Sei sulla pagina 1di 7

Causas de la Segunda Guerra Mundial

Las causas del conflicto son variadas y complejas, pero pueden resumirse en:

1. Los términos del tratado de Versalles. Luego de la Primera Guerra


Mundial, se impuso a Alemania un tratado de rendición incondicional de
términos opresivos, que le impedía a la devastada nación volver a tener un
ejército, le arrebataba el control de sus colonias africanas y le imponía una
deuda prácticamente insaldable con los países victoriosos. Esto había
gestado un amplio rechazo popular y la teoría de que la nación había sido
apuñalada por la espalda y se hallaba bajo control de potencias extranjeras
como la URSS.

2. La aparición de Adolfo Hitler y otros líderes carismáticos. Estos


dirigentes políticos supieron capitalizar el descontento popular y construir
movimientos nacionalistas radicales, cuyo principal objetivo fue la
recuperación de las pasadas grandezas nacionales a través de la
militarización de amplios sectores sociales, la expansión de los territorios
nacionales y la instauración de gobiernos totalitarios (de partido único). Es
el caso del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (Nazi), o el Fascio
italiano liderado por Benito Mussolini.

3. La Gran Depresión de los años 30. Esta crisis financiera internacional


que afectó particularmente a los países europeos golpeados por la Gran
Guerra (I Guerra Mundial), imposibilitó a las naciones deprimidas para
resistirse al surgimiento del fascismo y la ruptura del orden democrático.
Además, empujó aún más a las poblaciones europeas a una situación de
desesperanza que era propicia para el surgimiento de propuestas radicales.

4. La Guerra Civil Española (1936-1939). El cruento conflicto español en


el que el estado nacionalsocialista alemán intervino en apoyo de las tropas
monárquicas de Francisco Franco, en violación flagrante de tratados
internacionales de no intervención extranjera, sirvió a la vez de prueba a la
recién instituida Luftwaffe (aviación) alemana, y como evidencia de la
timidez de los países aliados, que postergaron el conflicto venidero hasta el
margen de la pasividad y que alentó aún el atrevimiento alemán.

5. Las tensiones chino-japonesas. Luego de la Primera Guerras Sino-


japonesa (1894-1895), las tensiones entre la creciente potencia asiática de
Japón y sus vecinos competidores como China y la URSS eran constantes. El
Imperio de Hiro Hito aprovechó en 1932 el estado de debilidad en que la
Guerra Civil entre comunistas y republicanos había dejado a la China, para
iniciar la Segunda Guerra Sino-japonesa y ocupar Manchuria. Esto sería el
inicio de la expansión nipona (sobre todo en el Asia menor), que conduciría
al bombardeo de la base norteamericana Pearl Harbor y la entrada formal
de los Estados Unidos al conflicto.
6. La invasión alemana de Polonia. Luego de haberse anexionado
pacíficamente Austria y los sudetes alemanes en Checoeslovaquia, el
gobierno alemán estableció un pacto con la URSS para repartirse el
territorio polaco. A pesar de la resistencia militar activa que ofreció esta
nación de Europa del este, las tropas germanas la anexionaron al naciente
III Reich alemán el 1 de septiembre de 1939, ocasionando la declaración
formal de guerra de Francia y el Reino Unido, dando así inicio formal al
conflicto.

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial


Si bien toda guerra suele tener consecuencias nefastas en la población de los
países involucrados, las de la Segunda Guerra mundial fueron particularmente
atroces y significativas en términos históricos:

1. Devastación casi total de Europa. Los extensos y devastadores


bombardeos de las ciudades europeas por parte de los dos bandos, a
medida primero que la blitzkrieg (guerra relámpago) alemana extendía el
control del eje por medio planeta, y después que los aliados liberaban el
territorio, significó la destrucción casi total del parque urbano europeo, que
requirió luego grandes inversiones económicas para su paulatina
reconstrucción. Una de dichas fuentes económicas fue el llamado Plan
Marshall propuesto por los Estados Unidos.

2. Inicio de un panorama mundial bipolar. La Segunda Guerra Mundial


dejó tan debilitadas a las potencias europeas, tanto Aliadas como del Eje,
que la vanguardia política mundial pasó a manos de las dos nuevas
superpotencias enfrentadas: los Estados Unidos y la Unión Soviética. Ambas
empezaron de inmediato a competir por la influencia de sus sistemas de
gobierno, capitalista y comunista respectivamente, sobre el resto de los
países, dando así origen a la Guerra Fría.

