Sei sulla pagina 1di 5

El AÑO PASADO

¿Cómo inicio nuestra convivencia?


_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________

¿Cómo fue nuestra convivencia en proceso del año?


_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________

¿Cómo termino nuestra convivencia al finalizar el año?


_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________
_______________________________________

¿SERA NECESARIO TENER UNA CONVIVENCIA CRISTIANA EN EL AULA?


¿PARA QUÉ?

_____________________________________________________________
_____________________________________________________________
_____________________________________________________________
_____________________________________________________________
____
Reflexionamos la Palabra de Dios:

Hechos 5:29 “Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios
antes que a los hombres.” Si una persona obedece a Dios y sus mandamientos, seguro será
exitoso y logrará mantener buenas relaciones con todas las personas que les rodea.
San Lucas 6:37 “No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados…”
Filipenses 2:14 “Haced todo sin murmuraciones y contiendas.” La murmuración es hablar
con alguien de otra persona, generalmente mal, criticando lo que hace o deja de hacer.
Esto es parecido al chisme y esto lo único que trae es desunión, problemas, enojos y pérdida
de amistades.
Proverbios 3:3-4 “Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello,
escríbelas en la tabla de tu corazón; y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios
y de los hombres.”
Respondemos:
¿A qué nos invitan las citas Bíblicas ¿Qué debemos evitar para tener una
para tener una buena convivencia? buena convivencia?
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________
______________________________ ______________________________

En base a las respuestas de las preguntas, elaboro algunas normas cristianas


básicas que debemos promover en mi aula y en mi familia.
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________
________________________________________________________________

De todas las normas elaboradas cual priorizaría que se debe promover y


practicar en el aula y en la familia. Explica o fundamenta:
En el aula:

En la familia:
Rescatamos nuestros Saberes Previos:
1. ¿Qué es la oración cristiana?
2. ¿Cuántas veces rezo al día?
3. ¿Qué oraciones conozco?
4. ¿Será importante la oración en la vida de las personas?
5. ¿Conoces la lectio divina?
6. Lectura, meditación, Oración y Contemplación-Actuar
¿A qué tipo de oración me hace referencia?
7. ¿Puedo desarrollar este método de oración con citas bíblicas?

LA METODOLOGIA DE LA LECTIO DIVINA NOS UNE EN LA ORACIÓN

Te invitamos a meditar la Palabra de Dios según el método de la “lectio divina” o “lectura


orante de la Palabra”.
La Lectio Divina puede ayudarte a saborear en la oración la Palabra de Dios según el
Evangelio de cada domingo.

¿Qué es la “lectio divina” o lectura orante de la Palabra?


La Lectio Divina es la lectura de la Sagrada Escritura de un modo no académico, sino
espiritual, lo que nos permitirá “conocer a Jesús de un modo cada vez más personal,
escuchándolo, viviendo con él, estando con él, siendo sus amigos, en una comunión de
pensamiento que “no es algo meramente intelectual, sino también una comunión de
sentimientos y de voluntad, y por tanto también del obrar”.

El Papa Benedicto XVI nos recomienda esta antigua práctica que literalmente quiere decir
«lectura de Dios»:
La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo
diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la
oración, se le responde con una confiada apertura del corazón.

Esta propuesta ha recibido en los últimos cuarenta años un nuevo impulso en toda la Iglesia
tras la publicación de la constitución dogmática «Dei Verbum» del Concilio Vaticano II (18
de noviembre de 1965).

Si se promueve esta práctica con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva
primavera espiritual en la Iglesia.
No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en
nuestro camino.
Cómo orar con la Palabra de Dios
La lectura orante de la Palabra, más que una reflexión, es una experiencia de encuentro
personal e íntimo con Dios, que te ama y sale a tu encuentro. Estos pasos te van llevando
al mismo interior de la Palabra.

1. Invoca… al Espíritu Santo. Pídele que te ilumine y te abra a la comprensión de la Palabra


y que te anime a la respuesta con tu vida.

2. Lee… muy despacio el texto bíblico. Vuelve a leerlo. Lee también algún comentario que
te ayude a conocer mejor el sentido del texto. Dale tiempo al Señor y escucha el mensaje
que Él quiere darte en esta Palabra.

3. Medita… qué te dice la Palabra que has leído lentamente. Una vez que hayas captado el
sentido del texto, entonces puedes hacerte esta pregunta: qué me dice esta Palabra.

4. Ora… respóndele al Señor que te ha dado su mensaje en la Palabra meditada. Tu actitud


sea la de la Virgen María: Hágase en mí según tu Palabra.

5. Contempla… quédate impresionado, fascinado, en silencio, en calma. Déjate animar por


el ardor de la Palabra, como quien recibe el calor del sol.

6. Actúa…. Haciendo un compromiso que brote de este encuentro con el Señor. Es el salto
a la vida. Animado e invadido por la Palabra, regresa a la vida con otra actitud.

Si eres fiel a la oración con y desde la Palabra de Dios, tu vida irá cambiando. La Palabra te
hará confrontar tus criterios, valores, sentimientos, actitudes y conducta con lo que ella
misma te vaya inspirando. Ama la Palabra, estúdiala, déjala que moldee tu personalidad.
Te lo deseo vivamente.
Pasos de a Lectio Divina (Lectura divina)
(1) Leer (2) Meditar (3) Orar (4) Contemplar - Actuar
¿Qué camino me
¿Qué me hace muestra el texto bíblico
¿Qué dice el
¿Qué dice el texto decir al Señor el como camino
texto bíblico
bíblico de la texto bíblico espiritual?
como palabra de
palabra? como camino de ¿Qué me hace vivir el
Dios?
oración? Señor a partir de su
Palabra?
Comprender la Contemplar la Palabra…
Actualizar la Orar con la
Palabra… para para ver el camino que
Palabra… para Palabra… para
descubrir lo que me indica el Señor
entender lo que dialogar con el
Dios enseña Testimoniar la Palabra…
significa en mi Señor y celebrar
mediante el autor para actuar de acuerdo
vida la Fe cristiana
inspirado a la voluntad del Señor
Aplicamos nuestros conocimientos:
Aplica la metodología orante de la lectio divina usando uno de los dos textos

San Marcos 12:30 “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda
tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.” Cuando una persona
aprende a amar a Dios con todo, es una persona que difícilmente le hace mal a alguien.

San Lucas 6:28 “Bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.” Esto va más
allá de lo que los humanos normalmente pueden hacer, porque es fácil amar y bendecir a los que
nos hacen bien, pero a los que nos ofenden, maltratan o hace daño es difícil, pero si queremos
vivir en paz y agradar a Dios, Él nos manda a amarlos y bendecirlos.