Sei sulla pagina 1di 7

Breve historia del tiempoIr a la navegaciónIr a la búsqueda

Breve historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros(título original en inglés: A
Brief History of Time: From the Big Bang to Black Holes) es un libro de divulgación
científicapublicado en 1988 y escrito por el físico
teórico, astrofísico y cosmólogobritánico Stephen Hawkingy prologado por Carl Sagan.1

Contenido[editar]
Explica varios temas de cosmología, entre otros el Big Bang, los agujeros negros, los conos
de luz y la teoría de supercuerdas al lector no especializado en el tema. Su principal objetivo
es dar una visión general del tema pero, inusual para un libro de divulgación, también intenta
explicar algo de matemáticas complejas.
El autor advierte que, ante cualquier ecuación en el libro, el lector podría verse en problemas,
por lo que incluye solo una sencilla: E=mc².
En septiembre de 2005 publicó Brevísima historia del tiempo (A Briefer History of Time), en
colaboración con Leonard Mlodinow, una versión condensada del original. Fue actualizado
para tratar nuevos temas surgidos por nuevas investigaciones científicas en el campo.
Existe un documental basado en el libro, de título homónimo, estrenado en 1991, dirigido
por Errol Morris y con música del compositor Philip Glass.

La naturaleza del tiempo[editar]


¿Cuál es la naturaleza del tiempo? ¿Hubo un principio o habrá un final en el tiempo? ¿Es
infinito el universo o tiene límites? A partir de estas preguntas, Stephen Hawking revisa las
grandes teorías cosmológicas, desde Aristóteles hasta nuestros días, así como muchos
enigmas, paradojas y contradicciones que se plantean como retos para la ciencia actual.
Hawking considera que los avances recientes de la física, gracias a las fantásticas nuevas
tecnologías, sugieren respuestas a algunas de estas preguntas que desde hace tiempo nos
preocupan.2

Teoría del campo


Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
La psicología utiliza con frecuencia el concepto de campo y lo toma prestado de la física. Un
campo, en física, es una zona del espacio en donde existen propiedades representadas por
magnitudes físicas (temperaturas, fuerzas, etc.) a las cuales se les asocian entes matemáticos
adecuados para su descripción.
Mientras que, en algunas teorías psicológicas, la relación entre estímulo y respuesta es
simple, en otras es compleja, y requiere de un campo de variables necesario para su
descripción.
La teoría del campo más representativa es la realizada por Kurt Lewin, quien expresó: “Los
enunciados básicos de una teoría del campo son: a) La conducta ha de deducirse de una
totalidad de hechos coexistentes. b) Estos hechos coexistentes tienen el carácter de un
«campo dinámico»; el estado de cada una de las partes del campo depende de todas las
otras”.

La teoría de los instintos (dentro del criterio psicoanalítico)

Los instintos son formas de tensión específica de la energía psíquica, de acción dinamizante, que expresan
las necesidades corporales y que producen todos los fenómenos característicos de la vida. Significan una
presión que produce la necesidad de una reacción y que compele a ejecutarla, y que se percibe como una
necesidad y no como una sensación por la que se provoca esa necesidad. Las actividades psicológicas y sociales
son determinadas por la necesidad constante de reducir esas tensiones, que son producidas por los instintos, que
constituyen el impulso motor de la vida humana y que son percibidas como sentimientos dolorosos y desagradables.
La actividad busca reducir esas tensiones y su reducción determina o provoca experiencias placenteras. Esta
definición implica un concepto o criterio más restringido que el del instinto en general. Enunciada dentro del criterio
psicoanalítico.
Teoría de la jerarquía de necesidades
Probablemente estemos en lo cierto al decir que la teoría más conocida de la motivación es
la jerarquía de necesidades de Abraham Maslow. Él presenta la hipótesis de que dentro de
todo ser humano existe una jerarquía de las siguientes cinco necesidades.

 Fisiológicas: incluye el hambre, la sed, el abrigo, el sexo y otras necesidades corporales


 De seguridad: incluye la seguridad y protección de daños físicos y emocionales.

 Sociales: incluye afectos, la sensación de pertenencia, aceptación y amistad.


