Sei sulla pagina 1di 236

t

ta
Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

LA CAMPAÑA
(THE CAMPAIGN)
POR TRACEY RICHARDSON

TRADUCIDO POR: MARTHA LO 2018

www.xwpcoleccion.com

XWPColección: Página y Facebook 2


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO UNO

Había algo en el nombre, suficiente para hacer que Jane Kincaid hiciera una pausa para
escudriñar su atestada memoria. Julia Landen. Familiar y sin embargo no, como conducir
a lo largo de una carretera con giros reconocibles y vueltas, pero situado en un paisaje
completamente diferente y desconocido. Ella miró fijamente el nombre en la página,
apoyó su dedo en el, esperando que pudiera de repente recordar a esta Julia Landen y en
calidad de que la conocía.

"¿Qué?" Corey Kincaid, la hermana de Jane y principal consejera política, levantó la vista
con preocupación del montón de papeles en su regazo.

"No es nada." Probablemente, Jane pensó.

Corey frunció el ceño profundamente. "¿Hay algo en el itinerario que no te gusta? Porque
si es así, necesito saber de inmediato si tengo alguna esperanza de poder cambiarlo."

Estaban repasando el itinerario de Jane para una visita de tres días a California que
extraoficialmente daría inicio a la candidatura para la reelección. En muchos aspectos,
parecía que el año pasado se enfrentaba a la larga lucha de pedirle a los votantes su apoyo,
presentar su visión para el futuro y hablar hasta que su voz este en carne viva y su cuerpo
prácticamente desgastado hasta un esqueleto.

Cuatro años habían pasado en un borrón de reuniones, discursos y viajes. Hacer esas
reuniones aburridas, discursos redundantes y viajes que habían perdido su novedad y
brillo exótico hace mucho tiempo.

Ahora, sin embargo, las cosas estaban a punto de ser divertidas de nuevo porque podría
dejar de lado el asunto de gobernar como vicepresidenta y comenzar a centrarse en una de
sus mayores alegrías en la política — hacer campaña.

Ella y el presidente Dennis Collins, sin oposición dentro del partido, podrían saltarse el
desafío de las primarias Demócratas e ir directamente al público para acumular fondos y
apoyo.

Una vez que los Republicanos terminaran de pelearse mutuamente durante el proceso de
nominación, la campaña de Collins-Kincaid podría realmente intensificar y desencadenar
una guerra total para otro período. La rutina comenzaría lentamente, finalmente
culminando en los pocos meses entre la convención de nominación y el Día de la Elección
en Noviembre.

XWPColección: Página y Facebook 3


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Volviendo a la pregunta de Corey sobre el itinerario, Jane se echó a reír. "Sí, dos
cosas. Tengo que hacer toda esta recaudación de fondos que me prostituye, además de
toda la conversación dulce y halagadora con el WPC (Agente de Policía Femenino)." No
le gustaba pedir dinero ni adular, dos cosas esenciales de su posición a veces. En este
viaje, estaría obligada a hacer ambas cosas.

Su sonrisa traviesa, Corey se relajó y dijo, "Por lo menos no estarás prostituyéndote en el


WPC. Pensándolo bien, eso podría ser divertido, ¿no crees?"

"Está bien, eso no es gracioso!" Jane protestó. Bueno, fue un poco gracioso, se admitió. El
Cómite Político de la Mujer, el cual presidía, estaba formado por mujeres políticas de
todas las líneas partidarias de todo el país. La organización tenía su cuota de miembros
que parecían despojarse de sus inhibiciones, así como de su heterosexualidad después de
unos tragos. No era inusual que algunas de ellas coquetearan abiertamente con ella. La
reincidente más abierta y persistente era la gobernadora de California, Amy Roberts,
quien había dejado en claro en varias ocasiones que recibiría con agrado un pequeño
asesoramiento a solas con la vicepresidenta abiertamente gay del país.

El hecho de que Jane estuviera felizmente en pareja no parecía registrarse con la


gobernadora. O a Amy Roberts simplemente no le importaba una mierda, lo que era más
probable.

Corey intentó sofocar otra risita pero se rindió. “Apuesto a que la gobernadora Roberts
estaría muy contenta de contribuir con la campaña si hicieras un poco de prostitución con
ella.”

“¡En sus sueños!”

“Por lo que valga, está loca por seducirte, teniendo en cuenta que tu novia lleva un arma.”

"Estoy empezando a pensar que Amy tiene un deseo de morir." Jane


suspiró. "Francamente, si no necesitáramos a California, le diría que me besara el trasero
... y mi novia armada también.”

Jane había iniciado el Cómite Nacional no Partidista para alentar a las mujeres políticas a
buscar un cargo más alto y para guía y apoyo mutuo. Como la política seguía siendo sobre
todo un dominio de hombres, el comité era su forma de retribuir un poco, de intentar sacar
a sus hermanas junto con ella, pero follar con alguien por una noche no era ciertamente
parte de la declaración de la misión. Los coqueteos de Amy Roberts eran una distracción
no deseada que aborrecía absolutamente.

“Podría también lanzar mi trasero allí mientras estás en eso.” Corey dijo.

XWPColección: Página y Facebook 4


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

“Oye," Jane dijo astutamente. "Creo que sería una gran idea si fueras a cenar con la
gobernadora y la convencieras para que nos apoye. Después de todo, eres un miembro de
mi personal de alto nivel. Nos apoyamos. Confío en que me sustituirás en cualquier
momento"

El rostro de Corey drenó su color al instante. “¡Ni siquiera bromees sobre eso!”

"¿Qué? Estoy segura de que encontraría a mi hermanita extremadamente atractiva. De


hecho, incluso apostaría dinero por ello.” Provocando a Corey como cuando eran niñas,
Jane meneó las cejas, lo cual tuvo el efecto deseado de enfurecer aún más a su hermana.

"Recuerda, establezco tu horario de campaña, y si eres mala conmigo, te programaré para


una aparición con ese viejo, barbero y libidinoso Sam White la próxima vez que estemos
en Seattle."

Corey sería lo suficientemente mala para hacerlo también, Jane decidió, porque a
diferencia de la siete años hermana menor que no se atrevía a defenderse, la Corey adulta
era plenamente capaz de hacerlo ahora.

La piel de Jane se erizó ante la mención de Sam White, el alcalde de Seattle. Meses atrás
en un viaje a la ciudad para abrir oficialmente una nueva fábrica, ella y Corey se habían
reído durante todo el camino a casa por las vergonzosas e inapropiadas payasadas del
alcalde. Con el rancio alcohol en su aliento y el doble mentón de su barbilla, le había
pedido repetidamente que se uniera a él en su velero para una copa. Había demostrado ser
inofensivo, pero completamente repugnante, especialmente cuando constantemente trataba
de rozarse contra ella.

"Tienes que ayudarme a salir," ella recordó suplicando a uno de sus agentes del Servicio
Secreto. “Porque si vuelve a acercárseme, creo que podría tener que lastimarlo.”

Después del desagradable incidente, a petición suya el viejo Sam White se mantuvo a por
lo menos una docena de pies lejos de ella.

Ella se estremeció. “Muy bien, tregua.”

“De acuerdo.” Corey le guiñó un ojo. “Eso significa mantenerme fuera de la línea de
fuego cuando Amy esté en la misma habitación. ¡Puaj!"

"Oh, Corey," Jane bromeó, sacudiendo la cabeza. "Imagínate si ella sólo supiera que eres
un dique bebé virginal. Dios mío, estaría salivando cubos sobre ti.”

XWPColección: Página y Facebook 5


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Jane!" Corey retrocedió contra el sofá azul oscuro, su fajo de papeles cayendo sobre sus
pies como hojas de otoño. Parecía absolutamente horrorizada, y por un momento Jane
sintió una pizca de culpa.

"Oh, relájate, mi pequeño cordero. No voy a servirte para la masacre. Prometo protegerte
de todas las grandes y malas lesbianas depredadoras que hay. Y si no puedo, Alex lo
hará.”

Corey se había declarado con ella hace dos meses. O por lo menos, había dado un paso
fuera del armario, entregando la más sorprendente noticia de que sentía curiosidad por las
mujeres, y mientras no estaba particularmente en salir con una mujer, no diría que no si
surgía la oportunidad. Jane siempre había asumido que su hermana era heterosexual, ya
que siempre había tenido novios. No habían sido cercanas al crecer, y sólo estaban
empezando a acercarse ahora que Corey estaba en su personal. Que Corey se lo hubiera
confiado era otro paso adelante en su relación.

Había intentado no hacer demasiadas preguntas o hablar demasiado sobre eso porque
quería darle a Corey el espacio para resolverlo. Hoy, sin embargo, era la primera vez que
bromeaba con Corey acerca de su sexualidad, y se sentía bien.

En secreto, estaba preocupaba por su hermanita. No quería que Corey fuera lastimada o
pasara por una línea de conga de mujeres hasta que encontrara la correcta. Jane había
tenido suerte. Su primera mujer amante, Alex, resultó ser el amor de su vida.

“¿Podemos volver al tema?” Corey preguntó, recogiendo rápidamente sus papeles y su


compostura.

"Lo siento. Me siento un poquito aturdida solo de pensar en este viaje."

"Es sólo un rapidito. Pasara volando. Además, Marzo ya está casi sobre nosotros. Es hora
de empezar a mostrar tu cara allí y empezar a recabar apoyo y dinero, sin importar cuánto
prostituirse y ejercer presión se necesite."

"Sí, lo sé. La realidad de la campaña. Me siento como un viejo caballo de guerra esta vez
en lugar de un joven semental, lleno de nobles ideales."

Corey le sonrió. "Todavía eres un semental, y uno noble en eso. Se volverá más divertido
una vez que sepamos a cuál culo vamos a patear en Noviembre. Y vamos a patear el
culo."

“Sí, lo sé, y lo espero con ansias. Me siento tan fuera de práctica ... tan, no sé, jubilada."

XWPColección: Página y Facebook 6


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Había pasado gran parte de los últimos tres años fuera del centro de atención y en un papel
secundario para el presidente Collins. La agudeza de su espíritu competitivo había
disminuido considerablemente en su papel secundario. Sólo esperaba que pudiera
convocarla a voluntad, que la campaña vendría tan fácilmente para ella otra vez como
andar en bicicleta.

"Echo de menos las primarias," Jane se lamentó. "Hace cuatro años, eso fue lo que más
disfrute de la campaña. Tu sangre corre como ninguna otra cosa ... allá afuera delante de
toda esa gente, dándoles esos discursos ardientes, viendo el país, hablando con la gente,
escuchándolos, tus manos ampolladas e hinchadas de estrechar tantas manos, la gente
jalando de ti, queriendo un pedazo de ti. Es una locura, pero una buena clase de locura."

Hacer campaña era una experiencia como ninguna otra. La campaña era real. Hacer
campaña era llegar en las trincheras en lugar de sentarse en una torre de cristal, dirigiendo,
presidiendo y firmando papeles sin fin. No podía esperar a volver a ello.

"Siento haberme perdido toda la diversión," Corey dijo. “Pero se pondrá loco de nuevo.”

Sí, pensó Jane, lo hará. Había sido más joven y más ingenua políticamente entonces —
una senadora joven de Michigan de cuarenta y tres años que había hecho un mano a mano
con el líder demócrata Dennis Collins.

Su campaña de base había sido un éxito entre los votantes porque hablaba con la gente
como si fueran importantes, como si sus vidas y sus problemas le importaran, y los
convenció de que podían trabajar juntos para hacer del país un lugar mejor. Ella les dio
esperanza. Debido a eso, su popularidad se disparó. Prácticamente de la noche a la
mañana, alcanzó el estatus de estrella de rock. Collins, que apenas la había superado para
tomar la nominación del partido, no tenía otra opción más que reclutarla como su
candidata a la vicepresidencia.

Jane sabía que necesitaría reavivar ese tipo de fuego que la alimentó personalmente y que
impulsó su campaña. Su apelación incendiaria fue la razón principal por la que estaba en
el partido de nuevo. Ese fuego la mantendría ahí.

"Ojalá hubieras estado por ahí también," Jane dijo suavemente.

Corey había estado en Inglaterra en ese momento, enseñando en la London School of


Economics. Sólo había regresado a Estados Unidos hace un año. Después de mucho rogar
y angatusar, había aceptado unirse al personal de Jane. La perspicacia empresarial de
Corey y las habilidades de organización, así como la lealtad de su familia, eran todos
activos. Corey era la persona en la que Jane confiaba más que nadie en esta ciudad,
además de Alex, por supuesto.

XWPColección: Página y Facebook 7


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Pero lo importante es que estás aquí esta vez," agregó.

Corey volvió a sus papeles. "Así que mañana por la noche es la gran gala de recaudación
de fondos en Hollywood. Esa parte va a ser divertida al menos, codeándote con las
estrellas."

Jane puso los ojos en blanco. En su experiencia, los tipos de Hollywood no eran diferentes
de los ejecutivos de negocios y los políticos de nivel inferior que querían alardear ante sus
amigos más tarde que habían pasado el rato con la vicepresidenta, y que o bien le daba
algunos consejos útiles, o presentaban sus problemas personales y preocupaciones con
ella. Todos sólo querían ser vistos con alguien tan importante como Jane Kincaid. No sólo
verse con ella, sino verse como que tienen algún tipo de influencia.

"Luego, al día siguiente es el almuerzo con el WPC en Sacramento, seguido de un


discurso a las cuatro a la asamblea estatal sobre la educación. Luego, cenar con —“ Corey
sonrió maliciosamente. “La gobernadora Roberts. El tercer día, tienes una reunión con
la junta editorial de Los Angeles Times, luego almuerzo con el Sr. Ricachón, Forrest
Mitchell."

"Gracias a Dios que volvemos a Washington justo después de eso." Jane miró su paquete
de información. “Y que no traeremos todo el circo con nosotros. Será casi tranquilo.”

Sólo un puñado de periodistas, agentes del Servicio Secreto, su secretaria de prensa, su


asistente personal, y Corey estaban programados para viajar con ella. Alex también venía,
gracias a Dios. Desde que pasó del trabajo de protección a un trabajo de escritorio con el
Servicio Secreto hace tres años, Alex la había acompañado en muchos de sus viajes de
trabajo, lo que les hacía parecer casi como unas vacaciones. A menudo se escabullían para
una agradable cena o un paseo por la playa. Ellas charlaban en la cama hasta altas horas
de la noche, permitiéndoles relajarse, tomar largos baños juntas, y quedarse con el
desayuno del servicio de habitación si no había compromisos urgentes. Sí, la presencia de
Alex hizo que las demandas del trabajo fueran mucho más fáciles de soportar. Nunca
habría superado la campaña hace cuatro años sin ella, y tampoco lo haría esta vez.

Jane volvió a mirar la lista de periodistas que los acompañaban a California. Los conocía
a todos excepto a esta mujer Landen y sin embargo ... maldición. El nombre
significaba algo. ¿Le había dado una entrevista durante la última campaña? ¿O tal vez
durante sus años en el Senado? Mierda. ¿Había sido Landen cabildera alguna vez? ¿Se
habían conocido en un nivel más personal? Entonces la comprensión golpeó como un tren
fuera de control. Julia Landen era el nombre de la ex novia de Alex, estaba segura, pero
no podía ser la misma persona. ¿Cuáles eran las probabilidades de eso?Ella se aclaró su
garganta, ignorando su corazón palpitante.

XWPColección: Página y Facebook 8


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

“Hay una nueva periodista en este destacamento, Julia Landen. ¿Quién es ella, lo sabes?”

"No. ¿Quieres que lo averigüe?”

“Sí, por favor.” No tenía ganas de explicar, ni quería alarmar a Corey. "Si va a estar
acompañándome, me gustaría saber un poco sobre ella y darle la bienvenida al equipo."

***

Alex Warner escuchó la llegada de su amante. Le habían dado un aviso de uno de los
uniformados de la Casa Blanca que la caravana estaba de camino a casa.

El hogar era la Rotonda del Observatorio número 1, la residencia oficial del


vicepresidente en D.C. Un camino muy largo del parque de caravanas que había llamado
hogar cuando era niña en Carolina del Norte.

A veces Alex pensaba que debía pellizcarse, ver si era verdad, pero nunca había tenido
miedo de soñar. Nunca había tenido miedo de los obstáculos en el camino de esos sueños,
tampoco. Los sin sueños y los débiles podrían ser intimidados por el mundo en el que se
mudó, tal vez sentirse indignos, pero no ella.

Mientras consideraba cualquier lugar con Jane su casa, la mansión del vicepresidente
consistía en mucho más espacio de lo que necesitaban. La mansión victoriana, construida
en 1894, constaba de 9.100 pies cuadrados de espacio habitable repartidos en tres pisos
más un sótano. Vivir en ella era como vivir en un museo.A veces se sentía solitaria, casi
fantasmal cuando Jane estaba fuera de la ciudad.

Jane se había reído cuando Alex le dijo que estaba segura de que un fantasma vagaba por
el espacioso ático del tercer piso que alguna vez había sido el alojamiento de los
sirvientes. Algunas veces, había escuchado monedas cayendo en el piso sobre sus cabezas
por la noche, pero no Jane, que dormía como un tronco. Jane no creía en los fantasmas y
le había dicho que preocuparse por la vida era más que suficiente.

Alex echó un vistazo al decorado reloj de nogal negro sobre la chimenea. Sólo las seis en
punto, más temprano que de costumbre para que Jane terminara el día, pero con el viaje a
California mañana por la mañana, necesitaría descansar esta noche.

Ante los primeros retumbes de dos Chevy Suburbans en la camino, Alex encendió las
velas en los antiguos candelabros de plata en la mesa del comedor. Estaba descorchando el
vino cuando Jane cruzó el vestíbulo de recepción, llamándola alegremente.

XWPColección: Página y Facebook 9


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

“Voy,” Alex dijo, confirmando que el fuego saltaba y crepitaba en la chimenea antes de
acercarse a Jane y envolverla en un cálido abrazo. “Estás en casa temprano, cariño. Estaba
contando con eso.”

"Hmmm, eso suena bastante críptico."

Alex se apartó, pero no antes de darle a Jane un beso provocativo. "No tengo ni idea de lo
que estás hablando."

"¿El hecho de que tú estás en casa un poco más temprano, y que estabas contando
conmigo con que llegara temprano también? Parece que tienes algo entre manos.” Los
ojos de Jane se estrecharon. "Oye, espera un minuto. Será mejor que no me estés mimando
para decirme que te sales del viaje conmigo mañana.”

Alex se echó a reír, divertida por lo cerca que Jane había estado de adivinar la verdad. "No
te preocupes, voy a California."

Siguiendo los olores divinos hacia el comedor, Jane jadeó de placer ante las velas, el
fuego rugiente y los platos de porcelana para dos. Las tapas de acero inoxidable cubrían
los platos de servir.

"Oh, cariño, esto se ve maravilloso," dijo. "¿No me digas que enviaste al personal a casa
también?"

Era raro que tuvieran una cena tranquila y romántica en una casa toda para ellas solas, así
que no fue una sorpresa que Jane descubriera su plan. "Maldita sea, me estoy volviendo
demasiado predecible."

“Oh, no, no lo estás,” Jane dijo, inclinándose sobre la mesa para darle a Alex un sugestivo
beso, mordisqueando juguetonamente su labio inferior. “Espero que me hayas dejado
postre.”

"Cariño, tú eres el postre."

“¡Oh, Dios mío, lees mi mente!”

Alex contuvo el aliento mientras los ojos cafés oscuros de Jane brillaban lascivamente. La
belleza de Jane aún la paralizaba, la chispa entre ellas era tan incendiaria como
siempre. Ella no habría imaginado que cuatro años después de enamorarse, aún se
derretiría bajo la mirada de Jane, aún se debilitaría de su toque. La vida y la vorágine de la
política se interpusieron en el camino de muchas cosas, pero no habían atenuado el amor
entre ellas.

XWPColección: Página y Facebook 10


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Tal vez," Jane bromeó, "podríamos pasar directamente al postre."

"Oh, no, no lo harás. ¿Tu madre nunca te enseñó que comer primero el postre es malo para
ti? "

“Sí, pero mamá no sabía lo que se estaba perdiendo.”

Alex se echó a reír antes de ponerse seria. No dejaría que Jane se saltara la cena, sin
importar lo que pudiera estar esperando al final. En privado, le preocupaba la próxima
campaña y por todas las exigencias extenuantes de Jane.

Ella suavizó su voz. "Con la campaña comenzando, mi amor, necesitas tu fuerza, y eso
significa no saltarte las comidas, y tampoco hacer trampas para dormir."

“Ah, mierda. ¿Siempre tienes que ser tan pragmática?"

“Sí, como cuestión de hecho. ¡Ahora deleita tus ojos en esto!"

Con un ademán ostentoso, Alex quitó las vaporeras, revelando la fragante carne Borgoña
con ajo y papas asadas con romero, y una mezcla de verduras asadas. No había manera de
que Jane considerara saltarse esta comida.

“Oh, Stella se excedió esta vez,” Jane dijo emocionada. “¡Esto se ve maravilloso!”

Alex sirvió el vino mientras Jane repartía la comida. Mientras comían vorazmente, Alex
decidió que era un buen momento para contarle a Jane sus noticias. "Cariño, voy a ir a
California contigo, pero no me uniré contigo en el Fuerza Aérea Dos," dijo. "Y no te
preocupes, estaré allí a tiempo para la gala de Hollywood más tarde, ¿de acuerdo?"

“Maldición,” Jane dijo con un guiño juguetón. "Estaba contando con que nos uniéramos
nuevamente al Mile High Club (*)."

Alex pensó en el puñado de veces que habían hecho el amor en los aposentos de Jane en el
Fuerza Aérea Dos. Las exigencias del tiempo de Jane y las frecuentes interrupciones por
parte del personal lo habían hecho casi imposible, pero habían conseguido un rapidito
ocasional.

“Casi estás convenciéndome de que cambie mis planes.”

"En serio, ¿algo está mal?" Jane preguntó.

(*) Se ingresa cuando se ha tenido una actividad sexual en pleno vuelo.

XWPColección: Página y Facebook 11


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

“No, todo está bien. Tengo una reunión con mi jefe justo después del almuerzo.”

Jane alzó las cejas alarmada. "¿Que pasa?"

"Quiero tomarme un tipo de período sabático hasta después de las elecciones."

Durante tres años, Alex había estado trabajando para la división de desarrollo técnico y
planificación de la Oficina de Investigación de Protección del Servicio Secreto. Su trabajo
consistía en examinar las metas y objetivos a largo plazo de la rama de protección, y la
planificación de desastres. La oficina era un especie de grupo de expertos.

Si bien el trabajo era interesante, quería estar al lado de Jane durante la agotadora
campaña. Sólo un permiso de ausencia le permitiría hacerlo. Ella y Jane habían discutido
la idea en generalidades, pero no se había comprometido con eso hasta ahora. Quería estar
segura de que su permiso no dañaría sus oportunidades de trabajo en el futuro. Estaría
buscando exactamente esas garantías de su jefe mañana.

“De verdad?” Jane se animó. “¿Viajarás conmigo? ¿Hacer campaña conmigo?”

"Absolutamente. Sabes que quiero estar a tu lado durante todo el asunto. Además, no te
veré durante los próximos nueve meses si no lo hago.”

Aunque pasar tiempo con Jane era importante para ella, no era la única motivación para
unirse a ella en la campaña electoral. La protección, la seguridad y el bienestar de Jane
eran demasiado importantes para dejarlos en manos de otros. Nadie podría protegerla tan
bien como ella podría. Aunque proteger a Jane no sería un papel oficial para ella debido a
su relación, estaría armada y a su lado, lista para actuar en su calidad de miembro del
Servicio Secreto de los Estados Unidos si fuera absolutamente necesario.

"Oh, cariño, estoy muy contenta. Aliviada, en realidad.”

Jane tintineó las copas de vino con ella en un brindis de celebración. “Esperaba que lo
hicieras, pero no quería preguntar. ¿Segura que estás bien con eso?”

"Más que bien. Eres más importante para mí que cualquier otra cosa en este mundo.”

"Aún así, es un sacrificio terriblemente grande. ¿Estás segura de esto?”

Alex sabía que a Jane le preocupaba a menudo que su mundo girara demasiado en torno a
ella y sus aspiraciones políticas — que Alex era quien hacía todos los sacrificios. Jane
trató de compensar a veces, trató de hacerla sentir que era el centro del mundo tanto como
fuera posible, pero era un acto de equilibrismo.

XWPColección: Página y Facebook 12


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Alex necesitaba sentir que lo que hacía era importante también, pero en el gran esquema
de las cosas, el trabajo de Jane era y siempre sería más importante. Jane era la primera en
la sucesión al líder del mundo libre y podría ser presidenta un día. Jane estaba tratando de
hacer del país — y del mundo — un lugar mejor. No podía empezar a competir con eso, ni
quería hacerlo. Quería que Jane tuviera éxito. Facilitar ese éxito era parte de ser la pareja
de Jane.

“Te quiero, Señora Vicepresidenta,” dijo. "Mientras no te hartes de mí, espero


ansiosamente ser el chicle en tu zapato durante los próximos meses mientras caminas
alrededor de este país nuestro." Sintió que su sonrisa se desintegraba mientras pensaba en
los mundanos, agotadores aspectos de la campaña. "Incluso si significa cargar algunos
bebés y extrechar un millón de manos."

La sonrisa de Jane se ensanchó. "¿Te he dicho alguna vez cuánto admiro la dedicación
desinteresada del Servicio Secreto de los Estados Unidos? ¿Y específicamente de la
agente Alex Warner?”

"No, pero puedes mostrarle a tu esposa Alex Warner más tarde."

Jane le dirigió una mirada seductora. “Oh, puedes contar con eso.”

Sobre la crème brulee (Postre), ella y Jane conversaron sobre la campaña, el estado de
ánimo del país, las perspectivas de los candidatos republicanos, y las probabilidades de su
partido para la reelección. Jane parecía optimista y confiada, pero tomando el café, la
conversación se desvaneció de forma ominosa.

"Alex, hay algo que necesito decirte antes de que vayamos a California."

El estómago de Alex se apretó. Tenía la sensación de que Jane estaba a punto de lanzar
una bomba, como cuando había revelado hace dos años que iba a hacer una riesgosa gira
de cinco días por las bases militares en Irak. Sentada en su silla, se abrió ante el temor, la
decepción o la preocupación que las palabras de Jane seguramente estaban a punto de
desencadenar. Pasara lo que pasara, podría soportarlo. Tendría que hacerlo. "Bien."

Jane la miró por un largo momento con franca mirada penetrante, la misma mirada que
Alex la había visto usar con ayudantes y empleados cuando estaba a punto de comunicar
algo desagradable, o dirigirlos a hacer algo desagradable.

La expresión de Jane era implacable e intransigente, pero sus ojos se suavizaron


ligeramente como para aminorar el golpe.

XWPColección: Página y Facebook 13


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Hay una reportera del Miami Herald que acaba de unirse al cuerpo de prensa de la Casa
Blanca. Ella va a cubrir la campaña," Jane dijo, parpadeando una vez. “Es tu ex, Julia.”

Aturdida, Alex no respiró por un momento. No mucho la sorprendía ya. Después de años
como policía estatal en Michigan, y luego como agente del Servicio Secreto, esperaba lo
inesperado. Había sido entrenada para absorber información rápidamente, para no
reaccionar emocionalmente.

Tranquilamente, respondió, "Está bien. Eso es una sorpresa.”

Jane esperó. Cuando Alex no dijo nada más, añadió, “Julia viene en el viaje a California.”

Los pensamientos de Alex corrieron, pero permaneció en silencio. ¿Por qué diablos estaba
Julia en Washington? Se preguntó. Julia tenía que saber que ella y Jane eran una
pareja. Diablos, todos en el mundo libre lo sabían. ¿Por qué mostraría su cara aquí
ahora? ¿Para causar problemas? ¿Para recordarle el dolor que ella había causado todos
esos años? ¿Para avergonzar a Jane? Cuanto más profundos sus pensamientos arraigaban,
más enfadada se ponía.

Cualesquiera que fueran los motivos de Julia, esta repentina e indeseada presencia en
Washington no podía significar nada más que desagrado.

Tranquilamente, Alex dijo, "¿No puedes hacer una llamada?" No quería revelar su ira o su
miedo. “¿Qué la saquen del grupo de prensa?”

Los labios de Jane se curvaron en una pequeña sonrisa irónica. "¿Por qué
motivos? ¿Porque ella es la perra que lastimó a mi novia hace una década? Estoy segura
de que mis enemigos políticos amarían que hiciera eso. Pelea entre mujeres en la Casa
Blanca. Puedes ver los titulares?”

Alex tamborileó sus dedos impacientemente sobre la mesa. Por supuesto, Jane tenía
razón. Manipular la prensa se vería mal. “¿Quieres que hable con ella?”

“¿Qué, como intimidarla para que renuncie o algo así? Oh, cariño, aprecio tu
caballerosidad, pero —”

"¡Joder!," Alex explotó, golpeando la mesa una vez, fuerte, su aplastante puño terminando
con su resolución de mantener la calma. “¿Qué mierda Julia cree que está haciendo? Esta
es nuestra puta vida, y ahora quiere volver a ella como un miembro de la prensa? Esto no
es un juego. Hay una jodida elección viniendo. No necesitamos esta mierda.”

XWPColección: Página y Facebook 14


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

“Bueno, esperemos que no crea que es un juego. Estoy segura de que es una
profesional. Ella no hará nada para poner en peligro su carrera o la campaña. Tengo que
darle el beneficio de la duda de que no hará nada estúpido.”

“Bueno, no tengo que darle nada.”

“No, supongo que no. Pero tampoco quiero que hagas nada estúpido, Alex.”

Alex suspiró ruidosamente en reconocimiento. Nuevamente, Jane tenía


razón. Mantendrían la calma y dejarían que Julia hiciera el primer
movimiento. Demonios, tal vez estaba poniéndose toda alterada por nada.

Un dolor de cabeza amenazó. Alex se frotó las sienes. Julia no era sólo una ex. Ella era
su única ex, en realidad, si no contaba los coqueteos menores y las novias a tiempo parcial
que había tenido en la escuela secundaria. Ella y Julia se habían conocido en la
universidad y enamorado. Ella había seguido a Julia a su estado natal en Michigan cuando
a Julia le ofrecieron un trabajo policial. No mucho después, Alex fue contratada por la
policía también.

Alex había prosperado como policía. Le había encantado, mientras que Julia ansiaba algo
más cerebral, algo diferente. Desafortunadamente, Julia había decidido rehacer su vida —
sin Alex — con la misma advertencia que un tornado. Pero por muy crueles y desalmadas
que hubieran sido las acciones de su ex amante, Julia no era estúpida. Cometer suicidio
profesional intentando dañarla a ella y a Jane no era algo que esperaría de ella. Además,
su relación fallida había sido hace años.

"Entonces," Alex finalmente dijo, todavía exasperada, "¿cómo vas a tratar con ella en
California? ¿Y después de eso?"

Haciendo una pausa, Jane se encogió de hombros. "No tendré más remedio que tratarla
como a cualquier otro miembro de la prensa, pero no estoy contenta con eso. Seré
civilizada hacia ella, nada más. Ella te lastimó, Alex. Gravemente. No puedo fingir que no
la desprecio por eso.”

“Bueno, tampoco está en mi lista de tarjetas Navideñas. Cristo, ni siquiera sabía que ahora
era periodista de un periódico.”

No había tenido ningún contacto con Julia desde aquel día en que había vuelto a casa
después de trabajar en un turno de noche hace más de diez años para encontrar la casa que
habían comprado limpia.

XWPColección: Página y Facebook 15


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Hubo una nota concisa, nada más. Devastada, pasó las siguientes dos semanas en un
estupor de ebriedad, reportándose enferma al trabajo, ignorando las llamadas telefónicas
de amigos preocupados, cerrándose al mundo.

Un par de años después, cuando Julia extendió una rama de olivo a través de un amigo
mutuo distante, lo consideró demasiado poco, demasiado tarde. En su mente, Julia ya no
existía. Ella se negó a volver a visitar su pasado o a perdonarla, por lo que hizo frente de
la mejor manera posible el olvidar la existencia de Julia Landen. Hasta ahora, no había
pensado en ella en años.

Alex presionó su mano en la de Jane. “Estará bien, cariño. Julia no puede causar ningún
problema, aunque quisiera.”

"No. No hemos ocultado nada a nadie. Y como pareja somos sólidas.”

“Sí.” Alex pensó en una vieja canción de los años setenta. "Sólidas como una roca, mi
amor."

XWPColección: Página y Facebook 16


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DOS

Por mucho que Julia Landen había oído hablar del Fuerza Aérea Uno y su gemelo
vicepresidencial, el Fuerza Aérea Dos, nada la había preparado para lo real. Sentada en el
enorme asiento de cuero, sorbiendo su copa de vino blanco de cortesía, se maravilló en el
lujoso entorno. Nada se había escatimado en términos de comodidad. La alfombra era
gruesa y ricamente texturizada, las pantallas de televisión de alta definición, y pinturas
reales colgadas en las paredes. La pesada cristalería estaba grabada con el sello
presidencial, uno de los constantes recordatorios simbólicos de la importancia del avión.

Julia se consideraba afortunada de ser una de los cuatro periodistas que viajaban a
California con Jane Kincaid. Afortunada de incluso estar donde estaba, teniendo en cuenta
que había trabajado subiendo de un comienzo desfavorable con un periódico gay y lésbico
en Miami hace siete años. Por lo que no era mucho más que dinero para el café, escribió
reseñas de libros, entrevistó a periodistas gays y lesbianas de la zona, implacablemente
siguió el asesinato de un adolescente gay indigente hasta que el caso fue resuelto, lo que
finalmente había conseguido hacerse notar por otros periódicos. Fue contratada por el
Jacksonville Daily Record, y luego un año más tarde por el Miami Herald. Cada nuevo
trabajo significaba más dinero, mejores asignaciones ¡Pero esto! Esto era el pináculo de su
carrera periodística por mucho.

Hace tres semanas, se había quedado completamente sorprendida cuando le ofrecieron el


prestigioso recorrido con la Casa Blanca. No había comprendido bien por qué había sido
elegida, y nadie en el periódico le había dado una respuesta directa. Sospechaba que le
habían dado la asignación porque era del mismo estado que Jane Kincaid, o porque era
una de los pocos reporteros solteros en el personal que podían elegir y mover a
Washington en cualquier momento. Esa parte no había sido difícil. Tenía un par de amigas
cercanas en Florida, pero ningún interés amoroso.

En cualquier caso, había saltado a la oportunidad. Ahora estaba aquí, volando a través del
país en el Fuerza Aérea Dos. Sonrió ante su buena fortuna y miró por la ventana la soleada
cubierta de blancas nubes que flotaban por debajo de la enorme ala azul del aeroplano. Si
las cosas iban bien en Washington, ¿quién sabe? Tal vez un fantástico trabajo con el New
York Times. A ella le encantaría ser columnista itinerante para el periódico más grande
del país, yendo a donde quisiera, abordando cualquier problema que le interesara, y
disfrutando de total libertad, casi como si fuera su propio jefe.

"Hola, Julia," Will Carter dijo, el muy guapo y muy obviamente homosexual — al menos
obvio para ella — secretario de prensa de Jane. Se había presentado más temprano esa
mañana. Ahora él se puso en cuclillas en el pasillo al lado de su asiento. "Disfrutando del
vuelo hasta ahora?"

XWPColección: Página y Facebook 17


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Cómo no iba a hacerlo. Es el mejor viaje que hay."

Él sonrió en acuerdo. "Eres la novecientos ochenta y dos invitada que volará en el Fuerza
Áerea Dos en esta administración."

"¿De verdad?"

Él se rió. "Tengo una cosa para los números."

"Obviamente." A Julia le gustaba Will Carter y su manera fácil.

"Por cierto, la jefa quiere verte."

Su sonrisa se disolvió, al igual que su estado de ánimo alegre. Sintiéndose como si hubiera
sido convocada a la oficina del director, cogió su maletín y siguió a Will a la parte trasera
del avión. No se había reunido con Jane todavía, ni siquiera la había visto subir al
avión. La vicepresidenta y sus agentes del Servicio Secreto habían entrado por la parte
trasera, mientras que los reporteros, invitados y el personal utilizaban la entrada principal.

Se le ocurrió la idea que Alex podría estar aquí también. Esperaba que no fuera el
caso. No estaba segura de si estaba dispuesta a verlas a las dos juntas todavía y
experimentar la incomodidad con su ex que estaba segura vendría con el tiempo.
Un sudor nervioso rodaba el interior de su cuello mientras esperaba afuera de la suite
privada de Jane. Will — no, Carter, le había dicho que lo llamara — partió con una
mirada que decía buena suerte. Ahora estaba realmente nerviosa. No sólo era Jane
figurativamente, sino literalmente, la segunda persona más poderosa del país, también era
la novia de Alex. La pareja de Alex.

¿Cuántas personas en el mundo podrían decir que su ex estaba durmiendo con el


vicepresidente de los Estados Unidos?

Jesús!

Jane abrió la puerta ella misma, haciendo señas a Julia con una sonrisa tensa pero no poco
amistosa. Ella era hermosa, por supuesto. Eso no fue una sorpresa. Alta y esbelta — las
fotos y las imágenes de televisión no habían mentido — el oscuro, a la altura de los
hombros, ondulado cabello parecía pertenecer a una modelo de champú. Alex habría sido
una tonta al no enamorarse de ella, Julia decidió.

El tono de Jane era neutral. "Sra. Landen, me gustaría que conozcas a mi hermana y
principal asesora política, Corey Kincaid."

XWPColección: Página y Facebook 18


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Una versión más joven, ligeramente más baja de Jane, Corey cortésmente si un poco con
cautela estrechó la mano de Julia.

Hasta el momento, la recepción había sido claramente fría, Julia pensó. Ella esperaba que
fuera una reunión rápida.

"Por favor," Jane continuó. "Toma asiento. ¿Te gustaría algo de beber?"

"No, gracias." Mirando a su alrededor, Julia vio una pequeña sala de estar con cuatro
asientos de cuero atornillados uno frente al otro y una pequeña mesa circular en el
centro. El sentarse no hizo nada para aliviar su tensión.

"Así que supongo que has descubierto que soy Jane Kincaid." La sonrisa de Jane era más
atractiva, segura y relajada en esta ocasión. Sus dientes eran blancos y perfectos, por
supuesto.

¿Había algo no perfecto sobre esta mujer? "Sí, me di cuenta a través de mis poderes de
deducción," Julia contestó, devolviendo la sonrisa para aligerar sus palabras. No pudo
evitar sentirse inferior sobre su propia apariencia, a pesar de que había escuchado con
regularidad a lo largo de su vida que ella era atractiva, que su cabello rubio miel y ojos
azul grisáceo eran cualidades que otros admiraban y envidiaban. Pero ella no era Jane
Kincaid, exudando esa aura de poder duro y tranquilo, confiado liderazgo. Se preguntó si
los hombres hacían el mismo tipo de estudio analítico de los atributos de los demás, y
decidir probablemente no hacerlo, que operaban más sobre el instinto.

"Quería conocerte personalmente y darte la bienvenida al grupo de prensa," Jane dijo


fluidamente.

"Lo cuál," su hermana interrumpió, "precede a la sesión de interrogatorio y tortura, por


supuesto."

Julia quería reírse, pero no se atrevió, agradeció a Corey Kincaid por tratar de romper el
hielo un poco. "Guantes de seda antes de aporrear?"

"Exactamente." Corey sonrió diabólicamente.

Julia decidió que le gustaba de inmediato.

"No tendrás que preocuparte por nada de eso," Jane dijo con una cara seria, "siempre y
cuando nos des una buena prensa."

El nerviosismo de Julia le impedía decidir si era o no una broma, pero seguramente lo


era. "Intentaré dar lo mejor de mi."

XWPColección: Página y Facebook 19


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Eso es todo lo que cualquiera puede hacer." Jane dijo, frente a ella e inclinándose hacia
delante en su asiento una fracción de pulgada. Para Julia, el movimiento casi
imperceptible señaló que la charla había terminado. "Mira, Julia ... si puedo llamarte así?"

"Por supuesto."

"Sé que estuviste con Alex durante un período de sus vidas. Que fueron pareja y se
amaron hace mucho tiempo. Ella me ha contado mucho sobre ti."

Las entrañas de Julia se tensaron. Jane, sin duda sabía lo que le había hecho a Alex. Sí,
pobre Alex, que no se merecía lo que le hice. Ella había sido una mierda completa, por la
forma en que la había dejado. Pero fue hace mucho tiempo para sentir algo que no sea un
tipo distante, diluido de culpa, como el tipo de culpa que sentía ahora por haberle mentido
a su madre sobre por qué rompió la hora de llegada la noche del baile de graduación. No
porque su coche se averió como había dicho, sino porque le estaba dando a su novio
Bradley Jakes — primer y último novio, como cuestión de hecho — una mamada debajo
de las gradas de fútbol.

Pero Jane tenía razón al mencionar a Alex, se dio cuenta. Habían compartido una historia,
y debido a esa historia, todas estaban vinculadas. "Si lo fuimos. Y ambas seguimos
adelante."
Los ojos oscuros de Jane bailaron un poco con lo que sin duda eran sus propios
pensamientos y sentimientos privados sobre Alex. Por un pequeño instante, una llama de
celos se encendió dentro de Julia. Nunca más volvería a compartir con Alex todas las
cosas que Jane ahora compartía con ella. Probablemente nunca lo hizo, si fuera sincera
consigo misma. Sin embargo, la realización dolía un poco. Alex no sólo había seguido
adelante, sino que obviamente se había trasladado. A gran altura. Simplemente no había
competencia con Jane Kincaid. Alex había mejorado de un Fiat a un Ferrari. No pudo
evitar sentir una punzada de incompetencia.

"¿Hay alguna razón," Jane dijo cuidadosa pero directamente, "además de la oportunidad
profesional, por la que has tomado esta asignación?"

"No, señora. Es una oportunidad profesional de toda una vida para mí, y tengo la intención
de sacar el máximo provecho de esa oportunidad."

"Entonces tienes planes más allá del Miami Herald?"

"Si las cosas salen bien, seguro."

Jane empezó a dar golpecitos con un caro boligrafo de plata en su rodilla, su mirada se
desvió. Cuando sus ojos volvieron a Julia, eran oscuros y opacos, como el ónix
negro. Probablemente la misma mirada que da a sus adversarios, Julia pensó.

XWPColección: Página y Facebook 20


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Siempre y cuando no trepes sobre mí o Alex para llegar allí," Jane dijo. "¿Estamos
claros?"

Sacudida, Julia tragó bajo esa mirada de granito. Había escuchado que Jane era divertida,
cálida, agradable y lista como un zorro. Pero este lado duro de Jane, lanzándose
directamente a sus preocupaciones sin preámbulos, la sorprendió e intimidó un poco. Ella
asintió, decidiendo que Jane no la respetaría si no era directa a cambio.

"No estoy aquí para causar ningún problema, si eso es lo que estás pensando. Yo fui la
que abandonó a Alex. No tengo absolutamente ninguna razón para desearle mal. Es una
buena mujer, y es parte del pasado en lo que a mí respecta. Espero que ella sienta lo
mismo."

Corey compartió una mirada privada con su hermana, y luego le dijo a Julia, "No esperes
ningún trato especial o favores a causa de tu relación pasada con Alex, ¿de acuerdo?"

"Por supuesto que no. Cualquier cosa que yo haga, quiero que sea por mérito propio."

Jane y Corey se pusieron de pie al unísono, señalando el final de la reunión. Se


estrecharon la mano de nuevo. En la puerta, Jane se volvió hacia ella. "Te han iniciado ya
los otros en el grupo de prensa?"

"¿Qué?"

"Ya sabes, jugarte una broma o hacerte algo deplorable para iniciarte."

Mierda, está bromeando? ¡Debe ser! "Mmm no. Al menos, no lo creo."

Corey le lanzó un guiño. Parecía estar disfrutando demasiado de esto. "Oh, créeme, lo
sabrás cuando lo hagan."

***

A Corey Kincaid le encantaba ver a su hermana trabajar en una multitud. Como de


costumbre, esta multitud adoraba a Jane y parecía bastante dispuesta a caer de espaldas y
hacer volteretas para ella. Jane no tenía que ganárselos, sin embargo se tomó el tiempo
para saludar a cada persona — casi todos ellos celebridades en la industria del cine y la
música — como viejos e íntimos amigos. Estrechó manos con entusiasmo, besó cientos de
mejillas bajo los candelabros del gran salón de baile, se rió como si el chiste que le habían
dicho fuera divertido y original, susurró confidencias sin importancia, y tocó los brazos o
los hombros de las personas afectuosamente. Sus sujetos disfrutaron de su atención,
encantados y probablemente sintiéndose afortunados de estar en su compañía, de ser
su amigo.

XWPColección: Página y Facebook 21


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Era un don, y uno que Jane había heredado o aprendido ya sea a una edad temprana o de
su padre, gobernador de Michigan hace mucho tiempo y muy querido. Corey no tenía esos
mismos dones, la combinación de encanto por un lado, instinto asesino y astucia política
por el otro. Oh, ella sabía lo que era estar delante de una audiencia. Había sido profesora
de administración de empresas durante muchos años en Londres, pero la enseñanza era
diferente. No tenía que encantar e impresionar a sus estudiantes con sólo la palabra
correcta o el toque. Al final, sólo querían su conocimiento.

"Ella es realmente algo, tu hermana," dijo una voz a su lado. Corey se giro hacia el actor
de mediana edad, más conocido por ser el hijo de un actor ultrafamoso que por sus propias
habilidades. Su padre había sido una de las leyendas cinematográficas de los años
cincuenta y sesenta.

"Sí, lo es," ella respondió.

El actor se presentó, aunque, por supuesto Corey ya sabía quién era. Conocía a la mayoría
de estas personas solo de vista.
Suspirando profundamente, él sacudió la cabeza, un fuerte olor a alcohol en su
aliento. "Es difícil a veces estar a la sombra de alguien tan grandioso, ¿verdad?"

Corey sonrió. ¿Qué otra cosa podía hacer? Se había acostumbrado a vivir a la sombra de
su padre cuando era joven, y él era grandioso. Ahora Jane, y ella también era gradiosa, su
grandeza en una escala mucho más grande que su padre. Jane utilizó su personalidad
extrovertida y suprema curiosidad sobre el mundo para llevarla a niveles políticos que su
padre nunca había conocido, tal vez ni siquiera deseaba en verdad.

Su sombra se había hecho grande e imponente en muy corto tiempo. Hace cuatro años,
cuando hizo campaña para la presidencia, Corey había estado en el extranjero
construyendo su propia carrera, tratando de formar una vida con Jason, manteniéndose
lejos de su hermana y su condición de estrella de rock de la noche a la mañana. Ella había
querido su propia vida entonces, su propia identidad. Hace casi un año, su relación con
Jason terminó para siempre, su carrera docente se estancó, se había dejado fácilmente
influir por las súplicas de Jane para regresar a los Estados Unidos y unirse a su
personal. Había viajado hasta el extremo opuesto del espectro, firmemente a la sombra de
Jane, instalada en su carrera, y estaba feliz. No tenía arrepentimientos.

"Supongo," ella dijo después de un momento, "depende de nosotros hacer nuestra propia
luz, eh?"

El hombre pensó en eso, pero pensar parecía ser un trabajo duro bajo la bruma del
alcohol. Su sonrisa era descuidada y ligeramente depredadora. "Me gusta eso. Debo
recordar esa línea."

XWPColección: Página y Facebook 22


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey se excusó para andar por la sala, pensando en lo irreal que parecía, salir con
estrellas de rock e ídolos de cine. Barbra estaba aquí. Sally Field, Queen Latifah, George,
Brad y Angelina, Jodie, Beyoncé y Jay-Z. Aunque nunca se había considerado del tipo
deslumbrada, tenía que admitir que la recepción era bastante malditamente genial.

Momentos más tarde en la mesa de buffet, Corey le preguntó a Alex, "¿Alguna vez te
cansas de esto?"

Alex sonrió con cansancio, debidamente llenando un plato para ella y otro para Jane. "Un
poco, sí. Es decir, siempre supe que eran sólo personas normales que trabajan en algo que
los hace famosos, pero, cuando llegas a conocer algunos de ellos ... guau.”

"Puedo imaginarlo. Puedes ver todos sus defectos?"

"Oh, si. Como quién bebe demasiado, quién se droga, quién está buscando trabajo, quién
está buscando una mamada de alguien más famoso de lo que son. Mira bien, e incluso
puedes ver a los casados cruzando la habitación." Inclinándose cerca, susurró, "Y William
allá? Ganó el Oscar al mejor actor hace dos años? Tonto como un poste."

Corey se rió. "¿Cómo es que nunca escuché este tipo de suciedad de Jane?"

"Es demasiado buena, es por eso."

"Demasiado política, querrás decir." Corey sabía que Jane era muy cuidadosa con lo que
decía sobre los demás, como si el chisme fuera un virus que pudiera infectarla.

"Muy bien, qué tal muy buena política."

A Corey le gustaba Alex. Una mujer que no anda con pendejadas, pero amable también.
Rápida e inteligente, siempre sensata, una buena compañera para Jane porque se mantuvo
con ella y era ferozmente leal. Corey sabía que Alex sacrificaría cualquier cosa por Jane,
sin embargo su respeto a sí misma era absoluto.

"¿Estás bien sobre Julia Landen uniéndose al cuerpo de prensa?" Corey preguntó. Ella se
había estado preguntando cómo Alex había tomado la noticia.

Alex se encogió de hombros, equilibrando los dos platos. "No es como si tuviera una
opción en el asunto."

"Pero estás bien?"

"Supongo. Por qué no? Fue hace mucho tiempo."

XWPColección: Página y Facebook 23


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Eso era cierto, pero eso no quería decir que no doliera todavía, Corey pensó. Jason lo fue
hace un tiempo también, pero todavía sentía el ligero borde del dolor, difuso en los bordes
ahora, pero todavía estaba allí. "Jane y yo le dimos a Julia el ajuste hoy. No creo que nos
esté dando ningún problema ."

Alex se rió, claramente divertida. "Presionaron en ella como un par de sicarios mafiosos,
¿verdad? Eso me gustaría verlo."

"Bueno, tal vez no del todo así, pero no creo que tenga una agenda secreta bajo la manga
por lo que puedo ver."

"Lo bueno es que le patearás el culo, ¿verdad?," Alex dijo, todavía claramente
divertida. "Lo siento, mejor corro. Jane necesita comer antes de que comiencen los
discursos."

Corey vio a Alex llevarle el plato a Jane. Jane interrumpió su conversación con un par de
donantes potencialmente grandes para agradecerle a Alex y darle un beso en la mejilla. A
ella le gustaba como estaban juntas — fuertes, cariñosas, amorosas, nunca pareciendo
tener la una a la otra por sentado.

Hace cuatro años, se sorprendió por la noticia de que Jane estaba en una relación con una
mujer; no había visto eso venir. Pero rápidamente se acostumbró a la idea, sobre todo
después de observarlas juntas, y no podía estar más feliz por su hermana. Sólo deseaba
poder encontrar ese mismo tipo de felicidad con alguien. Sí, incluso si ese alguien era una
mujer.

El actor de mediana edad que le había hablado antes, el olor a alcohol más espeso en su
aliento ahora, se acercó a ella de nuevo. "Haces algo más tarde, dulzura?," él preguntó.

Corey trató de no reírse. O vomitar. "Ah sí. Dormir."

"¿Quieres un poco de compañía?"

Perdiendo la batalla, Corey estalló en una risa mordaz. No en tu compañía, quería decir,
pero sabía que su risa transmitiría el mensaje. Con la cara roja, él se puso a andar y se
alejó tambaleándose. Dios, él creía que estaba tan desesperada?

Ahora comprendía lo que Alex quería decir acerca de ver a estas personas con todos sus
defectos. Lo bueno es que a la prensa no se le había permitido entrar. Los reporteros
estaban afuera, se les permitió amontonarse con Jane y las celebridades en el vestíbulo del
hotel cuando entraron, pero eso fue todo. El Servicio Secreto y la seguridad del hotel les
impidieron acercarse más.

XWPColección: Página y Facebook 24


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Se preguntó si se podía confiar en Julia, si era el tipo de periodista que se quemaría si


revelara algo confidencialmente. Supuso que tarde o temprano lo descubriría.

XWPColección: Página y Facebook 25


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO TRES
Al otro lado de la mesa, Jane estudió furtivamente a Alex, que casi se estaba quedando
dormida en su sopa, y sintió pena por ella. Alex había cumplido una jornada de trabajo
completa en D.C. antes de volar a tiempo para hacer la gala de Hollywood anoche. El
desfase horario finalmente la había alcanzado. Pobrecita, pensó. Tuvo suerte de no haber
tenido un gran problema con el desfase horario ella misma.

Le había dicho a Alex muchas veces que no necesitaba acompañarla a todas las reuniones
aburridas y discursos cuando estaban en el camino, pero Alex a menudo insistía que
prefería estar con Jane que matar el tiempo sola en una ciudad extraña.

Esta reunión de la cena con la gobernadora Amy Roberts, su ñoño, barba aburrido esposo
Ronald, y su igualmente poco interesante asistente Melanie, era tan tediosa como
podía. Dejaría a la gobernadora ahora mismo si pudiera. La constante efusión sobre su
discurso educativo temprano en el Congreso Estatal fue vengonzoso. Un discurso decente,
habría sido feliz con eso, pero ciertamente no fue el discurso del año, como Amy siguió
llamándolo.

El discurso había estado plagado de anécdotas de la vida real sobre la marginación de la


educación, los niños pobres que no estaban recibiendo la misma educación pública como
sus homólogos de clase media, y cómo esto los mantenía alejados de las buenas
universidades y limitaba sus oportunidades. Al típico estilo de Jane Kincaid, había
recolectado inspiración de la desesperanza desalentadora, finalmente instando a los
asambleístas y a las mujeres a poner más dinero en la educación en los barrios más pobres,
una inversión que pagaría por generaciones, tenía les dijo, una inversión en el futuro,
como la construcción de infraestructuras importantes.

El discurso fue bien, pero no tan sorprendentemente como Amy lo describió. La mujer era
una suprema besa culos, tan ridículamente, aunque no la peor que había soportado en la
política.

Jane notó el sutil rodar de ojos en Corey, y le dio a su hermana una sonrisa de
complicidad. Corey tenía menos paciencia para las pendejadas políticas, pero más tiempo
y experiencia ampliarían esa habilidad. Horas dedicadas en las reuniones, en los aviones,
y la negociación de los puntos más finos de un proyecto de ley desarrollando la paciencia
a un gran arte.

"Bueno," Amy anunció un poco demasiado ansiosa. "¿Qué le parece si discutimos un


pequeño negocio privado en mi biblioteca, Señora Vicepresidenta?"

"Por supuesto," Jane respondió sin entusiasmo.

XWPColección: Página y Facebook 26


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Tranquilamente, empujó a Alex a un lado, sugiriéndole que regresara al hotel para


descansar. Dos agentes del Servicio Secreto y su chofer se quedarían atrás, señaló, y
Corey se quedaría con ella, intuitivamente sabiendo que querría una interrupción oportuna
si la sesión privada con la gobernadora resultara demasiado agonizante.

Alex trató de rechazar la sugerencia de Jane, pero no demasiado enérgicamente. Con su


permiso de trabajo, tendrían mucho tiempo para estar juntas, y una cosa que ambas habían
aprendido de la última campaña era la importancia de descansar cuando se presentaba la
oportunidad. Alex aceptó sin más argumento y le dio a Jane un beso de despedida. Se
verían en la cama más tarde, y la idea le dio a Jane un pequeño salto en la boca del
estómago.

En la biblioteca, un acogedor fuego crepitaba en la chimenea, y la iluminación era tenue e


íntima. Una bandeja que contenía un decantador de pesado cristal de alcohol claro ámbar
y copas a juego colocadas cerca. La escena era casi romántica, un pensamiento que
oscureció considerablemente el humor de Jane. Aquí no era donde quería estar, y no
deseaba darle a Amy la idea de que eran amigas. Jane decidió cortar el asunto de
inmediato.

"Sobre mi discurso de educación hoy, Amy, no estaba mintiendo. No es sólo retórica. Tu


estado, L.A. en particular, ha visto una gran reorganización espacial de la pobreza en las
últimas tres décadas. La pobreza ya no se limita a las zonas marginales. Se extiende como
colcha de retazos a los suburbios. Hay focos de pobreza en todo el estado, y están
creciendo."

"Tenemos una gran población de inmigrantes, como sabes," Amy dijo a la


defensiva. "Ellos ya no están confinados a uno o dos barrios."

Jane levantó la mano. "Por supuesto, y se mudan a donde quiera que puedan conseguir la
vivienda más barata. Pero están atascados económicamente. La mayoría no puede salir de
su difícil situación de trabajos de mierda, si es que pueden conseguir uno de esos. El
aumento de la movilidad económica de los inmigrantes de segunda y tercera generación
normalmente sólo se realiza a través de la educación. Es la mejor manera, y es por eso que
tu estado necesita aumentar su gasto en educación, mejorar las escuelas en esos
vecindarios, y darles a esas personas un mejor punto de apoyo."

En la penumbra, el rostro de Amy enrojeció. A los gobernadores no les gustaban los


políticos federales diciéndoles qué hacer, pero la educación y atención médica eran los
proyectos favoritos de Jane. Collins reclamó asuntos económicos y la política exterior
para él, dejando a Jane manejar lo que él llamaba despectivamente agenda doméstica
jodida del país. Eso estuvo bien con ella, porque le preocupaba hacer una sociedad
mejor. Sentía firmemente que el país no podría ser un verdadero líder mundial sin limpiar
sus propios desastres.

XWPColección: Página y Facebook 27


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Además, Collins no estaba exactamente quemando la casa con sus políticas económicas y
exteriores. Él estaba jodiendo a las dos bastante bien, como cuestión de hecho. Si ella lo
sucediera en cuatro años, podría empezar de nuevo en esas carteras jodidas, asegurándose
de distanciarse de él y llegar con sus propias soluciones económicas y exteriores.

"Por supuesto, nunca he eludido la agenda educativa," Amy dijo sin mucha
convicción. "Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero sabes que mi estado está en la
quiebra."

"Sé que los tiempos son difíciles, gobernadora. Son difíciles en todas partes, pero creo que
tu estado puede ser un modelo real para esto, para usar la educación para sacar a la gente
de la pobreza," Jane dijo. "Podrías hacer que sea tu propia marca, guiarla."

Amy se iluminó. "Podríamos trabajar en estrecha colaboración en eso, Señora


Vicepresidenta. Compartir la gloria, por así decirlo."

Jane sabía que no debía verse demasiado atrapada en los asuntos del Estado. Demasiado
inconveniente, no lo suficiente, pero desde que pregonó los méritos de la educación donde
quiera que iba, Amy tenía un punto. Si California mejoraba sus escuelas y sus programas,
y redistribuyera los dólares de manera más justa, podría disfrutar de parte de su éxito,
siempre y cuando tuviera cuidado de no ser percibida como una intromisión.

"Lo dejo en tus competentes manos, pero me encantaría actualizaciones regulares y estaría
feliz de hablar de nuevo en Sacramento en cualquier momento."

Amy tomó el decantador sobre la pequeña mesa circular entre ellas. "Te importa probar un
poco de nuestro brandy de cosecha propia? Germain-Robin. Muy parecido al coñac,
algunos dicen incluso que es mejor que las cosas que provienen de Francia. Creo que lo
encontrarás agradable."

Amy había pensado en todo, incluiso en elegir su bebida favorita, pero eso no era
sorprendente, Jane decidió, más molesta que halagada. Amy fue minuciosa en su lame
culo.

"Gracias," Jane dijo, aceptando una copa. El brandy olía divino y sabía aún mejor —
suave, limpio y caro. Podría ayudarla a sufrir a través de la reunión un poco mejor.
"Entonces, la campaña. El presidente y yo estamos contando con tu total apoyo. ¿no es
así?"

Amy sonrió enigmáticamente, bebiendo su brandy con cautela. Claramente disfrutando de


sus treinta segundos de poder, pero eso era todo lo que le estaba permitido. La
gobernadora no tenía por qué engañarse en que era una especie de hacedora de reyes. Jane

XWPColección: Página y Facebook 28


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

y Collins habían ganado California la última vez y volverían a ganar esta vez, con o sin
Amy Roberts. Sería mucho más simple si Amy estuviera a bordo desde el principio.

"Siempre estamos contentos y orgullosos de que el gran estado de California juegue un


papel tan importante en la elección del presidente del país," Amy se jactó. "No es algo que
me tomo a la ligera en absoluto."

"Ni el presidente ni yo. Necesitamos tu estado. Te queremos a bordo, Amy. Eres una
demócrata. Cualquier duda de un gobernador demócrata no es aceptable para
nosotros. Necesitamos salir fortalecidos de la puerta. El presidente y yo vamos a hacer
grandes cosas en los próximos cuatro años, realmente crear un legado. O estás con
nosotros o no lo estás. ¿Tenemos tu confirmación, o planeas que tu personal trabaje un
poco más duro para conseguir esos fondos federales que nos gusta repartir?"

Jugar duro no siempre había sido fácil para Jane, que había decidido ingresar a la
universidad para estudiar medicina, no política. Con el tiempo desarrolló un gusto por la
política, incluyendo un talento por su lado más desagradable. Hace más de una docena de
años, comenzó a ganarse sus galones políticos después de una temporada con Médicos sin
Fronteras, y luego formó un grupo nacional de colegas médicos que querían hacer una
diferencia en la sociedad. Ella ejerció presión sobre su agenda con las multinacionales, el
Senado y el Congreso de los Estados Unidos, las asambleas estatales, la Asociación
Médica Estadounidense y las compañías farmacéuticas. Después, se postuló para el
Senado en su estado natal de Michigan y ganó fácilmente. La reputación de su padre en la
política ayudó a allanar el camino para ella, pero sobre todo obtuvo su victoria a través del
trabajo duro, la determinación y la inteligencia, como todo lo demás que intentaba.

"Soy una buena demócrata," Amy declaró. "Pero si puedo hablar honestamente, eres tú
quién me interesa."

Oh, Dios, pensó, Jane. Esto otra vez. Amy había hecho avances antes, nada demasiado
evidente que podría volverse en contra de ella, pero esto era demasiado, incluso para ella.
No había duda de que Amy era lesbiana de armario, o quizás bisexual. En cualquier caso,
por la razón que sea, a Amy le gustaba andar tras ella, y no parecía comprender que no
estaba en lo más mínimo interesada. La falta de respeto de Amy por ella y su relación con
Alex era inexcusable, intolerable y la molestaba infinitamente.

"Esto no se trata de mí," Jane dijo fríamente.

"Oh, sí lo es." Amy sonrió, con un brillo en sus ojos. "En cuatro años, Collins será
historia. Entonces finalmente será tu turno, que es como debería haber sido desde el
principio."

XWPColección: Página y Facebook 29


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Mira, no estoy interesada en cuatro años a partir de ahora. Estamos hablando de


esta elección y esta elección solamente. El programa político Collins-Kincaid necesita y
espera tu apoyo."

"Y si el rumor es cierto?"

La garganta de Jane se tensó. Ella lo aflojó con otro sorbo de brandy. "¿Qué rumor?"

La barbilla de Amy se levantó en la victoria, el pequeño viaje de poder aparentemente


motivandola. "El rumor de que Collins te va a dejar a favor de alguien ... más
hetero. Alguien más aceptable para la derecha."

Jane había oído ese rumor desde el momento que prestó juramento como
vicepresidenta. La aversión de Collins por ella no era un secreto ya que se había sentido
obligado a ponerla en la papeleta para el 2008. La había necesito entonces y la necesitaba
ahora porque ella trajo algo para la papeleta que él nunca podría — emoción. Si Collins
era la figura paterna distante y severa, ella era la accesible, un poco rebelde hija / hermana
/ amiga quién se conectaba con los votantes. La dinámica personal entre ella y Collins no
era de la incumbencia de Amy, sin embargo.

"El presidente y yo somos un equipo," dijo, "un equipo unido. Vamos a ser un equipo por
los próximos cuatro años. Cualquier otra noción es sólo un chisme vengativo destinaso a
dividir a nuestros seguidores y distraer a los votantes."

"Puede que sea así, pero si el presidente decide dejarte, ya no tendrá mi apoyo."

La declaración de apoyo a ella, y solo a ella, de alguien tan poderoso como un gobernador
le recordó a Jane que otros podrían hacer mella en la papeleta, tratando de dividirla a ella
y a Collins. Cualquier fisura pública entre ellos, una elección pública de uno sobre el otro,
sería desastroso.

"No seas ridícula, Amy," dijo. "Es Collins y Kincaid directo a la meta, y no voy a
entretener o tolerar discusiones sobre ningún otro escenario. Tu apoyo para los dos debe
ser firme e incondicional."

"Por supuesto, Señora Vicepresidenta. Públicamente, eso es. Lo que dije esta noche es
entre nosotras. Debes saber que no soy la única que retiraría el apoyo de Collins y te lo
daría. Si hubiera algún tipo de razón para eso, es decir. Para mucha gente, eres la ganadora
en esa papeleta, no Collins."

Jane sacudió la cabeza. "No quiero oírlo, Amy. Nadie está siendo lanzado de la papeleta y
no habrá ningún golpe de Estado."

XWPColección: Página y Facebook 30


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Lo que usted diga, Señora Vicepresidenta."

"Bueno. Eso está arreglado entonces." Jane tuvo la extraña sensación de que el asunto no
había sido resuelto en absoluto, pero dejó su bebida y se levantó bruscamente. "Gracias
por la cena y la bebida, y por tu apoyo, por supuesto."

Amy se levantó, colocando su mano suavemente en el brazo de Jane. "Me encantaría


hacer esto de nuevo la próxima vez que estés en la ciudad. De hecho, deberías pensar en
acompañarme un fin de semana a mi casa en la playa alguna vez. Un pequeño uno a uno
de lluvia de ideas acerca de la campaña tal vez, hmm?"

No en tu vida, Jane pensó. "Voy a estar terriblemente ocupada los próximos meses, pero
gracias de todos modos."

"Por supuesto, pero si alguna vez necesitas alejarte ..."

Necesito alejarme bien, como en este momento. "Buena suerte con tu proyecto de ley de
educación," Jane dijo. "Estaré viendo su progreso."

"Gracias Señora Vicepresidenta." La sonrisa de Amy era dulcemente enfermiza, como el


glaseado en una dona de mil calorías. "Estaré viendo tu progreso también."

Apuesto a que lo harás.

