Sei sulla pagina 1di 19

Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula

“UNAH-VS”

Departamento de Cultura Física y Deportes

Nutrición

Asignatura: Juegos Organizados

Docente: Antonio José Juárez

Sección: 0700

Grupo N°: 1

N° de cuenta Alumno N° de lista

20182002459 Alejandra Leticia Torres Pineda 38


20172000942 Karla Sarai Peña López 20
20182002729 Karol Lizeth Agüero Espinoza 39
20172001546 Edy Josué Erazo Urrea 22
20181006534 Gustavo Adolfo Posada Vallecillo 26

San Pedro Sula, Cortés, 28 de septiembre del 2018


1

Índice

Introducción ............................................................................................................... 2

Objetivo General ........................................................................................................ 3

Objetivos Específicos ................................................................................................ 3

Conceptos generales ................................................................................................. 4

Características que debe reunir una alimentación saludable: ................................. 4

Clasificación de los alimentos y sus funciones ...................................................... 5

Macronutrientes .................................................................................................... 6

Carbohidratos y azúcares ............................................................................... 6

Proteínas........................................................................................................... 6

Grasas ............................................................................................................... 7

Micronutrientes ..................................................................................................... 7

Vitaminas .......................................................................................................... 7

Minerales .......................................................................................................... 8

Agua .................................................................................................................. 8

¿Cómo podemos alimentarnos mejor?.................................................................... 8

Tips para una mejor alimentación: ........................................................................ 10

Realidad: Porciones distorsionadas ...................................................................... 11

Consecuencias de una buena alimentación .......................................................... 13

Consecuencias de una mala alimentación ............................................................ 13

Actividad física: complemento de una buena nutrición ....................................... 15

Proceso para mantenerse saludable ...................................................................... 16

Recomendaciones ................................................................................................... 17

Bibliografía ............................................................................................................... 18
2

Introducción

El comprender la importancia de la nutrición y ciertos elementos que la integran


ayudará a mantener un adecuado funcionamiento del metabolismo del cuerpo humano,
ya que el término nutrición es concepto complejo, donde no solo interviene el cuerpo,
sino también el ambiente y la mente, sin dejar de lado el aprender a conocer los alimentos
y a cómo ingerirlos para mantener un equilibrio saludable y así prevenir enfermedades o
contribuir a la curación o alivio de multitud de alteraciones y trastornos alimenticios.

Por consiguiente, el presente informe tiene la finalidad de cubrir las generalidades


respecto a este campo de la salud, dando a conocer diferentes datos relevantes que
faciliten el poder llevar una serie de procesos metabólicos perfectamente coordinados en
nuestro diario vivir.
3

Objetivo General

Hacer conciencia sobre la importancia de llevar una buena alimentación siguiendo


métodos y recomendaciones nutritivas.

Objetivos Específicos

1. Distinguir los diferentes tipos de alimentos y cómo aportan nutrientes a nuestro


organismo.
2. Conocer cuál es la proporción en la que deben de consumirse los alimentos.
3. Identificar que tipos de enfermedades se previenen a base de una correcta
nutrición.
4

Nutrición
Conceptos generales

La nutrición va más allá de comer, es un proceso muy complejo que considera desde los
aspectos sociales hasta los celulares, y se define como “el conjunto de fenómenos
mediante los cuales se obtienen, utilizan y excretan las sustancias nutritivas”.

Las sustancias nutritivas son conocidas como “nutrimentos que se definen como
unidades funcionales mínimas que la célula utiliza para el metabolismo y que son
provistas a través de la alimentación”.

La alimentación consiste en “la obtención, preparación e ingestión de alimentos”.

El alimento “es una sustancia o producto de carácter natural o artificial apta para el
consumo humano. Es cualquier sustancia que aporta la materia y la energía necesarias
para realizar nuestras funciones vitales”.

Por ello, la alimentación saludable es aquella que permite alcanzar y mantener un


funcionamiento óptimo del organismo, conservar o restablecer la salud y disminuir el
riesgo de padecer enfermedades.

