Sei sulla pagina 1di 7
UNIVERSIDAD FERMIN TORO FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS ESCUELA DE DERECHO BARQUISIMETO, ESTADO LARA

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS

ESCUELA DE DERECHO

BARQUISIMETO, ESTADO LARA

ESTRUCTURA DEL CODIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL VENEZOLANO

ALUMNA:

Rosana Rolland V- 13.651.929

Aleximar Pinto.

PROFESORA:

Sección SAIA-A

Derecho Procesal Civil II

Barquisimeto, ENERO 30, 2019

El Código de Procedimiento Civil Venezolano, se encuentra publicado en Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 4.209 en fecha 18 de septiembre de 1990, su importancia radica en que allí se encuentran las normas de las fases de los procesos en el ámbito civil, por tanto, comprende la base de orientación legal para la ejecución de los mismos. Es un instrumento legislativo, que viene a regular diferentes instituciones procesales relacionadas con derechos patrimoniales, estado y capacidad de las personas, entre otras.

Este cuerpo legal adjetivo es la norma supletoria por excelencia, todas las leyes procesales vigentes en el país refieren al código de procedimiento civil, en todo aquello que no esté regulado por ellas.

En este orden de ideas, el mismo, está estructurado en base a cuatro (4) libros y consta con artículos. El Libro Primero, De los órganos judiciales, el Libro Segundo, del Procedimiento Ordinario, el Libro Tercero, del Procedimiento Cautelar y de otras Incidencias, y, por último, el Libro Cuarto, De los Procedimientos Especiales. Este código al ser una ley preconstitucional, ya que fue publicado en 1990 y la constitución vigente en 1999,no cumple con las garantías y postulados constitucionales actuales, y, por lo tanto, no es adecuado a la realidad venezolana, por esa razón es que amerita ser adaptado a la Constitución y a la realidad actual de la sociedad venezolana.

Por otra parte es bien sabido que el valor de la justicia, es el más importante y el mejor de los principios ideales que debe orientar la organización social porque sin ella es imposible la convivencia de las personas y el bien común, así pues, las leyes y su aplicación basada en este principio son de vital importancia en la aplicación del derecho, no solo en Venezuela sino en el mundo entero. En este sentido, para lograrlo, el marco jurídico venezolano ha experimentado trasformaciones para adaptarse a las exigencias del entorno social, en el caso del Código de Procedimiento Civil vigente, se ha propuesto una reforma. Esta reforma, según el abogado Mujica, viene a diseñar de forma integral y sistemática los cambios necesarios, adaptando el procedimiento civil en general, a los principios y garantías constitucionales establecidas en el artículo 257 de nuestra Constitución con el fin de lograr la simplificación del proceso civil, mediante procedimiento breves, orales (tendencia actual), expedito,

público, donde se promuevan los medios alternativos de resolución de conflictos, sin formalismos inútiles o dilaciones indebidas, garantizando así con el cumplimiento del debido proceso (art. 49 constitucionales) y la tutela judicial efectiva (art. 26 constitucional).

Ya que como se dijo anteriormente, dicho código requiere de la implementación de correcciones que busquen el conocimiento pleno de la verdad de los hechos, para lograr así una justicia rápida, equitativa, accesible y eficaz dentro del marco de los principios constitucionales, debido a que la justicia venezolana se ha caracterizado por el retardo judicial e ineficacia, entre otros aspectos, por lo que con la constitución de 1999 promueve la depuración del proceso, lo cual constituye un instrumento esencial para la realización de la justicia.

En este orden de ideas, el proyecto de reforma del C.P.C. venezolano fue presentado a la Asamblea Nacional en el año 2014, todo esto con fundamento en lo establecido en el numeral 4° del artículo 204 de la Constitución vigente, en razón, que el actual código de procedimiento civil es una ley preconstitucional que no cumple con las garantías y postulados constitucionales actuales, y por lo tanto, no adecuado a la realidad venezolana.

Por su parte la magistrada Yris Peña Espinoza (2015), integrante de la Sala de Casación Civil, manifestó, que la propuesta de reforma de este cuerpo legal representa un cambio sustancial de 180° de todo el proceso en la materia, que se adapta a los postulados constitucionales, en el cual el juez y la jueza juegan un papel preponderante. "Un nuevo juez implica un cambio de paradigma porque la sociedad venezolana se merece un juez sensible, proactivo, con rostro humano, comprometido con la sociedad y con la tutela efectiva de los derechos humanos".

Por tanto, esta iniciativa no solo es desde el punto de vista procesal, sino también, atendiendo al perfil del Juez en un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, es decir, proactivo, humanista, accesible, visible, y comprometido con la sociedad.

A tal efecto, se toma como base elementos fundamentales establecidos en sus

respectivos artículos constitucionales tales como el estado social de derecho y justicia, tutela judicial efectiva, debido proceso, justicia expedita y descentralización del poder judicial. En correspondencia con esto, el C.P.C. reformado deberá incluir y garantizar los principios de constitucionalidad del proceso, los cuales incluyen La oralidad que implica la modificación de los juicios basados exclusivamente en el principio escrito, por los juicios orales, cuyas ventajas es que acorta el tiempo de duración del proceso igualmente la inmediación y concentración permite al juez un conocimiento amplio para lograr

así una decisión justa, considerando además que las cuestiones previas dilatan el proceso pero al transformarse en cuestiones preliminares resueltas en la audiencia preliminar, se podría continuar con el proceso de forma inmediata.

