Sei sulla pagina 1di 2

Hola Berny, te leí y quisiera comentarte lo siguiente que me llamó la atención:

 En la introducción se podrían clarificar algunos conceptos como el no-tiempo (que se


confunde con la eternidad, con el instante y con la atemporalidad), el no-espacio, el
principio femenino, el principio masculino, las fuentes de tu tradición o la forma que en
desarrollas un mestizaje de tradiciones sagradas, la naturaleza de lo divino, lo sagrado, lo
profano, y el método.

 El método en espiral me parece que tiene que ver con la dialéctica: por ejemplo, el no-
tiempo en oposición al tiempo. Lo masculino en oposición a lo femenino, en un choque
generador o poiético. La espiral recorre el mismo principio a mayor escala  podría
relacionarse esto con las nuevas epistemologías basadas en fractales.

 Se pueden desarrollar un poco más, tal vez como en una viñeta (clínica y autobiográfica
jeje) separada del texto, la correlación entre las heridas de mujer con la decisión de
sumergirse en la antropología médica.

 Se siente un pequeño impasse en la parte que se habla del sendero de la divinidad


femenina. Porque en este punto el sendero ya no es solo el biográfico, sino el sendero del
destino del mundo: ¿A dónde lleva ese sendero? ¿Asumir la divinidad femenina
fundamentada en una poética? ¿afirmar la divinidad femenina deslindándose de la
masculina? ¿mostrar la inminente necesidad de dar la siguiente vuelta a la espiral, hacia
el principio femenino?

 Esto de “La mejor versión de mi cuerpo” es una joya que podría desarrollarse más en
alguna de las espirales, distinguiendo entre un cuerpo deformado por el otro que no soy
yo y un cuerpo que expresa mi verdadera naturaleza.

 Lo de “Una energía que reta a la práctica continua de recordarse” se podría desarrollar en


otra espiral, que aborde la re-memoración como una forma de ser-en-el-mundo.

 Hay que tener cuidado cuando se usan los conceptos “energía femenina” y “poder creador
femenino” porque a veces se confunde esto con una inherencia y exclusividad de la mujer,
pero como dices muy bien en una expresión que usas: “La mujer tiene un acceso más
directo”  diríase más directo al principio femenino, por su naturaleza corporal de
gestación, contención y nutrición de la vida.

 ¿Lo divino es lo poético?  el querer ser, el desear, la voluntad creadora, pero ¿voluntad
de qué? Este mismo embrollo puede servirnos para pensar que tal vez lo que enseñe una
diosa a un hombre es el principio femenino y lo que enseñe un dios a una mujer es el
principio masculino: el balance de los dos principios divinos en un mismo ser. Por ejemplo
Atenea con Aquiles cuando le frena (contención) la cólera o cuando Jeova motiva a Judit
a seducir y cortarle la cabeza (agresión fálica) al rey Persa para salvar a su pueblo.
Entonces la integración trataría de despertar a la divinidad femenina como si se estuviera
del otro lado de un espiral detenido, en impasse.
 Algo interesante sería indagar en las diosas de cada hombre y en los dioses de cada mujer.

 “sabernos Diosas encarnadas es la oportunidad creativa de sanar, reparar y ascender.”


¿Esto se refiere a la facultad para sanar al otro o de autosanación?

 Berny, estas usando muchos conceptos enormes, de varias tradiciones, que si bien
coinciden en lo sagrado, remiten a relatos muy diversos. Por otro lado la espiral hace
referencia a los opuestos, al movimiento pendular, y en ese sentido desplaza el texto a una
ideología feminista de lucha de géneros, remarcando la obsolescencia del patriarcado; es
imposible no caer en este debate político desde discursos como el wiccaniano, pagano o
neochamánico, sin embargo, podría matizarse aludiendo a lo femenino en el patriarcado
como a lo masculino en el matriarcado, a la religión de una diosa que a veces es fálica y a
la religión del dios padre Zeus que puede albergar vida (como cuando incorpora a Dionisio
en su mulso).

 Yo pienso que vas bien Berny, solo hay que desarrollar más algunos argumentos para que
suenen explicativos, porque están tan condensados que a veces parece un diario íntimo y
a veces una invocación. Sé que por necesidad en esta obra hay varios géneros discursivos
implicados, pero podrías ayudar al lector a discernirlos para sonar tan didáctica como
bienintencionada.

Gracias por permitirme leerte y comentarte.


Raúl