Sei sulla pagina 1di 35

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

HISTORIA Y GESTIÓN DEL PATRIMONIO ARTÍSTICO

Andrea Hernández Cuartero

29/11/2014

ÍNDICE:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

1. Presentación e introducción al trabajo

p.3

2. Contexto histórico

p.3

3. El Mercado Central de Valencia

p.7

4. Intervenciones posteriores a su edificación

p.10

5. Usos y valoraciones

p.19

6. Planos del edificio

p.21

7. Bibliografía

p.33

8. Linkografía

p.33

9. Procedencia de las imágenes

p.34

1. Presentación e introducción al trabajo:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

El objetivo del siguiente trabajo es analizar el edificio del Mercado Central de Valencia

para poder determinar qué es lo que ha hecho que la sociedad actual lo tenga como

un bien de patrimonio cultural. Para ello en primer lugar deberemos enmarcarlo en un

contexto histórico y explicar cuáles son las circunstancias o las necesidades que llevan

a la Valencia del 1914 a realizar esta espectacular obra. Una vez hayamos

comprendido su razón de ser pasaremos a analizar sus formas artísticas para poder corroborar el estilo o la corriente a la que pertenece. Finalmente, nos centraremos de manera más detallada en la evolución que ha sufrido a lo largo de los años, el uso que se le ha dado y el reconocimiento que las diferentes generaciones le han atribuido así como el interés que han mostrado en su conservación hasta la actualidad dónde está contemplado como uno de los símbolos arquitectónicos de la ciudad.

2. Contexto histórico:

Cualquiera que esté familiarizado mínimamente con la Historia del Arte, de un solo vistazo seguro será capaz de identificar la corriente artística a la que pertenece este célebre mercado: el Modernismo.

Para entender el Mercado Central de Valencia debemos entender qué es el Modernismo. El profesor Daniel Benito dice de él:

«En la búsqueda de esta nueva Arquitectura tan generalmente reclamada, el primer paso era fijarse en la obra de los ingenieros, que habrían realizado asombrosas manifestaciones con los nuevos materiales, especialmente el hierro y el cristal. Muy pronto se unió a esto el ideal preconizado por el Eclecticismo […]. Las tentativas continuaban hacia un estilo nuevo, propio y contemporáneo.” 1

Cronológicamente el Modernismo se sitúa entre finales del siglo XIX e inicios del XX y se da tanto en Europa como en Estados Unidos. Surge por una saturación en el terreno artístico de la búsqueda constante de referencias estéticas en estilos pasados.

La nueva sociedad necesita crear algo nuevo, algo propio, y no una mera copia de los

modelos de otros tiempos. Evidentemente este pensamiento está estrechamente

1 BENITO GOERLICH, Daniel. Arquitectura modernista de Valencia. València: Bancaixa, Obra Social i Cultural, 1992, p. 123.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

vinculado a la Revolución Industrial y a todos los nuevos planteamientos que de ella surgieron.

Podemos decir que el Modernismo va al miso tiempo a favor y en contra de esta Revolución. Por un lado pretende crear objetos cuotidianos artesanales para hacer frente a las producciones seriadas e impersonales que en las fábricas se estaban llevando a cabo. Por otra parte y tal y como se puede observar en las palabras de Benito, especialmente en la arquitectura se tomaron materiales novedosos como el hierro y el cristal presentes en las arquitecturas de las fabricas así como ese gusto por dejar la estructura del edificio a la vista. El Modernismo combinó esta novedad en cuanto a los materiales con un tremendo interés por la naturaleza y por sus formas, sobre todo al decorar objetos y espacios interiores, dando lugar a elementos muy curvilíneos y coloridos como por ejemplo mariposas o libélulas.

Lo primero que debemos tener claro en cuanto a esta corriente es que al menos podemos hablar de dos modernismos: el Modernismo ondulante y el racionalista. El primero muestra un gran interés por las líneas curvas y se da sobre todo en Francia y Bélgica, en cambio el segundo se da en Gran Bretaña y Austria principalmente y opta por el uso de la línea recta y de la geometría, de ahí que se haya denominado «racionalista». No obstante es interesante apuntar que el término «Modernista» es el que se le dio a este movimiento artístico en España, en otros países recibió otras denominaciones, pero en esencia todas vienen a significar lo mismo: un arte novedoso creado por y para una sociedad nueva, y este arte, tal y como dice Benito, aspira a la universalidad: «sociedad una, arte uno» 2 .

En el caso de España en particular, el Modernismo se promovió y proliferó especialmente en Cataluña, y en la Escuela de Barcelona se formaron los más afamados arquitectos de esta corriente que llegaría a Valencia algo más tarde. Según Daniel Benito:

«En el caso de Cataluña el modernismo expresaba los sueños regeneracionistas de una generación con voluntad nacional, de Puig i Caldafach a Gaudí […]. Se trata de una nueva sensibilidad e imaginación por el detalle. Pero sobre todo, se trata de un servicio a la cultura que abarca nuevas

2 Ibídem, p. 15.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

y nobles configuraciones urbanas y una ejemplar insistencia en la línea de auténtica creación arquitectónica» 3 .

