Sei sulla pagina 1di 4

Los zumos y batidos naturales preparados en casa son una excelente opción para incorporar

vitaminas y otras propiedades en nuestra dieta, aunque nunca deben excluir la fruta fresca de
nuestras comidas. Ahora en verano parece que todavía apetece más sacar nuestra licuadora de la
despensa, y prepararnos nosotros mismos un zumo con distintas variedades de fruta aprovechando
que el verano es abundante en ellas.

Cuando queremos beneficiarnos de todas las propiedades de las frutas y las verduras debemos de
decidir si queremos bien un batido o bien un zumo, puesto que tanto la textura como la forma de
elaborarlo son distintas.

En el batido, de textura más espesa, iría la pulpa de la fruta. Estos se preparan con una batidora de
vaso que gracias a sus potentes cuchillas tritura todos los vegetales y frutas de forma uniforme para
obtener una bebida densa, mezcla de todos los ingredientes que le hemos añadido.

En cambio cuando preparamos un zumo, este se realiza con la licuadora o bien con un exprimidor si
se trata de cítricos. La licuadora lo que hace es separar el jugo de la fruta de la pulpa, ya que esta
queda en un depósito, pulpa que después desecharíamos.

Lo ideal es combinar en nuestra dieta ambas maneras de tomar la fruta y la verdura, es decir unos
días zumos y otros batidos y así aprovecharnos de los beneficios de cada tipo y de todas sus
propiedades.

Para algunas personas es más fácil digerir de esta manera las verduras y hortalizas así como la fruta
con su piel, que tomarlas en fresco, puesto que parte del trabajo ya lo ha realizado la batidora por
nosotros.

Zumos naranjas
Zumo de naranja, piña y fresas

Súper-refrescante, es ideal para aprovechar las propiedades de la piña. Para prepararlo mezcla 1
naranja, 150 gramos de piña fresca pelada y 2 fresas. Riquísimo.

Zumos rojos
Zumo de frutas del bosque

Muy sencillo y lleno de buenas propiedades para el sistema inmune. Mezcla 3 fresas, 40 gramos de
arándanos y 40 g de frambuesas. Tritúralo y sírvelo bien frío.

Zumo de uvas negras y pera

Ahora que hay uvas sin pepitas es mucho más fácil. Necesitarás 1 pera mediana en cuartos y 175
gramos de uvas negras sin pepitas. Pon todo en tu licuadora y sírvelo bien frío.

Zumos verdes
Zumo de manzana Granny Smith y pera

Busca esta variedad de manzana para prepararlo, tiene mucho jugo y es ideal para zumos.
Necesitarás 1 manzana Granny Smith y 1 pera cortada en cuartos.
Batidos
Batido de naranja, piña y helado de melón

Desearás volver de la playa para tomar uno. Para hacerlo tritura 280 gramos de melón en el vaso de
tu batidora y mételo en una cubitera en el congelador hasta que se congelen. Una vez sólido tritúralo
con 650 g de piña fresca y el zumo de 4 naranjas. ¡Es genial!

Batido de cereza, fresa y pera

Con un color impresionante, este batido se prepara mezclando 50 g de cerezas, 1 pera pelada y 150
gramos de fresas, añadirle unas hojitas de hierbabuena para darle un toque original.

Batidos de fruta:
Smoothie de picota.
Necesitamos: 400 g de cerezas picotas, 100 ml de zumo de naranja, 400 g de helado de
nata bajo en calorías y 40 g de azúcar. Preparación: lavamos las picotas y las troceamos
para quitarles el hueso. Juntamos las picotas troceadas con el zumo de naranja, el helado
de nata bajo en calorías y trituramos con ayuda de la batidora hasta conseguir un batido
cremoso. Modificamos el punto de azúcar al gusto de cada uno. Servimos en un vaso alto,
decorando con unos trocitos de picotas, bien sea en una brocheta o en la propia pajita.

Consejos prácticos para hacer batidos caseros


La composición básica de los batidos naturales es muy simple. Contienen fruta (o zumo de
fruta) y un componente lácteo (leche desnatada de vaca, helado o yogur), que se puede
sustituir por bebida de soja o agua helada con un poco de azúcar. Los batidos o smoothies
son, por tanto, muy fáciles de hacer, ya que con muy pocos ingredientes se consiguen
resultados estupendos (y vistosos). No obstante, tienen truco, por lo que conviene tener en
cuenta ciertos detalles.

