa en la política europea, inclinando la balanza
en la “guerra de los treinta años”, mientras preparaba a Francia para convertirse en la
potencia hegemónica de Europa en el siglo XVII.

Las permanentes guerras civiles -de raíz religiosa que sacudieron a Francia durante el
siglo XVI provocaron una reacción tolerante en las generaciones siguientes -
aproximadamente desde alrededor de 1590 y un grupo de políticos (los poliriques) no
comprometidos con las facciones en lucha -y después del asesinato de dos reyes
trabajaron con la pluma y la política activa a favor de la tolerancia y la paz. Uno de sus
representantes más importantes fue Jean Bodin, defensor de la teoría de la soberanía para
fortalecer el poder al rey y evitar las “luchas entre facciones” .Para Bodin imagen de
Dios “debe poner de acuerdo a sus súbditos, unos con otros, y a todos con él mismo”,
puede “dar leyes a sus súbditos sin su consentimiento” y “no tiene que rendir cuentas a
nadie más que a Dios”; es soberano.

Esta concepción estamental fue claramente expresada por otro autor francés (Guy
Coquille), quien en 1588 afirmó: “el Rey es el jefe, y el pueblo de las tres órdenes son los
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

miembros, y todos juntos forman el cuerpo político y místico, cuya unión y ligadura es
tan inseparable, que cuando una parte sufre un dolor, repercute con intensidad en el resto
de la sociedad”.

Es importante destacar que toda la estructura estamental -y la monarquía misma


descansaban sobre la familia (“los antepasados”). Así lo aclaraba el citado Bodin al
escribir “el rey trata a sus súbditos y les administra la justicia, como hace un padre con
sus hijos" y lo confirmaba Moreau, en su Discurso sobre la justicia dedicado al Delfin:
“Las primeras sociedades fueron las familias y la primera autoridad fue la que ejercieron
los padres sobre los hijos. Los reyes ejercieron sobre las naciones la misma autoridad que
tuvieron los padres en las primeras familias“.

Antes de la mudanza de la nobleza a Versalles “el jefe de la familia recuerda al


paterfamilias antiguo. Manda al grupo que se forma en torno suyo y que lleva su nombre,
organiza la defensa común, reparte el trabajo conforme a la capacidad y a las necesidades
de cada uno. Reina -esta palabra la encontramos en textos de la época como amo
absoluto. Se llama sire. A su mujer, la madre de familia, la llama dame (domina). La
familia vive en su residencia fortificada. El hombre padece, ama, trabaja y muere en el
lugar donde ha nacido. El jefe de la familia es a ratos guerreros y a ratos agricultor. Como
los héroes de Homero. Las tierras que cultiva se concentran alrededor de su vivienda”.
Sin la familia, el hombre no podría subsistir. Así se han formado los sentimientos de
solidaridad que unieron entre sí a los miembros de la familia, sentimientos que bajo el
impulso de una tradición soberana, irán desenvolviéndose y concretándose. La
prosperidad de un hombre decidirá también la de su parentela; el honor de uno de ellos
será también el de los demás y, asimismo, la vergüenza de uno recaerá sobre todos los
miembros del linaje. Pero el “paterfamilias” asimismo es la garantía del patrimonio
familiar y asegura la herencia de los bienes -y de las tradiciones-, como también la
herencia de los “oficios” (ver documento 2)7 que preservan el buen funcionamiento del
orden social. Por ello en esos tiempos “la unión matrimonial -que parece ser hoy la fusión
de dos individuos era, principalmente, la unión de dos casas. De manera parecida, cabía
al primogénito garantizar la continuidad de esa “casa”. que conforma, de alguna manera,
más que la familia mono-nuclear -pareja 6 hijos la “gran familia patriarcal”.

Esta concepción “nobiliaria” de la familia no era exactamente igual en el ambiente rural


que en la vida cotidiana y la moral cristiana. “En una sociedad que siguió siendo
profundamente rural hasta el siglo pasado, la tierra madre era el origen de todo tipo de
especie humana. Todos los años la naturaleza representaba la misma obra; las estaciones
se seguían sin tregua, y el mundo era arrastrado por este movimiento sin fin. En este
universo en constante renovación, no había nada más grave que la esterilidad de la pareja,
porque interrumpía el ciclo y quebraba la solidaridad del linaje. Cada miembro de la
familia dependía de los demás; sin ellos, no era nada. Los adultos en edad de tener hijos
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

establecían el vínculo entre el pasado y el futuro, entre una humanidad pasada y una
humanidad venidera. Romper el hilo era una responsabilidad insensata. Y puesto que la
mujer era quien llevaba en su seno al niño, quien lo alumbraba y quien seguidamente lo
alimentaba, desempeñaba un papel esencial ; era ella la depositaria de la familia y de la
especie. De ahí los ritos de la fecundidad a los que se sometía en los “santuarios de la
naturaleza”, cerca de las piedras de fecundidad, de los manantiales y de los árboles
fecundantes, como si la semilla de niño se hallara en la naturaleza, cerca de ciertos
lugares privilegiados”.

Richelieu llevó adelante una política agresiva y firme contra la antigua nobleza, arrasando
sus plazas fuertes y reemplazando los poderes locales por enviados del Rey -los
intendentes que pasaron a controlar la policía, la justicia y las finanzas. Paralelamente
difundió “un culto al Rey” concebido como “la imagen viviente de la Divinidad”, de
acuerdo con la teoría que perfeccionó el obispo Bossuet.

Este, a mitades del siglo XVII expuso la versión católica de la teoría del “derecho divino
de los reyes”, justificadora del absolutismo real.

Señala un autor que “no es aventurado afirmar que el apoyo a la monarquía por derecho
divino formaba parte de una visión del mundo, coherente y consecuente, según la
entendían muchos hombres también en la Inglaterra de después de la restauración. Lo que
sostenía la ideología del orden era el deseo interno, muy firme, de encontrar un
fundamento universal e inmutable del derecho de la autoridad establecida y la obligación
de la obediencia. También satisfacía la necesidad de encontrar un orden político y social
que fuera más allá de la mera conveniencia, que superara el tiempo y la circunstancia y
que no dependiera de los procesos históricos particulares y las características nacionales".

A la muerte de Luis XIII le sucedió su hijo Luis XIV, menor de edad, bajo la regencia de
su madre Ana de Austria, y el “gobierno” del cardenal Mazarino, instruido para
reemplazarle por el propio Richelieu.

Después de la rebelión de la Fronda, y dada la impopularidad de Mazarino, Luis XIV,


apenas llegado a la mayoria de edad, se hizo cargo del poder y ejerció el gobierno de
Francia hasta su muerte. Más que ministros tuvo funcionarios y entre ellos sobresalieron
Colbert -impulsor de la práctica económica del mercantilismolº, de las primeras industrias
(de lujo) y constructor de una poderosa marina comercialy Vauban, organizador del
primer ejército “profesional”.

Luis XIV llevó a su máxima expresión la práctica absolutista sintetizada en la célebre


frase “el estado soy yo”, continuando y profundizando la política implementada por
Richelieu de controlar a la nobleza, mientras se rodeaba de burócratas seleccionados entre
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

los burgueses. Esta política fue secundada por el dictado de una gran cantidad de
ordenanzas -verdaderos códigos destinados a reglamentar las líneas de acción.

De este modo se fue conformando una nueva forma política, en la cual “el Estado queda
reducido a una máquina todopoderosa capaz de mantener a los hombres en paz”". En ella
el poder se sustenta en “el ejército, la bolsa, la burocracia y la corte”, que se fortalecieron
en esos tiempos hasta convertirse en los cimientos de nuestro “estado moderno"

Un monarca absolutista como Luis XIV evidentemente también quería controlar a la


Iglesia. al menos la de su reino”. En materia religiosa el rey revocó el mencionado edicto
de Nantes, provocando éxodo de muchos que fueron recibidos como desterrados
(emigre's) por persecuciones religiosas en Holanda, Inglaterra, Brandeburgo y luego
Norteamérica y aún Sudáfrica, adonde llevaron -junto a sus ideas de libertad y tolerancia
religiosa y su habilidad técnica los aspectos más significativos de la “cultura francesa".
Al mismo tiempo lograba la condena de las ideas de Jansenio, cercano al protestantismo“.

La posición del monarca facilitó que la Iglesia en Francia se fuera convirtiendo “cada vez
más un organismo eclesiástico autónomo y la cultura francesa separándose
progresivamente de la cultura barroca de la Europa católica.". Precisamente uno de los
pilares del Antiguo Régimen (el Ancien Régime) fue la vinculación entre el Trono y el
Altar, que Luis XIV -y especialmente sus sucesores-fomentaron, creando un modelo que
copiaron todas las monarquías de la Europa “absolutista”.

Una de sus medidas más conocidas fue la construcción de un palacio en Versalles, y al


trasladar allí su corte, logró que la nobleza dejara sus posesiones provinciales en manos
de “mayordomos”, mientras los territorios pasaban a ser administrados por funcionarios
reales, los intendentes. Entretanto los nobles se convirtieron en cortesanos frivolos,
despreocupados de los asuntos políticos y alejados de sus campesinos, generándose, poco
a poco, el “caldo de cultivo” para la Revolución Francesa.

Mientras los artistas de toda Europa intentaban edificar nuevos Versalles, los artistas
franceses construyeron el Gran Trianon, los Inválidos y el Louvre, por citar los más
conocidos.

En 1664 la corte allí residente “estaba compuesta por unas seiscientas personas: la familia
real, la nobleza más alta, los representantes extranjeros y el personal de servicio. En la
plenitud, Versalles creció hasta las diez mil almas, esta cifra incluía a notables que
acudían ocasionalmente, a todos los animadores y criados y a los artistas a quienes el rey
había querido recompensar“

Versalles generó el clima modales se contagiaría a toda Europa,


Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Durante el Barroco la nobleza trataba de asegurarse la continuidad de la estructura socio-


política vigente, resguardando los valores y costumbres o reelaborándolos con escasas
transformaciones de fondo. En la corte de Luis XIV, aun los rasgos de las cortes del
Barroco se tomaron más exquisitos y afectados. Entretanto, en las crecientes ciudades, los
burgueses modificaban pausadamente todos los aspectos de la “cosmovisión” de la
Cristiandad, surgida mayormente en los ambientes eclesiásticos.

Una mentalidad burguesa

Ya en la Florencia de fines del siglo XV pudimos advertir la aparición de un homo novus


que comenzaba & diferenciarse notablemente de su antecesor “medieval”. La tradición le
ha apodado “burgués” y su característica más importante fue la secularización en todas
las manifestaciones de su vida cotidiana. Y probablemente haya sido el dinero
desencadenante del proceso de cambios; “el dinero, que todo lo transforma, trae al mundo
una gran inquietud y le pone en constante cambio. Todo el ritmo de la vida acelera su
intensidad. Se impone el concepto moderno de tiempo, como un valor, como una
mercancía útil. En él se encuentran las raíces del llamado “espíritu capitalista” que,
además del afán de lucro -ajeno a la concepción medieval opuesta al negocio, encierra
una serie de cualidades psíquicas y nuevos valores, infravalorados en los siglos
precedentes. Entre éstos, podemos agregar al individualismo “antropocéntrico” ya citado
y a una mentalidad calculadora, el afán de lucro (ambición de ganancia), la laboriosidad
(el trabajo que permite construir este mundo), la frugalidad (el ahorro), la respetabilidad
(honestidad, prestigio) y, por qué no. la búsqueda del ascenso en la escala social”. Se
perfeccionando hasta prácticamente lograr imponer nueva cosmovisión.

Su concepción de vida condujo en los países “protestantes” donde la burguesía se impuso


con mayor facilidad una preocupación convertido en la mayor de las virtudes y su
consecuente enriquecimiento; éxito premiado por Dios. Estos valores se fueron
convirtiendo en las virtudes propias de los siglos Siguientes: “Hay que vivir
“correctamente: esta frase se convierte ahora en norma suprema de conducta para todo
hombre de negocios que pretenda ser eficiente.

Los valores y las costumbres “barrocas” y "burguesas" intentaron plasmarse en una


síntesis. Como resultado en “el siglo XVII se había forjado un tipo ideal de hombre: el
honnéte homme el hombre de bien en quien reconocemos al hombre de mundo al
caballero y al humanista pero también al cristiano. Tipo perfectamente equilibrado, en el
cual los elementos racionales y los elementos afectivos armonizaban a la perfección. El
honnete homme estaba animado por el amor hacia lo grande. el gusto de lo habico y una
fuerte inclinación hacia lo novelesco. Poseía además, el sentido de la mesura y de las
conveniencias. Había establecido en si mismo el reino de la razón. Estaba hecho para la
sociedad de la cual era producto. Su tiempo se repartía entre aquella sociedad, la corte y
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

la ciudad, y el servicio del rey, el servicio de Francia. Era pues, sociable; no


individualista. Era psicólogo y moralista. Buscaba el mejor conocimiento de sí mismo y
el de los demás. El honne’te homme es modelo que se dio una minoría selecta entre cuyas
filas Francia reclutaba sus jefes, en momentos en que le era necesario reconstruirse por sí
sola y hacer la guerra sobre todos los frentes. Constituyo también el modelo de la Europa
entera, de aquella que se ha dado en llamar “la Europa francesa.

