Sei sulla pagina 1di 182

EL GRAN AVISO

SELECCIÓN DE MENSAJES DEL CIELO A LA


DRA. M ARY JANE EVEN
EL GRAN AVISO
SELECCIÓN DE MENSAJES DEL CIELO A LA
DRA. MARYJANE EVEN
Edita:
Cenáculo de María Inmaculada
Imprime:
Ediciones e Impresiones LA GOSPA
DECLARACIÓN PREVIA

No es necesario ningún perm iso eclesiástico p a ra publicar


REVELACIONES, VISIONES, M ILAGROS, o p a ra ir a los
lugares de apariciones no reconocidas aún:
Esto consta en las “Actas Oficiales de la Santa Sede” (A. A.S.) 58/16, del
29 de Diciembre de 1966, se publicó un decreto de la “Sagrada Congre­
gación para la Doctrina de la Fe" por el cual los artículos 1399 y 2318
del Derecho Canónico (antiguo) se han abrogado (anulado).

Este decreto de abrogación ha sido aprobado el 14 de Octubre de 1966


por su Santidad Pablo VI, que ordenó al mismo tiempo su publicación.
Aprobado por el Santo Padre, se dio en la audiencia dada al Eminentísimo
Cardenal Ottaviani, Sub-Prefecto de la Sagrada Congregación para la
Doctrina de la Fe El Decreto se dio en Roma el 15 de Noviembre de
1966. Lleva las firmas de:

Cardenal Onaviani, Sub-Prefecto y P. Párente, Secretario.

Tres meses después de publicarse, el decreto entró en vigor el 29 de


Marzo de 1967.

"Cuando se trata de REVELACIONES PROFÉTICAS, el Papa es el


único juez” .
(León X, 5.®Concilio de Letrán)

Consúltese el Catecismo de la Iglesia Católica puntos 65,66 y 67. sobre


la Revelación Pública y Privada.
Las presentes revelaciones, no están aún aprobadas por la Iglesia.

PORTADA: Interpretación artística del Apocalipsis (S. Juan 12,1*5)


NOTA: Jesús, María y José, nos apremian a difundir estos mensajes por
todo el mundo, para lo cual pueden solicitarse (con donativo o gratuita­
mente) a :
CENÁCULO MARÍA INMACULADA Apdo. 325
Alcalá de Guadaira 41500 SEVILLA (España)
PRESENTACION
Los siguientes mensajes han llegado a mis manos a través de un
hermano y amigo, y tras hacer algunas averiguaciones, sé que son
mensajes del cielo dados en locución por Ntro. Señor, la Santísima
Virgen María y San José a un alma, elegida suya, para ser la precur­
sora del AVISO, la Doctora Mary Jene Even, americana, de 63
años, que ha trabajado como Profesora de Filosofía en la Universi­
dad durante 17 qños. Ha estádo recibiendo locuciones desde 1973.
En 1.989 fue llamada para que consagrara su vida y trabajara para el
Cielo, enviando mensualmente mensajes de la Virgen, San José,
Nuestro Señor, los Angeles y Santos a todo el mundo. Es “la Secre­
taria”, “Precursora del Gran Aviso” y la “Precursora del triunfo del
Inmaculado Corazón de María". Vive calladamente y en obediencia
a una Regla, guiada por un sacerdote y Director espiritual en Lin­
coln, Nebraska, en los Estados Unidos.
Personalmente creo en esta “revelación privada”, pues viene a con­
firmar otras muchas dadas por el cielo y a completar muchos datos
no explicados en las mismas. Han sido recibidos en unas fechas pa­
ra ser dados a conocer en otra posterior.
En estos mensajes están explicados con toda claridad los eventos ya
anunciados y por venir, qué comenzarán con los días anteriores al
GRAN AVISO, y los hechos que sucederán durante y después de él.
Es un mensaje fuerte, en el cual, menos las fechas, se dice todo con
tanta claridad, que aun para muchos que tienen fe les costará trabajo
creerlo, si no están en la onda de los mensajes que el cielo nos está
dando; pero cada uno juzgue en conciencia y pida el discernimiento
de espíritus.
Antes de leer, pidamos al PADRE nos ilumine con los DONES del
Espíritu Santo, sobre todo, el don de SABIDURIA, para compren­
der las cosas de Dios y apartamos de las terrenas. El don de CIEN­
CIA, para discernir el Bien del Mal, lo falso de lo verdadero. Y el
don de FORTALEZA, para vencer los obstáculos en la vida de FE y
salvamos.
Los mensajes originales, en inglés, han sido traducidos al español
por una tercera persona y supervisados por un sacerdote.

3
EL GRAN AVISO

PREÁMBULO

SUCEDE UNA DESGRACIA EN LA CIUDAD QUE NO LA


MANDE EL SEÑOR.?
NO HARA COSA EL SEÑOR SIN REVELAR SU PLAN A SUS
SIERVOS LOS PROFETAS.
RUGE EL LEON ¿ QUIEN NO TEMERA ?
HABLA EL SEÑOR, ¿QUIEN NO PROFETIZARA? (Amos 3,7-8)

En las profecías que aún quedan por cumplirse, sobre todo escatoló-
gicas o que se refieren a los últimos días, dice:
“Y sucederá en los últimos días, dice Dios,
que derramaré mi Espíritu sobre toda carne,
y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas,
y vuestros jóvenes verán visiones,
y vuestros ancianos sonarán sueños;
Y sobre mis siervos y sobre mis siervas
derramaré mi Espíritu en aquellos días y profetizarán.
Y haré prodigios amba en el cielo
y señales abajo en la tierra,
sangre y fuego y nubes de humo.
El sol se tomará tiniebla. y la luna sangre,
antes de que llegue el Día del Señor grande y manifiesto,
y todo el que invoque el Nombre del Señor se salvará. (Hechos
2,17-21) (Joel 3,1-15)

Es urgente saber distinguir LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS, esta


palabra de Dios se está cumpliendo ya en nuestros días, asi lo dicen
muchos mensajes de la Santísima Virgen y de Nuestro Señor.
No se puede esperar de los hombres responsables de la Iglesia, que
nos avisen de lo que se le viene encima al mundo, a esta sociedad y
a la Iglesia: el cisma y la masonería metida en la Iglesia, la gran
apostasia, el anticristo de esta hora, el martirio de los buenos y el
gran castigo de los malos, la venida de Jesús y el Reinado de Cristo
en la tierra.'

4
Tampoco podemos esperar de los hombres responsables del mundo
un aviso del futuro, pues han olvidado a Dios y se han puesto ellos
en su lugar... han perdido el NORTE.

Sólo nos quedan los AVISOS DEL CIELO, como bien se dijo en
una carta que escribió Lucia, la vidente de Fátima, aún viva, al P.
Agustín Fuentes el 22-5-1.958:
Padre: Nuestra Señora está muy descontenta porque no se ha hecho
caso de su mensaje de 1.917. Ni los buenos ni los malos han hecho
caso. Los buenos van por su camino sin preocuparse y no siguen las
Normas Celestiales; los malos por la vía ancha de la perdición sin
tener en cuenta la amenaza de los castigos.
Crea Padre, Dios Nuestro Señor muy pronto castigará al mundo. El
castigo será material, e imagínese cuantas almas caerán en el infier­
no si no se reza y no se hace penitencia. Esta es la causa de la triste­
za de Nuestra Señora.
Padre, diga a todos que la Señora me ha dicho tantas veces: “QUE
MUCHAS NACIONES DESAPARECERAN DE LA FAZ DE LA
TIERRA. NACIONES SIN DIOS SERAN EL FLAGELO ESCO­
GIDO POR DIOS MISMO PARA CASTIGAR A LA HUMANI­
DAD, SI NOSOTROS, POR MEDIO DE LA ORACION Y LOS
SANTISIMOS SACRAMENTOS NO OBTENEMOS LA GRA­
CIA DE SU CONVERSION”.-
Empero Padre, es preciso decir a las gentes que no deben estar espe­
rando un llamamiento a la ORACION y a la PENITENCIA, ni del
Sumo Pontífice, ni de los Obispos, ni de los Párrocos, ni de los Su­
periores Generales. Es ya tiempo de que cada uno por su propia ini­
ciativa, cumpla santas obras y reforme su vida SEGUN LOS LLA­
MAMIENTOS DE LA VIRGEN SANTISIMA.
El demonio quiere apoderarse de las almas consagradas; trabaja pa­
ra corromperlas, para conducir a los demás a la impenitencia final;
usa todas las astucias ¡sugiriendo incluso actualizar la vida religio­
sa!. Procura esterilizar la vida interior en los seglares y la total en­
trega a Dios, con los muchos placeres y diversiones.
Recuerde, Padre, que dos hechos concurrieron a santificar a Jacinta
y Francisco : La AFLICCION DE NUESTRA SEÑORA y LA VI­
SION DEL INFIERNO.
La Virgen se encuentra entre dos espadas: de una parte ve a la

5
humanidad obstinada e indiferente a las amenazas de los CASTI­
GOS. De la otra, ve que pisoteamos los Santos Sacramentos despre­
ciando el CASTIGO que se avecina y permaneciendo incrédulos,
sensuales y materialistas.
Nuestra Señora roe ha dicho expresamente : "NOS ACERCAMOS
A LOS ULTIMOS DIAS”, y me lo ha repetido tres veces.
La PRIMERA, afirmó que el demonio ha empeñado la lucha decisi­
va, es decir, la final, de la cual uno de los dos saldrá victorioso o
derrotado. O estamos con Dios o con el demonio.
La SEGUNDA vez, me ha repetido que los últimos remedios dados
al mundo son: el SANTO ROSARIO y la devoción al CORAZON
INMACULADO DE MARIA.
La TERCERA vez, me dijo que, “AGOTADOS LOS OTROS ME­
DIOS DESPRECIADOS POR LOS HOMBRES, nos ofrece con
pavor, la última ancla de salvación : LA SANTISIMA VIRGEN EN
PERSONA CON SUS NUMEROSAS APARICIONES, SUS LA­
GRIMAS y LOS MENSAJES A VIDENTES ESPARCIDOS POR
TODAS LAS PARTES DEL MUNDO. Y Nuestra Señora añadió
aún : “QUE SI NO LA ESCUCHAMOS Y CONTINUAMOS LAS
OFENSAS, NO SEREMOS PERDONADOS MAS”.
Padre, es urgente que se dé cuenta de la terrible realidad. No debe
dominarnos el miedo, pues solamente es UNA LLAMADA UR­
GENTE, porque desde que la Virgen Santísima ha concedido una
gran eficacia al SANTO ROSARIO, no hay problema matenal ni
espiritual, nacional o internacional, que no pueda resolverse con el
SANTO ROSARIO y con nuestros SACRIFICIOS. Rezando el RO­
SARIO con amor y devoción, consolará a María enjugando tantas
lágrimas de su CORAZON INMACULADO”
(Texto en italiano sacado del quincenal "L'Araldo"(EI Heraldo) di
San Antonio N° 15 -Mayo de 1.975).

Como se podrá comprobar, esta carta es ya hoy, profecía cumplida


en muchos de sus puntos, para los que están alerta a los mensajes
del cielo y piden el discernimiento de espiritu.
Si alguno quisiera constatar las Sagradas Escrituras con lo que di­
cen los mensajes celestiales sobre el GRAN CASTIGO y los TRES
DIAS DE TINIEBLAS en Fátima. La Salette, Akita, Dozulé y otros
lugares, considere las siguientes citas:

6
“Sucederá en toda la tierra que dos partes de ella perecerán, y la
tercera parte quedará en ella. Ellos invocarán Mi Nombre”.
(Zacarías 13,8-9)
“Aquel día, oráculo del Señor, haré ponerse el sol al medio día, y en
pleno día se oscurecerá la tierra..." (Amós 8,9)
“Luego, enseguida, después de la Gran Tribulación de aquellos di­
as, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su brillo y las estrellas cae­
rán del cielo, y los poderes del ciclo se conmoverán". (Maleo 24,29)
Véase también: (Isaías 13,10-13), (Sofonias 1,15), (Joel 2,2-3; 3,11-
17) y (Apocalipsis 16,10-11).

Dicho está, que los CASTIGOS son condicionales según el compor­


tamiento de la humanidad,., pero miremos a nuestro alrededor y
opinemos, según las LEYES DE DIOS, si esta sociedad y humani­
dad de hoy va a mejor haciendo ORACION y CONVERSION de
vida de cara a Dios y sus Mandamientos, o si va a peor y alejándose
de Dios y de sus Santos Mandamientos.
“NO APAGUEIS EL ESPIRITU, NO DESPRECIEIS LAS PRO­
FECIAS. PROBADLO TODO, Y QUEDAOS CON LO BUENO”.
(1 Tes. 5,19-28)
La Santísima Virgen ha dicho en diversos lugares que muchos casti­
gos han sido evitados totalmente por nuestras oraciones y sacrifi­
cios. y también que los grandes eventos como el GRAN AVISO y
el GRAN CASTIGO, pueden ser aminorados y retrasados por nues­
tras oraciones y sacrificios, pero no anulados, ellos tendrán que su­
ceder, pues esta humanidad, más corrompida que la del Diluvio,
tendrá que ser purificada, para comenzar una Nueva Era de Paz y
Amor con el Reinado de los Sagrados CORAZONES DE JESUS Y
MARIA.
ERA de PAZ y AMOR, que no se debe de confundir con la (NEW
AGE) NUEVA ERA, que con motivo de comenzar, según la AS-
TROLOGIA, la era de Acuario en el Siglo XXI, se está utilizando
para confundir la Religión Cristiana Católica con otras cosas que no
lo son, como el Espiritismo, la Masonería, el Misticismo Oriental,
el Gnosticismo, sectas y movimientos pseudo-espirítaales que pre­
tenden conocer y predecir el futuro y confunden la Revelación Divi­
na o Palabra de Dios dada a su Iglesia, con palabras de hombree y
de demonios.

7
Tristemente hay que decir, que los responsables de la Iglesia que
debieran orientamos en este discernimiento, la gran mayoría, no
están dispuestos a hacerlo, sino que más bien, silencian todo lo refe­
rente a las manifestaciones de la Santísima Virgen y Nuestro Señor,
como asi le dijo en el Vaticano un Monseñor a una comisión de dos
españoles que fueron a presentar las Locuciones que tenia un alma
elegida para darlas al mundo: “¿Pero ustedes creen que la Virgen va
a bajar del cielo para decimos, que la Iglesia va muy mal; que los
curas son muy malos, y que Dios nos va a mandar un Castigo muy
grande como no seamos buenos?”
Esa fue la respuesta, después de decirles que tenia allí ciento cin­
cuenta casos de Apariciones de todo el mundo. Que cada cual haga
sus consideraciones, y siga esperando que algunos de la Iglesia se
pronuncien.... ciertamente que la Iglesia ha sido siempre prudente y
paciente en estos casos, pero también activa y celosa en sus comi­
siones de eclesiásticos espirituales con fe y bien preparados y hasta
los mismos Obispos se han pronunciado en las manifestaciones, hoy
no es así desgraciadamente, salvo en contados casos. “..Es ya tiem­
po y hora de que cada uno, por su propia iniciativa crea y cumpla
las santas obras de reforma de su vida según los llamamientos de la
Virgen Santísima...” dijo Lucia.
Nuestro Santo Papa Juan Pablo ü quisiera hablar claro, pero esta
limitado por todo lo que le rodea, e igual algunos Obispos.
Aqui se presenta un documento muy importante dado en locución
por Nuestro mismo Señor Jesucristo a quien El llama “su secreta­
ria” la Dra. Mary Jene Even.
Antonio López Ordoñez

MENSAJES PUBLICOS, DICTADOS POR JESUCRISTO A


DR. MARY JANE EVEN PARA FEBRERO, 1997
1 p g ENERO. }9?7

“A Mis amados hijos. Mi Santa Madre, la Bendita Virgen María y


Yo, con San José, hemos determinado que este conjunto de Mensa­
jes tendrá un tema que será dictado por Mi. Puesto que el Mensaje
público entero con las seis lecciones tratan de un tema, todas las
páginas, incluyendo el Mensaje público, serán distribuidos como un

8
documento para su fácil distribución. Este documento informará tan
clara y simplemente como sea posible del alcance del conocimiento,
previamente señalado en estos y otros Mensajes que el Cielo desea
que sepáis sobre un tema. Y este tema es ...EL GRAN AVISO

Es apropiado el que Mis Mensajes por medio de Mi hija incluyan la


siguiente información ya que ella es la Precursora del Aviso. Como
Precursora, ella, a través de cston Mensajes y en sus conferencias
públicas, os ha dado información, como dirigida por el Ciclo, avi­
sándoos acerca de este gran evento. Ahora pocos entienden la mag­
nitud del evento, ni tampoco la sacudida que producirá en sus vidas.
Hemos tratado de muchas maneras, a través de muchos Mensajes,
de ayudaros a entender su significado. Hemos inspirado a mucha
gente el que escriban sobre este tema para que otros entiendan lo
que va a pasar. Durante años hemos sugerido que el Gran Aviso se
aproximaba, y sin embargo, pocos entienden y pocos preparan.
No es una tarea fácil, ya que mucho se puede decir, y mucho ha si­
do dicho, pero deseo que todos sepáis tanto como sea posible, lo
que Mi Padre Eterno declara que ocurrirá durante el Gran Aviso.
Deseo manifestar que no es fácil para Mi Padre Eterno dejar que
ocurra un tal gran evento ya que sabe, como Yo y todo el Cielo, que
producirá una gran crisis mundial. Hemos visto las consecuencias
en el día de Noé con el gran Diluvio y reconocemos la total destruc­
ción de Sodoma y Gomorra. Hemos visto el efecto de meteoros
chocando contra la Tierra en otras Eras. Hemos visto el periodo gla­
cial como resultado.
Nosotros, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, hemos de
terminado el que si fuera necesario de nuevo causar o permitir tal
destrucción, también seria permitida una oportunidad para las per­
sonas de aprender de la experiencia, y así no todos los pueblos mo­
rirían o resultarían incapacitados totalmente durante el evento.
Dicho esto, deseo advertiros a todos que, aunque permitiremos que
la vida siga su curso, también para algunos que son enemigos Nues­
tros, la influencia y el efecto de este Gran Aviso será de tal magni­
tud que muchos querrán morir.
El mundo ha alcanzado tales limites de pecado y pecadores, que Mi
Padre Eterno ha bajado Su Mano, permitiendo que todo, ordenado
con los Cielos, con los Angeles y con todos los Celestiales persona­
jes, aconteciera ahora. Aguardamos la secuencia de eventos que etn-

9
pezarin y que instigarán la totalidad de los acontecimientos de los
Días Finales.

Ahora deseo describir el gran evento del comienzo de 1a serie de


eventos que constituyen los acontecimientos de los “Ultimos Días”:
Si, el Santo Padre huirá del Vaticano
Si, será protegido
Si, el Anti-Papa será elegido
Si, la Sede de Pedro será trasladada a Jerusalén
Si, la dominación mundial del Anti-Cristo sucederá
Si, la guerra dará comienzo
Si, la economía colapsará

Todo ocurrirá simultáneamente con la aproximación y cumplimien­


to de aquellos eventos que constituyen el Gran Aviso. Digo simultá­
neamente y durante, para mostraros que muchas cosas pasarán en
todas partes del mundo al mismo tiempo.
Es importante para todos vosotros el que reconozcáis que los pro­
blemas de los que se ha escrito antes como un tipo u otro de asunto
ocurrirán todos al mismo tiempo o casi todos juntos. Ahora, todos
estos acontecimientos NO significan el final, ya que esto tardará
todavía unos pocos años. Quiere decir que este conjunto de eventos
NO se debe confundir con los ‘"Tres Días de Tinieblas” ya que
aquellos sucederán al final de los años de crisis. Los tres días de
tinieblas significan la guerra nuclear y conflictos mundiales entre
todos los países que tienen misiles nucleares. Todos dispararán mi­
siles a otros países en represalia. La guerra será la idea maestra del
Anticristo para destruir la imagen permanente durante el tiempo del
“Milagro", “El Gran Milagro” que debe ocurrir antes de los últimos
tres días de tinieblas, o el absoluto final de esta Era como vosotros
la conocéis.
Ahora, hijos Mios, hablo sencillamente y directamente, pero debéis
leer todo cuidadosamente, varias veces para que aprendáis toda Mi
Enseñanza.
Hay muchas, muchas razones para que el Gran Aviso ocurra cerca
del comienzo de estos eventos. El Plan de Mi Padre incluye reme­
dios para todas las gentes, para que cambien sus vidas y entiendan
la Verdad. Dios existe. Dios, la Segunda Persona de la Bendita Tri-

10
mdad, se hizo Hombre, sufrió, murió y resucitó. La Segunda Perso­
na de la Santísima Trinidad es Jesús Cristo. Jesucristo está todo y
enteramente presente en la Santa Eucaristía. Jesucristo ha sido ca­
lumniado muchísimo por la comunión en la mano. Jesucristo desea
que Su Sagrada Presencia sea guardada en un Tabernáculo dentro
del Santuario donde se celebra la Santa Misa.
X igualmente, durante el Gran Aviso, todos reconocerán cómo ofen­
dieron y están ofendiendo a Dioé, y cuál Gracia han perdido o gana­
do, la verdad del origen de la Fe Católica y su supremacía entre
otras creencias. Todas las personas de cualquier edad que han peca­
do, verán la Justicia de Dios en su castigo por sus pecados, y enton­
ces y allí, experimentarán aquel sufrimiento y castigo. Cada persona
llegará a entender que Dios es Dios y nadie será puesto delante de
El. Dios es y sólo puede estar en la Más Exaltada y Santa Trinidad
Padre, Hijo y Espíritu Santo. No hay otro Dios. Sólo hay un Dios.
Si, todas las personas reconocerán esto y lo dirán. Todos los espíri­
tus malignos lo dirán. Todos los Personajes Celestiales lo dirán. Só­
lo existe un Dios en la Santísima Trinidad. Todos, todas las perso­
nas que han pecado, afirmarán que pecaron. Cada persona, afirmará
conocer sus faltas y que Dios es Justo en Su castigo, y si encontra­
sen Ib muerte en aquel momento, su destino eterno. Si, todos verán
su Morada eterna -el Cielo o el Infierno- si muriesen en aauel mo­
mento y pereibiesenla carga enorme oue deben llevar para la etemi-
dad, como consecuencia de sus pecados.
Mis dulces hijos, conoceréis vuestros pecados por medio de la Ben­
dita Virgen María, Quien vendrá en aquel día como "La Estrella de
la Mañana” y colocará una manta blanca para que nadie salga de
debajo de esta manta, ya que nada funcionará por algún tiempo. To­
do parará. Todas las máquinas dejarán de funcionar. Todas las gen­
tes donde estén, se detendrán. Mi Madre es “Nuestra Señora de Mi­
sericordia”, y por Sus Lágrimas y oraciones, dichas durante muchos
siglos, han ganado para vosotros la oportunidad de pedir perdón por
vuestros pecados, preparándoos para este tiempo.
Algunos han dicho, y otros afirmaron, que este periodo de tiempo
será corto. Yo digo que no. Lo que vieron las niñas de Garabandal
era de corta duración para luego contárselo a otros. La realidad de la
duración del tiempo del Gran Aviso ha sido dicho por Mi Padre
Eterno, cuando dijo “Durará tanto tiempo, como se necesite para

11
que todos reconozcan la existencia de Dios y pidan perdón". Esto
puede durar poco tiempo para unos, pero mucho más tiempo para
otros. La experiencia podría tardar hasta una semana para algunas
personas.
Verdaderamente, Maitreya ha declarado que el Aviso es su Aviso y
si su gente continúa ofreciéndole homenaje, su tiempo de dolor por
el pecado superará al de otros. Todas las personas quedarán en el
dolor de sus pecados el tiempo que sea necesario. Aquellos que
confesaron completamente, hecho reparación, han ofrecido sufri­
miento de Purgatorio y se han preparado, experimentarán una seve­
ridad menor, - aunque todos reconocerán lo que ellos hicieron, to­
dos sus pecados • y reconocerán su participación en la Crucifixión,
el Dolor y el Sufrimiento que padeció por ellos - para cada uno- en
la Cruz de Salvación. Cada persona sabrá entonces como, debido a
los pecados de su vida. Me Crucificaron una y otra vez. Además,
cada Gracia bien aprovechada y todas, aprovechadas o sin aprove­
char durante la vida de la persona, le serán mostradas.
Si tu percibes esto como un poderoso examen de conciencia, si, es­
tás intentándolo asi. Todos estáis llamados a tener un buen conoci­
miento de vuestra Fe para poder enseñar a los muchos que desearán
grandemente participar en la Fe Católica. Estáis llamados a ser Dis­
cípulos de la Fe durante aquel riempo. Es por eso, que os he enseña­
do la Fe con mucha seriedad en estos Mensajes. Por favor, leedlos
otra vez para que estéis preparados.
Ahora, conocer tus pecados, es solamente un suceso, el primer gran
suceso que sucederá durante el Gran Aviso. Habrá muchos y mu­
chos más eventos durante el Gran Aviso. Por eso todo será tan difí­
cil. Esta dificultad ha sido pensada por Dios, para que a todos vues­
tros sentidos, en todos los acontecimientos de la vida, en todo lo
que hacéis normalmente, percibáis una gran confusión, un cambio,
algún dolor y sufrimiento. Estos sufrimientos justificarán el pecado
en todas sus formas. Este sufrimiento ocurrirá en cada aspecto de
vuestra vida. No habrá aspecto en vuestra vida que no sufrirá. ¿Por
que? para justificar la falta de respeto por la Vida, para ofreceros
medios de reparación, y para que entendáis que debéis sufrir vuestra
Cruz. Vosotros Me Crucificasteis por vuestros pecados; Mi Padre
Eterno os pide sufrimiento para todo el Dolor que Me causasteis y,
especialmente, por la blasfemia contra la vida, la moral y la blasfe-

12
mia espiritual contra Dios, y os pide que sufráis, igualmente, por
aquellos que ofenden, y han ofendido a Dios en la. Santa Eucaristía.
-JESUS-

VOLUMEN 1 - ENERO 2. 1.997

“Mis queridos hijos, como he empezado esta serie de lecciones so­


bre el Gran Aviso, seguiré con el mismo tema, describiendo para
vosotros los acontecimientos que sucederán durante los dias del
Gran Aviso. Os he sensibilizado acerca de la lucha personal de ca­
da persona, que debe confesar los pecados de su vida y buscar cami­
nos para superar tales pecados. Esto causará una profunda impre­
sión sobre cada persona y causará desesperación en muchos, per­
diendo la Santa Esperanza. Muchos cometerán suicidio, mientras
otros intentarán morir de otra manera. Algunos morirán de los ele­
mentos naturales, causados por fuegos, temblores de tierra, inunda­
ciones y otros desastres que vendrán sobre la Tierra. Es esta, serie de
eventos que deseo describir en este volumen y en el próximo.
•yí A La vez que descenderá la nube blanca para cubrir la Tierra entera,
un meteoro golpeará la Tierra, primero con su cola, tocando parte
de la Tierra, y luego el pleno impacto del meteoro tocará la Tierra
en un área del Hemisferio Occidental del Planeta. Aquellos que es­
tán familiarizados con el resultado de un meteoro tocando la Tierra,
reconocerán los efectos que describo.
Primero, el efecto será una nube de polvo tan grande que blanquea­
rá el Sol y toda la Tierra se convertirá en noche. El polvo del meteo­
ro (lluvia de polvo) dañará la Tierra, dejando suciedad en todas par­
tes, quemando la tierra y la piel si te encuentras fuera. La vegeta­
ción morirá y también aquellos que estén fuera morirán de las que­
maduras. Los animales padecerán enfermedades y deben ser des­
truidos. Las personas que deban marcharse al exterior, NO es reco­
mendado, deben tomar extremas precauciones contra el polvo y las
sustancias químicas, soltados por las nubes de escombros del me­
teoro. A nadie se recomienda que deba marcharse al exterior v todas
las ventanas deberán ser cubiertas para que el polvo no entre en
nuestras casas. Esta cubierta tendrá muchos propósitos. Esta es sólo
una razón.

13
Lo que entonces se puede esperar será muy peligroso. Debido a la
extrema inflamable naturaleza de la nube de polvo y sus gases tóxi­
cos y peligrosos, muchas casas se encenderán y serán destruidas, y
esto es nada más que el comienzo, porque ocurrirán más dramáticos
acontecimientos. Debido al gran impacto del meteoro en vuestro
planeta, vendrá el mavor terremoto del que se habla en el Libro del
Apocaliosis de San Juan, como la séptima copa. Ahí afirma que la
copa última significa el terremoto de los m is poderosos temblores
de Tierra. He dicho ya con anterioridad, que la capa primera de la
superficie de vuestro planeta temblará alrededor de 20 minutos en
algunas áreas, causando la destrucción, o mucho daáo, a las casas
que no son santas y no tienen presencia de oración.
El terremoto producirá grandes fisuras en la capa primera del plane:
ta. causando grietas y hoyos, y ciudades enteras desaparecerán en
ellos. El terremoto alcanzará de 8.6 hasta 10 en la escala de Richter
'en regiones próximas y más alejadas del lugar de impacto del me­
teoro.
Todos los terremotos de alguna magnitud causan rompimiento de
las cadenas de gas, cables eléctricos, servicios de teléfonos y otros,
mientras, las carreteras serán destruidas y los edificios desmorona­
dos. La Tierra parecerá como destruida, pero no es el final, sino só­
lo el principio.
^ A d em ás del meteoro y los grandes terremotos destruyendo ciuda­
des, casas, servicios, vegetación y preparando todo aparecer como
noche, hay otra que vendrá más horrible que estos dos eventos, y es
la aparición de animales, una variedad de mini-moscas. hormigas,
pulseas, escarabajos, saltamontes y roedores, los cuales infectarán
las casas, personas, provisiones de alimentos, y vuestra vida será
una vida de continuas vigilancia. Será necesaria la continua limpie­
za.
Estos bichos saldrán de la tierra durante el terremoto e iniciarán la
serie de plagas que habéis encontrado en las Profecías de la Santa
Escritura. Cuando pase esto, hay que inspeccionar las casas, y lavar
la ropa.
Puedo acentuar con la mayor seriedad que el efecto pleno de este
gran evento tendrá una influencia fenomenal sobre cada aspecto de
vuestra vida. Es el Decreto de Mi Padre Eterno.
Muchos preguntan si estos acontecimientos tendrán pre-signos.

14
¿Vamos a saber lo que vendrá?. Si, por cierto. A través de los me­
dios estaréis ai corriente de que el Cometa se acerca, c interiormen­
te os daréis cuenta antes de que algo espiritual se produzca Reco­
noceréis los signos y escuchareis relatos de que el Gran Aviso es
inminente.
^órad intensamente, hijos Míos, y santificad vuestras casas, ya que
vuestro mundo se parará literalmente, vuestro sol será bloqueado de
vuestra vista, vuestros días de' confusión durarán, parecerán larguí­
simos e interminables a algunos, aunque sólo durará una semana.
Naturalmente, los efectos posteriores de estos acontecimientos se­
rán terribles. Algunos nunca vivirán como viven ahora, muchos per­
derán sus casas. La pérdida de vidas será pasmosa, ya que una cuar­
ta parte de la población mundial morirá durante los acontecimien­
tos,
Ahora, más cosas vendrán durante estos acontecimientos y después.
Muchas personas no estarán al corriente de estas cosas y no estarán
preparadas.
Algunas gentes viven al lado de peligrosos agentes tóxicos y Plan­
tas Nucleares. Habrá roturas en estas Plantas químicas y habrá Ci­
lios nucleares sobre vastas áreas. Aunque los misiles nucleares no
estarán desplegados en aquel tiempo, algunos podrían estallar debi­
do a las ondas de impacto de los terremotos.
Muchas personas recibirán grandes quemaduras y padecerán enfer­
medades por los fallos nucleares. Controlar estos elementos tóxicos
no será posible, a no ser que las Plantas sean cerradas o paradas to­
talmente.
Muchas personas sufrirán por los escombros que bajarán y por las
lluvias ácidas. El gran frió seguirá cuando las temperaturas caigan a
plomo hasta SO” F. bajo cero. Es la consecuencia de un meteoro,
golpeando la Tierra. Esto ocurrirá justo después del Gran Aviso,
dentro de meses, y durante aquellos meses observareis que las tem­
peraturas bajarán, incluso cuando el tiempo debiera ser más caliente
por la estación del año. El gran frío durará de 7 a 15 semanas.
Es muy difícil imaginarse estas condiciones, pero os he contado so­
bre ellas durante muchos años.
Mi Madre dijo una vez que hay que mirar a Bosnia, la Yugoslavia
de antes ... y los otros países en guerra para imaginarse lo que pade­
cerá vuestro mundo. Aquí con el Gran Aviso, viviréis condiciones

15
similares a una guerra pero no son iguales, ya que la guerra todavía
os va a llegar.
Ahora os hablaré de los espíritus malignos.
JESUS

VOLUMEN 2.- 3 de Enero de 1.997

“Dulces hijos, seguiré hablando sobre la naturaleza del “Gran Avi­


so”. Este volumen tratará de lo que los espíritus malignos, los de­
monios d d Infierno y el Anti-Cristo Lucifer harán y cómo actuarán
y donde. Estoy hablando con mucha claridad, asi que habrá pocas
preguntas. Es cierto que Mi hija me ha pedido que clarifique unos
pocos pronunciamientos. Estos fueron: “Cuánto tiempo se quedará
todo parado, cuando descienda la nube blanca?” La respuesta es:
Hasta que todos perciban el sentido del pecado. Los objetos se que­
darán quietos por algún tiempo, hasta que el cometa choque y em­
piecen los terremotos".
Ahora, hijos Míos, el motivo de cubrir vuestras ventanas cuando
sintáis que todo está empezando, es para evitar ver a los espíritus
malignos, que tendrán permiso para mostrarse a vosotros. Este mo­
tivo seria suficiente, pero hay otras razones como el estar seguros
acerca de la rotura de los cristales de las ventanas en pedazos, ase­
guraros contra la infestación de insectos en vuestras casas, evitar
ver la Ira de Dios y mantener la paz en vuestros corazones, que
Dios os proporcionará con alguna seguridad contra aquellos que
vagarán por las calles en un estado de “shock” o los que se han
vuelto locos por dolor, desesperación o los que están posesos por
los demonios. Como caridad para vuestras familias, cubriréis vues­
tras ventanas. Sí intentáis ayudar a otros en aquel momento, sugiero
que esperéis, ya que si os atrevéis a marchar fuera, seréis matados
por el polvo ácido. Esperad hasta que la crisis haya pasado, el polvo
asentado y la tranquilidad devuelta. Os aseguro que habrá muchos
que necesiten ayuda.
Durante estas horas el aullido d e los espíritus malignos será oído
cerca de vuestras ventanas. Algunas voces serán, como voces de
miembros de la familia, imitadas por los espíritus malignos para
haceros abrir las puertas. No abréis las puertas, ya que sabéis que

16
todos los que estén fuera, familia o no, morirán, asi que sabed que
las voces son falsas y únicamente es el espíritu maligno que quiere
entrar en vuestras casas. Si abrís una puerta, veréis a los espíritus y
necesitareis mucha agua Bendita y oración para combatirlos y no
dejarles entrar.
Desde aquel momento, a los espíritus malignos les será dado permi­
so de mostrarse para disuadiros de yuestras oraciones y para probar
vuestra paciencia hasta que pequéis. Estos encuentros están desig­
nados para perseguiros y para haceros renegar de Dios. Debéis ser
fuertes y rezar a San Miguel para que os ayude con sus Angeles
Guerreros, diariamente.
Los días se están acercando al fmal del tiempo cuando Lucifer tenga
permiso de vagar por la Tierra. El se da cuenta de que su tiempo es
limitado, y por tanto, está haciendo un ultimo esfuerzo para obtener
almas. El siente que las almas son su fuerza, y a medida que puede
obtener más almas para el Infierno, más poderoso se sentirá delante
de Dios Padre. El declara su grandeza delante de Dios Padre porque
ha logrado ganar tantas almas. Dios Padre le aplastará' y le arrojará
el Infierno. ¡Oh no!, no ascenderá al Cielo como él quiere. Descen­
derá hasta el Infierno como una mosca aplastada por un mata­
moscas. No tiene ningún privilegio en el Cielo. Su lugar para la
eternidad es el Infierno. Ahí mandará para siempre. El Infierno es
aquel gran abismo de odio, fuego, tormenta, malicia, demonios. Si,
aquel lugar es su sitio para mandar en su orgullo.
Lucifer habla a aquellos que controla él, por la voluntad de ellos,
diciendo que es él quien manda en su reino. Si, y siempre será un
lugar de tormentos, de odio, de mares malolientes de azufre.
El Padre Eterno exigirá también, de todas las almas del Infierno, un
reconocimiento de que El es D ios... Si, cuando el Aviso por cierto,
pero particularmente en el Juicio Final. Todos aquellos del infierno
se presentaran y serán juzgados en cuerpo y alma. Dios Padre será
justificado. Asi sabrán por toda la eternidad cómo han errado, por
qué sufren y lo que podrían haber gozado.
Es hacia el Infierno el que los demonios quieran arrastrar almas.
Ellos odian a Dios en la Santísima Trinidad. Ellos detestan a todos
los que aman al Padre Eterno y viven sus vidas en Gracia Santifi­
cante. Ellos, por eso, arrojarán sus venenos, en palabras y abusos
físicos, sobre las almas marcadas con la Cruz. Si ellos mismos no lo

17
hacen inspirarán a otros para que lo. hagan, y la persecución de los
fieles se convertirá en un acontecimiento diario.
Me preguntaron si aquellos de otros credos sufrirán más que los ca­
tólicos. Mis amigos Católicos, hay muchos protestante que viven las
virtudes de las Escrituras con gran seriedad. Ellos recibirán la Luz y
el Don de la Fe Católica. Sin embargo, sufrirán en la medida de sus
pecados, como sufrirán todas las gentes de todos los credos.
Todos los Católicos padecerán más sufrimiento que otros, porque
recibieron Gracias Santificantes especiales por medio de los Sacra­
mentos
V 'M e preguntaron si los niños sufrirán. Todos los niños que pecaron
sufrirán en proporción a sus pecados, como todos los adultos. Pade­
cerán dolor en proporción a sus pecados sin confesar.
Ahora hablaré de adultos y niños sin Bautizar. Todos los niños y los
adultos sin bautizar sentirán el pleno impacto del verdadero sufri­
miento del Infierno. Ellos se darán cuenta de que este sufrimiento
está causado por no haber sido Bautizados. Muchos querrán ser
Bautizados inmediatamente después del Gran Aviso. Los espíritus
malignos los agobiarán mucho, ya que no quieren perder estas al­
mas yendo al Padre Eterno. Orad por ellos, para que sigan su con­
ciencia y sean Bautizados. Aquellos que no se dejen Bautizar, por
haberlo decidido asi, se marcharán al Infierno, entonces, o después
durante los Tres Días de Tinieblas, ya que únicamente los que están
preparados entrarán en el Reino de la Paz. Durante los Dias del Avi­
so serán todos avisados. Si eligen que no desean ser Bautizados y
quieren darse a Satanás, lo harán de su libre voluntad Dios está jus­
tificado.
Los muy mayores y personas muy enfermas recibirán Misericordia
por medio de un sueño suspendidos o por medio de un rapto adelan­
tado.
y j o d a s las personas que oran, que son santas y virtuosas y tratan de
vivir una vida santa y buena, recibirán una Gracia Especial. Todos
reconocerán sus pecados y castigo. Si, pero ellos recibirán una Gra­
cia particular para vencer sus temores y serán aliviados de un pro­
longado sufrimiento personal. Es justo, ya que ellos hacen verdade­
ramente un esfuerzo.
JESUS.

18
VOLUMEN 3°.- 4 de ENERO DE 1.997

“Hijos M íos: En este volumen deseo hablaros de aquellas condicio­


nes de las cuales tratamos en muchos Mensajes y, sin embargo, no
podéis entender con claridad dónde encajarán en el Plan de Dios.
Mi hija Me hizo preguntas de cómo, cuándo y cuánto tiempo dura­
rán algunas Cosas y trataré ahora de anticiparme a vuestras pregun­
tas.
Una de las primeras preguntas de un miembro del Grupo del Rosa­
rio de Mi hija, cuando ella leyó los Mensajes para ellas, fue:
“¿Tendrá el Milagro lugar todavía dentro del año desde el momento
del Aviso, o ha cambiado esto?" La respuesta es: “No, la realización
del Milagro será todavía dentro del año del Aviso, pero podría ocu­
rrir un día o dos del final del tiempo del año y todavía dentro del
tiempo del año profetizado”
El Milagro es una historia más, hijos Míos, y no se debe, confundir
con el Gran Aviso y tampoco con otros pequeños Avisos profetiza­
dos; tribulaciones, persecuciones, pruebas, plagas, guerras y otras
devastaciones.
Ya que el tiempo de los Tres Días de Tinieblas será “Muy seguido"
al Milagro, las gentes pueden pensar que este “muy seguido” será
dentro de pocos dias. No, hijos Míos, el “muy seguido” puede signi­
ficar de seis meses hasta un año después del Milagro, pero os digo
con certeza desde el propósito del Cielo, y vuestro, que ocurrirá
bastante seguido detrás del Milagro.
Deseo daros el beneficio de la aritmética. Si el Aviso tiene lugar en
un año, el Milagro podría tener lugar en el próximo y los Dias de
Tinieblas en el siguiente. Puesto que todo ocurrirá antes del final de
este siglo y no hay más. que tres años antes del final de siglo, os
podéis dar cuenta de lo que puede pasar. Es aritmética pura. Algu­
nos acontecimientos pueden ocuirir dentro de los años mas bien que
al final del tiempo. O cosas podrían suceder de tal forma que ocu­
rriesen dentro del tiempo de un año, pues si el Aviso ocurriera un
día, el milagro podría suceder dentro de seis meses (que está dentro
del tiempo de un año) y los Tres Días de Tinieblas dentro de los
siguientes seis meses.
Asi veis que no es sensato especular sobre fechas exactas; justo es­
tar preparados en cada momento. Estáis entendiendo lo que va pasar
y para cuáles eventos se debe planificar estar preparados.

19
)( Nadie sabe la fecha exacta excepto Mi Padre en el Cielo. Esto es
muy verdad, aunque muchos en la Tierra como en el Cielo conocen
el tiempo aproximado. Es asi para que Mi Padre con Mi Madre pue­
dan decidir el momento más conveniente. Mi Madre está usando
cada segundo para ganar más almas para el Cielo y para Dios.
No debéis desear que ocurra todo esto. Preparaos vosotros edificán­
doos con Gracias, Gracias Santificantes para el tiempo de persecu­
ción, ya que este tiempo agotara vuestras sensibilidades y necesita­
reis todas las Gracias posibles.
Otra pregunta puede ser si un lugar será más seguro que otro duran­
te aquellos dias. Es cierto, porque los Angeles ofrecerán gran pro­
tección, aunque no estaréis exentos de.los terremotos, los efectos
del Cometa o los sufrimientos de los fallos en todo. Seréis más pro­
tegidos contra los espíritus malignos y la pestilencia. Vuestras áreas
no serán destruidas por incendios. Vuestro lugar será verde, y la
vegetación, los animales y casas serán preservados, a no ser que
haya gentes, lugares y eventos pecaminosos en aquellas áreas. Estas
gentes sentirán los efectos plenos de las devastaciones. Por eso,
también, en lugares o casas seguras, debéis tapar vuestras ventanas.
Los Angeles acudirán para ayudaros.
Os dais cuenta de que estas casas y áreas seguras entrarán en el Re­
ino de la Paz. Estos lugares recibirán ayuda especial y protección, y
rán mejores que. otras áreas.
Æ jos Míos, queréis saber también sobre cómo hay que actuar con
los miembros de la familia, quienes no quieren saber nada de la
Iglesia y/o no quieren confesarse antes del Aviso. Estas personas
recibirán Gracias especiales por vuestras oraciones, aunque cada
uno debe responder a esta Gracia después del Aviso, individual­
mente. No podréis salvar a personas que se queden obstinadas a la
llamada de Dios, pero perseverad en la oración, para que en algún
momento puedan responder hasta momentos antes de morir. Recor­
dad, la perseverancia en la oración por las almas estará recompensa­
da por el Cielo si vivo o muerto. Los del Infierno no pueden ser am­
parados, aunque las oraciones por ellos pueden ser ofrecidas para
otros, y la Gracia ganada por medio de la oración nos será ofrecida
para vuestro consuelo y entender la Justicia de Dios.
Hijos Míos, deseo hablaros ahora del principio del Gran Aviso. Du­
rante varios dias os daréis cuenta de que los acontecimientos natura-

20
les han cambiado. En estos días reconoceréis que un evento espiri­
tual acontecerá, ya que os daréis cuenta de vuestros pecados. La
tremenda explosión, de la que se habla en las profecías, seguida por
la nube blanca que descenderá sobre todos, se producirá cuando el
Sol tenga varias explosiones. Estas explosiones serán la señal de
que la Bendita Madre se acerca como la “Estrella de la Mañana’.',
cubriendo la Tierra con Su manto, una densa nube blanca, una capa
espesa. La Santísima virgen empezará desde la zona internacional
’,Date-Time-Zone"(fecha, hora, zona) y procederá hacia el Este cu­
briendo la Tierra entera. Aquella mañana podréis ver la salida del
Sol en el mismo momento, debido a estas explosiones. Cenad vues­
tras puertas, cubrid vuestras ventanas, empezad a rezar. No os aso-
} méis fuera. Seguidamente el Cometa golpeará contra la Tierra, que
vjia parado su rotación y la nube blanca mantendrá todo en su sitio.
La Tierra continuará girando cuando todos hayan sentido los efectos
de los pecados de los hombres y procedan los eventos naturales. La
nube blanca se disipará cuando todos hayan sentido los efectos del
pecado. La sacudida de la Tiena será causada, primeramente, por
una parada total de todo, y luego por el enorme impacto del Come­
ta, después por explosiones, seguidas por terremotos. La Luna y el
Sol estarán ocultos por el polvo causado por el Cometa. Esto durará
durante todo el Gran Aviso, y estaréis en obscuridad por algún
tiempo. Necesitáis velas benditas para que den luz durante estos
dias y también para algo de calor. Casas y ciudades desaparecerán
con los terremotos e inundaciones. Varias estrellas caerán de sus
posiciones.
El gran suceso, sin dañar, será el gran trueno que se podrá oir las 24
horas del día durante la semana del Aviso. Cuando ya no haya true­
no., sabed que todo ha terminado.
Inicialmente habrá un silencio mortal, pero hiego se producirá un
trueno que golpeará casas y ventanas, puertas y todas vuestras co­
sas. Fuego, calor y relámpagos habrá en la atmósfera, causados por
el polvo cósmico, por la cola del Cometa y .el polvo de su impacto.
Estos serán los efectos del impacto del Corneta golpeando la Tierra.
Fuego y relámpagos dañarán hasta las casas cenadas donde viven
pecadores. Son casas en pecado. ¡Oh, hijos Míos! ¿No os parece
mejor esto que un diluvió?. ¿No es mejor que una destrucción total
con un solo rayo? Por lo menos tenéis la oportunidad de seguir vi­

21
viendo, de enmendar vuestras vidas, de confesar vuestros pecados.
Si, aunque severo, esto es mejor.
Ahora, como resultado de estas Crisis por el mundo entero, el Anti-
Papa y el Anti-Cristo aparecerán y hablarán de muchas maneras de
cómo hay que reconstruir la Iglesia y el mundo. ¡Ay, de aquellos
que sigan sus herejías, y mentiras!. Para este tiempo existirá la Igle­
sia Remanente. Este tiempo será cuando los Apóstoles y Discípulos
de la Santísima Virgen Marta os proveerán con una santa Esperanza
y Fe.
JESUS

VOLUMEN 4. - 5 de Enero de 1.997

^ “Dulces hijos Míos, seguiré avisándoos sobre el Gran Aviso. Recor­


dad, hijos Míos, que el tiempo y circunstancias del Gran Aviso sig­
nifican un don de Amor del Padre Eterno, hecho posible por medio
de las oraciones y Gracia a para vosotros por la Santísima Virgen
María. Tenéis que darle las gracias, ya que Ella ha alcanzado para
I vosotros este Don de Amor.
j Ahora, no debéis criticar un tal Don de Amor, o no reconoceréis el
I posible efecto real. Este Don ayudará a toda la humanidad a enten-
i der que Dios perdona a las personas y las quiere con El en el Cielo
para toda la eternidad; Es una oportunidad para que hasta los peores
pecadores reciban el don de la salvación, si confiesan sus pecados y
enmiendan su vida en la Tierra, es todo: confesar sus pecados y ale­
jarse de sus pecados y de todo mal.
Mis dulces hijos, no queremos que os perdáis para Nosotros y en el
Infierno para siempre. Nosotros queremos a Nuestros hijos en el
Cielo con Nosotros. Hemos hecho Hogares para vosotros, para que
viváis con Nosotros. Hemos preparado un lugar para todos vosotros.
iTodo lo que debéis hacer es, regresar hasta Nosotros; creer en Dios,
confesar vuestros pecados y hacer un esfuerzo para vivir vidas san-

Es el tiempo, para que muchos que son los últimos sean los prime­
ros, porque confesaron sus pecados y devolvieron sus almas a Dios
para la vida eterna en el Cielo. Os deseo a todos Conmigo. Mi Ma-

22
dre y Yo meditamos sobre cuántas almas responderán a Nuestra
llamada a la santidad. Por favor, hijos Míos ñeles, responded ahora
también a Nuestra llamada. No presumáis de vuestros méritos. De
aquellos que recibieron mucho, mucho es esperado. Ahora, amados
/h ijo s, deseo compartir más hechos en cuanto a la situación; el clima
mundial y preocupación social, ya que parte del Gran Aviso será un
cataclismo mundial como consecuencia de ¿1.
he dicho que habrá una falta de alimentos mundial, debida a la
destrucción de la vegetación, y os he pedido que tengáis provisiones
de comida en casa ... aparte de agua y uvas Benditas.
Os he dicho que habrá un colapso económico, y esto ocurrirá por
que la Banca Mundial tendrá que ayudar a muchos países.
Os he dicho que Maitreya con el Anti-Papa mandarán y os engaña­
rán durante este tiempo ya que se aprovecharán de las tragedias en
el mundo entero para realizar su plan de dirigir el mundo.
Os be dicho que la guerra entre todas las naciones empezarla por la
instigación del liderazgo Maligno en algunos países que querrán
tomar ventaja del momento cuando naciones más extensas estén
muy vulneradas y débiles debido a esta crisis.
Os he dicho que, para ganar autoridad y poder, el Anti-Cristo causa­
rá la muerte de muchos Lideres del mundo para luego apoderarse de
la dirección de los países. Os aseguro que la gente le va a querer
como su Líder.
Os he dicho que los alimentos serán racionados, y por medio de la
marca de la Bestia todas las gentes recibirán una porción.
Os he dicho que nunca aceptéis la marca de la Bestia, ya que es la
C señal 666 y con esta señal estáis destinados al Infierno.
Os he dicho que San José con los Apóstoles y Discípulos de Mi
Santa Madre comenzarán y mantendrán la verdadera Fe Católica
dentro de la Iglesia Restante por motivo del Cisma que el Anti-Papa
fomentará, debido a sus herejías. San José ha reunido a gente para
orar. El seguirá asistiendo a todos los que deseen quedarse fieles al
Dogma y Tradiciones de la Santa Iglesia Romana Católica y su Fe,
y os reunirán para recibir los Sacramentos, y consejos Sacerdotales
de Santos Sacerdotes Marianos. Por eso os he dicho muchas veces
que elijáis Sacerdotes Santos quienes servirán a la verdadera Iglesia
en los días de antes y después del Aviso ... y luego hasta los Tres
Días de Tinieblas:

23
V Os he dicho que santifiquéis vuestras casas, rezando juntos todos
/ los días en vuestras casas. Os he dicho que consigáis Imágenes del
Inmaculado Corazón de María y el Sagrado Corazón de Jesús para
cada habitación. Os he avisado de que coloquéis Crucifijos y Meda­
llas de San Benito en todas las ventanas y puertas. Os he dicho que
consigáis y guardéis velas Benditas para luz y calor. Os he dicho
que consigáis imágenes de Santos y Angeles y que mantengáis
vuestras casas libres del Maligno por el uso frecuente de Agua Ben­
dita. asperjándola a través de vuestras casas. Os he dicho que ten­
gáis Rosarios extras y libros de oración preparados. Os he dicho que
consigáis ropa caliente y mantas para el fría Os be dicho que prepa­
réis, limpiéis, lavéis y almacenéis vuestros bienes contra la infesta­
ción de insectos. Os he dicho que hagáis vuestras provisiones para
los días cuando no se puedan conseguir saliendo a comprarlas, o
para obtener dinero para su compra.
Todas estas cosas y más os hemos dicho, os hemos alertado de lo
que vais a necesitar, y ahora veis por qué Yo y Mi Madre, con todos
los Ejércitos Celestiales Hemos estado tan preocupados.
^ V u e s tra preparación física, mental y espiritual es vital para vuestra
seguridad y vuestra paz de ánimo. Pero hijos Míos, vuestra prepara­
ción espiritual os sacarádc los dias más dificiles. Por este motivo,
os debéis preparar hoy espirítualmente. Por favor, no tardéis más.
Os he dicho que habtá persecución de católicos. Habrá encarcela­
mientos de Sacerdotes y cristianos, como en los días en los que por
el pueblo judio fue encarcelado. Destruirán vuestras Iglesias, profa­
narán vuestras Santas Imágenes y la Santa Eucaristía.
Ahora, algunos preguntarán quiénes son “ellos". Os lo diré: “ellos”
son aquellos que se han “decidido” favor del Anti-Cristo, el-Maiíre- -
. ya El obligará, a estas gentes a que le ayuden a realizar sus metas
destruyendo la Cristiandad y el Catolicismo, en especial.
Pesco declarar claramente aquí, que es imposible aliarse con el
Maitrcya y seguir siendo católico practícame. Hijos Míos, él es la
personificación de Satanás. El está contra Dios y la Iglesia Católica.
No podéis servir a Dios y a Satanás, hijos Míos.
Algunos hijos Míos creen que esto no es un problema. Despertad,
hijos Míos. El es el Anti-Cristo. Sed conscientes de que una decla­
ración a favor del Maitrcya es un voto para Satán. Alqaos lo más
posible de él.

