Sei sulla pagina 1di 12

2 TIMOTEO 3: 16-17.

CADA ESCRITURA ES DIOS RESPIRABLE

16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir e
instruir en justicia, 17 para que el hombre de Dios sea completo, completamente equipado
para toda buena obra.

"Toda Escritura es inspirada por Dios (griego: theopneustou) y útil para enseñar, para
redargüir, para corregir, y para instruir en justicia" (3:16). La palabra griega theopneustou
combina dos palabras: Theos (Dios) y pneustou ().

Esto nos recuerda que Dios "sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser
viviente."(Génesis 2: 7).

• También trae a la mente al profeta Ezequiel en el valle de los huesos secos. Dios habló a
los huesos secos a través del profeta, diciendo: "He aquí, haré entrar el aliento en ti, y
vivirás ...". Entonces Ezequiel profetizó como (Dios) le ordenó (a él), y entró el aliento (los
huesos secos), y vivieron, y se pararon sobre sus pies, un ejército sumamente grande
"(Ezequiel 37: 5, 10).

El aliento de Dios trae vida donde no había vida. El aliento de Dios anima e inspira.
Algunas traducciones dicen "inspirado por Dios" en lugar de "inspirado por Dios", porque
la palabra "inspirar" proviene del latín inspirare , que significa " inspirar" . Dios ha
inspirado en sus escrituras el aliento de la vida y les ha dado vida, para que esas escrituras
puedan inspirarnos e instruirnos, respirándonos su aliento de vida.

Pero, ¿qué significa que Dios inspiró las Escrituras?

• Algunos creen en la inspiración verbal: que Dios, en esencia, inspiró a los escritores
palabra por palabra, como si las palabras fueran dictadas y escritas exactamente como Dios
quiso.

Eso plantea preguntas. ¿Por qué los vocabularios y estilos de los escritores bíblicos son tan
diferentes y distintivos? ¿Dios también inspiró la transmisión de los manuscritos a través de
las edades? ¿Dios ha inspirado las traducciones? Si Dios inspiró a los escritores palabra por
palabra, ¿no manejaría también el proceso de transmisión y traducción?
• Otros creen que Dios inspiró a los escritores a transmitir el mensaje de Dios, pero en
palabras de los autores.

Un estudio completo de la inspiración bíblica está más allá del alcance de este comentario,
por lo que animo a los lectores a estudiar más el tema con recursos más completos.

Independientemente de la teoría de la inspiración, Pablo asegura a Timoteo que toda la


escritura es "útil para enseñar, para redargüir (reprender), para corregir, y para instruir en
justicia". En otras palabras, es una guía fiel para las creencias y acciones de la comunidad
cristiana.

"Para que el hombre de Dios sea completo (griego: artios ) , enteramente equipado para
toda buena obra" (3:17). La palabra artios significa completa o completamente calificada y
"equipada para cada buen trabajo".

Recuerdo mi entrenamiento en el seminario como de amplia base, que abarca mucho


terreno, pero no en profundidad. Eso incluyó estudios Bíblicos, que fueron especialmente
débiles. Si hay una asignatura que los seminarios deben enseñar en profundidad, son los
estudios bíblicos, es decir, examinar textos en particular, versículo por versículo, para
incluir el uso de los idiomas originales. En la medida en que mi experiencia fue normativa,
considero que la educación en el seminario es lamentablemente deficiente.

"Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir,
para instruir en justicia"

Cuando el Apóstol Pablo dijo toda la Escritura, eso quiere decir precisamente eso, toda,
desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Alguien podría decir: "Bueno, ¿no sabía usted que el
libro de Apocalipsis aún no se había escrito en el tiempo en que 2 Timoteo se escribió"? Si,
lo sabemos. Pero lo importante es saber que el libro de Apocalipsis llegó a formar parte de
las Sagradas Escrituras y, por lo tanto, está cubierto por la palabra "Toda", al referirse a la
Escritura.