Pero así como el burgués -que había descubierto el ascenso social intentaba identificarse
con el noble. El resto de la población -el campesino, más tarde aceptado como “pueblo”
no era bien visto por el hanna: homme.

Pero en esos tiempos al burgués evidentemente no le preocupaban los campesinos, sólo


pretendía vincularse a la nobleza; El burgués es rico, y los demás no lo son.

Pero la ya mentada crisis de la “conciencia religiosa” -que producía la secularización


comenzó a comprobarse cada vez con mayor intensidad, primero en los países adonde no
llegó la reforma tridentina. Aunque los templos seguían siendo lugar de reunión, eran un
lugar cada vez menos sacro

En Francia, en otro aspecto, en el siglo XVII se aprecia con mayor claridad la


preocupación de los burgueses por vincularse con la nobleza, y así mejorar su status
social y económico.

El siglo XVII,la vez que se separaba en los palacios a la nobleza de sus campos -y su
gente-generó. en las floreciente: ciudades, grandes espacios geométricos -de estilo
clásico(avenidas), que permitían los desfiles y espectáculos públicos para patentizar el
poder y pequeños espacios de esparcimiento y exhibición (parques. aminas arbolados.
jardines) para que la noblezas pudiera pasear en sus campos

Fue precisamente Holanda (las Provincias Unidas). Independizada de la Corona español:


en 1581 y convertida en una nación de marinos y comerciantes (burgueses). quien inició
el avance de la burguesía protestante en arropa la vez que recibí: a todos los perseguidos
políticos de las naciones católicas quienes ayudaron a su fortalecimiento mercantil. Desde
tiempos antiguos se le consideró “una barca en la estela del navío británico” y terminó
traspasando su poder a la Inglaterra “isabelimt” y. más precisamente. Cuando su
esmruder Guillermo se convirtió en rey de Inglaterra (1688). Como bien observa un
historiador. “los Síndicos de Rembrandt son el primer testimonio visual de le democracia
burguesa… Significa que un grupo de individuos puede reunirse y asumir un:
responsabilidad conjunta; que pude permitirse el lujo de hacerlo porque disponen de
cierto tiempo libre: y que disponen de cierto tiempo libre porque tienen dinero en el
banco'“. De allí surgió la nueva elite que gobernó Europa en los siglos siguientes. y a ello
ayudaron las “nuevas ideas” .
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

La cultura en el siglo de Luis XIV

Retomando al reinado de Luis XIV, éste no se limitó a contener a la nobleza, fortalecer su


poder político y emprender importantes conquistas militares sino -como sus grandes
antecesores desarrolló una importante labor cultural, por la cual Voltaire erigió un “siglo
de Luis XIV”.

El Rey Sol continuó las líneas emprendidas por Richelieu protegiendo a poetas, literatos,
pintores y músicos que “ensalzaron” en la Corte -y luego en los salón es la “grandeza de
Francia”, y la suya; convirtiendo al francés en el idioma culto de Europa, en reemplazo
del latín.

A la tarea de difusión de la cultura francesa ayudó notablemente la fundación de las


Academias (de Inscripciones y de Bellas Letras, de Ciencias, de Arquitectura y de
Música), emprendida por el ministro Colbert. París se convirtió en el centro artistico-
cultural de Europa y conservó este papel privilegiado al menos hasta entrado el siglo XX.
Como decía orgulloso La Bruyére, entonces se nacía “francés y cristiano’”2 y así como
“el francés reemplazó al latín como lengua internacional (y lengua de los tratados). y el
clasicismo francés sustituyó al exuberante barroco. Todo quedó dominado por la
geomem'a, que se convirtió prácticamente en algo característico de la época: el estado
visto como una máquina racionalmente construida, desde la edificación de las ciudades,
las fortificaciones y la arquitectura de los jardines hasta los ejercicios, la música y la
danza'”. Gracias a ello “. . . la cultura clásica francesa y las nuevas ideas ‘filosóficas’ se
difundieron a la vez de un extremo al otro de Europa.. a través de la sociedad cosmopolita
de las cortes y los salones”

Pero cabe resaltar que en el siglo XVII todavía “se vivía a la manera de los antepasados;
“Los viejos lo hacían así”. La “costumbre', las 'costumbres', he aquí la ley, una ley
duradera indiscutida”. “Se nota siempre la misma preocupación dominante en las
costumbres más profundamente arraigadas en el alma popular: asegurar la integridad, la
estabilidad y la perpetuidad de la familia en sus usos y costumbres y en sus tradiciones.
Era el tan comentado “Antiguo Régimen” La revolución -el cambiose produjo a fines del
siglo XVII con el pensamiento -y la acción de la Ilustración.

El siglo XVII acentuó las modificaciones en el mapa europeo del siglo anterior:
desapareció Polonia, surgieron Suecia y Prusia, apareció en escena Rusia y decayó el
Imperio Turco. El domingo lº de septiembre de 1715 Luis XIV , rey de Francia y de
Navarra, murió, en Versalles. Le sucedió su bisnieto Luis XV , quien debió luchar -sin
éxito contra el desprestigio adquirido por la nobleza en los últimos años del reinado de su
predecesor.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Pero es preciso agregar que mientras la nobleza se entretenía en Versalles con los
mencionados placeres de la vida cortesana. los burgueses en ascenso brillaban en los
salones de París, entidades que les permitían “codearse” con los representantes del
Antiguo Régimen (ministros y amantes) y enterarse de las novedades de la Corte y
especialmente del mundo de la Bolsa y los negocios. Fueron las mujeres -como Mme.
Geoffrin o Mme. Du Deffandlas que dieron origen a “los salones", estos nuevos centros
de reunión de las elites francesas” donde se gestó -y propagó la “ideal ’ " y el “clima” de
la Revolución Francesa.

2. El surgimiento de las nuevas ideas: racionalismo y empirismo (Descartes,


Newton, Hume y Locke). Deísmo naturaleza, razón y felicidad.

Las nuevas ideas

Mientras los humanistas daban forma a un nuevo modelo de “hombre culto”, construido
sobre los saberes y valores de la redescubierta Antigüedad, los “hombres prácticos”
trabajaban sobre “nuevas ideas". La aparición de éstas se vio favorecida por la crisis
teológica filosófica y política del siglo XIV, generando “una clara preparación lenta y
gradual de lo que después se llamará el pensamiento moderno, en una mezcla en la que
no siempre es fácil discernir lo antiguo de lo nuevo, en la que no hay una sistematización
madura de las ideas, ni rigor metodológico“. Estas “nuevas ideas” se fueron gestando
lentamente y maduran en una nueva “cosmovisión", recién en pleno siglo XVII.

Este cambio fue profundo pues reemplazó, inclusive, la idea aristotélico-tolemaica y


medieval de un mundo geocéntrico y celeste finito, por la idea copernicana de un sistema
heliocéntrico de un mundo celeste infinito en el espacio. Todas las creencias sobre las que
se asentaba el saber del hombre entraron en crisis y fueron reelaboradas y modificadas. El
mundo estable ingresó en un proceso de cambio, de movimiento, indetenible. . . hasta
hoy.

Pero este largo proceso tuvo lugar mediante pasos lentos.

“En este panorama de la modernidad no es excusable pasar por alto el papel que la
ciencia y la filosofía de Descartes jugaron en la configuración de la época. Su
contribución científica decisiva fue la creación de la geometría analítica que correlaciona
el álgebra al espacio convirtiendo a la matemática en instrumento para escrutar los
secretos de la realidad. Es precisamente el espacio, la extensión, la dimensión esencial de
la naturaleza, vaciada ahora de hálito divino, de esquemas finalistas y vista como
máquina movida por fuerzas físicas y ya no por fuerzas espirituales. ‘Dadme extensión y
movimiento y construirá el universo', decía Descartes, acuñando la fórmula fundamental
del mecanicismo moderno, camino que había de transitar la ciencia en los siglos
subsiguientes“.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

“El cartesianismo” ingresó lentamente en las Universidades y desplazó progresivamente a


la escolástica como también la “supremacía de la razón' y de 'lo racional' se impuso, en el
siglo XVII en todas las manifestaciones de la sociedad““. El racionalismo tuvo
importantes propagadores en el hispano

Estas concepciones teóricas produjeron nuevos saberes empíricos

Los graves interrogantes que produjo en el siglo XVII la “puesta en duda” de la


cosmovisión vigente que un autor llamó “crisis de la conciencia europea”“pueden
percibirse en un poema de la época: “Ciertamente no hay hoy apenas nadie / que sepa que
aprobar o rechazar; I todo se entremezcla, nada es inmutable. ¡Todo está como en el
refrán patas arriba

El desarrollo de las “nuevas ideas“ fue paralelo a los descubrimientos prácticos (inventos)
que se multiplicaron aceleradamente en esos tiempos; se requerían instrumentos de
observación apropiados. En este ambiente fueron construidos lentes, relojes de péndulo,
microscopios, telescopios, barómetros y termómetros como también se encontró
aplicación práctica al astrolabio, la brújula y a las tablas de declinación solar, que
mejoraron las cartas de navegación y permitieron adentrarse en el “tenebroso océano".
Para llevar adelante la observación de los “cielos” se fundaron observatorios como el de
Greenwich en Inglaterra“. Literalmente “con el telescopio los hombres vieron, nuevos
mundos….

A partir del siglo XVII “las generaciones jóvenes cultas fueron educadas por los jesuitas -
que poseían más de un centenar de colegios sólo en Francia y unos cincuenta mil
alumnos-, cuyos docentes estaban impregnados en las ideas cartesianas y de los “filósofos
modernos“. Esta enseñanza “llevó por todas partes el espíritu de duda y de libre examen.
Desencadenó muy en contra del pensamiento original de su autor, una ola de incredulidad
que ignoró las fronteras. Pudo así hablarse verdaderamente de la apertura de una “crisis
de la conciencia europea”.

Paralelamente, la “ola de escepticismo” y la orientación pragmática que tomaba “el


mundo” llevó a muchos jóvenes a preferir las “ciencias”, antes que la teología ola
filosofía. Los clérigos se convirtieron en científicos. A su vez el saber práctico -criticado
en las Universidades llevó a estudiar fuera de ellas. Este fue uno de los orígenes de las
Academias “privadas” -financiadas por mercaderes y artesanos-, claramente orientadas
hacia el método inductivo. Uno de los ejemplos más eficaces fue la Royal Society,
fundada en Londres en 1645, con el apoyo de emigrados protestantes holandeses y
hugonotes, y que se convirtió en la base teórico-práctica de la revolución industrial y del
expansionismo británico. Uno de sus socios más significativos fue Newton, pero también
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Pedro Bayle, quien en 1697 editó un Diccionario histórico y crítico, primera enciclopedia
del pensamiento “moderno”, de “las nuevas ideas”.

Isaac Newton fue un físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés.
Es autor de los Philosophiæ naturalis principia mathematica, más conocidos como los
Principia, donde describe la ley de la gravitación universal y estableció las bases de la
mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre sus otros
descubrimientos científicos destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica
(que se presentan principalmente en su obra Opticks) y el desarrollo del cálculo
matemático.

David Hume fue un filósofo, economista, sociólogo e historiador escocés, constituye una
de las figuras más importantes de la filosofía occidental y de la Ilustración escocesa.

John Locke FRS fue un filósofo y médico inglés considerado como uno de los más
influyentes pensadores del Siglo de las Luces y conocido como el «Padre del Liberalismo
Clásico». Considerado como uno de los primeros empiristas británicos, siguió las ideas
de Francis Bacon y también tuvo una participación fundamental en la teoría del contrato
social. Su trabajo afectó en gran medida el desarrollo de la epistemología y la filosofía
política. Sus escritos influyeron en Voltaire y Rousseau, muchos pensadores de la
Ilustración escocesa, así como los revolucionarios estadounidenses. Sus contribuciones al
republicanismo clásico y la teoría liberal se reflejan en la Declaración de Independencia
de los Estados Unidos y la Declaración de Derechos de 1689.

3. La revolución inglesa de 1688. El modelo ingles de gobierno. La independencia


de las colonias británicas de A° del Norte: La revolución estadounidense.