Así pues, cada persona tiene requerimientos nutricionales en función de su edad, sexo,
talla, estatura y actividad física.

Características que debe reunir una alimentación saludable:

1. Completa: Debe aportar todos los nutrientes que necesita el organismo:


carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua.
2. Equilibrada: Los nutrientes deben estar repartidos guardando una proporción
entre sí, con una mayor presencia de una amplia variedad de alimentos frescos y
sobre todo, de origen vegetal. Se debe consumir carbohidratos entre un 55% y un
60% de las kilocalorías totales al día; las grasas, entre un 30% y un 35%; y las
proteínas, entre un 10% y un 15%. Además, hay que beber 2 litros o más de agua
al día.
5

3. Suficiente: La cantidad de alimentos ha de ser la adecuada para mantener el


peso dentro de los rangos de normalidad y en los niños, lograr un crecimiento y
desarrollo proporcional.
4. Adaptada: A las necesidades fisiológicas de edad, sexo, talla, actividad física que
se realiza y a su estado de salud. Además, se deben tomar en cuenta condiciones
tales como: embarazo, lactancia, adolescencia, región geográfica, religión y
cultura.
5. Variada: Debe contener diferentes alimentos de cada uno de los grupos (lácteos,
frutas, verduras u hortalizas, cereales, legumbres, carnes, aves, pescados,
mariscos, etc.), no sólo porque con ello será más agradable, sino porque, a mayor
variedad, habrá también una mayor seguridad de garantizar todos los nutrientes
necesarios; ningún alimento por sí mismo, aporta todos los nutrientes.
6. Balanceada: Proporcionar la cantidad de alimentos necesarios para producir la
energía esencial para el cuerpo.
7. Satisfactoria: Agradable y placentera para los sentidos.
8. Armónica: Con un equilibrio proporcional de los macronutrientes que la integran.
9. Segura: Sin contaminantes biológicos o químicos que superen los límites de
seguridad establecidos por las autoridades competentes, o exenta de tóxicos o
contaminantes.
10. Higiénica: Se deben preparar con las manos limpias y los utensilios bien lavados.
Además, los alimentos que se comen crudos, como verduras y frutas, deben
desinfectarse apropiadamente. La carne de res, cerdo, pollo, mariscos se deben
cocer bien. El horario debe ser fijo y la masticación correcta y adecuada.
11. Sostenible: Que priorice los productos locales de cada región del país.
12. Asequible: Que permita la interacción social y la convivencia y que sea viable
desde el punto de vista económico para el individuo.

Clasificación de los alimentos y sus funciones

Los alimentos se clasifican en macronutrientes y micronutrientes.


6

Macronutrientes
Los macronutrientes son aquéllos que el cuerpo necesita en mayores cantidades siendo
estos:

Carbohidratos y azúcares

Los carbohidratos son la fuente de energía de primera mano que el organismo necesita
para el funcionamiento de todos los órganos y para realizar las actividades diarias como
caminar, jugar, trabajar, estudiar, entre otras.

Los principales alimentos fuentes de carbohidratos son: cereales, granos (maíz, arroz,
trigo, avena, sorgo, maicillo) y los productos derivados de estos como harinas, panes,
pastas, tortillas, galletas; raíces y tubérculos (papa, yuca, camote, malanga), plátanos,
azúcar, miel y la panela o rapadura.

Entre los azúcares presentes en nuestra dieta, los dos monosacáridos principales son la
glucosa, la fructuosa o sacarosa (azúcar de mesa o refinada). Ambos, aportan 4
kilocalorías por gramo (0.14 onzas) y nada más que energía, por lo que abusar de la
glucosa, fructuosa o sacarosa, tendrá un mismo efecto en el cuerpo como ser balance
calórico positivo y aumento de peso corporal.