Y el Apóstol Pablo añadió Toda la Escritura es inspirada por Dios. Esa palabra "inspirada",
que la palabra fue "espirada" por Dios, y nos refiere al aliento de Dios. Los hombres que
escribieron las Escrituras Sagradas no fueron simplemente plumas que el Señor escogió y
con las cuales escribió. Lo maravilloso fue que Dios usó las personalidades de estos
hombres, expresó conceptos en sus propios esquemas o modelos mentales, y sin embargo
consiguió comunicar exactamente lo que Él quiso decir. Por medio de estos hombres Dios
nos ha comunicado Su Palabra. Él no tiene nada más que decirnos hoy. Si desde el cielo
nos hablara, no añadiría nada a lo que ya ha dicho.

Continuó expresando el apóstol las características de esa Palabra, diciendo que sería útil
para enseñar. Es por tal motivo que la estamos enseñando.

Esa Palabra sería además, útil para redargüir, o para "reprender", para traer convicción a
nuestros corazones. En realidad, esa es la manera que usted puede probar si la Palabra de
Dios está actuando en su vida. Si usted lee este libro como cualquier otro libro, entonces el
Espíritu de Dios no se está moviendo en su vida. Pero se le crea convicción, entonces usted
sabe que el Espíritu Santo está trabajando dentro de usted.

Esta Escritura sería también útil para corregir. Es decir, para arreglar y poner en orden las
cosas en nuestra vida. Se trata de una corrección del error.

Y dijo también que esa Palabra sería para instruir. Este término está relacionado con la
disciplina, es decir, en pensar y actuar de acuerdo con la voluntad de Dios. Continuemos
leyendo el versículo 17 de este tercer capítulo:

"A fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena
obra."

Dice aquí a fin de que el hombre de Dios sea perfecto. El término "perfecto" no quiere decir
que usted y yo alcancemos esa clase de perfección en la cual absolutamente todo es
correcto. Más bien, significa que podremos alcanzar la madurez completa. Es que hay
muchos creyentes que, espiritualmente hablando, aun se encuentran en el estado de la
infancia o adolescencia. Pero podremos ser personas completas, maduras, en la plenitud del
crecimiento.

Luego presentó al hombre de Dios como enteramente preparado. Es decir, que la Palabra de
Dios puede prepararle a usted para realizar en la vida, toda buena obra. No hay sistemas ni
métodos para traernos, con una serie de lecciones fáciles, la madurez cristiana. Toda la
Escritura ha sido dada por inspiración de Dios, y toda debe utilizarse en el día de hoy, para
suplir sus necesidades.
Al acercarnos a la conclusión de este tercer capítulo, recordemos que Pablo le había
hablado a Timoteo de una manera muy personal. A Timoteo se la había enseñado la Palabra
de Dios, y en consecuencia, después tendría que exponer la Palabra de Dios. Pablo había
enfatizado que en los días de apostasía, nuestro recurso, nuestra ayuda provendría de la
Palabra de Dios, y que ella satisfaría adecuadamente nuestra necesidad.

Esto es exactamente lo que la Palabra de Dios está haciendo en las vidas de multitudes de
personas que nos escriben en respuesta a este programa de radio de enseñanza Bíblica.
Hemos visto que toda la Escritura ha sido entregada por inspiración de Dios, literalmente
"espirada" por Dios, como su mismo aliento. Dice lo que Dios dijo, y ya ha dicho todo lo
que Él quiere decir. Por tal motivo, satisface las necesidades del corazón humano. Y
muchos oyentes nos han expresado que han comprobado, por su experiencia personal la
transformación operada en sus vidas cuando aceptaron al Señor Jesucristo como su
Salvador, cuando aceptaron la gracia de Dios expresada en Su obra en la cruz, dando así
lugar a la obra del Espíritu Santo en sus vidas. Y todo comenzó en esas personas, cuando
tomaron en serio esa Palabra de Dios como Palabra eficaz y útil para conducirlos al Señor
Jesucristo. Estimado oyente, sería imposible calcular cuántos oyentes decidieron oír esa
Palabra, y probarla, es decir, dejarla actuar por la obra del Espíritu de Dios. ¿No cree usted
que merece la pena que usted la escuchara con un corazón sincero, y con una actitud de fe?

