Sei sulla pagina 1di 14
Introduccion stun de mur iano, nuit mu mana de al-Andalts, er la del alienacion del velo y laren que tan bien ha defiido Germaine Tilion a he ‘ar dela musulmana nortetricans: Podemos constar hoy que la disnibucin geogrfica del velo yelenclausra- ‘mien corresponde mis 0 menos «la observaca cordni- ‘en en materia de (a herencia femenina, Bajo le apariencia dd una susion devo, mis ben parece una protein, tina inna Barer, fevntada coniva fos dartos operados ene pirimonio de a faniasendogannas por la obedien- ta retigosa, sin embargo no coresponde al mdximo de fienacién. El maximo de alinacion se encuentra en les poblacones muantes, es decir desbalizads por una se Alemtarizaciino una irbanizacn recientes Este es el caso de al-Andalus, la Hispania nlusulma- iamizada, pero en’ secla- ‘do proceo de desibaliacon urbaniaion. Es el caso de las mujeres de las clases superiors de alAnda- 1. Gee Tt: a vet cai, a, 7 TY _moouccIon us, seftoras de ls familias principales, recuidas en sus aledeares, que se enamaran de oidas de ss parientes va- ones, sein Ibn Hizmn"y que slo se iberan de velo y enciaustramiento cuando sn his tinea o sin hermanos ‘arones,y permaecensolteras, com ls poetises Wal da la Omeyay Hafsaat-Raktniyya, hos tinicasy solte- ‘as, que asi se ibran de desaparceerIiteyalmente tas un ‘elas al contracr matrimonio. . ia alienacion indudable parece contrastar conte bertad de movimients de a que gozan determinadas mur jeres en la historia de al-Andalus y que a becho suponce Ammuchos que sustaus era diferente ala dela musulmant oriental y magreb ‘Aparte de-una posible tradicién hispnicaindocuro- pea de livea matrarca y,curiosamente, otra del mis tno sentido, que se produce entre los bereberes, eree- tog que esta rltiva ibertad femenina estuvo,fundada la no-existencia de la causa directa del enaust emo: In surencia de. sna problanitica patrimonia. f= iia, bien por I ausencia de hesmanos yarones 0 sim- plemenie por lafalta de-una berenea a repaiti Hay Tnujeres sin patrimonio familiar, que han de ayudar la conomia deméstica.y Ins esclivas, es decir fa mije- 2. Manu Mara res de cle ae sgrone AL A os et acta hist est Caf eC Laer rata es inp cg es 1 ber Qu Jon defen ois I nt, Mairi opto alert de sit Go, Mui "Kar 9 pp 5. Mace Jos Hamer eg coat A det 1d ta e199. Cos, TT 1 (CURT sn Te Baton Ar Lis Lc Mes Yok. immonuccion [xy res integradas en el sistema de produccién y no slo de reproduce’. Son seguramente estas mujeres, sin herencia 0 sin va- +n, las que puluan por las ciudades andalusies como Se- lay pascan aorilla del Guadalquivr oen barea por sus ‘agus, escuchan a los contadores de cuentos 0 alos que dicen Ia buenaventura en sus tiendas, acuden sola fos ‘eementeri de forma que éstos se convierten en lugares de lenocinio, lavan la ropa en el rio 6 en tos huertos, y practic diversos oficos ademés del més antiguo det ‘undo algunos de los cuales suponen trat0 con las gea- tesy callejeo, lo que permite su uso en terceras, ofeios femeninos que enumera Ibn Hlazm: médico, sangradora, vendedora de hierbas, peinadora pafiera, cantora, adi- Winadora. chacsta, mandadera, hlandera y ejedora! Estos ofiios femeninos perduraron a To largo de los siglos ya que en su mayoria fueron tambien ejercidos por las moriscs (S. xV-xVi)". con otts no mencionados por Tn Haz ya que no cran suceptibles de ser doblados en tercerias: comadona y amortajadora También hulbo mu- jeresen al-Andalus, doctoras de la ley o alfagutes, y pen- ‘olistas!'