Sei sulla pagina 1di 4

Mimetismo molecular

y autoinmunidad: Una revisión


de la bib liografía reciente

M a rino Rodrigo , Carlos Pérez


Servicio de Medicina I nterna. Hospital de la Virgen del Cam i no . Pamplona

Palabras Clave: Autoin munidad. Predisposición. Susceptibilidad. Reactividad. Hla. Microorganismos. Mimetismo. RCI.
Vacunas.
Resumen: Ciertos mecanismos genéticos, infecciosos y medioambientales pueden modificar la respuesta inmunitaria
mediante la expresión de epítetos que mimetizan antígenos propios en el inicio y o mantenimiento de la reacción
autoinmune. Algunos virus capturaron y mod ificaron genes celulares inmunomoduladores, imitando las proteínas simi­
lares al sistema de complemento, de citoquinas, del HLA, interfiriendo así con la respuesta inmune del huésped.
Durante una infección, los linfocitos T se activarían y producirían reacción autoinmune mediante Reacción Cruzada
Inmune. El estímulo vacuna! podría activar una respuesta autoinmune d irigida contra el propio organismo.

Key words: Autoimmunity. Predispositio n . Susceptibility. Reactivity. Human Leukocyte. Microorganisms. Mi mesis. ICR.
Vaccines.
Summary: Certain genetic infections and environmental mechanisms can modify the immune response by means of the
expression of epithets that imitate particular antigens in the onset and/or maintenance of the autoimmune reaction.
Some viruses captured and modified im mune modulator gene cells, imitating the proteins similar to the complement
system of cytokines, of the human leukocyte interfering in this way with the hosts im mune response. Du ring an infec­
tion, the T lym phocytes would actívate and would produce an auto im mune reaction by means of immune cross reac­
WfJ,j tion. The sti mulus of the vaccine could actívate an autoimmune response directed against its own organism.

Introducción Susceptibil idad Respecto a los desencade­


y Reactividad nantes, puede decirse que si
Los trastornos autoinmu­ bien se conoce mucho en tér­
nes afectan aproximadamente Diversas alteraciones au­ minos generales acerca de los
al 3 % de las poblaciones eu­ toinmunes estudiadas se han parámetros moleculares y ce­
ropea y norteamericana, y en asociado a factores predispo­ lulares de los procesos autoin­
más del 75% de los casos al nentes de tipo genético, infec­ munes, es menos lo que se co­
sexo femenino. El sistema in­ cioso y/o ambiental. noce respecto a los
mune ataca moléculas pro­ mecanismos iniciales de senca­
pias como consecuencia de la En síntesis, se piensa q ue denantes, con las limitaciones
pérdida de tolerancia frente a sobre la base de una suscepti­ y reservas añadidas a la hora
antígenos específicos. bilidad genética actuarían co­ de extrapolar datos experi­
mo desencadenantes del pro­ mentales surgidos de modelos
Esta patología incluye di­ ceso autorreactivo antígenos animales,con frecuencia mu­
versas alteraciones, que van que alteran la tolerancia de rinos, a la patología humana.
desde trastornos específicos linfocitos T y/o B frente a lo
de órgano como miastenia " propio " , mediante varios Actualmente se piensa que
gravis o tiroiditis de Hashi­ mecanismos propuestos. agentes infecciosos de todo ti­
m o t o . a enfermedades sisté­ po (virus, bacterias, hongos,
micas como artritis reumatoi­ En lo concerniente a la sus­ parásitos) y ambientales (se
de, l upus eritematoso ceptibilidad genética, diversos ha implicado a diversos con­
sistémico. esclerodermia. etc. estudios han demostrado que taminantes ambientales en el
Asimismo, se ha implicado a las personas pQrtadoras de deterioro de la capacidad re­
la autoinmunidad en diver­ ciertos alelos HLA (ver Glo­ prod uctiva del var ó n ) ac­
Correspondencia: sos problemas de salud públi­ sario) tienen más riesgo de tu arían expresando epítopes
Marino Rodrigo ca, entre ellos arteriosclero­ presentar enfermedades au­ que mimetizan antígenos pro­
Sangüesa,l2 sis, esquizofrenia y ciertos toinmunes específicas que las pios en el inicio y/o manteni­
3 1 003 Pamplona tipos de infertilidad. no portadoras. miento de la reacción autoin-

