Sei sulla pagina 1di 18

Caña de medir:

“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir y se me dijo: Levántate y mide
el templo de Dios y el altar y a los que adoran en él…” Apocalipsis 11:1

INTRODUCCIÓN

Leyendo lo que se le manda al apóstol Juan de medir a los adoradores, y pensamos en esta
palabra, Medir, nos damos cuenta que se mide para hacer una comparación con lo que se
espera. Dios espera de nosotros cierta medida como adoradores. ¿Cómo podemos medir a los
adoradores? ¿Cómo podemos medir que reconocemos su divinidad y sus atributos? ¿Cómo
vamos a medir que somos adoradores?

HOY vamos a descubrir si somos verdaderos adoradores o


no, porque Dios busca adoradores, y en su palabra él nos da
la medida deseada.
Anuncios
Juan 4:23 – Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre
en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren.
Dios se deleita en la adoración, se alimenta de nuestra adoración, porque él es adorable, y él
busca aquellos que lo reconozcan y le tributen adoración. En su palabra Dios nos revela cómo
podemos medir a los adoradores, y nosotros podemos saber si tenemos lo que se necesitamos
para ser verdaderos adoradores: ¿Cómo debemos adorar a Dios?

1. SERVICIO, AYUNO Y ORACIÓN A DIOS


Mateo 4:10 – Entonces Jesús le dijo:-Vete, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios
adorarás y solo a él servirás”.
Aquí vemos que los adoradores no son aquellos que alzan sus ojos solamente, sino aquellos que
reconocen la deidad del Señor y le dan homenaje. La adoración se va a medir con el servicio a
él. La adoración es una actitud continua, no de un culto solamente. La adoración es un
sentimiento de seguridad de que Dios nos eligió y nos llamó, desde antes de la fundación del
Mundo. Cuando reconocemos eso, entonces servimos al Señor por gratitud, por convicción y por
amor.

Enlaces Patrocinados
La adoración mantiene apartados de nosotros a los espíritus inmundos y a Satanás, porque ellos
no la resisten. Lucas 2:37 y después de viuda, hasta los ochenta y cuatro años. Nunca se alejaba
del templo, sirviendo noche y día con ayunos y oraciones. Al buscar en el original la palabra
servicio, encontramos que viene del Griego LATREUO; y significa adorar, rendir homenaje,
hacerle el trabajo a otro. Significa lo mismo que la adoración. Entonces lo que Dios mide es
nuestro servicio.
Esta mujer servía de noche y de día, con ayuno y oración. Entonces la medida de nuestra
adoración, de reconocerlo a él son el ayuno, la oración y nuestro servicio a Dios. ¿Estamos
siendo adoradores con nuestro servicio a Dios? ¿Estamos siendo adoradores orando y ayunando
a Dios??
2. ABRIENDO Y DANDO LOS TESOROS
Mateo 2:11 – Al entrar en la casa, vieron al niño con María, su madre, y postrándose lo adoraron.
Luego, abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.
Algo que el Señor nos muestra con su nacimiento, es que él se le reveló en secreto a poca gente
y ellos fueron a adorarlo. Ellos reconocieron su Señorío. Y le ofrecieron presentes de oro,
incienso y mirra. Cuando los Reyes sabios fueron a consultar a Herodes sobre el Rey que había
nacido, Herodes se turbó y los que sabían de las Escrituras, los Fariseos, aunque sabían de lo
que decía la palabra sobre él, no fueron a adorarlo.

Anuncios
?

El conocer las escrituras no nos hace adoradores. ¿Cómo se mide la adoración? Reconociendo
que él es Dios y que merece la adoración. Hasta que cumplió los treinta años, Jesucristo se
manifestó en público a todo el mundo. Así va a ser en el Rapto, que el Señor va a venir en secreto
a llevarse solamente a los adoradores. A los que abren sus tesoros y se los ofrendan. Y hasta
en su segunda venida se va a revelar a todos en público, hasta entonces se va a saber quienes
fueron verdaderos adoradores.

La adoración también se mide cuando estamos delante de Dios y le abrimos nuestros tesoros y
se los ofrecemos. Dice la Biblia que donde esté nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón. Mateo
6:21porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Y los tesoros son las
cosas más valiosas que tenemos, materiales e inmateriales, lo que guardamos en el corazón,
pero recordemos que todo lo que tenemos Dios nos lo ha dado.

Hay sacrificios espirituales que también hay que ofrendar:


frutos de labios que confiesan su nombre, cánticos de
alabanza. Esto también es adorar.
Adorar es: reconocer y rendir homenaje. Muchas veces guardamos tesoros de generaciones
anteriores, heredados y muy bien cuidados por su gran valor, y al ofrecerlos al Señor, en
homenaje, estamos adorando. Como aquella mujer, María, que ungió al Señor Jesús con un
perfume cuyo valor sobrepasaba el salario de un año, era muy costoso, pero ella adoró cuando
lo ofreció al Señor. ¿Qué es lo más valioso que poseemos? ¿Estamos adorando a Dios con
nuestros bienes y tesoros? ¿Estamos adorando a Dios con nuestros dones y talentos?

3. SANTIFICÁNDOSE
Mateo 8:2 – Y he aquí un leproso vino, y le adoraba, diciendo: Señor, si quisieres, puedes
limpiarme.
Era terrible en ese tiempo, tener problemas con la lepra. Se tenía que gritar cuando andaba en
la calle: ¡soy inmundo, soy inmundo! Y todo mundo se alejaba de él por esa causa. Sin embargo,
a pesar de ello, él adoró a Jesús. La adoración se mide en hacer lo que este hombre hizo:
postrarse delante de Dios con el anhelo de ser limpio, y santo para agradarle. Para gustarle a
Dios.