***

Alex tuvo su segundo aire en el momento en que entró en el vestíbulo del hotel. Podría
haber sido el café que tuvo en la cena, o la mierda que tuvo que tragar viendo a esa
gobernadora caliente hacerle ojitos a Jane durante la cena. Bueno, Jane podría manejarlo
más, pero Alex tenía pocas ganas de los males necesarios de los chismes políticos y
haciendo la barba, lo que no le había fastidiado casi tanto cuando era un agente de
protección en otros servicios.

Ella siempre había sido capaz de permanecer en el fondo, permaneciendo fría, relajada e
indiferente, como un gato de la selva listo para entrar en acción. Podía desconectar
fácilmente las cosas que no le importaban o que no tenían nada que ver con su
trabajo. Demonios, podría escribir un libro sobre todas las cosas que no debía saber
oficialmente. Pero ver a Amy Roberts venir sobre el amor de su vida casi la había hecho
arrojan su autodisciplina por la ventana más cercana y saltar sobre la mesa.

Miró su reloj. Pasaría por lo menos una hora o más antes de que Jane
regresara. Demasiada nerviosa para irse a la cama, pensó en llamar Carter y pedirle que la
acompañara para tomar una copa, pero recordó que se había ido a Los Ángeles para

XWPColección: Página y Facebook 31


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

prepararse para la visita de Jane mañana. Ella se dirigió hacia el bar del hotel de todos
modos, contenta de disfrutar de una solitaria copa.

Una copa de merlot frente a ella, distraídamente miró el partido de Los Angeles Kings en
el televisor sobre la barra y trató de ignorar el hormigueo persistente en la espalda. Ella
tenía el sexto sentido que la mayoría de los policías y agentes especiales poseían — su
sentido arácnido, le gustaba llamarlo, aunque en realidad era un instinto finamente
perfeccionado por años de aplicación de la ley. En este momento sintió que alguien la
observaba. Intensamente.

Su atención manifiesta en el partido de hockey, dejó que su instinto echara raíces hasta
que se sintió segura de que no estaba en ningún peligro. Juzgando el momento,
rápidamente se dio la vuelta para atrapar los ojos de una mujer mirándola. Ojos que no
había visto en una década.

Bueno, bueno, pensó con tristeza. Teniamos que toparnos tarde o temprano. Julia estaba
sentada sola en un reservado, una copa vacía delante de ella. Había tratado de apartar la
mirada cuando Alex la atrapó mirándola, pero ahora le devolvió la miraba, pareciendo tan
resignada a su encuentro como la propia Alex. Una inclinación de la barbilla señaló una
invitación.

Sombríamente, Alex se unió a su ex amante. Algún tipo de diálogo era inevitable, supuso,
incluso si era breve y no demasiado dulce, porque se estarían viendo mucho la una a la
otra en la campaña electoral. Bien podría terminar con esto.

"Parece que necesitas otra copa," Alex dijo monótonamente, golpeando con fuerza la silla
como si depositara una carga pesada.

"Tienes razón." Julia hizo una señal a un camarero que pasaba.

Alex agregó una copa a la orden. Lo necesitaba. "Sé que esperan que me comporte bien,"
le dijo a Julia, "pero no hasta que sepa qué demonios estás haciendo aquí."

"Estoy trabajando, como bien sabes. Trabajo para el Miami Herald y me asignaron para
cubrir la campaña Collins-Kincaid. Me pusieron en el servicio de la Casa Blanca."

"Sólo así. Inesperadamente."

"Sí, básicamente." El tono de Julia sonaba bastante inocente. "Se acercaron a mí al


respecto, y habría sido un suicidio profesional rechazar la asignación."

XWPColección: Página y Facebook 32


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Alex ardía con preguntas. Las dudas también. Estaba decidida a llegar al fondo de las
cosas. Cuando el camarero volvió con sus bebidas, rápidamente terminó el resto de su
primera copa antes de tomar la segunda.

"Por lo tanto," comenzó, su voz tan frágil como un palo a punto de romperse. "¿Por qué
estás realmente aquí, Julia?"

"Te lo dije, Alex. Para cubrir la campaña. Estoy en el servicio de la Casa Blanca hasta
nuevo aviso."

"¿Estás tratando de joder con nosotros?"

Julia le dio la más mínima sonrisa. "La policía en ti siempre está pensando lo peor, ¿eh?"

"Fuiste policía una vez también. Y ahora eres una periodista. Así que no actues como si
tuvieras el título de cinismo. Te hice una pregunta."

Julia acarició distraídamente el tallo de su copa de vino. La mirada de Alex


involuntariamente, viajó a esos delgados, gráciles dedos.

Julia siempre tenía las manos más hermosas, demasiado agradables para el trabajo
policial. En retrospectiva, no debería haber sido una sorpresa tal que Julia no fuera hecha
para ser policía, que quería hacer algo diferente con su vida. Era la forma en que lo había
hecho que casi había destruido a Alex.

Julia tomó deliberadamente un sorbo de vino blanco antes de responder, "¿Crees que
después de todos estos años trataría de joderte ahora? Si estuviera tan inclinada, es
decir. Lo que no estoy."

"Me jodiste antes. Cuando me dejaste."

"Por favor. Sé que te hice daño, pero no estaba tratando de joderte."

"Mira, la gente puede ser impredecible. Tú lo sabes. ¿Cómo sé que no estás guardando
algún rencor por el hecho de que estoy con Jane Kincaid y soy euforicamente feliz?"

Julia dejó la copa con tanta fuerza, que Alex esperaba que se rompiera. "¿Por qué diablos
pensarías que tengo algún tipo de resentimiento? Yo fui quién te dejó sin previo aviso. Yo
fui quién lo tiró todo por la borda, no tú. Nunca te molestaría por seguir adelante. Tú
deberías ser la que tenga resentimiento."

"Sí, pero aún así ... yo soy la única — y Jane — con todo que perder."

XWPColección: Página y Facebook 33


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Oh, por favor. Supéralo."

Alex consideró la sugerencia mientras bebía su vino. Ella lo hizo sonar un poco
egocéntrica, pero desde donde estaba sentada, tenía que imaginar que todo el mundo
estaba apuntando hacia Jane. Y si estaban apuntando hacia Jane, estaban apuntando hacia
ella. Y viceversa.

"No puedes culparme por poner tus motivos en duda." dijo al fin. "La política es una
pecera gigante de tiburones. Hay gente por ahí que harán cualquier cosa para destruir la
carrera de Jane, su vida, y, por extensión, la mía también."

"Creo que te he lastimé lo suficiente," Julia dijo en voz baja. "No tengo ninguna intención
de lastimarte más. O lastimar a Jane Kincaid, a la que ni siquiera conozcó y no tengo
malos sentimientos hacia ella."

"Todo es parte del pasado para ti, ¿eh?" Había sufrido profundamente por el abandono de
Julia, cayendo en una depresión que duró meses. Había renunciado a su trabajo y se había
mudado, pero nunca superaría los sentimientos de rechazo, de ser víctima del tratamiento
irreflexivo y severo de Julia. La culpa, la confusión y la ira la habían perseguido durante
años.

"Después de diez años, eso espero," Julia respondió de manera uniforme. "Para ti
también."

"Es fácil para ti decirlo." Alex no pudo evitar la amargura de sus palabras. "No fuiste la
que llegó a casa, a una casa vacía una noche después del trabajo con nada más que una
nota de mierda que explicaba absolutamente nada. No fuiste la que estaba con todas las
piezas para recoger."

Los ojos de Julia se ensamcharon perceptiblemente. Ella parecía conmocionada por la


crudeza del dolor de Alex, por el filo como el cristal en su voz.

Bueno, lástima, Julia . Debes asumir la responsabilidad de lo que hiciste. Necesitas ver lo
que me hiciste, que casi me destruyó.

"Alex, lo siento mucho por lo que te hice. No estaba feliz, tenías que saber eso. Y si no me
hubiera marchado bruscamente, me hubieras seguido hasta Florida."

"Obviamente no querías que te siguiera. No me querías en tu vida. Bien. Pero fue cruel la
forma en que lo hiciste, después de todos los años que estuvimos juntas. Cristo, nos
conocimos como estudiantes de primer año en la universidad. Crecimos juntas. Habría
hecho todo por ti, ¿no lo entiendes?"

XWPColección: Página y Facebook 34


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, y eso es exactamente por qué tuve que irme de la manera en que lo hice."

"Porque no me amabas lo suficiente, no es eso lo que quieres decir?" Maldición. Odiaba


esta conversación, odiaba repetir todo esta historia antigua, exponiendo un dolor que no
debería ser tan condenadamente fuerte después de todos estos años. Hablar de eso la hacía
sentirse inferior, adolescente, necesitada. El sólo hecho de ver a Julia la llevó de regreso a
un tiempo que no quería revivir.

"No, no fue eso." Julia vaciló, sus ojos se nublaron de emoción. "Me seguiste la primera
vez a Michigan. Tomaste ese trabajo con la policía del estado por mi. ¿No lo ves? No
quería que hicieras eso de nuevo. No quería ser ya más responsable por tu trayectoria
profesional, por tu vida, por tu felicidad. Necesitaba cuidar de mí misma. Necesitaba
encontrar mi propia felicidad y valor sin tener que preocuparme por la tuya."

Gemial, entonces no había sido nada más que una responsabilidad para Julia, un peso que
había tenido que arrastrar consigo. Dejó que la nueva revelación incendiara un enfurecido
sendero a través de sus entrañas hasta que estalló, agotada. "Y entonces, encontraste este
valor y felicidad que estabas buscando?"

Julia apartó la mirada, perdida en sus pensamientos. "Si y no. Empecé de nuevo. Tomé un
programa de periodismo en la universidad durante un par de años, conseguí un trabajo
desde abajo y he ido ascendiendo. Y sí, me encanta lo que hago. Me encanta ser
periodista." Miró a Alex, con lágrimas en los ojos pero sin derramarse. "Aunque nunca me
enamoré de nuevo. Nunca he estado cerca de lo que tú y yo tuvimos juntas."

Bueno, esa parte fue al menos satisfactoria de una manera totalmente maliciosa, Alex
decidió. "Desearía que no hubieras esperado diez años para decirme lo que sentías."

"Yo también. Fue un error de mi parte no disculparse antes y darte una explicación, y fue
un error de mi parte lastimarte de la manera en que lo hice. Pero la verdad es que no
eramos lo suficientemente fuertes como pareja para empezar de nuevo." Julia tomó un
largo trago de vino, pareciendo luchar con lo que quería decir a continuación. "Lo siento,
Alex, pero no te amaba lo suficiente como para empezar de nuevo contigo."

Alex hizo una mueca. Eso dolió, pero al menos estaba finalmente escuchando la
verdad. "De acuerdo, lo estabas haciendo bien hasta que agregaste esa última parte."

"Lo sé. Lo siento. Pero bueno, funcionó bien a la larga, ¿verdad? Ambas estamos
haciendo trabajos que amamos. Diablos, te sacaste el premio gordo."

"¿Te refieres a Jane?"

"Sí, Jane. La amas, ¿verdad?"

XWPColección: Página y Facebook 35


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Mucho. Ella es el amor de mi vida, la que estaba esperando." Pow! Toma eso, Julia.

"Me lo merecía."

"Mira, no quiero pelear, ¿de acuerdo?"

"Yo tampoco. ¿Amigas?"

Bebiendo el resto de su vino rápidamente, Alex se levantó para irse. No era su elección
tener a Julia en Washington y en la campaña electoral, pero segura que tenía una elección
en como sentirse al respecto. "No vayamos tan lejos aún."

Tomaría más que algunas palabras de arrepentimiento y lágrimas de cocodrilo para


convencerla de que los motivos de Julia son totalmente inocentes.

XWPColección: Página y Facebook 36


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO CUATRO

Corey había experimentado su parte de increíblemente extravagantes mansiones en su


vida, pero nada como esto. Incluso para los estándares en Bel Air, la casa de Forrest
Mitchell se destacó. La estructura Tudor de tres pisos se asemejaba a un palacio con
enredaderas extendidas sobre el trabajo de piedra oscura, las enormes ventanas de vidrio
emplomado, y varias secciones, incluso un par de torretas. El serpenteante camino circular
pasaba junto a una elaborada fuente de mármol, siguiendo hacia esculpidas topiarias
verdes permaneciendo de centinela de la entrada principal. El lugar tenía que valer
decenas de millones de dólares.

Por supuesto, el propio Mitchell no la recibió, a Jane, Carter, Alex y su pequeño grupo de
agentes del Servicio Secreto. Un mayordomo, al parecer sacado directamente de una vieja
película británica, completo con acento, modales cortesanos y un traje de tres piezas, los
condujo a la mansión.

En el interior, la casa no era menos ostentosa. Corey admiró los techos — que más o
menos llegaban al cielo — pisos de mármol italiano, paredes con paneles de madera y
lámparas de cristal que parecían que podrían romperse a la menor provocación. Ella
compartió una breve mirada de asombro con Jane. Todos en su grupo parecían
impresionados, que era exactamente la intención de Mitchell, estaba segura. Podría
haberlos reunido en terreno neutral, pero no, él quería que vieran cuanto dinero valía. El
dinero era poder, y Mitchell tenía un montón de eso.

Saludó a Jane y su séquito con deferencia, pero su actitud era todo para el expectáculo,
Corey lo sabía. Su sonrisa falsa y el desafiante ángulo de la barbilla le dijo que no estaba
más impresionado por tener a la Vicepresidenta de los Estados Unidos en su casa que si
ella fuera la jardinera.

"Finalmente," Mitchell dijo, colocando sus ojos pequeños y brillantes en Jane. "No puedo
creer que haya tomado todo este tiempo para reunirnos cara a cara. Es encantador
verte. Por favor, todos, siganme a la biblioteca. Will, me alegro de verte, como siempre."
Él enfáticamente ignoró a Corey y Alex, incluso después de que Jane hizo las
presentaciones.

Había estanterías del piso al techo en la biblioteca, sillas de cuero de respaldo alto y un
escritorio antiguo del tamaño de un pequeño barco de guerra. Jane fue la primera en tomar
asiento.

"Tengo tu garantía, Forrest, que nuestro reunión es totalmente extraoficial?," Jane


preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 37


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Nadie sabrá una palabra de eso." Su sonrisa se extendió en su rostro hasta que parecía
que podría agrietarse bajo el profundo bronceado y las capas de maquillaje. Un clon de
George Hamilton. "Será nuestro pequeño secreto."

Corey esperaba que hablara en serio. Mitchell era, sin duda, el hombre gay más rico, más
poderoso e influyente del país, aunque pocos lo sabían. Él actuaba como un dictador
anónimo escondido en su castillo detrás de sus secuaces, una misteriosa presencia de
fondo tirando de todos los hilos. Ella había sabido recientemente que Forrest Mitchell
encabezaba una afiliación imprecisa, sobre todo secreta de hombres y mujeres
homosexuales en posiciones de poder en todo el país. El grupo entablaba una buena
batalla en su mayoría, pero tenían un medio que justificaba el código de conducta
mercenaria. Mitchell no fue más allá de sobornar o chantajear a un juez o un político, o
forzar a una celebridad a salir del armario. Su dinero lo hizo amigo de Jane, pero su
agenda radical y maquinaciones no éticas podrían ser una granada potencial para la
campaña Collins-Kincaid. La campaña necesitaba su dinero bien, pero no su estilo sucio
de política y sus acciones dudosas, que era exactamente el por qué esta pequeña reunión
se había mantenido fuera del itinerario oficial de Jane.

"Bueno," Jane respondió con una sonrisa firme. "Cuento con eso."

Un hermoso chico, probablemente de no más de dieciocho años, Corey supuso, sirvió las
bebidas: agua con gas para los visitantes y bourbon en un grueso vaso de cristal para
Mitchell que empequeñecía sus delicadas, enjoyadas manos. El chico salió de la
habitación después de una regia reverencia a todos.

"Podríamos estar aquí todo el día y hablar del tiempo," Mitchell dijo, cruzando las piernas
con delicadeza y bebiendo su bebida. "O sobre los Lakers, el precio del petróleo, o
cualquier cantidad de cosas. Pero vamos a omitir todas esas tonterías, ¿de acuerdo?"
Como un alfiler pinchando un globo, sus pretensiones se habían evaporado claramente.

"Buen plan, Forrest. Tenemos que tomar un avión en una hora," Jane dijo.

Él se echó a reír, un sonido agudo, nasal que se asemejaba a una especie de pájaro
extraño, exótico. "Eso es bueno, Señora Vicepresidenta. Aunque tengo la extraña
sensación de que harán esperar el avión por ti. Si se los pides amablemente, es decir."

"Estoy segura de que lo harían." Jane se inclinó más cerca como contandole un
secreto. "La cuestión es, sin embargo, ya que esta reunión es extraoficial, la prensa
comenzara a ponerse muy inquieta si llego tarde al aeropuerto. Ellos tienden a hacer
preguntas cuando eso sucede. Estoy segura de que sabes cuán persistentes pueden ser."

XWPColección: Página y Facebook 38


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, supongo que se ponen un poco malhumorados si llegan tarde para la hora feliz o lo
que sea que tengan prisa para volver a Washington. De acuerdo, entonces, ¿qué tal esto?:
¿cuánto quieres de mí?”

Corey se atragantó con el Perrier, pero Jane no parpadeó. Se mantuvo tan fría como el
vaso en su mano.

"Oh, Forrest, no vamos a ser tan ordinarios como eso, ¿verdad?," Jane preguntó. "No eres
un banco, después de todo, y no soy una viejita con una boleta de retiro en blanco en mi
mano."

Mitchell se rió de nuevo, pero más apreciativamente esta vez. Era obvio que estaba
probando a Jane, y Jane no quería nada de eso.

"Tienes razón," él concedió. "Los números son para los contadores de frijol y la gente
desesperada. Jesús, como huele el interior de un banco incluso en estos días?"

Carter se aclaró la garganta. "Se parece mucho a tu casa, en realidad: adornado,


pretencioso, un poco intimidante."

Mitchell dirigió su mirada afilada como láser hacia Carter. "Bueno, ese es el punto, ¿no te
parece, William? La muestra de riqueza es realmente la muestra de poder. Y el poder es,
como sabes, lo que hace girar este viejo mundo."

Corey nunca había oído a nadie referirse a Carter como William. Él se encogió ante eso
también, como si fuera un niño siendo llamado por el profesor. Claramente no le
importaba Forrest Mitchell.

Carter frunció el ceño. "Realmente no queremos comenzar una discusión acerca del poder,
¿verdad? Está debajo de nosotros."

Mitchell frunció su pequeña boca. "Tienes razón, William. No tiene sentido perder el
tiempo hablando de lo obvio, así que ... " Volvió toda su atención hacia Jane. "Soy un
gran defensor tuyo, como sabes."

"¿Quieres decir de mí y el presidente?," Jane respondió con frialdad.

Corey sabía que Jane no sería involucraba en un juego de partidarios alineándose con ella
o Collins, como si la campaña fuera una especie de contienda entre sí y no un esfuerzo
conjunto. Probablemente perdería en ese tipo de juego a la larga de todos modos, porque
Collins tenía muchos moderados como partidarios, incluyendo algunos republicanos.

XWPColección: Página y Facebook 39


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Por otra parte, no era exactamente un secreto que Collins viera la sexualidad de Jane como
un lastre. Si él pudiera sacarla de la papeleta y aún así ganar, lo haría en un instante. Si
Collins pensaba que su partidario más rico — Mitchell — sólo estaba donando a la
campaña debido a Jane, podría ayudar a solidificar su lugar en la papeleta, Corey
concluyó.

"Ah, bueno, supongo que si quieres ponerlo así, entonces sí. Pero tengo que ser
completamente honesto contigo," Mitchell dijo. "Tú y yo estamos en el mismo equipo,
Señora Vicepresidenta. El Presidente Collins no lo está. De hecho, ni siquiera está en
nuestra liga."

Jane tenía que saber muy bien a qué se refería Mitchell pero arqueó las cejas
inquisitivamente.

La cara de Mitchell se apretó con emoción. "Collins nunca va a levantar un dedo para
promover los derechos de los homosexuales. Sin duda eso es dolorosamente obvio para
ti."

Jane trató de defender los escasos avances realizados durante el primer mandato Collins-
Kincaid, pero Mitchell desestimó sus intentos. Le recordó con palabras suficientemente
enigmáticas para preservar sus misteriosos logros políticos que la derogación de No
preguntes No digas fue más su victoria que el de la administración o de cualquier grupo de
presión.

"Lo que estoy diciendo aquí," él continuó, "es que Collins es el gran obstáculo. Él no
quiere asustar a los moderados y a los pocos conservadores en su bolsillo. Entiendo
eso. Pero seguramente si fueras la mandamás, serías mucho más, cómo debería decirlo —
simpática — para la causa. No hace falta decir que estoy a favor de eso."

Así que era eso, Corey pensó. Si Jane de alguna manera saltaba a la cima de la papeleta, o
si ella se postulaba para presidenta en cuatro años a partir de ahora, el apoyo financiero de
Mitchell era suyo con sólo pedirlo, pero había un precio. A cambio, él esperaría que
tomara una acción decisiva sobre los derechos de los homosexuales con respecto a las
cuestiones federales como inmigración y las leyes fiscales. Esperaría que ella haga los
derechos de los homosexuales una de sus principales prioridades.

"Sr. Mitchell, " Jane respondió de manera uniforme," Agradezco su apoyo, pero puedo
asegurarle que la papeleta sigue siendo como está y será un segundo mandato Collins-
Kincaid. Más allá de eso, bueno, déjeme decirle que me gusta mantener todas mis
opciones abiertas. Para que conste, mi punto de vista del trabajo del presidente es uno
más de conciliación, de forjar acuerdos de cooperación y negocioción que son buenos y
justos para todos, en lugar de dejar que un tema específico pero polémico impulse la

XWPColección: Página y Facebook 40


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

agenda. Los políticos de un solo tema no tienden a tener carreras largas, ni tampoco
tienden a lograr mucho en el cargo."

"Habla como un verdadero político." La sonrisa de Mitchell estaba llena de


condena. "Podemos ser más honestos el uno con el otro, ¿no?"

Jane sonrió benignamente. "Pensé que estabamos."

La risa de Mitchell no contenía ningún regocijo. "Está bien, déjame hacer las cosas un
poco más claras. Los apoyaré a tí y a Collins con una generosa donación. Pero si
realmente quieres mi apoyo — todo mi apoyo — tú y yo podríamos llegar muy
lejos. Podríamos lograr grandes cosas juntos, pero sólo si tienes las p — quiero decir,
el estómago para ello. Y entiendo tu inclinación a ser cautelosa acerca de ciertos temas
polémicos." Mitchell dejó su pesado vaso de cristal y se levantó, indicando que la reunión
había terminado. "Pero no soy un hombre muy paciente."

"Te agradezco de antemano por tu apoyo al presidente Collins y a mí." Jane se levantó
para estrecharle la mano. "Gracias por reunirnos. Fue un placer."

"Igualmente. Encontrarás un cheque a la tesorería de tu campaña para mañana. Parece que


podrás tomar tu vuelo después de todo, Señora Vicepresidenta."

Bastardo arrogante, Corey pensó mientras ella y el resto del grupo se amontonaban en una
elegante limusina para el viaje a LAX (Aeropuerto Internacional de Los Ángeles) y al
Fuerza Aérea Dos. Una mampara de cristal le dio a ella, Jane, Alex y Carter privacidad de
los agentes del Servicio Secreto en la asiento delantero.

Jane tamborileó ansiosamente sus dedos sobre su rodilla. "¿Pueden creer que Mitchell
estaba listo para negociar algún tipo de acuerdo conmigo? Lo hizo sonar como si él
personalmente me financiara si fuera deshonesta."

Carter parecía como si se hubiera tragado algo muy desagradable. "Suena muy bien si
estás buscando un titiritero."

"Bueno, por suerte no lo estoy."

"Personas como él nunca están satisfechas de todos modos," Carter continuó. "No a menos
que haya una revolución gay con él como el superhéroe enmascarado. Juro que es como se
imagina a sí mismo."

"¿Es ese su objetivo final?," Alex preguntó. "¿Una revolución?"

XWPColección: Página y Facebook 41


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Carter se encogió de hombros. "Él tiene todo el poder y el dinero que podría desear. Es
heredero de la mayor cadena de tiendas departamentales en el país y un montón de
bodegas y destilerías exitosas. Su influencia no conoce límites — políticos, jueces,
ejecutivos de negocios más importantes, organizaciones de noticias. Por lo general
encuentra una manera de conseguir lo que quiere."

"¿Es corrupto?," Corey preguntó, anticipándose a la respuesta.

"Es despiadado," Carter dijo. "No se ensucia sus propias manos, pero sí, sus victorias
están generalmente salpicadas de la materia café."

"Una buena razón para mantener nuestra distancia," Jane dijo.

Alex asintió hacia Carter. "Parece que sabes mucho sobre Mitchell. ¿Realmente tiene su
propia mafia gay?"

Echando un vistazo alrededor de la limusina, Corey consideró el hecho de que Jane


parecía tener su propia pequeña mafia gay, aunque ella no era considerada oficialmente
parte del círculo interno gay de Jane. Todavía. Su recién descubierta curiosidad lésbica
seguía siendo un secreto bien guardado, pero eso tendría que cambiar si su curiosidad
realmente culminaba en el sexo uno de estos días. Jane no toleraría secretos de ninguno de
ellos que pudieran joderla más tarde, especialmente en un año electoral.

"Sí," Carter respondió, "pero es más como su propia pequeña banda de revolucionarios
que él controla, excepto que les gusta mantenerse a la sombra. Lo que hacen es todo muy
turbio y muy detrás de las escenas."

"Es todo por una causa noble sin embargo, no es así?," Corey preguntó.

Jane sacudió la cabeza. "Noble o no, es la forma en que Mitchell hace su negocio que no
me gusta. Prefiero ver los cambios efectuados desde el interior, trabajando dentro del
sistema, no desde el exterior con cosas como el chantaje, el soborno, o cualquier otra
táctica que use. En mi opinión, él es totalmente desacreditable. Quiero decir, ¿cómo puede
considerar algo una victoria si lo logra de una manera tan despreciable?"

Alex cerró su mano cariñosamente sobre la de Jane. "Cariño, te lo he dicho muchas veces,
eres demasiado ética para este negocio."

"Mitchell no debe pensar así. Él piensa que si puede arrojarme el dinero suficiente,
tenderme a la cima de la papeleta, entonces estaré feliz de cumplir sus órdenes."

XWPColección: Página y Facebook 42


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Porque eres gay?" Corey no sabía si ser gay automáticamente le daba entrada a un club
exclusivo, aunque sospechaba que si — un club con apretones de manos secretos, códigos
y esa cosa evasiva llamada gaydar.

Ella era un extraña en una tierra extranjera, una virgen lesbiana cuando se trataba de
conocimiento interno. Se preguntó si podría iniciarse en el nuevo mundo una vez que
realmente tuviera relaciones sexuales con otra mujer. Como un sueño que de repente pasa
del blanco y negro al technicolor. Como Dorothy viajando a la tierra de Oz. Casi se rió
fuerte ante la analogía.

Bueno, el sexo de cualquier tipo en este momento sería maravilloso. Había perdido la
cuenta de cuanto tiempo había pasado desde la última vez que tuvo relaciones sexuales,
pero supuso que había pasado más de un año. Estaba en el punto de casi trepar por las
paredes de la frustración.

"Probablemente," Jane respondió. "Maldita sea, da a entender que no hago lo suficiente


para avanzar en la agenda homosexual, que le doy la espalda a mi propia gente porque no
tengo las pelotas para eso. Sus insinuaciones me encabronan."

"Tonterías," Carter dijo con enojo. "Vivir tu vida como eres dice mucho. Eres la
Vicepresidenta de los Estados Unidos que también sucede que es gay. Lo tratas como si
no fuera gran cosa, lo cual es como debe de ser, porque muy pronto los votantes
empezaran a pensar que no es gran cosa también. Has hecho un buen trabajo de no
definirte como la Vicepresidenta gay, sino simplemente la Vicepresidenta, y una
condenadamente buena. No dejes que Mitchell te haga pensar que tienes que ser la chica
del cartel para toda la comunidad gay. Haz eso y será tu ruina."

Corey sabía que Jane caminaba en la línea con cuidado. Ella vivía su vida personal sin
mentiras o vergüenza, sin hacer alarde de su sexualidad demasiado tampoco. Que estaba
en una relación fuerte, comprometida ayudó. Alex estaba callada, más feliz en el fondo
mientras Jane tomaba el centro de atención, pero era un elemento firme en la vida de Jane,
y ninguna hizo una disculpa por ello.

Alex no fue tratada de manera diferente que si fuera el compañero de vida masculino de
Jane. Si ella y Jane pudieran casarse legalmente en D.C., lo harían. Jane fue públicamente
clara en ese sentido, mientras hacía la fina distinción de decir que no tenían prisa por su
unión legal. En privado, por supuesto, Jane pensó que era una farsa que no pudieran
casarse en D.C. o su estado natal de Michigan, Corey lo sabía, pero su hermana era
paciente y confíaba en que las ganancias serían constantes e incrementables. Golpes
sencillos por ahora, seguidos de los ocasionales dobles o triples, le gustaba decir a Jane.

XWPColección: Página y Facebook 43


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Quién dijo que la política era un juego seguro no estaba bromeando," Jane
bromeó. Frotándose los ojos, los cerró y se apoyó en Alex. "Ese bastardo no me va a
poseer."

"Nadie te posee," Alex la calmó. "Excepto tal vez yo."

Jane no la oyó. Estaba profundamente dormida, durmiendo los pocos minutos que
quedaban hasta el aeropuerto.

La multitud en la pista era mucho más grande de lo esperado. Al menos un millar de


personas gritaron y saludaron, algunos llevando los nuevos carteles de Collins-Kincaid
con sus colores azul, rojo y blanco. Había sido una sugerencia de Corey — Democrático
azul con bastante rojo y blanco sugería que Jane y Collins eran el equipo de Estados
Unidos. Los carteles agitándose la hicieron orgullosa de ver su diseño salpicando el
horizonte de caras exuberantes.

Jane se sumergió en la multitud, los agentes luchando por seguir el paso con ella, pero
Alex se quedó a su lado. Si Alex se sorprendió de que casi tantas manos se acercaron a
ella como para Jane, su expresión no lo demostró. Saludó a la gente animosamente,
aunque no con tanto entusiasmo como Jane, que parecía sacar fuerza y energía de los
cuerpos aumentando. Estrechó las manos, aceptó el ramo ocasional, compartió palabras,
aceptó las gracias y autografió algunos carteles. Su sonrisa se amplificó, su agotamiento
parecía elevarse como una niebla desapareciendo por el cálido sol.

Las multitudes revitalizaron a Jane, y no los interminables secretos tejemanejes, los


contactos, la recaudación de fondos, la estratagema y la incesante mierda. En medio de
una multitud, Jane estaba en su elemento.

Jane se giró hacia Corey, dándole un guiño que decía, esto es porque me encanta mi
trabajo. Cada vez que Jane tenía esa mirada en ella y esa energía contagiosa, Corey estaba
lista para seguirla hasta los confines de la tierra.

XWPColección: Página y Facebook 44


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO CINCO
Tres semanas en Washington, y Julia todavía tenía dificultades para establecer contactos
sólidos en la Casa Blanca y en el Congreso. Era una ciudad difícil de agrietar. Su nuevo
compañero reportero en el cuerpo de prensa de la Casa Blanca, Dane Williams
del Chicago Tribune, trató de tranquilizarla, diciéndole que tomaba meses, incluso años
establecer una relación con fuentes confiables, pero ella no era tan paciente. No sabía
cuánto tiempo duraría su asignación aquí, posiblemente sólo hasta que las elecciones
terminaran. Ella nunca tendría una mayor oportunidad de impulsar su carrera.

No estaba buscando la fama instantánea, notoriedad o un contrato de seis cifras. Quería


hacer un buen trabajo, reforzar su currículum, y luego ir por el tipo de trabajo que
realmente quería, como una corresponsal que viaja por el mundo o una reportera de un
gran periódico con una reputación nacional. Poder viajar tanto como quisiera y escribir
sobre lo que sea y quien quisiera, tener una cuenta de gastos sin límites, y plazos y
horarios flexibles. Después de eso, tal vez incluso escribiría un libro o dos.

Su impaciencia la condujo al hotel Hay-Adams: viejo, aburguesado, legendario, y justo


enfrente de la Casa Blanca al otro lado de la Plaza Lafayette. El bar en el sótano, llamada
Off the Record, era un lugar de reunión no oficial para los miembros del personal de la
Casa Blanca y el Capitolio, así como periodistas y en ocasiones dignatarios extranjeros. El
bar era famoso por los martinis clásicos e incluso más clásico por los clientes, Julia había
escuchado. Dane le había sugerido amablemente que pasara un par de noches a la semana
en el bar si quería conocer a personas influyentes en un entorno relajado. No estaba segura
de que su cartera o su hígado pudieran soportar ese tipo de ritmo, pero compartir un par de
copas podría lubricar algunos de los borrachines en compartir las cosas que
probablemente no deberían. Esa era su esperanza a corto plazo, de todos modos. A largo
plazo, podría ser capaz de desarrollar algo con los contactos para las historias, personas a
las que podría acudir por citas o confirmaciones.

Julia llegó después de las ocho. Ella hubiera preferido pasar la noche leyendo el último
misterio de Elizabeth Sims en la cama con una copa de vino en su mesita de noche y
Ralph, su gato atigrado plateado, acurrucado a sus pies. Pero qué demonios. Pasaba casi
todas las noches de esa manera, y todo lo que consiguió fue una pila más corta de libros
para leer y los pies cálidos de Ralph. Sólo una copa, se dijo, y si no se materializaba
Garganta Profunda, daría la noche por terminada.

El bar tenía un ambiente de club exclusivo. El alto techo estaba cubierto de estaño
prensado, las paredes de paneles de madera oscura. Había banquetas de cuero de color
rojo sangre, una reluciente barra semicircular, y un montón de pequeñas alcobas privadas
para conversaciones en voz baja.

XWPColección: Página y Facebook 45


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Se imaginó que muchos acuerdos secretos se habían llevado aquí a lo largo de los años, tal
vez sobre el fragante humo de cigarro y martinis secos en los años de Roosevelt y
Kennedy, cigarrillos rancios y amargo whisky en la era Nixon.

Tomando un asiento en la barra, Julia le sonrió al barman, un hombre mayor con un


acento irlandés y los dientes manchados de cigarrillos. Ella pidió un
cosmopolitan. Sintiéndose hambrienta porque se había saltado la cena, con
agradecimiento manoseó los platos plateados de cacahuetes, guisantes wasabi y almendras
ahumadas.

"Es por eso que vengo aquí. Por los frutos secos." Un hombre alto con el pelo hirsuto
plateado y escrutadores ojos castaños se materializó a su lado. Se sentó como si fuera su
taburete personal y agarró un puñado de almendras a la boca.

Nota para mí, saltar las almendras de ahora en adelante.

"¿Cómo estás, Fred?" El extraño asintió hacia el barman. Habló en un ligero acento
sureño, quizás un acento de Carolina del Norte como el de Alex. Él sonrió con
desaprobación al cosmopolitan de Julia cuando Fred colocó el cóctel frente a ella. Con una
voz que probablemente él profundizó para su beneficio, ordenó un martini — agitado y
con muchas aceitunas.

Idiota, Julia pensó, y luego recordó la razón por la que estaba aquí. Ella se enderezó,
inclinándose ligeramente hacia él. "Por cierto, soy Julia."

"Lo sé. Landen, ¿verdad? Miami Herald?"

La boca de Julia se aflojó por la sorpresa. "Sí. ¿Te conozco?"

"No estés tan sorprendida. Es mi trabajo conocer a cualquiera merodeando por la Casa
Blanca en estos días, especialmente cualquiera con su nariz hasta ahora en las nalgas de
Collins y Kincaid. Estás cubriendo su campaña."

Julia tomó un sorbo de su bebida, sumamente insultada por su comentario y nerviosa que
este extraño supiera mucho sobre ella. "Lo siento, pero ¿quién eres?"

La sonrisa de él era depredadora e intimidante, como si disfrutara jugando con ella, o tal
vez disfrutaba tratando de burlarse de ella. "Jake Ainsworth. Trabajo para tu enemigo."

"Mi enemigo?" No tengo ninguno de esos, ¿o si?

Ainsworth sacudió la cabeza, presumiblemente por su ignorancia. Ella quería golpear la


arrogancia de su cara. "Soy el asistente del director de campaña de Colby Harrison."

XWPColección: Página y Facebook 46


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Colby Harrison era el favorito en la carrera por la nominación republicana para


presidente. Él era conservador con una ‘C’ mayúscula. Si su impulso continuaba, él sería
el oponente de Collins este otoño.

"Colby Harrison no es mi enemigo, Sr. Ainsworth," dijo. "Soy una periodista que informa
— objetivamente — sobre la campaña de reelección de los Demócratas."

Él se rió como si simplemente le hubiera contado la broma más divertida del mundo. "No
vas a pretender ser uno de esos, ¿verdad?"

"Uno de qué?," ella espetó, cada vez más impaciente y enojada a cada segundo, a pesar de
que era muy consciente de que Ainsworth la estaba molestando.

"Uno de esos periodistas que pretenden que lo que están haciendo es noble. Ya sabes, todo
por el bien público y simplemente presentando los hechos. Ese tipo de pendejadas."

"¿Estás diciendo que crees que soy una animadora para el gobierno actual? Me encantaría
que me dijeras algunos ejemplos específicos porque estás equivocado. Totalmente
equivocado, señor. " Adelante, alégrame el día, idiota. Todas mis historias han sido
objetivas y justas.

Mientras esperaba por su réplica sabelotodo, ella alcanzó a ver a Corey Kincaid
deslizándose en un reservado con la jefa del personal de Jane, Stephanie Cameron. Los
reservados eran tan privados que ya no podía verlas una vez que habían tomado sus
asientos. Se preguntó si Corey la había visto sentada allí con el Sr. Personalidad.

"¿Sabes una cosa?," Ainsworth dijo, sus ojos perdiendo su hostilidad y transformándose
en algo espeluznante que no quería analizar muy de cerca. "Eres muy caliente cuando
estás enojada."

Caliente? ¿Realmente dijo caliente? "No estoy enojada. Y no soy caliente," ella
resopló. "Lo que estoy es desconcertada por donde obtienes tus ideas."

"Verás, tus labios se ponen más llenos y rojos cuando estás enojada, y tus ojos se ponen
más oscuros, y tu pecho — "

"Muy bien, ¡Alto ahí, amigo. Mi pecho está fuera de los límites, muchas gracias." Si
todavía fuera policía, lo arrestaría. Por qué, no estaba muy segura, pero encontraría alguna
razón ... el robo de nueces o algo así.

Él se rió burlonamente y tomó un sorbo de su martini. "Maldita sea, estás quitando uno de
tus mayores activos de la lista."

XWPColección: Página y Facebook 47


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Ahora ella realmente quería golpearlo. O poner el tacón de su bota en el culo. En lugar de
ello, se levantó, agarrando su bebida en la mano sin saber qué hacer a continuación.

"No me vas a tirar eso, ¿verdad?"

"¿Me estás desafiando?"

"Julia, hola." Una Corey sin aliento apareció de repente a su lado. Julia no había pensado
que Corey fuera el tipo de caballero en brillante armadura. De hecho, no había pensado
mucho en ella en absoluto desde el viaje a California. "Lo siento, no me di cuenta que
estabas aquí hasta ahora," Corey continuó. "Me confundí de hora y pensé que nos
encontraríamos a las nueve. Tengo una mesa para nosotros."

"Bueno, bueno." Ainsworth se giró hacia Corey. "¿Cómo marchan las cosas de esa
preciosa pero equivocada vicepresidenta nuestra?"

"Están bien, Jake. Muy bien. Mejor que bien, en realidad."

"Bien, porque sólo tiene unos meses más en el trabajo. Supongo que eso significa que tú
también." Él suspiró profundamente. "Lástima que el lugar no tendrá el mismo glamour
cuando Harrison lo inaugure. Tengo que reconocerlo a ustedes demócratas, siempre nos
ganaron en el departamento de estilo."

Corey puso los ojos en blanco pero no dijo nada más.

"Adiós, Julia," Ainsworth dijo mientras ella y Corey se alejaban. "Fuiste más divertida de
lo que esperaba."

"Jesús," Julia dijo después de deslizanse en el reservado. "¡Que patán!"

"Sí. Sumamente molesto y un culo presumido, pero inofensivo por lo que sé," Corey
dijo. "Se divierte siendo insultante."

"Bueno, gracias por subir en tu caballo blanco y rescatarme. Incluso me habías engañado
por un minuto acerca de tener una cita contigo." Ella aún no había conocido a Corey y
Steph de manera informal, y ni siquiera estaba tuteandose con cualquiera de ellas.

Steph miró a Corey, su admiración clara. "No encontrarás a alguien mejor en pensar o
actuar en sus pies."

"Excepto mi hermana mayor. Ella es la maestra."

XWPColección: Página y Facebook 48


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno, la hermana mayor ha tenido más práctica que tú, querida. Escucha." Steph giró su
atención a Julia. "No eres tú Julia, pero tengo que salir de aquí. Reuniones temprano
mañana, y tengo un poco de trabajo de preparación para hacer en casa esta
noche. Hablaremos en otra ocasión." Ella salió del reservado y arrojó un billete de veinte
sobre la mesa. "Cómprate otro cosmo por mí, ¿de acuerdo? Mi manera de disculparme por
salir corriendo."

Julia le sonrió. No conocía a Stephanie Cameron muy bien, pero le gustaba su


franqueza. A ella le gustaba todo el personal de Jane y si eso hacía que algunas personas
pensaran que era una animadora, bueno, que así sea. Al menos, tratar con gente
inteligente, alegre a diario hacía que su trabajo fuera mucho mas agradable.

"Gracias, estaría feliz de invitarte otra bebida. Entonces, el Sr. Ainsworth finalmente
podría tener alguna evidencia de que soy parcial."

Ambas mujeres rieron, y Corey dijo, "Bueno, si ese es el secreto de una buena prensa, te
compraré tantas bebidas como quieras!"

Steph se despidió y se fue, evitando deliberadamente el camino cerca de Ainsworth.

"Gracias," Julia dijo, todavía un poco sin aliento por su encuentro con Ainsworth. "Pero
tendrías que hacer mucho mejor que un par de copas."

Algo en los ojos de Corey se encendió brevemente, como si una reaparición coqueta
pudiera estar en camino. Julia esperaba que sí, aunque no había oído nada acerca de Corey
siendo gay, y ni siquiera había considerado la posibilidad hasta ahora. Ella miró a los
atractivos ojos castaños de Corey y el rostro inteligente y agradable que se parecía tanto a
su hermana más conocida, esperando por algún tipo de señal. Descubrió que la belleza de
Corey era mucho menos intimidante que la de Jane. No porque fuera menos bonita, sino
porque era mucho menos poderosa.

"Eres una dura negociadora," Corey finalmente respondió, poniéndose seria. "Espero que
Ainsworth no estuviera tratando de sacarte alguna información."

"No, no lo estaba. En realidad no estoy segura cuál fue el objetivo de la conversación,


aparte de hablar mal de mí y de la administración, y ponerme totalmente alterada."

"Es bueno en eso, pero es una de esas personas que siempre están buscando algo."

"Tenía la esperanza de hacer un poco búsqueda yo misma," Julia confesó. "Me dijeron que
este era un buen lugar para buscar fuentes."

XWPColección: Página y Facebook 49


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Parece ser el lugar donde muchos empleados van a relajarse después de un largo día, y
ciertamente no eres la primera reportera aquí con la esperanza de oír algo útil. Para ser
honesta, todos estamos esperanzados de eso. Ya seas un reportero o un miembro del
personal, estás siempre trabajando, buscando algo o alguien que te ayude a hacer mejor tu
trabajo. Oportunidad de construir, lo llamo." Corey tomó un sorbo de vino blanco y les
ordenó a ambas otra copa de un camarero que pasaba.

"Esta ciudad es un nido de serpientes, y ninguna de las serpientes alguna vez duerme. O te
mantienes al tanto o eres la presa."

"Guau. Eso suena un poco aterrador."

El guiño de Corey aligeró sus palabras. "Si eres un pedazo de carne cruda, lo es. Hablando
de carne, Ainsworth parecía como si quisiera devorarte."

"Sí, bueno, una cabra tendría una mejor oportunidad conmigo."

Corey levantó las cejas divertida, pero no dijo nada hasta que llegaron sus bebidas. Al
parecer envalentonada, le preguntó, "¿Tu relación pasada con Alex es de conocimiento
común?"

"Dios no. Soy muy privada. Hace cuatro años, cuando tu hermana fue postulada a la
presidencia, hubo un par de historias de chismes en los periódicos sobre Alex que me
mencionaron, pero sólo mi nombre de pila. Los periodistas y los paparazzi nunca fueron
capaces de identificarme plenamente. Cielos, incluso Ralph no sabe nada de mi pasado
bien guardado."

"Ralph?"

"Mi gato atigrado"

Sonriendo, Corey sacudió la cabeza. "¿Dónde se te ocurrió el nombre Ralph?"

"Mis abuelos fueron grandes admiradores de ese viejo programa de televisión The
Honeymooners. Ya sabes, Ralph Kramden?"

"¿Es tu gato gordito y grosero como Ralph Kramden?"

"No. Es dulce, adorable y un gran cobarde."

"Bueno, estoy segura de que tu pasado está a salvo con Ralph. Pero si otras personas en
esta ciudad supieran de ti y Alex, muchos de ellos lo usarían como ventaja, ya sea para
obtener algo de ti, o para tratar de avergonzar a Jane y Alex. "

XWPColección: Página y Facebook 50


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Mira, Corey ... ¿puedo llamarte Corey?"

"Por supuesto, pero sólo si los nombres van en ambas direcciones."

La suavidad de la voz de Corey alivió algo de la exasperación de Julia. ¿Por qué todos
estaban tan paranoicos sobre ella trabajando en tan estrecha proximidad a Jane y
Alex? ¿De qué tenían miedo? ¿Pensaron que daría la entrevista contando todo a los
tabloides sobre su pasado con Alex? Que haría algo embarazoso como, Dios no lo quiera,
hablar de su vida sexual con Alex? O peor aún, que todavía quería a Alex y estaba aquí
para recuperarla?

Ella sintió que su cara se calentaba, pero indignadamente dijo, "No estoy aquí para causar
ningún problema para Alex o Jane. Ni siquiera busqué esta asignación, ¿de acuerdo? Sólo
estoy tratando de hacer mi trabajo. El pasado es el pasado. No tengo ninguna intención de
volver a visitarlo y remover algo."

La expresión de Corey se suavizó aún más. "Eso no es lo que quiero decir. Te creo,
Julia. Lo que estoy tratando de decir es que si algunas personas descubren sobre ti y Alex
— los paparazzi, oponentes y críticos de Jane — te perseguirían y harían de tu vida un
infierno. Quizás incluso desacreditarte en tu trabajo. Desacreditar a Alex
también. Cualquier cosa que desacredite a Alex desacredita a Jane por extensión. Es un
polvorín. Eso es todo lo que digo."

"Bueno, si alguien quiere rastrear mi pasado con Alex, no se los facilitaré."

"¿Me darás un aviso si eso llega a suceder?"

Si Corey estaba tratando de manipularla, Julia no captó ningún tipo de


vibraciones. Inexplicablemente y tal vez incluso prematuramente, confió en Corey. Si
Corey pretendía atraerla dulcemente en una trampa, bueno, que así sea. Tenía que confiar
en alguien en esta ciudad si iba a llegar a alguna parte. Dado que Alex no estaba realmente
hablando con ella y Jane era casi completamente inaccesibles, bien podría ser Corey.

"Sí, te lo haré saber si eso llega a suceder." Ahora ella quería algo a cambio. "¿Puedo
hacerte una pregunta?"

"Por supuesto."

Julia no sabía cómo moverse con sigilo dentro del tema, así que no lo hizo. "¿Es Alex
feliz?"

"Sí, lo es. ¿Por qué?"

XWPColección: Página y Facebook 51


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Quiero que lo sea, y me alegra de que lo es. Es ... sé que no soy su persona favorita en el
mundo. No sé cómo compensar lo que le hice."

"¿Crees que necesitas hacerlo?"

Julia reflexionó sobre eso. No, no lo necesitaba, decidió. Su ruptura sucedió hace mucho
tiempo, ella ya se había disculpado, pero Alex claramente seguía dolida.

"Fue hace mucho tiempo," respondió, "pero no quiero que me odie. No soy la persona que
era entonces — infeliz en mi trabajo, infeliz con todo lo relacionado con mi vida, y sin
saber qué hacer al respecto, excepto tirarlo todo y empezar de nuevo. No estoy orgullosa
de la forma en que manejé las cosas. Lo haría muy diferente ahora."

Corey la miró con recelo. "¿Todavía estás interesada en Alex?"

Esa era una respuesta fácil. Había habido un tiempo en que Julia podría haber vuelto con
Alex si Alex hubiera mostrado algún interés, pero Alex no lo tenía, así que siguió
adelante.

"No, en absoluto. Tuve algunos remordimientos después de que la dejé. Momentos en los
que pensé que podría haber cometido el mayor error de mi vida, pero sabía que después de
tomar una decisión tan drástica con Alex, no habría vuelta atrás. He hecho las paces
conmigo misma sobre el pasado. Aunque no estoy segura de que Alex lo haya hecho."

"Creo que algunas personas se aferran al dolor más que otras." Corey apartó la mirada.

Julia había visto el dolor en sus ojos mientras hablaba. Corey había sido lastimada por
alguien también. Realmente no era justo que Corey supiera todo acerca de su pasado y que
estaban teniendo una conversación de un solo lado, pero era parte del juego. Julia sabía
muy bien que Corey estaba juzgando que tan bien podía confiar en ella, cuanta integridad
tenía.

"Realmente me gustaría si Alex y yo pudieramos al menos llevarnos bien mientras esté en


Washington, pero si no, lo entiendo." Julia tomó un sorbo de su bebida. "¿Y tu
hermana? ¿Crees que ella me odia?"

"No. Jane no odia a nadie. Bueno, casi nadie. Es cuidadosa, un poco en el lado cínico,
pero no hay nada odioso o vengativo en mi hermana. Es la persona más justa que
conozco. Ella te dará el beneficio de la duda."

Julia se sintió aliviada. Si Jane hacía las cosas difíciles para ella, su carrera sufriría un
serio revés. "Me parece tan solitario aquí."

XWPColección: Página y Facebook 52


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"La ciudad o el ambiente de trabajo?"

"Ambos, supongo."

"Tienes razón, lo es." Todavía había rastros de tristeza en los ojos de Corey. "Todo el
mundo en esta ciudad es así, no sé, en guardia todo el tiempo. Es como si todos estuvieran
tan ocupados tratando de proteger su territorio, u ocupados escalando encima de otra
persona para conseguir lo que quieren. Luego están las horas intempestivas y viajar. Hay
poco tiempo para forjar amistades. " Tomó un largo sorbo de vino. "O algo más."

"Estupendo. Suena como si mi largo período de sequía no será saciada en cualquier


momento pronto."

Corey alzó las cejas antes de levantar su copa en un saludo. "Bueno, al menos podemos
saciar nuestra sed de vino, si nada más."

Julia convivió brindando con Corey. Dos amigas en el desierto del amor, pensó. A ella le
encantaría saber si las vibraciones homosexuales procedentes de Corey eran sólo su
imaginación. Probablemente nunca lo sabría, porque Alex ciertamente no le informaría, y
ella nunca podría venir directamente y preguntarle a Corey. Ella era una profesional, así
como Corey. Definitivamente no era una buena idea siquiera pensar acerca de la
sexualidad y la disponibilidad de Corey. Oh, bueno, ella estaba aquí para trabajar, no para
salir.

Con su segunda bebida terminada, Julia no estaba lejos de estar achispada. Es hora de irse,
a pesar de que una Garganta Profunda la había eludido. Al menos Corey había sido una
bienvenida sorpresa — habían hecho una buena conexión. Su instinto le decía que podía
confiar en Corey. Se puso de pie para estrecharle su mano, contenta por la cálidez que
recibió a cambio.

"Me gustaría que seamos directas la una con la otra en el trabajo," Corey dijo. "Es dar y
tomar con la prensa, y haré mi parte."

Julia sonrió ante la palabra directas. Ella prefería ser homosexual con Corey ... pero
bueno, una chica no siempre puede conseguir lo que quiere. "Eso suena muy bien para
mí. ¿Te veré por ahí?"

"Por supuesto." Corey le dio una sonrisa maliciosa. "Dime, esos otros reporteros de la
Casa Blanca te han dado una novatada todavía?"

Mierda. Se había olvidado de eso. "No. ¿Por qué?"

XWPColección: Página y Facebook 53


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey comenzó a reírse ligeramente. "Sólo estaba bromeando sobre esas cosas, pero si
necesita alguna protección de ellos, házmelo saber, y puedo lanzar una especie de primicia
en tu camino que los tendrá relamiéndose de envidia."

Julia se rió ante la idea de ser la envidia de cualquiera en esta ciudad. "Me encanta tu
idea. Gracias."

XWPColección: Página y Facebook 54


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO SEIS
A Jane le encantaba la Sala del Gabinete de la Sección Oeste. Le encantaba la
combinación de funcional y hermosa en su chimenea, las pinturas antiguas en las paredes,
las altas sillas antiguas de cuero y una mesa ovalada reluciente que sentaba a dos docenas.
Como un cuchillo colocado en una piedra de afilar, su conciencia aumentaba cada vez que
entraba en la Sala del Gabinete. Sentía como si de alguna manera pudiera obtener de algún
modo extraer ideas de estar en el mismo lugar donde se habían tomado decisiones
nacionales tan importantes a lo largo de las décadas — estrategias de guerra, la crisis de
los misiles cubanos, la renuncia de Nixon, las deliberaciones presupuestarias. Al igual que
un viejo roble con anillos de sabiduría y bajo su corteza, este era el lugar, incluso más que
la Oficina Oval, donde las cicatrices de batalla de la Casa Blanca podían encontrarse. Para
la reunión de estrategia de campaña, el personal de Jane fue eclipsado por el del
presidente. Ella había llevado a su jefa de personal Steph Cameron, al secretario de prensa
Will Carter, Corey — ahora su directora oficial de campaña — y un secretario de actas
para tomar notas detalladas. Collins había jalado a todos sus generales, así como algunos
de sus soldados de a pie, algunos de los cuales fueron relegados a las sillas adicionales a
lo largo de la pared. Su jefe y subjefe de personal, su equipo de gestión de campaña, y sus
principales estrategas y redactores de discursos parecían solemnes y carentes de
inspiración.

Lanza un crepé (Tipo de tela) negro por la sala y podría parecer que estamos planeando un
funeral, Jane pensó. Debería haber energía y optimismo en esta sala, no tanta
desolación. La actitud parecía ser la principal diferencia entre su personal y el de Collins,
y eso le preocupaba. En esta papeleta, necesitaban energía, entusiasmo, vigor, y si no los
tenían ahora, seguramente no los obtendrán una vez que las cosas se pusieran difíciles a lo
largo de la campaña.

"Quiero que los anuncios de ataque contra Harrison comiencen de inmediato," Collins
anunció como su salva inicial. "Por el amor de Dios, por favor, dime otra vez por qué
hemos esperado tanto tiempo."

Un joven asistente de campaña — Jane no podía recordar su nombre — se aclaró la


garganta con nerviosismo. "Creo que estábamos esperando el Super Martes de este mes
para que pudiéramos estar seguros de que Harrison era el claro favorito."

Collins, que siempre se veía perfectamente acicalado y regio, agitó su mano en el aire
como un director de cine impaciente. "Sabíamos hace semanas que él era el favorito. Nada
ha cambiado. Cristo, es mediados de Marzo. No hay una maldita manera de que alguien
vaya a atraparlo ahora. Pongamos el punto de mira en sus pelotas. ¡Ahora!"

El joven asistente negó con la cabeza en desafío. Pobre corderito, Jane pensó. Valiente, sin
embargo.

XWPColección: Página y Facebook 55


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No queríamos ir tras él demasiado pronto y darle credibilidad a su campaña," dijo el


asistente. "Usted autorizó — "

"No necesito una lección de historia de ti, muchacho, sobre lo que ha pasado en torno a
esta mesa las últimas semanas. Jesucristo, estás siquiera autorizado para conducir solo?"
Collins se quejó despectivamente de los muchachos afeminados de la Ivy League.

Castigado, el joven ayudante cerró la boca. Jane sabía que ningún otro del personal
pagado del presidente tenía el valor de enfrentarse a él cuando era obstinado y
malhumorado así, lo cual pasaba muchas veces, de hecho. En público, él era la voz de la
razón, la figura paterna tranquila y juiciosa. En privado, Dennis Collins podría ser grosero,
temperamental, insensible y un matón de primera clase. No la asustaba, sin embargo.

"Sr. Presidente," ella intervinó. "Fue sensato no ir detrás de Harrison demasiado


pronto. En mi opinión, sigue siendo sensato seguir dando marcha atrás por un tiempo
más."

La mirada de Collins podría haber quitado el tinte de sus zapatos negros de tacón
bajos. "¿Por qué demonios, Señora Vicepresidenta, debemos permitir que una bolsa de
mierda continúe destrozándonos? ¿Estás sugiriendo que nos siga dando por el culo y no
expresar una palabra de protesta?"

Jane suspiró para sí misma y trató de no poner los ojos en blanco. Collins nunca pudo
resistir un comentario homofóbico en su presencia. Si tuviera la intención de provocar una
reacción por parte de ella, no tendría éxito. "Si lo tomamos demasiado en serio demasiado
pronto — públicamente al menos — le da credibilidad. Y si lo golpeamos con fuerza
ahora, que nos queda después?"

"Te diré lo que nos queda después. Entregándole su culo en las elecciones."

"Eso es un hecho," Jane respondió sin problemas. "Si atacamos a Harrison con demasiada
severidad en este momento, pareceremos tan preocupados, como si no pudieramos
defender nuestra propia propuesta y tuvimos que pasar a la ofensiva. En segundo lugar,
arriesgamos a los votantes pensando en nosotros como matones o malos. Él es una ‘R’
mayúscula de Republicano en el extremo opuesto a nosotros en todas las formas
posibles. Él meterá la pata. Cuando lo haga, estaremos allí para saltar sobre él por todas
partes."

Un murmullo silencioso se elevó y cayó por la habitación.

Collins masticó un puro apagado antes de hablar. "Bueno, ¿están de acuerdo con ella
zoquetes o qué?"

XWPColección: Página y Facebook 56


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Ella tiene algunos buenos puntos," su jefe de campaña, Danny Steele, admitió a
regañadientes sin mirar a Jane. "Tal vez sería prudente dejar a Harrison un rato más, tal
vez incluso hasta que él sea el candidato oficial."

"Espera en la maleza hasta entonces, eso es lo que estás diciendo, Steele?"

"Sí y no, Sr. Presidente. Todavía deberíamos atacar su registro y su partido, pero no a él."

Collins masticó un poco más. Cuando sus ojos azules se giraron de nuevo hacia Jane, eran
como el hielo oscuro. "De acuerdo entonces. Lo jugaremos así. Vamos a seguir atacando
el registro de Harrison y sus promesas ridículas. Voy a mantenerme limpio en esto.
Mantén los anuncios oficiales que llevan mi nombre como obras de arte de jardín de
infancia por ahora. Jane, quiero que empieces a afilar tus garras."

"¿Señor?," Preguntó sorprendida.

Collins se quitó el puro hecho jirones, blando de la boca y lo apretó entre sus
dedos. "Mira, vas a ser mi pequeño perro de ataque. Eres la que atrae a las multitudes,
quién les da a todos una erección. No quiero que juegues bien con Harrison. Lo atacas a
partir de ahora, ya que puedes salirte con la tuya. Todos te seguirán amando."

Ella asintió benignamente ante la sonrisa petulante y las palabras maliciosas, reacia a
expresar lo que sentía por su orden.

"Todo lo que diga, Sr. Presidente."

"Me alegra oírlo. De hecho, te quiero en esa gran recaudación de fondos conmigo en la
ciudad de Nueva York a finales del mes. Hablaré en el almuerzo. Puedes hablar en el
concierto de Central Park después. Todos estarán fumando droga y bebiendo en el
concierto de todos modos, así que es un lugar tan bueno como cualquier otro para empezar
a arrojar algo de mierda en Harrison. Demonios, probablemente les podrías vender una
bolsa vaporosa de mierda de perro y decirles que son castañas asadas, y te creerían. De
todos modos, ahí es donde quiero que empieces a ir detrás de Harrison. Y en cualquier
otra oportunidad que se presente."

Jane era muy consciente de que su popularidad, sobre todo entre los jóvenes, y los pobres
y marginados, profundamente molestaban a Collins. Ella obtuvo una puntuación
extremadamente alta en las encuestas de integridad y confianza, más alta que cualquier
político nacional en años. Las personas confiaban en ella, y no era un acto, o Collins la
habría gustosamente copiado. En cambio, permaneció fría, distante y sin
emociones. Suponía que su nueva táctica de convertirla en su perro de ataque era una
manera de hacerla parecer menos angelical y más como una perra. Bueno, si él la quería
siendo la perra y él el bueno, que lo intente. Ella haría que se arrepintiera de su decisión.

XWPColección: Página y Facebook 57


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Alex colocó la gruesa carpeta sobre la mesita de noche, cuando oyó a Jane entrar en la
planta baja. Otro día tarde en la oficina, pensó, y sólo iba a empeorar a medida que la
campaña se intensificara. Poniendo sus lentes de lectura abajo — una desafortunada
consecuencia de haber cumplido los cuarenta — salió de puntillas del dormitorio, bajando
las escaleras en sus boxers y camiseta para encontrar a Jane hurgando en el
refrigerador. No pudo resistir un ataque sorpresa en ese culo redondo, desprevenido. Lo
pellizcó, haciendo que Jane saltara y se golpeara la cabeza con la puerta del refrigerador.

"¡Ay! ¿Te enseñaron cómo moverte como una mariposa y picar como una abeja en la
escuela del Servicio Secreto?," Jane preguntó. "No, espera, ese era Muhammad Ali,
¿verdad?"

"No me enseñaron a boxear, pero me enseñaron cómo ser muy observadora. Así que si vas
a sacar ese lindo culo de esa manera, que puede una chica hacer?"

"Hmm, ¿qué tal si me adviertes primero?"

"Y quitarle toda la diversión? ¡No lo creo!"

Jane finalmente se decidió por un pequeño envase de yogur de fresa.

Alex le entregó una cuchara. "Largo día, ¿eh?," Preguntó lo obvio.

“Largo día sentada en mi culo discutiendo con Collins y sus estirados sobre la estrategia
de campaña. Jesús, tienes que decir algo de tres maneras diferentes y prácticamente
gritarles antes de que empiecen a escuchar, e incluso entonces de un solo oído." Jane
cuchareó el yogur en su boca a una ritmo furioso. "Cuatro años más de golpear mi cabeza
contra la pared. Dios, no quedará nada de mí."

"Oh, cariño." Alex envolvió a su amante en un fuerte abrazo, aplastando el recipiente de


yogur vacío entre ellas.

Jane era una amenaza real para Dennis Collins. Ella era más inteligente, más astuta
políticamente, mucho más agradable, y tenía una personalidad vivaz que absolutamente
empequeñecía la suya.

Collins era hetero y un hombre — los dos elementos tangibles que lo habían puesto en la
Oficina Oval por encima de Jane, pero los tiempos estaban cambiando, y rápidamente.
Una mujer — y una lesbiana — como presidenta ya no era una fantasía o un sueño
utópico. Jane era la siguiente gran esperanza para los Estados Unidos. Collins, sin duda,

XWPColección: Página y Facebook 58


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

también lo sabía. Él haría todo lo posible para mantener a Jane en su lugar, para contener
su ambición, y para recordar a los electores que este era su tiempo. Él era el presidente, y
la historia bien esperaría. Por supuesto, si ella lograba sucederlo algún día, él afirmaría
parte de su éxito como propio, como si hubiera sido el arquitecto de eso todo el tiempo.

Sí, pensó Alex, ella había aprendido algunas cosas acerca de la política en los últimos
cuatro años. "Te prepararé un baño de burbujas y podrás contarme todo sobre eso."

"Sí, y entonces no."

"¿Eh?"

"Sí al baño de burbujas, no a hablar más sobre eso."

"Está bien, no se habla de trabajo esta noche."

Jane sonrió contra su cuello. "Estás medio en lo cierto."

"¿Lo estoy? Siempre pensé que tenía razón."

La risa baja gutural de Jane le hizo cosquillas en la piel. "Bueno, tienes razón más que
nadie que conozco, pero iba a sugerir no hablar más en toda la noche. Acerca de todo."

"Hmm, me gusta la idea. Siempre y cuando la conversación sea reemplazada por algún
tipo de acción."

"Ah, leíste mi mente exactamente! Un poco de acción es exactamente lo que necesito


después de un día como el de hoy."

"En ese caso, estoy feliz de sacrificarme por mi país."

"Ahora, ¿cómo sabía que ibas a decir eso?"

"Porque sabes que soy una leal, trabajadora estadounidense que hará cualquier cosa por la
vicepresidenta de mi país, incluyendo ponerme de rodillas."

Jane gruñó feliz y la besó vigorosamente. "¡Ahora estás hablando, bebé."

Momentos más tarde, Alex y Jane se reclinaban a cada extremo de la gran bañera, en su
mayoría en silencio, salvo por la plática de algunos asuntos menores de la casa. Ella sabía
que no era inusual que Jane quisiera paz y tranquilidad después de un particularmente
estresante día de trabajo. Jane hablaría más sobre eso con el tiempo — ellas hablaban de

XWPColección: Página y Facebook 59


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

todo. Jane la incluyó en todos los aspectos de su trabajo. Confiaba en ella, respetaba su
opinión y consejo, y sacaba fuerza y energía de compartirlo.

Alex podría no ser un animal político como Jane, pero sabía lo que era importante, sabía
instintivamente lo que Jane necesitaba y lo que era bueno para ella, y sabía que Jane
valoraba su aporte. Alex comenzó a masajear las plantas de los pies de Jane descansando
en su jabonoso regazo, disfrutando de los bajos gemidos de placer que cada caricia
provocaba. Nunca hubiera previsto un papel tan secundario para sí misma en una vida
conyugal, el papel de una esposa solidaria que se mantiene estoicamente en segundo
plano, comprometiendo sus propias ambiciones, revolviendo su mundo de manera tan
subordinada a la otra persona. Ella nunca se habría imaginado su vida de esta manera, sin
embargo, se había imaginado completamente enamorada, instalada e invirtiendo en la vida
de su pareja, trabajando juntas en una vida conyugal totalmente comprometida. Estaba
destinada a ser la mitad de un todo, incluso si ese todo era algo más grande de lo que
jamás soñó. Las ambiciones de Jane se habían convertido fácilmente en sus ambiciones, y
la vida de Jane tan parte de la suya que la unión entre ellas se había vuelto invisible.