En el caso de Valencia el Modernismo llegó a través de aquellos arquitectos que se formaron en la Escuela de Barcelona. Pero esto no quiere decir que encontremos el mismo lenguaje arquitectónico en Barcelona y en Valencia; en cada lugar la tradición local jugará un papel fundamental a la hora de desarrollar nuevas formas.

En Valencia el Modernismo se dio en proyectos de renovación urbana, del mismo modo que en Barcelona con su Eixample, pero además también se decoraron siguiendo las nuevas tendencias locales, tiendas, mercados, farmacias…y todo tipo de espacios que «transmitían un nuevo ambiente intencionadamente moderno» 4 . De ese modo encontramos una gran variedad de arquitecturas hechas en épocas, y siguiendo estilos o modas, anteriores, que son decoradas o policromados siguiendo la estética modernista de ese momento.

A esto hay que añadir que, pese a lo que se ha dicho del Modernismo y sobre su afán por la universalidad, lo cierto es que por su condición de querer ser «algo nuevo y vinculado a la sociedad» ha admitido a un gran número de artistas y obras que son muy diferentes entre sí, y como ya hemos mencionado antes, en cada territorio se desarrolla de una manera u otra, pues en cada lugar, la sociedad, consumidora de este nuevo arte, tendrá unas características y necesidades que le son propias.

En Valencia se llevaron a cabo numerosos proyectos durante estos años. Concretamente entre 1913 y 1914 se aprobaron los proyectos para los mercados de Colón y el Central respectivamente. Nos centraremos tan sólo en el Mercado Central de Valencia como ejemplo de Modernismo en la ciudad del Turia.

La construcción de un mercado central techado para la ciudad llevaba mucho tiempo en el aire; al menos desde 1881 cuando se empezó a estimar la propuesta de construir un nuevo mercado que sustituyese el que se inauguró en 1839 y que recibió el nombre de Mercado Nuevo. Éste ya se situó en el lugar en el que tradicionalmente y desde muchos siglos atrás se ubicaban los mercados ambulantes de la ciudad: junto a la Lonja de la Seda, en la actual Plaza Ciudad de Brujas. Sabemos que en la lejana fecha de 1261 este espacio ya estaba destinado a albergar un mercado, que más bien funcionaba como una feria ambulante y que quedaba fuera del perímetro de la muralla

3 Ibídem, p. 15-16.

4 Ibídem, p. 17.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

de la antigua ciudad de Valencia. Cuando la muralla se amplió en 1356 éste espacio quedó ya en el interior de la urbe y a partir de ahí fue adquiriendo cada vez más importancia como lugar comercial. Pese a esto, el mercado estaba formado por puestos que se montaban y desmontaban todos los días, con lo cual la higiene no era ni mucho menos saludable, motivo por el cual en el siglo XX se propone la construcción de un espacio que recogiese estos puestos para garantizar una serie de medidas sanitarias básicas.

En 1884, durante la alcaldía del Barón de Alcahalí, se desestimó, por motivos económicos, el proyecto presentado por Adolfo Morales de los Ríos. Más adelante, en 1907, otro arquitecto llamado Joaquín Almarza proponía el modelo de un mercado prefabricado de hierro que había diseñado para Murcia pero que nunca se llegó a hacer ni allí ni aquí. Por fin, y bajo la alcaldía de Ernesto Ibáñez Rico, en 1910 le encargan al arquitecto mayor Rafael Alfaro que siente las bases de un nuevo concurso para levantar el Mercado. En esas bases se estipuló que el nuevo mercado debía construirse utilizando el material estrella de la Revolución Industrial: el hierro.

El 18 de mayo de 1914 se aprobó el proyecto de dos arquitectos que se habían formado en la Escuela de Barcelona y que formaban parte del taller de Lluís Doménech i Montaner: Alexandre Soler y Francesc Guàrdia Vial. Aunque hay que añadir que éstos, llegado el momento, no se pusieron de acuerdo acerca del dinero que debía recibir cada uno y el proyecto pasó a manos del arquitecto valenciano Enrique Viedma quien lo finalizó con ayuda de otro arquitecto, Ángel Romaní. Éstos últimos modificaron ciertos aspectos de los planos originales.

El derribo del antiguo edificio se inició el 24 de octubre de 1910 y al acto acudieron importantes figuras políticas y eclesiásticas del momento, y fue el propio Alfonso XIII el que con una piqueta de plata dio los primeros golpes para iniciar el derrumbe. El nuevo proyecto finalizó el 23 de enero de 1928 ya bajo la alcaldía del Marqués de Sotelo.