La revolución inglesa de 1688

La Revolución Gloriosa fue el derrocamiento de Jacobo II en 1688 por una unión de


Parlamentarios y el Estatúder holandés Guillermo de Orange. Algunas veces también se
llama la Revolución Incruenta, aunque hubo combates y pérdidas de vidas humanas en
Irlanda y Escocia1

Los historiadores católicos y tories prefieren el término «Revolución de 1688», ya que


«Gloriosa» o «Incruenta» reflejarían los prejuicios de los historiadores. La Revolución
está fuertemente asociada con los sucesos de la Guerra de los Nueve Años de la Europa
Continental, y se puede ver como la última invasión con éxito de Inglaterra. Puede
argüirse que con el derrocamiento de Jacobo comenzó la democracia parlamentaria
moderna inglesa: el monarca nunca volvería a tener el poder absoluto, y la Declaración de
Derechos se convertiría en uno de los documentos más importantes de Gran Bretaña. La
deposición del monarca católico Jacobo II acabó con cualquier oportunidad de que el
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

catolicismo fuese restablecido en Inglaterra, y también condujo a la tolerancia de los


protestantes no conformistas.

La Revolución de 1688 se considera por algunos como uno de los sucesos más
importantes en la larga evolución de poderes poseídos por el parlamento y por la corona
de Inglaterra. Con el paso de la Declaración de Derechos, se erradicó cualquier
posibilidad para una monarquía católica, y hacia cualquier movimiento hacia la
monarquía absoluta en las Islas Británicas mediante el acotamiento de los poderes del
monarca. Los poderes del Rey fueron restringidos fuertemente; ya no podía suspender las
leyes, crear impuestos, o mantener un ejército permanente durante tiempos de paz sin el
permiso del Parlamento. Desde 1689, Inglaterra, y más tarde el Reino Unido, ha sido
gobernado bajo un sistema de monarquía parlamentaria, y lo ha sido
ininterrumpidamente. Desde entonces, el parlamento ha ganado cada vez más poder, y la
corona lo ha perdido progresivamente. A diferencia de la guerra civil de mediados del
siglo XVII, la "Revolución Gloriosa" no involucró a las masas de gente corriente. Esto ha
conducido a muchos historiadores a sugerir que los sucesos se parecen más a un golpe de
Estado que una revolución social.

El nuevo rey de Inglaterra, Guillermo III de Inglaterra, había pertenecido a la Iglesia


reformada holandesa, tan opuesta a la iglesia de Inglaterra, antes de su llegada.
Consecuentemente, la Revolución condujo al Acta de Tolerancia de 1689, que
garantizaba la tolerancia a los protestantes no-conformistas, pero no a los católicos. La
victoria de Guillermo en Irlanda todavía se conmemora por la Orden de Orange, por
preservar la dominancia británica y protestante en el país.

La Revolución Gloriosa (o Revolución de 1688) espoleó un re-examen de muchas


creencias políticas. Habiendo esperado largo tiempo el aumentar la autoridad del
parlamento a expensas de la monarquía, un grupo disidente conocido como whigs, se
pusieron al servicio del nuevo régimen.

La revolución de las 13 colonias.

Al ser al mismo tiempo un proceso revolucionario (el primero de la llamada "era de las
revoluciones" que abre la Edad Contemporánea) y un proceso de descolonización (la
primera "independencia"), Esta revolución significó transformaciones y conflictos
internos y un conflicto exterior, entre las "Trece Colonias" británicas de América del
Norte y su metrópoli (el Reino Unido).7 De este proceso surgiría una nueva nación (los
Estados Unidos de América) que se estableció jurídicamente en textos de gran
trascendencia, como la Declaración de Independencia (4 de julio de 1776) y la
Constitución (17 de septiembre de 1787).
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Desde la década de 1760 la opinión pública de las trece colonias fue tomando conciencia
de su identidad y unidad de intereses en una oposición cada vez mayor contra el gobierno
británico, que no atendió los llamamientos a la moderación; hasta que la dinámica de
desafíos mutuos condujo a un conflicto armado, la guerra de Independencia (1775-1783,
aunque las victorias decisivas en el campo de batalla se dieron en octubre de 1781).

El ejemplo estadounidense fue decisivo para que en 1789 el protagonismo revolucionario


pasara a Francia, y posteriormente a España y a la América española, dentro de lo que se
ha denominado el "ciclo atlántico" de las revoluciones burguesas o revoluciones liberales.

4. La revolución francesa y Napoleón. El proceso revolucionario en América y la


caída del orden colonial. Cambios políticos y sociales.

La revolución francesa.

La Revolución francesa fue un conflicto social y político, con diversos periodos de


violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras
naciones de Europa que enfrentaban a partidarios y opositores del sistema conocido como
el Antiguo Régimen. Se inició con la autoproclamación del Tercer Estado como
Asamblea Nacional en 1789 y finalizó con el golpe de estado de Napoleón Bonaparte en
1799.

Si bien, después de que la Primera República cayera tras el golpe de Estado de Napoleón
Bonaparte, la organización política de Francia durante el siglo XIX osciló entre república,
imperio y monarquía constitucional, lo cierto es que la revolución marcó el final
definitivo del feudalismo y del absolutismo en ese país, y dio a luz a un nuevo régimen
donde la burguesía, apoyada en ocasiones por las masas populares, se convirtió en la
fuerza política dominante en el país. La revolución socavó las bases del sistema
monárquico como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un
discurso e iniciativas capaces de volverlo ilegítimo.

Según la historiografía clásica, la Revolución francesa marca el inicio de la Edad


Contemporánea al sentar las bases de la democracia moderna, lo que la sitúa en el
corazón del siglo XIX. Abrió nuevos horizontes políticos basados en el principio de la
soberanía popular.

En términos generales fueron varios los factores que influyeron en la Revolución:

 un régimen monárquico que sucumbiría ante su propia rigidez en el contexto de un


mundo cambiante, y que, tras varios intentos de adoptar medidas destinadas a atajar la
crisis política y económica, capituló ante la violenta reacción de la nobleza;
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

 una aristocracia (la nobleza y el alto clero) aferrada a sus privilegios feudales, que
bloqueó todas las reformas estructurales (de Machault, de Maupeou, de Turgot) que
se intentaron implantar desde la Corte;
 el auge de una clase burguesa nacida siglos atrás, que había alcanzado un gran poder
en el terreno económico y que ahora empezaba a propugnar el político. Su riqueza y
su cultura la había elevado al primer puesto en la sociedad, posición que estaba en
contradicción con la existencia de los estamentos privilegiados, nobleza y clero;
 la exasperación de las clases populares urbanas y del campesinado, empobrecidos por
la subida de los precios –en particular de los cereales y del pan, base de la
alimentación— y por el incremento continuo de los impuestos y derechos señoriales y
reales. El diezmo que cobraba el clero, apenas servía para mantener el culto y
socorrer a los pobres. El campesinado contestaba además el origen de la propiedad de
los derechos y servidumbres feudales (recogidos en los llamados «libros terriers»),
que les parecían abusivos e injustos;
 la expansión de las nuevas ideas ilustradas;
 la regresión económica y las crisis agrícolas cíclicas (la que estalló en 1788 fue la más
violenta de todo el siglo XVIII), agravados por las malas cosechas en los años que
precedieron a la Revolución;
 la quiebra financiera provocada por los vicios del sistema fiscal, la mala percepción y
la desigualdad de los impuestos, los gastos de la Corte, los costes de las guerras, y por
los graves problemas hacendísticos causados por el apoyo militar a la guerra de
Independencia de los Estados Unidos. Esta intervención militar se convertiría en arma
de doble filo, pues, pese a ganar Francia la guerra contra Gran Bretaña y resarcirse así
de la anterior derrota en la guerra de los Siete Años, la hacienda quedó en bancarrota
y con una importante deuda externa. Los problemas fiscales de la monarquía, junto al
ejemplo de democracia del nuevo Estado emancipado precipitaron los
acontecimientos.

Napoleón.

Napoleón I Bonaparte (Ajaccio, 15 de agosto de 1769-Santa Elena, 5 de mayo de 1821)


fue un militar y gobernante, general republicano durante la Revolución y el Directorio,
artífice del golpe de Estado del 18 de brumario que lo convirtió en primer cónsul
(Premier Cónsul) de la República el 11 de noviembre de 1799; cónsul vitalicio desde el 2
de agosto de 1802 hasta su proclamación como emperador de los franceses (Empereur
des Français) el 18 de mayo de 1804, y fue coronado el 2 de diciembre; proclamado Rey
de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo. Ostentó ambos títulos hasta el
11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

Durante un periodo de poco más de una década, tomó el control de casi toda Europa
Occidental y Central mediante una serie de conquistas y alianzas, y solo tras su derrota en
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

la batalla de las Naciones, cerca de Leipzig, en octubre de 1813, se vio obligado a abdicar
unos meses más tarde. Regresó a Francia y al poder durante el breve periodo llamado los
Cien Días y fue decisivamente derrotado en la batalla de Waterloo en Bélgica, el 18 de
junio de 1815, cuando fue desterrado por los británicos en la isla de Santa Elena, donde
falleció.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia,


habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas
igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las
mayores operaciones militares conocidas hasta ese momento en Europa, en las que
involucró a un número de soldados jamás visto en los ejércitos de la época. Además de
estas proezas bélicas, a Napoleón también se le conoce por el establecimiento del Código
Napoleónico y es considerado por algunos un «déspota ilustrado» debido a su
extraordinario talento y capacidad de trabajo. Otros, sin embargo, lo estiman un dictador
tiránico cuyas guerras causaron la muerte de millones de personas, así como uno de los
personajes más megalómanos y nefastos de todos los tiempos.

Se le juzga como el personaje clave que marcó el inicio del siglo XIX y la posterior
evolución de la Europa contemporánea.

Sus soldados lo llamaban el Pequeño Cabo (le Petit Caporal), en tanto que los británicos
se referían a él con el despectivo Boney y las monarquías europeas como el tirano
Bonaparte, el Ogro de Ajaccio o el Usurpador Universal.

Las revoluciones en América.

La crisis de la monarquía española, a comienzos del siglo XIX, fue la causa que
desencadenó el proceso revolucionario de las colonias americanas que las condujo a su
independencia de la metrópoli. El proceso revolucionario comienza entre 1808 y 1810 y
concluye en 1825 cuando los últimos ejércitos españoles se retiran del territorio
continental americano. Sin embargo, podemos encontrar antecedentes que ponían de
manifiesto el clima de agitación que existía en las colonias desde fines del siglo XVIII.

Durante el siglo XVIII se habían producido distintos levantamientos populares por


motivos locales como el de los comuneros en Asunción, que en 1717 se alzaron contra el
nombramiento del gobernador por parte del Virrey del Perú; en 1780 en Nueva Granada
en contra del aumento de los impuestos; o en 1781, la rebelión indígena de Tupac Amarú
(ver texto) que buscaba poner fin al trabajo forzado de las poblaciones aborígenes del
Perú.Todos estas rebeliones fueron sofocadas pero ponían de manifiesto la tensión que
existía entre las colonias y la metrópoli.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

También podemos mencionar como antecedentes que fomentaban el clima de agitación la


propagación de las ideas de la Ilustración Los sectores con más poder económico eran los
que tenían acceso a la educación, muchos de sus miembros se habían estudiado en Europa
y en las Universidades americanas. Las obras de Voltaire, Montesquieu y Rousseau se
difundían entre estos grupos; la idea de soberanía popular, constitución, derechos
naturales y república eran temas de acaloradas discusiones en los salones de la sociedad
criolla.

Otro aspecto que se acentuó a lo largo del siglo XVIII fue el descontento de los grupos
criollos que habían sido desplazados de los puestos de gobierno de la administración
colonial y el comercio monopólico con la implantación de las reformas borbónicas. De
estos sectores van a surgir algunas figuras que lideraron los movimientos de
independencia, como Francisco Miranda, Antonio Nariño o Mariano Moreno. Estos
hombres recogieron las enseñanzas de la revolución francesa, desde la cual se difundieron
los derechos del hombre y el ciudadano, la idea de república y el constitucionalismo; y de
la revolución de los Estados Unidos donde había quedado demostrada la posibilidad de
crear nuevos estados independientes de las metrópolis.

Si bien estos antecedentes de descontento en las colonias no tenían como fin la


revolución, contextualizaron el proceso revolucionario que se originó a partir de la crisis
de la monarquía española. En el desarrollo del proceso de independencia de las colonias
españolas de América del Sur podemos reconocer dos etapas.

La primera que se extiende desde 1810 hasta 1815; la segunda que se prolonga desde
1815 hasta 1824. La primera etapa se caracteriza por la formación de un movimiento
juntista en las principales ciudades liderado por los grupos criollos y las guerras contra
los ejércitos hispano - franceses. La segunda etapa coincide con la restauración de
Fernando VII en el trono español, al que deben enfrentarse los ejércitos americanos
dando lugar a las Guerras de Independencia lideradas por los ejércitos de Simón Bolívar
y José de San Martín.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Unidad IX: Siglo XIX


1. La restauración. La revolución industrial como cambio social y económico. El
pensamiento científico y la sociedad liberal-capitalista.

