Sei sulla pagina 1di 4

ALFRED ADLER

BIOGRAFÍA
Adler nació en Viena, en 1870. Fue segundo hijo de una familia de cuatro hombres y dos mujeres.
Su papá fue comerciante de cereales. Su familia gozaba de buena situación económica y era una de las
pocas familias judías del pueblo. De niño fue enfermizo y sufrió de raquitismo. Su más temprano
recuerdo es a los dos años, él vendado de forma que apenas podía moverse, mientras su hermano mayor
podía hacerlo libremente. Según Alfred Adler, su niñez fue triste por los grandes logros de su hermano
mayor, contra quien competía, sin éxito. Superó la neumonía, aun cuando le dijeron que moriría. Luego,
decidiría convertirse en médico a fin de superar la muerte y el temor a ella. Asimismo, compensó sus
desventajas tempranas en el área académica, especialmente en matemáticas, convirtiéndose en un
prodigio. Se casó con Raissa Timofeievna, joven rusa próxima al movimiento comunista y feminista.
Influyó para que Adler denunciara las restricciones de las actitudes tradicionales hacia las mujeres.
Procrearon cuatro hijos.
Adler recibió su grado de médico de la Universidad de Viena en 1895. Se especializó primero en
oftalmología y luego en neurología. Estaba interesado en la contribución de los factores psicológicos a
la enfermedad y a su cura. Publica un folleto “La salud de los sastres”, influenciado por ideas socialistas,
en el que critica las condiciones infrahumanas en que vivían trabajadores de los telares y de las sastrerías.
Se interesa por el contexto social de la enfermedad.
Adler se impresionó por el libro de Freud sobre los sueños y lo defendió por escrito en contra de las
críticas, aunque no lo conocía de forma personal. En 1902 Freud invita a Adler a unirse a su grupo de
discusión semanal, conocido luego como la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Se convirtió en sucesor
de Freud como presidente del grupo en 1910. Desde 1904 ya había divergencias entre ambos, pero
permaneció en su grupo hasta 1911, año en que publicó su artículo crítico de la teoría sexual freudiana.
Asimismo, da una conferencia que marcaría de forma definitiva la ruptura con Freud: “Crítica de la
teoría sexual freudiana de la vida psíquica”. Según Adler, la sexualidad solo es una expresión de lo que
él llamaría “Estilo de Vida” del individuo. Adler renuncia la presidencia y en 1912 establece una
asociación psicoanalítica independiente, la Sociedad de la Psicología Individual. Adler escribió más de
300 artículos y libros. Su reputación se extendió internacionalmente. Daba conferencias en Estados
Unidos y en Europa. Fue a Estados Unidos en 1935 Fallece a los 67 años por problemas cardiacos.
FINALISMO FICTICIO
Es una meta imaginaria, el estado futuro deseado, una experiencia subjetiva en lugar de una realidad
objetiva. Da la dirección al esfuerzo de un individuo. Puesto que la motivación fundamental del
individuo es impulsada hacia el finalismo ficticio, una persona no puede ser entendida sin conocer su
única meta. Una vez que es entendida, explica la consistencia de la lucha de la persona.
INTERÉS SOCIAL
El ser humano es inherentemente social. El interés social es el potencial innato para vivir en
cooperación con otras personas.
ESFUERZO DESDE LA INFERIORIDAD HACIA LA SUPERIORIDAD
Alfred Adler nos relataba que todos los seres humanos aspiramos a un ideal utópico de perfección,
esta ficción directriz es el motor principal para salir de nuestra inicial condición biológica inferior y
llegar a un máximo nivel de autoactualización, utilizando un concepto más moderno. La naturaleza
humana aspira a superar los obstáculos, alcanzar los fines propuestos, sentirse completo, fuerte y válido.
LA INFERIORIDAD
En los planteamientos de Adler encontramos, que su puesta en relieve que ser hombre equivale a
sentirse inferior, la vida psíquica está dominada por el sentimiento de inferioridad y esto es fácilmente
comprensible si se parte de los sentimientos de insuficiencia, de imperfección, y de los esfuerzos
ininterrumpidos provistos por los seres humanos y la humanidad. Adler, de acuerdo a los avances de
sus investigaciones fue postulando 5 etapas en las cuales describió el desarrollo de la
personalidad.
Inferioridad del órgano: El órgano débil puede convertirse en el desajuste neurótico, en el cual la
persona explota la deficiencia física como una excusa, para evitar las tareas de la vida. En un ajuste
saludable el niño se esfuerza por compensar la deficiencia del órgano inferior.
Impulso agresivo: En esta etapa, se evidencia como Adler intenta elaborar una teoría de pulsiones,
al estilo de Freud y postula la pulsión innata de la agresión, en el que conseguir la meta, suele convertirse