 Acertar con las frutas que elegimos. Además de escoger frutas de temporada,
debemos utilizar las que estén maduras. Su sabor está más concentrado, al igual
que la fructosa, con lo que evitaremos agregar azúcar para endulzar el batido. Los
batidos constituyen una buena solución gastronómica para aprovechar los
excedentes e, incluso, esas frutas ligeramente tocadas por efecto del calor. Si
quitamos la parte marcada, el resto de la fruta es aprovechable.
 Acertar con los lácteos que añadimos. La elección del lácteo o líquido
dependerá de la acuosidad de las frutas que usemos.
o Con frutas con mucho zumo (tipo piña, sandía, melón, naranja), es
recomendable que el elemento lácteo sea yogur o helado. Su textura
cremosa aportará el equilibrio perfecto entre el sabor y la densidad.
o Para frutas con una textura más consistente (manzana, melocotón,
nectarinas, plátano), emplearemos leche de vaca o de soja. Así se
conseguirá ese punto cremoso, pero bebible, tan típico de los batidos.
o Si utilizamos zumo de fruta, el mejor lácteo sería un yogur o un helado
bajo en calorías.
o En algunos batidos hay que añadir mucha fruta para lograr el sabor
necesario. En estos casos, si no queremos agregar demasiada leche,
podemos emplear un poco de agua helada (y si en lugar de agua usamos
trocitos de hielo, una vez que el conjunto esté triturado, obtendremos un
batido semihelado).

Batidos de fruta, consejos y recomendaciones:

 Se pueden preparar en una combinación de frutas solas, mezcladas con agua o zumo (batido) o con un
lácteo, bien sea leche, yogur o helado (smoothie).
 Les puedes añadir azúcar o sirope, aunque te recomendamos que utilices en la combinación alguna
fruta que endulce ya que así te acostumbras al sabor de la fruta sin añadidos calóricos. De igual forma
también conviene decantarse por los que incorporan yogur o leche en lugar de helado.
 Si vas a utilizar frutas ácidas como naranja, mandarina, limón o pomelo, es mejor que utilices yogur en
lugar de leche, ya que ésta se corta, y aunque no resulta indigesta, su aspecto es poco apetecible.
Frutas como el plátano, pera, melocotón, fresas o manzana sí admiten la mezcla con leche.
 Cuida la presentación: Utiliza vasos altos (de plástico para los más pequeños), pon azúcar alrededor del
vaso, virutas de chocolate encima del preparado… También puedes añadirle dos o tres pajitas de
colores.

Batido de fresa, naranja y plátano

 1 plátano
 140 g de fresas (unas 20)
 El zumo de 2 naranjas
 1 yogur griego

Batimos muy bien todos los ingredientes y servimos enseguida.

Batido de kiwi y manzana

 3 kiwis.
 1 manzanas golden.
 Zumo de naranja.
 2 fresas para decorar.

Pelamos las manzanas y los kiwis y pasamos por la licuadora o batidora, añadiéndole el zumo de naranja.
Decoramos con un trocito de fresa. Es importante servirlo pronto para que no se oxide perdiendo el color
y las propiedades vitamínicas.

Batido de limón

 litro de leche entera


 1 vaso grande de zumo de limón
 Medio vaso de azúcar

Exprimimos los limones y disolvemos el azúcar, lo añadimos a la leche y mezclamos.


Batido de fresa

 400 gramos de fresas.


 1 litro de leche.
 100 gramos de azúcar.

Lavamos las fresas, les cortamos los rabitos y las cortamos en trozos. Echamos azúcar por encima y
dejamos reposar durante 20 minutos en la nevera. Las echamos en la batidora, añadimos la leche y
trituramos hasta conseguir un batido cremoso.

Si nos gusta más dulce podemos añadirle un poco de azúcar. Lo pasamos por un colador para que quede
más fino y lo metemos en el frigorífico para que se enfríe.

Esto son sólo algunas de las múltiples variedades que puedes realizar. Te recomiendo que, en función de
las frutas de temporada, experimentes creando combinaciones diferentes.

Receta de Batido de verano


Ingredientes para 4 personas:

 4 yogures naturales
 16 fresas
 unas gotas de limón
 hojas de menta
 corteza de 1 limón

Limpia las fresas, retírales el tallo y colócalas en un vaso de batidora. Añade los yogures, el
edulcorante y unas gotas de limón. Mézclalo todo con la batidora.

Receta de Batido de fresas


Ingredientes

 200 g de fresas
 1 vaso de leche desnatada
 1 cucharada de mermelada de fresas sin azúcar añadida
 hojas de menta

Limpia las fresas, retírales el tallo, córtalas en 4 trozos y colócalas en el vaso de la batidora.
Agrega la mermelada y la leche y tritura. Sirve la sopa en una copa de cóctel. Pica la menta
finamente y espolvorea por encima.