Debemos terminar aquí pero en nuestro próximo encuentro, en el que esperamos contar con
su compañía, continuaremos nuestro estudio del capítulo cuatro de esta segunda carta de
Pablo a Timoteo. Desde el versículo1 hasta el versículo 5, veremos las instrucciones del
apóstol para los últimos días, para los últimos tiempos. En este versículo 5 termina la
tercera división de esta epístola. En el capítulo 4: 6, y hasta el último versículo de este
capítulo, el versículo 22, se encuentra la cuarta división de esta segunda Epístola a
Timoteo, que hemos titulado "Lealtad al Señor y del Señor". En esta división, desde el
versículo 6 hasta el versículo 8, veremos el último testimonio de Pablo, expuesto como si
estuviera prácticamente a las puertas de su muerte, y en los versículos 9 al 22, tenemos sus
últimas palabras. Le sugerimos que vaya leyendo este capítulo 4, para familiarizarse con su
contenido.

………………………………………………………………………………….
La palabra «inspiración»

La palabra «inspiración» viene de una traducción algo inexacta

de theopneustos que se encuentra en 2 Timoteo 3.16. Como

Warfield dice, la palabra tal como la usamos es engañosa. Parece

enseñar que Dios había soplado dentro de las Escrituras, no siendo

esto el significado de la palabra original. Como ya se ha explicado,

las Escrituras son «exhaladas por Dios». Son la mismísima Palabra

de Dios, el producto de la acción creadora de Dios.

«Exhalación» sería una palabra mejor. Sin embargo, la palabra

«inspiración» está bien establecida en el uso teológico y no se puede

cambiar fácilmente. La definimos, entonces, como la obra del Espíritu

Revelación, la inspiración de la Biblia

253

Santo de Dios, al hacer que los autores de la Biblia escribiesen la

Palabra de Dios sin error. Los escritores fueron inspirados en el

sentido de que el Espíritu Santo obró por medio de ellos. Las

Escrituras son inspiradas en el sentido de que son el producto de la

obra del Espíritu Santo por medio de los escritores.

No negamos que la palabra «inspiración» tenga otros buenos

usos. Lo que aquí estamos discutiendo es el uso teológico particular

de la palabra con respecto a la doctrina de la Palabra de Dios. DEMARY

………………………La confesión de Westminster

Lo que he tratado de decir es lo que creo es la enseñanza del


capítulo I de la Confesión de fe de Westminster; especialmente las

secciones 4 y 5. La sección 4 dice así: «La autoridad de las Santas

Escrituras, por la que ellas deben ser creídas y obedecidas, no

depende del testimonio de ningún hombre o iglesia, sino enteramente

del de Dios (quien en sí mismo es la verdad), el autor de ellas; y

deben ser creídas, porque son la Palabra de Dios» (2 Timoteo 3.16;

l Juan 5.9; 1 Tesalonicenses 2.13).

………………..Warfield, al definir la inspiración, trata de la palabra que comúnmente

se traduce «es inspirada por Dios», y muestra que significa

«el producto del aliento creador de Dios». Así como con

referencia a la creación leemos: «Por la palabra de Jehová fueron

hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su

boca» (Salmos 33.6). Y otra vez, «Porque él dijo, y fue hecho; él

mandó, y existió» (Salmos 33.9); así también debemos pensar en

las Escrituras como el producto de un acto creador divino………..

…………………………………………….