. aunque dada la frecuencia eon fa que las muje- res istradas hspano-irabes se dedicaban a copiar cor nes parece una peupaeion de ack de gran da, ya que Ta costura y el borada son oficios dentro del sistema de 2. Mar ns bir Mat: “Ofer. of see. Lie "Eo Cans ery E Lak wel Selene dl sit ES tbat, Sov Me) 9 Hat pe sg Toe Sal Din Gani ine. Th ieee Fons i: La fee mig em AaB, Lt mre oe P 0, pe S83 sta ora TJ. wrRopuccion produccin y, por tanto, en manos masculinas en su ma: yoria, aunque Ibn Quem menciona «mujeres sastas [Esa dversidad de oficos inplica la adquisicin previa, ‘de unos conocimientos: las mujeres en al-Andalus rec- bian al menos una educacién elemental semejante al de tos varones; aprendian a Teor, a escribir, el Corde y algo de poesfa, aunque no acudtan sles esculas como ls hi 0s sino que reciban la ensefanza en css, bien de sus familiages ode una maestra’ igualmente podian acceder ‘la ensefanza superior pero sta cat indefectiblemente ta reibian de su familiares mis allegados, especialmente de sus padres, y si acudtan alas mezquitas, donde en al- ‘Apdalus se recibi a ensefanca superior, eran acompada- das de algin pariente masculino™ Posiblemente esta educsciéns6lo se dabs on Ia clases acomodaas, pero no es seguro que no pasase Io mismo ten el caso de los varones, pues, a pest de I gran cultura de al-Andalus, es imposible pensar en la inexstencia de lun gran ntimero de analfabetos entre Ia poblacion mau: lina: incluso tenemos noticia de poetas arabes analfabetos (una de nuestra poctsas fo es) 10 que es posible dada In lad de le tansmisién cultural arabe —eso explica ‘también in existoncia de prliions autores ciegos!*— lat especiales relaciones ente la vo, la lectura y la esritura en la Edad Media {2 Elo Gara Ge: Toe Bon Quran Mei, 197230. 1, ney La ner nan ap ps 1a Ao ape a te Eldoret ts ge de Mac 0 IsrRODUCAION [] En al-Andalus, se ensenaba a los nifios primero les re ‘las elementals de la lengua, y poemas, antes de iniiar estudio del Corin con el que comenzaba el aprendizaje fen ottos pafses musulmanes”. Este tempratia, conoct mento de Ta poesiadtabe explica la proliferacién de poe ‘as ena Hispania musulmana, a pesar de que la lengua de {2 expresion postea fvese-uua.koine —un supralengus- joo la lengua deabe dialectal que viigabanlos anda lusts 'Resulla por tanto sorprendente el escaso némero de poctisas. dado que como hemos visto, pod acceder al onacimiento de la poesia lo mismo que los varones. Lt ‘azn podrfa estar en que les estaban vedados los lugares donde fa poesia se difundia: en términos anacrénicos. po- dian escribir poesfe pero no podian agceder alas editoria- les. Estos lugares eran, en primer lugar, ls recepsiones ;alaciegas eon motivo de acos oficiales: pascuas must: than, alardes de los ejrcitos, ete, que era el momento fen que los poetas entonaban sus panestticns. Existen sin ‘da penegiricos dedieados a los principe por algunas de -nuesttas poetiss. pero ninguno fue seguramente entons: o piblicamente: nos fueron enviados por escrito; otros fmo el de Hassina at-Tamimiya, recitados en una au fiencia privada, ala que fue introdvcida por una de las ‘mujeres de a-Hakam I y el caso de una mujer de Sives {que arrojo sus peticiones en verso sobre a alfombrilla so tire Ia que debiarezar el califa almohade Abo Yasul Yo “ql al-Mangar (1184-1195)” El otra lugar onde se d SI. S50 shea "