NATURA MEDICATRIX 2002;20(4): 1 70-173


mune. En el caso de los mi­ inmunoterapia tumoral . No­ del herpes simple y al receptor etiopatogenia de otra enfer­
croorganismos se habla del sotros hemos prestado aten­ de la acetilcolina, y anuncia medad considerada autoin­
sentido ontogenético de este ción a los trabajos que versan que están en marcha estudios mune, la esclerosis múltiple
comportamiento: en el trans­ sobre su papel en la patología para intentar determinar el ( enfermedad desmielinizante
curso de su propia evolución, autoinmune. significado patológico de este en cuya patogenia desempeña
ciertos virus (en particular hallazgo. un papel la inmunidad anti­
aquéllos con alta prevalencia· mielina), Atkins, et al. plante­
de infección y con capacidad Mimetismo Un paso más allá de esta an la hipótesis de que infec-
de producir infección prolon­ forma de RCI de consecuen­ cwnes víncas transitorias
gada, como el citomegalovi­
Molecular cias patológicas aún no clara­ (frente a la más extendida hi­
rus ) , habrían " capturado " y y Autoinmunidad mente establecidas estaría la pótesis patogénica de infec­
modificado genes celulares in­ fase de expresión clínica de la ción vírica contraída antes de
munomoduladores, interfi­ En condiciones ordinarias, misma. En la tabla adjunta se la adolescencia) serían el fac­
riendo así con la respuesta in­ sólo los linfocitos T y B inten­ exponen algunas de las aso­ tor desencadenante de las re­
mune del huésped. Muy samente autorreactivos son ciaciones entre microorganis­ caídas características de una
diversas estrategias servirían eliminados o inactivados en mo, epítopes o antígenos forma evolutiva de esta enfer­
a este propósito: imitacion de los órganos linfoides corres­ compartidos y enfermedad medad, y en este sentido su­
proteínas similares al sistema pondientes, y los que escapan autoinmune que se han pre­ gieren que la vacuna triple ví­
del complemento, de citoqui­ a esta selección negativa se sentado en los trabajos revisa­ nca
nas, del Complejo Mayor de mantienen bajo control me­ dos. Como puede verse, en ( sarampión-parotiditis-ru béo­
Histocompatibilidad, etc. diante mecanismos regulado­ ocasiones el mismo microor­ la) sea modificada para evitar
res mal comprendidos. Cuan­ ganismo se asocia a diferentes la posibilidad de inducir au­
Respecto a los mecanismos do éstos fallan, tales linfocitos entidades nosográficas, y a la toinmunidad antimielina.
patogénicos que vinculan in­ a utorreactivos serían activa­ inversa, una misma entidad se
fección microbiana y destruc­ dos por complejos formados ha asociado a infección por Son varios los estudios rea­
ción tisular, estarían en pri­ por ciertas moléculas del sis­ diferentes microorganismos, lizados en esta línea de inves­
mer lugar los no inmunes, tema HLA y determinados lo que probablemente permi­ tigar la hipótesis del MM co­
como la destrucción directa péptidos propios o a utoantí­ te destacar la importancia del mo posible mecamsmo
de células infectadas por vi­ genos. medio en el que se desarrolla patogénico en entidades no­
rus. Entre los mecanismos in­ la infección. sográficas concretas, así co­
munes de muerte celular pro­ En lo concerniente al referi­ mo la analogía de éstas con
puestos por diversos autores do binomio infección -enfer­ las reacciones inducidas por
citaremos los siguientes: medad autoinmune, la hipóte­ Autoinmunidad vacunas. Así, Kowai, et al.
