Sei sulla pagina 1di 25
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019
Subsidio Pascua Joven 2019
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS

OBJETIVOS

Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
Subsidio Pascua Joven 2019 OBJETIVOS
:
:

Efesios 4:4-6

Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza; 5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos.

una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está
una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está
una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está
una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está
una sola fe, un solo bautismo; 6 un solo Dios y Padre de todos, que está
Dinámica inicial
Dinámica inicial
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica

Material para la definición de los conceptos

Material para la definición de los conceptos

Catecismo de la Iglesia Católica

Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Dinámica inicial Material para la definición de los conceptos Catecismo de la Iglesia Católica
Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo

Aparecida-Documento Conclusivo

Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo
Aparecida-Documento Conclusivo
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
.
.

Momento 1 - Vocación

. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento

Materiales

. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento

Cuento

. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
. Momento 1 - Vocación Materiales   Cuento
Reflexión breve: Trabajo personal
Reflexión breve:
Reflexión breve:

Trabajo personal

Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Trabajo personal
Reflexión breve: Trabajo personal

Iluminación: Corintios 12:13

Iluminación: Corintios 12:13 Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —

Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Momento 2 Sinodalidad

a beber de un mismo Espíritu. Momento 2 – Sinodalidad      
a beber de un mismo Espíritu. Momento 2 – Sinodalidad      
a beber de un mismo Espíritu. Momento 2 – Sinodalidad      
a beber de un mismo Espíritu. Momento 2 – Sinodalidad      

Momento 2 – Sinodalidad       Señor Dios, te alabamos y te

Señor Dios, te alabamos y te glorificamos por la hermosura de ese don que se llama diálogo.

El diálogo desata los nudos, disipa las suspicacias, abre las puertas, soluciona los conflictos, engrandece la persona, es vínculo de unidad y madre de la fraternidad.

Haznos comprender que el diálogo no es una discusión ni un debate de ideas, sino una búsqueda de la verdad entre dos o más personas.

Haznos comprender que mutuamente nos necesitamos y nos complementamos ya que yo puedo ver lo que los otros no ven y ellos pueden ver lo que yo no veo. Señor Jesús, cuando aparezca la tensión, dame la humildad para no querer imponer mi verdad atacando la verdad del hermano, de saber callar en el momento oportuno,

de saber esperar a que el otro acabe de expresar por completo su verdad. Dame la sabiduría para comprender que ningún ser humano es capaz de captar enteramente la verdad toda, y que no existe error o desatino que no tenga alguna parte de verdad.

Dame la sensatez para reconocer que yo también puedo estar equivocado en algún aspecto de la verdad y para dejarme enriquecer con la verdad del otro.

Dame, en fin, la generosidad para pensar que también el otro busca honestamente la verdad y para mirar sin prejuicios y con benevolencia las opiniones ajenas. Señor Jesús, danos la gracia de dialogar.

(Ignacio Larrañaga)

Fragmento COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA

Fragmento

COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL

LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA

LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA  Construyan entre todos
LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA  Construyan entre todos

Construyan entre todos la definición de "sinodalidad", y escríbanla en la hoja.

(TEXTO 2) Lean el texto y las citas bíblicas que aparecen en él.

Sinodalidad:

---------------------

---------------------

---------------------

---------------------

---------------------

Sinodalidad: --------------------- --------------------- --------------------- --------------------- ---------------------
Fragmento SÍNODO DE LOS OBISPOS XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA LOS JÓVENES, LA FE Y EL

Fragmento

SÍNODO DE LOS OBISPOS XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

LOS JÓVENES, LA FE Y EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL

DOCUMENTO FINAL 27 de octubre de 2018 Ciudad del Vaticano

Capítulo I La sinodalidad misionera de la Iglesia Un dinamismo constitutivo

Los jóvenes nos piden que caminemos juntos

constitutivo Los jóvenes nos piden que caminemos juntos 119. Cuando este Sínodo decidió ocuparse de los