 De Ego: incluye factores internos de estima, como el respeto a uno mismo, la autonomía y los
logros; y factores externos como el status, el reconocimiento y la atención.
 De autorrealización: el impulso de ser lo que se es capaz de ser; incluye el crecimiento,
alcanzar el potencial de uno y la autosatisfacción.

TEORIA FACTORIAL

Primeramente, es importante señalar que fue a partir del siglo XIXcuando se realizaron los
primeros intentos de medición de las diferenciasde carácter individual en cuanto a la capacidad
mental de las personas, yello bajo la influencia de los avances de la psicología científica y
laaparición de la escolarización universal y
obligatoria.Seguidamente, otra influencia tiene que ver con la educaciónobligatoria y universal en
Francia. Ello conlleva al gobierno de dicho paísa implementar un método a través del cual se
pudiera diferenciar a losniños que no seguían la escolaridad debido a una deficiencia mental delos
que no la seguían porque presentaban otro tipo de problemas
La teoría de los rasgos
La teoría de los rasgos establece que la personalidad está formada por una serie de características
o rasgos estables, que determinan, explican y, hasta cierto punto, permiten predecir el
comportamiento de cada persona.
 El temperamento es la naturaleza general de la personalidad que posee un individuo de manera innata.
 El carácter es una característica de la personalidad que controla el temperamento y determina la manera
de responder o reaccionar de una persona frente a una situación o circunstancia, según su educación,
cultura, entorno…
Los rasgos de la personalidad son:

 Responsabilidad. Controla los impulsos y deseos inmediatos, es decir, nuestro temperamento. Llevado al
extremo conduce a la obsesión (trastorno obsesivo – compulsivo).
 Sociabilidad. Amigabilidad. Es el gusto por estar con otras personas y abrirse a ellas (expresar los
sentimientos): personas extrovertidas o introvertidas. Como rasgo extremo, tenemos el autismo, debido a
la incapacidad de sociabilidad.
 Amabilidad. Sensibilidad. Capacidad para cooperar, empatizar y apoyar a los demás.
 Apertura. Creatividad, imaginación, flexibilidad y capacidad de adaptación.

DEFINICIÓN DETEORÍA DEL APRENDIZAJE

Una teoría puede ser el grupo de leyes y preceptos que posibilitan el establecimiento de vínculos
entre sucesos o fenómenos. El concepto también puede referirse a la hipótesis cuyo resultado se
puede aplicar a una ciencia o al conocimiento que aún no pudo ser demostrado. Aprendizaje, por
otra parte, es el proceso que permite adquirir una destreza
o asimilar ciertos conocimientos.

Las teorías del aprendizaje son aquellas que realizan la


descripción de un proceso que permite que una persona o
un animalaprendan algo. Estas teorías pretenden entender,
anticipar y regular la conducta a través del diseño de
estrategias que faciliten el acceso al conocimiento.
Teoría social
La Teoría Social es una ciencia que se dedica al estudio de la sociedad humana, entendida
como el conjunto de individuos que viven agrupados en diversos tipos de asociaciones,
colectividades e instituciones. Esta ciencia estudia el desarrollo, la estructura y la función de la
sociedad.
Es necesario distinguir entre Teoría sociológica y Teoría social. En el primer caso se hace
referencia a una teoría general subyacente a todos los fenómenos sociológicos, mientras que
en el segundo caso se trata de un conjunto de teorías de menor generalidad que describen
aspectos parciales dentro del amplio espectro que abarcan las ciencias sociales. Así, el
estudio sobre el suicidio, por parte de Émile Durkheim (El suicidio. Estudio de sociología) es
un ejemplo de teoría social, ya que centra la atención en un aspecto particular de la sociedad.
La teoría sociológica, por el contrario, habría de ser la teoría compatible con todas las teorías
parciales que hayan sido verificadas, de ahí que tal teoría es un objetivo a alcanzar.