La restauración. El congreso de Viena y la Santa Alianza.

Los representantes de la vieja Europa, reyes y nobleza, se reunieron en 1815 para firmar
el retorno de las antiguas dinastías al trono de las naciones europeas, a este tratado se lo
llamó: La Santa Alianza. Además de diferentes restauraciones monárquicas y
territoriales, se comprometieron a apoyarse mutuamente contra los movimientos
revolucionarios.

Se trataba de contener el “flujo revolucionario” y restaurar los valores y estructuras


tradicionales. Esto permitió el regreso de buena parte de la nobleza pre-revolucionaria,
cada vez más alejada de las ideas liberales. El sistema resultante de una nueva-vieja
Europa. Inglaterra seguía deslumbrando a los intelectuales europeos por el éxito de su
“modelo político” parlamentarista o constitucionalista. La elite y la sociedad en general
europea de dividió entre los defensores del liberalismo y los conservadores.

La revolución industrial.

La Revolución Industrial o Primera Revolución Industrial es el proceso de transformación


económica, social y tecnológica que se inició en la segunda mitad del siglo XVIII en el
Reino Unido, que se extendió unas décadas después a gran parte de Europa occidental y
Norteamérica, y que concluyó entre 1820 y 1840. Durante este periodo se vivió el mayor
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la


humanidad desde el Neolítico, que vio el paso desde una economía rural basada
fundamentalmente en la agricultura y el comercio a una economía de carácter urbano,
industrializada y mecanizada.

La Revolución Industrial marca un punto de inflexión en la historia, modificando e


influenciando todos los aspectos de la vida cotidiana de una u otra manera. La producción
tanto agrícola como de la naciente industria se multiplicó a la vez que disminuía el
tiempo de producción. A partir de 1800 la riqueza y la renta per cápita se multiplicó como
no lo había hecho nunca en la historia, pues hasta entonces el PIB per cápita se había
mantenido prácticamente estancado durante siglos.

A partir de este momento se inició una transición que acabaría con siglos de una mano de
obra basada en el trabajo manual y el uso de la tracción animal siendo estos sustituidos
por maquinaria para la fabricación industrial y el transporte de mercancías y pasajeros.
Esta transición se inició a finales del siglo XVIII en la industria textil y la extracción y
utilización de carbón. La expansión del comercio fue posible gracias al desarrollo de las
comunicaciones con la construcción de vías férreas, canales o carreteras. El paso de una
economía fundamentalmente agrícola a una economía industrial influyó sobremanera en
la población, que experimentó un rápido crecimiento sobre todo en el ámbito urbano. La
introducción de la máquina de vapor de James Watt en las distintas industrias fue el paso
definitivo en el éxito de esta revolución, pues su uso significó un aumento espectacular de
la capacidad de producción. Más tarde el desarrollo de los barcos y ferrocarriles a vapor
así como el desarrollo en la segunda mitad del XIX del motor de combustión interna y la
energía eléctrica supusieron un progreso tecnológico sin precedentes. Como consecuencia
del desarrollo industrial nacieron nuevos grupos o clases sociales encabezadas por el
proletariado —los trabajadores industriales y campesinos pobres— y la burguesía, dueña
de los medios de producción y poseedora de la mayor parte de la renta y el capital. Esta
nueva división social dio pie al desarrollo de problemas sociales y laborales, protestas
populares y nuevas ideologías que propugnaban y demandaban una mejora de las
condiciones de vida de las clases más desfavorecidas, por la vía del sindicalismo, el
socialismo, el anarquismo, o el comunismo.

Aún sigue habiendo discusión entre historiadores y economistas sobre las fechas de los
grandes cambios provocados por la Revolución Industrial. El comienzo más aceptado de
lo que podríamos llamar Primera Revolución Industrial, se podría situar a finales del siglo
XVIII, mientras su conclusión se podría situar a mediados del siglo XIX, con un período
de transición ubicado entre 1840 y 1870. Por su parte, lo que podríamos llamar Segunda
Revolución Industrial, partiría desde mediados del siglo XIX a principios del siglo XX,
destacando como fecha más aceptada de finalización a 1914, año del comienzo de la
Primera Guerra Mundial. El historiador marxista Eric Hobsbawm, considerado pensador
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

clave de la historia del siglo XX sostenía que el comienzo de la revolución industrial


debía situarse en la década de 1780, pero que sus efectos no se sentirían claramente hasta
1830 o 1840.10 En cambio, el historiador económico inglés T.S. Ashton declaraba por su
parte, que la revolución industrial tuvo sus inicios entre 1760 y 1830. Algunos
historiadores del siglo XX, como John Clapham y Nicholas Crafts, argumentan que el
proceso de cambio económico y social fue muy gradual, por lo que el término
«revolución» resultaría inapropiado. Estas cuestiones siguen siendo tema de debate entre
historiadores y economistas.

El pensamiento científico

Fue el siglo XIX el periodo de edificación de las bases de nuestra ciencia contemporánea,
siendo la Europa Occidental la que tuvo el papel dominante durante este periodo. Este
predominio del Occidente, más claro aún que en los siglos anteriores, se desprende
esencialmente del importante progreso conseguido por las naciones europeas en el
dominio de la enseñanza y de la investigación científica, y se debe también a la
indiscutible supremacía política y económica ejercida por Europa en el curso de este
período.

Pero junto a los grandes países de Occidente, en los que el ritmo del progreso va
acelerándose constantemente a través de diversas peripecias, el siglo XIX ve nacer y
desarrollarse nuevos focos de cultura y de investigación científica cuya vitalidad superará
en el siglo, en muchos dominios, a la de los viejos países de la Europa Occidental. Los
dos ejemplos más significativos, el de Rusia y el de los Estados Unidos de América.

Resultaría muy útil un análisis objetivo y detallado de las circunstancias y las causas
profundas de la preponderancia de la ciencia occidental durante el siglo XIX. Un tal
análisis, que interesa a la vez al especialista de la Historia general y al historiador de las
ciencias, aportaría, en efecto, importantes elementos de información y reflexión útiles
para los responsables de la política científica de las diversas naciones. cierto que ha
pasado la época en que algunos se atrevían a sostener la tesis de una superioridad natural
de las naciones occidentales en el dominio científico. El hecho esencial que orienta la
evolución de la ciencia durante el siglo XIX es que la actividad científica se convierte
cada vez más claramente en un fenómeno social que, por sus diversas repercusiones,
preocupa a los responsables más clarividentes. Las obvias implicaciones que tienen, en el
plano industrial, los progresos realizados en los diversos sectores de las ciencias físicas,
conlleva una creciente influencia del progreso científico en las condiciones de vida de la
Humanidad.

La sociedad liberal-capitalista.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Las revoluciones burguesas europeas, producidas entre 1789 y 1848 dieron lugar a un
nuevo tipo de Estado que los historiadores denominan "liberal". La ideología que
sustentaba estos regímenes es el denominado "liberalismo", que a mediados del siglo XIX
presentaba un doble aspecto: político y económico.

El liberalismo económico significaba respeto a las libertades ciudadanas e individuales


(libertad de expresión, asociación, reunión), existencia de una constitución inviolable que
determinase los derechos y deberes de ciudadanos y gobernantes; separación de poderes
(legislativo, ejecutivo y judicial) para evitar cualquier tiranía; y el derecho al voto,
muchas veces limitado a minorías.

Junto a este liberalismo político, el estado burgués del siglo XIX estaba también asentado
en el liberalismo económico: un conjunto de teorías y de prácticas al servicio de la alta
burguesía y que, en gran medida eran consecuencia de la revolución industrial. Desde el
punto de vista de la práctica, el liberalismo económico significó la no intervención del
estado en las cuestiones sociales, financieras y empresariales. A nivel técnico supuso un
intento de explicar y justificar el fenómeno de la industrialización y sus más inmediatas
consecuencias: el gran capitalismo y las penurias de las clases trabajadoras.

La alta burguesía europea veía con preocupación cómo alrededor de las ciudades
industriales iba surgiendo una masa de trabajadores. Necesita por tanto una doctrina que
explicase esta hecho como inevitable y, en consecuencia, sirviese para tranquilizar su
propia inquietud. Tal doctrina fue desarrollada por dos brillantes pensadores: el escocés
Adam Smith (1723-1790) y el británico Thomas Malthus (1766-1834).

Smith pensaba que todo el sistema económico debía basarse en la ley de la oferta y la
demanda. Para que un país prosperase, los gobiernos debían abstenerse de intervenir en el
funcionamiento de esa ley "natural": los precios y los salarios se regularían por sí solos,
sin intervención alguna del estado y ello, entendía Smith, no podía ser de otra manera,
por cuanto si se dejaba una absoluta libertad económica, cada hombre, al actuar buscando
su propio beneficio, provocaría el enriquecimiento de la sociedad en su conjunto.

Malthus partía del supuesto de que, mientras el aumento creciente de la población seguía
una proporción geométrica, la generación de riquezas y alimentos sólo crecía
aritméticamente. Resultaba de ello inevitable que de no encontrarse una solución, el
mundo se hundiría en la pobreza. La solución estaría dada en el control de la natalidad en
los obreros, y que éstos quedasen abandonados a su suerte para que así disminuyese su
número.

Tanto Malthus como Smith piden la inhibición de los gobernantes en cuestiones sociales
y económicas. Sus consejos fueron escuchados.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

2. El romanticismo. El ideal romántico. La literatura como forma de expresión. La


aceleración del tiempo histórico: tecnología, ciencia y progreso. La crisis de la
modernidad. Las revoluciones burguesas (1830-1848). La unidad italiana y los
Estados pontificios. Bsimarck y la unidad Alemana. Los Imperialismos. La era
victoriana y la hegemonía británica. Nacionalismo, colonialismo y socialismo.

El romanticismo:

A finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, se produce un primer movimiento
romántico tradicionalista, pero años más tarde tomó auge otro
movimiento revolucionario y liberal. Se trata de un movimiento que tiene su origen en
Europa, que llegará a España de manera tardía y menos radical.España seguía sumida en
la crisis económica en la que cayó en el siglo XVIII, al tiempo que sufría un importante
retraso cultural respecto a Europa. Políticamente, a la Guerra de la Independencia contra
Napoleón, le seguirá un siglo de constantes luchas entre liberales y absolutistas.El
Romanticismo es una corriente de pensamiento completamente contraria a la del siglo
anterior, pues se centra en los sentimientos del ser humano.El Romanticismo no se reduce
a un fenómeno literario, sino que abarca todos los aspectos de la cultura de la época, pues
consiste en una actitud especial frente a la vida: se exalta el “yo” y el ansia de libertad
impulsados por su espíritu idealista. El problema es que el hombre romántico choca
contra la realidad y se desengaña (se ve víctima del destino), por tanto, se rebela contra
ella o huye.

Características del Romanticismo

La nueva manera de ver el mundo en el Romanticismo llevó a escribir desde la


subjetividad describiendo sentimientos. Como la razón no era suficiente para entender la
realidad, los románticos se refugian en los ideales, se evaden a pasados remotos (E.M.), a
lugares exóticos (Oriente) o a lugares sobrenaturales, mágicos .El autor romántico se
siente incomprendido por la sociedad, a la que él tampoco comprende, y ensalza su
individualismo, su yo frente al mundo.

El romántico tiene preferencia por los escenarios naturales: la naturaleza suele ser
dinámica, peligrosa, con tormentas, olas enfurecidas… y suelen ser escenarios nocturnos.
Es muy frecuente que sitúen una obra en un cementerio.

Los temas propios del Romanticismo:

 la historia,
 el amor idealizado o trágico, la pasión
 la vida, la muerte, el sentido de la vida, el destino, a angustia existencial
 el deseo de libertad
 el patriotismo
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

 la evasión
 “el genio creador”, el artista nace, no se hace.
 El Nacionalismo (el pueblo como entidad espiritual supraindividual).

La literatura. La técnica literaria se basa en la libertad de inspiración,sin normas(al


contrario del Neoclasicismo). La obra romántica se caracteriza por:

 abundancia de recursos literarios y de adjetivación.


 léxico tanto culto como popular. El vocabulario es sonoro y sugerente.
 búsqueda de modelos propios (rechazando: clasicismo francés y clásicos
grecolatinos).
 Poesía: se prefiere la libertad en la métrica, rima asonante (muchas veces aguda,
más musical

Géneros literarios. Autores y obras más significativas

El Romanticismo se convirtió en el siglo XIX en una forma de vida que buscaba la


libertad y la exaltación del “yo”.

POESÍA fue el género literario por excelencia.

En la 1ª mitad del XIX, se estaba dando la transición del Neoclasicismo al Romanticismo.


En los primeros años destacó Espronceda:

– Sus poemas líricos se recogieron bajo el título Poesías. Temas del amor y la libertad
(encarnada por personajes marginales).

