Sei sulla pagina 1di 6

Mercado tradicional, economía naranja

Angie Paola Buitrago Suspes.


Abril 2019.

Universidad ECCI.
Bogotá - Colombia.
Principios de Economía.
ii

Introducción

Colombia ha adelantado un amplio sistema en el cual se fomenta la economía naranja

pasando por iniciativas del Ministerio de Cultura, Ministerio de Comercio, Ministerio de

Industria y Comercio. Igualmente se ha hecho un avance significativo gracias a la colaboración

del DANE la cual es la que elabora una medición de la macroeconomía en las actividades

culturales. Cabe destacar que Colombia es miembro del mercado de Industrias Culturales el Sur.

La economía naranja reúne todas las actividades económicas que se realizan en las actividades

Culturales, Colombia es uno de los primeros países en descubrir y realizar unos trabajos para la i

Institucionalización de la economía naranja.


1

Colombia, que se acostumbró a vivir por décadas del café y del petróleo, así como

de algunos productos básicos sin ningún tipo de transformación, está viendo, desde hace

apenas unos pocos años, crecer un renglón que, de manera silenciosa y tal vez

inadvertida, se va colando entre los principales rubros de exportación y como un

aportante destacado al Producto Interno Bruto (PIB).

Se trata de la denominada economía naranja, ese segmento de las ideas y el conocimiento

(propiedad intelectual) que se ve reflejado en el desarrollo de videojuegos, música,

publicidad, diseño, libros, cine, entre otros.

Definida así por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) –por la relación que

guarda el color naranja con la cultura, la creatividad y la identidad, así como por su

asociación con rituales y eventos culturales, artísticos y religiosos– este sector es

responsable de aportarle a la economía colombiana entre el 3,3 y 3,5% del PIB cada año

y de generar alrededor de 800 mil empleos directos e indirectos, en su mayoría para

jóvenes. Las exportaciones alcanzan unos US$600 millones al año.

A nivel mundial, el BID calcula que si se unieran todos los ingresos generados por la

economía naranja, éstos podrían configurar la cuarta economía a nivel global, esto es

20% más grande que la de Alemania. Sería el noveno mayor exportador de bienes y

servicios con US$646.000 millones –más del doble que las exportaciones de petróleo de

Arabia Saudita– y la cuarta fuerza laboral del mundo, con más de 144 millones de
2

trabajadores (casi lo mismo que el empleo total que genera Estados Unidos).

El sector cultural es una franja económica importante y más en un escenario de crisis del

petróleo. Los países que han centrado su desarrollo económico en la explotación minera

se están viendo afectados, y ese es el caso nuestro. La economía naranja es una industria

que en una crisis del sistema económico tradicional se comporta muy bien porque no

decae como otros sectores. (Ángel Moreno).

Colombia es pionero a nivel mundial, y gracias al trabajo serio y sostenido por parte del

(DANE), que hoy el país tiene la Cuenta Satélite de Cultura (en donde se registra la

contabilidad focalizada de la economía naranja) más antigua. Esto es un paso muy

importante para la visibilización de la economía naranja y el aprovechamiento de sus

oportunidades, la economía naranja le ofrece a Colombia la oportunidad infinita de

convertir su riqueza cultural en la base de su riqueza material, esto significa reemplazar la

dependencia actual en la volatilidad de los precios de las materias primas y las

manufacturas de bajo valor agregado, por la inagotable e irreemplazable versatilidad de

las denominadas ‘mente-facturas’.

La Economía Naranja es una oportunidad que está ahí para ser explotada. Colombia, con

una tradición y un patrimonio cultural enorme, población altamente creativa y una

institucionalidad naranja pionera en América Latina, está llamada a ser líder en esta

nueva revolución.
3

El país debe darse cuenta de que su patrimonio cultural no está ahí solo para mejorar la

vida de las personas, sino para generar riqueza. Siguiendo al PNUD y UNESCO (2013),

la cultura debería ser el pilar central del desarrollo sostenible, del que se levantan los

otros tres: el económico, el social y el medioambiental.

El gran desafió que tiene Colombia está en superar, por un lado, un déficit comercial en

materia de creatividad, que es lo que se importa versus lo que el mundo compra de

nuestros bienes y servicios creativos. Y también la balanza de pagos creativo, que es lo

que se le paga al mundo por licencias y regalías y lo que el mundo le paga a Colombia

por ellas. Hoy tenemos un déficit muy cercano a los US$2.000 millones
4

Lista de referencias

 http://repository.lasalle.edu.co/bitstream/handle/10185/21469/64122151_2017.pdf
?sequence=1

 https://www.elespectador.com/noticias/economia/sacandole-jugo-economia-
naranja-articulo-590191