Así era exactamente cómo su vida estaba destinada a ser, Alex pensó, la suma de su
relación era mucho mayor que sus partes. Nunca había sido así con Julia, y no era sólo
porque eran prácticamente niñas cuando estuvieron juntas por primera vez. Ella había
amado a Julia. Habían tenido una gran química sexual. Pero ver a Julia ahora le recordaba
que su amor había sido una simple copia, que nunca tuvo la intención de sobrevivir a las
tormentas, y nunca la intención de convertirse en una entidad propia como su relación con
Jane. Ella y Julia eran dos personas que habían unido sus mundos durante un breve
período de tiempo, afluentes que fluyeron en una gran corriente antes de serpentear de
nuevo en diferentes direcciones.

"Pareces sumida en tus pensamientos, mi amor," Jane comentó.

Alex volvió su atención al presente. "Realmente no. Pero admito que me alegraré por las
dos cuando esta elección haya terminado."

Jane cerró los ojos por un momento. "Tengo una sensación extraña sobre eso en la boca
del estómago."

"¿La tienes?" Jane tenía un gran instinto para esperar lo inesperado, casi como un sexto
sentido. "¿Bueno o malo?"

"No estoy segura todavía. Bueno, creo."

Alex pensó en la gruesa carpeta en su mesita de noche, conocida como El Álbum en el


lenguaje del Servicio Secreto. Contenía los perfiles de cualquiera considerado una
amenaza para Jane y Collins, especialmente aquellos que podrían estar en las

XWPColección: Página y Facebook 60


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

proximidades en la Ciudad de Nueva York durante la visita de la campaña programada en


dos semanas.

Igual que los agentes en el equipo de protección, ella memorizaría el libro. Cada vez que
escaneaba multitudes, esas fotos estarían en el primer plano en su mente. Ella nunca
olvidó que la seguridad de Jane estaba siempre en riesgo, pero al menos sentía que tenía
un papel en protegerla.

Se preguntó como sería para los cónyuges de los otros candidatos, sentir temor por la
seguridad de sus seres queridos, y no tener ni una pizca de control de eso, estar
constantemente afuera. Ella no era tan tonta como para pensar que cada posible amenaza
contra Jane siempre sería descubierta y frustrada, pero al menos estaba en medio de ella
con los ojos muy abiertos y un arma a su lado. Haría todo en su poder para mantener a
Jane a salvo, y su poder era significativo.

Los ojos de Jane se abrieron, y acarició tiernamente el antebrazo de Alex. "Alguna vez te
has preguntado como será nuestra vida cuando toda esta locura termine?"

"¿Quieres decir cuando seamos solo nosotras?" Alex se echó a reír. "No estoy segura de
que eso vaya a suceder alguna vez, pero es una buena idea."

"Sí, una bonita pequeña fantasía. Probablemente no sabremos qué hacer con nosotras
mismas de todos modos sin las interrupciones constantes, las situaciones de alto estrés, los
viajes, las reuniones y las decisiones que deben tomarse cada minuto."

"Oh, créeme, puedo pensar al menos una cosa."

Eso llamó la atención de Jane. Su sonrisa se volvió necesitada y esperanzada. "Quieres


hablarme de eso?"

"La vida es demasiado corta para las palabras," Alex dijo con una sonrisa. "Creo que lo
que se necesita es una pequeña demostración."

"Cariño, leíste mi mente perfectamente." Jane saltó de la bañera y cogió la toalla. "Porque
lo que realmente podría usar después de un día como el de hoy es una buena fo — " Ella
batió las pestañas juguetonamente. "Es decir, un poco de amor."

Alex se rió mientras seguía a su esposa desnuda al dormitorio. Lo encontraba muy sexy
cuando Jane hablaba explícitamente. Tal rareza, bastante impropia de una Vicepresidenta
de los Estados Unidos, y la excitaba. "Hmm, un poco de amor es un hecho. Pero estaba
pensando más en la línea de tu primer pensamiento."

XWPColección: Página y Facebook 61


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Los ojos de Jane bailaron con promesa y anticipación. "No obtendrás ningún argumento
mío."

Tendidas en la cama, la cálidez de su cuerpo mezclándose con el de Jane mientras yacían


una al lado de la otra, Alex ardía de excitación. Muy a menudo el trabajo o el viajar
interfería con su tiempo íntimo. Ahora estaba desgarrada entre querer hacer el amor con
Jane lento o dárselo rápido y duro. Jane decidió por ella.

"Oh, Alex, por favor, no lento," susurró con urgencia, deslizando sus uñas
provocativamente a lo largo del bíceps de Alex. "Te necesito encima de mí. Déjame
sentirte dentro de mí."

Alex se colocó encima de Jane, besando su boca. Deslizó su mano abajo por el suave,
apretado vientre de Jane y aún más abajo, hacia la delicadeza de sus muslos internos. Jane
ya estaba mojada, un sendero mojado llevando a Alex a casa.

"Te amo, bebé," Alex murmuró mientras sus dedos encontraron la suavidad de Jane, tan
caliente y húmeda. Ella cerró los ojos, concentrándose en las texturas en el extremo de los
dedos, la urgencia de Jane en la palma de su mano.

"Alex," Jane respiró. "Cariño, te necesito dentro de mí. Por favor."

Oh, sí . Ella quería eso también.

Sujetando a Jane con fuerza, su boca entre los pechos de Jane, entró en ella bruscamente y
de repente. Jane jadeó de placer ante la penetración, cerrándose alrededor del dedo de
Alex, un cálido y húmedo apretón que hizo que el clítoris de Alex palpitara violentamente.
Ella se movió dentro de Jane y deslizó un segundo dedo, empujando su propio clítoris
excitado contra el muslo de Jane. Comenzó a montar la montaña rusa del deseo de Jane a
las cumbres y mesetas más y más altas. Rápido y duro, fuertemente y en perfecta
sincronía, se sumergió hacia el clímax de Jane.

La boca de Alex encontró el pezón de Jane. El grito agudo de Jane señaló la embestida del
orgasmo, y Alex la abrazó hasta que los espasmos se calmaron.

"Oh, Dios, lo necesitaba," Jane dijo entre los alientos.

"Eso, querida, fue sólo el primer platillo."

Jane se rió somnolienta. "Voy a estar destrozada para cuando lleguemos al postre."

"Muy bien. Podemos saltarnos el postre siempre y cuando pueda conseguir dos orgasmos
más esta noche."

XWPColección: Página y Facebook 62


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¡Ja! Estoy bien pero no soy tan buena. Especialmente después de un largo día."

Alex se movió junto a Jane, encerrándola en sus brazos.

"Sólo estoy bromeando, mi amor. Nada me gustaría más que te duermas en mis brazos."

"Mmm, eso sería celestial. Pero hay algo que tengo que hacer primero."

"No. Lo que sea que se necesite hacer, lo haré."

"Oh, no, no lo harás. No me estás privando de eso!"

"¿Qué?"

Jane se colocó encima de Alex. "Esto!" Sus ojos brillantes de renovada energía, se deslizó
por el cuerpo de Alex.

Oh, Jesús, Alex pensó al primer toque de la boca de Jane sobre ella. Oh, Jesús, sí! No
pares bebé, no pares no pares! Sabía que sería rápido, demasiado rápido, porque había
pasado más de una semana desde su último orgasmo. Su cuerpo ansiaba el toque de
Jane. Ahora que lo tenía, no podía tener suficiente. Como un campo sediento famélico por
la lluvia, absorbió con ávidez todo el placer como si temiera que siguiera otra
sequía. Trató de frenar su cuerpo, hundirse en el éxtasis la volvía loca, pero fue inútil. Con
la boca de Jane firmemente cerrada sobre ella, sus caderas se levantaron, y se sacudió con
fuerza una vez, dos veces, y se derramó en la boca de Jane.

Se preguntó entonces, mientras Jane se movió de nuevo en sus brazos, si alguna vez
tendría suficiente de esta mujer.

XWPColección: Página y Facebook 63


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO SIETE
Corey sabía exactamente lo que Jane estaba haciendo, incluso si el plan no se había
verbalizado. Ella había ayudado a Jane escribir el discurso, y también ayudó a defenderlo
contra una muy escéptica y desaprobadora Stephanie Cameron. Steph casi siempre instó al
enfoque prudente. Jane a menudo consentía, pero no esta vez.

Jane llevaba una sonrisa de complicidad cuando le dijo a Corey, "Si Collins quiere darme
rienda suelta con Harrison, eso es exactamente lo que obtendrá. Ya sabes cómo los perros
de ataque pueden ser."

"¿Salvajes? ¿Impredecibles? Difícil de retirar?" Corey se rió, y luego se puso a trabajar


con Jane en el discurso que estaba a punto de reventar el debate sobre los derechos de los
homosexuales, que Collins había conseguido hasta ahora ignorar con éxito.

Él no quería los derechos de los homosexuales como una grieta en su armadura. Si tuviera
que llevar ese lastre alrededor de su cuello, bien podría entregar las elecciones a los
republicanos, había dicho en más de una ocasión. Liberal igual a débil, repitió como un
mantra a cualquiera que escuchara. Jane era diferente. Con ella, lo que la gente vio era lo
que consiguieron. Sin pretensiones.

La sonrisa de Jane se disolvió cuando volvió a mirar el discurso. "Es lo que hay que
hacer. Cierto Corey?"

"Sí, lo es." Corey entendió que Jane necesitaba un poco de apoyo antes de pisar en esta
mina terrestre. Estaba feliz de dárselo.

"Los derechos de los homosexuales es una de las pocas áreas en las que podemos
distinguirnos de los republicanos."

"Sí. Eso y el control de armas."

Jane rodó los ojos. "Es cierto, pero es mejor ser visto dando derechos que quitándolos. Me
temo que el control de armas tendrá que esperar. Mi único problema con esto," dijo,
señalando a la pantalla de la computadora, "es que juega exactamente en los planes de
Forrest Mitchell. Lo último que quiero es que él piense que está moviendo mis hilos."

Corey asintió. Jane no era la clase de candidata que le gustaba estar en deuda con nadie,
pero a veces era más fácil decirlo que hacerlo. Avanzar en una agenda política requería
mucha negociación, mucho dar y recibir. Jane estaba ciertamente familiarizada con eso.

XWPColección: Página y Facebook 64


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Mira," ella dijo, "sólo porque vas a romper las pelotas de tu jefe sobre los derechos de los
homosexuales — "

"No, estoy reventando las pelotas de Colby Harrison sobre los derechos de los
homosexuales," Jane corrigió, lanzando a Corey un guiño astuto.

"Correcto. Harrison. De todos modos, Mitchell no tiene la licencia en la promoción de los


derechos de los homosexuales. " El arrogante hijo de puta. "Por otro lado, podría darle un
pequeño miedo a Collins si cree que estás en algún tipo de asociación con Mitchell."

Jane se quedó en silencio un momento antes de declarar, "Demonios, estoy acostumbrada


a caminar en una línea muy fina. Es lo que hago. Empujo las cosas lo suficiente como para
seguir adelante sin salirme de la pista." Ella cerró la portátil, sonriendo
ampliamente. "Vamos a darle a Harrison las patadas en el culo que se merece. En cuanto
al presidente, puede considerar esto como una pequeña llamada de atención. Él quiere un
perro de ataque, eso es lo que está teniendo."

Ahora en Central Park, Corey se rió para sí misma. Jane era un perro durmiente que el
presidente debería haber dejado echado.

El aire de la tarde de primavera se sentía frío e intenso. La multitud, estimada en cuarenta


mil, parecía de un humor feliz, boyante pero relajado, como si lentamente emergiera del
invierno.

El discurso del almuerzo de Collins en The Plaza había sido anticlimático, de palabras
conservadoras para un público conservador, pero éstas eran las personas de Jane: joven,
moderna, vigorosa, liberales en sus valores, deseosos de escuchar a un político que parecía
respetarlos. Corey pensó que la reunión tenía el trasfondo de una reunión de equipos.

El discurso de quince minutos de Jane estaba programado como el acto intermedio. Faith
Hill y Mary J. Blige cada una habían dado representaciones de treinta minutos.
Springsteen seguiría al discurso de Jane.

Corey se sentó en una silla de jardín al lado del escenario, cerca de un par de agentes del
Servicio Secreto y al lado de Will Carter. Sabía que Alex deambulaba por ahí, viendo a la
multitud por gente rara. Siempre trabajando para mantener a Jane a salvo, incluso cuando
no estaba de servicio, Alex nunca se sentaba, miraba a su pareja y disfrutaba del
momento.

Mientras Corey apreciado tal lealtad y dedicación a su hermana, a veces le preocupaba


que Alex no tuviera suficiente de su propia vida. Si hubiera sido ella, querría su propia
vida, pero entonces, no tenía ni idea de ese tipo de devoción entre las parejas. No podía
definir donde la individual de Jane o Alex terminaba y la otra comenzaba. Ella

XWPColección: Página y Facebook 65


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

ciertamente nunca se había sentido de esa manera con Jason. No, con él la vida había sido
un ejercicio constante de colocar una clavija cuadrada en un agujero redondo.

Miró a Carter, su atractivo perfil en el crepúsculo, su bloc de notas y un bolígrafo listo


para tomar notas de la reacción del público al discurso de Jane. Carter tampoco tenía una
vida, por lo que ella sabía. De hecho, ninguno de ellos la tenía. Todos eran soldados en
una misión, llamados a servir y sacrificarse, y obligados a poner sus propias vidas en un
segundo plano.

No veía cómo la mayoría de las variedades de amor — salvo la clase de amor que Alex y
Jane compartían — podría florecer en este desierto. La mayoría de los días se sentía bien
sacrificando su vida personal porque era todo para un propósito superior. Otras veces,
como ahora, deseaba estar sentada en la multitud, tal vez en una manta, acurrucada cerca
con una persona que le importaba, disfrutando de la música y la energía. Alguien dijo una
vez, ‘no extrañas lo que nunca has tenido,’ pero sabía que eso no era cierto.

Ella alcanzó a ver a Julia sentada en una zona acordonada para la prensa. Recientemente
se habían cruzado en los pasillos y estacionamientos, y una vez en el aeropuerto, pero no
habían hablado desde su reunión improvisada en el Hay-Adams hace dos semanas. Es una
lástima, Corey pensó. Sería bueno tener un amigo en la ciudad, hablar con alguien que no
sea uno de sus colegas, pero que todavía entendiera la política y las exigencias de su
trabajo.

En la superficie, tenía que admitirse que la óptica de salir con la ex de Alex no se vería
bien. Por otro lado, la relación estaba tan lejos en el pasado, una amistad con Julia
difícilmente podría calificarse como cualquier tipo de drama lésbico o tonto triángulo de
amor. No es que planeara hacerse amiga íntima con Julia, o algo más profundo. Tenía
poco tiempo o energía para salir con alguien en este momento, pero si todas las facetas de
su vida fueran diferentes, bueno, Julia no sería una mala elección. Parecía brillante,
naturalmente interesada en la política, y su trabajo estaba por encima del promedio. Oh,
demonios, Corey, a quién estás engañando? Ella es preciosa con esos ojos azul grisáceo y
ese cuerpo brutal. Jesús.

No podía dejar de notar los preciosos senos ocultos debajo de las ajustadas blusas y
suéteres que ha Julia le gustaba usar. Tendría que estar ciega o irremediablemente hetero
para no notar esos deliciosos pechos, tan redondos y llenos. Imaginaba que serían firmes
pero suaves al tacto, un poco más que un puñado. Cristo, ¿esto significa que soy una
mujer de senos? La idea nunca se le había ocurrido. Demonios, ni siquiera podía recordar
haber visto los pechos de una mujer antes, al menos no de esa manera, pero no sólo estaba
mirando ahora, estaba prácticamente salivando, queriendo tocarlos de repente, queriendo
apretarlos suavemente como Charmin. Eso es todo, pensó con una leve
alarma. Trabajando en la política finalmente me ha hecho perder la cabeza!

XWPColección: Página y Facebook 66


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Carter," susurró con preocupación.

"¿Sí?"

"¿Es normal ser hipersexual cuando te das cuenta que eres gay?"

Carter la miró seriamente antes de esbozar una lenta sonrisa. Ella le había admitido en el
viaje a California que estaba intrigada sexualmente por las mujeres. Él se había burlado de
ella al respecto, la comparó con ser una conductora de minivan de toda la vida que de
repente decidió ir por el ardiente coche deportivo. Él, Alex y Jane eran las únicas personas
que sabían que estaba interesada en los coches deportivos.

"Oh, sí, definitivamente," él respondió. "Lo llamo recuperar el tiempo perdido."

"Mierda, eso es lo que me temía," Corey dijo, mirando de nuevo a Julia. El pecho de Julia,
más exactamente. "¿Desde cuando hay tiempo durante una elección para este tipo de cosas
de todos modos?" Las únicas personas que se imaginó que estaban teniendo algo de sexo
eran Jane y Alex, y eso era sólo porque estaban juntas las veinticuatro horas del día.

Los ojos de Carter siguieron su mirada. "Oh, siempre hay tiempo para hacer un poco de
manejo de vehículos deportivos, año electoral o no. Sobre todo cuando el coche está tan
caliente como ese! Ese es un modelo del tipo vertical, ¿no te parece?"

Corey enrojeció. "¿De qué diablos estás hablando?"

"Vamos, la has estado mirando toda la tarde. Mirando una cierta parte de su anatomía toda
la tarde es lo que quería decir."

"No lo he hecho," ella respondió con vehemencia.

"Lo has hecho demasiado. Además, funciona a la perfección. Ya le pedí a Julia que se una
a nosotros en ese club nocturno gay esta noche después de que terminemos aquí."

"Tú qué?"

"Ella es prácticamente parte de la familia de todos modos."

"Sí, y ese es el problema. Alex sabe acerca de tu pequeña invitación?"

"Alex y Jane no vienen. Decidieron que su presencia causaría demasiada distracción."

Corey asintió. La pérdida del anonimato fue la parte desafortunada de ser famoso y
popular. El personal de campaña tendría que hacer una fiesta privada uno de estos días

XWPColección: Página y Facebook 67


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

para que Alex y Jane pudieran relajarse y divertirse. Hizo una nota mental para planificar
una.

"Mira, invitar a Julia no era parte del trato," ella dijo, haciendo un puchero.

"¿Qué tienes contra eso? Parece que te llevas bien con ella, y además, todo es parte de mi
plan maestro para atraer a la prensa."

"Estás tan lleno de mierda," ella dijo en voz baja. "Está bien, mira, no tengo nada en
contra, es solo ... no sé. No la conozco y no quiero que piense — "

"Que estás deseándola?"

Su molesto acto de hermano pequeño hizo que le dieran ganas de abofetearlo.

"No sé qué demonios estaba pensando cuando salí del armario contigo, y no, no estoy
deseando a Julia Landen." De acuerdo, lo estaba, pero sólo un poco, y sólo porque estaba
hambrienta de sexo y locamente curiosa por acostarse con una mujer.

"Oh, vamos, sabes que solo quiero lo mejor para ti, Corey."

"Gracias por tu ayuda," refunfuñó, no realmente molesta.

Para alivio de Corey, la introducción del maestro de ceremonias de Jane terminó su


conversación.

La multitud estalló, cantando el nombre de Jane y sosteniendo encendedores prendidos y


los teléfonos celulares en el aire. La estridente bienvenida continuó durante varios minutos
antes de que Jane pudiera hablar.

Ella les dio las gracias, les dio una sonrisa deslumbrante, y felicitó a la Ciudad de Nueva
York diciendo que era su ciudad favorita en el mundo para visitar. No estaba mintiendo,
Corey lo sabía. A ella realmente le encantaba visitar Nueva York, pero no tenía intención
de vivir allí.

Jane se lanzó en su tema de intgración y la diversidad de la ciudad de Nueva York, su


importancia histórica, su piedra angular de la democracia estadounidense. Habló de cómo
la ciudad se había convertido en el hogar de tantos inmigrantes a lo largo de los siglos, el
hogar de personas que buscaban una vida mejor.

"Todavía estamos en busca de una vida mejor," dijo. "Y no estoy hablando de una casa
más grande, o un coche nuevo, o un segundo televisor de pantalla grande. Estoy hablando
de una vida mejor donde todos y cada uno de nosotros podamos levantar nuestras cabezas

XWPColección: Página y Facebook 68


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

con orgullo, con respeto, con dignidad. Donde todos y cada uno de nosotros somos
valorados por lo que somos, por lo que podemos hacer por los demás, y por lo que
podemos hacer por nuestro país. Estoy hablando de una vida mejor donde las leyes de esta
tierra se aplican por igual para todos." Ella esperó a que los aplausos se calmaran. "Estoy
hablando de una vida mejor donde cada uno de nosotros importa, no sólo para nuestros
amigos y nuestras familias, nuestros vecindarios y comunidades, nuestros lugares de
trabajo, sino donde cada uno de nosotros importa a nuestros líderes cívicos y
legisladores. Donde cada uno de nosotros tiene una voz."

"Sí!" La multitud aplaudió.

"No creo que sea mucho pedir. ¿O si?"

"¡No!," La multitud gritó.

Jane les sonrió con pesar, sacudiendo la cabeza. "Verán, hay por lo menos un grupo de
nosotros que no le importa a Colby Harrison. Hay un grupo de nosotros que Colby
Harrison preferiría ver privado de los derechos que tenemos. Si eres gay en este país, el
Sr. Harrison realmente solo te — puf — desaparecería. Fue curado. Deja el pais.
Algo, cualquier cosa que no sea exigir la igualdad de derechos y respeto. Cualquier cosa
que no sea enfrentar y exigir que le importas y a tu país! Que te mereces las mismas cosas
que tu vecino, tu compañero de trabajo, tu pastor."

La multitud estalló en rugidos. Jane trató de callarlos.

"Igualdad de derechos, señoras y señores, no derechos especiales. Igualdad de derechos


para todos los ciudadanos. Igualdad en la aplicación de la ley con respecto a los impuestos
sobre la renta, propiedad de la vivienda, la inmigración, la adopción. Y sí, el matrimonio,
como este gran estado entiende. Estoy hablando de la igualdad de derechos para todos
los estadounidenses! ¿No es eso lo que hemos luchado en guerras durante todos estos
siglos? ¿No es eso por lo que nos hemos sacrificado? Esforzado? Muerto?"

"Sí!," Coreaba la multitud, con muchos puños alzados al aire.

"El Sr. Colby Harrison no está a favor de la igualdad de derechos para todos. El Sr. Colby
Harrison quiere llevarnos a décadas atrás, volver atrás el reloj a los viejos tiempos cuando
las mujeres, los inmigrantes, los discapacitados, los afroamericanos, fueron dejados
atrás. Dejados atrás y dijeron que la igualdad de derechos que exigían simplemente no
estaban destinados para ellos."

Corey hizo una mueca. Sabía que introducir el racismo, incluso sin usar la palabra, era
como tirar un solomillo a una manada de perros hambrientos. Los medios de
comunicación iban a estar encima de este discurso, y Harrison entraría en modo de ataque

XWPColección: Página y Facebook 69


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

completo. Pero así es como Jane lo quería, se recordó. Jane estaba completamente
preparara para luchar tanto contra Harrison y Collins sobre las consecuencias de hacer los
derechos de los homosexuales la salva de apertura de la campaña.

"No vamos a esperar más. No vamos a esperar porque nuestro tiempo es ahora!" Jane
continúo un llamamiento a los derechos de los homosexuales la batalla por los derechos
civiles de la década, tal vez incluso del siglo. "Es mi lucha, y como estadounidenses, es la
lucha de todos nosotros. Es la última frontera de los derechos humanos en este país. Es
una cuestión de cuándo, no de si. Es el lado correcto de la historia, y si no está en el lado
correcto de la historia, Sr. Harrison, entonces usted está equivocado!"

La multitud gritó, aplaudió y se lanzó hacia delante. La gente prácticamente se precipitó al


escenario.

"Esperen," Jane advirtió con tanta calma como si hubiera estado hablando de algo tan
inocuo como la poesía. "Mantengan ese espíritu de lucha, porque lo necesitaremos en el
futuro. Tendremos que estar atentos. Y tendremos que dar a conocer, en términos
inequívocos, que apoyaremos la lucha, y encabezaremos la lucha por la igualdad de
derechos en todo el país, y exigiremos la victoria. Cualquier otra cosa es simplemente
inaceptable."

Ella terminó con una cita de JFK — le gustaba citar a los Kennedy, no porque fueran
realeza Demócrata, sino porque su propio padre, en la fase embrionaria de su carrera
política, había sido íntimo amigo personal de John y Robert Kennedy. "Como dijo una vez
John F. Kennedy, amigos míos, ‘la nueva frontera está aquí, ya sea que la busquemos o
no. '"

"Jesús," Carter dijo por encima del ruido de la multitud. "Creo que nos hemos movido a la
vanguardia de los derechos de los homosexuales."

Se veía tan preocupado como Corey se sentía. Los derechos de los homosexuales eran un
tema importante para Jane — para todos ellos — pero este momento muy bien podría
definir la elección para ella y Dennis Collins, y podría encajonarlos en una esquina. Por
otro lado, podría ser un golpe de brillantez.

"Esto nos separará de los republicanos en una tremenda prisa, eso es seguro," Corey dijo,
compartiendo una mirada nerviosa con Carter.

"Necesito un trago," Carter dijo, frotándose las sienes.

"Yo también. Cuando este discurso llegue a las noticias mañana, será una locura."

"Venga. Vamonos."

XWPColección: Página y Facebook 70


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

No habría ningún comentario oficial más en el discurso de esta noche de Jane o cualquiera
de su personal, Corey había dicho.

El discurso sería independiente, pero eso no impidió que el BlackBerry de Carter sonara
como un medidor Geiger en una planta nuclear mientras se acomodaban en un reservado
VIP en la planta superior del enorme club de baile gay. Su BlackBerry hizo el mismo
pitido frenético. Durante un rato, los dos silenciosamente manosearon los teclados en
miniatura como autómatas, ajenos a la música de baile y los cuerpos retorciéndose en el
piso debajo de ellos.

"¿No se ven ustedes dos como el alma de la fiesta!"

Corey levantó la vista. Julia estaba parada junto a ellos, moviendo la cabeza amonestando
y luciendo juvenil en las estroboscópicas luces multicolores que convirtieron su cabello en
distintos tonos de rosa, azul y lavanda.

Echando un vistazo a su reloj, Corey se sentió culpable. Habían perdido realmente una
hora? Deslizó su teléfono en el bolso.

En realidad no quedaba más trabajo por hacer hasta la reunión del desayuno a las siete
a.m. mañana cuando el personal de Collins indudablemente pasaría todo el tiempo
regañandolos por el discurso incendiario de Jane. Valdrá la pena los asientos de primera
fila para ver los fuegos artificiales, pensó divertida.

Carter invitó a Julia a sentarse, "Estábamos esperando que empezaras esta fiesta."

"Pude haber podido tener mi historia presentada antes si me hubieras informado sobre el
discurso," Julia se quejó, pero estaba sonriendo.

Carter sonrió maliciosamente. "Bastante espectacular, ¿eh?"

"Está claro que estás vinculando a Harrison como tu oponente. ¿Esto significa que los
guantes están oficialmente afuera?"

"Oh, no, no lo harás," Carter dijo. "No obtendrás nada de mí. Tendremos una conferencia
de prensa mañana. TBA (Para ser anunciado)."

Julia se veía linda con su puchero fingido. "Sin favores especiales?"

"Ninguno." Carter hizo una seña a la camarera para una ronda. "¿Qué quieres tomar?," Le
preguntó a Julia.

"Cosmopolitan, por favor."

XWPColección: Página y Facebook 71


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey recordó la bebida rosa de Julia del Hay-Adams y decidió pedir lo mismo. Carter
hizo el tercero. Él no temía ser visto bebiendo bebidas de chicas, ella pensó con cariño. De
hecho, disfrutaba de las reacciones de sus elecciones a veces sugeridas.

"Si no puedo conseguir nada de él," Julia le dijo a Corey con una sonrisa maliciosa, "tal
vez debería trabajar contigo."

La cara de Corey se calentó. Rezó para que el rubor no se notara. Por favor, no digas nada,
rogó silenciosamente a Carter. Demasiado tarde.

"Oh, creo que sería una gran idea. A Corey le encantaría que lo trabajaran. ¿No es así,
Cor?"

Ella le lanzó una mirada tan cortante como pudo reunir.

"Lo siento, pero creo que estoy lo suficientemente asediado como para estar más allá del
soborno o las conversaciones dulces."

La frente de Julia se arrugó en concentración. Corey tuvo un destello de cómo podría


haberse visto de niña concentrada en un rompecabezas. Todo lo que Julia tenía que hacer
era sacarle la lengua para completar la imagen. Muy linda.

"Estoy segura de que algo podría surgir si sólo pensaras lo bastante duro," Julia contestó.

Corey no detectó ninguna insinuación en su tono, lo cual encontró casi decepcionante.

"Tal vez podrías hablar con ella en un baile más tarde," Carter sugirió. Corey hizo una
mueca. No había absolutamente nada inocente en él.

Corey lo ignoró, tomando su bebida de la bandeja ofrecida por la camarera. Revisó su


entorno por lo que pareció la primera vez, sorprendida que realmente no parecía muy
diferente de un club nocturno heterosexual excepto por el hecho de que había más chicos
bailando, estaban bailando entre sí, y los chicos en realidad podían bailar.

Los ojos de Julia se posaron sobre la pista repleta. "Me pregunto si esto es algo como
Studio 54 en su apogeo."

"Por lo que he oído, dudo que sea tan escandaloso," Carter suministró. "Pero sería
fantástico si pudieras retroceder en el tiempo y estar sólo una noche allí,
¿verdad? ¡Dios! Sexo a plena vista, toda la coca que puedas manejar, chicos vestidos
como mujer, Donna Summer en lugar de Lady Gaga, una bola de discoteca gigante del
tamaño de la luna sobre la pista de baile."

XWPColección: Página y Facebook 72


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

A juzgar por la mirada estúpida en su cara, parecía estar experimentando algún tipo de
nirvana.

Corey sacudió la cabeza. "No, gracias. Suena como una pesadilla para mí. Un piano bar es
más mi estilo, supongo."

Carter se rió de ella. "Oh, sí, se me olvidaba que eres virgen en lugares como este. No es
demasiado para ti, ¿verdad?"

"No," ella respondió con demasiada rapidez.

La expresión de Julia era indescifrable. "Guau, esta es tu primera experiencia en un club


gay?"

Corey tragó saliva. "Cuando se trata de cosas gay, me temo que hay un montón de
novedades delante de mí." Oh, Dios, pensó. ¿Por qué dije eso? Pero Julia se limitó a
sonreír caritativamente. O tal vez era lástima. Por favor, cualquier cosa menos eso.

"Bueno." Carter se puso de pie como si estuviera llamando a una rueda de prensa al
orden. "Eso es todo para mí. Vamos a tener que estar preparados a primera hora mañana
por la mañana."

"¿Qué, ni siquiera vas a bailar?" Corey entró en pánico.

La estaba dejando sola con Julia. A propósito. Cristo, que se suponía que debía
hacer? ¿Cómo se suponía que debía actuar?

"Lo siento, pastelitos. No soy tan joven como solía ser."

Se fue antes de que ella pudiera darle una mierda o al menos amenazar su vida. Bastardo.

"¿Tienes que irte también?" Julia le preguntó en voz baja, una nota de decepción en su
voz.

"Probablemente debería, pero me siento como si acabara de llegar aquí," Corey respondió.

"Bien, porque no puedes venir a un lugar como éste sin al menos un baile."

¿Significaba eso que Julia le estaba pidiendo bailar? La idea alternativamente la asustaba
y emocionaba. Tenía un montón de razones por las que debería seguir a Carter por la
puerta y subir en un taxi con él, y Julia Landen era la razón número uno. Se tragó el resto
de su bebida, decidiendo ser valiente si Julia le preguntaba. Cuando levantó la vista, Julia
se paró frente a ella, doblando un dedo en su dirección.

XWPColección: Página y Facebook 73


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"En serio?," Corey preguntó. "Obviamente no me has visto bailar antes."

"Vamos." Julia tomó su mano, la sostuvo con fuerza, y la condujo por la escalera de
caracol hacia la pista de baile.

‘Rude Boy’ de Rihanna era tan fuerte, el ritmo latía dentro del pecho de Corey como un
segundo corazón. En la pista abarrotada, tenían que apretarse entre una drag queen de seis
pies y cinco pulgadas y una lesbiana baja con el pelo canoso puntiagudo quién
compensaba con energía lo que le faltaba de altura.

"Oh, sí," Julia exclamó, girando en un círculo completo. "No he bailado en mucho
tiempo! Esto se siente increíble!"

Corey trató de seguir el ritmo de los pasos de Julia, pero falló. No tenía la gracia atlética
de ser una bailarina natural, y era demasiado inexperta para improvisar cómodamente.

Mierda, pensó, esto no es un buen augurio para mi primera experiencia sexual con una
mujer si ni siquiera puedo bailar decentemente! O tal vez significaba que ella no era
realmente gay, porque parecía que cada persona gay en el mundo sabía cómo bailar, o al
menos los que desafiaban a los clubes. Mierda. No debería haber venido, se dijo
taciturnamente. No encajo aquí.

"Lo está haciendo increíble," Julia le gritó, de alguna manera leyendo su mente. Ella tomó
la mano de Corey y la hizo girar. Milagrosamente, Corey no tropezó o cayó de bruces.

"Gracias, pero estás siendo muy amable."

"Tonterías." Julia le tomó ambas manos esta vez, colocándolas suavemente alrededor de
su cintura. Su cintura plana, apretada, Corey notó con placer. "Cierra los ojos y siente
como me muevo, y luego trata de moverte al mismo ritmo."

Oh, Dios, ¿es esto una especie de prueba de tortura? Una prueba de fuego
lésbica? ¿Alguien saltaría y le diría que le estaban tomando el pelo? Muy bien, cálmate, se
dijo mientras trataba de ignorar el sudor rodando por sus costados. Siente la música y la
manera en que se mueve, tal como te dijo.

Encontró la obediencia difícil porque el vaivén de las caderas de Julia le recordaba a las
regiones de su propio cuerpo que no habían sido visitadas por un tiempo. Regiones que
quería — necesitaba — ser visitadas por una mujer. No cualquier mujer, sino una mujer
con la que conectara, una mujer que era preciosa, elegante, cálida y divertida
también. Una mujer con la que podía ser ella misma. Una mujer como Julia.

"¿Lo estás sintiendo?" Julia le preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 74


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Oh, sí, ella lo sentía bien. Se sentía excitada, en realidad, su cuerpo se estaba calentando
como una bengala, y era demasiado joven para los sofocos. "Um, sí," ella respondió
estúpidamente. "Lo siento ... mucho, de hecho!"

Julia sonrió, se acercó aún más, y deslizó las manos de Corey un poco más abajo de las
caderas, moviéndose sensualmente, casi de un lado a otro, dándole el efecto completo de
esas caderas sensualmente balanceándose.

Corey se lamió los labios secos, sintiendo sus propias caderas responder al ritmo que Julia
había establecido. Estaban bailando cerca, moviéndose junto con la música. Era casi como
el sexo. De hecho, no eran las únicas personas aquí prácticamente teniendo sexo
completamente vestidos.

Rezó para que no hubiera cámaras de teléfonos celulares dirigidas hacia ella en este
momento. Oh, diablos, incluso si las hubiera, este momento valió la pena. Nunca antes
había tocado a una mujer tan íntimamente, nunca había sido sostenida así estrechamente
antes por una mujer, ni se movió junto con una mujer como si fuera una forma aceptable
públicamente de los juegos previos. Una imagen de Alex flotaba en su mente, imágenes
de Alex y Julia moviéndose así, haciéndose cosas la una a la otra. Mierda! No quería
pensar en Julia y Alex en ese contexto, porque se sentía algo espeluznante o de alguna
manera incestuoso.

"Lo siento," Corey dijo. Ella se apartó, las visiones no deseadas como un chorro de agua
fría en su libido.

"Un poco exagerado para tu primera vez?"

"Algo así."

"Vamos." Julia la condujo de la pista y hacia su mesa. "Vamos a pedirte otra bebida para
que te refresques."

Afortunadamente, Julia no le hizo un millón de preguntas acerca de cómo se sentía, o


acerca de por qué esta era su primera visita a un club gay, o incluso si sentía que era
realmente gay o simplemente experimentando. Ella no necesitaba un interrogatorio en este
momento.

"A veces," Julia dijo sobre su segunda copa, "tienes que dar un paso atrás antes de que
puedas seguir adelante."

Es cierto, Corey pensó, pero sólo a veces. Jane nunca pareció perder terreno cada vez que
lo ganaba. Jane se sumergía en lo que sea que hiciera, totalmente comprometida,
completamente decidida, y siempre resultaba ganadora. No ella, sin embargo. Ella tuvo

XWPColección: Página y Facebook 75


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

que luchar para encontrar las cosas que le importaban, como perder un par de años más en
la universidad antes de concentrarse en los estudios empresariales, y finalmente obtener su
doctorado y la docencia en Londres en la London School of Economics. Incluso su
relación con Jason, su amante durante cinco años, siempre tuvo un cierto grado de
dificultad.

Enseñando a los colegas al principio, le tomó un año bailar alrededor de su mutua


atracción antes de que empezaran a salir. Hubo constantes problemas — su ex-esposa, su
hija de catorce años, su diferencia de edad de doce años, sus carreras en duelo. Nada era
fácil para ella. Tal vez era lo mismo para Julia.

"¿Lo crees?," Corey dijo, "lo que has dicho es cierto en general, o simplemente cierto para
ti?"

"Definitivamente es cierto para mí," Julia respondió. "Si hay un obstáculo o un desvío
repentino en la carretera, suelo encontrarlo, pero siempre me digo que mientras avance,
está bien. A veces tomar la ruta panorámica es mejor de todos modos."

Corey se rió. "Mejor que comer yogur sin grasa en comparación con el helado?"

"O una bebida virgen en comparación con la verdadera?" Julia sonrió


maliciosamente. "Muy bien, ya entendí. No siempre es mejor, o tal vez sólo es mejor de
cierta manera. A veces la vida es lo que es. He aprendido a lidiar con ello cuando lo
necesito, pero todavía estoy aprendiendo cómo dejar de perder el tiempo por los
remordimientos ... sobre las cosas que no puedo cambiar."

Corey se preguntó si Julia se refería a Alex. "Es cierto, pero si estamos demasiado
estancados en el pasado, ¿cómo podemos avanzar?"

"Muy bien, es esto una prueba de trivia? ¿Vas a decirme quién dijo eso?"

"Creo que me lo he inventado."

"Hmm, estamos bastante filósofas después de un par de copas, no es así?"

Corey se rió. "Creo que tomaré filosofar sobre el baile."

"¿Por qué? Lo estabas haciendo bien en la pista de baile. La experiencia es el truco, eso es
todo."

"La gente dice que la experiencia compensa muchas deficiencias, pero sólo dicen cosas
como esa cuando intentan hacerte sentir mejor."

XWPColección: Página y Facebook 76


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia le hizo un guiño, lenta y provocativamente. Esta vez había, sin error la
insinuación. "Resulta que creo que la experiencia es el mejor maestro."

Estaban definitivamente en territorio de coqueteo ahora, y con él llegó una nueva ronda de
calor a las mejillas de Corey y un aleteo en su pecho. Algo se sentía tan bien, tan familiar,
sentada aquí hablando con Julia, coqueteando y actuando como si el resto del mundo se
hubiera alejado de ellas.

"Oh, hay una canción que no he escuchado en un par de años," Julia dijo, inclinando la
cabeza hacia el techo. "¿Qué dices que le demos a esta un giro?"

Una canción lenta. Corey supuso que debió parecer extremadamente dudosa porque Julia
hizo un esfuerzo para defender la idea, diciendo, "No se necesita ninguna habilidad
especial, sólo tienes que abrazarme y te guiaré. Lo prometo."

"Con una garantía así, ¿cómo puedo decir que no?" Sé valiente, se dijo. Puedes hacer
esto.

Ella y Julia se fundieron con las otras parejas en la pista de baile, rápidamente
acurrucándose como lo habían hecho antes. Era cierto, sólo tenía que relajarse y dejar que
Julia se hiciera cargo.

Julia la mantuvo cerca, expertamente moviéndola alrededor de la pista en pasos lentos y


seguros. Corey se maravilló de lo bien que encajaban, pero más que eso, se maravilló de
cómo esta mujer que parecía una modelo de revista, no una reportera, podía abrazarla,
moverse con ella, escucharla, y mirarla de la forma en que lo hizo. Tal vez, por una vez,
algo en su vida no tenía que ser complicado. Tal vez podría ser tan fácil como moverse a
través de esta pista de baile juntas, moldeadas perfectamente juntas como una sola.

Corey miró a Julia, sorprendida de encontrar su boca a pocas pulgadas de distancia, y sus
ojos, esos ojos azul grisáceos, rebosantes de atracción no disimulada. Sus miedos y dudas
desaparecieron, y de repente la idea de besar a otra mujer se sentía exactamente
bien. Cuando empezaron a besarse, cayó en ello sin ninguna reserva, decidiendo
simplemente permitirse sentir un cambio. Los labios de Julia, suaves y flexibles contra los
suyos, dispararon un rayo de calor directamente a través de su centro. El beso borró todo
sentido del tiempo, su entorno, todo.

Fue mágico, y todo lo que siempre había esperado o soñado que sería. No quería que
terminara, pero cuando lo hizo, sintió la ausencia de los labios de Julia
inmediatamente. La crudeza fue como una repentina ráfaga de viento helado en un cálido
día.

XWPColección: Página y Facebook 77


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Gracias," Julia murmuró en su oído. "He querido hacer eso desde la primera vez que te vi
en el Fuerza Aérea Dos."

"¿En serio?," Corey preguntó con sorpresa.

"Ajá," Julia dijo, sonriendo contra su mejilla.

De acuerdo, ahí estaba, a la vista. Julia se sentía atraída por ella. ¿Ahora qué? Corey se
preguntó. ¿Qué tenía que decir el manual de lesbianas sobre esto? Se supone que deben
salir en una cita oficial ahora? Tener relaciones sexuales? El pánico burbujeó en su
interior. No tenía ni idea de que se suponía que debía hacer con este ... este beso, esta
atracción. Conocía demasiadas razones lógicas por las que debería olvidarse de esto,
excepto que sabía que no podía olvidar. Nunca. Mantenlo simple, se dijo. Sin
complicaciones. Sin arrepentimientos.

"Está bien," Julia susurró. "Es sólo un beso."

Sólo un beso para ella tal vez, pero para Corey, la puerta a un mundo nuevo, aterrador
acababa de abrirse de par en par. Ella sabía con certeza que su vida nunca volvería a ser la
misma.

XWPColección: Página y Facebook 78


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO OCHO
Por supuesto que no fue sólo un beso, no para Julia. No iba por ahí besando a mujeres en
un abrir y cerrar de ojos, a pesar de que su pequeño despliegue en la pista de baile anoche
podría haber indicado lo contrario. Para ella, el beso con Corey había sido una epifanía
abrasadora, un recordatorio de que era lesbiana de sangre roja con deseos carnales. Deseo
por alguien que se sentía muy atraída y quería llegar a conocer mejor. No había esperado
que las cosas se desarrollaran tan rápidamente entre ellas — ir de una bebida no
planificada juntas en el Hay-Adams y pasar una a la otra en el trabajo a besarse en el club.

No había ninguna duda de que Corey había estado en ese beso también. Con cada fibra de
su cuerpo, parecía, pero minutos después se había vuelto distante y tensa al respecto, trató
de cubrirlo con una conversación ociosa y un par de bromas, pero Julia sabía que Corey
estaba confundida, tal vez incluso avergonzada.

Lo más probable es que sea fuera de lo común para Corey besar a una conocida así, y
ahora mientras Julia daba vueltas en la cama, deseaba que hubieran quedado para
desayunar esta mañana para que pudiera explicar que no era exactamente su costumbre
actuar en su atracción tan rápidamente y tan demostrablemente.

Recordó el incómodo viaje en taxi que habían compartido al The Plaza, cómo habían
hablado con seguridad sobre el discurso de Jane, lo que seguramente enviaría la campaña
en una nueva y tempestuosa etapa. Corey parecía evasiva con todo el asunto. Julia lo
entendía. Como una extraña y reportera, no había forma de que Corey le diera la primicia.

"¿Alguna vez tienes la sensación en ocasiones," le había dicho a Corey en el taxi, "no sé,
como si algo viniera?"

Y algo venia, ya sea en su vida personal o tal vez en esta campaña, pero se sentía como si
una gran sombra se cerniera. Una sombra amenazante, o algo inofensivo pero
definitivamente abrumador. No podía estar segura de lo que era.

Mirando su reflejo en la ventana del taxi, Corey esperó un momento antes de responder,
"Algo siempre viene. Siempre hay otra ola en el océano. Ellas siguen viniendo."

Julia pensó en el comentario mientras esperaba a que llegara el sueño. Podía manejar las
olas, siempre y cuando no se convirtieran en un tsunami. Su ola más grande había llegado
cuando abruptamente recogió sus cosas con Alex, renunció a su trabajo con la policía
estatal, y comenzó de nuevo en la escuela de periodismo. Había sobrevivido, pero
ciertamente no quería derrumbar su vida de nuevo tan dramáticamente. Estaba encantada
con su elección de carrera, e incluso había aprendido a estar contenta de estar sola, a pesar
de que sería agradable compartir tiempo con alguien de vez en cuando. Y una cama.

XWPColección: Página y Facebook 79


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Sexo una de estas décadas sería bueno, pensó con una sonrisa. Considerando a Corey
como una potencial pareja sexual, tentador como era, le dio una pausa. Corey era
definitivamente inexperta con las mujeres. ¿Era sensato tratar de perseguir algo con
Corey, que era hetero, o bi-curiosa, o por lo menos, una dique novata? Corey siendo la
cuñada de Alex levantó otra gran señal de alerta — una señal de alerta del tamaño de una
cortina de escenario de Broadway.

Sí, dejarlo en un beso era exactamente lo correcto, decidió. ¿No es así? Sin embargo, no
podía olvidar a Corey. No podía olvidar la forma en que sus cuerpos se habían sentido
juntos en la pista de baile, ni podía olvidar el sensual beso que todavía la dejaba sin
aliento y debilitaba sus rodillas. No podía olvidar que se sentía atraída por Corey en todas
las formas que importaban.

Finalmente el sueño llegó, y con él, un sueño de besarse con Corey en la última fila de la
sala de cine de la Casa Blanca, mientras Jane y Alex se sentaban dos filas más adelante. El
sueño la despertó con un sobresalto, asustándola un poco. No tenía ninguna intención de
tener citas dobles con Alex y Jane, ni de besarse con Corey en su presencia. Eww, pensó,
y trató de volver a dormirse.

Por la mañana, tomó una ducha de agua fría para apartar de su mente los pensamientos
lascivos de Corey, así como las imágenes del sueño de la noche anterior. No quería
comenzar a analizar lo que significaba tener a Jane y Alex prácticamente en los regazos de
ella y Corey mientras se besuqueaban.

Julia corrió al evento de prensa de la mañana, sacando su bloc de notas y una grabadora de
su bolso. Había un zumbido definido de anticipación entre los reporteros, una señal de que
la rueda de prensa de Jane Kincaid comenzaría en cualquier momento.

El lugar, Grand Central Terminal, era impresionante. Ella nunca había visitado la
emblemática institución antes. En realidad, sólo había estado en la ciudad de Nueva York
una vez en su vida — un viaje de secundaria — y su clase nunca había llegado a la gran
antigua estación de tren. La artesanía del edificio era notable, pensó, mirando a su
alrededor en los altos techos en forma de domo, vidrio emplomado, pisos de mármol, y
barandillas de cobre en todas partes. Se había instalado un atril frente al espectacular reloj
de cuatro caras en el centro del vestíbulo, justo debajo de la enorme bandera
estadounidense colgando claramente del techo.

"Todavía no puedo entender por qué están teniendo la rueda de prensa aquí," Julia
susurró a su contraparte del Chicago Tribune, Dane Williams. "Después del discurso de
anoche, debería ser en Greenwich Village."

"Sí, frente al Stonewall Inn." Dane negó con la cabeza. "Eso tendría más sentido, pero mi
suposición es que ella va a tratar de distanciarse del discurso."

XWPColección: Página y Facebook 80


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¿Por qué iba a querer hacer eso?"

"Porque Collins probablemente tuvo un ataque de eso. Crees que él quiere que esta
campaña se enrede en los derechos de los homosexuales? Mierda, él es apenas mejor que
Colby Harrison cuando se trata de ese tipo de cosas."

Julia no había conocido personalmente al Presidente Collins, aunque había asistido a


algunas de sus conferencias de prensa. Él le parecía frío y distante de una manera
calculadora. Alguien con quién puedes acercarte para cerrar un negocio importante, pero
no alguien con quién quieras sentarte y tomar una copa y discutir sobre el juego de
Capitals o Wizards de anoche. Desde luego no da la impresión de ser amistoso con los
gay. Había mantenido su distancia en la derogación de la política militar ‘No preguntes,
No digas’, eligiendo dejar el asunto al Departamento de Defensa, a los tribunales, al
Congreso y al Senado — a todos excepto a él mismo. Si Dane tenía razón, Collins no
querría que Jane se metiera en aguas de lavanda tampoco.

El séquito de Jane entró, flanqueados por algunos de los pesos pesados de Collins, su
secretario de prensa adjunto y su principal asesor de campaña. Sí, Dane tenía
razón. Definitivamente han llegado a Jane, pensó. Carter, quien se acercó al podio, parecía
sombrío y descorazonado. El ambiente de la habitación se sentía como si una manta
hubiera sido arrojada al fuego.

"Bienvenidos, señoras y señores de la prensa," Carter dijo solemnemente. "Gracias por


venir. La Vicepresidenta Kincaid hablará en breve para hacer un anuncio importante, pero
primero, las reglas básicas. No habrá entrevistas con la Vicepresidenta hoy, sin
apretujones, y absolutamente sin preguntas. Después de la conferencia de prensa, están
todos invitados a tomar el tren con nosotros de regreso a Washington." Él dio a la reunión
una mirada rastreadora para reafirmar su punto. "Y no habrá tiempo a solas con la
vicepresidenta en el tren tampoco."

El murmullo entre los reporteros se convirtió en un rugido de indignación. "¿Qué quieres


decir con, 'sin preguntas'?" Alguien gritó. "¿No sabes que es un año electoral? No puedes
excluirnos ahora! "

Más quejas vociferantes, más lloriqueos. Julia era tan infeliz como el resto. Después de un
discurso tan ardiente la noche anterior, creía que era justo hacerle preguntas a Jane sobre
eso hoy.

Colby Harrison no había respondido a su discurso, pero su silencio no duraría. Jane, sin
duda había conseguido su atención, y los derechos de los homosexuales ahora se
convertirían en un tema polémico de campaña. Enfurecía a Julia que Jane pudiera hacer
declaraciones provocadoras y luego no respondiera ninguna pregunta, pero ¿qué otra cosa

XWPColección: Página y Facebook 81


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

podían hacer los reporteros? Si querían mantener la historia viva hoy, estaban a merced de
Jane, Collins y sus empleados para hacer algún tipo de comentario.

Julia alcanzó a ver a Corey parada detrás de Jane. Corey no se veía muy feliz, y estaba
haciendo todo lo posible para evitar mirar a Julia. Su corazón se hundió en la
decepción. Tal vez Corey todavía estaba asustada por ese beso llameante en la pista de
baile, tal vez hasta el punto de cerrar definitivamente la puerta ante la posibilidad de más
de esos besos. Genial, Julia pensó. Qué jodido anuncio del día será. Ninguna historia
para escribir sobre el discurso más grande de la campaña, y ahora he perdido a mi única
amiga en esta ciudad.

"Señoras y señores," Carter anunció, "la vicepresidenta de los Estados Unidos."

Agarrando una sola hoja de papel, Jane se dirigió resueltamente hacia el atril. Parecía un
poco cansada, pero no derrotada o de ninguna manera arrepentida. Julia captó un destello
en los ojos de Jane mientras saludaba a los reporteros, como para señalizar que estaba
ansiosa por repasar el discurso de la noche anterior, cuando fuera el momento adecuado,
pero no hoy.

Estamos reunidos aquí, Jane les dijo, debido a un anuncio muy importante, que
beneficiaría el medio ambiente, la economía y los viajeros de todo el país. Durante los
siguientes minutos, Jane reveló el plan de la administración de gastar cincuenta mil
millones de dólares en los próximos seis años en el transporte de tren de alta
velocidad. Los corredores a lo largo de la Costa Oeste, la Costa Este y el Medio Oeste
fueron la zonas objetivo. Se alentaría a los Estados para que igualen los subsidios. Las
empresas de construcción de trenes de alta velocidad recibirán una reducción de
impuestos inmediata y significativa, dijo.

"El progreso," Jane señaló, "no es barato. Tampoco lo hace la inversión en el medio
ambiente. El compromiso con el progreso requiere visión y dedicación, pero es una
inversión en nuestro futuro y en el futuro de las generaciones venideras."

Con carreteras obstruidas, aeropuertos sobrecargados, y el continuo aumento en los


precios del combustible, el crecimiento económico estaba sufriendo, Jane les dijo. Los
viajes en tren de alta velocidad crearían empleos, fomentarían el crecimiento económico y
reducirían la contaminación, ella prometió.

"Inteligente," Dane Williams susurró.

"¿Qué?"

XWPColección: Página y Facebook 82


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Hacer este gran anuncio después del discurso de anoche. Cambiar el enfoque a la
economía y el medio ambiente, y no darle a Colby Harrison la oportunidad de atacarlos
por los derechos de los homosexuales."

Julia negó con la cabeza. Política. Más fascinante para ella que cualquier otro juego en el
planeta. Todavía era una neófita política, pero estaba aprendiendo rápidamente.

Después del anuncio de Jane, los periodistas siguieron quejándose de que se les negara la
oportunidad — el derecho, maldita sea — de lanzar preguntas a la vicepresidenta y su
personal. Julia simpatizó. Los reporteros odiaban que les dijeran qué hacer, o en este caso,
lo que no podían hacer, porque golpeaba demasiado la censura y la manipulación. Si vas a
hacer un discurso provocativo, tenías que tener las agallas para responder más
tarde. Estaba bastante segura de que Jane habría estado preparada para el desafío si la
gente de Collins no hubiera llegado a ella.

Carter les dijo que estuvieran listos para partir hacia Washington en veinte minutos, su
tono dejando en claro que no estaba de humor para concesiones. No parecía más feliz
sobre la situación de lo que ella y los demás se sentían.

Julia no había estado en un tren en tanto tiempo, que casi había olvidado cómo era. No
mucho después de subir, se encontró disfrutando del rítmico sonido metálico y el ligero
balanceó mientras Manhattan desaparecía de la vista.

Recordó haber visto imágenes de la televisión hace mucho tiempo del féretro de Bobby
Kennedy hacer este mismo viaje en tren desde la ciudad de Nueva York a Washington,
D.C. Recordó las imágenes de Boy Scouts saludando, personas tristes sosteniendo carteles
de Te amamos Bobby, y otras personas llorando, sus gorras sobre sus corazones.

Ella no era una ideóloga o una entusiasta de la política por naturaleza, pero había
comenzado a disfrutar del torbellino de la política, el entusiasmo, el drama, la
imprevisibilidad y la emoción. Al igual que su carrera policial, y luego el periodismo,
cada día en la campaña electoral era diferente y traía una nueva serie de
desafíos. Entendió por qué la gente decía que la política se metía en la sangre. Era
adictivo.

Un golpecito en su hombro señaló la llegada de la secretaria ejecutiva de Corey, una


atractiva mujer de unos cincuenta años con espeso pelo canoso y los ojos más azules que
Julia había visto nunca. La secretaria habló en voz baja con un profundo acento sureño.

"Corey Kincaid se preguntaba si te importaría unirse a ella en el vagón comedor."

Los otros reporteros miraban con envidia a Julia mientras se levantaba y seguía a la mujer,
su corazón golpeando con tanta fuerza como las ruedas del tren abajo. No sabía si la

XWPColección: Página y Facebook 83


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

invitación era una petición oficial o algo más personal, pero llevó su bolsa de trabajo por
si acaso.

La secretaria se retiró con una sonrisa mientras Julia se unió a Corey en una mesa. Tenían
el vagón comedor para sí mismas, ya que estaba fuera de los límites de la prensa sin una
escolta oficial.

Julia sonrió en un intento incierto para cubrir su nerviosismo. "De acuerdo, me tienes que
dar algo bueno ya que dejaste en claro invitarme aquí frente a todos."

Corey se rió entre dientes, mucho más relajada de lo que había parecido antes en la
estación Grand Central. "Y si no lo hago?"

"Hmm ... en ese caso, tendré que hacer algo excitante."

"Muy bien, qué tal esto, entonces: Colby Harrison tiene secretamente un amante
homosexual."

La boca de Julia se abrió. "Oh, Dios mío, en serio?"

Corey se rió, la travesura destellando en sus ojos oscuros. "No, o si lo hace, no sé nada al
respecto."

Maldita sea, Julia pensó. Tenía que dejar de ser tan ingenua y tomar todo en serio. "Puede
que tenga que vengarme por eso."

"Es cierto, y me lo merezco," Corey dijo. "Lo siento, no pude resistirme. ¿Quieres un café
o una Coca-Cola o algo así?"

Un camarero con una chaqueta blanca como la del mantel apareció, aparentemente de la
nada.

"Claro, tomaré un café," Julia respondió.

"Que sean dos," Corey le dijo al camarero y, luego asintió hacia Julia. "Larga noche
anoche, ¿eh?"

"Algo así." Julia recordó que cuando ella y Corey habían salido del taxi juntas, había
tratado de pensar en una forma de poder llevarla a su habitación. Pero Corey había
permanecido distante en el taxi, como si no pudiera escapar lo suficientemente rápido. Tan
incómoda como estaba hablando anoche, Corey hizo bien en tocar el tema.

"Sobre eso," Corey dijo vacilantemente.

XWPColección: Página y Facebook 84


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Creo que entiendo."

"No estoy segura de que lo hagas, Julia, pero creo que necesito que entiendas. Es por eso
que te pedí que me acompañaras aquí."

"Muy bien." Por favor, no me digas que no me encuentras atractiva, o que habías tomado
demasiado, o ... Todas las excusas posibles resonaron en la mente de Julia. Odiaba la clase
de conversación en la que el rechazo estaba oculto como algo más. Conocía el verdadero
mensaje aquí: no había posibilidad para ellas, lo cual apestaba porque realmente le
gustaba Corey.

El camarero reapareció, equilibrando perfectamente una bandeja que contenía azúcar,


crema y dos pequeñas tazas de cerámica. Él colocó la bandeja abajo sin ni siquiera un solo
tintineo y desapareció tan silenciosamente.

"¿Sabes qué?" Julia interrumpió, decidiendo poner fin a la incómoda situación. ¿Por qué
poner las palabras ahí de todos modos cuando ya sabía lo que eran? "Lo entiendo, ¿de
acuerdo? Estábamos pasando un buen rato y nos dejamos llevar un poco, eso es todo. Las
dos somos profesionales, ambas tratando de hacer nuestro trabajo aquí. Dadas las
circunstancias, no hay posibilidad de algo más que una relación amistosa de trabajo. Estoy
totalmente de acuerdo en que es lo mejor." Satisfecha consigo misma, tomó un sorbo de
café, inmediatamente quemándose la lengua. "¡Ay! Maldita sea."

La sonrisa de Corey estalló en una risa. "Lo siento. Eso fue todo un pequeño discurso que
acabas de dar."

Por lo menos estos últimos años, Julia había aprendido a reírse de sí misma. Comenzar su
vida a la edad de treinta años le había enseñado esa pequeña habilidad útil. Ella le dio lo
que esperaba fuera una sonrisa autocrítica. "Lo fue, ¿verdad?"

"Sí, lo fue, y totalmente no lo que iba a decir."

"No lo era?"

"No, ni siquiera cerca."

"De acuerdo," Julia respondió. Tal vez su instinto de periodista estaba en serio declive
porque no tenía ni idea de lo que Corey estaba pensando. Primera regla del periodismo —
nunca asumas nada. No conocia la segunda regla, pero era probablemente mantener la
boca cerrada y escuchar.

XWPColección: Página y Facebook 85


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"La cosa es," Corey siguió, golpeando nerviosamente su taza con una uña, "Me gustas,
Julia. Mucho. Realmente no tengo muchos amigos aquí. Es una especie de mundo aislado
en el que me muevo, pero me gusta pasar el rato contigo."

Julia había pasado por esto antes, atraída por alguien que sólo quería ser amiga. Por lo
general, comenzó bien, pero al final terminó en pena y una amistad rota.

"Me gusta pasar el rato contigo también," dijo. "Realmente no tengo amigos en la ciudad
tampoco." Ella agarró su taza con las dos manos, fortaleciéndose. "Pero estoy atraída por
ti, Corey, y no quiero ser sólo tu amiga. Creo que es justo que sepas exactamente cuál es
mi posición."

"Sí, y quiero que sepas cuál es mi posición también. Me atraes también, y ... "

Maldita sea, ¿por qué hay siempre una segunda parte de ese tipo de declaración? "¿Sí?"

"Lo siento," Corey susurró en voz baja. "Quiero decir ... um, quiero preguntarte si te
gustaría ir conmigo a la cena de corresponsales de la Casa Blanca la próxima semana."

El estómago de Julia dio vuelta. Corey la estaba invitando a salir?

"¿Quieres decir, como tu cita?"

"Sí, como mi cita." La mano de Corey tembló un poco, su nerviosismo era adorable.

Bueno, bueno. Después de todas las señales mixtas, Corey en realidad estaba invitándola a
salir. Imagínate. Se sentía un poco como saltar en una piscina turbia donde no podía ver el
fondo, pero también el venir a Washington y tomar una nueva asignación. Podía sentir su
camino a través de esta situación, como todo lo demás que había hecho.

"Entonces eso significa que estás bien sobre el beso de anoche? Porque parecía como — "

"Sí. Estoy bien sobre el beso." Corey sostuvo su mirada. "Admito que no estaba muy
segura de cómo manejarlo al principio. Lo siento. Actué bastante mal."

"Está bien. No tienes que disculparte."

"Lo que pasa es que todo es nuevo para mí."

"Besar a una mujer en público?" Como si todavía no me hubiera dado cuenta de eso!

Corey sonrió. "Besar a una mujer, punto. Como que me desconcertó un poco, supongo."

XWPColección: Página y Facebook 86


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia le devolvió la sonrisa, envalentonada. "Y supongo que te gustó."

Avergonzada, pero todavía sonriendo, Corey dijo, "Sí, es por eso que te pido que vayas a
la cena de prensa conmigo."

"En ese caso, sí."

La sonrisa de Corey se amplió, pero no pudo ocultar su preocupación.

"Estupendo. Pero Julia?"

"¿Sí?"

"¿Podemos tomar las cosas con calma?"

Sí, con calma era bueno. En teoría, al menos. "Por supuesto que podemos."

"Bien," Corey respondió, pareciendo algo aliviada.

Julia se inclinó sobre la mesa y le apretó la mano ligeramente. "Estará bien. Lo haremos
bien, ¿de acuerdo?"

"Me gustaría eso."

"Yo también. Y ahora creo que será mejor que me des algún tipo de primicia para que mis
colegas piensen que en realidad estoy trabajando."

Corey se rió, y pensó por un momento. "Muy bien, ¿qué tal esto? La alineación para la
cena de los corresponsales no se dará a conocer durante un par de días más, pero puedo
decirte que Ellen será la maestra de ceremonias."

"¿Qué? ¿Cómo Collins alguna vez busco a una comediante lesbiana?"

"No lo hizo. Le dejó todos los arreglos a Jane." Corey le hizo un guiño. "Él va a
enloquecer cuando se entere, sobre todo después del discurso de Jane en Central Park."

Jane tenía ciertamente pelotas, Julia pensó, empezando a admirar su arrojo. En diferentes
circunstancias, le gustaría llegar a conocer mejor a la vicepresidenta, pero eso no era
probable que sucediera. La historia de Julia con Alex siempre aseguraría una cierta
distancia y una buena cantidad de tensión entre ellas. Al menos Corey no estaba
manteniendo su pasado en su contra. Por eso, estaba agradecida.

XWPColección: Página y Facebook 87


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Si yo fuera el presidente," Julia bromeó, "Ciertamente no querría enemistarme con las
hermanas Kincaid."

"Mejor no respondo eso o podría meter la pata."

Corey probablemente podría decir mucho en este momento si quisiera, pero Julia no
presionaría, cuidando de no aprovecharse. "Será mejor que regrese," ella dijo, deseando
poder quedarse, beber más café, y compartir unas cuantas risas. Era tan fácil con Corey,
tan natural, pero al mismo tiempo, necesitaba mantener la fachada de que simplemente
compartían una relación profesional.

Manteniendo la fachada sería más difícil para Corey, Julia se dio cuenta mientras
regresaba al vagón de prensa. No envidiaba a Corey dar la noticia sobre su cita en la cena
de prensa a Jane y Alex. Con suerte Corey no cancelaría porque ya esperaba con interés la
cita.

Ella quería llegar a conocer mejor a Corey. Más que eso, quería besarla de nuevo, sólo que
en privado esta vez y por mucho más tiempo. Como horas, tal vez. Fantaseaba con esos
besos mientras el tren se abría camino hacia el sur a D.C. Para cuando desembarcó, su
mente todavía estaba en una agradable niebla. El sonido de su teléfono celular interrumpió
bruscamente sus pensamientos.

"¿Es esta Julia Landen?" La voz en el otro extremo — la de un hombre — era profunda
monótona que no pudo identificar.

"Sí. ¿Quién es?"

"No necesitas saber eso. Tengo una información importante para ti. Ves esa gran caja azul
de reciclaje a unas treinta yardas a tu derecha?"

Julia miró a su alrededor bruscamente. La estación estaba llena de multitudes a la hora del
almuerzo, los trenes que llegaban y salían, gente caminando continua y deliberadamente
pasándola, pero fácilmente pudo ver la gran caja azul. Cristo, alguien tenía que estar
siguiéndola para saber donde estaba, mirándola ahora mismo. Recorrió la multitud en
busca de hombres hablando en sus teléfonos celulares, pero había demasiados para
contarlos, y nunca sería capaz de detectar a las personas con pequeños receptores
Bluetooth en sus oídos. Mierda. Ella empezó a sudar, sin saber qué hacer. Su corazón
acelerado la llevó hacia la caja azul.