Proteínas

Sus funciones principales son: formación, crecimiento, reparación y mantenimiento de


los tejidos del organismo tales como el cabello, uñas, piel, músculos, sangre, huesos.
Las proteínas también aportan energía, son importantes para el crecimiento y pueden
ser de origen animal o vegetal:

1. Proteínas de origen animal: se consideran completas porque contienen todos los


aminoácidos esenciales, indispensables para el ser humano, entre ellas tenemos: las
que provienen de las carnes (res, pollo, pescado, mariscos, vísceras), lácteos (leche,
cuajada, queso, requesón, yogurt) y los huevos.

2. Proteínas de origen vegetal: son incompletas porque no contienen cantidades


suficientes de uno o más aminoácidos esenciales. Entre ellas tenemos: frijoles de toda
clase (rojos, negros, blancos), garbanzos, soya, lentejas, cacahuate, mezclas de maíz y
7

harina de soya utilizada como complemento alimenticio (Incaparina) y otras mezclas


similares; también los cereales, raíces y verduras.

Grasas

Son una fuente concentrada de energía (más energía por cada gramo). Son
constituyentes de la pared celular, ayudan a la formación de hormonas y membranas,
útiles para la absorción de las vitaminas A, D, E y K. Las grasas pueden ser de origen
animal o vegetal: origen animal como la mantequilla en sus diferentes presentaciones,
manteca de cerdo, etc. De origen vegetal como: manteca vegetal, margarina, aguacate,
y los aceites derivados de la soya, maíz, ajonjolí, semilla de girasol, linaza, aceite de
oliva, y otros. Las grasas deben de consumirse con moderación, debido a su elevado
aporte calórico.

Micronutrientes
Los micronutrientes son los que el cuerpo necesita en menores cantidades siendo estas:

Vitaminas

Son sustancias necesarias para regular las diferentes funciones del organismo. Siendo
las principales fuentes de vitaminas: las verduras, frutas, hojas verdes y alimentos de
origen animal, los alimentos fortificados como el azúcar con vitamina “A” y las harinas de
maíz y trigo con complejo “B” (acido fólico, niacina, tiamina).

Las frutas y los jugos de frutas nos aportan agua, azúcares, vitaminas como la vitamina
“C”, carotenos, minerales como potasio, selenio y fibra. Por su valor nutritivo y su papel
protector para la salud, se debería consumir más de una ración de fruta al día,
preferiblemente fresca.

Los grupos de verduras y hortalizas son una fuente importante de vitaminas, minerales,
fibra y antioxidantes, por lo que es recomendable consumirlas diariamente. La mejor
manera de aprovechar todas sus vitaminas y minerales es comerlas crudas, solas o en
ensalada, también se pueden hacer al horno, a la plancha, o hervidas. Se recomienda
un consumo habitual de 16 onzas (4 raciones), de verduras y hortalizas por día,
priorizando las variedades de temporada.
8

Minerales

Los minerales también se necesitan en pequeñas cantidades y forman parte de los


tejidos y tienen funciones específicas en el organismo. El calcio, fósforo, magnesio, flúor,
hierro, zinc, cobre, yodo, potasio, sodio se encuentran en muchos alimentos,
especialmente en la sal yodada, así como en los alimentos de origen animal como leche,
huevos, queso y mariscos.

Agua

El agua es imprescindible para el mantenimiento de la vida, ya que todas las reacciones


químicas de nuestro organismo tienen lugar en un medio acuoso. Además, un consumo
adecuado de agua ayuda a prevenir el estreñimiento y a normalizar el tránsito intestinal.
El consumo de dos litros o más de agua al día es muy beneficioso para la salud.

¿Cómo podemos alimentarnos mejor?

La mejor manera de alcanzar un estado nutricional adecuado y óptimo es incorporar una


amplia variedad de alimentos a nuestra dieta diaria y semanal.
9

Se requiere de un balance ya que las personas no necesitan la misma energía o el mismo


tipo de nutrientes por la mañana que por la noche. Mientras que los primeros momentos
del día nuestro cuerpo solicita alimentos que aporten fuerza y energía, por la noche es
mejor tener en cuenta aquellos productos que nos harán tener una buena digestión y nos
permitirán dormir a gusto. Saber qué desayunar o qué cenar para seguir una dieta
completa y saludable es fundamental.

