Sei sulla pagina 1di 3

Clase dominical para hombres, Abril 23 de 2017

Tomado y adaptado del libro: El esposo ejemplar, Dr. Stuart Scott, p.255-269
La pureza sexual: El pecado de la Lujuria.
• Entre los llamados "pecados capitales" tenemos la lujuria. def. "pecado producido
por los pensamientos excesivos de naturaleza sexual, o un deseo sexual desordenado
e incontrolable" (Wikipedia, Abril 2017)
• La lujuria:
o abre la puerta a toda clase de degradación. Por tanto: Todo hombre cristiano
tiene que vencer este pecado para poder ejemplificar a Cristo!
o Destruye la vida matrimonial, sino es vencido primero.
o satisface la carne en sus apetitos sexuales y por ello muchos hombres no
quieren renunciar a este pecado. Odian las consecuencias y el sentimiento de
culpa que produce, pero no odian el pecado en sí.
o Todo pecado e impureza sexual comienza con la lujuria.
o Acoge todo mal deseo de la carne.
o La lujuria no se satisface plenamente, hasta que el acto físico no es consumado.
• El Señor dice:
o Tito 2:11-12 "11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a
todos los hombres, 12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los
deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,"
o Mt. 5:27-28 "27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os
digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella
en su corazón."
• Lectura: 1 Ts. 4:1-8
• Para vencer la lujuria, debemos considerar algunas verdades:
1. La lujuria te hace creer la mentira. "es un pecadillo nada mas"; "no puedo
resistirlo"; "nadie se tiene que enterar"; "será sólo una vez"; "será la última y
ya" 2Cor. 11:3
2. No existe pecado pequeño. Satanás quiere enañarnos, y desde el principio a
querido que menospreciemos el efecto del pecado: menospreciar la santidad de
Dios.
3. Satanás aprovechará los deseos carnales del hombre para tentar. 1Pedro
5:8-9 (como león rugiente...)
4. Todo pecado sale caro. Físico (enfermedades) Espiritual: daña la comunión
con Dios.
5. La lujuria debe ser cortada de raiz. Huyamos de la tentación desde el

Pág. 1 de 3
principio!
6. La lujuria es contraria al amor. 1 Cor. 13:5 "no hace nada indebido, no
busca lo suyo,... "
7. La batalla es más fuerte contra el pecado, cuando peleas contra éste.
2Tim. 2:3-4
8. El hombre cristiano no es secular sino espíritual. Rom. 8:6-8 No existe el
hombre cristiano carnal. No puede andar en la carne y el espiritu.
9. Un pecado sexual dominante, nunca puede permanecer en secreto.
Dios lo ve todo y tarde o temprano otros lo sabrán. Pr. 15:3
10. La lujuria puede ser un ídolo o un refugio. El ídolo del placer o el refugio
en medio de problemas.
11. Todo pecado te lleva al aislamiento. Ya sea por el sentimiento de culpa o
por querer continuar viviendo en el pecado.
12. La lujuria te hace olvidar de la presencia de Dios! Hace que Dios
"desaparezca". Crees que estas solo! (Ej. David mirando con deseo a Betsabé)

• Examinemonos! Sal. 139:23-24


• El pecado puede hallar perdón, pero debemos examinarnos primero, para confesarlo
y apartarnos de éste.
• Preguntas de examen:
1. ¿Estás regularmente adorando y en comunión con Dios?
2. ¿Qué tan agradecido eres por la esposa que tienes?
3. ¿Estas satisfecho en Dios?
4. ¿Te ocupas más de los demás? o ¿te preocupas más por ti mismo?
5. ¿Buscas servir a los demás?
6. ¿Pones al servicio de la iglesia los dones que Dios te dió?
7. ¿Tienes pensamientos sexuales? ¿lo cambias inmediatamente o
esperas un poco?
8. ¿Has disfrutado de pensamientos sexuales prohibidos por algún
tiempo -minutos, horas...?
9. ¿Te expones a material sexualmente explícito?
10. ¿Qué haces cuando estas atribulado? ¿A dónde vas?
11. ¿Consideras el sexo como un asunto de auto-satisfacción?
12. ¿En qué otras formas satisfaces tu carne?

Pág. 2 de 3
• Lc. 9:23-24 "23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí
mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24 Porque todo el que quiera salvar su vida,
la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará."
• Rom. 6:2, 12-13, 16 "2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado,
¿cómo viviremos aún en él? ...12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal,
de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13 ni tampoco presentéis
vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos
vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a
Dios como instrumentos de justicia. ...16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del
pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?"

Pág. 3 de 3