Sei sulla pagina 1di 14

CAUSAS QUE AFECTAN LA VIDA DE ORACION

POR CLAUDIA ELOISA MASIN

IBBADES, IZALCO

TRABAJO DE INVESTIGACION

En cumplimiento parcial de la materia métodos de investigación y

elaboración de monografías del primer ciclo plan básico.

En el mes de mayo del año 2013

Maestra: Rev. Dalila Ancheta.

06 de junio de 2013
Índice
Introducción

1.1 Se planteamiento del problema

Se plantea el siguiente problema: Causas que afectan la vida de

oración.

1.2 Justificación.

Se justifica la siguiente investigación porque ayudara a conocer como

es afectada la vida del creyente al no orar y cuáles son las causas por las

que muchas veces no se ora, ya que a menudo muchos se preguntan ¿por

qué no puedo orar?.

Es importante conocer las luchas que se tienen diariamente y como

hay causas que surgen cada día que no permiten una verdadera

comunicación con Dios y nos alejan de una amistad intima con él.

1.3 Hipótesis

Se cree que las causas que afectan la vida de oración son todas aquellas

que provienen de la carne y que el enemigo se aprovecha de ellas, tal como

lo es la pereza y el poco interés y amor por Dios, porque estas destruyen la

comunicación con Dios.

1.4 Delimitación

Se delimita la presente investigación tomando como base las causas

que afectan la vida de oración, utilizando el método bibliográfico a través


de tres libros de texto y relazándola entre los meses mayo y junio del año

2013.

1.5 Reseña de Fuentes

En esta investigación se hizo uso de los siguientes libros: llamado a la

oración, por el Dr. Wim Malgo.

La oración fuente de poder, por E.M. Bounds.

Comentario del Nuevo Testamento, por William Barclay.

1.6 Metodología y organización

En la presente investigación se ha utilizado el método Bibliográfico, a

través de fuentes primarias las cuales ayudaran en la presente

investigación.

Lo cual se hizo de la siguiente manera: elección del tema, búsqueda de

libros que hablen acerca del tema, en este caso libros con temas de

oración, leer y estudiar las tres fuentes primarias y luego el desarrollo de

la investigación.
Causas que afectan la vida de oración.

I) ¿Que es la oración?

La oración es el medio que Dios ha dejado para comunicarnos con él,

es hablar con Dios, significa que hay un emisor y un receptor porque se da

una conversación directa, es una intimidad con el.

La oración es la que nos permite fortalecernos y mantener una vida de

victoria.

E.M. Bounds dijo: la oración es una de las características principales de

una fuerte dirección espiritual.

Los hombres de oración poderosa son hombres de energía que plasman los

acontecimientos.

Su poder para con Dios es el secreto de sus conquistas1

II) Una vida de oración.

Una vida de oración es preocuparse desmedidamente por practicar

uno de los ejercicios espirituales que es la oración para fortalecer la vida

espiritual.

Una vida de oración requiere disciplina para practicarse porque no se

adquiere de la noche a la mañana, sino de de la necesidad que hay en la

vida del creyente.


E.M. Bounds dijo: Dios encontró uno de los hombre que buscaban en

David Brainer, cuya obra y nombre han pasado a la historia. No era un

hombre mediocre, sino capaz de brillar en cualquier grupo de personas asi

fueran sabias y distinguidas, eminentemente capacitado para ocupar los

pulpitos mas atrayentes y para trabajar en la sociedad culta y refinada

que ansiaba tenerlo como pastor.

El presidente Edwars da testimonio de que era un joven de talento

sobresaliente, con un conocimiento extraordinario de los hombres y de las

cosas, profundamente versado en teología para su edad, especialmente en

todos los asuntos relacionados con la religión experimental. Ninguno de su

edad le igualo en las nociones claras y precisas de la naturaleza y esencia

de la verdadera religión. Su actitud en la oración era inimitable, de tal

manera que rara vez he conocido algo semejante. 2

La vida de oración ayuda en todas las áreas de la vida del creyente.

El creyente al leer la palabra de Dios conoce los hombres y mujeres

que vivieron vidas de oración, tal es el caso de Daniel, un hombre que

oraba tres veces al día.