Decidió con más optimismo que prudencia que la situación no era peligrosa. Estaba en
público, rodeada de un montón de gente. Se aseguraría de que no la siguieran durante el
viaje en taxi a casa.

XWPColección: Página y Facebook 88


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"De acuerdo," dijo sin aliento en su teléfono. "La veo."

"Hay un sobre para ti debajo de ella. Confío en que harás lo correcto para el pueblo
estadounidense." La línea se cortó. Apretó un botón para el identificador de llamadas, pero
surgió desconocido.

Está bien, se dijo, respira profundamente. Es sólo un poco de información, una llamada
anónima. Su imaginación destelló al pensar en la vieja película, All the President’s
Men. Tal vez esta era su Garganta Profunda, su oportunidad a algo grande, a pesar de que
no podía ser tan dramático como Watergate. Los trucos del Watergate no le pasaban a la
gente como ella. Por otro lado, tal vez alguien estaba jugando con ella, filmándola en
secreto mientras se tragaba completamente la broma. Una broma pesada de algunos de sus
colegas, tal vez?

Julia se agachó, inclinó la caja, y estiró la mano debajo para recuperar un sobre color café
claro. A pesar de la tentación de abrirlo de inmediato, lo apretó contra su pecho, miró a su
alrededor una última vez, y se dirigió hacia la salida más cercana.

Sabría muy pronto si se trataba de una broma, o algo por lo que debería estar
preocupada. No estaba segura qué esperar.

XWPColección: Página y Facebook 89


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO NUEVE
La Oficina Oval nunca dejó de impresionar a Jane. La seriedad de la sala susurrando en
cada paso que daba en la lujosa alfombra azul demócrata, y la miraban desde los altos
retratos al óleo de Franklin Roosevelt y John F. Kennedy. Ella se sentía pequeña en el
santuario de la grandeza.

Al Presidente Collins le gustaba reunirse con ella aquí en lugar de su oficina de trabajo de
al lado. Ella supuso que era porque le gustaba manejar más ceremonial la Oficina Oval
como símbolo de su poder y autoridad sobre ella, para recordar siempre que él era el jefe y
ella trabajaba para él. Tenía razón, pero ella prefería pensar que trabajaba para el pueblo
estadounidense primero y la administración en segundo lugar. Collins podría tomar su
pequeño espectáculo de autoridad y meterselo en el culo, en lo que a ella respecta.

Él se sentó erguido detrás de su escritorio de estilo colonial, una taza de café humeante
frente a él. No le ofreció nada a ella, en cambio silenciamente le hizo un gesto para que se
sentara en una de las dos sillas enfrente de él. Podrían sentarse en los sofás junto a la
chimenea, lo que sería más informal, pero no. A él le gustaba mantener las cosas
formales. Que ridículo. Es el hombre tan imsignificante e inseguro? Ella nunca haría las
cosas de esta manera si fuera presidenta. Se esforzaría por una política de puertas abiertas,
para mantener el estado de ánimo ligero tan a menudo como fuera posible, y tratar a las
personas como personas y no como objetos.

"Esa fue toda una maniobra que realizaste en Nueva York el otro día," Collins dijo. "Me
había olvidado lo mucho que puedes ser un lobo con piel de oveja." Su ceño se convirtió
en un ceño fruncido. "Especialmente cuando hay elecciones."

"¿Disculpa?"

"Te sale muy bien. De hecho, incluso podrías querer probar en Hollywood algún día."

Él estaba realmente empezando a enojarla con esta insultante tontería, pero ella no iba a
ser incitada a una pelea. A Collins le gustaba presionar a las personas hasta que sus
ánimos se encendían. A él le gustaba tener ventaja sobre sus emociones y hacer que
parecieran tontos. Bueno, ella no le dejaría hacerle eso.

"Supongo," ella dijo fríamente, "que te refieres a mi discurso en Central Park."

"¿De verdad se lo metiste al viejo Colby Harrison, ¿no es así?"

"Me pediste que fuera tras él en cada oportunidad que pudiera. Esa era una oportunidad
tan buena como cualquiera."

XWPColección: Página y Facebook 90


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Ah, sí. Pero verás, perseguirlo por los derechos de los homosexuales fue también tu
manera de clavarme una espina en el culo."

"¿Lo siento? No lo entiendo." Ella le haría expecificar sus objeciones a su discurso. Pensó
que había hecho un trabajo brillante. Collins tomó un sorbo de café, su expresión aún
sombría.

"Lo que estoy diciendo, Jane, es que no sólo estás tratando de joderlo, sino que también
estás tratando de joderme, haciendo una cosa así."

Por muy tentador que era a veces, Jane nunca se rebajaba para igualar su grosería. Rara
vez insultaba, menos aún a su alrededor. No quería que nadie pensara que era su clon. Ella
tenía más clase en su dedo meñique que la que él poseía en todo su cuerpo.

"No estoy tratando de joder a nadie, señor Presidente, que no sea a mi encantadora pareja,
Alex." Jane sonrió para sus adentros. Le encantaba recordarle que era lesbiana.

Collins hizo una mueca como si el café se hubiera vuelto tóxico. Jane lo encontró
terriblemente gratificante.

"Sabes exactamente de lo que estoy hablando," él tronó. "Tenías que ir y atacar a Harrison
en el único maldito tema que podría romperme las pelotas en esta elección."

"Sr. Presidente, con el debido respeto — "

"No. No quiero oírlo. Ya tenemos el voto gay debido a ti, lo que significa que no hay
absolutamente nada que ganar con esta mierda. Vamos a perder a los votantes moderados
y cualesquiera de los votantes republicanos que podrían ser vulnerables. Ya sabes todo
esto, por amor de Dios! Hemos hablado acerca de mantenernos callados sobre temas
homosexuales en sesión tras sesión de estrategia hasta el cansacio."

Corrección: Collins y su equipo hablaron de ello hasta el cansancio. Jane comprendió


perfectamente sus razones — sus excusas — para enterrar los temas homosexuales. El
problema era que no estaba de acuerdo con él. En su opinión, los votantes gay y los
simpatizantes perderían rápidamente afinidad por ellos si los tomaran por sentado y nunca
levantaran un dedo para promover los derechos de los homosexuales. El hecho de que ella
misma fuera gay sólo los llevaría hasta ahora. Por otro lado, los votantes moderados y los
votantes conservadores no serían engañados por las tácticas de evasión. Si bien ella no
estaba de acuerdo con la actitud de ganar a toda costa de Forrest Mitchell y sus secuaces,
pensó que era mejor afrontar los problemas de los homosexuales de frente, para hacer
avances graduales pero constantes. Eludiendo sus responsabilidades para consentir a los
fanáticos de extrema derecha era una situación de salir perdiendo.

XWPColección: Página y Facebook 91


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Ella sostuvo la mirada del presidente. "Me temo que no estamos de acuerdo en nuestra
filosofía básica con respecto a los derechos de los homosexuales. Esto se convertirá en un
tema electoral, ya sea que nos guste o no. Es mejor estar delante que detrás de ello."

Él dejó la taza lo suficientemente fuerte para hacer que el café chapoteara por encima del
borde. "No me importa si estás de acuerdo o en desacuerdo conmigo, y no me importan
tus predicciones! ¿No lo entiendes?"

"Entender qué?" ella preguntó, haciéndose la tonta.

La cara de Collins enrojeció, la vena en su cuello palpitante. "Soy el maldito presidente y


no tú! Soy el que dirige este espectáculo. La gente votó por mí! Y eso significa que yo
decido nuestra propuesta. Decido nuestra política. Establezco la agenda. Y no quiero que
seas algún fenómeno de circo en el lado!"

Collins había sido franco, crudo e insultante antes, pero nunca de esta manera. Él estaba
tratando de despreciar su valor y sus contribuciones a la administración y a la
fórmula. Estaba tratando de despreciarla. ¿Quién demonios era él para llamarla un
fenómeno de circo? Ella no iba a sentarse aquí y aceptar silenciosamente su crítica.

Furiosa por dentro, mantuvo su voz lo más neutral posible. "Ambos sabemos lo que traigo
a esta asociación. Soy quien soy, y no voy a cambiar por ti ni por nadie más. He sido fiel a
ti y a esta administración. Seguiré siendo leal, pero no me pidas que deje de hablar y
actuar en mis creencias y valores básicos."

Collins se levantó bruscamente. "Si pudiera arrojarte de esta papeleta, lo haría," escupió,
su ira casi lo ahogaba.

Pero no puedes, Jane pensó con satisfacción mientras se levantaba también. Ella y Collins
eran iguales en altura, y su lenguaje corporal no la intimidaba en lo más mínimo. "Ambos
sabemos que eso no va a suceder," ella dijo. "Sabemos que hacer para conseguir la
reelección. Trabajaré duro para asegurarme de que eso suceda, pero eso es todo lo que
prometo. "

"Si me haces quedar como un tonto, te arrepentirás."

"La única persona que planeo hacer ver como un tonto es a Colby Harrison."

Cristo, Jane pensó, ¿cómo voy a conseguir pasar por esta elección? ¿Cómo voy a
conseguir pasar otros cuatro años con este hombre?

Se había unido a Collins hace cuatro años porque él podía ganar la presidencia y ella no
podía, al menos no entonces. Servir como su vicepresidenta era la forma más poderosa y

XWPColección: Página y Facebook 92


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

de más alto perfil que podía poner su huella digital inmediata en la política pública. Ella
quería mejorar la atención sanitaria, la educación y al país en general.

Quería ayudar a hacer las cosas mejor para las mujeres, los niños y otras minorías. A lo
largo de los años, había aprendido cómo jugar el juego, incluso si eso significaba tolerar
algunas realidades desagradables. Había tenido que esperar su momento, jugar a la
política del partido hasta que fuera su turno. Entendía eso, pero saberlo y hacerlo a veces
resultaba terriblemente difícil.

De pie cara a cara con Dennis Collins, el escritorio entre ellos lo único que les impedía
golpearse, Jane apretó los dientes y se juró a sí misma que haría lo que pudiera para
guardar su creciente animosidad del escrutinio público. En privado, lo tenía bastante con
este tipo. Si ella pudiera botarlo de la papeleta, lo haría en un abrir y cerrar de ojos.

***

Durante dos días, Corey perseguió a Jane para dar un paseo juntas en el Rose Garden. A
Jane le encantaba pasear por el Rose Garden y el South Lawn, pero rara vez tenía tiempo
para darse el gusto. El mes pasado, en un perfecto clima primaveral bajo las fragantes
flores de cerezo del jardín, había acogido un té de la tarde para un centenar de voluntarios
de honor. No había tenido tiempo de volver al jardín desde entonces.

Corey no había indicado la razón por la que quería salir a caminar con ella, pero Jane
sabía que debía ser importante y debía ser personal si su hermana quería hablar con ella
lejos de los intrusos y espías. Incluso cuando eran niñas, recordó, a Corey le gusta salir a
caminar con sus problemas.

Cuando tenía trece años y se preocupaba por algún chico, había caminado tan lejos una
noche que tuvo que llamar desde un teléfono público para llevarla a casa.

Jane finalmente cedió después de una reunión de almuerzo con el líder de la minoría del
Senado. No tenía mucho tiempo — otra reunión en la agenda en unos cuarenta minutos,
pero le daría a su hermana tanto de su tiempo como pudiera. A Corey le gustaba tomar las
cosas con calma, agraviantemente lento a veces, cuando se trataba de expresar sus
sentimientos.

Mientras caminaban por el jardín, Jane disfrutó de la variedad de tulipanes multicolores en


plena floración, el grupo de los jacintos de uva, y las manzanas silvestres en flor, sus
flores cayendo como copos de nieve perfumados.

El jardín sería un lugar hermoso para una boda, Jane pensó con un estremecimiento. Había
habido una boda aquí hace décadas para la hija de Richard Nixon. Sería perfecto para la
boda de ella y Alex. Por supuesto, mientras Dennis Collins fuera presidente, nunca

XWPColección: Página y Facebook 93


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

permitiría tal cosa. El pensamiento ardió dentro de su pecho. Ese bastardo


homofóbico . ¿De qué tenía tanto miedo? Tan amenazado? Su temor sólo lo debilita y lo
hace vulnerable a los ataques de sus oponentes. Sí, más que cualquier otra cosa, el miedo
del presidente sobre los derechos de los homosexuales dañará su intento de reelección,
pero no pudo lograr que entienda eso. Su enfrentamiento con él ayer todavía la alteraba.

"¿Qué tal si nos sentamos aquí?," Corey preguntó, señalando a un banco blanco debajo de
una pérgola tejida con rosales trepadoras.

"Por supuesto," Jane respondió.

Se sentaron, afortunadamente protegidas del sol, que estaba cada vez más caliente a
medida que avanzaba el día. Jane no podía recordar un Abril más cálido en D.C. Las
tormentas de primavera en todo el país eran más duras de lo normal también.

"Entonces," Corey dijo. "La cena de los corresponsales de la Casa Blanca este fin de
semana — "

"¿Qué? No me digas que Ellen se ha retirado?"

"No, no, nada de eso." Corey suspiró en silencio. "Es personal."

"Muy bien. ¿Está todo bien? ¿Estás bien?" Se le ocurrió a Jane que no le había preguntado
a Corey últimamente cómo estaba. No habían hablado de nada personal desde justo
después de Navidad, cuando Corey admitió que sentía curiosidad por las mujeres e incluso
podría ser gay.

"Sí. Todo está bien y estoy bien."

El tono de su hermana y sus manos apretadas hicieron que Jane pensara que no todo
estaba bien. "¿Por qué tengo la clara sensación de que no me estás diciendo todo?"

"Probablemente porque hay algo que tengo que decirte, y creo que podría no ir tan bien."

Jane se rió. No fue su intención, y se arrepintió tan pronto como vio el ceño de
preocupación de Corey. "Lo siento, pero lo que sea que tengas que decirme no puede ser
tan malo como lo que Jenkins me dijo hace unos minutos." Harvey Jenkins, líder de la
minoría del Senado, le había dado la noticia de que su partido haría todo lo posible para
detener un proyecto de ley que daba reducción de impuestos a las personas que tenían que
ausentarse del trabajo para cuidar a miembros de la familia con enfermedades
terminales. Dijo que costaría demasiado dinero a las empresas. Sí, ella pensó con disgusto,
más bien como el costo a los directores generales de algunos de sus bonos extravagantes.

XWPColección: Página y Facebook 94


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey parecía como si el cielo estuviera a punto de derrumbarse. "No estoy tan segura de
eso."

Todas estas cosas de reina del drama era tan diferente a Corey. En todo caso, tendía a
subestimar las cosas o guardarse las cosas para sí misma. "Corey, ¿qué está pasando?"

"La cena. Quiero llevar a alguien."

"¡Estupendo! ¿Hombre o mujer?"

"Mujer."

El corazón de Jane bailaba. Así que su hermanita iba a dar sus primeros pasos tentativos
como lesbiana. Recordó salir del armario como un momento emocionante, pero un poco
aterrador también. Preocuparse por lo que otras personas puedan pensar, preocuparse de
cómo se supone que todo el asunto de las citas funciona. Y luego el sexo! Bueno, no es
que el sexo con Alex le haya causado una gran angustia.

Había querido tanto a Alex que la preocupación palideció en comparación con su


deseo. Había puesto su carrera en riesgo para amar a Alex, y la apuesta había más que
valido la pena porque nunca había sido más feliz en su vida.

Tomó la mano de Corey, dándole una palmadita tranquilizadora. "Estoy aquí para ti,
cariño. Y también Alex. ¿Lo sabes bien, verdad?"

"Sí," Corey dijo. "Por lo menos eso espero."

"No, es un hecho. Nunca tienes que cuestionar eso."

"Jane." La mirada de Corey se movió nerviosamente. Ella respiró hondo y soltó, "Estoy
llevando a Julia Landen como mi cita."

Si Jane pensó que este día no podía ser peor — toda esta semana de hecho — acaba de
ser. Exasperada, soltó la mano de Corey. "¿Es en serio?"

"Sí, por supuesto que lo digo en serio."

"¿Por qué? Quiero decir, ¿por qué ella?" No se había dado cuenta de algo entre ellas
dos. Por supuesto, algunos días un volcán podría entrar en erupción en su oficina y no se
daría cuenta. Pero Corey y Julia ... definitivamente lo habría notado.

XWPColección: Página y Facebook 95


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey se puso rígida, parecía mucho más resuelta ahora y mucho menos preocupada por la
reacción de Jane. Parecía estar haciéndose más valiente por momentos. "Me siento atraída
por ella. Me gustaría llegar a conocerla. ¿No es esa la razón habitual de que dos personas
salgan?"

"Sí, por supuesto, pero ella es ... es la ex de Alex!" Jane se sintió estúpida por decir lo
obvio. Maldita sea! ¿Cómo podría querer salir con esa mujer? La misma mujer que había
sido una mierda para Alex?

"Lo sé, pero — "

"No, no estoy segura de lo que lo hagas. Esto no es un reality show o algún estúpido juego
de citas. Si quieres salir con una mujer, hay un montón de buenos partidos por ahí. Quiero
decir, mira a Nell Andrews, la congresista de Illinois. Ella es un bombón! ¿O qué tal
Shelly Constantine en la Junta de la Reserva Federal, o ... no sé, hay un montón de
mujeres con las que podría fácilmente conectarte."

¡Dios! Jane pensó. Este era un problema que podría resolver con un poco más de tiempo y
cooperación de Corey, quién no tenía que empezar a salir con la primera lesbiana — Julia
Landen de todas las personas — que le hayan dado la hora del día, y que se veía bien en
tacones y un suéter ajustado. Sí, ella sin duda había notado lo atractiva que era Julia, pero
y qué?

Corey se mantuvo firme. "No quiero salir con nadie más. Me gusta, y me siento atraída
por ella. Y creo que le gusto también."

Maldición. Corey estaba siendo egoísta, claramente sin considerar cómo ella y Alex
podría sentirse acerca de la situación, que podría ser incómodo o incluso doloroso para
ellas. "Así que se supone que debo, ¿qué? comenzar a invitarla a cenas familiares? No
sería agradable "

"Jane, lo siento. Sé que esto te hace daño, y es por eso que quería hablarte sobre esto en
privado."

"Muy bien, genial, cumpliste tu deber y me lo dijiste. Ahora puedes salir con ella con una
conciencia libre." Jane estaba a punto de levantarse cuando Corey la agarró firmemente de
la muñeca y jaló de ella hacia abajo.

"No estoy haciendo esto para lastimarte o a Alex, ¿de acuerdo?," Corey dijo. "Podrías por
favor tratar de entender? Y darme un poco de tiempo para ver si hay algo que valga la
pena explorar con Julia?"

"¿Pero por qué ella?"

XWPColección: Página y Facebook 96


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey se encogió de hombros ligeramente, sonriendo como una adolescente


enamorada. "Ella es una mujer hermosa. Y es inteligente y divertida. Me siento más viva
cuando estoy con ella de lo que ha sido en mucho tiempo."

Jane estaba enojada, su característica actitud fría hace mucho destrozada por la noticia
inquietante de Corey. "Mira, si quieres tener sexo con una mujer, bien, ve a tenerlo. Pero
no con ella!"

Los hombros de Corey se desplomaron, pero su voz se mantuvo desafiante. "No es sólo
sexo. Se trata de mucho más que eso. Se trata de descubrir quién soy y con quién quiero
estar, y en este momento siento que quiero estar con ella."

"Apenas la conoces, Corey."

"Ya lo sé, pero eso es exactamente el punto. Quiero llegar a conocerla mejor. Créeme, me
gustaría que no fuera la ex de Alex, tampoco. Pero lo es."

"Ese es exactamente mi punto. Es la ex de Alex, y eso es un gran problema para mí."

"Lo sé, y esa parte me ha dado algunas dudas. No quiero que nadie se sienta incómodo,
pero al mismo tiempo, no puedo elegir a mis citas basándome en tu aprobación previa. Lo
siento, pero voy a seguir mi corazón en este caso."

Corey tenía un buena razón. Jane no era su padre, y Corey no necesitaba su


permiso. Entendía lo sensible que su hermana podría ser a veces sobre ser la hermana
menor. De una forma u otra, Corey había pasado la mayor parte de su vida a la sombra de
Jane, y tenía que ser difícil a veces.

Jane recordó a Corey que regresaba a casa de su primer día en la secundaria, llorando
porque todos los profesores podían hablar de su hermana mayor, la maravillosa
estudiante. Había sido difícil para Corey forjarse su propia identidad, y era la razón por la
que había pasado años en Gran Bretaña, lejos de la dinastía política Kincaid.

"Tienes razón," Jane dijo, suavizando su tono considerablemente. "No deberías tener que
manejar tus citas delante de mí primero."

"¿La odias, Jane?"

El odio era una palabra muy fuerte, demasiado fuerte para lo que sentía por Julia, Jane
decidió. No estaba muy segura de cómo se sentía con respecto a la mujer. Sólo la conocía
a través de Alex, por lo que obviamente matizó su percepción. Su parcialidad se basaba
estrictamente en el amor y la lealtad por Alex, y en querer proteger a Alex. Y sí, si fuera
honesta consigo misma, se sentía un poco celosa de Julia.

XWPColección: Página y Facebook 97


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No, por supuesto que no la odio," dijo finalmente. "Pero soy parcial en su contra porque
lastimó a mi esposa. La trató como a una mierda, para decirte la verdad."

"Entiendo que Julia dejó a Alex tirada, y sí, no fue algo muy agradable de hacer. Pero
ninguna de nosotras conoce los detalles de su relación, cómo se trataban a diario, si
realmente estaban enamoradas, si era más de un solo lado o qué. Por Dios, sólo tenían
veintitantos años cuando estuvieron juntas. ¿Cuántas personas en sus veintitantos siquiera
saben qué demonios están haciendo?"

"No lo sé, pero sé que Alex la amaba entonces, y sé que cuando Alex ama a alguien, las
ama intensamente y da todo lo que tiene."

"No, ella te da todo lo que tiene porque eres el amor de su vida. Tú y yo no sabemos nada
acerca de cómo Alex y Julia estaban juntas. Creo que no debemos juzgar su relación."

Jane supuso que Corey tenía razón. Hacer comparaciones no era justo. "Eres una mujer
infernal, hermanita."

"¿Eh?"

Corey sabía exactamente cómo llegar al punto, cómo encontrar la verdad y el equilibrio,
como considerar todos los lados de un argumento.

Sus cualidades eran lo que había hecho que Jane quisiera desesperadamente que Corey
trabajara para ella. "No importa. Mira." Jane vaciló, reuniendo sus pensamientos. Ella
quería ser honesta. "Cuando veo a Julia ..." Suspiró y sacudió la cabeza con tristeza. "No
puedo evitar imaginarme a las dos juntas en la cama. Odio eso, pero no puedo quitarme la
visión de la cabeza."

"Lo sé. Es perfectamente comprensible que estés un poco celosa."

Molesta y a la defensiva de repente, Jane espetó, "¿Celosa? ¿Quién dijo que estaba
celosa?" Julia Landen no tenía nada sobre ella. Ella no era más inteligente, no era más
divertida, no era siquiera tan realizada — pero entonces, ¿qué mujer era? Julia no era
incluso más guapa. Bueno, está bien, es guapa. Y tiene buenas tetas. Y un buen culo. Y es
más joven. Pero y qué? No estoy exactamente pintada en la pared. "Está bien, supongo
que estoy un poco, pero sólo un poco."

Corey le dio unas palmaditas en la mano y contempló el césped distante, probablemente


pensando en las tetas de Julia, y ese buen culo, y en lo que le gustaría hacer con ellos.
Mierda. Más imágenes de Julia de las que podría prescindir.

"¿Estás nerviosa?," Preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 98


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey parpadeó. "Sí, un poco."

"Es un gran paso, tu primera cita con una mujer. Sólo tienes que ir despacio, ¿de
acuerdo?"

"Lo haré. ¿Estás bromeando? Ni siquiera sé qué hacer, por el amor de Dios."

"¿Quieres tomar prestado mi ejemplar de La alegría del sexo lésbico?"

Corey inmediatamente se animó. "¿Puedo?"

"No, al menos no hasta la quinta o sexta cita!"

Corey hizo un puchero. "Bien, será de esa manera. Dicen que la experiencia es el mejor
maestro de todos modos."

"De acuerdo, mira. Estoy tratando de acostumbrarme a la idea de que salgas con Julia,
pero definitivamente no estoy lista para pensar en que te acuestes con ella."

Corey se rió. "No te preocupes, no estoy allí todavía tampoco."

"Me alegro de escuchar eso." Jane tenía que llegar a su próxima reunión. Se levantó al
unísono con Corey.

"Gracias por escuchar," Corey dijo suavemente. "Y por entender."

"Bueno, no es la mejor noticia que he escuchado en el mundo, pero te amo, y siempre te


apoyaré, Corey."

Se abrazaron bajo las rosas trepadoras. Aunque sabía que eventualmente podría superar el
hecho de que su hermana estaba saliendo con la ex de Alex, no estaba tan segura de Alex.

XWPColección: Página y Facebook 99


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DIEZ
La incomodidad de Julia mientras caminaba por la alfombra roja del brazo de Corey se
extendía sólo hasta sus colegas de prensa, que observaban desde la barrera con lo que
seguramente era envidia y desconcierto. No le había dicho a nadie excepto a Dane que
sería la cita de Corey Kincaid en la cena. No había querido soportar sus preguntas, sus
críticas o sus bromas de que ella haría cualquier cosa para ganarse el favor de la
administración.

Evitó mirarlos cuando entró en el Washington Hilton. Corey le dio un guiño de consuelo y
su ánimo se levantó inmediatamente. Si bien no se sentía del todo cómoda al estar entre la
élite de Hollywood y de Washington, se sintió bien al estar al lado de Corey.

En la limusina, Corey le había dicho cuán deslumbrante se veía con el vestido plateado
Halston que le había costado el sueldo de dos semanas, pero seguramente no se sentía
igual como Corey esta noche. Luciendo deliciosa en un vestido lavanda de Alexander
McQueen que cenía sus caderas y muslos, su cabello fluyendo suavemente sobre los
hombros desnudos, y un collar de finas perlas alrededor de su cuello, Corey podrían haber
tenido su opción de mujeres u hombres. Era absolutamente impresionante.

Julia notó más que una pocas miradas de admiración deslizándose sobre Corey mientras
seguían a los otros invitados al salón de baile. Estaba encantada de ser la cita de Corey,
pero sentía la presión también. No quería decepcionar a Corey porque sabía que esta era
su primera cita con una mujer. Hubo una presión adicional en el hecho de que también
estaba aquí para trabajar.

Corey señaló hacia su mesa. Se sentarían con Steph Cameron, su esposo, y Will Carter en
la parte delantera de la sala. Jane y Alex se sentaban con el presidente y su esposa en la
mesa principal a unos pocos pies de distancia, lo que supuso un alivio para Julia. No
estaba lista para sentarse con Alex y Jane y hacer una pequeña charla, y temía que habían
tomado la noticia de su venida como la cita de Corey mal. Jane era lo suficientemente
profesional para ser amable con ella, pero apostaría un buen dinero que Alex podría
arrojar alguna animosidad en su camino, probablemente lo suficiente para estrellar un
autobús.

Un simpático camarero con una bandeja de copas de champán se detuvo junto a ellas. Ella
y Corey tomaron una copa, tintineándolas juntas en silencio. Sobre el borde, Julia
subrepticiamente echó su mirada alrededor de la sala, que se estaba llenando rápidamente
de invitados. El evento era de etiqueta, los hombres con esmoquin, las mujeres con
vestidos derramando su escote. La joyería ostentosa goteando de todos como gruesas,
relucientes gotas de lluvia.

XWPColección: Página y Facebook 100


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey pronto comenzó a atraer a una pequeña multitud de personas que querían presentar
sus respetos y hacer una pequeña charla, perfecto para que Julia hiciera su escape. Se
disculpó, prometió que no tardaría, y se escabulló. Trabajo en primer lugar, jugar más
tarde, se dijo.

Julia supuso que la mayoría de sus colegas había comenzado a beber hace horas en
cualquier número de las recepciones precena. Los periodistas eran famosos por sus formas
de emborracharse, sobre todo cuando el alcohol era gratuito. Deberían estar bien
lubricados por ahora, y cuanto más lubricados, más habladores serían — el momento
perfecto para un poco de trabajo de reconocimiento.

Ella decidió preguntarle a algunos de ellos discretamente si sabían algún chisme dentro de
la vida personal del presidente. No había sido capaz de sacar esas malditas fotos de su
mente, las dos granuladas de 8x10 metidas en un sobre dejado debajo de la caja de
reciclaje en la estación de tren para ella. Dos fotos granuladas que mostraban al Presidente
Collins abrazando a una mujer delgada pero bien formada, con el rostro ensombrecido por
un sombrero de ala ancha, con estampado floral.

Posiblemente las fotos fueron tomadas en Florida, Julia pensó, porque Collins era de la
zona de Miami. Todavía tenía una casa allí, así como su oficina principal de campaña. Si
bien nunca había oído nada siniestro o chismoso acerca de Collins en Miami, eso no
significaba que no estaba exitosamente ocultando algo.

Primero, fijo su mirada en Sally Knoblauch, una vieja corresponsal de televisión, ya no en


su esplendor, y cerca de tres horas después del horario estelar. La cadena de Sally le había
relegado a hacer suaves cara a cara para especiales de la noche cada dos meses como su
contemporánea, Barbara Walters. Sally había estado en D.C. más tiempo que la estatua de
Lincoln. Si había suciedad que se tenía, seguramente ella al menos sabría dónde encontrar
las palas.

Tan pronto como Julia mencionó al presidente, Sally balbuceó como una adolescente
enamorada, parloteando sobre cuán guapo y cuán presidencial era, lo gallardo y
cuán agradable parecía.

"Por eso," dijo con su acento de Texas, "simplemente le quita el aliento a una chica, ¿no
es así, querida?"

No, Julia, pensó. Él no lo hace. Había algo sórdido sobre Collins, y la mujer que agarraba
en la foto seguro no parecía una hija o una sobrina. De hecho, él no tenía hijos. En cuanto
a Sally, estaba demasiado enamorada del hombre para ser de alguna ayuda.

Ella siguió adelante, acercándose hasta Marcus Gentry. Marcus tenía una reputación de
exuberante — ahora estaba medio ebrio — pero también tenía una reputación de ser

XWPColección: Página y Facebook 101


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

competente y muy bien informado. Un tipo honesto, era un corresponsal de televisión


desde hace mucho tiempo en Washington para la principal emisora de Canadá, la CBC. Si
alguien sabía lo que sucedía detrás de las escenas en esta ciudad, era él.

"Te invito una copa, cariño?" Los ojos de Marcus ya se veía un poco vidriosos.

"Claro, pero nadie aquí te dijo que la barra es libre?"

"Maldita sea, y aquí me han estado cobrando todo este tiempo."

Él se rió, una risa baja de borracho, y cogió otra copa de champán de la bandeja de un
camarero que pasaba. Le entregó la copa a ella con una reverencia caballeresca y un guiño
provocativo.

"Oh, Marcus, estoy segura de que sabes que estoy aquí con Corey Kincaid." No quería que
pensara que estaba interesada en él.

"¿Quieres decirme algo que aún no haya averiguado? Ustedes dos hicieon que las lenguas
de todos se movieran en el momento que entraron juntas. Santa Madre de Dios, estaría en
el cielo si ustedes dos — "

"Ahora, ahora," lo regaño ligeramente. "No en tríos, Marcus, querido, así que ni siquiera
vayas allí."

"No sabes lo que te estás perdiendo," él bromeó.

Ella sabía que Marcus había estado casado tres o cuatro veces, y tenía fama de ser un
notorio mujeriego. Todo el mundo bromeaba al respecto, tanto en su cara como a sus
espaldas.

Julia tomó un sorbo de champán lentamente, decidiendo que esta sería su última copa
hasta mucho más tarde. Quería mantenerse alerta.

"Hablando de tríos, sé que soy nueva en la ciudad, pero he oído que hay muchas cosas
perversas alrededor. Si te interesa, eso es."

"Tienes razón, hermana." Marcus se apoyó en la barra pareciendo relajado y confiado,


guapo en una forma un poco rebelde. Podía ver por qué las mujeres lo encontraban
atractivo. "Hay toda una base de ese tipo de cosas. Clubes de intercambio de parejas,
espectáculos de sexo en vivo, lo que sea. La misma cosa que obtienes en cada ciudad, pero
aquí nunca se sabe quién puede estar masturbándose en el asiento a tu lado."

XWPColección: Página y Facebook 102


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia no estaba contenta con la imagen que Marcus acababa de proporcionar. Como
policía, había visto muchas cosas que no quería volver a ver de nuevo. Ella se inclinó más
cerca de él, manteniendo su voz baja. "¿Has oído hablar de que Collins esta metido en
algo ... ya sabes ... menos que virtuoso?"

Marcus se rió cínicamente. "El presidente se enorgullece de estar limpio como un silbido."

"¿Lo está?" Ella lo miró sin parpadear.

Él se encogió de hombros y tomó un sorbo de martini, sin apartar su mirada de la de


ella. "Lo dudo. La mayoría de ellos no lo son. He oído rumores, pero nada concreto. La
línea oficial, por supuesto, es que él y su esposa han estado felizmente casados 26 años, lo
creas o no. ¿Porque lo preguntas?"

"Ninguna razón. Sólo curiosidad."

Marcus entrecerró los ojos, ya sea en advertencia o tratando de comprobar su


veracidad. "Bueno, no seas curiosa. Aprendí hace mucho tiempo que lo mejor es
mantenerse alejado de la caja de Pandora si quieres trabajar en esta ciudad. Ví a muchos
buenos periodistas salir de aquí en los años de Clinton porque se desviaron por la
corrupción. Diablos, algunos de ellos están informando sobre ferias de otoño y
cumpleaños en lugares como Tulsa y Tuscon ahora." Él sacudió la cabeza con
tristeza. "Ningunas malditas gracias."

"Buen punto. Recordaré eso."

"Oye, chica, solo haz tu trabajo. No vayas a intentar ser la próxima ganadora Pulitzer, ¿de
acuerdo? Hay mucha gente poderosa en esta ciudad. Gente a la que no les importa si
arruinan a algunos míseros periodistas como nosotros. No vale la pena."

"Lo sé. Tienes razón. No haré nada estúpido."

Medio borracho o no, Marcus parecía lo suficientemente inteligente como para saber que
su curiosidad no era tan inocente como ella intentaba fingir. Él probablemente tenía
razón. Seguir la pista podría ser peligroso para ella. Los finos vellos en su nuca se
erizaron.

Girándose lentamente, vio a Jake Ainsworth — el asistente del director de campaña de


Colby Harrison — mirándola desde el otro lado de la sala. Ahora ese hombre le daba
escalofríos, saber quién era antes de que ella se presentara y actúar tan directo con ella en
el bar Hay-Adams. Algo estaba pasando con él. Podría él ser su Garganta Profunda? Era él
quién trataba de meter a Collins en la mierda con esas fotos asquerosas, con la esperanza

XWPColección: Página y Facebook 103


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

de que hiciera algún tipo de divulgación? La voz en el teléfono no había sonado como la
suya, pero podría haberla simulado o haber hecho que alguien hiciera el trabajo sucio.

Ella movió su mirada, atrapando los ojos inquisitivos de Corey. La cena estaba a punto de
comenzar. "Nos vemos, Marcus. Disfruté de nuestra pequeña charla."

"Sí. Oye, dale mis saludos a las hermanas Kincaid. Y dile a la hermana mayor que me
gustaría una exclusiva uno de estos días."

***

Durante la cena, Corey permaneció consciente del calor cargando en su piel cada vez que
su brazo o el muslo rozaba accidentalmente el de Julia. Había electricidad entre ellas,
pensó. Más como una fusión nuclear. Lo había sentido antes, pero no así, sentada tan
cerca tanto tiempo. Claro que la atracción era demasiado potente para ser unilateral, se
preguntó si Julia también sintió el calor. Esperaba que lo hiciera.

Antes de que comenzaran los discursos, Ellen hizo una rutina de comedia que era de gran
nitidez en su sarcasmo hacia el presidente. Fue más amable con Jane sin embargo
burlándose que quería ser su guardaespaldas, y pretendiendo desafiar a Alex a un duelo al
amanecer.

Después, Collins tomó su turno en el podio. Cortó a los medios de comunicación en trizas,
diciendo el nombre de un par de conocidos periodistas por algunas meteduras de pata en el
aire que habían hecho, y ensartando a otro reportero por haber escrito mal el nombre del
Secretaría de Defensa en un artículo de primera página. Él no se burló mucho de sí
mismo, yendo contra una larga tradición en la cena anual de prensa, pero lo niveló
haciendo algunos chistes sarcásticos a Jane, llamándola Mujer Maravilla, su Jane a su
Tarzán, e insinuando que él era el cerebro y ella simplemente el bombón.

Corey vio a Jane silenciosamente estar furiosa por las palabras de Collins, a pesar de que
lo soportó como una buena competidora. Su mandíbula estaba apretada, tensa e inmóvil,
con los ojos fríos y duros como el granito. Nadie se veía más formidable que Jane cuando
estaba enfadada.

Todavía recordaba la vapuleada que Jane le había dado a un vendedor de helados por
tratar de engañar a las dos hermanas por un dólar cuando eran niñas. Pobre chico, estaba
prácticamente llorando cuando Jane terminó con él. Menos mal, pensó, que Jane no
estaría tomando un turno para reprender al presidente, porque verbalmente lo mataría, y
sería un maldito desastre.

La parte formal de la noche estaba llegando a su fin cuando Jane cortésmente le preguntó,
"Ustedes dos vendrán a la fiesta después en la casa del embajador de Francia?"

XWPColección: Página y Facebook 104


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Ella había mantenido su palabra esta noche y trató a Julia con respeto, por lo que Corey
estaba agradecida. Alex había sido claramente fría, aunque no mal educada. Miró a Julia
por una respuesta a la invitación de Jane. No quería privarla de la experiencia completa
del glamour de una fiesta posterior privada con líderes y celebridades
internacionales. Pero si fuera por ella, llevaría a Julia a algún lugar mucho más
privado. Trató de sonar imparcial cuando preguntó, "¿Qué dices?"

"Para ser honesta, ya tengo bastante de fiesta por esta noche," Julia respondió. "¿Te
importaría acompañarme a casa, Corey?"

El corazón de Corey palpitó estrepitosamente. Esperaba que Julia no estuviera lista para
que terminara la noche, porque sentía como si su cita apenas había comenzado. "Por
supuesto. Avisaré a mi chofer."

Ella y Julia se despidieron de Jane y Alex, Will, Steph y su esposo, y algunos otros antes
de subir a la limusina. Julia le dio al chofer su dirección, la cual resultó ser un apartamento
arriba de una librería en el vecindario de Adams Morgan.

"Vecindario de moda para los jóvenes profesionales," Corey señaló. "Hay una gran
cafetería allí, Sassafras. ¿Estás familiarizada con ella?"

"¿Familiarizada? Prácticamente vivo allí los fines de semana."

Corey se echó hacia atrás, visualizándolas fácilmente sentadas juntas en una pequeña
mesa de patio afuera de la cafetería, compartiendo un Washington Post y bebiendo café
expresso. A ella le encantaría pasar un día de ocio con Julia de esa manera: pasar el rato,
tomar café, salir a caminar por el parque, conversar, y tal vez incluso tomarse de la
mano. Aunque totalmente presuntuoso, la visión se sentía sorprendentemente más como
un recuerdo que una fantasía. Como algo que ella y Julia había hecho realmente en lugar
de algo que podrían hacer en el futuro.

"Aquí estamos," Julia anunció, volviéndose hacia Corey en la oscuridad aún más negra
por los vidrios polarizados. "¿Te gustaria venir? Conocer a Ralph?"

El corazón de Corey dio voltereras. "Me encantaría conocer a Ralph."

La librería se veía pintoresca, tanto libros contemporáneos y ediciones de coleccionistas


en su gran ventanal. Julia llevó a Corey hacia una puerta cerrada junto a la tienda,
explicando que vivía en el segundo piso del edificio de ladrillo rojo de tres pisos. Cada
ventana en los niveles superiores estaba adornada con persianas de color rojo brillante,
dando al edificio un aspecto casi de Nueva Inglaterra.

"¿Qué debería decirle a mi chofer?" Corey tragó, nerviosa por la respuesta.

XWPColección: Página y Facebook 105


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Dile que de la vuelta a la cuadra unas cien veces."

Lanzar el puño al aire parecía fuera de cuestión, por lo que Corey simplemente sonrió y le
dijo a su chofer que lo llamaría en un rato.

Sin decir una palabra, siguió a Julia arriba por las escaleras, viendo su culo moverse
dentro de los confines de la lisa tela de su vestido. Si sólo tuviera las agallas, pensó,
agarraría ese trasero y le daría un pequeño apretón. No había posibilidad de que fuera lo
suficientemente valiente para eso, al menos no sin algunas copas más. O alrededor de una
docena más de citas.

Ralph el gato atigrado las saludó en la puerta, maullando fuerte y enroscándose como un
fideo alrededor de sus piernas. Julia se agachó para acariciarlo, ese apretado culo redondo
le hizo señas de nuevo para ser apretado. Maldita sea! Corey quería tocarlo, jalar de el en
su parte media, y frotarse contra él. Arrancar ese vestido mientras estaba en
eso. Realmente no sabía qué hacer después de ese punto, pero estaba bastante segura de
que algo se le vendría a la mente.

Julia se giró, la sorprendió mirando, y sonrió. "Ves algo que te gusta?"

"Um, S-sí! Un gran lugar que tienes aquí. " No voy a admitir que quiero que me llevé al
dormitorio. Sobre todo desde que le dije que quería que fueramos despacio. Cristo, ¿en
qué estaba pensando? Julia la tomó de la mano y tiró de ella. Había leído su
mente? Corey se preguntó. Su estómago dio vuelta. Oh, Dios, espera! No estoy lista para
el dormitorio todavía!

Sus preocupaciones demostraron ser infundadas cuando Julia la llevó a la sala de estar,
donde encendió una lámpara Tiffany junto al sofá de cuero. La tenue luz proyectaba
sombras multicolores. El sofá era de color marrón chocolate y suave como la
mantequilla. Todo era tan romántico, con música suave lo único que falta.

Poniendo una mano en la parte baja de su espalda, Julia le dio un empujón juguetón a
Corey hasta que cayó al sofá. Jadeó sorprendida, pero no había tiempo para estar nerviosa,
no cuando Julia se subió el vestido ajustado para poder sentarse a horcajadas en su regazo.

Oh, Dios, esto está realmente pasando? Sí, lo era. Julia estaba en su regazo, con las manos
sobre sus hombros, mirando sensualmente a sus ojos.

"¿Estás bien?" Julia susurró.

Corey no podía hablar, simplemente asintió.

"Bien, porque me muero por besarte. He querido besarte toda la noche."

XWPColección: Página y Facebook 106


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Lo has hecho?" Corey chilló.

"Oh, si. Otras cosas también. Como querer tocarte."

El cálido aliento de Julia se agitaba contra su cuello. Corey inclinó la cabeza para darle un
mejor acceso a Julia. "Tócarme dónde?"

Los labios de Julia rozaron su cuello. "Aquí," susurró. "Y aquí."

Los suaves labios se movieron hacia su garganta. Corey echó la cabeza hacia atrás y cerró
los ojos. Un suave gemido en lo profundo de su garganta luchó por escapar. Se lo
tragó. Demasiado. Es demasiado. Pero al parecer, no era demasiado para Julia.

Los besos de Julia cubrieron su garganta con cálida humedad, cada uno excitante y
construyendo una corriente lenta, tortuosa dentro de ella. Oh, cómo quería ceder, ser
arrastrada por esa tormenta que era Julia. No se había dejado arrastrar por alguien antes, ni
siquiera Jason. Sus relaciones siempre habían sido metódicas, graduales, discutidas,
analizadas y planeadas a cada paso del camino. Nada había sido así, atracción pura en
todos los niveles, la atracción marcando el ritmo. Incendiándola.

La boca de Julia encontró la suya, la suavidad se fusionó con la suavidad. Corey se


sorprendió por la suavidad de sus bocas juntas, como satín sobre satín, calor sobre calor,
un gradual regreso a casa, la exactitud de encajar la pieza perfecta en la ranura perfecta, el
clic de la perfección. Sí, ella quería esto.

Besó con avidez a Julia, besándola con el anhelo y la inquietud de una mujer que nunca
había sido besada por otra mujer, pero siempre había querido que sucediera. Julia
respondió cada beso con más dominio, más deseo. Corey abrió más la boca. La lengua de
Julia tocó la de ella. Las manos de Corey se movieron hacia el culo de Julia, y la acercó
más. El cuerpo de Julia se sentía tan cálido contra el suyo. Sentía los latidos del corazón
de Julia latiendo contra el suyo, el pecho agitado de Julia con la misma excitación que
impulsaba su propios latidos.

Julia apartó su boca para chupar el lóbulo de Corey. Oh, Dios! Cada parte de ella que Julia
tocaba cobró vida como un manojo de sensibilidad, tanta sobrecarga sensorial que casi no
podía soportarlo. Ella empezó a respirar más fuerte, ya sin sofocar los gemidos profundos
en su garganta. Vibraba por dentro y estaba húmeda, más húmeda que los besos de
cualquier hombre alguna vez la pusieron.

"Demasiado?" Julia susurró.

"Un poco," Corey jadeó.

XWPColección: Página y Facebook 107


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Podemos parar."

No. Si Julia se detenía, ella seguramente moriría. "No quiero que pares."

La boca de Julia estaba sobre la suya otra vez. Sus manos se movieron hacia la cintura de
Corey, dibujando diminutos círculos, acariciando suavemente. Corey involuntariamente
arqueó su espalda, enviando una señal de que quería esas manos sobre sus pechos. Oh,
Dios, estoy siendo una zorra, pero no puedo evitarlo! Se sentía como una adolescente
hormonal sin ninguna preocupación en el mundo, sin ningún tipo de responsabilidades,
guiada únicamente por la magia de la lujuria juvenil. ¿Dónde estaba su sentido del
decoro? De lo razonable? O de hacerse la difícil? Se preguntó. Era su primera cita,
después de todo. Su primera cita con una mujer. Su primera cita real con alguien en
mucho tiempo. Se suponía que ... ¿qué?

Los besos de Julia la volvían loca, dejándola sin aliento. Se suponía que debía... hacer
algo. Parar tal vez? ¿Ir más despacio? No podía pensar en nada más. Ni siquiera sabía
cuánto tiempo habían estado besándose, o incluso dónde estaban. Sí, está bien. Todavía
estaban en el sofá, Julia todavía sentada a horcajadas sobre su regazo, pero horas podrían
haber pasado desde que habían comenzado a enrrollarse. Ella no tenía idea.

Las manos de Julia le tocaron los lados. Oh, sí. Otra sacudida de su aliento cuando las
palmas de Julia encontraron de repente sus pechos, ahuecándolos ligeramente. Sus ojos se
cerraron. Pensó en los pechos de Julia, que parecían tan redondos, más llenos que los
suyos, y sólo a pulgadas de su cara ahora. Los imaginó a ambos suaves y firmes al mismo
tiempo. ¿Cómo se sentirían esos pechos en sus palmas? ¿Cómo se sentirían debajo de sus
dedos acariciándolos? Contra sus labios? Bajo su lengua? Oh, Dios! Ella apretó las
piernas juntas en un esfuerzo inútil por reprimir el duro palpitar allí.

La boca de Julia se movió a la garganta de Corey de nuevo. Sus manos apretaron


ligeramente los pechos de Corey, y luego sus pulgares encontraron los pezones,
acariciándolos suavemente a través de la tela satinada del vestido. Jesús, sus pezones
estaban tan duros, que temía que pudieran atravesar la tela. Si lo hicieran, estarían allí,
desnudos y listos para la húmeda y cálida boca de Julia. Oh, Jesús. Se vendría si Julia
ponía su boca sobre sus pezones y los chupaba, lo sabía. Ella nunca se había venido así
antes, pero sabía que lo haría ahora. Con Julia. Oh! Ella gritó, necesitando mucho más,
pero Julia se paró de repente, mirándola fijamente a los ojos.

Julia tocó ligeramente su frente con la de Corey. "Hay tanto que quiero hacerte,
Corey. Desnuda, en mi dormitorio. Oh Dios. Quiero estar de rodillas. Quiero besarte por
todas partes, tocarte en todas partes. Lamerte en todas partes hasta que te vengas cien
veces."

XWPColección: Página y Facebook 108


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey tragó, con la garganta reseca más allá de lo creíble. Se estaba derritiendo
lentamente, deshaciéndose lentamente en las manos de Julia, totalmente indefensa,
totalmente débil e impotente. Totalmente destrozada. Ella haría cualquier cosa que Julia
quisiera en este momento. Dejar que Julia le haga todo a ella. No le importaba en lo más
mínimo que no supiera cómo hacer que Julia se viniera y no comprendía todas las
mecánicas involucradas. Tampoco le importaba que el sexo en la primera cita fuera
mucho más rápido de lo que había querido que las cosas fueran. No le importaba nada en
este momento más allá de que Julia continuara lo que había empezado.

"Por favor," Corey gemía suavemente.

"Oh, Corey, Quiero. Quiero hacerte el amor tanto. Pero no podemos en este momento."

"¿Qué?"

"Quiero decir que no deberíamos en este momento."

Como un borracho bruscamente sobrio, la atención de Corey cambió en estado de


alerta. "¿Qué quieres decir? ¿Por qué no?" Maldita sea! ¿Necesita rogar? Lo haría si tenía
que hacerlo.

Los ojos azul grisáceo de Julia estaban todavía ahumados con lujuria. "Maldita sea, ¿sabes
cuanto lo quiero?"

"Sí. T-te creo." Entonces dejó de hablar y hazlo!

"Eres tan hermosa. Y puedo decir que estás tan excitada como yo," Julia susurró.

"Entonces por qué no deberíamos?"

Julia se apartó aún más. "No creo que sea una buena idea apresurar las cosas."

"¿No es algo que debemos decidir juntas?" Corey trató de no sonar


exasperada. Seguramente Julia no estaba tratando de lastimarla o frustrarla.

"Sí, pero en este momento, nuestros libidos están haciendo la decisión. No creo que sea
una buena idea."

Julia se levantó del regazo de Corey, dejándose caer a su lado con un fuerte suspiro. El
peso de su ausencia se sintió aplastante. Las lágrimas acechaban justo debajo de la
superficie, pero Corey luchaba por mantenerlas allí.

XWPColección: Página y Facebook 109


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Lo siento," Julia dijo. "Quiero, muchísimo." Su mano se deslizó en la de Corey. "Ni
siquiera puedo creer que soy lo suficientemente estúpida — o lo suficiente inteligente —
para parar así."

"¿Es porque soy ... ya sabes. Porque no he estado con una mujer antes?" Dolía pensar que
Julia podría estar rechazándola debido a su falta de experiencia. No era una niña y no era
una excéntrica que estaba experimentando, Julia no lo sabía?

"En parte, pero no realmente. Confío en que sepas lo que estás haciendo, que sabes lo que
quieres."

"¿Entonces que es eso?"

"No quiero arruinar esto."

"¿No?"

Julia sacudió la cabeza y sonrió. "Quiero hacer las cosas de la manera correcta contigo."

"Y la manera correcta significa esperar?"

"Significa ir más despacio que ... esto."

Mierda. Pensó que justo cuando estaba lista para perder su virginidad lesbiana, todo se
vino abajo y se detuvo, pero tal vez Julia tenía razón.

"Muy bien," concedió. "Confío en que ir despacio es lo correcto por hacer. Pero
maldición, esto es más difícil de organizar que una mitín en el país republicano. O
mirando hacia Collins y sus secuaces."

"Lo sé. Créeme, lo sé. Creo que necesito cambiarme la ropa interior." Julia se rió.

Corey también se rió. Chico, sabía como se sentía la ropa interior húmeda ahora.

Julia se levantó, sin soltar la mano de Corey. "¿Qué tal si hacemos una taza de té?"

"Eso suena perfecto. Bueno, no es perfecto, pero parece una alternativa segura," Corey
dijo.

Momentos más tarde mientras tomaban el té, hablaron sobre la velada, repitiendo las
partes divertidas de la cena y las partes no tan divertidas. Sin entrar en detalles, hablaron
del desprecio apenas disimulado de Jane por el presidente.

XWPColección: Página y Facebook 110


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Tengo la sensación de que no es el tipo más agradable del mundo," Julia dijo.

Corey no conocía a Collins fuera de sus funciones oficiales como presidente, pero estuvo
de acuerdo con Julia. Él era calculador, sí. Astuto e insensible, sí. "Realmente no lo sé,
pero no es mi persona favorita. Seguro que no el tipo con el que te gustaría sentarte y
tomar una copa tranquilamente."

"¿Qué pasa con su moral?"

Corey se encogió de hombros. Ella realmente no tenía idea, aunque no confiaba en que él
no apuñalaría a Jane por la espalda.

"Quiero decir," Julia continuó, "es el tipo de persona que le pone los cuernos a su esposa?"

"¿No lo son la mayoría de los hombres? Especialmente en esta ciudad."

"Entonces supongo que es un sí?"

"Por Dios, no lo sé. No quiero pensar en el tipo de esa manera. ¡Qué asco!"

Julia frunció el ceño en concentración, claramente seria sobre el tema. "¿Has oído algo así
de él?"

"De acuerdo, espera. Siento que estamos de repente hablando oficialmente o algo así, y no
me gusta. No puedo estar besandote en tu sala de estar, y luego dos minutos más tarde me
estás interrogando como si fuera una entrevista o algo así."

"Tienes razón, lo siento. No quise que — "

"Dejar ir toda la periodista sobre mí?"

"Exactamente." Julia sonrió.

"¿Por qué quieres saber, de todos modos?"

"No hay razón, sólo por curiosidad."

Corey no estaba tan segura. En su experiencia, cuando un periodista decía que sentía
curiosidad por algo, eso por lo general significaba que ya estaban en camino a la
investigación, o al menos que habían llegado a algún tipo de conclusión educado sobre el
tema.

XWPColección: Página y Facebook 111


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Hablemos de nosotras," Corey dijo. "Como cuando nos volveremos a ver, y cómo no
quiero que haya ninguna línea borrosa entre nosotras cuando estemos en una cita, ¿de
acuerdo?"

Los ojos de Julia brillaron, la lujuria regresando. "Está bien, quiero verte de nuevo tan
pronto como podamos manejarlo."

***

Agarrando el tallo de su copa de champán, Alex escuchó a Jane desahogarse con su vieja
amiga Clara Stevens acerca de Collins. Habían encontrado un rincón tranquilo del enorme
patio en la casa del embajador francés, que era casi un palacio, y Jane no ocultó
nada. Apenas podía tolerar a Collins en estos días, le dijo a Clara, y lo peor de todo era
que ella y Collins tenían que hacer campaña juntos durante los próximos seis meses,
actuando como si se quisieran.

Clara asintió en simpatía. A ella no le importaba mucho Collins tampoco, Alex lo sabía, y
lo había dejado claro hace cuatro años que se encontraba en el equipo de Jane. Casi había
chantajeado a Collins para que tomara a Jane como compañera de fórmula.

Clara Stevens era una diosa en el Partido Demócrata, una vez jefa de la DNC (Comité
Nacional Demócrata), ahora una dama con más influencia no oficial que cualquier otra
persona en el partido. Había sido una amiga cercana del padre de Jane en sus años como
gobernador, por lo que su lealtad Kincaid se remonta a décadas atrás.

"Es como un mal matrimonio en el que estás atrapada," Clara ofreció. "No es que sepa
sobre esas cosas."

Alex preguntó, "¿Cómo está esa hermosa esposa tuya? Y por qué no está aquí?"

Los ojos oscuros de Clara se suavizaron ante la mención de Sophie, su pareja desde hace
mucho tiempo. Había habido un tiempo, hace décadas, cuando la sexualidad de Clara le
había impedido postularse para cargos oficiales. Había tomado la decisión de vivir su vida
honestamente, incluso si eso significaba sacrificar un cargo político. Los tiempos eran
ciertamente muy diferentes ahora.

"Ha estado un poco indispuesta en los últimos días," Clara respondió.

Las cejas de Jane se alzaron con preocupación. "Ella está bien?"

"Un fuerte resfriado que no va a desaparecer, eso es todo."

XWPColección: Página y Facebook 112


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Sophie era una buena década más joven que Clara, pero Alex sabía que su salud era un
poco frágil.

"Prométeme," Jane dijo, "que si no mejora pronto, verá a un médico."

"Por supuesto, pero ella está bien."

"¿Y que hay de ti?," Alex le preguntó a Clara. "¿Como has estado estos dias?"

"Mira, sólo porque tengo que usar un bastón de vez en cuando, no me estoy cayendo a
pedazos."

Alex se rió entre dientes. "Muy bien, entonces que te parece si tu y yo buscamos la mesa
más cercana y hacemos un pequeño pulso."

"Ahora estás hablando." Clara le guiño un ojo a Alex. "Pero no quisiera avergonzar a uno
de los mejores del Servicio Secreto."

"Tienes razón. No queremos eso. Nunca lo superaría."

"Jane, querida." La sonrisa de Clara se disolvió cuando se giró hacia Jane. "Eres la mejor
vicepresidenta que jamás haya tenido este país y nuestro partido tiene mucha maldita
suerte de tenerte. Serás nuestra próxima presidenta."

Jane parecía a punto de llorar, algo que Alex rara vez veía. Su corazón se contrajo.

"Es tan condenadamente difícil mantener ese sueño algunos días," Jane susurró con voz
temblorosa. Alex cogió la mano, apretandola suavemente. Jane reconoció el gesto
apretando en respuesta. "Algunos días no parece valer la pena."

"Lo sé, y lo mismo ocurre con cada hombre o mujer que haya tenido alguna vez el mismo
sueño que tú. Es parte de lo que te mantiene humilde y te hace humano. Es exactamente
por eso que eres el político del futuro."

Jane se rió un poco amargamente. "Si esto se supone que es una charla de ánimo, no estoy
segura de que esté funcionando. Pero lo aprecio, Clara."

"Tonterías, hija. Collins es un dinosaurio, el último de su especie."

"Eso puede ser, pero mi destino depende de ese dinosaurio en este momento, así que no
quiero que él elija este año para extinguirse."

XWPColección: Página y Facebook 113


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Los ojos de Clara se estrecharon. Permaneció ominosamente en silencio durante un


minuto o dos. "Seguir el camino del tiranosaurio rex podría no ser tan malo, ya sabes."

"¿De qué estás hablando?" Jane sacudió la cabeza, su pregunta puramente retórica ya que
la sugerencia de Clara era ridícula. "Mira. Eso sería desastroso para mí. Estoy contando
con que seamos reelectos, y luego que él no arruine demasiado las cosas en los próximos
cuatro años. "

"Desafortunadamente, esa última parte es lo que más me preocupa. La situación actual es


una de las tres opciones, y la que menos me gusta."

Alex se afirmó, no le gustaba la dirección de la conversación. "¿Cuáles tres


opciones? Pensé que mantener el rumbo era la única."

Clara bajó la voz hasta un susurro sombrío. "Hay la opción de dejar que Collins eche a
Jane de la papeleta, lo cual absolutamente lo diezmaría y perdería las elecciones."

Jane jadeó audiblemente. "Eso podría retroceder al partido por años!"

"No. Sólo cuatro años. Los republicanos ganarían, pero tú te postularías en cuatro u ocho
años, dependiendo de las condiciones. Y ganarías."

Desde un punto de vista egoísta, a Alex le encantaba la idea de tener a Jane para sí misma
durante los próximos cuatro años. Pero Jane parecía decididamente infeliz. Claramente,
no estaba loca por el escenario.

"Eso es demasiado arriesgado," Jane dijo, sacudiendo la cabeza. "No podemos apostar en
que el partido — o yo — nos recuperemos tan rápidamente. No me puedo imaginar lo que
estar fuera de la vista pública durante tres o cuatro años puede hacer para mi carrera,
Clara. No es algo con lo que quiero experimentar."

"Sí. Por eso me gusta más la opción restante."

"¿Cuál?" Alex y Jane preguntaron al unísono.

La sonrisa de Clara le recordó a Alex a un capo de la mafia. "Hacerlo que retroceda


contigo. Ponerte en la parte superior de la papeleta."

Alex silbó suavemente con asombro mientras que Jane puso los ojos en blanco.

"¿Qué novela de ciencia ficción has estado leyendo?" Jane preguntó con sarcasmo.

XWPColección: Página y Facebook 114


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Oh, no estoy hablando de fantasía."

"Bueno, para mí lo es. Ni siquiera contemplaré ideas así. Nunca se ha hecho antes, y
Collins seguro no va a ser el primero en hacerlo."

La expresión de Clara era ilegible, pero antes de que pudiera continuar, fueron
interrumpidas por el clic clic de tacones de aguja que pertenecían a la Subsecretaria de
Estado Margaret Tanner. Alex forzó una sonrisa, insegura si se sentía aliviada o molesta
por la interrupción.

XWPColección: Página y Facebook 115


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO ONCE
Un segundo sobre llegó a su apartamento. Otra fotografía, granulada de nuevo, pero lo
suficientemente clara para mostrar a Dennis Collins, la misma mujer y un niño jugando en
un parque, luciendo felices y cómodos juntos. El parque parecía vacío, privado. Había
palmeras, pero nada más que diera alguna indicación de dónde había sido tomada la
fotografía o cuándo. Parecía reciente porque Collins se veía exactamente igual. Si él no
fuera el presidente, Julia consideró, podría haber sido una foto de una pareja anónima y su
hijo, o un abuelo con su hija y nieto. Pero era el presidente, y si era cierto o no, la foto
daba a entender que tenía una amante y un hijo.

"Maldita sea," Julia murmuró para sí misma. ¿Quién demonios estaba jugando con ella? Y
que demonios querían que hiciera con esto? Bueno, eso podría adivinarlo. Ellos querían
que desatara el escándalo. Pero ¿por qué ella? Era porque era de Miami — la ciudad de
origen del presidente y quizás donde vivían la misteriosa mujer y el niño? Era porque
tenía una conexión con Alex? Porque era nueva en D.C. y quizás un poco ingenua? O era
porque todavía no se había hecho un nombre por sí misma en el negocio de las noticias y
podría estar ansiosa por hacerlo? Los motivos de la misteriosa fuente podrían ser todo lo
anterior, supuso, o ninguno.

Cualesquiera que sean las razones, le había dado esta pequeña colección de fotos
potencialmente perjudiciales, y le correspondía a ella averiguar qué hacer con ellas y
quién podría estar detrás de ellas. Toda una vida en la política probablemente había
producido muchos enemigos para Collins, y era un año electoral. Alguien con poder
seguro que no quería ver a Dennis Collins reelegido.

Julia no podía empezar a adivinar quién podría estar entre los miles de sospechosos. Colby
Harrison parecía ser la primera opción obvia, pero estaba bastante segura de que la
respuesta no sería tan simple. Consideró sus opciones. Podía no hacer nada, o podría ir de
lleno en ello y desatar el escándalo. Ella no tenía mucho estómago para los
extremos. Bueno, al menos no desde que había tomado la acción extrema de cambiar de
lugar y abandonar a Alex. Ella era mucho más cautelosa ahora. Lo mejor que podía hacer,
decidió, era tomarse su tiempo y tratar de descubrir quién estaba detrás de esta pequeña
sucia acción.

No había tenido ninguna suerte con discretas averiguaciones sobre la vida personal de
Collins. Su imagen como un hombre felizmente casado permaneció cimentada. Podía
mostrarle las fotos a Corey e involucrarla, pero desestimó esa idea rápidamente.

Ella y Corey había decidido mantener su vida profesional lo más lejos de su relación de
pareja como sea posible, ya que ninguna de ellas quería hacer malabares con los
conflictos, cuestiones éticas o acusaciones de favoritismo. Además, era refrescante pasar
el tiempo juntas y no hablar de trabajo pesado.

XWPColección: Página y Facebook 116


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia miró su reloj. Se suponía que iba a reunirse con Corey pronto para una cena
tardía. La vida de un jefe de campaña estaba muy ocupada en estos días, y Corey era una
jefa muy ocupada en estos días, y Corey iba a estar más ocupada a medida que el verano
avanzaba y la convención de nominación se acercaba.

Ella y Corey apenas tenían tiempo para una cita una vez a la semana, lo que también
significaba que no habían dormido juntas todavía. A veces deseaba no haber sugerido que
fueran despacio porque ahora su relación estaba a paso de tortuga gracias a sus apretadas
agendas. Cristo. Deberían haberlo ido por ello en esa primera cita hace tres
semanas. Habían estado tan cerca de disfrutar de sus cuerpos la una de la otra! Oh,
bueno. El ir despacio tenía sus ventajas, pensó. Les permitió llegar a conocerse sin
presión, y la construcción gradual de la tensión sexual era muy dulce.

Mierda, tenía que irse o llegaría tarde. Julia dejó el sobre abajo y tomó la decisión de
hacer una llamada al principal reportero político del Miami Herald, Chase Benson.

No conocía a Chase Benson muy bien, pero había tenido que soportar algunos
comentarios sarcásticos y miradas asesinas de él a través de la sala de prensa cuando le
habían dado la asignación de la Casa Blanca.

Poco importaba si le gustaba o no, o si estaba enojado con ella. Necesitaba su ayuda para
desentrañar esta situación porque no tenía los recursos o la habilidad para hacerlo
sola. Eso no significaba que tenía que seguir adelante y hacer estallar el
escándalo. Simplemente quería saber quién y qué había detrás de estas fotos, y luego al
menos podía tomar una decisión informada acerca de qué hacer con ellas. Cogiendo su
teléfono celular, Julia cliqueó en el número conocido de la sala de redacción del Miami
Herald.

***

Junto con la mayor parte de la nación, Jane se encontró sorprendida y molesta por el
tornado mortal que había barrido a través del norte de Texas y en Oklahoma hace días,
atravesando la tercera ciudad de este último estado. Lawton tenía una población de poco
más de noventa mil personas. Al menos 98 de ellos murieron en el desastre, que parecía
rápidamente el tercer tornado más mortal de la historia de la nación. Los rescatistas
todavía estaban buscando a los desaparecidos.

