Sei sulla pagina 1di 2

ANALISIS SECCIÓN 13.

INVENTARIOS
Una de las diferencias entre la norma local colombiana y los normas o estándares
internacionales, está representada en el manejo de los inventarios, para lo cual se han
de considerar para efectos de las NIIF, los sistemas de inventario permanente, el
método de evaluación Primeras en Entrar Primeras en Salir (PEPS), al igual que el
promedio ponderado. Teniendo en cuenta el concepto o definición de la sección 13 de
las NIIF, Los Inventarios se clasifican de la siguiente forma:
(c) bien(a) productos terminados: activos mantenidos para la venta en el curso normal
de las operaciones;

(b) trabajo en proceso: activos en proceso de producción con vistas a esa venta; es
fungibles: activos en forma de suministros que se consumirán en el proceso productivo;
y
(d) materia prima: activos en forma de materiales que se consumirán en el proceso
productivo.

La mencionada definición de la norma internacional no dista mucho de la Nacional


Colombiana, pues también los inventarios son considerados como activos corrientes,
en calidad de: Mercancías no fabricadas por la empresa para ser vendidos en el curso
normal de las operaciones del negocio, productos en proceso de producción, que antes
se manejaba en cuentas apropiadas para la materia prima, la mano de obra y costos
indirectos de fabricación y solamente cuando estaban disponibles para la venta se
trasladaban a inventarios y la producción proceso se mantenía en cuentas separadas
del inventario. En las normas internacionales se consideran inventarios porque se
producen con miras a la venta. Otro elemento interesante es el manejo de la materia
prima (materiales, e insumos para el proceso de transformación) o suministros
(repuestos, llantas, papelería, útiles de oficina) que se consumen en el proceso de
producción o en la prestación de servicios, por cuanto una sección de la empresa
requiera materiales o suministros, hace los requerimientos al almacén para incorporarlo
el proceso de producción, a la Propiedad, Planta y quipo, o al costo del servicio que se
proyecta prestar.
Esta sección se aplica a todos los inventarios, excepto a:
(a) Las obras en progreso, que surgen de contratos de construcción, incluyendo los
contratos de servicios directamente relacionados (véase la Sección 23 Ingresos de
Actividades Ordinarias).
(b) Los instrumentos financieros (véase la Sección 11 Instrumentos Financieros Básicos
y la Sección 12 Otros Temas relacionados con los Instrumentos Financieros).

(c) Los activos biológicos relacionados con la actividad agrícola y productos agrícolas
en el punto de cosecha o recolección (véase la Sección 34 Actividades Especiales).
(Sección 13.2).
Las obras en progreso también llamadas construcciones y edificaciones, se capitalizan
en la medida que se compran los materiales de construcción, se pagan los contratos de
suministro de mano de obra y otros servicios, en la sección de propiedad planta y equipo
y se reclasifican cuando esté listo el bien para la venta en la cuenta de inventarios
siempre que ese sea el objeto social del ente económico o en propiedades planta y
equipo cuando vayan a ser destinarlos al servicio de la empresa.
Ejemplos:
• Cuando un bien se compra para obtener rentas en calidad de arrendamientos
financieros, se clasifica de acuerdo a la sección 17 propiedades de inversión.
• Si la compra se hace para su posterior venta en el curso ordinario de los negocios se
clasifica como inventario, como es el caso de una inmobiliaria.
• Si el edificio es para uso de la empresa en la producción de bienes y servicios y para
fines administrativos se clasifica en la sección 16, propiedad planta y equipo.
En el caso de los instrumentos financieros, no se consideran como inventarios porque
cada uno tiene una NIIF particular para su reconocimiento y medición, tales como:
acciones o participaciones en empresas asociadas, negocios conjuntos, derechos y
obligaciones de los empleadores surgidos de planes de retribución a los empleados,
contratos de seguro, contratos y obligaciones que surgen de transacciones basadas en
acciones e instrumentos que requieran ser clasificados como instrumentos de
patrimonio.
Igualmente no se aplica a los activos biológicos y los productos agrícolas que tienen su
NIIF particular de reconocimiento y medición en el punto de cosecha o recolección, pero
una vez disponibles para la venta necesariamente deben llevarse como activo en
inventarios.
Esta sección no se aplica a la medición de los inventarios mantenidos por:
(a) productores de productos agrícolas y forestales, de productos agrícolas tras la
cosecha o recolección y de minerales y productos minerales, en la medida en que se
midan por su valor razonable menos el costo de venta con cambios en resultados, o
(b) intermediarios que comercian con materias primas cotizadas, que midan sus
inventarios al valor razonable menos costos de venta, con cambios en resultados.
(Sección 13.3). Todo parece indicar que los productos agrícolas y forestales (cultivos y
flores) que se midan por su valor razonable, no se llevan a inventarios, para no
mezclarlos con otros activos que se miden por el costo de adquisición.

NOMBRE: LUIGGI FERNANDO JURADO PATIÑO