– Poemas narrativos extensos, los más destacados: El estudiante de Salamanca y El


diablo mundo.

A partir de la muerte de Fernando VII, triunfa la poesía romántica:

 POESÍA LÍRICA: expresión de sentimientos de melancolía y amor a la mujer en


ambientes románticos nocturnos (en los cementerios, las ruinas…). Destacan
Bécquer y Rosalía de Castro que, sin embargo, son “posrománticos”.

Gustavo Adolfo Bécquer: nació en Sevilla, pero se trasladó a Madrid donde fue traductor,
pintor y articulista. Escribe 79 rimas: poemas breves, de lenguaje poético sencillo y
delicado, lleno de lirismo y referencias a la naturaleza, al amor, a la música… Según el
tema pueden ser:

 La poesía y su inspiración (rimas I-XI)


 El amor ilusionado (rimas XII-XXIX)
 El desengaño amoroso (rimas XXX-L)
 El dolor, la angustia y la muerte (rimas LII-LXXIX)
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Recopiladas bajo el título Rimas y Leyendas, donde incluye también sus leyendas, relatos
en prosa.

Rosalía de Castro: sufrió largas enfermedades y la pérdida de una hija, lo cual se reflejó
en sus poesías intimistas, de tono sensible y directo. Escribió Cantares galegos y Follas
novas, en gallego, que expresan la añoranza de su tierra y En las orillas del Sar, en
castellano, que trata distintos temas con gran sensibilidad.

 POESÍA NARRATIVA: narra en verso sucesos históricos combinando


descripción, diálogo y momentos líricos.

PROSA: destaca el género periodístico, especialmente el artículo o cuadro de


costumbres– Novela histórica. Se recurre al tópico del documento histórico que garantiza
la verd del relato, pero los personajes pueden ser inventados.

– El cuadro de costumbres. Se centra en lo pintoresco, en la crítica y la sátira. Fue


importante Mariano José de Larra que destacó por sus artículos. Los temas están siempre
relacionados con la vida diaria; con personajes de todos los estratos sociales; dotados de
gran ironía, doble sentido, juegos de palabras etc.

– Las Leyendas de Bécquer. De temática puramente romántica.

La crisis de la modernidad.

La crisis de la modernidad hace referencia a la crisis de un paradigma, de una concepción


de la realidad, de la historia, del hombre, de las relaciones sociales, etc. del que se toma
conciencia a finales del siglo XVII, pero que empezó a fraguarse a finales del siglo XV.
Tras cinco siglos, se dice que la modernidad ha entrado en crisis, que ha dado de sí todo
lo que tenía que dar. A este respecto hay quien piensa que habría que reformar el
paradigma, básicamente superar lo negativo y quedarnos con lo positivo. Otros, creen que
la concepción moderna era equivocada desde el primer día y que más nos valdría romper
con todo y empezar de nuevo. También se ha defendido que, en realidad, el paradigma
moderno está bien y que hemos de continuar desarrollándolo. Estas opiniones se
defienden con argumentos poderosos y formuladas de forma más precisa de lo que lo
hemos hecho nosotros aquí, sin embargo nuestros fines son más humildes.

Las revoluciones burguesas.

La Revolución de 1830 fue un proceso revolucionario que comenzó en París, Francia, con
la denominada Revolución de Julio o las Tres Gloriosas (Trois Glorieuses) jornadas
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

revolucionarias de París que llevaron al trono a Luis Felipe I de Francia y abrieron el


periodo conocido como Monarquía de Julio. Se extendió por buena parte del continente
europeo, especialmente en Bélgica, que obtuvo la independencia frente
a Holanda; Alemania e Italia, donde se identifica con movimientos de
tipo nacionalista unificador; Polonia y el Imperio austríaco, donde se identifica con
movimientos de tipo nacionalista disgregador.
Las potencias absolutistas de la Santa Alianza consiguieron reconducir el proceso
revolucionario sin caer, hasta la siguiente Revolución de 1848. El Reino Unido no
participa en el proceso revolucionario (es una monarquía parlamentaria), aunque
paralelamente contempla el surgimiento del movimiento obrero y el movimiento político
de reivindicación de la extensión del sufragio denominado Cartismo.
Se considera como una de las llamadas Revoluciones burguesas o Revoluciones liberales,
de la que supone un ciclo revolucionario, continuación de la Revolución de
1820 (originada en España), y que será a su vez seguida por la citada Revolución de
1848 (también iniciada en Francia).
Revolución o revoluciones de 1848, Primavera de los Pueblos o Año de las
Revoluciones son denominaciones historiográficas de la oleada revolucionaria que acabó
con la Europa de la Restauración (el predominio del absolutismo en el continente europeo
desde el Congreso de Viena de 1814-1815).
Fue la tercera oleada del más amplio ciclo revolucionario de la primera mitad del siglo
XIX, que se había iniciado con las denominadas «revolución de 1820» y «revolución de
1830». Además de su condición de revoluciones liberales, las revoluciones de 1848 se
caracterizaron por la importancia de las manifestaciones de carácter nacionalista y por el
inicio de las primeras muestras organizadas del movimiento obrero.
Iniciadas en Francia se difundieron en rápida expansión por prácticamente toda Europa
central (Alemania, Austria, Hungría) y por Italia en el primer semestre del año 1848. Fue
determinante para ello el nivel de desarrollo que habían adquirido
las comunicaciones (telégrafo, ferrocarril) en el contexto de la Revolución Industrial.
Aunque su éxito inicial fue poco duradero, y todas ellas fueron reprimidas o reconducidas
a situaciones políticas de tipo conservador (la espontaneidad de los movimientos y su
mala organización lo facilitó), su trascendencia histórica fue decisiva. Quedó clara la
imposibilidad de mantener sin cambios el Antiguo Régimen, como hasta entonces habían
intentado las fuerzas contrarrevolucionarias de la Restauración.

La Unidad Italiana y los Estados Pontificios.

La Unificación de Italia (en italiano il Risorgimento, "El Resurgimiento") fue


el movimiento político y social que aglomerados a diferentes estados de la península
italiana en el único estado de Italia en el siglo XIX . A pesar de la falta de consenso sobre
la fecha exacta para el comienzo de la unificación italiana y el final de este período,
muchos estudiosos coinciden en que el proceso se inició en el año 1815 con el Congreso
de Viena y el fin de imperio Napoleónico, y terminó en algún momento alrededor del año
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

1871 con la Guerra Franco -prusiana y incorporación de los estados de la Iglesia.

"La Unificación Italiana.- Los pueblos de Italia, desde la desaparición del Imperio
Romano (fines de la Edad Antigua y comienzo de la Edad Media), no habían logrado
unificarse formando un solo Estado, sino que hallábase fraccionados, integrando algunos
Reinos y otros estados autónomos. Por el Tratado de Viena de 1815 (Tiempos
Contemporáneos), Italia quedo dividida en siete Estados independientes, a pesar de
pertenecer todos ellos a una misma raza, profesar el mismo credo y tener, además, el
mismo pasado histórico. Pero es en la segunda mitad del siglo XIX, que el anhelo
nacionalista y de unificación que agito Europa, mostrase también vigoroso en Italia. fue
así como los estados italianos, después de vencer no pocas dificultades, y gracias a la
labor sacrificada y heroica de muchos de sus patriotas, consiguieron unificarse formando,
así, una sola nación, un solo Estado, este fue el Reino de Italia.

La unificación italiana, presenta las siguientes características:


A.) Que fue la cristalización de un anhelo nacionalista, hondamente acariciado por los
pueblos de Italia.
B.) Que se realizo en forma libre, espontanea y por propia iniciativa y voluntad de dichos
pueblos.
C.) Que la unidad Italiana se hizo sin lesionar a nación extranjera alguna y sin servirse de
la fuerza ni de guerras de agresión.".

Los Estados Pontificios fueron los territorios en la península itálica bajo la autoridad
temporal del papa, desde el año 751 hasta 1870. Ellos se encontraban entre los principales
estados de Italia desde más o menos el siglo VIII hasta que la península italiana fue
unificada en 1861 por el Reino de Cerdeña. En su máxima extensión, cubrieron las
regiones italianas modernas de Lacio, Las Marcas, Umbría y Emilia-Romaña. Estas
participaciones se consideran una manifestación del poder temporal del papa, a diferencia
de su primado eclesiástico. Después del año 1861, los Estados Pontificios, reducido a
Lacio, siguieron existiendo hasta 1870. Entre 1870 y 1929, el papa no tenía territorio
físico en absoluto, y el Vaticano estaba bajo soberanía italiana. El líder fascista italiano
Benito Mussolini finalmente resolvió la crisis entre la Italia moderna y el Papado, cuando
en 1929 fue fundada como Estado independiente la Ciudad del Vaticano, a la que se
adjudicaron 44 hectáreas de la ciudad de Roma en la zona de los edificios históricos
papales.

Bismarck y la Unidad alemana.

La unificación de Alemania fue un proceso histórico que tuvo lugar en la segunda mitad
del siglo XIX en Europa Central y que culminó con la creación del Imperio alemán el 18
de enero de 1871 reuniendo diversos estados hasta entonces independientes (Prusia,
Baviera, Sajonia, etc.).
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Antes de la formación de un Estado nacional unificado, el territorio de Alemania se


encontraba dividido en un mosaico político de 37 Estados. Entre ellos destacaban, por su
importancia económica y política, el Imperio austríaco y el Reino de Prusia.
El Imperio alemán fue fundado el 18 de enero de 1871 tras la victoria de Prusia en
la Guerra franco-prusiana y supuso la unificación de los diferentes Estados alemanes en
torno a Prusia, excluyendo a Austria, bajo el liderazgo del canciller Otto von Bismarck.
Se inició un período de gran desarrollo de la nación alemana en todos los campos:
económico, geográfico, político y militar.
Sin embargo, como los alemanes descubrieron, grandes discursos, banderas, y multitudes
entusiastas, una constitución, una reorganización política y la provisión de una
superestructura imperial; y la Unión Aduanera revisada de 1867 a 1868, todavía no
hacían una nación.
Un elemento clave del Estado-nación es la creación de una cultura nacional, con
frecuencia aunque no necesariamente. A través de la política nacional la Kulturkampf
(1872 a 1878) que siguió un modelo político, económico, y de unificación administrativa
trató de ir en esa dirección, con una notable falta de éxito, con algunas contradicciones en
la sociedad alemana. En concreto, se trataba de una lucha por el lenguaje, la educación y
la religión. Una política de germanización de las personas no alemanas de la población
del imperio, incluyendo los polacos y daneses, comenzó con el lenguaje, en particular, la
lengua alemana, la escolaridad obligatoria (germanización), y el intento de creación de
planes de estudio estandarizado para esas escuelas para promover y celebrar la idea de un
pasado compartido. Otro elemento importante en la construcción de la nación, la historia
del pasado heroico, cayó a esos historiadores alemanes nacionalistas como el
constitucionalista liberal Friedrich Dahlmann (1785-1860), su alumno conservador
Heinrich von Treitschke (1.834 a 1896), y otros menos conservadores, tales como
Theodor Mommsen (1817-1903) y Heinrich von Sybel (1817-1895), por nombrar a dos.
El Imperio Alemán se mantendría hasta la Revolución de Noviembre de 1918 que llevó,
hacia el final de la Primera Guerra Mundial, al cambio desde la monarquía del Imperio a
una república pluralista, parlamentaria y democrática.
La revolución comenzó como un alzamiento de marinos en Kiel; en pocos días se
propagó por toda Alemania y forzó la abdicación del Káiser Guillermo II el 9 de
noviembre de 1918. Los objetivos de los revolucionarios fracasaron en enero de 1919
ante la oposición de los líderes del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD).
El desenlace formal de la revolución ocurrió el 11 de agosto de 1919 con la rúbrica de la
nueva Constitución de la República de Weimar.
Los imperialismos.