Con Alex, Jane vio la carnicería en la televisión, queriendo hacer algo, pero no estaba
segura de lo que podría hacer hasta que Alex anunciara que quería ir a ayudar en una
visita no oficial. A ella le encantaría pasar una semana allí ayudando a las personas a
reconstruir, dijo, incluso repartiendo botellas de agua si eso es lo que se necesitaba. Haría
lo que fuera necesario, siempre y cuando pudiera hacer algo para ayudar.

XWPColección: Página y Facebook 117


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Jane admiraba el instinto de su pareja para ayudar a los demás, y más que eso, su deseo de
hacer algo tangible. Se sentía exactamente de la misma manera, pero como vicepresidenta,
en particular durante una campaña, no podía exactamente viajar hasta Lawton y martillar
clavos o repartir mantas. Podía, sin embargo, dar a la ciudad una visita e intentar darle a la
gente de allí un impulso moral, sobre todo porque Collins hasta ahora no dio indicios de
que estaba interesado en visitar a los asediados ciudadanos de Lawton.

Era común que los presidentes visitaran las zonas afectadas por los desastres, naturales o
de otra índole, sobre todo cuando se habían producido pérdidas de vida. Si Collins se
encogía de hombros, Jane pensó con frustración, estaría haciendo un perjuicio a todos los
estadounidenses, y muy especialmente a sí mismo y a la oficina del presidente. No es que
ella lo necesitara, pero su renuencia era otra razón para despreciarlo.

"Él no va," Corey le confirmó al tercer día de la catástrofe después de entrar en la oficina
de Jane.

"¿Qué?" Jane no estaba completamente sorprendida, pero aún así, era difícil digerir que
Collins fuera tan insensible, tan desconectado. ¿Estaba perdiendo el contacto con la
realidad?

"Él va a mantener su agenda. Estará en Boston durante los próximos dos días, dando
discursos sobre la economía. Dice que la economía es más importante para la mayoría de
los estadounidenses ahora que algún tornado en Medio de la Nada, Oklahoma."

La ira ardía en el pecho de Jane. "En realidad no te dijo eso, ¿verdad?"

"Sip. Palabra por palabra."

"Jesús, Corey." Por supuesto, la economía rezagada era importante, pero correspondía a
los líderes mostrar compasión, y mostrar liderazgo cuando la vida de la gente se volvieron
tan drásticamente cambiadas. Una comunidad adolorida necesitaban saber que a los
líderes de la nación les importaba, pero no tenía que explicarle eso a Corey.

"Bueno, voy a ir," anunció de forma espontánea. Alex claramente quería ir, ¿por qué no ir
juntas? "Tú, Carter y Steph lo preparan, de acuerdo? ¿Pasado mañana?"

"Claro, pero una palabra de advertencia. Hagas lo que hagas allí, no hagas que parezca
que estás en campaña."

"No te preocupes, no lo haré. Voy como la vicepresidenta, en vista que a


nuestro presidente no cree que valga la pena su tiempo. Alex querrá ir. Quiere subirse las
mangas y ayudar." Jane tuvo un destello momentáneo de Alex en una camiseta sin
mangas, sus bíceps abultados. Alex tenía un hermoso cuerpo, lo suficiente como para

XWPColección: Página y Facebook 118


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

distraerla de muchas maneras, y casi lo suficiente como para hacer que se olvidara del
tornado mortal. "Vienes con nosotros?"

"Mejor no," Corey respondió. "No creo que tu jefa de campaña deba ser vista en Lawton o
podría enviar las señales equivocadas. Además, tengo suficiente aquí para mantenerme
ocupada. Te alegrará saber que voy a ir contigo para la Conferencia Anual de
Gobernadores la semana que viene."

"Gracias a Dios. Puedes mantener a Amy Roberts lejos de mí."

Corey se rió. "Mientras no sea a expensas de tenerla adherida a mí como una especie de
mosca del venado."

"Hablando de adherirse, ¿cómo van las cosas con Julia?"

Con un suspiro pesado, Corey se encorvó en la silla. "No lo sé realmente. Se siente como
que estamos apenas saliendo puesto que hemos tenido exactamente cuatro citas."

"Lo siento. Las relaciones, incluso las más arraigadas, son difíciles en este
torbellino. Cuando todo esto termine, quiero que te tomes al menos un mes de
descanso. Ve a un lugar cálido donde sirven las bebidas con pequeñas sombrillas." Jane
hizo una mueca para sí misma. Habían pasado años desde que había tenido unas
vacaciones así, y probablemente pasarían varios más antes de que volviera a hacerlo.

Corey arqueó una ceja hacia ella. "Lo haré cuando hagas lo mismo, hermana."

"Touché. De todos modos, mi punto es que si te hace feliz, funcionará. Es frustrante, pero
se paciente."

"Ella me hace feliz," Corey declaró, sentándose derecha. "Es fácil estar con ella. ¿Sabes lo
que quiero decir?"

"Si, lo sé. Estar con Alex es la cosa más fácil, más pura que he hecho en mi vida." Jane al
instante se lamentó de la dirección de la conversación, sin intención de traer a Alex en
ella. La verdad era, que todavía tenía un tiempo difícil con la conexión Alex-Julia-
Corey. ¿Qué había sido de Julia lo que había atraído a Alex, y ahora a Corey? Y si Alex
alguna vez había estado tan atraída por Julia, podría volver a ocurrir? La última idea la
hizo jadear fuerte.

"¿Estás bien?," Corey preguntó.

Jane frunció los labios, sintió que su corazón latía más rápido, y se recordó que esto era
por Corey, no ella o Alex. "Estoy bien. Mira, ir despacio es bueno, ¿de acuerdo?"

XWPColección: Página y Facebook 119


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, y también lo es ser feliz."

"Sí," Jane concedió. Le había dicho a Corey antes que su felicidad era todo lo que
importaba cuando se trataba de Julia, y no retrocedería en ese sentimiento."Tienes
razón. Y lo siento si las cosas entre ustedes dos van más lento de lo que quisieras, pero si
está destinado a ser, funcionará."

Jane estaba en conflicto con respecto a Julia, y sabía que no estaba haciendo un buen
trabajo ocultando sus sentimientos contradictorios a Corey. Quería ser solidaria, y
realmente le preocupaba el bienestar de Corey, pero aún no estaba realmente lista para
darle a este arreglo su total y sincera bendición.

Parecía que Corey reconoció su vacilación, porque se puso tensa y dijo, "Soy una niña
grande. Y si Julia me rompe el corazón, entonces que así sea. Pero quiero — no,
necesito ver dónde va esto."

Jane asintió mientras Corey dio la vuelta y se marchó. Por el bien de Corey, tendría que
esforzarse más para ser más receptiva y mantener una mente abierta sobre Julia.

***

Alex no sabía qué esperar al llegar a Lawton, pero había venido preparada para quedarse
por una semana para ayudar en cualquier forma que pudiera. Jane sólo se quedaría por el
día — un discurso en el centro comunitario, una hora más o menos entregando alimentos
y agua embotellada en el albergue temporal para los damnificados por la tormenta, así
como un recorrido por algunas de las zonas dañadas.

Hace un año, ella y Jane habían visitado algunas comunidades inundadas a lo largo del
Mississippi, pero nada que coincidiera con la pérdida de vidas y la carnicería causada por
el tornado en Lawton.

"En qué estás pensando?," Jane le preguntó en voz baja.

Alex apartó su mirada de la ventana. Estaban en el Fuerza Aérea Dos, en algún lugar
sobre Missouri. "Acerca de lo terrible que esto va a ser."

Jane suspiró. "Lo sé. Yo también. Siempre siento que debería haber más que pueda
hacer."

"Estar ahí hará todo tipo de bien."

"Espero que sí, pero prefiero estar haciendo lo que vas a hacer. Ayudando de verdad en
lugar de sólo dar discursos y repartiendo abrazos."

XWPColección: Página y Facebook 120


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Habían tenido antes este debate, con Jane deseando poder hacer más en las crisis que dar
discursos y posar para las fotografías. Pero su trabajo era mucho más grande y mucho más
importante que cortar madera, Alex lo sabía.

Alex le sonrió a Jane, apreciando a su amante. "Como ya te he dicho cientos de veces, mi


amor, cualquiera puede clavar clavos y pintar paredes, pero no cualquiera puede ser
vicepresidente de los Estados Unidos. Tu cargo, tu compasión, son tus puntos fuertes."

"Oh, Alex, eres condenadamente buena para mi ego."

"Eso y otras cosas, espero."

Los ojos de Jane brillaron, haciendo que Alex se acordara del dulce recuerdo de hacer el
amor la noche anterior. Habían ido despacio, comenzando con masajes corporales
completos, incontables besos, una buena media hora de juego previo y abrazarse antes de
hacer su camino a deliciosos orgasmos.

"Siempre," Jane respondió, su sonrisa deslumbrante, su dedo acariciando la muñeca de


Alex. "Eres lo mejor que me ha pasado."

Cuando Jane le decía esas cosas, Alex siempre contuvo el aliento y resistió el impulso de
llorar. Jane sabía cómo decir cosas que llegaban directamente y agarrar su corazón, y
sabía cómo hacer que se sintiera bien y verdaderamente amada por primera vez en su
vida. O por lo menos, la primera vez en su vida en la que alguien realmente lo decía en
serio.

Alex llevó los dedos de Jane a los labios, besándolos uno a la vez. "Eso nos hace estar a
mano entonces, ya que eres lo mejor que me ha pasado."

"Bien." La sonrisa de Jane se desvaneció. "El momento perfecto para preguntarte algo."

Alex se rió. "¿Debería estar asustada?"

"No lo creo, pero, por desgracia, la pregunta tiene que ver con Julia. Nunca hemos
hablado mucho de tu tiempo con ella."

"Por una buena razón."

"Porque te lastimó?"

"Sí, y porque luego fue un momento muy difícil para mí."

XWPColección: Página y Facebook 121


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Lo sé, cariño, y lo entiendo. Pero dado que está saliendo con Corey, tenemos que hablar
de ella."

"¿Ahora?"

"¿Por qué no? Tenemos otros treinta minutos más o menos antes de aterrizar."

Alex quería desterrar todos los pensamientos y discusiones de Julia. Le hubiera gustado
desterrar a la mujer de su vida también, del mismo modo que había conseguido olvidarse
de ella en los últimos años, pero eso ya no parece probable. Julia estaba aquí para
quedarse, al menos por un tiempo.

Ella dejó escapar un suspiro de exasperación. "Muy bien. ¿Que quieres saber?"

Jane hizo la pregunta obvia. "¿Te molesta que ella y Corey estén saliendo?"

"Claro que si. ¿No te molesta?"

"Sí, pero probablemente por diferentes razones. No quiero que mi hermanita salga
lastimada."

"Esa es la única razón por la que te molesta? Podría resultar herida por cualquier persona
con quien estuviera saliendo."

"Es cierto." Jane frunció el ceño, mirando por la pequeña ventana por un momento. "La
verdad?" Ella se volvió de nuevo hacia Alex, sus ojos duros. "Odio que tú y Julia tengan
una historia juntas, que vivieron juntas, tuvieron sueños juntas, se amaron. Me molesta
que te conociera tan íntimamente, tan íntimamente como yo. Cada vez que la veo, me
acuerdo de esas cosas."

"Oh, cariño, nadie me conoce de la manera en que lo haces. Ella y yo nunca tuvimos nada
parecido a lo que tu y yo tenemos," Alex respondió, sorprendida por los celos de
Jane."Tienes que creer eso. No hay absolutamente ninguna comparación."

"Lo creo, pero ..."

"¿Pero que? Sin peros."

Jane tomó una profunda respiración preparándose para la batalla, Alex supuso — antes de
continuar, "El sexo. Eso me molesta. Que ustedes dos tuvieron sexo. Mucho, estoy
segura."

XWPColección: Página y Facebook 122


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"De acuerdo, espera. ¿Mucho?"

"Alex, estabas en tus veintitantos años. ¿Vas a decirme que ustedes dos no tuvieron
mucho sexo?"

No, Alex decidió, no podía mentir. Ella y Julia había tenido mucho sexo. Toneladas en
todas las habitaciones y prácticamente en todas las superficies de su casa, afuera en el
banco de un parque una noche, en la bañera de un amigo, en el baño de la biblioteca de la
universidad, en el vestuario en Macy’s. Y allí estaban las veces que patrullaban juntas
donde se habían adentrado en una zona boscosa y tuvieron relaciones sexuales en el
asiento trasero de la patrulla. Si. Mucho sexo.

"No importa," Jane dijo entre dientes. "Lo puedo ver por toda tu cara."

"¿Qué? ¿Qué he hecho?"

"Estás recordando cada orgasmo que tuviste con ella, ¿verdad?"

"¡No, claro que no! Mira, ¿qué quieres que diga? Tuvimos mucho sexo. Gran cosa."

"Es una gran cosa. Para mí lo es."

"El sexo es una gran cosa para mí también. Contigo. Pero con ella, fue simplemente ... no
sé. Éramos jóvenes. Estabamos calientes la una por la otra. Ella tenía un gran cuerpo,"
Alex admitió. Maldita sea, cada palabra era otra pala cavando más y más
profundo. "Mira," suplicó mientras el rostro de Jane se oscurecía de ira, sus ojos tan
negros como nubes de tormenta. "No quiero pelear."

"¿Quién dice que estamos peleando?"

"Bueno, se siente como una, pero no puedo hacer nada sobre mi pasado, ¿de acuerdo? No
puedo cambiarlo. No puedo pretender que Julia nunca ocurrió."

"Lo sé." Jane se suavizó, o al menos su boca lo hizo, y luego sus ojos. Una ola de
resignación se extendió por todo su rostro. "La veo y su magnífico cuerpo, y pienso en ti y
ella, y ... me pone celosa, lo que me molesta totalmente."

Alex le hizo frente con una sonrisa. "No crees que puedes estar celosa?"

"No, maldita sea. Es indigno de mí."

"Al parecer no lo es," Alex dijo, bromeando.

XWPColección: Página y Facebook 123


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Tal vez ahora que ya hemos hablado de ello, no me molestará tanto. Tal vez pueda
dejarlo ir ahora."

"Bien, porque no debería molestarte. El sexo que tuve con Julia era una locura, pero no
era desde el corazón, no de la manera que es entre nosotras. Ni siquiera se compara. Es
como cereales en comparación con tocino y huevos para el desayuno. Johnny Walker Red
en comparación a simple malta. O la televisión en blanco y negro en comparación a la alta
definición."

Jane empezó a sonreír. "Oh, mi amor, eres una poeta. Maldita sea, Te amo tanto, pero
Emily Dickinson no eres."

"Maldición, quieres decir que no me elegiste por mi forma con las palabras?"

Jane se levantó y se dejó caer en el regazo de Alex. Plantó un suave beso en sus
labios. "Ahora que tenemos toda esa estúpida, celosa mierda fuera del camino, ¿cómo te
sientes con respecto a Julia ahora? ¿Todavía estás enojada con ella por lo que te hizo?"

"Siempre voy a estar enojada con ella por la forma en que me trató. Supongo que eso no
es lo que tengo que decir, ¿verdad?"

"Ser completamente honesta es una de las cosas que más valoro de nuestra relación,
Alex. Pero la ira es tóxica. Succiona tu energía, y no quiero que eso te ocurra. O a mi. No
vale la pena aferrarse a la ira, tentador como es a veces."

"Lo sé. Tienes razón. Ha sido fácil aferrarse a ello, eso es todo."

"Casi siempre es más fácil sentirse como una víctima que perdonar."

Jane sabía algo acerca de ser una víctima, y algo acerca de la supervivencia y el perdón
también, Alex lo sabía. Su esposo, Dan, había muerto en un accidente aéreo hace más de
doce años, destrozando la vida de Jane como ella lo sabía, obligándose a rehacerla, a
reexaminar sus metas y deseos. La muerte de su esposo y su consiguiente libertad en
última instancia la llevaron al mundo de la política.

"A veces me olvido," Alex dijo, contrita, "que sabes mucho más sobre el dolor que yo. Y
sin embargo, no estás amargada."

"Oh, estuve amargada en cierta época hasta que decidí que era una carga que prefería no
llevar conmigo. No fue fácil dejarlo ir. ¿Crees que puedes dejar de lado tu enojo con
Julia?"

XWPColección: Página y Facebook 124


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

La feroz lealtad de Alex a menudo la mantenía aferrada a rencores mucho más tiempo del
que sabía era prudente. Casi veía el mundo en blanco y negro, en términos definidos de lo
correcto e incorrecto. Siempre lo hizo. Sin embargo esa visión estrecha era una pobre
excusa para ser una perra implacable. Había aprendido a veces que había curvas en el
camino, tonos de gris.

Era lo suficientemente inteligente y compasiva para mirar debajo de la primera capa, y


considerar todas las posibilidades, todas las razones que están detrás de las acciones de las
personas. El miedo le impedió hacerlo en este caso, y el miedo era malditamente
limitante. Jane le había enseñado eso. Jane era la persona más valiente que conocía.

Tocó su frente con la de Jane. "Nunca dejas de sorprenderme, ¿lo sabes?"

"No, no lo sabía. Pero ahora que me lo has dicho, espero nunca detenerme."

"Tengo la extraña sensación que no lo harás."

"Bueno. Ahora responderás a mi pregunta?"

Alex sonrió. "¿Estás segura que eres realmente una doctora y no una abogada?"

"Oh, estoy segura. De hecho, jugaré un poco a la doctora contigo ahora mismo para
demostrarlo."

"Ah, me encantaría, pero creo que ya estamos descendiendo. Voy a reservar una cita con
la Dra. Kincaid esta noche sin embargo. "Alex mordisqueó el lóbulo de Jane, provocando
un chillido. "Y en cuanto a tu pregunta sobre no estar tan enojada, trataré de dejarlo ir."

"¿De verdad?"

"Sí, de verdad. Realmente voy a intentarlo porque para ser sincera, estar enojada con Julia
está empezando a sentirse malditamente viejo." Alex se rió con amargura. "O tal vez sea
yo quien se siente vieja."

"Oh, Alex, te amo tanto. Y mientras estás dejando atrás esa ira, voy a patear mis celos a la
calle."

"Eso suena como un acuerdo, cariño."

Cuando empezaron a besarse, el piloto anunció por los altavoces que el Fuerza Aérea Dos
estaba descendiendo a cuatro mil pies, siguiendo el camino del tornado antes de aterrizar
en Lawton. Ella y Jane presionaron sus rostros a la ventana. Lo que vieron las dejó sin
palabras.

XWPColección: Página y Facebook 125


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Jesús," Alex murmuró. Fue suficiente para transmitir lo que sentía por lo que vio abajo.

***

Una vez había cubierto un huracán en la península de Florida, pero Julia no había visto
nunca algo tan devastador antes. El tornado había cortado una franja de una milla de
ancho y seis millas de largo, zigzagueando a través de una zona densamente poblada de la
ciudad, y destrozando todo a su paso. Las casas yacían en astillas, los árboles habían
quedado reducidos a palos esqueléticos, y los restos hechos trizas en trozos más pequeños
se habían esparcido por millas como confeti. La escena se parecía a lo que se imaginaba se
asemejaría a un accidente aéreo, la fuerza de los vientos enviando trozos de juguetes, ropa
y artículos para el hogar hasta las copas de los árboles. Un casco de fútbol americano
estaba en una azotea. Un coche parecía que había sido aplastado en el depósito de
chatarra. Una enorme pila de ladrillos que una vez había sido una plaza. En una casa
diezmada, podía ver un armario, la puerta se había ido, pero la ropa aún colgaba intacta,
prueba de la extraña aleatoriedad de la tormenta. Su conmoción y asombro pronto dieron
paso a una profunda tristeza y horror al pensar en cómo iba a lidiar con un desastre así si
le hubiera pasado a ella.

Ella resistió el impulso de entrevistar a los sobrevivientes, las personas que tendrían que
reconstruir. Quería preguntarles sobre su resistencia, su espíritu y la fe, pero había un
montón de reporteros en Lawton haciendo exactamente eso. Estaba allí para cubrir las
actividades de Jane.

Jane y Alex fueron llevadas en un recorrido a través de gran parte de la zona dañada,
primero por helicóptero, y luego en un carrito de golf, ya que muchas de las calles no eran
todavía transitable para coches, o bien estaban llenas de equipo pesado que trabajana en la
limpieza. Jane y Alex habían charlado con algunas de las personas desplazadas que lo
habían perdido todo, incluso a sus seres queridos. Ambas mujeres parecían genuinamente
conmovidas, ofreciendo abrazos espontáneos a la gente y palabras de aliento. Más de
algunas lágrimas fueron derramadas. Después, repartieron comida y agua en un centro de
distribución.

Por la tarde, miles de residentes de la ciudad se reunieron en el parque de béisbol para


escuchar el discurso de Jane. Un cansado silencio saludó su presentación. Cuando empezó
a hablar, el aflojamiento de las emociones de la multitud fue lento pero constante, como la
liberación gradual de una cometa a mayores alturas. Su desconexión con los forasteros
comenzó a desaparecer con cada palabra que Jane pronunció.

"Siento tu dolor, tu pérdida, tu carga," Jane les dijo. "Tu país también siente el aguijón de
tu dolor, tu angustia, porque nuestros corazones se están rompiendo también. Ciudadanos
de Lawton, no caminaran a través de esta tragedia solos. Permítanos — a todos nosotros
en este gran país nuestro — estar aquí para ustedes. Permítanos ayudarles en cualquier

XWPColección: Página y Facebook 126


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

manera que podamos. Y permítanos prestarles nuestra fuerza y nuestra esperanza cuando
la suya se debilita."

Julia se maravilló de la calidad evangélica de la oratoria de Jane. La vicepresidenta habló


con una mezcla única de empatía, elocuencia, honestidad y divinidad. Ella agitaba a la
gente, las atraía hacia ella, y aceptaron ansiosamente su comodidad y liderazgo. Jane
habló de las bondades que las personas mostraban unos a otros en la secuela, extraños
ayudando a otros extraños.

"Y en cada catástrofe, la esperanza y la cooperación nacen. Recordemos siempre esta


generosidad de espíritu, este compartir de humanidad. Todos somos hermanos y hermanas
hoy. Hoy, todos somos ciudadanos de Lawton, pero ustedes son los verdaderos héroes."

Los aplausos y la ovación de pie duró varios minutos, pero en lugar de disfrutar de la
aprobación de la gente en las gradas, Jane se sumergió en la multitud, dando la mano,
dando más abrazos, hablando con la gente en grupos pequeños o uno a la vez. En la
conmoción, Julia buscó a Alex cerca del escenario.

"Escuché que vas a quedar aquí por una semana más o menos, para ayudar con la limpieza
y la reconstrucción," dijo.

Alex asintió con frialdad. "La Cruz Roja me está dejando acompañarlos."

"Sin duda, es más que eso. ¿Puedo entrevistarte sobre lo que vas a hacer, ¿por qué quieres
ayudar, ese tipo de cosas?"

"Preferiría que no."

Bueno, entonces iba a ser así, Julia pensó tristemente. "Mira, no podemos poner nuestras
diferencias personales a un lado? Ciertamente estoy dispuesta a hacerlo. Esta es una
historia, Alex."

"No tengo ninguna diferencia contigo. Ya no. Es sólo que no quiero hablar de lo que estoy
haciendo aquí de manera oficial. Estoy haciendo esto en mi propio tiempo porque quiero
ayudar, no para cualquier tipo de publicidad. Es un asunto privado."

"Está bien, si esa es la forma que quieres. Pero para que conste, creo que la gente debería
saber lo que estás haciendo. Y no eres una persona privada, Alex. Ya no."

"Lo siento, pero es la forma que quiero."

Por mucho que deseaba que Alex hablará de forma oficial sobre su visita a Lawton, no
podía discutir con la bondad innata de Alex o sus motivos altruistas. Su ex amante y Jane

XWPColección: Página y Facebook 127


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

parecían una pareja de cuento de hadas, casi demasiado buena para ser verdad. Estas dos
almas casi perfectas probablemente se merecía la una a la otra.

"Me estás mirando raro," Alex dijo en voz baja, su suave acento de Carolina del Norte
sonando dolorosamente familiar. "Ya sabes, la mirada que solías darme cuando estábamos
en la policía estatal, y acababa de entregarle a alguna persona de la calle mi último billete
de diez dólares."

Sonriendo, Julia sacudió la cabeza. "Es por eso que nunca tenías dinero para comprar
café."

"Sí, pero algún pobre incauto como tú sentiría lástima por mí y me compraría uno."

Julia se quedó en silencio, un pequeño sollozo agolpándose en su garganta


repentinamente. "¿Sabes una cosa?" La bondad de Alex siempre la había ensombrecido,
siempre había sido algo que sentía que nunca podría igualar. "Nunca fui tan buena como
tú, Alex. Nunca fui el tipo de persona que deja todo instintivamente para ayudar a otra
persona, sin importar el costo. El tipo de persona que nunca se pone a sí misma
primero. La forma en que tú eres. Nunca podría estar a la altura de tus estándares."

"Nunca esperé que lo hicieras," Alex respondió en voz baja. "Nunca esperé que seas
alguien que no seas tú misma."

Julia se enjugó una lágrima inesperada en su mejilla. "Creo que tal vez una gran parte de
mí pensó que nunca fui lo suficientemente buena para ti."

"Y entonces tuviste que sabotearnos. Es eso lo que estás diciendo?"

"Tal vez, supongo. Dios, fui un fracaso para mí y para ti. Puedo entender por qué me
odias. Probablemente también me odiaría."

"No te odio."

"Está bien, entonces puedo entender por qué todavía estás enojada conmigo."

Alex la miró durante un largo momento. Parecía mucho más triste de lo que Julia la había
visto en estos últimos meses.

"No estoy enojada," Alex dijo finalmente. "Lamento que desperdicié mucho de mi energía
estando enojada contigo todos estos años. No puedo hacer eso ya más. Pero eso no quiere
decir que no esté un poco triste. Un poco herida todavía."

XWPColección: Página y Facebook 128


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Lo sé. Siempre estaré triste por nosotras, Alex. Pero contenta por lo que teníamos,
también, y por compartir esa parte de nuestras vidas. Y siempre lo lamentaré por haberte
herido de la forma en que lo hice."

Con un esfuerzo visible, Alex trató de sonreír, pero su boca temblaba un


poco. "Probablemente debería darte las gracias. Si no te hubieras ido, nunca habría
encontrado a Jane. "

"Bueno, como he escuchado decir a Jane en sus discursos, incluso en las cosas terribles a
menudo algo bueno sale de ello. Supongo que era un poco como este tornado en tu vida,
destruyendo el infierno fuera de él, pero saliste fortalecida. Mejor."

Julia no sabía si podría decir lo mismo acerca de sí misma. Había salido de su relación
más feliz con su nueva opción de carrera, pero el tipo de amor de infarto, cambia vidas
que Alex parecía tener con Jane la había eludido hasta ahora.

Como si leyera su mente, Alex dijo, "Espero que algún día seas tan feliz con alguien como
yo con Jane."

"Incluso si es con Corey?"

"Sí, incluso si es con Corey. Pero si la lastimas, tendrás que lidiar con Jane. Y conmigo."

"Lo sé. Créeme, lo sé."

Alex le ofreció un apretón de manos. "No me digas que estamos finalmente superando
esto. Ya sabes, nosotras." Julia sacudió la cabeza y sonrió, y luego se acercó a Alex y puso
sus brazos alrededor de ella en un feroz abrazo. Alex finalmente la había
perdonado. "Gracias," susurró.

Momentos más tarde, Julia se desvió hacia la periferia de la multitud, sacó un teléfono
celular, y llamó a Corey. Se sentía más ligera después de su conversación con
Alex. Quería compartir su estado de ánimo con Corey, pero no iba a recitar su
conversación con Alex por teléfono. Dejaría eso para la próxima vez que ella y Corey
estuvieran juntas.

"Hola," Julia dijo después de que Corey respondiera al tercer timbrazo. "¿Ocupada?"

"Nunca demasiado ocupada para hablar contigo," Corey dijo. Julia podía decir que estaba
sonriendo. "¿Cómo estás allá?"

"Estoy bien, pero las cosas que estoy viendo ... son terribles. No me puedo imaginar lo
aterrador que debe haber sido cuando sucedió, y lo abrumador que debe ser para estas

XWPColección: Página y Facebook 129


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

personas. Me siento tan mal por ellos. Quiero decir, hay cuadras y cuadras de casas,
edificios, que están absolutamente destruidos."

"Lo sé. Vi muchas de las imágenes en la televisión. Supongo que la voluntad humana de
sobrevivir y seguir adelante es bastante sorprendente, ¿verdad?"

"Sí, lo es. Creo que Jane y Alex están aquí realmente ayudando a levantar el ánimo de la
gente. El discurso fue bien."

"Lo sé. Me he mantenido al corriente de las cosas."

Julia sonrió. "Al corriente, ¿eh?"

"Oh, no te atrevas a ponerme en marcha." La voz de Corey cayó un par de octavas. "Echo
de menos esos, um, pechos tuyos."

Su última cita había resultado en otra fuerte sesión de toqueteo. Las manos de Corey
habían estado en todas partes sobre ella, pero una vez más habían ralentizado las
cosas. Necesitaba estar segura de que Corey estaba lista para el siguiente paso, de que
ambas estaban listas.

Julia sonrió en el teléfono. "Voy a estar en la conferencia anual de gobernadores en


Denver la próxima semana. Por favor, dime que estarás allí también." Estaba ansiosa por
sacar a Corey de D.C., ansiosa por pasar un tiempo juntas en un territorio neutral. Un par
de noches fuera de la ciudad podría ser romántico, incluso si no fueran exactamente a irse
juntas.

"Lo estoy, como una cuestión de hecho. Lo llamamos una cita?"

"¡Oh, si! Es lo único sobre la asignación que esperaré con interés."

"Bien, porque me mantendrá cuerda y me dará algo que esperar con impaciencia
también."

Julia tomó una respiración profunda. Salir con alguien tan ocupada y tan demandada como
Corey era un reto. Reunirse incluso una vez a la semana tomó un esfuerzo similar a la
planificación de la invasión de otro país. "Te extraño bebe."

"Yo también te extraño."

XWPColección: Página y Facebook 130


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DOCE
A Corey no le importaba nada ir a un partido de béisbol en el Coors Field, los Rockies
contra los Cubs. Ella no tenía ni idea acerca de la puntuación, sin embargo, estaba casi
abrumada con la anticipación. Se rió de sí misma y de su situación. Jane, que volaría justo
antes de la recepción de apertura mañana por la noche, le había instado a tomarse algún
tiempo de inactividad y llegar temprano a la conferencia de gobernadores. El juego de
pelota estaba en el itinerario para las llegadas anticipadas, parte de las actividades de
bienvenida. Mientras que normalmente se lo habría saltado, solo había venido porque
Julia se había unido a un grupo de periodistas en el juego.

Con una oleada de emoción, Corey dejó que sus pensamientos derivaran a la fantasía de
ella y Julia saltándose el juego y yendo directamente a una cena romántica, tal vez una
caminata, y luego otra sesión de besos candentes en el hotel. Un velada íntima sin ninguna
demanda y sin horarios. Por mucho que no quería estar allí viendo a los jugadores batear a
una pequeña pelota blanca — y tampoco, sospechaba, que Julia — el juego era, por
desgracia, parte de su tapadera. A ninguna de las dos les gustaba el hecho de que estaban
ocultando su relación, pero habían elegido deliberadamente hacerlo porque no querían
convertirse en una fuente de chismes y una distracción para Jane en este momento, ni
arriesgar la credibilidad profesional de Julia. Además, conducir una nueva relación era lo
suficientemente difícil fuera del centro de atención, sin importar estar bajo la mirada del
escrutinio público. Eventualmente saldrían, pero todavía no.

Intentando el sigilo de un espía entrenado por la CIA, Corey miró de reojo hacia Julia,
sentada una fila abajo y a unos pocos asientos. Un out más, y Julia se iba a escabullir de
sus colegas, que parecían acomodados para un largo tiempo con sus puños llenos de
cervezas y hot dogs. Corey se iría al final de la séptima entrada, fingiendo agotamiento.
Bueno, estaba agotada, pero no demasiado agotada para tomar una copa con Julia y un
poco de juego.

Las pocas sesiones de besos que habían disfrutado sólo habían despertado su apetito por
más. Todos esos besos y bastante toqueteo sobre la ropa la habían conducido a una
increíble frustración, frustración sexual como nunca había conocido. Pero estaban tratando
de hacer las cosas bien, tratando de ir lento y deliberado, como si hubiera una receta para
una exitosa primera relación lésbica.

A Corey no le gustaría nada más que tirar esa receta y ver qué sucede. Le gustaría ver que
podría suceder si iba sin sujetador, se desabrochaba la blusa, y jalaba de la cara de Julia en
su escote. O si iba sin ropa interior, abría la cremallera de sus jeans, y metía la mano de
Julia. ¿Cómo podría Julia resistirla entonces?

Una deliciosa sonrisa se extendió lentamente por su cara. Podía pensar en todo tipo de
escenarios que seguro como el infierno no implicaban sentarse en un juego de pelota en

XWPColección: Página y Facebook 131


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

este momento. Vio como Julia se puso de pie, se echó el gorra de béisbol hacia atrás — la
señal que se dirigía de regreso al hotel — y trotó escaleras abajo. Media entrada para irse,
y haría lo mismo.

Casi se animó en voz alta cuando el primer bateador de Colorado se ponchó, y luego el
segundo conectó a tercera base. Su silencioso bomba de puño le ganó un par de
miradas. El tercer bateador caminó, una agonizante espera, pero el cuarto bateador falló,
golpeando una bola elevada que fue capturada completamente. Tan pronto como oyó el
porrazo amortiguado del guante de cuero enganchando la pelota, se levantó e hizo sus
excusas.

Minutos más tarde en el hotel, llamó discretamente a la puerta de Julia. La puerta se abrió
de golpe. Julia se paro frente a ella, totalmente atractiva con una bata de baño blanca, y
llevando una enorme sonrisa que decía que estaba tan feliz de ver a Corey como Corey
estaba de verla. Julia agarraba copas de champán llenas en cada mano.

"Lees mi mente," Corey ronroneó, aceptando una copa y cerrando la puerta detrás de ella.

Julia arqueó una ceja coqueta hacia ella. "El champán o meterme en algo más cómodo?"

"Ambos."

"Me gusta una mujer que sabe lo que quiere."

Se acomodaron lado a lado en el sofá de dos plazas, que daba a una gran ventana con una
vista de las Montañas Rocosas en la distancia, la blanca nieve en las cimas de las
montañas brillaba contra el cielo oscuro. Un espectáculo deslumbrante, pero Corey lo
cambiaría en un instante por una vista del interior de la habitación de Julia.

"¿De verdad?," Corey preguntó con cautela. "Porque lo que quiero es a ti."

Julia dejó la copa sobre la mesa de café y tomó la mano de Corey. "Sé que hemos estado
coqueteando mucho y un montón de tontear, pero quiero que estés segura."

"Estoy segura."

"Es un gran paso. No quiero que cambies de opinión a medio camino, o peor, te
arrepientas más tarde. No creo que pueda manejar eso."

Corey puso un dedo suavemente contra los labios de Julia para hacerla callar. "No
cambiaré de opinión, y no me arrepentiré. Me importas, Julia, mucho. Estoy lista para
esto."

XWPColección: Página y Facebook 132


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia besó el dedo amonestador antes de colocar la mano de Corey de nuevo en su


regazo. "De acuerdo. Pero no estoy segura de estarlo."

La admisión sorprendió a Corey. "¿Por qué no? ¿No estás segura de tus sentimientos
sobre mí?"

"No, no es eso. Me importas también, y estoy increíblemente atraída por ti. Quiero saberlo
íntimamente todo sobre ti, incluyendo tu cuerpo, pero ... "

"No entiendo," Corey declaró, más destrozada por segundos. "¿Es porque no quieres
dormir con alguien que nunca ha estado con una mujer?"

Julia se mordió el labio inferior, como si sofocara una risa, a pesar de que nada de esta
conversación era divertido. "No, Corey, no le temo a tu falta de experiencia. De hecho,
estoy absolutamente honrada que me hayas elegido para ser tu primera."

"¿Es Alex? ¿Todavía estás enamorada de ella?"

Julia se rió esta vez. "No, puedo asegurarte que no estoy enamorada de Alex, aunque
parece que hemos hecho algunos avances en aclarar las cosas entre nosotras. Mira, la
verdad es que tengo miedo de enamorarme de ti porque parece que soy fatal en las
relaciones. Mi trayectoria no me llena de gran confianza. No quiero lastimarte. O a mi."

Julia se veía tan taciturna, tan perdida, que Corey quería poner sus brazos alrededor de ella
y abrazarla con fuerza. "No dejes que tus miedos se interpongan en nuestro camino, ¿de
acuerdo? Si nunca tratamos de superar nuestros fracasos, nunca llegaríamos a ninguna
parte. Te pido, por favor, no te rindas. Dame una oportunidad."

"Tengo que admitirlo, ese encanto Kincaid funciona de maravilla." Julia sonrió mientras
hablaba, pero no fue divertido para Corey.

"No estoy tratando de encantarte," dijo, "Estoy hablando en serio. Nadie es perfecto en las
relaciones. Ciertamente no lo soy. Pero me gustas Julia, mucho. Pienso en ti todo el
tiempo. Fantaseo sobre hacer el amor contigo. Ni siquiera puedo concentrarme la mitad
del tiempo en el trabajo!"

"No puedes?"

"No."

"Bueno. Yo tampoco."

XWPColección: Página y Facebook 133


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey se acercó más, plantando audazmente una mano en el muslo cubierto con la bata de
Julia. "Deberías saber que soy una rápida aprendiz." Ella besó el cuello de Julia. "Y estoy
abierta a todas las sugerencias." Otro beso en el cuello de Julia, más abajo esta vez. "Me
tomo bien las críticas." Sus labios se movieron hacia la garganta de Julia. "Soy incansable,
y me gusta practicar cosas nuevas hasta que las hago a la perfección."

Julia echó la cabeza hacia atrás, invitando a más besos. "Me encanta un estudiante
entusiasta."

"Oh, soy entusiasta." La mano de Corey se deslizó por el muslo de Julia, y luego se
sumergió debajo de la tela de felpa a su piel cálida, suave y ardiente bajo sus dedos.

"Jesús, ¿está segura de que no has hecho esto antes?"

Corey dejó escapar una risa ronca. Excitada, estaba ansiosa por llevar las cosas más
lejos. Esperaba que Julia no pusiera los frenos como todas las otras veces. "Por favor.
Déjame amarte."

Julia tragó visiblemente, bajando la cabeza para encontrarse con la mirada de Corey. "Ni
siquiera estoy segura de cómo arriesgarme con alguien más. Ha pasado un largo tiempo."

"Entonces confía en mí," Corey susurró. "Intentaremos esto juntas, ¿de acuerdo?" Era
como si Julia se hubiera convertido en la alumna y ella la profesora, lo que la llenaba de
una confianza audaz.

"De acuerdo."

Julia se inclinó para besarla. Corey aceptó suavemente al principio, y luego con más
avidez. Tocó a Julia, cuidando de no deslizar sus dedos más alto a lo largo de su muslo o
presionar demasiado fuerte. Ella tomaría esto tan lento como Julia quería y esperaría sus
señales.

La espera no fue larga. El cuerpo de Julia comenzó a cobrar vida contra ella, cálido y más
abierto, moviéndose suavemente, mezclándose suavemente con el de ella, temblando
ligeramente. Los muslos de Julia se abrieron en una invitación. Sí, Corey pensó antes de
que su mente racional huyera y sus instintos tomaran el control.

Corey dejó que su mano pintara círculos ligeramente a lo largo de los muslos internos de
Julia hasta que Julia comenzó a gemir suavemente. Su mano se movió más cerca del
centro del placer de Julia, manteniendo la presión de sus dedos ligeramente. Movió su
boca hacia la garganta de Julia, mordisqueando y chupando. Nadie le había suplicado
nunca por su amor, pero Julia se lo rogó ahora, instándola a seguir, suplicándole que no se
detuviera. Ella no sabía lo que vendría después, pero lo averiguaría. Julia la guiaría.

XWPColección: Página y Facebook 134


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia se hundió aún más en el sofá de modo que la mano de Corey ahuecara la calidez de
su deseo. Julia estaba mojada, tan mojada. Como yo, se dio cuenta. Cayó en la cuenta de
que podía hacerle todas las cosas a Julia que quería que ella le hiciera. Hacer el amor con
una mujer era realmente así de simple.

La respiración de Corey hizo eco de la de Julia mientras comenzó a masajearla, primero


en círculos suaves, amplios hasta que la mano de Julia se posó sobre la de ella, empujando
hacia abajo. Obediente, presionó más fuerte. Más rápido también, hasta que Julia jadeó y
gimió, su pelvis moviéndose a la vez al ritmo que ella estableció.

"Oh, sí, bebé," Julia repitió. "Oh, Corey, sí. Así."

Corey tocó el duro, hinchado clítoris de Julia. Amar a Julia de esta manera le parecía tan
familiar, no del todo como si nunca lo hubiera hecho antes. El placer de Julia le
importaba. Quería dar aún más para complacerla. Mucho más. Quería usar su boca, quería
probarla, pasar su lengua sobre el clítoris de Julia, hacerla gritar. Comenzó a moverse por
el cuerpo de Julia, pero Julia la detuvo, colocando una mano firme bajo la barbilla de
Corey y levantando la cabeza hasta que sus ojos se encontraron.

"No," Julia susurró.

"¿Por qué no?"

"No esta vez, bebé."

Corey obedeció, pero deseaba que Julia se abriera completamente y dejara de tratar de
tomar las cosas con calma. Quería experimentar todo con ella. Debe ser una cuestión de
confianza, más que ver con la fe de Julia en sí misma que cualquier cosa que tenga que ver
con ella, decidió. Pero hablarían de esas cosas más adelante. En este momento, estaba el
asunto de que Julia necesitaba venirse. Deslizó un dedo dentro de Julia y movió sus dedos
pulgar e índice en conjunto.

Julia respondió rápidamente. Se balanceó contra el toque de Corey, su cuerpo se puso


rígido. Pequeños temblores, como las ondas en un estanque, subiendo por sus
piernas. Estalló en una explosión repentina, gritando y apretando la mano de Corey con
más fuerza contra ella mientras se balanceaba, montando la tormenta de su orgasmo.

"Oh,! Corey" Julia luchaba por respirar. "¡Oh!"

Corey permaneció presionada contra Julia. Se maravilló ante la suavidad, la humedad, y


los espasmos persistentes contra su dedo. Hacer el amor con una mujer era algo
hermoso. "Gracias, Julia. Eres maravillosa."

XWPColección: Página y Facebook 135


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No, tú eres maravillosa. Y tienes razón, eres una aprendiz rápida!"

Corey se acostó con su nueva amante en el estrecho sofá, relajándose en su


abrazo. Después de unos momentos de silencio, comenzó a acariciar el rostro de Julia con
dulzura. "Quiero que hagas algo por mí, ¿de acuerdo?"

"Cualquier cosa. Especialmente si implica hacerte lo que acabas de hacerme."

"Aparte de eso."

"De acuerdo."

"Julia, quiero que te perdones a tí misma."

"¿Qué?"

"Perdónate a ti misma." Corey dejó que sus palabras permanecieran, esperando que Julia
entendiera su significado.

"Estoy tratando."

Corey se movió para poder mirar a Julia. "Tienes que perdonarte por lo que pasó entre tú y
Alex. Hasta que eso ocurra, tú y yo no podemos tener algo realmente significativo entre
nosotras."

Las lágrimas rodaron por las mejillas de Julia. "Lo sé," respondió con voz
entrecortada. "Y lo haré."

"Bien, eso es todo lo que pido." Corey le dio una sonrisa lasciva a Julia, un nuevo calor
ardiendo en su interior. "Bueno, hay algo más que me gustaría."

Julia le devolvió la sonrisa a través de sus lágrimas. "Pensé que podría haber algo."

Corey no sabía exactamente lo que quería hasta que Julia comenzó a abrir su blusa,
separando la tela a un lado y besando un sendero en su pecho desnudo mientras se
deslizaba por su cuerpo. Ella no necesitaba pensar en lo que quería, Corey se dio cuenta,
porque Julia respondería a sus deseos sin respuesta.

El toque de Julia era suave pero hábil, insistente pero cediendo también. Besó el estómago
de Corey mientras suaves dedos como mariposa se movían entre sus muslos. Esas
acciones seductoras se llevaron la mayor parte de la percepción consciente de Corey,
como si su cuerpo y mente se hubieran fundido y entrado en un feliz lugar donde solo
existía nada más que su propio placer.

XWPColección: Página y Facebook 136


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Estaba adormecida a excepción de las terminaciones nerviosas de fuego entre sus


piernas. No fue hasta que sintió la primera caricia húmeda de la lengua de Julia que se dio
cuenta que sus pantalones y ropa interior habían sido bajados alrededor de sus tobillos, y
Julia se había movido para arrodillarse en el suelo, colocando las piernas de Corey sobre
sus hombros. Ahora la cálida boca de Julia presionó contra ella, los labios y la lengua
moviéndose en un ritmo perfectamente sincronizado.

Corey trató de encontrar su voz, pero su garganta estaba seca y tensa. Debilitada por su
consumante placer, se las arregló para poner la mano en la cabeza de Julia, queriendo que
se detuviera pero — Oh, Dios — no quería que se detuviera! Jamás. Ella jadeó y
finalmente murmuró, "No es justo. Tú ... tú no me dejarías hacerte esto."

Julia se detuvo sólo el tiempo suficiente para declarar que el amor no siempre era justo y
que tampoco el sexo. Indefensa ante esa hábil boca, Corey echó la cabeza hacia atrás y
dejó que las sensaciones recorrieran todo su cuerpo, comenzando de los dedos de los pies
y acumulándose en algún lugar de su garganta. Sin dejar el autocontrol, presionó una
mano a la parte posterior de la cabeza de Julia para instarla a seguir, igualando el ritmo de
Julia con sus propios pequeños movimientos pélvicos.

Con un deseo que nunca había conocido, exigió más a Julia, egoístamente llevando sus
dones orales al precipicio del clímax. Si había algún tipo de Dios ahí afuera, sin duda esto
era lo más cercano a la creencia como alguna vez había estado porque el placer era mucho
más que cualquier cosa que había experimentado en el pasado. Este era el cielo, y Julia
Landen su ángel guía.

Su orgasmo rasgó a través de su pelvis con una intensidad. Como una piedra arrojada a un
cuerpo de agua, las olas reverberando hacia afuera, barriendo todo a su paso y reuniéndose
en su corazón, que latía furiosamente. Ella gritó, agarró la cabeza de Julia, y dejó que los
espasmos sacudieran su cuerpo hasta que se agotó. Por fin, Julia la soltó, moviéndose de
nuevo al sofá para envolverla en un fuerte abrazo.

"Oh, Julia." Fue lo más que Corey pudo manejar.

"Shh, no digas nada. Sólo déjame abrazarte."

Corey lo hizo. Entonces así es como es el buen sexo! Sonrió ante el único pensamiento
que parecía capaz de formar en su cabeza ahora mismo. No sólo el buen sexo, sino hacer
el amor. Hacer un maravilloso amor con Julia, una bella mujer con la que quería formar
una relación mucho más profunda. Sí, tal vez incluso una vida. Quería mucho más de esto,
y mucho más de Julia.

XWPColección: Página y Facebook 137


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Jane odiaba asistir a recepciones formales sin Alex. Alex era su piedra de toque, su
verdadero norte. Mantenía a Jane fundamentada, cuerda, y paciente para poder soportar
cualquier cosa. Que en este caso era una gran cantidad de estrechar manos sin ser sincero,
adulación mutua con los gobernadores del país, una charla inútil y cumplidos sin sentido.
Una sala llena de políticos profesionales no era diferente a cualquier otra reunión de
personas, Jane reflexionó. Todos ellos leones en la selva, pretendiendo que no tenían
hambre, pretendiendo que no eran conscientes de los territorios. Todos aquí querían algo,
pero para ella era más simple. Necesitaba su apoyo, no sólo porque eran súper delegados,
sino también por su influencia en sus propios estados.

El gobernador de Colorado, John Kirkton dio el discurso de bienvenida. Jane siguió,


hablando sobre el cuidado de la salud y el medio ambiente. Se sirvió una cena de ternera
asada del país a la perfección. Por fin, sólo quedaban los cumplidos y la
socialización. Jane esperaba poder escabullirse pronto y darle una llamada a Alex de
buenas noches.

"La extrañas, ¿verdad?" Corey le susurró al oído.

"¿Soy tan predecible?"

"Sí. Y enamorada."

Jane sonrió y miró a su hermana, sorprendida por lo que vio. Corey estaba prácticamente
brillando. O tal vez estaba entusiasmada. Parecía positivamente feliz por algo.

"¿Qué, ganaste la lotería? No espera. Tienes al gobernador de Alabama para apoyar


nuestra papeleta!"

Corey le dio una mirada de perplejidad antes de estallar en una carcajada.

"Está bien, me doy," Jane ordenó. "Te ves como si tuvieras a todo el mundo en el
departamento de la felicidad aquí. Bueno, todos excepto ella." Jane hizo un guiño en
dirección de la gobernadora de California, Amy Roberts, quien llevaba una sonrisa
descuidada y sostenía una copa de licor de color óxido en su mano.

Probablemente ese brandy de California del que le gustaba presumir, el Germain-


Robin. Después de un poco de investigación, había descubierto que el brandy era hecho
por una destilería propiedad de Forrest Mitchell.

"Amy parece bien en su camino de emborracharse." Corey sonrió con sarcasmo.

XWPColección: Página y Facebook 138


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¿Qué más hay de nuevo? Ya que nunca respondiste a mi pregunta: ¿quién murió y te
convirtió en la reina del mundo?"

"Ja, reina del mundo? Esa vas a ser tú, querida. ¡Uno de estos días!"

"Bueno, no si Dennis Collins tiene algo que decir al respecto, estoy segura. O Colby
Harrison."

"Olvidate de esos chicos. El mundo está cambiando y están enojados de que están siendo
dejados en la acera."

"Dios, no estás arrogante esta noche." Sí, Corey seguía brillando. De hecho, estaba
iluminada como la parte superior del edificio Empire State. La realización golpeó a
Jane. Ella agarró el brazo de su hermana con fuerza. "¡Oh Dios mío! Te acostaste con ella,
¿verdad?"

Corey se rió cínicamente. "Amy? ¡No en tu vida!"

"Muy graciosa, hermanita. Como si no supieras de quién estoy hablando. "

Corey sonrió como una tonta. Una tonta con furor sexual, Jane pensó.

"Muy bien," Jane dijo. "Más tarde, en mi habitación con una copa de vino, quiero saber
más sobre esto." Sacudió la cabeza ante Corey, sin amonestarla. "Felicitaciones por tu
felicidad, Corey. Lo digo en serio."

"Sé que lo haces. Gracias por decir eso." Corey besó la mejilla de Jane
ligeramente. "Ahora si me disculpas un poco, quiero ir a charlar con la vicegobernadora
de Arizona." Ella bajó la voz hasta un susurro cómplice. "He oído que ella es un dique."

Jane reprimió una risa. "Pierdes la virginidad y de repente eres una experta en saber quién
es gay?"

Corey se encogió de hombros. "Tengo que probar esta nueva cosa del gaydar."

"Está bien, pero si ves a Amy tratando de llevarme a su guarida de borrachos, por favor
ven a rescatarme."

"De acuerdo. No te abandonaré, lo prometo."

Para disgusto de Jane, no pasó mucho tiempo antes de que Amy se enfocara en ella.

"¿Dónde está tu compinche, Señora Vicepresidenta?," Amy preguntó.

XWPColección: Página y Facebook 139


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Alex se encuentra todavía en Lawton ayudando con la limpieza y la reconstrucción."

"Qué dulce." Amy parecía como si acabara de tragar algo desagradable. "En realidad,
estaba hablando del presidente."

"Estoy segura de que sabes que el presidente está en Francia reuniéndose con el G-20."

"Ah, dejándote para hacer todo el trabajo duro de la campaña de nuevo, ¿verdad?"

"De ningún modo. En cualquier caso, no estoy aquí para hacer campaña. Si estabas
prestando atención a mi discurso, estoy aquí para impulsar mi agenda sobre la atención de
salud y el medio ambiente."

Amy tomó un trago saludable de su bebida. "Extraoficialmente, entonces, ¿cómo va la


campaña?"

Jane escudriñó desesperadamente a la multitud en el salón de baile. Notó varias personas


con las que podía hablar, todos ellos preferibles a Amy Roberts. "Está yendo bien, gracias.
Escucha, tal vez más adelante podamos hablar sobre el discurso de respaldo que el
presidente y yo deseamos que hagas en la convención."

"El discurso de respaldo que te daré, quieres decir," Amy dijo.

Jane no estaba segura de haber escuchado bien. "¿Perdón, qué dijiste?"

Amy se tambaleó un poco, colocando la mano en el brazo de Jane para apoyarse y


apretarlo íntimamente. Su toque se sentía como una mordedura de serpiente."Tú eres la
que todos quieren. La que quiero, de todos modos." Ella continuó en un siseó apenas
audible. "Dennis Collins no es nada más que un depravado hipócrita. Tendrás suerte si no
te atrapa en su inmundicia."

Jane estaba sin habla. A lo que sea que Amy Roberts estaba aludiendo, no quería saber de
ello. Al menos, no quería saber nada de Amy. Amy estaba pisando un terreno peligroso
con sus acusaciones ambiguas y alusiones de borrachos. Era exactamente este tipo de
conversación lo que podría convertir la papeleta en un lodazal de chismes dañinos y
peligrosos. Incluso los chisme infundados eran perjudiciales si recogían cualquier cantidad
de credibilidad o si llegaban a la prensa.

"Discúlpeme, Gobernadora," dijo de manera cortante. "Hay alguien con quien necesito
hablar."

XWPColección: Página y Facebook 140


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Durante un desayuno continental a la mañana siguiente en su habitación de hotel, Jane le


contó a Corey sobre la extraña conversación con Amy Roberts. Corey estuvo de acuerdo
en que era extraño, incluso para Amy.

"Está tratando de sugerir que sabe algo odioso acerca de Collins?"

Jane se encogió de hombros. Estaba cansada y no había dormido bien, y el horario de hoy
estaba repleto de reuniones. Por lo general dormía mal cuando ella y Alex estaban
separadas. "No sé, pero estaba queriendo decirme algo. No creo que solo fuera un chisme
de ocioso borracho."

"¿Vas a llamarla sobre ello? Hacerla contar todo?"

"Diablos, no. ¿Crees que quiero que crea que deseo ser parte de esa basura? No quiero
entrar en las trincheras con Amy Roberts."

"No. Como a mamá le gusta decir, acuéstate con perros y te levantarás con pulgas."

Jane se rió entre dientes. Su madre, María, era un diccionario andante de viejos dichos,
pero la perspectiva de que Collins albergara un escándalo no era cosa de risa. Ella no tenía
nada que ocultar en su propia vida, pero si Collins estaba sucio, seguramente sería
arrastrada como un daño colateral — una posibilidad que le provocaría calambres en el
estómago.

"Necesito saber si hay algo o alguien esperando en las maleza para destruirnos," Jane
dijo. "Amy Roberts podría ser una borracha e incluso podría estar loca, pero incluso un
reloj roto está a la hora dos veces al día."

"Sé exactamente lo que quieres decir." Corey dejó escapar un suspiro de


exasperación. "Puedo preguntar por ahí discretamente, pero no hay mucho más que pueda
hacer y permanecer bajo el radar."

"Lo sé. Todas las preguntas deben permanecer bajo el radar." Se enorgullecía de ella y la
campaña en completa honestidad y transparencia. Si Collins estaba ocultando algo,
mataría al hijo de puta.

"Me acabo de acordar de algo," Corey dijo en torno a bocados de salchichas picantes y
huevos revueltos. "Hace un tiempo, en mi cita con Julia en la cena de los Corresponsales
de la Casa Blanca, ella me preguntó si Collins era del tipo que le pondría los cuernos a su
esposa."

XWPColección: Página y Facebook 141


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¿Qué le dijiste?"

"Dije que no tenía ni idea. Luego acordamos en que no mezclaríamos negocios con el
placer y cambiamos de tema."

"¿Alguna idea de por qué estaba preguntando?"

"No, ni idea. Ella dijo que era sólo ociosa curiosidad."

"Lo dudo. Un buen periodista nunca es inocentemente curioso. Supongo que está
intentando conseguir una historia."

"Significa que podría saber algo?"

"Tal vez. Puede que no sepa nada más de lo que sé, lo cual es sólo un montón de humo de
la borracha de Amy Roberts."

Corey pensó por un momento. "Incluso si Julia sólo conociera vagos chismes, sería
suficiente para despertar al sabueso de presa en ella, supongo. Le preguntaré más sobre
eso."

"Mira, no quiero que dañes tu relación por sacarle información, ¿de acuerdo? La pondrá
en un lugar muy incómodo."

"Sí, lo hará. Pero Jane, este es tu futuro. Nuestro futuro. El futuro del país. Es demasiado
importante." Corey parecía decididamente infeliz, pero su mandíbula estaba puesta en esa
determinación Kincaid.

Jane lo dejaría en manos de su hermana. No sería prudente que la vicepresidenta empezara


a hurgar en los asuntos privados del presidente. Hacerlo podría parecer como si estuviera
tratando de encontrar pruebas para ayudarla a usurparlo. Le había dicho a Amy Roberts
que no habría ningún golpe de estado, y lo decía en serio.

***

Julia abrió la puerta de la habitación de su hotel y sonrió feliz. "Buenos días cariño. Esta
es una agradable sorpresa."

Corey entró y la abrazó con fuerza, dándole un beso que casi le noquea las
piernas. "Buenos días a ti también, hermosa. Maldita sea, ojalá me hubiera quedado aquí
toda la noche. Entonces estaríamos diciendo buenos días desnudas."

XWPColección: Página y Facebook 142


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Podrías hacerlo, ya sabes. No fue mi idea que te escabulleras de aquí en medio de la


noche."

"Lo sé, lo sé." Corey se apartó, frunciendo el ceño.

"Estás demostrando ser un maravilloso incentivo para terminar esta maldita elección."

"Si no nos mata antes de entonces."

"Sí, hay eso. Va a ponerse más agotador a medida que pasa el tiempo, según dicen."

"¿Quieres tomar un café conmigo?," Julia preguntó. "Todavía queda algo. Por desgracia,
es todo para lo que tenemos tiempo." Nada le gustaría más que llevar a Corey al
dormitorio y continuar las deliciosas actividades de la noche anterior. "Tengo que estar en
la conferencia de prensa abajo en veinte minutos."

"Creo que deberíamos renunciar e irnos a vivir al Caribe juntas por, oh, los próximos
cinco meses," Corey sugirió.

"Hmm, eso coincidiría perfectamente con el final de la elección."

"Exactamente mi punto."

"Bueno, es una buena idea, pero de alguna manera no creo que el Caribe esté en nuestro
futuro en este momento. Siéntate y déjame traerte ese café."

Corey se sentó, observando a Julia servir el café de una jarra en una taza. "¿Pensarás en
una vacaciones en el Caribe después de las elecciones?"

Julia le entregó la taza y trató de ocultar su sorpresa. "¿De verdad?"

"Sí."

Julia estaba lista para ir a cualquier parte con esta mujer. No había una sola cosa que no le
gustara de Corey. Ella era dulce, inteligente, hermosa, generosa, y había demostrado ser
una amante maravillosa. Además, la elección eran cinco meses más de una muy larga y
tortuosa rutina para ambas. No habría mucho tiempo para ellas como pareja, y la
perspectiva de unas largas vacaciones juntas era muy atractiva.

"Me encantaría irme contigo cuando todo esto haya terminado," dijo.

Corey se inclinó hacia ella y la besó de nuevo. "Bien. Es una cita."


"Voy a marcar el viaje en mi calendario, así que ni siquiera pienses en tratar de escaparte."

XWPColección: Página y Facebook 143


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¿Estás bromeando? Son las elecciones de las que me gustaría escaparme."

"Estás bromeando, ¿verdad? Quiero decir, ¿Estás teniendo dudas sobre trabajar para tu
hermana?"

Corey se recostó en el sofá, el agotamiento profundizaba las líneas alrededor de los


ojos. Quedarse hasta la mitad de la noche teniendo relaciones sexuales ciertamente no
podría haber ayudado, pero Julia no lo habría cambiado por más horas de sueño. Dudaba
que Corey lo hubiera hecho tampoco.

"No," Corey respondió. "No tengo dudas, pero me siento mal preparada a veces. Y
abrumada."

"No soy una experta en esto, pero tienes buenos instintos, Corey. Te servirán bien."

"Lo sé. Eso es lo Jane dice también. Dice que a veces siente lo mismo, y dice que algunos
días es sólo cuestión de poner la cabeza abajo, arremangarse, y perseverar a través de ello,
incluso si sientes que no sabes lo que estás haciendo."

"Suena como un buen consejo. Para mí también."

"Escucha, hay algo que quiero preguntarte."

"Hmm, te ves muy seria."

"Esto es serio. En la cena de los corresponsales, me preguntaste si Collins era del tipo que
le pondría los cuernos a su esposa. ¿Por qué me preguntaste eso?"

Un núcleo de pánico bordeó en su interior. No le había contado a nadie acerca de las fotos
comprometedoras del Presidente Collins aparte de su colega en Miami, que estaba
investigando con diligencia. No había husmeado alrededor desde esa noche en la cena de
los corresponsales tampoco, después de haber decidido lavarse las manos del asunto y
dejar que Chase Benson se arriesgara. Para ella, la participación no valía la pena los
riesgos.

"Yo, ah, era sólo curiosidad," ella contestó. "No sabía mucho sobre Collins y estaba
tratando de darme una idea de él. Parece que la mayoría de los presidentes de Estados
Unidos tienen amantes. Me preguntaba si él era como todos los demás."

Corey le dio una mirada escrutadora. "Entonces era una pregunta inocente? ¿O sabes
algo?"

XWPColección: Página y Facebook 144


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Mierda. Julia realmente no quería mentirle a Corey, pero no había mucho que contar. Las
fotos podrían ser totalmente inocentes, y Chase Benson aún no le había informado
ninguna noticia. No quería involucrar a Corey, al menos no todavía. Forzó una
sonrisa. "Pensé que habíamos acordado que no íbamos a hablar de negocios cuando
estemos juntas."

Corey suspiró y se frotó los cansados ojos. "Lo sé. Tienes razón. Lo siento. La convención
está a menos de tres meses de distancia, y los republicanos van a empezar a subir la
presión cualquier día. No quiero sorpresas, eso es todo."

Julia deseaba poder ayudar, pero permanecer neutral era su trabajo. Como reportera, se
suponía que no debía ayudar a nadie. Además, se dijo de nuevo, no tenía nada concreto
sobre Collins. Las pruebas que le habían dado eran completamente inconclusas, y no tenía
absolutamente ninguna idea de quién estaba detrás de esto. Nada de lo que pudiera hacer o
decir podría arrojar alguna luz sobre ello.

Ella se sentía impotente. Agarró la mano de Corey, se la llevó a los labios. "Entiendo."

XWPColección: Página y Facebook 145


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO TRECE
Hacer cola en una famosa hamburguesería de Arlington para hacer su pedido no molestó a
Jane, pero Dennis Collins parecía decididamente infeliz. Ella no sabía lo que él
despreciaba más: su compañía, o codearse con los clientes de la clase trabajadora del
restaurante. En su opinión, su visita aquí fue un movimiento brillante de relaciones
públicas. Fue idea de Corey hecer que ella y Collins compraran una hamburguesa juntos
con sólo un par de fotógrafos colocados estratégicamente para mantenerlo tan real como
sea posible — campaña ostensible y sin tener que andar de gira política o incluso viajar
lejos de la Casa Blanca. Ella y el presidente serían vistos como un equipo unido, dos
amigos saliendo a comer una hamburguesa juntos en presencia de la gente común.

Jane ordenó su hamburguesa y papas fritas dulces en el mostrador. Collins hizo lo mismo
antes de irse a un reservado de madera desgastada y esperaron a que su número sea
llamado. Atrajeron un montón de miradas, agitaciones de mano y las sonrisas de los otros
clientes, que ella felizmente devolvió. Ella estaba más cómoda haciendo las cosas
cotidianas que otros daban por sentado.

Collins, por otra parte, parecía incómodo, casi resentido, y totalmente fuera de su
elemento. Mientras más tiempo fuera presidente, más deseaba permanecer recluido en la
Casa Blanca. Un año de elecciones definitivamente no era el momento para que él se
hiciera el tonto. Jane deseaba como el demonio que él empezara a darse cuenta de eso.

"Podrías intentarlo un poco más fuerte sabes," ella le murmuró, incapaz de


evitarlo. Algunos días sentía que Amy Roberts tenía razón — ella estaba haciendo la
mayor parte del trabajo pesado en esta campaña.

"Creo que es una idea ridícula," él espetó. "Es como la Reina de Inglaterra sentada en un
pub de Londres levantando una cerveza con los campesinos. La gente no quiere a su
presidente pasando un rato en un restaurante de hamburguesas de mierda."

"No es un restaurante de hamburguesas de mierda. Es el lugar más popular por estos


lares. Y no estoy de acuerdo. La gente quiere ver que somos gente común. Vivir en un
castillo, intocable y fuera de contacto, ya no basta ahora. Creo que incluso la Reina estaría
de acuerdo con eso."

"Gracias por la lección de vida," Collins contraatacó.

Jane casi sintió lástima por él. Podría ser tremendamente popular si conectara con la
gente, tratara de relacionarse con ellos, se bajara del pedestal y bajara a su nivel. Él era un
enigma incluso para ella. Ella no tenía idea de lo que lo motivaba.

XWPColección: Página y Facebook 146


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Era muy cauteloso sobre su vida personal, aferrándose obstinadamente a la imagen de una
entidad sabelotodo, todopoderosa pero distante, la figura paternal inaccesible que obtenía
el respeto a través del miedo y un poco de misterio. Para un político, esa era una forma
anticuada, peligrosa de pensar.

Su número fue llamado. Jane fue al mostrador para coger sus alimentos. Se dio cuenta de
que Collins parecía un poco aterrado por haber sido dejado solo, y la vista la hizo reír para
sí misma.

Ella se giró para cada persona de la fila. "¿Hola como estás? Encantada de verte." Todas
las personas con las que habló parecían sorprendidas al verla en medio de ellos, pero les
sonrió como si esto fuera algo común. "Muchas gracias," le dijo a la mujer con delantal
que le entregó dos platos llenos. "Se ve maravilloso! Disfrútenlo, todos."

