Sei sulla pagina 1di 5

Apunte.

Sustantivos comunes y propios:

 Sustantivos comunes: Permiten nombrar a todas las personas,


animales o cosas de la misma clase o especie, sin particularizar su significado
como hombre, caballo, casa. Agrupan los objetos que denominan por sus
características, sin expresar rasgos distintivos. Por eso, se consideran
sustantivos genéricos.

Sustantivos comunes: No identifican un ser concreto, sino que designan todas


las personas o cosas de una misma clase. Ejemplos: hombre, ciudad, rio

 Sustantivos propios: Distinguen o particularizan a cada individuo de los


demás de una misma clase, especie o género. Se aplican a un solo ser,
persona, animal o cosa. Por eso, se consideran sustantivos individuales. Los
nombres de las personas y de los países son nombres propios. Los sustantivos
propios se escriben siempre con letra inicial mayúscula.

Nombres propios: Señalan un determinado ser entre los demás de su clase. No


significa nada: individualizan seres pero no los clasifican. Son como etiquetas
identificativas de seres, objetos, lugares... Son nombres propios los nombres
de persona, los apellidos, los topónimos, los nombres de ríos, de empresas,
etc. Ejemplos: Antonio, Salamanca, Tormes.

Diferencia entre sustantivos comunes y


sustantivos propios.

Los sustantivos comunes permiten nombrar todos los objetos pertenecientes


a una misma especie. Los sustantivos propios son nombres que distinguen a
un individuo o ejemplar de los demás de su especie:

- ¡Jorge!, - exclamó la mujer y un niño moreno y delgado volvió la cabeza para


ver a quien le llamaba.

-¿Qué quieres, madre?- preguntó.


-¿Dónde está tu hermano?- interrogó esta última.
- Dijo que iría a jugar con su triciclo a la plaza Italia - respondió el hijo.

La palabra niño es un sustantivo común, sirve para nombrar a cualquier niño, y


por lo tanto, tiene una extensión muy amplia. Lo mismo ocurre con los
sustantivos cabeza, madre, hermano, triciclo e hijo; su significado se
extiende a todos los miembros de estas clases de objetos, personas o
animales.
Apunte.

Jorge e Italia, en cambio, son sustantivos propios y sólo pueden aplicarse a


quienes han recibido esos nombres. Cuando el hijo escucha la llamada, sabe
que es a él a quien se solicita, porque la madre pronuncia su nombre propio.
Del mismo modo, el nombre Italia nos permite distinguir esta plaza de todas las
demás.

Recuerda que los sustantivos propios se escriben siempre con letra inicial
mayúscula.
Apunte.
Apunte.
Apunte.