24
Y ¡Oh, hijos Míos! veréis qué fácilmente os dejáis influir por él: sus
palabras convencen, pero sus intenciones son mortales.
Atención, hijos Míos, atención. Os Amo a todos
- JESUS -

VOT.IJMEN 5.- 6 de Enero de 1.997

dulces hijos Mios, debo hablaros acerca de cómo tenéis que


turante el Gran Aviso. Ya que tendréis noticias anticipadas y
conocimiento de que algo ocurrirá, seréis capaces de pensar en
vuestras provisiones de alimentos disponibles y agua y lo que os
hace falta que entréis desde el granero o la nave. Pero aquel tiempo
será corto, asi que haced vuestras provisiones tan pronto como po­
dáis, si hay sitio.
Ya que también llegarán las explosiones del Sol al amanecer, duran­
te un mes, cuando el Sol no sale temprano sino más tarde, vais a oír
y ver el comienzo dramático de aquel día y saber lo que pasará des­
pués. Cubrid enseguida vuestras ventanas y preparad las velas y ce­
rillas para encenderlas. Aspetjad vuestras casas con Agua Bendita y
recogeos deprisa en la casa para que todos se puedan reunir p a n la
oración. Los niños deben estar vestidos, como igualmente los adul­
tos. Coged vuestros Rosarios, y si vuestras imágenes y tallas no es­
tán en el lugar de la oración, llevadlas a aquella habitación.
Ahora esperad la nube blanca que cubrirá todo. Rezad hasta que
llegue e intentad rezar durante estos días. Recuérdate a ti mismo y a
todos que Dios los Ama y los perdona sus pecados y ayudareis a
todos cuando empiecen a experimentar algún mal o sufrimiento.
(Os he pedido, previamente, que asistáis a aquellos ancianos y ancia­
nas que viven solos, que se queden con vosotros hasta que haya pa­
sado todo. Algunos no querrán, diciendo que quieren quedarse en
sus casas; preguntadlo, es todo lo que pido. Si ellos lo desean, haced
espacio para ellos, para que oren, duerman, coman, como quieran.
Todos experimentarán la llamada de Dios, confesando sus pecados
y sentirán el calor interior de sufrimiento por loa pecados y en repa­
ración por ellos. Os he prometido, a aquellos que están preparados y
han hecho una buena confesión genera] y mucha oración, que ten-

25
drán un entendimiento intenso de sus pecados, pero más cono, para
que puedan ayudar a otras personas. Os lo prometo.
V Por eso, vuestro papel será el de ayudar a todos en vuestra familia
/ para vencer sus sentimientos, sus tristezas, y orar. Seguidamente,
debéis avisar lo que está pasando fuera, acerca de los elementos, el
Cometa y las distintas Plagas. Ahora ellos os escucharán porque
estaréis tranquilos y claros de voz y tono de voz, y todos entenderán
que lo que vosotros sabéis, es la verdad.
Nadie debe asomarse hacia fuera o salir fuera, como ya he explica­
do. Esto será muy difícil, pero cuéntales exactamente por qué, y
pide ayuda a Jesús y a María para que os ayuden en vuestras pala­
bras acerca de estos acontecimientos, con cierta autoridad.
Sería oportuno el que entraseis los animales en casa, pero si no fue­
ra posible, colocadlos una medalla de San Benito alrededor del cue­
llo. Algunos animales serán protegidos en áreas Seguras. En otros
lugares los animales pueden ser lesionados o caer enfermos, como
ya he explicado.
Es bueno que planeéis ahora sobre cuáles alimentos, podríais dar
enseguida a aquellos que están hambrientos y como vais a cocinar­
los, o si servirán fríos. Tened preparados vasos y agua.
Considerar que quizás no haya agua en las tuberías, asi que pensar
en alternar entre bolsas de plástico y grandes cubos de basura con
tapa para cubrir las aguas residuales.
X Si tuvisteis una casa de bastante oración, una casa santa, recibiréis
un grado extra de protección. Orad para que los Angeles os protejan
contra incendios o tormentas.
Seguidamente, comenzad con la oración. Leed cuentos a los niños y
ayudad a los que están más atareados. Procurad con antelación tener
preparados más juegos y libros.
Recordad que los bebés y los niños pequeños serán puestos en un
sueño suspendido, asi que no os preocupéis. Dejadlos dormir todo
el rato hasta varios días. Son los otros niños y adultos los que nece­
sitan ocuparse y estar despiertos para la oración.
Vuestros pensamientos deben dirigirse hacia la oración. Orad para
que el Aviso acabe pronto. Orad por las almas que se desesperan
para que entiendan la Misericordia de Dios y se arrepientan. Orad
igual mente por vosotros mismos y en reparación de vuestros peca­
dos. Orad porque la Iglesia Restante esté disponible para vosotros.

26
Pedid ayuda a San José.
Orad poique los pueblos de) mundo digan Si a Oíos y no a Satán.
Orad, orad, orad muchos Rosarios.
Hay que mantener una vigilancia a través de este tiempo. Alguien
debe estar vigilando y alerta contra los intrusos o vándalos, espe­
cialmente donde las inundaciones y terremotos hayan causado mu­
cho desorden y destrucción. ‘
Orad igualmente para que vosotros como familia sobreviváis. Orad
por otras familias, por vuestro parientes y otros. Abandonaos al Sa­
grado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, y rogad
por su intercesión en vuestro propio caso y por toda la humanidad
Orad igualmente, por aquellos que se declaran en favor de Satán
para que se den cuenta de sus errores.
Orad para que el mundo confiese que Dios existe y que deseen el
perdón de sus pecados.
Por favor, orad por todos estas cosas, si, pero orad especialmente
porque vuestra Fe se mantenga, y que tengáis el valor y la Gracia,
para perseverar.
¡Oh hijos Míos!. Os he ofrecido una forma de seguir durante el
tiempo del Gran Aviso. Podéis incluir otras cosas, pero no quitéis
nada de lo que os he sugerido Yo, ya que todas estas cosas signifi­
can la verdadera base de vuestra supervivencia.
Durante aquellos dias luchareis para sobrevivir, ya que la economía
y la alimentación serán más volátiles y habrá escasez. Orad para y
que tengáis bastantes alimentos y pedidme a Mi que «aprovisionaré
vuestras provisiones. Lo haré con vuestra Confianza y vuestra Fe.
Después de haber leído estos Mensajes, intentad rezar un Rosario
para vuestro sostenimiento, para que podáis con todo. La vida como
la conocéis ahora nunca de nuevo será la misma. Intentad explicar
aquello a vuestra familia.
Mis dulces hijos. Nosotros del Cielo os ayudaremos, si nos llamáis.
Vendremos en vuestra ayuda. Dadme vuestros labios para que
habléis bien y eficazmente. Pedid Gracias 8 Mi Madre para vuestra
familia, ya que este es el tiempo para ellos de creer y prepararse.
Recordad hijos Mios, nunca os abandonaremos, aunque debéis pa­
sar por el Aviso ya que el Padre Eterno lo ha decretado así. Os amo,
JESUS

27
VOLUMEN 6.- 7 de Enero 1.997

KDulces hijos, los únicos lemas que deseo tratar en esta lección des-
riptiva sobre el Gran Aviso, son los signos anticipados de que se
aproxima, y lo que hay que hacer después.
Mi Madre os dijo que muchas señales aparecerían en los cielos y en
la Tierra para avisaros de que el Gran Aviso es inminente. Dijo Ella
que una Gran Cruz Blanca aparecería en el cielo y que todo el mun­
do se maravillaría de su tamaño y la duración de su visibilidad La
Cruz será visibles las 24 horas durante la semana anterior al Aviso.
Otro signo anticipado será la partida de todos los pájaros, ardillas,
conejos y otros pequeños animales de la naturaleza. Ellos se mar­
charán y no serán vistos de nuevo durante muchos meses. Muchos
morirán.
La marcha más crítica de todos los signos, será la noticia de que el
Santo Padre ha salido del Vaticano y no se le encuentra en ninguna
parte. Esta noticia será seguida por la de que los Obispos y Carde­
nales que todavía vivan y sean capaces de votar, elegirán un nuevo
Pontífice. Organizarán un entierro “falso” para el Papa Juan Pablo
II quien vive en seguridad, pero ocultamente. Debido a las condi­
ciones de estado de guerra en Italia y Roma, los Oficiales del Vati­
cano declararán que el Vaticano se traslada a Jerusalén, donde se
firmará una alianza Judeo-Cristíana, apoyando al nuevo Pontífice.
El nuevo Pontífice declarará su apoyo al Maitreya como Gobernan­
te, Maestro y Profeta del próximo milenio. Actuando asi, se estable­
ce la Bestia de las dos Cabezas, descrita en el Libro del Apocalipsis,
el Libro del Apocalipsis de San Juan.
Dulces hijos Mios, algunas de estas cosas acontecerán detrás del
escenario, pero atraerá mucho la atención de los medios de comuni­
cación. Si todos estos signos no fuesen suficientes, habrá aun más.
Durante la semana antes del Aviso, Mi hija-Sccretaria, con muchos
amigos, hará llamadas por teléfono a todas paites del Globo para
hablaros de ellos. Creedme, no vais a necesitar una tal llamada, ya
aue todo será obvio para vosotros, pero lo haremos.
vuestro interior empezareis a sentir la influencia de vuestros pe­
cados. si, asi será, hasta antes del Aviso, y también habrá muchos
que verán imágenes de espíritus malignos, como a la vez tendrán

28
visiones espontáneas de Ángeles y Santos, porque, donde hay espí­
ritus malignos, Nosotros enviamos Angeles buenos.
Vosotros observareis también, un gran colapso en el mercado de
valores, y un real pánico financiero. Las altas y bajas de los centros
financieros serán evidentes. Al mismo tiempo habrá noticias de
guerra y represalias en los medios.
y' Sin embargo, muchas más noticias ocurrirán en los medios cuando
se aproxime el Cometa, asi como especulaciones de cómo será su
tamaño, dónde tocará Tierra y que problemas causará su colisión
con la Tierra.
y Aquí están descritas toda una serie de signos que el Cielo desea que
tengáis. Son múltiples. Si falláis un signo hay otro como apoyo. De­
seamos que seáis conscientes de que este Gran Evento tendrá lugar
y de que os deis cuenta de su propósito. El conocimiento de este
evento ayudará a salvar almas y hará más alcanzable el resultado
deseado.
Ahora hablaremos de cómo vais a actuar después del Gran Aviso.
AVeo que habrá una perdida masiva de casas, propiedades y vidas.
Las personas clamarán para encontrar una Iglesia, un Sacerdote y
católicos para enseñarles acerca de la Fe.
Habrá muchos sin casa o posesiones. Muchos padecerán de enfer­
medades, algunas de ellas nuevas e inexplicables, y algunas causa­
das por fallo nuclear.
Habrá áreas extensas caldas en las grietas o fisuras causadas por los
terremotos, y mientras las noticias están ahora en el aire, todas acer­
ca de los hospitales, Cruz Roja y ayudas estatales para la recons­
trucción. Esto es típico en los desastres, aunque ahora habrá una
excepción en lo que se refiere a los proyectos usuales. Esa excep­
ción será que habrá pocas personas que puedan ayudar y que las
compañías de seguros no tendrán fondos para ayudar a reconstruir
las casas.
Habrá discusiones de infestaciones de insectos y pérdidas de cose­
chas, altos precios alimenticios y escased de agua buena, pero por
todos lados unos ayudarán a otros en caridad, ya qué los medios de
comunicación pronosticarán un gran frió, como repercusión del Co­
meta.
Vosotros y vuestra familia vais a tener que recuperar, valorar los
daños y determinar vuestra posición. ¿Habrá trabajo de nuevo?.

29
¿Habrá colegios? ¿Habrá enfermos? ¿Estará la casa dañada?
¿Tendréis coche y gasolina? ¿Tendréis comida suficiente? y
¿Dónde habrá? Estas y otras preguntas ocuparán vuestro tiempo.
Desde todas las cuestiones y problemas, también querréis visitar
una Iglesia, deseareis la Confesión y querréis ayudar a los nuevos
convertidos. ¿Podréis llegar ahi? ¿Tenéis una bicicleta o un caballo?
¿Podréis hacer auto-stop desde donde estáis? ¿Estáis entonces pre­
parados para el próximo acontecimiento?.
Ahora es el tiempo de rezar para que permanezcáis en la Fe y no
seáis conducidos a caminos erróneos debido a las dificultades de los
tiempos. Estaréis bajo extremas presiones y pequeñas cosas como
robar comida o acumular alimentos, mentir o engañar. Esto podría
introducir se poco a poco en vuestras vidas. Estos son pecados re­
cordados. Debéis intentar evitar el pecado, como habréis sentido la
X severidad del castigo debido al pecado durante el Aviso.
Hijos Míos, mantendré vuestras provisiones de comida si compartís
en caridad con vuestros vecinos. No tenéis que dar mucho... no es
necesario ... pero compartirlo en caridad y Yo os ayudaré en Cari­
dad
Ahora ha llegado el momento para vosotros de compartir prendas
de vestir disponibles y mantas, como os había pedido.
En caridad debéis ayudar a otros y no os abandonaré nunca.
¡Oh, dulces hijos Míos!, estos tiempos serán diferentes y difíciles, y
la mayoría de vosotros nunca habréis experimentado tiempos Pare­
cidos. ¿Nunca pasasteis condiciones de guerra? Pues esto será como
los tiempos de una guerra; de desastres, de tragedias,
y Como ya sabéis, este evento es solamente el primero de los grandes
acontecimientos. Seguidamente llegará la Plaga de Insectos y el pe­
riodo del gran frío. Luego estallará la guerra, una guerra nuclear,
una guara de represalias, una guerra amarga y, simultáneamente, se
instalará el Líder Mundial, el Mahreya seguido de la persecución de
los católicos y después, el GRAN MILAGRO.

Os haré una descripción del Gran Milagro, aunque otro Vidente


hablará de la fecha de aquel evento. La Vidente de Garabandal
anunciará la fecha del Gran Milagro, que ocurrirá dentro del año,
siguiendo al Aviso.
Nosotros, del Cielo, estamos esperando estos acontecimientos y es­
tamos orando por todos vosotros para que tengáis valor y perseve-

30
rancia en la Fe. Os Amamos a todos. Espero que estas lecciones os
hayan sido de ayuda.
JESUCRISTO, LA SEGUNDA PERSONA DE LA MUY BENDI­
TA TRINIDAD-DIOS".

“ORACION PARA DECIR CUANDO ESTEIS AFLIGIDOS Y


NECESITEIS LA SANTA ESPERANZA”

“AMADO PADRE, mi Padre, AMADO JESUS, mi Adorado Señor,


AMADO ESPIRITU SANTO, mi Inspiración y mi Guia
AMADA MARIA, mi Madre. AMADO SAN JOSE, mi Protector,
AMADOS SANTOS ANGELES Y SANTOS, mi Fuerza,
AMADOS ANGELES DE LA GUARDA mi Ayuda Segura.
Venid a ayudarme ahora. Os necesito.
Nadie me puede ayudar en este momento. Os necesito.
Por favor, ayudadme, confortadme y resolver
los problemas que tengo.
Cuento con vosotros, confio en vosotros,
tengo esperanza en vosotros, no me olvidéis,
puesto que yo confio en vuestra Misericordia. Gracias.
QUE PUEDA VIVIR SIEMPRE RODEADO DEL CUIDADO,
LA PROTECCION Y AMOR DE DIOS NUESTRO PADRE,
Y MARIA, LA MADRE DE TODOS NOSOTROS. Amén."

31
- f

EL GRAN MILAGRO

PREAMBULO

JESUCRISTO: “Estos grandes acontecimientos del AVISO, MILA­


GRO y CASTIGO, son vuestros instrumentos, buscando la Gracia
para entrar en el Ciclo. Recibiréis la Gracia de sufrir vuestro Purga­
torio”

He aquí un mensaje que viene a completar lo que no se habla dicho


sobre el Gran Milagro en Garabandal.
Conchita González, vidente de Garabandal sabe la fecha del Gran
Milagro y fue elegida por el Cielo para decirla ocho (8) dias antes
del Milagro; pero nada más, a ella no se le encargó la explicación
de este evento.
La explicación de este evento se la ha encargado JESUCRISTO a su
Secretaria la Dr. Mary Jane Even, en este Mensaje.
Conchita, el 1-1-1.965 en una de sus notas sobre el Gran AVISO
termina diciendo: “No sé si morirán personas, únicamente pueden
morir al verlo, de la impresión” . Esto lo dijo porque ella misma dijo
en unas declaraciones tratando de explicar el evento del Gran AVI­
SO: “como dos estrellas que chocan entre si y hacen un ruido enor­
me y despiden gran luz, pero no caen”. Pero esto queda aclarado en
el mensaje del Gran AVISO, donde dice JESUCRISTO : “Lo que
vieron las niñas de Garabandal era de corta duración para luego
contárselo a otros. La realidad de la duración del tiempo del Gran
y'A V ISO ha sido dicho por Mi Padre Eterno, cuando dijo: “Durará
tanto tiempo como se necesite para que todos reconozcan la existen­
cia de Dios y pidan perdón”. Esto puede durar poco tiempo para
unos, pero mucho más tiempo para otros. La experiencia podría tar­
dar hasta una semana para algunas personas”. En el mismo mensaje
dice: “Algunos morirán de los elementos naturales, causados por
fuegos, temblores de tierra, inundaciones y otros desastres que ven­
drán sobre la tierra”. Posteriormente, dice: “Naturalmente los efec­
tos posteriores de estos acontecimientos serán terribles. Algunos
nunca vivirán como viven ahora, muchos perderán sus casas. La
peTdida de vidas será pasmosa, ya que una cuarta parte de la pobla­
ción mundial morirá durante los acontecimientos” .

32
De lo expuesto se deduce que en el Gran AVISO, sí morirán perso­
nas...
El Gran MILAGRO, sucederá después del Gran AVISO y dentro
del mismo año.
LA VIRGEN MARIA: “Dulces hijos míos...el Gran AVISO tiene el
X propósito de despertar a las almas de sus pecados por medio de una
luz interior, y por medio de desastres al exterior.
Y el Gran MILAGRO, tiene como propósito, pedir a toda la huma­
nidad, que se decida ¿si para Dios? o ¿para el enemigo de Dios, Sa­
tanás...?”
Estos mensajes dados a la Dra. M. J. Evcn, dan toda clase de deta­
lles y completan muchos puntos sin decir, en otros del Cielo, tanto
que puede poner en duda su autenticidad Por tal motivo, cuando los
recibí y antes de divulgarlos, se los presenté en dos ocasiones, una a
La Santísima Virgen y otra a Nuestro Señor, en un sobre cerrado, a
través de la vidente Rosario Arenillas en éxtasis, a través de la cual
me confirmaron, que SI eran del Cielo. Un año más tarde, otro her­
mano a quien se lo di, hizo lo mismo y también se le confirmó que
el mensaje era de Dios. Valga esto como información personal.
A. López Ordóñez

MENSAJES PUBLICOS DICTADOS PO R JESUS, MARIA Y


JOSE, AL DR. M J . EVEN PARA ABRIL DE 1.997

1 DE MARZO, 1.997

“Dulces hijos míos, os Amo a todos con mucho cariño y Me com­


place mucho vuestra perseverancia y fortaleza, preparándoos para
todos los eventos antes, durante y después del Gran Aviso. Muchos
mensajes os han recordado los eventos y la preparación requerida
para poder vivir a través de una relativa paz de corazón y mente,
aunque como be dicho muchas veces, la verdadera paz sólo se pue­
de alcanzar si estáis preparados espiritualmente. Por este motivo,
sigo pidiéndoos que os reconcilies con Dios por una Confesión
completa y general.
Cada día que pasa os vais acercando al tiempo de los eventos, y los
acontecimientos de estos dias van a ser difíciles e inquietantes, sin

33
embargo, no debéis temer ni abrumaros. ¡Oh no, hijos Mios!, no
debéis tener miedo, ya que por eso os be preparado física, menta) y
espiritualmente.
"y Si estáis preparados como os he dicho, estaréis aliviados, tendréis
paz y no padeceréis muchas de las consecuencias. El miedo es in­
útil, la acción es lo más importante. Tened total confianza en Mi,,
en Mi Madre, en los Santos y en todos vuestros Angeles, y no deja­
remos de ayudaros”.
JESUS

ID E MARZO. 1.997

^ "Dulces hijo» Míos, por medio de muchos de Mis Videntes os he


pedido que os preparéis. Una vez preparados, debéis quedaros en
paz, ya que los malignos utilizarán la posibilidad de vuestro miedo,
contra vosotros. Si, os querrán recordar continuamente el potencial
de peligros y estorbar vuestras oraciones, vuestra calma y vuestra
tranquilidad Hay que sobreponerse y prepararse, y una vez prepara­
dos, hijos Míos, estad en paz.
Demasiadas personas, ahora, están distraídas por los malignos y asi
no tenéis la paz que deseamos que tengáis. Os hemos dado un aviso
justo y claro y un conocimiento de los eventos venideros para que
estéis preparados. Estéis preparando o ya lo hayáis preparado. Aho­
ra debéis rezar por vosotros mismos, por vuestra familia y por otros,
especialmente por aquellos que no están al corriente de estos even-
Y tos. No es necesario que vayáis por todos los lados contando estas
cosas, o empujando a la gente para que crea en estos eventos que
están pasando. No, hijos Mios, vuestra tarea ahora es que recéis por
todos.
Aunque millones de personas están al corriente de que estos aconte­
cimientos ocurrirán, billones de personas no saben nada y verán
acontecer todo, paso por paso. Así lo desea el Cielo. Así que estad
en paz y rezad por todos.
Durante estos dias recibiréis Gracias especiales del Cielo y deseo
( daros un Don especial. El Don especial es un Angel del Coro de
ANGELES GUERREROS para apoyaros y protegeros, y ayudaros
durante estos dias. El Don es, que cada uno de vosotros que lea es­

34
tos Mensajes y crea en Nuestras Santas Palabras para estos Dias
Finales, cuando lea estas Santas Palabras, le será dado un nuevo
ANGEL GUERRERO INDIVIDUAL de Mi Guardia para vuestra
asistencia, ya que tengo millones y millones de Angeles que puedo
Llamar. Os digo que be redoblado Mis esfuerzos para protegeros a
todos de es te modo.
Por eso, mantened la paz y perseverad en la oración”
MARIA

I DE MARZO. 1997

“Hijos Míos, no os pongáis nerviosos con la información que está


en vuestro poder. Habéis recibido una gran Gracia, una Bendición
por saber tanto. Muchos lo van a saber aun y el Cielo lo contara a su
manera. Nosotros sabemos como contarlo a otros y lo contaremos,
pero ayudaremos a otros. Vosotros en paz. Mi Casta Esposa María,
siempre Virgen, ha revelado Su Gran Don a todos, y aunque lo ha
revelado a vosotros, todavía estáis cayendo en la trampa de Satanás,
ya que estáis abrumados por la preocupación. Debéis reconoce que
el Cíelo está con cada uno de vosotros y con vuestras familias.
Ahora hijos, repito lo que dije el mes pasado. Debéis hacer mas por
vosotros mismos. Debéis cambiar vuestras vidas, volver a fijar
vuestras prioridades de la vida, y pasar más tiempo en oración.
Esta Cuaresma es una real oportunidad tara vosotros, para conseguir
para vuestras almas las Gracias tan necesarias. Yo os pido que con­
tinuéis aun después de la Cuaresma, ofreciendo sacrificios y perse­
verando en oración. Justamente porque la Cuaresma se está acaban*
do, debéis seguir en vuestra resolución de orar, para ganar mayores
Gracias y para estar siempre unidos a vuestro Dios en Gracia Santi­
ficante.
Espero que reconozcáis que hay mucho mal alrededor, y abandonar
vuestra oración os pondrá en un gran riesgo. Continuad hijos Míos,
ofreciendo vuestro ayuno, oraciones y sacrificios. Pensad en vuestro
tiempo como una continua Cuaresma hasta el día que entréis en el
Reino de la Paz”.
JOSE

35
I* MARZO, 1.997

"Mis dulces hijos, habéis recibido un gran Don por la Reina del
Cielo. Ahora hijos Mfos, orad a vuestro Angel Guerrero que os sos­
tenga y ayude contra el maligno enemigo de Dios y a que esté con
vosotros para que quedéis en paz.
Mi meta para el Mensaje de este mes es daros una paz especial para
ayudaros a entender más plenamente otro Don grande de Dios du­
rante estos dias finales, y este Don es la Señal Milagrosa que apare­
cerá en el momento que tenga lugar el Milagro. La historia entera
del Milagro no ha sido contada, aunque otro Vidente conoce la fe­
ú c h a y la anunciará. Ahora, a ella no ha sido dada la tarea de descri­
bir lo que significa. La tarea de describirlo ha sido en cargada a Mi
hija (Dr. Even) la Secretaría, en estos Mensajes. Repito lo que he
dicho. Otro Vidente anunciará el Milagro futuro, pero estos Mensa­
jes lo describirán. Estáis reconociendo, hijos Míos, que habrá dos
grandes acontecimientos. El primero es el GRAN AVISO y el se­
gundo es el MILAGRO. Más adelante hablaremos del tercer Acon­
tecimiento: LOS TRES DIAS DE TINIEBLAS O EL CASTIGO
Todos los acontecimientos, no obstante, están entremezclados con
pequeños avisos, pequeñas tribulaciones y pequeños castigos.
Los Mensajes de Mi hija describirán estos eventos, pero ella es la
responsable de contaros cuando sólo el primer acontecimiento el
GRAN AVISO OCURRA. Otro Vidente os contará cuándo tendrá
lugar el Gran Milagro. Más adelante explicaré acerca de los Tres
Dias de Tinieblas.
Debéis entender estas diferencias para que no los veáis como un
acontecimiento, y tampoco penséis que Mi hija es la responsable de
contaros cuando acontecerá todo. No, sólo es la responsable de con­
taros cuándo ocurrirá el Gran Aviso, y en este momento NO, ella no
sabe todavía cuándo pasará esto, cuando esté enterada ella os lo
contará.
JESUS

1 DE MARZO, 1.997

/ “Hijos Míos, durante el GRAN MILAGRO todas las señales pro­


metidas aparecerán en todos los lugares de Aparición donde Yo, la

36
Madre de Dios y Reina del Cielo he aparecido a través de los siglos.
Por ejemplo, he prometido una señal permanente en Medjugotje y
en Banneaux, en La Salette y en los Pirineos de Suiza, en el lugar
de la Cruz Blanca. He revelado que el Milagro aparecerá primero
donde los pinos de Garabandal en España, y desde ahi el Milagro
aparecerá en todos los lugares donde fue prometido, Y seguidamen­
te en todos los lugares de Aparición.Y después en todos los Santua­
rios dedicados a la Madre de Dios bajo todos Mis Títulos. Se exten­
derá por el mundo entero y será visto por todas las gentes. Será de
un tal tamaño y esplendor impresionante, que las gentes podrán gra­
barlo en sus videos. Podrán fotografiarlo y verlo para siempre, y
nunca será destruido o desplazado de los corazones del genero
humano en pleno. Se quedará para siempre. El Padre Eterno lo ha
prometido”.
MARIA

1 DE MARZO, 1.997

X Dulces hijos Mios, os hago conocer esta Gran Profecía.... Que to­
dos, quienes contemplen esta Gran Señal y tengan Fe, serán sanados
de todas las enfermedades, enfermedades físicas, y recibirán la Gra­
cia de la curación espiritual, si as! lo desean.
Esta gran señal de curación ocurrirá en todos los lugares donde apa­
recerá la Señal Milagrosa, así que no tenéis que viajar lejos para
recibir el Don de Sanación. Este Don os ha sido regalado ya que las
circunstancias pueden no dejaros viajar hasta los pinos de Garaban­
dal.
En el momento de este gran evento, muchos decidirán por el Señor
y otros por Satanás, y asi el Señor estará justificado dejando apare­
cer en las frentes de todas las gentes la marca de la Cruz de Dios o
la marca de la Bestia.
La grandeza de la Señal será en proporción al número de personas
que cambiaron sus vidas y decidieron por el Señor después del Avi­
so”.
JOSE

37
Debéis vigilar mucho lo que leéis en libros populares. Varios libros
hablan sobre Mi, hijos Mios. llamándome la “Reina Cósmica” la
“Madre del Zodiaco”, la “Sofía de la Nueva Era”. ¡Oh, hijos Mios,
no soy ninguna de éstas y no deseo ser asociada con ellas!. Son,
creo, un mal total y están contra Mi Pureza, Modestia y Humildad.
Las repudio. Son la creación de modernistas y miembros de la Nue­
va Edad, quienes entrelazan sus creencias Conmigo y Mis obras
para vender sus ideas. Nada más.
Asi que os advierto sobre este, tema ya que mucho más será publi­
cado. Mi vida está resumida en un libro titulado LA MISTICA
CIUDAD DE DIOS, por la Venerable María de Jesús de Agreda.
Esta es la obra mejor sobre Mi Vida y trabajo.
Otro campo de preocupación del Cielo es el gran impacto de las
mujeres en las varías Diócesis sobre sus Obispos, Sacerdotes y lai­
cos. Demasiadas feministas con sus ocultas agendas, o no tan ocul­
tas agendas, han introducido la herejía en Diócesis enteras con éxi­
to. Espiritismo, misticismo, ciencias ocultas y brujerías han sido
introducidas en seminarios Sacerdotales, conferencias de enseñanza
católica, programas cuaresmales para laicos y Seminarios Parro­
quiales. No hace falta buscar una parroquia donde no haya un cursi­
llo de yoga o unas clases de ejercicios en Tai-chi. Estas no pertene­
cen a la Fe, hijos Míos.
y ( ¿Por qué la meditación se une al mandra del budismo o &la medita­
ción trascendental o yoga?. Estas no son de la Fe, pero, si una mon­
ja o antigua monja o Sacerdote lo presentan la gente lo cree como
correcto y aprobado. Yo digo NO. El Señor Nuestro Dios considera
todo esto como una gran blasfemia y se disgusta, y con todo dere­
cho, ya que ellos sustituyen a Dios en la Santísima Trinidad con
otros dioses. Es un pecado contra el primer Mandamiento.
Son errores primarios que atribuyo a Mis hijas que decidieron por la
vida feminista y que quieren cambiar la Iglesia. Muchas de estas
son monjas antiguas o actuales. ¿Dónde está vuestra vocación hijas
Mías? ¿Dónde están vuestros hábitos?
Deseo terminar esta clase con otra observación. Algunas personas
no parece darse cuenta de que Nosotros en el Cielo estamos al tanto
de estas actividades o, si lo saben, no lo dan importancia. ¡Oh, hijos
Míos!, Nos preocupamos muchísimo por todo lo que pasa en la Tie­
rra. La mayoría de los del Cielo están en la Tierra tratando de hace­

38
ros entender, aprender y practicar las sendas del Cielo. Como Igle­
sia Triunfante tenemos una grave responsabilidad asistiéndoos para
la Gloria de Dios. Y amamos hijos, os asistimos diariamente para
que hagáis lo que es bueno ... con vuestra libre voluntad.
Hay que entender esto claramente, hijos Míos. Nosotros respalda­
mos los Mandamientos, el Dogma y las Leyes de la Iglesia. No de­
seamos, ni os apoyamos a cometer pecados, solamente los espíritus
malignos os animan a pecar. Por este motivo, lo hecho que no es
bueno y de Dios, solo puede ser la obra de Satanás y sus demonios.
Ellos vagan por la Tierra y nunca retienen a las almas que quieran
pecar. Repito, que el error que se está introduciendo en la liturgia, la
literatura, programas de enseñanza para la juventud y las ideas de
las feministas, sólo pueden provenir de una fuente, NO de Dios,
pero si de Satanás.
Os advierto, Hijos Mios, estos dias son volátiles por muchas razo­
nes, de muchas maneras, estad alerta, cuidado, decid si a Dios y se­
guid su estrecha senda hacia el Cielo.
Nosotros os amamos, hijos Mios, y os hablaremos mucho más du­
rante el mes próximo. Adiós por ahora, hija Mia. Has hecho bien y
el Cielo está muy contento contigo.
MARIA, LA MADRE DE DIOS

“Os digo ahora, hijos Mios, que el Gran milagro está intencionado
para servir de valor para cada persona. Cada persona encontrará en
la Señal un entendimiento importante de su vida y familia. Cada
persona verá personas, lugares y acontecimientos sobre ¿1 o ella y
los miembros de su familia. Este entendimiento se revelará en imá­
genes, en visiones a cada persona y todos recibirán una compren­
sión especial de su pasado, su presente y su futuro Después de haber
contemplado la Señal, cada persona decidirá si para Dios o para Sa­
tanás, y ahí mismo donde está recibirá la marca de Dios o la de Sa­
tanás.
Los dias restantes sobre la Tierra serán ocupados en desacuerdo ya
que la guerra masiva nuclear empezará. En los dias restantes ocurri­
rán los Tres Dias de Tinieblas. Durante los Tres Días de Tinieblas
todos los marcados con la Señal de Satanás serán quitados de la
Tierra, dejando a aquellos marcados con la Señal de Dios, la Cruz,
para que entren en el Reino de la Paz.

39
Os cuento estas cosas, hijos Míos, para aclarar y organizar vuestro
pensamiento y que no continúe la confusión. Deseareis releer estos
Mensajes para clarificar cualquier conocimiento preconcebido. Os
cuento aquf lo que ocurrirá de modo directo y con orden.
Ahora, este mes, os daremos dos libritos más en la serie, por Mi
Madre. El mes próximo recibiréis dos más en conjunto con los
Mensajes, y un librito sobre el Dogma y las Leyes Canónicas acerca
de la penitencia. Por favor, apoyad este apostolado durante estos
meses difíciles ya que los gastos son muchos de la imprenta y del
franqueo.
Os Amo a todos, hijos Mios, y me quedaré siempre con vosotros.
Visitadme muchas veces en el Santísimo Sacramento”.
JESUS

Umpakbras_d_e_Mary Jane.u
Los Mensajes de Febrero fueron muy explícitos sobre el Gran Avi­
so. Algunas personas interpretaron esto pensando que el Aviso ten­
dría lugar ahora. No, los Mensajes no han dicho esto. Todavía no
sabemos cuando ocurrirá el Gran Aviso. Cuando lo sepamos os lo
contaremos.

ABRIL. VOL I - 1 MARZO. 1.997

“Dulces hijos Mios, os he dicho que os hablaré del Gran Milagro,


aunque como ya he dicho, Mi hija no conoce su fecha y tampoco la
anunciará; sin embargo, la Vidente que anunciará el Milagro no tie­
ne medios para describir el evento en alguna profundidad, así que
utilizaré estos Mensajes para hacerlo.
El acontecimiento, conocido como el Gran Milagro aparecerá en
todos los Santuarios y lugares de Aparición de la Santísima Virgen
María, dentro del año desde el Gran Aviso. Dentro del año puede
ser dentro de dos semanas o dos meses, o cuatro meses, o seis o
nueve meses o dentro de dos días del final del año. Declaro esto de
este modo para que podáis reconocer que, aunque el Cielo cumplirá
con su Profecía a la letra. Nosotros del Cielo tendremos el tiempo
de un año para realizar la gran Profecía.

40
El Gran Milagro debe tener lugar después del Gran Aviso ya que su
propósito ha de responder a los efectos del Gran Aviso y sus even­
tos posteriores. Es el resultado del Gran Aviso lo que el Gran Mila­
gro debe juzgar. Es a decir, ciertos eventos seguirán al Gran Aviso
que deben ser justificados, corregidos o atendidos, porque el Gran
Aviso producirá muchísimos efectos.
Hablo con toda claridad acerca de este tema, como lo hice en el ca­
so de los otros acontecimientos,' ya que hay muchos relatos pero
pocos cuentan la historia entera del evento. Deseo que entendáis
muy claramente este acontecimiento para que podáis comprender
mejor por qué Dios ha designado este evento de tal modo y su signi­
ficado para el Cielo.
. Un GRAN MILAGRO ha sido proyectado por Dios, mostrando a
/ aquellos que se decidieron por Lucifer, el Maitreya, que escogieron
' una profunda equivocación. Está proyectado para ayudarlos a enten­
der que Dios en la Santísima Trinidad los estará ofreciendo una ulti­
ma oportunidad para cambiar sus vidas y volver al Señor, ya que el
Cielo estará esperando a estas almas. Está planeado para que las
gentes estén capacitadas para ser sanadas físicamente, y con una tal
sanación reconocerán el Poder de Dios sobre Satanás.
El Milagro será seguido rápidamente por los Tres Dias de Tinieblas.
Por este motivo, dije en Mensajes anteriores que, como hay poco
tiempo entre el Gran Milagro y los últimos Tres Dias de éste, el Mi­
lagro será un Milagro de Gracia para la persona que quiera conver­
tirse y volver a Dios, y ¿por qué?, porque durante el Aviso la perso­
na entenderá su alma y durante el Milagro confirmará su alma para
Dios o para Satanás, y en el momento del Gran Milagro todas las
personas que quedarán, serán marcadas en la frente, con la Señal de
Dios o con la de Satanás. Asi tendrá lugar la separación de las ove­
jas y las cabras.
El GRAN MILAGRO será el Don final del Señor y el punto clave
de todas las decisiones, para el Cielo o para el Infierno, y serán re­
sueltas por ambos, por cada persona y por Dios. Hasta la muerte de
cada persona no lo sabrá por seguro, pero Dios se manifestará visi­
blemente por su Juicio, ya que habrá dado mucho tiempo a todo el
género humano para decidirse y manifestarse o para Dios o contra
Dios.

41
Como el Juicio de Dios está basado sobre la libre voluntad de la
persona, y desde, basta el Juicio particular de cada uno, la persona
tiene el poder de pedir Misericordia, de confesar sus culpas y morir
en la Gracia de Dios para su salvación, Dios desea que cada persona
reciba un gran Don de Misericordia manteniéndose firme. El Gran
Milagro es un tiempo de s&nación para que la salud no estorbe la
r elección de cada persona. Es a decir, que, libre de presión personal,
angustia mental y problemas de la vida, cada persona punía elegir
libremente.
Asi que, cuando el Gran Aviso, todas las personas conocerán su al­
ma. Cuando el Gran Milagro se decidirán, declarándose para Dios o
para Satanás. Después de estos grandes eventos y los muchos acon­
tecimientos entre medias, los problemas de la vida y el cómo vivir,
las obras del anti-Papa y el antí-Cristo, Maitreya, para quitar de la
Tierra todas las señales de Dios, Dios mostrará de nuevo que El es
el que manda y que El realizará estas grandes Señales.
La Señal que aparecerá en el momento de) Gran Milagro será un
Don individual para cada persona. Cada persona tendrá una especial
y única experiencia al contemplar la Gran Señal, ya que será una
y llamada de Dios para cada uno para su decisión y, contemplando la
A Señal, hacer firme su decisión. Para que todos puedan ver la Señal,
puede ser contemplada en película o video, en persona, y hasta en
un sueño como ultimo “recurso”. Todas las personas verán, dentro
de un período de tiempo corto, el Gran Milagro. Y después de
haberlo visto decidirán si para el Cielo o el Infierno.
La mayoría de la gente no podrá entender el que alguno diga si a
Satanás, pero os aseguro que él cuidará de que los muchos que se
hayan declarado para él, lo harán de nuevo.
Es una guerra, hijos Mios, entre Dios y Satanás. Como los combates
de Dios no son sangrientos, Dios lucha con Satanás sobre otro niveL
Ahora hijos Míos, Dios tiene que luchar de tal modo, que deja a la
libre voluntad de todos el decidir por Dios. No puede presionar, co­
mo lo hace Satanás. Dios os puede enseñar vuestras vidas y las re­
compensas, o el Cielo o el Infierno. Por esta razón, aunque el Gran
Milagro producirá sanaciones y la Señal será marcada en las frentes,
y separadas las ovejas y las cabras, el Gran Milagro significará tam­
bién una gran batalla entre Dios y Satanás para las almas. Esta bata­
lla continuará también después de que todos hayan visto la Gran

42
Señal, ya que Lucifer no quena que sus seguidores sean disuadidos
de su decisión hacia ¿1. El tratará de quitar las Señales de la Tierra,
enviando misiles nucleares para su destrucción. Intentará pero fra­
casará. Cuando se disparen estos misiles el Cometa del Castigo gol­
peará la Tierra. Esto será la “Bola de la Redención”, como fue
anunciado por un Vidente de antes.
Ambos misiles y Cometa causarán una tal destrucción, que, si Yo
no pongo final después de tres días, nadie de vosotros vivirá. Esto
lo be dicho en las Escrituras.
)(Muchos se preguntarán, qué es exactamente el Milagro, y Yo os lo
cuento. La Gran Señal del Milagro consistirá en una "columna de
sabiduría del bien y del mal”. Es una columna de vidriosidad ar­
diente, y a cada persona le será mostrada su vida, sus familias,
miembros de la familia vivientes y difuntos, ambos. Estos familia­
res explicarán lo que Dios hizo por ellos y lo que hará para voso­
tros. Será como un conjunto de imágenes, proyectadas una y otra
vez, siempre iguales para cada persona. Al final de esta contempla­
ción, a cada persona se le preguntará por su decisión y la Señal será
colocada sobre cada frente. Si la persona no está decidida todavía,
las imágenes se repetirán.
Todo el mundo tardará una semana, aproximadamente, en ver las
imágenes, ya que no todas las personas tienen acceso inmediato,
pero todos lo verán en sueño o en persona. Hacia el final de este
tiempo, todos los que lo están contemplando, serán avisados de que
el momento de decisión ha llegado.
Os digo, es mejor decidir con rapidez que esperar, ya que esperar
será causa de que Dios se pregunte acerca de vuestra sinceridad y
veracidad Dios os conoce bien. Su decisión, después de vuestra
decisión en libre voluntad, es absoluta.
Esto concluye una parte. Hablaré más sobre este acontecimiento
después de la petición de Mi Madre”.
JESUS

ABRIL. VOL. 2 - 1 PE MARZO 1.997.

“Dulces hijos míos, soy vuestra Madre y la Madre de todos los hijos
de Dios: esto quiere decir, naturalmente, de todos los pueblos de la

43
Tierra. Como vuestra Madre deseo avisaros de los múltiples even*
tos, las múltiples veces, cuando Dios demostrará tanto Su Ira en la
Justicia como Su Misericordia en la Caridad.
Es obvio que la Ira de Dios lloverá sobre vosotros durante el Gran
Aviso, debido a los muchos eventos que pasarán y sus repercusio­
nes. No obstante, hijos Míos, también durante este Gran Aconteci­
miento, la Misericordia de Dios, Su extrema Caridad superará a Su
gran Justicia, permitiendo a las gentes que sigan vivas, aprendiendo
de la experiencia y dando tiempo a las gentes para enmendar sus
vidas. Lo contrario sucedió durante el Gran Diluvio del Día de Noé
cuando todos, menos unos pocos, perecieron. Dios, Nuestro Señor,
en Su Santísima Trinidad, prometió que no permitiría de nuevo una
tal devastación total.
Esto es otra muestra de Su Caridad, de Su Misericordia. Soy Madre
de la Misericordia. He orado y orado para que Dios dejase algún
tiempo para que se arrepintieran Sus hijos, para que aprendieran de
sus errores, permitiendo que se salven muchos de los que se podrían
haber perdido. Agradezco a Nuestro Dios el haber escuchado Mis
peticiones y haber aceptado Mis Dones, Sufrimientos y Ofrecimien­
tos en favor de todos Mis hijos. No obstante, mientras muchos se
salvarán, algunos obstinados no se salvarán.
Ahora, hijos Míos, tenemos otra oportunidad para que todas las
gentes regresen a Dios y que entiendan con su libre voluntad por
qué se deben acercar a Dios. El Gran Milagro coo su Señal será otro
Don de Misericordia; la “Columna del conocimiento del Bien y del
Mal” expondrá a todos los efectos de sus pecados. Estarán cons­
cientes de la Gloria de Dios y la perversidad de Satanás. Tendrán
consejos de miembros de sus familias difuntas y conocerán el esta­
je do de sus almas. Estarán capacitados para entender la senda que han
elegido y por qué Dios en Su Misericordia o Su Justicia juzgará a
cada persona cómo lo hará.
Aquí vemos de nuevo el equilibrio de Justicia y Misericordia de
Caridad hacia todos. Dios tiene que enseñar a todos que está justifi­
cado y que esta oportunidad, del Gran Milagro, es la oportunidad de
demostrar que El es Dios.
Su pura Justicia será superada de nuevo por Su Gran Misericordia
durante la Gran Señal del Gran Milagro. Nadie, nadie nunca podrá
decir que Dios no está justificado o no ha hecho todo para ayudar a
todas las gentes a entender el significado de su decisión, su deci­

44
sión, escogiendo el bien por el mal, o el mal por el bien, el Cielo
por el Infierno, o el Infierno en lugar del Cielo.
Esto significa la separación de las ovejas y las cabras. Es el momen­
to en que todos serán marcados con la Señal de la Cruz o la Señal
de la Bestia. Aunque Satanás tuvo muchos años para reunir almas,
la última palabra está con Dios Padre. He tratado de examinar clara­
mente para vosotros el hecho de que en el momento del Gran Mila­
gro todos los seres humanos del mundo entero comprenderán plena­
mente e individualmente su decisión. No habrá dudas en las mentes
y corazones de cada persona sobre lo que ha elegido y por qué. No
os cuento estas cosas para asustaros, sino para que quede claro que
Dios en Su Gloria está justificado.
Amados hijos Mios, recordad que Dios es Misericordioso por enci­
ma de todo, y esto es otro ejemplo de Su Misericordia. Recordad
hijos Mios que El no os necesita, pero os desea a todos con El en el
Cielo. Os creó y os Ama sobre todas las cosas. Haría todo lo que
puede para ayudaros a entender Su Amor. Esta Gran Señal es un
testimonio de Su Amor y Misericordia.
Ahora, dulces hijos Míos, estas lecciones os son dadas para desper­
tar vuestra gran necesidad en preparar vuestro corazón, vuestra
mente y alma para decir SI a Dios y recibir la Marca de la Cruz. Por
si acaso pensáis que tenéis tiempo para despilfarrar en vuestra deci­
sión, os aseguro que no seria sabio. El impacto del Aviso sobre vo­
sotros puede ser mitigado por vosotros personalmente por medio de
una buena confesión y oración. El impacto del Milagro puede ser
mitigado por un SI A DIOS, AHORA.
’Si, hijos Míos, habrá un impacto del Milagro sobre los corazones y
alma de todas las gentes. Imaginaos que tendréis espíritus visibles
malignos y el Maitreya y el Anti-Papa os presionarán para que os
declaréis en favor de Satanás, y al otro lado estarán los Angeles, los
Santos y vuestra familia, presionándoos para que os decidáis en fa­
vor de Dios. Estaréis en medio de una guerra, y vosotros sois el pre­
mio. Cada alma significa el botín de la guerra.'
Además estaréis perseguidos por aquellos que han tomado partido
con el Maitreya. Viviréis bajo condiciones extremas después del
Aviso y un frió extremo. Habréis sobrevivido diariamente contra el
impacto de la guerra. Estaréis intentando poder con todas estas ne­
cesidades, mentalmente y espiritualmente.