3. División de Alemania. El control de los países aliados sobre el territorio


alemán obedeció a la separación ideológica entre Estados Unidos y los
aliados europeos, y la URSS. Así, se dividió paulatinamente el país en dos
naciones completamente distintas: la República Federal Alemana,
capitalistas y bajo control europeo, y la República Democrática Alemana,
comunista y bajo administración soviética. Esta división fue particularmente
notoria en la ciudad de Berlín, en la cual se construyó un muro para separar
las dos mitades e impedir la fuga de ciudadanos del territorio comunista al
capitalista, y duró hasta el día de la Reunificación Alemana en 1991.

4. Inicio del terror a la guerra atómica. El bombardeo atómico de


Hiroshima y Nagasaki por parte de las fuerzas norteamericanas, tragedia
que ocasionó la rendición incondicional del Japón pocos días después,
desencadenó también el terror a la guerra atómica que caracterizaría a la
Guerra Fría. Esta masacre sería, junto con el accidente de Chernóbil en
1986, la peor tragedia de la historia humana en que estuvo involucrada la
energía atómica.
5. Inicio de la filosofía de la desesperanza europea. El cuestionamiento
recurrente durante los durísimos años de posguerra por parte de los
intelectuales europeos respecto a cómo fue posible un conflicto de
dimensiones tan crueles e inhumanas. Esto condujo al nacimiento de una
filosofía del nihilismo y la desesperanza, que cuestionó la fe positivista en la
razón y el progreso.

6. Guerras posteriores. El vacío de poder que dejó el fin del conflicto


propició el enfrentamiento entre Francia y muchas de sus colonias asiáticas,
que presentaban intensos movimientos separatistas. También se produjeron
guerras civiles en Grecia y Turquía por razones similares.

7. Nuevo orden jurídico y diplomático mundial. Luego del fin de la


guerra se creó la Organización de Naciones Unidas (ONU) como reemplazo
de la Sociedad de Naciones existente, y se le encargó la tarea de evitar
futuros conflictos de semejante envergadura, apostando por la vía
diplomática y por la justicia internacional.

8. Inicio de la descolonización. La pérdida de influencia y poder político


europeo condujo a la pérdida de control sobre sus colonias en el Tercer
Mundo, permitiendo así el inicio de numerosos procesos de independencia y
el fin del dominio mundial europeo.
Causas de la Segunda Guerra Mundial
Las causas del conflicto son variadas y complejas, pero pueden resumirse en:

2. Los términos del tratado de Versalles. Luego de la Primera Guerra


Mundial, se impuso a Alemania un tratado de rendición incondicional de
términos opresivos, que le impedía a la devastada nación volver a tener un
ejército, le arrebataba el control de sus colonias africanas y le imponía una
deuda prácticamente insaldable con los países victoriosos. Esto había
gestado un amplio rechazo popular y la teoría de que la nación había sido
apuñalada por la espalda y se hallaba bajo control de potencias extranjeras
como la URSS.

3. La aparición de Adolfo Hitler y otros líderes carismáticos. Estos


dirigentes políticos supieron capitalizar el descontento popular y construir
movimientos nacionalistas radicales, cuyo principal objetivo fue la
recuperación de las pasadas grandezas nacionales a través de la
militarización de amplios sectores sociales, la expansión de los territorios
nacionales y la instauración de gobiernos totalitarios (de partido único). Es
el caso del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (Nazi), o el Fascio
italiano liderado por Benito Mussolini.

4. La Gran Depresión de los años 30. Esta crisis financiera internacional


que afectó particularmente a los países europeos golpeados por la Gran
Guerra (I Guerra Mundial), imposibilitó a las naciones deprimidas para
resistirse al surgimiento del fascismo y la ruptura del orden democrático.
Además, empujó aún más a las poblaciones europeas a una situación de
desesperanza que era propicia para el surgimiento de propuestas radicales.

5. La Guerra Civil Española (1936-1939). El cruento conflicto español en


el que el estado nacionalsocialista alemán intervino en apoyo de las tropas
monárquicas de Francisco Franco, en violación flagrante de tratados
internacionales de no intervención extranjera, sirvió a la vez de prueba a la
recién instituida Luftwaffe (aviación) alemana, y como evidencia de la
timidez de los países aliados, que postergaron el conflicto venidero hasta el
margen de la pasividad y que alentó aún el atrevimiento alemán.