3. El Mercado Central de Valencia:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Como el objetivo de este trabajo no es el de ofrecer un análisis formal de este monumento, sino más bien contemplar el desarrollo que ha sufrido desde su construcción hasta su declaración como BIC, me abstendré de dar una descripción detallada del conjunto, pero como ésta es necesaria para entender mejor las intervenciones que se le han practicado después, remito directamente a dos documentos oficiales en los que se da una completa descripción tanto de las características arquitectónicas y estéticas del edificio como de las técnicas constructivas:

«En la zona comercial de la ciudad se encuentra el Mercado Central […]. En

una superficie de 8.130 metros cuadrados se levanta este mercado. Tiene un

sótano de 7.690 metros cuadrados con una altura de 4 metros, cubierto por

bóvedas cuadradas sobre pilares circulares. Presenta una planta irregular

adaptada al solar. Se divide en dos espacios: por un lado el mercado general y

por otro la pescadería. La pescadería de planta octogonal con una cúpula

elíptica se encuentra en la zona oeste. Tiene un pasillo central de mayor

anchura, que conecta con la otra zona del mercado, al que se abren

perpendicularmente otros pasillos. La zona general del mercado es de planta

poligonal, ligeramente redondeada en los cerramientos de la fachada posterior

que actualmente recae a la avenida Barón de Cárcer. El interior las naves tiene

forma de cruz latina, con naves secundarias paralelas a la central que se van

adaptando al solar. La nave transversal, de menor longitud y más cercana a la

fachada principal, comunica con la pescadería. En la intersección de las naves

en la zona general se levanta una cúpula. La estructura está realizada en

hierro, formada por perfiles de acero laminado formando cuchillos transversales

a la nave tensionados por riostras. La cubierta es a dos aguas, con lucernarios

en dos niveles, uno sobre la cumbrera y otros en la unión de las naves

principales con las secundarias. Las cúpulas están también realizadas en

hierro, siendo circular la de la zona general y elíptica la de la pescadería. Los

cerramientos del mercado se realizan mediante paños que repiten un mismo

esquema con ligeras variaciones. Así se desarrollan sobre una base de piedra

con un zócalo de albañilería revestido de azulejos del que arrancan las

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

carpinterías metálicas con un perfil de piedra, cuya unión se realiza con fábrica

de ladrillo con revestimiento de azulejos decorados con reflejos metálicos. Los

cerramientos de las naves principales incluyen tres arcos de piedra con

marquesina de hierro forjado y piezas cerámicas. Flanqueando la fachada

principal, recayente a la plaza del Mercado, se encuentran dos pabellones

realizados en ladrillo cara vista con aplicaciones de piedra y cerámica

decorada. Estos pabellones en origen pertenecían a la administración y a la

guardia del Principal. Presenta planta rectangular y su fachada está dividida en

sótano planta baja y dos plantas. El pabellón de la Tenencia de Alcaldía se

encuentra en la fachada trasera. Está dividido en planta baja y piso superior.

En los laterales se desarrollan dos torreones con cúpulas semiesféricas en la

parte superior. Está realizado en piedra. El mercado es de estilo modernista

aunque incluye elementos historicistas en los pabellones que flanquean la

fachada principal, mientras que el pabellón de la Tenencia de Alcaldía seguiría

más la corriente noucentista» 5 .

«La planta sótano se organiza a partir de una cuadrícula de bóvedas vaídas sobre arcos rebajados que se apoyan en pilares circulares realizados de ladrillo; sobre algunos de estos pilares se apoyan los pilares que soportan la cubierta. Principalmente está construido con estructura metálica de pilares y vigas en celosía con lo que se obtiene una arquitectura ligera y aérea en el interior y en el exterior. Las fachadas se resuelven con diversos materiales entre los que destacan el vidrio de vidrieras y ventanas, el hierro colado y forjado, el azulejo de los paramentos ciegos y la sillería de piedra caliza de los detalles arquitectónicos» 6 .

Se podrían fijar algunos antecedentes a este mercado para así poder identificar mejor los elementos que se han recogido de otras arquitecturas modernitas, y los que han sido incluidos directamente desde la tradición local.

Así habría que destacar en primer lugar que este mercado no ofrece ninguna novedad arquitectónica, pero sí las resuelve de una manera exquisita.

5 Descripción del monumento adjuntada a su ficha BIC.

6 Descripción del monumento adjuntada al Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Sin ninguna duda, el mayor antecedente, no sólo de nuestro mercado sino de todos los mercados de hierro, es el Mercado de les Halles de París. De éste célere edificio se extrajo la idea de elevar unos lucernarios a dos aguas sobre la misma cubierta para de ese modo conseguir una mayor iluminación y también un sistema de ventilación eficaz, ambos aspectos muy importantes en un mercado, [fig. 1]. Del mismo modo, se imitó también la estructuración del mercado por lo que se dotó al de Valencia de un semisótano de almacenaje y distribución de mercancías. El Mercado de les Halles sirvió también de inspiración para realizar el del Born de Barcelona, anterior al Central de Valencia, el cual seguro vieron los arquitectos catalanes que proyectaron el de nuestra ciudad. Luego en realidad las influencias de les Halles en el Mercado Central de Valencia, vinieron dadas por, el que podríamos denominar el intermediario, el Mercado del Born. De hecho la influencia catalana se hace patente en numerosos elementos tanto arquitectónicos como ornamentales de la mano del taller de Doménech, como por ejemplo los forjados, las coronaciones o interludios en las pilastras elaborados en piedra y con formas vegetales o geométricas.