Ella volvió a su asiento y empezó a meterse la enorme hamburguesa, sabiendo que nunca
sería capaz de terminarla.

"Qué sabes, no es del todo malo," Collins se quejó con la boca llena de carne.

Jane comió en silencio, teniendo poco que decirle fuera de los confines del ala
oeste. Nunca serían amigos, lo cual estaba bien con ella. Lo que necesitaba de él era
confiabilidad, estabilidad, previsibilidad, y esfuerzos más que poco entusiastas en la
campaña electoral.

Con la convención a sólo cinco semanas, los ataques de Colby Harrison eran cada vez más
frecuentes e intensos. Podían rechazar las descargas frontales con bastante facilidad. Lo
que más temía Jane era una emboscada. Ella no tenía nada que ocultar, ninguna granada a
punto de estallar en su cara, pero no estaba tan segura de Collins. No había escuchado
nada más sobre las insinuaciones borrachinas de Amy Roberts, pero eso no significaba
que no había ni una pizca de verdad detrás de ellas.

"Dennis," se aventuró. "Quiero hablar de la campaña."

"¿Qué hay que hablar? Estamos bien en las encuestas. Harrison no nos puede tocar."

"¿Estás seguro de eso?"

"¿Qué diablos se supone que significa eso?"

Jane dejó su hamburguesa a medio comer y cuidadosamente limpió la mostaza de la


comisura de su boca. "¿Hay algo que nos pueda tomar por sorpresa? Algo que de repente
podría fastidiar nuestras posibilidades?"

XWPColección: Página y Facebook 147


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Collins se negó a recoger su indirecta. "No tengo ni idea de lo que estás hablando."

"Muy bien. ¿Hay algo en tu pasado o en tu vida actual que nuestros oponentes podrían
usar contra nosotros?"

Collins entrecerró los ojos con rabia, su cara enrojeciendo. "Me estás preguntando si mi
vida personal es una responsabilidad en esta campaña?"

Jane sonrió para que no pareciera que estaban discutiendo. Su sonrisa también estaba
destinada a mostrarle a Collins que su tono punzante no tenía efecto sobre ella. "Sí. Estoy
preguntando."

Despectivamente, Collins volvió a consumir su hamburguesa en silencio. Cuando terminó,


miró desapasionadamente a Jane y le dijo, "No tienes que preocuparte por mí. Nada va a
sabotear esta campaña."

Algo en sus palabras no sonaban verdaderas. Ella no estaba del todo tranquilizada.

***

Durante días, Jane no había sido su acostumbrado ser energético y optimista, Alex notó
con preocupación. Ahora era Domingo y un raro día libre de campaña. Mañana, su
campaña se detendría en Des Moines, Iowa, luego, Omaha, Nebraska, antes de aterrizar en
Kansas City, después, Jefferson City, Missouri, y finalmente Indianápolis. Jane necesitaba
salir rápidamente de su depresión si quería que sus apariciones de campaña hicieran un
impacto positivo, sobre todo porque muchas de sus paradas no eran exactamente
fortalezas democráticas. Necesitaba estar en lo que tenía que estar.

Durante el desayuno en la mesa de la cocina, la impaciencia de Alex aumentó. Quería


llegar al fondo de las cosas, y no pudo contenerse más. "Cariño, ¿qué pasa?"

Jane lanzó el Post sobre la mesa antes de reanudar los intentos poco entusiastas de comer
su tostada francesa.

"Nada. ¿Por que lo preguntas?"

"Porque sé que algo te está molestando, y realmente me gustaría hablar de ello. ¿Estás
preocupada por la campaña? Carter dice que todo va bien." El último sondeo mostró la
papeleta Collins-Kincaid muy por delante del candidato republicano, Colby Harrison.

"Sí, va por buen camino. Pero en este momento estoy ansiando que todo acabe."

XWPColección: Página y Facebook 148


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

La declaración de Jane era una enorme alarma. "Eso no es propio de ti, cariño. Te encanta
hacer campaña. Sé que tienes confianza en el resultado. ¿Es el ritmo? Porque realmente
creo que debes reducir la velocidad un poco, tal vez incluso tomar un breve descanso y—"

"De ninguna manera. Sabes que un descanso en este momento está fuera de
discusión. Con la convención a un mes de distancia, las cosas están empezando a
aumentar."

"Lo sé, pero unas vacaciones de tres o cuatro días en casa de tu madre te daría un buen
descanso y recargarías las pilas."

"Mis pilas están bien."

"No lo están, en realidad," Alex dijo.

Ella y Jane no había hecho el amor en casi dos semanas. Jane no estaba comiendo
mucho. Estaba demasiado delgada y tenía círculos oscuros bajo los ojos. Sin embargo,
Alex no era tan masoquista como para señalar esas cosas en este momento.

"Has estado muy cansada las últimas semanas, y has estado deprimida últimamente," dijo
ella cuidadosamente. "Así que o estás agotada o algo te preocupa. ¿Cuál es?"

Jane dejó el tenedor en el plato un poco demasiado fuerte. "Mira, estoy bien, ¿de
acuerdo?"

"Cariño, te conozco mejor que nadie, y estoy preocupada por ti. Por favor, dime lo que
está pasando, ¿de acuerdo?" Alex sonrió provocativamente. "O voy a tener que someterte
a mis técnicas de interrogación?"

Jane no sonrió ante la broma. Suspiró en cambio. "Soy sólo ... Oh, demonios, todo está
bien. Estoy siendo un poco paranoica, eso es todo."

"¿Acerca de?"

Jane tomó un sorbo de su café en silencio por un momento. "Estoy un poco preocupada
por Collins," dijo al fin.

"Preocupada cómo?"

"Tengo esta sensación de hundimiento en la boca del estómago de que hay algo en él, ya
sea algo en su pasado o algo en su presente que está escondiendo. Algo que va a estallar
en nuestras caras."

XWPColección: Página y Facebook 149


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Alex sabía que Jane a menudo tenía razón sobre sus instintos. "¿Cuánto tiempo te ha
estado molestando esto?"

"Un rato. Desde la conferencia de los gobernadores en Denver."

"¿Tanto? ¿Por qué no me lo dijiste?"

"No quiero alarmarte. Y no quería que trataras de hacerte cargo."

La columna vertebral de Alex se puso rígida. Jane no intentaría a propósito tratar de


insultarla insinuando que a veces se involucraba demasiado, pero aún así, las palabras
dolían. Ella haría cualquier cosa por Jane, iría a cualquier muro, tomaría cualquier riesgo
para ayudarla a salir de un aprieto. Jane casi sonaba como si le resintiera.

"Haces que parezca como si mi ayuda es una responsabilidad," dijo.

"Lo siento. No lo quise decir así. Amy Roberts me dijo algo en la conferencia que me
puso nerviosa. Estaba borracha, pero hizo un comentario acerca de que Collins era un
depravado."

"Si, muy. Estoy segura que ha hecho que las cosas funcionen sin problemas a través de los
años para llegar a donde está."

"No, no creo que haya querido decir ese tipo de cosas. Tengo la sensación de que se
refería a su vida personal."

Alex no pudo contener la risa. "Bueno, si él es JFK con prostitutas viniendo a la Casa
Blanca, no he oído nada al respecto. Y si estuviera haciendo ese tipo de cosas, me habría
enterado. Tú también lo habrias hecho."

"No, no creo que sea tan imprudente. No sé, Alex. Pero si se trae entre manos algo que
podría perjudicar la campaña, también está jugando con mi futuro. Eso me tiene muy
preocupada."

"Jane, sé que tiene grandes instintos, pero teniendo en cuenta la fuente —"

"No se trata sólo de Amy. Julia le preguntó a Corey una vez — hace un par de meses
cuando empezaron a salir — si Collins le estaba poniendo el cuerno a su esposa."

"Probablemente sólo chismes de periodistas desagradables, ya sabes cómo son. Todos


creen que los políticos andan jodiendo."

"¿Crees que eso es todo lo que es?"

XWPColección: Página y Facebook 150


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí. De hecho, le preguntaré sobre ello si quieres."

"¡No!" Jane casi saltó de su silla antes de relajarse abajo. "No quiero que piense que hay
algo en esto. Simplemente activara su radar. Además, Corey le preguntó si había algo
detrás de su pregunta y ella dijo que no."

Jane tenía razón. Si daba la más mínima credibilidad a alguna sugerencia, o incluso
insinuar que tenía algún mérito, los periodistas lo tomarían como un evangelio. Por otro
lado, también era importante que Jane no pareciera ser cómplice si Collins estaba
ocultando algo sobre su vida personal. Eso podría ponerla en un verdadero aprieto si el
público creyera que sabía algo poco ético del presidente, pero permaneció en silencio.
Dialogar con un periodista sobre el asunto estaba absolutamente fuera de cuestión.

"Mierda," Alex dijo. "Veo cómo esto podría ser un problema real."

"Lo sé. Estoy jodida si me cogen por sorpresa y estoy jodida si descubro algo."

"Esperemos que ninguno de los escenarios vaya a ocurrir."

"Alex, la esperanza no es parte de mi vocabulario. Algo sucede ya sea o no. No quiero


sentarme y esperar a ser un daño colateral, pero tampoco puedo ensuciarme las manos
indagando por ahí. No sé qué diablos hacer."

"¿Qué tal si conseguimos a alguien que no esté conectado contigo y no esté conectado a tu
campaña, pero que mantendrá la boca cerrada, para hacer un poco de investigación?"

Jane sacudió la cabeza con fuerza. "Demasiado arriesgado."

"Bueno. ¿Qué hay de hacer que Clara o el DNC privadamente lo presionen? Obligarlo a
limpiar sus acciones. O confesar y renunciar."

Jane miró con aire taciturno su taza de café. "Nos estamos adelantando a nosotros
mismos. Ni siquiera sabemos si ha hecho algo malo. Y si involucramos a Clara o al DNC,
él dirá que soy una perra persiguiéndolo para sacarlo de la papeleta."

"Maldita sea, tiene que haber algo que podamos hacer."

"No me gustan ninguna de nuestras opciones."

A Alex no le gustaba la cruda realidad de que Jane se pusiera en la posición de una


víctima indefensa esperando que el hacha cayera si los medios de comunicación o sus
oponentes republicanos descubrían algo siniestro sobre Collins. La revelación podría
incluso venir de una bala perdida como Amy Roberts si decidiera revelar la historia.

XWPColección: Página y Facebook 151


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

No podía quedarse de brazos cruzados y ver la carrera política de Jane deshacerse por
causas ajenas a ella. De repente se le ocurrió lo que debía hacer. No le diría a Jane. Jane le
suplicaría que no se involucrara, pero era vital que Jane se mantuviera alejada de todo
esto.

Alex cogió el periódico que Jane había arrojado a un lado antes. "Una cosa que sé sobre el
presidente Collins es que él no es un hombre estúpido. Si tiene algo que ocultar, lo
mantendrá enterrado a unos cien pies de profundidad."

"Sería mejor que lo haga o haré que lo lamente."

"Ese es el espíritu, mi amor. Ahora suenas como la Jane Kincaid que conozco y amo."

"Me siento tan impotente contra algo que podría afectar mi vida tan profundamente."

"Lo sé," Alex dijo con dulzura. Jane podría ser impotente pero no lo era.

XWPColección: Página y Facebook 152


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO CATORCE
Nebraska era el hogar de la tierra más plana que Julia había visto nunca. Más plana
incluso que su natal Michigan, la cual al menos estaba dividida por los lagos Michigan y
Huron. Se quedó mirando sombríamente por la ventana del autobús de prensa en las
interminables millas de maizales idénticos, preguntándose cuántos estados había visitado
en los últimos tres meses. Al menos dieciséis, probablemente más, pensó. Algunos se
difuminaron con otros. Por ejemplo, Indiana se parecía mucho a Illinois, al igual que
Minnesota. Y Iowa y Nebraska eran casi indistinguibles. Lo mismo para Kansas y
Oklahoma. El viaje a veces la desgastaba hasta el punto de agotamiento.

Ella sabía que irritaba a Corey también, y probablemente a Jane, pero a Jane no se le
permitía mostrar su fatiga en público. Julia pensó en el discurso de Jane ayer en Des
Moines. Por primera vez en la campaña, se había dirigido directamente a la
economía. Collins normalmente se refiría a la preocupación número uno del país, como si
fuera el actor principal que tenía todas las mejores líneas y todas las mejores partes. Justo
desde que era el presidente, supuso.

La incursión de Jane en un nuevo territorio había sido una sorpresa, posiblemente


indicando que no tenía miedo de los problemas más grandes, lista para ser tomada en serio
como material presidencial un día, tal vez en un futuro no muy lejano. El lado más cínico
de Julia reflexionó que Jane podría incluso estar deliberadamente tratando de robar algo
del protagonismo del presidente.

En el discurso, abordó las exenciones fiscales y la necesidad de eliminar a las que


favorecen a los ricos. El código tributario, señaló, estaba llenó con $1,1 billones en
créditos, deducciones y exenciones, un promedio de alrededor de $8,000 por
contribuyente. Los ricos, dijo entre los aplausos ruidosos, tienen mucho mejor acceso a las
exenciones fiscales más lucrativas que las personas con ingresos más bajos. Los ricos
tienen que pagar “para que la cantidad de impuestos que paguen no esté determinada por
qué tipo de contador pueden pagar.” La ley, dijo, está “llena de exenciones de impuestos
que ayudan a reducir los intereses especiales. Con la precisión de un cirujano, me gustaría
mantener las exenciones de impuestos que benefician al cotidiano estadounidense
promedio y recortar los que favorecen a los que más pueden pagar impuestos en primer
lugar."

Julia consideró la posibilidad de que Jane podría llegar a ser presidenta, o por lo menos
una contendiente, mucho más pronto de lo que nadie esperaba. Si las paredes se
desplomaban sobre Dennis Collins, si tenía una amante y un hijo natural y el público lo
descubriera, es posible que Jane no tendría que esperar cuatro años más. Podría de repente
encontrarse en la cima de la pila Demócrata si el escándalo hundiera a Collins, o ella
podría hundirse junto con él.

XWPColección: Página y Facebook 153


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Ella no era lo bastante experta para adivinar cómo podría irle a Jane, pero se sintió
aliviada de que la decisión de revelar el escándalo — si existía un escándalo — estaba
fuera de sus manos. Sí, había desempeñado un papel al pasarle las fotos incriminatorias a
su colega en Miami, porque no era su lugar para hacerse la vista gorda a tales pruebas
potencialmente explosivas. Como periodista, era su deber descubrir la verdad, o al menos
para impulsar la verdad. Si no había escándalo, entonces los enemigos de Collins estaban
disparando al vacío y eventualmente serían expuestos. Si había algo siniestro en las fotos,
era justo que el pueblo estadounidense sea consciente. En lo que a ella se refería, no se
podía confiar en un presidente que era mentiroso y guardaba secretos y no merecía el
cargo.

Julia no quería creer que sus acciones u omisiones podrían cambiar el panorama político o
podrían alterar la historia. Ella era una ex policía convertida en periodista, no una
hacedora de reyes. O de reinas. No le correspondía compartir la información con la
campaña Collins-Kincaid, a pesar de la forma en que su lealtad hacia Corey e incluso
hacia Jane y Alex tiraban de ella.

Luchó con arrojar su neutralidad y enviar una señal de advertencia de que algo estaba
pasando. Perdería su trabajo si lo hiciera, junto con su credibilidad como periodista. Pero
si no lo hacía, probablemente perdería a su novia. Si Corey se enterara de sus sospechas y
esas fotografías, estaría muy enojada, probablemente hasta el punto de no perdonarla.

Julia maldijo su dilema. Se había enamorado de Corey. Las cosas que le importaban a
Corey también le importaban a ella. Esta campaña importaba por razones que no tenían
nada que ver con su trabajo en el periódico. Quería hacer feliz a Corey, pero en lo que
respecta a sus carreras, ella y Corey eran particulares y profesionales, cada una con su
propio conjunto de lealtades y deberes. Seguramente Corey lo entendería.

Desde el interior de su bolso, sonó el celular de Julia. Ella lo sacó, respondiendo a la


llamada en el cuarto timbrazo. La persona que llamaba era su jefe, Craig Finney, un
hombre intimidante con el comportamiento de un pitbull y sin paciencia para pequeñas
charlas. Él fue directo al grano y le dijo que quería verla en Miami esta semana.

"No puedo," dijo con una sensación de hundimiento en el estómago de que las fotos de
Collins estaban en el centro de la petición de Finney. "Este giro de campaña en el Medio
Oeste todavía está en marcha. Me es imposible librarme hasta la próxima semana."

Finney suspiró con impaciencia. "No voy a discutir esto por teléfono o por correo
electrónico. Es por eso que necesito una reunión contigo y Chase. Tenemos que poner las
cosas en orden."

"Entonces Chase ha estado progresando?"

XWPColección: Página y Facebook 154


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"El pastel está casi listo para el horno. Todavía tenemos que hablar de ello con legal, pero
te quiero en esta reunión."

Mierda. Realmente estaba sucediendo. Chase Benson obviamente había desenterrado algo
jugoso sobre Collins, y la historia estaba a punto de publicarse. Trató de postergarlo, tanto
queriendo saber y no queriendo saber lo que estaba pasando. "¿Qué hay de la próxima
semana?"

"El Lunes a las 10 a.m., en mi oficina."

"Estaré allí."

Colgó y se hundió en su asiento, cerrando los ojos. Había agitado un nido de avispas y no
había vuelta atrás, pero al menos descubriría exactamente lo que estaba pasando.

La reunión le daría la oportunidad de sopesar con su opinión, tener alguna influencia en el


resultado. Tomaría las cosas un paso a la vez. Pensó en Corey, preguntándose cuánto
decirle. No había mucho que decir .... todavía. Pero después de la reunión, sí, tendría que
decirle algo a Corey.

***

En su anodina habitación del hotel Omaha, flotando al borde del sueño, Corey mantuvo a
Julia cerca. Hicieron el amor sensual — extraordinario, multiorgásmico amor. Agotadas
después de un largo día de campaña y después del sexo, ella y Julia yacían en los brazos
de la otra, ambas despiertas pero a duras penas.

El pulgar y los dedos de Corey acariciaron ligeramente la suave piel de hombro de


Julia. Qué fácil era amarla, amar a una mujer con la que estaba tan emocionalmente
conectada. Los toques alimentaron sus emociones y puesto su corazón elevado, como si
una puerta de la jaula se hubiera abierto. Julia le hacía eso. Lo encontró aterrador y
estimulante.

Julia sostenía sus sentimientos en sus manos, un tremendo poder que dejaba a Corey a
veces débil y necesitada. No habían dicho las palabras, te amo, pero sabía que estaban a
punto.

Anoche Corey casi había dicho las palabras. Habían logrado escabullirse juntas en Des
Moines para dar un paseo crepuscular a lo largo del Center Street Bridge, el camino
románticamente iluminado con luces azules. Se detuvieron en medio, contemplando el
oscurecido río Des Moines. Ella deslizó su mano en la de Julia. Estar juntas se sentía tan
bien, tan familiar, tan natural. A veces quería gritar desde las azoteas lo mucho que se
preocupaba por Julia. Lo haría, algún día, pero no todavía.

XWPColección: Página y Facebook 155


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Partes de su relación simplemente tendrían que esperar hasta después de las elecciones,
cuando podrían darse mutuamente y a su relación todo. Y entonces no había pronunciado
las palabras.

Julia se volvió a su lado y se aclaró la garganta de una manera nerviosa. La espalda de


Corey se tensó involuntariamente.

"Tengo que ir a Miami para reunirme con mi jefe," Julia dijo.

"¿Cuando?"

"El Lunes. Probablemente vuele allí el Domingo, vuelvo el Lunes por la noche."

Por lo que Corey sabía, Julia nunca había sido convocada de regreso a Miami en los cinco
meses que había estado en la campaña. Debe ser serio. "¿Por qué quiere verte? Él no está
reasignandote, ¿verdad?"

"No. No creo que sea nada de eso."

Gracias a Dios ! Ya era bastante difícil mantener su relación sin agregar la distancia
geográfica. "No estás en ningún tipo de problemas, ¿verdad?"

Julia vaciló antes de reírse un poco insegura. "Tal vez piensa que estoy siendo demasiado
amable con ustedes."

Corey sonrió en la oscuridad. "Definitivamente eres muy amable conmigo!" Su estómago


se hundió cuando se le ocurrió un pensamiento. "Mierda, tal vez se enteró de nosotras y
quiere sacarte del grupo."

"No. Sería lo contrario. Craig Finney me tendría sonsacandote por cada pequeño secreto
oscuro que pudiera sacar de ti."

Corey rodó encima de Julia y comenzó juguetonamente a mordisquear su


cuello. "Personalmente me encanta la forma en que te has incorporado en la campaña."

"Yo también." Julia envolvió sus piernas alrededor de Corey. "Y no me importa si nunca
me dices un solo secreto, sólo sigue haciendo lo que estás haciendo, cariño."

***

Alex educó su expresión y cuadró los hombros, observando con satisfacción cómo la
expresión de Amy Roberts cambiaba de desconcierto a preocupación. Sentada en su

XWPColección: Página y Facebook 156


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

enorme silla de cuero detrás de su escritorio de cristal igualmente de gran tamaño, la


gobernadora miró a Alex con lo que era claramente desconfianza.

El mobiliario de estilo contemporáneo y la opulencia descarada de la oficina de la


gobernadora no reflejaban en absoluto la creciente pobreza del estado de California. Alex
se preguntó por qué demonios Amy Roberts querría que su oficina se viera tan fría,
remota y ostentosa, tan fuera de contacto con las personas a las que servía. Oh, bueno, eso
era asunto suyo.

Amy finalmente dijo, "Estoy en lo cierto al suponer, Agente Warner, que no estás aquí
para hacerme una visita social?"

"Eso es correcto."

"Eso es muy malo." Su sonrisa parecía más a una sonrisa de superioridad. "Tenía la
esperanza de que me dieras una actualización sobre cómo va la campaña de tu esposa.
Ciertamente tiene a los medios seducidos."

"Más que a los medios de comunicación, me parece."

Una ceja delicadamente arreglada se alzó, pero por lo demás el rostro de la gobernadora
permaneció inescrutable. Una astuta, calculadora política, Amy compensó su actitud fría e
inaccesible con exitosas intrigas y un montón de oportunos, bien colocados
lameculos. Ella estaba políticamente bien conectada, pero Alex no dudaba que su camino
a Sacramento estaba lleno de deudas con sus benefactores y los cadáveres de sus
enemigos.

"¿Qué puedo hacer por ti?," Amy preguntó secamente, apartando a un lado una pila de
papeles con un profundo suspiro, como si la visita de Alex fuera un inconveniente de
primer orden.

Alex se sentó sin ser invitada. No esperaba sacar mucho de Amy, al menos no esta vez,
pero la pondría sobre aviso que estaba sobre ella. "¿Qué sabes sobre el presidente?"

"¿Disculpa?"

"Mira, no recorrí mil cuatrocientas millas fuera de mi camino para sentarme aquí y jugar a
los pies bajo la mesa contigo."

Amy se rió con incertidumbre y se reclinó en su silla. Evaluó a Alex alegremente. "Puedo
ver por qué Jane se sintió atraída por ti. No juegas, ¿verdad, Agente Warner?"

No, y tampoco lo hace mi esposa. Alex se limitó a sonreír y esperó.

XWPColección: Página y Facebook 157


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sin embargo, me temo que no entiendo tu pregunta."

"Muy bien, déjame ser más explícita. Sabes algo sobre el presidente Collins que no es de
conocimiento común. Algo personal. Algo que podría hundir su presidencia. Quiero saber
lo que es, y quiero saber quién más lo sabe."

Amy apartó la mirada y cruzó los brazos sobre el pecho desafiante. "Creo que se
equivoca, Agente Warner. No sé nada sobre el presidente."

"Ah, pero ahí es donde estás equivocada, porque creo que sí. Creo que lo estás
sosteniendo como una pequeña carta de triunfo, o alguien lo está haciendo. Y sabes una
cosa, gobernadora? No daría un carajo por el presidente, pero cualquier cosa que se le
haga a él también se le hará a Jane . No la veré irse por el inodoro con él."

"Admiro tu lealtad hacia Jane. Debe ser agradable para ella, tener su propio perro de
ataque personal."

Alex saltó de su silla para inclinarse amenazadoramente sobre el escritorio de Amy. "No
soy su perro de ataque, y no estoy aquí en asunto oficial. Estoy aquí porque tengo la
intención de poner fin a lo que sea que estés jugando, lo cual estoy muy feliz de hacerlo en
mi tiempo libre."

"Me temo que este tipo de intimidación es inaceptable." Amy levantó el auricular de su
teléfono. "Llamaré a seguridad."

"Yo no haría eso, a menos que quieras llevar este pequeño debate a un nivel
completamente nuevo." Alex desenganchó su teléfono celular de su cinturón. "Tengo el
IRS en la marcación rápida."

El rostro de Amy palideció. Dejó caer el auricular en su soporte. "Realmente no sé de qué


demonios estás hablando, y me molesta lo que sea que estés tratando de insinuar."

Alex se echó hacia atrás en su silla. "Entiendo que eres amiga de Forrest Mitchell."

"Conocidos, no amigos."

"Socios comerciales también?"

Alex había hecho algo de espionaje. Amy tenía una participación minoritaria en una de las
destilerías de Mitchell. Tenía dinero en una de sus bodegas, también. Alex apostaría que
Amy no era del todo sincera con el IRS acerca de todas sus transacciones comerciales.

XWPColección: Página y Facebook 158


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Amy rechazó la acusación con una fría agitación de la mano. "Gran cosa. La elaboración
del vino y el brandy es un hobby para mí. ¿Qué es lo que quieres?"

"Información. ¿Quién está tratando de joder a Collins, y qué planean hacer?"

"Por favor. ¿Crees que estaría al tanto de algún tipo de conspiración para derrocar al
presidente?"

"Probablemente no, pero creo que sabes algo al respecto."

Ella y Amy se quedaron mirando la una a la otra a través del escritorio como pistoleros al
atardecer. Amy parpadeó primero. "Todo lo que sé es que Dennis Collins está ocultando
algo de su vida personal. Algo que el público no apreciaría o aprobaría. Tú y yo sabemos
que el público no tiene apetito por nada escandaloso en la vida privada de los políticos. O
por los políticos que mienten."

"¿No tienes miedo de ser descubierta como lesbiana del armario?" Alex preguntó con
fingida inocencia.

Amy se encrespó. "Pensé que no estabas aquí para hablar sobre mí."

"Tienes razón, no lo estoy. Entonces, ¿qué está ocultando Collins? Algún tipo de
problema que su pene lo ha metido?"

"Ese sería mi suposición, sí."

Alex sacudió la cabeza con disgusto. No me digas que el viejo no puede-mantenerlo-


guardado-en-sus-pantalones está a punto de destruir a otro político. Cuando aprenderan
estos chicos? "¿Quién lo sabe, y que van a hacer con la información?"

"No lo sé," Amy respondió cortantemente. "Pero supongo que es algún tipo de barril de
pólvora que podría explotar en cualquier momento entre ahora y las elecciones."

Alex estaba segura de que Amy sabía más de lo que estaba compartiendo. Puede que Amy
no supiera todos los detalles, pero sabía muy bien el plan general y quién estaba detrás del
plan para derribar a Dennis Collins. Entre sus enemigos, los candidatos más probables
eran Colby Harrison y el ávido de poder Forrest Mitchell. Un hombre impaciente que
quería que los Demócratas promovieran rápidamente la agenda de los derechos de los
homosexuales, Mitchell no era un fanático de Collins.

"Bien," dijo. "Pero quiero que le pases un mensaje a tu amigo Forrest Mitchell de mi
parte. Si saca a Collins, él saca a su chica dorada Jane también, y eso le da a Harrison las
llaves de la Casa Blanca. Estoy segura de que Mitchell no quiere eso. También le puedes

XWPColección: Página y Facebook 159


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

decir que si tiene algo que ver con esto, tendrá personas más grandes que yo de las cuales
preocuparse."

Le enfurecía pensar que alguien estaba jugando con el futuro de Jane, lanzando los dados
en una apuesta que podría dañar irreparablemente la carrera de Jane y potencialmente
retrasar décadas los derechos de los homosexuales. Si Mitchell tenía sus huellas en esto,
era mucho más imprudente de lo que le había dado crédito. Quería que Amy le dijera a
Mitchell que lo colgaría por sus pelotas si él estaba planeando algo para derribar a Collins,
pero no podía sostener la amenaza. No podía correr por ahí intimidando a la gente en
nombre de Jane o llevando a cabo una investigación de una sola mujer. De hecho, había
tomado un gran riesgo al venir aquí. Lo más importante, es que no debía permitir que algo
de esto llegue hasta Jane. Si se descubriera que Jane tenía algún conocimiento acerca de
una conspiración contra Collins, podría potencialmente conducir a cargos criminales,
dejándola con más de su carrera de la que preocuparse.

Alex se levantó para irse. "Ha sido un gusto, gobernadora," dijo sarcásticamente. "Estoy
segura de que cruzaremos nuestros caminos en la próxima convención."

"Cuenta con eso."

Alex encontró el baño más cercano y se echó agua fría en la cara. Algo siniestro estaba en
marcha — la sensación reforzada por un fuego lento en su interior, pero no tenía idea de
cómo detenerlo. Estaba clara acerca de su prioridad, sin embargo. Tenía que proteger a
Jane.

XWPColección: Página y Facebook 160


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO QUINCE
En lo que tomó solo unos minutos en la oficina meticulosamente ordenada de Craig
Finney, el jefe de Julia y el reportero Chase Benson metódicamente presentó todos los
detalles de la investigación de Benson.

Dennis Collins había comenzado un romance con una de sus colaboradoras de campaña
hace cuatro años. Había engendrado un hijo con ella, un niño que ahora tenía
dos. Mantuvo a su amante en un condominio en Miami, probablemente pagándole una
gran suma mensual para mantenerla feliz y callada. Por lo que Benson podía decir, Collins
siguió manteniendo una relación esporádica con la mujer, Gina Stonehouse, y el niño,
Denny. La esposa del presidente no parecía saber acerca de la relación, o si lo sabía,
estaba haciéndose la tonta. Collins había demostrado una gran habilidad para mantener el
romance y al niño en secreto. Benson no había podido encontrar suficiente material en el
registro para algo seguro, pero tenía las fotos que Julia le había sido dado, y había podido
rastrear la propiedad del condominio a una tercera persona que estaba en la nómina de
Collins.

"Así que no tenemos suficiente para seguir adelante?," Julia preguntó esperanzada. No
tenían mucha más evidencia que algún periodicucho como el Enquirer estaría encantado
de dirigir.

"Oh, tenemos suficiente," Finney respondió con suficiencia. "Lo suficiente como para
ponerlo ahí y dejar que la gente saque sus propias conclusiones. Y lo harán. Collins no
tendrá más remedio que responder a estas acusaciones. Los medios nacionales lo acosarán
implacablemente y desenterrarán cada trapo sucio que puedan encontrar. Por no hablar de
los Republicanos."

"Va a ser fatal para su carrera," Benson dijo con una sonrisa sardónica. "Lanzará la
campaña a una tormenta de mierda. Dennis Collins está a punto de convertirse en un
presidente debilitado."

Julia miró a Finney y Benson, sabiendo que los hombres percibían sangre en el agua. Ella
pensó que estaban disfrutando esto demasiado. La historia sería un impulso a sus carreras,
les daría notoriedad instantánea y fama, así como un enorme poder. No era frecuente que
gente como ellos estuvieran en condiciones de afectar a la política al más alto nivel. Se
sintió enferma.

"Dio legal el visto bueno para publicar esto?," Julia preguntó, silenciosamente
bullendo. ¿Cómo podría el periódico publicar esta mierda sin una mejor prueba para
respaldar sus afirmaciones? La evidencia era demasiado débil, por lo que a ella se refería.

XWPColección: Página y Facebook 161


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí," Finney dijo. "Y también lo hizo el editor."

Julia sabía que su opinión no valía mucho, pero le habían pedido venir aquí y maldita sea
que se las daría. "No me gusta. Tienes muy pocas pruebas, nadie en el registro para
confirmar la relación, nada en este niño aparte de las fotos y su nombre siendo Denny, un
tercero que posee el condominio. Es periodismo sensacionalista. Nos veremos
incompetentes en el mejor de los casos, poco éticos y manipuladores en el peor."

Finney se rió de ella. "Vamos, Landen. Fuiste la que nos dio las fotos. No seas del todo
suave con nosotros ahora."

Exasperada, Julia dijo, "Alguien me envió esas fotos. ¿Por qué no vamos trás esa persona?
Averiguar quién es y por qué tienen algo en contra de Collins? Nos están usando y los
estamos dejando."

"A quién le importa quien nos dio las fotos?" Benson intervino. "Podría ser
cualquiera. Demonios, incluso podría haber sido la Primera Dama. O una de las otras
novias del presidente, o de uno de sus muchos enemigos. No cambia nada."

"No, estás equivocado," Julia dijo con convicción. "Creo que la historia más grande es
quién está detrás de la exposición de Collins."

"Mira," Finney dijo enfadado. "No somos el FBI. No tenemos los recursos ni el tiempo
para hacer una gran investigación. De todos modos, es lo mejor."

"¿Cómo puedes decir eso?"

"Debido a que es mejor que el público estadounidense descubra ahora qué clase de
hombre es Collins a después de que sea reelegido."

Julia se vio obligada a estar de acuerdo. Había justificado pasar las fotos a su periódico
con ese mismo argumento.

"Estamos casi listos para publicar esto," Finney dijo.

"¿Cuando?"

"La próxima semana."

"La próxima semana!" Julia voló de la silla y comenzó a caminar. "Pero eso es la
convención!"

XWPColección: Página y Facebook 162


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Exactamente." Los ojos de Finney brillaron. Parecía un lobo hambriento. "Nuestro editor
quiere revelar la historia cuando tendrá el mayor impacto."

Julia sintió que su cara se calentaba de ira. "Así que esto se reduce al todopoderoso
dinero! Y poder. El Herald piensa ganar un montón de dinero en ventas y se verá como un
jugador importante en el escenario nacional. Es asqueroso."

Finney se rió. "Querida, no puedes ser tan ingenua acerca del negocio de las noticias como
para pensar que no aprovecharíamos una primicia por la que cualquier organización de
noticia mataría."

"Bueno, me pone enferma."

"Bien," Finney dijo, "estás enferma. Si no puede soportarlo, te sacaré de D.C. y te pondré
en la educación local."

Julia estaba enojada. Esas eran sus fotos. Debería tener algo que decir sobre cómo se
desarrollaría la historia. "Puedo soportarlo muy bien, al menos hasta que esta elección
termine." Entonces ella dejaría el periódico, pero no antes. Ya había invertido meses de
trabajo en el ritmo de la campaña. No iba a renunciar a la asignación ahora, sin importar lo
desagradable que la situación se había vuelto. Se sentía a punto de llorar, pero se negó a
darle a Finney o a Benson la satisfacción de verla llorar.

"Bien. Quiero que te mantengas alerta sobre Jane Kincaid," Finney dijo. "Cuando esto
estalle, habrá mucho sobre sus hombros. Quiero que informes sobre su reacción. Esto va a
enterrar su carrera o convertirla en la próxima nominada."

De regreso en el avión para Washington, el estómago de Julia estaba en nudos. Había


sabido, por supuesto, que darle esas fotos a su colega probablemente desencadenaría algo,
pero no había considerado el momento o las totales ramificaciones de la
situación. Debería haber insistido en ir detrás de quien había enviado las fotos en primer
lugar. Benson y Finney se había distraído por lo obvio — una romance secreto del
Presidente Collins — y cayendo justo en las manos de quien estaba detrás de la
exposicion, pero era demasiado tarde. En una semana, la convención Demócrata estaría en
marcha, y Collins y Kincaid estarían luchando por sus vidas políticas.

Sería una pelea que ella tenía una mano en hacer que sea un infierno mucho peor para
ellos.

***

Alex no sabía que iba a recibir a Julia en el aeropuerto Ronald Reagan hasta que su
instinto le dijo que debería hacerlo.

XWPColección: Página y Facebook 163


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey le había mencionado algo acerca de que Julia estaba en Miami, y Alex no pudo
evitar pensar que el viaje tenía algo que ver con Collins. Si estaba en lo cierto, quería
saber exactamente que estaba pasando y cómo estaba Julia involucrada.

Sorprendida al principio, Julia rápidamente parecía casi aliviada al ver a Alex, quien la
condujo a una de las salas VIP del aeropuerto y les ordenó una copa de vino blanco de
California.

"Te ves agotada," Alex dijo.

"Estresada, querrás decir," Julia dijo en un largo suspiro.

"Bueno. Estresada. ¿Quieres decirme qué te llevó a Miami?" Alex casi esperaba que Julia
protestara o incluso negara una reunión con su jefe, pero en cambio se reclinó en su
asiento, tomó un largo sorbo de vino, y alzó los sumisos ojos para encontrarse con los
suyos.

Julia se veía agotada y con la cara roja, tal vez incluso como si hubiera estado llorando en
el avión. "Sé que no debería estar diciendo esto, pero de todos modos le contaré a Corey,
así que también podrías saberlo. Mi periódico va a dar la primicia de una historia sobre
Collins durante la convención."

Alex se tensó. Tenía una idea de lo que podría venir.

"¿Qué tipo de historia?"

"Que él tiene una amante y un hijo ilegítimo."

"Oh, mierda. Lo sabía."

"¿Lo sabías?"

"Algo así, pero no realmente. Quiero decir, imaginé que algo estaba pasando, y por lo
general son los penes de estos tipos que los meten en problemas."

Julia soltó una carcajada. "Bueno, parece que es tan malo como el resto de ellos. El
periódico no tiene mucha evidencia sólida, sólo un contrato de arrendamiento de
apartamentos que vagamente pueden rastrear hacia él y un par de fotos que me fueron
enviadas anónimamente."

"¿Quieres decir que sabías acerca de esto todo el tiempo?"

XWPColección: Página y Facebook 164


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¡No!" Julia enmendó. "No sabía lo que significaban las fotos. Se las pasé a uno de mis
colegas para hacer algo de investigación hace un par de meses."

"¿Quién te las envió?"

"No lo sé. Es tan condenadamente frustrante. No hay nada para vincularlas a nadie. La
única llamada de teléfono que recibí vino en el identificador de llamadas con un número
bloqueado."

Alex sacudió la cabeza. "Si me hubieras dicho acerca de esto antes, podría haber sido
capaz de hacer algo al respecto."

"Soy periodista, Alex. No trabajo para ti, Jane o la administración. Además, si te lo


hubiera dicho, se habría silenciado y nada habría salido de eso, y no habría sido correcto
tampoco."

"No es necesariamente cierto que la historia hubiera sido barrida debajo de la alfombra."
Alex tuvo que insensiblizarse contra el creciente pánico en sus entrañas. No sólo Collins
estaba siendo preparado para una caída, sino Jane también. Dejar que sus emociones se
interpongan en el camino correcto ahora sólo empeoraría las cosas. "¿Por qué esta persona
anónima te escogió de entre todos los reporteros en Washington D.C.? "

"No lo sé. Tal vez porque era nueva en la ciudad y pensaron que estaría deseosa de una
gran historia. O tal vez pensaron que podría ser fácilmente engañada."

"¿Por qué están revelando la historia durante la convención?"

Alex ya sabía la respuesta: para causar el mayor daño al Presidente Collins.

"Ha tomado todo este tiempo trabajar en la historia. El periódico todavía tiene un par de
obstáculos que superar antes de que esté listo para la impresión, pero sí, básicamente
el Herald quiere esperar el momento que tendrá el mayor impacto."

"Malditos bastardos," Alex escupió.

"Estoy de acuerdo contigo, pero por otro lado, si Collins fue tan estúpido como para hacer
lo que hizo, se merece ser atrapado."

"Lo sé, lo sé, pero maldita sea, Jane va a ser una víctima inocente en todo esto."

Julia sonrió enigmáticamente. "O la gran ganadora."

"¿Repetirá?"

XWPColección: Página y Facebook 165


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¿Quién sabe? Tal vez ella surja al héroe en todo esto. La heredera evidente quien se
beneficiaría más."

Alex sintió que su cara se calentaba. Incrédula, le preguntó: "¿Estás insinuando que tenía
algo que ver con el escándalo? O que ella está feliz con todo esto?"

"Por supuesto que no." Julia se frotó los ojos. "No sé lo que digo, pero todavía no sabemos
cómo las fichas van a caer. Sólo estoy diciendo que podría terminar ayudando a Jane."

"Bueno, esa sería una posibilidad muy remota." Alex estaría condenada si iba a sentarse y
no hacer nada en los próximos días, esperando que caiga el hacha en la convención. Tenía
que haber algo que pudiera hacer. "Quiero los nombres de tu editor, tu editorial y este
reportero que desenterró la historia."

"Lo tienes. Pero necesito que hagas algo por mí."

"Lo que quieras."

"Por favor, déjame ser la que le diga a Corey acerca de esto, ¿de acuerdo?"

"Realmente te gusta ella, ¿verdad?"

"No." Julia negó con la cabeza. "La amo, Alex."

Alex parpadeó con sorpresa, y luego levantó su copa hacia la de Julia.

***

La urgencia en la voz de Julia por teléfono la noche anterior había sido inconfundible. Al
principio, Corey pensó que estaba simplemente ansiosa por reunirse, pero había algo
claramente ominoso en su tono. Julia le había suplicado verla tan pronto como sea posible,
pero las reuniones vespertinas de Corey en la preparación de la convención se anticipaban
alargarse. Muy tarde.

El desayuno de hoy era lo mejor que podía hacer, a pesar de que había dormido poco
preguntándose en qué estaba pensando Julia. No podían besarse en público, así que Corey
abrazó estrechamente a Julia en el restaurante, un antiguo restaurante fuera de lo común,
con tapicería de vinilo y azulejos a cuadros. "Te extrañé, querida. ¿Cómo estuvo Miami?"

Julia parecía nerviosa, los ojos cansados y enrojecidos. "No bien."

El corazón de Corey comenzó a latir. Algo andaba mal. "Te ves terrible. ¿Que pasó?"

XWPColección: Página y Facebook 166


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Una camarera pasó por su mesa y llenó las tazas de café. "¿Las señoras van a desayunar?"

Al mismo tiempo, Corey dijo que sí, Julia que no. La camarera sonrió y dijo que volvería.

"Cariño, tienes que comer," Corey ordenó.

"Realmente no tengo el estómago para la comida en este momento."

"¿Qué ocurre? Me tienes asustada."

Julia agitó nerviosamente su café, la cuchara tintineó contra la cerámica. "No sé muy bien
por dónde empezar."

"En cualquier sitio. Sólo comienza, ¿de acuerdo?" Corey se acercó y detuvo la mano de
Julia.

"Está bien, comenzaré por el principio. En Abril, justo después del viaje a Nueva York,
alguien me envió una foto anónima. Y luego otra foto un poco más tarde. No tengo idea
de quien — "

"Una fotografía de qué?"

"Una foto del presidente Collins con una mujer. No era sexual, pero parecía íntima. Y
había otra foto mostrándolo con la misma mujer y un niño pequeño, los tres en un
parque."

Corey había estado conteniendo el aliento. Ahora lo dejó escapar en una explosión
suave. Tenía la sensación de hacia dónde se dirigía esto.

"Eso es todo, dos fotografías? ¿Nada más?"

"Nada más, y sin indicación de quién las envió."

"¿Qué hiciste con estas fotos?"

"Nada al principio, yo — "

"Podrías haber venido a mí. Se me hubiera ocurrido algo."

"Lo sé, pero soy periodista, Corey, se supone que debo ser neutral. Se supone que no debo
correr hacia ti con la información, del mismo modo que no corres hacia mí con algo tan
volátil tampoco."

XWPColección: Página y Facebook 167


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Tienes razón, tienes razón, pero alguien podría haberte tendido una trampa, jugado
contigo, y podría haber ayudado. Ahora es demasiado tarde."

Julia parecía torturada. Agarró su taza de café como un salvavidas, el ceño fruncido entre
sus ojos repentinamente más profundo. "No me sentía como si estuviera en una posición
para hacer mi propia investigación sobre la historia. Era demasiado arriesgado, así que le
di las fotos a uno de mis colegas en Miami."

Corey cerró los ojos contra la repentina migraña comenzando a latir en su cabeza. El
escándalo era un barril de pólvora a punto de volar por las nubes, y parecía que Julia había
estado sentada en él durante meses. Durante todo el tiempo que estuvieron saliendo, ahora
que lo pensaba. Mierda. Esto era un desastre, uno que se podría haber evitado si
solamente Julia hubiera sido sincera al respecto.

"De eso se trato tu reunión ayer?," Preguntó.

"Sí."

"Y que pudieron averiguar?" Corey se imaginó que ya sabía la respuesta, pero necesitaba
escucharla de Julia.

Julia dijo suavemente, "Collins tiene una amante, una mujer que comenzó a trabajar en su
campaña hace cuatro años. Su nombre es Gina Stonehouse. Y tienen un hijo de dos años
juntos."

El escándalo más antiguo en la política, excepto en estos días, a los votantes en realidad
les importaba una mierda, Corey se dijo. "Pruebas?," Preguntó con frialdad.

"No mucho, pero lo suficiente como para funcionar con la historia."

"Maldita sea!" Corey estalló con los dientes apretados. Bajó la voz cuando la gente
comenzó a mirar en su dirección. "Esto es letal. No sólo para Collins, sino también para
Jane. Tenemos que evitar que esta historia se publique."

"No hay ninguna manera de detenerlo. Traté de convencer a mi jefe pero él no quiso
escuchar. El periódico va revelar la historia durante la convención."

"Jesús, está a sólo unos días."

"Lo sé. Lo siento."

Corey tenía que pensar, pero la sangre latía en los oídos, haciéndola sentir débil. La
situación era catastrófica, devastadora, y el momento no podría ser peor. Tenía que haber

XWPColección: Página y Facebook 168


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

algo que pudiera hacer, pero qué? Una orden judicial contra el periódico no ayudaría. Eso
simplemente alertaría al resto de los medios de comunicación y sólo postergaría lo
inevitable por unos pocos días, tal vez semanas como máximo. No había manera de que
pudieran mantener esto fuera de la campaña. El control de daños era la única opción, pero
también estaba la cuestión de cómo deberían decirle a Jane. Y deberían advertirle al
presidente lo que estaba a punto de suceder?

"¿Quién más sabe de esto?," Corey preguntó, su garganta tan seca como los fósforos.

"Sólo Alex. Ella me recibió en el aeropuerto anoche. Creo que pensó que algo estaba
pasando."

Hablar con Alex era su primer paso. Juntar las cosas, Corey comenzó a irse
apresuradamente, sin querer perder un minuto más. Julia se apresuró a alcanzarla afuera.

"Espera," Julia suplicó enfrente de la acera, con los ojos muy abiertos por el miedo. "¿Qué
pasa con nosotras?"

Corey se giró rápidamente alejándose de Julia y del restaurante. No tenía tiempo ahora
para hacer frente a la traición de Julia. Al menos, seguro como el infierno que se sentía
como una traición para ella.

***

Alex se sintió extraña al reunirse encubiertamente con Corey, Carter y Steph en la


Rotonda del Observatorio número 1. Más como falsa. No podía recordar un momento en
que el círculo interno más cercano a Jane había hecho una visita a la residencia oficial de
la vicepresidenta sin la presencia de Jane y mucho menos sin que ella lo supiera.

"Lo sé," Corey dijo, haciéndose eco de los pensamientos no expresados de Alex.

"Se siente raro para mí también, estar aquí y hablar acerca de algo de lo que Jane debería
ser parte. No sólo formar parte, sino ser la que manda."

Alex y los demás se sentaron alrededor de una pequeña mesa del patio detrás de la casa,
bebiendo limonada y actuando como si no estaban sentados en el tipo de conocimiento
que con toda probabilidad hundiría a un presidente. Todos hablaron tranquilamente en un
silencioso pacto para mantener las emociones fuera de la discusión. Las emociones no
ayudarían a Jane.

Nadie tenía que explicar que si Jane sabía acerca del inminente escándalo con demasiada
anticipación de que la historia se imprimiera, podría pintarla como una traidora a su jefe, a
su partido, y a los ojos del público, tal vez incluso cómplice en la perpetuación del secreto

XWPColección: Página y Facebook 169


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

del presidente. Para proteger a Jane, tendrían que darle la noticia a ella y al presidente al
mismo tiempo.

"¿Qué crees que hará Collins?," Alex preguntó.

La experta en política en el grupo, Steph había trabajado para Jane desde los primeros días
de Jane en Washington. Antes de eso, había trabajado para el alcalde de Detroit.

"Depende de lo egoísta que sea," Steph dijo.

El grupo rodó colectivamente sus ojos. Collins era egoísta, está bien.

"Si él mantiene su candidatura y trata de ignorar todo esto, no será reelegido," Steph
declaró con confianza. "Mientras tanto, habrá una investigación masiva para ver si ha
violado alguna ley o infringido cualquier ética. Probablemente enfrentará un juicio
político, aunque el proceso podría llevar un tiempo y probablemente no ocurriría antes de
que termine su mandato de todos modos."

"Si lo admite y pelea?," Alex preguntó.

Steph se encogió de hombros. "Aún así no ganará. No habrá suficiente tiempo para que se
recupere del escándalo. Si por algún milagro ganara las elecciones, aún podría ser acusado
y perder la presidencia."

"Entonces," Carter ofreció, "su única opción es irse en silencio?"

"Sí," Steph respondió. "Debería admitirlo, contarle a todos lo mucho que lo siente, y
renunciar."

La convención comenzaba en cuatro días y se veía cada vez más y más como si todo fuera
por nada. Mientras que Alex no expresó su escepticismo, pensó que bien podrían entregar
la elección a los Republicanos ahora y ni siquiera molestarse en hacer los
movimientos. La imagen era condenadamente sombría.

"¿Qué pasa con Jane?," Preguntó. Se sentía enferma de preocupación.

"Buena pregunta," Corey dijo. "No hay manera de saber si los votantes la castigarán
también, pero lo primero que tenemos que hacer es conseguir su nominación."

Alex se encogió. "¿Quieres decir que ahora se convierte en la candidata Demócrata a la


presidencia?"

XWPColección: Página y Facebook 170


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Exactamente," Steph confirmó. "¿Qué otra opción hay? Es la vicepresidenta. La


presidencia es suya por herencia, y francamente, ella es la única posibilidad que tiene el
partido en este momento. Collins está acabado."

Este nuevo giro de los acontecimientos era demasiado para comprender. Jane candidata a
la presidencia? ¿Ella incluso quería? Si lo hacía y perdía, podría ser que nunca tuviera la
oportunidad de nuevo. Jane estaba lista? Ella estaba lista? Si Jane tomaba la lucha, iba a
ser una batalla infernal cuesta arriba que probablemente termine en una pérdida. Pero en
última instancia, la decisión era de Jane.

Corey levantó una mano cautelosa. "No vamos a hablar sobre este aspecto más hasta que
Jane participe de la discusión. No queremos adelantarnos, y hagamos lo que hagamos, no
queremos parecer demasiado ansiosos en este momento."

"De acuerdo," Steph respondió.

Carter miró enfáticamente a Alex. "¿Qué sabemos sobre quién es el responsable de esto?"

Alex sonrió. "Yo diría que Collins, por no mantenerlo en sus pantalones."

"Muy graciosa," Carter dijo sin rastro de humor. "En serio, necesitamos saber quién está
detrás de todo esto. ¿Puedes imaginarte cómo se vería si fuera un partidario empedernido
de Jane?"

"Cristo, no había pensado en eso," Corey dijo, palideciendo al instante.

"No he podido llegar muy lejos sin activar las alarmas de advertencia o dejar un rastro,"
Alex dijo con decepción. Sus acciones serían demasiado trazables, y porque era la pareja
de Jane, tenía que mantenerse a distancia. O por lo menos tenía que aparentar estar a
distancia de cualquier tipo de investigación. Su pequeña charla con Amy Roberts había
sido lo bastante arriesgada.

"La primera persona con la que empezaría a buscar es el jefe del Miami Herald, Craig
Finney, y el editor, Lloyd Frobisher," dijo.

"¿Por qué ellos?," Carter preguntó. "Diablos, yo diría que Colby Harrison y sus piratas
están detrás de esto. O ese maldito Tea Party."

"Estoy de acuerdo con Alex," Corey dijo. "La intención del Herald en publicar la historia
en la víspera de la convención. ¿Por qué? Podría ser puramente por razones de negocios,
pero podría haber más. Quiero decir, ¿por qué no publicar la historia hoy? o la semana
pasada? No. Quieren hacer el mayor daño a Collins, para avergonzarlo en el foro público
más grande de esta campaña hasta el momento. De todos modos, estoy de acuerdo en que

XWPColección: Página y Facebook 171


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

si examinamos de cerca lo suficiente en Finney y Frobisher, podrían llevarnos al


verdadero culpable."

Steph dejó escapar un suspiro de impaciencia. "Tan divertido como es conjeturar acerca
de esto, no nos está llevando a ninguna parte por el momento. Además, Collins tendrá sus
detectives privados sobre esto tan pronto como se entera de ello. El FBI querrá participar
también. Lo que descubran será de gran beneficio para nosotros, pero por ahora, tenemos
que centrarnos en la respuesta de Jane y en la convención."

"Tenemos que preparar una declaración antes de tiempo," Carter dijo. "Jane no podrá
evitar a la prensa en la convención. Necesitará estar bien informada sobre lo que va a
decir."

Corey se pasó la mano por el pelo. "Veo algunas noches enteras sin dormir en nuestro
futuro inmediato."

"¿Cuándo van a darle las noticias a Jane y al presidente?," Alex preguntó con
ansiedad. Deseaba poder prevenir a Jane. Ella ya había pasado una noche dando vueltas,
odiando cada minuto guardando tan importante secreto de su amante.

Steph miró a Corey. "¿Mañana?"

Corey asintió. "Vamos a preparar todo."

La reunión terminó rápidamente. Había mucho que hacer antes de mañana, pero no para
Alex. La única forma en que podría ayudar, mediante la investigación y el uso de su
entrenamiento en la aplicación de la ley, no podía hacerlo en este momento.

"Corey," dijo en la puerta principal después de que Carter y Steph se habían ido. Las dos
no habían compartido con los demás la noticia de que fue Julia quien había recibido las
fotos anónimas de Collins y las había pasado. "¿Cómo crees que le irá a Julia cuando todo
esto estalle?"

"Será un infierno para ella si su papel en esto se descubre," Corey dijo.

"Si eso sucede, quiero saber. Trataré de organizar algún tipo de protección para ella."

"¿Proteccion?"

"Hay un ejército de locos por ahí. Ella recibirá amenazas de muerte, acoso, quién sabe qué
más."

XWPColección: Página y Facebook 172


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey sacudió la cabeza. "Julia no debería haberlo mantenido en secreto. Si nos lo hubiera
dicho a tiempo — "

"Si nos lo hubiera dicho, el que esta detrás habría encontrado otra manera de sacar la
historia. Y entonces estaríamos en la mierda por saber y por tratar de evitar que se haga
público. Nos veríamos tan mal como Collins con su maldita vida secreta."

"Supongo. Pero creo que todavía estoy demasiado encabronada ahora mismo para
escuchar eso."

"Estoy segura de que no sabía las consecuencias que esto causaría."

"Bueno, maldita sea, debería haberlo sabido. ¿Cómo no iba a hacerlo?"

"No estás pensando que está contenta con la sensación que esto va a causar,
¿verdad? Quiero decir, sé que es una periodista y todo, pero — "

"Honestamente no sé, ¿de acuerdo? No sé nada en este momento."

Alex no iba a defender a su ex más. Julia y Corey tendrían que resolverlo ellas mismas. O
no. "Bueno, espero que ustedes dos puedan resolver esto. Ambas parecían felices. Y no
hay vida más allá de este zoológico que llamamos Washington. Trata de no dejar que esta
visión sea todo tu mundo, ¿de acuerdo?"

"Gracias Alex, pero en este momento tengo demasiado frente a mí para contemplar
cualquier cosa que pueda parecerse a tratar con mi jodida vida personal."

Alex se apoyó en la puerta, viendo a Corey caminar rápidamente hacia su coche


esperando. Todo estaba jodido en este momento, no sólo la vida personal de
Corey. Habría muchas más víctimas en este lío que sólo el presidente. Todos fueron
afectados.

XWPColección: Página y Facebook 173


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DIECISÉIS
Cuando la noticia del inminente escándalo se anunció a Jane y Collins en la Oficina Oval,
hubo un inaudible silbido, como si todo el aire hubiera sido succionado fuera de la
habitación.

Relucientes, temblorosas formas y colores flotaban más allá de la visión periférica de


Jane, y luego una compresión tan pesada como una roca se posó en su pecho. Le dolía
respirar. Suponía que Collins tenía que estar sintiendo lo mismo porque su cara se puso
tan blanca como la tiza. Comenzó a temblar tanto que tuvo que juntar sus manos con
fuerza. Su capacidad para hablar parecía haberlo abandonado porque su jefe de personal y
jefe de campaña comenzó a hacerle todas las preguntas entre tartamudeos de indignación
ante lo absurdo de tal acusación.

El impacto de Jane fue tan grande que sus palabras flotaban más allá de ella, apenas
audibles. Cuando finalmente identificó uno de los numerosos sentimientos que caían
dentro de ella, fue repugnancia.

Repugnancia por un hombre que era el líder del país, su comandante en jefe, su brújula
moral. ¿Cómo podía haber sido Collins tan egoísta, tan ingrato, tan despectivo con el
público que servía, tan ... tan estúpido? ¿Cómo pudo haber arriesgado su futuro y el futuro
de toda su administración? ¿Qué hay de su matrimonio? Su imagen? ¿Su
legado? Su vida? También le había mentido cuando ella le había preguntado a quemarropa
en la hamburguesería si había algo en su vida privada que pudiera dañar la campaña. Él
era un tramposo y un mentiroso.

Nadie salió y preguntó a Collins si era culpable. Jane no tenía necesidad de preguntar. Ella
confiaba en Alex, Corey, Steph y Carter al máximo absoluto. Si estaban convencidos, eso
era más que suficiente para ella. No se sentaría aquí y perdería el tiempo escuchando un
montón de negaciones o excusas patéticas. No era productivo y no hacía nada para
resolver la crisis.

Collins, todavía tan silencioso como un poste de la cerca, estaba mostrando cero
liderazgo, por lo que Jane se hizo cargo. "Estamos en modo de crisis total, señoras y
señores," comenzó. "Necesitamos dividirnos en grupos y planear cómo vamos a manejar
esto, cuál es el siguiente paso, y el siguiente después de eso. Considerar todas las
opciones. La convención comienza en tres días, así que no hay tiempo que perder." Miró
al presidente, tratando de capturar su mirada acuosa. Parecía derrotado. "Personalmente,
creo que deberíamos cortarle al Herald las posibilidades. Llevarlo al público antes de que
la historia se imprima, tan pronto como tengamos elaborado nuestro plan de
batalla. Nosotros debemos tener el control de esto, no la prensa."

XWPColección: Página y Facebook 174


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Todos miraron a Collins, esperando su aprobación. Finalmente lo dio con la más pequeña
agitación de la mano, sin mirar a los ojos de nadie. En silencio, todos se levantaron y
salieron, Jane incluida. Le daría a Collins un par de horas para empezar a hacer
algo. Entendía la magnitud y la gravedad de las decisiones que enfrentaba, pero el tiempo
no era un lujo que le pudiera permitir en este momento.

Jane necesitaba hablar con Alex. Asintió hacia sus empleados, pronunció el nombre de
Alex, y desapareció afuera para pasear por los jardines de la Casa Blanca.No pasó mucho
tiempo antes de que Alex se materializara a su lado.

"Maldita sea, Alex."

"Lo sé."

No hablaron durante un rato. Su andar era largo, su paso enérgico.

"Estoy en estado de conmoción," Jane finalmente dijo, sacudiendo la cabeza. "Esto arruina
todo. Todo."

"¿Lo hace?"

Jane se detuvo y miró francamente a Alex a los ojos. "¿Qué estas diciendo?"

"Que esta es tu oportunidad. Tu tiempo, mi amor "

"Y sacar provecho de este lío? Recoger toda la mierda que él ha dejado atrás?"

"No." Alex sacudió la cabeza firmemente. "Así no. Serías la que guiara a este país fuera
de esta mierda. Llevar liderando toda la política de este país — a una nueva era de respeto,
honestidad y moralidad. ¿No lo ves? Tú eres la única forma de salir de este lío. La única
esperanza. No sólo para tu partido, sino para el país. Él no sólo dañó la reputación de
todos en la política, dañó la reputación global de nuestro país también."

"Oh cariño. No soy una salvadora. Por favor no me edifiques de esa manera." Jane estaba
a punto de llorar, la presión sobre ella nunca más intensa. Nunca antes había escuchado a
Alex hablar de esta manera, tan segura del camino a seguir y la elección que debía
hacer. Alex no le dio ninguna ruta de escape.

"Nunca has rehuido desafíos antes," Alex dijo. "¿Por qué esto es diferente?"

"Porque — porque es totalmente diferente," Jane balbuceó, sintiéndose completamente a


la deriva. Su confianza la había abandonado, lo que rara vez sucedía. "¡Es todo! Es el

XWPColección: Página y Facebook 175


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

futuro del partido, mi futuro, el del país! No puedo solucionar esto, Alex. Es demasiado,
demasiado monumental. No puedo hacerlo. Estoy tan hundida como él esta, estoy — "

"No." Alex tomó las dos manos de Jane y las apretó suavemente. "Toma algunas
respiraciones profundas."

Jane obedeció, pero no se sintió mejor.

"Tú eres tú, y eres exactamente lo que tu partido necesita, lo que necesita este país. Nunca
ha habido nadie mejor que tú para este trabajo, y nunca lo habrá. Demonios, deberías
haber sido presidenta hace cuatro años. Estás tan preparada ahora como siempre lo
estarás."

Por razones que no podía entender, Jane se sentía mucho más segura de sus habilidades
hace cuatro años que ahora, tal vez porque Collins nunca había confiado en ella como
alguien de adentro, nunca la reconoció como un igual. Tal vez había estado demasiado
tiempo en el asiento del pasajero. Además, alguien realmente se sintió preparado para
postularse para presidente? Hace cuatro años se postuló para la nominación y no la
obtuvo. Esta vez, ella sería la candidata de su partido para el cargo más alto en la
tierra. Las apuestas eran increíbles.

"No lo sé. Me gustaría creerte."

"Entonces hazlo," Alex dijo con fuerza. Su expresión se mantuvo en calma pero su
hermosa mandíbula estaba endurecida. "Clara ha estado por aquí un par de veces y piensa
que estás lista."

"No sé si ella cree que estoy lista o es clarividente al sugerir que debería estar en la cima
de la papeleta."

"Ella no es clarividente. Sabe que estás lista, y sabe que los votantes te quieren allí
también. Además, tomar el relevo de Collins es realmente la única opción aquí, ¿verdad?"
Alex tenía razón. Objetivamente, Jane sabía que era la opción preferida para encabezar la
candidatura Demócrata ahora, e incluso si no lo estaba, no había tiempo para ungir a nadie
más.

"Esto te está matando, ¿verdad?"

Alex acercó a Jane y la abrazó con fuerza. "Sí. No quiero compartirte con todos los demás
por los próximos cuatro años. Honestamente, parte de mí desea que tires la toalla y
escapes conmigo a algún lugar donde podamos estar solas y en el anonimato durante los
siguientes dieciséis años. Sentarnos y leer obscenas novelas lésbicas la una a la otra, o ver

XWPColección: Página y Facebook 176


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

los estúpidos reality shows en la televisión. Cualquier cosa menos esta competencia
feroz."

"Y la otra mitad de ti?"

Alex le dirigió una sonrisa llena de orgullo. Todo sobre Alex exudaba amor
incondicional; su apoyo no conocía límites. "La otra mitad quiere que conquistes el
mundo y demuestres a todos lo maravillosa que eres."

"¿Cómo puedo ser tan afortunada de tenerte como mi pareja, Alex Warner?"

Alex volvió a abrazarla y le besó la mejilla. "No es suerte. Son tus encantadoras,
seductoras e ingeniosas maneras que me atrajeron."

Jane se rió, su estrés al instante disminuyendo. "Muy bien. Al principio, tal vez. ¿Cuál es
tu excusa ahora?"

"Ahora mi excusa es que finalmente tengo la oportunidad de lograr lo que siempre he


querido."

"¿Oh? ¿Que es eso?"

"Ser la Primera Dama de los Estados Unidos."

Jane se rió tan fuerte con Alex, que tuvieron que abrazarse para evitar caerse. Ser la
Primera Dama era probablemente lo último que Alex quería, pero conociéndola, haría lo
mejor y haría un trabajo condenadamente brillante.

"Bueno," Jane finalmente susurró con una pizca de malicia. "Serás la Primera Dama más
atractiva que este país haya tenido alguna vez."

"De alguna manera lo dudo, pero tú por el contrario serás la presidenta más atractiva de
este país que alguna vez ha tenido, sin excepción."

"¿Te he dicho hoy cuánto te amo?"

"Sí, pero por favor dimelo otra vez."

"Te amo."

XWPColección: Página y Facebook 177


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

El aceite de medianoche alrededor de la Casa Blanca ardía como si la electricidad no se


hubiera inventado todavía, Corey pensó. Collins, Jane y su personal deambulaban por los
pasillos como zombis, soñolientos y desplomados con cansancio, los nervios
desgastados. Los maquilladores y estilistas habían hecho lo que podían con el presidente y
la vicepresidenta para que no se vieran afectados por la crisis, pero no eran magos. Todos
en el estrecho círculo parecían a punto de colapsar por los nervios y el agotamiento.

Desde afuera de la cámara en la Sala Verde, Corey observó a Collins hablar


solemnemente a la nación en la televisión en vivo. Se dio cuenta de que sus manos
temblaban debajo del atril. Su voz a veces temblaba también. Era un hombre al borde de
perderlo todo.

Desde la barrera, Jane también lo miraba intensamente, con una expresión neutral, con las
manos entrelazadas sobre el regazo. Corey no había sentido lástima por el presidente, ni
un poco, pero ahora lo hizo. Claro, él lo había pedido por correr el riesgo de una aventura,
y luego complicando la situación por tener un hijo fuera del matrimonio. Pero otras
personas habían hecho lo mismo y no tuvieron que pagar un precio tan alto. Collins se
arruinó ahora como político. Así que era su legado. Él siempre sería empañado por el
escándalo. La gravedad de lo que había hecho estaba alojado en lo apretado de su
mandíbula y sus párpados pesados mientras hablaba.