Por ello, es muy importante que conozcamos cuáles son los alimentos a los que
podremos sacarles más partido según el momento del día. La mañana es el momento
más importante de las personas, ya que lo que consumamos al despertar determinará la
energía de la que dispongamos durante el resto de la jornada. Si disponemos de la
energía adecuada, tendremos la suficiente fuerza como para concentrarnos en la
escuela, la universidad o el trabajo. En caso contrario, nos sentiremos débiles y nos
costará más llevar a cabo nuestras obligaciones.

Por ello, un desayuno completo y equilibrado lo conforma, por ejemplo, un zumo o jugo
de fruta natural, unas tostadas de pan de centeno con jamón cocido y aceite de oliva y
unos copos de avena con leche de soja o desnatada. Puesto que incluirá alimento rico
en cereales, proteína, grasas naturales y vegetales.

¿Y qué pasa con el café? Es cierto que el café nos despeja y nos porta energía, por lo
que desayunar esta bebida puede tener sus ventajas. Pero hay que tener cuidado con el
número de veces que se consume al día y con tomarlo en ayunas. El café es un producto
que puede irritar la mucosa del estómago, por lo que, de consumirlo, ha de hacerse con
algo sólido al mismo tiempo.

Ya la noche es un momento del día en el que nuestro organismo no va a hacer ejercicio


ni necesita activarse, sino todo lo contrario. Por tanto, necesitamos que los alimentos
que tomemos para cenar favorezcan el descanso, no sean muy copiosos ni tampoco muy
grasos, ya que esas grasas no la vamos a eliminar tras ingerirlas.

Los alimentos ricos en triptófano serán los que ayuden a generar melatonina, la hormona
que promueve el descanso y la conciliación del sueño. Podemos encontrar en multitud
de productos, por ejemplo: en el atún, el yogur, las almendras o los plátanos.
10

Las proteínas que nos aportan el pescado azul o blanco o la carne blanca (pollo y pavo)
son muy positivas para la hora de la cena. Eso sí, siempre y cuando estén cocinados de
la manera más saludable posible: al vapor o a la plancha. Además, los huevos también
nos ayudarán a disponer de las proteínas necesarias.

De igual modo las verduras son perfectas para la cena, ya que son ligeras y no aportan
demasiadas grasas ni calorías. Sin embargo, la lechuga no se recomienda durante este
momento del día, ya que puede resultar indigesta debido a su alto índice de fibra.

Tips para una mejor alimentación:

- Distribuir los alimentos en 3 comidas principales y 2 a 3 refrigerios.


- Moderar el tamaño de las porciones.
- Consumir por día 2 frutas y 4 porciones de verduras de todo tipo y color
preferentemente crudas.
- En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato que sean verduras y de postre una
fruta.
- Incorporar legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
- Consumir pollo o pavo sin piel 3 veces por semana, pescado o mariscos 3 veces
por semana, cerdo y res sin grasa 2 veces por semana.
- Cocinar con poca sal y si puede dejarla reemplácela por perejil, albahaca, tomillo,
romero y otros condimentos.
- Limitar el consumo de azúcar.
- Comer las comidas en platos más pequeños para que parezcan más abundantes.
- Evitar el comer delante del televisor o cualquier otra pantalla.
- Probar el comprar alimentos que se vendan en envases de una sola ración para
ayudar al cuerpo a aprender cuál es el tamaño adecuado de una ración.
- Intentar el no comer deprisa. Comer despacio y masticar bien, dando la
oportunidad de sentirte satisfecho antes de servirte más. Si apetece repetir, acudir
a la ensalada, la fruta y la verdura.
- Convertir en hábito el hecho de que sea el estómago, en vez de los ojos, quién te
diga cuándo estás satisfecho con la comida.
11

Realidad: Porciones distorsionadas

No obstante, la gente de hoy en día come mucho más de lo que solía comer, y mucho
más de lo que necesita. Esto significa que ingiere constantemente más calorías que
aquellas que su cuerpo puede quemar. Lamentablemente, muchos de nosotros no
somos conscientes de que estamos comiendo demasiado porque nos hemos
acostumbrado a ver y a comer porciones desproporcionadamente grandes.