Cabe remarcar que, lo característico del Mercado Central de Valencia, en cuanto a lo que a tradición local se refiere, es el uso sistemático de cerámica vidriada tanto en las fachadas exteriores como en el interior del Mercado. En Valencia la cerámica es un arte de una gran tradición y fama y es por ello que se incluyó en el diseño del Mercado mediante azulejos que ornan las paredes y reproducen formas geométricas pero también vegetales, aludiendo por ejemplo a un producto tan típico como lo es la naranja valenciana que podemos encontrar reproducida en azulejos del interior del edificio. Es lógico que en un edificio en el que se van a vender productos locales, se empleen también elementos decorativos de tradición local, [fig. 2].

elementos decorativos de tradición local , [fig. 2]. Vista exterior del Mercado donde se observa la

Vista exterior del Mercado

donde se observa la elevación de los lucernarios respecto al resto de la cubierta.

Figura

1.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA 4. Intervenciones posteriores a su edificación: Figura 2. Detalle de los azulejos

4. Intervenciones posteriores a su edificación:

Figura 2. Detalle de los azulejos con motivos de

naranjas.

Ahora pasaremos a tratar los aspectos que han llevado a que este edificio sea considerado como bien de interés cultural (BIC). Para ello seguiré la tesis del

arquitecto Francisco Hidalgo Delgado Investigación integral de las unidades constructivas-arquitectónicas que definen el Mercado Central de Valencia como ejemplo singular de la arquitectura modernista valenciana, puesto que colaboró en la

redacción del proyecto de ejecución de la intervención del año 2002.

En primer lugar hay que remarcar el carácter público que dese el primer momento tuvo este edificio y que sin duda ha condicionado el hecho de que entre la población valenciana sea considerado de gran estima, pues ha constituido, sobre todo tiempo atrás cuando no había una red de supermercados tan extensa como actualmente, un lugar de una gran importancia comercial y también un punto de encuentro.

El 14 de septiembre de 1983 aparece en el número 220 del BOE, el expediente de incoación para la declaración de monumento histórico artístico del Mercado Central de Valencia que se había redactado el 8 de Julio de ese mismo año. A partir de esa incoación, el Mercado es tratado como un BIC. Diez años después, el 25 de noviembre de 1993, en el número 282 del BOE, se publicó la delimitación del entorno de protección, y junto con esto se publica también el Anexo I en el que se dan los motivos de dicha propuesta, así como el Anexo II que ofrece una descripción detallada de dicha delimitación y también ofrece una imagen de ésta para que sea más comprensible y gráfica, [fig. 3]:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

«Anexo I:

El criterio general seguido para la delimitación del entorno de protección del Mercado Central consiste en incluir dentro de su área los elementos urbanos siguientes:

Parcelas que limitan directamente con la que ocupa el BIC, pudiendo afectar el mismo tanto visual como físicamente cualquier intervención que se realice sobre ellas. Parcelas recayentes al mismo espacio visual que el BIC y que constituyen su entorno visual y ambiental inmediato y en el que cualquier intervención que se realice puede suponer una alteración de las condiciones de percepción del mismo o del carácter del espacio urbano. Anexo II:

Origen: Encuentro de la alineación sur de la calle Sampedor con la plaza del Mercado. Sentido: Sentido horario. Línea delimitadora: Desde el origen, la línea recorre la alineación sur de la calle Sampedor, cruzando la calle Botellas y recorriendo las traseras de los edificios cuyas fachadas dan a la alineación oeste de dicha calle, cruza la calle Exarchs, y entrando por la primera medianera desde la calle Luchente, recorre las traseras de los edificios cuyas fachadas dan a la calle Belluga, saliendo a dicha calle por la medianera, cuyo inicio es el vértice noreste de la plaza Juan de Villarrasa, recorriendo la alineación este de dicha plaza y la alineación sur de la calle del mismo nombre hasta encontrar la alineación oeste de la calle de las Rejas, continuando con la misma hasta cruzar la calle Pie de la Cruz y entrar en la manzana siguiente por la medianera con que enfrenta la línea, cruzando la misma y la calle Editor Manuel Aguilar, situándose en la alineación sur de la misma, con la que continúa en dirección este, cruzando la avenida del Oeste y entrando en la manzana por la medianera con la que enfrenta, sale a la calle En Gil por la medianera sur del edificio que enfrenta con la calle del Poeta Llombart, continuando por la alineación norte de la misma hasta la alineación este de la calle Mallorquina, por la que la línea sigue en dirección norte hasta encontrar la alineación norte de la calle Popul, continuando por la misma y por la alineación norte de la calle Cedaceros hasta la alineación oeste de la calle Flassaders por la que continúa hasta su encuentro con la calle de Calabazas, desde este punto cruza la avenida de María Cristina y entra en la manzana por la segunda medianera desde la Plaza del Mercado, cruzando también la manzana y la calle de San Fernando y entrando en la manzana siguiente por la

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

medianera sureste del edificio con el que se enfrenta, la línea recorre las traseras de los edificios cuyas fachadas dan a la calle del Trench, saliendo a la misma por la alineación suroeste de la calle Cerrajeros y continuando por la calle del Trench hasta la alineación suroeste de la calle de los Derechos, por la que sigue hasta la alineación suroeste de la plaza del Doctor Collado y la alineación suroeste, de la calle de la Lonja y de la calle de las Danzas hasta encontrar la calle Luchente por la que continúa, cruzando la plaza del Mercado para llegar al origen» 7 .

la plaza del Mercado para llegar al origen » 7 . Figura 3. D elimitación del

Figura 3. Delimitación del entorno del Mercado Central de Valencia, publicada en el BOE núm. 282 de noviembre 1993.