Judaísmo y cristianismo
El judaísmo y el cristianismo son dos religiones abrahámicas monoteístas, con varios puntos
en común y también con marcadas diferencias, tanto en la teología como en la práctica.1
Cada religión tiene su propio ethos y sus fundamentos. Y no existe ninguna religión que sea
completamente monolítica. En cada una de ellas existen valiosas expresiones individuales de
diálogo interreligioso establecido por los creyentes.
En el cristianismo, a partir del siglo IV, varios sínodos fueron elaborando listas de escritos
sagrados que fijaban un canon del Antiguo Testamento de entre 46 y 54 distintos documentos
y un canon del Nuevo Testamento de 20 a 27, siendo este último el utilizado hasta el día de
hoy; el cual fue definido finalmente en el Concilio de Hiponaen el año 393. Sin embargo, esta
lista definitiva de 27 libros no fue legitimada por ningún concilio ecuménico sino hasta
el Concilio de Trento(1545-63).
Junto con el aporte grecorromano, aquello que puede
denominarse judeocristianismoconstituye uno de los pilares fundamentales de la civilización
occidental así como también un notable factor en la formación del concepto "Europa" como
entidad política, económica y cultural.
Se ha debatido la posibilidad de incluirlo textualmente durante la redacción del proyecto de
la Constitución Europea. Pero hay quienes no comparten —incluso si empleada sólo
eventualmente— la unión de los términos "judaísmo" y "cristianismo" en una sola palabra. Ello
se debe a sus numerosos prejuicios que son la resultante de siglos de desconocimiento mutuo
y subsecuentes desencuentros.
Con todo, existen también personas de ambos grupos que reconocen la importancia de
establecer un diálogo interreligioso que resulte provechoso para ambas partes y dé lugar a
unas acciones humanitarias basadas en la cooperación y el respeto mutuo. Existen algunas
preexistencias visuales que sugieren la necesidad de un reencuentro entre cristianos y judíos.