La gente que come demasiado de forma sistemática tiende a tener sobrepeso. También
corre el riesgo de padecer distintos problemas de salud, como hipertensión, colesterol
alto, diabetes tipo 2, problemas óseos y articulares, problemas respiratorios y del sueño
e, incluso, depresión. Y, en etapas posteriores de la vida, la gente con sobrepeso u
obesidad tiene un mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón, insuficiencia
cardíaca y accidentes cerebrovasculares.

Es fácil entender por qué la industria alimentaria tiende a servir mucha más comida de la
necesaria: ¡a los clientes les encanta tener la sensación de que están recibiendo lo mejor
a cambio de lo que pagan! Entonces, ¿cómo se puede hacer para mantener un control?
Un buen punto para empezar consiste en estar bien informado sobre dos aspectos que
pueden ayudar a comer bien: el tamaño de las raciones y las cantidades recomendadas
de los distintos alimentos.

En la etiqueta de cualquier producto se encuentra el apartado sobre la información


nutricional y el tamaño de la ración para ese producto en concreto. Contrariamente a lo
que cree la gente, el tamaño de una ración no indica la cantidad que se debería comer.
Simplemente es una guía para saber cuántas calorías y cuántos nutrientes (así como
cuánta grasa, cuánto azúcar y cuánta sal) se reciben al ingerir una cantidad específica
de ese alimento. Ya que en alimentos de alto contenido en calorías, grasas o azúcares,
el tamaño de la ración puede alertar de que se podría estar ingiriendo una cantidad mayor
que la saludable. Por ejemplo, si una bolsa de pastas de 85g (3 onzas) se come entera.
Y la etiqueta indica que una ración es de 28.35 g (1 onza), no sólo significa que se habrá
comido 3 raciones, sino también que se habrá ingerido 3 veces la cantidad de las calorías
y 3 veces la cantidad de los azúcares indicados para una ración.
12
13

Consecuencias de una buena alimentación

 Reduce el colesterol, triglicéridos y presión arterial.


 Reduce la aparición de enfermedades cardiovasculares.
 Contribuye a la pérdida de peso cuando esto es necesario.
 Ayuda a mantener el sistema inmune, así se evitan enfermedades virales que
pueden afectar el cuerpo.
 El sistema digestivo funciona mejor al evitar comidas rápidas muy grasosas,
condimentadas o preparadas en condiciones insalubres.
 Brinda la energía necesaria para todo lo que se realiza en el día (trabajo, estudio,
deporte, actividades artísticas).
 Comer saludable ayuda a vivir más y mejores años.
 Tonifica los músculos y articulaciones e incrementa la fuerza.
 Regula el estreñimiento que se produce por los malos hábitos asociados al
sedentarismo.
 Combate la ansiedad, la depresión y el estrés.
 Mejor función mental, ofrece al cerebro grasas saludables y nutrientes que es lo
que necesita para reforzar el poder mental. Aproximadamente dos tercios del
cerebro humano está hecho de grasas, lo que significa que una dieta rica en
ácidos grados Omega 3 y Omega 6 es vital para un buen rendimiento del cerebro.
 Mantenimiento de peso. Tener un peso adecuado para la estatura y composición
individual promueve una presión saludable, y reduce el riesgo de desarrollar
enfermedades como diabetes y disfunciones del corazón.

