Sei sulla pagina 1di 2

¿Qué es ser buenos padres?

Por todos es sabido que no existe un periodo de práctica y un examen final que nos garantice
el disponer de todos los conocimientos necesarios para ser un buen padre o madre. Incluso
el ser o no un buen padre, dependiendo de para quién, sería fuente de discusión, pues es obvio
que cada cuál tendrá una interpretación distinta de este concepto. Sea como sea, es cierto que
existen ciertas variables que todo padre debe considerar y tener en cuenta pues la relación, en
especial durante los primeros años de vida, tiene una gran importancia desde un punto de
vista psicológico.

A todas las dificultades existentes para cada uno se une el hecho de que, cada vez más, se hace
más difícil compaginar mundo laboral, familiar y social. La educación de los hijos muy
frecuentemente está en manos de otros y son pocas las horas que muchas familias comparten. A
pesar de ello la calidad de la relación entre hijos y padres no tiene porque verse afectada, pues en
ocasiones es más importante pasar un tiempo de calidad con los hijos versus la cantidad de
tiempo con ellos.

7 consejos sobre nuestro comportamiento como padres hacia nuestros hijos


1. Aprende a planificar tú tiempo de tal manera de que dispongas tiempo con tus hijos sin que
existan otras obligaciones, por ejemplo de tipo laboral. Además si tienes más de un hijo es
importante compartir tiempo en familia, pero también favorece a los menores el ofrecerles tiempo
de manera individual. Cada hijo es único, por ello conocerlos y permitir su desarrollo individual,
evitando comparaciones con el otro, favorecerá a la evolución y desarrollo de su personalidad.

2. Desde que el niño nace es importante transmitirle nuestro afecto y atención, ya que esto
ayuda a que adquiera confianza, aumente su interés por lo que le rodea y le anima a explorar el
mundo con seguridad. Además, desde que nacen, crear un vínculo afectivo positivo con
ellos favorecerá al equilibrio emocional ya que les permite la expresión de sus sentimientos y
fomenta una relación más saludable.

3. Marcar límites y normas para conseguir que los hijos aprendan lo que está bien y lo que está
mal, así como qué hacer para controlarse cuando sientan frustración al no poder conseguir aquello
que desean. Marcar normas permite que los menores conozcan la manera correcta de actuar y, en
consecuencia, los beneficios de ello o sus repercusiones negativas. Todo ello ayuda a desarrollar
la madurez del niño, así como la adquisición de responsabilidades, pues conociendo los pros y
contras de su toma de decisiones ellos ejercen su propia elección y por ende su libertad.

4. Diferenciar entre las conductas, es decir, lo que hacen los niños y su propia persona o
personalidad. No es lo mismo decirle a un niño “eres malo” (ataca directamente a su
autoestima), que decirle “lo que has hecho está mal” (conducta). La conducta es modificable,
todos nos equivocamos, pero esto no nos convierte en malas personas, por eso es importante
saber diferenciar estos conceptos pues si no, estaremos contribuyendo a que el menor genere una
baja autoestima.

5. Debemos ser consistentes y coherentes, tanto con las normas establecidas como con las
sanciones existentes si estas no se cumplen. También es fundamental que ambos padres estén
de acuerdo en ellas y trabajen conjuntamente para su cumplimiento. Las discrepancias entre los
adultos deberán ser siempre resueltas en ausencia de los menores, para así mantener la
coherencia de lo establecido frente a ellos.

Frecuentemente el cansancio o agotamiento del día termina por hacer que dejemos pasar
comportamientos inadmisibles en los menores que quizás en otro momento serían atendidos y
castigados, debemos prestar atención a ello pues si no los menores aprovecharán estas
oportunidades.
6. Generar un clima donde exista comunicación y donde los problemas se resuelvan desde la
tranquilidad y no desde un ambiente crispado. Desarrollar nuestras habilidades para solucionar
problemas, así como la capacidad para negociar ayuda a una mayor efectividad a la hora de
resolver conflictos. En este punto es importante destacar que existen distintos estilos educativos
por parte de los padres, y que cada uno de ellos generará unas consecuencias u otras en el
ambiente familiar.

Los padres con un estilo autoritario exigirán el cumplimiento de


sus normas sin interesarse por las necesidades del menor; padres con un estilo
permisivo priorizarán los deseos de sus hijos frente a cualquier norma; mientras que los padres
con un estilo democrático sabrán atender tanto a las necesidades de sus hijos como al
cumplimiento de las normas, siendo por ello este último estilo educativo el que mayor beneficios
arrojará, pues fomentará el desarrollo de la madurez del menor así como lograr que se sientan
comprendidos.

7. Somos ejemplo para ellos, por eso debemos ser buenos modelos para lograr aprendizajes
positivos. Debemos saber que no somos los únicos, pues profesores, amigos e ídolos marcarán
también mucho de los aprendizajes que lleven a cabo. Explicarles el por qué de los
comportamientos deseados así como ser coherentes y llevar a cabo aquello que exigimos
aumentará las probabilidades de su adquisición. A modo de ejemplo, si pido a mi hijo que no
pegue, grite o tenga conductas agresivas pero en casa, bien hacia ellos o a nivel de pareja,
observan ese tipo de comportamientos, será incongruente para el menor.

Esto son algunos consejos que nuestros psicólogos infantiles de Madrid consideran importantes a
tener en cuenta, pues la buena práctica de estos no solo mejora el desarrollo del niño, sino que
además fomenta un mejor clima familiar donde se promueve el desarrollo de nuevas habilidades y
la adquisición de recursos positivos para el menor.
¿Te ves reflejado en algunos de estos comportamientos?

“El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada


día.” [Battista]