45
¡Oh, hijos M íos!, os digo: no tardar, no esperéis hasta que veáis la
Columna antes de haber decidido por el Señor. Si vuestros pensa­
mientos os sugieren que una tardanza puede ser posible, digo si, un
retraso es posible, pero debéis pasar primero por el Gran Aviso, y
esto será muy duro si no dccis SI a Dios ahora. Si decis si a Dios
ahora, estaréis capacitados de responder automáticamente sin medi-
/ tación a la llamada de Dios en el momento del Gran Milagro.
Muchos de Mis hijos saben que el alcance del Gran Milagro, su ta­
maño, envergadura y Gloria será proporcionado a los efectos del
Gran Aviso sobre las vidas de las personas, y esto es verdad y en
esta manera.
La extensión del Gran Milagro se podría medir de varías maneras,
su visibilidad en muchos lugares o pocos lugares, el numero de per­
sonas presenciando la Gran Señal... el numero de personas que se
han declarado para Dios o para Satanás, y si hubiera más personas
para Dios, la Señal de la Cruz habrá sido, o podría haber sido colo­
cada sobre sus frentes.
En la actualidad hay muchos que han elegido el camino de Satanás,
pero sin entendimiento firme de ello; ellos podrían cambiar de opi­
nión. Dios ha decidido en Su Misericordia, que todos deben tener
una oportunidad, una última posibilidad de decidir si para Dios o
para Satanás.
Hijos Míos, vivís en un mundo muy malo. El pecado sobrepasa to­
dos los limites de la historia y nuevos modos de pecar se han des­
arrollado. Estos hijos Míos que son tan grandes pecadores, no com­
prenden que Dios existe, que tienen un alma, o que el mal es e! mal,
si lo perciben o si están cometiendo grandes pecados. Damos una
oportunidad a todos estos hijos para que conozcan a su Dios, con­
fiesen sus pecados y busquen la senda estrecha que lleva al Cielo.
¡Oh, hijos Mios! Dios es tan grande como amoroso con Sus sendas.
Y cómo ampara Sus hijos.
Pero hijos Mios, una vez. que este acto de Amor y Misericordia
haya sido completado, la Ira de Dios se derramará sobre todo el gé­
nero humano, y todos aquellos marcados con la Señal de Satanás
perecerán para siempre en el abismo eterno, el Infierno, para toda la
eternidad. Todas las personas que vivan después de los Tres Días de
l obscuridad entrarán en el Reino de la Paz. Y algunos que no quisie-
ran entrar en el Reino de la Paz morirán también durante el Castigo

46
de los Tres Días y bajarán al Purgatorio o irán ál Cielo dependiendo
de cómo estén preparadas sus almas.
Os suplico, imploro con vosotros. Rezo por vosotros y estoy llevan­
do la Corona de Espinas por vosotros para que digáis SI A DIOS
AHORA, hijos Mios. No tardéis, ya que estos días ya han llegado.
Os amo a todos”. MARIA

ABRIL - VOL. 3.- 1 MARZO, 1.997

“Dulces hijos Mios, los futuros acontecimientos durante el Gran


Aviso y el Gran Milagro han estado escritos en la historia del géne­
ro humano durante muchos siglos. Antes de regresar al Paraíso, de­
jado por Adán y Eva hace casi siete mil años, todas las gentes deben
reafirmar que desean estar con Dios. Es Dios Quien ha elegido estos
medios animando a todos en su libre voluntad, a volver a Dios y al
Cielo por medio de la senda estrecha, la puerta estrecha. Aunque
Satanás ha tenido su día, su tiempo. Dios desea que el género huma­
no entienda plenamente que el estar con Dios significa que una per­
sona debe dejar todo mal y desear sólo a Dios. Con estos dos gran­
des acontecimientos Dios desea reunir a los Suyos para el Cielo.
No hablo con ligereza de estos eventos. No os ofrezco actitudes o
modos de servir a ambos. Dios y Satanás. No os ofrezco una vida
fácil, una senda cómoda. Hablo de la dura realidad Lo que os cuen­
to son secretos del Cielo para daros un mejor entendimiento, de los
que Nosotros en la Santísima Trinidad hemos planeado para cam­
biar hasta a las almas de corazón más duro y para llamar a todos a
que se acerquen a Dios. Durante los muchos siglos las gentes han
visto la declinación del entendimiento espiritual,'y la mayoría sabe
que los caminos de Satanás han cautivado los corazones de los
hombres. Hoy más que nunca antes. El mal sobre este planeta está
reconocido por todos.
Es un gran Don de Dios que el género humano, del más rico al más
pobre, jóvenes o mayores, cada raza, credo o nación, tendrá una
oportunidad, una posibilidad de declararse para Dios. Los Santos
esperaron al día que podrían brillar en la Luz de Dios en el paraíso.
Hay muchos en el Cielo que quisieran haber pertenecido a vuestra
generación, la última generación, porque tendréis en medio de mu­

47
chas pruebas durante estos días, innumerables Gracias y Dones de
Dios, derramados sobre vosotros. El os Ama con el Amor de un Pa­
dre y os desea con El. Os desea mostrar toda Su Grandeza para la
eternidad y explicar Sus Misterios.
Estos grandes acontecimientos del Aviso, Milagro y Castigo son
vuestros instrumentos, buscando la Gracia para entrar en el Cielo.
Recibiréis la Gracia de sufrir vuestro Purgatorio.
En la Tierra, ninguna otra generación tendrá, o ha tenido, esta opor­
tunidad. Estáis dotados.
Ahora, hijos Míos, tampoco deseo que especuléis con el día de
aquel evento, decid si a Dios ahora y estaréis preparados en la pron­
ta confirmación de vuestra posición hacia Dios cuando llegue el
momento. Estad en paz ahora.
Deseo continuar mi narración acerca de otros temas. Algunos que
fueron formulados por personas que llamaron a Mi hija respecto al
Gran Aviso.

A.- Algunas personas quisieron saber si las cubiertas en las venta­


nas se deben quedar en su sitio durante todo el Aviso. Si, os aconse­
jo que mantengáis las cubiertas de las ventanas durante el tiempo
que dure el Aviso, y después, si lo deseáis podéis destapar tas ven­
tanas para valorar los daños y reparar las ventanas. Y después cuan­
do veáis que hay que volver a tapar las ventanas contra los bichos y
otros insectos, podareis hacerlo de Duevo con cubiertas de plástico o
cartón, con cintas adhesivas. Y cuando el tiempo empiece a ser ex­
tremadamente frío, queméis cubrir vuestras ventanas por el calor.

B.- Otra pregunta se refiere al uso de "Sprays” o ideas para contro­


lar insectos. ¿Debéis preparar algo?. Si, es aconsejable tener tales
“Sprays”, sin embargo, he sugerido antes que grandes bolsas de
plástico pueden ser usados para; envolver ropas, mantas y otros por
el estilo.

C.- Seguidamente hemos tenido preguntas sobre si contar a otros


sobre el Aviso antes del día de que estéis en ello. Esto está bien: sin
embargo presentad la historia de tal modo que parezca lógico y ex­
plicad todo lo que puede esperar la gente. No os excitéis o exage­
réis. Decidles que un Aviso está cerca y que recen.

48
Pueden comprar alimentos y agua de reserva y cubrir sus ventanas.
Mas no será comprendido o hecho. Mucho pasará alrededor de to­
dos, y ellos escucharán lo que significa todo. Si, muchas cosas ocu­
rrirán antes de la fecha del Aviso, como os describí el mes pasado

D.- Además, deseo asegurar a los muchos que quieren ayudar: No­
sotros pediremos que hagáis llamadas, y deben ser hechas inmedia­
tamente después de la notificación. (Todos los voluntarios fueron
llamados en Febrero para ponerse de acuerdo en hacer esta tarea).
Amigos Mios, cuando llamemos para avisar acerca del Aviso, no
podremos hablar por más de un minuto. Os pre-aviso para que no
habléis por más tiempo. Todas las llamadas será hechas con una
declaración oficial.

E.- El último apunte que quiero hacer en estos pequeños apuntes es,
que debéis estar atentos a vuestras noticias, imágenes y eventos,
especialmente en Roma e Italia, el Vaticano y con el Santo Padre.
Manteneos orientados acerca de los asteroides y cometas. Seguid
las noticias impresas y en la televisión.

Ahora deseo volver ai tema principal de estos Mensajes... el Gran


Milagro. Dios ha permitido a Satanás que haga sus peores estragos
durante muchos años, y ha conquistado a muchas almas. El Padre
Eterno proyectó entonces un medio para ayudar a las almas que per­
dieron el camino para conocer a Dios y Su Poder. Ahora, algunos
no creerán y se apartarán con Satanás. Otros se apartarán de Dios,
pero con un poco de ayuda volverán al camino de Dios. Y otros vol­
verán con muchas ayuda.
Es así, que antes de que se utilice la Señal de la Bestia por implanta­
ción del “Microchip”, Dios mostrará con el Milagro que aquella
Señal es de Satanás. No es buena. Es mala. El Padre Eterno no deja­
rá al Maligno actuar implantando el “Microchip” hasta que todas las
gentes reconozcan su significado. Si no lo habéis reconocido hasta
ahora, deberíais reconocer que el Padre Etemo tiene muchas mane­
ras, muchos eventos, para impedir el aparente diluvio perpetrado
por Su enemigo, y muchos no os han sido contados para que el mo­
no-dios Lucifer no pueda proyectar contra ellos. Podemos contaros
estas cosas ahora, ya que el ha organizado ya en contra de alguno de
estos planes.

49
Hijos Míos, hay otro entendimiento además que os tengo que dar. y
es que la Santa Madre de Dios ha retrasado y retrasado el comienzo
de estas seríes de acontecimientos por Sus Suplicas y Sufrimientos.
Comprended, por favor, que si no hubiera sido por Ella, estaríais
ahora, si ahora, enredados en todos los eventos y el tiempo de su
duración hubiera sido mucho más. Os recuerdo esto, ya que deseo
que Le deis gracias durante estos días antes del Gran Aviso y que la
recéis para que siga mitigando los efectos de estos eventos.
Os Amo a todos. JESUCRISTO, HUO DEL PADRE ETERNO.

ABRIL -VOL. 4.- 1 MARZO, 1.997

X "Dulces hijos Míos, deseo continuar con Mis admoniciones y mis


peticiones a todos, para prepararos bien para estos grandes eventos.
Ocurrirán tan de repente, tan rápidos que sin alguna señal de alerta,
la Gran Gracia que será dada en estos tiempos se puede perder. No­
sotros del Cielo hemos trabajado mucho para que podáis merecer la
Gracia de los Ultimos Días, y deseamos que todos recibáis su plena
y amplia participación, que recibiréis de Dios, el Padre Eterno, en
Su Misericordia y Caridad.
w Ahora, hijos Míos, permitidme que os instruya de nuevo sobre el
A propósito de los acontecimientos. Primero, EL GRAN AVISO TIE­
NE EL PP.OPOSrrO DE d e s p e r t a r a l a s ALMAS d e SUS
PECADOS.
Por medio de una Luz interior y por medio de desastres al exterior.
Segundo, EL GRAN MILAGRO TIENE COMO PROPOSITO PE­
DIR A TODA LA HUMANIDAD QUE DECIDA SI PARA DIOS
O PARA EL ENEMIGO DE DIOS, SATANAS, si por su libre vo­
luntad así decide. En aquel momento todos se habrán dado cuenta
de sus pecados, y el posible castigo para la eternidad; aunque
habréis visto en la descripción de Gran Aviso que no hay un tiempo
o punto en el cual Dios exija, una decisión.
A ES DURANTE EL GRAN MILAGRO CUANDO DIOS PEDIRA
A TODAS LAS GENTES QUE DECIDAN. ES DECIR; ESTARA
DICIENDO ALGO ASI COMO LO QUE SIGUE: “BUENO, OS
HE MOSTRADÓ VUESTROS PECADOS Y OS HE HECHO EN­
TENDER QUE SOY DIOS EL SEÑOR Y QUE MI HUO JESU-

50
VCRISTO ES VUESTRO SALVADOR Y REY; AHORA, ¿DONDE
ESTAIS VOSOTROS COLOCADOS?. ¿QUE DECISION
HABEIS TOMADO?: ¿ESTAIS EN MI FAVOR O CONTRA MI?.
Por aquella razón el Aviso avisa y el Milagro pide a todos con su
libre voluntad que finalice su elección... Dios o Satanás. ¿Lo com­
prenderéis ahora, hijos Míos?. Y entonces, con estas decisiones
hechas por todos, el Padre Eterno ocasionará su Ira sobre Sus ene­
migos, y premiará a Sus amigos por medio de los Tres Dias de Ti­
nieblas, llamado: El Castigo. El tiempo entre el Aviso y el Milagro
será relativamente corto, dentro del año, aunque ocurrirán muchas
cosas.
y H e dicho en los Mensajes de otro Vidente que tenéis que estar alerta
al comienzo de la primavera y el comienzo del otoño, el vernal y
otoñal equinoccio. Estas son las claves para que os preparéis. Os
recomiendo que tengáis todo preparado hacia el 21 de Marzo, el
comienzo de la primavera, excepto el cubrir vuestras ventanas. Por
ejemplo: embalad vuestra porcelana buena, si lo deseáis asi, contra
truenos fuertes o temblores de Tierra. Haced un cálculo de reservas
de alimentos y agua. Preparad mantas y bolsas de basura. Traed co­
bos y objetos que pueden ser necesarios. Preparaos
Dulces hijos Mios, he decidido que os enviaremos estos Mensajes
tan pronto como sea posibles. Por favor, ayudad al apostolado abo­
nando el coste de imprenta y envió. Queremos que los recibáis con
rapidez, y esto significa el envió por correo de primera clase.
Ahora hijos Míos, orad mucho durante los últimos dias de la Cua­
resma, implorad la Misericordia de Dios Padre. Pedid a Dios Padre
que mitigue la intensidad de Su Ira. Pedid por los niños y ancianos
para que estén a salvo. Pedid por vuestras Casas y familias. Pedid al
Sagrado Corazón que os ayude a alcanzar hasta que el Padre Eterno
os escuche. Pedid en el Nombre de Jesús e invocad Sus Santas Lla­
gas y Su Preciosa Sangre. El Padre Eterno escuchará aquellas ora­
ciones.
Hijos M íos, ocupaos más de vosotros mismos. Vivid vuestras vidas
tan virtuosamente como podáis. No estar tan absortos en las obliga­
ciones, ya que no paráis para rezar. Reconoced que los dias están
llegando. El tiempo de los Tiempos se está acercando.
Hijos Míos, deseo continuar con los conocimientos que tengo que
daros acerca de estos eventos. No es por casualidad el que hayamos

SI
dejado algunas clases para estos últimos días. Como estamos en
guerra con el Maitreya y sus séquitos malignos, hemos esperado a
hablar de estas cosas para que el enemigo no se diera cuenta.
De los planes de Dios en la batalla con el maligno. Satanás, todos
vosotros sabéis que Dios podría borrar todo y todo el mundo dentro
de un momento. Asi que no se trata del Poder de Dios. Dios ha ele­
gido seguir con esta batalla del Bien contra el mal para las almas, de
tal modo, que aquellas gentes que El ha creado con alma - todo el
género humano - escogerán a Dios con su libre voluntad. Ha puesto
limites, ha planeado acontecimientos. Ha colocado Sus Angeles en
su sitio. Ha elegido Sus medios de batalla.
El Maligno, el Maitreya intenta imitar, “mono-rear" a nuestro Dios.
Es decir él copia todo lo que puede hasta el detalle más pequeño.
Aparece milagrosamente. Sana a los enfermos. Hace milagros. De­
clara que el Aviso es suyo y que el dia de la declaración es suyo. El
pide a su gente, los de la Nueva Era y a aquellos que le esperan co­
mo su gran maestro, como en el caso de los musulmanes e hindúes,
que declaren por él ahora. Hay también católicos que lo hicieron
ya. Más y más personas se declararán por ¿I creyéndole “el Cristo”,
el que los cristianos esperan en Su Segunda Venida. El imita todo lo
que Dios hace.
y Pero, hijos Mfos, NO es Jesucristo, la Segunda Persona de la Santi-
' sima Trinidad. El no es Jesucristo, Quien Murió, Resucitó y Ascen­
dió en Su Gloría y está a la derecha del Padre Eterno. Este hombre,
Maitreya dice que Jesús es uno de sus discípulos cuando los católi­
cos le preguntan acerca de los que han venido antes. Dice que todos
los lideres de otras religiones y creencias, eran sus discípulos, inclu­
so Jesucristo. Al ñnal de su tiempo intentará ascender al Cielo, pero
el Padre Eterno le arrojará al Infierno, a donde pertenece.
Por favor, amados hijos, no os dejéis desviar por sus milagros o cu­
raciones. Si habéis sido curados, alabad a Dios en la Santísima Tri­
nidad. Como todos recibiréis una sanación especial en el momento
del Gran Milagro, no os dejéis llevar a creer que él os ha curado.
¡Oh, si!, él dirá que ha sido él e intentará persuadir a todos de que él
tiene tales podares. Esto está permitido por el Padre Eterno, ya que
es únicamente por medio del Poder de Dios mismo que un antiguo
Angel de Gloría... Lucifer... pudiera tener el poder de realizar tales

52
actos. Lucifer en su orgullo atribuye estas curaciones a “su” poder,
no dando crédito a Dios Padre, quien es su enemigo jurado.
Entre la bestia de las dos cabezas ... el Anti-Papa y el AntiCristo ...
que reconoceréis por su falta de Fe y celo por el poder y control de
la Iglesia Católica y gobiernos mundiales, habrá muchos actos, di­
recciones y decisiones que se harán públicos. Cuando se aproxime
el momento del Gran Milagro, el Anti-Papa declarará que todos los
católicos deben aceptar el “microchip"' o serán excomulgados. Un
gran propósito del Gran Milagro es mostrar a todas las gentes, no
solamente a los católicos, que el “microchip" es el instrumento de
Satanás, la marca de la Bestia el 666, y-aquellos que acepten su im­
plantación están ya marcados para el Infierno. Todos entenderán
claramente que aceptar el “microchip” significa que son marcados
para Satanás y el Infierno. Esto no será dicho por la Bestia de las
dos cabezas, naturalmente. Ellos explicarán que es el proyecto de
Maitreya para distribuir la comida con igualdad; igualdad en ayuda
médica y participación en oportunidades de educación y servicios
sociales.
Hijos Mios, el microchip es él control para el Poder, y para que
Satanás consiga más almas para el Infierno.
Es una guerra, hijos Mios, es como ninguna otra época de todos los
tiempos. Lo digo de nuevo; aquellos que digan NO a la Bestia de
dos cabezas durante estos dias, subirán ai Cielo como mártires si
mueren porque habrán lavado en blanco sus almas en la Sangre de
Cristo. Hablaré más en otro volumen.
MARÍA

MENSAJES PRIVADOS DE ANGELES Y SANTOS

y ABRIL - VOL. 5. -1 MARZO. 1.997 (San Miguel)


"Hijos de Jesús, María y José, os saludo. Los nuevos Coros de An­
geles están preparados para asistiros durante estos dias de persecu­
ción y disensión. Reconocemos que lo que ocurrirá con vosotros
será dificilísimo a veces, y deseamos que sepáis que podéis contar
con nosotros. Por ejemplo, si estáis en circunstancia difíciles, lla­
mad a los Angeles que os asistan. Hemos ayudado a gentes en las
más difíciles circunstancias. Levantamos pesos, os ayudamos a evi­
tar peligros, os ayudamos a superar cosas a tope.

53
Además los Angeles os protegen, os dirigen y os asisten. Hablo de
estas cosas ya que los Angeles sienten que no entendéis muy bien
cómo os podemos ayudar. Llamadnos como vuestros “Ayudantes
amorosos”, podemos ayudar y lo hacemos. Estad en paz bajo Nues­
tro amparo. Nunca salgáis de casa sin antes habernos llamado. Al­
gunas personas nunca salen a conducir sus coches antes de habernos
pedido Nuestra ayuda por seguridad. Enviad a vuestros Angeles
para ayudar a vuestros hijos, o miembros de familia.
Hijos de Dios, a los Angeles se les puede llamar bajo el nombre ge­
neral de “Angeles" o “Angeles Guerreros", o “Angeles Guardianes”
porque no conocéis Nuestros nombres. Responderemos si decís so­
lamente “Angeles de Dios ayudadme, o a los míos, con esto o lo
otro” y actuaremos.
Os Amamos como Dios os Ama - SAN MIGUEL POR LOS AN­
GELES.

1 MARZO. 1.997 (Padre Piol


“Hijos de Dios, quiero inculcaros de nuevo y otra vez que a cual­
quier Santo que llaméis, aquel Santo acudirá a vuestro amparo, en
persona y con una gran preocupación. Nosotros apreciamos el que
nos llaméis y respondemos a cada llamada por ayuda con una since­
ra oración de corazón. No creemos que entendáis cuánto podemos
ayudaros ni que os deis cuenta-de que afirmamos ante Dios que nos
habéis llamado para ayudaros. Es para Gloria de Dios el que recéis
a uno de Sus Santos y nosotros respetamos vuestra intención y res
ponderemos si es la Voluntad de Dios y en bien de vuestra alma.
¡Tantas veces quisiéramos ayudar!, pero las personas no nos lo pi­
den. Los nuevos Santos jóvenes están queriendo aún más particular
mente, el tener una oportunidad de dar a Dios la Gloria, y ellos res­
ponden con prontitud a las oraciones.
Si conocéis los nombres de algunos Santos, llamadlos para que acu­
dan en vuestra ayuda, a aquellos dé vuestra familia, a vuestros ami­
gos y a alguien que no conocéis pero que queréis ayudarles en algún
problema. Si no conocéis nombres de Santos, decid: “Santos de
Dios venid a ayudarme, Santos de Dios interceded por mi y los mí­
os!. No obstante es preferible que aprendáis nombres de Santos.
Nombres corrientes hay muchos entre los Santos de Dios. Por ejem-

54
pío: Bárbara, Juana, Maria, Roberto, Esteban, José, y hay nombres
poco corrientes como Solanis, Erasmus, Jonás, Noé, Nathaniel. Ele­
gid un nombre y rezad a aquel Santo para que os ayude. Mejor aún,
leed sobre los Santos y elegid a uno como Santo Patrono, a quien
podéis llamar siempre en caso de necesitar amparo. Ellos os ampa­
rarán siempre.
Aunque durante años de Mensajes hemos hablado a vosotros direc­
tamente de nuestro conocimiento de vosotros y de nuestro deseo de
asistiros, mucha gente todavía no entiende que los Ángeles y Santos
están preparados para ayudaros. Es nuestra tarea, nuestra obliga­
ción, por el Amor de Dios y Su Gloria".
PADRE PIO PARA LOS SANTOS.

I MARZO. 1.997 (Santa Ana)


“Dulces hijos del Inmaculado Corazón de Mi Amada Hija, María, y
de mi Nieto Jesucristo, el. Sagrado Corazón, deseo hablar a las ma­
dres ya que se que estaréis tristísimas durante estos dias observando
a vuestros hijos que tienen que poder con las decisiones y pruebas
de los Ultimos Dias. Os ofrezco mi Amor y mi asistencia.
Amadas madres Mias, no lloréis a sotas. No os sintáis solas nunca
porque hay muchas madres en el Cielo, Santas de la Santa Iglesia
Católica, que sufren con vosotras. Mi Hija María, siempre Virgen,
es la Madre de Angustias, pero Yo también, ya que entregué mi
Hija a Dios cuando tenia tres años, no visitándola ni viéndola nunca
después. No olvidéis a Santa Ménica, Madre Sealon, Julia y otras
que siguen rezando por las almas de nietos y bis, y bis, y bisnietos.
Amamos a todos y cada uno de nuestros descendientes. Estad segu­
ras de que os ayudaremos a todas. Pedid asistencia a Nosotras, por
favor... Nunca sentiros solas. Llamad a las madres en el Cielo que
os asistirán.
Os Amamos a todas - SANTA ANA PARA LAS MADRES”

I MARZO. 1.997 (San Zacarías)


“Yo, como Sacerdote en el Templo de Dios, solicito de vosotros
todas las oraciones para los Sacerdotes durante estos Días Finales.
Los Sacerdotes tendrán una gran persecución, y sentirán una gran

55
presión a sucumbir con los modernistas, los de la Nueva Era y a los
adictos al Anti-Papa. Hijos Míos de Dios, rezad igualmente por
otros religiosos que ya ahora están en herejías y blasfemias. Hablo
de aquellos que practican la homosexualidad y el lesbianismo abier­
tamente. Hablo de aquellos que están contra las Enseñanzas de la
Iglesia y los que han llevado a los laicos hacia la herejía. Orad por
todos ellos.
Todos los Sacerdotes en el Cielo rezarán con vosotros. Tenemos
muchos Santos de la Iglesia Católica Romana como Sacerdotes del
rito antiguo, quienes conocen y se preocupan de la Iglesia de Jesu­
cristo, la Santa verdadera Iglesia de Dios en la Santísima Trinidad
desde que Jesucristo habitó en la Tierra.
SAN ZACARIAS PARA LOS SACERDOTES”.

1 MARZO 1.997. (Padre Solanis Casev)


“Amamos hijos de Dios, de Mana, de Jesucristo Segunda Persona
de la Santísima Trinidad, y de José. Os saludo y os doy gracias por
haberme dejado la oportunidad de dar Gloria a Dios, respondiendo a
vuestras peticiones conforme a la Voluntad de Dios.
Hijos Míos, acordaros igualmente de otros nuevos Santos, os ayuda­
rán también. Os amamos a todos.
PADRE CASEY”

1 MARZO 1.997. (San Lateran. mi Angel de la Guarda!


“Amados hijos de Dios, no olvidéis vuestras oraciones diarias y re­
cordad la oración sencilla a vuestros Angeles de la Guarda de vues­
tra infancia, como: “Angeles de Dios, etc.
Esta oración es muy querida por vuestros Angeles Guardianes, y
como la estampa muestra a un Angel, conduciendo a un niño, Noso­
tros acudimos a vuestro lado y os asistimos. Sabed que nos podéis
llamar siempre en vuestra ayuda, sin que importe ni edad ni circuns­
tancias.
Os amamos tiernamente, amados hijos de Dios. Reconoced que te­
néis muchos Angeles que acudirán en vuestra ayuda. Llamad a to­
dos los Angeles del Cielo en cualquier momento y acudiremos.
LATERAN PARA LOS ANGELES DE LA GUARDA”.

56
ABRIL - VOL. 6.-1 MARZO, 1.997
MENSAJE PRIVADO DE SAN JOSE.-
“Hijos de Dios, hablo claramente a vosotros para que. los deseos del
Cielo sean claros y precisos. Hijos Míos, debéis aprender vuestra Fe
leyendo y estudiando. No contéis siempre con aquellos que son
vuestros Sacerdotes y religiosos, a menos que sean fíeles al Dogma
y las Tradiciones de la Fe Católica Romana.
Nosotros, del Cielo, estamos consternados porque las Enseñanzas
de aquellos que os han sido dados como modelos de Fe y Maestros
en la Verdad, en muchos casos, han desacreditado el verdadero
Dogma, y enseñan lo que ellos creen que hace sentirse bien a la
gente. Os aseguro que cuando llegue vuestro Juicio particular, no
habrá discusión acerca de “sentimientos”, o por aquel motivo sobre
vuestra opinión. ¡Oh no, hijos Mios, la verdad es la verdad, el hecho
es hecho. Dejadme daros algunos ejemplos:
Un Sacerdote dice que perdiendo la Misa en un Domingo de vez en
cuando, no es un pecado mortal, pero si pasa mucho tiempo sin ir a
Misa si lo es. Es una pura herejía y aunque hace sentirse bien a la
gente, es un total error.
Aquellas mismas personas han cometido un pecado mortal. Pasa
tiempo. Si ellos se acercan a la Santa Comunión antes de Confesar
este error, cometen un sacrilegio. Si muriesen el día después irían al
Infierno para toda la eternidad. ¡Vale un pecado mortal sin confesar
para mandar a una persona al Infierno para la eternidad-eternidad
Ahora algunos querrán argumentar, “No supimos que era una equi­
vocación". No, si lo supieron... ya que está en los Mandamientos,
está en la catcquesis, es lo que habéis aprendido como católicos.
Creo que si lo sabíais y sólo se trataba de vuestros sentimientos,
vuestra tibieza, que os hace desear creer que es verdad. Pero no lo
es. No intentar argumentos, desacuerdos o discusiones, perdiendo la
Misa el Domingo con libre voluntad, sin una disculpe verdadera
significa un pecado mortal.
Por medio de estos esfuerzos diluidos, los modernistas están destru­
yendo las almas y la Fe de muchos. Otro ejemplo: Un Sacerdote
dice que todos pueden acudir a una absolución general/comunal ya
que cada persona debe confesarse por lo menos una vez al aSo.

57
¡Oh, hijos Míos!, ved el error. La Confesión se debe hacer indivi­
dualmente con un Sacerdote, cada año. Si un Sacerdote o una, per­
sona dice que una absolución general/comunal es lo que la Iglesia
ha trazado y exige en sus preceptos... “Que los fieles confiesen una
vez al año”, esto es un error total y va contra el Dogma, la Ley Ca­
nónica y contra la Enseñanza del Magisterio de la Fe. Asf que es
una total herejía.
Otra ejemplo: Un Sacerdote dice que la Misa es una “simbólica”
representación del Sacrificio en el Calvario. No, hijos Míos, la Misa
es un verdadero Sacrificio sin Sangre y por este motivo el Sacerdote
es “In Persona Christi”, y por eso la Misa no puede Ser una comida.
Una comida no es un sacrificio y un sacrificio no es una comida. La
Santa Comunión se consume como un acto de Fe y creencia de que
en la Sagrada Forma está presente el Cuerpo, la Sangre, el Alma y
la Divinidad de Jesucristo. Si los Sacerdotes creen de verdad en la
transustanciación, serían más reverentes, insistiendo igualmente a
una mayor reverencia de las gentes.
X ]Oh, hijos Míos, hay tantas situaciones, informes, desgracias cleri­
cales estos días!. Nosotros del Cielo estamos espantados recuerdo
cuántas almas se van al Infierno cada día, el 80 por ciento de los
que mueren. Es real hijos Mios, no es una exageración. ¿Por qué?,
porque han pecado y se han separado de Dios. Estoy hablando con
claridad, demostrándoos que cada uno es responsable de sus peca­
dos.
Pertenecéis a una Fe que podéis dar buena cuenta de los pecados, y
un medio para hacerlo a través de la Confesión. Por tanto, si sois
católicos, tenéis unas Reglas a seguir, Sacramentos para recibir y
creencias para vivirlas en vuestras vidas, y de todo se dará cuenta ai
morir:
Nosotros del Cielo estamos igualmente consternados con aquellos
que se inclinan a falsificar el conocimiento de la Verdad o están en
desacuerdo con algún principio de la Fe para acomodar sus puntos
de vista o para crear su comodidad de acción. Por ejemplo: muchos
jóvenes están viviendo juntos antes de casarse. Estos católicos son
católicos que viven en un estado de pecado perpetuo de fornicación
y si muriesen sin confesar, se irían directamente al Infierno. La for­
nicación es, y ha sido siempre, un pecado mortal. ¿Cuántos se co­
meten para ir al Infierno?

58
Voy a ser más sutil. Otro ejemplo: los padres católicos tienen una
responsabilidad para su hijo desde el nacimiento, que es educarle
como un católico. Los padres cometen un pecado grave si dicen que
la responsabilidad es del colegio o de la Iglesia o del Sacerdote. Yo
digo NO, la responsabilidad es de los padres, perpetuar la Religión
Católica y enseñar a los hijos a practicar la Fe Católica a i casa; es
una responsabilidad mayor. Podría incluso ser visto como un peca­
do mortal, castigable con el Infierno. Porque os ha sido dado el
Mandamiento “Honrad a vuestro padre y a vuestra madre" que os
da fe de la necesidad para ambos: padres a enseñar e hijos a apren­
der. Por eso, si no enseñáis a los hijos la Fe en casa, rompéis este
Mandamiento de Dios, y por medio de uno rompéis el Primer Man­
damiento de Dios.
Es grave, y ¿que dicen los Sacerdotes? dicen, “hacer lo que podáis,
ellos tienen libre albedrío”. Digo Yo, NO. Vosotros sois los padres,
actuar como padres.
Otra abominación es la manera de cómo los niños son dejados solos
y de cómo pueden jugar con todo tipo de males, como ver la televi­
sión, espectáculos con sexo, violencia y brutalidad. Los programas
de juegos se esfuerzan en mostrar el vicio de la avaricia. Los pro­
gramas para niños son violentos. ¿Por qué creéis que niños se gol­
pean entre ellos, o en la actualidad han empezado a matar los unos a
los otros, estas son las noticias?. Es una lección que les enseña la
televisión y un ejemplo. Es una maldad para sus almas, y nos pre­
guntamos cómo niños de cinco o seis años pueden pecar? ¿Es posi­
ble que habrá que dar cuentas durante el Aviso?. ¡Oh, padres y ma­
dres Mios!, despertad. Mirad lo que pasa. ¿No sois vosotros los que
“dejáis” a los niños pecar por sus costumbres de ver la televisión?.
Yo digo, SI, y sois vosotros los responsables.
Ahora existe mucho pecado en Internet. Todo el Cielo ora para que
los niños no miren. Veréis cómo los agentes del Infierno han intro­
ducido otro instrumento del mal en el mundo. Están por todas partes
en tomo a vosotros.
En los colegios los niños aprenden brujerías y las prácticas del mun­
do oculto Hay algunos internados católicos donde se organizan clu­
bes de brujas y brujos, que son muy populares. Esto es pecaminoso
y puede causar que el alma de un joven se pierda para el Infierno.
Mis admoniciones e instrucciones están intencionados como un tra-

59
(amiento de choque para todos, especialmente para los padres. Esta­
mos muy preocupados porque todo esto empeorará. ¡Oh padres Mí­
o s !, ñjad los limites, decid NO, no flaqueéis o seáis débiles. No deis
disculpas. Parad el pecar en sus casas, ahora.
Los nuevos modos de pecar, de los cuales hablan Jesucristo y Ma­
ría, Siempre Virgen, van envueltos con prácticas satánicas, brujerí­
as, abusos, venta de niños, prostitución de niños, múltiples orgias de
sexo, Misas negras de blasfemias contra la sagrada Eucaristía, entre
otras actividades insidiosas contra la naturaleza y razón humana.
Un pecado, cualquier pecado contra Dios y contra la naturaleza se
ha hecho regla de vida para tantos. Estas personas dicen que quieren
decidir ellos sobre su vida o muerte. No creen que es Dios quien
manda, o que tienen un alma. Algunos no quieren a sus bebés y no
creen que un bebe “in-vitro" es una persona. Están EQUIVOCA­
DOS. Ved a los niños nacidos prematuramente. Están vivos y son
personas humanas reales. Todos los bebés tienen un alma antes de
nacer.
¡Oh, hijos Míos! cambiad vuestras vidas. Mirad los pecados de
vuestra vida. Confesadlos e insistid que vuestros hijos confiesen
igualmente. Enseñadles como deben acudir a la confesión. Sentaos
coa ellos y enseñadles sobre 1« que es un pecado. Si vosotros no lo
hacéis nadie lo hará. ¡Oh hijos Mios! intentamos ayudaros porque
os Amamos. No tengáis miedo, sino, intentad con más fuerza com­
placer a vuestro Dios.
JOSE, PADRE NUTRICIO DE JESUCRISTO SEGUNDA PER­
SONA DE LA SANTISIMA Y BIENAVENTURADA TRINI­
DAD”. AMEN.

MENSAJE PRIVADO DE LA BENDITA VIRGEN MARIA.


ABRIL - VOL. 7.- 1 MARZO, 1.997

"Dulces hijos Mios, he examinado la Justicia y la Misericordia de


Dios y he descrito en algún detalle la “guerra” entre Dios y Satanás
por las almas (en dos otros volúmenes) . Tomaré esta oportunidad
para hablaros sobre la manera que el Cielo desea que actuéis y reac­
cionéis respecto a las varías persecuciones que vendrán sobre voso­
tros.

60
+ •

Una de las formas generales de persecución vendrá de aquellos de


dentro de la Iglesia, de los que aceptan los modernismos y el acer­
camiento de la Nueva Era a la liturgia eclesiástica. Esto ya ha empe­
zado en algunos lugares, y esta forma de persecución producirá más
agobios y abusos verbales con el tiempo, cuando el cisma será más
obvio para vosotros. Esto, naturalmente vendrá de los Sacerdotes y
de los laicos quienes os acusarán de no estar unidos con la Iglesia
Universal, o os llamarán heréticos por vuestra creencia en formas
''antiguas”. Por cierto, hay muchos hoy que reciben un ataque ver­
bal diario por arrodillarse durante la Consagración, cubriendo sus
cabezas en la Iglesia, recitando el Rosario o no hablando en la Igle­
sia. Esperan muchos poder encontrar otra Iglesia y Parroquia. Algu­
nos no pueden debido a su falta de transporte, edad, enfermedad, o
no disponer de otras Iglesias Parroquias. Nos entristece muchísimo.
Estas personas están sufriendo su Purgatorio ahora mismo.
Aquellos de vosotros que no padecéis estos problemas, podríais pe­
dir por los que los tienen. Mas adelante vosotros fieles tendréis pro­
blemas de una naturaleza similar, a menos que pertenezcáis a una
Diócesis ultra conservadora donde ellos mismos habrán decidido
separarse de la corriente mayor del modernismo. Hay un número
muy reducido de estas Diócesis a través del mundo.
I Nuestra mayor preocupación, de Nosotros del Cielo, es la influencia
I del modernismo en los niños ingenuos y sin instrucción quienes
, fueron educados en recibir la Comunión en la mano, en lugar de su
! lengua, los que se divirtieron dando la mano, y no mantienen una
\ meditación quieta en presencia de Nuestro Señor en el Altar, y los
\ que no saben los cánticos Sagrados, letanías y oraciones. Estos no
V fueron enseñados. Algunos no saben lo que es un Rosario o Quien
\ está en el Crucifijo y por qué murió Jesús. Es muy triste. Lo peor es
\a Comunión sin primero la Confesión. Aquí pueden haber cometi-
ao un sacrilegio antes de saberío. Los Maestros y Sacerdotes son los
responsables, ya que ellos se entregan a Satanás.
Por estos motivos y otros abusos mentales y físicos hacia los niños,
os pido mucha oración para ayudarles. Hijos Míos, reconoced que
la primera Confesión limpia un alma para que la primera Santa Co­
munión sea un beneficio. Y así se recibe el Don de la Gracia Santi­
ficante apropiadamente. Las gentes argumentan acerca de esto. Du­
rante casi dos mil años no hubo preguntas, ni discusiones; el curso

61
de la acción fue siempre razonable. Hoy, con preguntas de todo de­
bido a los modernistas y su modo de pensar, nada es visto como
Sagrado, como tradición considerada aceptable, por aquellos que
desean los cambios.
^ Q t r a gran preocupación es la costumbre que tenéis de leer revistas y
aceptar literatura. Hijos Mios, hay algunos libros hoy que contienen
puras herejías aunque lleven el “Imprimaiur" y Nobil Obstat. Por
llevar esto no significa siempre que el Sacerdote u Obispo haya juz­
gado el contenido desde el punto de vista de la Iglesia. Puede signi­
ficar que el libro ba sido juzgado desde el punto de vista personal de
ellos. Un ejemplo: un libro para niños discute el Infierno como un
tiempo de enfermedad, o de adictos a la droga, separados de sus
madres... Declara que no existen los demonios o diablos, y las per­
sonas no van al Infierno porque Dios no lo permite.
Ahora hijos Mios. si los jóvenes no entienden el Infierno, ¿cómo se
van a mantener puros y castos o crecer en santidad? Si no entienden
el Infierno, no saben por qué murió Mi Hijo en la Cruz por ellos.
Estas influencia errónea ha impregnado vuestro conocimiento.
Este ejemplo es un ejemplo para la juventud. Muchas mentiras se
cuentan en los libros de la Nueva Era y de la “Ilustración”. Son to­
das mentiras sobre lo que son las Verdades de la Iglesia Católica.
Por este motivo, Mi hija está mandando, por petición Nuestra, un
informe sobre Dogmas y Leyes Canónicas.

OTROS MENSAJES

MENSAJES PROFETICOS DICTADOS POR LA SANTISI­


MA VIRGEN MARIA A SU SECRETARIA, LA DRA. M J .
EVEN PARA EL MES DE JUNIO - VOL. 2.- Mayo 1 ,2000

Hijos mios, quiero seguir aconsejándoles en cuanto a sus vidas y


acerca de la preocupación del Cielo por ustedes. En general Uds.
son muy frágiles y con frecuencia piensan que son fuertes y podero­
sos. El poder y la fuerza que se les otorga a algunas personas es un
don de Dios para que sea utilizado para buenos y santos propósitos.
Este don no es otorgado con la intención de que sea un vehículo
para el mal. Siempre que el mal aparece, sepan, sin ninguna duda.

62
que es« mal proviene de Satanás. Se los digo porque algunas perso­
nas piensan que si Dios permite el mal a la humanidad, será con el
fin de Sus propósitos. La respuesta a ese punto es: No. Dios no cau­
sa el mal a la humanidad. Esa es obra de Satanás. Sin embargo,
cuando una persona causa el mal o lo provoca. Dios lo permite.
Dios se siente consternado, pero no lo detiene.
La humanidad tiene libre albedrío y lo utiliza, a veces, para hacer,
provocar o actuar en forma mala. Esta maldad es instigada por los
malos espíritus que trabajan para Satanás. Esas maldades no provie­
nen de Dios, porque EL solamente quiere el bien, la caridad, el
amor si prójimo, sin embargo, no detiene la maldad que la gente
hace, porque tienen el libre albedrío para hacerlo.
Con respecto a los desastres y destrucciones que están por venir, y
que se pueden comparar con los días de Noé y el Arca, Dios les ha
avisado a todos que Su Diestra está lista para dejar caer sobre la
humanidad muchos eventos horribles. Así, así No obstante una cosa
es que Dios actúe, y otra que reaccione. Reaccionar es la manera
con que sucederán los desastres iniciales. Serán iniciados por perso­
nas con m ala intención, y Dios reaccionará, sencillamente, al permi­
tir que continúen. Por lo tanto, El no los causará, sino que dejará
que sucedan.
Esto es importante, hijos míos. La manera como Dios responda se
deberá ver como correcta. No es la Voluntad de Dios que estos de­
sastres sucedan, sino que los permitirá para Sus Santos propósitos.
Por el otro lado, ¿qué cosas irán a suceder de la Mano de Dios? Una
cosa es saber que Dios permitirá que ocurran estas cosas, pero ¿qué
cosas ocurrirán de parte de EL? Esto será para la Santa Voluntad de
Dios y para Sus propósitos. Si, habrá destrucción sobre la tierra. Si,
habrá eventos “ad extra" que solamente pueden provenir de la Vo­
luntad y de la Mano de Dios. Esto se los bemos dicho por muchos
años. El Aviso, la dirección de los cometas que van a chocar contra
la tierra, el tamaño y el tiempo de duración del gran terremoto, la
medida y el alcance de la destrucción, como también la protección
de los inocentes. Dios va a dirigir todas estas cosas. Sin embargo,
los resultados de estos eventos serán los efectos naturales de estos
mismos. Por eso habrá una conexión entre los eventos hechos por el
hombre, los naturales, y los hechos por Dios.

63
Les describo todo esto porque mucha gente no comprende por qué
Dios provocará, causará o permitirá que esos desastres horribles se
lleven a cabo, según dicen. ¿Y por qué no, hijos mios? Este tiempo
está escrito en las profecías. Todas las profecías se deben cumplir.
Además, este tiempo será peor que el gran Diluvio, o del tiempo de
Lot en Sodoma y Gomorra. Todas las formas de maldad están sobre
su planeta, y Uds. han perdido de vista a Dios. Una que otra vez
Dios hace que la gente vuelva a El. Y creo que éste es uno de esos
tiempos; y Uds. deben comprender por qué El lo hace, o más bien
permite que ocurran estas cosas.
Hijos míos, por la Gracia de Dios es que Uds. leen los mensajes del
Cielo. Recibir los mensajes celestiales es una Gracia de Dios porque
se dan cuenta directamente de lo que está por venir, y al mismo
tiempo cómo poder encontrarse entre los inocentes, para salvar sus
vidas y salvar sus almas. Esto es un don de Dios que no se debe ig­
norar. Espero que lo entiendan.
Por muchos años les hemos aconsejado cómo prepararse Uds. mis­
mos y sus familias. Les hemos aconsejado con prudencia buscar
primero la salvación de sus almas. También les hemos hablado de
los preparativos físicos. Ahora estamos tratando de aconsejarles con
respecto a su preparación mental
El mes pasado les hablé largamente con respecto al estado mental
de la gente, y la necesidad de la preparación mental. Nuevamente
les hablaré este mes sobre la preparación mental repasando con
Uds. las formas cómo deben analizar las acciones de Dios, un Dios
Justo que ha sido extremadamente paciente y que ha sufrido por
largo tiempo con sus hijos. Les hablo como una Madre que sufre
por Uds. y que trata de detener la Mano poderosa de Dios para que
no caiga tan fuertemente sobre ustedes. Si mi Hijo Jesucristo y Yo
no hubiéramos detenido la Mano de Dios, ya habría caído desde
hace mucho tiempo, y con eso habrían dado comienzo los eventos
principales de los Días Finales. Ahora, ya no podemos detenerla por
más tiempo. Muchas de sus oraciones nos han ayudado, pero aún
asi vuestra ayuda no ha sido lo suficiente, porque el mundo, vuestro
planeta, está en una crisis espiritual.
Estos días adicionales se les han dado a ustedes. Asi es; este tiempo
adicional es para atraer más almas que de otra manera se hubieran
perdido. Si los eventos principales hubieran ocurrido en los años 70

64
u 80 o aún en los 90, ¿cuántos de Uds. hubieran estado preparados?
Fue entonces que nosotros, mi Hijo y Yo, empezamos a detener la
Mano del Padre Eterno.
Hijos mios, estos tiempos de espera no han sido tiempos perdidos.
' Estos tiempos han sido para salvar almas, vuestras almas, para que
Uds. puedan hacer su Sufrimiento Purgatorial aquí, ahora, y entrar
al Reino de la Paz. Aprecien mentalmente este tiempo extra que se
les ha dado, y hagan más para hacer reparación de sus pecados. Este
es el momento. Puede que ya no les quede más tiempo para hacerlo.
El tiempo avanza rápidamente, como Uds. lo saben. Ya estamos en
el mes de Junio. Hemos llegado a la mitad del año. ¿Qué han hecho
para preparar sus almas? Es. imcQdapí?- hiips tnios*. reafirmar su
decisión de entrar al Reino de. la Paz.Este es el m omento, oara ofre­
cer oraciones diariamente en reparación de sus recados.
Mentalmente, no se deben preocupar por fechas o eventos. Oh no,
ahora es el momento de preparar sus almas. Si les diéramos unos
meses más, o aún unos años más, se molestarían? ¿Se molestarían si
les diéramos un poco más de tiempo para prepararse? No veo por
qué, hijos míos. Lo que Dios juzga para su alma es perfecto y justo.
Uds. necesitan más tiempo, se los puedo asegurar. Muy pocos están
listos espiritualmente.
Oh hijos mios, Uds. no comprenden la necesidad profUnda de puri­
ficar sus almas. No comprenden que cada uno de los pecados se de­
be purificar. Dios castiga por todo. Por eso deben esforzarse por
purificar sus almas completamente. Esto toma tiempo y paciencia.
La purificación exige un dolor sincero de sus pecados. Exige el de­
seo de corregir ante Dios cada injusticia que se ha cometido. En el
Purgatorio hay muchos que sufrirán por muchos años por pequeñas
ofensas. Estas eran muy pequeñas, aún asi, Dios exige perfección.
El alma debe ser perfeccionada, o sea hay que limpiarla con la repa­
ración. Esta debe ser vuestra actitud ahora, hijos mios, no de esperar
y pensar, sino de actuar.
Si han leído sobre las vidas de los Santos, se habrán dado cuenta
cuánto se preocupaban por sus almas. Uds. necesitan un deseo simi­
lar, hijos mios. Deben esforzarse para perfeccionar sus almas. La
inocencia se puede recobrar con la reparación. Esto es posible y ne­
cesario. No se burlen. Crean.

65
Les doy estas lecciones, asi como lo hace mi Hijo Jesucristo y San
José, porque la mayoría de Uds. tratan de comprender y de actuar
de acuerdo a nuestras lecciones. Esta es una de las razones por la
cual rezo para que sean motivados a meditar, a pensar sobre sus vi­
das, y en la manera que deben ver la amorosa, pero Justa Mano Po­
derosa. Los amo a todos. MARIA.

MENSAJES PROFETICOS DICTADOS POR SAN JOSE A


SU SECRETARIA, LA DRA. M. J. EVEN PARA E L MES DE
JUNIO - VOL. 3.- Mayo 1, 2000

Mis dulces hijos, soy yo, José, esposo casto de la Siempre Santísi­
ma Virgen María. El Padre Eterno me ha pedido que los instruya
para que puedan hacer una confesión correcta. En 1997, este Apos­
tolado sacó un folleto referente al examen de conciencia antes de la
confesión. Consiste en 20 páginas de posibles pecados, organizados
en grupos. Las categorías eran los Diez Mandamientos y las siete
virtudes principales. Esto lo hicimos para ayudarles a reconocer
más completamente la naturaleza del pecado, para que de esta ma­
nera su confesión sea más completa. Esta lista de pecados ha sido
útil para muchos. Sin embargo, todavía hay problemas en la manera
en que Uds. se conducen al confesarse. Por eso el Padre Eterno me
ha pedido que les explique cómo hacer una confesión correcta.
Es importante que recuerden que el que perdona es el Sacerdote en
la “Persona de Cristo”. El Sacerdote, por lo tanto, debe verse de
igual manera y no tratar la confesión como un acto social. En su
papel de “La Persona de Cristo", El Sacerdote debe reconocer el
pecado y el pecar como ofensas graves contra Dios y mantener un
criterio solemne y serio de la confesión.
Existen muchos ejemplos de lo contrario de parte de los Sacerdotes
que ven el pecado y el pecar de una manera sin trascendencia, mejor
dicho, de una manera descuidada, porque no quieren que el peniten­
te se sienta incómodo, y tienden a menospreciar la importancia de la
confesión. Sabemos por medio del Dogma de la Iglesia, que la con­
fesión de los pecados es el medio de salvación. La confesión no de­
be ser, ni debe ser tratada de una manera informal, o sin ningún res­
peto, tanto por el que se confiesa, como por los pecados que está
confesando. Eso sería una bofetada a Dios.