Consecuencias de una mala alimentación

 Obesidad o sobrepeso, cansancio y menor capacidad de trabajar. La obesidad


que sufren algunas personas es genética, aunque gran parte de ellas son debidas
a una mala alimentación y al sedentarismo.
 Alta presión arterial (hipertensión). La hipertensión se puede prevenir modificando
factores de riesgo relacionados con el comportamiento, como la dieta malsana, el
14

uso nocivo del alcohol o la inactividad física. El tabaco puede aumentar el riesgo
de complicaciones de la hipertensión.
 Diabetes. Existe un riesgo potencial de una mala alimentación es padecer
diabetes de tipo 2, especialmente cuando esa dieta conduce a una cantidad
excesiva de ganancia de peso.
 Problemas cardiovasculares. Son complicaciones graves de salud en una mala
alimentación. Las dietas altas en grasa, colesterol y azúcar, pero baja en frutas,
verduras y granos enteros puede aumentar el riesgo de tener la presión arterial
alta, de tener colesterol en la sangre y también de sufrir enfermedades coronarias
y aterosclerosis (estrechamiento de las arterias).
 Envejecimiento acelerado. Comer en exceso y alimentos inadecuados produce
una aceleración del envejecimiento celular. Alimentos con alto contenido en
azúcar, la bollería, carnes rojas y cualquiera que este excesivamente frito pueden
acelerar el envejecimiento.
 Mal funcionamiento cerebral. Las altas en grasas trans, aceleran el envejecimiento
cerebral, empeorando por tanto su correcto funcionamiento. Especialmente, las
dietas altas en azúcar son altamente tóxicas; disminuyen el nivel de vitamina E en
sangre, pueden provocar somnolencia, irritabilidad o incapacidad de
concentrarse.
 Menor autoestima. Tener sobrepeso la puede influye en tener una autoestima
baja, comer en exceso puede provocar sentimientos de depresión, culpa o
vergüenza e interferir con los niveles de azúcar en sangre, lo cual altera los
estados de ánimo positivos.
 Problemas de indigestión. La indigestión, sensación incómoda que se da en la
parte superior del abdomen tras comer, puede producirse por comer alimentos
altos en grasas, bebidas con gas, alcohol o cafeína.
 Pérdida muscular. Mala alimentación (falta de vitaminas y minerales, como el
magnesio). Cuando la alimentación no es saludable y no está equilibrada se
puede producir un déficit de algunos nutrientes fundamentales que afectan a la
fuerza muscular.
15

 La desnutrición. Tener una mala alimentación puede conducir a la desnutrición si


los alimentos que se consumen no proporcionan en el cuerpo todos los nutrientes
que se necesita para funcionar de una forma óptima.

Actividad física: complemento de una buena nutrición


El ejercicio es una parte de la buena nutrición, debe estar presente en el diario vivir de
las personas, pero desafortunadamente no es así. Sin embargo, algunos ejercicios
básicos para mantener una buena salud son:

 Correr: No se necesita de mucho para hacer este ejercicio, lo recomendado son


entre 20 y 25 kilómetros a la semana.
 Pechadas o lagartijas: Realizar 5 sets de 5 cada uno al día.
 Abdominales: Realizar 4 sets de 10 cada uno diario.
 Saltar la cuerda: Dedicar 5 minutos al salto diario, se puede utilizar o no una
cuerda, pero es recomendable que se haga para combinar la ejercitación de
brazos y piernas. Aquí se estará trabajando los gemelos, hombros, cuádriceps y
deltoides.
 Sentadillas: Hacer 5 series de 10 cada una diarias.

Estos ejercicios son para los que van a iniciar un plan de salud para bajar de peso o
personas de nivel básico.

Las rutinas varían dependiendo el peso, masa corporal y edad. Por ello, algunas
personas acuden a la Tabla del IMC (Índice de Masa Corporal) para calcular la condición
física en la que se encuentran respecto al peso, puesto que será una dirección para así
establecer el tipo de ejercicios y su frecuencia, así como el suministro de alimentos que
den como resultado el cuerpo que deseen, siempre considerando la buena salud.

