Sei sulla pagina 1di 5

1

Descubre tu ilimitada naturaleza como el templo de Dios— ¡El reflejo del Alma!

"Alma y Cuerpo" para noviembre del 19-25 de 2018

La lección de esta semana establece que la relación entre Alma y cuerpo sea muy clara. El Alma es el
Espíritu, y el origen de la identidad. ¡El Alma nunca está en un cuerpo material! La Materia, a la que se
puede considerar como un pensamiento falso y una limitada sensación del ser, es una falsificación y no
tiene vida, verdad, inteligencia ni sustancia. En lugar de que nuestra identidad sea un alma individual que
vive en un cuerpo material, cada individuo es un reflejo único de una Alma, Dios — ¡ilimitado y sin límites!
¡Realmente vivimos en el Alma ... no en el cuerpo! Dios no puede ser confinado dentro de un templo
material. Más bien, somos el templo de Dios, "cuyo arquitecto y constructor es Dios". (C&S32)

Texto Aureo:

Estos versos son parte del sermón, del cual estamos muy familiarizados, de Pablo a los Atenienses quienes
presentan al Dios que ellos por ignorancia lo han representado en un altar y con la inscripción “A UN
DIOS DESCONOCIDO". Pablo comienza explicando que este Dios es el creador del mundo y de todo lo
que está en él. Él usa la palabra griega, theos para describir a Dios. El Theos representaba a la Divinidad
suprema, —el único y verdadero Dios— no solo otro en una serie de dioses. Este Dios no necesitaba nada
del hombre. Se debe entender que, le da todo al hombre— incluyendo la vida y el aliento. Tal Dios no
podría ser limitado a un templo con un hombre hecho-de-materia (o corporal).

Se nos dice de la audiencia de Pablo: no se interesaba en ninguna otra cosa, sino en decir o en oír algo
nuevo”(v.21) Pero, a pesar de este amplio pensamiento, no todos podían comprender un concepto tan
nuevo. Aunque no pensáramos en adorar lo que consideramos un ídolo tradicionalmente, la mayoría de
nosotros estamos ciertamente con el sentimiento de culpa al adorar al cuerpo material de vez en cuando.
Necesitamos repensar hoy, las creencias comúnmente aceptadas sobre el cuerpo (templo) y el Alma
(Espíritu). Esta lección nos ayuda a hacer eso.

La Lectura Alternada nos recuerda que no podemos servir a dos señores. Si lo intentamos,
nuestra experiencia será como el hombre que construyó su casa en la arena. Al construir sobre una base
no firme, nuestra casa (o nuestra conciencia—y por lo tanto nuestra experiencia) colapsará cuando se
enfrente a una tormenta. Jesús declara específicamente que no podemos servir tanto a Dios como a
mammon (o riquezas / dinero). Podemos expandir el concepto de mammon para incluir cualquier cosa
diferente a Dios, a todo lo que no tenga — ninguna cercanía al Espíritu.

A la luz del tema de la Lección de esta semana, podemos considerar cómo nos sentimos tentados de servir
tanto al Alma como al cuerpo, ¡y por qué eso simplemente no funciona!

Sección 1: El Alma (o Espíritu) no está en el hombre, pero el hombre vive en Espíritu y


refleja el Alma

Al hablar con los Atenienses, Pablo les recuerda cosas que sus poetas griegos habían escrito cientos de
años antes. Yéndonos al pasado en los años 600 AC, se le atribuye a Epiménidas decir: "Porque en él
vivimos, y nos movemos y somos" (B4). Y más adelante (315-240 DC) otro poeta, Aratus, dijo también
“Nosotros somos su descendencia”. La verdad permanece constante a lo largo de los siglos— incluso si aún
no se la comprende completamente. En el libro de Crónicas, se escribió que hay un Dios supremo que no
puede estar contenido en nada. (B1) Y el mayor deseo de David era morar en el templo de Dios. (B2)
Desear morar en el templo de Dios es muy diferente a orar para que Dios viva en nosotros.

A través de su estudio de la Biblia, Mary Baker Eddy pudo recoger y explicar la relación que tenemos con
Dios. Aunque muchos creen que tenemos almas eternas que están temporalmente alojadas en un cuerpo
material, la Ciencia Cristiana explica que "El alma es la sustancia, la Vida y la inteligencia del hombre, que
2

está individualizada, pero no en la materia". (C&S 1) De allí que nuestra individualidad es la expresión real
de Dios. Es eterna y nada puede impedir que se exprese plenamente.

Me agrada la pregunta que Mary Baker Eddy plantea acerca de si alguien alguna vez ha visto un alma en
un cuerpo o si va o viene de un cuerpo. (C&S 2) Por supuesto que no, porque el Alma infinita (piensa en el
principio vital o animador; poder activo - Diccionario Webster 1828) no puede limitarse a un cuerpo
material finito.

Si el Alma no está en el cuerpo, ¿cuál es nuestra relación con el Alma? Nosotros reflejamos la plenitud del
Alma. Todos los aspectos del Alma— la expresión individualizada de cosas, tales como como la belleza
radiante, la graciosa calidez, la armonía, el equilibrio, el propósito, el sin fin de la alegría, la pureza y la
ausencia de pecado, la indestructibilidad y la creatividad intuitiva, etc. Son incapaces de estar confinado o
limitado a un cuerpo material. Entendiendo que esto como verdad, experimentamos que la libertad es un
aspecto inherente de ser, es una reflexión . [W: A menudo me hago recordar, a mí y a nuestro personal:
“Cuando empiezas a sentirte estresado, recuerda que no hay nada más que refleje la falta de estrés como
el recordar lo que somos, una reflexión. ¡Como reflejo de Dios, NO eres responsable de originar nada! "]
Cuando nos paramos frente a un espejo, nuestra imagen no está en el espejo. No es parte del espejo, sino
que estamos completamente reflejados en él.

Sección 2: La Vida abundante es el reflejo del Alma. No hay Vida en la materia.


Aunque muchos no entendieron su mensaje, Jesús les enseñó a aquellos que le escuchaban— el verdadero
sentido de la Vida— una vida que no tenía asociación con la muerte. (B9) Él declaró que su propósito era
dar a la gente un sentido de abundante vida. (B10) La palabra griega traducida "abundantemente" es
perissos e indica la superioridad en calidad, extraordinaria. No es el diseño de Dios lo que conseguimos ...
¡sino el que nos elevamos! Al escribir a los Corintios, Pablo tuvo que lidiar con puntos de vista erróneos con
respecto a los ídolos y con preguntas sobre cómo relacionarse a los ídolos y a esos quienes los adoraban.
En este caso, se planteó la cuestión de si estaba bien o no comer carne asociada con los sacrificios que se
hacían a los ídolos. ¡Pablo parece responder que en realidad no importa porque en realidad hay un sólo
Dios! Y él agrega que estamos en ese Dios. (B 8) La Vida no está en un cuerpo material— sino en la
reflexión de la Vida.

La cuestión de la reflexión está abordada en Isaías, donde Dios habla de la gente que hizo para "publicar
mis alabanzas". El hebreo para "mostrar" (caphar) se puede interpretar como "declarar". El hombre lo
demuestra, a través de la reflexión, ¡Todo lo que Dios es! Y eso no se puede hacer a través de un cuerpo
mortal. (C&S8) La Vida y la mortalidad (lo que está sujeto a la muerte) son opuestos directos y no tienen
nada que hacer el uno con el otro.

Para mí, la lógica más clara para atenerse al hecho de que la vida nunca puede estar contenida en la
materia—sino que debe ser el reflejo del Alma—se ve en esta declaración ... "Si la vida estuviera en el
hombre mortal o en cosas materiales, estaría sujeta a las limitaciones de estos y acabaría en muerte ”.
(C&S7) También, “Si Él [Dios] morara dentro de lo que Él crea, Dios no se reflejaría sino que sería
absorbido ”. (C&S8) Tenemos que comenzar con la premisa correcta: que nosotros reflejamos la Vida, y
esta Vida nunca ha estado en un cuerpo material (limitado). ¡Mejor dicho, el hombre expresa la plenitud de
la ilimitada Vida! A medida que aceptamos eso, podemos eliminar todas las pruebas falsas con las que nos
enfrentamos—¡y vivir de verdaderamente!

Sección 3: ¡La Verdad destruye las impurezas de la carne y revela al hombre como el
templo de Dios! No hay Verdad en la materia.