6. Las tensiones chino-japonesas. Luego de la Primera Guerras Sino-


japonesa (1894-1895), las tensiones entre la creciente potencia asiática de
Japón y sus vecinos competidores como China y la URSS eran constantes. El
Imperio de Hiro Hito aprovechó en 1932 el estado de debilidad en que la
Guerra Civil entre comunistas y republicanos había dejado a la China, para
iniciar la Segunda Guerra Sino-japonesa y ocupar Manchuria. Esto sería el
inicio de la expansión nipona (sobre todo en el Asia menor), que conduciría
al bombardeo de la base norteamericana Pearl Harbor y la entrada formal
de los Estados Unidos al conflicto.

7. La invasión alemana de Polonia. Luego de haberse anexionado


pacíficamente Austria y los sudetes alemanes en Checoeslovaquia, el
gobierno alemán estableció un pacto con la URSS para repartirse el
territorio polaco. A pesar de la resistencia militar activa que ofreció esta
nación de Europa del este, las tropas germanas la anexionaron al naciente
III Reich alemán el 1 de septiembre de 1939, ocasionando la declaración
formal de guerra de Francia y el Reino Unido, dando así inicio formal al
conflicto.

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial


Si bien toda guerra suele tener consecuencias nefastas en la población de los
países involucrados, las de la Segunda Guerra mundial fueron particularmente
atroces y significativas en términos históricos:

2. Devastación casi total de Europa. Los extensos y devastadores


bombardeos de las ciudades europeas por parte de los dos bandos, a
medida primero que la blitzkrieg (guerra relámpago) alemana extendía el
control del eje por medio planeta, y después que los aliados liberaban el
territorio, significó la destrucción casi total del parque urbano europeo, que
requirió luego grandes inversiones económicas para su paulatina
reconstrucción. Una de dichas fuentes económicas fue el llamado Plan
Marshall propuesto por los Estados Unidos.

3. Inicio de un panorama mundial bipolar. La Segunda Guerra Mundial


dejó tan debilitadas a las potencias europeas, tanto Aliadas como del Eje,
que la vanguardia política mundial pasó a manos de las dos nuevas
superpotencias enfrentadas: los Estados Unidos y la Unión Soviética. Ambas
empezaron de inmediato a competir por la influencia de sus sistemas de
gobierno, capitalista y comunista respectivamente, sobre el resto de los
países, dando así origen a la Guerra Fría.

4. División de Alemania. El control de los países aliados sobre el territorio


alemán obedeció a la separación ideológica entre Estados Unidos y los
aliados europeos, y la URSS. Así, se dividió paulatinamente el país en dos
naciones completamente distintas: la República Federal Alemana,
capitalistas y bajo control europeo, y la República Democrática Alemana,
comunista y bajo administración soviética. Esta división fue particularmente
notoria en la ciudad de Berlín, en la cual se construyó un muro para separar
las dos mitades e impedir la fuga de ciudadanos del territorio comunista al
capitalista, y duró hasta el día de la Reunificación Alemana en 1991.

5. Inicio del terror a la guerra atómica. El bombardeo atómico de


Hiroshima y Nagasaki por parte de las fuerzas norteamericanas, tragedia
que ocasionó la rendición incondicional del Japón pocos días después,
desencadenó también el terror a la guerra atómica que caracterizaría a la
Guerra Fría. Esta masacre sería, junto con el accidente de Chernóbil en
1986, la peor tragedia de la historia humana en que estuvo involucrada la
energía atómica.
6. Inicio de la filosofía de la desesperanza europea. El cuestionamiento
recurrente durante los durísimos años de posguerra por parte de los
intelectuales europeos respecto a cómo fue posible un conflicto de
dimensiones tan crueles e inhumanas. Esto condujo al nacimiento de una
filosofía del nihilismo y la desesperanza, que cuestionó la fe positivista en la
razón y el progreso.

7. Guerras posteriores. El vacío de poder que dejó el fin del conflicto


propició el enfrentamiento entre Francia y muchas de sus colonias asiáticas,
que presentaban intensos movimientos separatistas. También se produjeron
guerras civiles en Grecia y Turquía por razones similares.

8. Nuevo orden jurídico y diplomático mundial. Luego del fin de la


guerra se creó la Organización de Naciones Unidas (ONU) como reemplazo
de la Sociedad de Naciones existente, y se le encargó la tarea de evitar
futuros conflictos de semejante envergadura, apostando por la vía
diplomática y por la justicia internacional.

9. Inicio de la descolonización. La pérdida de influencia y poder político


europeo condujo a la pérdida de control sobre sus colonias en el Tercer
Mundo, permitiendo así el inicio de numerosos procesos de independencia y
el fin del dominio mundial europeo.
AUTENTICIDAD
IDENTIDAD PERSONAL