Por consiguiente, la fórmula para el cálculo del IMC: peso (kg) / estatura (m)². Es decir,
hay que dividir el peso (en kilos) entre la estatura (en metros) al cuadrado. Por
ejemplo, para una persona que pese 87 kilos y mida 1,74 metros sería:

87 / 3,03 (1,74 x 1,74) = 28,71


16

Tabla del Índice de Masa Corporal

Proceso para mantenerse saludable

1. Comer sano: La nutrición equilibrada tiene muchos beneficios como la prevención


o tratamiento de algunas enfermedades como la diabetes, problemas cardiacos.
2. Hacer ejercicio con regularidad: El ejercicio puede ayudar a prevenir
enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer de
colon. Puede ayudar a tratar la depresión, la osteoporosis y la presión arterial alta.
Se recomienda estar activo durante 30 a 60 minutos aproximadamente 5 veces a
la semana.
3. Seguir una dieta: Comer es una necesidad vital, por lo que esta necesidad debe
ser cubierta con alimentos sanos y equilibrados que puedan aportar todos los
nutrientes necesarios para que las defensas estén al 100%. Aquí se debe tener
cuidado con seguir o practicar dietas insalubres, que no van de acuerdo con
nuestra necesidad, por eso es recomendable acudir donde un especialista y que
el haga la respetiva evaluación y recomendación.
17

Recomendaciones

Aprender sobre nutrición y alimentación cada vez que se tenga oportunidad para
prevenir enfermedades y padecimientos.

El llevar una correcta nutrición no es tarea fácil, sin embargo, mediante la


autodisciplina y constancia se podrá lograr un estilo de vida saludable; partiendo de
consumir tres tiempos de comidas con las debidas raciones y la distribución de los
diferentes tipos de alimento.

Evitar el consumo de alimentos que contengan alto contenido de grasa y azúcar,


alimentos procesados y comida rápida. Aumente el consumo de fibra como: frutas,
verduras y cereales integrales. Evitar el consumo de bebidas gaseosas y refrescos
artificiales. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco.

Lo ideal es acudir ante un especialista para que dictamine la condición física real
de una persona, antes de que ésta se someta a algún tipo de alimentación que pudiera
ser perjudicial para su organismo. Sin embargo, si es aconsejable el que se sigan las
recomendaciones médicas básicas para que exista un balance entre las necesidades e
ingesta de energía y nutrientes.
18

Bibliografía

Guía de alimentación para facilitadores de salud. Honduras-Julio 2015. [Documento en


PDF]. Secretaría de salud, resolución N° G04:2015.

Otero, B. Red tercer milenio. Nutrición. [Versión electrónica]. URL disponible en:
http://www.aliat.org.mx/BibliotecasDigitales/salud/Nutricion.pdf

Importancia de la dieta equilibrada. [En línea]. 2015. URL disponible en:


https://www.importancia.org/dieta-equilibrada.php

Ejercicios físicos para mantener buena salud física y mental. [En línea]. 2017. URL
disponible en: https://www.nuevamujer.com/salud/2013/04/03/ejercicios-fisicos-
para-mantener-buena-salud-fisica-y-mental.html

Tomado de: blogspot. Consecuencias de una buena nutrición. [En línea]. URL
disponible en: http://cansecuenciasdebuenanutrcion.blogspot.com/

Efectos de una nutrición adecuada. [En línea]. 2014. URL disponible en:
http://purewill.com/recursos/efectos-de-la-nutricion-adecuada-0

Consecuencias de una mala alimentación. [En línea]. URL disponible en:


https://www.lifeder.com/consecuencias-de-una-mala-alimentacion/

Tomado del blog: Moldea tu vida. Consecuencias de una mala alimentación. [En línea].
URL disponible en: http://blog.moldeatuvida.com/consecuencias-de-una-mala-
alimentacion/

Organización Mundial de la Salud. Nutrición y salud. Extraído del sitio web:


http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet