Sei sulla pagina 1di 3

Fundación Universitaria Cervantina San Agustín

Programa de Teología
Programa de Introducción a la Teología Sacramental
Julio César Berdugo Marín
Ecumenismo y relación con los sacramentos.

El dialogo ecuménico de la Iglesia católica se mueve en el marco de documentos como:


Unitatis redintegratio , Carta Encíclica UT UNUM SINT, dada por el entonces papa Juan Pablo
II, hoy san Juan Pablo II en la cual invitaba a la unidad de toda la cristiandad, para así dar
cumplimiento a uno de los mandatos del concilio Ecuménico Vaticano II, el cual no habla
solo desde el deseo del colegio apostólico sino también desde el mandato de la sagradas
Escrituras a que todo los creyentes busque la unidad del cuerpo de Cristo, desde el mandato
que dice “Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis
llegado a estar cerca por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz: el que de los dos
pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad” Ef 2, 13-14.

Palabras con las cuales se realiza el ecumenismo, que no es otra cosa que dialogar desde el
respeto con todos los cristianos del orbe, que por el sacramento del Bautismo, forman el
cuerpo de Cristo, que no puede ser dividido por capricho humano, ya que con dicha actitud
se está generando una “división que abiertamente repugna a la voluntad de Cristo y es
piedra de escándalo para el mundo y obstáculo para la causa de la difusión del Evangelio
por todo el mundo”. Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Unitatis redintegratio, sobre el ecumenismo,
1.

Por tal motivo la Iglesia iluminada por el Espíritu Santo en un ejercicio de reflexión y de
escucha del mensaje cristiano, comenzó desde el vaticano II un proceso paulatino de
reforma y renovación con vistas al progreso del grueso de la sociedad cristina que mira a
todas comunidades que buscan el bien del hombre, de ahí el llamado ecuménico a procesos
continuos de renovación litúrgica, pastora, y bíblica como elementos de ayuda al proceso
de convertir el corazón humano en un tesoro de humildad, de abnegación sincera, que es
lo que debe seguir aquel que por medio de la gracia bautismal forma el cuerpo de Cristo.
Uno al cual solo es posible acceder desde el bautismo, sacramento esencial de la iniciación
cristiana, que algunos casos se lleva a cabo sin la prefación que merece esté, por haber sido
impartido en una comunidad separada de la Iglesia. No indicando con esto que el bautismo
no sea válido ya que si se negara su calidad se caería de nuevo en la herejía de Donato,
contra la cual debió combatir san Agustín. Por dicho motivo es que la Iglesia reconoce el
bautismo dado en una comunidad no católica, pero señalando que es “imperfecto”, pero
posible de perfeccionar en la Iglesia.

Aclarando que no está en discusión el sacramento sino su doctrina y manera de aplica,


escoyo que el movimiento ecumenista trata de superar como lo indica el decreto Unitatis
Redintegratio. Dejando en claro que si bien la unidad es necesaria solo en la Iglesia legitima
de cristo que tiene como cabeza al sucesor de Pedro, es posible el gozo “a la total plenitud
de la gloria eterna en la Jerusalén celestial”. Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Unitatis redintegratio,
sobre el ecumenismo, 3.

Ya luego de hablar de sacramento que abre las puertas a la iniciación cristiana, es muy
importante el de la Eucaristía, que es centro y culmen de la vida cristiana “por medio del
cual se significa y se realiza la unidad de la Iglesia”. Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Unitatis
redintegratio, sobre el ecumenismo, 1. Con la cual se vencen las diferencias. Por tal motivo
es que el acercamiento entre la Iglesia Latina y las iglesias orientales es factible ya que en
ambas el centro de la vida es Jesús Eucaristía, en torno se haya el culmen de la vida cristiana
que es una fuente inagotable de alimento para la vida espiritual, la cual también
sumamente enriquecida por una comunicación constante entre los dos grupos.

Que no solo encuentras como fuentes de dialogo la Eucaristía; en la cual se hace cristo
presente, sino que también la comunicación entre las dos Iglesias sebe enriquecida por la
vida monástica que dentro de las dos Iglesias se vive, de manera radical y viva.

Es muy importante a la hora de hablar de ecumenismo no pasar por alto, el sacramento del
orden ya que es a partir de la formación de sacerdotes calificados que se puede generar una
cercanía cada vez mayor entre las dos comunidades (cristianos de oriente y occidente) en
busca de hacer pleno el mensaje de unir todo en el amor de Cristo Jesús.
Bibliografía

Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Unitatis redintegratio

Conc. Ecum. Vat. II, Carta Encíclica ut Unum Sint