66
Tomen en cuenta de qué manera su Sacerdote ve la confesión; si
permite la confesión detrás de la cortina como también como al esti­
lo moderno pero aprobado por la Iglesia, o sea la confesión cata a
cara. ¿De qué manera ve el pecado? ¿Cómo reacciona al ver que
vienen con una lista cuidadosamente planeada, y con una lista, es­
peramos, detallando todos los pecados? ¿Acaso la rechazará? ¿Está
dispuesto a escucharlo? Hijos míos, hagan lo posible para encontrar
un Sacerdote que tos trate con el grado de solemnidad que la confe­
sión y el penitente se merecen. Búsquenlo y vayan donde él.
Es sumamente importante que hoy en dia el Sacerdote no los des­
anime en la confesión. Algunas personas han sido grandemente des­
animadas por la actitud del Sacerdote. Algunos hasta han dudado si
la confesión file válida. No lo puedo decir aqui, pero les pido, por
favor, que rectifiquen sus sentimientos y dudas y traten de hacer
todo lo posible por encontrar a un Sacerdote sincero y fiel con quien
confesarse detrás de la cortina, y que no les critique nada al respec­
to.
Hasta el momento, en esta lección les he mencionado dos puntos
que deseo repasar aún más. Primero, haber hecho un esfuerzo de
todo corazón para examinar su conciencia; y segundo, haber escrito
una lista de los pecados que van a confesar. Hijos míos, sólo que
Uds. sean un genio para recordar tanto los pecados de cada dia y
retenerlos en la memoria, se requiere tiempo para hacer un examen
de conciencia y una lista. Si el confesionario es demasiado oscuro,
lleven consigo una lámpara de mano.
Ahora hablaremos acerca del examen de conciencia. Et Padre Eter­
no está enterado del número de ofensas que la gente no ha confesa­
do. Algunas de las confesiones han sido muy superficiales, faltando
una comprensión total de los pecados cometidos. Por ejemplo,
cuando la persona comete el pecado de orgullo, confiesa el pecado
de orgullo, pero no asi los demás pecados derivados del pecado de
orgullo. En algunos casos se pueden contar hasta 25 pecados adicio­
nales cometidos debido al pecado de orgullo. Por ejemplo; la ira, el
engaño, la falta de caridad, la glotonería, la avaricia, odio hacia los
demás, escándalo debido a los rumores, etc. Estos representan tanto
los pensamientos como las palabras que la persona tenia como re­
sultado del orgullo. Las acciones tales como; pegar a los demás, ser
destructivo, y la falta total de moderación en la conducta es necesa-

67
río incluirlos cuando está de por medio el orgullo. Estos pecados
subsiguientes también se deben confesar, aunque por un momento
se hayan olvidado que ocurrieron. Por eso, hijos míos, es importante
reconocer las consecuencias, y las clases y formas de pecados aso­
ciados, y también confesarlos.
Por eso los grandes pecados mortales se llaman Pecados Capitales.
Porque cada uno de ellos conduce a pecados secundarios que se co­
meten al mismo tiempo. Por lo tanto, para hacer una confesión com­
pleta, deben recordar estos pecados y confesarlos también. No estoy
hablando aquí de una confesión general. Oh no, hablo de la confe­
sión semanal o quincenal que deberá hacerse más completamente.
Esto es hacer una confesión bien pensada. Es algo que requiere pre­
paración y deseos.
Repasen la naturaleza del pecado y del pecar, hijos míos. Mediten
sobre los eventos de sus vidas día a día. Consideren el hecho de que
aun la persona más buena peca cada día de una u otra forma. El co­
nocer sus pecados es una Gracia de Dios. Pero también es necesario
rezar y pedir ayuda para hacer una buena confesión. Estoy seguro
que quieren que todos sus pecados sean perdonados. Bueno, es ne­
cesario cierto esfuerzo para hacer una confesión, sincera, abierta y
totalmente verdadera.
Ahora, ¿cómo se presentan todos estos pecados al Sacerdote?
Escribiéndolos y clasificándolos por categorías. Las categorías pue­
den ser los pecados contra Dios en la Santísima Trinidad. Otra cate­
goría puede ser los pecados contra el prójimo.
La siguiente categoría puede ser sus faltas personales y aquellos
pecados con los que tienen que luchar para no repetirlos una y otra
vez. Otra categoría pueden ser los pecados que no recordaron en su
última confesión, y otra categoría pueden ser los pecados de omi­
sión, y los pecados que otros cometieron debido a sus palabras y
acciones; luego tienen los pecados contra las virtudes. Uds. escojan
las categorías, pues ésta es una manera de formar un paquete de sus
pecados que tanto el Sacerdote como Uds. comprenderán. Luego
deben pensar en la reparación necesaria por esos pecados.
No es prudente guardar esta lista. Después de tomar nota de las
áreas que necesitan cambiar, de enmendar, destruyanla. No es salu­
dable guardarla. Sin embargo antes de destruirla, háganse una nota
mental, o por escrito de las áreas en las que van a trabajar para cam­

68
biar. y piensen en la reparación necesaria que se debe hacer para
incluir estos pecados.
Ahora deseo discutir otro aspecto. La gente de hoy piensa que sola­
mente es necesario confesar los pecados mortales. Eso no es verdad.
Todos los pecados, mortales y veniales, se deben confesar. Los Sa­
cerdotes Modernistas son los que le han dicho a la gente los errores
en cuanto al pecado y la confesión para que los que se confiesen
sean pocos. Que esto no sea razón alguna para no hacerlo. Uds. co­
nocen la verdad acerca de estas cosas. Les estoy enseñando lo que
el Dogma y el catecismo les dicen. No se confiesen con esa clase de
confesor. Por favor, busquen otro mejor.
Es importante que Uds. comprendan que la confesión de todos los
pecados es lo que Dios requiere para que se considere una confesión
completa. Que nadie les diga lo contrario.
Hijos míos, su vida ante Dios es un libro abierto. El conoce la ver­
dad de todos los pecados. En sus vidas cotidianas existen muchas
maneras de pecar. No se crean intachables.
Nunca piensen que no han pecado. Oh no, más bien mediten en la
perfección que Dios requiere de las almas para el Cielo. No tengan
miedo de hacerlo. Piensen en lo que Dios piensa de sus almas. ¿Qué
pueden cambiar, o altera? Si piensan que no tienen pecado alguno,
entonces no se conocen a si mismos lo suficiente. No se han visto
en lo más profundo de si mismos, y no han descubierto la verdad
Oh hijos míos, con sólo pensar con orgullo que no han pecado, es
un pecado en si. Todos los humanos pecan. Punto. Solamente Dios
y Su Madre nunca pecaron.
Mediten en esta lección. Traten de encontrar alguna ayuda que les
apoye para hacer una confesión completa y sincera. Pídanle al Cielo
que los apoye, y, especialmente, a la Santísima Madre de Dios, Pu­
rísima.
Los amamos a todos y su espiritualidad es importante para nosotros.
JOSE.

69
MENSAJES PROFET1COS DICTADOS POR LA SANTISI­
MA VIRGEN MARIA A SU SECRETARIA, LA DRA. M J.
EVEN PARA EL MES DE MAYO- VOL. 2.- Abril 1.2000

Mis dulces hijos mi hija fue recibida muy bien cuando viajó a Por­
tugal, a pesar de lo severo que a veces resultó el mensaje que Jesús
y Yo les enviamos a través de ella. El mensaje les habló claramente
de cosas de la vida “las últimas cuatro cosas”. Hijos míos, es muy
importante que no sólo escuchen, lean y estudien estas “cuatro últi­
mas cosas”, si no que el efecto sea de tal manera, que los motive a
actuar.
Las “cuatro últimas cosas o postrimerías”, son ante todo, la muerte,
y luego el juicio, el Cielo, el Infierno (y el Purgatorio, que es sólo
temporal). Muy pocos son los que integran estos conceptos en sus
vidas. En otras palabras, los que piensan en su “final” son muy po­
cos. La mayoría de la gente sólo quiere vivir de la manera más fácil
y placentera; y les da envidia cuando piensan que otros tienen una
vida mucho más fácil. ¿Por qué, hijos mios? Vivir sólo para el pre­
sente es una vida desperdiciada, porque al vivir asi, se descuidan y
no se preparan para cualquier eventualidad que Dios desee para us­
tedes. No es prudente pensar sólo en el presente. Piensen aún más
allá del final de sus vidas.
Si estas cosas les resultan muy difíciles o deprimentes, entonces
quiere decir que no han hecho nada en cuanto a estas “cuatro últi­
mas cosas”. En realidad, no están preparados parala vida, ni mucho
^jvtnenos para la muerte.
/Svhora, hijos míos, deseo compartir con Uds. la manera de superar
f estas cosas emocionales tan difíciles. La gente dice: “No quiero
pensar en estas cosas finales. Tengo mucho miedo”. ¿Por qué tienen
miedo? Por que no se han preparado apropiadamente. Es como un
ciclo. Por eso vamos a discutir este problema. Una de las razones de
tener miedo es porque su alma no está en la Gracia Santificante. La
Gracia Santificante les asegura el amor de Dios y Su cuidado provi­
dencial. Por pensar en la vida y en los efectos del pecado y del pe­
car se han demorado en hacer una confesión pura y completa.
Yo les recomiendo tomar una hoja de papel y un lapicero; sentarse
quedamente en la mesa teniendo una imagen de Jesús en frente.
Permitan que su corazón le hable a Jesús y en voz alta platíquenle

70
" t

de sus vidas. Denle a conocer sus sentimientos y pídanle que les


ayude a comprender el efecto que su vida ha tenido en ustedes.
Háganle conocer sus temores y esperanzas, y díganle que desean
preparar SUS vidas para todas las even tu alid ad e s co n una b uena f M -
festón. Luego en la hoja de papel empiecen a identificar las cosas
que desean confesar, v pytan jvTrV>n con un dolor sincero. Cuando
se vayan a confesar lleven esta hoja de papel para decírselo al Sa­
cerdote, a un santo Sacerdote, detrás de la cortina. Al confesarse
detrás de la cortina, es mucho más fácil reconocer al Sacerdote
“como la persona de Cristo”, que es Jesús mismo. Es más fácil
hacerlo detrás de la cortina porque pueden imaginarse la imagen de
Jesús que hablan visto en la mesa de su casa cuando se preparaban
para confesarse. Hagan una limpieza total de todos sus pecados; y
asi estarán listos, en estado de Gracia Santificante.
segunda razón por la cual la gente parece tenerle miedo a las úl-
umas cuatro cosas es que no quieren dejar sus familias, sus propie­
dades y sus bienes. Hijos míos, UJamilia es para este mundo. Dios
es para el Cielo. No olviden que la-fanuüa es un don de Dios sola­
mente para este mundo y los bienes que tienen son solamente para
darles placer aquí en la tierra. En el Cíelo no habrá necesidad de
estas cosas. Existen gozos inmensos en el Cielo que no están a su
alcance imaginarse; dones más grandes de los que tienen aquí, se
los aseguro. Ahora pongan en perspectiva el lugar de la familia y
los bienes; siempre en relación con los propósitos santos de Dios
para ellos en sus vidas.
Otra razón por la cual la gente no quiere pensar en “estas cuatro úl­
timas cosas”, es porque son débiles, emocionales, impacientes, y no
pueden hacerles frente. Yo no estoy de acuerdo. Estas son actitudes
de la vida, excusas que le dan a sus vidas para no afrontar situacio­
nes que encuentran poco placenteras. Estas son maneras con las
cuales Uds. han convencido a los demás para que les ayuden hacer­
le frente con más facilidad. Son pocos los que realmente tienen es­
tos temperamentos emocionales que no tienen ningún instinto bási­
co de sobrevivencia. Deben repetirse a si mismos: “Seré fuerte y
haré lo necesario en estos días para sobrevivir. No seré débil. No
me encontrarán desprevenido”!
También existen los que piensan que Dios no los quiere porque tie­
nen muchos problemas. ¿Y qué son estos problemas? Bueno, algu-

71
nos son problemas de verdad. Algunos son enfermedades, desacuer­
dos familiares, problemas económicos, y otros son sólo problemas
emocionales. Algunos son muy complejos. Otros muy sencillos.
Bien, ¿por qué piensan que Dios ha permitido que tengan estos pro-
emas? ¿Por qué Uds. tienen problemas y otros no? Sólo Dios lo
be con segundad; pero yo les enumero algunos de ellos.
En algunos, el motivo de los problemas. Dios los permite para ani­
marlos a sufrir su cruz, su sufrimiento Purgatorial en la tierra. Algu­
nos tienen cruces que les ayudarán a regresar a Dios, otros para que
recuerden a Dios en sus vidas. Otros reciben cruces para ayudar a
otros a recibir Gracia para la salvación. Otros reciben cruces que no
son de Dios, sino de los malignos del Infierno a través de la brutali­
dad de los hombres, mujeres, y niños que son instigados por ellos.
Unas de las peores cruces son impuestas sobre la humanidad por
otras personas; sin embargo. Dios las permite para un mayor bien; y
por la Gracia y oraciones que resulten de todo esto, o'porque los
resultados son el castigo de Dios para todos; tales como los castigos
que vienen de la mano del hombre pero permitido y llevado a cabo
por Dios. La razón por la cual Dios permite que Uds. lleven su cruz
es algo muy personal; no obstante EL Jos ama a todos y se compla­
ce, especialmente con aquellos que llevan sus cruces bien. Por lo
tanto, no piensen que Dios no los quiere porque tienen una o más
cruces. Por el contrario. Dios los ama inmensamente cuando acep­
tan y llevan sus cruces que El ha permitido.
Otro problema que la gente tiene es pensar que todas las cosas, si
con el tiempo se le busca solución, al final resultarán, a su manera
de pensar perfecta y correctamente. Esto no es siempre el caso. Lo
que no sabe la gente es que aun después de mucha oración: la gente
no sanará, los trabajos no son seguros, los recién nacidos no siem­
pre serán perfectos. Ellos dirán: “pero si nosotros rezamos mucho,
¿por qué no lo permitió Dios? o ¿por qué no sanó esta persona? o
¿por qué no eliminó el problema?". Porque eso no es siempre el
plan de Dios, hijos mios. Sólo porque Uds. quieren esto o aquello,
no significa que Dios asi lo desea para ustedes. Ahora, hijos mios,
deben comprender que los caminos de Dios no son los vuestros.
Dios no dice sencillamente: “Bien, como han rezado mucho, se hará
lo que piden”.

72
Dios no trabaja de esa manera. Sin embargo, en algunos casos las
Gracias acumuladas por la oración les pueden ayudar en casos de
emergencia; y Dios permite que se utilice la Gracia de esta manera.
Eso es importante. “Dios permite que se utilice la Gracia de esta
manera". Por que bien podría no hacerlo debido a sus propias razo­
nes y propósitos. Nosotros no cooocemos la sabiduría perfecta de
Dios. No comprendemos por qué El permite unas cosas y otras no.
El tiene Sus Santos Propósitos, y es nuestro deber reconocer Su sa­
biduría y Su plan en todas las cosas; porque El sabe por qué, cómo,
cuándo, si debe ser, o no. Su Sabiduría y Cuidado Providencial pre­
valece siempre, y nosotros debemos aceptarlo con humilde agrade­
cimiento.
Así pues, para que Uds., sus familiares y demás estén preparados
correctamente para los Dias Finales, se debe comenzar con su pro­
pia preparación. No lo vean como una carga, más bien como un don
especial de tiempo y mayor entendimiento.
_ ^ M u y pocos están preparados apropiadamente para estos días. Por
i eso quería aprovechar este tiempo para hablarles a Uds. de las cir­
cunstancias en las mentes y corazones de muchos. Es difícil saber
dónde empezar o cuándo terminar esta explicación, ya que existen
muchas diferentes maneras de pensar, preguntas variadas referente a
los preparativos; sin embargo, creo que estos ejemplos ayudarán a
muchos. Traten de comprender que todos los humanos tienen algu­
na clase de inquietud en sus vidas. Todos tienen ciertas ansiedades
acerca de lo que les espera en el futuro. Todos tienen que tratar con
ciertas inseguridades. Sé que estas son apenas unas de ellas; sin em­
bargo, tal vez estas explicaciones les podrán ayudar también.
Los amo a todos y extenderé mi manto sobre Uds. para ayudarles a
encontrar su camino hacia las cuatro últimas cosas. MARÍA.

MENSAJES PROFETICOS DICTADOS POR SAN JOSE A


SU SECRETARIA, LA DRA. M J . EVEN PARA EL MES DE
MAYO - VOL. 3.- Abril 1. 2000

X Queridos hijos de Dios, Ies comunico muchas cosas, y lo hago así


porque Dios Padre me lo ha pedido. Yo soy Su voz y les hablaré de
Sus deseos. En estos dias Dios Padre está muy preocupado por los

73
4 "

católicos que no le hacen caso al Cielo en cuanto al pecado, el pe­


car, y la confesión. Se preocupa mucho por el número de católicos
que viven juntos sin el beneficio del matrimonio; y pecan tan desca­
radamente con actos de fornicación, pecados mortales. Se preocupa
grandemente porque ellos no creen que están pecando, ni les impor­
ta si es pecado o no. Si todos los que están en pecado mortal son
llamados sin haberse confesado, irán al Infierno. Sin embargo, pare­
ce que estos hijos de Dios no les importa nada acerca de estos peca­
dos, o de sus almas. EL está muy preocupado por esto y quiere que
yo les hable sobre este asunto. Hoy dia existen muchas formas de
pecar de este modo entre los católicos, y al recibir la Santa Comu­
nión pecan una y otra vez.
y No se necesita mucho para darse cuenta por qué muchos van al in­
fierno cada dia. No se necesita mucho para reconocer que los que
están en pecado mortal, y no se han confesado, irán al Infierno. ¿Por
qué se arriesgan, hijos mios? ¿Por qué viven vidas tan tempestuosas
cuando no saben cuándo serán llamados por Dios para rendir cuenta
de sus pecados? Están jugando un juego muy peligroso.
Ahora, el Padre Eterno también quiere que les explique que la Con­
fesión del pecado debe ser individual con dolor sincero, y con la
intención sincera de enmienda. Aunque algunas personas que viven
juntas se confiesan antes de recibir la Santa Comunión, todavía
existe la enmienda: o sea la separación, porque Dios no la considera
como una verdadera confesión. Por eso, la única manera de hacer
una confesión verdadera es: separarse. No hay otro camino. Deben
seguir los Mandamientos de Dios. No permitan que cualquier Sa­
cerdote les diga que todo es aceptable. Eso no es verdad. Existe un
pecado grave. Están, verdaderamente, en peligro de perder sus al­
mas en el Infierno.
Hijos mios, les hablo sobre este tema, porque son muchos los que
viven en pecado de fornicación. Algunos se casan. ¿Pero qué pasa
con sus almas? Bueno, en algunos casos el Sacerdote de la parro­
quia le exige a la pareja vivir separados por seis meses. Esto es algo
muy bueno pues facilita hacer la enmienda que la persona hace en
la confesión. Otras parejas, sin embargo, no se separan y se casan,
algunas se confiesan, y otras, no. Entonces el pecado mortal de la
fornicación todavía permanece en sus almas. También permanece el
pecado de haber vivido juntos antes del matrimonio.

74
El acto d d matrimonio no elimina esos pecados; más bien cometen
otro pecado en el Sacramento al no confesarse, y otro al recibir nue­
vamente la Santa Comunión. Un Sacramento no disminuye otro pe­
cado. Solamente una verdadera confesión puede quitar los pecados.
Algunas personas piensan que si se casan, todo queda perdonado.
No es asi. Solamente el Sacramento de la Confesión resuelve el pro­
blema. ¿Acaso es demasiado tarde? No, nunca. La pareja que se ha
casado debe, individualmente, confesarse de haber vivido juntos
antes del matrimonio, y que entraron al matrimonio con estos peca­
dos. Tiene que haber una confesión completa de todos estos peca­
dos, porque debido a estas circunstancias muchos pecados mortales
fueron cometidos antes y después del matrimonio. No es un proble­
ma fácil de resolver. Hay que rezar para que el Sacerdote les ayude
y no destruya la verdad recién encontrada en la Confesión.
Con frecuencia se ha dicho que las parejas que viven juntos antes
del matrimonio encuentran un vinculo; consecuentemente, piensan
que podrán vivir juntos. Yo digo lo contrario. Yo digo que vivir asi
antes del matrimonio sólo agrega hostilidad en el matrimonio; y
podría causar grandes desavenencias que conduzcan a la separación.
Vivir juntos antes del matrimonio no es bueno, más bien es un acto
de hostilidad que los conducirá a una vida de promiscuidad, al de­
seo de una relación adultera. Esta es una de las razones por las cua­
les los Mandamientos de Dios son claramente opuestos a este esta­
do de vida. Si fuera una cosa buena. Dios lo permitiría. No es nada
bueno para la vida matrimonial más adelante. Esto causará muchos
problemas en el matrimonio.
Hijos míos, existen innumerables maneras para cometer pecados
contra el sexto y noveno Mandamientos. Vivir juntos no es la única
manera de cometerlos.
Es necesario que la juventud comprenda que la promiscuidad sexual
en cualquier forma es un pecado mortal y se debe confesar. Hoy día
la moralidad entre la juventud está fuera de control. Tanto se les
enseña a los niños que ellos quieren experimentarlo. Esta experien­
cia entre los niños es un pecado mortal. Asi es, aún los niños están
en el infierno. ¿Por que? Porque no han cumplido con los Manda­
mientos de Dios.
Quizás Uds. dirían que ellos no lo sabían. Yo digo: “si, ellos lo sa­
bían”. En sus corazones ellos saben que están haciendo mal. porque

75
es un don del Bautismo saber la verdad acerca de los Mandamientos
de Dios. ¿Por qué creen que ellos lo hacen en un lugar escondido, o
cuando los padres no están? Porque ellos saben que estas cosas son
“malas”. Uds. dirían que ellos sólo quieren experimentar, ¿acaso
hay algo malo en eso? Sí, eso es malo. Pero el mal más grande es
causado por los padres que lo permiten; y los maestros que les ense­
ñan a los niños cosas que ellos por ser tan jóvenes no lo pueden
apreciar completamente.
Pero esto no quita el pecado en los niños. Ante Dios están pecando.
Ellos están pecando mortalmente, hijos mios. Los adultos deben
comprender muy claramente que los jóvenes pueden pecar mortal­
mente, y pueden, y con frecuencia van al ín fiemo. La ley de Dios
no es diferente para los jóvenes. Siempre será la misma. Los padres
deben proveerles más seguridad a sus hijos. La juventud de hoy van
a lugares lejanos para pecar. ¿Saben a dónde están sus hijos? Lo
saben todo el tiempo? ¿Uds. les ayudan a confesarse y hacer peni­
tencia?
Hemos pasado el período de Cuaresma y he visto a los jovencitos
ser dispensados de toda penitencia, y de cualquier manera que les
ayudarla a la purificación de sus almas. Esto es algo escandaloso,
queridos padres. Uds. no han hecho nada para cumplir con su res­
ponsabilidad. Uds. tendrán que rendir cuenta. Hagan que sus hijos
comprendan que es necesario una disciplina en sus vidas. Háganles
comprender que la vida no es libre para vagabundear, para experi­
mentar. Asi lo ven ellos en la televisión. Ellos sólo ven las maneras
para pecar.
Deben hablarles acerca de sus almas. Muy pocos padres compren­
den su responsabilidad en estos asuntos. Muy pocos comprenden
sus propias almas. A muy pocos les importa lo suficiente para
hacérselo saber claramente a sus hijos desde una temprana edad.
Solamente los ven como niños. No se dan cuenta que cada niño tie­
ne un alma.
Deseo darle a cada hijo o hija de aquellos padres, abuelas, abuelos,
tíos y tías que leen estos mensajes, un don especial que Dios Padre
ha decretado que Yo puedo dar. Este don es un Angel Guerrero es­
pecial para que luche por ellos contra los pecados de impureza e
inmoralidad. Deseo que este don se extienda a todos los niños, pero
muy especialmente a los menores de edad, o sea a los menores de
21 años.

76
Solamente con esta clase de ayuda podrán algunos niños darse
cuenta de sus pecados. Solamente con vuestras oraciones podrán
vivir una vida casta en los caminos de Dios.
Los amo a todos. Hasta el próximo mes. Yo soy José.

Los Tiempos Finales.- LAS PLAGAS


Dictado por Nuestro Señor Jesucristo a su secretaria, Dra. M.J.
Even, Septiembre 1, 1993

Deseo ahora hablarles de las plagas. Las diez plagas de Egipto se


extenderán por todo el mundo. En todas parles la gente sentirá un
terror general debido a estas plagas; pero no todos serán afectados
de la misma manera. Solo el pensamiento de poder ser afectados
causara un caos total en el mundo.
Como si no fuera suficiente con las enfermedades, la escasez de
comida y agua, desastres de la naturaleza, y otros desastres provo­
cados por el hombre, estas plagas serán muy reales y causaran mu­
chas muertes.
Primero; habrá una gran infestación de piojos en el ganado, en la
gente, en los hogares, en los campos, en la comida, en fin en todas
partes. Esta infestación durara siete dias.
Segundo: se verán atrapados o rodeados por una avalancha de esca­
rabajos, langostas, ranas y culebras, Los cuales se comerán todo lo
que encuentren en su camino, destruyendo los alimentos en los
campos. Invadirán los hogares, los graneros, y los edificios. Estas
alimañas caerán del cielo, o saldrán de las entrañas de la tierra y
causaran gran devastación por siete dias sobre la tierra.
Tercero, verán las aguas de la tierra ponerse rojas como la sangre, y
todo ser viviente en el mar morirá. Por siete dias no podrán acercar­
se a estas aguas debido a su contaminación.
Cuarto, del Cielo caerá un meteorito llamado Ajenjo que chocara en
diferentes lugares de la tierra, quemando todo lo que esté en su ca­
mino. No se recuperaran de este desastre debido a que la tierra esta­
rá ardiendo y todo se quemara por esta calamidad enviada desde
Cielo.
Quinto, la guerra infundirá temor a todos y la Tercera Guerra Mun­
dial devastara algunos países de tal manera que desaparecerán bajo

77
el mar. Esta guerra durara aproximadamente año y medio y se ter­
minara por medio del Anti-Crísto quien será aclamado como el lí­
der. Pero tos que estén contra el, empezaran la guerra de nuevo.
Habrá ataques nucleares, proyectiles y bombas atómicas. Estos cae­
rán sobre las ciudades principales destruyéndolas, dejando a la gen­
te sin liderato y quedando todos vulnerables a los caprichos de los
poderosos cabecillas militares.
Después se darán cuenta que tendrán que afrontar grandes prejui­
cios, habrá atentados para matar a todos los cristianos, destruir to­
das las imágenes sagradas y profanar los últimos restos de las igle­
sias católicas.
Y La señal de la Bestia será impuesta a toda la gente del mundo para
asegurarse que los que todavía sobreviven tengan comida y agua.
Nunca jamas acepten esta señal. Mueran si es necesario antes de
entregar su alma a Satanás por comida. Porque, hijos míos, esto es
lo que pasara al dejarse imprimir el 666, la marca de Satanás.
Después serán envueltos en un calor abrasador alternándose con un
frío cortante. No tendrán los medios ni para refrescarse ni para ca­
lentarse. Se verán en la necesidad de andar sin rumbo en busca de
comida, agrupándose en masas como refugiados. Oh, hijos míos, los
que más tiene hoy, serán los que más se sientan desdichados.
Una nueva guena estallará porque los de la China invadirán los Es­
tados Soviéticos y no serán detenidos al cruzar ese continente. Lle­
garán a Roma y se proclamaran los amos del mundo.
Para entonces, la mitad de la población del mundo, literalmente no
existirá. Habrán muerto o habrán sido asesinados.
Se fijan, hijos míos, todo esto esta escrito en las profecías; por lo
tanto todo deberá cumplirse.

MENSAJE PROFÈTICO DADO POR EL PADRE ETERNO A


SU SECRETARIA, DRA. M J . EVEN. JULIO-VÓL. 2 Junio
2,1995

“Hijos de Jesús, María y José: he decidido hablarles a través de los


mensajes que mí hija les da a Uds. Hace ya un año que les hablé
sobre el Aviso, y la mayoría de Uds. acogieron Mis Palabras con
agradecimiento. Fue una carta dura, una carta basada en hechos re-

78
+

ales, acerca de un evento histórico de vuestra época. Fue y es un


mensaje difícil de comprender, pero uno que toda la humanidad ex­
perimentará.
/ Tomo esta oportunidad para compartir algunos pensamientos con
I Uds. sobre los grandes actos de Mi Justa Mano que está pronta a
\ caer sobre Uds., porque mi brazo ha estado y está descendiendo a
\ una velocidad vertiginosa, aun mientras hablamos.
Hijos mios, les pido a todos que recen, recen mucho por los miles
/ de personas que morirán pronto y no están preparadas. En uno de
estos casos, casi medio millón de personas morirán en el termino de
un día y los sobrevivientes serán un puñado de ñeles. En otro caso,
sin previo aviso, dos estados de un país desaparecerán casi por com­
pleto bajo el mar y casi tres millones de personas perecerán. Los
sobrevivientes serán los fíeles y las familias de aquellos a quienes
i he prometido ayudar. Dense pues cuenta, que esto sucederá muy
\ pronto. Un evento tras otro, muy rápidamente.
^.Quiero que estén prevenidos. Deseo que toda la gente sepa lo que
va a ocurrir. Es justo que Yo trate de todas las maneras posibles, de
hacer saber lo que la Justa Mano de Dios ha decretado. Pero a pesar
de haberlo estado avisando por centenares de años, solamente unos
pocos han escuchado. Solamente unos pocos de entre los miles de
millones de gente que han vivido en la tierra, durante el tiempo de
su vida, han escuchado a su Dios, a su Sierva (la Virgen María) o a
sus siervos cuando han hablado de los Santos Mensajes de Dios.
Hijos mios, deseo que sepan que Yo les hablo a muchos videntes,
pero solamente unos pocos comunican Mis mensajes. Yo los acon­
sejo y los asesoro. Les doy avisos y les expreso mis preocupaciones.
Deseo que más gente me conozca. Deseo que conozcan a su Dios.
He decidido, pues, escribirles nuevamente a través de estos mensa­
jes ya que son leidos y apreciados por muchos.
Mis dulces Hijos: Yo soy el Padre de todas las cosas creadas. En mi
mente Divina yo he creado la imagen de'cada cosa, cada persona, y
no será hasta el fin del tiempo, como Uds. lo saben, que los separaré
de todo lo que existe en la tierra y en el firmamento. Si asi lo deci­
den, Uds. habitarán con Nosotros en el Cielo. La tierra la haré des­
aparecer. El firmamento se reunirá con Nosotros en los Cielos por­
que ningún hombre ha destruido su inocencia. Les digo esto para
que sepan que soy Yo, quien los ha creado, Soy el Mismo que estoy

79
dejando descender Mi Justa Mano sobre ustedes. Yo, el Creador,
Soy el Dios Justiciero que en mi misericordia traeré la gran Tribula­
ción a la tieiTa.
Uds., mis queridos hijos, me preguntan, ¿por qué?. Qué ¿acaso no
se los he dicho ya? ¿No pueden acaso comprender que Yo como el
Padre Bueno de todos, debo hacerles ver a mis hijos que no estoy
contento con la manera en que están viviendo? Uds. destruyen en el
vientre la vida que doy a los niños; Uds. le quitan la vida a aquellos
a quienes les pido sufrir por la salvación de otros. Uds. han buscado
otros dioses a quienes rendir su lealtad. Uds. ban ofrecido sus vidas
al Principe de los Mentirosos, Satanás. Ustedes siguen el camino de
Satanás, no de su Dios.
La Mano de Dios, la Mano Justiciera, desciende para darles una lec­
ción y mucho mas.. Hago esto en mi misericordia para que su pecar
no exceda los limites para los cuales el infierno fue hecho. Yo con­
trolo también el infierno y no puedo permitir qué los limites del su­
frimiento sean excedidos aunque algunos han ya alcanzado los limi­
tes extremos de la perversidad, más allá de toda expectación, super­
ando en maldad al mismo demonio.
A causa de estas maldades, a estos yo los enviaré para siempre en
cuerpo y alma al infiemo.Para algunos, su propia existencia llegará
1 a su fin. Lwascgúro, quehacer esto será un acto de misericordia.
Mis dulces hijos de Jesús, María y José: los estoy aconsejando de
manera muy extraordinaria porque quiero que sepan: que todas sus
oraciones han sido escuchadas. Uds. oran de todo corazón e implo­
ran Mi misericordia. Pero les aseguro que la misericordia puede ac­
tuar de dos maneras: ya sea deteniendo los eventos, como permi­
tiendo que sucedan. Dejen que yo lo decida, queridos hijos, déjen­
me decidirlo.
Hace mucho tiempo. Yo mande grandes tribulaciones a la tierra. En
el diluvio, todos perecieron menos ocho personas. Juré a la humani­
dad que no haría esto nuevamente. Pero les aseguro que Uds. han
actuado mucho peor que la gente de esos dias, mucho peor. Ahora
I me encuentro nuevamente en la necesidad de imponer un justo cas­
tigo.
Mi Hijo y Su Madre les han estado avisando por años a través de
muchos videntes. Les han hablado de la Justicia de Dios, les han
enseñado como salvarse de estas catástrofes; les han indicado luga­

80
res de refugio y cómo protegerse Uds. mismos, sus hogares, y sus
familias.
Ahora iodo está listo, las lecciones fueron ya impartidas. Se les ha
aconsejado y se les ha prevenido de antemano. Ahora Dios es justi­
ficado.
v/ Presten atención a todo lo que se les ha enseñado. Practiquen su fe,
/* crezcan en virtud y santidad; preparen sus hogares y familias por­
que el tiempo de los tiempos desciende ahora.
Todo esto vendrá como un ladrón en la noche. No habrá avisos. Na­
ciones enteras desaparecerán. Paises enteros serán destruidos. Las
plagas abundaran. Lucifer y los espíritus malignos se harán ver. Los
cometas chocarán contra la tierra.
La Iglesia estará en gran confusión. El Santo Papa huirá. El Anti­
papa será elegido. Las bombas estallarán. Los terremotos destruirán.
Las plagas de insectos y alimañas descenderán. Todas las plagas de
Egipto caerán sobre ustedes. También será el tiempo, hijos mios, de
las grandes persecuciones, contra los católicos, los sacerdotes, y la
gente santa.
-^Todo esta listo ya. El libre albedrío de la humanidad ha dado su
peor resultado, la humanidad apoya al maligno. ¿Está claro ahora?
Comprenden ahora lo que va a suceder? ¿Se dan cuenta que Yo,
Dios, salgo justificado?
Acuérdense, hijos mios: puede ser que sufran solamente por poco
tiempo, porque Yo se cuanto pueden aguantar. Eso es todo. Todo
sucederá muy pronto, muy rápidamente.
X, Hijos mios, los amo a todos y deseo que ninguno de Uds. se pierda
con la muerte eterna del infierno. Traten, hijos mios, de arrepentir­
se, antes de que sea demasiado tarde. No esperen hasta el ultimo
momento. No tendrán ya tiempo. Las “copas” se están vaciando
ahora muy rápidamente y pronto todas las palabras de San Juan
(Apocalipsis) se cumplirán.
Hijos mios, ámenme como Yo los amo. Yo soy su Creador. Mi
nombre es “YO SOY”.
(El Padre Eterno)

81
“LAS MANERAS EN QUE LOS ESPIRITUS DEL MAL Y SA­
TANAS SE HAN INFILTRADO EN MI SANTA IGLESIA CA­
TOLICA ROMANA
Dictado por Nuestro Señor Jesucristo a su secretaria, la Dra. M. J.
Even.
1 de Junio de 1993. N” 12-1993

INTRODUCCION

Mis queridos hijos: Deseo preparar este folleto ahora para que sea
distribuido en el próximo mes de febrero de 1994 como medio para
informar e instruir a Mis Fieles que se preguntan por qué he permi­
tido a Satanás penetrar e influenciar Mi Santa Iglesia Católica. Lo
hago ahora a fin de que sea distribuido tal como lo han hecho con
todos los otros. Nada que sea distribuido por mi secretaria se envia
sin que se le revise apropiadamente en cuanto a Fe, Moral y Ver­
dad. Pese a que no sepan quienes realizan esto, los fieles pueden
estar tranquilos al enterarse de que ese cuidadoso escrutinio se lleva
a cabo en todos los niveles del clero. Además, los muchos sacerdo­
tes que figuran en la lista de correo de este apostolado con el debido
cuidado lo comprueban todo y algunos de ellos hacen sus comenta­
rios cuando lo estiman necesario respecto a asuntos que serian en­
tonces sometidos a otras autoridades.
Hijos míos, palabras de orden privado no requieren del apoyo publi­
co por parte de los Prelados. La mayoría de los videntes que reciben
locuciones no someten a revisión en su localidad el correspondiente
trabajo, y solamente unos pocos videntes si lo hacen en el caso de
sus visiones. No obstante, baste saber que todos los mensajes dados
a todos los verdaderos videntes reciben este escrutinio a petición e
insistencia MIA, pero no por parte de quienes Uds. podrían pensar.
Pero no temáis hijos Míos, confiad en Mí. Yo he seguido todas las
reglas del Magisterio de la Iglesia en el asesoramiento de Mis men­
sajeros.
Lo que me propongo decirles verá la luz mediante muchos videntes
en variedad de mensajes. Este es un testimonio personal que Yo,
Cristo Jesús, doy sobre estos acontecimientos y circunstancias de
modo que les ayuden a saber que Yo conozco perfectamente bien lo
que ha pasado, lo que está pasando y lo que pasará en Mi Iglesia.

82
En muchos aspectos, resulta difícil escribir estas palabras que vie­
nen a demostrar los errores cometidos por mis Hijos-Sacerdotes a
quienes el Cielo ama mucho; y al hacerlo asi Yo estoy reconociendo
públicamente sus pecados y las consecuencias de estos pecados; y
en esto reside la dificultad. Pero ya he pospuesto por muchos años
el expresar mi opinión abiertamente sobre las formas en que la Igle­
sia ha sufrido y sufriré a causa de estos pecados.

Parte 1.
Para comenzar, Hijos Mios, deseo hacer énfasis en el hecho de que
todas estas cosas, de las que les informare, han venido a suceder por
error humano. Un error humano producido por el orgullo y la des­
obediencia, mediante falta de comprensión; un error producido tam­
bién por una sensación de confianza mal informada y mal dirigida
por parte de quienes fueron responsables de formular y tomar las
grandes decisiones durante el Concilio Vaticano II. He visto con
asombro los cambios, falsos y mal informados, que se han hecho
desde que se publicaron las declaraciones del Magisterio de la Igle­
sia. Son pocos los que los han leído cuidadosamente. Son muy po­
cos los que con el fin de descubrir los errores, han comparado con
los documentos originales, en latín y las declaraciones o citas bíbli­
cas.
Son tantos los que creen de corazón que Sacerdotes y Obispos no
pueden hacer el mal, y por ende, todo lo que hacen es lo correcto.
Hijos Mios, esto es un error de juicio.
Hijos, lo que Uds. están experimentando ahora es el sufrimiento que
el Cuerpo Místico de Cristo debe soportar Conmigo en la Cruz. La
Cruz de Uds. es tener a su Iglesia penetrada por la maldad de Sata­
nás y sus cohortes.
Ahora permítanme decirles algunas de las maneras en que esto su­
cedió.

Parte D.
En primer lugar, durante el Vaticano II hubo un grupo radical de
intrusos, adiestrados por otros grupos subversivos para introducir
cambios en la liturgia que vinieran a menguar la santidad en los Sa­
cramentos Sagrados, en la Sagrada Eucaristía, en Mi Presencia Ver­
dadera en la Sagrada Eucaristía, en Mi Madre: Su Santidad y Su

83
Devoción; en el Santo Pontífice y en su infalibilidad. Con el propó­
sito de realizar esto, ellos tuvieron que trabajar muy cuidadosamen­
te para cambiar el lenguaje, los Ritos y la intención del lenguaje.
Tenían que hacerles ver a los Obispos que esto era lo que el pueblo
deseaba, pese a que nunca se le preguntó a nadie al respecto ni na­
die se enteró de lo que estaba teniendo lugar.
Ignorantes de lo que se fraguaba y dentro de un espíritu de camara­
dería, de compromiso y contemporización, los Obispos estuvieron
de acuerdo con amigos en quienes ellos confiaban.
Un ejemplo puede servir aquí de ayuda. Desde un largo tiempo
atrás estas personas subversivas hablan decidido que para disminuir
la reverencia a la Sagrada Eucaristía y cambiar la teología principal
de la Santa Misa de Sacrificio a comida, se sugeriría tomar la Co­
munión en la mano como una formal alternativa de recibir la Sagra­
da Eucaristía por razones de salud y en los lugares en los que tomar
cualquier cosa en la lengua de manos de otra persona no formaba
pane de su cultura. Dentro del espintu de ayudar a los misioneros
en todas las partes del mundo, se aceptó el uso ocasional de la Co­
munión en la mano. Pero en todas las notas, transcripciones y decre­
tos finales del Magisterio de la Iglesia se expresó que el uso de tal
práctica debia hacerse con cautela y que era para aquellas partes del
mundo en donde se hacia necesario apoyar sus normas culturales.
Dentro de la más grave desobediencia y sin que contaran con el res­
paldo de los Santos Pontífices ni de los cuatro que ejercieron la pre­
sidencia durante el Concilio, estos arengadores produjeron los nue­
vos documentos dejando afuera todas las precauciones, condiciones
y exclusiones. Además, sin contar con el acuerdo del Concilio y sin
el conocimiento de éste, ellos pusieron énfasis en la Misa como co­
mida, al excluir frases que declaraban la Santa Misa como un Santo
Sacrificio.
Hijos míos, tal divisibilidad continuó en todos los niveles del Vati­
cano II y se ha llegado hasta el día de hoy en que los Obispos se
preguntan si realmente ellos votaron en favor de estas declaracio­
nes, cosa que por supuesto no habían hecho. Eso de tener tantos co­
mités para dar el toqui .al a las declaraciones finales fue una deci­
sión mal encaminada. Nadie, pero nadie, se ha ocupado nunca de
corregir lo que ellos saben es incorrecto: aún los del Vaticano no
han tomado la iniciativa para hacerlo, y cuando el Santo Pontífice

84
trata de iniciar tales cambios, se le presiona para que no agite el
agua.
Sépanlo y tómenlo como un hecho concreto que no todo lo que ha
venido de "el Vaticano” como Uds. dicen, es tan perfecto como de­
biera ser, y son muchos pero muchos los que saben de esto. No obs­
tante, todos continúan usando lo que se dijo.
No digan que el Papa se equivocó. No digan que el Magisterio de la
Iglesia está equivocado. No critiquen. Digo más bien que como
hombres ellos han comprometido y roto la perfección de 2000 años
de Tradición de la Iglesia. No todo viene del Vaticano, sino que
también de interpretaciones hechas por algunos Obispos y Sacerdo­
tes conforme ellos desean decirlas y comunicarlas a Uds.
El peor de los ejemplos es el del sacerdote que pretende usar el
"espíritu del Vaticano II" para respaldar prácticas obviamente heré­
ticas y sus propios caprichos en lo que toca a la Liturgia de la Igle­
sia, tales como el consagrar las hostias y el vino conjuntamente, o
declarar que se ha reconsiderado el pecado y que ahora ya no existe
el pecado mortal, o declarar que todos van al Cielo porque no hay
Infierno. Estos son los caprichos y las herejías apoyadas en el “ego”
de algunos de Mis Hijos-Sacerdotes. Ellos realmente han perdido su
Fe ¿o no es asi? ¿Podéis ver vosotros que lo que he denunciado es
error, es herejía?
) ( o h Hijos Mios, la lista del mal sigue y sigue; he mencionado breve­
mente otros males en otros folletos. Aquí les estoy probando con
documentos cómo el mal ha entrado en la Iglesia. Capricho huma­
no, falta de juicio humano, decisiones humanas tomadas en relación
con cosas que verdaderamente son asuntos Divinos. Todo lo que
concierne a Mi Iglesia y a mi Fe son asuntos Divinos y no hay per­
sona, Sacerdote u Obispo que tenga el derecho de cambiarlas sepa­
radamente de toda la Enseñanza del Magisterio de la Iglesia, incluso
la Santa Infalibilidad de vuestro Santo Pontífice, el Papa Juan Pablo
II. ¿No lo lamentarán Uds. cuando les sea arrebatado, y el próximo
Papa sea el Anti-Papa? Uds. podrán reconocerlo inmediatamente
como tal por sus palabras y por sus acciones.. ¡Si, inmediatamente!

Parte III
Aún hay otro grupo de perpetradores que deseo identificar clara­
mente. Yo los llamo feministas cuyo deseo de penetrar en el bastión

85
todo masculino de la Sania Iglesia Católica es tan grande que han
apelado a los espíritus del mal para que las ayuden. Ellas desean
que Dios sea una mujer. Ellas quieren que sean ordenadas mujeres-
sacerdotisas. Desean desafiar a Dios y hacerse diosas ellas mismas.
En toda la historia nunca ha habido un tiempo en que las mujeres
hayan sido tan poco femeninas, tan perversas, tan mal intenciona­
das, tan destructoras y, como ellas con tanta soberbia dijeron, tan
influyentes. Ellas ejercen presión, ridiculizan, atormentan, crean y
dicen disparates para conseguir que Sacerdotes y Obispos sigan sus
consejos. Ellas han ascendido a posiciones que les dan más control
y de hecho controlan Diócesis enteras. A algunas mujeres se les te­
me por su poder. Los Obispos no habian tenido que tratar con ellas
antes y no pueden, no desean combatirlas, de modo que consienten
las herejías que ellas promueven, sabiendo perfectamente bien que
es una herejía. ¡Yo estoy consternado!. Mis Obispos, Mis Sacerdo­
tes, Mis Cardenales necesitan columna vertebral y si no esto, por lo
menos un deseo de asirse a la Verdadera Fe. No obstante, muchos
han perdido su Fe debido a estas múltiples y perturbadoras confron­
taciones. Las mujeres están encantadas Los Obispos están avergon­
zados. iYo estoy aterrado!
Yo digo a todas esas personas: “Abandonen Mi Fe. Abran su propia
Iglesia y religión pero no se llamen a si mismos católicos”
A todos los que sufren, en medio de esta masa de histeria colectiva
a causa de estas confrontaciones y que no aceptan componenda al­
guna, les digo que los amo entrañablemente y les ayudo a perseve­
rar, a continuar. Deben continuar. Mi pueblo fiel necesita conocer lo
que es verdad, mi pueblo necesita que se le guié y se le cuide por­
que Mi Iglesia es su Madre. Ellos debieran poder contar con Mi
Iglesia.

Parte IV
¿Por qué permití que esto pasara? ¿En dónde está el Espíritu San­
to?. Hijos Míos, nosotros los del Cielo vemos con gran asombro la
absoluta profanación, la desobediencia, la soberbia y el rumbo del
libre albedrío de aquellos que buscan Mi consejo, rezan, pero actú­
an de la manera que ellos quieren. Nosotros les decimos. Se los
hemos advertido. Los hemos aconsejado.

86
X Esto es lo que Mi Madre declaró en el Tercer Secreto de Fátima,
que Satanás entraría en Mi Iglesia. Ningún Pontífice quiso revelarlo
porque sus colegas, su Curia y sus consejeros dijeron que la gente
se revelaría en contra de la Iglesia. Bueno, ya se revelaron, pero es­
to puede ser mucho peor. Al no revelarlo, los espíritus del mal han
tenido mucho más tiempo para introducirse en los corazones y las
mentes de aquellos que son susceptibles y que en su soberbia les
hacen caso. Si el secreto hubiese sido conocido, ciertamente que la
gente hubiera alertado a los Sacerdotes y Obispos y no se habrían
permitido los cambios, aunque algunos los habrían aceptado porque
su débil Fe deseaba un camino más fácil para ir al Cielo. Bien, les
aseguro a Uds. que no obstante lo que algunos Sacerdotes digan, la
senda que lleva al Cielo es un largo y difícil camino, y ningún Sa­
cerdote me va a decir a Mi. Dios, cómo juzgar a un alma. Yo juzgo
con perfección.
Pueblo Mío, Yo Cristo Jesús, vuestro Dios, clara e irrevocablemen­
te les digo que existe el pecado, que hay Infierno y que hay purgato­
rio. Que el 80% de la gente que muere diariamente va la Infierno
para siempre, por toda la eternidad. Ninguna cantidad de baile,
arenga, griterío emocional que venga de estos Sacerdotes me hará
cambiar de parecer. Ellos han creado una religión totalmente nueva,
una fe totalmente nueva que niega el valor de Mi Pasión y de Mi
Muerte y el de Mi Santa Cruz.