Con la barbilla levantada, Collins miró a la cámara y dijo al mundo que él había sido infiel
a su esposa, que había engendrado un hijo con una mujer que no amaba, pero sin embargo
le importaba. Dijo que sus acciones lo habían definido como un mal esposo, por lo que se
había disculpado con su esposa, pero que no creía que el asunto disminuyera su capacidad
para dirigir la nación. Él no podía parecer evitar permanecer desafiante.

Cristo, está revirtiendo el plan? Un nudo de pánico se alojó en la garganta de Corey. Ella
compartió una breve mirada de preocupación con Jane a través de la habitación. De
acuerdo con su estrategia, Collins tenía que admitir sus malas acciones, anunciar que
estaba retirando su nombre de la nominación Demócrata, y estaría cumpliendo los cuatro
meses restantes de su mandato antes de abandonar discretamente la política. Él respaldaría
a Jane por la nominación y la campaña lo mucho o poco como ella y el partido
consideraran era prudente.

"Sigo siendo la persona que consideraste apropiado elegir hace cuatro años" dijo
descaradamente. "Sigo siendo el líder competente y calificado que esta nación espera. Sin
embargo ... " Su rostro se suavizó, sus ojos se humedecieron, y miró hacia abajo y lejos
por un momento. Su boca era una línea firme, pero su mandíbula tembló en la muestra
más emocional que Corey había visto en su vida del hombre.

XWPColección: Página y Facebook 178


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Entiendo que muchos de ustedes me hayan perdido el respeto, hayan perdido su


confianza en mí. Por eso lo siento mucho." Se aclaró la garganta, inclinó la barbilla hacia
la cámara, y solemnemente dijo, "No buscaré ni aceptaré la candidatura para un segundo
mandato como su presidente. Gracias."

Corey dejó escapar el aliento que había estado conteniendo. Él había conseguido superar
lo más difícil. El segundo obstáculo era la rueda de prensa en la sala de prensa de la Casa
Blanca inmediatamente después.

Sin ojos tristes o manos temblorosas de Collins esta vez cuando él adoptó una postura
irascible con la prensa. Se negó a hablar de su amante, se negó a dar más detalles, y
básicamente dijo nada más allá de lo que ya había dicho ante la cámara. Los periodistas
gritaban preguntas, cada vez más intensamente molestos e impacientes con las respuestas
de una sola palabra. Él había terminado de disculparse, les dijo tercamente, y había
terminado de responder a las preguntas por ahora.

Corey atrapó y sostuvo la mirada de Julia por un momento, preguntándose si sería


despedida por socavar a sus jefes al permitir que la Casa Blanca destapara el escándalo en
vez del Herald. No estaba segura de si ella y Julia estaban incluso hablando entre
ellas. Había rechazado a Julia en el par de intentos que había hecho al contactarla. Había
estado tan ocupada, no había tenido tiempo para ella misma, no le importaba nadie más,
pero era más que eso. El silencio de Julia sobre el escándalo todos esos meses se sentía
como una traición, y en opinión de Corey, no se había redimido a sí misma advirtiéndoles
sobre el sensacional plan del Herald.

Corey no podía negar que se sentía desconsolada por Julia. Había empezado a enamorarse
de ella, incluso había empezado a pensar en ellas como una pareja más allá de esta
campaña, más allá de la política y de la Casa Blanca, y más allá de sus trabajos. Sintió que
las lágrimas empañaban sus ojos y tuvo que apartar la mirada de Julia. ¿Cómo podrían
reparar el daño entre ellas? Habían ocurrido demasiadas cosas. Maldito Collins y su pene
errante por arruinar mi vida también!

"Sr. Presidente," alguien gritó. "¿Qué pasa con la vicepresidenta? ¿Podrá ser la candidata
ahora?"

"Eso es para que los delegados decidan," él refunfuñó.

Bastardo, Corey pensó. Cualquier apoyo de Collins sería ambiguo y mediocre.


Imaginate. Había estado increíblemente enojado que el personal de Jane se había topado
con la noticia de su aventura. Él actuó como si hubieran excavado alrededor de la
información, con la intención de escandalizarlo, de arruinarlo para que Jane pudiera
llevarse todos los laureles. Incluso le había escuchado susurrarle a Jane que no la
perdonaría. Si había una manera de que él pudiera manejarlo, estaba segura que iba a

XWPColección: Página y Facebook 179


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

tratar de evitar que Jane obtuviera la nominación, por puro despecho. Pero estaba en las
manos del partido ahora. Poco era lo que él podía hacer, aparte de seguir siendo un
imbécil miserable.

"Corey!" Un periodista del New York Times periodista gritó — ella no podía recordar su
nombre. "¿Está la vicepresidenta disponible para hacer comentarios esta noche?"

"No, lo siento, no lo está." Cuatro reporteros más acudieron a ella, como si un trozo de
carne hubiera sido arrojado a las aguas infestadas de tiburones. Julia no estaba entre ellos.
"La vicepresidenta no estará disponible a la prensa hasta la convención."

A los reporteros no les gustó ni un poco. Comenzaron a quejarse de inmediato, lanzándole


preguntas como disparos de armas automáticas.

"Lo siento," repitió, y luego se precipitó detrás de una cortina para escapar.

Corey se apoyó contra la pared en el pasillo que conduce a las oficinas del Ala Oeste,
aliviada que no habría más conferencias de prensa durante un par de días. Por el momento,
Jane estaba en el aire en el helicóptero Marina Dos en su camino hacia la Base de la
Fuerza Aérea Andrews. Ella y Alex se dirigieron secretamente hacia Mackinac Island,
Michigan, y a la casa de la familia Kincaid allí durante las próximas treinta y seis
horas. Después de eso, se dirigirían hacia la convención en Seattle, Washington.

Como todo este lío estaba completamente centrado en el presidente, el grupo había
decidido que sería mejor para Jane desaparecer por un tiempo y dejar que las cosas se
calmen. Afortunada, Corey pensó. Ella podría haberse sumado a la reunión familiar, pero
prefería esconderse en su casa por un par de días en cambio. Trabajaría en el discurso de
apertura de Jane, tal vez incluso dormir un poco, y sobre todo, trataría de hacer algo sobre
el creciente vacío en su corazón que sentía como si estuviera a punto de tragársela.

Una lágrima no deseada se deslizó por su mejilla. Por primera vez en mucho tiempo, Julia
había llenado la soledad de su vida, la hacía sentir amada y deseada. Ahora estaba sola
nuevamente sin nada más que su trabajo y su hermana para dedicar su tiempo y
energía. Sabía que su vida laboral nunca la volvería a satisfacer por completo.

XWPColección: Página y Facebook 180


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DIECISIETE
En el amplio porche sombreado de la casa de la familia Kincaid en Mackinac Island, Alex
saludó a su suegra con un abrazo. María Kincaid se sentía más ligera y frágil en sus brazos
que cuando la había visto por última vez. Ahora en sus mediados de los setenta, la mujer
todavía tenía una mirada enérgica en sus ojos, y su ágil cuerpo se movía con impaciente
energía. Jane era claramente la hija de su madre en muchos sentidos.

"Alex, querida, estás tan fuerte y guapa como siempre!" María declaró.

"Y tú," Alex dijo, sonriendo, "sigues siendo la segunda mujer más bella del mundo."

Jane rodó los ojos en broma. "¿Puedo entrar en este pequeño festival de amor?"

María se rió y envolvió a su hija en un abrazo. "Por supuesto que puedes, querida, pero si
alguna vez pierdes la cabeza y tratas mal a mi nuera favorita, podría tener que ir por ella
yo misma."

No era inusual que María comentara sobre su atractivo, lo que siempre divertía a Alex. Tal
vez la manzana no cayó lejos del árbol, pensó con malicia. Primero Jane, y luego Corey...
era María la siguiente? No era probable, pero la idea le proporcionó una distracción
divertida, agradable.

"Adelante, queridas, hace calor afuera," María dijo.

A Alex le encantaba la mansión de estilo victoriano, construida hace ya más de ciento


cuarenta años y posada vertiginosamente cerca de un acantilado que descendía hacia los
estrechos de agua dulce, arremolinados, fríos que separaban el Lago Michigan y el Lago
Huron.

Los relucientes pisos de madera, majestuosas chimeneas de mármol y los pulidos muebles
antiguos no eran las únicas cosas que la ponían nostálgica. Hace cuatro años, ella y Jane
se dieron cuenta de la profunda atracción la una por la otra en esta casa cuando Jane había
sido llevada a la isla por su propia protección después de que un convicto fugado hizo
amenazas contra ella. Ella y Alex se acercaron durante el breve confinamiento. Se besaron
por primera vez arriba, en la antigua habitación de Jane, y podrían haber ido más lejos si
su teléfono celular no hubiera interrumpido.

Ella, Jane y María se movieron a la mesa de la cocina, donde María les sirvió a cada una
un vaso de limonada.

"¿Quieres hablar de ello, cariño?," María le preguntó a Jane simplemente.

XWPColección: Página y Facebook 181


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Jane negó con la cabeza. Había hablado largamente con Alex y su personal más cercano
acerca de lo que iba a hacer a continuación. Ella había sacado todo. Alex sabía que ahora
quería tiempo para una silenciosa reflexión. "Ahora no. Tal vez más tarde, de acuerdo,
mamá?"

"Claro, lo entiendo." María palmeó la mano de Jane. "Desearía que hubieras podido hablar
con esa hermana tuya para que viniera aquí contigo. Podría haber tenido a alguien que me
hiciera compañía mientras ustedes dos tortolitas pasan algún tiempo romántico juntas."

"Es divino estar aquí, y siempre es romántico, ya sea que estemos solas o no." Jane le dio
a Alex un guiño prometedor.

Alex sonrió. Ella y Jane no habían disfrutado de unas vacaciones tranquilas juntas desde
que se escaparon unos días a solas en Italia durante una conferencia del G-20 hace un par
de años. "Me encantaría algún tiempo para sentarme solo en el porche y mirar el
atardecer," dijo. "Eso es lo suficientemente romántico para mí."

Jane le dio una mirada de advertencia. "Espero que te quede más romance después del
atardecer, mi amor."

María se rió y se mostró de acuerdo con Jane.

"Sin aliarse en contra de la extraña," Alex dijo, sonrojándose furiosamente.

María le sonrió. "Mi querida Alex, nunca eres una extraña. Eres de la familia y lo has sido
desde el primer día que pusiste un pie en esta casa. Ahora si ustedes dos me disculpan,
voy a acostarme un rato antes de empezar a preparar la cena."

Jane había querido traer un cocinero, Alex recordó, pero María se negó. Italiana por
herencia, María era una gran chef de afición. Ella había insistido en preparar una cena de
carne asada con todas las guarniciones.

Mientras María dormía, Alex se acurrucó con Jane en el amplio columpio del porche. Jane
le preguntó si creía que María se veía bien. Alex consideró la pregunta. A Jane y Corey les
preocupaba que su madre permaneciera sola en la isla durante todo el año a pesar de que
María tenía un asistente regular que se quedaba con ella tres días a la semana y amigos en
la isla que se veían por ella. Habían intentado convencerla de mudarse a D.C., pero no
quería oír hablar de eso.

"Creo que se ve muy bien," Alex dijo. "Un paso más lento tal vez, pero eso es todo."

XWPColección: Página y Facebook 182


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Me gustaría que viniera a la campaña electoral por unos días, o tal vez a la
convención. Sólo para poder verla un poco más," Jane dijo. "Me preocupa que podría no
tener muchos más años que pueda hacer eso."

"Lo sé, pero sabes lo difícil que es sacarla de esta isla," Alex dijo. María se quedaba con
ellas en Washington cada Navidad, pero eso era todo.

Jane se rió un poco. "Me pregunto qué tan sorprendida estará cuando Corey le diga que es
gay. Ambas hijas! Tanto para la fantasía de que Corey iba a darle sus nietos."

"Ella estará bien con la noticia. Las ama a las dos más que nada en el mundo."

"Somos todo lo que tiene ahora."

Alex se quedó en silencio durante un rato, escuchando a un avión distante en el


cielo. Toda el silencio y la quietud parecían casi surrealistas en comparación con la
campaña electoral, en la que alguien siempre estaba llamando a Jane, o pidiendo un
minuto o una hora de su tiempo. Siempre había una reunión para asistir, un discurso para
dar, una aparición que hacer. El trabajo era interminable. Hasta este momento, se dio
cuenta, había olvidado como sonaba la tranquilidad.

Mirando fijamente el horizonte, Jane preguntó, "¿Crees que Corey y Julia van a poder
arrglar las cosas?"

"No tengo ni idea, pero creo que Julia está loca por Corey."

"Creo que es mutuo. Pero también creo que Corey tiene que dejar de tomarse las cosas tan
personalmente con lo que pasó con el escándalo. A veces creo que no es lo bastante
insensible para este negocio."

"Créeme, se necesita mucho tiempo para acostumbrarse a eso. Ella estará bien. Es dura. E
inteligente."

"Esperemos que no sea demasiado dura, al menos en lo que se refiere a su corazón. Estoy
un poco preocupada por dejarla sola en D.C. Está molesta por Julia, y sé que está
desgarrada sobre qué hacer. Luego está el estrés de esta maldita convención."

"¿Quieres llamarla?"

"¡No!," Jane exclamó. "No quiero hablar con nadie más que tú y mi madre, por lo menos
por el resto del día y la noche."

"Muy bien. ¿Quieres que llame a Corey?"

XWPColección: Página y Facebook 183


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Jane pensó por un momento, miró a Alex, y luego sonrió diabólicamente. "No, Corey es
una niña grande. Lo que quiero es que me lances por encima de tu hombro y me lleves a la
cama."

Su amante exigía sexo en términos simples que puso a Alex caliente.

"Hmm, sexo por la tarde?" Movió las cejas. No podía recordar la última vez que habían
tenido un poco de deleite por la tarde. "Tendremos que ser muy calladas."

"Por suerte, el oído de mi madre ya no es lo que solía ser." Jane se levantó y tiró de
Alex. "Y, afortunadamente, nuestra habitación está en el extremo opuesto de la casa."

***

Todo lo que Julia tocaba parecía convertirse en una mierda tarde o temprano — su
anterior carrera policial, su relación con Alex, y ahora con Corey. Su más reciente fracaso
era su carrera, o al menos su carrera con el Miami Herald. A través del teléfono, la
despidieron esta mañana por filtrar la historia de Collins a la Casa Blanca.

Ahora no sabía qué diablos hacer. Su tiempo en Washington había terminado, sabía
eso. Tendría que empezar de nuevo en un periódico más pequeño y volver a subir desde el
fondo, cubriendo las reuniones de la junta escolar y las ferias de otoño. La idea se sentía
tan sombría, tan estar de vuelta, tan agotadora que se desesperó. No quería retroceder.

Después de una cena insatisfactoria de pan tostado con mantequilla de maní, se metió en
su coche, sabiendo que tenía que salir de su apartamento e ir a alguna parte, a cualquier
lugar. Sin pensarlo, se encontró conduciendo hacia la casa de Corey. Corey probablemente
ni siquiera estaba en casa, pero tal vez podría dejar caer una nota en su buzón de
correo. No podía irse sin intentar despedirse y disculparse una última vez. No se daría por
vencida y se iría de la manera que lo había hecho con Alex hace tantos años. No quería
correr más. Quería luchar por Corey, incluso si la lucha estaba condenada.

Corey vivía en la casa adosada de dos pisos en Georgetown de la que Jane seguía siendo
propietaria de sus días en el Senado: una encantadora casa colonial con una encantadora
puerta de color rojo brillante. Julia tocó ligeramente la antigua aldaba de hierro, resignada
a no obtener una respuesta. Se sorprendió cuando, un momento después, Corey
tentativamente abrió la puerta.

Julia vaciló, el discurso que había practicado en el coche en el olvido. "Hola."

"Acaso estabas por el vecindario?" Corey preguntó sarcásticamente, frunciendo el


ceño. Tenía los ojos enrojecidos y se veía medio borracha.

XWPColección: Página y Facebook 184


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Si dijera que sí, ¿me creerías?"

"No."

"¿Puedo entrar?"

Corey suspiro, pero se hizo a un lado. No era exactamente acogedor, Julia pensó, pero era
mejor que un rechazo total.

Se detuvo dentro del vestíbulo, esperando a que Corey la llevara a la sala de estar con
concepto de espacio abierto, el cual tenía una chimenea de piedra del piso al techo. Qué
romántico, pensó, lamentando que nunca habían pasado una noche aquí. Sus citas y
noches siempre habían tenido lugar en el camino o en el apartamento de Julia, pero era
fácil imaginarse la habitación oscura iluminada sólo por el resplandor de un fuego y
algunas velas bien colocadas. Ella ansiaba a su amante, deseando que fueran felices juntas
una vez más.

Se sentó sin ser invitada en el sofá de cuero y simplemente dijo, "Lo siento."

Corey se dejó caer a su lado y cogió una botella casi vacía de vino de la mesa de café en
frente de ellas.

"¿Quieres un poco?"

"No en este momento." Julia guió la botella a la mesa antes de que Corey pudiera verter
más en su copa de vino. "Por qué estás sentada aquí sola emborrachándote?"

"No estoy sola ahora." Corey apartó su mano del agarre de Julia y desafiantemente salpicó
más vino en su copa, vaciando la botella. "Es mi primera noche para mí en meses. Algo
malo con emborracharse?"

"No, pero si te estás emborrachando porque estás deprimida o molesta, me preocupa."

"¿Qué es lo que crees en tu gran sabiduría analítica?"

"Mira, sé que estás enojada conmigo, y tienes todo el derecho a estarlo. No quiero que
ahogues tus penas en una botella de vino, ¿de acuerdo? Habla conmigo, Corey."

"¿Qué demonios hay para hablar? Me excluiste de algo que sabías que aniquilaría a esta
administración, algo que podría destruir la carrera de Jane y la mía también. Sabías que
era un maldito barril de pólvora listo para explotar! Y no sólo no me lo dijiste, a la mujer
con la que estabas durmiendo, sino que ayudaste a revelar la historia."

XWPColección: Página y Facebook 185


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Corey, por favor, dame la oportunidad de explicar. Te amo."

Los ojos de Corey, vidriosos por el consumo de alcohol, brillaron con ira. "Oh, eso es
gracioso. Me amas. Mantuviste secretos, secretos destructivos, y sin embargo me amas."

"Sí te amo. Te he amado desde nuestra primera cita en la cena de los corresponsales."

"Pendejadas."

Julia nunca había visto a Corey tan enojada o tan miserable. La asustaba, pero no iba a irse
sin resolver las cosas entre ellas. "No. No son pendejadas. Quería contarte de esas
estúpidas fotos de Collins y su amante, pero no quería que fueran enterradas. Si él estaba
viviendo una doble vida, no pensé que debería ser cubierto. Y no quería que estuvieras
involucrada en encubrir algo así. No estoy de acuerdo con la forma en que mi periódico
decidió manejar las cosas, pero tenía que salir a la luz, tan destructivo y terrible como
fuera. ¿No te das cuenta?"

"Pero por qué tenías que estar involucrada?"

"No lo sé. Desearía por Dios no haber estado involucrada, pero alguien me involucró. No
lo busqué." Julia hundió la cabeza entre las manos, exasperada. "Quería correr hacia
ti. Quería que me dijeras qué hacer con esas estúpidas fotos, pero al mismo tiempo, tenía
miedo de involucrarte. No sabía qué más hacer. ¿No ves que si no yo, quien envió esas
fotos habría encontrado a otra persona para dárselas? O tal vez lo hicieron, que yo sepa."

Corey sacudió la cabeza y se quedó mirando la copa agarrada en sus manos, viéndose tan
poco convencida como siempre. "Fuiste más leal a tu trabajo que a mí."

"No, eso no es verdad. Te amo, Corey. Y lamento mucho habértelo ocultado hasta el
último minuto. Debería habertelo dicho antes, no sólo unos días antes de que la historia se
publicara. Soy consciente de eso ahora. Pero soy leal a ti, Corey. Perdí mi trabajo a causa
de ello."

La admisión parecía lenta para registrarse con Corey, cuya expresión finalmente cambió
de indignación a simpática sorpresa. "Oh, Dios, lo siento. ¿Cuando?"

"Hoy."

Corey dejó la copa de vino abajo. "¿Qué vas a hacer?"

"No sé todavía. Tengo mi apartamento aquí por lo menos un par de meses más, y estoy
subarrendando mi apartamento en Miami. Podría venderlo, supongo." Julia se dio cuenta
de que estaba sin apoyo por primera vez desde que había dejado a Alex hace tantos años.

XWPColección: Página y Facebook 186


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Con voz temblorosa, Corey dijo, "No quiero que te vayas."

"¿No?" El corazón de Julia comenzó a latir más rápido.

Corey sacudió la cabeza. "Quédate. ¿Por favor?"

"No puedo quedarme aquí sin trabajo durante mucho tiempo. No podría pagarlo."

"Yo te apoyo."

Julia se echó a reír, y luego se arrepintió al instante cuando vio el dolor en los ojos de
Corey. "Lo siento, no era mi intención reírme. Siempre he hecho mi camino en la vida,
eso es todo. No voy a comenzar a ser la amante de alguien ahora."

"No quise decir eso. Quise decir que haré lo que sea necesario para ayudarte a quedarte
aquí."

"No. Sólo puedo quedarme aquí si hay una razón para que me quede."

"Hay una razón para que te quedes," Corey dijo, su voz llena de angustia. "Maldita sea,
¿no ves que estoy tratando de decirte que no quiero estar sin ti? Te quiero, Julia. Más de lo
que posiblemente sepas. He estado absolutamente miserable la semana pasada."

Julia había deseado oír la declaración de amor de Corey. Ahora que lo había hecho, casi
no lo creía. "Pero hasta que vine hoy aquí, ni siquiera estabas hablando conmigo."

Corey se acercó. Sus hombros caídos. Parecía torturada. "Lo sé, pero verte aquí me ha
hecho darme cuenta de que he estado trabajando muy duro en permanecer enojada
contigo."

El corazón de Julia se quedó inmóvil. "¿Lo has hecho?"

"Sí, y estoy tan cansada de sentirme así. Lo siento, Julia. Fui una idiota. Estaba enojada
con toda la situación, y dirigí mi enojo hacia ti porque se sentía como si me hubieras
traicionado. Estaba siendo egoísta, sin siquiera darte el tiempo para explicarme las cosas."

"Mira, entiendo por qué estabas enojada conmigo, pero es Collins con quien deberíamos
estar enojadas."

"Lo sé. Él es el responsable de todo esto." Corey suspiró profundamente. "Pero no lo


dejaré que sea responsable de que te pierda."

XWPColección: Página y Facebook 187


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Eso no va a suceder." Suavemente, Julia tomó la mano de Corey y la llevó hasta su


corazón. Ella bajó la cabeza para besar los dedos de Corey.

"Quédate conmigo," Corey susurró. "Esta noche y siempre."

Julia se trasladó con Corey al dormitorio. Se durmieron abrazadas. Horas más tarde, hasta
bien entrada la noche, se despertó cuando Corey tiernamente ahuecó su pecho y besó su
pezón. La intensidad de su toque fue electrizante.

"Gracias," Corey susurro en la oscuridad.

"Por qué, querida?"

"Por no renunciar a mí. A nosotras."

"Nunca lo haré, Corey. Te lo prometo. Ahora dime otra vez que me amas," Julia suplicó
suavemente.

"Te amo, Julia Landen," Corey dijo. "Estoy tan enamorada de ti, ¿tienes alguna
idea? Quiero estar contigo siempre."

Julia arqueó su espalda, empujando su pezón con más fuerza contra la boca de Corey. "Te
amo también nena." En ese instante, supo que había teminado de correr, terminado de
empezar de nuevo sola. Encontraría una manera de empezar su vida de nuevo con Corey a
su lado.

XWPColección: Página y Facebook 188


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DIECIOCHO
Miles de periodistas, delegados, miembros del partido y expertos políticos invadieron la
convención, obligando a Jane a permanecer enclaustrada en su habitación de hotel hasta
que llegara el momento de hacer una aparición orquestada. No podía arriesgarse a salir y
ser emboscada por los periodistas. No se le permitió hacer nada espontáneo ni decir nada
improvisado, lo cual la hizo sentirse como una prisionera en una enorme suite digna de la
realeza.

Jane pasó el día de apertura secuestrada con su personal y con miembros del partido. Clara
Stevens sentada en la mayoría de las discusiones. Le prometió a Jane que tenía el apoyo
unánime de los delegado y que su candidatura era una conclusión inevitable. Si bien no
todos en la jerarquía del partido estaban necesariamente contentos por su inminente
nominación, ninguno expresó su oposición. Una de sus primeras prioridades tendría que
ser la unificación del partido, Clara aconsejó.

"No," Jane insistió. "Mi primera prioridad es conseguir ser elegida. No tengo tiempo para
tomar las manos de prominentes y aspirantes demócratas. Ellos simplemente tendrán que
ponerse en línea detrás de mí o de lo contrario este partido se extinguirá durante los
próximos cuatro años y posiblemente más allá de eso. Sólo hay una opción clara aquí."

Claramente desanimada, Clara dijo, "Algunos de ellos ya piensan que es demasiado tarde
para el partido."

Jane se mordió el interior de su mejilla para no arrojar insultos sobre ciertos líderes de su
partido. Habían hecho poco por ayudarla a lo largo de los años, y en cambio pusieron sus
acciones en Dennis Collins, un hombre que no era digno de confianza y llevaba una vida
secreta. "La única conclusión inevitable es que voy a tener una gran pelea en mis manos
para ser elegida, y si no luchamos todos esta guerra juntos, estamos todos acabados
políticamente."

"Tal vez," Clara reflexionó en voz alta, "la respuesta está en tu selección VP."

"¿Cómo es eso?"

"Escoges a alguien como tu compañero de fórmula que puede unirse al partido. Un


miembro que puede suavizar las aguas para ti internamente. Una persona muy respetada y
altamente colocado que dará a tu campaña legitimidad inmediata con los incondicionales
del partido."

"Clara, serías perfecta para el trabajo!" Jane lo dijo como una broma y Clara lo
sabía. Ambas rieron, el breve descanso en la tensión un alivio.

XWPColección: Página y Facebook 189


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

A decir verdad, a Jane apenas le importaban un carajo los viejos chicos del partido, pero
en algún momento de la campaña y más allá, los necesitaba. "¿Puedo agregar algunos
elementos a esta milagrosa lista de atributos? Qué tal el hecho de que él o ella también
tiene que tener al menos un cierto atractivo para los votantes de la derecha, así como para
los moderados. Mi trabajador milagroso necesita atraer a los votantes de mayor edad, a la
clase socioeconómica más alta, y tiene que ser visto como no amenazante, competente,
agradable y un poco conservador." Jesús, pensó. Esto va a ser algo difícil.

Clara sonrió con malicia. "Suena como alguien que es lo contrario a una lesbiana joven
franca, izquierdista."

Jane le devolvió la sonrisa. "Bueno, hay un montón de esas por ahí, pero sí, alguien para
equilibrarme y mantenerme con moderación. Pero por favor, Dios, tiene que ser alguien
que me guste. O al menos pueda tolerar. De acuerdo, ya que pareces dispuesta a jugar al
mago, Clara, me gustaría que encabeces un pequeño comité de investigación para mi
futuro compañero de fórmula, pero vas a tener que ser rápida al respecto. Necesito a
alguien dentro del próximo par de semanas."

"Ay. Llamaré a mi esposa y le diré que estará sin mí por un tiempo."

"Buena idea, aunque estoy segura que me matará," Jane dijo, y luego ordenó a su personal
que saliera. Cuando se quedó a solas con Clara, dijo, "Clara, tengo que preguntarte esto.
¿Sabías algo acerca de Collins y su vida secreta?"

La boca de Clara se abrió en estado de sorpresa. "¡Por supuesto que no! Me cuesta creer
que su vida era completamente secreta para todos, pero estoy segura que no sabía nada de
eso. Si lo supiera, no crees — "

"Lo sé, lo sé. Le habrías pateado el culo de aquí al otro mundo. Pero en la primavera,
hablaste acerca de cómo deberíamos revertir la papeleta, yo en la parte superior y Collins
en segundo lugar. Quiero decir, tenías algún presentimiento que algo estaba mal?"

Clara sonrió ampliamente. "Oh, me gustaría tener ese tipo de percepción


extrasensorial. Habría sido muy práctico muchas, muchas veces! Pero no, no tenía ni la
menor idea. Sólo una verdad en mi corazón que tú deberías ser presidenta, no Dennis
Collins. Siempre me he sentido de esa manera."

Jane asintió. Clara había sido una extremadamente leal partidaria durante años. "Dime
sinceramente, ¿de verdad crees que puedo ser elegida?"

Clara no lo dudó. "Absolutamente."

XWPColección: Página y Facebook 190


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

La mente de Jane corrió en una docena de direcciones, pero suprimió cualquier idea de lo
que pasaría si realmente ganaba. Tenía previsto celebrar una conferencia de prensa
televisada a nivel nacional en unas pocas horas. También tenía que terminar de escribir su
discurso de aceptación, y quería planificar una reunión con su personal para delinear los
objetivos y las principales prioridades para el primer mes de la campaña general. Tendrían
que discutir cómo manejar a Collins — cuánto distanciarse de él — cómo hacer frente a la
reacción del Partido Republicano y del Tea Party, cómo manejar la prensa negativa que
seguiría el escándalo de Collins durante algún tiempo, y lo que podrían hacer para distraer
la atención del escándalo y poner a Jane y su propuesta en una luz positiva. También
tenían que discutir el tema interminable de recaudación de fondos.

Antes que nada, Jane tenía dos personas — tres en realidad — con las que necesitaba
hablar en privado. La primera era la gobernadora Amy Roberts. Acompañó a Clara a su
suite y le pidió a su asistente que indicara a la gobernadora que entrara. Era hora de dejar
caer el martillo sobre Amy Roberts.

"Señora Vicepresidenta," la gobernadora dijo, agitando entusiastamente la mano de


Jane. "Quiero que sepa lo emocionada que estoy de que usted sea la candidata de nuestro
partido para presidenta."

"Apuesto a que lo estás, pero estoy segura de que no fue una gran sorpresa para ti," Jane
dijo, deliberadamente sin ofrecerle un asiento a Amy. Ella quería que su reunión fuera
breve y al grano.

"Lo siento, pero no estoy segura de entenderle."

"Por favor, Gobernadora, seamos directas aquí. Por lo menos, sabías que el presidente iba
a caer. Es lo que tú y el Sr. Mitchell querían desde el principio. Afortunada coincidencia
cómo tus deseos se hicieron realidad, hmmm?"

El rostro de Amy se oscureció. "No sé de lo que está hablando, Señora


Vicepresidenta. Por supuesto que he soñado — esperaba — que tú fueras presidenta algún
día. Siempre he sido franca contigo acerca de eso. Pero si piensas que tuve algo que ver
con — "

Jane agitó la mano en desestimación. "Realmente no tiene ningún sentido este pequeño
juego. Podríamos estar aquí todo el día conmigo acusándote y tú negandolo, pero quiero
que sepas que te hago al menos parcialmente responsable de lo que sucedió. Sí, fueron en
última instancia las propias acciones del presidente que condujeron a su caída. Y sí,
podrías decir que me beneficiaron directamente de la exposición de su vida secreta, y que
mi ascenso a la parte superior de la papeleta de alguna manera justifica todo esto, pero
quiero ser muy clara sobre algo. Yo no — jamás — perdono la política sucia. No respeto a

XWPColección: Página y Facebook 191


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

nadie que sea cómplice de tales maquinaciones. No me importa cual sea el resultado final,
o cuán encomiable pueda ser el objetivo, no será tolerado bajo mi supervisión."

Amy rápidamente se puso indignada. "A pesar de lo que puedas pensar, no filtré ese
escándalo. Ni estaba involucrada en la adquisición de ninguna evidencia de esa
naturaleza. Me molestan tus implicaciones."

"Resientelas todo lo que quieras. Sé que estabas al tanto de lo que estaba ocurriendo. Las
huellas dactilares de Mitchell están en todo esto. Lo toleraste y estuviste de acuerdo. En
mi libro, eso te hace culpable."

Jane se había ido por las ramas acusando a Amy Roberts de esa manera, pero sabía todo
sobre la estrecha asociación de la gobernadora con Forrest Mitchell, tanto empresarial
como personal. Además, Amy no había ocultado su deseo de verla en la parte superior de
la papeleta. De hecho, Amy había estado actuando un poco como el gato que se había
tragado el canario estos últimos meses. En pocas palabras, ella no respetaba esa mezcla de
política de Amy y quería tener tan poco que ver con ella como fuera posible.

"¿Qué te hace estar tan segura de estas acusaciones?," Amy preguntó.

"No estoy en libertad de discutir los detalles."

Hace unos días, cuando estalló el escándalo, Collins ordenó a sus colaboradores más
cercanos en el Departamento de Justicia que obtuvieran a toda prisa una orden judicial
para interceptar las llamadas telefónicas de Mitchell y algunos otros posibles sospechosos,
Jane recordó. Una investigación silenciosa había comenzado.

Ella no estuvo totalmente de acuerdo con esa decisión, pero descubrieron que Mitchell se
había enterado del secreto severamente guardado del presidente meses atrás, primero a
través de chismes, y luego a través de un informante que trabajaba para un amigo cercano
a Collins. Mitchell había contratado a un detective privado para que siguiera a la mujer
Stonehouse. Por último, la investigación descubrió que Mitchell era amigo cercano del
editor del Miami Herald, que había sido un socio dispuesto en sacar el escándalo a la
luz. Julia fue elegida para recibir las fotos incriminatorias porque Mitchell sabía que su
editor imprimiría la historia.

Mitchell y sus secuaces se habían arriesgado con Julia, sin embargo, probablemente sin
darse cuenta en ese momento que se estaba volviendo cercana con Corey. Tal vez
tampoco sabían que ella era la ex amante de Alex. Julia podría muy bien haber avisado a
Alex o a Corey hace meses o semanas, lo que habría puesto su plan en peligro.

"No puedo enfatizar lo suficiente," Jane continuó en su tono más brutal, "cuán disgustada
me pone este tipo de tácticas. Si alguna vez me entero de que algo como esto ocurre de

XWPColección: Página y Facebook 192


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

nuevo, traeré a todas las facetas de la ley sobre ti como un club, ya sea el IRS, el FBI, o
incluso si se trata de una multa de tráfico. Haré tu vida miserable, Gobernadora Roberts,
para tí y para el Sr. Mitchell. Sería prudente mantener la distancia de él en el futuro,
porque cuando él caiga, habrá un gran daño colateral."

El rostro de Amy palideció considerablemente. Ella parecía contrita, su barbilla tembló


ligeramente cuando dijo, "Entiendo tu posición muy claramente."

"Bien. Ah, y espero tu total respaldo en la convención y más allá."

"Por supuesto."

Jane le ofreció una escasa sonrisa. "Gracias, Gobernadora."

Suspiró cuando la puerta se cerró detrás de Amy. Para alguien que odiaba las cosas duras,
Jane sabía que era buena en eso. Ella entendió su necesidad. En este caso, no quería
formar parte de lograr un cargo superior en las alas de la corrupción, la duplicidad o la
ilegalidad, lo cual la obligaba a trazar una línea muy clara en la arena. Dijo en serio lo que
dijo. Ella derrumbaría muy fuerte a cualquiera que no pudiera cumplir con las reglas y
cuyas intenciones no fueran honestas y transparentes. Su integridad era su mejor activo, lo
único que la diferenciaba de muchos de sus colegas en el negocio de la política. Nunca
pondría en peligro su integridad.

Forrest Mitchell era el siguiente en aparecer. Jane lo guió a un asiento frente a un


escritorio que había estado utilizando para escribir su discurso, deseando que la
disposición de los asientos dejara en claro que su reunión era puramente empresarial y que
ella estaba a cargo.

Él sonrió, tendiéndole su rechoncha, enjoyada mano hacia ella. Ella la estrechó sólo el
tiempo suficiente para ser educada.

"Finalmente, Señora Vicepresidenta." Sus dientes brillaron. "Este país será suyo en tres
meses."

Le molestaba su presumida confianza. "Parece bien seguro de eso, Sr. Mitchell."

"Por favor, llámame Forrest. Somos amigos, después de todo."

No, no lo somos, Jane pensó.

"Sí, estoy totalmente seguro de su éxito," él dijo con entusiasmo. "Con mi apoyo, no habrá
absolutamente nada para detenerte."

XWPColección: Página y Facebook 193


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"En primer lugar," Jane dijo con fuerza, "hay un partido llamado los Republicanos y un
oponente llamado Colby Harrison que harán todo lo posible por tratar de detenerme. En
segundo lugar, no aceptaré ninguna ayuda de usted."

Mitchell le sonrió burlonamente, pareciendo como un vendedor viscoso que se negaba a


aceptar un no por respuesta. "Sé cómo detener a los Republicanos. Diablos, ni siquiera son
un desafío. Y aceptarás mi ayuda, porque necesitas mi dinero, mis contactos y todos los
voluntarios que puedo suministrar. Sin todo eso, no puedes ganar."

"No. No quiero ni una sola cosa de usted, Sr. Mitchell. Ni tu dinero, ni tus contactos, ni
tus títeres, y ciertamente no tus sucias pequeñas conspiraciones. Y puedo y ganaré sin ti."

Mitchell retrocedió como si le hubieran dado una bofetada. Sin embargo, Jane se dio
cuenta que era un hombre resistente al rechazo. "No estoy seguro de entenderlo
correctamente," él dijo.

"Creo que lo haces. Ganaré esta elección sin ninguna ayuda tuya. No eres bienvenido, y
no apruebo tus tácticas ni por un solo minuto."

"Mis tácticas?" Él rugió, enojado de repente. "Si no fuera por mí, los derechos de los
homosexuales no irían más allá de lo que fueron hace treinta años. Demonios, ni siquiera
estarías donde estás si no fuera por mi compromiso, mi ... mi actividad entre bastidores.
Es una guerra ahí afuera para nosotros. Hacemos lo que sea necesario para ganar."

"Estoy en desacuerdo. Nunca toleraré las tácticas de guerrilla que empleas." Jane
detestaba el tipo de guerra que Mitchell libraba desde la maleza. Ella creía en el cambio,
no a través de la anarquía o la ética dudosa, sino a través de los tribunales, la legislación y
el balanceo gradual de la opinión pública. Era la única manera de realizar cambios
permanentes. Mitchell trató de forzar el cambio a través del chantaje, la intimidación, el
soborno, las amenazas, las humillaciones y cualquier otro método deplorable que pudiera
utilizar.

"Hago que las cosas se hagan. No se puede discutir con el éxito, Señora Vicepresidenta. Y
no puedes discutir sobre la causa."

"Tienes razón. Logras hacer las cosas y no puedo discutir sobre la causa, pero es la forma
en que haces las cosas que no quiero formar parte. Sé que no te detendrás ante nada para
conseguir lo que quieres. Ahí es donde tengo un problema. No tienes límites, Sr.
Mitchell." Y eres un arrogante hijo de puta, quería agregar, pero no lo hizo.

Su cara se ruborizo, su mandíbula se tensó. "Parece que no te importa cosechar los


beneficios de lo que he sembrado."

XWPColección: Página y Facebook 194


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Y no te importa si destruyes personas. No te importa cuántos cuerpos acumules a lo largo


del camino." Jane se había topado con su tipo antes. El hecho de que su causa estaba cerca
de su propio corazón no lo redimía ante sus ojos. "Eres un hombre peligroso. Nunca
permitiré que yo o mi campaña estemos alineados contigo de ninguna manera."

Mitchell se relajó en su asiento, recuperando rápidamente su actitud arrogante,


autosuficiente. Él bajó la voz. "Sería aconsejable ser mi amigo en lugar de mi adversario."

"¿Me está amenazando, Sr. Mitchell?"

Él se rió estridentemente. "No soy tan estúpido. Sólo estoy afirmando una verdad
verificable."

Jane sabía que no debía divulgar que sabía que él estaba detrás de los problemas del
presidente. Ella no le reconocería que él tenía ese tipo de poder, ni quería comprometer
ninguna investigación.

"Voy a ganar esta elección," ella dijo de manera uniforme. "Bajo mi supervisión, los
derechos de los homosexuales florecerán, pero también lo harán los derechos de los
pobres, los enfermos, los oprimidos y los sin esperanza. Creo en mejorar la vida de
muchísimas personas en este país, no sólo un pequeño grupo. ¿Y sabes qué? Voy a
hacerlo con honestidad, respeto, integridad y transparencia. Voy a hacerlo a mi
manera. Esa es la única forma de hacerlo."

Mitchell le dio una sonrisa despectiva. "Seré un anciano si espero para que nos lleves a la
tierra prometida."

Jane se levantó, señalando el final de la reunión. "Aléjate de mí y de mi campaña, Sr.


Mitchell."

"Ahora mira quién está amenazando."

"No es una amenaza. Es una verdad verificable."

Sacudiendo la cabeza con incredulidad y condena, Mitchell salió de la habitación,


cerrando de golpe la puerta al salir.

Jane exhaló el aliento que había estado conteniendo. Se juró a sí misma que cuando
ganara las elecciones, traería a todas las agencias del gobierno en su cabeza hasta que él
fuera despojado de su poder.

XWPColección: Página y Facebook 195


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Julia tocó nerviosamente en la puerta de la suite de Jane. No tenía idea de por qué había
sido convocada a reunirse en privado con Jane. Corey no había sido capaz de informarle
tampoco.

Sintiendo una sensación de inquietud, se preguntó si Jane de alguna manera la culparía de


que Collins tuviera que renunciar. Tal vez Jane estaba molesta porque no había revelado
lo que sabía, o tal vez enojada que ella y Corey estaban de nuevo juntas. Fuera lo que
fuese, estaba segura de que algún tipo de reprimenda venía.

"Julia, bienvenida. Gracias por venir," Jane dijo cuando abrió la puerta, con una sonrisa
abierta y amistosa. Le estrechó la mano cálidamente.

"En cualquier momento," Julia respondió con sorpresa. La bienvenida no era lo que había
esperado. Siguió a Jane a un sofá cerca de un gran ventanal con vistas a Seattle y Samish
Bay más allá. "No pareces molesta conmigo, si puedo ser honesta."

Jane se sentó a su lado. "¿Café o té? Algo de beber?"

Demasiado nerviosa para tomar algo, Julia declinó. Tal vez todavía había un puño dentro
del suave guante que estaba recibiendo de Jane. Esperaba ser aporreada en cualquier
momento.

Jane tomó una taza medio llena de café en la mesa a su lado. "Esto es lo único que me
mantiene en pie en este momento."

"Debe ser un muy potente café. No creo que nada pueda mantenerme en pie con tanta
vitalidad y resistencia como pareces tener."

"Ah, bueno, ya habrá tiempo para descansar un día, espero. Ahora en cuanto a estar
molesta contigo, ¿por qué piensas eso?"

"¿No es obvio? No vine a ti acerca de las fotos comprometedoras del presidente antes."

"¿Por qué deberías hacerlo?"

La apática respuesta de Jane sorprendió a Julia. Su papel en el escándalo había sido casi
catastrófico para su relación con Corey, pero Jane parecía completamente indiferente.

"Mira todos los problemas que causó," señaló. "Derribó a un presidente y seguramente ha
disminuido tu campaña."

XWPColección: Página y Facebook 196


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Eso no es tu culpa. Mira, eres una periodista. La última vez que miré, no estabas en mi
nómina. Si hubieras estado, entonces sí, habría esperado que me dijeras de inmediato."

"Ya entendí, pero podría haber destruido esas estúpidas fotos y no haber hecho nada con
ellas."

"Entonces no hubieras estado haciendo tu trabajo. Además, si no tú, alguien más habría
recibido las fotos."

Julia tragó, sin creer lo tranquila y razonable que Jane estaba siendo. "Corey y Alex, no lo
tomaron bien al principio."

"Su primera reacción fue emocional porque son extremadamente leales a mí. Si yo, por el
contrario, reaccionara emocionalmente a todo lo que me molesta en este negocio, estaría
tomando una cubeta de Prozac todos los días."

Julia se rió del chiste, pero ahora entendía que Jane era una gente muy especial, una
profesional consumada que constantemente ponía su trabajo por delante de ella y de sus
propios sentimientos. Era la máxima política: dura, calculara e inteligente, pero atenta y
altruista. No era de extrañar que Alex se hubiera enamorado de ella, y no era de extrañar
que los votantes acudieron a ella en masa también. En cualquier caso, sus inmensos
atributos podrían no ser suficientes para lograr una victoria en Noviembre.

"Lo siento si he dañado tu campaña de alguna manera," Julia soltó, sabiendo y sin
importarle más en el fondo, que se había sumado a la corriente. Ella quería que Jane
ganara. Al diablo con la objetividad periodística.

"Gracias, pero no es necesario disculparse."

"¿Puedes superar el escándalo de Collins?"

Jane tomó un sorbo de café y miró a Julia. "¿Si puedo ganar a pesar del escándalo? Planeo
hacerlo, pero no voy a pretender que será un juego de niños," dijo francamente."Va a ser
condenadamente duro. Vamos a necesitar que todos los motores jalen de este tren hasta
que se cuente el último voto. Va a ser la cosa más difícil que he hecho en mi vida."

Julia se sorprendió cuando los labios de Jane se curvaron en una sonrisa.

"Hará que todo sea aún más gratificante el día de la elección," Jane añadió con un guiño.

"Admiro tu determinación."

"Puedes hacer más que eso por mí."

XWPColección: Página y Facebook 197


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Nombralo."

"Quiero contratarte para ayudarme a escribir un libro sobre la campaña cuando


termine. No importa qué camino tome esto, quiero escribir un relato honesto, sin
adornos."

La voz de Julia la abandonó por un momento. Una oferta de trabajo era lo último que
esperaba. "¿Estás segura que me quieres?" finalmente dijo con voz ronca.

Jane se rió. "Una cosa que verás sobre mí es que no hago cosas de las que no estoy segura,
así que sí, estoy segura. Has estado siguiendo mi campaña durante meses, y estás al tanto
de todo de todos modos. Necesitaré que permanezcas en la campaña durante el resto de
ella, por supuesto, y tomes notas cuidadosamente, tomes algunas fotos. ¿Va a ser un
problema?"

Julia se sentía feliz. Ella y Corey no tendrían que estar separadas.

"¿Y bien?" Jane insistió.

"¡Oh, si, por supuesto! Sería un honor! Lo siento, estaba tan ... tan
sorprendida. Totalmente desprevenida."

Jane se puso de pie. "Excelente, Julia, espero con interés trabajar contigo. Lamento
apresurarte, pero es una lista completa de citas para mí hoy. ¿Tienes alguna otra pregunta
en este momento?"

"Estoy segura de que tendré un montón de ellas en un día o dos, pero por ahora, sólo una."
Julia se puso nerviosa otra vez, no quería sacar el tema de su relación con Corey, pero
sabía que debía hacerlo. "Corey y yo, nuestra relación ... no es un problema para ti?"

"De ningún modo. No voy a decir que estaba loca por eso al principio, pero ya he pasado
eso ahora. Siempre estoy predicando acerca de dejar que las personas amen a quien
elijan. Ya era hora de ponerlo en la práctica. Quiero que ustedes dos sean felices. Eso es
todo lo que me importa."

"Gracias por eso. Te agradezco que no me juzgues."

"No te pongas demasiado complaciente sobre mí," Jane advirtió, sus ojos brillantes. "Si
lastimas a mi hermanita, patearé tu trasero."

Tan justa y amable como Jane había sido, Julia no tenía ninguna duda de que haría lo
prometido. Ella sonrió mientras decía, "No te preocupes, lo recordaré."

XWPColección: Página y Facebook 198


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO DIECINUEVE
Julia se acercó al lado de Corey y le apretó la mano mientras esperaban entre bastidores en
el Century Link Field para que Jane diera su discurso de aceptación. La bulliciosa
multitud de más de sesenta mil personas hizo que sea difícil tener una conversación.

"¿Segura que no te importa que de seguimiento a la campaña durante los próximos tres
meses?," Julia preguntó astutamente.

Corey se rió con deleite. "Estoy encantada hasta la muerte. Pero quiero que sigas mucho
más tiempo que eso."

"Desearía poder besarte ahora. En cambio, voy a tener que conformarme con dicirte que te
amo."

"Hmm, está bien. Eso es lo único que podría acercarse a reemplazar un beso. Yo tambien
te amo querida."

La multitud se puso ansiosa, estampando sus pies, de vez en cuando coreando el nombre
de Jane, a veces rompiendo a cantar. El ambiente era de celebración, una gigante
exhalación de alivio de que Jane Kincaid ahora rescataría sus esperanzas y sueños del
desacreditado Presidente Collins. Jane era su futuro, un futuro brillante y vibrante.

Corey esperaba que pudieran seguir la corriente del entusiasmo por un tiempo, obteniendo
algo de energía y buena voluntad el mayor tiempo posible. Algo de la buena prensa
también, porque la necesitarían de cara a las elecciones generales. Colby Harrison había
vuelto a atraer a los moderados indecisos y también tenía el voto conservador bajo
llave. Jane y su círculo interno sentían que su mejor oportunidad de ganar radicaba en
atraer a las personas que normalmente no votaban a las urnas. Tendría que inspirar a los
desesperados, dinamizar a los privados de sus derechos, y entusiasmar a los ambivalentes.
Una tarea difícil, pero si alguien podía hacerlo, Jane podía.

El personal de Jane había hablado sobre sus perspectivas en una reunión a primera hora de
la mañana. "Vamos a tener que venderla como copos de maíz," Carter sugirió
vehementemente. "No, tacha eso. Como el último aparato de la tecnología que todo el
mundo tiene que tener. Ella estará en todas partes. Será lo único de lo que la gente hable."

Jane puso una cara de escepticismo. "No quiero ser una moda de la que las personas se
harten."

"Quedan menos de tres meses por delante," Carter respondió. "Ese no es tiempo suficiente
para que las personas se harten de ti, créeme."

XWPColección: Página y Facebook 199


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey intervinó en ese punto, diciendo que Jane no podría estar en todas partes a la vez, y
tratar de hacerlo la mataría. "Sin mencioar que no tenemos exactamente una desbordante
campaña del cofre del tesoro."

Carter sonrió con confianza. Reclutarían un ejército de voluntarios para ir de puerta en


puerta y bombardear Internet, les dijo. Comercializarían a la candidata con camisetas y
espectaculares que contenían consignas como Veo a Jane Ir, un logotipo destacando una
linda figura de palitos corriendo hacia la Casa Blanca. Jane frunció el ceño ante la idea,
pero se mantuvo en silencio.

"Hay un montón de canciones populares llamadas ’Jane’," Carter continuó con


entusiasmo, claramente en una buena racha. Sus ideas habrían sido irrisorias excepto por
el hecho de que podrían funcionar. "Barenaked Ladies, Jefferson Starship, Cowboy
Junkies. Canciones que entran en las cabezas de la gente. Acoplamos las canciones con
publicidad y aplicaciones informáticas y las reproducimos en tus presentaciones
personales, ponerlas como música de fondo para tus videos en YouTube. Aplicaciones de
telefonía que se vinculan con tu itinerario, blogs especiales, y correos electrónicos
personalizados para cualquier persona que done o sea voluntaria. Tuits tuyos cada pocas
horas. Una página web y una página de Facebook que se actualiza cada hora."

Por mucho que la venta de Jane tenía elementos desagradables, no tenían muchas
opciones si querían la victoria. La forma de Carter atraería a una gran cantidad de jóvenes
y votantes por primera vez, y mantendría a Jane en la onda haciéndola un nombre muy
conocido.

"Muy bien," Jane finalmente cedió, su disgusto evidente en su profundo ceño


fruncido. "No quiero nada que se burle de mi oponente y nada que minimice mi
mensaje. Cuando quitas los trucos, sigue siendo una propuesta que es la mejor dirección
para este país, la única esperanza para mucha gente. No quiero perder de vista de lo que se
trata esta campaña. Eso significa que tenemos que seguir trabajando mi propuesta."

Ahora, mientras Jane subió al escenario para su discurso de aceptación, Corey sabía que
su hermana tenía toda la intención de transmitir su mensaje de esperanza, de inspiración
para la acción, de marcar el comienzo de una nueva era de justicia, respeto y
honestidad. Ella la había ayudado a escribir el discurso. Jane quería distanciarse de la
pasada administración y de la imagen de los políticos muy conservadores, arrogantes y
deshonestos que no tenían nada mejor que hacer que disputarse entre sí y dejar que sus
egos se interpusieran en el camino del importante progreso.

Cinco minutos de vítores y una larga ovación de pie saludaron la aparición de Jane. Ella
absorbió el amor de la multitud, una aspecto de paz en su sonrisa, un destello de desafío
en sus ojos. De pie en el escenario como la candidata para presidenta era el mayor logro

XWPColección: Página y Facebook 200


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

de Jane en una larga lista de logros: la escuela de medicina, el Senado, la


vicepresidencia. Se veía realmente contenta y orgullosa.

Y por qué no, Corey pensó con orgullo. Ella podría y debería ser nuestra próxima
presidenta.

Julia apretó la mano de Corey de nuevo. La electricidad de la atmósfera mezclada con su


toque. Corey estaba tan contenta de que Julia era parte del santuario interior de la
campaña ahora. Sin más temas que estuvieran fuera de los límites. Nada de lo que
hablaran podría causar un conflicto o una violación ética.

Ella y Julia estaban en el mismo lado, totalmente involucradas en la vida de la otra. Quería
pedirle a Julia que se mudara con ella, o irse a vivir juntas a un lugar nuevo. Había
muchas razones por las que debería esperar hasta que la locura de la campaña terminara
antes de pedirselo, pero no estaba segura de que fuera tan paciente.

"Estoy aquí frente a ustedes," Jane dijo finalmente después de calmar a la multitud, "con
la mayor humildad y respeto. Soy tu servidora." La multitud estalló. Jane se lanzó
inmediatamente al principal objetivo de su discurso: el respeto y la honestidad.

"El respeto, la humildad y la honestidad," Jane dijo, "son las tres cualidades más
importantes que todo hombre y mujer que sirve en Washington deben poseer. Son las tres
cualidades que puedes esperar de mí cada día que trabajo para ti y en cada faceta de mi
vida. El respeto, la humildad y la honestidad son las tres cosas en las que pienso todos los
días de mi vida. Deben ser las tres cosas que exiges cuando vayas a las urnas el día de las
elecciones." La multitud comenzó a corear su nombre, aplaudiendo a la vez. "La
humildad," continuó, "no se trata de la perfección, sino de servir sin ego. El respeto no se
trata de ciego consentimiento, sino de consideración e imparcialidad. La honestidad no es
sólo acerca de la verdad, sino de vivir mi vida como lo hago sin disculpas y sin engaños."

"Sí!" El público gritó como uno.

"Las promesas sin progreso son vacías," Jane gritó, llegando a un crescendo. "El liderazgo
sin rendición responsable es ineficaz. Servir sin integridad no tiene sentido. Vengo a
ustedes, señoras y señores, con una promesa de progreso bajo mi administración. Vengo a
ti con la promesa de rendir cuentas bajo mi supervisión. Y vengo a ustedes con una
promesa de integridad en la Casa Blanca. Exígeme rendir cuentas mientras me mantengo
en los más altos estándares que este país se merece!"

Jane sonrió y asintió con la cabeza mientras el bullicioso público estuvo de acuerdo con
ella. Corey asintió también, satisfecha de cómo iba el discurso. Jane había dejado en claro
que las cosas serían diferentes cuando ella fuera presidenta.

XWPColección: Página y Facebook 201


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Jane luego habló sobre escuchar y actuar sobre los problemas que enfrenta el país. Habló
sobre la economía, la salud y la educación. Habló acerca de una nueva era en Washington,
"tan fresca como la brisa del Pacífico y tan incentivada como una fresca corriente
descendente de la montaña," donde a las personas verdaderamente le serían atendidos sus
mejores interés. "Permítanme informarles que habrá un nuevo sheriff en la ciudad." Jane
se rió un poco junto con el público. "Sí, la Sheriff Kincaid viene a la ciudad. Permítanme
informarles que las luchas internas, la falta de cooperación y los infantiles enfrentamientos
terminarán en Washington! Permítanme informarles que volveremos a trabajar para la
gente!"

La multitud se puso de pie colectivamente. Jane había golpeado en el mismo tema que
más frustraba a los votantes. Cuando terminó el discurso quince minutos más tarde, Jane
se paró detrás del escenario, exhausta pero complacida. Había dejado en claro que se
había dado vuelta a una página, que ella era la propia mujer que planeaba hacer las cosas a
su manera en Washington. Los días de los egoístas, egocéntricos, viejos buenos
muchachos habían terminado, siempre y cuando tuviera algo que decir al respecto.

Ya era hora, Corey pensó. Le encantaba la idea de tener algo de trabajo hecho —
importantes proyectos de ley aprobados, forjar alianzas necesarias — sin uso de prácticas
poco ortodoxas. En realidad podría ser divertido ir a trabajar todos los días sabiendo que
su trabajo efectivamente dio como resultado un cambio positivo. Sonrió para sí misma.

***

Con profunda satisfacción y cierta sorpresa, Alex observó el empuje de Jane crecer en las
semanas siguientes a la convención. La gente no podía obtener suficiente de la candidata
Demócrata. Las tácticas de mercadotecnia de Carter parecían estar funcionando ya que
Jane tenía una gran demanda para hacer apariciones en todo desde ferias de otoño hasta
eventos universitarios y almuerzos de negocios.

Jane mostró gran resistencia, pero por la noche, cuando ambas estaban solas en el
anonimato de una habitación de hotel que parecía igual que la habitación del hotel de la
ciudad anterior, el agotamiento de Jane se revelaba. Se hundiría en la bañera y cerraría los
ojos hasta que Alex pensó que se había quedado dormida. Simplemente descansando, diría
en una voz en carne viva de hablar a enormes multitudes. Alex la medio cargaría a la
cama después y la metería.

La gente no tenía idea de cuán extenuante era una campaña presidencial. Alex se preguntó
consternada cuántos años el esfuerzo estaba quitando a la vida de Jane. La falta de sueño,
los viajes, el constante estrés. Hubo momentos en que Alex tuvo que luchar para
conseguir que Jane descansara durante un par de horas, para conseguir obligarla a comer
algo. Pero mientras Jane estuviera dispuesta a pagar el peaje, Alex estaría allí para ella.

XWPColección: Página y Facebook 202


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Jane estaba lista para anunciar a su compañero de fórmula esta tarde. En realidad, ya había
hecho el anuncio a través de mensajes de textos, Twitter, y un grupo selecto de unos
noventa mil destinatarios de correo electrónico. Había sido el golpe de brillantez de Carter
sacar provecho de la popularidad de los mensajes de texto.

Ahora Jane estaba lista para presentar formalmente al ex gobernador de Texas Jack
Tomlinson a una gran reunión de prensa en el Hart Plaza en la orilla del río Detroit.

A Alex le había gustado al instante Tomlinson. Tenía cincuenta y dos años, joven para ser
un ex gobernador, pero había renunciado después de un período para ayudar a cuidar a su
hija adolescente enferma de cáncer, quién ya había fallecido. Él mostró empatía en sus
ojos y una autenticidad en su actitud y modos que no podía ser fingida. Él tenía una
manera directa, sin pendejadas que ella respetaba. Más que eso, parecía respetarla y su
relación con Jane. Les había dicho durante la cena de anoche, diciendo que si bien nunca
había sido el gran mariscal en un desfile del orgullo gay y probablemente nunca lo haría,
creía en su corazón que el amor entre dos seres humanos era todo lo que importaba.

Alex era consciente de que Jane esperaba que su selección de Tomlinson pagaría
dividendos a los moderados y a los indecisos. Él era sureño, fiscalmente conservador, y
había sido piloto de la Fuerza Aérea durante la Guerra del Golfo. En el papel, hizo un
buen contrapeso a Jane, pero privadamente, sus puntos de vista eran muy parecidos. Se
sentía bien acerca de la unión.

El discurso de Jane a los periodistas expuso los activos de su compañero de fórmula y


confirmó su confianza en él no sólo como su vicepresidente, sino como su asesor número
uno.

Tomlinson demostró que era casi tan buen orador como Jane, Alex pensó. Dijo todas las
cosas correctas para indicar que era un jugador de equipo, él creía en Jane y su propuesta,
y no podía esperar para ayudarla a llevar todo a buen término. Alto, esbelto y en forma,
con el pelo oscuro naturalmente canoso en las sienes, se veía algo así como una versión
ligeramente mayor, masculina de Jane.

"¿Qué te parece?," una radiante Jane le preguntó a Alex más tarde en la habitación de su
hotel con una taza de té de hierbas. Era evidente que estaba contenta con su elección.

"Creo que tomaste la decisión correcta," Alex confirmó. "Él lo hará muy bien."

"He escuchado que Amy no está demasiado contenta con mi selección." Jane se rió
maliciosamente.

"¿Qué, pensó que se suponía debías elegirla?"

XWPColección: Página y Facebook 203


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Un ego del tamaño de la ella, diría que sí."

"No es una persona estúpida, así que tengo que pensar que está delirante si pensaba que
había una posibilidad de que ibas a elegirla. Crees que va a causar problemas sobre esto?"

"No, ella sabe muy bien." Jane se recostó en la bañera, su lugar favorito para relajarse
después de un largo día, la taza de té apretada en sus manos.

"Bien, porque no necesitas otro enemigo."

"En este negocio, cariño, me temo que viene con el territorio."

Jane podría estar resignada, pero Alex no podría acostumbrarse a ello. Su prioridad era la
seguridad de Jane. Nunca podría aceptar casualmente el hecho de que Jane tenía
enemigos.

Hace cuatro años como candidata, Jane había sido amenazada por un convicto terrorista
de una clínica de aborto que había escapado de la cárcel. Había habido otras amenazas en
los últimos cuatro años, aunque menos graves. Alex era parte de un contingente de
hombres y mujeres que investigaron esas amenazas y trabajaron para proteger la seguridad
física de Jane, pero las amenazas y manipulaciones políticas quedaron fuera de su ámbito
de conocimiento y experiencia. Para Jane, sin embargo, eran tan serias como las amenazas
de daño físico.

No obstante los Forrest Mitchells, los Colby Harrisons y el Tea Party le dieron a Alex — e
indudablemente a Jane — una úlcera del tamaño de Texas. Su mandato era controlar a
Jane o verla fracasar. Algunos de sus adversarios estaban dispuestos a llegar a medidas
extremas para lograr sus objetivos. Nunca había decubierto cómo hacer frente a este tipo
de ataques, y eso la enfurecía cada vez que alguien trataba de derribar a Jane.

"Algún rumor sobre Mitchell que te esté causando problemas?," Preguntó.

"No. Creo que todavía está lamiendo sus heridas. Además, no hay nada que pueda
hacerme."

Alex se mordió el labio inferior. "Espero que tengas razón sobre eso."

Jane se levantó del agua y dejó la taza vacía en la mesa junto a la bañera. Alex le dio una
toalla.

"Cariño, sé que te preocupas por mí," Jane dijo. "Todos hacemos lo mejor que podemos
para evitar dar a mis enemigos un objetivo, literal y figurativamente."

XWPColección: Página y Facebook 204


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Alex observó a Jane secarse cuidadosamente, y luego envolvió la esponjosa toalla blanca
a su alrededor. El cuerpo de Jane seguía en forma, tan ágil como siempre, su piel suave, su
exquisito cabello oscuro. Era la mujer más bella que Alex había conocido. Ella nunca lo
olvidó, no importa cuánto Jane la cautivó con su inteligencia, su capacidad de hablar, su
afilada decisión y su generosidad de espíritu. Si no fuera por la preocupación
estableciéndose en la boca de su estómago, besaría a Jane en la parte todavía húmeda de
su cuello y suavemente separar la toalla.

"No tengo una buena sensación en este momento," Alex confesó, sacando sus
pensamientos del cuerpo de Jane y lo que le gustaría hacer con eso.

Jane se dirigió al dormitorio y se sentó en el borde de la cama. Juntando las manos con
rigidez en su regazo, frunció los labios con una mirada que Alex conocía bien, una mirada
que indicaba que estaba a punto de entregar noticias desagradables.

El estómago de Alex dio un vuelco. "Muy bien, a que acabo de atinar?"

Jane dio unas palmaditas en la cama junto a ella. "Ven y siéntate, mi amor."

Alex obedeció, no dispuesta a confiar en sus temblorosas rodillas para sostenerla por más
tiempo. "¿Qué es?"

Jane tragó saliva, miró a Alex, y le tomó la mano. "Voy a Afganistán. Y sé que odias estos
viajes de la zona de guerra, pero — "

"Espera. ¿Cuando?"

"La próxima semana, espero."

"Eso presiona a tener la seguridad lista."

"Lo sé, pero después de eso estoy ocupada con esos dos debates televisivos, y el
calendario de mi campaña es implacable hasta el último mes. La próxima semana es la
única oportunidad."

Alex repasó los detalles en su cabeza. Un equipo de avanzada del Servicio Secreto tendría
que partir de inmediato hacia Afganistán para coordinar la cobertura de la seguridad con
las fuerzas estadounidenses y de la OTAN. La apariciones en zonas de guerra eran
particularmente riesgosas ya que los políticos eran mucho más difíciles de proteger allí
que en casa. También era imprescindible mantener la noticia de la visita de Jane al
extranjero de los medios de comunicación hasta el último momento posible.

"No me gusta," dijo con toda claridad.

XWPColección: Página y Facebook 205


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Me fue bien en Irak hace dos años. Estará bien esta vez también."

"Esto es diferente a Irak. Irak era seguro cuando visitaste allí. Gran parte de Afganistán
todavía está aterrorizada por los insurgentes del Talibán y Al-Qaida. Donde en Afganistán
y por cuánto tiempo?"

"La base de Kandahar. Es el lugar más seguro donde puedo estar allí. Quiero hablar con
las tropas, y reunirme con nuestro comandante general para escuchar su opinión sobre
cómo va la guerra y como la retirada de las tropas está afectando las cosas. Necesito ver y
escuchar estas cosas en el terreno."

Alex apartó los pensamientos de la seguridad a la imagen política. Jane no era imprudente
acerca de la seguridad. Ella debe tener buenas razones para querer hacer el viaje. "Estoy
de acuerdo en que es una oportunidad para que los votantes vean que no tomarán
decisiones sobre nuestras tropas sin hablar con ellas y evaluar la situación por sí mismo."

"Precisamente."

"Y los votantes pueden ver que eres presidencial, que no tienes miedo de visitar una zona
de guerra, que tienes el temperamento para ser comandante en jefe."