Jesús el Hijo de Dios también da el mejor ejemplo de una vida de

oración ya que el ocupaba lugares donde estar a solas y apartado de las

multitudes para derramar su alma delante de su padre celestial, cada

dificultad que el afrontaba o aquellas decisiones difíciles las comunicaba a


Dios, todo su ministerio desde el inicio hasta el final mantiene una vida de

oración, tanto así que unos minutos antes de su muerte se encuentra en el

huerto del Getsemaní orando por largas horas.

Es la oración la que mantuvo a Jesús en victoria hasta el día de su

muerte, fue la oración la que dio fortaleza a Daniel para vencer el miedo

de llegar al foso de los leones y derrotar a sus enemigos, E.M. Bounds dijo:

los hombres de oración poderosa son hombres de fuerza espiritual.3

Solo un creyente que tenga una vida de oración es capaz de vencer a

sus más poderosos enemigos.

III) Causas que afectan la vida de oración.

Dentro de la vida del cristiano hay muchas luchas diariamente, tal

como lo es la carne y el diablo. El creyente sabe que es orar, sabe que es

una vida de oración, pero luego surge una lucha que a veces no se logra

entender.

Muchos cristianos han logrado tener una vida de oración, pero la

mayoría de los cristianos viven una vida mediocre en cuanto a la

comunicación con Dios a través de la oración.

Para que el cristiano pierda su comunicación con Dios se encuentran

siete causas principales de las cuales se vale el diablo para paralizar las

alas de la oración del creyente.


A. El cansancio Físico.

Muchas veces Satanás se vale del cansancio que las personas tienen

por haber trabajado arduamente todo un día y al estar sin energías ya no

hay deseos de orar, poniendo como excusa que ha trabajado bastante y

necesita descansar.

El cansancio es un arma que paraliza la oración, es una causa que

afecta al creyente y este deja de orar aun sabiendo que es necesario

hacerlo y que su alma necesita estar en intimidad con Dios.

Por esa razón mucho cuidado con dar lugar al diablo cuando se tenga

cansancio. Ya que este este puede afectar grandemente nuestra vida

espiritual.

B. La opresión del enemigo

Win Malgo dijo: este es cansancio paralizador que te deja incapaz de

seguir orando.4

La opresión del enemigo puede llegar a provocar el cansancio mental.

En el creyente el diablo ataca con malos pensamientos en la mente,

metiendo pensamientos sexuales, pensamientos que insistan al odio y al

rencor, Wiilliam Barclay dijo: el rencor en el corazón de una persona es

una barrera que impide que sus oraciones lleguen a Dios.5


También el enemigo nos ataca la mente incitando a la envidia,

pensamientos de alcoholismo, de drogadicción que no permiten al

cristiano practicar la oración, porque al dejar entrar esos malos

pensamientos genera culpabilidad a nivel emocional y esto se convierte en

una barrera fuerte que es difícil traspasar.

También surge la opresión del enemigo cuando el recuerda los

pecados pasados para desanimar al creyente a orar.

Esta es una barrera para orar pero con Cristo aunque sea difícil se

puede vencer.

C. La distracción

Win Malgo dijo: No puedes concentrarte, otros pensamientos te

sobrevienen, durante la oración te asustas, y pronto te das cuenta que tus

pensamientos están ocupados en cualquier otra cosa.6

Muchas veces cuando se llega delante de la presencia de Dios no está

todo el cuerpo enteramente para él, porque muchas veces cuando se

arrodilla el creyente delante de la presencia del Señor su mente está

pensando en los problemas familiares de la casa o tal vez en cuestiones de

trabajo o cualquier otra actividad, no hay intimidad con Dios en ese

momento solo hay distracción y el enemigo está haciendo uso de ella para

que la comunión del creyente con Dios se pierda, de esa manera al perder
la concentración el enemigo gana ventaja porque ya no se le haya sabor a

la oración y poco a poco se alejas de ella.

D. Inquietud interior.

Win Malgo dijo: Una inquietud inexplicable se apodera de ti, pero de

ella puedes librarte solo por medio de la oración, para cualquiera que sea

la causa, pecados, nerviosismo o incredulidad.7

A veces hay inquietud en el corazón por causa de algún pecado hace

que se pierda la concentración, porque muchas veces hay pecados ocultos

que inquietan el corazón y Satanás se aprovecha de eso para que el

creyente se aleje de la oración a causa de la culpabilidad que hay dentro.