Artículos de Interés

Método Sencillo Para Hacerse Millonario Invirtiendo En Bitcoins


Millionaire Blueprint

Ads by Revcontent

Dios nos mide como adoradores cuando venimos a adorar, aún con problemas en la carne,
porque aún pecamos y fallamos y en el mundo nos manchamos, nos contaminamos, nos
ensuciamos pero él mira nuestro anhelo de limpiarnos para agradarle. Un adorador es el que
anhela limpiarse y Dios busca tales adoradores. A la iglesia se le ha concedido vestirse de lino
fino, con vestiduras blancas y resplandecientes porque Jesús nos santificó con su sacrificio y es
nuestra responsabilidad mantenerlas blancas, puras y limpias.
Dios sabe que todavía fallamos, pecamos y nos contaminamos con el mundo o por problemas
de la carne, por eso el mide nuestro anhelo de ser limpios. Si pecó, límpiese. Si tuvo un mal
pensamiento, límpiese. Adquiera el hábito de limpiarse diariamente, porque no es que andamos
buscando, como antes, fallar, ni contaminarnos, ni pecar, sino que el pecado ahora nos alcanza.
El adorador se mide porque anhela ser limpio. Debemos
procurar mantener las vestiduras limpias y ser santos
porque nuestro Dios es Santo.
Los que no limpian sus vestiduras ahora, tendrán que lavarlas en la gran tribulación; Apocalipsis
7:13 Y respondió uno de los ancianos, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas,
¿quiénes son, y de dónde han venido? 14 Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son
los que han venido de grande tribulación, y han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la
sangre del Cordero.
Pero nosotros no tenemos que esperar que eso pase, sino que seamos adoradores y
limpiémonos constantemente de nuestras contaminaciones y manchas, para que seamos tenidos
por dignos de irnos en el arrebatamiento de la novia del Señor Jesucristo.

La medida de todas las cosas


“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y
mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.” (Apocalipsis 11:1)

Introducción

Según Pitágoras con su visión humanista del mundo dice que el hombre es la medida de todas
las cosas, porque es el único animal que hace juicios a cerca de lo bueno lo malo, lo bonito, lo
feo, lo justo e injusto etc. No comparto esta visión. El Creador del universo diseño y puso medidas
a todas las cosas aún antes de que el hombre apareciera en el Edén. (Jeremías 10:23) Conozco,
oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar
sus pasos.

Medir es establecer las dimensiones, magnitud tamaño o intensidad de algo o alguien con
respecto a una unidad preestablecida.

La necesidad de las medidas. El hombre reconoce la necesidad de la métrica en todos los


ámbitos de la vida, sin embargo, cuando se trata del ámbito espiritual fracasa diametralmente en
reconocer esta necesidad. Las refacciones automotrices deben tener una precisión milimétrica,
más aún micrométrica. Sin esta exactitud en las medidas los esfuerzos del mecánico para reparar
nuestro auto serían por lo general inútiles. Hace unos días compre un tapón para el fregadero
de mi cocina y al probarlo grande fue mi frustración al ver que el tapón no retenía el agua del
fregadero porque el diámetro del tapón era solamente un milímetro más grande, lo cual le
impedía tener el ajuste necesario para llegar hasta el fondo del orificio. Si yo le pregunto a usted,”
hermano, ¿Cuánto mide de alto y largo la puerta de su recamara? Usted tal vez diga: 1.90 por
.60 metros.” Pero otro tal vez diga:”1.85 m. por .65 m.”
La medición precisa acaba con toda ambigüedad. La forma más sencilla de acabar con
imprecisiones y dudas es midiendo la puerta con una cinta métrica. La Palabra de Nuestro Señor
es el canon o regla que debe medir todas nuestras acciones y pensamientos. Cuando hablamos
de medidas podemos referirnos a diversas clases de medición, a saber: Peso, Volumen,
Longitud, Área y Tiempo..
En cuestiones espirituales es también indispensable establecer una medición exacta para de
este modo acabar con las interpretaciones humanas. La ignorancia de contar con una medida
espiritual (el canon de las Sagradas Escrituras) ha provocado la confusión y proliferación
babilónica de diversos grupos religiosos.

El Creador es un Dios de medidas


Por toda la Palabra de Dios vemos que el Creador habla de las medidas del, arca de Noé, el
tabernáculo, el templo, etc.

Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por
dentro y por fuera. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de
cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la
acabarás a

El Libro Amargo / La Caña de Medir


El libro amargo (10:8-11)
Ahora Juan recibe la orden de tomar y comer el librito que ha visto en la mano del ángel fuerte.
Podemos suponer con toda confianza que el contenido de este volumen eran las advertencias y
profecías del resto de las Escrituras, desde Génesis hasta Judas. Ha llegado el tiempo de
declarar el consejo divino a los pueblos, naciones, lenguas y gobernantes. Juan debía digerir
mentalmente el mensaje del libro y luego declararlo.
Varias veces se compara en las Escrituras la Palabra de Dios con el alimento que debe ser
asimilado. Ezequiel, igual que Juan, experimentó el sabor agridulce de una profecía (Ezequiel
2:8; 3:1-3). Jeremías, de la misma manera, tuvo que comerse la palabra divina (Jeremías 15:16).
El primer efecto de la comunicación profética fue tan dulce como la miel en la boca y le produjo
a Juan un enorme placer el ver que las predicciones del pasado estaban ya para ser cumplidas.
Fue dulce a su paladar el reconocer que al fin el gobierno de la tierra iba a pasar de Satanás a
Cristo, que una época mala estaba a punto de terminar y una nueva empezaría.
Pero luego, el apóstol meditó en el efecto de los juicios sobre las multitudes sin Dios y pensó en
la ira final bajo las siete copas y los terrores del Señor que estaban ya para ser derramados sobre
los impíos. Mientras analizaba la ruina final de los perdidos, la angustia se apoderó de su
corazón. Aquello que era dulce a su paladar tendría un efecto amargo sobre los rebeldes
moradores de la tierra. Se había renovado su misión y ahora tenía que salir a profetizarles a las
multitudes acerca del juicio que vendría.
Para todos los predicadores de este tiempo de gracia está en pie el mismo principio. Un
mensaje dado por Dios debe primero ser recibido y absorbido en su propio ser. Una verdad de
segunda mano, no experimentada, nunca puede ser dinámica. Tanto lo dulce como lo amargo
del Evangelio revelado por Dios deben ser parte del entrenamiento espiritual de los heraldos.
Las verdades que ellos se complacen en recibir exigen que muera el yo personal y que
experimenten la amargura que viene de los sufrimientos y las desilusiones que se sufren cuando
se testifica de verdad.