Imperialismo, es una relación entre países, generalmente en forma de un imperio, basado


en ideas de superioridad y aplicando prácticas de dominación, que implica la extensión de
la autoridad y el control de un Estado o pueblo sobre otro. También puede ser una
doctrina política que justifica la dominación de un pueblo o Estado sobre otros;
habitualmente mediante distintos tipos de colonización (de poblamiento, de explotación
económica, de presencia militar estratégica) o por la subordinación cultural
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

(aculturación). El sociólogo estadounidense Lewis Samuel Feuer identificó dos subtipos


principales del imperialismo: el primero es el "imperialismo regresivo" identificado con
la pura conquista, la explotación inequívoca, el exterminio o reducciones de los pueblos
no deseados, y el asentamiento de los pueblos deseados en esos territorios. El segundo
tipo identificado por Feuer es "imperialismo progresista" que se basa en una visión
cosmopolita de la humanidad, que promueve la expansión de la civilización a las
sociedades supuestamente atrasadas para elevar los estándares de vida y la cultura en los
territorios conquistados, y la asignación de la gente conquistada a asimilarse a la sociedad
imperial. Aunque los términos "imperialismo" y "colonialismo" están muy relacionados,
no son sinónimos.
Los Imperios han existido a lo largo de toda la historia, desde su mismo comienzo en
la Edad Antigua, pero el uso del término "imperialismo" suele limitarse a la calificación
de la expansión europea que se inicia con la era de los descubrimientos (siglo XV) y se
prolonga durante toda la Edad Moderna y Edad Contemporánea hasta el proceso
de descolonización tras la Segunda Guerra Mundial.
Más específicamente, la expresión Era del Imperialismo, utilizada por la historiografía,
denomina al periodo que va de 1880 a 1914, en que se produjo una verdadera carrera para
construir imperios coloniales, principalmente con el llamado reparto de África. A ese
periodo se refieren dos de los textos más importantes que fijaron el
concepto: Imperialism, a study, de Hobson, y El imperialismo, fase superior del
capitalismo, de Lenin.
La perspectiva marxista entiende el imperialismo no esencialmente como una forma de
dominación política, sino como un mecanismo de división internacional del capital y el
trabajo, por el que la propiedad del capital, la gestión, el trabajo de mayor cualificación y
la mayor parte del consumo se concentran en los países "centrales"; mientras que en los
países "periféricos", que aportan el trabajo de menor cualificación y los recursos
naturales, sufren un intercambio desigual que conduce a la explotación y el
empobrecimiento. En politología también se emplea la nomenclatura "norte-sur" para esta
forma de relación.
La era victoriana y hegemonía británica.

La época victoriana de la historia del Reino Unido marcó la cúspide de su Revolución


Industrial y del Imperio británico. Aunque esta expresión se usa comúnmente para
referirse al extenso reinado de Victoria I (20 de junio de 1837 — 22 de enero de 1901),
algunos académicos anticipan el comienzo del período, caracterizado por los profundos
cambios ocurridos en las sensibilidades culturales y en las preocupaciones políticas, a la
promulgación del Acta de Reforma de 1832. Históricamente, esta etapa fue precedida por
la Regencia y continuada por el período eduardiano.
La reina Victoria, con algo más de 63 años en el trono, tuvo el reinado más largo hasta
entonces en la historia de los monarcas británicos (luego superado por el de su
tataranieta Isabel II Coronada en 1953), y los cambios culturales, políticos, económicos,
industriales y científicos que tuvieron lugar durante su reinado fueron extraordinarios.
Cuando Victoria ascendió al trono, Inglaterra era esencialmente agraria y rural; a su
muerte, el país se encontraba altamente industrializado y la mayoría de su territorio ya
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

estaba conectado por una red ferroviaria que seguía expandiéndose. La transición no fue
suave. Las primeras décadas del reinado de Victoria fueron testigos de varias epidemias
(especial gravedad revistieron las de tifus y cólera), serios problemas en la producción y
distribución de alimentos básicos y los consecuentes colapsos económicos. También se
produjeron disturbios sociales causados por la inequidad de la configuración del derecho
de sufragio y en protesta por la derogación de las leyes agrícolas (Corn Laws),1 aprobadas
durante las guerras napoleónicas.
Suele dividirse a la época victoriana en tres etapas:

 Victorianismo temprano (1837-1851). El ascenso al trono de la reina


Victoria contempla la fase de asentamiento de la sociedad nacida tras la Revolución
Industrial.
 Victorianismo medio (1851-1873). La Gran Exposición celebrada en el Crystal
Palace de Londres se considera el inicio de un largo periodo de estabilidad interna
propiciado por la hegemonía que obtuvo el Reino Unido al ser el primer estado que
culminó con éxito el proceso industrializador característico de este siglo en
Occidente.
 Victorianismo tardío (1873-1901). Se agudizan los problemas con Irlanda y las
colonias al mismo tiempo que se radicaliza el movimiento obrero y sindical.2
Las investigaciones de Charles Lyell y Charles Darwin comenzaron a cuestionar siglos de
suposiciones sobre el hombre y el mundo, sobre la ciencia y la historia, y, finalmente,
sobre la religión y la filosofía. A medida que el país crecía, cada vez más conectado
mediante la expansiva red de ferrocarril, las pequeñas comunidades, antes aisladas,
quedaron expuestas y economías enteras se trasladaron a las ciudades, ahora más
accesibles.
El periodo medio victoriano también fue testigo de significativos cambios sociales, como
el renacimiento de la doctrina evangélica, al mismo tiempo que una serie de cambios
legales en los derechos de la mujer. Aunque carecían del derecho al sufragio durante la
Época Victoriana, ganaron el derecho a la propiedad después del matrimonio a través
del Acta de Propiedad de las Mujeres Casadas, el derecho a divorciarse y el derecho a
pelear por la custodia de sus hijos tras separarse de sus maridos.
El 9 de septiembre de 2015 la reina Isabel II del Reino Unido se convierte en el monarca
con el reinado más largo en la historia del país, desplazando así a la reina Victoria.
El siglo XIX puede ser considerado el siglo de la hegemonía inglesa o británica, es decir
el siglo en que Inglaterra se erige como la principal potencia nivel mundial.

El imperio británico se fue constituyendo a lo largo de los siglos, a través de una serie de
fases de expansión relacionada con el comercio, la colonización y la conquista. Esto
provoco que en ese país se crearan las condiciones para la revolución Industrial y ésta
permitió la consolidación del imperio.

El imperio facilito la extensión de la tecnología, el comercio, el idioma y el gobierno


británicos por todo el mundo. La hegemonía imperial contribuyo al espectacular
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

crecimiento económico de Gran Bretaña y al peso de sus intereses en el escenario


mundial. El punto de máximo auge imperial, puede situarse entre 1890 y 1910.

Nacionalismo, colonialismo y socialismo.

El nacionalismo es una ideología y movimiento sociopolítico que surgió junto con el


concepto de nación, propio de la Edad Contemporánea en las circunstancias históricas de
la llamada era de las Revoluciones (Revolución industrial, Revolución
burguesa, Revolución liberal) desde finales del siglo XVIII.1 También puede designar
al sentimiento nacionalista y a la época del nacionalismo.2
Como ideología, el nacionalismo pone a una determinada nación como el único
referente identitario, dentro de una comunidad política; y parte de dos principios básicos
con respecto a la relación entre la nación y el Estado:3

 El principio de la soberanía nacional: que mantendría que la nación es la única base


legítima para el Estado.
 El principio de nacionalidad: que mantendría que cada nación debe formar su propio
Estado, y que las fronteras del Estado deberían coincidir con las de la nación.
El término nacionalismo se aplica tanto a las doctrinas políticas como a los movimientos
nacionalistas: las acciones colectivas de movimientos sociales y políticos tendientes a
lograr las reclamaciones nacionalistas.4
En ocasiones también se llama nacionalismo al sentimiento de pertenencia a la nación
propia, algo en principio identificable con el patriotismo, pero distinto si va más allá del
sentimiento e incorpora contenido doctrinal o acción política en un sentido concreto.
El colonialismo es el sistema político y económico por el cual un estado extranjero
domina y explota una colonia. Por lo general se utiliza la fuerza militar ante la que el país
invadido no puede oponerse y el colonizador, invasor o conquistador impone el control
militar, político, económico y social, normalmente mediante la designación de personas
originarias del país conquistador. La colonización supone la usurpación y apropiación de
la tierra, y con ella, de su riqueza y recursos; el sometimiento de la población, que puede
considerarse esclava o sin los derechos de la metrópolí, la imposición de los intereses de
la metrópolis sobre los del país colonizado en estrategia militar, estrategia económica,
derechos civiles, políticos o sociales.
El colonialismo también es la doctrina que legitima la dominación política y económica
de un territorio o de una nación por el gobierno de un estado extranjero.
El socialismo es un sistema social y económico caracterizado por el control por parte de
la sociedad, organizada con todos sus integrantes, tanto de los medios de
producción como de las diferentes fuerzas de trabajo aplicadas en los mismos.
La RAE define el término socialismo así: Sistema de organización social y económica
basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y
distribución de los bienes.
3. La iglesia y la cuestión social. La Doctrina Social de la Iglesia. Separación entre
Estado e Iglesia.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

SXIX: Por el conflicto entre ciencia y religión, el prestigio de los sacerdotes se eclipsó
ante los hombres de ciencias y los ciudadanos burgueses comenzaron a alejarse de la
iglesia. Los católicos comenzaron a nuclearse en partidos políticos. Se produjo un avance
de la ciencia y el laicismo pero a su vez encontramos manifestaciones de milagros que
avivan la fe. Las plegarias fueron aumentando gracias al trabajo social en los hogares.

La iglesia se dedico a fundar universidades y publicar libros para su difusión. LA Iglesia


tampoco tan poco estuvo ausente en el proceso expansionista, ampliando misiones en
otros continentes y fundando nuevas órdenes misioneras, en su mayoría francesas.

Se produjo un proceso moderno de centralización de la Iglesia alrededor del Papa.


Además de una evangelización de los obreros. El Papa se oponía tanto al capitalismo
como al socialismo.

Los católicos se reunieron en partidos políticos y tuvieron influencia en algunos países de


Europa como Alemania o Bélgica. Los católicos sobresalieron en lo político, social,
intelectual y religioso.

Unidad X: El siglo XX

1. La primera guerra mundial. La revolución rusa. La “década del veinte”. El crack


del 29. Los fascismos. La segunda guerra mundial. El despertar de Oriente. La
“revolución cultural”. La guerra fría. La desintegración de la URSS. El
“renacimiento” religioso. La “revolución científica” en las últimas décadas del
siglo. Los umbrales de una nueva era y el amanecer de una nueva cosmovisión.

La primera guerra mundial.

La Primera Guerra Mundial, también conocida como Gran Guerra, fue una guerra
desarrollada principalmente en Europa, que dio comienzo el 28 de julio de 1914 y
finalizó el 11 de noviembre de 1918, cuando Alemania aceptó las condiciones del
armisticio. Tras seis meses de negociaciones en la Conferencia de Paz de París, el 28 de
junio de 1919 los países aliados firmaron el Tratado de Versalles con Alemania, y otros a
lo largo del siguiente año con cada una de las potencias derrotadas. Más de nueve
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

millones de combatientes y siete millones de civiles perdieron la vida, una cifra


extraordinariamente elevada, dada la sofisticación tecnológica e industrial de los
beligerantes. Está considerado el quinto conflicto más mortífero de la historia de la
Humanidad. Tal fue la convulsión que provocó la guerra, que allanó el camino a grandes
cambios políticos, incluyendo numerosas revoluciones con un carácter nunca antes visto
en varias de las naciones involucradas.

Recibió el calificativo de mundial, porque en ella se vieron involucradas todas las


grandes potencias industriales y militares de la época, divididas en dos alianzas opuestas.
Por un lado se encontraba la Triple Alianza, formada por las Potencias Centrales: el
Imperio alemán y Austria-Hungría. Italia, que había sido miembro de la Triple Alianza
junto a Alemania y Austria-Hungría, no se unió a las Potencias Centrales, pues Austria,
en contra de los términos pactados, fue la nación agresora que desencadenó el conflicto.8
Por otro lado se encontraba la Triple Entente, formada por el Reino Unido, Francia y el
Imperio ruso. Ambas alianzas sufrieron cambios y fueron varias las naciones que
acabarían ingresando en las filas de uno u otro bando según avanzaba la guerra: Italia,
Japón y Estados Unidos se unieron a la Triple Entente, mientras el Imperio otomano y
Bulgaria se unieron a las Potencias Centrales. En total, más de 70 millones de militares,
incluyendo 60 millones de europeos, se movilizaron y combatieron en la guerra más
grande de la historia hasta ese momento. Hasta el comienzo de la Segunda Guerra
Mundial, esta guerra era llamada Gran Guerra o simplemente Guerra Mundial, expresión
esta última que en Alemania comenzó a utilizarse desde su comienzo (Weltkrieg), aunque
solo se generalizó en Francia (Guerre Mondiale) y en el Reino Unido (World War) en la
década de 1930, mientras que en Estados Unidos la denominación se impuso a partir del
momento de su intervención, ya que allí originalmente se la conoció como la Guerra
Europea.

Aunque el imperialismo que venían desarrollando desde hacía décadas las potencias
involucradas fue la principal causa subyacente, el detonante del conflicto se produjo el 28
de junio de 1914 en Sarajevo con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de
Austria. Su verdugo fue Gavrilo Princip, un joven nacionalista serbio. Este suceso desató
una crisis diplomática cuando Austria-Hungría dio un ultimátum al Reino de Serbia y se
invocaron las distintas alianzas internacionales forjadas a lo largo de las décadas
anteriores. En pocas semanas, todas las grandes potencias europeas estaban en guerra y el
conflicto se extendió a muchas otras áreas geográficas.