En definitiva, el Mercado Central de Valencia es un edificio de un gran valor histórico y artístico no sólo para la ciudad, ya que figura en la catalogación como un edificio singular de un gran valor arquitectónico. Además está situado en el centro histórico de Valencia, en el Barri del Mercat, es por eso que a este edificio, protegido por un nivel 1, es decir, protección monumental, se le aplican las determinaciones del Plan

7 ZAVALA SÁNCHEZ, Mª Dolores. Intervenciones contemporáneas en los mercados municipales representativos de Cataluña y Valencia, construidos a finales del siglo XIX y

principios del XX. Tesis doctoral inédita dirigida por González Moreno-Navarro, José Luis, Universidad Politécnica de Cataluña, Departamento de Construcciones Arquitectónicas I, leída

el 18 de noviembre de 2013, pp. 214-215.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Especial de Protección y Reforma Interior del Barri del Mercat, plan aprobado el 19 de febrero de 1992 (BOP 19-5-93; DOGV 13-4-93).

El mercado central de Valencia ha sufrido tres intervenciones desde que se edificó, y es que hay que tener muy en cuenta que por su razón de ser, un mercado, este inmueble ha estado sometido a un uso constante desde que se construyó, y como es lógico, el uso lleva al inevitable desgaste de algunos elementos, por eso es tan importante la labor de limpieza y conservación de los bienes inmuebles, ya que de lo contrario, la restauración aumentará exponencialmente el precio del presupuesto para devolverle su esplendor original. También es muy importante recordar que precisamente es su labor pública como comercio alimenticio la que hace que este espacio tenga que ser funcional, es decir que se debe adaptar a las necesidades tecnológicas de cada época o de lo contrario quedará obsoleto y dejará de cumplir su papel.

Las intervenciones que se le han realizado son las siguientes:

La primera se llevó a cabo entre los años 1987 y 1988 y repercutió a las cubiertas que fueron restauradas y saneadas debido al lamentable estado de conservación en el que se hallaban, [fig. 4].

estado de cons ervación en el que se hallaban, [fig. 4]. Figura 4. I ntervención cubierta.

Figura 4. Intervención cubierta.

La segunda intervención se ejecutó entre 1990 y 1991 y en ella se intervino el recinto de la Pescadería, [fig. 5].

o Las bóvedas de este espacio se hallaban en un estado de conservación alarmante, tanto es así que la única opción fue realizar otra bóveda de hormigón armado sobre la que había, de manera que la de hormigón fuese la que sustentase el peso de la cubierta. Se ancla al arranque de

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

ambas bóvedas, la original y la de hormigón, un anillo de hormigón mediante zunchos 8 de 20 por 20 cm que sustituyeron los perfiles en “L” del proyecto original. Éste recorre los dos lados de los arcos formeros, y cuando se encuentra con las cabezas de los pilares que están en su recorrido, forman un capitel de atado.

o

En este proyecto también se contemplan las mejoras y novedades en cuanto al entramado eléctrico, a la fontanería y a los sistemas de saneamiento, es decir, los desagües.

o

Se diseña un proyecto para homogeneizar los puestos de venta.

o

Del mismo modo se sustituye el gres que cubre todo el pavimento, conocido como gres de Nolla, ya que estaba en un estado de deterioro muy evidente además de presentar numerosas faltas, cosa que sin duda no daba una buena imagen para un mercado en el que se están vendiendo alimentos. Por eso se sustituye por otro pavimento de gres porcelánico que presenta una gran resistencia, apropiado sin duda para un espacio muy concurrido que está sometido constantemente a la llegada de pedidos pesados que se han de descargar sobre él, [fig. 6].

pesados que se han de descargar sobre él , [fig. 6]. Figura pescadería. 5. I ntervención

Figura

pescadería.

5.

Intervención

8 Según la R.A.E: Refuerzo metálico, generalmente de acero, para juntar y atar elementos constructivos de un edificio en ruinas.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Figura 6. Nuevo pavimento proyectado para la pescadería.  La última

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Figura 6. Nuevo pavimento proyectado para la pescadería.