Esta sección de la Lección realmente nos da la oportunidad de explorar el concepto de ser el templo de
Dios. La palabra inglesa "templo" proviene de la palabra latina templum que denota un lugar apartado o
sagrado. Las palabras hebreas para templo indican "casa de Dios" o "el lugar del Señor". El gran templo
3

judío fue construido en Jerusalén como un lugar santo en el que vivió la gloria de Dios, como sucedió en el
altar del tabernáculo en el desierto.

Sin embargo, en los días de Jesús, la pureza y la santidad de ese templo estaban presentándose como
corruptas con prácticas materialistas y la hipocresía habían sido absorbida y manifestada. Los que acudían
a la Pascua tenían que haber sido aprobados con sacrificios para la adoración. De esto surgió un gran
negocio de vender animales e intercambiar dinero. El área exterior del templo se convirtió en un lugar
corrupto de comercio y beneficio económico. En un momento dado, cuando Jesús vio que estaba pasando
con todo ese comercio, ¡sin mostrar compostura alguna! Él persiguió a aquellos que vendían animales e
intercambiaban dinero. Sus discípulos reflejaran sus acciones en este verso de Ps. 69: 9, " El celo por la
casa de Dios me consume” (NTV)

Los líderes judíos no estaban contentos con la reprimenda de Jesús, por lo que se enfrentaron a él,
exigiéndole que les diera una señal de que Dios le había dado autoridad para actuar de esta manera. La
respuesta de Jesús ... "Destruye este templo, y en tres días lo levantaré". ¡Eso no tenía ningún sentido
para ellos! Él, por supuesto, se refería a su crucifixión y resurrección. Pero no fue hasta después del hecho
de que incluso sus discípulos pudieron comenzar a comprender lo que vio tan claramente ... que el ser del
hombre (como el reflejo del Alma) es verdaderamente la expresión plena de la gloria de Dios—de Cristo, la
Verdad— y este templo no puede ser destruido. (B13)

Más tarde, Pablo habló del hombre como el templo de Dios. Escribió a los Corintios: " Pues el templo de
Dios es santo, y ustedes son este templo". (B12, NTV) Entonces, ¿qué tiene esto que ver con nosotros? La
palabra griega para templo, haggis - significa sagrado, puro. Lo que es sagrado se elimina o se separa de
lo que es común, vulgar o contaminado. ¿Qué hay que sacar de nuestros templos, de nuestra expresión de
pensamiento? ¿No sería todo lo que es diferente a Dios, bueno ... de la enfermedad al miedo, la limitación,
la ira, la creencia de división, la deshonestidad o cualquier tipo de pensamiento o acción que no sea
efectiva? (C&S15) Todos estos son errores de pensamiento y están neutralizados con la Ciencia Cristiana,
"la ley de la Verdad". (Ver SH 482: 27). Neutralizar es "hacer (algo) ineficaz o inofensivo aplicando una
fuerza o efecto opuesto:" (New Oxford American Dictionary). Por lo tanto, si las "cadenas de la capacidad
finita del hombre son forjadas por la ilusión de que él vive en el cuerpo, no en el Alma, en la materia, no
en el Espíritu", la liberación viene del entendimiento que nosotros no vivimos en un cuerpo, pero nosotros
somos el mismo templo de Dios - ¡expresando la plenitud de la gloria de Dios! (C&S17) ¡No hay Verdad en
la materia (corruptible y limitada) y la materia no tiene un lugar en la Verdad!

Sección 4: La claridad del pensamiento es el reflejo del Alma. La inteligencia no está en la


materia.

Jesús no se impresionó en absoluto por la charla insolente del "espíritu de demonio inmundo". Quizás el
demonio pensó que podía intimidar a Jesús al hacerle saber a Jesús que lo reconoció como Cristo incluso
antes que otros. Pero, la Verdad no se doblega ante el error. ¡Jesús habló con la autoridad de la Mente
divina! Aquí, Jesús limpió a este hombre inocente de las impurezas de la carne (inmundo simplemente
significa impuro) como había limpiado el templo en Jerusalén. (B16) Mary Baker Eddy identifica espíritus
malos como falsas creencias (C&S19). La falsa creencia básica aquí es que la materia puede ser
inteligente; o que un cerebro material puede pensar y controlar al hombre, para bien o para mal. (C&S21)

¡Necesitamos prestar atención cuando una oración comienza con una frase como, "Mantén claramente en
el pensamiento"! (C&S22) Así como Jesús no se impresionó con la evidencia material que se le presentó,
podemos permanecer no impresionados con lo que el cuerpo trata de decirnos. Podemos hablar con la
misma autoridad con la que habló Jesús, porque reflejamos la misma Mente, Principio o Alma como lo hizo
Jesús.