119. Cuando este Sínodo decidió ocuparse de los jóvenes, la Iglesia en su conjunto tomó una opción muy concreta:

considera esta misión una prioridad pastoral histórica, en la que invertir tiempo, energías y recursos. Desde el inicio

del camino de preparación, los jóvenes expresaron su deseo de participar activamente, de ser apreciados y de sentirse coprotagonistas de la vida y de la misión de la Iglesia. En este Sínodo hemos hecho experiencia de que la corresponsabilidad vivida con los jóvenes cristianos es una fuente de gran alegría también para los obispos. En esta experiencia reconocemos un fruto del Espíritu que renueva continuamente la Iglesia y la llama a practicar la sinodalidad como modo de ser y de actuar, promoviendo la participación de todos los bautizados y de las personas de buena voluntad, cada uno según su edad, su estado de vida y su vocación. En este Sínodo hemos visto que la colegialidad, que une a los obispos cum Petro et sub Petro en el interés por el Pueblo de Dios, debe articularse y enriquecerse mediante la práctica de la sinodalidad en todos los niveles.

La forma sinodal de la Iglesia

122. En las relaciones con Cristo, con los demás, en la comunidades donde se transmite la fe. También con

vistas a la misión, la Iglesia está llamada a asumir un rostro relacional que ponga en el centro la escucha, la acogida, el diálogo, el discernimiento común, en un camino que transforme la vida de quien forma parte de ella. «Una Iglesia

sinodal es una Iglesia de la escucha, con la conciencia de que escuchar “es más que oír”. Es una escucha recíproca en la que cada uno tiene algo que aprender. Pueblo fiel, Colegio episcopal, Obispo de Roma: cada uno en escucha de los demás; y todos en escucha del Espíritu Santo, el “Espíritu de la verdad” (Jn 14,17), para conocer lo que él “dice a las

Sínodo de los Obispos, 17 octubre 2015). Así, la Iglesia se presenta como “tienda santa” en la que se conserva el arca de la alianza (cf. Ex 25): una Iglesia dinámica y en movimiento, que acompaña caminando, fortalecida por tantos carismas y ministerios. Así es como Dios se hace presente en este mundo.

Una Iglesia participativa y corresponsable

123. Un rasgo característico de este estilo de Iglesia es la valorización de los carismas que el Espíritu concede según

la vocación y el rol de cada uno de sus miembros, mediante un dinamismo de corresponsabilidad. Para activarlo hace falta una conversión del corazón y la disponibilidad a la escucha recíproca, que construya un sentimiento común efectivo. Animados por este espíritu, podremos encaminarnos hacia una Iglesia participativa y corresponsable, capaz de valorizar la riqueza de la variedad que la compone, que acoja con gratitud el aporte de los fieles laicos, incluyendo

a jóvenes y mujeres, la contribución de la vida consagrada masculina y femenina, la de los grupos, asociaciones y movimientos. No hay que excluir a nadie, ni dejar que nadie se autoexcluya. Esta es la manera de evitar tanto el

clericalismo, que excluye a muchos de los procesos de decisión, como la “clericalización” de los laicos, que los confina en lugar de impulsarlos hacia el compromiso misionero en el mundo. El Sínodo pide que sea efectiva y ordinaria la participación activa de los jóvenes en los puestos de corresponsabilidad de las Iglesias particulares, como también, en los organismos de las Conferencias Episcopales y de la Iglesia universal. Asimismo, pide que se refuerce la actividad del Departamento de Jóvenes del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, mediante la constitución de un organismo de representación de los jóvenes a nivel internacional, entre otras posibilidades.

144.