La última intervención realizada en el mercado fue más bien una rehabilitación del mismo, ya que se encontraba en un estado de conservación que amenazaba incluso a la seguridad de los comerciantes y de los clientes. El 7 de junio de 1999, en la celebración de la XXV reunión entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Educación y Cultura, se aprueba la rehabilitación del Mercado Central de Valencia por la Comisión Mixta del 1% Cultural, además se llega a un acuerdo entre el Ayuntamiento de la ciudad y el Ministerio de Fomento por el cual ambas Instituciones se comprometen a garantizar las obras. El 9 de abril del 2000 la Subdirección General de Arquitectura del Ministerio de Fomento publicó en el BOE un concurso de encargo para la redacción del Proyecto Básico y de Ejecución y del Estudio de Seguridad y Salud de las obras de Rehabilitación del Mercado Central de Valencia. Finalmente fue el arquitecto Horacio Fernández del Castillo, Arquitectos E.C.S.L, el encargado de redactar el proyecto de ejecución contando con la colaboración del arquitecto Francisco Hidalgo Delgado. El 6 de julio de 2001 se firma el contrato del proyecto y el 5 de octubre de ese mismo año se entrega el proyecto básico que recoge, además de las particularidades citadas en el concurso, cuestiones organizativas y funcionales que no se habían recogido en dicho concurso y que son de gran importancia para la rehabilitación de un edificio vivo y en constante uso como lo es el Mercado Central de Valencia. Cumpliendo las Normas de Urbanismo que se le han de aplicar por ser un edificio protegido, este proyecto plantea: una Restauración- Rehabilitación del edificio, una remodelación del mismo y una renovación de sus instalaciones. Es decir que lo que se propone es mejorar la estética del Mercado que se ha ido

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

deteriorando con los años y además adaptarlo a las necesidades actuales, respetando, siempre que se pueda, sus elementos y carácter original. Es importante advertir que como consecuencia de algunas modificaciones en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI), el área o entorno protegido del Mercado Central de Valencia se modifica respecto al perímetro que se elaboró en 1993.

Delimitación del entorno de protección del Mercado Central de Valencia: Declarado, Decreto 169/2007 de 28 de Septiembre [DOCV 05.10.2007], [fig. 7]:

«Origen: Esquina de la manzana catastral 55291 recayente a la Plaza del Mercado y a la calle Valeriola. Sentido: Sentido antihorario. Línea delimitadora: La línea se extiende por la calle Valeriola hasta la calle Botellas, cruzándola e incorporando las parcelas 10 y 11 de la manzana 54298 y las 11/ 10, 09 y 08 de la 54284. Atraviesa la calle Belluga e incorpora la manzana 54289 y se prolonga hasta su intersección con la calle Don Juan de Vilarrasa. Gira por ésta hasta la calle Rejas, que recorre en su totalidad. Atraviesa la manzana 54279 por detrás de las parcelas 03 y 04. A la salida recorre parte de la calle San Antonio y se introduce por la manzana 54277 incluyendo la parcela 01/ saliendo a la Avenida Barón de Cárcer. Cruza la referida Avenida y penetra en la manzana 55278, por la medianera entre las parcelas 01 y 10, Y saliendo entre la parcela 07 y 08. Recorre la calle Poeta Llombart hasta su cruce con Mallorquins y continúa por ésta última hasta su confluencia con la calle Popul, que sigue a su vez hasta la Plaza de la Merced. Atraviesa la Plaza de la Merced, incluyendo íntegra la manzana 56277, hasta la calle Flasaders, atraviesa después la Avenida de María Cristina y cruza la manzana 57278 por detrás de las parcelas 12 y 03. Atraviesa a la calle San Fernando hasta la fachada de la parcela 06 y discurriendo por las traseras de las parcelas 15, 19, 20, 25, 26 y 01, saliendo por la calle Cerrajeros y girando hacia la calle Trench, que recorre hasta su cruce con la de los Derechos. Sube por la calle de los Derechos, la Plaza del Doctor Collado, la calle de la Lonja, la Plaza de la Compañía y la calle de las Danzas. Gira por la calle Cajeros incorporando toda la manzana 55296 y discurre por la fachada de la parcela 9

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

hasta la Plaza del Mercado, que atraviesa hasta al punto de origen catastral nº 54237» 9 .

hasta al punto de origen catastral nº 54237 » 9 . Figura 7. D elimitación correspondiente

Figura 7. Delimitación correspondiente a la citada anteriormente.

La rehabilitación integral que se planteó en el Pliego de Condiciones no afectaba a la configuración de los puestos de venta por petición directa de la Asociación de Vendedores. Igualmente esta Asociación pidió que las obras de rehabilitación no perjudicasen al normal desarrollo del Mercado, es decir, que éste continuase con su labor comercial mientras las obras se ejecutaban, ya que de lo contrario las repercusiones económicas para los vendedores hubiesen sido catastróficas. Por este motivo hubo que compartimentar las obras por altura, y se fue rehabilitando el edificio por partes, empezando y acabando íntegramente una zona antes de pasar a la siguiente.

Las intervenciones realizadas afectaron a todos los elementos del conjunto del edificio, si bien cada uno requería un mayor o menor grado de actuación. Los elementos rehabilitados fueron pues, siguiendo la tesis del arquitecto Francisco Hidalgo Delgado, los siguientes:

9 Revisión simplificada del Plan General de Valencia: Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

Fachadas.

Cubiertas.

Torreones de administración.

Interior del mercado.

Sótano, [fig. 8].

Planta baja, [fig. 9].

Planta primera.

Fachadas exteriores.

Actuaciones previstas de remodelación del edificio y renovación de las instalaciones.

Nuevas escaleras y nuevos ascensores para el acceso al sótano para clientes y Plataforma central polivalente.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Acondicionamiento de la consigna frigorífica.