(2) Lo aprendido de las Sagradas Escrituras, 3:14–17. En seguida, Pablo enfoca el

segundo recurso para el ministerio de Timoteo: lo que has aprendido y te has persuadido

(v. 14) de las Escrituras. Los padres judíos estaban obligados a procurar que sus hijos

recibieran instrucción en la ley al cumplir los cinco años. Siguiendo esta tradición, tanto

Pablo (2:2) como “tu abuela Loida y … tu madre Eunice” (1:5) le enseñaron a Timoteo

desde [su] niñez. Sin duda Pablo se refiere a aprender de las Sagradas Escrituras

interpretadas a la luz de la vida y las enseñanzas de Jesucristo. Estas sirven como base
del “buen depósito” (1:12, 14) y de la “sana doctrina” (1 Tim. 1:10; 4:6), en las cuales

Timoteo había sido persuadido. Ya que Pablo no podrá ser más su vivo maestro y

compañero, le anima a encontrar su orientación y dirección en las Sagradas Escrituras (v.

15a). Estas le guardarán firme en la doctrina recibida desde su infancia. Además, solo

ellas le pueden hacer sabio “constantemente” (así el griego), no solamente

proporcionándole conocimiento doctrinal, sino también instrucciones prácticas. En aquel

entonces y aún en el día de hoy “las Escrituras son más que suficientes para guiar a los

hombres a la experiencia de la salvación de Dios, y no solamente esto, sino son de valor

para la educación moral del hombre de Dios y su total equipamiento para todo tipo de

buena obra” (Stibbs).

De ninguna manera debe nacer la preparación de Timoteo de las tradiciones místicas

ni de los escritos seculares o filosóficos. Para Pablo la misión de las escrituras era

proveer a los hombres la salvación por medio de la fe que es en Cristo Jesús (v. 15b).

223

“Estas le muestran el camino de la salvación eterna, si las lee a la luz de la fe revelada y

otorgada en Cristo y conservada en comunión con Cristo” (Reuss).

Toda la Escritura es inspirada por Dios (v. 16a). ¡Este versículo ha sufrido muchos

abusos dogmáticos! En realidad, el griego aquí es un poco ambiguo, permitiendo varias

traducciones: “Toda escritura” o “toda la Escritura” o “cada Escritura”; además, “toda

Escritura es inspirada de Dios y útil” o “toda la Escritura es inspirada de Dios y útil” o

“toda Escritura inspirada de Dios es también útil”. Ya que la evidencia lingüística es

limitada y no conclusiva, el pensamiento original de Pablo debe ser interpretado a la luz

del contexto de este versículo y no basados en presuposiciones dogmáticas que siempre


resultan en pretextos modernos.

En este contexto inmediato (vv. 14–17) Pablo exhorta a Timoteo que persista en el

conocimiento y la seguridad que preceden de “las Sagradas Escrituras” (v. 15), porque

toda la Escritura es inspirada por Dios. El griego para inspirada por Dios es

theopneustos2315, “Dios-soplada”. “Las Escrituras son el producto de la intervención de

Dios en el plano de la historia humana y de su encuentro con su pueblo y sus profetas”

(Trentham). Por lo tanto, las revelaciones divinas en los acontecimientos de la historia

antigua de Israel y la documentación de esos hechos son válidos para Timoteo en

confirmar y discernir la voluntad de Dios en la iglesia en Éfeso, estando presente o

ausente Pablo en el futuro.

Semillero homilético

El propósito de las Escrituras

3:16

Introducción: Dios nos ha hablado por muchas maneras: por los profetas, por la palabra
escrita y

por medio de Jesús. Hoy tenemos la Biblia y la dirección del Espíritu Santo. La Biblia es el

instrumento de Dios para guiar a los perdidos a la salvación y a los creyentes a la


edificación.

Este versículo nos muestra cómo obra la Biblia.

