Sei sulla pagina 1di 5

EL TRABAJO SOCIAL, UNA PROFESIÓN A TODO DAR1

Por: Natalia Marín Echeverri y Paula Salazar Castaño 2

En el presente documento procuramos aclarar algunos conceptos base de nuestra


profesión, tales como bienestar social, intervención social, necesidades, desarrollo social,
autonomía, entre otros. A su vez, relacionarlos con las definiciones de Trabajo Social de algunos
autores significativos de nuestra disciplina, tales como Ezequiel Ander-Egg y Manuel Moix
Martínez, para así contextualizar también las proposiciones que nos plantea la Federación
Internacional del Trabajadores Sociales y el diccionario de Trabajo Social. Buscando con todo esto
un acercamiento a nuestro quehacer profesional y la importancia de la participación que tiene
nuestra intervención dentro de la sociedad.

Considerando que el bienestar social es el conjunto de factores que precisa una persona
para sentirse satisfecha, gozando de una buena calidad de vida. Y que, aunque son heterogéneos
y pueden variar de una persona a otra, a factores como: contar con un empleo digno, disponer de
recursos económicos suficientes o tener acceso a la educación y a la sanidad, se las considera los
pilares básicos para poder sustentar una sólida estructura de bienestar social.

Ahora bien, ¿Quién es el responsable de garantizar el bienestar social? Al estado se le


considera el máximo responsable de su consecución e implantación. Para ello, los diversos
gobiernos deben poner en marcha políticas y medidas sociales que promuevan el bienestar de
todos y cada uno de sus ciudadanos. Para lograr el bienestar social es necesario que desde las
más altas instancias de una sociedad o país se pongan los medios y recursos necesarios para:
Distribuir los distintos bienes económicos, naturales, de infraestructuras de un modo eficiente y
justo. Garantizar el acceso a los servicios básicos, como son la educación o la sanidad. Lograr
el correcto desarrollo de estos servicios con el fin de alcanzar los niveles de calidad más altos
posibles. Promover entre los ciudadanos el acceso a actividades culturales y de ocio.

Teniendo en cuenta lo anterior, para el Trabajo Social, la intervención social es la acción


organizada y desarrollada por los trabajadores sociales con las personas, grupos y comunidades,
orientada a superar los obstáculos que impiden avanzar en el desarrollo humano y en la mejora de
la calidad de vida de las personas. No es un acto arbitrario de invasión o intromisión, y tampoco
obedece solo a los criterios que el trabajador social considera valiosos. Por el contrario, lo que

1 Trabajo presentado al profesor Luis Jairo Henao Betancur en la asignatura de lenguaje y


comunicación ll.
2 Estudiantes de segundo semestre del programa de trabajo social. Facultad de Derecho.
Universidad libre. Pereira,2018.
busca es acompañar, ayudar y capacitar a las personas en sus procesos vitales para ser
responsables, libres de elegir y ejercer la participación, así como facilitar los cambios de aquellas
situaciones que supongan un obstáculo para el desarrollo humano y la justicia social.

En efecto, la Federación Internacional de Trabajadores Sociales nos brinda una acertada


definición:

El Trabajo Social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que
promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, el fortalecimiento y la liberación de
las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad
colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el Trabajo Social. Respaldada por las
teorías del Trabajo Social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el
trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y
aumentar el bienestar.

Podemos afirmar entonces que el Trabajador Social es el encargado de vigilar para que el
estado cumpla su labor eficazmente y realizar estrategias para que los procesos que se realicen
tengan un impacto considerable y positivo en la cada individuo, grupo o comunidad. El profesional
en Trabajo Social debe estar presente tanto en el diseño como en la implementación de cada
política social y/o publica.

Del mismo modo, Ezequiel Ander-Egg plantea (1985) en su obra metodología del Trabajo
Social que:

El trabajo social tiene una función de concientización, movilización y organización del


pueblo para que en un proceso de formación del autodesarrollo, individuos, grupos y comunidades
realizando proyectos de trabajo social, inserta críticamente y actuando en sus propias
organizaciones, participen activamente en la realización de un proyecto político que signifique el
tránsito de una situación de dominación y marginalidad a otra plena participación del pueblo en la
vida política, económica y social de la nación que cree las condiciones necesarias para un nuevo
modo de ser hombre’’(p. 47)

Por consiguiente, el concepto de desarrollo social se relaciona profundamente con la


definición de Ander-Egg , pues se entiende como el despliegue de las fuerzas productivas de un
país o región, para lograr el abastecimiento de los elementos materiales visibles, como también
bienes culturales y servicios de toda índole, para la sociedad dentro del marco político-social, que
garantice igualdad de oportunidades a todos sus miembros y que le permita a su vez, participar en
las decisiones políticas y en el disfrute del bienestar materia y cultural que todos en común han
creado.