La caña de medir (11:1, 2)


La caña, un instrumento de medir de cerca de tres metros de largo, es mencionada
frecuentemente por los profetas del Antiguo Testamento. Ezequiel habla de aplicar al templo la
vara de medir (Ezequiel 40:3; 42:16-20). En la Nueva Jerusalén un ángel mide a la Iglesia
glorificada con una vara de oro (21:15) y aquí Juan usa una caña de madera para medir el
templo. Este acto de medir sugiere que Dios se apropia, preserva y acepta el templo, el altar y a
los adoradores. La expresión "como una vara" (o medida firme) puede significar la firmeza y
estabilidad de las acciones mencionadas.
Lo que es medido pertenece a Dios y será preservado por Él. La orden consistía en medir no
sólo el templo, sino también a aquellos que adoraban allí. ¿Qué implica esta extraordinaria
expresión? Seguramente no eran la estatura y el grueso de estas personas lo que él tenía que
medir. La palabra usada para "templo" es naos y significa "el lugar santísimo", la parte más
interna del santuario, "el templo de Dios, el cual sois vosotros," dice Pablo en 1 Corintios 3:16,
17; 2 Corintios 6:16; Efesios 2:21. Medir a aquellos que adoran allí significa medir a los hijos de
Dios que creen en Él, aquellos en los cuales El mora. En cuanto a los gentiles impíos, la orden
era: "No los midas." Ellos serán rechazados.
La mención del "patio" y el "templo" revela que nos estamos acercando a campo judío. De
hecho, todo el capítulo es de carácter preventivo. Los judíos estarán ya de regreso en su propia
tierra y el templo ya estará reconstruido. En general, las trompetas están relacionadas con la
devastación de naciones y pueblos gentiles cristianizados, pero ahora los juicios están a punto de
ser transferidos de los gentiles a los judíos.
Los tratos de Dios con la parte apóstata del mundo gentil están por concluirse. Los tiempos de
los gentiles ya habrán terminado su curso. Ahora nos estamos acercando a la segunda mitad de
la septuagésima semana de Daniel, la cual es la última parte de la era de la Tribulación. El
hombre de pecado hace un pacto de siete años con los judíos, pero se convierte en un traidor a
medio camino de dicho período. Lo que aquí se describe es la agonía de la hora final de
incredulidad de Israel durante este tiempo.
Este período que cubre la devastación de los gentiles se presenta en cuatro diferentes formas.
Cuarenta y dos meses de treinta días cada uno, lo cual corresponde a los 1260 días de los dos
testigos. Estos cuarenta y dos meses o 1260 días hacen tres años y medio, lo cual es equivalente
a un "tiempo" (un año), "tiempos" (dos años) y "la mitad de un tiempo" (medio año), como se da
en Daniel 12:7. (Vea también Apocalipsis 11:3; 12:6, 14; 13:5.) Este período se usa para describir
la duración de la blasfemia y el poder de la bestia. También es designado como "la mitad de la
semana" (Daniel 9:27). La agonía venidera de Israel, entonces, estará limitada a cuarenta y dos
meses. Y este será un período suficientemente largo para que el pueblo beba la copa de la
indignación del Señor.

Jesús revela la “sabiduría procedente de Dios”

Su modo de vida
16. ¿Cómo ‘demostró’ Jesús que se regía por la sabiduría divina?
16 El tercer campo en el que Jesús reflejó la sabiduría de Jehová fue su modo de vivir. La
sabiduría es una cualidad práctica, eficiente. “¿Quién es sabio y entendido entre ustedes?”,
preguntó el discípulo Santiago, para luego responder: “Que lo demuestre con su buena
conducta” (Santiago 3:13, Nueva Versión Internacional). Mediante su comportamiento, Cristo
‘demostró’ que se regía por la sabiduría divina. Veamos cómo manifestó buen juicio, tanto en
su vida como en su relación con los demás.

Santiago 3:13 es sabio y entendido entre ustedes? Que muestre por su conducta
excelente sus obras con una apacibilidad que pertenece a la sabiduría.
17. ¿Qué indica que Jesús mantuvo un perfecto equilibrio en su vida?
17 ¿Hemos observado que las personas poco juiciosas suelen irse a los extremos? Sucede así
porque para actuar con mesura hace falta sabiduría. Puesto que Jesús reflejaba este atributo
divino, mantuvo un perfecto equilibrio. Sobre todo, dio total prioridad a lo espiritual. Declaró
las buenas nuevas con afán e indicó: “Con este propósito he salido” (Marcos 1:38). Como es
natural, los bienes materiales no eran lo más importante para él y, de hecho, parece que
poseía muy pocos (Mateo 8:20). Pero no era un asceta, porque al igual que su Padre, el “Dios
feliz”, tenía una actitud jovial y fomentaba el gozo ajeno (1 Timoteo 1:11; 6:15). Cuando asistió
a un banquete nupcial —celebración en la que no solía faltar la música, el canto y la alegría—,
no fue un aguafiestas. Al acabarse el vino, bebida que “regocija el corazón del hombre mortal”,
produjo milagrosamente más, y de excelente calidad, a partir de agua (Salmo 104:15; Juan 2:1-
11). Además, aceptó muchas invitaciones a comer, y a menudo las aprovechó para enseñar
(Lucas 10:38-42; 14:1-6).

