Sei sulla pagina 1di 5

Sexualidad y Género

Matriz Dofa

Juliana Ipuana Epieyù


Cód. 40928352
Grupo 403014 _9

Tutora
Clara Guzmán

Universidad Nacional Abierta y a Distancia


Facultad ciencias sociales, artes y Humanidades
Programa Psicología
Valledupar
2017
Matriz Dofa

Debilidades Oportunidad
◊ Fuerza Física  Igualdad en sus
◊ Subestimación en sus derechos
capacidades  Libertad
 Educación
 Participación
  Trabajar en condición
de igualdad

Fortaleza Amenazas
 Ser organizada * Machismo:
 Creativa * Discriminación
 Abnegadas * Feminicidio
 Intuición
* Violencia Intrafamiliar,
psicológica, emocional, laboral
y sexual.
* Violación de sus derechos y
libertad
* Prostitución forzada

Desde tiempos pasados hasta la época actual, se han esbozado


diversas características acerca de los hombres y las mujeres lo cual ha
calado de generación en generación mediante diversos métodos: ya
sea basado en aspectos consuetudinarios con influjos de estereotipos de
género, creencias, sentimientos de identidad.
Las vertientes científicas llamadas a descifrar y tratar esta ardua
temática como las ciencias humanas, de la salud, de la educación y de la
psicología, iniciaron a describir lo atinente a las características de los
géneros tomando como modelo a los hombres el cual siempre ha tenido
el influjo posesivo y predominante en la sociedad, esto durante siglos
que datan en la historia, hasta que los estudios y el tapujo femenino de
hacerse oír han mitigado un tanto dicha tendencia social, las actitudes
perspicaces de las mujeres se han empezado a sentir y dando como
resultado dejar en desuso las viejas creencias patriarcales.
Si bien es cierto en el texto nos hacen mención sobre las
mitologías en los pueblos primitivos en la cual se afirmaba que en los
inicios de la humanidad, las sociedad tuvieron un matiz matriarcal,
porque se fundaban ideas trasmitidas por las mujeres y sus diversas
funciones dentro del contexto social lo cual les otorgaba en ese entonces
una alta valoración. Ya contextualizando en la etapa precolombina, en el
antiguo Egipto o en la mitología nórdica, se evidenciaron figuras y
símbolos que otorgan gran valo0r a las actividades femeninas. Tal como
data con la madre araña en las mitologías centroamericanas el cual se
traducía como el hilo de unión entre los seres terrestres y las
divinidades que habitaban el cielo. Sumado a ello daban relevancia a su
capacidad de creación asexuada, que veían reflejada en la construcción
de sus telas, ejemplo a pequeña escala del cosmos.
Con respecto a la misoginia en los orígenes de la ciencia podemos
inferir la perspectiva negativa que identificaron a las mujeres durante
varios siglos al tanto que estaba arraigada en el saber popular que aun
con los avances científicas abolir tal estatus fue difícil. Se reconoce que
en gran medida dichos aportes fueron realizados por los hombres, Con
esto no se quiere generalizar en sentido genérico dichos aportes pero los
cuales a percepción de muchos fueron sesgados al ser infundados en
menoscabos y barbaridades con el cual describían los temas
relacionados al género femenino
Esto se ve reflejado en apartes que nos reseña el documento, tal
es el caso de los manifestados por algunos maestros como Huarte de
san juan (1529 – 1588) considerado como un precursor laico de la
psicología española se pronunciara de forma menoscabadora con
respecto a temas sensibles que llevan inmersas al género femenino,
aun con sus grandes respaldos académicos en psicología, neurología,
antropología y sociología que se pronuncia sobre los distintos
temperamentos humanos desde la perspectiva aristotélico – tomista en
los siguientes términos literalmente “Con haberla hechos Dios con sus
propias manos y tan acertada y perfecta en su sexo, es conclusión
averiguada que sabía mucho menos que Adán. Lo cual, entendido por el
demonio, la fue a tentar, y no oso ponerse a razones con el varón
temiendo su mucho ingenio y sabiduría [...] la razón de tener la primera
mujer no tanto ingenio, le nació de haberla hecho Dios fría y húmeda
que es el temperamento necesario para ser fecunda y paridera y el que
contradice el saber, y si la sacara templada como Adán, fuera
sapientísima, pero no pudiera parir…”
Este clase de aseveraciones suelen ser un tanto transgresoras y
rayan directamente con el género femenino al llevar inmerso
implícitamente un mensaje de inferioridad para con las mujeres estos
pensamientos arraigados en los diversos estatus sociales suelen ser
frecuentes lo cual ha originado daños colaterales sobre las mujeres.
También nos permitimos traer a colación lo esbozado por el Gran
Charles Darwin (1809 – 1882) , en su obra El Origen del hombre y la
selección en relación con el sexo (1871) el cual manifiesta la marcada
diferencia de género que existe en la cual es fundamental las facultades
intelectuales de ambos sexos en el cual se demarca opulentamente que
los hombres en cuanto a resultados son superiores a las mujeres, sin
importar dedicación, oficio ya que se requiere sagacidad, razón,
imaginación, o el mero uso de los sentidos y las manos.
Referencia Bibliográfica

Guíl. A, Bascon, M. (2012) La construcción de la identidad de


género, de la misoginia histórica a las nuevas perspectivas psicológicas
de análisis. Recuperado de
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5370180

Mejía, C. Cabral, B; Pizarro, K. (2014) Estudios de género, feminismo


y sexualidad, Univ. Los Andes y Univ. Autónoma Estado de Hidalgo.
Recuperado de http://www.aacademica.org/carlos.mejia.reyes/3.pdf