La enfermedad es la creación de la mente humana carece de autoridad detrás de sí. La enfermedad nunca
puede ser formada por la materia porque no hay inteligencia en la materia. ¡Y ciertamente no está formada
por la Mente porque la Mente crea sólo aquello que es bueno! El Alma es Espíritu— no tiene nada que ver
con la materia (la creencia de limitación y finitud), y el Alma es el principio que gobierna al hombre. Al
4

reconocer que somos gobernados por el Alma, descubrimos la naturaleza eternamente armoniosa del
hombre— indestructible, pura e inmaculada.

Sección 5: La sustancia del hombre es el reflejo del Alma. La Sustancia no está en la


materia.

Recientemente, tuve la oportunidad de volar sobre vastas áreas silvestres en un avión pequeño. Por unos
momentos habían nubes y neblina por debajo lo que parecía que todo el mundo era como si fueran
pedazos cuantiosas de tierra o de cuerpos de agua. Porque lo conocía como diferente, no estaba
engañado. Jesús pudo sanar a las multitudes que vinieron a él porque no fue engañado por las apariencias.
Entendió tan claramente que la sustancia del hombre no está constituida de materia, no está sujeta a
enfermedad, discordia o limitaciones de ningún tipo.

En la historia relacionada en esta sección, Jesús estaba ministrando a una audiencia de Gentiles. Para mí,
es significativo que diga que cuando la gente fue testigo de la curación, “glorificaron al Dios de Israel”.
(B20) Este era un Dios que no habían conocido previamente, pero reconocieron voluntariamente el
Espíritu, el Alma (en lugar de la Jesús humano) como el poder que destruyó la enfermedad material y el
sufrimiento y restauró la salud. ¡Necesitamos siempre dar a Dios la gloria!

El libro de Lamentaciones expresa un profundo dolor por la ruina de Jerusalén. Sin embargo, vemos
esperanza para la redención expresada a través de declaraciones como "el Señor es mi porción" (B18).
Piensa en la porción como herencia. La sustancia pura y perfecta del Alma nos pertenece a cada uno de
nosotros— es nuestra herencia— y es indestructible. Confiando en Dios en lugar de apariencias externas,
encontramos esperanza. (B18)

El Salmo 90 habla de Dios como "nuestro refugio" (B19). El hebreo, maown, también puede traducirse
como la morada de Dios (el Tabernáculo o el Templo). DIOS es nuestro heredado templo donde vivimos,
nos movemos y tenemos nuestro ser. [B4] Nada puede desplazarnos de este lugar sagrado. ¡Y no tiene
ningún elemento material! No hay esencia en el concepto mortal llamado materia. Como Mary Baker Eddy
escribe: "Lo que se denomina materia es desconocido para el Espíritu, el cual incluye en sí mismo toda la
sustancia y es la Vida eterna". (C&S28)

La respuesta a la pregunta, “¿Qué es la sustancia?” Es muy liberadora (C&S26). Me parece


extremadamente útil pensar en el universo, incluido el hombre, como una idea compuesta. Siempre hemos
hablado de la materia, incluyendo un sentido de limitación, tanto en ámbito como en duración. Por otro
lado, un compuesto debe constar de dos o más ingredientes y puede expandirse indefinidamente.
Entonces, ya sea que estemos hablando de sustancia en términos de salud, suministro, compañía o
solución a cualquier tipo de problema, no hay límites para la demostración.

Y, nada puede realmente destruir una idea. Las ideas pueden cambiar y desarrollarse, pero mientras se
mantengan en el pensamiento (cómo el hombre es considerado como una idea en la Mente) son seguras e
indestructibles. Piensa en algo (como un barco, un coche o una flor). Decide qué forma, tamaño, color,
etc., acerca de lo que estás pensando es. Nadie puede ingresar en tu pensamiento y cambiar esa idea a la
que tú posees. Por lo tanto, la sustancia de esa idea es completamente "incapaz de discordia y decadencia"
y es eterna: dura todo el tiempo que la entretienes en tus pensamientos.