Marcos 1:38 él les dijo: “Vamos a otra parte, a las villas cercanas, para que predique
también allí, porque con este propósito he salido”.
Mateo 8:20 Jesús le dijo: “Las zorras tienen cuevas, y las aves del cielo tienen donde
posarse, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza”.
1 Timoteo 1:11 las gloriosas buenas nuevas del Dios feliz, que me fueron
encomendadas.
1 Timoteo 6:15 [manifestación] la mostrará a los propios tiempos señalados de ella el
feliz y único Potentado, [él] el Rey de los que reinan y Señor de los que gobiernan
como señores,
Salmo 104:15 vino que regocija el corazón del hombre mortal,para hacer brillar el
rostro con aceite,y pan que sustenta el mismísimo corazón del hombre mortal.
Juan 2:1-11 Ahora bien, al tercer día se efectuó un banquete de bodas en Caná de
Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. 2 Jesús y sus discípulos también fueron
invitados al banquete de bodas. 3 Cuando faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: “No
tienen vino”. 4 Pero Jesús le dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, mujer? Todavía no ha
llegado mi hora”. 5 Su madre dijo a los que ministraban: “Todo cuanto les diga,
háganlo”. 6 Sucedió que había puestas allí seis tinajas de piedra para agua según lo
exigido por los reglamentos de purificación de los judíos, cada una de las cuales podía
contener dos o tres medidas de líquido. 7 Jesús les dijo: “Llenen de agua las tinajas de
agua”. Y las llenaron hasta el borde. 8 Y les dijo: “Saquen un poco ahora y llévenlo al
director del banquete”. De modo que ellos lo llevaron. 9 Pues bien, cuando el director
del banquete probó el agua que había sido convertida en vino, pero no sabía de dónde
venía, aunque lo sabían los que ministraban que habían sacado el agua, el director del
banquete llamó al novio 10 y le dijo: “Todo otro hombre pone primero el vino excelente,
y cuando la gente está embriagada, el inferior. Tú has reservado el vino excelente
hasta ahora”. 11 Jesús ejecutó esto en Caná de Galilea como principio de sus señales,
y puso de manifiesto su gloria; y sus discípulos pusieron su fe en él.
Lucas 10:38-42 bien, mientras seguían su camino, él entró en cierta aldea. Aquí cierta
mujer, de nombre Marta, lo recibió en la casa como huésped. 39 Esta también tenía
una hermana llamada María, quien, sin embargo, se sentó a los pies del Señor y se
quedó escuchando su palabra. 40 Marta, por otra parte, estaba distraída atendiendo a
muchos quehaceres. De modo que se acercó y dijo: “Señor, ¿no te importa que mi
hermana me haya dejado sola para atender las cosas? Dile, por lo tanto, que me
ayude”. 41 En contestación, el Señor le dijo: “Marta, Marta, estás inquieta y turbada en
cuanto a muchas cosas. 42 Son pocas, sin embargo, las cosas que se necesitan, o
solo una. Por su parte, María escogió la buena porción, y no le será quitada”.
Lucas 14:1-6 Y en una ocasión cuando entró en la casa de cierto gobernante de los
fariseos en día de sábado para tomar una comida, lo estaban observando
detenidamente. 2 Y, ¡mira!, estaba delante de él cierto hombre que tenía hidropesía. 3
De modo que, tomando la palabra, Jesús habló a los que estaban versados en la Ley y
a los fariseos, y dijo: “¿Es lícito curar en sábado, o no?”. 4 Mas ellos guardaron
silencio. Con eso, él se asió [del hombre], lo sanó y [lo] despachó. 5 Y les dijo: “¿Quién
de ustedes, si su hijo o su toro cae en un pozo, no lo saca inmediatamente en día de
sábado?”. 6 Y no pudieron contestar respecto a estas cosas.
18. ¿Cómo manifestó Jesús buen juicio al tratar a sus discípulos?
18 Jesús manifestó buen juicio en su relación con el prójimo. Como entendía a fondo el
carácter humano, evaluaba con justicia a sus seguidores. Aunque estaba muy al tanto de que
aquellos hombres a quienes había atraído Jehová eran imperfectos, no pasaba por alto sus
virtudes ni su potencial (Juan 6:44). Demostró que estaba dispuesto a confiar en sus discípulos
al dar por descontado que, pese a sus defectos, serían capaces de cumplir con la gran obra que
les había encargado, a saber, la predicación de las buenas nuevas (Mateo 28:19, 20). El libro de
Hechos atestigua la fidelidad con que lo hicieron (Hechos 2:41, 42; 4:33; 5:27-32). Es patente
que Cristo había actuado con sabiduría al confiar en ellos.
Juan 6:44 puede venir a mí a menos que el Padre, que me envió, lo atraiga; y yo lo resucitaré
en el último día.