en una competencia atlética, sin limitarse con el fin de lograr lo esperado.
Protesta masculina: Las mujeres, como los hombres, son motivadas por la protesta masculina
conforme se esfuerzan en contra de las restricciones del menos valorado socialmente papel de la mujer.
La protesta masculina puede llevar a las mujeres a estar orientadas hacia una carrera, a casarse tarde o
no hacerlo, tener pocos hijos, convertirse en lesbianas o convertirse en monjas como un rechazo a su rol
femenino.
Lucha por la superioridad: Adler explica el esfuerzo por lograr ser una mejor persona para uno,
en lugar de ser mejores personas para los demás.
Esfuerzo por lograr la perfección: Esfuerzo por mejorar lo que es real, a comparación del
perfeccionamiento neurótico.
Si es que el proceso de crecimiento se estanca la persona, cae en un sentimiento de inferioridad el
cual se representa como:
Complejo de inferioridad: Es el fenómeno permanente de las consecuencias del sentimiento de
inferioridad, y la fijación de este se explica por la exagerada carencia del sentimiento de comunidad. El
sentirse tan inferior, como para no sentirte parte de un grupo o comunidad.
Complejo de superioridad: Se evidencia en las actitudes y opiniones del individuo, en el cual se ve
que él se percibe con dotes y capacidades superiores al del promedio de la humanidad, sin embargo, este
complejo no es más que la reprensión de los sentimientos de inferioridad, llevándolo a la dimensión de
sentirse mejores al resto.
ESTILOS DE VIDA
El estilo de vida es el modo de comportamientos con que la persona se orienta a cubrir una
inferioridad en particular, anhelando alcanzar la superioridad o perfección. Asimismo, Adler señala la
importancia de la influencia de los primeros recuerdos en la formación del estilo de vida, es por eso que
cada persona tiene su propio estilo de vida, único e irrepetible, debido a que todos tienen vivencias y
experiencias distintas. Adler no estaba de acuerdo con las tipologías, ya que, según él, ignoran la
singularidad de cada individuo, sin embargo reconoció que eran necesarias para efectos de explicación.
Entonces propuso su propia clasificación: estilos de vida errados y el estilo de vida sano; dentro de
estilos de vida errados encontramos tres tipos: el tipo dominante, el cual es egoísta, activo y controlador;
también está el tipo evasivo, quien es aquel que evita la posibilidad de derrota, se aísla y aparenta ser
aséptico; y por último el tipo dependiente, o también se le conoce como el tipo inclinado a recibir, el
cual es pasivo con tendencia a la depresión. En cambio, el estilo de vida sano es el tipo socialmente útil,
quien realiza acciones benéficas, tiene interés social y sentido de control interno.
ATMÓSFERA FAMILIAR
Adler denomina atmósfera familiar a aquellas influencias que parten de las personas más
cercanas al niño (padres, hermanos, parientes, amigos de la familia, etc.) actuando sobre éste.
En esa dinámica es central la relación de ambos padres, y el modelo de conducta-afecto que
brindan a sus hijos.
Según la Teoría Adleriana, existen 14 tipos de atmósfera familiar: 1) atmósfera de rechazo,
los padres rechazan a sus hijos por diferentes motivos (porque los perciben como una carga,
porque les restringe la libertad, etc.); 2) atmósfera autoritaria, los padres tienen un estilo
educativo coercitivo que justifican por la importancia que conceden a la disciplina en la
formación del carácter del niño; 3) atmósfera doliente, uno de los padres se presenta como
mártir y sacrificado de una mala situación familiar; 4) atmósfera represiva, semejante a la
atmósfera autoritaria , pero además el niño es controlado también en la esfera privada junto a
las normas formales de conducta; 5) atmósfera desesperada, los padres están en una situación
socioeconómica o de salud adversa o marginal; 6) atmósfera humillante, los padres tienden a
rebajar, despreciar o desalentar con su actitud crítica persistente las conductas del niño; 7)
atmósfera de desavenencia, los padres se dedican a pelear entre ellos o con otros allegados; 8)
atmósfera competitiva, los padres están excesivamente preocupados por la productividad, el
éxito y el rendimiento; 9) atmósfera pretenciosa, idéntica a la atmósfera competitiva, pero
destacando la relación entre el rendimiento y el prestigio; 10) atmósfera materialista, también
relacionadas con la productividad , pero más interesada en la adquisición de medios materiales
que den prestigio; 11) atmósfera sobreprotectora o mimosa, los padres protegen y cuidan a sus
hijos en exceso, sin permitirles esforzarse en sus logros; 12) atmósfera de compasión, es una