.# Parte V
* Ahora Hijos Míos, quiero que sepan que esto pudo pasar solamente
porque el hombre permitió que las legiones malignas de Satanás
entraran en sus almas, en sus corazones, en sus mentes. Solamente
el hombre puede hacer tal trabajo perpetrado por Satanás. ¿Y está el
Diablo contento? Oh Hijos Míos, debieran Uds. verlo bailar decla­
rándose vencedor. El ha logrado abrir tales brechas dentro de Mi
Iglesia que en la persona de Lord Maitreya, ha declarado como su­
yas ciertas Iglesias, ciertos grupos, ciertos grupos de oración.
¿Saben Uds. que él distribuye un boletín impreso en el que presenta
sus conquistas?. Sí, incluidos hay grupos de oración que se llaman a
si mismos Carismáticos y que cuentan con personas carismáticas,
grupos de gente que creen estar a favor Mío y Conmigo, Jesucristo.
El ha declarado como suyos Sacerdotes, Iglesias y grupos enteros

87
I

de feligreses. Y ellos no saben de eso, creen que están protegidos


por Dios.
^COh cuán ignorantes sois, queridos Hijos, muy, pero muy ingenuos.
Pensáis que si os comportáis de cualquier manera en Mi nombre, no
solamente os voy a proteger sino que también ningún mal podrá
veniros. ¿Y qué es lo que estáis haciendo que crea la atmósfera, el
ambiente que llama a los espíritus malignos y no a los espíritus ce­
lestiales para que vengan a Uds? Vosotros os habéis metido a expe­
rimentar con cosas Divinas. Estáis creando nuevas formas de reli­
gión. Estáis pidiendo a Dios que apruebe como Santos, ritos en lo
que se invoca lo satánico por parte de quienes vosotros creéis que
hablan en lenguas. Sois necios, gente necia porque no reconocéis el
mal que os rodea. Considerad que si negáis el pecado y no os confe­
sáis, estáis jugando en las manos de Satanás. Esto es lo que él quie­
re. El no quiere que os preocupéis del pecado porque sabe que en­
tonces de todos modos pecaréis y él habrá ganado vuestra alma para
el infierno. El está ansioso de conseguir todas las almas que pueda
para que Dios no las obtenga y las agregue a Su Gloria.

Parte VI
Os digo francamente, de manera muy directa y haciendo caso omiso
de vuestra reacción, de vuestro susto. Hay demonios que van lenta­
mente alrededor vuestro de día y de noche. Hay espíritus malignos
que os tientan continuamente. Debéis reconocer, Hijos Mios, que
estamos en guerra. Estamos en una guerra contra Satanás y sus le­
giones. Esto no es ningún juego. Este no es tiempo para responder
con falta de Fe. Este es el tiempo de la guerra entre los Angeles del
Cielo y los espíritus del Infierno.
Ningún otro tiempo de la historia ha sido como éste porque Satanás
está cerca de ser encadenado y las puertas del Infierno cerradas. Vo­
sotros sois el enemigo si estáis favor de Dios y, en contra de Sata­
nás. Dios mismo es vuestro “General” en la Guerra de las Guerras
por vuestras almas. El peor enemigo de Satanás es Dios y luego to­
dos los demás que están por Dios, que lo aman, lo sirven y lo hon­
ran. Mis fieles Hijos, vosotros sois el enemigo de Satanás. Debéis
comprender esto.
Por tanto, debéis manteneros alerta y practicar vuestra Fe con Tradi­
ción y con Santidad. A toda costa debéis evitar asistir a esta Iglesia

88
experimental. Debéis abandonarla porque estáis jugueteando con
gentes cuyas almas pueden perderse; estáis coqueteando con gentes
que desean entregar sus almas al demonio.
Ya no puedo hablar más claramente. Estoy muy turbado por la inge­
nuidad de Mi pueblo fiel. Ellos creen que sólo necesitan ir a una
Iglesia, denominada Católica y que todo está bien. Os digo que no.
Estad alerta.

Parte Vil
Hijos de la Santa Iglesia Católica Romana, durante muchos años y
en compañía de Mi Madre os he hablado de cuan necesario es que
vosotros practiquéis Mi Verdadera Fe en santidad y que no os dejéis
persuadir de que las nuevas formas son buenas. Repito esto aquí y
continuaré haciéndolo asi. Insistiré hasta la saciedad. Sépanlo.
El mal ha entrado en Mi Santa Iglesia Católica Romana a través de
los corazones y las mentes de aquellos que por su libre voluntad han
vendido su Fe Verdadera en Dios. Y lo he permitido así porque es
tiempo de que mi Iglesia sea purificada. Permitiré aún más para que
se aclare completamente quienes son ovejas y quienes cabras. Pero
después de algún tiempo no permitiré que eso continúe y sumaria­
mente aplastaré a aquellos que se han asociado con el maligno ene­
migo de Dios que es Satanás.

Conclusión
Este folleto ha sido preparado para edificación de Uds., para su
comprensión, una comprensión verdadera de Mi Santa Iglesia Cató­
lica Romana de hoy y de cómo los espíritus del mal han penetrado
en ella. Desearía que el tercer secreto de Fátima hubiese sido reve­
lado desde hace mucho tiempo. Por supuesto que ya llegó la hora,
como probablemente Uds. han podido conjeturar. Si mis prelados
en su orgullo no hubiesen parado su publicación, mucho hubiera
podido evitarse. Pero ahora ya no.
¿Pero no es que también he pedido la unión de los Obispos para que
consagraran Rusia al Inmaculado Corazón de Mi Madre? ¿Se hizo
esto? No; no se hizo correctamente, ni como Yo lo pedí. Mas bien,
hubo un tibio intento, sin que hubiese unión, solamente una declara­
ción del Santo Pontífice. El sabe que no lo ha hecho correctamente.
Oh, la desobediencia de Mis Prelados. Bien, ya me encargaré de
esto Yo Mismo.

89
Queridos Hijos: habéis experimentado la ira justificada de vuestro
Dios, y si la lectura de este folleto os ha atemorizado, sois sensatos.
Porque la Mano Justa de Dios está por caer sobre Mi Iglesia, tal co­
mo ya ha comenzado a caer sobre toda la humanidad.
Sabed esto, la declaración que hice, “que ningún mal entrará en Mi
Iglesia (y las fuerzas del infierno no la podrán vencer" Mi 16. 18)
no quiere decir que el mal no podría hacer esto, sino más bien que
en donde se encuentre un Verdadero Sacerdote que ofrezca un Sa­
crificio Verdadero a por lo menos un sólo miembro verdadero y fiel
de la Iglesia, ahi estaré Yo y no la dejare. Nunca abandonaré Mi
Iglesia, sino que la limpiaré y la purificaré. Oh si, esto es lo que
haré.
y Y o garantizo que estas son las Santas y Aterradoras palabras de
Dios, Jesucristo, y que todo ha sido transcrito correctamente por Mi
Secretaria que siente mi Ira en Mi Voz, Mi Atronadora Voz. Mi
Bendición para todos los que lean estas palabras; permaneced fieles
y amad a Dios vuestro tan calumniado Salvador, Amo y Señor. Me
suscribo,
Jesucristo, Juez y Rey, Señor de Señores.

LA IGLESIA PURGANTE. (LAS ALMAS DEL PURGATO­


RIO)
Dictado por Jesucristo a Su secretaria, Dra. M.J. Even. 2-2-1993

INTRODUCCION
Mis Queridos Hijos: Preparo este folleto acerca de la Iglesia Pur­
gante, (O Iglesia Sufriente) constituida por las santas almas del Pur­
gatorio, porque ellas también dan gloría a Mi Padre Celestial por
cuya Justa Mano están recibiendo el castigo por sus pecados. La
Mano de Mi Padre cae sobre todas las almas del Purgatorio y cada
una de ellas recibe el preciso castigo requerido en justicia para ex­
piar por sus pecados. Esta es una poderosa y gloriosa obra de Dios
uno y Trino.

Hijos míos, este brazo de la Iglesia que es la Iglesia Purgante, no es


comprendido claramente por muchos católicos. Hay que tener en
cuenta que los miembros de la Iglesia forman el Cuerpo Místico de

90
Jesucristo que esta compuesto por tres brazos: la Iglesia Triunfante
constituida por los ángeles y santos del Cielo, la Iglesia Militante
compuesta por todos los miembros vivos, y la Iglesia Purgante inte­
grada por las santas almas de los difuntos que permanecen en el
Purgatorio por un tiempo para expiar sus pecados. Es algo muy jus­
to y santo el rezar por estas almas. Hay oraciones especiales que se
rezan durante la Misa por las almas del Purgatorio específicamente,
o simplemente bajo el nombre de las pobres almas “o Animas Ben­
ditas”.
En otro folleto les describiremos como la Iglesia Militante ayuda a
estas almas, costumbre que se hace diariamente y en todo momento.
Este folleto explicará lo que significa la Iglesia Purgante, brazo del
Cuerpo Místico.

PRIMERA PARTE
Lo primero que deben saber es que el Brazo Sufriente de la Iglesia
es algo mas que la simple existencia de almas expiando por sus pe­
cados. Ciertamente, es mucho mas que eso. El Purgatorio como lu­
gar de expiación y de intensos sufrimientos por parte de todos los
pecadores difuntos, es también una oración continua por la renova­
ción de la Iglesia y por la conversión y santificación de la gente que
aun vive, como también una fuente de superabundante gloria a
Dios.
Este concepto mas amplio del Purgatorio que sobrepasa al indivi­
duo, dentro y fuera de si mismo, y que rinde gloria constantemente,
debe meditarse para reconocer su valor total.
El por qué de su existencia debe ser visto desde una visión mas
grande, creada por Dios en Su divina sabiduría. Es una perfección
de Dios usar en su máxima capacidad todo lo que EL crea. Por lo
tanto, donde tu puedes solo percibir un solo uso o resultado de una
situación o de una entidad creada. Dios puede percibir una docena
de usos o resultados. Cada uso o resultado aumenta la gloria, el
honor, las alabanzas y majestad de Dios. Dios no puede crear algo
que no le de gloría. Esto es imposible.
Cuando Dios creó el Purgatorio, quiso que fuera un lugar para dar
oportunidad a la humanidad de perfeccionarse para el Cielo. Tam­
bién fue su amable intención que la naturaleza del sufrimiento y la
experiencia total y los valores derivados del sufrimiento de las ani­

91
mas benditas, pudieran contribuir a beneficiar a la Iglesia Militante,
al incremento de la fe y de toda la gente en general.
Las almas sufrientes rezan continuamente por la Iglesia, por sus Sa­
cerdotes, por los fieles y para que sus propios pecados sean perdo­
nados. Se fijan, queridos hijos, es todo lo opuesto al infierno, a Sa­
tanás y sus cohortes que constantemente quieren seducir a toda la
gente para que se alejen de Dios y llevarlos asi al infierno para que
compartan con ellos el sufrimiento eterno.
Las almas del Purgatorio sabiendo que han sido salvadas, reconocen
que Dios es misericordioso al dejarles expiar por sus pecados para
llegar a ser más perfectas y poder entrar en el Cielo. Rezan conti­
nuamente por el pueblo de Dios para que logre expiar por sus peca­
dos, para que la Iglesia y sus fieles le den gloria a Dios como le co­
rresponde. Y que toda la humanidad haga la Voluntad de Dios. En
verdad, que el Purgatorio es una santa y maravillosa institución.
Dios en Su misericordia ha hecho que todos los tres brazos de la
Iglesia recen entre si y por cada uno. Cuando rezan, ofrecen las ora­
ciones por la gente individualmente como también por la Iglesia y
por todos sus fieles.

✓ SEGUNDA PARTE
Quiero explicarles cómo y donde las almas del Purgatorio rezan y
sufren de acuerdo con las necesidades de cada una de ellas como
Dios Mismo lo ha determinado.
A cada hora del dia en todas partes del mundo hay muchas personas
que asisten al Santo Sacrificio de la Misa. Los ángeles llevan a las
almas del Purgatorio a distintas iglesias para rezar y ofrecer actos de
alabanza, honor y gloria a Jesucristo, Dios. Llenan las iglesias desde
abajo hasta arriba y ocupan toda banca vacia. Los acompaña una
multitud de ángeles y de santos, cuyas reliquias forman parte de la
historia y tradición de la Iglesia.
Las reliquias de los santos encrustadas en el altar del Santo Sacrifi­
cio son un símbolo y manifestación de la santidad de toda iglesia
católica romana. En las iglesias donde tienen reliquias de un deter­
minado santo, ese santo especial está presente y participa en todos
los eventos de esa iglesia. Si por algún motivo no hubiese ninguna
reliquia en la iglesia, o en los lugares donde se ofrece el Santo Sa­
crificio en ocasiones especiales, el Sacerdote debe traer las reliquias

92
y ponerlas debajo del mantel del aliar. Si esto no se hiciese, no asis­
tirá ningún santo especial, pero vendrán otros santos y rezarán para
que la Voluntad de Dios se cumpla al respecto en esa ocasión. Ge­
neralmente los santos que asisten en estas ocasiones son los docto­
res de la Iglesia.

TERCERA PARTE
Las santas almas rezan por la Iglesia Militante como también por
sus propias familias. Ellas se preocupan mucho y comprenden todo
aquello por lo que el Cielo también se preocupa.
Dios permite que las almas del Purgatorio asistan a las Santas Misas
para dar honor y reverencia a su Salvador y para que rindan home­
naje especial a la Santa Eucaristía presente en el altar y en el Sagra­
rio.
A muchas almas se les pide también estar presentes a lado de sus
familiares en ciertas ocasiones especiales, particularmente en los
funerales y especialmente en su propio funeral.
Las santas almas tienen la obligación de sufrir en el Purgatorio y
sufren tiempo extra y aun más riguroso, después de haber sido libra­
das de él (del sufrimiento) mientras estaban temporalmente lejos del
Purgatorio, como cuando asisten a la Santa Misa. Mientras dura la
Santa Misa, las almas son aliviadas de sus grandes sufrimientos pe­
ro al regresar sufren más y por periodos mas largos.
Las benditas almas sufren menos cuando las visita la Santísima Ma­
dre de Dios, pero no asi cuando las visitan los ángeles o los santos.
Las almas sufrientes aceptan todo lo que se les pide sufrir y alaban a
Dios por Su Misericordia. En la siguiente sección les describiré los
diferentes tipos de sufrimientos.

Y CUARTA PARTE
’ Existen tres niveles de sufrimientos en el Purgatorio. Él Gran Pur­
gatorio es el lugar de donde es más difícil sálir, y aunque no es visi­
tado por los demonios, las almas experimentan un dolor muy grande
e intenso. En el segundo Purgatorio los sufrimientos son diferentes
para cada individuo, de acuerdo con las dificultades que tuvieron y
que los llevaron al pecado. Mientras que el tercer nivel del Purgato­
rio es llamado el Purgatorio del Deseo.
El Purgatorio del Deseo tiene dos niveles: el primer nivel es un des­
pertar general a la Majestad de Dios y a Sus Perfecciones; mientras

93
que el segundo nivel prepara al alma haciéndole que tenga un gran
deseo de estar con Dios. Las almas pueden durar muchos años en
estos dos niveles porque a veces es muy difícil para aquellas que
han dejado la tierra repentinamente, desear el Cielo más que la tie­
rra, y porque deben amar a Dios por encima de toda persona o cosa
terrenal. Los deseos que continúan teniendo por la vida, la falta de
desapego de las cosas terrenales, impide el deseo de estar con Dios
especialmente a aquellas personas para las cuales el deseo de estar
con Dios en el Cielo no formaba parte de su vida. Para borrar las
manchas de estos pecados se lleva muchos años.
El Gran Purgatorio es para los que se salvaron como quien dice por
milagro. Su expiación durara muchos, pero muchos años. El sufri­
miento es intenso, y todas las áreas del corazón, de la mente, del
cuerpo y del alma sufren. El segundo Purgatorio refleja los pecados
individuales, tales como la inmodestia en el vestir o la falta de reve­
rencia de parte de los Sacerdotes.
Los pecados de comisión (actos pecaminosos) se sufren con llamas
y calor, mientras que los pecados de omisión (obras buenas omiti­
das) se sufren con fiio. Ciertas partes del cuerpo también pueden
sufrir.
Queridos hijos: si les sigo describiendo las muchas formas de sufri­
miento que existen, solamente les crearía mas intenso temor en sus
corazones. Solo he querido hacerles ver que en el Purgatorio hay
calor real, llamas verdaderas, sufrimiento real, un sufrimiento insa­
ciable de expiación. Las almas alaban a Dios ya que por Su Miseri­
cordia han sido salvadas para el Cielo que algún dia alcanzaran. Allí
en el Purgatorio alaban a Dios, lo adoran y le dan gracias junto con
los ángeles y santos.

QUINTA PARTE
Hijos míos, ¿como es que no han leído narraciones acerca del Pur­
gatorio y del Infierno en los libros de vidas de los santos? Quizás no
conocen los libros que han sido publicados sobre estos temas. Bús-
qucnlos, queridos hijos, porque pueden aprender muchísimo de
ellos.
Estos libros hablan sobre la naturaleza del Purgatorio; como se ex­
pían los pecados en el Purgatorio, las formas en que el alma sufre, y
además algunos de estos libros les enseñan como evitar el Purgato-

94
río y el Infierno. Yo se los recomiendo. Busqucnlos en las librerías
donde venden artículos y libros religiosos.
Siendo muy pocos los que creen que la Misericordia de Dios inclu­
ye expiación por los pecados, no se imaginan que también ellos
pueden ir a parar a esos lugares de sufrimiento.
v /P o r otro lado, muchos de mis hijos Sacerdotes que andan descarria­
dos, confunden y distorsionan la naturaleza del pecado, y conse­
cuentemente confunden y distorsionan también la naturaleza de la
expiación por los pecados.
Algunos de mis Hijos-Sacerdotes descarnados tienen la audacia de
A decir “que no existe el infierno, el Purgatorio o el pecado”. Esto lo
que hace es confundir mas que nada a aquellas personas que viven
tratando de evitar el pecado, y que se confiesan regularmente como
debería ser. Les digo esto para hacerles ver lo difícil que se ha vuel­
to este problema. Si la gente ya no cree en la existencia del pecado,
el infierno o el Purgatorio, tampoco sentirán la necesidad de la Igle­
sia, de la fe o de Dios. Esto es un gran sacrilegio. Es una gran ofen­
sa al Padre Eterno. Esto me causa mucho dolor porque yo morí por
el pecado del hombre. Di mi vida para que todos fuesen al Cielo. La
puerta del Cielo se cerró debido al pecado original. Por lo tanto,
existe el pecado en el mundo.
\^ H ijo s mios Sacerdotes: Uds. han hecho un gran daño a las almas de
aquellos que han confiado en sus palabras y que ahora son pecado­
res desenfrenados, que se olvidan de Dios y de Su Acto Salvador.
En una palabra, Uds. tienen la culpa de que esas almas se vayan al
infierno.
Es una gran herejía de la Iglesia de hoy por parte de algunos, el
hecho de no creer en el pecado y negar su existencia. Al hacer asi
reniegan de Mi como su Salvador porque yo morí por ellos, pecado­
res. Ay de los perpetradores de tan malvadas herejías. Yo les digo,
“los condenaré”. Confiésense, arrepiéntanse, reconozcan pública­
mente su errar, traten de reparar su pecado. Pidan perdón a la gente
por su gran sacrilegio. Se lo digo como una orden.

IEXTA PARTE
- a Iglesia Sufriente (las benditas almas) suplican también a Dios, su
Salvador, para que ponga fin a esos errores, porque ellas están su­
friendo en el Purgatorio y conocen la verdad sobre el pecado y la
expiación que esc mismo pecado exige.

95
Piensen hijos mios: ¿qué pecados les causarían a Uds. ir a] Purgato­
/ rio? Tanto los pecados de comisión como los pecados de omisión.
Los pecados que no han sido confesados reciben grandes períodos
de expiación. Pero también los pecados confesados reciben una lar­
ga expiación. ¿Por qué? Porque el pecado tiene una consecuencia
permanente o una mancha en el alma que puede ser purificada sola-
mente por la oración, el avuno. la penitencia y el sacrificio.
Permítanme ponerlo de esta manera: Si una persona se confiesa una
vez al mes, va a Misa todos los domingos, y reza el rosario ocasio­
nalmente: no tiene las oraciones suficientes, ayunos, sacrificios o
actos de penitencia necesarios para limpiar todas las manchas del
pecado. No las tiene. Pero, si además de eso, dejas de comer carne
los viernes, ayunas durante la Cuaresma, haces obras especiales de
Misericordia, rezas el Via Crucis, tratas de vivir en virtud y santi­
dad, vas a Misa y recibes la Santa Comunión diariamente y rezas de
uno a tres rosarios al día en reparación por tus pecados y rezas por
las santas almas del Purgatorio, pidiéndoles que recen por tu alma y
por tu perseverancia en guardar los Mandamientos de Dios, enton­
ces en vuestro juicio particular, les podré decir que han experimen­
tado y aprovechado varias fuentes para expiar por sus pecados en la
tierra, y eso es bueno, pero su Purgatorio, no obstante, demorara
muchos años, quizás unos veinte años. Hijos míos: este es solamen­
te un ejemplo. Estoy tratando de demostrar que deben Uds. trabajar
para expiar sus pecados. ¡Empiecen hoy mismo!

CONCLUSION
Este folleto habla de la Iglesia Purgante la cual da gloria a Dios,
gloria a su Santo Nombre. Es una maravilla ver esto. Hijos míos, les
quería enseñar estos puntos que ni Mi Iglesia ni los Sacerdotes están
haciendo conocer, para que Uds. puedan reavivar su compromiso
con la fe y con mi Iglesia.
Yo, Jesucristo, les confirmo que todas estas Santas Palabras e ins­
trucciones son Mías, y han sido correctamente presentadas a Uds.
por mi secretaria. Los amo a todos, queridos hijos. Derramo mis
Bendiciones sobre Uds. vayan en Paz. Soy de ustedes,
Jesucristo, Salvador y Redentor. Febrero 2,1993

96
MENSAJES PUBLICOS DICTADOS POR JESUS, MARIA Y
JOSE A MARY JANE EVEN, SU SECRETARIA PARA MAR­
ZO 1998
1° de febrero 1998
LA VISION
Jesús me pide que escríba la Visión mientras la voy contemplando.
Veo a un hombre sentado ante la mesa de su despacho con monto­
nes de papeles apilados cuidadosamente por doquier. Está escribien­
do con gran atención mientras entran y salen Sacerdotes con más
pilas de papeles. Estos hombres parecen ser sus secretarios puesto
que el hombre sentado les va dando instrucciones para pasar a má­
quina sus escritos. Es el Santo Padre. El les va dando papeles a ma­
nos llenas y explica como deben ser tramitados; seguidamente vuel­
ve a su trabajo, escribiendo.
Después veo al Santo Padre con un hermoso libro, encuadernado en
blanco y oro, mostrándolo a otros y admirando su magnificencia. Es
el Dogma de María, Siempre Virgen como Co-Redentora y Media­
dora de Todas las Gracias.
Ahora ya es de noche y algunos hombres vestidos de negro, de pies
a cabeza, entran en la habitación donde ha estado escribiendo el
Santo Padre. Intentan robar y destruir todos estos esfuerzos. Revuel­
ven la oficina dejando papeles esparcidos por doquier. Cuando entra
el Santo Padre y contempla tal desorden queda desconsolado. Sus
secretarios entran con el libro y le dicen : “Pero Santo Padre, aquí
tenemos cuanto necesitamos”. El dice: “Yo tenía que escribir más
sobre ello”. “Nosotros lo reorganizaremos todo para Vos; no temáis.
Y empiezan a ordenarlo todo mientras el Santo Padre ruega por los
que han devastado la oficina.
Jesús dice que esto es todo.

LA LECCION
Jesús: “Queridos hijos Míos, debe sorprenderos el comprobar que
aun en elVaticano pueden haber ladrones que destrozan el trabajo
del Santo Padre. En verdad, actualmente nada está salvo para los
que desean destruir y causar daños, sean incluso escritos del Santo
Padre.
Las imágenes de la visión que he dado a Mi hija muestran la vulne­
rabilidad de los que están en el Vaticano y os demuestran que des­
pués de tantos años de trabajo vuestro Santo Pontífice está dispues­

97
to a. proclamar los Dogmas de Co-Rcdentora y Mediadora de Todas
las Gracias para Mi Santa Madre, Mana, Siempre Virgen; esto es lo
que el Ciclo desea. Por esta razón vuestro Santo Pontífice ha em­
pleado casi dos años hablando de las Glorias de la Bendita Virgen
María en las audiencias del miércoles. Ha sidó a modo de prepara­
ción para el Dogma que él intenta proclamar.
Ahora entran los malvados, los hombres vestidos de negro, que son
Sacerdotes y actúan con sigilo para no ser descubiertos, estando dis­
puestos a todo, con tal de desacreditar esta proclamación. Sus argu­
mentos son absurdos para las personas clarividentes mas no es asi
con la gente asidua a la prensa con base sensacionalista.
Queridos hijos Míos, rogad para que el Santo Pontífice actúe con la
valentía necesaria para vencer a los disidentes, especialmente su
Curia, y proclamar este Dogma sobre Mi Bendita Madre, la Reina
del Cielo y de la Tierra". Jesús.

I de Febrero. 1998
LA VISION
María me dice que desea mostrarme una visión del Santo Padre. El
Santo Pontífice pasea por un sendero montañoso y está rodeado de
Niños. Lleva una capa blanca y botas. Lleva la cabeza cubierta por­
que hace frío en el monte. Llega a un lugar donde hay una torre y,
despidiéndose de los Niños con su Bendición, entra en la torre. Se­
guidamente le veo en el balcón de la torre y lleva su bonete blanco;
contempla como se pone el sol y entra en la habitación hacia una
mesa-escritorio. Su secretario le llama por teléfono.
Seguidamente le veo salir da la torre y entrar en un coche mientras
saluda a la gente y les Bendice durante el trayecto hacia el Vatica­
no, le veo que se inclina dominado por el sueño, mas despierta al
llegar a la Plaza de San Pedro. Bendice a la gente desde el coche y
llega a su residencia. Ahora observo como toma el ascensor que le
lleva a sus habitaciones privadas y a su despacho. Descansa sobre
su escritorio durante un minuto y, seguidamente, su secretario le
comunica que sus consejeros le están esperando. Es la hora del An­
gelus y él lo reza; los demás le siguen. “Esto es todo”, dice la Ma­
dre Bendita.

98
LA LECCION
María; "Queridos hijos Míos, os muestro todo esto para que consi­
deréis, aunque brevemente, el abrumador quehacer diario de vuestro
Sumo Pontífice. Va de actividad en actividad, de complejidad a
complejidad, sin exhalar una sola queja. Os he mostrado que aun en
las mismas montañas donde va a descansar le persigue el teléfono y
las gentes le salen al encuentro por doquier, y asi diariamente.
Su edad y falta de salud han mermado su energía que le era precisa
para llevar a cabo la misión que el Cielo le había encomendado; no
obstante él es el Pontífice más enérgico que ha habido para llevar a
término la enorme tarea que el Cielo le encomendó. Mas, hijos MÍ­
OS, para ayudarle a cumplimentar su misión y protegerle en su tarea
profetica, pronto Nos lo llevaremos, permaneciendo escondido a
vuestra vista. Es necesario.
No os extrañéis por esto, pues os he comunicado muchas veces en
estos y otros Mensajes que vuestro Santo Pontífice tendrá que huir
del Vaticano. Nosotros le ayudaremos a alcanzar un pueno seguro
lejos de Roma, durante un tiempo. No morirá de momento. Morirá
un tiempo después como ha sido profetizado. Os estoy avisando
nuevamente del gran acontecimiento, en estos Mensajes. No os
asustéis porque el estará vivo y vosotros tendréis que continuar
siéndole fieles aunque no sepáis donde está durante un tiempo.
Sin embargo, queridos hijos, él os probará que vive por medio de
varios conductos y diferentes maneras. Permitiremos lodo esto por
el bien de los Fíeles Católicos. Si, muchos le verán para poder ates­
tiguar que está vivo y continua guiándoos, aunque otros propaguen
lo contrario. Si, algunos comentarán que murió; esto dará lugar a
sus funerales y a la elección de un nuevo Papa, el cual será el Anti-
Papa.
Hijos Míos, esto ya fue profetizado por Mi hija en 1992 diciendo
que, muchos Prelados, al constatar que la elección fue efectuada por
teléfono, creerán en las Profecías. La elección se llevará a cabo por
medio del fax conectado telefónicamente, mientras Roma está re­
vuelta y la urgencia acosa la elección.
Yo quería que supierais este acontecimiento, hijos Míos. María.

99
1 de Febrero, 1996
LA VISION

Empieza la visión y me dicen que lo que veo es una librería. Con­


templo a la gente que va y viene comprando toda clase de libros.
Algunos, libros parecen de cristal, algunos son sobre las cartas del
tarot, mientras otras tratan de las filosofías del "New Age'. Esta gen­
te parecen muy excitados, apresurados y medio locos haciendo
compras. Piden algo sobre, la “New Age", sobre “canalización”,, y
“poderes físicos”, y otros quieren libros de un especial autor, de­
mostrando gran interés y aprobación con respecto a esta filosofía
del “New Age".
La tienda se llama “New Age - Conectad con nosotros”. Veo a dos
jovencitas entrando en la librería. Piden libros sobre la Virgen Ma­
ría y les muestran un lugar en el fondo del local. Las chicas encuen­
tran algunos pero no los hojean. Los compran porque ven en la por­
tada la imagen de la Mache Bendita. Cuando llegan a su casa y
muestran estos libros, que habían comprado para un regalo de Navi­
dad a sus compañeros de clase, a su madre, esta se da cuenta de que
trata de la filosofía del “New Age”. “Chicas, ¿donde habéis com­
prado estos libros?” dice la madre. “Oh, fuimos a una tienda cerca
del Malí” dijeron ellas. “Muchachas, estos son libros sobre la filo­
sofía del “New Age”; no podéis usarlos. Tenéis que devolverlos”,
dice la madre y les indica que compren buenos libros en la tienda
Católica y pidan las viejas ediciones sobre la vida de María y Sus
Glorias. Las chicas van a la primera tienda y les devuelven el dinero
'de los libros comprados diciéndole al dependiente que los libros que
devuelven están en contra de la Virgen María. Toman el bus y lle­
gan a la Librería Católica y adquieren los libros sobre la Verdadera
Devoción a María. Y aquí acaba la escena.

LA LECCION
José: “hijos Míos, es vital para vosotros que comprobéis bien qué
clase de libros se editen y distribuyan sobre la Bendita Virgen Ma­
ría. Actualmente la gente de la “New Age" han empezado a escribir
sobre Nuestra Reina de forma indigna lo cual irá en aumento con el
predominio de esta filosofía en la literatura. Quedaros, con los li­
bros de siempre. La Verdadera Devoción a María, por San Louis de

100
Montfort, es un buen ejemplo de lo que ha de ser tratado sobre la
Bendita Virgen María.
Estad alerta, hijos Míos, con respecto a las influencias de la “New
Age” Toda ella es satánica; se van extendiendo por doquier. No os
dejéis engañar”. José.

1 de Febrero. 1998
LA VISION

Veo libros volando y busco la razón de ello. A mi izquierda con­


templo usa gran fogata y la gente divirtiéndose lanzando libros san­
tos dentro. Seguidamente veo que también son echados al fuego
crucifijos, rosarios, y otros objetos santos.
A mi derecha veo a un hombre saliendo de una casa con unos cuan­
tos libros que también echa al fuego, pero yo sé que no son religio­
sos. El hombre aunque sonríe, no parece ser como los otros; su son­
risa es como la de haber simulado cumplir un “deber”. Vuelve a la
casa con aire solemne.
Una vez dentro de la casa pregunta: “¿Estáis aqui todos?”. Todos le
responden afirmativamente. Y él pregunta: “¿Están todos los libros
religiosos bien escondidos? Y ¿las imágenes?”. Todos responden
que si. El dice: “Pues arrodillémonos y recemos”. “Santa Madre
hemos escondido todos Tus objetos santos; te pedimos que nos
guardes pues queremos hacer Tu Voluntad”, mientras van rogando
desaparece la visión.

LA LECCION
María: “Mis dulces hijos, la escena que habéis contemplado es el
tiempo de la “gozosa” destrucción de objetos santos para los que
siguen al maligno, El Maitreya. Muchas veces os hemos avisado
sobre el tiempo de esconder los libros y objetos santos en vuestros
hogares. Será el tiempo en que la religión tal como ha existido hasta
ahora, va a ser desacralizada. Aparecerán los saqueadores y destrui­
rán las Iglesias y asolarán vandálicamente hogares religiosos. En
este tiempo tenéis que obrar cautamente, ponderando lo que tenéis
que hacer. Ahora es el tiempo de reflexionar sobre como sortear
vuestra problemática.

101
Esto no es ningún juego de niños, hijos Mios. Eslos tiempos están
próximos y conviene que seáis prudentes y tratéis inteligentemente
de esquivar al enemigo.
Observad cómo el hombre echó libros al fuego presumiendo de irre­
ligioso para salvar a su familia. La supervivencia os obligará a usar
de estos subterfugios. Estad alerta. Sed cautos. Será el tiempo de
esconder estatuas y otros símbolos religiosos.
Este período de tiempo no durará mucho, pero sucederá y necesitáis
estar preparados para ello”. María.

I de Febrero. 1998
LA VISION
Jesús dijo que quería darme una visión que elevaría nuestros cora­
zones y nos mostraría algunos nuevos secretos del Cielo. Vi un ca-
minito de luz que venia de la alta extrema derecha y seguía hasta la
extrema profundidad hacia la izquierda; todo el camino estaba lleno
de Angeles; iban de dos en dos, sosteniendo candelas de dos pies de
largo encendidas con llama. Cuando han llegado al final izquierdo
forman un circulo.
Siguiendo a los Angeles veo a numerosos Santos vestidos de todas
las maneras imaginables, desde largas túnicas flotantes a vestidos.
Algunas mujeres llevan sombrero, otras no lo llevan. No todos son
proclamados Santos por la Iglesia, pero allá están. Esta gente va
bajando por el camínito hacia donde está el circulo de los Angeles.
Están hablando y gesticulan en grupos, detrás de los Angeles.
Seguidamente veo una explosión de luz en lo alto del camino y apa­
reció la Bendita Madre vestida de blanco y con la Corona de Fáti-
ma; capa blanca y velo. La gente dejó de hablar y se inclinaron re­
verencialmente. con los Angeles.
La Bendita Madre habla a la asamblea de gentes y Angeles: “Hijos
de Dios tenemos mucho que hacer para los hijos de la Tiena. Ya ha
empezado si tiempo de tribulación y no tienen ni idea de lo que va a
suceder, así que Yo os pido que permanezcáis muy unidos con
vuestros amados de la Tierra y roguéis constantemente por ellos.
Necesitan vuestras plegarías y asistencia ahora más que nunca. Yo
os pido que vayáis por todo el mundo buscando a los que viven so­
los, tienen necesidad de un amigo; ayudad a que practiquen sus re­
zos. Procurar que nuestros Amigos conozcan la severidad de las

102
X tribulaciones, mas sepan también que el Cielo nos ayudará. Estoy
mandando toda la corte Celestial a la berra con el fin de asistir a
Nuestros hijos cuando sus tribulaciones sean más duras de soportar,
pues Nosotros no queremos que ninguno de ellos se pierda. Los An­
geles estarán a vuestra disposición. Quedad en la Paz de Dios Padre,
hijos Míos”.
Ahora contemplo a todos esos hombres y mujeres de todas edades
venir del Cielo en todas direcciones terrenales acompañados por los
Angeles. Les veo junto a personas rogando por ellas y siendo sus
compañeros inseparables. Permanecerán con todos nosotros durante
el presente y hasta el final.
Nuestra oración debería sen “Queridos Angeles y Santos de Dios,
mandados para fortalecerme, orad conmigo, asistidme, guiadme
cada día en la Voluntad de Dios Padre". Y la visión se cierra como
un libro.

LA LECCION
Jesús: “Mis queridos hijos, la certeza y seguridad de que todos te­
néis compañeros pertenecientes a vuestras familias, actualmente ya
en el Cielo, debería daros confianza y la confirmación de que el
Cielo está usando todo Su Poder para ayudaros. Estéis solos o con
familiares, ya sabéis que estáis siendo acompañados por Santos y
por Angeles en los quehaceres de vuestra vida.
Hijos Mios, pedidles a estos Santos, amigos y familiares, que os
ayuden en vuestro avance espiritual asi como en virtudes. Pedidles
que nieguen por vosotros para que vuestras oraciones se sigan con
atención y devoción, con el fin de vivir bien dispuestos a seguir los
caminos de Dios y no los propios.
Hijos Míos, es importante que os sometáis día y noche a la Volun­
tad de Dios, para que viviendo por Dios, no obstruyáis Su providen­
cial atención. Nosotros cuidamos de vuestras necesidades, mientras
os mantengáis fuertes y pacientes. Si permanecéis en la Voluntad de
Dios todas vuestras necesidades serán cubiertas. Así pues, rogad
para que la Voluntad de Dios se cumpla en vosotros y que vosotros
sepáis discernirla.
Nosotros os Amamos tanto!... Vuestro Jesús".

103
1 de Febrero. 1998
LA VISION
Me dicen que escríba mientras percibo y oigo la visión. A mi alre­
dedor todo son Angeles que van y vienen por regiones Celestiales,
creo, porque de tanto en cuanto les perdía de vista aunque pronto
volvían a aparecer a mi alrededor. Están trayendo libros y literatura.
Parece como si quisieran que yo me enterase de algo. Vi la Mística
Ciudad de Dios, los cuatro volúmenes, y el Poema del Hombre-
Dios, los cinco volúmenes; veo los cinco volúmenes de los Mensa­
jes de este Apostolado durante cinco años.
Yo pregunto porqué me los muestran; y ellos me contestan que es­
tos libros llevan la verdad en ellos para que la gente la sepa. Veo
más libros: la Santa Biblia, libros como la Verdadera Devoción a
María, El Secreto del Rosario, Las Vidas de Santos, Libros de ora­
ciones y obrílas sobre la virtud, santidad, vida religiosa, el Breviario
del Sacerdote, Misales, entre otros. Yo aguardo que me comuniquen
la razón para mostrármelos.
“Estos son los libros buenos; son los que iluminan y manifiestan la
verdad Actualmente hay tantos libros que no enseñan la verdad ...
Se puede encontrar libros con las verdades de la Fe Católica pero no
es posible encontrarlos solamente buscando la modernidad; en estos
no encontraréis lo que buscáis. Quedaros con los antiguos”. Los
Angeles desaparecen de la visión con sus libros, y aquí se acaba.

LA LECCION
María: “Dulces hijos Míos, continuo recomendándoos el leer libros
que contengan las verdades de la Fe Católica. Os he dicho y os repi­
to que necesitáis aprender en cuestiones de fe, sobre Jesús y María,
sobre los Santos. Tenéis que estar al corriente de lo que pasa en la
Iglesia y porque el modernismo es un error, es herético y deberíais
comentarlo con los Sacerdotes y mostrar vuestro rechazo. Si no es­
táis de acuerdo con este modernismo, al menos que se enteren.
Un Sacerdote de una cierta ciudad se opuso a las corrientes moder­
nas y sus parroquianos se unieron a su opinión. Esto requería valor,
mas él conocía la verdad. Si al menos los Sacerdotes conocieran la
verdad, todos sus feligreses les apoyarían, rechazando los modernis­
mos y gozándose en lo tradicional. Sin embargo ellos ignoran vues­
tros sentimientos. Deberíais comunicarles vuestra opinión diciéndo-

104
Ies que Ies apoyaríais en el mantenimiento de lo tradicional. No
puedo prometeros grandes éxitos pero ellos sabrían a que atenerse,
por lo menos. Y esto les conviene.
Hijos Míos, los aires Modernistas se están infiltrando diariamente
en la Liturgia, Sacramentos y aquiesciencia de los Sacerdotes. Es
algo sutil, silente y pasa el tiempo sin que los Sacerdotes se enteren
de lo que opinan sus parroquianos, y asi ellos continúan hasta que
los cambios están implantados definitivamente. Es así como actúa
el Modernismo. Poco a poco están ya ahí y nadie se opone ni pro­
testa. En algunas Iglesias es ya casi demasiado tarde. Hay algunas
Iglesias tan modernas en su Liturgia no Católica que no seria extra­
ño que Jesús dejase de permanecer en ellas. Digo esto claramente
porque ha llegado el momento ya. En algunas Iglesias Modernistas
Mi Hijo ya no Se hace Presente actualmente. Es muy triste porque
la gente no se ha opuesto y ha permitido que sucediera.
Roguemos todos para que la gente reaccione y despierte contra es­
tas tragedias y anhele la santidad y las verdades de la Fe de la Santa
Iglesia Católica y Romana”. María.

LA VISION
José me dice que desea que la gente conozca una verdad básica so­
bre la castidad. Veo imágenes sobre la castidad.

Primero veo una mujer que es virgen, según me dicen. Tiene una
luz especial blanquecina que la envuelve. Esta persona es casta.
Seguidamente se me muestra un hombre casado que duerme sola­
mente con su esposa y usa del matrimonio de manera normal. Se
mantiene casto en su comportamiento sexual. No es lujurioso ni co­
dicia mujeres desnudas. Sus pensamientos son puros y castos.
Por último vi a una mujer que tiene cinco hijos. Es muy maternal y
alegre; ruega por sus hijos y por su marido. Sus pensamientos son
dignos y su mente no se entretiene con impurezas. Ama a su marido
y considera a Dios como parte de su matrimonio. Esta mujer tam­
bién se la puede considerar casta.
Aparece un joven. No practica actos eróticos ni se entretiene en sus
necesidades sensuales. Aparta todo pensamiento impuro. También
se le puede considerar casto.

105
San José continúa explicando: “La Castidad es una virtud en la que
las pasiones irascibles están controladas. El casto sigue los Manda­
mientos sexto y noveno, y nunca falla en mantenerse puro de mente,
corazón y costumbres. Veis ante vosotros solteros y casados, todos
los cuales pueden ser castos. La Castidad en su más pura forma re­
quiere el celibato. Mas también una pareja casada puede en sus ac­
ciones ser casta. Actualmente la gente no se controla ni guarda tem­
planza y por esta razón no son castos. Y sin embargo esto es lo que
Dios requiere, la Castidad”. Aquí termina la visión.

LA LECCION
José: “Hijos Míos, os muestro estas lecciones porque deseo que se­
páis que los pecados contra el sexto y noveno Mandamiento son
considerados la moral de vuestras sociedades. Estos son pecados
graves, mortales, hijos Mios, y tenéis que saber que los caminos de
vuestra sociedad no son los verdaderos. No os dejéis arrastrar por
estas corrientes.
Maridos, sed castos con vuestras mujeres. Mujeres, sed castas con
vuestros maridos. Hijos solteros, deben de saber que son la castidad
y la pureza. Necesitan modelos. Encontraréis estos modelos en Je­
sús y María. No es algo anticuado; no es contranatura. Yo lo digo.
Las costumbres de la sociedad en la actualidad son contra la buena
base de la naturaleza humana.
Estáis hechos en la imagen y semejanza de Dios. Las pasiones iras­
cibles están templadas por el Bautismo. Si las dejáis sueltas os auto-
peijudicáis, no os beneficiáis.
Hijos de Dios, el sexo es para la procreación, que solamente el ma­
trimonio cubre y en este sentido. Usad de la templanza, hijos Míos,
preservaros a si mismos con la ayuda de Dios, y María os ayudará si
le rezáis a María, Siempre Virgen”.
Yo soy José, Casto Esposo de “Mana, Siempre Virgen"

MENSAJES PROFÉTICOS DICTADOS POR LA SANTÍSI­


MA VIRGEN MARIA A SU SECRETARIA, DRA M J . EVEN
PARA EL MES DE JULIO- VOL 2
Junio 1. 2000

Hijos mios, por favor ayuden a mi hija a completar la lista antigua


de los Días Festivos en Mi Honor. Hace unos cuantos meses les di­

106
mos a Uds. el borrador de esta lista. Por favor revisen sus libros u
otras lecturas para encontrar los nombres y las fechas.
Yo deseo darle esta lista o calendario al Padre Eterno como un rega­
lo de agradecimiento para Mi Cumpleaños en Septiembre. Para esa
fecha tendremos la copia final impresa y distribuida a ustedes. Su
ayuda para imprimir la lista y para los gastos de envió será una gran
ayuda.
yAhora bien, hijos mios, cuando piensen en las grandes señales de
las profecías de los últimos días, van a poder observar una pequeña
profecía que recordarán, en la cual se dice ocurrirá el día antes de
los grandes eventos; o sea, cuando las Hostias en el Santísimo Sa­
cramento en todo el mundo asciendan al Cielo. Esto sucederá antes
de los grandes eventos, y será una señal clara de lo que se ha estado
esperando.
Porque, hijos míos, la mayoría de Uds. piensan que todo vendrá rá­
pidamente, cuando apenas se han visto tan sólo unas cuantas señales
de las profecías. Están tan absorbidos en los eventos, que han perdi­
do de vista las señales que vendrán primero. Sepan esto, se darán
muchas señales. La alineación de los planetas es solamente una de
ellas. No será la primera, pero tampoco será la última.
Ahora deseo explicarles lo que significa que las Hostias volarán al
Cielo. Lo hago para demostrarles que un evento de esta naturaleza
puede suceder y sucederá.
Lo hago también, porque las Hostias no ascenderán al Cielo desde
todas las Iglesias, sino solamente desde aquellos lugares donde se
cree en la Verdadera Presencia, y donde la Verdadera Consagración
se lleva a cabo.
Primero, cuando Dios el Padre Eterno dé la señal a los Angeles Se­
rafines, ellos descenderán a las Iglesias que tengan el Sagrario y la
Verdadera Presencia. Ellos abrirán las puertas del Sagrario bajo el
Poder Espiritual de Dios Padre y sacarán el Copón. El soltar las
Hostias, será una ascensión de Jesucristo a Su Padre Eterno. El es
verdaderamente Dios, y verdaderamente Presente, y lo podrá hacer
por el poder del Padre Eterno. Esta ascensión se llevará a cabo en
todo el mundo y al mismo tiempo. Las Hostias ascenderán hacia el
Padre Eterno, así como Jesucristo, la Segunda Persona de la Santísi­
ma Trinidad ascendió al Padre Eterno.

107
Ahora hijos míos, cuando esto suceda la Verdadera Presencia ya no
estará presente en la tierra. Sin embargo, en algún lugar del mundo
se estará celebrando una Misa, y las hostias estarán presentes hasta
que termine la Misa. En verdad, el Santo Sacrificio de la Santa Misa
y la Verdadera Consagración continuarán, pero la presencia conti­
nua de la Verdadera Presencia estará sólo por un tiempo, durante la
Santa Misa.
y Durante este tiempo se llevará a cabo la gran persecución de los
Católicos y poder encontrar una Verdadera Santa Misa será difícil.
Hijos míos, les hemos dicho que serán perseguidos. Tienen que ca­
minar por el Camino del Calvario y ser crucificados.
Se van a estar celebrando Misas, pero serán las de los Modernistas,
los de la Nueva Edad "New Agers", y de los que no creen. Asi es,
estas cosas están por verse en mucho lugares, sin embargo, estas
condiciones ya existen en ciertos lugares.
Durante este tiempo va a ser necesario depender de un Sacerdote
Mariano, el que Uds. habrán buscado y encontrado y a quien le da­
rán refugio. Habrá tan pocos Sacerdotes Marianos que Uds. pensa­
rán: ¿Dónde está la Iglesia y la fe? ¿Acaso no les hemos aconsejado
que busquen un Santo Sacerdote? ¿Acaso San José no les ha pedido
por muchos años que busquen un grupo de gente que piensa de
igual manera que Uds.? ¿Un Grupo Remanente? Lo hemos hecho
por muchos años.
Parece que solamente cuando les hablamos acerca de las dificulta­
des asociadas con estos problemas quieren entender y obedecer. Por
eso les describo con detalles, las razones por las cuales los Grupos
Remanentes son importantes.
Les hemos dicho con frecuencia que no todos los Sacerdotes creen
en la Verdadera Presencia, ni que pueden conseguir por su propio
medio, la Verdadera Presencia. De esto quieren saber. Sin embargo,
hijos míos, recuerden que Jesucristo sabe que Uds., quizás, no pue­
dan saber la verdad acerca de un Sacerdote. Pero recibirán todas las
Gracias como si lo fuera de verdad aunque no lo sea. Por lo tanto,
permanezcan en paz. No pierdan la cabeza.
Debido a la falta de creencia, las Hostias puede que no estén debi­
damente consagradas. En este caso, no habrá ninguna ascensión de
las Hostias de esa Iglesia Esta será una manera de saber la verdad.
Sin embargo, aún falta mucho para que esto suceda y será una de
las últimas señales que se les dará.

108
Todos los Sacerdotes que crean, y celebren Misas Sanias continua­
rán consagrando en las Santas Misas sin duda alguna. Por eso, siem­
pre tendrán la oportunidad de recibir la Santa Eucaristía. Se los digo
claramente para que nadie les diga que después de la ascensión, ya
no habrá Misa. Esto seria un error. Siempre habrá una Santa Misa
en algún lugar. Deben buscarla.'
Les digo estas cosas para demostrarles, nuevamente, que nosotros
les decimos a Uds. todo con anticipación. Predecimos los aconteci­
mientos de la Vida de la Iglesia. Somos como un periódico. Sin em­
bargo, existen aquellos que deciden esperar para estar seguros, en
vez de creer en Nuestras Santas Palabras. Ciertamente, con esta des­
cripción podrán creer que Jesucristo está realmente presente en las
Santas Hostias, y que puede ascender como lo hizo hace unos mile­
nios. De seguro ahora podrán comprender que esta señal les demos­
trará la verdad de que ciertos Sacerdotes en algunos lugares, no
creen en la Transustanciacíón.
Ahora bien, hijos míos, existe aún otra cosa que debe esclarecerse,
y esa será la manera que Uds. podrán distinguir a un Sacerdote Ver­
dadero de un impostor. A lodos mis Sacerdotes Hijos les daré un
don especial como señal de fe. Es una señal de fe porque ellos Vi­
ven su vocación, creen en la Verdadera Presencia, y celebran Misas
Santas. La señal que les daré será una señal permanente en sus pe- ,
chos de mi Santa imagen. Es un don especial de Gracia y la prome- V
sa de mi constante cuidado y protección en las numerosas adversi-
dades.
Lo mismo va a pasar como sucedió durante la Reformación de la
Iglesia Católica en los dias de Enrique VIII quien se proclamó cabe­
za de la Iglesia de Inglaterra. Sin embargo, en ese entonces no se
impartió ningún don de Grecia a los Sacerdotes, pero las persecu­
ciones, adversidades, y muertes fueron muchas. En ese tiempo hubo
muchos mártires.
En esos días la persecución y vileza contra la Iglesia, los Sacerdotes
y los laicos será mucho más grande, y peor. Todo el Cielo estará
rezando en ésos días para consolar y aliviar a Jesús en el Santísimo
Sacramento. Cuando los abusos, sacrilegios y maldad estén en su
apogeo, entonces Dios Padre llamará a Jesucristo a su hogar. Su
ascensión tendrán lugar.

