Sei sulla pagina 1di 7

IMAGENOLOGÍA

MATEO VILLA 6TO “B”


1

CLASIFICACIÓN RADIOLÓGICA DE HERNIA DISCAL


La terminología de las alteraciones del disco intervertebral es muy confusa e incoherente
en la bibliografía, tanto entre las distintas especialidades médico-quirúrgicas como entre
los propios radiólogos. La mayoría de los neurocirujanos y cirujanos ortopédicos están
comenzando a utilizar una nomenclatura más estandarizada que ayuda a distinguir lo que
con mayor probabilidad son lesiones clínicamente relevantes de aquellas que no lo son.
Muchos de nuestros referentes radiológicos clásicos (Fardon, Milette y Modic, entre
otros) difieren en la terminología que utilizan en sus informes, motivo por el cual desde
hace décadas existe la necesidad (e incluso la súplica) de lograr cierta uniformidad, ya
que la falta de ésta repercute sobre el propio paciente, que en ocasiones es víctima de
tratamientos inadecuados o insuficientes.

HERNIACIÓN
Es el desplazamiento del material discal más allá de los límites del espacio discal. Puede
producirse desplazamiento del núcleo pulposo, cartílago, fragmentos de apófisis o
fragmentos de tejido anular.
Para que exista este desplazamiento es necesario que se produzca disrupción del anulus o
del platillo. La enfermedad discal degenerativa da lugar a pérdida de turgencia del núcleo
pulposo y disminución de la elasticidad del anillo, lo cual hace que el disco protruya.
Para lograr una adecuada comunicación con los clínicos se requiere un sistema preciso y
sencillo de clasificación de las hernias en función de la localización del fragmento
migrado en el plano axial o vertical:
En el año 2001 la Sociedad Norteamericana de Columna (NASS), la Sociedad Americana
de Radiología de Columna (ASSR) y la Sociedad Americana de Neurorradiología
2

(ASNR) publicaron una nueva clasificación que trataba de unificar la terminología para
evitar confusiones, y es la que se recomienda hoy en día.
Dividen las hernias en:
1. Localizada: El fragmento desplazado constituye menos del 50% de la
circunferencia total del disco.
2. Generalizada: La porción desplazada constituye más del 50% de la circunferencia
total.
3. Se trata de un hecho fisiológico radiológicamente es lo que se conoce como
protrusión anular difusa.
El disco intervertebral, debido a los cambios asociados a la edad, acaba por protruir difusa
y levemente (menos de 3 mm) sobre el límite del espacio discal, como consecuencia de
la propia degeneración, remodelación e hiperlaxitud ligamentosa.

LOCALIZADAS
PLANO AXIAL
3

Protrusión
Se emplea cuando el diámetro máximo del fragmento discal desplazado es menor que el
del disco medido en el mismo plano. Si se mide en sagital el eje a medir será el
superoinferior, y si se mide en axial, el transversal.
Según el grado de afectación del disco;
Focal cuando afecte a menos del 25% de la circunferencia discal (o menos de 90◦)
De base ancha (que no difusa) cuando afecte a entre un 25 y un 50% de la
circunferencia discal.
Extrusión
Se emplea cuando el diámetro máximo del fragmento discal desplazado es mayor que el
del disco medido en el mismo plano (por ejemplo si se mide en el eje sagital, una
protrusión tendría una medida craneocaudal menor que el espacio discal, mientras que
una extrusión sobrepasaría los márgenes del espacio discal). También puede emplearse
este término cuando en el plano axial el fragmento discal desplazado tiene un cuello
estrecho y una porción extruida más ancha.

A su vez, las extrusiones se clasifican:


Secuestro: no existe continuidad entre el material discal desplazado y el disco del que
procede, es decir, que hay un fragmento discal libre. Es importante describir la presencia
de secuestros, ya que puede ser una contraindicación para la cirugía mínimamente
invasiva.
Migración: el fragmento discal está desplazado, pero mantiene la continuidad con el
disco de origen.
4

Los desplazamientos discales también pueden clasificarse en función de la presencia o


ausencia de contención. Si el anillo fibroso está intacto, la hernia será contenida,
mientras que si existe desgarro del anillo fibroso será una hernia no contenida, es decir,
que existe comunicación con el espacio epidural y el conducto espinal.