Diferencias y convergencias[editar]
Según la Pontificia Comisión Bíblica, el Nuevo Testamento es esencialmente una
proclamación del cumplimiento del designio de Dios en Jesucristo y debido a ello se encuentra
en desacuerdo con la parte del pueblo judío que no cree en dicho cumplimiento. La
mencionada comisión sostiene que el Nuevo Testamento es fiel a la revelación del Antiguo
Testamento pero que en varios puntos está en desacuerdo con el judaísmo. Ese desacuerdo,
sostiene, es a nivel de creencia, y además en el pasado fue fuente de varias controversias
religiosas entre dos grupos humanos que comparten la misma fe de base en el Antiguo
Testamento, pero que en su momento se dividen en el modo de concebir el desarrollo ulterior
de dicha fe.2
Con todo, la misma Comisión Bíblica Pontificia indica que:
La constatación de una discontinuidad entre ambos Testamentos y de una superación de las
perspectivas antiguas no debe llevarnos a una espiritualización unilateral. Lo que ya se ha cumplido en
Cristo debe cumplirse todavía en nosotros y en el mundo. El cumplimiento definitivo será el del final, con
la resurrección de los muertos, los cielos nuevos y la tierra nueva. La espera mesiánica de los judíos no
es vana. Puede convertirse para nosotros cristianos en un poderoso estímulo para mantener viva la
dimensión escatológica de nuestra fe. Nosotros como ellos vivimos en la espera.2
De suma importancia para las relaciones entre el cristianismo y el judaísmo ha sido la
Declaración Nostra Aetate . La misma fue aprobada por 2221 votos contra 88 en octubre de
1965.3 Nostra Aetate, 4:
Al investigar el misterio de la Iglesia, este Sagrado Conciliorecuerda los vínculos con que el Pueblo del
Nuevo Testamento está espiritualmente unido con la raza de Abraham.
Pues la Iglesia de Cristo reconoce que los comienzos de su fe y de su elección se encuentran ya en los
Patriarcas, en Moisés y los Profetas, conforme al misterio salvífico de Dios. Reconoce que todos los
cristianos, hijos de Abraham según la fe, están incluidos en la vocación del mismo Patriarca y que la
salvación de la Iglesia está místicamente prefigurada en la salida del pueblo elegido de la tierra de
esclavitud. Por lo cual, la Iglesia no puede olvidar que ha recibido la Revelación del Antiguo
Testamento por medio de aquel pueblo, con quien Dios, por su inefable misericordia se dignó establecer
la Antigua Alianza, ni puede olvidar que se nutre de la raíz del buen olivo en que se han injertado las
ramas del olivo silvestre que son los gentiles. [...]
La Iglesia tiene siempre ante sus ojos las palabras del Apóstol Pablo sobre sus hermanos de sangre, "a
quienes pertenecen la adopción y la gloria, la Alianza, la Ley, el culto y las promesas; y también los
Patriarcas, y de quienes procede Cristo según la carne" (Rom., 9,4-5), hijo de la Virgen María. Recuerda
también que los Apóstoles, fundamentos y columnas de la Iglesia, nacieron del pueblo judío, así como
muchísimos de aquellos primeros discípulos que anunciaron al mundo el Evangelio de Cristo.
[...] Como es, por consiguiente, tan grande el patrimonio espiritual común a cristianos y judíos, este
Sagrado Concilio quiere fomentar y recomendar el mutuo conocimiento y aprecio entre ellos, que se
consigue sobre todo por medio de los estudios bíblicos y teológicos y con el diálogo fraterno.4
También es importante, en lo que concierne a las relaciones entre el judaísmo y el
cristianismo, el documento titulado Dabru Emet (Heb. ‫דברו אמת‬, "Decid [la] verdad"), redactado
en el 2000 por 220 rabinos e intelectuales y que representa a todas las ramas del judaísmo.5
Este último documento reconoce las diferencias teológicas entre las dos religiones y a su vez
afirma el dominio común a ambas, dándole legitimidad al cristianismo de los gentiles desde el
punto de vista judío. Aunque Dabru Emet no es documento oficial de ninguna denominación
judía, no por ello deja de ser representativo de aquello que los judíos sienten y que es
expresado a través de ocho tópicos, donde se destaca particularmente la noción de que la
humanamente irreconciliable diferencia [teológica] entre judíos y cristianos no encontrará
solución ninguna hasta que Dios redima al mundo entero, tal como lo promete la Escritura.6 En
dicho documento también se reconoce que una nueva relación entre judíos y cristianos no
tiene por qué debilitar las observancias judías y que ambas comunidades deben trabajar
conjuntamente por la justicia y la paz.7
Igualmente, un grupo de 25 rabinos ortodoxos de distintos países firmaron el 3 de diciembre
de 2015 la declaración Para hacer la voluntad de nuestro Padre en el Cielo: hacia una
asociación entre judíos y cristianos.En dicho documento de 7 puntos, se lee en su
introducción:8
Después de casi dos milenios de hostilidad y enemistad mutua, nosotros, rabinos ortodoxos que
lideramos comunidades, instituciones y seminarios en Israel, Estados Unidos y Europa, reconocemos la
oportunidad histórica que tenemos hoy frente a nosotros. Tratamos de cumplir la voluntad de nuestro
Padre que está en el Cielo aceptando la mano que nos ofrecen nuestros hermanos y hermanas
cristianos. Judíos y cristianos debemos trabajar juntos como socios para abordar los desafíos morales
de nuestra era.
El papa Juan Pablo II se esmeró en mejorar las relaciones entre la cristiandad y la judeidad,
siendo además el primer pontífice católico que hizo una visita oficial a la Sinagoga, donde
oficialmente expresó su apología en nombre de la Iglesia católica por su proceder contra los
judíos a lo largo de la historia. En tal ocasión se refirió al judaísmo como "el hermano mayor"
del cristianismo.
Benedicto XVI por su parte expresó un punto de vista similar a aquel de los rabinos, dejando
claro en un libro publicado en 2004 junto con Marcello Pera que el diálogo intercultural puede
a menudo ser positivo, pero que el diálogo teológico es prácticamente imposible y no siempre
deseable. También el 2010 fue recibido por la comunidad judía de Roma.9
El papa Francisco también ha tenido excelentes relaciones con líderes judíos, por ejemplo su
gran amistad (desde que era el cardenal Bergoglio) con el rabino argentino Abraham Skorka,10
y luego de su elección como papa, envió un mensaje de amistad a Riccardo Di Segni, Rabino
principal de Roma y —por extensión— al pueblo judío.11 Igualmente ha recibido delegaciones
de líderes judíos en el Vaticano.1213 También ha recordado la importancia de seguir con esta
relación de fraternidad.14