Mateo 28:19, 20 por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, 20 enseñándoles
a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes
todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas”.
Hechos 2:41, 42 lo tanto, los que abrazaron su palabra de buena gana fueron
bautizados, y en aquel día unas tres mil almas fueron añadidas. 42 Y continuaron
dedicándose a la enseñanza de los apóstoles y a compartir [unos con otros], a tomar
comidas y a oraciones.
Hechos 4:33 con gran poder los apóstoles continuaron dando el testimonio acerca de
la resurrección del Señor Jesús; y sobre todos ellos había bondad inmerecida en gran
medida.
Hechos 5:27-32 modo que los trajeron y los pusieron de pie en el salón del Sanedrín.
Y el sumo sacerdote los interrogó, 28 y dijo: “Les ordenamos positivamente que no
siguieran enseñando sobre la base de este nombre, y sin embargo, ¡miren!, han
llenado a Jerusalén con su enseñanza, y están resueltos a traer la sangre de este
hombre sobre nosotros”. 29 En respuesta, Pedro y los [otros] apóstoles dijeron:
“Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres. 30 El
Dios de nuestros antepasados levantó a Jesús, a quien ustedes mataron, colgándolo
en un madero. 31 A este, Dios lo ensalzó a su diestra como Agente Principal y
Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. 32 Y nosotros somos
testigos de estos asuntos, y también lo es el espíritu santo, el cual Dios ha dado a los
que le obedecen como gobernante”.
Nosotros damos a conocer a Cristo a todos, aconsejándoles y enseñándoles con
toda la sabiduría que Dios nos da, pues queremos presentarlos a todos ante
Dios espiritualmente maduros en Cristo.” (Colosenses 1:28 PDT)

Siete hábitos de los Cristianos


altamente efectivos
2 Timoteo 2:15 – Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como
obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
INTRODUCCIÓN

La motivación secular trata mas de la superación personal o personalidad que con


el carácter, nosotros en lo segundo. Muchas personas se preocupan mas por el
hacer y luego por ser. Por la apariencia que por lo interno.

Encontremos Siete Hábitos de cristianos altamente eficaces en el pasaje de


Efesios 4:1-16.

Los hábitos son practicas cotidianas en las cuales nos debemos regir para tener
éxito en la vida familiar y profesional. Se trata de ver el otro lado de la moneda,
no de nuestra posición en Cristo, sino de nuestra responsabilidad.

Aprender los siete hábitos, enseñarlos y practicarlos garantizará éxito en el


trabajo, matrimonio, familia.

Por supuesto que la Biblia que es nuestra Regla de Fe y conducta contiene mas
que estos hábitos pero saquemos provecho este curso que el numero uno en el
mundo.

Observemos cada una de estás características: 3 HÁBITOS PERSONALES:


RESPONSABILIDAD, PRIORIDADES, PRIMERO LO PRIMERO.

PRIMERA CARACTERÍSTICA: RESPONSABILIDAD

Efesios 4:1 – Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis
llamados

SIGNIFICADO:

Como seres humanos somos responsables de nuestra propia vida.

La responsabilidad es la habilidad de tener iniciativa y elegir sus respuestas. Una


persona eficaz asume responsabilidad.

Es la habilidad de dar respuestas a cada estímulo del medio ambiente.


Ejecutamos libremente nuestra conducta.

El responsable saca lo mejor de cada situación por negativa que seas que se le
presente.

EJEMPLO:
¿Qué hacemos cuando nos tocan insistentemente el claxon y nos insulta un
automovilista que viene atrás de nosotros?

¿Cómo actuó Pablo en Filipos cuando fue encarcelado (Hechos 16:25). Era pro-
activo, y no reactivo. Tenía el hábito de la responsabilidad.

SEGUNDA CARACTERÍSTICA: EMPIECE CON UN FIN EN LA MENTE

Hebreos 11:1 – Es, pues, la fe la certeza de o que se espera, la convicción de lo que


no se ve.

SIGNIFICADO:

Es empezar con una imagen o fotografía del fin de su vida como marco de
referencia. ¿Ha escuchado hablar muchísimos de la visión?

Es escribir su propio libreto de la historia su vida.

Nuestra conducta no le debe regir el capricho ni el azar, debemos tener objetivos


precisos a los cuales acercarnos

Esto significa que uno tiene que poseer una clara comprensión de su destino.
Todas las cosas son creadas dos veces, primero las imaginamos y luego las
hacemos. Imagine con suficiente intensidad.

Puede ser: Un título universitario, comprar una casa o un carro, mantener una
relación armoniosa con nuestros familiares y compañeros de trabajo.

EJEMPLO:

Está asistiendo al funeral de un ser querido… Pero es su propio funeral. Hay


oradores familiares, amigos, ministros… ¿Qué le gustarán que dijeran ellos?
Piense y escriba los elogios.

Escriba usted lo que será usted dentro de cinco años en todos los aspectos de su
vida.

TERCERA CARACTERÍSTICA: ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO.

Mateo 6:33 – Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas
cosas os serán añadidas.

SIGNIFICADO:
Consiste en distribuir nuestro tiempo sobre la base de prioridades. Actividades:
urgentes, no urgentes, importantes y no importantes.

Es aprender a decir aprender a decir no a lo urgente, y sí a lo importante. Es él


habito de la administración personal.

Es planificar y organizar en torno al propósito de nuestra vida.

EJEMPLO:

Un bombero que solamente apaga fuegos, y nunca podrá prevenirlos con certeza.

¿Qué piensa usted del siguiente orden? Dios, familia, iglesia, trabajo, etc..

3 HABITOS DE VICTORIA PÚBLICA: GANAR-GANAR, COMPRENDER ANTES


DE SER COMPRENDIDOS, Y SINERGIZAR.

CUARTA CARACTERÍSTICA: PENSAR GANAR-GANAR.

Romanos 12:10 – Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a
honra, prefiriéndonos los unos a los otros.

SIGNIFICADO:

Nuestras interacciones con otros seres humanos siempre deben ser de mutuo
beneficio.

Cuando nacemos somos dependientes, cuando somos jóvenes independientes y


luego comprendemos que debemos ser interdependientes: Todos necesitamos de
todos.

Interactuar es intercambiar, mediar, negociar, ni yo pierdo, ni tu pierdes los dos


ganamos. Es acordar comunicarse hasta encontrar una solución y estar de
acuerdo.

El mundo duro de los negocios es competitivo, yo gano tu pierdes. Pero se debe


buscar, yo gano y tu ganas.