La Comisión Permanente de Política Interior de la Asamblea Nacional (AN) en julio del 2015, aprobó los artículos correspondientes al libro 2 y 3 del Proyecto de Reforma del Código de Procedimiento Civil, el presidente de la instancia, diputado Darío Vivas, mencionó entre los cambios del nuevo texto lo relacionado con la demanda y la posibilidad de promover un testigo mediante la videoconferencia: “Las pruebas se deben introducir al momento de la demanda. Esto es una innovación. Al mismo tiempo, en ese mismo acto se promueven, los testigos. Eso aligera sustancialmente todo el proceso”, indicó el diputado Darío Vivas.

También destacó el prenombrado diputado, que el juez debe resolver la sentencia una vez que se instala para conocer la causa de fondo, para emitir decisión “lo debe hacer en 60 minutos, anteriormente era 60 días”.

Otra modificación tiene que ver ya establecida la sentencia: “Si hay algunos bienes que depositar, las partes pueden ser depositantes. Anteriormente solamente quedaba a manos de la depositaria judicial. Ahora las mismas

personas pueden ser depositarias y eso garantiza el cuido del bien a la hora de

la ejecución de la sentencia porque el bien está protegido”.

Así pues, puede afirmarse que esta reforma está inspirada en principios constitucionales, referidos a la Carta Magna de 1999, en este sentido, Parra, señala que en relación al principio de Oralidad, ésta por sí misma no puede

propender a la efectividad de los sistemas procesales frente a los justiciables. Ésta requiere a su vez de otras circunstancias como la concentración de las actuaciones, unificación de lapsos y la participación directa del Juez para la consecución de los fines del proceso y la obtención de celeridad procesal. Es decir que había un cambio de paradigma en la figura del Juez, en el sentido de que sea más humano, al servicio del involucrado y actué en efecto como director del proceso en un estado social de derecho y de justicia otorgándole amplias facultades entre ellas la de incorporar pruebas al proceso. Por lo tanto, no es un principio aislado sino un mecanismo de perfeccionamiento de los actos procesales para garantizar los fines del proceso y una justicia expedita, sin dilaciones o exigencia de formalidades no esenciales.

Además Gianni Egidio Piva y Alfonzo Granadillo, comentan que “El procedimiento oral es infinitamente superior al escrito porque asegura en máximo grado la inmediación, es decir, el contacto directo y simultáneo de los sujetos procesales con los medios de pruebas en que debe basarse la discusión plena de las partes y la decisión del juzgador.

En lo que respecta al principio de publicidad, según García, la publicidad contribuye a la satisfacción de ese interés, pues el juicio propiamente dicho se realiza a los ojos de todos, y no al amparo de la oscuridad que puede encubrir la arbitrariedad. Por tanto, la publicidad es una garantía instrumental para que el proceso conducente a establecer una sentencia se realice bajo el conocimiento de las partes y del público en general, evitando la impunidad.

Por otra parte, el proyecto de reforma, incluye lo relativo a la organización y funcionamiento de los tribunales civiles, en circuitos judiciales como los tribunales de municipio y tribunales de primera instancia, con carácter unipersonales y tendrán el primer grado de conocimiento y las cortes de apelaciones, serán colegiadas y tendrán el segundo grado de conocimiento, por lo que este Proyecto de reforma al Código de Procedimiento Civil, introduce expresamente en su artículo 15, una aproximación a la idea de Parte del proceso, sean como demandantes, demandados o terceros, con esto se daría reconocimiento positivo a una situación que solo era reconocida por la

doctrina y que con la reforma agrega a las personas naturales y jurídicas las masas patrimoniales, los patrimonios separados, las comunidades, las sociedades de hecho y otras entidades sin personalidad jurídica.

También se fundamenta esta reforma, en el principio de inmediación, el cual le permiteal juez ser testigo de cada una de las fases procesales, para así poder tener el suficiente conocimiento y convencimiento para dictar una sentencia enmarcada en justicia y en la verdad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL

CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA 1999

García, L. (1995). Juicio Oral y Medios de Prensa. El debido proceso y laprotección del honor, de la intimidad y de la imagen. Editorial Ad-Hoc, Buenos Aires. Argentina.

Useche, J. (2012). Consideraciones sobre el Avocamiento. Universidad deCarabobo.Parra, J. (2007) ¿Qué es realmente la inmediación? XXVIII CongresoColombiano de Derecho Procesal. Universidad Libre Bogotá, D.C. Colombia.

REFERENCIAS DIGITALES http://www.buenastareas.com

http://archivo.globovision.com/aprueban-proyecto-de-reforma-del-codigo-de-

procedimiento-civil/

Escritorio Juridico Mujica & Asociados (Facebook)