"Sí, todas esas cosas, pero hay un elemento personal también. Quiero visitar el hospital de
la base en KAF (Fuerza Aérea en Kandahar). Sé que el personal hace un trabajo tremendo
allí. Quiero ver por mí misma un hospital de la base en una zona de guerra."

Antes de convertirse en política, Jane había usado sus habilidades médicas con Médicos
Sin Fronteras, por lo que tenía sentido que quisiera visitar a los médicos y enfermeras en
Kandahar, darles una impulso moral y verificar sus instalaciones. La resistencia de Alex
comenzó a suavizarse.

"Entiendo por qué quieres ir. Me pone nerviosa, eso es todo."

"Sé que lo hace. Me pone un poco nerviosa también. Pero no puedo liderar a las personas
que se arriesgan todos los días de sus vidas sin tomar algunos propios. No puedo sentarme
aquí en mi torre de marfil, Alex."

Jane tenía razón. Ella no sería Jane si fuera a lo seguro. Alex asintió. "Voy contigo, y
quiero participar en todas las sesiones de planificación de seguridad."

"Bien, porque te quiero conmigo, y te quiero en esas reuniones."

"¿Quién más está viniendo de tu personal?"

XWPColección: Página y Facebook 206


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sólo Carter. No quiero que Corey venga porque este no es un evento de campaña. Quiero
que esto pase oficialmente como una visita vicepresidencial. No quiero enviar ninguna
señal de que estoy haciendo campaña allí, aunque Julia se unirá silenciosamente a
nosotros. Llevará un diario, tomará algunas fotos, ese tipo de cosas."

Alex se acostó en la cama, su corazón palpitante con fuerza. No quería mostrar miedo, no
quería alzar obstáculos cuando claramente Jane había tomado una decisión. Ella tiró de
Jane sobre su espalda y se obligó a sonreír. "¿He mencionado últimamente cuánto me
alegraré cuando esta campaña termine?"

Jane se rió. "Hace sólo unas tres horas."

XWPColección: Página y Facebook 207


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO VEINTE
Julia tenía los brazos de su asiento en un agarre mortal. Jane y su séquito estaban en un
avión de carga militar ya que el Fuerza Aérea Dos era demasiado evidente y se había
quedado en Dubai.

Ella cuestionó seriamente su cordura cuando el avión se desplomó como un misil directo
hacia el desierto. No debería haber aceptado venir, pero su instinto de periodista había
ganado. La oportunidad de visitar una zona de guerra era difícil de resistir, como lo eran
las razones de Jane para querer que viniera. Jane dijo que el viaje proporcionaría una
invaluable investigación y autenticidad para el libro que Julia escribiría. Además, podría
tomar fotografías y en general hacer todo lo que Jane, Carter o Alex necesitaban que
hiciera, así que había cedido.

Pero ahora, mientras su corazón latía como un frenético pájaro enjaulado en su pecho,
deseaba poder cambiar de opinión. Corey había querido que se quedara, se lo había
rogado. Pobre Corey, que había odiado la idea de este viaje desde el principio. Lloró
cuando el grupo se fue, la primera vez que Julia la había visto llorar delante de nadie más
que ella.

Todo el mundo importante para Corey estaba en camino a Afganistán, lo que claramente
la tenía muy preocupada. Seguía enviando mensajes de texto cada par de horas para
asegurarse de que Julia estaba bien. Si bien odiaba la idea de que Corey estuviera tan
estresada, realmente se sentía bien tener a alguien que se preocupara por ella para variar,
tener a alguien que la extrañe.

El estómago se le disparó a la garganta de repente, la gravedad aplastándola contra su


asiento mientras el avión se lanzaba directamente hacia el Campo Aéreo de
Kandahar. Había sido advertida que sería un descenso brusco, una maniobra diseñada para
limitar las posibilidades de que el avión fuera alcanzado por una granada propulsada por
cohete. La posibilidad no había parecido real hasta ahora.

Después de un estremecimiento final, el avión se detuvo rugiente en el campo de


aterrizaje. La zona de guerra ya no era un concepto abstracto en la mente de Julia. Estaba
justo aquí en la forma de soldados armados parados en la polvorienta pista, precipitadas
órdenes para desembarcar lo más rápidamente posible, los chalecos antibalas y cascos
entregados a ella y al resto del grupo mientras salían en desbandada hacia la pista. El calor
era opresivo, como una pesada manta arrojada sobre ella.

"Por aquí!," Gritó un soldado. El grupo, que incluía media docena de Agentes del Servicio
Secreto, lo siguió la corta distancia a un viejo hangar.

XWPColección: Página y Facebook 208


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia miró sus botas, ya cubiertas de polvo. El suelo del hangar era de tierra dura
compacta, de color marrón rojizo, las paredes hechas de láminas de metal salpicadas de
agujeros irregulares cada pocos pasos, como una pared gigante de queso suizo. No
exactamente tranquilizador, pensó, pero los aviones y helicópteros que no se ven tronando
por encima la hicieron sentir más segura. Había soldados con uniformes de camuflaje por
todas partes, y no sólo soldados estadounidenses. Notó las tropas de la OTAN de Canadá,
los Países Bajos, Italia, Francia, Gran Bretaña e incluso Japón. La OTAN es una
organización multinacional asombrosa.

"¿Estás bien?" Alex le susurró a su lado.

"Claro." Julia le mostró a Alex lo que esperaba fuera una sonrisa tranquilizadora. Levantó
la cámara para tomar algunas fotos mientras un oficial explicaba las reglas.

No saldrían fuera de la alambrada, dijo. Demasiado peligroso para personalidades tan


destacadas, les dijo, y Julia se alegró de la restricción. No se sentía particularmente
aventurera, y especialmente no quería preocuparse sobre los ataques suicidas, las minas en
los caminos, los francotiradores y todo lo demás. No, quedarse aquí en la base con todos
los aviones de combate, helicópteros de ataque y soldados armados hasta los dientes
estaba bien con ella, muchas gracias. Tal vez no era mucho una periodista para sentirse tan
cobarde sobre todo eso, pero al menos estaría a salvo.

El oficial les advirtió contra la complacencia — la parte donde trató de asustarlos, Julia
supuso. Explicó sobre la posibilidad de ataques y les habló sobre los refugios contra
bombas de hormigón cada cien yardas más o menos, y cómo tenían que correr de
inmediato a uno de ellos si sonaba la sirena de alarma.

Ella no estaba particularmente preocupada. La presencia de Jane en la base era muy


secreta, y sólo tenían que pasar veinticuatro horas. ¿Cuáles eran las probabilidades de que
algo ocurriera? Bajo. Condenadamente bajo. Le había dicho eso a Corey.

Un recorrido rápido era lo siguiente en el orden del día. A Julia le pareció que la base se
parecía más a una obra de construcción, o tal vez a un puerto de embarque, compuesto por
edificios construidos apresuradamente hechos de madera contrachapada y desprovistos de
pintura, cobertizos prefabricados de acero galvanizado y contenedores de metal que
servían como oficinas e incluso viviendas. Los camiones de volteo, camiones de
combustible y vehículos militares retumbaban alrededor, levantando nubes de polvo de
color marrón a su paso. Pero también notó un poco de civilización: una cafetería, un par
de restaurantes, una tienda y una peluquería.

"Mira," Alex dijo, señalando con impaciencia una gran área rectangular cerrada por
tableros de madera contrachapada de tres pies de alto. "Un arena de hockey al aire libre!"

XWPColección: Página y Facebook 209


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Julia negó con la cabeza mientras Jane se reía. Sabía que Alex no abandonaría KAF hasta
que jugara un partido de hockey con las tropas. Alex era una loca del hockey. Había sido
una jugador estrella en la universidad, incluso jugando para el equipo nacional de Estados
Unidos en los Juegos Olímpicos de 1998. El hockey fue su primera amor en serio.

Carter le dio un codazo a Alex. "¿Por lo menos sabes jugar al hockey sin patines?"

"Creo que puedo manejarlo de alguna manera," Alex respondió. "Por suerte traje tenis."

Después de una breve visita a la gran instalación de comedor o DFAC, Julia y el grupo
caminaron la corta distancia hasta el hospital de la base, la Unidad Médica Multinacional.
Jane se animó de inmediato, haciendo preguntas acerca de su equipo de diagnóstico, ¿qué
tipo de cirugías y atención del trauma realizaron, cuántas camas, cuántos miembros del
personal, cuántos pacientes había en un día determinado. Sobre todo, sus preguntas se
centraron en lo que les faltaba. El coronel que realizaba el recorrido vaciló.

"Por favor," Jane persistió. "Estoy muy impresionada con su instalación, pero hay algo
que necesite aquí? Podría ser capaz de ayudar."

Finalmente, el coronel se encogió de hombros y le dio una sonrisa renuente. "Podríamos


usar más luces quirúrgicas generales y otra máquina de ultrasonido portátil."

Jane asintió hacia Carter, quien escribió en su cuaderno.

"¿Qué pasa aquí cuando hay un ataque?," Alex preguntó.

"Movemos a los pacientes que son móviles," el coronel respondió. "Los que están
demasiado enfermos para moverse, los cubrimos tanto como podemos y esperamos lo
mejor. Nunca hemos perdido a nadie de esa manera todavía." Él hizo una demostración de
cruzar los dedos.

Jane siguió interrogando al coronel en el hospital, maravillada en voz alta por la cantidad
de medicina moderna que podían realizar tan cerca de los campos de batalla. De hecho,
justo en medio de la zona de guerra, los médicos podían realizar cirugías completas, e
incluso tuvieron el lujo de un moderno laboratorio de sangre, rayos X y un escáner CT.

En la Primera Guerra Mundial, el coronel explicó, los soldados heridos podrían no recibir
atención médica durante dos o tres días, momento en el cual la mayoría de ellos
murieron. En comparación, los soldados heridos ahora podían ser evacuados en minutos y
hacia una mesa de operaciones dentro de una hora.

XWPColección: Página y Facebook 210


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

La atención de Alex se había desviado claramente, porque luego preguntó en voz baja al
coronel si había alguna posibilidad de que pudiera unirse a un juego de hockey por la
tarde.

El coronel sonrió. "Creo que hay un juego que comienza en aproximadamente una
hora. Estoy seguro de que estarían encantados de que te unas a ellos, Sra. Warner.
Demonios, tal vez puedas mostrarles una jugada o dos."

Alex casi rebotó en sus dedos de los pies con entusiasmo. Perfecto, Julia pensó. Tomaría
fotos de la futura Primera Dama jugando al hockey de pelota con soldados de la zona de
guerra.

Con Jane y Alex potencialmente en la Casa Blanca en un par de meses, se le ocurrió a


Julia que habría muchas primicias. Ser parte de esta nueva frontera era la emoción de su
vida. No podía recordar un momento en que hubiera habido tanta emoción en su vida,
tantas promesas para el futuro. Por primera vez en mucho tiempo, se sentía
verdaderamente feliz y perfectamente realizada.

Echando un vistazo a Alex y viendo su emoción por jugar al hockey, sus primeros años en
la universidad se precipitaron de nuevo a ella. Habían sido nuevas amantes entonces,
llenas de inocentes y abstractos planes para su futuro, emocionadas de estar en el borde de
algo grandioso. Ella y Alex eran personas muy diferentes ahora, pero aquí estaban, otra
vez en el borde de algo grandioso. Quien hubiera pensado que ibamos a terminar en
medio de una campaña presidencial ? Y en una zona de guerra!

El tiempo de Alex para unirse al partido de hockey de pelota salió bien con la agenda de
Jane. Jane se estaba reuniendo en privado con el general Steven Neal, lo que significaba
que Julia y Carter eran libres para ver a Alex lucir sus habilidades atléticas.

En la pista, Julia levantó la cámara para tomar algunas fotos de Alex calentando. Siempre
había sentido fascinación por la destreza atlética de Alex, incluso más ahora que eran de
mediana edad. Alex era esbelta pero musculosa y se movía con gracia, velocidad y
eficiente precisión. Su golpe de tiro era tan duro como el de los chicos y su tiro de muñeca
terriblemente precisa y engañosa. Ella no había perdido su toque.

De repente el arrepentimiento golpeó a Julia duro, como un golpe bajo en el


estómago. Había sido estúpida por dejar a Alex, estúpida por abandonar a una mujer tan
buena. Si se hubiera quedado, tal vez su relación no habría funcionado a la larga de todos
modos, pero no podía evitar sentir que se había dado por vencida demasiado pronto. Ella
amaba a Corey ahora, quería un futuro sólo con Corey, pero eso no significaba que no
pudiera preguntarse que habría ocurrido si se hubiera quedado con Alex.

XWPColección: Página y Facebook 211


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Se tragó un sollozo seco. Todo había funcionado para mejor. Ella lo sabía. Alex era feliz
ahora, y ella finalmente era feliz también. Tenía a Corey. Tenía una nueva carrera como
periodista y ahora biógrafa. La vida les había pasado. Habían sobrevivido y prosperado
con nuevas vías de felicidad. Incluso habían completado el círculo, convirtiéndose en
amigas de nuevo. Sí, eso era algo que valió la pena, y era algo para celebrar. Tenía que
recordar las cosas buenas, no los remordimientos. Necesitaba estar agradecida por lo que
tenía.

Se aclaró la garganta, le dijo a Carter que se dirigía hacia el otro lado de la pista para
tomar más fotos. "Vuelvo en unos minutos."

"No te apresures," él bromeó, bajando la voz. "Con un poco de suerte, uno de estos
fornidos soldados me llevará a la ducha con él."

Julia se rió. "¡Quisieras!"

"Sí, por desgracia, es sólo un deseo que nunca se cumplirá. Al menos no mientras sea
parte de esta pecera llamada política. Oh, pobre de mí."

Julia se rió mientras se alejaba. Pobre Carter. Él no tenía mucha vida del todo porque su
vida giraba en torno a Jane. Pero él había hecho su elección. Cuando llegara el momento
de seguir adelante, suposo que él tendría muchas ofertas de trabajo en Wall Street, en las
universidades de la Ivy League o un gran banco en alguna parte. Y estaba en camino
mientras tanto, pensó. Él le había dicho hace unos días que estaba justo donde quería estar
y que no tenía absolutamente nada que lamentar. Parecía emocionado por el futuro.

Alzando la cámara a sus ojos de nuevo y centrándose en el tema de su único pesar, decidió
que no importaba lo bueno que todo había salido al final, ella siempre sentiría
remordimiento por la forma en que había abandonado a Alex.

De la nada, un extraño ruido de silbido, agudo y desigual, chirrió pasando a Julia. Su


cámara voló de sus manos cuando una enorme explosión sacudió el suelo donde había
estado parada unos momentos antes. Sintió un destello de fuego también, la fuerza de la
explosión agitándose a través de su pecho como un pequeño terremoto. Su cara aterrizó en
la tierra, con fuerza, como si alguien la hubiera golpeado por detrás. El dolor se disparó a
través de la nariz, los ojos y los oídos. Toda su cabeza le dolía. Todo lo que podía pensar
era que no escuchaba la sirena de alarma.

Un pesado silencio cayó. Percibió el olor espeso, acre de cosas ardiendo. Esto, se dio
cuenta, era el olor, el sonido y la vista de la explosión de una bomba. Habían sido
golpeados.

XWPColección: Página y Facebook 212


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Con cuidado, Julia se puso en una posición sentada. Estaba sangrando, la parte delantera
de su camisa manchada de rojo. Su nariz. La sangre salía de su nariz. Le zumbaban los
oídos, sus botas faltaban. Los pensamientos vinieron en fugaces fragmentos. Había sido
herida. Recordó la explosión como ensordecedora, aunque estaba ahora en silencio. El
humo, la suciedad, el polvo y los escombros cubrían el suelo dondequiera que miraba.

Se desató todo el infierno. La sirena de alarma comenzó a chirriar — demasiado tarde,


maldita sea! — las botas golpeteaban en la tierra, voces gritaban, hubo más sirenas. Un
helicóptero de ataque volando bajo resonando por encima. La guerra acababa de aterrizar
a sus pies y la arrojó sobre su trasero. Santo Cristo!

Julia intentó ponerse de pie, se tambaleó y cayó hacia atrás sobre su trasero de nuevo. Un
soldado uniformado con el símbolo de un médico en el hombro de su uniforme se puso en
cuclillas a su lado, sin aliento y goteando sudor. "¿Está bien, señora?"

"Sí. No. No lo sé. ¿Qué pasó?" Había polvo en su garganta. Sangre también. Se atragantó
por un momento.

"Ha habido una explosión," él dijo. "Un cohete disparado desde algún lugar a lo largo del
perímetro de la base. Necesita atención médica, señora."

Julia sacudió la cabeza. "¿Hay otros heridos?"

Él asintió con gravedad. Miró más allá de él. Alex y los soldados que habían estado
jugando hockey de pelota estaban sentados o acostados. Un par de ellos tropezaron
alrededor, ensangrentados y despeinados. Pensó que Alex era una de las que estaba dando
tumbos, pero no podía estar segura.

Carter, pensó con repentina desesperación. ¿Dónde estaba Carter? Las gradas en las que
había estado sentado, el lugar donde ella había estado sentada hace unos momentos, se
había ido. Un cráter ennegrecido abierto sombríamente en su lugar. Trozos de madera y
metal yacían astillados a su alrededor.

"Oh Dios," dijo con voz ronca. "No. Por favor no."

***

Ante el sonido de la explosión, Jane y el general Neal salieron corriendo de sus asientos
en el interior del cobertizo prefabricado. Justo afuera de la puerta, dos agentes del Servicio
Secreto intentaron detenerla.

"Tenemos que llevarla a un refugio de inmediato, Señora Vicepresidenta," anunció un


agente.

XWPColección: Página y Facebook 213


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No. Necesito encontrar a Alex," ella respondió.

"La base parece estar bajo ataque," él dijo enérgicamente.

"No me importa. No voy a esconderme en un refugio."

Un soldado corrió hasta ellos, agarrando su rifle. "Le acompañaré al refugio, señora."

"No hasta que sepa lo que ha pasado."

"Ha habido un ataque con misiles," el soldado dijo con calma. "Sólo uno, pero fue un
golpe bastante significativo, señora. Tenemos ahora el apoyo aéreo y algunos vehículos
blindados rastreando a los insurgentes. Ellos destruirán los objetivos enemigos en poco
tiempo."

El corazón de Jane latía en su garganta. La base había sido atacada. ¿Fue su culpa? El
enemigo había de alguna manera descubierto que estaba allí? El ataque había sido dirigido
hacia ella? Se tragó su miedo, tratando de frenar la adrenalina corriendo por su
cuerpo. "¿Hay bajas?"

"Me temo que sí, señora. No sé en qué proporción."

Ella temía la respuesta a su siguiente pregunta. "¿Dónde golpeó el misil? ¿Qué parte de la
base?"

"Al lado de la plataforma de hockey, señora."

Oh Dios. Alex. Si algo le ha pasado, nunca me lo perdonaré. Le tomó cada onza de su


fuerza mantener la calma. "Lléveme allí, sargento."

"No tengo autorización para hacer eso, señora. Todos los civiles deben trasladarse
inmediatamente al refugio más cercano hasta que todo este despejado."

Los agentes del Servicio Secreto estuvieron de acuerdo, cada uno agarrando un codo para
guiarla en la dirección correcta, pero Jane clavó sus talones. No podía soportar la idea de
ser mantenida en la oscuridad y esconderse hasta que el peligro hubiera
pasado. Necesitaba saber que estaba pasando. Necesitaba saber si Alex, Carter y Julia
estaban a salvo. Necesitaba hacer algo, para ayudar, para estar en medio de las cosas. Ella
era una líder, no una seguidora.

"Soy doctora," dijo con firmeza, jalando apartándose. "Puedo ayudar."

XWPColección: Página y Facebook 214


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

El dolor atravesó el brazo derecho de Alex como una corriente eléctrica. Tuvo que
sostener la extremidad inútil con su brazo sano. Mientras rápidamente hizo un balance de
sí misma, se sintió aliviada al descubrir que un brazo roto parecía ser la peor de sus
heridas.

Algún tipo de escombro le había golpeado con fuerza y la dejó magullada, pero
afortunadamente la mortal metralla había omitido algo vital. Estaba cubierta de polvo. Su
cabeza latía de la conmoción cerebral de la bomba, pero estaba bien. Más bien que la
mayoría de las personas a su alrededor.

Tropezando alrededor de la arena, Alex revisó el impactante daño. Varios de sus


compañeros de hockey — todos ellos hombres a los que había sido presentada sólo unos
minutos antes pero cuyos nombres no podía recordar ahora — yacían en el suelo, algunos
gimiendo, algunos sangrando, algunos inconscientes. Algunos estaban muertos. Ella sabía
que estaba en estado de conmoción, pero su entrenamiento se activó.

No podía ayudar a los muertos, así que fue a la primera persona gravemente herida pero
viva con la que se cruzó. Un soldado yacía de espaldas, sin aliento, saliva con sangre
goteando por la barbilla. Él trató de incorporarse. Ella usando su brazo bueno, suavemente
lo empujó hacia abajo. Su camiseta estaba ensangrentada. Metralla, un pulmón colapsado,
supuso.

"Alex!" Jane corrió a su lado, un soldado armado y dos agentes del Servicio Secreto sobre
sus talones. "Cariño, ¿estás herida?"

Alex se levantó y presionó a Jane. Sus rodillas se debilitaron repentinamente. Quería


colapsar en los brazos de Jane, calmarse y tranquilizarse, pero necesitaba mantenerse
unida y seguir siendo fuerte durante al menos un poco más de tiempo. "Estoy bien. Un
brazo roto, creo."

"Oh, Dios, déjame ver."

"No." Alex se apartó a pesar del dolor que le atravesaba el brazo. "Estos chicos necesitan
más ayuda que yo."

Jane se puso de rodillas, ordenando al soldado que le había acompañado que buscara una
camilla para transportar al hombre tendido boca abajo al hospital a unos cientos de yardas
de distancia.

El aire todavía olía a humo, fuego, sangre y muerte, Alex pensó confusamente. Jane tomó
el pulso y las respiración del hombre herido — había poco más que pudiera hacer sin el

XWPColección: Página y Facebook 215


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

equipo apropiado, y luego se trasladó a la siguiente víctima a unos pocos pies de


distancia. La parte inferior de su brazo izquierdo estaba destrozado por la metralla y
sangrando profusamente. Los huesos y los tejidos eran visibles. Alex se preguntó si su
brazo podría salvarse.

"Dame tu corbata," Jane ordenó al agente a su lado.

Él obedeció. Jane formó rápidamente la corbata en un torniquete antes de seguir con el


triaje (*) y darle los primeros auxilios básicos a más heridos. Ella trabajó de manera
eficiente y con un propósito. Alex se dio cuenta de que ninguno de los soldados comentó
la identidad de Jane. Tal vez estaban demasiado conmocionados para notar que la mujer
que los atendía era la vicepresidenta de los Estados Unidos.

Los médicos y soldados aptos llegaron en tropel para empezar a recoger y transportar a los
heridos. Jane finalmente se detuvo. Estaba cubierta de mugre, sudor y manchada con la
sangre de las víctimas. Sus ojos se veían cansados pero su mandíbula estaba fija en una
sombría determinación.

"Alex, tienes que ir al hospital y conseguir ese brazo arreglado," dijo con severidad.

"No hasta que hayan terminado de tratar a todos los demás."

Jane dejó escapar un suspiro infeliz. "De acuerdo, entonces. Vamos a buscar a Julia y
Carter."

"Allí," Alex dijo, señalando a Julia a cierta distancia. Ella estaba sosteniendo un trapo o
una camisa ensangrentada en su nariz. "Julia!"

Julia tropezó con incertidumbre hacia Alex y Jane. "Gracias a Dios que ambas están bien."

"Parece que tienes la nariz rota," Jane aconsejó. "Necesitas que te atiendan. ¿Cómo estás
de otra cosa?"

Julia negó con la cabeza. Las lágrimas comenzaron a derramarse por sus
mejillas. "Carter. Yo-yo no sé que le pasó. No puedo encontrarlo."

"Está bien, tomalo con calma," Alex dijo. "¿Dónde lo viste por última vez?"

(*) Método de selección y clasificación de pacientes empleado en la medicina de emergencias y desastres.

XWPColección: Página y Facebook 216


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Por allí." Ella señaló hacia el desastre ennegrecido, humeante y astillado que una vez
fueron las gradas. "Estábamos sentados allí, mirándote jugar al hockey, entonces me moví
al otro lado de la pista para tomar más fotos. Eso fue cuando sucedió."

Alex sintió que su estómago cayó en sus zapatos. Volvió a mirar hacia el lugar donde Julia
había señalado, viendo nada de las pequeñas gradas sino trozos carbonizados de madera,
escombros y un cráter del tamaño de una pequeña piscina. Oh, Dios.

"¿Estás segura?"

Julia comenzó a sollozar. "Sí estoy segura. No lo he visto desde entonces."

Alex puso su brazo sano alrededor de los hombros de Julia. "Va a estar bien. Vamos a
salir de esto, pase lo que pase." Si lo decía bastantes veces, tal vez se haría realidad.

El humo flotaba pesadamente en el aire como un signo de exclamación ante las palabras
de Alex. Jane cayó lentamente de rodillas, llorando abiertamente, sus hombros
temblando. Alex sabía — todos sabían — que Carter se había ido.

XWPColección: Página y Facebook 217


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO VEINTIUNO
Corey envolvió sus brazos alrededor de su pecho mientras estaba parada en el césped de la
Casa Blanca, esperando que el Marina Dos trajera a sus seres queridos a casa. No era sólo
el frío de Octubre en el aire, sino el frío en su corazón que la hizo temblar. Will Carter
estaba muerto, muerto instantáneamente en el ataque insurgente en la base de Kandahar
— el único civil muerto en el ataque. Su amante había sido herida. Alex también. Y Jane,
aunque no estaba herida físicamente, todavía le quedaba un mes de una campaña
agotadora. ¿Estaría dispuesta a hacerlo ahora? Estaría sacudida, distraída por el trauma y
el dolor? ¿Desilusionada? ¿Cómo iban a pasar todos estos meses finales ahora?

Era irónico que en los dos días desde el ataque mortal, el heroísmo de Jane bajo fuego se
había vuelto viral a través de los medios de prensa y en Internet. Ella era la candidata que
se elevó por encima de la desesperación, el caos y el peligro para emerger como un líder
brillante y sin miedo. Pero Corey conocía a Jane mejor que casi nadie en esta tierra. Sabía
que Jane se oponía a este tipo de adoradora atención.

Jane le había dicho a Corey por teléfono que no quería que el evento en Kandahar se
convirtiera en el momento definitorio de su campaña o una hazaña política. Fue una
terrible tragedia, había dicho llorando, una pesadilla desgarradora donde ella, Alex, Julia y
Carter simplemente habían estado en el lugar equivocado en el momento
equivocado. Había sido una coincidencia que los insurgentes atacaran la base durante su
visita. Una casualidad. Ella había hecho lo que cualquiera en su posición habría
hecho. Nada de esto tenía algo que ver con la campaña.

"No quiero que esto se convierta en parte de la campaña. Eso no era de lo que se trataba,
Corey. Es una tragedia y debe ser tratada como tal," Jane le había repetido.

Sin embargo, el ataque era parte de la campaña ahora. Se había convertido de repente en
la fuerza motriz, lo que mostraba claramente el poco control que en realidad tenían sobre
la campaña y sobre la imagen de Jane, Corey pensó.

Colby Harrison estaba siendo implacablemente ensartado por los medios de comunicación
por haberse sentado en casa viendo las eliminatorias de béisbol mientras Jane salvaba
vidas en una zona de guerra. Pobre bastardo, pensó Corey, recordando los dibujos
animados en el Washington Post esta mañana representando a Harrison en un La-Z-Boy
(Fabricante de muebles estadounidense), bebiendo una cerveza y viendo un partido de
béisbol mientras una barra de noticias informaba sobre las hazañas de guerra de Jane
aparecía en su televisión. Él era constantemente molestado por los periodistas y en
repetidas ocasiones cuestionado y censurado por su falta de valentía y su compromiso con
las tropas.

XWPColección: Página y Facebook 218


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Él no estaba manejándolo bien. Había explotado por una condenada pregunta en la CNN,
gritando que él no tenía un cofre lleno de medallas, que no podía salvar la vida de las
personas con un título médico, pero eso no significaba que fuera un ser humano inútil o no
apto para servir como presidente.

El ataque en Afganistán fue fundamental para la campaña, ya sea que Jane y Harrison lo
quisieran o no. Con el día de las elecciones acercándose rápidamente, los votantes
recordarían las imágenes de Jane, ensangrentada y desaliñada, atendiendo a los heridos en
la base, y recordarían a Harrison furiosamente tratando de justificarse mientras que no
había hecho nada.

Corey volvió a temblar cuando el helicóptero apareció a la vista, las palas del rotor
resonando en el cielo. Se sentía asustada por todos ellos. ¿Cuál era el estado de ánimo de
Jane? Qué tan mal se había lastimado el bello rostro de Julia? Su amante estaría bien o
estaría traumatizada? ¿Cómo iban a manejar la aplastante atención de la prensa en los
próximos días? Y cómo iban a manejar las agotadoras demandas de la campaña en sus
últimas semanas, especialmente sin el brillante Will Carter. Oh, Dios, pobre Carter ...

Corey se secó las lágrimas de su rostro cuando el helicóptero aterrizó. Una a una, las
personas que amaba descendieron lentamente los escalones metálicos mientras un infante
de marina uniformado saludaba.

Alex había descendido primero. Corey corrió hacia ella y la abrazó ferozmente, con
cuidado de evitar el brazo enyesado en su cabestrillo. Alcanzó por Jane al lado,
abrazándola por un momento largo y conmovedor, tan sólo dos hermanas abrazandose la
una a la otra de una manera que no habían hecho en años. Ambas disueltas en lágrimas.

Jane le susurró que estaba bien, pero que las cosas nunca volverían a ser iguales porque
habían perdido a uno de los suyos.

"Lo sé, cariño, lo sé," Corey murmuró antes de alejarse y moverse hacia Julia.

"Oh, mi dulce amor," susurró entre sollozos. Abrazó a Julia cerca, presionando su cara en
su cuello. "Estoy tan contenta de que estés viva. Tan contenta de que estés en mis brazos
otra vez. Oh, Dios, estaba tan asustada. Podría haberte perdido."

"No me has perdido, estoy aquí mismo," Julia respondió con una voz cruda por la
emoción. "Pero hubo un momento cuando — "

"Lo sé, cariño, lo sé. ¿Como te sientes? ¿Cómo está tu nariz?" Corey se echó hacía atrás
para estudiar el rostro de Julia, notando los moretones negros y azules. Su nariz estaba
vendada y sus ojos eran como una máscara de mapache.

XWPColección: Página y Facebook 219


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Está bien, pero mis días de modelado ..."

Alentada por el intento de Julia de bromear, Corey le abrazó con fuerza de nuevo. "Estás
aquí conmigo, y nunca te voy a dejar fuera de mi vista!" Lo decía en serio. No arriesgaría
a Julia de esa manera nunca más. Si algo sucedía, ella quería que estuvieran juntas.

Sabía que podía hacer muy poco excepto revolotear alrededor de su hermana, su cuñada y
su amante el resto del día y la noche, ofreciendo apoyo físico y verbal. Las tres habían
sido atendidas en un hospital militar estadounidense en Landstuhl, Alemania, después de
salir de Afganistán. Ahora que habían regresado a su hogar, serían examinadas de nuevo
en el hospital Walter Reed al día siguiente o dos, le habían dicho a Corey, sólo para
verificar que estuvieran bien.

Jane anunció cansadamente que todos se reunirían con Steph mañana y hablarían sobre
qué hacer a continuación, dejando en claro que esta noche no era una noche para hablar de
política.

Por una de las pocas veces en su vida, Corey no pudo obtener una lectura de Jane. La
tristeza cubría los ojos de su hermana, aunque su expresión se mantuvo neutral. Jane
mantuvo sus emociones bajo control, sin revelar nada con sus palabras o su lenguaje
corporal. Se había retirado en sí misma.

Corey quería saber lo que estaba pensando, lo que estaba sintiendo, si iba a estar bien. Las
tres habían sufrido un terrible trauma, pero conocía a Jane lo suficientemente bien como
para saber cuándo no presionar y darle algo de espacio. Ahora era una de esas veces. La
campaña esperaría todo el tiempo que Jane necesite, y no habría ninguna respuesta a las
preguntas de Corey en este momento.

***

Un día después, a Jane todavía le resultaba imposible concentrarse en nada durante más de
un minuto o dos a la vez. Ella abrió la reunión de estrategia con su equipo hablando de
Will Carter, recordándolo, intercambiando historias, todos riéndose y llorando. Steph y
Corey acordaron en que sería una buena idea que ella y Alex asistieran a su funeral en
Filadelfia más adelante en la semana. En el momento en que empezaron a hablar de la
campaña, sin embargo, Jane se desentendió en entumecimiento. Una montaña de palabras
sin sentido se derramó a través de la habitación. Debate. Discurso. Fort Bragg (Base
militar). Televisión. Encuesta. Ella no captó nada, las palabras arenas movedizas en su
mente. Estaba en duelo y en estado de conmoción, lo sabía mucho, encontrando un
fastidio simplemente poner un pie delante del otro. De hecho, Alex, con sólo el brazo
bueno, la había ayudado a vestirse esta mañana.

XWPColección: Página y Facebook 220


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Le tomó un momento para darse cuenta que la conversación se había detenido. Tanto
Steph y Corey la miraban, la preocupación arrugando sus frentes.

"¿Qué?" Arremetió a la defensiva.

"¿Estás bien?," Steph preguntó.

"No, no estoy bien! Jesucristo, ¿qué te parece?"

Sus expresiones se agudizaron por la sorpresa. Tales erupciones de ella eran raros, casi
desconocidos, pero qué demonios esperaban? Jane estaba furiosa. Su brillante, hermoso
Carter se había ido. ¿Realmente creían que se suponía que derramaría algunas lágrimas, y
luego continuaría como si nada hubiera pasado? Simplemente tómate un par de días de
descanso, y vuelve a la campaña electoral como si la muerte de Carter fuera un obstáculo
menor o una demora? Un revés temporal? No. En lo que a ella se refería, la campaña
había terminado. Había terminado de romperse el culo y renunciado a meses de su vida
cuando no sólo podían ser todos sus esfuerzos para nada, sino que la vida misma podría
terminar en una tragedia, tal como lo había hecho con Carter. En el momento de esa
terrible explosión, su motivación se había disuelto, se dio cuenta ahora.

"He terminado," dijo simplemente y con una tranquila finalidad.

Corey y Steph la miraron con aturdida incredulidad.

***

Alex nunca había visto a su pareja tan desanimada, tan apática. Todos estaban
desconsolados por la muerte de Will Carter, pero los días habían pasado y todavía Jane
estaba sentada aturdida mirando por la ventana o sentada en la oscuridad durante horas,
hablando sólo cuando se le hablaba, apenas comiendo, apenas consciente del torbellino
pasando a su alrededor. Estaba presente pero ausente, después de haber perdido no sólo a
su amigo y colega, sino su impulso para la campaña.

Completamente perdida, Alex finalmente consultó al médico de la Casa Blanca, quien


sugirió que el incidente en Afganistán podría haber desencadenado el dolor de Jane por la
muerte de su esposo en un accidente aéreo hace más de doce años. Cierto o no, su
diagnóstico no cambió nada. Ella tenía una última esperanza — la madre de Jane.

El fin de semana, Alex y Jane abordaron el tren de Washington a Filadelfia, para el


funeral de Will Carter. Dos vagones privados estaban reservados para su séquito, que
incluía una falange de agentes del Servicio Secreto. El grupo abordó detrás de los otros
pasajeros. El estado de ánimo era sombrío. Nadie habló. Se les había pedido a los
periodistas y fotógrafos que se mantuvieran alejados del funeral, y hasta el momento al

XWPColección: Página y Facebook 221


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

menos, estaban siguiendo órdenes, pero Alex se sentía francamente extraña al estar en
público con Jane y no tener cámaras enfocadas en ellas.

Jane tomó asiento junto a la ventana, inmediatamente girando la cara para mirar
tristemente afuera hacia el cielo nublado y lluvioso. El clima parecía coincidir
perfectamente con el estado de ánimo de todos.

Con silenciosas sacudidas de cabeza, Jane rechazó las ofertas de algo para comer o
beber. Alex suspiró y le dio a Corey un ligero asentimiento. Un momento después, María
Kincaid entró en el vagón privado, justo cuando el tren se puso en movimiento.

"Madre, ¿qué haces aquí?," Jane preguntó, sonando tanto molesta y aliviada.

María se inclinó para abrazar a su hija. "Alex me dijo que me necesitabas, y con solo
verte, veo que tenía razón."

El destello de irritación de Jane se dirigió directamente hacia Alex, dos dagas negras
clavándose en ella.

"Estoy bien, Madre, aparte de estar triste como el infierno por Will Carter."

María se sentó en el asiento frente a Jane. "Lo siento mucho, querida. Era un hombre
encantador. Lamento mucho no haberme unido antes. Sabes que te ves horrible, ¿verdad?"

"Gracias por el voto de confianza."

"Oh, Jane, cariño, sabes lo mucho que odio verte lastimada." María se inclinó más cerca y
bajó la voz. "Ambas hemos pasado por tantas pérdidas, tanto dolor. Sé cómo te sientes,
cariño."

Jane volteó la cara hacia la ventana surcada de lluvia de nuevo mientras las otras personas
en el vagón en silencio desaparecieron hasta que sólo quedaban Jane, Alex y María.

"Sólo quiero protegerte," María agregó, la emoción temblando su voz. "Para ayudarte en
cualquier forma que pueda."

"No puedes protegerme, madre. No podrías protegerme de la muerte de Joe Junior, de la


muerte de papá, de la muerte de Dan. No puedes protegerme de nada de esto. Nadie
puede, parece."

"Ya lo sé, querida. Pero podemos ayudarnos unos a otros a sanar, ayudarnos mutuamente
a seguir adelante. Tú, yo, Alex, Corey, somos todo lo que tenemos. Tenemos que
ayudarnos unos a otros, no lo sabes? Somos una familia."

XWPColección: Página y Facebook 222


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Sí, sé todo eso. Pero dime algo: ¿para qué diablos es todo esto, de todas formas?"

"¿Qué?," María preguntó pacientemente. "¿Para qué es todo?"

"Matarme para convertirme en presidenta. Matando a un querido amigo en el proceso


también."

"Ahora espera," María dijo, señalando con el dedo a Jane. "Tú no mataste a tu amigo. Pero
sí, te estás matando al no comer, no dormir, no cuidarte en este momento."

Jane no respondió.

María esperó un momento antes de continuar. "Sabes que tu padre pasó por el mismo
proceso cuando Joey murió? Las dudas, la inutilidad. El querer renunciar."

Alex sabía que Jane había perdido a su hermano mayor por la leucemia cuando estaba en
la universidad. El niño de los ojos de su padre, Joey había sido destinado a seguir sus
pasos políticos. Jane, en la universidad cuando su hermano murió, no había querido tener
nada que ver con la política hasta mucho después en la vida. Cuando finalmente lo hizo,
fue totalmente su propia decisión y en sus propios términos.

Jane giró los atormentados ojos de nuevo hacía su madre. "¿Él lo hizo?"

"Sí. Quería abandonar la política. Se culpaba a sí mismo. Pensó que presionar demasiado
fuerte a Joey lo había hecho enfermar. Se entristeció durante dos años, totalmente
inseguro de qué hacer."

"¿Qué le hizo cambiar de opinión acerca de dejar la política?" Fue el primer indicio de
interés que Alex había detectado en la voz de Jane durante toda la semana.

María sonrió débilmente. "No quería dejar un legado sin terminar. Él sabía que al final
habría estado demasiado insatisfecho, demasiado atormentado por todas las cosas que
había dejado sin hacer. Llegó a un punto en que me dijo que no podría mirarse en el
espejo si se daba por vencido, que siempre estaría decepcionado de sí mismo. Y sintió que
estaría defraudando a Joey al no seguir adelante."

Jane lo consideró durante un largo tiempo antes de responder en un susurro, "Maldita sea,
madre." Giró los ojos entrecerrados hacia Alex. "Y maldita tú también, Alex."

"¿Qué?" Alex y Maria preguntaron al unísono.

"Por saber exactamente qué decir."

XWPColección: Página y Facebook 223


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Alex compartió una sonrisa secreta con su suegra. Jane conseguiría superar el bache
ahora. Lucharía para terminar su misión y lucharía para continuar el legado de Carter
también.

Como si fuera una señal, Corey y Steph irrumpieron en el vagón del tren, Steph agarrando
un periódico contra su pecho.

"Muy bien," Jane dijo en un largo suspiro. "Qué es lo que quieres que vea en ese
periódico?"

Corey parpadeó una pregunta hacia Alex. Alex asintió muy ligeramente.

"Es el Post de esta mañana," Corey respondió. "Colby Harrison dijo en una aglomeración
de prensa anoche que tu desaparición de la escena pública durante la semana pasada
muestra tu falta de interés en ser presidenta. Dice que servirías mejor al país regresando a
la medicina, tal como lo hiciste en Kandahar."

Alex observó las facciones de Jane endurecerse. Su cara se puso de un rojo intenso
enojado. Sus ojos se volvieron negros como el carbón. Alex celebró en silencio. Sí! Jane
estaba de vuelta.

Jane saltó de su asiento en un rápido, enérgico movimiento. "Déjame ver ese maldito
periódico."

Mientras Jane empezó seriamente a mirar el periódico, Alex notó que María se acercaba
furtivamente a Corey y puso un brazo alrededor de su cintura. "Ahora tú, mi otra dulce
hija, necesitas venir conmigo y tener una pequeña charla cara a cara."

"¿Yo?" Corey parecía que temía que estaba en algún tipo de problema.

"Sí, tú, querida. Dime lo que está pasando en tu vida."

Corey echó una mirada impotente en dirección de Alex mientras su madre la alejaba. Alex
sonrió para sí misma. Para cuando María comenzó a enfocar algo de atención en Corey,
pensó con diversión. Hora para sacar la vieja charla.

XWPColección: Página y Facebook 224


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

CAPÍTULO VEINTIDÓS
"¿No te preocupa que por descorchar el champán, vamos a echarle la sal a tu hermana?,"
Julia preguntó en broma.

Corey se rió y se subió sus lentes. "De ninguna manera. El fuego está de vuelta en el
vientre de Jane, lo que significa que va a destruir absolutamente a Colby Harrison esta
noche. De hecho, le doy unos seis minutos antes de que le dé el golpe de gracia."

Con la elección a sólo una semana de distancia, era el último debate televisado de los
candidatos. Jane había ganado fácilmente el primer debate.

El segundo había sido considerado un empate por los expertos, aunque Jane y su personal
no estaban de acuerdo. El debate final era el que todos recordarían. A la defensiva desde
la heroica hazaña de Jane en Kandahar, Harrison había más recientemente adoptado una
postura adversaria, cuestionando las motivaciones de Jane por querer ser presidenta y
públicamente dudando de su aptitud emocional para la oficina en un último esfuerzo para
salvar lo que él pudiera antes de las elecciones.

Jane se mantuvo muy por delante en todas las encuestas. Podría muy bien telefonear en el
debate de esta noche y todavía patearle el trasero a Harrison, Julia lo sabía. Pero ese no era
el estilo de Jane. Ella se pararía sobre él durante el conteo de diez y se aseguraría de que
no se levantara de la colchoneta de nuevo.

Julia sorbió su champán, motivada por las perspectivas positivas de Jane y por la pregunta
que Corey había planteado anteriormente sobre una cena casera de carne borgoña. La
pregunta la había dejado sin aliento pero no había respondido todavía, prefiriendo la lenta
y deliciosamente tortura de su amante por más tiempo.

"Todavía no puedo creer que Jane te haya liberado esta noche," dijo. "¿No eres su amuleto
de buena suerte en estas cosas?"

"Ella no necesita suerte, no cuando es tan claramente superior a Harrison." Corey se


recostó en la almohada con un suspiro de satisfacción, dejando que la satinada sábana
blanca cayera hasta su cintura. Apoyó la copa de champán contra su pecho desnudo. "Ella
también está preparada para observar cuidadosamente. No puede perder."

Aunque halagada de que Corey hubiera elegido pasar la noche con ella en vez de entre
bastidores en el debate, Julia se mantuvo escéptica. Normalmente, Corey habría estado
con Jane justo hasta el momento de subir al escenario, y luego se habría quedado atrás en
las sombras, dando señales de mano o ciertas miradas clave para instruir a Jane, todo el
tiempo haciendo furiosas anotaciones.

XWPColección: Página y Facebook 225


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No tuviste un desacuerdo con ella, ¿verdad?"

Corey se rió despectivamente. "Un desacuerdo nunca me impediría hacer mi trabajo."

"Entonces que lo hizo esta noche?"

"Ven acá."

Julia se apoyó contra Corey, diminutas, placenteras agujas de cálidez y electricidad


picando su piel.

"Le dije que tenía algo más importante que hacer esta noche."

"Como ver el debate en la cama conmigo?" Julia dijo.

"Entre otras cosas, sí." Los labios de Corey se deslizaron sobre el cuello de Julia, la
calidez y la sedosidad de los besos encendiendo un nuevo calor.

"Hmm, ¿quieres decirme cuáles son esas otras cosas?"

"No, pero te voy a mostrar."

Julia se rió bajo en su garganta. "¿No nos perderemos el debate?"

"Diablos, no comienza hasta dentro de otros diez minutos."

"Diez minutos es sólo una probada, mi amor."

"Entonces una probada es todo lo que necesito," Corey dijo, la lujuria espesando su voz.

Torpemente, Julia dejó la copa de champán en la mesita de noche, y luego tomó la copa de
Corey y la puso junto a la suya. Se deslizó en los suaves, cremosos confines de la cama.
Rápida como un puma, Corey se abalanzó sobre sus pechos y comenzó a chupar
vorazmente, casi dolorosamente.

"¿No vas a besarme primero?," Julia preguntó, pero sólo estaba bromeando. A ella le
encantaba cuando Corey jugaba con sus pechos y se había venido de esa manera más de
una vez.

"Oh, voy a besarte, cariño, pero no en la boca."

XWPColección: Página y Facebook 226


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

Corey rápidamente se movió a lo largo del cuerpo de Julia. Al instante, la experta y


hambrienta boca de Corey estaba en ella, chupando y lamiendo, sus caricias audaces,
exigentes y confiadas.

A Julia se le ocurrió que conocían el cuerpo de la otra, las necesidades de la otra, tan
perfectamente ahora. "Jesús," murmuró sin aliento. "No estabas bromeando sobre los diez
minutos."

Los dedos de Corey se deslizaron dentro de ella y se movieron al ritmo del frénetico ritmo
de su lengua, una combinación que apretó el centro mismo del ser de Julia en una masa
fundida, temblorosa, sin aliento, gimiente, retorcida de necesidad. Cada músculo de su
cuerpo se puso rígido. Sus pensamientos aplastados. Ella sólo existía en la punta de la
lengua de su amante.

"Oh, Dios, Corey," murmuró una y otra vez cuando un orgasmo la atravesó
violentamente. No quería que Corey se detuviera, pero sabía que no podía aguantar mucho
más placer.

Con su energía agotada, tiró de Corey y la abrazó con fuerza mientras seguía
temblando. "Me encanta cuando me haces eso, nena."

"No tanto como me encanta hacerlo para ti."

"Ah, sí?," Julia preguntó, todavía sin aliento por su orgasmo.

"¿Quieres apostar?"

"Seamos sinceras. Tengo que mantenerte satisfecha al menos hasta que contestes a mi
pregunta."

"En ese caso, puede que nunca responda."

Corey se rió con dulzura. Julia sabía que su amante entendía por completo el pequeño
juego que jugaban.

"Oh, responderás. Créeme. Tengo formas de sacártelo." Extendió la mano a través de Julia
para presionar el botón del volumen en el control remoto de la televisión.

"Mierda. Son esos ya diez minutos?"

"Lo siento, querida. Pero tan pronto como este debate haya terminado, tu cuerpo será mío
otra vez."

XWPColección: Página y Facebook 227


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Bueno. Esperemos que tengas razón en el golpe de gracia de Jane en seis minutos!" Julia
se acomodó para mirar.

Jane no esperó a que su oponente la criticara o le lanzara falsas acusaciones. En su


comentario de apertura, fue al centro de los recientes ataques de Harrison, llamando a sus
comentarios, "... deplorables, débiles y desesperados. Eres tú, Sr. Harrison, quien carece
de la sensibilidad, la compasión y el coraje para dirigir este país. Eres tú quien ha fallado
en demostrar la entereza para ser presidente de los Estados Unidos."

Él se estremeció ante las palabras coraje y entereza como si ella le hubiera dado un
golpe. Incluso algunos de la audicencia jadearon. Una sonrisa se dibujó en los labios de
Corey mientras miraba.

"Idea tuya salir con todo así?" Julia preguntó.

La sonrisa de Corey se amplió. "Oh, esto va a ser muy divertido."

***

Jane no aflojó sobre Harrison, Corey notó con orgullo. Criticó su trayectoria política y sus
tropiezos en la campaña, utilizando ejemplos para ilustrar su falta de visión, sus estrechos
puntos de vista conservadores en temas sociales, y sus pobres habilidades para
relacionarse con la gente común.

"Usted representa todo lo relacionado con este país que es arrogante, insensible, egoísta y
destructivo. Quieres derribar cosas, quitar cosas, separar y dividir en lugar de construir,
facilitar y cooperar," Jane dijo, mirando directamente a Harrison e ignorando las
cámaras. "Quieres llevar a este país de nuevo a la década de 1950, cuando la vida en
Estados Unidos era maravillosa si eras un hombre heterosexual, blanco, acomodado de
mediana edad. No voy a dejar que eso ocurra, Sr. Harrison. No voy a dejar que hagas eso
a este país!"

La audiencia en el debate estalló en aplausos espontáneos. Corey bombeó su puño en el


aire antes de jalar a Julia en un abrazo. Jane estaba en su mejor cara a cara. Como había
predicho, Jane estaba matando a Harrison, entregando golpe tras golpe verbal.

Estaba tan orgullosa de su hermana. Sin lugar a dudas, Jane sería la próxima presidenta. A
pesar de que no se había permitido pensar demasiado lejos, sabía que a partir de mañana,
tendrían que reunir a un equipo mucho más grande y empezar a planificar cómo Jane iba a
dirigir el país — lo que la gente necesitaba de ella, qué problemas debería centrarse en
primer lugar, qué es lo que quería lograr en su primer mandato. Una abrumadora tarea,
pero no podía esperar para empezar.

XWPColección: Página y Facebook 228


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"Estás feliz, ¿verdad?," Julia preguntó, acurrucada contra ella.

"Sí. Principalmente."

"¿Principalmente?"

"Bueno, hay una cosa de la que todavía no estoy muy contenta," Corey dijo.

Julia se volvió, su cara todavía un poco magullada por su lesión. "¿La pregunta?"

"La pregunta. O, más exactamente, tu respuesta."

Julia sonrió y parpadeó inocentemente. Corey sabía la respuesta que le daría, y sabía que
sólo estaba tomandole el pelo por alargarlo de esta manera. Ninguna de las dos quería
perderse la una a la otra o pasar más tiempo separadas de lo absolutamente necesario. La
muerte de Carter les había enseñado a ella y Julia la fragilidad de la vida, lo especial de
cada momento. Casi había perdido a su amante una vez. No iba a dejar que suceda de
nuevo.

"Tal vez sólo quiero tener más sexo contigo antes de responder," Julia dijo.

"Oh, tendrás un montón de sexo de mí. Especialmente si dices que sí y te mudas a vivir
conmigo."

"Bueno, ya que lo pones así ..."

Corey la besó apasionadamente. "Estás siendo mala."

"Oh, cariño, por supuesto que quiero mudarme a vivir contigo. Quiero ir a la cama contigo
todas las noche y despertar contigo todas las mañana, y todo lo demás en el medio."

"A pesar de que los próximos cuatro años van a ser una locura?"

"Sobre todo porque los próximos cuatro años van a ser una locura!"

"Ven aquí, nena." Corey agarró el culo de Julia — su duro, apretado culo — y la atrajo
hacia sí. Suavemente, ella y Julia se mecieron una contra la otra hasta que la mano de Julia
se deslizó entre ellas. Sus dedos empezaron a bailar sobre Corey. Moviéndose hacia ella
de nuevo, Corey colocó a Julia encima de ella y dejó que la mano de su amante suscitara
el placer más exquisito que jamás había conocido.

XWPColección: Página y Facebook 229


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Jane se negó a celebrar su contundente victoria sobre Colby Harrison en el debate final,
justo cuando se negaba a verse prematuramente atrapada en lo que seguramente sería un
triunfo histórico en tan sólo unos días. Harrison parecía sin duda fuera de combate, pero
quería ser una dama amable al respecto.

Ella era una líder — material presidencial — y eso significaba mostrar magnanimidad y
pragmatismo, no arrogancia y autosuficiencia. Nunca había frotado en la cara de su
oponente ya sea él o ella su fracaso, y no empezaría ahora.

Steph se precipitó hacia su oficina, corriendo por el control remoto de la televisión.

"¿Quieres decirme que desastre acaba de ocurrir?" Jane preguntó.

Steph burbujeaba con júbilo. "No es un desastre, jefa. Un regalo."

Jane se acercó a la pantalla de televisión mientras la CNN saltaba a la vida. Una foto fija
de Harrison tomó la pantalla, seguida de las imágenes de la campaña de él. De la voz
narrativa, oyó las palabras, "evasión de impuestos."

"¿Qué diablos está pasando, Steph?"

"Una historia acaba de estallar. Harrison es supuestamente un accionista menor en una


gran empresa de suministros de productos que ha estado comerciando con Corea del
Norte, un pequeño hecho que parece haber guardado del IRS y de los Departamentos de
Estado y Comercio."

Jane sintió que se le encogía el estómago. "Esta empresa no sería de California, ¿verdad?"

"Sí, como una cuestión de hecho."

"Y supongo que la noticia vino de una denuncia anónima?"

Steph hizo una mueca. "Veo por dónde vas con esto. ¿Quieres que lo investigue?"

"¡No! Esto no tiene absolutamente nada que ver con nosotros, y no seré arrastrada en ello
por un maldito segundo." Jane agarró el control remoto y apagó el botón de encendido.

Ella apostaría un buen dinero que sabía quien estaba detrás de este pequeño regalo
político. Parecía que Forrest Mitchell no había tomado en serio su mensaje de dejar de
inmiscuirse en la campaña.

XWPColección: Página y Facebook 230


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

***

Un último cambio de dirección por California dos días antes de la elección era casi
innecesario, pero Jane había insistido en agradecer en persona a sus seguidores allí. Alex
sabía que todas las encuestas indicaban que el estado era de ella. De hecho, todas las
encuestas mostraban que estaba al borde de una victoria decisiva, pero Jane no podía
poner fin a la campaña todavía. Era en parte superstición, parte lealtad hacia su equipo y
hacia sus seguidores que la hicieron seguir por las formalidades. No estaba en Jane
ponerse a reposar y disfrutar de su gloria, no cuando había algo que pudiera estar
haciendo.

"Sabes, cariño, en realidad podrías tomarte un día libre," Alex recordó las bromas durante
el desayuno antes. "Los votantes te perdonarían."

"Sí, pero no tiene sentido comenzar los malos hábitos ahora."

"Tomar un día de descanso no es un mal hábito."

"No, pero tener a los votantes por sentado lo es."

Alex sabía cuando perdía una discusión. Tendría mucho trabajo para ella durante los
próximos años — demonios, por el resto de mi vida — lograr que Jane se tome un
descanso.

Observó a Jane moverse por la sala de recepción, estrechado manos, susurrando algunas
palabras, compartiendo algunas risas, intercambiando historias de campaña. Alex la
siguió, uniéndose a las conversaciones. Siguieron moviéndose. Cientos de personas
estaban aquí y Jane no se detendría hasta que hubiera hablado con cada una de ellas.

Amy Roberts dio un paso en su camino, su sonrisa rebosante de ego y pretensión. Alex
sintió a Jane tensarse a su lado.

"Gobernadora," Jane dijo sin sonreír.

"Señora Vicepresidenta. O mejor dicho, Señora Presidenta." Amy sonrió triunfante, como
si hubiera tenido una participación directa en el éxito de Jane. La idea le revolvió el
estómago a Alex. "Ese título tiene un precioso sonido, no le parece?"

Jane se inclinó acercándose a la gobernadora demasiado perfumada, demasiado peinada,


su voz era una muesca arenosa por encima de un susurro. "Tú y Forrest Mitchell no son
mis dueños y nunca me poseerán. Mi destino, mis éxitos o fracasos políticos, están en mis
manos y mis manos solamente. ¿Me he explicado con claridad, Gobernadora?"

XWPColección: Página y Facebook 231


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"En realidad, no tengo ni idea de lo que estás hablando."

"Oh, creo que tienes más que una pista. Te estoy vigilando. Y estoy vigilando a
Mitchell. Si cualquiera de ustedes se acerca a mí o a mi gente, me encargaré de que no
puedas ser elegida ni a la perrera y que Mitchell no sea dueño más que de un cálido
asiento en la cárcel." La voz de Jane contenía más hielo que el cóctel en la mano de
Amy. "Ahora sal de mi camino."

Alex reprimió una sonrisa, y por si acaso dirigió una mirada feroz a la aturdida Amy
Roberts. Toma eso, Gobernadora Pendeja.

"¿Estás bien?," Alex preguntó a Jane momentos después.

Jane estalló con una sonrisa gatuna. "Me encanta una buena patada en el culo cuando está
bien merecido, ¿verdad?"

"Nah. Me encanta cuando gana el bueno. Ahora ven aquí." Besó a Jane en la boca, sin
preocuparse quién la miraba, quién reía, quién sonreía o quién se ponía incómodo. Ella
estaba besando a la próxima Presidenta de los Estados Unidos. Si a alguien no le gustaba,
podían besarle su Primer Culo!

XWPColección: Página y Facebook 232


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

EPÍLOGO
Día de la elección

Alex miró por la ventana de su hotel a la creciente multitud de personas que llenaban la
Hart Plaza de Detroit. Si bien era tradición que los candidatos pasaran el día de las
elecciones en su estado natal, deseaba en cambio que ella y Jane se hubieran unido a las
multitudes jubilosas y emocionadas en la comunidad Castro en San Francisco o en
Greenwich Village en la ciudad de Nueva York.

En el corazón de Alex, la victoria de esta noche sería una victoria histórica y única para
todos los gays y lesbianas de todo el mundo. Jane cuestionaría eso. Jane le recordaría que
su victoria, aunque aún no confirmada, era una victoria para las mujeres, para todos los
demócratas, para los habitantes de Michigan, por los privados de sus derechos y para
todos los que esperaban un Estados Unidos mejor.

"Un centavo por tus pensamientos," Jane dijo, acercándose furtivamente detrás de ella y
deslizando un brazo alrededor de su cintura.

"En nuestra victoria," Alex susurró, sus ojos clavados en la multitud de abajo. "La tuya y
la mía, ¿no es así?"

"Por supuesto que si, cariño. Tú y yo le dimos a esta pelea todo lo que teníamos. Pero es
una victoria para un montón de gente, incluyendo a Will Carter."

Carter siempre sería un recordatorio del terrible sacrificio hecho para esta campaña, Alex
lo sabía. La mención de su nombre minó algo de la alegría del momento, pero no quería
estar triste, hoy mucho menos.

"Pero no vamos a echar la sal a nada," Jane añadió. "Estamos sólo a 268 votos del colegio
electoral."

Alex se volvió hacia su compañera, estudiando su hermoso rostro. Jane se veía feliz,
aliviada, y sin embargo un poco incrédula, como si un enorme golpe de inesperada buena
suerte hubiera agraciado sus vidas. "Serás la mejor presidenta que este país haya
tenido. ¿Tienes alguna idea de la huella en la historia que estás a punto de dejar?"

Jane contuvo un largo, lento aliento. "Ahora estás empezando a asustarme."

"No lo estés. Todo lo que tienes que hacer es ser tú. Nada mas."

"Oh, sí, hay algo más. Algo enorme. No puedo hacer esto sin ti, nena."

XWPColección: Página y Facebook 233


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"No tendrás que hacerlo."

"¿Es una promesa?"

Alex se mordió la lengua. Tal vez ahora era un momento tan bueno como cualquier otro
para preguntarle a Jane. Había batallado consigo misma sobre el momento. Esta noche era
la noche más importante de la vida de Jane. ¿Realmente necesitaba agregar algo más? O
dividir la atención de Jane?

"Jane," Corey gritó desde el otro lado de la habitación, cubriendo con impaciencia la
boquilla de un teléfono. "Es Colby Harrison. ¿Te gustaría tomar la llamada en el
dormitorio?"

Alex compartió una mirada con Jane. "Él va a admitir la derrota."

Jane le hizo un guiño. "Vuelvo enseguida."

***

La multitud era grande, ochenta mil en la última estimación, y llena de energía apenas
contenida. Los cuerpos se balanceaban en la fresca brisa nocturna del río. Los carteles
apuntaban hacia el aire y las voces corearon el nombre de Jane. Grandes bocinas rociaron
música en todas las direcciones, ‘Born This Way’ de Lady Gaga inspiraron a la gente a
bailar donde se encontraban. Jane sonrió. Carter amaba a Lady Gaga. A él le encantaría
todo esto. En algún lugar, de alguna manera, Jane sabía que tenía que estar mirando.

Ella esperaba en la pequeña zona de espera debajo del improvisado escenario. Harrison
había reconocido la derrota, los votos finales habían sido contados, y el anuncio estaba a
punto de ser realizado. La multitud ya la consideraba una ganadora, pero todavía sentía
una ráfaga de aire silencioso, como si un suspiro colectivo fuera emitido cuando el sistema
de megafonía fue encendido. Era el momento que todos habían estado esperando.

Cuando la resonante voz del locutor transmitió que el número requerido de votos del
Colegio Electoral había sido alcanzado hace quince minutos para hacer a Jane presidenta,
la multitud estalló en un rugido que cortó a través de la noche y más allá. Woodward
Avenue lo escucharía, Jane pensó.vLo mismo harían los canadienses al otro lado del río.

Su corazón latía con fuerza. Lo había hecho. Lo habían hecho, esta cosa que parecía un
sueño lejano e inalcanzable durante más de cuatro años. Nada volvería a ser lo mismo, no
su vida, no la de Alex y Corey, no la vida de su madre. Demonios, la Casa Blanca, el país,
nunca volverían a ser lo mismo. Mierda, pensó con una mezcla de orgullo y miedo. Tan
emocionada como estaba, sabía que había dos lados de la moneda.

XWPColección: Página y Facebook 234


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

La energía nerviosa hizo que sus manos temblaran. El asombro apretó su garganta y la
preocupación revolvió su interior. Cristo, soy sólo una persona. Sólo soy yo. Por un
momento, era una niña de nuevo, saltando a través de la oficina de su padre en la mansión
del gobernador, preguntándole si podía jugar ese juego en el gran viejo globo terráqueo
cerca de su escritorio, el juego dónde lo giraría, y ella cerraría los ojos y señalaría un
lugar, y él se reiría y le diría que esos eran todos los lugares del mundo que ella visitaría
algún día.

Sintió que Alex le apretaba la mano. "¿Cariño? ¿Estás bien?"

Jane le devolvió el apretón. "Estoy bien."

"Bien. Pero antes de hacer tu gran discurso de aceptación, hay un pequeño discurso de
aceptación que espero que hagas."

"Cariño, la multitud — "

"Pueden esperar." Alex sonrió con secreto conocimiento. "Porque he estado esperando
todo el día para esto. En realidad, he estado esperando casi cuatro años para esto."

Sus pensamientos en la elección, Jane murmuró, "Yo también."

"¿Quieres decir que has sabido durante cuatro años que quería pedirte que te cases
conmigo?," Alex preguntó, riendo.

"¿Qué?" Su pregunta fue retórica. El estómago de Jane se agitó con placer y sorpresa. Ella
sabía exactamente lo que Alex acababa de preguntar pero egoístamente quería oírla
decirlo de nuevo.

Alex se puso de rodillas, sus ojos brillando de alegría y lágrimas contenidas. "¿Quieres
casarte conmigo, Jane Kincaid?"

Jane empezó a hablar, sólo para tropezar con su lengua, como si de repente hubiera sido
colocada allí para frenarla y hacerla tropezar. Por primera vez en su vida, estaba sin habla.

Para empeorar las cosas, Alex comenzó a reírse de ella. "Te he dejado sin palabras por una
vez en tu vida, ¿verdad?"

Pillada! Jane sonrió, se recompuso, y jaló de Alex para ponerse de pie. "No, como
cuestión de hecho, no estoy totalmente sin palabras. Alex Warner, nada me haría más feliz
y más orgullosa que ser tu esposa."

"¿Eso significa que puedo reservar una fecha de boda en la ciudad de Nueva York?"

XWPColección: Página y Facebook 235


Tracey Richardson – La Campaña Traducción – Martha Lo 2018

"¡Sí! Pero por favor, no lo hagas el día de la inauguración."

"De acuerdo."

Jane tomó la cara de Alex en sus manos y besó suavemente los labios que esperaba besar
durante los próximos cuarenta años más o menos."Te quiero Alex. Me has hecho la mujer
más feliz del mundo."

"Muy bien. Yo también te amo. Ahora ve a darle a esa multitud algo que celebrar
realmente."

"Está bien, pero te quiero justo en ese escenario conmigo. Después de todo, estás a punto
de convertirte en la Primera Dama."

Alex sacudió la cabeza. "Oh, no. No soy la Primera Dama hasta que me conviertas en una
mujer honesta."

Jane se rió. "De acuerdo, buen punto. En ese caso, reserva esa fecha en Nueva York tan
pronto como puedas!"

Alex la besó, esta vez deslizando un poco la lengua, y luego susurró una promesa de lo
que quería hacer con ella más tarde esta noche.

"Oh, Jesús, Alex. Este no es el momento para ponerme húmeda," Jane protestó con poco
entusiasmo.

Alex se rió y tomó la mano de Jane de nuevo. "Las dos estaremos húmedas. Y además,
nos evitará ponernos nerviosas, ¿verdad?"

Los fuegos artificiales estallaron sobre el río — rojo, blanco y azul. Las cargas explosivas
hicieron que Jane se estremeciera, pero Alex la tranquilizó con otro apretón de su mano.
El ruido ahogó su respuesta a Alex y las palabras, comencemos nuestro destino.

Juntas, de la mano, ella y Alex subieron los escalones hacia el escenario.

FIN

XWPColección: Página y Facebook 236