Por otro lado, el diccionario de Trabajo Social nos brinda también un acercamiento teórico
de nuestra disciplina, pues la define como: …

Profesión que promociona los principios de los derechos humanos y la justicia social, por medio de
la utilización de teorías sobre el comportamiento humano y los sistemas sociales. Específicamente
se interesa en la resolución de problemas sociales, relaciones humanas, el cambio social, y en la
autonomía de las personas: todo ello en la interacción con su contexto en el ejercicio de sus
derechos en su participación como persona sujeta del desarrollo y en la mejora de la sociedad
respecto a la calidad de vida en el plano bio-psicosocial, cultural, político, económico y espiritual.

Asimismo, desde la perspectiva del Trabajo Social, se entiendo el concepto de autonomía


como la capacidad que tiene un individuo, grupo u organización social de decidir y actuar de forma
independiente, libre y responsable, lo cual permite potencializar los propios recursos, para lograr un
desarrollo individual y social adecuado. Es decir, que el Trabajador Social brinda a los individuos
todas las herramientas para que sean autónomos y alcancen su autorrealización.

Para concluir este documento es importante resaltar que el Trabajo Social se basa en el
respeto al valor y dignidad inherentes a toda persona, y a los derechos que de ello se desprenden.
Los trabajadores sociales deben apoyar y defender la integridad y bienestar físico, psicológico,
emocional y espiritual de cada persona. Esto significa:

 Respetar el derecho a la autodeterminación: Los trabajadores sociales deben


respetar y promover el derecho de las personas a elegir por sí mismos y a tomar sus propias
decisiones, sea cuales sean sus valores y opciones de vida, siempre que no amenacen los
derechos e intereses legítimos de otros.

 Promover el derecho a la participación: Los trabajadores sociales deben promover


el compromiso pleno y la implicación de los usuarios para reforzarles en la toma de decisiones y
acciones que afectan a sus vidas.

 Tratar a cada persona como un todo: Los trabajadores sociales deben intervenir
con la persona en su totalidad, con la familia, la comunidad, y el entorno social y natural, y tener en
cuenta todos los aspectos que influyen en la vida de una persona.
 Identificar y desarrollar sus fortalezas. Los trabajadores sociales deben
concentrarse
en el potencial de las personas, grupos y comunidades y promover su empoderamiento.

Además, Se concibe el objeto de Trabajo Social, como una profesión que construye
respuestas pertinentes a las necesidades humanas y a las problemáticas sociales, manejando
procesos y transformando las interacciones humanas y organizacionales.

La intervención profesional se ha dado para incidir procesos sociales (desde el individuo,


las familias, las organizaciones y las comunidades) satisfaciendo las necesidades humanas
fundamentales y la calidad de vida. Esto es lo específico del Trabajo Social y lo que a la vez lo
diferencia y relaciona con las ciencias sociales básicas: Sociología, Psicología, Antropología.

El profesional en Trabajo Social posee competencias para la formulación, ejecución y


evaluación de políticas sociales; la atención a problemas de interacción y ajuste social; la
generación, administración y desarrollo de servicios de bienestar social; El desarrollo de procesos
de carácter investigativo y la orientación de actividades de organización y desarrollo local y
regional, bienestar del trabajador, rehabilitación física y social, cuidado del medio ambiente y
servicios de bienestar para la familia, el menor, los jóvenes, los anciano entre otros.
Referencias:

https://definicion.org/bienestar-social

https://www.significados.com/necesidad/

http://diccionariodetrabajosocialcolombia.blogspot.com/

http://www.adasu.org/prod/1/487/Definicion.Global.del.Trabajo.Social..pdf

https://books.google.com.co/books?id=Ewo6SQAACAAJ&dq=ezequiel+Ander-
Egg&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjnjbKpgZDdAhUE4VMKHU2FAzoQ6AEINzAD