Después de razonar con nuestro interlocutor no logramos un acuerdo ganar-


ganar, nos queda la opción sin discutir, alegar o perder el tiempo: “no hay trato”.

EJEMPLO:
Un vecino no dejaba poner más mufas eléctricas en su barda. Le fui a pedir
permiso, y me dijo que no. Le escuché por casi 40 minutos varias historias de
males que le habían hecho y no iba a permitir uno más. Después de escucharlo
atentamente le dije: ¿ entonces qué?, Me dejo poner mi mufa debajo de la suya.

Con la esposa: Vamos a nadar, pero mi esposa quiere ir a visitar a su mamá que
está enferma. Vamos a un lugar cerca del balneario de su casa. Ella gana y yo
gano. Es ganar ganar, y no perder ganar, ni ganar perder.

QUINTA CARACTERÍSTICA: PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y


DESPUÉS SER COMPRENDIDO. SIGNIFICADO:

Mateo 7:12 – Así que, todas las cosas que queráis, que los hombres hagan con
vosotros, así también haced vosotros con ellos;…

SIGNIFICADO:

Este hábito trata de ponerse primero en el lugar del otro, de ver las cosas desde
su punto de vista.

Es la clave para las relaciones humanas: Empatía es entender a la persona para


penetrar en ella.

Escuchar profundamente debe tener sus refuerzos en los primeros cuatro hábitos.

EJEMPLO:

No entiendo a mi hijo porque él ya no me quiere escuchar a mí.

Las personas que no quieren obedecer el evangelio tienen derecho a opinar como
último recurso. Pero muchas veces sucede que sienten mas empatía y pueden
responder con mas facilidad. Se sienten entendidos, estimados, y responden
favorablemente. Es un hábito poderoso.

Unos niños inquietos jugando en un tren… su padre no les decía que se


aplacaran… la gente se molestaba.

SEXTA CARACTERÍSTICA: SINERGIZAR

Mateo 18:19 – Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en
la tierra en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi
Padre que está en los cielos.
SIGNIFICADO:

Algunas metas en la vida las logramos solos pero las empresas grandes solamente
los podremos lograr en trabajo en equipo.

Es la cooperación creativa

El todo es mayor que la suma de sus partes. Un elemento no tiene tanto poder
como cuando se une con otro.

Encuentre formas de cooperar con otros.

EJEMPLO:

Las chinampinas que juegan los niños de una ciudad, tienen pólvora, pero si se
unieran toda la pólvora, entonces se fabricaría una verdadera bomba.

Uno hace huir a mil y dos a Diez Mil.

Mejor son dos que uno.

Si dos de vosotros se ponen de acuerdo.

HABITO DE RENOVACIÓN

SÉPTIMA CARACTERÍSTICA: AFILE LA SIERRA.

Romanos 12:9-21 – El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo


bueno. 10Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra,
prefiriéndoos los unos a los otros. 11En lo que requiere diligencia, no perezosos;
fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; 12gozosos en la esperanza; sufridos en
la tribulación; constantes en la oración; 13compartiendo para las necesidades de
los santos; practicando la hospitalidad. 14Bendecid a los que os persiguen;
bendecid, y no maldigáis. 15Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
16Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No
seáis sabios en vuestra propia opinión. 17No paguéis a nadie mal por mal;
procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18Si es posible, en cuanto
dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19No os venguéis
vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito
está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20Así que, si tu enemigo tuviere
hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas
de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21No seas vencido de lo malo, sino vence
con el bien el mal.
SIGNIFICADO:

Tenemos que dedicar un breve espacio cada día de nuestra vida para mejorar
nuestra condicione físicas, mental, social, espiritual y emocional.

Es auto renovarse es nuestro sistema de valores: Oración, meditación, lectura


Bíblica.

EJEMPLO:

Un hombre que esta afilando la sierra. ¿Qué hace? ¿Porqué no afila la sierra?

¿Qué hacemos cuando nuestros sueños se hacen añicos por las circunstancias o
crítica de las personas?

CONCLUSIÓN:

Navegaba en un barco de la Armada de los EU un gran General. El capitán le dice:


– Se ve una luz al fondo. Le dice el General –Dile que se mueva inmediatamente.
Le dice el capitán –No quiere. El General le dice: – Dile quien soy. Nuevamente
el capitán le dice: -No se mueven. El General personalmente le da sus credenciales
y le ordena por última vez que se mueva. A lo que le responden: – Es que nosotros
somos el Faro. Las leyes naturales no se mueven: Muévete tu, porque al llegar al
final de tu vida, serás faro para las vidas de otras personas.

Este hombre no sabia lo que era diezmar, pues en ese entonces no se había
instituido el diezmo a Dios, pero el vio esta forma para hacer una sociedad con
Dios, el le proveería de lo necesario y el trabajaría para hacer producir lo que le
diera y de todo lo que le diere de cosecha le daría la décima parte. Jacob sabia que
la forma de mantener la bendición de Dios, y es siendo agradecido con el y no
porque el lo necesite, sino por que es la forma de agradarlo a el y decirle que
nosotros dependemos de el.