sis del MM plantea que plantean s u papel en lupus
1 . Mimetismo molecular durante una infección, los lin­
y Vacunas eritematoso sistémico ( LES).
( " molecular miniicrj í " ) . focitos T, que reconocen tan­ S u trabajo es el primero que
to al antígeno microbiano co­ ¿ Estaría implicado el MM analiza y secuencia un panel
2 . Activación d e l " especta­ mo a un péptido propio como mecanismo patogénico completo de los anticuerpos
dor inocente " bystander relacionado y/o mimetizado en los efectos adversos post­ antineumocócicos (AAN) in­
activation " ) . se activarían y producirían re­ vacunales, al menos en algu­ ducidos tras la administra­
acción autoinmune mediante nos de ellos? Reacciones au­ ción de vacuna polivalente de
3 . " Yo erróneo" (mistaken­ Reactividad Cruzada Inmune toinmunes se han asociado a polisacáridos neumocócicos
self). (RCI). diversas vacunas. (VPPN). Hallan que un deter­
minado idiotipo de los mis­
4. Activación linfocítica Sin embargo, la sola exis­ Tras vacunación antigripal mos se expresa tanto en los
por superantígenos. tencia de epítopes capaces de (VAG) se han descrito casos AAN de individuos no au­
activar RCI no implicaría ne­ de síndrome de Guillain-Ba­ toinmunes vacunados con
5. Persistencia antigénica. cesariamente patología me­ rré, lupus eritematoso sisté­ VPPN como en el 9 0 % de los
diada por MM y autoinmuni­ mico, artritis reumatoide, po­ anticuerpos anti-DNA bicate­
6. Presentación de autoepí­ dad. liarteritis microscóp ica y narío de pacientes con LES. Y
topes crípticos inducidos otras vasculitis. Pérez, et al. recuerdan la observación clí­
por inflamación. La RCI sería un fenómeno presentan un caso de arteritis nica de que, a menudo, las
relativamente frecuente, según de células gigantes (ACG) tras respuestas antivirales y anti­
Hemos revisado la biblio­ Maier, et al. Dos trabajos ilus­ VAG, en un paciente previa­ bacterianas se acompañan de
grafía reciente (Tabla 1) y son tran este aspecto: en el prime­ mente sano HLA D RB 1 04 autorreactividad.
múltiples los ámbitos estudia­ ro, Vojdani, et al. evidencian positivo (variante de HLA
dos en los que parece que el RCI entre Cándida albicans y asociada a susceptibilidad pa­ Dada la existencia de datos
MM desempeña un papel, diversos tejidos humanos; en ra desarrollar ACG). De nue­ a veces contradictorios entre
desde s u empleo en la comu­ el segundo, Gebhardt demues­ vo, la hipótesis planteada es observaciones clínicas e inves­
nicación entre microorganis­ tra la existencia de epítopes que la interacción entre, por tigación experimental, el de­
mos hasta su actividad en la antigénicos comunes al virus una parte, antígenos de VAG bate científico actual en torno
y una variante de HLA en las al binomio vacunación- au­
células presentadoras de antí­ toinmunidad está impregna­
genos con, por otra, linfocitos do de polémica.
Tabla l. Mimetismo molecular (MM) CD4 helper, produciría una
reacción autoinmune dirigida En efecto, en contra de lo
Término de búsqueda molecular mimicry contra (en este caso) la arteria sugerido por la observación
Base de datos Medline temporal, y manifestándose clínica se alza el único estudio
Material Resúmenes y/o artículos completos clínicamente como ACG. controlado publicado en fe­
Período Septiembre de 1 998 - Octubre 2000 brero del 2.000 en un modelo
En su investigación de la animal, en el que se investigó

