Sei sulla pagina 1di 1

Conclusión.

Desde el tiempo de Sigmund Freud desarrollo la transferencia y la contratransferencia en el


psicoanálisis dándole un concepto donde refiere que los pacientes proyectan en el analista contenidos
de un inconsciente y revive vínculos afectivos del pasado, vemos a otros autores que le dan un concepto
más agregado como José M. que define la transferencia como fenómeno general universal y
espontaneo, el paciente inconscientemente hace regresión lo cual lo llama raíz infantil y por lo tanto es
irracional, confunde el pasado con el presente dando así respuestas inadecuada, desajustadas e
inapropiadas.,

La importancia clínica de la transferencia no se limita a la asistencia de pacientes psicóticos (aunque


Freud dice que las enfermedades psicóticas no tienen capacidad alguna de transferencia) sino también
lo hacen con pacientes psicóticos, sabiendo que estos se caracterizan por la presencia de trastornos
nerviosos y alteraciones emocionales.

Podríamos decir que la transferencia es el dialogo que aproxima al paciente a tener una experiencia
con sus sentimientos más arcaicos, lo que ha guardado en su inconsciente.

La contratransferencia como respuesta emocional del terapeuta ante los estímulos que provienen del
paciente, considero su uso como un mecanismo que ayuda a interpretar con mayor precisión la
patología del paciente.

Winnicott trabaja de una manera flexible usa la contratransferencia adaptándose al diagnóstico del
paciente.

El paciente buscara el odio del analista, este debe desplegar toda paciencia tolerancia y confianza.

Por ultimo consideramos que la transferencia y la contratransferencia es muy importante dentro del
marco terapéutico su uso hace que las relaciones objetables sean más intensas o significativas para el
paciente.