Sei sulla pagina 1di 4

Según Karl Marx —quien se basó en este punto en las investigaciones antropológicas de su

tiempo—, en la comunidad tribal, existía una sociedad de comunismo primitivo en la que el tipo de
propiedad imperante es la colectiva, y el trabajo no persigue la producción excedentaria, sino la
estricta subsistencia de la comunidad y de sus miembros. La organización social, muy simple, se
fundamenta en la familia y apenas existe jerarquización.

La historia del comunismo está sumamente unida al pensamiento ideológico del filósofo alemán Karl
Marx, que delineó en el siglo XIX. Su forma moderna como un movimiento político de masas surgió
en Europa con el movimiento de los trabajadores durante la Revolución industrial en el siglo XIX. En
el siglo XIX, el ascenso del comunismo como una idea política fue expresada por Karl Marx, que
desarrolló el Marxismo, y Friedrich Engels, que desarrolló la concepción moderna de comunismo
como el resultado de una revolucionaria lucha de clases entre el proletariado y la burguesía.

El comunismo es una forma de organización social, económica y política que tiende a la


colectivización de los medios de producción, a la distribución de los bienes de consumo según las
necesidades de cada uno y a la supresión de las clases sociales. Las teorías comunistas, partiendo
especialmente desde el marxismo, abogan por suprimir la sociedad capitalista y establecer una
sociedad socialista para, poco a poco, construir una organización social comunista.

La idea de una organización social y política basada en la propiedad colectiva de los bienes y de los
medios de producción sin discriminación de clase, apareció en el siglo XV con el movimiento taborita
en Bohemia. El primero en fundar el comunismo en una concepción materialista de la historia fue
François Babeuf, quien afirmó que todos los bienes deben ser “de propiedad común”, ya que la tierra
no pertenece “a nadie” y los frutos “son de todos”.

Los historiadores y pensadores comunistas también hablan del “comunismo primitivo”. Sería una
hipótesis por la cual las sociedades primitivas estarían caracterizadas por la ausencia de propiedad
privada. Karl Marx apoyó en su momento esta premisa, justificando el modelo de cazadores y
recolectores en el que se asentaba la sociedad primitiva.

Se puede hablar del inicio del comunismo, tal y como lo conocemos hoy, con la redacción del
Manifiesto Comunista en 1848. Fue creado por Marx y por Friedrich Engels y negaba la sociedad tal
y como era, apostando por el valor de la clase obrera industrial frente a la burguesía. Criticaba y
rechazaba el concepto de propiedad. A lo largo de los años, serviría para alimentar nuevas teorías
comunistas y variaciones de las ideas principales, en función del continente o país donde
apareciesen. Se crearon dos “Internacionales”, para unir a los trabajadores y a los partidos políticos
socialistas de las distintas naciones.

Hay gran variedad de doctrinas comunistas que varían en gran medida unas de las otras. Sin
embargo, todas ellas abogan por la supresión de la propiedad privada y la emancipación del
proletariado. La doctrina más extendida es el marxismo. Tuvo un auge especial a partir de la llegada
de Lenin al poder en Rusia con la Revolución de Octubre (noviembre de 1917).
El mandatario ruso pensaba expandir la revolución que había ideado en su país al resto del mundo.
Por lo que se creó un congreso de los delegados del ala izquierda de la socialdemocracia europea,
que decidió crear la III Internacional y un órgano ejecutivo denominado Komintern.

El comunismo habla de varios conceptos que lo definen. El igualitarismo es uno de ellos. Este
término pretende considerar a todos los seres humanos como iguales. Elimina cualquier privilegio
que pudieran tener unos sobre otros y pretende terminar con cualquier tipo de discriminación.

Otro de las características del pensamiento comunista es la lucha de clases. Se quiere erradicar el
sistema de clases que rige la sociedad, por el cual un obrero (proletario) no puede alcanzar puestos
de poder. Da a entender que existen conflictos sociales entre las distintas clases y que sólo se
pueden terminar una vez que hayan sido erradicadas los estamentos sociales. De aquí se emana
una premisa aún más relevante: la dictadura del proletariado.

La dictadura del proletariado, según Marx, es el estado intermedio entre el capitalismo y la sociedad
comunista. La culminación de la revolución mundial y obrera sería este estado de control proletario.
Desde cierto punto de vista, esta idea también incluye la división estatal en comunas. Es un sistema
por el cual no habría líderes como tales, sino asambleas autosuficientes que decidirían su devenir.

En definitiva, el comunismo surgió como respuesta a la represión a la que fueron sometidos los
distintos sectores obreros europeos. Abogaba por eliminar la propiedad individual, fortalecer el
colectivo, terminar con el capitalismo y establecer un estado comunista mediante una revolución
universal del proletariado.

Es el único sistema de organización social que ha hecho frente al capitalismo desde que este se
extendió por el mundo. Mantuvo una dura lucha durante la segunda mitad del siglo XX, pero la acabó
perdiendo debido a la corrupción de los estados comunistas soviéticos. En la actualidad, muchos
pensadores consideran del comunismo un sistema organizativo utópico, debido a la naturaleza de la
condición humana.

Sus orígenes se encuentran en la Francia de la Revolución de 1789. Aunque con diferentes


vertientes luego, la esencia de su doctrina nace del descontento de la clase trabajadora (o
proletariado) que queda al margen del triunfo del Tercer Estado o burguesía. Así como la nobleza
puso trabas a la clase pujante de entonces para no perder sus privilegios cortesanos, los burgueses
intentaron poner freno a un sector que iba en aumento y que, a diferencia de los burgueses, no tenía
poder económico, ni social y mucho menos político.

La consecución inmediata del triunfo de la burguesía fue la Revolución Industrial en sus dos etapas
(algunos historiadores hablan de dos revoluciones: la primera, en la industria textil con Inglaterra
como pionera y la segunda, con la industria de base o pesada). El término “revolución” indica un
cambio tajante en los métodos de producción; ello permitió la producción a grandes escalas menores
costos, caída en la demanda de mano de obra y/o abaratamiento de ésta y, en consecuencia, un
empeoramiento en las condiciones de los trabajadores.
La historia del comunismo está sumamente unida al pensamiento que el filósofo prusiano Karl Marx
delineó en el siglo XIX. ... La primera vez en donde un Partido Comunista logró el poder fue en la
Revolución rusa de 1917. El marxismo-leninismo surgió como la bandera principal del comunismo en
la política mundial

Además de en Cuba, el comunismo reside en Vietnam, Laos, China y la controvertida Corea


del Norte.
 EL COMUNISMO EN VIETNAM. ...
 EL COMUNISMO EN LAOS. ...
 EL COMUNISMO EN CHINA. ...
 EL COMUNISMO EN COREA DEL NORTE. ...
 EL COMUNISMO EN CUBA. ...