El 28 de julio, los austrohúngaros iniciaron las hostilidades con el intento de invasión de


Serbia.2021 Mientras Rusia se movilizaba, Alemania invadió Bélgica, que se había
declarado neutral, y Luxemburgo en su camino a Francia. La violación de la soberanía
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

belga llevó al Reino Unido a declarar la guerra a Alemania. Los alemanes fueron
detenidos por los franceses a pocos kilómetros de París, iniciándose una guerra de
desgaste en las que las líneas de trincheras apenas sufrirían variación alguna hasta 1917.
Este frente es conocido como Frente Occidental. En el Frente Oriental, el ejército ruso
logró algunas victorias frente a los austro-húngaros, pero fueron detenidos por los
alemanes en su intento de invadir Prusia Oriental. En noviembre de 1914, el Imperio
otomano entró en la guerra, lo que significó la apertura de distintos frentes en el Cáucaso,
Mesopotamia y el Sinaí. Italia y Bulgaria se unieron a la guerra en 1915, Rumania en
1916 y Estados Unidos en 1917.

Tras años de relativo estancamiento, la guerra empezó su desenlace en marzo de 1917


con la caída del gobierno ruso tras la Revolución de Febrero y la firma de un acuerdo de
paz entre la Rusia revolucionaria y las Potencias Centrales después de la Revolución de
Octubre, en marzo de 1918. El 4 de noviembre de 1918, el Imperio austrohúngaro solicitó
un armisticio. Tras una gran ofensiva alemana a principios de 1918 a lo largo de todo el
Frente Occidental, los Aliados hicieron retroceder a los alemanes en una serie de exitosas
ofensivas. Alemania, en plena revolución, solicitó un armisticio el 11 de noviembre de
1918, poniendo fin a la guerra con la victoria aliada.

Tras el fin de la guerra, cuatro grandes imperios dejaron de existir, el alemán, el ruso, el
austrohúngaro y el otomano. Los Estados sucesores de los dos primeros perdieron una
parte importante de sus antiguos territorios, mientras que los dos últimos se
desmantelaron. El mapa de Europa y sus fronteras cambiaron completamente y varias
naciones se independizaron o se crearon. Al calor de la Primera Guerra Mundial también
se fraguó la Revolución rusa, que concluyó con la creación del primer Estado
autodenominado socialista de la historia, la Unión Soviética. Se fundó la Sociedad de
Naciones, con el objetivo de evitar que un conflicto de tal magnitud se repitiese; sin
embargo, dos décadas después estalló la Segunda Guerra Mundial. Entre sus razones se
pueden señalar: el alza de los nacionalismos, una cierta debilidad de los Estados
democráticos, la humillación sentida por Alemania tras su derrota, las grandes crisis
económicas y, sobre todo, el auge del fascismo.

La revolución rusa.

El término Revolución rusa agrupa todos los sucesos que condujeron al derrocamiento
del régimen zarista y a la instauración preparada de otro, leninista, a continuación, entre
febrero y octubre de 1917, que llevó a la creación de la República Socialista Federativa
Soviética de Rusia. El zar se vio obligado a abdicar y el antiguo régimen fue sustituido
por un gobierno provisional durante la primera revolución de febrero de 1917 (marzo en
el calendario gregoriano, pues el calendario juliano estaba en uso en Rusia en ese
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

momento). En la segunda revolución, en octubre, el Gobierno Provisional fue eliminado y


reemplazado con un gobierno bolchevique (comunista), el Sovnarkom.

La Revolución de Febrero se focalizó, originalmente, en torno a Petrogrado (hoy San


Petersburgo). En el caos, los miembros del parlamento imperial o Duma asumieron el
control del país, formando el Gobierno provisional ruso. La dirección del ejército sentía
que no tenían los medios para reprimir la revolución y Nicolás II, el último emperador de
Rusia, abdicó. Los sóviets (consejos de trabajadores), que fueron dirigidos por facciones
socialistas más radicales, en un principio permitieron al gobierno provisional gobernar,
pero insistieron en una prerrogativa para influir en el gobierno y controlar diversas
milicias. La revolución de febrero se llevó a cabo en el contexto de los duros reveses
militares sufridos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918),1 que dejó a gran parte
del ejército ruso en un estado de motín.

A partir de entonces se produjo un período de poder dual, durante el cual el Gobierno


provisional ruso tenía el poder del Estado, mientras que la red nacional de sóviets,
liderados por los socialistas y siendo el Sóviet de Petrogrado el más importante, tenía la
lealtad de las clases bajas y la izquierda política. Durante este período caótico hubo
motines frecuentes, protestas y muchas huelgas. Cuando el Gobierno Provisional decidió
continuar la guerra con Alemania, los bolcheviques y otras facciones socialistas hicieron
campaña para detener el conflicto. Los bolcheviques pusieron a milicias obreras bajo su
control y los convirtieron en la Guardia Roja (más tarde, el Ejército Rojo) sobre las que
ejercían un control sustancial.

La Revolución rusa fue un acontecimiento decisivo y fundador del «corto siglo XX»
abierto por el estallido del macro-conflicto europeo en 1914 y cerrado en 1991 con la
disolución de la Unión Soviética. Objeto de simpatías y de inmensas esperanzas por unos
(Jules Romains la describió como «la gran luz en el Este» y François Furet como «el
encanto universal de octubre»), también ha sido objeto de severas críticas, de miedos y de
odios viscerales. Sigue siendo uno de los acontecimientos más estudiados y más
apasionadamente discutidos de la historia contemporánea.

La década de los 20.

En la década de 1920 es la década que comprende desde el 1 de enero de 1920 y el 31 de


diciembre de 1929. Tras el final de la Primera Guerra Mundial, se instituyó la Sociedad
de Naciones, que nació con el fin de evitar que un conflicto de esa magnitud volviese a
repetirse.

El Imperio ruso se convirtió en la Unión Soviética que, con la ideología marxista de


Lenin, fue la primera nación del mundo gobernada por el "proletariado" tras la sangrienta
Guerra civil rusa.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Estados Unidos prosiguió su rápido desarrollo económico que, sin embargo, se vio
perturbado por la Gran depresión de 1929.

Alemania, asfixiada por las onerosas disposiciones del Tratado de Versalles, tenía su
sistema financiero en la crisis más grande que conoció ese siglo, especialmente durante el
periodo llamado Alemania de Weimar, mientras trataba de lograr una estabilidad
democrática con la República de Weimar de la que Paul von Hindenburg era presidente.
La situación en Francia no era mucho mejor, lo que propició el descontento social que se
traduciría en una inestabilidad política permanente.

Japón extendía su presencia en Asia: primero se apoderó de Corea y luego se anexionó u


ocupó regiones enteras de China. Además el Imperio de Japón se apoderó de las colonias
que Alemania tenía en el Pacífico.

Las dictaduras también se expandieron por el sur de Europa: Mussolini en Italia, Salazar
en Portugal, Primo de Rivera en España o Alejandro I en Yugoslavia.

Tras su entonces breve aparición como Estados soberanos, Armenia y la República del
Ponto (constituida principalmente por griegos pónticos) desaparecieron tras los
genocidios promovidos por los llamados jóvenes turcos fundadores con Kemal Atatürk de
la actual Turquía, tales genocidios provocados por los musulmanes turcos incluyeron al
Genocidio asirio.

Por otra parte en los países occidentales triunfadores de la Primera Guerra Mundial hubo
una especie de resurgimiento cultural denominado por su rupturismo los años locos que
incidió en la música (se reforzó el influjo del jazz, del tango así como momentáneamente
el charlestón y otros ritmos); por otra parte en la música culta tomó relevancia el
dodecafonismo y el atonalismo; especialmente en los Estados Unidos entre el breve pero
intenso periodo que fue de 1923 hasta 1929, en la moda (entre las que resaltó la modista
francesa Coco Chanel) las mujeres de clase alta o presumiblemente alta llegaron a usar en
Occidente las primeras minifaldas así como muchas veces el corte de cabello llamado a la
garçon (en francés: a lo muchacho), amplios escotes y brazos expuestos al aire libre y
cierto liberalismo sexual promovido por los escritos de la antropóloga Margaret Mead
entre otros ( Mead se encontró influida en gran medida por sus interpretaciones de la
teoría psicoanalítica inaugurada décadas antes por Sigmund Freud), también las mujeres
de estratos medios y altos comenzaron a fumar tabaco en forma de cigarrillos
públicamente en los países «Occidentales» y occidentalizados.

La denominación felices años veinte o años locos corresponde al periodo de prosperidad


económica que tuvo Estados Unidos desde 1920 hasta 1929, como parte del periodo
expansivo de un ciclo económico. Esta prosperidad benefició a toda la sociedad e hizo
que la economía siguiera creciendo a un ritmo que no se había registrado antes,
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

generando una burbuja especulativa. Pero esta prosperidad duraría un corto periodo que
finalizaría el 24 de octubre de 1929, conocido como el Jueves Negro, y con la llegada del
Crack del 29 que culminaría finalmente con el advenimiento de la Gran Depresión.

El crack del 29.

El Crac del 2912 fue la más devastadora caída del mercado de valores en la historia de la
Bolsa en Estados Unidos, tomando en consideración el alcance global y la larga duración
de sus secuelas y que dio lugar a la Crisis de 1929 también conocida como La Gran
Depresión. Se suelen usar las siguientes tres frases para describir este derrumbe de las
acciones: Jueves Negro, Lunes Negro y Martes Negro. Todas ellas son apropiadas, dado
que el crac no fue un hecho de un solo día. La caída inicial ocurrió el Jueves Negro (24
de octubre de 1929), pero fue el catastrófico deterioro del Lunes Negro y el Martes Negro
(28 y 29 de octubre de 1929) el que precipitó la expansión del pánico y el comienzo de
consecuencias sin precedentes y de largo plazo para los Estados Unidos.

Las caídas continuaron durante un mes. Los economistas e historiadores no están de


acuerdo en qué rol desempeñó el crac en los eventos económicos, sociales y políticos
posteriores. En Norteamérica, el crac coincidió con el comienzo de la Gran Depresión, un
periodo de declive económico en las naciones industrializadas, y llevó al establecimiento
de reformas financieras y nuevas regulaciones que se convirtieron en un punto de
referencia. La crisis del 29 ha sido, probablemente, la mayor crisis económica a la que se
ha enfrentado el intervencionismo como sistema y que fue motivado por la manipulación
de la oferta monetaria, por parte de la reserva federal después de ser privatizada por el
presidente Woodrow Wilson en 1913/1914 y comenzar a apartarse del patrón oro.

Fascismos.

El fascismo es una ideología y un movimiento político que surgió en la Europa de


entreguerras (1918-1939) creado por Benito Mussolini. El término proviene del italiano
fascio (‘haz, fasces’), y éste a su vez del latín fascēs (plural de fascis).

El proyecto político del fascismo es instaurar un corporativismo estatal totalitario y una


economía dirigista,12 el fascismo ve la Primera Guerra Mundial como una revolución
que trajo cambios masivos a la naturaleza de la guerra, la sociedad, el estado y la
tecnología. El advenimiento de la guerra total y la movilización total de la sociedad
habían dividido la distinción entre civiles y militares. Una "ciudadanía militar" surgió en
la que todos los ciudadanos se involucraron con los militares de alguna manera durante la
guerra. La guerra había dado lugar al surgimiento de un poderoso estado capaz de
movilizar a millones de personas para servir en primera línea y proporcionar producción
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

económica y logística para apoyarlos, además de tener una autoridad sin precedentes para
intervenir en la vida de los ciudadanos.

Los fascistas creen que la democracia liberal es obsoleta y consideran que la movilización
completa de la sociedad en un Estado de partido único totalitario es necesaria para
preparar a una nación para un conflicto armado y para responder eficazmente a las
dificultades económicas. Tal estado es liderado por un líder fuerte—como un dictador y
un gobierno marcial compuesto por los miembros del partido fascista gobernante—para
forjar la unidad nacional y mantener una sociedad estable y ordenada. El fascismo
rechaza las afirmaciones de que la violencia es automáticamente negativa en la
naturaleza, y ve la violencia política, la guerra y el imperialismo como medios que
pueden lograr el rejuvenecimiento nacional. Los fascistas abogan por una economía
mixta, con el objetivo principal de lograr la autarquía mediante políticas económicas
proteccionistas e intervencionistas.

La segunda guerra mundial.

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y
1945. En él se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, incluidas
todas las grandes potencias, agrupadas en dos alianzas militares enfrentadas: los Aliados
de la Segunda Guerra Mundial y las Potencias del Eje. Fue la mayor contienda bélica de
la Historia, con más de cien millones de militares movilizados y un estado de «guerra
total» en que los grandes contendientes destinaron toda su capacidad económica, militar y
científica al servicio del esfuerzo bélico, borrando la distinción entre recursos civiles y
militares. Marcada por hechos de enorme repercusión histórica que incluyeron la muerte
masiva de civiles, el Holocausto y el uso, por primera y única vez, de armas nucleares en
un conflicto militar, la Segunda Guerra Mundial fue el conflicto más mortífero en la
historia de la humanidad,1 con un resultado final de entre 50 y 70 millones de víctimas.