Control de seguridad.

Sistema de tratamiento de basuras.

Almacenes de comerciantes.

Nueva fábrica de hielo.

Nuevas instalaciones.

Climatización.

Producción y distribución de la energía eléctrica.

Iluminación interior y exterior.

Agua fría y caliente sanitaria.

interior y exterior.  Agua fría y caliente sanitaria. Figura 8. Intervención en el sótano.

Figura

8.

Intervención

en

el

sótano.

Figura 8. Intervención en el sótano. Figura 9. Intervención en la planta

Figura

9.

Intervención

en

la

planta

baja.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Las obras comenzaron en mayo de 2004 y contaban con un plazo máximo de 40 meses. Finalmente, y fuera del plazo previsto, pues tardaron 56 meses, las obras terminaron a finales del 2008 con un presupuesto total de 11.502.643 euros.

5. Usos y valoraciones:

Tanto la espera como el presupuesto invertido valieron la pena, ya que actualmente este Mercado, considerado el más grande de Europa especializado en productos frescos, luce un aspecto increíble que le ha servido para ser todo un reclamo turístico para la ciudad no sólo por su estética modernista, sino por sus puestos de venta especializados en productos locales de una grandísima calidad y valor gastronómico. Sin duda este es el mayor motivo por el cual los valencianos sienten tanto apego por este mercado, ya que en él se comercia con los productos alimenticios locales que arrastran una gran tradición y que forman parte de la identidad y de la cultura colectiva de los ciudadanos de la zona, ya que no sólo son alimentos autóctonos que se usan para elaborar recetas típicas de esa tierra, sino que además fomentan el empleo y el consumo de productos valencianos y de ese modo favorecen a la economía de la Comunidad además de motivar y suscitar el turismo gastronómico que es sin duda uno de los mayores atractivos, junto con el clima, de la ciudad de Valencia, y de toda la Comunidad Valenciana en general. Actualmente, con la amplísima red de supermercados especializados no sólo en alimentos sino también en un sinfín de objetos cuotidianos y necesarios en el día a día de una casa, podría pensarse que un mercado como el Central de Valencia, cuyo horario es mucho más reducido que el de las grandes superficies, no tuviese tanto éxito entre los ciudadanos, pero nada más lejos de la realidad. Su céntrica posición y sobre todo la calidad y el origen local de sus productos le han valido una clientela muy jugosa, y es que además de ser un lugar de compra habitual para muchísimos vecinos de la zona, también los hay que se desplazan hasta él a propósito para encontrar productos frescos y de calidad que no encuentran en sus supermercados habituales. Pero sin ninguna duda la parte fuerte de su clientela la constituyen los numerosos bares y restaurantes que adquieren en él su género, ya que este garantiza unos platos sabrosos, de enorme calidad, y lo que es más importante aún cuando se trata de un establecimiento de hostelería en una parte tan céntrica que recibe una gran cantidad de turismo, sus productos autóctonos son todo un reclamo para el turista que después de pasear por la ciudad quiere sentarse a comer algo típico de la zona. Como anécdota me gustaría destacar que gracias a la

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

pujante moda en la que últimamente se ha convertido la gastronomía, motivada sobre todo por la gran riqueza que de ella hay por toda España y que ha sido uno de los pilares básicos que se han ofertado en el terreno turístico, además de haberse visto reforzada por los medios de comunicación y la tremenda cantidad de programas de cocina que se están realizando, el cocinar no podría estar más de moda, inclu so en algunas universidades se ofertan carreras de cocina, y la consecuencia de todo esto ha sido una revaloración por parte de los ciudadanos de los productos locales y lo más frescos posibles, ya que éstos son los que los cocineros profesionales usan para elaborar sus platos, y desde los medios de comunicación, la televisión mayormente, se está fomentando el consumo de los mismos, por lo que esta clase de establecimientos especializados en estos alimentos se han visto enormemente favorecidos. Cabe mencionar también, como hemos apuntado anteriormente en este trabajo, que en un edificio de carácter vivo como es este Mercado, es de vital importancia adaptarse constantemente a las necesidades de la sociedad de cada momento. Es por ello que puede presumir desde el 2 de octubre de 1996 de ser el primer mercado del mundo que informatizó sus ventas y repartió éstas a domicilio. Actualmente no sólo es un edificio de carácter comercial, sino que en él se celebran también numerosos actos públicos ya que se ha convertido, sin lugar a dudas, en todo un emblema de la ciudad y en un referente de la arquitectura en hierro y modernista.

Por último, citaré los valores que se le han atribuido a este mercado para catalogarlo como BIC, extraídos directamente del Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos:

En

cuanto

a

urbanística:

la

valoración

En cuanto a la valoración socio- cultural:

o

Valor ambiental.

o

Referencia histórica.

o

Integración urbana.

o

Carácter articulador.

En

cuanto

a

la

valoración

o

Carácter estructural.

pormenorizada:

 
 

o

Fachada principal.

 

En

cuanto

a

la

valoración

o

Fachada

trasera

o

arquitectónica:

 

lateral.