I. Sirve para la enseñanza.

1. De la grandeza de Dios.

2. Del pecado del hombre.

3. De la salvación en Cristo.
II. Sirve para la corrección.

1. Muestra al hombre su pecado.

2. Muestra al hombre su necesidad.

3. Muestra cómo el hombre como puede vivir correctamente ante su Dios.

III. Sirve para instrucción en justicia.

1. No en el nivel del hombre.

2. Según la justicia de Dios.

IV. Sirve para que el hombre cumpla con el deseo de Dios.

1. Será como Dios es (1 Jn. 3:2).

2. Será como instrumento en el plan eterno de Dios.

Conclusión: Dios nos muestra su plan y Pablo nos indica cómo cumplirlo.

Vale notar hoy día que Pablo no propuso presentar una “doctrina de inspiración” del

AT, ni de la Biblia entera, a la comunidad cristiana. Cuando escribió 2 Timoteo, todavía

no estaban canonizados los 39 libros del AT, mucho menos los 27 del NT. Como

224

consecuencia, Pablo hace referencia únicamente a toda la Escritura que en aquel

entonces daba evidencia de haber sido “soplada por Dios” en su revelación y

preservación. Pablo aseguraba a Timoteo que Dios había obrado en la historia de Israel y

que él mismo había inspirado a los autores en sus escritos sagrados, por lo tanto él

estará presente con Timoteo en la perspicacia y la aplicación de ellos en su ministerio

pastoral. También, en toda edad, el Padre por medio del Espíritu Santo, está presente

para darles iluminación espiritual a los que se acercan a toda la Escritura con sincero

corazón, haciendo que sea la palabra “viva y eficaz, y más penetrante que toda espada
de dos filos” (Heb. 4:12).

La evidencia de que una escritura es inspirada se afirma en su función espiritual en el

reino de Dios, es decir, las palabras, inspirada y útil van de la mano. Para Pablo cada

escritura llevaba en sí su autoridad y su utilidad. Por lo tanto, Timoteo podría confiar

totalmente en las enseñanzas inmutables que había aprendido de las Escrituras y

confiar en ellas en toda necesidad ministerial. Para la enseñanza de los discípulos,

indudablemente alguna sana doctrina se encuentra en cada escrito “soplado por Dios”,

no solo en cuanto a las normas doctrinales, sino también toda la instrucción en justicia

procede de la historia divinamente preservada para dar ejemplos de la vida ética y

ordenada. En cada defensa contra las herejías, la reprensión necesaria nace de las

palabras inspiradas para reprobarlas o rechazarlas con autoridad. Cuando se presente el

caso de una corrección, Timoteo hallaría suficiente “ortodoxia” en las revelaciones

divinas para restaurar al que se ha desviado de la fe. Joseph Reuss hizo un resumen

oportuno de estas aplicaciones de la Palabra de Dios: “Por proceder de Dios, la Sagrada

Escritura contiene sabiduría divina para enseñar y educar. Por eso es para los cristianos

el instrumento divino para instruir acerca de la voluntad de Dios, para convencer a los

pecadores y a los que yerran, para estimular y mejorar a los que se convierten, para

educar en la recta forma de vida, tal como Dios lo exige y tal como corresponde a su

voluntad”.

Es cierto que Pablo está dirigiéndose a Timoteo cuando dice el hombre de Dios (ver 1

Tim. 6:11), asegurándole que todo escrito que Dios “sopló” es adecuado en todo caso.

Sin embargo, este título no se limita solo al ministro (pastor) de la iglesia. Las Sagradas

Escrituras son divinamente inspiradas a fin de que sea perfecto el pastor tanto como
cada cristiano como partícipe en el reino. Perfecto (artios739) quiere decir “apto a

cabalidad” en sí mismo, y Pablo subraya esta palabra al agregar enteramente capacitado

[apto o cabal] para toda buena obra (v. 17). Es decir, en el ser y el hacer cada cristiano es

“apto y cabal”, cuando la dirección del Espíritu en su vida es confirmada por el ejemplo

de la vida de Jesucristo y por la interpretación de él de las Escrituras (ver Juan 2:22).