Vaya si a Jacob le fue bien después de hacer este pacto con Dios, después de salir
huyendo sin nada en sus manos regreso prosperado y bendecido tanto que trajo
una ofrenda a su hermano y no necesito la herencia de su padre para prosperar
pues el descubrió al que prospero a su padre y eso era mas importante. Dios busca
un compromiso con su pueblo y eso solo se logra con un cambio de pensar, por
medio de la renovación de nuestra mente, ¿por qué? Porque todo lo analizamos
en base a lo que nosotros somos, mira si tu hijo te pide un juguete muy caro que
esta fuera del alcance de tus posibilidades le dices que no se lo puedes comprar
verdad, si le pides a Dios una casa comienzas a ver lo que ganas y te desanimas
pues tu quieres comprar esa casa con lo que tienes en las manos correcto.
Esto no es lo que Dios quiere, Dios quiere que le pidas una semilla para tu negocio
y el te la dará luego que la siembres, el cuidara tu cosecha y prosperara tu negocio
para que de ese negocio puedas comprar tu casa. Pero si te pones a razonar como
Dios te dará las cosas no lo recibirás, Los pensamientos de Dios no son nuestros
pensamientos, hasta que tengas una mente renovada y comiences a darte cuenta
de que el tiene todo lo que nosotros necesitamos y sepas que el principio es
sembrar para cosechar comenzaras a vivir en la prosperidad que Dios desea que
tengamos. El no desea tener hijos pobres si el es un rey rico y dueño de todo lo
que existe, el desea que tu seas prosperado y lo primero que debes saber es que
eres hijo, después que estas seguro que eres hijo debes pensar si tu le das todo lo
mejor a tus hijos el como padre también quiere lo mejor para sus hijos, si tu le
das lo que puedes a tus hijos el te dará todo porque todo lo puede.

Job 1:8-10 "8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que
no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y
apartado del mal? 9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a
Dios de balde? 10 No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene?
Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado
sobre la tierra."

Dios bendice el trabajo de sus hijos y pone cerca alrededor de el, Dios nunca
pierde la oportunidad de bendecir a sus hijos lo que pasa es que sus hijos se
olvidan a donde tienen que ir, por eso recuren a los juegos de azar, loto, chica,
lotería, ect… Ahora para mantener tu bendición debes de dar, pues esto permite
que tu bendición no se acabe, recuerda a la viuda y el profeta Eliseo, el aceite no
ceso hasta que se lleno la ultima tinaja y si hubieran mas tinajas vacías el aceite
hubiera seguido fluyendo.

Lucas 6:38 versión Dios habla hoy "38 Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les
dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma
medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes."

Ahora es claro el principio de Siembra y cosecha, da ah otros y el Señor te


devolverá mucho mas a ti, como leímos en el pasaje de la segunda carta a los
Corintios que lo que nosotros demos haremos que nuestros hermanos den gracias
a Dios. Para esto quiere que nosotros seamos prosperados para que ayudemos a
otros y luego les enseñemos como prosperar a ellos para que ellos luego
comiencen el ciclo y así preocupándose unos por otros Dios será exaltado. La
mejor Tierra en la que puedes sembrar es en el reino de Dios

La Biblia: El Canon

“Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios
hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”.

2 Pedro 1:21
INTRODUCCIÓN

El termino canon proviene de la palabra griega kanon y en su sentido original significa caña, más
tarde fue utilizada de vara larga que se utilizaba los albañiles y carpinteros para medir, tal y como lo
vemos en Ezequiel: “Me llevó allí, y he aquí un varón, cuyo aspecto era como aspecto de bronce; y tenía
un cordel de lino en su mano, y una caña de medir; y él estaba a la puerta”, (Ezequiel 40:3), o en
Apocalipsis “El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas
y su muro”, (Apocalipsis 21:15). Por esta razón, con el tiempo la palabra canon se utilizó metafóricamente
para identificar las normas o patrones que sirven para regular o medir. Por tanto, el canon bíblico
corresponde a aquel grupo de libros que son considerados inspirados por Dios dentro de las Sagradas
Escrituras. Por otro lado, los libros canónicos son aquellos en los cuales tenemos que basar nuestra norma
de fe y conducta, considerando que Dios ha hablado por medio de ellos. J. Oliver Buswell Jr., lo define de
la siguiente manera:“La canonicidad de la Biblia es la cualidad o carácter de las Escrituras por el cual
son nuestra regla de fe y vida, como la Palabra infalible de Dios. Así, canonicidad es equivalente a
autoridad, la divina autoridad de las Escrituras”.

El Canon Bíblico

Ahora bien, surge la pregunta: cómo los libros llegaron a ser canónicos y cuáles son. Es
importante comprender que los libros de la Biblia no llegaron a ser canónicos por la acción de un hombre,
o que lo fueron a partir de una fecha determinada. El libros de la Biblia fueron canónicos desde el mismo
momento que los hombres los escribieron por inspiración del Espíritu Santo. Con el tiempo los hombres
descubrieron su canonicidad. El apóstol Pedro dice: Porque nunca la profecía fue traída por voluntad
humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. Los libros
bíblicos fueron elaborados, no porque un hombre así lo decidiese, aunque fue el instrumento que Dios
uso para tal fin, sino que fueron inspirados por Dios. El teólogo Charles Ryrie lo explica de una mejor
manera: “Es esencial recordar que la Biblia se autentica a sí misma, puesto que sus libros fueron aspirados
por Dios (2 Timoteo 3:16). En otras palabras, los libros eran canónicos en el momento que fueron escritos.
No fue necesario esperar hasta que los varios concilios pudiesen examinar los libros para determinar si
eran aceptables o no. Las personas y los concilios solamente reconocieron y declararon lo que es
verdadero por la inspiración intrínseca de los libros tal como fueron escritos. Ningún libro de la Biblia fue
hecho canónico por la acción de algún concilio de la iglesia”. Sin embargo, los concilios ayudaron a
organizar y comprobar cuáles de todos los libros iban a ser considerados por inspirados por Dios, hasta
llegar a los 66 libros que hoy por hoy constituyen el canon bíblico.

Resumiendo todo, el canon bíblico tiene como objetivo identificar y conservar los libros
inspirados por Dios, impedir que la revelación bíblica sufra alteraciones y brindar a los cristianos la
oportunidad de conocer y vivir la palabra de Dios.