Todos estamos eternamente protegidos como ideas en la Mente. Y así es también como nosotros
"tomamos posesión de [nuestro] cuerpo y gobernamos sus sensaciones y acciones". (C&S30) Nosotros nos
identificamos con el ideal que Dios nos ha hecho ser y nosotros mantenemos ese ideal en nuestro
pensamiento y lo conformamos a lo que corresponde con la creación de Dios. Lo mejor de todo ... no es
nuestra habilidad humana lo que nos permite hacer esto. Reflejamos la “fortaleza del Espíritu para resistir
todo lo que sea desemejante al bien”. (C&S30) Reconoce que cada creencia mortal no tiene más sustancia
que las nubes que vi. Somos libres de dar testimonio y tener la experiencia de la sustancia perfecta y
completa de un Alma armoniosa.
5

Sección 6: No hay templo ni cuerpo en el nuevo cielo y en la nueva tierra—el espiritual


universo.

Para la mayoría de nosotros, podría parecernos una gran distancia el compartir la idea de San Juan de vivir
en un reino completamente espiritual aquí y ahora—con "no vi en ella templo " (B23, S31). Y, sin embargo,
no somos diferentes a Juan, excepto que, con la práctica, a él le fue posible ejercitar completamente sus
sentidos espirituales para ver lo que la mente carnal ocultaba.

He oído a personas describir (y he experimentado) vislumbrar esta realidad de sustancia espiritual


absolutamente armoniosa e indestructible—el reino de las ideas. Cuanto más practiquemos ver las cosas
como ideas, en lugar de cosas, más clara será la vista que llegaremos a alcanzar. El Comentario Bíblico de
One Volume de Dummelow explica la falta de templo en la Nueva Jerusalén de esta manera: “Su
perfección espiritual es tal que no se necesita un santuario especial: no hay nadie en la ciudad que no sea
uno con Dios. Todo su pueblo está unido en Su servicio. Así no hay templo porque la ciudad es todo
templo. La luz y el conocimiento terrenales, los cuales son imperfectos y parciales, se han desvanecido en
la plena luz y en el conocimiento de Dios ".

En este reino espiritual descrito por Juan en Apocalipsis, no hay lugar para el mal o la impureza; nada a
diferencia del Espíritu puede entrar en un reino lleno de Espíritu. En el Glosario de Ciencia y Salud, Mary
Baker Eddy (MBE) define el templo como "cuerpo" y como "una superestructura material, donde los
mortales se congregan para adorar", pero también nos da un sentido espiritual del templo cuando lo define
como: " la idea de la Vida, la sustancia y la inteligencia; una superestructura de la Verdad; el santuario del
Amor” (595: 7-9). MBE también señala la visión de Juan de la Nueva Jerusalén como evidencia de nuestra
incorporeidad. (C&S31) Incorpóreo se define como "que no consiste en materia; no tener un cuerpo
material. ”(Webster 1828) Esto, por supuesto, no significa que nuestras naturalezas individuales no existan
en este reino espiritual representado como la Nueva Jerusalén

El tener "ningún cuerpo" simplemente significa que no estamos limitados a las limitaciones de la materia—
no estamos sujetos a falta, miedo, medida, enfermedad, muerte, peligro, desigualdad, desesperación, etc.
La última línea de la Lección de esta semana describe cómo encontrar la experiencia de la libertad en
cuanto nos damos cuenta de que el Alma no está en el cuerpo ... pero que el hombre es la reflejo pleno
del Alma. Se nos dice: "Para despojar el pensamiento de confianzas equivocadas y evidencias materiales a
fin de que las verdades espirituales del ser, puedan aparecer, este es el gran logro mediante el cual
eliminaremos lo falso y daremos lugar a lo verdadero. Así podemos establecer en verdad el templo, o
cuerpo, "cuyo arquitecto y constructor es Dios". (C&S32)

Este cuerpo — o expresión individualizada de Dios, representa cada cualidad del Alma: belleza, gracia,
libertad, determinación, indestructibilidad y mucho más. ¡Qué libertad! Entonces, sigamos vaciando el
pensamiento de los límites de la evidencia de la materia con la que nos enfrentamos. Entonces podemos
prever la realidad espiritual aquí y ahora, como lo hizo Juan— ¡exento de la materia, con sus limitaciones y
falsas promesas!

Interessi correlati