Esto indica que en toda situación Timoteo (y todo cristiano) estará totalmente equipado

y capacitado en la entera suficiencia de la Escritura, ya que ningún otro libro es

indispensable para prepararle bien para toda buena obra en su discipulado.

El comentario que sigue subraya el valor de las Escrituras en la comunidad cristiana

en la actualidad: “Cierto que solo la inteligencia de estas Escrituras, a la luz de Cristo,

revela toda su profundidad y las convierte así en instrumento de santificación para los

cristianos. ¡Con qué amor, por tanto, debería el cristiano leer las Sagradas Escrituras,

escuchar la Palabra de Dios, escudriñarla, meditarla y convertirla en norma de su vida!”.


MUNDO HIPANO

Diccionario Biblico: Inspiración Método de Dios para influir sobre la mente de los hombres
y dirigirlas en el proceso de hacer de ellos canales de revelación divina. La palabra
"inspiración" no aparece en la RVR, pero se usa el verbo "inspirar" 2 veces: en 2 Ti. 3:16
("Toda la Escritura es inspirada por Dios" [gr. theópneustos]; literalmente: "Toda Escritura
es soplada por Dios") y en 2 P. 1:20, 21 (la frase "Hablaron siendo inspirados por el
Espíritu Santo" tiene el mismo sentido; cf Mt. 22:43; Mr. 12:36; 1 Co. 2:13; 580 He. 3:7;
etc.). Muchos de los autores del AT afirmaron la inspiración de sus mensajes
introduciéndolos o concluyéndolos con palabras como "Así ha dicho Jehová", "Dice el
Señor" (Is. 1:24; Jer. 17:24; Am. 2:1; Sof. 1:3; Zac. 1:4; Mal. 1:2; etc.), "Jehová me dijo de
esta manera" (Is. 8:11), "Vino a mí palabra de Jehová" (Ez. 6:1; 7:1; 14:2; cf Jon. 1:1; etc.)
y otras similares. Cristo y los escritores del NT testificaron de la inspiración del AT al
referirse a él como la palabra de Dios (Mt. 1:22, 23; 3:2, 3; 5:18; 21:42; Mr. 1:2, 3; Lc.
20:17,18; Jn. 2:15-17;1 Hch. 13:33-37; Ro. 15:3; etc.); Jesús afirmó su autoridad
declarando que "la Escritura no puede ser quebrantada" (Jn. 10:34, 35). De los escritores
del NT, Pablo sostenía que él enseñaba no con palabras provenientes de "sabiduría humana,
sino con las que enseña el Espíritu" (1 Co. 2:13; cf 7:40; 1 Ts. 2:13; 4:2); Pedro aceptaba
que los escritos de Pablo estaban a la par de "las otras Escrituras" (2 P. 3:15, 16); y Juan
reconocía que su mensaje tenía a Dios como fuente y a un ángel como canal (Ap. 1:1). Dios
parece haber empleado una variedad de medios al inspirar a los escritores de la Biblia y a
otros siervos suyos. A algunos les dio visiones y sueños. A otros, un espíritu de
comprensión, una percepción de los misterios de Dios. Hubo quienes fueron guiados en el
registro de los acontecimientos e incidentes históricos. La personalidad humana no fue
borrada ni avasallada, sino estimulada y fortalecida. Una de las mayores pruebas de la
divina inspiración de las Escrituras es la profecía predictiva. Repetidamente Dios se refirió
a su capacidad de anunciar acontecimientos futuros como demostración de su propia
divinidad (Is. 41:4, 26; 42:9; 43:9; 44:7; 45:11, 21; 46:9,10; 48:3-7), y desafió a los
adoradores de ídolos a demostrar la legitimidad de sus dioses pidiéndoles que anunciaran el
futuro (41:21-23). Las Escrituras registran muchas predicciones algunas de las cuales
abundan en detalles; su cumplimiento inspira confianza en la autenticidad y el origen
divinos de la Biblia (Jn. 14:29; véase CBA 7:956, 957). . Leer mas:
https://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/inspiracion/