109
Si han reconocido que lo que les estoy diciendo es extremadamente
severo; entonces sabrán que el tamaño y proporción de la profana­
ción todavía no ha alcanzado su máximo. Por eso cuentan con más
tiempo. En realidad todavía falta mucho más de historia por escri­
birse antes que empiecen los grandes eventos.
Dulces hijos, por favor preparen sus bogares y obtengan una Píxide
(cajita en que se guarda el Santísimo Sacramento o se lleva el Viáti­
co) especial para recibir de los Angeles, durante ese tiempo y du­
rante el tiempo de los tres días de oscuridad, las hostias que vayan a
recibir. Bajo ninguna circunstancia se deben llevar las hostias a su
hogar. No, los Angeles se las llevaran durante los días severos. No
deben usar las manos cuando vayan a recibir las hostias. La manera
de recibirlas será levantando cada, hostia, empezando con la que esté
encima, con la lengua, y llevándosela a la boca. Por ahora, lo único
que deben hacer es, sencillamente, comprar una Píxide y ponerla
sobre la mesa junto con las demás estatuas.
Dulces hijos, les digo estas cosas para mantenerlos informados. Si­
gan su vida con la esperanza de que están preparados. Sigan nor­
malmente, pero no piensen que son privilegiados. Cerca de tres mi­
llones de personas reciben estos mensajes. Muchos han recibido la
Gracia para leer y creer. Algunos los reciben, pero no creen. Pero
aún asi, recibirán esa Gracia.
Desde el principio de los tiempos el Cielo había planeado estos dí­
as. Se ha hablado de muchas profecías. Estos son los días que están
escritos en el Libro de la Apocalipsis, la Revelación de San Juan.
Léanlo nuevamente, y cada vez que lo lean lo comprenderán más y
más.
Los amamos hijos míos. Gracias por sus oraciones y sacrificios para
ayudar a salvar muchas almas. MARIA

MENSAJES PROFET1COS DICTADOS POR SAN JOSE A


SU SECRETARIA LA DRA M. J. EVEN PARA EL MES DE
JU LIO - VOL. 3
Junio 1.2000

Mis queridos hijos, quiero continuar mi lección acerca de la oración


y del sacrificio como me lo ha instruido Dios Padre. El desea in­
mensamente que todos Uds. comprendan los efectos que la oración

110
y el sacrificio tienen sobre el Alma y su contribución para que la
meta de todas las almas sea el Cielo. Ello también ayuda a la Santa
Madre porque como Madre de toda la humanidad, sufre muchísimo
sabiendo que le queda poco tiempo. Ella ha podido salvar cerca de
50.000 almas por día debido a la conversión a la fe. El Padre Eterno
se complace muchísimo ver esta tremenda ayuda que le dan a la
Madre de Dios.
El alma siempre se asombra en el Juicio Particular de lo cuidadosa­
mente que Dios ha catalogado los pecados y la exactitud de la Justi­
cia de Dios para todos los pecados. La Justicia para aquellos desti­
nados al Purgatorio es exacta, correcta y precisa; y cada uno de los
pecados tiene una medida de reparación que tiene que sufrir para
borrar la culpa del alma. El número y cada uno de los pecados es
identificado, y la Justicia que es el castigo apropiado, esta clara­
mente identificada. Dios no se equivoca; ni Su Justicia es demasia­
da, ni muy poca. Siempre es perfecta.
Una vez que el alma ha sido juzgada se le anuncia la duración y el
tipo de castigo que debe sufrir. Entonces, ¿qué se puede hacer para
aliviar el sufrimiento justo del alma en el Purgatorio? Bueno, se les
puede acortar el tiempo de la misma manera que Uds. pueden, ayu­
dar a todas las Almas en el Purgatorio ahora. Ofreciendo una Misa
para Uds. mismos en vida. Hacer ejercicios de oración, como tam­
bién el Via Crucis, el Rosario y ayunar. Procurando ofrecer un día
de la semana en reparación de su alma.
Hace unos meses les hablamos de esto como un ejercicio que si vale
la pena. Algunos lo han hecho. Pero no todos. Esto ayuda a limpiar
su alma para llegar al juicio particular con un alma más limpia. Esto
les ayudará a acortar el tiempo que tendrán que pasar en el Purgato­
rio.
Esta es una manera muy fácil de manejar este problema. Sufrir en la
tierra es mucho más fácil que sufrir en el Purgatorio. La diferencia
es dramática. El sufrimiento del Purgatorio es fuego y hielo. Fuego
para los pecados de comisión. Hielo para los pecados de omisión.
En verdad, la persona sufre intensamente en la reparación necesaria
del pecado. En la tierra, mucho se puede hacer para limpiar el alma
cada día con un cierto confort. En realidad, vivir en la tierra y hacer
estos ejercicios de oración son sencillos comparados coa el castigo
en el Purgatorio. Por eso, con frecuencia, les hemos aconsejado

111
hacer su sufrimiento purgatoria! mientras vivan. Es muchísimo más
fácil.
Es probable hacerse la siguiente pregunta: ¿cómo es posible compa­
rar el fuego del Purgatorio con un confort más o menos de repara­
ción en la tierra? No se puede totalmente. Por eso la persona necesi­
ta de un mayor esfuerzo para hacer reparación en la tierra. Sin em­
bargo, Nuestro Dios acepta lo que Uds. hagan en Su Misericordia.
En Su Misericordia El acepta aún la oración más sencilla de repara­
ción en la tierra. En lo relativo a la reparación: el tiempo en la tie­
rra, es el tiempo de la Misericordia de Dios. Al morir, la limpieza
del alma es pura Justicia.
f Hijos míos, hemos insistido una y otra vez que Uds. ofrezcan ora­
ciones de reparación. Les hemos pedido que recen mucho para cier­
to propósito. Queremos la salvación de almas, pero también les pe­
dimos algo más. Les pedimos que traten de perfeccionarse para que
, pasen menos tiempo en el Purgatorio.
'-En el Purgatorio las almas sufrientes sufren verdaderamente. No
tienen más recurso que la ayuda de ustedes. Como se los hemos di­
cho, Uds. les pueden ayudar enormemente; y con su ayuda Dios
cambiara la medida de su sufrimiento. Como Iglesia Militante Uds.
tienen la responsabilidad de ayudar a las almas que sufren en el Pur-
\gatorio.
Es realmente sorprendente la muy poca gente que, de verdad, com­
prende lo que significa el Purgatorio. Es sorprendente porque por
muchos siglos la Iglesia ha hablado de este lugar y de su Justicia.
En realidad, hoy dfa, muy pocos ha oído hablar de esto, y si lo han
escuchado, no le han dado importancia. La mayoría de la gente que
muere, pero que se salvan, van al Purgatorio. Se los digo claro y
pelado. La mayoría de la gente que muere, pero que se salvan, van
al Purgatorio. Lo que significa que están sufriendo la Justicia de
Dios. Uds. son responsables de ofrecerles sus oraciones y apoyo.
Deben ayudarles de la mejor manera posible cada día.
Nunca olviden las almas del Purgatorio porque no saben si algún
( día Uds. se encontrarán entre ellas, y quizás vayan a necesitar sus
oraciones desde el Cielo. Ellas nunca se olvidarán de Uds. y de su
ayuda. Aún la ayuda más pequeña será digna del constante apoyo
de parte de ellos cuando lleguen al Cielo.
Sin embargo, Uds. también, pueden pedirles que recen por ustedes.

112
Existen unas oraciones muy bellas a las Santas Almas del Purgato­
rio, pidiendo su ayuda y su apoyo; y Dios las escuchará porque ellas
pedirán por Uds. en Su Justicia.
Dios Padre me ha pedido que comparta estas palabras con Uds. de­
bido a su ignorancia en estos asuntos; pero también porque muy
pocos saben de la ayuda que pueden pedir para si mismos y para las
Santas Almas. Ahora estarán pensando: ¿cuánto es lo suficiente, y
cuándo sabremos cuando parar. Les diré, nunca paren de rezar por
un Alma.
Aunque logren un Alma al Cielo, sus oraciones serán dirigidas a
otra alma a quien nadie le reza. En el Cielo Uds. sabrán a quien le
ayudaron. Las oraciones nunca se pierden. Hay tantas almas en el
Purgatorio que mil y más años de oraciones por las Almas en el Re­
ino de la Paz, la última saldrá propiamente el día antes del Juicio
Final. Asi son de numerosas, y algunas están bajo la gran Justicia de
Dios Padre.
Se dice que una monja rezó por diez años y ofreció muchas formas
de sufrimiento para sacar a su padre del Purgatorio. Murió sin haber
logrado su meta. En su lecho de muerte le fue revelado que durante
todo este tiempo ella solamente le alivió a su padre dos años en el
Purgatorio.
Amigos mios, les cuento esta historia porque es necesario que sepan
las expectaciones de la Justicia de Dios. En la muerte hay Justicia
Pura. En la vida hay Misericordia. Trabajen con la Misericordia de
Dios mientras vivan. Estoy seguro que podrán ver la diferencia.
Para el Cielo, la ignorancia de la gente en este asunto, es sumamen­
te asombroso. Ahora que ya conocen los hechos, deben hacer algo.
No es difícil hacerlo en vida: de todas maneras se tiene que hacer de
una u otra forma. Ofrezcan oraciones extras para Uds. mismos, co­
mo también para las Almas del Purgatorio. No sean egoístas con su
tiempo, porque eso también es pecado. Sean amplios y siempre ayu­
den a esas Almas. Recuérdenlas todos los días.
Asi como la Santísima Reina del Cielo sufre diariamente para salvar
Almas, Uds. pueden unirse a Ella en Su trabajo. Ofrezcan, así como
lo hago yo, cada día para ayudarle. Ofrezcan Rosarios unidos a Sus
oraciones por las Almas. Supliquenlc que salve Almas y supliquen-
le al Padre Eterno que escuche las plegarias de la Santísima Reina
por las Almas. Esto es ventajoso porque demostrarán la unión que
tienen con la Santísima Madre.

113
Díganle al Padre Eterno de su interés sincero por las Almas en
unión con la Santísima Madre.
Debido a que muy pocos de Uds. saben rezar de verdad, les daré las
palabras para rezar. Si, sencillamente utilicen estas palabras que les
propongo. No es necesario buscar una oración formal para esto.
Simplemente hablen con su corazón y nosotros les escucharemos.
Pero eso si, hijos míos, les pido que recen de todo corazón. Una
oración de todo corazón al Padre Eterno por las Almas del Purgato­
rio será recibida bien.
He llegado al final de mi lección. Espero que ahora tengan una ma­
yor claridad de estos asuntos.
Los amo a todos y rezaré con Uds. por las Almas del Purgatorio, y
por sus propias Almas. JOSE.

MENSAJES PROFET1COS DICTADOS POR NUESTRO SE­


ÑOR JESUCRISTO A SU SECRETARIA LA DRA. M J.
EVEN PARA EL MES DE OCTUBRE - Vol. 1
Septiembre 1.2000

Mis queridos hijos, deseo hablarles sobre varios temas. Primero: el


motivo por el cual el Cielo le ha pedido al Santo Padre, el Papa Juan
Pablo II, llevar a cabo numerosas Canonizaciones y Beatificaciones.
Siempre que los santos son declarados aquí en la tierra, también lo
son en el Cielo. Los santos son dones de Dios a la humanidad, que a
su vez retoman y ofrecen a Dios Gloria y Alabanza. El Cielo reco­
noce esta Gloria como un tributo a Dios Hijo por Sus esfuerzos en
establecer la Iglesia y la Fe. También se le reconoce como un medio
por el cual los miembros de la fe pueden rezar y agradecer a Dios
por Sus Santos. Los Santos a su vez ofrecen Gloria a Dios por Sus
dones de Gloria. Se pueden obtener muchísimas indulgencias a tra­
vés de las devociones a los Santos reconocidos por la Iglesia y la fe,
porque estas devociones no se detienen allí, sino que redundan para
gloria de Dios en la Santísima Trinidad.
Lo mismo pasa con la Santísima Madre. Ella no se queda con la
Gloria ni las oraciones que les ofrecen a ella; sino que ella a su vez,
las ofrece a través de Ella, a Dios en la Santísima Trinidad para
Gloria de Ellos, y en acción de gracias. Es un proceso “que se pa­
sa", y, por ello, se otorgan muchas Gracias por el reconocimiento de
estas devociones y oraciones a los Santos.

114
Les quería hablar de esto, ya que muy pocas personas saben el valor
de poder contar con más santos proclamados. Las oraciones a estos
nuevos Santos tienen una gran respuesta, ya que ellos están ansiosos
de dar gloría y gracias a Dios Padre, a través de ellos mismos. Ade­
más, que los nuevos santos nos dan numerosos ejemplos de santi­
dad para que la gente piensen en ello.
En algún sitio siempre hay gente que responde a las virtudes y vidas
que estos Santos llevaron. Ellos meditan en el ejemplo de sus vidas,
piensan en sus virtudes, y se esfuerzan para una vida mejor. Esto
también es un don de los santos para todos; asi lo desea Dios Padre.
Estamos muy contentos que se les esté dando el mérito a muchos
santos en el Cielo que se lo merecen. Agradecemos a Dios Padre
por ese gesto de alabanza a Su Hijo.
Ahora deseo examinar un problema que ha sido planteado por algu­
nos países y se ha discutido ampliamente. Se trata de las Consagra­
ciones válidas. Hace varios meses les habíamos hablado sobre esto;
pero ahora, nos queremos referir, específicamente, a dos aspectos
de la Misa.
Primero, quiero manifestarles claramente que cada día en todo el
mundo se llevan a cabo Misas que son válidas en muchísimos luga­
res donde se celebran la Misa “Novus Ordo", en la que se usa la
palabra “todos”, y no “muchos” en la oración de la Consagración.
En las Misas donde se usan la palabra “todos”, son válidas, aunque
algunas personas lo duden.
Existen otras condiciones que hace que la Misa no sea válida; pero
no esta palabra en particular. Los que lo andan diciendo son unos
heréticos. No los escuchen.
En otros mensajes, Mi Padre Eterno les ha hablado de los Manda­
mientos y de los pecados capitales. En este proceso, El ha manifes­
tado que los pecados del pasado se deben confesar. Les digo esto
porque algunos Sacerdotes han manifestado que esto no es apropia­
do ni importante. Yo les digo: que si es importante. Si no fuera así,
entonces por qué el Padre Pío y el Padre Juan Vianney le ayudaban
a la gente a recordar los pecados de su pasado, en dónde habían pe­
cado,- y cuántas veces. Asi es, y ellos les ayudaban a incluir los abu­
sos que cometían, también.
J r
Ahora lo que deseo comunicarles debido a la confusión actual de
algunas personas acerca de este asunto, es que examinen sus vidas y
recuerden los eventos, lugares, pensamientos, situaciones, aún cosas
que sucedieron una sola vez, y anoten esos pecados que aún no han
confesado, o que quizás lo confesaron pobremente. Luego busquen
a un santo Sacerdote y díganle que han examinado cuidadosamente,
sus vidas por pecados que no han sido confesados, o que lo han
confesado pobremente, que hasta podrían ser pecados mortales, y
que ahora desean la oportunidad de confesarlo, bien. Si ¿1 es un
“buen” Sacerdote, les dirá: “está bien”. Si él es un Sacerdote Mo­
dernista, les dirá: “que no es necesario”. Váyanse de inmediato y
traten de encontrar a un santo Sacerdote que los escuche.
Oh, hijos mios, ¿acaso no les hemos hablado de este problema ante­
riormente? Les hemos dicho que tendrán estos problemas con los
Modernistas. Busquen a un santo Sacerdote. Váyanse a otra parro­
quia. Averigüen. Mantener la verdadera fe significa andar por su
camino al Calvario, es la pura verdad
Esto es un problema grave, y temo que se pondrá aún peor, porque
Uds. no están haciendo una confesión completa. No recuerdan, o no
quieren recordar sus pecados del pasado. Tengan mucho cuidado
ahora, hijos mios. Para permanecer en el estado de Gracia Santifi­
cante, deben estar libres de todo pecado.
Queridos padres de familia, también deseo que repasen el examen
de conciencia de sus hijos. No espero que Uds lo vean. Pero si espe­
ro que Uds. les expliquen a sus hijos los Mandamientos y los vicios,
y que les ayuden a examinar sus propias vidas desde su última con­
fesión. Los padres de familia deben animar a sus hijos a ir a confe­
sarse por lo menos una vez al mes.
Tengo otra preocupación, queridos padres de familia. Uds. no le
ayudan completamente a sus hijos a vivir la fe, ni a rezar, ni les de­
muestran por sus acciones y oraciones que Uds, están viviendo la
fe. ¿Cómo conocerán su fe? ¿Quién se las va enseñar? En las escue­
las, no; las maestras, tampoco. No, Uds. son los responsables ante
Dios de enseñarles la fe. Es necesario que ellos los vean a Uds. re­
zar el Rosario, sentarse quedamente en la Iglesia antes y después de
Misa. Deben verlos a Uds. haciendo el Via Crucis. Ellos sabrán có­
mo hacerlo, siguiendo sus ejemplos.

116
Con decirles que hagan esto o aquello no es suficiente. Se lo deben
demostrar con sus propios ejemplos. También tienen la responsabi­
lidad de enseñarles por qué y cómo ser un buen Católico. El mundo
es guiado por ustedes. Los ideales de este mundo no son los ideales
de los Católicos. El mundo es guiado por el mal, mientras que los
Católicos buscan el bien, el Ciclo.
'v'Mucbos mueren sin el beneficio de una confesión, de los últimos
Ritos, y sin el conocimiento real de lo que les espera; están siendo
llevados por montones al Infierno. Les aseguro que asi es. Hoy en
día, gente de todas las edades se van al Infierno. ¿Dónde están sus
prácticas de fe? ¿Qué ha pasado con sus vidas? Es vuestra tarea,
queridos padres de familia, enseñarles a los hijos el camino al Cielo.
Este es su deber principal al haberlos tenido. Asi es, vuestros hijos
son regalos de Dios y Uds. deben conducirlos hacia el camino al
Cielo. Uds. son los responsables de transmitirles la fe a ellos. Tam­
bién recen por ellos, y pídanles a ellos que recen por ustedes.
La razón que muchos niños han dejado la fe, no van a Misa ni a los
Sacramentos, y no reconocen sus pecados diarios, es debido a la
falta de fe demostrada en los hogares. Puede ser que los hijos han
dejado las prácticas de la fe porque sus Padres también las han deja­
do.
Oh queridos padres de familia, Uds. tienen una obligación ante Dios
hacia sus hijos. No les prediquen, enséñenles y con su ejemplo ellos
también aprenderán. Esto es lo menos que Uds. pueden hacer. Y si
ellos deciden no escuchar, no será vuestra culpa, sino de ellos sois-
mente. Traten de hacerlo, queridos padres de familia. Hagan todo lo
posible.
Sé que les he hablado de esto anteriormente; sin embargo, me pre­
ocupa grandemente ver que los niños se están yendo a los fuegos de
Gehena (infierno) con sus almas negrísimas con pecado; ya que,
con una buena confesión se podrían haber salvado. ¿Dónde están
los Sacerdotes? ¿Dónde están los padres tie familia? ¡Oh! ¡Qué do­
lor!
En realidad, ¿dónde están los Sacerdotes? ¿Qué alimento intelectual
insípido más pueden predicar? queridos Sacerdotes. ¿Qué banales
pueden llegar a ser sus homilías? ¿Dónde se encuentran las pala­
bras: “pecado”, "Mandamientos”, “Confesión” en sus homilías?
¿Dónde se meten cuando bien podrían estar confesando?

117
Recuerden que San Juan Viánney pasaba 16 horas al día confesan­
do. Lo mismo hacia el Padre Pió. ¿Por qué? Porque la gente enten­
día lo que era pecado. Sabían que era necesario que sus vidas estu­
vieran libre de pecado para salvarse. ¿Dónde se encuentran, queri­
dos Sacerdotes? ¿En los casinos jugando? ¿jugando golf? ¿En las
saunas? ¿Dónde está vuestra vocación? ¿Todavía sienten vocación
o acaso es solamente un trabajo? La vocación es un don de Dios.
¿Sacerdotes, dónde están?
En algunos lugares del mundo existen Sacerdotes que tomaron la
decisión de que el pecado no existe; porque de esta manera limitan
el tiempo en el confesionario. ¡Oh! ¡Sacerdotes míos, qué heregia!.
Un buen Católico sabe que peca y que la confesión es necesaria pa­
ra la salvación, no importa que el pecado sea mortal o venial. ¿De
dónde sale la idea herética de que ya el pecado no existe? Ya sé. En
vuestra imaginación. Existe en sus cabezas para llevar una vida más
fácil. Bien, queridos Sacerdotes, van a tener que pagar por esta
herejía, esta apostasía. ¿Qué quieren? Los fuegos del Infierno o
unos años en el Purgatorio?; porque tendrán que escoger uno o el
otro.
Los amo a todos, y por eso les digo la verdad. JESUS.

MENSAJES PROFET1COS DICTADOS POR LA SANTISI­


MA VIRGEN MARIA A SU SECRETARIA, LA DRA. M J.
EVEN PARA EL MES DE OCTUBRE - VOL. 2
Septiembre 1,2000

Mis dulces hijos, tengo una lección de mucha importancia para Uds.
amigos fieles. Es la siguiente: “¿Podrá Jesús encontrar trazos de la
verdadera fe cuando regrese?”. Traigo a colación este tema difícil
porque Nosotros en el Cielo hemos notado un aumento en el núme­
ro de aquellos que se hacen llamar Católicos y que participan, como
Católicos en eventos, conferencias, reuniones, que indudablemente
no son Católicas. Los propósitos y actividades son Protestantes. Se
los menciono con horror porque estas personas buscan algo que ha
sido promovido y ha empezado a alejar la gente de la Iglesia Católi­
ca y de la fe en vez de hacerlos mejores Católicos.
Toda actividad que no los conduzca a Jesucristo, Hijo de Dios Vi­
viente, no vale la pena su participación. Todas las prácticas, supues­

118
tas de fe, que ridiculizan a Dios y a Su Madre, son de los malignos
quienes injurian en las demostraciones de la actividad humana que
no solamente ridiculizan a Dios, sino que también a la persona
humana hecha a la imagen de Dios. Aqui les hablo de esos grupos y
movimientos que están causando que la gente pierda su camino
hacia Dios, haciéndoles creer que son animales, haciéndoles creer
que tienen grandes poderes, haciéndoles creer que son, lo que no
son. Estos movimientos, estos grupos lo que buscan es hacer creer a
la gente que tienen poderes propios y pueden atraer grandes dones
hacia los demás, particularmente los dones del Espíritu Santo.
El Espíritu Santo es un don que Dios concede El mismo, y nadie
más; nadie puede introducir este Espíritu hacia los demás. Ellos no
tienen la autoridad para hacerlo.
No poseen ningún don de Dios para realizar esto separados de Dios.
Lo que si tienen, y lo demuestran, es el espíritu del mal. Así es, mu­
chos que se auto-proclaman clarividentes del Espíritu Santo no son
nada más que agentes del maligno. Asi es, les hablo directa y espe­
cíficamente para advertirles, prevenirles, que la maldad en manos
de muchos es tremenda. Hay muchos que fuerzan este mal sobre
personas inocentes, quienes falsean palabras inventadas por ellos, y
se declaran a si mismos, grandes profetas. Manténganse alejados de
ellos. No permitan que hagan contacto con ustedes. Esto es para su
propio bien, hijos míos.
Es triste decir que innumerables grupos han establecido que lo que
ellos alegan se deriva del Espíritu Santo. Ellos bailan y desfilan co­
mo si estuvieran drogados. Se proyectan, entre ellos una gran auto­
ridad. Todo eso es un disparate. Es y tienen la gran capacidad para
ser malignos. Por supuesto, que muchas de estas personas no reco­
nocerán el mal en su comportamiento.
Otro problema es con los grupos que exigen a la gente ejercitar va­
rias prácticas de fe y luego les dicen que “no son efectivas” si no lo
hacen día y noche. Otros grupos exigen lealtad y secreto de parte de
los miembros, los propósitos son dudosos, sin embargo, lo hacen
para controlar. Esto es fascinante para muchos jóvenes, y se unen a
estos grupos. Mucha gente quiere unirse a grupos donde están sus
amigos.
Por favor, hijos míos, no permitan que estos grupos los alejen de la
verdadera fe. Por favor permanezcan con las prácticas de la verda­
dera fe. ¿Qué son las diferencias? Siendo que han sido creados a la

119
imagen de Dios, deben tratarse a si mismos con dignidad. Deben
conocer la fe y saber mantenerla. Deben tratar, seriamente, poner a
un lado todo lo que no sea correcto y que no sea una representación
verdadera de la religión Católica.
¿Acaso la verdadera fe les exige gruñir como puercos? No.
¿Acaso la verdadera fe significa que pueden hablar en lenguas? No.
¿Acaso la verdadera fe le da a uno autoridad para atraer al Espíritu
Santo hacia los demás? No.
¿Acaso la verdadera fe significa que deben participar en sociedades
secretas? No.
¿Acaso la verdadera fe significa que deben participar en grupos pe­
queños para orar? No.
¿Acaso la verdadera fe les exige algo que sea aún más allá de lo que
dice el Dogma, las leyes canónicas y el Santo Padre? No.
¿Es necesario que Uds. conozcan su fe y la practiquen? SI.
¿Deben creer todo lo que dice el Credo de los Apóstoles y el Credo
Niceno? Si.
¿En sus prácticas de fe deben Incluir la Confesión, la Misa Domini­
cal, la Santa Comunión y la oración? Si.
Hijos míos, les he mencionado lo anterior porque hay organizacio­
nes y movimientos que están alejando la gente lejos de la fe y de la
Iglesia. Estos grupos establecen reglas y normas que excluyen los
de la Iglesia. ¿Existen grupos que ayudan al Católico ser un mejor
Católico? Si.
Algunos grupos que Incluyen Obras de Misericordia Corporales y
Espirituales son: la Legión de María, la Sociedad de San Vicente de
Paúl, y muchas diversas Cofradías, y Ordenes terciarias, tales como:
Benedictinos, Franciscanos, Dominicos. Las Casas de Oración son
de gran ayuda. Los grupos que rezan el Rosario son buenos, pero no
asistan a los grupos de Renovación y SINE, porque estos dos gru­
pos, que fueron empezados por los Protestantes, buscan poner en
duda y modificar los principios de la verdadera fe, en vez de apo­
yarlas.
Les hablo sencilla y directamente porque no hay un sitio o personas
que les digan los hechos tal como son. Hijos míos, practiquen su fe;
no obstante, existen muchos movimientos que solamente los alejan
de la verdadera fe. Sépanlo. Esténse alerta. No se metan con estos
movimientos hasta estar seguros de cuáles son sus propósitos.

120
¿Existe entre sus amigos personas que practican estas ideas erró­
neas? ¿Qué influencia tienen ellos sobre ustedes? Sean cautelosos,
hijos mios, no se dejen persuadir por esta gente. No será saludable
para su fe Católica, la verdadera fe Católica.
Jesús regresará. Uds. si lo saben. Con su Venida, El iniciará la Nue­
va Era de la Paz. Los que todavía se encuentren vivos entrarán con
El al Reino de la Paz. Este será Su tiempo como Rey del Mundo y
de todo lo que hay en éL
Cuando Jesús regrese, encontrará la verdadera fe? Los encontrará a
Uds. practicando la verdadera fe? ¿O los encontrará involucrados
con algún grupo, o en algún movimiento que se dice ser Católico,
pero que no se conoce bien, porque su propósito es malo, y su líder
es el maligno mismo. Y alU se encontrarán ustedes. Bien, ¿qué pen­
sará El? Pensará que Uds. han aceptado al maligno como su líder.
Si, asi va a pensar.
Ahora, para coocluir, les digo nuevamente “practiquen su fe”. Com­
pórtense como buenos Católicos. Crean en todo lo que la Santa
Iglesia Católica Romana Ies enseña.
Cuando aparezca el antipapa, Uds. sabrán que él es el antipapa, por­
que hablará contra todo lo que Uds. conocen como la verdad, santa
y buena. ¡Uds. lo sabrán!, hijos m ios.
Durante ese tiempo Uds. estarán en la Cruz del Calvario sufriendo
por su fe. Manténganse firmes con su fe, como la única vela en la
marea de confusión. Este es el único camino a su salvación.
Espero que esta lección les haya ayudado a distinguir entre la ver­
dad y la ficción. Los amo a todos. MARIA.

MENSAJES PROFET1COS DICTADOS POR SAN JOSE A


SU SECRETARIA, LA DRA. MJ. EVEN PARA EL MES DE
OCTUBRE-VOL. 3
Septiembre 1,2000

Mis dulces hijos, en los meses pasados, Dios Padre me ha pedido


que les provea la lección que El escoge para ustedes. Para este mes
el énfasis será acerca del pecado y la confesión. La razón para ello
es para agudizar su entendimiento acerca de este Sacramento y
hacerles más conscientes de sus pecados. No hay ninguna duda de

121
que todos necesitan alguna ayuda en este aspecto, lo que ya se les
ha dicho previamente; sin embargo, hay mucho más que se le puede
añadir.
Quiero enfatizar, nuevamente, lo importante que es hacer un exa­
men de conciencia antes de ir a la Iglesia y escribir lo que desean
decir en la confesión para que no se les olviden los pecados, o no
darles importancia necesaria, o manifestarlos inapropiadamente. Si
lo escriben en forma de grupos, como se los hemos explicado, el
Sacerdote tendrá la oportunidad de entenderles mejor y podrá hacer­
les algún comentario que considere necesario. Cuando uno se pre­
para de antemano tiene la ventaja de poder pasar un rato pensando
en las actividades y eventos de sus vidas, de su actitud, palabras,
pensamientos y conducta. Por eso es importante confesarse con fre­
cuencia porque si se deja pasar mucho tiempo, todo se puede poner
un poco borroso.
Es importante pensar en su vida pasada para ver si ha habido en al­
gún aspecto de sus vidas, pecados que no han sido confesados. Por
ejemplo, en su actitud, en la manera de hablar, o el comportamiento
en el trato a sus hijos, si no han dado un buen ejemplo, o si no le
han enseñado la fe a sus hijos. Deben recordar que los pecados de
“omisión", o sea, no hacer lo que deben hacer, también son pecados
que se deben confesar.
A veces no se anotan estos pecados por lo obvio que son, pero con
el tiempo se vuelven borrosos y no nos acordamos de practicar
Obras de Misericordia Espirituales y Corporales. Estos se tienen
que confesar porque son parte de las prácticas de la verdadera fe.
Reconocer los pecados de “Comisión”, o sea, lo que uno comete, es
mucho más ficil que los pecados de “omisión”, pero se sorprenderí­
an que muchos no piensan que cierta moral y ética de conducta sean
pecados. Por ejemplo, es pecado mentir acerca de otra persona para
obtener una posición más alta en el trabajo. Es pecado reírse de la
conducta inmoral de una persona. La risa implica aceptación. ¿Que
esto no dura más que unos segundos?; aún asi, se debe mencionar
en la confesión.
Cuando se andan de novios, lo más prudente es tener mucho cuida­
do con su conducta. Toda forma de contacto, donde ponen las ma­
nos, la manera de vestir, y la manera de hablar podría conducirles a
Uds. o a la otra persona al pecado. Tengan cuidado. Esténse alerta.

122
Tampoco salgan con una persona que ya está comprometida. Esto
también les puede conducir al pecado.
¿Siempre hablan con modestia y recato? ¿Acostumbran a decir chis­
tes impuros? ¿Piensan en los sentimientos y emociones de la otra
persona? Cada uno es responsable de los pecados de los demás, y
deben confesar si han provocado que otras personas pecaran. Para
confesarse es necesario repasar muy bien los Diez Mandamientos.
Para hacerlo se necesita suficiente tiempo para pensar. Aún asi es
posible olvidarse de algo. Si este fuera el caso, recuérdenlo de de­
cirlo en la próxima confesión.
Ahora deseo hablarles de otro problema muy grave para algunas
personas; y eso es “escrúpulos”.
Tener escrúpulos es la tendencia de pensar que todo es pecado; y la
lista para la confesión se vuelve enorme. Esta lista de pecados tan
larga se puede acortar, haciéndola en un solo paquete, y dividiéndo­
la en diferentes categorías generales. Recuerden que son seres
humanos con una personalidad única. Si algo no les sale bien, y se
sienten molestos; eso no es pecado. Todos somos humanos con sen­
timientos y emociones que no son pecados, excepto si van acompa­
ñados de otros sentimientos, tales como: la ira, una actitud malicio­
sa, venganza, palabras hirientes, y asi por el estilo. Una buena ma­
nera para superar los “escrúpulos” es repasar la lista de los Manda­
mientos y de los vicios. Sepan que el pecado ocurre citando se actúa
contra estas normas, los Mandamientos, o cogen un vicio.
Algunas personas no lo hacen, o, no pueden separar la posibilidad
de pecar de la tentación, o de cometer en si el pecado. Es necesario
que esto, también, se tome en cuenta.
X Al tratar de ayudar a las personas que todo lo ven como pecado,
tampoco quiero pasar por alto aquellos que no ven pecado en ningu­
na cosa. Vivir la vida pensando que no pecan, es ser muy arrogante,
lo que constituye un pecado grave. La “presunción” de que no pe­
can o que no pueden pecar, es incorrecta. Existen algunos grupos de
personas, hoy en día, que piensan que porque están en la “Divina
Voluntad”, no pueden pecar, esto es un gran error, y en realidad
esto necesita una atención especial. (Se refiere a determinados gru­
pos que se han alejado del verdadero concepto de “Divina Volun­
tad”.) La Santísima Madre María, siempre Virgen, acaba de darles

123
una lección acerca de aquellos grupos que se creen superiores. Este
grupo también está incluido entre esos. Es un grave error pensar que
no se puede errar porque están en la Divina Voluntad. ¡Piénsenlo!
¿Quién dice que son perfectos y que no son capaces de hacer nada
malo? ¿Cuál es la base fundamental de este problema?.
Que quieren una excusa para hacer lo que les parezca, y no recono­
cer que se implican ciertos pecados. Esto es incorrecto, y solamente
los puede conducir a una caída.
Hagan la Voluntad de Dios. Guarden los Mandamientos. Practiquen
la virtud. Esto es la Divina Voluntad. Todos lo deben hacer para la
salvación.
No es fácil examinarse la conciencia uno mismo correctamente la
primera vez. Se necesita un examen verdadero de sus motivos y
comportamiento. En estos días, muchos pecan innumerables veces
al día, y una verdadera y buena confesión les tomaría muchísimo
tiempo; sin embargo, al poco tiempo el examen de conciencia se les
hará más claro y menos difícil.
¿Podrán recordar cómo se comportaron en la fiesta? ¿Podrán recor­
dar lo que vieron en la televisión? ¿Qué fueron sus pensamientos?
¿Le hablaron duramente a su prójimo, jefe o compañero de trabajo?
¿Han pensando en otras mujeres? ¿Han pensando en otros hombres?
¿Sus pensamientos han sido de tal manera que Dios se sentiría con­
tento o se sentiría molesto?
Esta manera de pensar sería una buena forma para actuar debida­
mente. ¿Estaría Dios contento o molesto con sus palabras, chismes,
o conducta? Si piensan que EL se sentiría molesto, probablemente
sea pecado. Si EL se sintiera bien, entonces, no es pecado.
Al final de cada día, háganse un examen de conciencia antes de
acostarse. ¿He pecado, y cómo? Luego recen un buen Acto de Con­
trición antes de dormirse.
Mis queridos amigos, lo que aquí estamos examinando son los ca­
minos de Dios. Lo importante son los Mandamientos de Dios; y no
nuestra manera de pensar.
Traten de pensar con frecuencia cómo le gustaría a Dios que Uds.
actuaran o no actuaran. ¿Se sentiría El contento con su conducta,
pensamientos, palabras, o no? Piensen cómo actuaría El, y luego
teniendo a Jesucristo como su modelo, actúen. Esta es una manera
segura para controlarse a si mismo, cada día, cada minuto.

124
No obstante, aquí les estamos hablando acerca de la manera que a
Dios le gustaría que Uds. actuaran. Si a Uds. no les gusta la manera
de Dios, entonces hagan lo que Ies plazca.
Al pedirme que preparara esta lección para Uds., Dios el Padre
Eterno también quiere que les informe que existen muchos pecados
que no se confiesan, aun por aquellos que se confiesan con frecuen­
cia. La razón es la falta de preparación, de comprensión de lo que es
el pecado, y la falta de conocimiento de los Diez Mandamientos.
Por lo tanto, la única manera de resolver esto es mantenerlos alerta
a los problemas, y animarles para que se mantengan mejor informa­
dos. Lean acerca de los pecados. Traten de comprenderlos.
Otra manera de resolver este problema es que todos Uds. sea más
diligentes al hacerse el examen de conciencia, en su manera de con­
ducirse, su manera de hablar y en la manera de pensar. Muy poco se
habla, boy en día, acerca de la “Concupiscencia". Este pecado se
mencionaba mucho en el pasado. Esto concierne los pecados de
pensamientos, de placer, de deseo. Pecados en la mente que se de­
ben confesar.
Todo lo que se refiere al cuerpo, la mente, la voz, el escuchar, ver,
accionar, son elementos de pecado. Cada aspecto se debe estudiar y
examinar mucho más.
Espero que esta lección les haya dado material para meditar y ac­
tuar. Hasta el próximo mes, Yo soy José.

MENSAJES PROFETICOS DE LA SANTISIMA VIRGEN


MARIA DICTADOS A SU SECRETARIA, LA SRA. M. J.
EVEN PARA EL MES DE NOVIEMBRE - VOL. 2
Octubre 1,2.000

Mis queridos dulces hijos de mi Doloroso e Inmaculado Corazón,


en estos dias quiero ofrecer todo lo que pueda, y asi lo he hecho, al
Padre Eterno para la Salvación de las Almas. Salvo muchísimas al­
mas, pero también pierdo muchísimas. Les pido que se unan a Mi
para salvar almas. Sus almas ganarán un mérito especial ante Dios
Padre por este gesto de misericordia y de caridad; porque Nosotros
sabemos que Uds. tienen muchas intenciones personales por las
cuales ofrecen sus oraciones y peticiones, sin embargo, yo les pido

125
su misericordia para salvar almas junto Conmigo y con todos en el
Cielo. Esta es Nuestra primera prioridad para estos dias porque son
demasiadas almas que se pierden al Infierno, pero juntos las pode­
mos salvar. Después ellas rezarán continuamente por sus intencio­
nes.
No tengan miedo de cambiar sus intenciones en las oraciones por
las almas que mueren cada dia. No teman de que sus intenciones no
sean escuchadas. Necesitamos que ofrezcan todo por estas almas, su
conversión, su salvación, y para que más almas se salven del Infier­
no.
Les prometo ayuda para todas sus necesidades, que las conozco
muy bien asi como Mi Hijo también.
Muchos creen que si no rezan todos los días por sus familiares y
demás, o por una necesidad especial, el Cielo no comprenderá y que
ellos saldrán perdiendo. No, hijos míos, no es así.
¿stamos en un punto muy critico. Nosotros conocemos sus necesi­
dades. Les escuchamos. Dicho esto, no tengan miedo de cambiar
sus intenciones para ayudarme a salvar almas.
Continúo llevando las tres coronas de espinas, salvando asi muchí­
simas almas cada dia; pero aun así no es suficiente. Muchos mueren
sin estar preparados. Muchos mueren en pecado mortal. Muchos
mueren sin recibir los Sacramentos. Me estoy quedando atrás y ne­
cesito su ayuda. Les suplico que recen por la salvación de todas las
almas.
Dicho esto, hijos míos, ahora deseo instruirles acerca de un área
especial de Gracia para Uds. y para sus familiares. Se ha dicho que
Uds. pueden ofrecer Misas Gregorianas por los difuntos, (o cual es
verdad. Las Misas Gregorianas consisten en treinta Misas celebra­
das por treinta días consecutivos. Ahora deseo que sepan, también,
que sería una cosa muy valiosa mandar a celebrar Misas Gregoria­
nas para los vivos, o sea para el grupo de su familia o individual­
mente. Estas Misas celebradas para los vivos les proporcionará a
esas personas Gracias especiales para su conversión, para llevar la
vida de una manera agradable para Dios, y para el avance en una
vida de virtud y santidad. Puede que tengan un hijo, tina hija, una
hermana, o un hermano que ha dejado la Iglesia; entonces por qué
no dedicar unas Misas Gregorianas para cada una de esas personas.
Recibirán muchas Gracias por su nueva conversión. Esto no les per-

126
judícaria y con toda seguridad les ayudaría a regresar al estado de
Gracia Santificante. Esta es nuestra meta, ¿no es asi? Volver al esta­
do de Gracia Santificante significa hacer una buena confesión y lle­
var una vida de oración. Y eso es lo que muchos quieren para sus
seres queridos.
Por esta razón, manden a celebrar estas Misas para estos hijos de
Dios, o por lo menos unas cuantas Misas. Esto les ayudaría enorme­
mente, y les daría a Uds. un poco de consuelo.
Dulces hijos, entre los que Uds. recen por la salvación de sus almas,
están sus hijos y familiares, vivos o muertos. Nosotros lo compren­
demos. No obstante, recen por las almas de aquellos que mueren
cada día sin estar preparados. A ellos también bato de salvar, por­
que todos son Hijos de Dios.
Siento mucho dolor cuando un alma se pierde al Infierno y a Luci­
fer. Ya pronto llegará el momento en que le aplastaré la cabeza. Sa­
biendo que esto está próximo. Lucifer está tratando de hacer todo lo
posible por impedir mis esfuerzos; hablándoles a los que están por
morir y diciéndoles que deben olvidarse de Dios y de no rezar por
sus almas. En esos momentos las personas se sienten confundidas, y
siendo que muy pocas tienen la ayuda de un Sacerdote, no saben
qué hacer. Recen siempre p a n que los Sacerdotes atiendan a los
que están muriendo, ya sea a cualquier hora, dia o noche. Los que
se están muriendo necesitan de esta ayuda. Ellos merecen esta ayu­
da. Lea Sacerdotes que laboran de “9 a 5” por su Fe, recibirán el
castigo que se merecen. Estas personas son Hijos de Dios y los Sa­
cerdotes tienen que atenderlos.
Oh! Sacerdotes, no decepcionen más a Dios. ¿Por qué piensan que
no deben trabajar después de las 5:00 PM? ¿Por qué rechazan a los
miembros de la familia, a las enfermeras, y a los doctores, diciéndo­
les: ¿“que ya es demasiado tarde”? Nunca es demasiado tarde para
que Uds. les den consuelo y ayuda a las almas. Uds. son responsa­
bles por estas almas. Dios Mismo los hará rendir cuenta de la salva­
ción de las almas que Uds. se nieguen a ayudar.
Ahora bien hijos mios, siendo que Uds. no saben ni el dia, ni hora,
les suplico que permanezcan en el estado de Gracia Santificante.
Hijos mios, busquen a un buen Sacerdote que esté disponible para
atender sus familiares. No esperen a que haya una emergencia. Se­
pan a quién llamar, y que les diga, “Si, salgo para allá enseguida

127
para suministrarle los últimos ritos y la Santa Comunión". Deben
planearlo con anticipación y saber quien será esa persona. Hablen
con el Sacerdote de antemano.
Enfermeras, doctores, hablen con los Sacerdotes. Infórmenles, que
hay personas que quieren ver a un Sacerdote para que les suminis­
tren los últimos ritos. Pregúntenles si vendrán cuando se les llame.
Mi Hija ha escuchado varias anécdotas sobre este problema. Hubo
una vez una enfermera que llamó a tres Sacerdotes después que un
paciente le pidió que quería ver a un Sacerdote. Los tres Sacerdotes
que ella llamó le dijeron: “No”. Por eso es necesario encontrar a un
Sacerdote que les diga: “Si”.
En los primeros años de este Apostolado les hablamos advertido
sobre este problema. Les hablamos dicho que esto era parte del Pur­
gatorio de los Ultimos Días. Los Sacerdotes ahora quieren una vida
fácil. Hay Sacerdotes que piensan que nunca hacen nada malo. Yo y
todos en el Cielo nos entristece ver esto, sin embargo, ahora todo
está muy claro: es necesario planear todo para evitar el problema de
que un Sacerdote se niegue a venir para suministrar los Sacramen­
tos a las personas que estén en su lecho de muerte. Este es vuestro
Calvario, hijos míos. Manteniéndose en estado de Gracia Santifi­
cante les tranquilizará sus mentes sobre vuestra suerte. Recen pan
que todos estén en el estado de Gracia Santificante.
Mis dulces hijos, probablemente estarán pensando si el Cielo toma
en cuenta estos problemas al momento del Juicio Particular. La res­
puesta es: si, hasta cierto punto. Podrían hacerse la siguiente pre­
gunta: ¿por qué la persona no se preparó con anticipación? ¿Por qué
pensó que tendría tiempo en sus horas finales? Pues si, se les consi­
dera un poco más por el “deseo de una confesión” en el lecho de
muerte. Sí, se le concederá a la persona Gracias especiales si since­
ramente desea los Sacramentos finales. Los Angeles le ayudarán
grandemente para alejar los espíritus malignos. Yo, misma haré to­
do lo posible para buscar ayuda especial.
Pero si la persona está en pecado mortal, y no pide perdón por los
pecados; entonces todos tendremos el problema para desviar los
ataques de los demonios que están esperando el Alma, mientras se
pasean alrededor de la cama. Los Angeles tratan de ayudar a la per­
sona rezando y animando a la persona para que rece el Acto de
Contrición. ¡Oh! hijos míos, algunas veces una batalla grande para

128
el Alma. Los Angeles buenos jalan para un lado, y los Angeles ma­
los jalan para el otro.
En el Juicio Particular el Alma recibe de inmediato, espiritualmente,
un indicio de parte de Nuestro Señor Jesucristo. Yo les derramo
Gracias para ayudarles, pero a veces la condición del alma está de­
masiada oscura.
Aprendan algo de esta historia, hijos míos. Aprendan que todas las
almas se deben salvar. Esto es lo que les pido que hagan. Recen
conmigo para que las almas se salven, que ganemos un alma contra
los malignos. Ellos son muy fuertes y resueltos. Ellos no dejarán de
luchar hasta el final. Si podrían, se llevarían todas las Almas al In­
fierno, más no pueden. Recen por todas esas personas que se están
muriendo para que tengan el alcance mental de rezar, y recibir los
Sacramentos. Recen para que los Sacerdotes acudan a estos llama­
dos de misericordia, de caridad. Recen mucho por todos los que va­
yan a morir. Es importante hacerlo.
Bien, queridos hijos, continuaré guiándoles en estos mensajes por­
que han respondido bien a ellos. Por favor escuchen mis súplicas de
este mes y ofrezcan todo por las Almas.
Los amo a todos. María, Madre de Dios.

MENSAJES PROFETICOS DICTADOS POR SAN JOSE A


SV SE C R E TA R IA , L A DRA. M. J. EVAN PARA E L MES DE
NOVIEMBRE -VOL. 3
Octubre 1,2000

Mis dulces hijos de los Corazones de Jesús y María, el Padre Eterno


me ha pedido, nuevamente, que les dé una lección. Para este mes el
Padre Eterno me ha pedido de nuevo que les hable acerca de lo im­
portante que son los Diez Mandamientos y de lo vital de que todos
Uds. los consideren como Mandatos, y no como sugerencias. La
razón de su seriedad es la ingenuidad de muchos Católicos y Cris­
tianos que las instrucciones de Dios Mismo ya no tienen ninguna
influencia en el juicio, ni hacen ningún impacto en sus vidas hoy en
día. EL quiere que comprendan, claramente, que los Diez Manda­
mientos son tan imprescindibles hoy, como los fueron cuando se los
dio a Moisés siglos antes. En realidad, hay componentes en los

129
Mandamientos que tienen más veracidad boy en día. Hay que pen­
sar en la paciencia única que Dios tiene para explicar y explicar Sus
Mandatos a Sus Hijos! Es algo muy impresionante reconocer Su
paciencia.
Ahora hijos de Dios, quiero aprovechar este momento para decides,
nuevamente, que los Mandamientos de Dios son Mandatos, por eso
se deben guardar. En la fe Católica, si se quebranta un Mandato, se
deben confesar. Deben confesarlo. Al quebrantar un mandamiento,
también se quebrantan otros porque todos están relacionados entre
si. Especialmente quebrantan el Primer Mandamiento con sólo pe­
car o no seguir todos los Mandamientos de Dios. Esto es verdad
porque el Primer Mandamiento nos manda a guardar todas las leyes
de Dios.
Algunas personas no se dan cuenta de lo grave que es desobedecer
los Mandamientos de Dios. Si la persona no va a Misa el Domingo
por su propia culpa, eso es falta al tercer Mandamiento. Esto se de­
be confesar porque es un pecado grave. Al repasar los otros Manda­
mientos, y en vuestra ¿poca, las probabilidades de que desobedez­
can otros Mandamientos seria obvio, tan fácil de hacerlo, y todo se
debe confesar.
Estas no son unas sugerencias que esperamos las logren. Estos son
mandatos que deben vivir y seguir. Si no los viven apropiadamente,
los están quebrantando, y la desobediencia de los Mandamientos se
debe confesar.,
Me han pedido que se los diga lo más fuerte posible: si desobede­
cen, aunque sea un solo Mandamiento, es pecado; y todo pecado
debe confesarse. Muy, especialmente, si desobedecen el Sexto y
Noveno Mandamientos porque estarían pecando mortalmente con
esos dos Mandamientos; y en ese estado no pueden recibir la Santa
Comunión. Mucha gente pecan al quebrantar el Sexto y Noveno
Mandamientos y no se preocupan de lo grave de los pecados que
han cometido. Van y reciben la Santa Comunión como si no tuvie­
ran culpa o pecado alguno. Al hacerlo, más bien, aumentan en sus
Almas los pecados de sacrilegio. Muchos reciben la Santa Comu­
nión habiendo cometido estos pecados graves. A muchos ni siquiera
les pasa por la mente que han pecado gravemente. ¿Sin embargo,
qué están haciendo? Están durmiendo con otros fuera del matrimo­
nio, o están cometiendo adulterio. Están deseando a otros. Dicen

130
cosas impúdicas y chistes obscenos. Estos son pecados mortales,
hijos míos, y se deben confesar como tales.
Traten hijos míos, de comprender que se deben guardar los Manda­
mientos. No solamente son para los niños. Son para toda la gente de
Dios, y de todas las edades.
Dulces hijos, traten de comenzar a comprender lo que las reglas de
Dios significan. Traten de vivir sus vidas siguiendo los Mandatos de
Dios, y asi, no pecarían. Siendo que desde el Cuarto al Décimo
Mandamiento se les enseñan cómo vivir con su prójimo y familia­
res, al seguir estas reglas no ofenderían a Dios.
Claro que importa, hijos míos; en verdad es importante que las le­
yes de Dios sea lo primero en sus vidas. Traten de comprenderlo y
aprendan lo que significa.
¿Qué es lo que Dios pretende para Uds. de acuerdo a cada uno de
los Mandamientos? ¿Qué quiere decir Dios cuando les dice que
hagan esto o aquello, o no hagan esto o aquello? El quiere que Uds.
hagan esto y no aquello, piensen o no piensen de esta manera. Dios
es quien ha propuesto, y el hombre dispone, en otras palabras, cum­
plir con las reglas. No se pueden quebrantar sólo porque alguien
piensa que son duras o difíciles. No, vivimos de acuerdo a los Man­
damientos.
En estos dias es muy difícil escuchar que esto o aquello sea pecado.
El aborto, el tomar la pildora anticonceptiva, es contra la ley. Es un
homicidio. Si, es un homicidio, sin embargo, algunos Sacerdotes
justifican estas prácticas. No se puede matar o tratar de matar sin
quebrantar una de las reglas de Dios. Es contra el Mandamiento:
“No matarás”. Sin embargo, hay Sacerdotes, hoy en día, que justifi­
can estos pecados. Muchos Sacerdotes de hoy creen que todos los
pecados son veniales, y que solamente si hacen algo realmente feo,
como matar o robar, entonces quiere que Uds. “no le hagan perder
su tiempo”. Están equivocados por que toda desobediencia de los
Mandamientos es pecado, y se debe confesar. Hagan lo posible por
encontrar un Sacerdote que comprenda el pecado por lo que es, y
que les permita a Uds. confesar sus pecados apropiadamente.
Les recordamos nuevamente, que para la preparación de la confe­
sión, eí escribir sus pecados les ayudará a recordar. Esta clase de
preparación, también, les aumentará su dolor por los pecados.