 

o

Adscripción tipológica.

o

Cubierta.

o

Carácter

 

modelo

o

Estructura

espacial

 

referencia.

 

interna.

 

o

Referencia

 

cultural-

o

Cúpula.

 

arquitectónica.

o

Revestimientos.

 

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

6. Planos del edificio:

Edificio principal:

DE VALENCIA 6. Planos del edificio: Edificio principal: Fachada a la plaza del Mercado. Sección vertical

Fachada a la plaza del Mercado.

edificio: Edificio principal: Fachada a la plaza del Mercado. Sección vertical de la fachada a la

Sección vertical de la fachada a la plaza del Mercado.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada chaflán. Fachada del cuerpo lateral y puestos exteriores. 22

Fachada chaflán.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada chaflán. Fachada del cuerpo lateral y puestos exteriores. 22

Fachada

del

cuerpo

lateral

y

puestos

exteriores.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada principal. Fachada posterior. Fachada lateral . 23

Fachada principal.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada principal. Fachada posterior. Fachada lateral . 23

Fachada posterior.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada principal. Fachada posterior. Fachada lateral . 23

Fachada lateral.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sección longitudinal. Sección transversal. Sección transversal II. 24

Sección longitudinal.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sección longitudinal. Sección transversal. Sección transversal II. 24

Sección transversal.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sección longitudinal. Sección transversal. Sección transversal II. 24

Sección transversal II.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sección pescadería. 25

Sección pescadería.

Plantas edificio principal:

Plantas edificio principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano y cimientos. Planta baja, distribución de puestos. 26

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Sótano y cimientos.

Plantas edificio principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano y cimientos. Planta baja, distribución de puestos. 26

Planta baja, distribución de puestos.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Entramado metálico. Cubiertas. 27

Entramado metálico.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Entramado metálico. Cubiertas. 27

Cubiertas.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Pabellón de Administración:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Pabellón de Administración: Planta sótano. Planta baja. 28

Planta sótano.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Pabellón de Administración: Planta sótano. Planta baja. 28

Planta baja.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Planta primera. Planta segunda. 29

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Planta primera.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Planta primera. Planta segunda. 29

Planta segunda.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Fachada principal. 30

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Fachada principal.

Pabellón de la Guardia del Principal:

Pabellón de la Guardia del Principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano. Planta baja. Primera planta. Segunda
Pabellón de la Guardia del Principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano. Planta baja. Primera planta. Segunda
Pabellón de la Guardia del Principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano. Planta baja. Primera planta. Segunda
Pabellón de la Guardia del Principal: MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Sótano. Planta baja. Primera planta. Segunda

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Sótano.

Planta baja.

Primera planta.

Segunda planta.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

Pabellón de Tenencia de Alcaldía:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Pabellón de Tenencia de Alcaldía: Plantas. Fachada principal. 32

Plantas.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA Pabellón de Tenencia de Alcaldía: Plantas. Fachada principal. 32

Fachada principal.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

7. Bibliografía:

ARAZO, Mª Ángeles.

Diputación Provincial de Valencia (Alcira: Graficuarte), 1988.

Mercado

Central

de

Valencia:

60

aniversario.

Valencia:

ARAZO, Mª Ángeles. Mercado Central: crónica de cinco años (1986-1990). Valencia:

Asociación de Vendedores del Mercado Central, 1991.

BENITO GOERLICH, Daniel. Los mercados modernistas de Valencia. Valencia: Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, 1982.

BENITO GOERLICH, Daniel. Arquitectura modernista valenciana. València: Bancaixa, Obra Social i Cultural, 1992.

BENITO GOERLICH, Daniel. La arquitectura del eclecticismo en Valencia: vertientes de la arquitectura valenciana entre 1875 y 1925. Valencia: Ayuntamiento de Valencia,

1992.

Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del Ayuntamiento de Valencia.

HIDALGO DELGADO, Francisco. Investigación integral de las unidades constructivas- arquitectónicas que definen el Mercado Central de Valencia como ejemplo singular de

la arquitectura modernista valenciana. Tesis doctoral inédita dirigida por García Codoñer, Ángela, Universidad Politécnica de Valencia, Departamento de Expresión Grafica Arquitectónica, leída el 5 de julio de 2010.

ZAVALA SÁNCHEZ, Mª Dolores. Intervenciones contemporáneas en los mercados municipales representativos de Cataluña y Valencia, construidos a finales del siglo XIX

y principios del XX. Tesis doctoral inédita dirigida por González Moreno-Navarro, José Luis, Universidad Politécnica de Cataluña, Departamento de Construcciones Arquitectónicas I, leída el 18 de noviembre de 2013.

8. Linkcografía:

9. Procedencia de las imágenes:

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA

HIDALGO DELGADO, Francisco. Investigación integral de las unidades constructivas- arquitectónicas que definen el Mercado Central de Valencia como ejemplo singular de

la arquitectura modernista valenciana. Tesis doctoral inédita dirigida por García Codoñer, Ángela, Universidad Politécnica de Valencia, Departamento de Expresión Grafica Arquitectónica, leída el 5 de julio de 2010.

MERCADO CENTRAL DE VALENCIA