Sei sulla pagina 1di 2

ISAÍAS 2

El día del Señor.

Juzgara a las naciones.

4 El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos de pueblos numerosos. Ellos
convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a tomar
las armas contra otro ni a recibir instrucción para la guerra.
Las naciones viven en constantes guerras y conflictos. Los países poderos quieren tener el
dominio del mundo a base de armas, no les importa la muerte de los inocentes con tal de
cumplir con sus invasiones. Pero llegara un día cuando Dios juzgue a los líderes de estas
naciones. Terminará con la violencia del mundo. En el regreso del Señor, toda la maldad del
mundo será destruirá. Dios quitará todo el pecado que ocasiona guerras, conflictos y otros
problemas. En aquel día llegar la paz anhelada por muchas personas. Será Dios quien llene
la paz en el corazón de las personas, ya no abra temor, pues Cristo está presente y los
guardará. Ese día será grandioso. Los instrumentos de guerras se convertirán en instrumentos
de labranza. Días maravillosos, donde la paz reinaran en la presencia del Señor.

Humillara al altivo.

12 el día en que el Señor todopoderoso actúe contra todo hombre orgulloso y soberbio,
contra todo hombre altanero, para humillarlo;
Muchas personas viven seguras de sí mismo, esta clase de personas son orgullosos, soberbias
y altaneras, desean que el mundo esté rendido a sus pies, piensan que nadie puede estar a su
altura, se creen dioses. Pero en el día del juicio de Dios, estas personas se humillarán y se
postrarán delante del Señor, delante del Hijo de Dios, estas personas no serán capases ni de
ver el rostro del Señor. En aquel día, el Señor juzgará a buenos y a malos. El día vendrá y
todas las personas sesentas desearan estar a cuentas con Dios. Si usted es una de esas personas
soberbia, orgullosa y altanera, es hora de cambiar y no esperar que la ira del Señor sea sobre
usted.

Terminará con la idolatría.

18 y acabará con todos los ídolos.


Las personas en la actualidad, valoran, aman y adoran las casas de este mundo, idolatran las
riquezas, idolatran las actividades, idolatran a las personas, idolatran la creación. Idolatrar
es: poner en primer lugar de nuestras vidas a todas las cosas del mundo, antes que Dios
Llegará un día, cuando Dios acabe con toda la idolatría del mundo. Pues solo Dios merece
ser honrado y adorado. Dios desea ser el primer lugar en su vida, desea ser su Dios, darte el
regalo de la vida eterna.

Llenara de terror la tierra.

19 Cuando el Señor se levante y llene de terror la tierra, la gente se meterá en las cuevas
de las rocas, en los hoyos del suelo; se esconderá de la presencia terrible del Señor, del
resplandor de su majestad.
El día del Señor, va ser terrible para sus enemigos, para los que no quisieron obedecer su
palabra, para los que no aceptaros su nombre, para los que despreciaron su sacrificio. En
aquel día, las personas sensatas van a huir de su presencia, van a esconderse donde más
puedan, y no ver el resplandor de su poder. El resplandor de su majestad se verá por todo lo
alto, nadie se le podrá poner al frente, solo con la pronunciación de una sola palabra hará
temblar la tierra. Hay de insensato que piense luchar contra el Hijo de Dios, mejor sería que
pida a la tierra que se lo trague antes de ponerse al frente del Señor. Muchos se esconderán,
pero no podrán escaparse de la ira del Señor. Usted todavía tiene la oportunidad de no ver la
ira del Señor, acérquese al Señor, arrepiéntase y confieses sus pecados, acepte el regalo de
una vida eterna a su lado.

No espere aquel día.

5 ¡Vamos, pueblo de Jacob, caminemos a la luz del Señor!


Los cristianos no presenciaremos el día del juicio de Dios a las naciones. Nuestros ojos no
verán cuando Cristo culmine con toda la maldad del mundo, pues nosotros estaremos en la
presencia de nuestro Padre Celestial. Por eso los cristianos somos llamados a caminar en la
luz de Cristo, desde el momento que le aceptamos y le entregamos nuestras vidas. Sabemos
que nos está aguardando una recompensa eterna, mientras aguardamos podemos disfrutar de
los muchos beneficios de la obediencia a medida que apliquemos la Palabra de Dios a
nuestras vidas.