NATURA MEDICATRIX 2002;20(4): 1 70- 1 7 3


la posible relación causal en­ ¡ Aude sapere ! , nos recuer­ las del CMH sobre la mem­
tre vacunas y hallazgos au­ dan los clásicos. ¡Atrévete a brana de la célula diana.
toinmunes. conocer! Linfocito T helper: un lin­
focito T que secreta las diver­
Se inmunizó a cachorros Microorganismo sas citoquinas necesarias para
sanos con una variedad la actividad funcional de
común de vacunas. Se doni­ - Antígenos m.o/huésped otras células del sistema in­
mentaron diversos anticuer­ mume.
pos, pero ninguna enferme­ - Patología
dad autoinmune franca. No Tolerancia: arreactividad
obstante, en el estado actual, Tabla en la que se expo­ inmunológica específica que
creemos prudente mantener nen algunas de las asociacio­ ocurre tanto centralmente (en
alerta la vigilancia de las po­ nes microorganismo-antíge­ los órganos linfoides prima­
sibles relaciones entre vacu­ nos mimetizados-entidad rios médula ósea y timo: tole­
nas y autoinmunidad, e inten­ patológica estudiadas en di­ rancia central) como periferi­
tar avanzar en nuestra versos trabajos publicados. camente en cualquier otra
capacidad de predecir qué in­ localización ( tolerancia pe­
dividuos estarían más expues­ riférica ) y que es inducida
tos a presentar reacciones G losario principalmente por delección
postvacunales graves. clona! (implicando apopto­
sis) o por anergia clona!.
Son muchas las cuestiones Anergia: una forma de tole­
planteadas para la investiga­ rancia inmunológica poten­
ción futura sobre una pato­ cialmente reversible en la que Bib liografía
logía en cierto sentido emer­ los linfocitos se vuelven fun­
gente, como la autoinmune. cionalmente arreactivos. recom endada
¿ Qué factores determinan el
" salto " cualitativo desde una Apoptsis: una forma especí­ Atk i n s G J , e t al. Tra nsient
reacc10n cruzada inmune fica de muerte celular media­ v i r u s i nfect i o n a n d m u lt i p l e
asintomática, y al parecer re­ da por degradación enzimáti­ esclerosis. Rey M c d Viral 2000
lativamente común, hasta la ca del ADN y que. en Sep: 1 0( 5) : 2 9 1 -303.
Los transto rnos florida expresión clínica de la contraste con la necrosis. no
a utoin m u nes patología autoinmune en sus se asocia con signos de infla­ Bar M e ir E, e t al. Mycooplasma
múltiples formas? ¿ Bajo qué mación. pneumon iae i n d u ced thromhotic
afectan al 3 por condiciones anticuerpos arti­ thromhocitopenia purpura. Acta
ciento de las ficialmente inducidos con in­ C.M.H. : Complejo Mayor Haematol 2000 : 1 03(2): 1 1 2-5.
tención protectora se vuelven de Histocompatibilidad. Un
po bla ciones ellos mismos factores patogé­ antígeno es procesado intra­ Bar-Or, et al. M o l ec u l a r patho­
eu ro pea y nico s ? ¿ Qué mecanismos in­ celularmente en péptidos cor­ genesis of m u lt i p l e esc l erosis. J
munomoduladores están im­ tos mediante proteolisis antes N e u ro i n m u no l 1 9 9 9 Dec ; 1 0 0
no rtea mericana plicados en las aparentes de ser presentado por molé­ { 1 -2): 252-9.
paradojas descubiertas? culas del C.M.H. en la super­
ficie de células dendríticas a Brand A, et al. H uman retrovi­
Una paradoja es la señalada los linfocitos 1 , proceso que r u s in r h e u m a t i c d i sease. J
por Stefferl y cols. Según estos inicia la respuesta mmune Auto i m m u n 1 99 9 Aug: 1 3 ( 1 ) :
autores, una respuesta encefa­ adaptativa. 1 49-54.
litogénica a la glicoproteína de
la mielina del oligodendrocito Epítope: la estructura an­ Delves PJ , e t al. The I n m u n e
(proteína que, en modelo ani­ tigénica que es reconocida System . T h e N ew E ngland J ou r­
mal, induce enfermedad au­ por un receptor antigénico n a l of M e d i c i n e . Vol 343 N o . 1
toinmune desmielinizante del (anticuerpo o receptor de lin­ J u ly 6, 2000 .
sistema nervioso central super­ focito 1 ).
ponible a la esclerosis múlti­ E ndtz H P, et al. Molec u lar
ple) puede ser tanto inducida H.L.A . : del inglés Human characterization of c a m p i lobac­
como, una vez iniciada por Leukocyte Antigen. Antíge­ ter je j u n i from patients with
otro desencadenante distinto, nos presentes en membranas G u i l l a i n-Barre J C l i n M icrobio!
suprimida como con5'ecuencia celulares. Participan en las in­ 2000 J u n ;38(6): 2297-30 1 .
de reacción cruzada con deter­ teracciones celulares durante
minado dominio de la proteí­ la respuesta inmune. Es la Fleisc h hauer K , et al. lde ntifi­
na de la leche butimfilina. versión humana del C.M.H. cation of tumor antigen-specific
cvtotoxic T l i mp hocites cross­
Y, como clínicos, una cues­ Idiotipo: un determinante recog n i c i ng a l loge n i c major h is­
tión para nosotros fundamen­ antigénico dentro del sitio de tocom pat i b i l ity c lass 1 molecu­
tal, que nos plantea un reto unión d e un anticuerpo que les. Tissue Antigens 2000 J u l ;
para los próximos años: ¿có­ es reconocido por otro anti­ 56( 1 ) : 1 9-29.
mo obtener la mejor indivi­ cuerpo.
dualización preventiva y te­ G e b ha rdt BM. Evidence for
rapéutica para nuestros Linfocito T citotóxico: un antigenic cross-reactivity betw'e­
pacientes a partir de todos es­ linfocito 1 que mata a su cé­ en herpesvirus and the acetilcho­
tos datos clínicos y experi­ lula diana reconociendo com­ l ine receptor. J Neuroim m u n o l
mentales? plejos de péptidos y molécu- 2 0 0 0 J u n 26; 1 0 5 (2): 145-53.

