Sei sulla pagina 1di 4

Licenciatura en Negocios Internacionales

Alumno: Juan Alberto Alvarez Lopez

Plantel: ESCA TEPEPAN

Asesor:

Fundamentos de Derecho

Actividad El Derechos Humanos y sus garantías


Introducción

El siguiente trabajo se basa en los Derechos Humanos y sus garantías, las cuales están consagradas
en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en los artículos 1º al 29 de
nuestra Constitución.

En relación al derecho que tiene cada individuo, en vivir libre y tener una voluntad autónoma, la
cual, en el entendido de los Derechos Humanos, la supra, subordinación, coordinación y
autonomía son parte de ella.

“Derechos humanos y sus garantías”.

Derecho Público es el que establece cual es la organización política y administrativa del Estado, las
instituciones, las relaciones entre ellas y las relaciones del Estado y sus instituciones con los
ciudadanos. El Derecho Público tiene tres ramas:

Derecho Constitucional: la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía

El principio rector del derecho público y el objeto de regulación del derecho constitucional.

En razón de ser, el Derecho Constitucional, una especialización de la ciencia del Derecho, mantiene
inevitablemente relaciones estrechas con todas las demás especialidades, debiendo resaltarse que
las relaciones más importantes del Derecho Constitucional, son con el Derecho Público, entre
cuyas ramas se encuentra el Derecho Político, con el cual se relaciona en forma relevante, al ser un
desprendimiento del mismo, por lo que sus fundamentos radican en dicha especialidad,
considerando que el Derecho Político es el conocimiento del Estado a través del sistema normativo
que constituye su esencia, por lo que sus relaciones son muy estrechas. También se relaciona con
el Derecho Administrativo, al cual le proporciona los principios fundamentales para el manejo y
cuidado de los recursos y fondos públicos, así como para la organización, desarrollo y
mantenimiento en la prestación de los servicios públicos, en otras palabras, la fuente de donde
emanan las normas principales que rigen la actividad de la administración pública, se encuentra en
el Derecho Constitucional.

Además de lo anterior, son constantes las relaciones entre el Derecho Constitucional y el Derecho
Penal, en razón de que éste último encuentra en aquél los principios básicos que rigen la acción
punitiva del Estado, así como también señala los lineamientos generales para la readaptación y
reinserción social del delincuente, dado que la vida, la propiedad, la seguridad, y el respeto a las
normas mínimas de convivencia, así como la conservación del orden público, se establecen a través
del Derecho Constitucional. Por otro lado, idénticamente se evidencia constantemente su relación
con el Derecho Procesal, ya que todos los derechos inherentes a las personas, cuya vulneración y
posterior reclamo por la víctima provoca la acción de la justicia, están precisamente inscritos
dentro de los aspectos objeto de estudio del Derecho Constitucional.

- Derecho público

El derecho Público persigue un interés colectivo que, básicamente, consiste en crear las
condiciones generales (fundamentalmente libertad y seguridad) que permitan a los individuos y los
grupos en que se integran conseguir su interés particular. En el modelo de organización social que
venimos teniendo desde hace más de cinco siglos, la defensa de ese interés colectivo o común se
ha instrumentalizado a través de un ente organizativo llamado Estado. La consecuencia es que el
Derecho Público estará constituido por las normas que regulan la actividad de los poderes del
Estado, de las relaciones de éstos entre si y de las relaciones de los mismo con los individuos que
constituyen la base social(población) del Estado.

Por lo tanto, el Derecho público será el sector del ordenamiento jurídico que regula el ejercicio de
los poderes del Estado, orientado a la procura de intereses colectivos o comunes. Sus normas son
de carácter obligatorio o ius cogens. Y tienes una cierta preeminencia como consecuencia del
principio “favor respublicae”, o a favor de la cosa pública, lo que significa que, en las relaciones
entre los individuos y los poderes públicos, el ordenamiento jurídico, en atención al interés general
que defienden estos últimos, plasma en distintos aspectos: fueron especiales, ejecutividad de los
actos administrativos, etc.

El derecho administrativo, derecho penal y el derecho internacional público.

El Derecho Administrativo. - es una disciplina científica, jurídica y por ende una rama de la ciencia
del derecho. Las definiciones que conceptúan al derecho administrativo como un conjunto de
normas y de principios de derecho público, pues hacen prevalecer un carácter legalista y exegético
antes que metodológico o cognoscitivo en el concepto pertinente. Desde luego, el definir
formalmente al derecho administrativo como disciplina o rama del conocimiento jurídico, no
significa que deje de usarse la acepción también en su significado de “conjunto de normas
positivas”, pues la noción de “derecho” recibe casi siempre esa ambivalencia que ya señalamos
(como disciplina y como conjunto de normas); pero ello no quita que al darse específicamente la
definición metodológica corresponda usar más adecuadamente el vocablo. Así como nadie
definiría al derecho civil como “el conjunto del Código civil y sus leyes complementarias”, así
tampoco cabe definir al derecho administrativo como un “conjunto de normas y de principios de
derecho público”.

Una explicación psicológica de esta peculiaridad del derecho administrativo puede ser una
inconsciente tendencia a tratar de crear principios propios y específicos que den un falso color de
legitimidad al ejercicio del poder, sea éste bien o mal ejercido; que “justifiquen” la existencia
autónoma de la materia, frente al derecho común; de ese modo, el poder ostentar una serie de
teorías extrañas es la mejor demostración práctica de que la autonomía existe y de que alguna
extralimitación del poder es válida.

Se refiere principalmente a los servicios públicos

Es el conjunto de normas y principios no se refieren exclusivamente a la creación y gestión de los


servicios públicos, sino que abarcan a toda la función administrativa, trátese o no de servicios
públicos. La función pública, los contratos administrativos, la responsabilidad del Estado, el
dominio público, etc., son materia del derecho administrativo a pesar de no tener una conexión
necesaria con la institución y funcionamiento de los servicios públicos.

Por ello puede considerarse superada, en este aspecto, la definición de Bielsa: “Conjunto de
normas positivas y de principios de derecho público de aplicación concreta a la institución y
funcionamiento de los servicios públicos y al consiguiente contralor jurisdiccional de la
administración pública”. Si bien el derecho administrativo francés tradicional se construyó
especialmente sobre la noción de “servicio público” al punto de constituirla en el pivote central de
la disciplina, hoy en día han surgido muchos otros temas de fundamental importancia en la
materia y que no tienen, sin embargo, una relación directa con aquélla