Sei sulla pagina 1di 3

ADORACIÓN ANTE JESÚS EUCARISTÍA

1. Comentario Inicial: Hoy día vocacional por excelencia, orar por las vocaciones se
convierte en una puesta en práctica del mandato de Jesús: “rueguen al dueño de la
siembra que mande obreros para hacer la cosecha”. Este mandato desafía nuestra
fe e interpela nuestra conciencia de bautizados. Es el primer servicio que podemos
ofrecer a la gran causa de las vocaciones. Necesitamos apóstoles, evangelizadores y
misioneros, personas comprometidas que, en nombre de Cristo, nos ayuden alcanzar
los bienes de la salvación. Lo primero que debemos hacer es orar con humildad al
dueño de la siembra. De manera especial por el Papa Francisco que nos ha invitado a
todos como Iglesia a orar por la vida consagrada, por todos esos hombres y mujeres
que siguiendo de cerca al Señor han dado su vida por el Evangelio. Y por qué no hoy,
elevar una oración de gracias por nuestra vida, por la vocación que hemos recibido de
Él. Dispongamos por tanto a recibir al Señor.
2. Canto: Id y Enseñar (hoja de cantos para esta semana)
3. ANTÍFONA DE ADORACIÓN:
 Bendito, adorado y alabado; sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
R//: Sea para siempre; Bendito, Alabado y Adorado.
 Les diste Señor, el Pan del cielo.
R//: Que contiene en si todo deleite. Nota: se repite tres veces.

4. Sigamos alabando y adorando al Señor junto con la Iglesia a través del rezo de las
Vísperas…
5. Al terminar el rezo de la salmodia cantamos Alma Misionera

ALMA MISIONERA
Señor, toma mi vida nueva antes que la Te doy mi corazón sincero para gritar
espera desgaste años en mí. Estoy sin miedo tu grandeza, Señor.
dispuesto a lo que quieras, no importa lo Tendré mis manos sin cansancio, tu
que sea, tú llámame a servir. historia entre mis labios y fuerza en la
oración.
Llévame donde los hombres necesitan
tus palabras necesitan mis ganas de Y así, en marcha iré cantando por calles
vivir, donde falte la alegría predicando lo bello que es tu amor.
simplemente por no saber de ti Señor, tengo alma misionera,
condúceme a la tierra que tenga sed de
Dios.

6. Proclamación del Santo Evangelio según San Lucas (10, 21 – 24).


«En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: « Yo te
bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los
sabios e inteligentes, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido
tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el
Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo
quiera revelar. » Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: « ¡Dichosos los ojos que
ven lo que veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que
vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron.»
Palabra del Señor.

“La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Dios, es encontrarnos a Dios, es
acercarnos a Dios”
7. Sigamos alabando al Señor individualmente. Reconozcamos las gracias que hemos
recibido: Dios es bueno con todos. (uno momento de silencio).

8. Continuamos con el rezo de las vísperas (Cántico Evangélico, Preces y oración).

9. Recitación de las Suplicas Viatorianas.

10.Meditación Personal: Dejemos hablar al Señor en nuestro corazón. En oración


personal, preguntémonos ¿cómo el Señor sigue llamándonos? Hagamos un
diagnóstico de nuestra vida y de nuestro proceso de formación como religiosos en la
Congregación de los Clérigos de San Viator. Dios nos ha llamado y a veces hemos
desconfiado, dudado de su llamada, pero al final ha podido más su amor y sus
Palabras. (momentos de silencio para orar y meditar)

ANTÍFONA DE ADORACIÓN:
 Bendito, adorado y alabado; sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
R//: Sea para siempre; Bendito, Alabado y Adorado.

 Les diste Señor, el Pan del cielo.


R//: Que contiene en si todo deleite. Nota: se repite tres veces.

A JESÚS EUCARISTÍA
Señor, Dios eterno, alegres te cantamos, a ti Tú vendrás algún día, como juez universal.
nuestra alabanza, a ti, Padre del cielo, te Muéstrate, pues, amigo y defensor de los
aclama la creación. Postrados ante ti, los hombres que salvaste, y recíbelos por siempre
ángeles te adoran y cantan sin cesar: Santo, allá en tu reino, con tus santos y elegidos.
santo, santo es el Señor, Dios del universo;
llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Salva a tu Iglesia, Señor, y bendice a tu
heredad.
A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los Sé su pastor, y guíalos por siempre.
apóstoles, la multitud de los profetas te Día tras día te bendeciremos y alabaremos tu
enaltece, y el ejército glorioso de los mártires nombre por siempre jamás.
te aclama. Dígnate, Señor, guardarnos de pecado en este
A ti la Iglesia santa, por todos los confines día.
extendida, con júbilo te adora y canta tu
grandeza: Padre, infinitamente santo, Hijo Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de
eterno, unigénito de Dios, Santo Espíritu de nosotros.
amor y de consuelo. Que tu misericordia, Señor, venga sobre
nosotros, como lo esperamos de ti
Oh Cristo, tú eres el Rey de la gloria, Tú el A ti, Señor, me acojo, no quede yo nunca
Hijo y Palabra del Padre, Tú el Rey de toda la defraudado.
creación.
Tú, para salvar al hombre, tomaste la Alabanzas a Ti, Jesús Eucaristía,
condición de esclavo en el seno de una virgen. Hecho Pan para alimentar nuestro espíritu
Tú destruiste la muerte y abriste a los creyentes Y para hacerte visible ante nuestros ojos.
las puertas de la gloria. Te adoramos, y te bendecimos, verdadero Dios
y Verdadero hombre.
Tú vives ahora, inmortal y glorioso, en el reino Alimento celestial que Dios Padre nos regala.
del Padre.

“La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Dios, es encontrarnos a Dios, es
acercarnos a Dios”
11.Bendición

12. IMPLICACIONES DE ALABANZA:

Bendito sea Dios.


Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo consolador.
Bendita sea María Santísima la excelsa Madre de Dios.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea su castísimo esposo San José.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Oremos:
Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de Tú pasión;
Te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de Tu Cuerpo
y de Tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de Tu
redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

13. Canto a la Virgen Ave María

14.Canto: Cantemos al Amor de los amores

“La oración es buscar a Dios, es ponernos en contacto con Dios, es encontrarnos a Dios, es
acercarnos a Dios”