NATURA MEDICATRIX 2002;20(4): 1 70-1 73


Honeyman M C , et al. Associa­ Metab 1 99 9 Dec;84( 1 2 ) : 4 3 7 1 - Shoenfe l d , et a l . Vacci nation nol 2000 M ay : 1 20(2): 285-93.
tion between rotavi irus i n fection 8. and autoim m u n ity V'acci nosis' : Ved eler CA. l nflamatory neuro­
a n d pancreatic islet autoi mmu­ a dangerous l i a ison? Auto i m m u­ path ies u pdate. N e u rol 2000
n itv i n c h i l d ren at risk of develo­ Pérez C, e t al. G iant Cel l Arte­ nol 2000 Fcb: 1 4 ( 1 ) : 1 - 1 0 . J u n ; 1 3( 3 ) : 3 05-9.
p i ng type 1 d i abetes. D i abetes ritis afler I nf l uenza Vacci nation .
2000 Aug;49(8): 1 3 1 9-24. Arch ives o f l ntemal M ed icine. Sm ith DA, e t al. l ntrod uction Vojdani A, et al. l mnmunologica
Vol 1 60 No. 17. Scp 2 5 . 2000. to i m m u no l ogy a n d auto i m m u ­ cross reactivity between Candida
Horwitz MS, et a l . Viruses, host n it. E nv i ran H ea lt h Perspect albicans and human tissue. J Clin
responses a n d a utoi m m u n ity. Sepulveda P, et al. M íod ula­ 1 99 9 Oct ; 1 07 S u p p l 5 : 6 6 1 -5 . Lab l mmunol 1 996:46 ( 1 ) : 1 - 1 5 .
l m m u nol Rey 1999 J u n : 1 69 : 24 tion of card iofu nctional activity
1-53. anti h od ies aga i n st trypanosoma Tabeta K, e t al. Elevated humo­ W i l l ison , e t al. T h e i m m u no­
cruzi i P2 protein C term i n us. ra l i m m u n e response to heat pathogenesis of M i l ler Fisher
Ku kreja A, et a l . Auto i m m u n ity l nfect l m m u n 2000 S e p : 6 8 shock protejo 60 fantilv jo perio­ svndrome. J N e u r o i m m u n o l
and d iabetes. J C l i n E ndocrino! ( 9 ) : 5 1 1 4-9. dontitis patients. Clin Exp lmmu- 1 99 9 Dcc : 1 00 ( 1 -2 ) : 3- 1 2 .

IUW

NATURA MEDICATRIX 2002;20(4): 170- 1 73