El comienzo del conflicto se suele situar en el 1 de septiembre de 1939, con la invasión


alemana de Polonia, el primer paso bélico de la Alemania nazi en su pretensión de fundar
un gran imperio en Europa, que produjo la inmediata declaración de guerra de Francia y
la mayor parte de los países del Imperio británico y la Commonwealth al Tercer Reich.
Desde finales de 1939 hasta inicios de 1941, merced a una serie de fulgurantes campañas
militares y la firma de tratados, Alemania conquistó o sometió gran parte de la Europa
continental. En virtud de los acuerdos firmados entre los nazis y los soviéticos, la
nominalmente neutral Unión Soviética ocupó o se anexionó territorios de las seis
naciones vecinas con las que compartía frontera en el oeste. El Reino Unido y la
Commonwealth se mantuvieron como la única gran fuerza capaz de combatir contra las
Potencias del Eje en el Norte de África y en una extensa guerra naval. En junio de 1941
las potencias europeas del Eje comenzaron la invasión de la Unión Soviética, dando así
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

inicio a la más extensa operación de guerra terrestre de la Historia, donde desde ese
momento se empleó la mayor parte del poder militar del Eje. En diciembre de 1941 el
Imperio del Japón, que había estado en guerra con China desde 19372 y pretendía
expandir sus dominios en Asia, atacó a los Estados Unidos y a las posesiones europeas en
el océano Pacífico, conquistando rápidamente gran parte de la región.

El avance de las fuerzas del Eje fue detenido por los Aliados en 1942 tras la derrota de
Japón en varias batallas navales y de las tropas europeas del Eje en el Norte de África y
en la decisiva batalla de Stalingrado. En 1943, como consecuencia de los diversos reveses
de los alemanes en Europa del Este, la invasión aliada de la Italia Fascista y las victorias
de los Estados Unidos en el Pacífico, el Eje perdió la iniciativa y tuvo que emprender la
retirada estratégica en todos los frentes. En 1944 los aliados occidentales invadieron
Francia, al mismo tiempo que la Unión Soviética recuperó las pérdidas territoriales y
ambos invadían Alemania.

La guerra en Europa terminó con la captura de Berlín por tropas soviéticas y polacas y la
consiguiente rendición incondicional alemana el 8 de mayo de 1945. La Armada Imperial
Japonesa resultó derrotada por los Estados Unidos y la invasión del archipiélago japonés
se hizo inminente. Tras el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki por parte de
los Estados Unidos y la invasión soviética de Manchuria, la guerra en Asia terminó el 15
de agosto de 1945 cuando Japón aceptó la rendición incondicional.

La guerra acabó con una victoria total de los Aliados sobre el Eje en 1945. La Segunda
Guerra Mundial alteró las relaciones políticas y la estructura social del mundo. La
Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue creada tras la conflagración para
fomentar la cooperación internacional y prevenir futuros conflictos. La Unión Soviética y
los Estados Unidos se alzaron como superpotencias rivales, estableciéndose el escenario
para la Guerra Fría, que se prolongó por los siguientes 46 años. Al mismo tiempo declinó
la influencia de las grandes potencias europeas, materializado en el inicio de la
descolonización de Asia y África. La mayoría de los países cuyas industrias habían sido
dañadas iniciaron la recuperación económica, mientras que la integración política,
especialmente en Europa, emergió como un esfuerzo para establecer las relaciones de
posguerra.

El despertar del Oriente.

El Oriente Próximo, llamado también Oriente Medio, es la región del mundo que
comprende la península arábiga, Mesopotamia y Palestina; dichos territorios son
ocupados hoy en día por Arabia Saudita, Israel, Jordania, Líbano, Siria e Irak, entre otros
estados. A su vez, en términos históricos, éstas regiones están en íntima relación con el
valle del Nilo (ocupado por el actual Egipto), la península de Anatolia (hoy Turquía) y
los Montes Zagros (hoy Irán). Esta región conforma una unidad histórica por ser el cruce
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

de varias vías de comunicación entre Europa y Asia, razón por la cual se ha transformado
en la cuna de múltiples culturas y civilizaciones, y también en un territorio fértil para el
cruce del arte, la ciencia, la política y la religión. Por lo mismo ha sido también una
región sumamente castigada por guerras e invasiones .

La Primera Guerra Mundial fue una oportunidad de oro para las potencias europeas, que
intentaron con éxito aprovecharse de la debilidad del Imperio otomano para imponer su
propio dominio imperial en tales regiones. En el intertanto, a finales del siglo XIX, los
europeos habían inventado el motor de combustión interna, y con ello encontraron un
nuevo uso al petróleo, por lo que para éstas el control de aquellas regiones se transformó
en un objetivo geopolítico de primera línea. Después de la Segunda Guerra Mundial
(1939-1945) se hizo políticamente insostenible el régimen de los mandatos, y por tanto,
decidió finalmente concederse la independencia plena a los territorios administrados bajo
este sistema. Sin embargo, debido a la importancia del Medio Oriente, ahora como
principal centro de producción de petróleo en el mundo, las dos nuevas grandes
superpotencias (Estados Unidos y la Unión Soviética) no podían darse el lujo de
prescindir de estas. El Medio Oriente ingresa así al esquema propio de la Guerra Fría. Sin
embargo, no siempre las naciones de la región serán dóciles marionetas en manos de las
superpotencias, ya que al tener la posibilidad de cerrar la llave del crudo, adquirieron un
enorme poder de negociación. El más grave problema que debió enfrentar el Medio
Oriente, fue el surgimiento del Estado de Israel. En 1948 expiró el mandato británico
sobre Palestina, y los judíos pasaron a tomar el control del nuevo Estado independiente.
Jerusalén quedó dividida en dos áreas, una bajo control judío y otra bajo control
musulmán, solución que naturalmente disgustó a ambas partes, por cuanto esta ciudad es
sagrada para ambas confesiones religiosas. Los musulmanes se prepararon para la guerra
e intentaron barrer a Israel del mapa en 1949, pero fracasaron en su empeño. En 1956,
Israel consiguió asentar un poco más su posición, al ponerse del lado anglofrancés contra
Egipto durante la Guerra del Sinaí. Sin embargo, las mayores ventajas las obtuvieron en
1967, con la Guerra de los Seis Días. Gracias a ésta, Israel ganó el control completo de
Jerusalén, arrebatándole la mitad musulmana a Jordania, y apoderándose de los altos del
Golán, hasta entonces en manos de Siria; conquistaron también todo el Sinaí a Egipto,
hasta la orilla oriental del Canal de Suez, aunque estos últimos territorios fueron
restituidos en 1975.

La guerra fría.

La Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo,


científico y deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial entre el llamado
bloque Occidental (occidental-capitalista) liderado por Estados Unidos, y el bloque del
Este (oriental-comunista) liderado por la Unión Soviética.
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

Su origen se suele situar en 1945, durante las tensiones de la posguerra, y se prolongó


hasta la disolución de la Unión Soviética (inicio de la Perestroika en 1985, caída del muro
de Berlín en 1989 y golpe de Estado en la URSS de 1991). Ninguno de los dos bloques
tomó nunca acciones directas contra el otro, razón por la que se denominó al conflicto
«guerra fría».[

Las razones de este enfrentamiento fueron esencialmente ideológicas y políticas.


Eventualmente la Unión Soviética financió y respaldó revoluciones y gobiernos
socialistas, mientras que Estados Unidos dio abierto apoyo y propagó desestabilizaciones
y golpes de Estado, sobre todo en América Latina, en ambos casos los derechos humanos
se vieron seriamente violados.

Si bien estos enfrentamientos no llegaron a desencadenar una guerra mundial, la entidad


y la gravedad de los conflictos económicos, políticos e ideológicos, que se
comprometieron, marcaron significativamente gran parte de la historia de la segunda
mitad del siglo XX. Las dos superpotencias ciertamente deseaban implantar su modelo de
gobierno en todo el planeta.

Algunas guerras subsidiarias de esta época fueron: la Guerra Civil Griega, la Guerra de
Corea, la Guerra de Vietnam, la Primera Guerra de Afganistán, la Guerra Civil del
Líbano, la Guerra de Angola, la Guerra Indo-Pakistaní, la Guerra del Golfo.

La desintegración de la URSS

La Disolución de la Unión Soviética o la Disolución de la URSS fue la desintegración de


las estructuras políticas federales y el gobierno central de la Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas (URSS), que culminó en la independencia de las quince Repúblicas
de la Unión Soviética entre el 11 de marzo de 1990 y el 25 de diciembre de 1991. El
Tratado de Belavezha (en ruso, Беловежские соглашения, en bielorruso, Белавежскія
пагадненні, en ucraniano, Біловезькі угоди) fue un acuerdo internacional firmado el 8
de diciembre de 1991 por los presidentes de la RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de
Bielorrusia (Borís Yeltsin, Leonid Kravchuk y Stanislav Shushkiévich, respectivamente)
en la reserva natural de Belavézhskaya Pushcha. La firma del Tratado fue comunicada
por teléfono al Presidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov por Stanislav
Shushkiévich.123 Estos acuerdos declaran la disolución oficial de la URSS poniendo fin
a la vigencia del Tratado de Creación de la URSS y el establecimiento de estados en las
antiguas Repúblicas de la Unión Soviética. La disolución del Estado socialista más
grande del mundo también marcó el fin de la Guerra Fría.

Con el fin de dejar de lado el estancamiento de la economía soviética, el líder soviético


Gorbachov inició un proceso de apertura política (glásnost) y reestructuración económica
(perestroika) en el que había sido un Estado totalitario unipartidista. Las Revoluciones de
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

1989 llevaron a la caída de los Estados socialistas aliados a la Unión Soviética, del
llamado Bloque del Este, e incrementaron la presión sobre Gorbachov para implementar
una mayor democracia y autonomía para las repúblicas constituyentes de la URSS.

Bajo el liderazgo de Gorbachov, el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS)


introdujo elecciones directas, formó una nueva legislatura central y puso fin a la
prohibición de partidos políticos. Las legislaturas de las repúblicas soviéticas empezaron
a promulgar leyes que disminuyeron el control del gobierno central y ratificaron su
soberanía. En 1989 Mijaíl Gorbachov declaró que los países miembros del Pacto de
Varsovia podrían resolver libremente su porvenir.

El 15 de marzo de 1990 Gorbachov es elegido Presidente de la URSS en el III Congreso


de los Diputados del Pueblo de la Unión Soviética. Gorbachov propone la firma de un
Nuevo Tratado de la Unión para así salvar al país de la crisis. A pesar de los resultados
del Referéndum de la Unión Soviética de 1991, Ucrania y Armenia, entre otras
repúblicas, exigen su independencia mientras el resto apoya el Nuevo Tratado de la
Unión. El 11 de julio de 1990, durante la celebración del XXVIII Congreso del Partido
Comunista de la Unión Soviética, Borís Yeltsin anuncia su baja en el PCUS.4 En las
elecciones presidenciales de junio de 1991 Borís Yeltsin, presentándose como
independiente, saldría elegido Presidente de la RSFS de Rusia.

En 1991 la Unión Soviética, que era la superpotencia del bloque socialista, se derrumbó
debido a las reformas inaplazables llevadas a cabo por Mijaíl Gorbachov a la vista del
colapso económico de la Unión Soviética, a las cuales se oponía la parte más
conservadora del Partido Comunista, que era incapaz de recuperar al país de la crisis en la
que estaba hundido.

El consumismo.

El consumismo es tanto la acumulación, compra como el consumo de bienes y servicios


considerados no esenciales.El consumismo a gran escala en la sociedad contemporánea
compromete seriamente los recursos naturales y la economía sostenible, Las alternativas
a algunos de los problemas del consumismo son el desarrollo sostenible, el ecologismo, el
decrecimiento y el consumo responsable. La publicidad idealiza la satisfacción y
felicidad personal producida por el consumismo.

El relativismo.

El relativismo es el concepto que sostiene que los puntos de vista no


tienen verdad ni validez universal, sino que sólo poseen una validez
subjetiva y relativa a los diferentes marcos de referencia. En general,
Resumen Historia de la Cultura
Juan Pablo Ballhorst

las discusiones sobre el relativismo se centran en cuestiones concretas; así, el relativismo


gnoseológico considera que no hay verdad objetiva, dependiendo siempre la validez de
un juicio de las condiciones en que este se enuncia; o el relativismo moral, que sostiene
que no hay bien o mal absolutos, sino dependientes de las circunstancias concretas.
Similares postulados se defienden tanto en el relativismo lingüístico como en el
relativismo cultural.