131
Para hacer una buena confesión deben estar verdaderamente arre­
pentidos de sus pecados Y tener la intención de enmienda, o sea de
no pecar de esa manera nuevamente. Poique ir y repetir estos peca­
dos olvidándose de su intención y de lo que dijo en el Acto de Con­
trición, los convierte en mentirosos. Asi es, es necesario estar verda­
deramente arrepentidos y mantener su promesa de cambiar sus vi­
das. Eso es enmienda, cambiar del pecado, no cometerlo más. De­
bemos tratar de hacerlo. Hagan lo posible, porque esto se requiere
con la Confesión.
Las reglas de Dios las tenemos que guardar. Tenemos la Confesión
ante un Sacerdote para reconciliamos con Dios, y tenemos la en­
mienda. Luego viene la reparación debida.
La reparación de los pecados aquf en la tierra es necesaria también.
En mensajes anteriores, les recomendamos apartar un día de la se­
mana para ofrecer reparación por nuestros pecados. Este esfuerzo
nos ayudará a tomar la decisión, nuevamente, de no pecar y enmen­
dar nuestra vida.
Alguna forma de penitencia es necesaria. Esto se considera la repa­
ración. Es una forma de penitencia por el pecado. La reparación em­
pieza a limpiar las manchas de nuestros pecados de nuestras Almas.
Aunque nos hayamos confesado, todavía nos queda la mancha del
pecado en nuestras Almas. Por ese motivo muchas personas pasan
años en el Purgatorio, limpiando sus almas de las manchas que han
acumulado por los pecados. Porque solamente lo que es puro y
blanco puede entrar al Cielo. Por eso celebramos Misas por las Al­
mas de los fallecidos.
Estas Almas necesitan ayuda para obtener las Gracias necesarias
para limpiar sus Almas. En el Purgatorio las Almas sufren para que
sus Almas se limpien. Por la Gracia y Misericordia de Dios se han
salvado, pero el tiempo que pasen en el Purgatorio es para limpiar
sus Almas. Mediante el Bautismo las Almas quedan purificadas, no
obstante, a través de la vida el pecado entra en el Alma y mancha el
Alma pura. La reparación ayudará el proceso de limpieza del Alma
en la tierra.
Cada confesión deberá ser para Uds. una evaluación de cómo se
miran sus Almas. Cada confesión les ayudaré a comprender mucho
mejor la reparación que su Alma necesita. Para la mayoría de la
gente, esto puede significar mucho tiempo.

132
Si tienen la oportunidad de sufrir de alguna manera, ofrézcanlo en
reparación por la limpieza de sus Almas. No pierdan la oportunidad
de limpiar sus almas. No vean el sufrimiento como algo malo o de­
masiado grande. Nunca se les pediré que sufran m is de la cuenta.
Ofrezcan todo a Dios en reparación de sus pecados para limpiar sus
almas.
De esta manera, pueden completar el tiempo necesario aquí en tierra
de lo que sufrirían en el Purgatorio.
Empezamos hablándoles de los Mandamientos de Dios y la necesi­
dad de seguir sus Mandatos. Si no lo hacemos, entonces debemos
confesar nuestra desobediencia, nuestros pecados. Debemos arre­
pentimos y enmendar nuestras vidas. También debemos ofrecer re­
paración por las manchas de nuestros pecados en nuestras Almas.
Escojan un día de la semana para ofrecerlo todo en reparación de
sus pecados.
Esta es la ley de Dios. Esto es el Mandato de Dios en Su Santa Igle­
sia Católica. Vivan su fe de acuerdo a las leyes de Dios.
Los amo a todos. José, Esposo Casto de la Santísima Virgen María,
la Madre de Dios.

133
LA FUTURA JERARQUÍA DE LA IGLESIA
CATÓLICA ROMANA

DICTADO POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SU SECRE­


TARIA, DRA. M J. EVEN
OCTUBRE 1, 1993

INTRODUCCIÓN

Mis dulces hijos, quiero explicarles cómo será la futura jerarquía de la


Iglesia Católica.
Va a ser muy diferente de la Jerarquía de hoy día porque en el Reino de
la Paz no sólo habrá menos gente en la tierra sino que también todas las
decisiones acerca de la Fe y la moral, serán hechas por mi Madre y Yo,
Jesucristo. Por lo tanto, sólo un grupo muy pequeño pero muy efectivo de
Obispos trabajará directamente can el Santo Pontífice el cual hablará direc­
tamente con nosotros ...

En el Reino de la Paz habrá menos necesidad de escrutinios, estudios y


opiniones, se necesitará menos tiempo y personal para llevar a cabo el
trabajo de la Iglesia, porque tendrán paz de mente, corazón, cuerpo y
alma.

CUARTA PARTE

Por su parte, los Sacerdotes van a obedecer todo lo que los Obispos le
pidan; y guiarán a sus rebaños, y a los laicos coa gran devoción personal
y oración. Lo he dicho antes y lo digo nuevamente, deseo que mis Sacer­
dotes recen. Deseo que cuando las personas tengan necesidad de un Sa­
cerdote, los puedan encontrar mientras se encuentran rezando en la Igle­
sia. Los Sacerdotes deben ser Sacerdotes pastorales. Sacerdotes orantes,
y no Sacerdotes de negocio. Oh no, habrá solamente una función para
los Sacerdotes y será la de servir a la gente, celebrar la liturgia, los Sa­
cramentos y las devociones

Cada Sacerdote tendrá el apoyo y lealtad de los laicos quienes les pro­
veerán de comida, ropa y vivienda generosamente pero a la vez frugal­
mente. Esto será lo apropiado. Los Sacerdotes recibirán Gracias especia-

134
Ies para cumplir con todo lo que los laicos les pidan, y tendrán el apoyo
de otros Sacerdotes; ya que se ordenarán en gran número. Serán sólo los
Sacerdotes, y no los laicos, quienes llevarán a cabo las funciones
sacerdotales. Ya no habrá Ministros de la Eucaristía, acólitos o lectores.
No. nadie más que los Sacerdotes llevarán a cabo las funciones
sacerdotales.

QUINTA PARTE

Los laicos serán muy devotos a las diferentes devociones, a la oración, y


a la liturgia, diariamente, y por ello recibirán muchas Gracias.
Está será una ¿poca de constante fidelidad a las Casas de Oración, a la
Adoración de la Santa Eucaristía, y a las Novenas. Todos los laicos asis­
tirán porque vivirán en la Presencia del Seflor y de su Madre a la vista de
la Nueva Jerusal¿n.

La Gracia emanará del Espíritu de Dios sobre todos. Todos desearán ser
devotos, sinceros y santos, pero al mismo tiempo serán árduos en el cum­
plimiento de sus obligaciones con la familia, con otras familias, con los
vecinos y con la Iglesia.

Una vez al aflo todas las personas harán una peregrinación a la Nueva
Jerusalén para ser presentados al Rey y a la Reina, recibirán sus bendi­
ciones, instrucciones y asistencia.

SEXTA PARTE

Les parecerá que estos tiempos serán más sencillos, y de santidad, en qpe las
acciones y el trabajo religarán la paz de cada alma, que todos experimenta­
rán Y ciertamente asi será. En otro capítulo les explicaré qué es lo que
ustedes harin y como vivirán, pao por el momento, en este capítulo, quiero
enseñarles como la Iglesia funcionará en el Reino de la Paz.

Les he dado un concepto de esos días que es muy realista, pues los pro­
blemas y preocupaciones de su tiempo dentro de poco no existirán. No
habrá separación o diferencia de opinión, porque todo será dirigido por
una persona, mi Madre, la Reina. Si hubiese algún problema, será única­
mente a consecuencia de la diferencia individual de cada Obispo o Sa­
cerdote al comenzar un proyecto. Estas diferencias únicas son basadas

13S
en la personalidad y no en la Fe de cada quien, porque nadie estará en
desacuerdo con relación a la Fe. Todos creerán en la Fe de nuestro Señor
Jesucristo y la Santísima Virgen María, la siempre Inmaculada Virgen,
Madre de Jesucristo Rey.
I
Les digo todo esto para darles esperanza y paz, porque la confusión que
experimentan en estos tiempos pronto pasará, y la purificación será el
resultado final de su tiempo. Ni la voluntad del hombre, o de la mujer, o
del niño o la naturaleza humana, podrá cambiar el plan de Dios pues el
tiempo de su cumplimiento está aquí.

SÉPTIMA PARTE

Durante el Reino de la Paz, caminaré sobre la tierra y daré gran


consuelo a muchos de ustedes que estarán nerviosos o inseguros por
los dolorosos recuerdos. Algunos habrán sufrido heridas profundas
en sus mentes, en sus corazones y algunos en sus cuerpos también.
Yo los sanaré y serán saludables nuevamente y vivirán en paz.

Acordaos, hijos míos, que el Reino de la Paz es para dar Gloría a Dios y
a la Madre de Dios Este es el triunfo del Inmaculado Corazón de
María. Celebrarán su gloría porque Ella será reconocida y amada
inmensamente por todos. Será aclamada por su Santo Pontífice en todas
sus glorias desde la eternidad.

Quizás será imposible para ustedes captar claramente todo lo que he


dicho, pero aún asi podrían concentrar sus pensamientos sobre aquello
por lo que muchos de ustedes han rezado por años y años - El Triun­
fo del Corazón Inmaculado de María, mi gloriosa e imperante Reina
del Cielo y de la tierra

OCTAVA PARTE

Hijos mfos, deseo mucho que recen para que todos perseveren en la
oración para vencer a los espíritus malignos que aparecerán en los
días finales. Mucha gente morirá, y habrá mucha destrucción, y todo
ae verá desolado. Se sentirán desorientados. Se sentirán solos, pero
no estarán nunca solos • Yo estoy con ustedes-.

136
Recuerden estas palabras que les hablan de tiempos y dias mejores. Acuér­
dense que asi como está escrito, asi será. Les prometo que habiendo
sufrido con Cristo, resurgirán con El, y vendrán al Reino de la Paz.

En muchos de los folletos y mensajes les he dado instrucciones específi­


cas para estos últimos dias. Les he dado ánimo, los he mimado, apoyado
y pedido que perseveren. Se los pido nuevamente. Ahora tienen una
visión de la esperanza para que piensen en ella y la recuerden en los
momentos difíciles.

En los próximos cinco capítulos les hablaré sobre el porqué y sobre la


visión de la esperanza, porque quiero que sepan porqué están sufriendo y
cuál será su premio. Necesitan ahora un estimulo, una señal de esperanza;
porque han sucedido muchas cosas que les han causado gran dolor.

Nunca los dejaré y por medio de estos mensajes enviados a través de


mí hija, seguiré dándoles fortaleza e iluminándolos. Nunca pierdan la
esperanza.

NOVENAPARTE

Nuevamente regreso al tema de este capítulo que es mi Iglesia. Me con­


centro en la Iglesia, porque la Fe es la misma Fe de los antepasados. No
habrá ningún cambio en la Fe establecida por Dios en la Santísima Trini­
dad desde toda la eternidad. Si, la Santísima Trinidad determinó la natu­
raleza de la Fe para que ésta sea la finalidad de la Iglesia, la Santa Iglesia
Católica Romana de San Pedro. Y esa Fe no cambiará ni será cambiada.
Todo cambio o novedad hecho durante este siglo será rápidamente
eliminado. La Fe y sus santas prácticas en la Iglesia, se mantendrán y
serán fielmente apoyadas por todos los que vivan en el Reino de la Paz.

Quizás ahora por vez primera, se dan cuenta, hijos míos, por qué ha sido
tan doloroso para Mi indicarles todos los problemas que veo en la Iglesia
desde que empezó a cambiar. Al cambiar la Iglesia mis prelados han
alterado la Fe que mi Padre y Yo establecimos en nuestra perfec­
ción. No es ni apropiado ni posible que la humanidad altere lo que ha
salido perfecto de la Mano de Dios. Les dimos una Iglesia y una Fe y
ustedes la ha desmantelado sistemáticamente, porque sos maneras
de hacer las cosas no soo las de Dios. Ninguna criatura terrenal puede
hacer lo que Dios ha hecho en su Perfección.

137
Deseo que la Gloría, el honor y las alabanzas sean dadas a mi Padre por
crear una Iglesia tan perfecta para dar debidamente Gloría a Dios. Por
eso la finalidad de mi Iglesia durante el Reino de la Paz será alcanzar la
más perfecta Fe y la más perfecta Iglesia sobre la tierra

DÉCIMA PARTE

Durante estos dias antes de la gran purificación, - que no tardará mucho


en llegar, no más de un aflo y meses - quiero que todos recen especial­
mente por los Sacerdotes y los Obispos para que se mantengan firmes en
la verdadera Fe. Quiero que piensen sobre lo que podrían y deberían ser,
y rezar por ellos con la intensión de que recuperen sus sentidos y regre­
sen a la gloría de la verdadera Fe.

Busquen cada dia un rínconcilo pera rezar y ofrezcan sacrificios a mi


Padre, por medio de la Santa Misa; ofrezcan oraciones por estos renega­
dos y heréticos Prelados y Sacerdotes que profanan mi Fe y mi Iglesia.
Es una abominación que no ha pasado desapercibida en el Cielo. En
verdad que a cada uno de ellos se les pedirá justificar sus acciones ante
Dios. Muchos sufrirán los dolores del infierno y muchos otros pasarán
largos afios en el Purgatorio.

No juzgo al alma antes de su debido tiempo, pero les prevengo a ustedes


y a ellos de su posible y real Juicio sobre estos asuntos.

Durante el Reino de la Paz todos los clérigos y religiosos serán Sacerdo­


tes y religiosos Marianos y llevarán la señal de mi Madre en sus pechos.
De esta manera sabrán quienes son ellos ahora, y asi es como los cono­
cerán ahora y después. Todos los Sacerdotes nuevos recibirán la seflal
durante su ordenación y prometerán una vida llena de amor y devoción a
nuestro SeAor Jesucristo Rey, y a la Inmaculada Virgen María, Rana.

Será una vida llena de santidad, de virtudes y de recompensas llenas de


Gracias. Yo personalmente visitaré a los Sacerdotes y celebraré la Misa
en sus parroquias. Les daré una insignia de valor por virtudes heroicas
porque algunos vivirán en tal estado de virtud que recibirán mi reconoci­
miento y visita personal.

138
Las Misas celebradas por estos Sacerdotes serán proclamadas por su
exquisita reverencia y maravillosos poderes de sanidad, porque la Gra­
cia iluminará a todos los que estén presentes.

Hijos mios, ustedes tendrán que trabajar aún mucho para adquirir la vir­
tud y la santidad. No tendrán la perfección de inmediato. Oh, no. Más
bien quenán crecer en santidad y virtud, todos crecerán pero especial­
mente los Sacerdotes. Cada quien buscará su perfección. Todos vivirán
humildemente tratando de levantarse y hacerse dignos de tener la opor­
tunidad de vivir en este tiempo.

Las iglesias serán el centro de la vida sobre la tierra Se construirán gran­


des iglesias y basílicas porque todos sentirán la necesidad y el deseo de
participar. Las iglesias serán origen y fuente de centros de salud y de
actividades sociales, de hogares para los ancianos, y de centros donde se
dará instrucción religiosa a los niños y adultos. Todos se reunirán en la
Iglesia que estará erguida en el centro para todas las comunidades de los
fieles.

Las monjas vivirán cerca de la iglesia y usarán sus hábitos completos.


Enseñarán a los niños, trabajarán con los ancianos, proveerán comida y
ropa a los necesitados, bendecirán y apoyarán las familias. Ninguna de
ellas deseará hacer algo más que estas funciones, imitando la vida joven
de mi Madre, la cual fue la esencia del perfecto apoyo y consueto de las
almas.

Ahora hijos ralos, les he dado un concepto de la Iglesia y su jerarquía


durante el Reino de la Paz. Les he dado a conocer mucho de lo que está
por venir. He compartido con ustedes una vida llena de amor y esperan­
za. Claramente les he interpretado los pasajes del Libro de la Revelación
escrito por San Juan cuando describió un Cielo nuevo y una Ticna nue­
va. El les dio algunas indicaciones. Yo les doy detalles específicos.

Todo se cumplirá, porque toda profecía deberá cumplirse. Todo será carao
se lo he descrito pero todavía hay más, mucho más que decirles; pero lo
haré en los siguientes capítulos.

Debemos hablar sobre vuestra familia, las otras familias, vuestros hijos,
vuestro trabajo, vuestra comida, y vuestras maneras de vivir. Si, Yo quiero

139
que sepan todo esto porque creo que ustedes comprenden. Porque, hijos
míos, algunas cosas que les he cootado han sido difíciles, y por eso me
pongo en su lugar púa recibirlas.

CONCLUSIÓN

Oh, mis queridos hijos; quise compartir estas cosas con ustedes para
darles valor, para que tengan esperanzas, y para que crean que mejores
días están por llegar, sólo perseveren, soportal sus sufrimientos pacien­
temente. Ha sido una larga espera, lo s¿ y cada día parece un aAo o mis
porque sufren grandemente. Pero les aseguro que Yo velo por ustedes.

Hijos mío», Yo les afirmo que todas estas Palabras, información e ins­
trucciones son mías, preparadas debidamente por mi fiel secretana, Mary
Jane. Todavía le quedan muchos afios de servicio para Mi y mi Santa
Madre.

Los bendigo a todos en el Nombre del Padre, en mi Nombre y en el


Nombre del Espíritu Santo a quien le pido que distribuya abundante­
mente sobre todos los que leen estas palabras, Gracias especiales, virtu­
des, dones y el gran deseo de entrar en el Reino de la Paz.

Soy de ustedes,

Jesucristo, Hijo de Dios y Rey de Cielo y Tierra

140
ADORACIÓN AL REY Y HONOR A LA REINA
EN SU REINADO SOBRE LA TIERRA

DICTADO POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SU SECRE­


TARIA, DRA M J. EVEN
NOVIEMBRE 1. 1993

Dulces hijos de mi Corazón; aunque no lo he evitado, sin embargo no he


hablado claramente acerca de un don especial que deseo hacer de vues­
tro conocimiento: MI SEGUNDA VENIDA es mi Reino en la tierra
como Rey, con mi Madre como Reina durante el Reino de la Paz.
Este no es el tiempo del Juicio Universal, sino es el tiempo en que Yo
vendré a la tierra a vivir con todos aquellos que lograron sobrevivir
la purificación y han entrado en el Reino de la Paz.

Esta segunda venida pronostica el fin de I* tierra, como también el


fin del tiempo y la época de la persona humana dotada de libre albe­
drío, con alma y mente para amar y servir ■ Dios. Lo que va a suceder
después de que todos sean separados para ir al Cielo o al Infierno está en
la mente del Padre Eterno. Nosotros gozaremos de estar con ustedes en
el Cielo, si han merecido un lugar a nuestro lado. Si le dicen NO a Dios,
entonces Dios a su vez les dirá No a ustedes y los despedirá. Estén siem­
pre revestidos de las vestiduras apropiadas para estar asi siempre prepa­
rado para ser bien recibidos en el Cielo.

En este capitulo se explorarán las diferentes maneras como el Cielo ac­


tuará en la tierra y cómo aquellos que vivan en el Reino de la Paz darán
honor a su Rey, nuestro Señor Jesucristo, y a su Reina, la Santísima
Virgen María, la Siempre Inmaculada Virgen. Somos el Rey y la Reina
del Cielo y la Tierra.

PRIMERA PARTE

Mis dulces hijos, aunque deseo hablarles en detalle referente al Reino de


Jesús y María en la tierra, también quiero describirles la gente y el lugar
donde el Rey y la Reina del Cielo y la Tierra vivirán. Podrán asi hacerse
una idea más clara de la naturaleza de su participación en la adoración y
con quien estarán asociados. Podrá parecerles un sueño, pero créanme
que todo lo que les describo es real y sucederá como Yo se los digo.

141
Para empezar, deben ustedes recordar que las Sagradas Escrituras clara­
mente dicen que una Nueva Jerusalén será traída a la tierra después que
ésta haya sido reformada por la gran purificación. Si, hijos mios, es una
Ciudad; no solamente un palacio o un edificio. Es una ciudad de doce
millas de largo y de ancho, es de doce pisos de altura y tiene palacios
reales, templos reales que son las Iglesias y contiene habitaciones, casas
y lugares para que residan miles de personas.

Esta ciudad esté adornada, enjoyada y lista para ser transportada a la


tierra por los Angeles. Todas las habitaciones y lugares han sido amue­
blados y los habitantes ya han sido escogidos y preparados. Todo está
listo.

Los que habitaran en los palacios y apartamentos alrededor del Palacio


Real serán los doce Apóstoles, empezando con San Pedro hasta San
Matias. San Pablo, San Timoteo, San Bernabé y los cuatro evangelistas
tendrán apartamentos especiales. Después les seguirán los Santos que se
distinguieron por su defensa de la verdadera Fe, por su defensa de la
Iglesia y por su lucha contra las herejías. Después vendrán los que en
vida fueron tan notables que fueron nombrados doctores de la Iglesia.

También invitaré a venir a los Santos que fueron especialmente escogidos


como patronos por algunos países, como también los que en vida motiva­
ron a otros a practicar virtudes heroicas y buscar santidad y virtud.

Alrededor del templo habrá una multitud de Angeles de todas las legio­
nes del Cielo. San Miguel y todos los Arcángeles cuidarán la ciudad
tanto fuera como adentro; y nadie podrá entrar sino se ha preparado con
la oración, ayuno y devociones.

La ciudad se verá como un edificio dorado iluminado por la luz del Hijo
de Dios y realzada por la belleza de la Reina. Tendrá jardines extensos
dentro y fuera de sus muros y florecerán continuamente.

Los caminos hacia la ciudad estarán pavimentados de oro y las calles


serán también de oro encrustado con joyas finas de todas clases. Hay
corrientes de agua purísima nunca contaminada ni ensuciada, fluyendo
por toda la ciudad para bebida y limpieza.

142
Habrá Angeles sirviendo » los que viven allí. Habra celebraciones conti­
nuas de alabanza a Dios y a su Madre y los Santos bajarán del Cielo en
su día festivo para visitar al Rey y a la Reina y recibir su bendición.

Hijos mios, cada uno de ustedes será invitado a visitar tan gloriosa ciu­
dad una vez al año.

SEGUNDAPARTE

A cada Obispo se le pedirá una vez al año que lleve a todos los miembros
de su territorio a una audiencia privada con el Rey y la Reina. Son doce
territorios y doce meses. Por lo tanto, una vez al mes el Rey y la Reina
los recibirán a ustedes en el Palacio Real, podrán visitar la ciudad y co­
nocer a los Santos y Angeles que residirán alli.

La visita no durará más que un día porque no serán invitados para que­
darse en la ciudad; pero podrán acampar en las afueras de la ciudad la
noche anterior y la noche de la visita. Al siguiente día podrán regresar a
casa, alabando a Dios, orando, y serán renovados con la Presencia de
Dios y su Madre, y recibirán muchas Gracias.

En otro capitulo ya les había mencionado que mi Madre y Yo viajaremos


por el mundo conocido y de esta manera me verán con frecuencia. Pero
aún asi, la experiencia de ir a la ciudad Real les causará admiración y
gracia, y desearán regresar una y otra vez. En verdad, que será como
estar lo más cerca del Cielo posible, en la ciudad real y en el Palacio
Real.

TERCERA PARTE

Durante el año todas las personas se prepararán pan este acontecimiento


-para que sus «Imán estén llenas de Gracia para poder resistir los senti­
mientos que les inundarán de asombro y expectación-. Esto, hijos mios,
es necesario.

Muy pocos en estos tiempos se pueden imaginar la majestuosidad y es­


plendor regios que provienen de mi Padre para con su Hijo y su Madre.
Estaremos engalanados con diamantes, esmeraldas, perlas, sátiros, ama­
tistas, jade y berilo. Nuestras capas serán de seda y las coronas, con

143
joyas de platino, oro y plata. Nuestros tronos estarán hechos de un solo
diamente puro y nuestros cetros estarán hechos de oro y de las joyas más
finas

Nos atenderán los Angeles, grandes y pequeños y nuestras vestiduras esta­


rán adornadas de rosas. Los Santos nos adorarán y nos rendirán homenaje

¿Cómo creen que el Rey de Cielo y Tierra y su Madre aparecerán, hijos


mios?. Asi como nos ven en las imágenes, asi fue nuestra vida en la tiena.
Estas imágenes demuestran las difilcultadcs, sufrimientos, humildad y to­
das las virtudes. Si todavía usamos esas vestiduras y nos vemos como nos
ven en las imágenes. Pero, hijos mios, Yo les estoy hablando de los regalos
con que mi Padre nos ha adornado para nuestra presentación en la corte
real. Ustedes nos visitarán en el Salón del Trono y nos verán con la vesti­
dura formal de la Corte Real.

Estamos llenos de virtudes, santidad y modestia. No hemos perdido ni


perderemos nunca la plenitud de la Gracia. La imagen que tienen de noso­
tros continuará siendo la misma, pero sabrán y reconocerán que nosotros
somos el Rey y la Reina del Cielo y de la Tierra y que superamos en virtud
y prestancia a cualquier imagen terrenal que tengan de una corte real.

CUARTA PARTE

Dicho esto, hijos mios, deseo explicarles ahora que la Ciudad Real es la
morada apropiada para Mi y mi Madre en la Tierra. Es apropiada porque
vivimos en el Cielo, y vivir nuevamente en la tierra es muy duro. Por lo
tanto, nuestra vida en la tierra deberá ser similar a la vida en el Cielo. Mi
Padre lo ha ordenado asi para demostrar que su Hijo es uno con El en su
Gloria tanto en la Tierra como lo es en el Cielo. Y así será.

Es apropiado que, donde Yo esté, mi Madre y los Apóstoles estén también.


También es apropiado que los doctores de la Iglesia y los más distinguidos
Santos vivan con nosotros para aconsejar al Santo Pontífice y a los Obis­
pos en su trabajo de devolver a la Iglesia la Gloria de antes. También es
conveniente que seamos atendidos y protegidos por los Angeles del Cielo
mientras estemos en la tiena poique debido a vuestro entusiasmo, se podrián
entrometer con el trabajo del Cielo a través de los Santos y de los Profetas

144
Habrá unos cuantos que vivirán cetca de la Ciudad y trabajarán diarimente
allí. Los Apóstoles de mi Madre tendrán sus hogares cerca; como tam­
bién el Santo Pontífice de esos dias Otros estarán muy cerca para ayu­
darme con mi trabajo en la construcción del mundo y su pueblo, y santi­
ficar las almas; mientras que mi Madre ayudará continuamente al santo
Pontífice, dándole su apoyo en la reconstrucción de la Iglesia y aconse­
jando a los Sanios Obispos.

Yo personalmente ayudaré a los jefes de cada ciudad en la construcción


de los edificios necesarios y en los proyectos cívicos. Yo reconstruiré la
tierra, proveeré a las necesidades de la gente y Ella (La Virgen) recons­
truirá la Iglesia.

Ahora hijos míos, he compartido con ustedes muchos secretos de los


días del Reino de la Paz. Les he dado mucha información para que la
mediten, para que se lo imaginen y lo consideren Hago esto para apo­
yarlos y alentarlos. Quiero que ustedes estén Conmigo. No se desani­
men. Como pueden ver está por llegar pronto un día mejor.

Me duele cuando la gente se desespera y pierde la Fe y confianza que Yo


deseo que tengan en Mi Deseo inmensamente que confien en Mi.

Póngase en mis manos y Yo los cuidaré a cada uno de ustedes. Tengo


brazos largos y acogeré a cada uno de ustedes como a un niño pequeñito,
solo y refugiado cerca de mi Corazón. Acuérdense de eso, hijos mios.

SEXTA PARTE

Si se paran en la puerta y ven hacia arriba verán el camino al Cielo. No


podrán subirlo; solamente que hayan muerto o sean espíritus angelica­
les. Solamente pueden descender del Cielo los Santos y los Angeles.

Si ven hacia abajo verán el camino al Purgatorio y verán a ios Angeles


subiendo continuamente con almas listas para el Cielo que se detienen
para adorar y agradecer a su Rey y a su Reina.

Una de las principales intenciones de todos en la tiena será la de orar


para librar almas del Purgatorio. Durante el Reino de la Paz, mientras
dure, habrá siempre almas que librar del Purga tono Todos las almas

145
serán liberadas antes del Juicio Final. Y las almas liberadas se detendrán
en su camino al Cielo para ver a su Rey y a su Reina. Porque, hijos
queridos, el Jaldo Final será después del Reino de U Paz.
i
SÉPTIMA PARTE

Quiero que sepan aún más. que al final del Reino de la Paz subiré a mi
Padre y discutiremos juntos todo lo que se ha logrado durante esos dias
Y decidiremos y haremos un plan para el Juicio Final.

El Juicio Final será proclamado por los Arcángeles en el Cielo, en la


Tierra y en el Infierno Como el Purgatorio ya no tendrá alma alguna,
ningún mensajero será enviado allí. Al sonido de las trompetas todas las
almas se unirán a sus cuerpos y procederán a juntarse con las otras almas
en la tierra. Se juntarán todas las almas del Cielo y de la tierra y luego, a
través de un hoyo que da al Purgatorio, las multitudes de almas del in­
fierno subirán, mudas a sus cuerpos también. Les llevará tiempo el
unirse a sus cuerpos porque su fealdad les causará mucha vergüenza. Se
llevarán muchos años para juzgar a todas las personas desde la más pe­
queña y joven hasta la más anciana(o). Los Angeles «idos serán juzga­
dos como también los Angeles que permanecieron fieles. Toda persona y
espíritu será juzgado y se le asignará un lugar en el Cielo o en el Infierno
por toda la eternidad

El Juicio Final empezará cuando el trabajo en el Reino de la Paz haya


sido completado. En el Reino de la Paz, la Iglesia no sólo recuperará su
Gloria anterior sino que vivirá cumpliendo la Voluntad de Dios Padre.
Será también tiempo de poblar la tierra con almas para el Cielo en núme­
ro igual al de las almas perdidas que cayeron en el Infierno.

¿Se dan cuenta, hijos mi os, que mi Padre ha asignado un Cielo con mu­
chos lugares para vivir, y toda alma concebida tendrá un hogar dispues­
tos para ella en el Cielo? Cuando las almas no regresan, (al Cielo) dejan
muchos lugares vacíos. Mi Padre quiere que todas las mansiones estén
llenas. Por eso durante el Reino de la Paz, las almas de los niños naci­
dos, repondrán a aquellas que perdierón su lugar en el Cielo.

146
DÉCIMA PARTE

La duración del Reino de la Paz será de mil quinientos años, y se prolon­


gará algunos más debido al Juicio Final. Al final, mi Madre y sus Ange­
les sellarán el abismo para siempre cerrando con cadenas la abertura
para que ningún alma o espíritu maligno pueda escapar.

La Ciudad de Dios y todos los llamados a residir con el Rey y la Reina en


el Cielo, ascenderán al Padre Eterno y dejarán muy atrás la tierra con sus
abismos infernales. Todo lo que se haya construido en honor Mío y de la
Reina Celestial, será llevado al Cielo, y a cada una de las personas se le
asignará su morada celestial. Las Santas Capillas, las Basílicas y los lu­
gares de honor, serán puestos en medio de las mansiones de todos los
residentes celestiales. Y mi Padre lanzará la tierra tan lejos, que su me­
moria no invadirá ya los pensamientos de los que están en el Cielo.

CONCLUSIÓN

Mis dulces hijos: les he dado un gran regalo al presentarles la imagen


de la Adoración y vida del Rey y Reina imperantes en el Reino de la Paz.
Tiene todo ello Ul esplendor que les infundirá virtud, valor, Gracias y
nuevas esperanzas.

Hasta ahora lea había escrito acerca de tiempos muy tristes. En este
capítulo quise mostrarles para qué han sido llamados, si sobreviven
y perseveran en la Fe. Les prometo un lugar, un hogar Conmigo en la
Gloria. Hijos míos, ¿pueden imaginar y figurarse a ustedes mismos vi­
viendo en mi Presencia y en la Presencia de mi Madre? Si, será como
una continua aparición celestial para esas almas privilegiadas, viviendo
tan cerca del Cielo.

Y a ustedes, hijos mios, los que lean este Hbrito: Yo los be llamado
X para que estén Conmigo y mi Madre en el reino de la Paz.

Hijos míos, afirmo rotundamente que citas son mis Santas Palabras.
Yo soy Jesucristo, Rey del Cielo y de la Tierra. Y mi secretaria ha oído
y registrado cuidadosa y correctamente cada palabra que be dicho. Para
que todos los que lean y crean, reciban Gracia y esperanza a través de
estas Palabras, tes daré ahora una bendición especial: En el Nombre de

147
mi Padre, el Creador, en mi Nombre, Jesucristo Rey, y en el Nombre del
Espíritu Santo: que se llenen de abundante Gracia, fortaleza y virtud
para estos últimos meses sobre la tierra.
i
Soy de ustedes,

Jesucristo, Señor y Rey

Se autoriza a sacar fotocopia de este libro total o parcialmente, para la


divulgación de los mensajes.
LO LARGO Y LO ANCHO DE LOS ULTIMOS DIAS

DICTADO POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A SU SECRE­


TARIA LA DOCTORA M. J. EVEN
DICIEMBRE 2,1993

INTRODUCCION

Mis dulces hijos, examinaremos lo largo y ancho de esta ERA para dar­
les un conocimiento verdadero de la duración de la vida en la tierTa como
ha sido designado por Dios en la Beatísima Trinidad. Nunca ha existido
decreto ni intención de que la vida deba existir para siempre en la tierra
ni que ustedes ni su estilo de vida sea el único modo como la vida deba
existir. No, hijos, de ninguna manera.

Fue definitivamente planeado que transcurrieran no más de 5000 años


antes de que Yo viniera a la tierra, y dos mil después de Mi venida. La
duración total de la vida en la tierra, como ustedes saben, será de 7000
años. Por lo tanto, e] fin de esta Era culminará con el Castigo y los
últimos TRES DIAS DE OSCURIDAD.

El planeta fue específicamente designado para conservar la vida en ¿1


por el periodo de 7000 años, y a cada persona le fue preparado un lugar
en el Cielo. En la mente y corazón de Dios en la Santísima Trinidad,
todas las personas fueron consideradas como la gente apropiada para ser
los súbditos reales del Rey y de la reina del Cielo.

Nunca en la mente y en los pensamientos de Dios, existió la intención de


tener gente que muriera prematuramente a causa del aborto. Cada alma
de infante abortado, espera tu liberación por medio del Bautismo
para tomar de nuevo su celestial habitación.

Las almas que dicen NO al amor, a la Gracia y a los dones de Dios, y


están ya, o estarán en el Infierno, dejan su morada vacante en el Cielo.
Durante el Reino de la paz, nacerán niños para repoblar las moradas
celestiales dejadas vacantes por las almas condenadas al Infierno.

149
Dicho esto, deseo ahora examinar más de cerca los aspectos de tiempo y
vida de los seres de vuestro planeta, en relación con esta Era en la que
Dios escogió colocar al hombre sobre la tierra para que lo amara. Lo
sirviera y Lo honrara. ,

PRIMERA PARTE

Cada momento de tiempo ha sido calculado por el Cielo. La vida de cada


persona ha sido reconocida por Dios que creó a cada uno con los rasgos
y características que sólo Dios puede hacer. Las variadas diferencias
de lenguaje, normas sociales y culturas existentes, se deben • la se­
paración de las gentes en la Torre de Babel, cuando blasfemaron de
Dios y pretendieron ser igual a EL

Estas diferencias nunca tuvieron como finalidad el separarlos de Dios o


cambiar sus prácticas religiosas Pero cada grupo formó una nueva raza,
una nueva religión y forma de reverenciar a su dios. Algunos escogieron
separarse del Dios del Cielo. Hubo siempre, sin embargo, el designio de
parte de Dios en lo más alto de los Cielos, de recibir el Honor, la reve­
rencia, la acción de gracias y la alabanza de la parte de la gente que El
creo.

Cuando la humanidad escogió cambiar imagen y forma y adoptar nue­


vos dioses, cometieron una gran injusticia a Dios el Creador, y fue por lo
tanto necesario que Dios Padre mandara a Su Hijo para probar que Dios
existe. Dios ama. Dios crea y a Dios se le debe dar le reverencia y honor
necesarios.

Y asi fue como, a través del tiempo, una gente fue convertida en la So­
ciedad en medio de la cual el Hijo de Dios vendría a la tierra. Para cum­
plir esto. Dios escogió a varios profetas y místicos de la antigüedad, los
cuales guiaron a estas gentes hacia la adoración del verdadero Dios.

Reconociendo la infinita Sabiduría y Conocimiento de Dios en todas las


cosas, deben ustedes saber que Dios conocía todas las consecuencias de
humana naturaleza en esos eventos y sin embargo permitió que estas
cosas sucedieran. Porque entre ellos, los grandes profetas y santos de la
antigüedad dieron gran gloria a Dios.

ISO
Todas las gentes que continuaron reconociendo, reverenciando, adoran­
do y dando gracias al verdadero Dios del Cielo, dieron una gran gloria a
Dios creador, aunque no conocían Su nombre ni cómo adorarlo. Pero
trataron de hacerlo y crearon formas de adoración, descritas en el
Antiguo Testamento. Esto le agradó a Dios y continuó ayudándoles y
ellos lo amaron como al m is alto y noble, al mis poderoso y digno de
alabanza, pues reconocieron que Dios Creador, fue el que creó v formó
todas las cosas.

SEGUNDAPARTE

No fue sino basta que Yo, JESUCRISTO nací, que la humanidad tuvo
conocimiento de la religión llamada CATOLICA, ya que Yo les traje un
nuevo modo de adoración, alabando y amando a Dios el Creador. Lo
prediqué y la gente me siguió. Sm embargo, hijos míos, ese modo siem­
pre había existido porque fue designado desde la eternidad por Dios en
la Santísima Trinidad. La forma y substancia de la Fe católica ha existi­
do desde toda la eternidad, y Yo, al llegar al mundo, tenia que hacerla
conocer.

Los caminos de Dios no son los caminos de ios hombres. Ustedes no


pueden comprender la manera cómo todo esto fue hecho, ni el por qué.
Eso no interesa en realidad, ¿no es cierto? Pero conocer todo ello con
verdad, es una gran ilustración para mucho y un regalo de los planes del
Cielo.

Quiero afirmar que también se sabia de un tiempo cuando-asi como en


los días de Babcl-otro» hombres se harían a si mismos como dioses
ante los hombres y se declararían iguales a Dios.

Esc tiempo es ahora, hijos míos. Y como en los dias de la antigüedad,


Dios necesita dividir, reformar y renovar todo lo antes creado, y como
en los tiempos antiguos, los hombres están ahora blasfemando de Dios
al autodenominarse como dioses. Por lo tanto, ha llegado el tiempo de
dividir, de terminar una Era de gente, dejando solamente a aquellos
que reconocen las verdades de Dios en la Santísima Trinidad.

El, Dios en la santísima Trinidad, creará de nuevo y reformará a la huma­


nidad a Su imagen y semejanza, y preparara nuevamente una gente para

1S1
que su Hijo y la Madre de su Hijo reinen en la nueva y santa Era. Esta
nueva Era durará cerca de 1500 años.

Entonces, en lugar de que todo ocurra por casualidad, toda la gente pro­
cederá con la misma Fe profesada por su Rey y su Reina, ya que sólo
católicos vivirán en este tiempo, sobre la tierra. Entonces la palabra Ca­
tólico caerá en desuso, ya que todos serán católicos Habrá un nuevo
titulo para identificar la Fe durante esa Era.

TERCERA PARTE

El Rey y la Reina que reinarán en la tíena durante esta Era, serán Jesu­
cristo, Hijo del Eterno Padre, y su Santísima Madre la Virgen María.
Ellos vivirán en la tierra en la Nueva Jerusalén, traía a la tierra por los
Angeles a la orden de la Santa Reina, y establecerán su casa sobre la
tierra, en una tierra reformada y repoblada

Esto significa, hijos mios, que todos en la tierra serán gobernados cada
día por el REY y la REINA del Cielo, los cuales proveerán a todas sus
necesidades.

Cada alto, cada persona en la tierra, rendirá homenaje al Rey y a la Reina,


visitándolos y rindiéndoles homenaje de alabanza, honor y gratitud, bus­
cando y recibiendo al mismo tiempo, sus instrucciones. Por Su parte, el
Rey y la Reina viajarán también para hablare instruirá Sus fieles vasallos.

La vida sobre la tierra se centrará en actos de adoración y oración en


honra, alabanza y acción de gracias a Dios y a su Santísima Madre, la
cual recibirá honores reales y reconocimiento al lado de su Hijo. Este es
el reino de la Paz. Este terá el tiempo cuando las glorias de U REINA
de los Cielos serán conocidas, reverenciadas y honradas por todas
las gentes y la Iglesia le tributará las aclamaciones qne Ella se mere­
ce. Aquí se verificará el triunfo del INMACULADO CORAZON DE
MARIA porque Ella ha hecho todas las cosas nuevas para Jesucristo, Su
Hijo, Su Rey y Su Señor.
CUARTAPARTE

La gente de la tierra vivirá en paz. Crecerán en virtud y Santidad, ya que


todos se involucrarán en oración y actos de devoción. Participarán ple­
namente en todas las formas de devoción de la Iglesia. Serán todos guia­
dos por santos Sacerdotes y Obispos, bajo dirección de un Santo
Pontífice escogido por Mi Santísima Madre. Será una vida de sereni­
dad y de Caridad hacia el prójimo y todos tendrán las mismas metas e
ideales de vida.

\ Y Las nuevas formas de vida serán más humildes y sin embargo Yo y


/N M i Santísima Madre proveeremos a todas las necesiades.

Las Sagradas Esenturas claramente declaran que habrá abundancia de


frutas y que el agua tendrá fuerza vivificadora. El alimento crecerá en
los campos con rapidez, y las cosechas, regadas por esta agua vivificante,
serán abundantes, saludables y de gran valor nutritivo.

El trabajo de los hombres consistirá en cultivar los alimentos. El de las


mujeres será el cuidado de los niños. Los maestros se dedicarán a la
enseñanza. Aquellos cuyo trabajo actual será entonces inexistente o in­
necesario, tendrán que re-orientar los dones y las habilidades recibidas
por Dios y capacitarse en nuevas áreas.

Si, habrá negocios, pero no como los actuales. Porque no habrá ni el


equipo ni las máquinas y la manufactura de hoy. Oh no, vamos a retor­
nar a estilos de vida más limpies. Vivir en esta Era de paz será un gozo
tan grande que nos hará muy felices, serenos y grandemente bendecidos
por Dios. Disfrutaremos de una vida más fácil, de la tierra y de sus fru­
tos.

No obstante, se supone que todos deben involucrarse en alguna clase de


trabajo, en oficios manuales, en construcción útil y necesaria, en deco­
ración, costura, manufactura de vestidos, zapatos, colchas, utensilios etc..
Todo será hecho por todos.

Cada persona se va a ocupar diariamente en oración, trabajo y recrea­


ción. Todos vivirán en virtud. Por medio de la Prudencia vivirán una
vida equilibrada, y por medio de la Justicia, vivirán honorablemente.

153
QUINTA PARTE

Habrá gobiernos regionales, pero no como los conocen ahora. Habrá


gobernadores y reyes, pero no como ustedes los conocen. Habrá escue­
las para todos los niños Todos los adultos recibirán también instrucción.
Habrá hospitales y clínicas, conventos y seminarios Existirán todos los
servicio básicos de la humanidad, pero no como Uds. lo conocen

Muchos varones querrán ser Sacerdotes y muchas mujeres desea­


rán ser Religiosas, a imitación de Jesús y María. Todos ellos se pre­
sentarán ante el Rey y la Reina de la tierra para recibir el permiso y la
Bendición sobre sus deseos y vocación.

Si, Nosotros gobernaremos todas las cosas, especialmente lo relaciona­


do con Mi Iglesia en la tierra

SEXTA PARTE

Al principio se hablarán muchos idiomas sobre la tierra, pero después,


solamente el Inglés, el Francés y el Latín, que será el idioma de la Iglesia.

Todos aprenderán esos idiomas a su debido tiempo. Hasta que llegue ese
tiempo, todos entenderán a los demás en cualquier idioma que hablen.

Gentes de todas las naciones actuales habitarán la tierra durante el Reino


de la Paz, pero no todas las naciones serán incluidas en la reestructura­
ción de la tierra después del gran castigo

Solo un cuarto de la población mundial existirá sobre la tierra cuan­


do inicie el Reino de la Paz. Habrá nacimientos y muertes durante
esta Era, pero todos los que mueran, irán al Cielo. Es una condición
natural -el morir-, pero después dé que haya empezado esta Era, la gente
vivirá más, ya que sus almas inundadas por la Gracia Divina, se sosten­
drán por un período más largo. Asi, que inicialmente la gente vivirá 70 -
80 90 años como ahora, pero luego, después de vivir llenos de Gracia
Divina y de perfecta salud, la gente vivirá por 120 - 140'- 180 años o
más.

154
Algunos de ios que mueren en la actualidad, retomarán ocasionalmente a
la tierra para ejecutar trabajos selectos Porque hijos míos, ya que el Rey y
la Reina de Cielos y tierra están en la tierra, el Cielo entero responderá a
Sus deseos y existirá una interacción: Espíritus celestiales estarán prepa­
rados para trascender y cruzar las regiones entre el Cielo y la tierra al ser
llamados a prestar ayuda en la borra.

Cada di a, durante las grandes ceremonias de honor y gloría de los santos y


de los ángeles, los hará llegar a los pies de su Rey y de su Reina para
recibir Sus bendiciones -como lo hacen ahora en el Cielo-, pero entonces
será en la tierra, ya que el Rey y la Reina van a estar presentes aqui en la
tierra. Habrá mucho regocijo entre los ángeles y santos, ya que ellos de­
sean continuamente dar mayor gloria a Dios.

Aquellos de mis hijos que sobrevivan al Gran Castigo, tendrán la ben­


dita oportunidad de vivir en un templo glorioso. Hijos mios, es algo
que deben saber, para que esto los sostenga y les ayude a perseverar en
estos tiempos tan difíciles, ya que falta muy poco para que esto suceda

Perseveren, hijos mios, perseveren.

SEPTIMA PARTE

Hijos mios, no hablo de estas cosas para dirigir vuestra atención a los
placeres del Reino de la Paz, aunque hay muchos, sino más bien, para
darles tn indicio de la próxima Era y ayudarles a reconocer más cla­
ramente que en realidad esta Era está llegando a su fin. Conociendo
esto, no estarán tan preocupados por sus pertenencias personales, sus “co­
sas” preciosas de la tierra. Se darán cuenta que estas cosas son sólo para
esta Era y no para la próxima

No se preocupen acerca de lo que usarán-o donde trabajarán o acerca de


cómo van a vivir. Porque, hijos míos, Yo les enseñará.

Piensen ahera en aquellas cosas que les puedan asegurar mejor un lugar en
el Reino de la Paz. Ahora es tiempo de rexar e implorar el perdón de
Dio«. Es tiempo de estudiar y aprender los caminos del Cielo. Conózcanme
a Mi y á mi Madre, leyendo nuestras vidas. Lean acerca de los Santos y de
otros Mensajeros celestailes Prepárense en mente y corazón, en cuer-

155
po y alma. Ayunen, recen y acepten voluntariamente los pequeños y
grandes sacrificios que les envía Vivan en paz en su “miseria", como
dicen algunos. Falta poco para el final. Pronto todo habrá pasado.
i
OCTAVA PARTE

\ Y Queridos hijos, de MI CORAZON, éste último folleto que he preparado


para enviarlo a aquellos que buscan Mi enseñanza y guia por medio de
Mi hija Mary Jane. Muchos de Uds. la han ya conocido: su persona y sus
dones, y han dado gracias a Dios por Su Divina bondad hacia la humani­
dad.

Porque, queridos hijos, esta persona: profeta y mística, ha sido bien en­
trenada, bien instruida, y aquellos que sobrevivan el Gran Castigo, la
verán de nuevo en el Reino de la Paz, ya que ella tiene muchos, muchos
años más que trabajar como secretaria.

Este folleto y algunos de los últimos, les han infúmdido esperanza y les
han hecho más claros los caminos del Cielo: el motivo de vuestra espe­
ranza y les han dado nueva fuerza para soportar lo que venga.

~^CCon este folleto hago un alto en el camino, breve, porque les continuaré
siempre dando mucho más instrucciones, ya que los mensajes conti­
nuarán dándose cada mes hasta el tiempo del Gran Castigo.

Estos folletos son para vuestra instrucción y para que conozcan Mi


voluntad en materia de Fe y de Moral.

'C Para ustedes ha sido una bendita y santa experiencia el recibir estos men­
sajes, un verdadero privilegio. En ningún otro lugar me he hecho
comprender tan claramente como en estos escritos que han transmi­
tido claramente Mis Palabras.