EL CANON DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Los judíos fueron muy diligentes en la conservación y celo del canon hebreo. En el año 90 a.C. se
llegó a constituir una escuela especial de rabinos que se conocio como el concilio de Jamnia y se
preocuparon por evaluar y validad la inspiración divina de estos libros, siendo los libros de Ester,
Eclesiastés, y Cantar de los Cantares aquellos cuya canonicidad mas se discutió. Finalmente, llegaron a
establecer su canon hebreo dividido en tres partes y sumando un total de 24 libros, contrario a los 39 que
nosotros tenemos ya que consideraron algunos libros como uno solo, diferentes a nosotros que los
dividimos en primero y segundo. La primera sección es conocida como Tora, que corresponden a los
libros de la ley de Moisés o Pentateuco e incluyenGénesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.
La segunda división es conocida como Nebiim (profetas en español), y se subdivide en Profetas
Anteriores en los que figuran Josué, Jueces, Reyes y Samuel (Estos últimos son un solo volumen), y
los Profetas Posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y el Libro de los Doce (los doce profetas menores).
La tercera división de la Biblia Hebrea es el Ketubim (escritos), la cual incluye once libros: Salmos,
Proverbios y Job, el Megilot o rollos que comprenden Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones,
Eclesiastés y Ester. Finalmente, se agreganDaniel, Esdras-Nehemías y Crónicas (estos últimos
contaban como un solo libro.

Si consideramos los libros que ellos ven unidos como los Doce, Crónicas, Reyes, Samuel y Esdras-
Nehemías, veremos que son exactamente los 39 que nosotros tenemos en nuestra Biblia, pero ellos lo
presentan en un total de 24. Veamos las diferencias entre ambas clasificaciones.

Biblia Hebrea Biblia Cristiana

Tora: El Pentateuco:
Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Génesis, Éxodo, Levítico, Números y
Deuteronomio Deuteronomio

Nebiim: Libros Históricos:

Profetas Posteriores: Josué, Jueces, Josué, Jueces, Rut, 1 Samuel, 2


Reyes y Samuel Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas,
2 Crónicas, Esdras, Nehemías y Ester.

Profetas Anteriores: Isaías, Jeremías,


Ezequiel y el Libro de los Doce (los Libros Poéticos:
doce profetas menores

Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y


Cantar de los Cantares.

Ketubim: Libros Proféticos:

Profetas Mayores: Isaías, Jeremías,


Lamentaciones, Ezequiel y Daniel,
Salmos, Proverbios y Job, Cantar de
los Cantares, Rut, Lamentaciones,
Eclesiastés y Ester. Daniel, Esdras-
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amos,
Nehemías y Crónicas
Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm,
Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, y
Malaquías.

Es interesante ver como Jesús hablo de esta división durante su ministerio. En Lucas hace una
referencia a las tres divisiones, considerando que en ocasiones al Ketubin se le llamaba los Salmos ya
que era el que encabezaba el grupo y el más voluminoso: “Y les dijo: Estas son las palabras que os
hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la
ley de Moisés (la Tora), en los profetas (Nebiim) y en los salmos (Ketubin)”, (Lucas 24:44). Otros ven en
el relato de Lucas 11:51 la extensión de la división de la Biblia Hebrea, desde el primer libro (Génesis),
hasta el último, Crónicas. Respecto a esto, Charles Ryrie comenta: “Aquí el Señor afirmó algo definitivo
tocante a la extensión del canon del Antiguo Testamento que El aceptaba. Al condenar a los líderes del
pueblo judío por matar a los mensajeros de Dios a través de su historia, El los acusó de ser culpables de
derramar la sangre de todos los justos desde Abel hasta Zacarías. Ahora bien, el homicidio de Abel se
narra en Génesis 4, y el de Zacarías en 2 Crónicas 24, que fue el último libro en el arreglo del canon
hebreo (como Malaquías lo es en nuestro arreglo)”. A parte de todo esto, existen alrededor de 250 citas
del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento que validan su influencia divina, citando todos los
libros del canon hebreo a excepción de Esdras, Nehemías, Cantar de los Cantares, Ester y Eclesiastés.

EL CANON DEL NUEVO TESTAMENTO


Respecto al canon del Nuevo Testamento, fueron los padres apostólicos que elevaron sus
escritos al mismo nivel que las Escrituras del Antiguo Testamento, basados en su autoridad apostólica
(como Mateo, Juan, Pablo, Pedro o Santiago), y otros, se cubrieron bajo la sombra de un apóstol (como
Marcos o Lucas), sin perder la armonía con el Antiguo Testamento en cuanto a
doctrina. Posteriormente, estos escritos fueron ratificados por los padres de la iglesia primitiva como
Sagradas Escrituras y llegaron a gozar de grande aceptación entre la comunidad cristiana.

A finales del Siglo I la obra cristiana 1 Clemente ratifico en sus escritos que al igual que el
Antiguo Testamento, los escritos apostólicos eran igualmente inspirados por Dios. Ignacio obispo de
Antioquia declaro en su obra Esmirna, que los evangelios eran al igual que el Antiguo Testamento un
remedio contra la herejía. Justino Mártir entre sus escritos propuso leer las cartas de los apóstoles en
los cultos. Papias y Taciano compusieron sus obras basadas en los cuatro evangelios. Adicionalmente,
Marcio, un hereje del 140d.C., incluyó en su canon solamente a Lucas y diez de las epístolas de Pablo; lo
cual demuestra, a lo menos, que a esta fecha tan temprana, ya se estaban coleccionando los escritos de
Pablo. En el 185 d.C., Ireneo cito como canónicos 22 libros del Nuevo Testamento, incluyendo el Pastor
de Hermas, teniendo sus reservas con Hebreos, 3 Juan, 2 Pedro, Santiago y Judas. Tertuliano llego a
afirmar la canonicidad de los cuatro evangelios, mas no el de las cartas. Finalmente, fue en el Concilio de
Cartago celebrado en el 397 d.C. que se llegó a establecer la canonicidad de los 27 libros del Nuevo
Testamento.