Relación del fragmento desplazado con el ligamento longitudinal posterior


Se clasifica en:
 Subligamentosas,
 Transligamentosas o extraligamentosas.
 Subcapsular (Si el fragmento está por debajo del ligamento longitudinal
posterior, del anillo fibroso o de la dura)

PLANO VERTICAL (Hernias de Schmorl)


Origen: Rotura del platillo terminal; frecuentemente van asociadas a cambios de señal en
la médula ósea (tipo Modic).
Etiología: Degenerativa
Postraumáticas
Asociadas a debilidad del platillo terminal (neoplasia, displasia ósea…).

INTERPRETACIÓN DE LAS RADIOGRAFÍAS SIMPLES EN LA


ENFERMEDAD DISCAL INTERVETEBRAL
La interpretación de las radiografías simples, respecto a la enfermedad discal
intervertebral, se basará según Burk', en los diferentes cambios que se pueden apreciar,
característicos de una protrusión o extrusión discal, y que incluyen:
 Estrechamiento o acuñamiento del espacio discal
 Estrechamiento del espacio entre las facetas de las respectivas apófisis articulares
 En algunos casos, cierta opacidad (fogging) de un foramen intervertebral o una
clara evidencia de material discal calcificado en el interior del canal vertebral
(poco frecuente)
De todas estas peculiaridades, la más evidente, por lo general, es el estrechamiento del
espacio discal o intervertebral, que se suele apreciar fácilmente cuando se compara su
anchura con la de los espacios entre las vértebras adyacentes.
Este estrechamiento patológico no debe confundirse con el que normalmente hay entre
T9-T10 o T10-T11 (espacio anticlinal) ni con el "falso" estrechamiento de algunos
espacios debido a un artefacto geométrico" producido por una excesiva distancia al centro
del haz de rayos.
5

También es frecuente ver la mineralización de algunos discos en sus


correspondientes espacios intervertebrales
Que indica que existe un proceso degenerativo, aunque ello no implique necesariamente
una extrusión o protrusión discal; de hecho, es habitual este hallazgo en perros de razas
condrodistróficas completamente asintomáticos.
Por último, hay signos radiográficos verdaderamente excepcionales como:
 La osificación de la duramadre que, tal y como describen Lamb et al, pueden
permitir la visualización de lesiones extradurales al generarse un
"automielograma".
 Alteraciones poco habituales son las extrusiones discales intravertebrales
(Schmorts nades) que se caracterizan básicamente por la existencia de áreas
radiopacas en el interior de los cuerpos vertebrales.
Pese al valor que tienen las radiografías simples para el estudio de la enfermedad discal
y de otras patologías espinales con síntomas similares (neoplasias, discoespondilitis,
fracturas, problemas ortopédicos, etc.), éstas se deben complementar con otros
procedimientos diagnósticos.
6

BIBLIOGRAFÍA
1. Nomenclatura estandarizada de la patología discal M. Sánchez Pérez ∗, A. Gil
Sierra, A. Sánchez Martín, P. Gallego Gómez y D. Pereira Boo Servicio de
Radiodiagnóstico, Hospital Universitario de Móstoles, Madrid, Espana˜ Recibido
el 23 de junio de 2011; aceptado el 3 de noviembre de 2011.
2. David F. Fardon and Pierre C. Milette. Nomenclature and Classification of
Lumbar Disc Pathology. Recommendations of the Combined Task Forces of the
North American Spine Society, American Society of Spine Radiology, and
American Society of Neuroradiology.
3. T. Fernández, M. López Diagnóstico por imagen de la enfermedad discal
intervertebral Centro Médico, MADRID 2004.