La sinodalidad es el método con el que la Iglesia puede encarar viejos y nuevos desafíos, a la vez que recoge y

comparte los dones de todos sus miembros, comenzando por los jóvenes.

y nuevos desafíos, a la vez que recoge y comparte los dones de todos sus miembros,

   

Cerramos el momento con una oración espontánea al Espíritu Santo.

el momento con una oración espontánea al Espíritu Santo. Momento 3 – Misión <No se turbe
el momento con una oración espontánea al Espíritu Santo. Momento 3 – Misión <No se turbe

Momento 3 Misión

<No se turbe tu corazón…¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?>

corazón…¿ No estoy yo aquí que soy tu Madre?>  Hay quienes piensan así: « ¿Para
Hay quienes piensan así: « ¿Para qué me voy a privar de mis comodidades y

Hay quienes piensan así: « ¿Para qué me voy a privar de mis comodidades y placeres si no voy a ver ningún resultado importante?». Con esa actitud se vuelve imposible ser misioneros.

Si pensamos que las cosas no van a cambiar, recordemos que Jesucristo ha triunfado sobre el pecado y la muerte y está lleno de poder. Jesucristo verdaderamente vive. Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza, y no nos faltará su ayuda para cumplir la misión que nos encomienda.

Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección… y cada evangelizador es un instrumento de ese dinamismo.

Como no siempre vemos esos brotes, nos hace falta una certeza interior y es la convicción de que Dios puede actuar en cualquier circunstancia, también en medio de aparentes fracasos.

Es saber con certeza que quien se ofrece y se entrega a Dios por amor seguramente será fecundo (cf. Jn 15,5). Tal fecundidad es muchas veces invisible, inaferrable, no puede ser contabilizada.

será fecundo (cf. Jn 15,5). Tal fecundidad es muchas veces invisible, inaferrable, no puede ser contabilizada.
Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría

Amén

Juego: Pasamaría

Amén Juego: Pasamaría
Amén Juego: Pasamaría
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14

 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14
 Iluminación: Hch Ap 1, 14

Iluminación: Hch Ap 1, 14

MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288) El regalo de Jesús a su pueblo (285-286)
MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288) El regalo de Jesús a su pueblo (285-286)
MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288) El regalo de Jesús a su pueblo (285-286)
MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288) El regalo de Jesús a su pueblo (285-286)

MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288)

MARÍA, LA MADRE DE LA EVANGELIZACIÓN (284-288) El regalo de Jesús a su pueblo (285-286) Al

El regalo de Jesús a su pueblo (285-286)

Al pie de la cruz, en la hora suprema de la nueva creación, Cristo nos lleva a María. Él nos lleva a ella, porque no quiere que caminemos sin una madre, y el pueblo lee en esa imagen materna todos los misterios del Evangelio.

Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios. A través de las distintas advocaciones marianas, ligadas generalmente a los santuarios, comparte las historias de cada pueblo que ha recibido el Evangelio, y entra a formar parte de su identidad histórica.

La Estrella de la nueva evangelización (287-288)

A la Madre del Evangelio viviente… Nosotros hoy fijamos en ella la mirada, para que nos ayude a anunciar a todos el mensaje de salvación, y para que los nuevos discípulos se conviertan en agentes evangelizadores

Hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia… Esta dinámica de justicia y ternura, de contemplar y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la evangelización.

Para reflexionar:

1.

2.

y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la
y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la
y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la

-

y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la
y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la
ORACION A MARÍA
ORACION A MARÍA
ORACION A MARÍA

ORACION A MARÍA

ORACION A MARÍA
ORACION A MARÍA
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana,
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana,
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana,

Celebración de envío

Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los
Celebración de envío “Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los

“Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los discípulos estaban reunidos y tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:

- ¡La paz este con ustedes!

los judíos. Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo: - ¡La
Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos se alegraron de ver

Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos se alegraron de ver al Señor. Luego Jesús dijo de nuevo:

- ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí, también yo los envío a ustedes.”

Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
Luego Jesús dijo de nuevo: - ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí,
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”
“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó”

“Lo más importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó” Hechos 20, 24

importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó” Hechos 20, 24

Oración final y despedida:

importante es que culmine mi misión, la obra que el Señor me encomendó” Hechos 20, 24