También la incredulidad afecta la vida de oración, porque ¿como se

pude orar a Dios sin fe? Es necesario creer, William Barclay dijo: si uno

ora de una manera pesimista y sin una fe verdadera en que tiene sentido,

su oración cae a tierra porque no tiene alas para remontarse.8

Dios es capaz de ayudar a vencer esa causa que afecta la vida de

oración, pero es necesario creer.

William Barclay dijo: Antes que una persona pueda ser curada, debe creer

que puede ser curada; antes que una persona pueda echar mano de la

gracia de Dios debe creer en esa gracia.


Debemos dirigir a Dios nuestras oraciones en completa confianza de que el

escucha y contesta.9

E. El apuro (La agitación)

La mayoría de veces el creyente anda corriendo pensando que es

necesario terminar una labor. Se olvida que la oración es el mejor medio

para realizar mejor el trabajo. Esta es una causa que tiene más éxito por

Satanás para quienes se disponen a orar, porque Satanás ataca al creyente

que es de oración.

Por el apuro muchos se afanan y el afán causa alejamiento con Dios,

pues se trata de salir bien en las labores diarias y andando

responsablemente cuando en realidad lo más importante y eficaz en la

vida del creyente se está descuidando, a Satanás le encanta que se caiga en

este descuido, pero aun así aunque esta sea una causa que afecta puede

vencerse.

F. El Desanimo.

A veces el cristiano de oración suele frustrarse por causa de fracasos,

por la dureza de la gente y por circunstancias tristes de su vida. A Causa

del desanimo no hay deseos de orar y se piensa para que orar si nada

sucede.

El desanimo es una causa que quita y mata el deseo de oración, a

causa del desanimo muchos han muerto espiritualmente, este puede llegar
cuando se le da poca importancia a las cosas de Dios debido a una

circunstancia negativa que pudo haber sucedido en la vida del creyente.

G. La pereza.

La pereza es otra causa por la que no se ora.

Hay muchos que quieren volverse personas de oración pero cuando

doblan rodillas con el deseo de orar no sale ninguna palabra.

Muchos han dicho que saben que es necesario orar, que necesitan orar

pero que en el momento que ellos intentan hacerlo no dan ganas y se

vuelve difícil pronunciar palabras.

Para vencer tal causa es necesario confiar en las promesas de Dios que

se refieren a la oración.

La pereza es una estrategia que aprovecha Satanás para que no se ore,

pues realmente es mas fácil llevar una vida cómoda.

Pues es fácil acostarse en una cama y dormir por largar horas, es fácil

estar frente al televisor viendo programas que no edifican la vida

espiritual, es fácil solo llegar a un culto como una rutina mas, a muchos se

les vuelve hasta fácil cantar, pero orar es una lucha, es algo que realmente

nos ayudara en todo y por tal razón es que la pereza llega a la vida del

creyente.
La pereza destruye, pero ella misma puede ser vencida a través de la

oración con mucha perseverancia.


Conclusión

A través de la investigación se comprobó la hipótesis de las causas que

afectan la vida de oración, y a través de la investigación se ha demostrado

que no es solo la pereza que afecta la vida de oración del creyente sino que

hay aun seis causas más que afectan la vida de oración, algunas de estas

vienen de la carne y Satanás se aprovecha de ellas para que el cristiano

mantenga una vida fría y sin oración, tanto asi que si estas causas no se

logran vencer destruyen la comunicación con Dios.

Se recomienda al creyente que cuando estas causas que afectan la vida de

oración quieran llegar a su vida y tengan que enfrentarse con ellas,

recuerden que Dios da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas del que

no tiene ninguna, que cuando la distracción llegue se ore en vos alta para

no dar lugar al enemigo a que el tome el control de la mente, y si por

alguna razón hay un pecado acusando, hay que echar la carga sobre el

Señor para que el de libertad de tal culpa, pues Dios no deja caído al justo.

Poner los ojos en Jesús que es perfecto, creer en las promesas de Dios

y decirle a Dios, Jesús ayúdame a vencer. Entonces la victoria vendrá y la

comunión con Dios se mantendrá.