Hago esto porque ustedes necesitan comprender, conocer y distin­


guir la verdad del error. Necesitan saber lo que Mi FE y Mi Iglesia
defienden. Conozco todos los problemas actuales, el Cisma de la Igle­
sia. No teman. Yo les ayudo y continúo haciéndolo mientras ustedes
continúan buscando fieles y verdaderos Sacerdotes, una santa Misa
y loe Sacramentos.

156
NOVENAPARTE

t/A l llegar al fina] de esta serie de 24 folletos, escrita en 1993, doy una
mirada a vuestra vida en los próximos pocos años que les quedan. No
será nada fácil. Tampoco han sido fáciles estos años pasados, ¿no es
cierto? pero Yo estoy con ustedes. Nunca los dejaré solos. Siempre les
ayudaré con Mi Gracia y Mis Bendiciones. Cumplan su parte. Sigan re­
zando. Continúen ofreciéndome sacrificios volúntanos. Preséntenme sus
necesidades. Mo Me teman. Ámenme Sepan que soy un Señor y Salva­
dor amable y amoroso. Confiésense prontamente conmigo y busquen un
Sacerdote con quien puedan confesarse a menudo. Si, confiésenme cada
dia sus pecados, pero vayan a confesarse con un Sacerdote cada semana
o cada quince días Pídanme la gracia especial de la perseverancia.
Tomen la vida, un día a la vez. No se preocupen del futuro; les acabo
de hablar de ¿L No, no se preocupen, tomen sólo UN DIA A LA VEZ.

CONCLUSION

Dulces hijos de Mi Corazón, quiero bendecirlos con una gracia especial


para estos tiempos finales. Sí, claramente atestiguo que todas estas
palabras han salido de Mi: Jesucristo, la Segunda Persona de la San­
tísima Trinidad, y que Mi secretaria Mary Jane ha preparado correc­
tamente cada palabra que he dado.

Mis queridos hijos, os he preparado un lugar en el Reino de la Paz. Per­


severen para que puedan unirse a Mi en esa Era.

Les bendigo a todos en el nombre del Padre, Creador y Dios amantisimo


desde toda la eternidad. En mi nombre Jesucristo, el Salvador, Reden­
tor, Dios y Señor,-fcl Segunda Persona de la Santísima Trinidad desde
toda la eternidad, y en el nombre del Espíritu Santo, el amor del Padre y
del Hijo desde toda la eternidad, el cual enviará sobre ustedes muchos
dones, virtudes y bendiciones para sostenerlos y ayudarles a perseverar
en la verdadera Fe y en la veidadera Iglesia de Jesucristo: la SANTA
IGLESIA DE SAN PEDRO, APOSTOLICA Y ROMANA.

157
SUPERVIVENCIA
DICTADO POR LA SANTISIMA VIRGEN MARÍA A SU SECRE­
TARIA LA DOCTORA M. J. EVEN.
4 DE JUNIO DE 1992

INTRODUCCION

Quiero explicar simple y directamente qué es lo que cada persona debe


hacer para sobrevivir en los Últimos Tiempo«. Hablaré muy personal­
mente, de tú a tú

Reflexiona en todo lo que te estoy diciendo y tómalo como un mensaje


muy personal de parte Mia, la Santísima Virgen Maria para ti, hijo(a)
mio(a).

Estos son tiempos en que, si yo pudiera, vendría a cada uno(a) para dar­
les mi consejo. Yo podría hacerlo de una manera extraordinaria, pero
puedo también comunicar mis sentimientos y mis preocupación por ti,
de esta manera.

Por favor, lee todo con mucho cuidado y cumple al pie de la letra lo que
te pido. Pueden confiar en mis consejos. Te aseguro que éstas son pala­
bras mías, y mis palabras son verdaderas.

Quiero que sientas que soy tu madre amorosa y te pido que reces para
que Yo implore a Dios que te provea y ayude en todas tus necesiades.

Cuando me pidas, te daré sobreabundancia de gracias y nunca dejaré que


ninguno de mis hijos se quede rezagado en el cumplimiento de SUS debe­
res para con Dios, la familia el prójimo.

Ya no tienes el derecho o privilegio de dedicarte sólo a tus propios gus­


tos e intereses, a tu propia estima y a experimentar tus propios caminos
para ir a Dios. Ya no hay tiempo. Ahora debes pedirme que te ayude a
acelerar este proceso En verdad, te elevaré con rapidez a grandes alturas
espirituales porque necesito que me ayudes en mi trabajo y mis luchas
contra los grandes males que los demonios han hecho caer sobre todas
las gentes de la tierra

158
Lucifer ha adquirido un fuerte dominio sobre la tierra parque muchos
están poseídos por malos espíritus y tú y Yo juntos podemos luchar
contra ellos.

PRIMERA PARATE

Ante todo y sobre todo, debes rezar, debes rezar cada dia, primero du­
rante la Misa y al recibir la Santa Comunión, y luego en tu casa. Debes
también, rezar Conmigo, con Mi Inmaculado Corazón, el Santo ROSA­
RIO por mis intenciones y pidiéndome que le cuide y proteja a ti y a
tu familia.

• La ORACION es el instrumento primordial de supervivencia.

El segundo medio de supervivencia es

- Almacenar, guardar alimentos, ropa y agua.


- Consigue uvas benditas y guárdalas.
- Prepara té de espino blanco p an curaciones.
-Guarda agua.
- Asegúrate de tener provisión de ropa para varios años.
- También medicinas y vitaminas.

Cada vez que te vas de compras trae algo extra a la casa. Empieza tam­
bién a guardar ropa extra. No necesitas ropa nueva y buena. Tal ves una
tienda de ropa usada que pueda ser usada en una emergencia, porque
para esto es lo que estamos planeando para una emergencia.

Luego te pido que consigas cuadros del Sagrado Corazón y de Mi


Inmaculado Corazón y pongas uno en la pared de cada cuarto. Tam­
bién debes colgar un Crucifijo en las puertas y ventanas de cada lado de
tu casa.

Te pido que pongas también una medalla de San Benito al lado del Cru­
cifijo. La Cruz y San Benito te protegerán. El Corazón de Mi Hijo y Mi
Corazón te darán calma y valor.

Reconoce cada dia nuestra presencia e implora Nuestra protección.

159
Además, si puedes, obten un CUADRO o una IMAGEN DE JESUS
DE LA MISERICORDIA. Es la imagen con dos rayos de luz y sangre
que brotan del corazón de Mi Hijo. Sor Faustina dibujó la imagen. Esta
imagen protegerá tu casa contra los vándalos y contra desastres natura­
les. Colócala en un lugar prominente.

Estas son simples pero efectivas precauciones que en si no tienen valor,


pero usadas con fe y poniendo en práctica lo que significan, serán pode­
rosas defensas contra el mal. Si, hijo(a), cree en su valor y úsalas con FE.

SEGUNDA PARTE

Y Durante los tiempos difíciles que se avecinan, trata de permanecer en


calma. Fortalece tu fe y confianza en Jesús y en Mi como tu única, ver­
dadera y real protección; ésta es la verdad.

Debes tratar de ayudar a tu familia a permanecer calma, ya que cada


persona va a empezar a reaccionar de diferente manera. Unos van a llo­
rar, otros van a luchar, otros irán de un lado a otro, y aún otros, con el
corazón y la mente Henos de desesperación, van a cometer suicidio. Tie­
nes, pues mucho que hacer para dar ánimo, ayudar y rezar.

Te digo, he estado tratando de hablar desde hace mucho tiempo para


hacerles conocer estos hechos, pero Uds. en realidad, no escuchaban.
Tal vez lo escucharon pero pensaron que faltaba mucho tiempo para que
todo esto sucediese. Pues bien, ha llegado el tiempo y quizás al leer este
folleto, ya se ha puesto difícil la situación, pero yo te lo ofrezco para
animarte y dar testimonio de las profecías que mis mensajes han anun­
ciado por muchos años. Creo que todavía es tiempo.
Encuentra un camino. Pídeme que te ayude.

Siempre hay tiempo y necesidad de rezar, y la oración puede hacer mu­


chas cosas. Sólo, procura ser paciente, ordenado^), sincero(a), de cora­
zón, de mente, y abandónate a Mi cuidado. No te quedaré mal.

TERCERA PARTE

Ahora deseo decirte lo que te va a pasar a ti y a tu familia en los Últimos


Tiempos. Empecé hablando de lo que hay que hacer para sobrevivir. Por

160
favor, haz lodo lo que le pido. Ahora necesito decirte exactamente cómo
te van a tratar y tos problemas que vas a tener, ya que muchos buscarán
hacerte daño a ti a tu familia durante estos tiempos.

Toda la gente en la tierra va a ser muy perturbada, tanto física como


mentalmente; más que todo mentalmente. Esto sucederá, debido a la
concienúzación que tendrán de haber pecado tan grandemente contra
Dios.

Después del AVISO, durante el cual les daré a todos aquel entendi­
miento de sui pecados, la gente correrá por todas partes
desatinadamente, actuará locamente, hará cosas tontas, todo para
dar a su mente y corazón un poco de alivio en su tormento personal.

Es durante ese tiempo que aquellos que decidan no seguir a Dios,


empezarán una nueva religión en honor de Satanás y lo seguirán.
Todas estas personas van a pensar que han encontrado el alivio que bus­
caban y se lanzarán locamente a esa forma de religión. Satanás los paci­
ficará y les ayudará a encontrar cierta paz

Los Católicos que se arrepientan, se confiesen y recen, serán los que


tendrán la verdadera paz durante esos tiempos, no los que sigan a Sata­
nás.

El próximo evento que va a ocurrir será una escasez de alimentos.


No podrás comprar alimentos ni agua potable. No sólo habrá escasez,
sino también, los que permanezcan cerca de Dios y no acepten a Sata­
nás, no podrán comprar alimentos ni agua. ¿Por qué? Porque los satamstas
controlarán las tiendas y los mercados de alimentos. ¿Cómo? Porque
para comprar alimentos en esos difíciles tiempos, tienes que tener la
marca de Satanás en la muñeca de tu mano

^ No hagas eso por ninguna razón. Jamás te dejes poner la marca. No


simules actuar ni actúes en realidad como los otros. Si lo haces DE VE­
RAS, irás al infierno. Punto. No hay excepciones Decídete por el Cielo
y cierra filas con Jesús y conmigo contra Satanás. No permitas que te
pongan la marca satánica ni a ti ni a ninguno de tu familia. No tomes
esto a la ligera. Debemos ser como los primeros Cristianos que forma­
ban un solo frente contra la maldad del emperador y aun en medio de la

161
jaula de los leones. No aceptes la MARCA, aunque tengas que morir
ya que todos y cada uno de los que mueran asi, morirán como már­
tires e irán al Cielo. Ese es el más bello regalo que Dios te puede dar, y
Yo estaré al lado tuyo y de los tuyos para llevarlos al Cielo.

Al lado de Jesús y de María, lucha contra Satanás. Se valiente, hijo(a) mio(a).

CUARTA PARTE

Cada día de los Últimos Tiempos significará para ti una lucha contra el
ataque del mal. Si tienes trabajo, lo perderás. Si obtienes ahora comida
del Gobierno, la perderás. Si recibes ahora el cheque o pensión men­
sual del Seguro Social, ya no recibirás nada.

Todo servicio o beneficio proveniente del Estado, serán cortados y sus­


pendidos a los que profesen y declaren a Nuestro Señor Jesucristo como
su Salvador. Todas las oportunidades de comprar alimentos y merca­
derías, se terminarán. ¿Por qué? Porque no llevas la Marca de la
bestia, la marca de Satanás.

¿Que es la marca? Hay dos marcas de Satanás. Una es una gran estrella
marcada en tu frente que significa que tu vas al infierno, porque has
sido reclamado por Satanás como propiedad suya y por haberte entrega­
do a él.

Todos los Cristianos que creen en JESUS y en MI, han sido marcados
con el signo de la CRUZ.

La segunda e importante marca que servirá para conseguir alimentos,


mercadería y servicios, es un código de barras con números, diferente,
aunque parecido al número de tu Seguro Social. En él está el 666 que es
la marca y el número de Satanás y sus malvadas cohortes.

El código de barras será el registro del Gobierno, el cual es el que com­


pra dónde y cuándo. En esos tiempos difíciles el Gobierno será quien
proveerá alimentos y demás servicios p a n todos.

Habrá una DEPRESION y una GUERRA, y la mayoría de las naciones


funcionarán en base de emergencia.

162
.A Para entonces el malvado “Maitrcya” habrá tomado bajo su dominio y
gobierno la mayoría de las naciones. Habrá empezado su dominio del
mundo, y la fuerza unificadora del globo en el “nuevo orden del mun­
do”.
Si, reconoces ese nombre por haberlo oído de boca de los políticos. Ellos
no saben lo que realmente significa, pero tu ya lo sabes ahora.

Cada dia que pasa, el mal se va a hacer más poderoso, porque todas las
gentes del mundo van a estar de acuerdo con sus estrategias y sus modos
para lograr la paz, pero ¡a qué precio! Todos irán al infierno.

Todos los que estén en la alianza con él, irán al infierno.

QUINTA PARTE

No sólo tienes que luchar con estos problemas, sino que tendrás también
que enfrentar una guerra, porque va a haber guerra en todos los peises.
Muchos morirán en las guerras. Después de las primeras semanas, los
Estados Unidos habrá ya tenido 10 millones de muertos. Otros países,
muchos más.

Si, ahora puede Ud. ver que si Mi Hijo no viene a parar toda esta matan­
za, nadie quedará vivo. No hay tanta gente en la tierra.

Las guerras van a escalar y la dureza y maldad del corazón de los hom­
bres no va a conocer fronteras. Va a haber muchos motines, pillaje y gran.
destrucción de propiedad. Van a necesitar medidas extraordinarias para
asegurar su casa. Sería mejor tener siempre alguien en casa a toda hora
para evitar cualquier daño.

Ustedes van a ser el blanco de las envidias y venganzas. Van a tener


problemas para conservar lo que tienen, por lo cual deben usar todos los
medios de defensa espiritual que desanime y rechace a los aliados de
Satanás. Imágenes Sagradas, Cruces, medallas de San Benito y esta­
tuas sagradas san armas formidables ya que los espíritus malo« evi­
tan entrar en contacto con Nosotros. Usenlos por toda la casa. (Los
sacramentales).

163
Te digo estas cosas para prevenirte, porque en realidad debes saber esto,
y como buena madre, debo enseñarte, hijo(a) mio(a) cómo sobrevivir en
estos Últimos Tiempos.

SEXTAPARTE

Los días de la tribulación son precisamente eso, una tribulación. Ade­


más de problemas económicos, sociales y de seguridad, tendrás también
la pesadilla de las enfermedades, pestilencias y desafies naturales.
Llegarán en ciclos de tres cada día de fiesta de MI Hijo Jesús y Mis
fiestas. Sepan esto y estén preparados. Estas son manifestaciones celes­
tiales de la ira de Dios y se les dan a Uds. para mostrar la indiganación de
Dios por la blasfemia de la humanidad.

Nosotros los del Cielo lloramos amargamente por las maldades perpe­
tradas por Satanás y sus cohortes a las que nuestros hijos se doblegan tan
fácilmente.

Debemos ahora demostrar a nuestros hijos que están actuando mal y,


como a niños, debemos castigarlos.

^ Y o desearía que cada uno recibiera su buena lección, pero más quisiera
que cada uno comprendiera por qué están siendo castigados, pero parece
que tienen su cabeza arriba de las nubes y no piensan siquiera en lo que
todas estas cosas significan

Vi Tienden a echarle la culpa a todos los demás menos a ellos mismos.


No reconocen que ellos son el problema y que lo que está pasando es el
modo como Dios castiga. Cierran sus mentes a la verdad.

SEPTIMA PARTE

Hijo(a) mio(a), a este punto te preguntas: ¿Habrá una manera de evitar


estas desgracias? ¿Habrá una oportunidad de que el Cielo no envíe todo
esto sobre nosotros? ¿Podríamos cambiar lo suficiente y resolvemos a
rezar tanto cuanto sea necesario para hacer que Dios cambie de parecer y
no permita todo esto? La respuesta es NO. Por más de 40 años he tratado
de decirles lo que iba a pesar en los Últimos Tiempos. De ello se habla
en la Sagrada Escritura y en las antiguas profecías, y ... todas las profe­
cías deben cumplirse.

164
Lo que puedes hacer es cambiar, convertirte, confesarte, prepararte y
rezar. Esto mitigará los sufrimientos que tú y tu familia van a experimen­
tar. Esto te ayudara a permanecer mas calmo{a) durante las pruebas y
dificultades y a demostrar al Cielo que estás de veras arrepenbdo(a) y
desea recibir ayuda del Cielo.

Yo te ayudaré, como lo he dicho muchas veces. Te daré Gracia, pero tú


debes hacer tu parte. Debes también pedir a tu familia que se unan a ti, y
(rata de enseñarles las lecciones que has aprendido leyendo estos folle­
tos.

Primero, debes creer que te he dado este conocimiento, que me preocu­


po tanto por ti, que deseo ayudarte, y que crees en Mi lo suficiente como
para tener la confianza de que Yo te ayudaré.

Confianza, Valor, Paz y Gracia daré en abundancia a todo el que


pida, busque y llame a la puerta de Mi Corazón pidiendo ayuda.

CONCLUSION

Como puedes ver, mi querido(a) hijo(a), tengo mucho que decirte y po­
dría decirte más cosas aun acerca de este tiempo de supervivencia. De­
bes llamar, buscar y pedir a Jesús que mitigue la fuerza del maligno
enemigo de Dios que es Satanás.

Debes combatir al Gobierno que mande por ley que se reciba la marca
de la bestia. Debes promover buena voluntad entre toda la humanidad y
buscar la gloria de Dios en todo lo que haces.

Yo atestiguo ante ti, querido(a) hijo(a) que éstas son palabras de la Bien­
aventurada Virgen M uía, tu Madre Celestial, y te pido que me implo­
res por medio de Mi ROSARIO. Yo le protegeré, pero tú debes per­
severar.

Estas palabras han sido fiel y cuidadosamente escritas por Mi secretaria


para todos mis hijos durante estos Últimios Tiempos.

Soy de ti,

María, la siempre Inmaculada Virgen, madre de Dios.

165
ESTOS MENSAJES FUERON DICTADOS POR EL
PADRE ETERNO PARA QUE SEAN DISTRIBUIDOS
EN EL MES DE OCTUBRE DE 1998

JULIO 27,1998 (EMPIEZA EL MENSAJE)

“Mi querida hija, deseo proporcionar a todos mis hijos, en el mes de


Octubre de este año, una explicación completa a cerca de Mis decisiones
con respecto a la Humanidad entera y de vuestro planeta. Escucharás
Mis Palabras cuando te las dicte y prepararás los mensajes, como gene­
ralmente lo haces, (en su forma usual) para su debida distribución de ese
mes. La única diferencia de estos mensajes será que en vez de que Mi
Hijo, Jesucristo, la Siempre Virgen María o San José sean los que dicten,
seré Yo. Ellos me han pedido, asi como muchas almas santas, que ponga
por escrito Mis decisiones con respecto a los últimos eventos de esta era,
la manera cómo se van a realizar mis Juicios, y una evaluación de la
condición en que se encuentra la tierra. Me place hacerlo y he escogido
a la Secretaria de Mi Santo Hijo como el instrumento para hacerlo.

Quiero decirles, hijos mios, que muchas veces durante los últimos trein­
ta años Mi Brazo ha estado a punto de bajar y terminar con estos dias.
Pero la Santísima Virgen María continuamente me ha pedido que reten­
ga Mi Ira y le permita a ella más tiempo para poder salvar más Almas.
Asi lo he hecho. Le he concedido a Uds muchos más años para que
regresen a su Fe, para que se confiesen, recen; y recen especialmente el
rosario. Les he otorgado muchos años más para que regresen a su Dios.
¿Pero qué veo? Veo que las condiciones son peores que antes, aunque
aun asi, muchos han regresado a la fe.

¿Por qué creen que las condiciones de hoy son peores que las primeras?
¿Por qué creen que mientras algunas personas se convierten, se confie­
san y reciben inmensas Gracias; existen otras que no les impartan sus
creencias, no creen en la existencia de Dios, ni hacen sus prácticas
espirituales? Porque ellas, sencillamente se alejaron de Dios, y prefirie­
ron a Lucifer y al mundo Los dias y años extra que les hemos concedi­
do, mas bien han sido una perdición que una bendición para muchos.

Les pregunto: ¿en qué condición se encuentra vuestra Iglesia, vuestra fe,
vuestro pais y vuestro mundo? ¿Creen que son más espirituales, tienen

166
más temor de Dios, son más santos? Si asi piensan, están ciegos a todo
lo que está ocurriendo, a los efectos del pecado y del pecar.

Les digo, que el mundo de hoy está mucho peor que el de Sodoma y
Gomorra porque en aquellos tiempos no había tantas diferentes clases
de pecados, y el número de peúados era menor, comparado con los que
se cometen todos los dias ahora.

Fíjense en las cosas terribles que rodean a los niños. Los abortan, los
abusan, los abandonan, los maltratan con brutalidad, y los ignoran. Lo
que hacen con estos nifios inocentes es lo suficiente para que Yo destru­
ya vuestro mundo de inmediato. Pero no, no lo haré solo por este moti­
vo. Porque como Uds. dicen, existen otros nifios que viven en ambientes
sanos y en hogares buenos.

Fíjense en las condiciones de las familias de hoy. ¿En sus vidas han visto
algo parecido? Es alarmante ver que ciertos grupos de gente se conside­
ran una familia. ¿Por qué? Porque existen muchos hogares deshechos
por el divorcio, porque existen arreglos que tienen un estilo de vida ho­
rrendo, porque existen arreglos de pangas que son pecaminosos, y mu­
cho más. Mi plan para la familia ha sido desechado: porque no lo ven
como algo moderno; porque no llena las necesidades de boy. ¿Par qué
dicen eso, hijos mios? Porque Dios ya no es lo más importante en sus
vidas. Porque piensan que boy dia ya no es necesario seguir los caminos
de Dios. Porque consideran que los Mandamientos no son apropiados
para esta época. ¿Y por qué no? Porque sencillamente no creen en Dios,
su Creador.

Fíjense en qué condiciones se encuentran los países ahora. ¿Podrían,


con honestidad, decir que existe un buen líder católico en uno de esos
países? ¿Acaso los gobernantes tienen temor de Dios? ¿Acaso pueden
ver a uno de esos lideres viviendo una vida buena y santa? Yo más bien
veo, que en cuestión de moral, están corruptos, son avaros, tienen miedo
de defender sus principios, se aprovechan de los demás, especialmente
de los pobres y de los destituidos, de los inocentes, son de doble cara, y
la mayoría son tiranos. Yo les di poder, porque todo poder viene de Dios
Padre. Y miren de qué manera responden; y asi actúan. Construyen una
barrera para que las normas de la religión no interfieran con su manera

167
de pensar. EIIIos quieren un mundo donde puedan estar en la cumbre, al
mando Quieren beneficiarse del poder que Lucifer les ha dado porque
están a su laido, quieren asegurarse lo que tienen Esto es una verdad,
hijos míos y de la manera como lo veo Yo.

Hijos mió», con demasiada frecuencia ignoran la evidencia, entierran


sus cabezas tfn la arena; y se resisten a creer las verdades que las noticias
les informan diariamente. Despiértense, crean, y comprendan la maldad
que los rodé« Deben comprender el por qué es necesario que Yo actúe.
Quiero que (todos se enteren completamente que Mis acciones no son
contra Uds., sino contra los que deben recibir el Justo Castigo de un
Padre que es- demasiado paciente. He esperado Hemos recibido muchas
oraciones, la»s cuales han ayudado mucho y siguen ayudando, pero Mi
Justicia exig}e que lleve a la gente nuevamente a los caminos de Dios.
Alguna acciión debo tomar para que la gente creada por Mi, su Dios,
regrese a Míí Y asi lo haré, hijos mios, y muy pronto.

Me entristecí que deba hacerlo ahora, no obstante, es el momento pres­


ento en la profecías. También me entristece que los buenos caerán con
los malos. D*eseo proteger a los buenos lo mejor posible, pero también le
pido a mudaos de Uds. aceptar la muerte, como muerte de mártir, para
abrirles el Cielo inmediatamente.

Muchos han. rezado para que sean llevados durante los últimos dias. Tam-
Ibién muchoes han rezado para entrar en el Reino de la Paz. Y asi será,
Iporque deseo que entren y sirvan a Mi Santo Hijo y a su Madre durante
\£>u Reinado sobre la Tierra. Me place que muchos me lo hayan pedido.

Mis quendew hijos, los dias de esto« “último» días" están por termi­
nar. Asi esr están por terminar. Esto significa que en poco tiempo las
grandes actividades empezarán a suceder rápidamente. Y sucederán ve­
lozmente porque todas las profecías se deben cumplir. Estamos ya con­
tando los días en que el Santo Padre tendrá que huir de la Ciudad del
Vaticano. Se curará de su enfermedad rápidamente; y cootkiuará
guiando la Iglesia desde lejos.

Ha llegado «1 momento en que debo soltar las bombas, el cometa, la bola


de fuego, los medios que ocasionan temor e incomodidades sobre la tie­
rra. El momento ha llegado. Les digo esto porque Yo siempre doy a co­

168
nocer a través de los profetas lo que voy a hacer, y Mary Jane es un
profeta, porque ella les hace saber la Santa Voluntad del Padre.

Esto no debe ser algo nuevo para Uds.. porque está escrito en las Sagra­
das Esenturas, que Dios en Su Sabiduría anuncia a sus hijos lo que
planea hacer en el futuro para darles la oportunidad de que regresen a El,
confiesen sus pecados, hagan reparación, y cambien sus vidas

A través de los profetas se los dije muchas veces a los Judíos. Jesucristo
se los dijo muchas veces a sus apóstoles y amigos. La Santísima Virgen
María ha sido enviada a muchos lugares por todo el mundo para avisar­
les de los acontecimientos que están por ocurrir, para prevenir a la gente
de lo que sus vidas los están llevando, y para darles consejos y consuelo.
He enviado a otros santos y ángeles. Por lo tanto, no es nada fuera de lo
común, que Yo, personalmente, venga hoy a darles un mensaje. Durante
los aflos en que se les ha enviado estos mensajes. Yo les he hablado en
tres ocasiones distintas

Dulces hijos, deseo que cada uno de Uds. sienta paz, porque Yo los amo
mucho y no deseo que sufran peligro alguno. Pero al mismo tiempo les
anticipo lo que puede ocurrir durante esos dias difíciles Permanezcan
en paz y abandónense completamente al cuidado providencial de Dios.
Manténganse siempre en el estado de la Gracia Santificante, y prepáren­
se para todo lo que Dios desee que le suceda. Si se mantienen listos, no
hay nada que temer.

Amo a todos mis hijos y solamente deseo que vengan al Cielo donde Yo
les espero Pero eso no está sucediendo ahora, ya que muchas almas en
el juicio de su muerte aparecen con pecados graves en sus almas y deben
irse con Lucifer que las reclama como suyas propias.

AGOSTO 2,1998 (EL MENSAJE CONTINÚA)

Mis queridos hijos, me duele decirles estas cosas, porque sus corazones
empezarán a temblar y comenzarán a sentir temor. Pero hijos mios. ¿aca­
so mi Santo Hijo, Jesucristo, Su Madre y San José no les han dado nu­
merosos avisos e instrucciones p an que se preparen bien para estos even­
tos tan severos y días durísimos que les esperan? Si han seguido sus
consejos, no deben temer porque ya están preparados. Sin embargo Yo

169
sé que una cosa es verlo escrito en papel y otra es experimentarlo en
carne propia. Por eso temen y tienen miedo ¿Podré« Ud». sufrir k»
daños, los cambios que están por realizarse? ¿Podrán proteger sus
hogares y sus familias? ¿Tendrán suficiente agua y alimentos? ¿Po­
drán resistir (decir No) las presiones para aceptar el “microchip”
que es la señal de Lucifer, el maligno y enemigo Mió? lo deben hacer,
hijos míos, para salvar sus almas y entrar en el Cielo. El signo 666 es a
lo que se refiere San Juan en el pasaje de las Sagradas Esenturas. Y
todos los que resistan la marca de la bestia serán revestidos de blanco y
servirán a Mi Hijo Jesucristo y su Madre, la Reina del Cielo y de la
Tierra en la Era santa llamada Reino de la Paz.

Oh hijos míos, con sólo que se den cuenta de los grandes esfuerzos que
el Cielo, y todos los que están en el Cielo, están haciendo para ayudarles
para estos momentos y pan los dias difíciles, bastarla para que, en vez
de sentir temor, se sintiesen contentos del poder Celestial que se les ha
dado. Estarían gozosos de verse rodeados de Angeles Guerreros que los
defenderán de los espíritus malos. Pues entonces, hijos míos, alegrénse
porque el Cielo ha puesto mucho empeño p a n protegerlos

^ No es una casualidad. No, nosotros tenemos un plan muy importante


pon cada uno de Uds., pan ayudarles a resistir el mal de estos dias. No
obstante, Uds. deben hacer su parte. Deben mantenerse en el estado de
Gracia Santificante. Y deben ser también merecedores de la ayuda Ce­
lestial, preparando sus almas p an cualquier circunstancia, ya sea pan
vivir o pan morir, como Yo lo decida. Y Uds., queridos hijos, lo pueden
hacer. Pueden vivir de acuerdo a los Mandamientos de Dios, pueden
confesarse, rezar, esperar, confiar y tener la certeza de qoe Yo, vues­
tro Padre Eterno haré lo mejor que sea para cada roo. Siempre haré
lo que más les convenga a Uds, aunque piensen que no sea de su agrado
o deseo personal Recuerden, mis queridos hijos, que Yo, Dios, se lo que
es mqor pan cada uno de Uds. y las oportunidades que les esperan.
Abandónense, hijos míos, en Mis Brazos Amorosos.

"Abandónense’* esa palabra parecerá un poco extraña pan los que me


han visto a Mi, vuestro Padre Amoroso, corno un Dios distante, muy
lejos de los intereses e inclinaciones del hombre mortal. Pero, hijos míos.
Yo soy vuestro Padre y soy un buen Padre que les provee de alimento,
agua, aire, techo y de todos los tesoros de la vida. Les he dado una fami­

170
lia, amigos, camaradería. Les he dado fe y religión Les he dado a mi
Santo Hijo, Jesucristo como vuestro Salvador, Redentor y Señor. Les he
dado a María la Siempre Virgen Inmaculada como vuestra madre Les he
dado mucha sabiduría y conocimiento a través del Espintu Santo, y les
he dado los dones de los sacramentos, y el Santo Sacrificio de la Misa
Les he dado tanto, mejor dicho, todo lo que tienen se los he dado Yo,
porque asi he querido que fuese Por lo tanto, hijos míos. Yo soy un buen
Padre. Soy un Padre bondadoso. Soy vuestro Creador porque a cada uno
los hice de una manera singular, a Mi imagen y con un alma santa Aun­
que les he dado vida aquí en la tierra, se tas di para que me amen y me
sirvan como vuestro Dios; y para que sepan lo que he hecho por Uds.
vuestro Dios Espero que cada criatura que he creado lo haga. Eso es lo
que Yo esperaba Luego vino la caída de Adán y Eva

Oh hijos míos, cuando Adán y Eva cayeron en el Pecado Original,


provocaron una sene de eventos que Uds.. por consiguiente, deben so­
portar listos eventos, estas dificultades, fueron las causas de que el espí­
ritu humano vacilara, y a veces fuese indiferente hacia Mi. Eso sucede
ahora Y lo comprendo porque las influencias de Lucifer y sus cohortes
son muy fuertes Pudo persuadir a Adán y Eva, dos almas santas, en el
Paraíso. El es un poderoso y persuasivo enemigo de Dios y de todos
ustedes. Muchos piensan que ignorándolo, no se acercará, pero Yo les
aseguro que él está en todas partes y anda en busca de almas El ha con­
quistado a muchas almas Esto es guerra, hijos míos. Es vuestra gue­
rra contra el mal como lo es Mía. Yo puedo ganar esta guerra solamen­
te si Uds vencen el mal. Yo ganaré si Uds. vencen el pecado. El ganará
si Uds. persisten en el pecado. El miente. El halaga. El amenza. Yo no
hago nada de eso. Yo les concedo Gracias en abundancia para, que pue­
dan resistirlo. Yo no deseo el mal para Uds., sólo les deseo el bien. Yo
envío a Mis ángeles para que los protejan. Pero a Uds les toca tomar la
desición. Ya sea para una eternidad con Dios; o pasar una eternidad
con Lucifer. Y Yo les puedo asegurar que, así como el Cielo es lo más
bello y está rodeado del amor verdadero de Dios, el Infierno es lo más
feo y el amor de Dios no existe allí. Es un lugar totalmente lleno de
maldad, un abismo ardiente, una completa oscuridad, todo es pecado. El
Cielo es santidad, amor, alegría. Deben decidirse Yo cuento con uste­
des He puesto todas mis esperanzas en que vuestra decisión será la de
estar Conmigo Yo espero que Uds. se declaren para su Dios en la Santí­
sima Trinidad

171
AGOSTO 3, 1998 (EL MENSAJE CONTINUA)

Hijos míos, al continuar compartiendo con Uds. Mis percepciones de


vuestro mundo y los efectos del pecado y del pecar, quiero que reconoz­
can que lo hago para que Uds. tengan un entendimiento pleno de que Yo
debo restituir a toda la humanidad con su Dios. Esperé años a que Noé
terminara de construir el arca. Esta vez. he esperado más de 100 años
para empezar el proceso y llevar a cabo el castigo mundial He esperado
aún más para que la Madre de Dios complete su trabajo y me traiga de
vuelta muchos de Mis hijos.

Oh hijos míos, no es Mi deseo suprimir nuevamente, matar o dañar a la


humanidad entera como en el tiempo de Noé. No, no deseo hacer eso
otra vez. En esta ocasión muchos vivirán. Sí, muchos vivirán y ellos
tomarán su lugar en la Era de la Paz. Yo lo quiero asi. Pero, hijos míos,
muchísimos morirán porque las devastaciones serán tremendas.

Muchos morirán, tantos, que no quedará suficientes gente para enterrarlos.


Yo me encargaré de ello., ya que también tenemos un plan para esa crisis

Todos escuchan Mis Palabras con temor, lo siento, pero es necesario


para poder explicarles todo. Yo, el Padre Eterno debo decirles lo que va
a ocurrir, y cómo va a ocurrir, porque así lo he hecho con todos los acon­
tecimientos para la humanidad desde el principio de la histona que Uds.
conocen. Por supuesto, que me estoy refiriendo al Viejo Testamento en
el cual se examinan las Palabras dadas a los Profetas antiguos. Allí pue­
den ver, claramente presentadas una plaga tras otra, un evento tras otro,
una guerra tras otra, que Yo permito para que la gente vuelva a MÍ, su
Dios. Hoy está pasando lo mismo. Yo les envío a Mis Profetas. Preparo,
junto con la Santísima Madre Mana, numerosos mensajes detallando los
eventos, tanto los eventos de los que les hemos hablado antes y que se
han realizado ya, como los que ahora de describen en estos mensajes, y
muchos otros más La forma y el estilo cambian, pero el mensaje es
uno, el mismo y se debe interpretar como la intención, la palabra y
la decisión de Dios Padre.

¿Recuerdan la Parábola del Señor acerca de la ciudad de Nínive en las


Sagradas Escrituras?. Si la gente se arrepentía. Yo no llevarla acabo el
castigo. Pero si, ellos se arrepintieron. Bastó con que Jonás predicara
sólo un día por la ciudad para que se arrepintieran.

172
¿Recuerdan la Parábola concerniente a las ciudades de Sodoma y
Gomorra? Si hubiera sido posible encontrar al menos diez hombres bue­
nos. Yo no habría llevado a cabo el castigo. Pero no los encontré Sólo
encontré cuatro personas buenas, entonces solté Mi irreprimible Ira.

Ahora está pasando lo mismo que en aquel tiempo. He encontrado muy


buenas personas. He encontrado gente que reza y se han arrepentido. He
encontrado suficientes personas para aminorar, pero no para dete­
ner, Mi Ira. Esta es una buena señal, pero no es lo suficiente, hijos
mios.

Muchos están cegados por las cosas de Lucifer. Muchos viven una vida
llena de orgullo. Muchos reciben la Palabra de Dios, pero la ignoran. A
estos los llamo hipócritas, porque ellos profesan, pero no viven de acuerdo
con los Mandamientos.

Oh hijos mios, se les pide que vivan sus vidas de acuerdo a lo que real­
mente crean sea lo correcto. Se les pide que le demuestren a Dios que
creen en EL Se les pide que vivan siempre con y para Dios. No sean
hipócritas. No le mienten a su Dios. Yo conozco ia verdad.

\ / Me piden misericordia. Los miro y pienso si merecen mejor Mi justicia


que Mi misericordia. Traten de comprender, hijos mios, que la Justicia
de Dios fue la que envió a Lucifer y sus cohortes al Infierno, y también
son enviados allí los que están en pecado mortal. Sinceramente deseo
que Uds. comprendan que serán castigados por los pecados de la carne,
de fornicación, de homicidio, por todos los pecados que por naturaleza
sean “pecados capitales”. Castigo los pecados contra Dios, debo hacerlo
porque Yo soy Justicia pura.

Sin embargo, Yo soy misericordia, soy misericordioso con todos por


igual. Me entristece que, hasta hace poco, Mi misericordia ha sido des­
cuidada. Ahora que la han encontrado, han lanzado su mirada de­
masiado lejos y solamente ven MI misericordia y no comprenden la
extensión de Mi justicia. Sería mucho mejor que viesen todas Mis vir­
tudes por igual; y no enfatizar una u otra virtud solamente.

Querido hijos de Dios, les hablo como un Padre amoroso porque deseo
comunicarles tanto Mi intención como mis razones. No vean mi gentile -

173
za como una señal de que todo esta perdonado No, no es asi Véanlo
como una afirmación de un Dios que los ama, que quiere que estén
con El para siempre, que quiere enseñarles otros mundos que ni si­
quiera han soñado, que los quiere rodear de paz, alegría y amor. Yo
preferiría hacer esto, más bien que enviarles los grandes castigos, verda­
deramente lo preferiría

^A hora bien, mis queridos hijos, reflexionen en estas Palabras Santas de


vuestro Padre Eterno, y piensen en la mejor manera de prepararse para
estos grandes eventos Realmente no se les pide mucho. Confesarse,
Arrepentirse de sus pecados. Rezar todos los días. Recibir los sacra­
mentos y la Santa Eucaristía todos los días. Rezar el santo Rosario,
y vivir de acuerdo a los Mandamientos. Permanecer cerca de Dios y
de la Madre de Jesús. Imitar las vidas de los santos. Seguir el ejem­
plo de Jesús y María y aplicarlo en sus vidas. Realmente es tan fácil,
y tan sencillo. Yo los recibirla de vuelta, hijos míos, sin ningún proble­
ma. Sólo necesitan confesarse y hacer lo que Yo les pido Vuelvan a su
Dios Regresen a la unión completa con su Dios.

AGOSTO 4, 1998 (El. MENSAJE CONTINÚA)

Queridos hijos de los Corazones de Jesús, María y José, les hablo como
un Padre les habla a sus hijos. Les pido, queridos hijos de Dios, que
recen para que Yo detenga parte de Mi Ira. Los eventos escritos en las
Profecías deben realizarse, sin embargo Mi irreprimible Ira se puede re­
tener para que los daños sean menos, y los efectos sean menos
devastadores Sin embargo, habrá una sene de eventos muy grandes que
producirán efectos terribles Asi tiene que ser. hijos míos, porque como
se los he explicado, muy pocos han respondido a los mensajes de los
profetas, muy pocos se han alejado del pecado. Al contrarío entre
más tiempo hemos permitido que pase, muchas de las “cabras" han
regresado a sus vidas de pecado. ¿Dónde está su paciencia? ¿Cuál es
su verdad? ¿Qué mentiras le dicen a Dios cuando hablan con EL?

Hijos míos, ya no puedo esperar más. Es demasiado tener que ver la


maldad que ha invadido vuestro mundo, los abusos de los inocentes y de
sus familias.

Todos recordarán que le concedí a Lucifer 100 años para que hiciese
hasta lo peor para ganarse las almas de los hijos de Dios Esos 100 años

174
han llegado a su final, y la destrucción de las almas ha sido tremenda.
Pero todavía tengo dos guerras pendientes para las almas Estas serán
unas batallas muy grandes. La Iglesia Remanente perseverará para
Dios, se declarará para Dios en la Santísima Trinidad.

La primera batalla será el Gran Aviso producido por el gran amor de


la Santísima Virgen María por ustedes. Esto pondrá en sobreaviso a toda
la humanidad, a la gente en todas partes, a la gente de todas las razas y
las lenguas acerca de sus almas Es una guerra porque los malos espíritus
también esperan este día. Ellos también tienen un plan en el que harán
todo lo posible para provocar la desesperación y la desgracia a los fieles
El plan de ellos es el de asustar, infundir miedo a las almas, para hacerlas
vacilar en su camino. Ellos seducirán, engatusarán y difamarán a los que
no retomen a sus maldades Se van a mofar de los que perseveren en
la oración.

Ellos van a hacer estas cosas porque saben que la gente estará dispuesta
a escuchar y regresar a sus viejas costumbres. Los espíritus malos los
animarán a que lo hagan porque les van a decir que todo lo que ocumó
es una prueba de su líder. Porque él conduce las fuerzas del mal que
todos van a ver y sentir.

Será una guerra para lograr sus almas, queridos hijos. AI poco tiempo
después de este evento, la segunda batalla se llevará a cabo. Esta será
la del Gran Milagro durante el cual deberán declararse a favor de Oíos
Durante este tiempo los espíritus malignos los estarán animando para
que apoyen a su líder porque él estará en el poder Los malos espíritus les
van a decir: “Vayan donde está el poder si quieren vivir, comer, respirar,
tener bienes, mantener su trabajo, proteger a sus hijos." Si, ellos les van
a decir “Escojan al líder más poderoso del mundo.”

Pero Yo les digo: “No lo hagan, si lo hacen destruirán su oportunidad de


ir al Cielo.” Si se declaran a favor de Lucifer y reciben su marca, se irán
al Infierno. Acuérdense de esto. El tiempo que dure esto será bastante
corto. Nunca pierdan las esperanzas en Dios y en la Madre de Jesús
También pueden contar con el cuidado providencial de Dios. Oh hijos
míos, nunca los abandonaremos. Estaremos atentos a ustedes. Pero eso
si, la virtud de la fortaleza tendrá que ser lo máximo para poder sopor­
tarlo todo. Deben declararse a favor de Dios en la Santísima Trinidad, no

175
importa las consecuencias. Si mueren, irán al Cielo como mártires Todos
los mártires van al Cielo. Si viven estarán en el Remo de la Paz porque
habrán sufrido su Purgatorio en la tierra. Esto es un requisito, porque to­
dos los que entren en el Remo de la Paz irán al Ciclo. Asi lo declaro Yo

^ Mis queridos hijos, en los próximos dias y meses necesitan rezar mucho
porque su mundo cambiará dramáticamente Manténganse seguros y pro­
tegidos de los espíritus malignos que van a andar por la tierra. Manténgan­
se siempre en estado de Gracia Santificante. No les puedo decir ni el mes
ni la hora del castigo, por eso, hoy, les escribo este aviso con tiempo razo­
nable para que se preparen bien, para que recen mucho, y tengan la segu­
ridad que el Cielo les protegerá si se entregan a nosotros. Nosotros cuida­
remos de nuestros pequeños.

Pronto se va acercando el día en que vuestro mundo será muy diferente. La


tierra parecerá un campo de batalla. Todos los lugares sufrirán, porque Mi
justicia se extenderá por todo el mundo. En las regiones del mundo donde
la gente, diariamente, sufre muchísimo, seré inmensamente misericordio­
so. Los lugares donde nunca se ha experimentado el dolor y el sufri­
miento, pagarán un precio muy alto. Es lo justo. Es lo misericordioso.
Oh hijos míos, si pudieran Uds. sentir la angustia de las madres cuyos
bebés san puro hueso debido al harñbre; entonces sabrían por qué mi cora­
zón es misericordioso con ellas. Pero otros que son ricos y viven en la
misma área, recibirán Mi Justicia.

Les explico esto para ayudarles a darse cuenta que, en Mi castigo, en los
efectos de Mi castigo, y en Mi irreprimible Ira también verán mi miseri­
cordia. Por eso ciertas áreas seleccionadas, no recibirán la misma in­
tensidad de Mi Ira, sino menos. Si, me refiero a los sitios de refugio en
el mundo que la Santísima María, Siempre Virgen, la Madre de Jesús,
les ha dado a conocer. En estos sitios verán la misericordia de Dios,
aunque no estén completamente inmunes, serán tratados con miseri­
cordia.

Mis queridos hijos, deseo concluir Mi afirmación. Mi lección. Mi mensa­


je, con un punto: No pidan para que estos días vengan pronto. No cuen­
ten los días, no presuman en comllos acerca de lo que saben. No perezcan
profetas de mal agüero Yo les pido que recen por toda la humanidad, por
Uds. mismos, y por sus familias. Les pido que me ofrezcan sacrificios,

176
oraciones y Gracias para que esos días sean pocos, y Mi Ira sea más
misericordiosa. Les pido, queridos hijos de los Corazones de Jesús, María
y José, que sean mis fuentes especiales de amor, de devoción, de espe­
ranza y de confianza Les pido su apoyo y su fortaleza como católicos,
como verdaderos católicos que han soportado su calvario, que han
resistido la parálisis del modernismo, que se han mantenido firmes
contra el mal, con la creciente maldad de estos dias en la Iglesia, y
que brillan como estrellas resplandecientes entre los escombros de
la humanidad. Esto es lo que les pido, hijos mios.

^ e s concedo el don de Mi Amor Especial. Les concedo el don de la


perseverancia final. Les concedo el don del coraje, del valor. Los amo
a todos porque Yo Soy Vuestro Padre Eterno y Creador. (Amén).

Carta dictada por Nuestro Señor Jesucristo el dia 4 de Agosto de 1998


para que se añada al final de los mensajes del Padre Eterno para el mes
de Octubre

Mis dulces hijos, me place ofrecerles este bello mensaje de Mi Padre


Eterno como parte de los mensajes de Octubre. En Noviembre volvere­
mos al formato anterior.

Hijos mios, el sumo interés de Mi Padre Eterno en comunicarles Su gran


preocupación por TJds., por el mundo, y por todos Sus Hijos, es eviden­
te. Les hemos expresado nuestra preocupación sobre estas cosas por
muchos años, por lo tanto no se deben sorprender por Su mensaje.

¿Se dan cuenta, queridos hijos, lo cautelosos, lo adoloridos e indecisos


que hemos sido para que dichos castigos se lleguen a realizar? Todo se
ha pensado muy cuidadosamente, y la decisión final se ha hecho de acuer­
do con todo lo que se les ha dicho.

Permanezcan en paz, preparen sus corazones y manténganse alerta. Yo


Ies continuaré asistiendo dia a dia. Llámenme. Los amamos a todos que­
ridos hijos.

Soy de Uds.,

Jesucristo, Hijo de Dios Vivo.

177
ÍNDICE

EL GRAN AVISO .........................:..................................... 4


Preámbulo ...................................................................................... 4
Mensajes de Jesús, Mana y José, 1 de Enero de 1997..... 8

EL GRAN M ILA G RO ................................................................... 32


Preámbulo................ 32
Mensajes de Jesús, María y José, 1 de Marzo de 1997 .............. 33

MENSAJES PRIVADOS DE ANGELES Y SANTOS ........... 53


San Miguel, 1 de Marzo de 1997 ................................................. 53
Padre Pió, 1 de Marzo de 1997 .................................................. 54
Santa Ana, 1 de Marzo de 1997...................................................... 55
San Zacarías, 1 de Marzo de 1997 ..................... 55
Padre Solante Casey, 1 de Marzo de 1997 .................................. 56
San Letrán, mi ángel de la guarda, 1 deMarzo de 1997 .................. 56
San José, 1 de Marzo de 1997 ....................................................... 57
La Virgen María, 1 de Marzo de 1997. .............................. .... 60

OTROS MENSAJES
La Virgen María, 1 de Mayo de 2000 ......................... 62
San José, 3 de Mayo de 2000 ................... 66
La Virgen María, 2 de Abril de 2000 ........................................... 70
San José, 3 de Abril de 2000 ......................................................... 73
Los Tiempos Finales. LAS PLAGAS............................................. 77
Mensaje del PADRE ETERNO, 2 de Junio de 1995 .................... 78
Las maneras en que los espíritus del mal y Satanás se han infiltrado
en mi Santa Iglesia Católica Romana, Mensaje de Nuestro Señor
Jesucristo, el 1 de Junio de 1993 ................ „.................................. 82
La Iglesia Purgante (Las almas del Purgatorio) 2-2-1993 .............. 90
Mensaje de Jesús, María y José, 1 de febrero de 1998 ....... .'......... 97
Mensaje de la Virgen María, 1 de Junio de 2000............................. 106
Mensaje de San José, 1 de Junio de 2000 .................................. 110
Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, 1 de Septiembre de 2000..... 114
Mensaje de la Virgen María. 1 de Septiembre de 2000 ............. 118
Mensaje de San José, 1 de Septiembre de 2000............................ 121
Mensaje de la Virgen María, 1 de Qctubre de 2000...........................125
Mensaje de San José, 1 de Octubre de 2000 ..... 129
La futura jerarquía de la Iglesia Católica Romana........................ 134
Adoración al Rey y Honor a la Rema en su reinado sobre latierra 141
Lo largo y lo ancho de los últimos dias..................................... ... 149
Supervivencia................................ 158
Estos mensajes fueron dictados por el Padre Eterno para que sean
distribuidos en el mes de octubre de 1998................................... 166

Se autoriza y recomienda hacer fotocopia de este libro, asi com o


d e a lg u n o s de los M e nsajes en p a rtic u la r, para su
mayor difusión.
Jesús, Maria y José, se lo agradecerán.
ORACIÓN

Arcángel San Miguel ¡Quien como Dios!


defiéndenos en la batalla,
ampáranos contra la perversidad
y asechanzas del demonio,
¡reprímale Dios!
te pedimos suplicantes;
y tú. Principe de la milicia celestial.
arroja al infierno con el poder divino :
a Satanás y los demás espíritus malignos
que vagan por los aires y el mundo,
para perder las almas,
defiende al mundo y a la Iglesia,
protege al Papa,
que pronto veamos el triunfo
del Inmaculado Corazón de María.