variante de la atmósfera de mimo, y se suele relacionar con la presencia de un niño con algún
déficit corporal o psíquico (las llamadas "inferioridades orgánicas" de Adler); 13) atmósfera
inconsecuente, los padres suelen ser caprichosos e imprevisibles en el trato con el niño; y 14)
atmósfera democrática, los padres diferencian entre las conductas y el carácter del niño, y
aunque orientan las conductas inadecuadas, continúan mostrando afecto por el niño, además
intentan no compararlos con los otros hijos en términos de cualidades absolutas, fomentando la
cooperación.
LA CONSTELACIÓN FAMILIAR
Las interacciones son un aspecto importante en el desarrollo de la personalidad, debido a que el orden
de nacimiento presenta una influencia social importante a partir del cual creamos nuestro estilo de vida.
Ser mayor o menor es estar expuesto a actitudes distintas por parte de los padres que crearán condiciones
diferentes que determinarán las características de la personalidad.
En la constelación familiar ser el primogénito implica afrontar la llegada de los niños posteriores, lo
que Adler define como niño “destronado”, suelen ser consentidos y malcriados, si estos niños no superan
el “destronamiento” pueden convertirse en neuróticos, criminales, bebedores y pervertidos. El segundo
hijo en cambio tienden a envidiar al hermano mayor, experiencia que representa un reto por superar al
hermano mayor que usualmente pude llegar a un resultado exitoso, impulsándolo hacia el logro. Por otra
parte, el hijo menor a menudo es un niño problema debido a que suelen ser los consentidos y porque
carecen de incentivo para desarrollar la independencia. La posición que mantiene y la búsqueda por
superar a sus hermanos lo llevan a competir en varios sentidos que pueden llevarlo a una difusión y a
un sentido de inferioridad. Sin embargo, esto puede ser superado si encuentra un área de esfuerzo que
no haya sido reclamado por ningún miembro de la familia. Y por último, el hijo único, debido a que no
compite por ningún tipo de atención es muy probable que sea consentido y muy cercano a su madre,
desarrollando el complejo de “madre” estos niños tienen un sentido irreal del valor personal.
REFLEXIÓN
En la teoría de Adler, como en cualquier otra, se pueden ver aspectos positivos (ventajas) así como
negativos (críticas y desventajas). A continuación veremos alguna de ellas. Una de las críticas más
comunes recae sobre el carácter que se tiene al redactar y sobre los postulados que posee la teoría. Adler
no hace uso de conceptos complejos como sí lo hacen otros modelos teóricos, sino que se apoya en
conceptos básicos, fáciles de entender y que en muchas ocasiones se alejan de lo experimental, lo
medible y lo cuantificable. Un ejemplo de ello son sus postulados sobre afán de superioridad, deseo de
inferioridad, interés social; estos no se pueden medir mediante el uso del método científico, es más ni
siquiera puede corroborar la existencia de ellos. Es por este motivo que muchas veces la teoría se ve
desvalorizada por presentarse como un modelo simple.
Otro de los aspectos que también han sido objeto de crítica es que la teoría está ubicada en un
contexto específico, donde la dinámica familiar y el modo de vida son completamente distintos a los
occidentales. En este tipo de países, difícilmente los postulados de Adler como el orden de los hijos
tendrán validez ya que ahí no se manejan ni los principios y costumbres que en oriente.
Sin embargo, a pesar de lo ya mencionado es menester mencionar que la teoría posee un punto a
resaltar, y es que a diferencia de otros modelos (por ejemplo el psicoanálisis de Freud) no es fatalista
ni dogmática, sino que por otro lado es flexible y abierta al cambio, a la mejora constante del individuo.
Esta mejora o desarrollo se explica mediante el afán de superioridad que va a nacer producto del
sentimiento de inferioridad. Entonces es por esto que no entiende al individuo como un ser determinado
por experiencias pasadas, sino que puede cambiar su vida hacia algo mejor dentro de sus posibilidades.

Referencias

Cloninger, S. (2003). Teorias de la personalidad. Mexico: PEARSON EDUCACIÓN.

Lara, M. (2009). Conceptos teóricos fundamentales de Alfred Adler. Recuperado de:


http://almargen.pbworks.com/f/Alfred+Adler-marco+te%C3%B3rico.docx
Oberst, U. (2002). Salud mental y ética: El concepto de sentimiento de comunidad en la psicología de

Alfred Adler. Persona, 131-146.

Oberst, U., Ibarz, V., & León, R. (2004). La psicología individual de alfred adler y la psicosisntesis de

Oliver Brachfeld. Revista de neuropsiquiatría, 31-44.