Sei sulla pagina 1di 2

Destapa tus abdominales

Semanas 1 y 2
Ejecuta cada movimiento 15 segundos por lado. Haz 3 movimientos por
sesión.
Semanas 3 y 4
Aumenta a 20 segundos por lado. Haz 3 movimientos por sesión.

MOVIMIENTO 1

Lo primero que debes hacer es


adoptar la posición normal de
flexiones de suelo, con los pies
separados en paralelo a los hombros;
si te cuesta mantener esta posición,
ayúdate apoyándote en los codos. A
continuación, tensa los glúteos y
aprieta los abdominales como si
fueran a darte un puñetazo en la
barriga. Eso no ocurrirá, pero lo que
sigue tampoco será un paseo.

MOVIMIENTO 2

Usa la musculatura troncal: sin mover


la parte superior del cuerpo, dirige la
rodilla izquierda lentamente hacia el
codo derecho, empleando 15-20
segundos. Recupera la posición inicial
y cambia de lado. Mantén el
vientre rígido, usando las
extremidades para crear fuerzas
multidireccionales que te hagan
trabajar los abdominales con más
fuerza. Si sientes cualquier tipo de
tensión en la zona lumbar, reduce el
rango de los movimientos de
pierna.
MOVIMIENTO 3

Para aumentar la potencia, ponte en


la posición del tablón, de costado
sobre un codo o, si puedes, sobre la
mano. Extiende el brazo libre por
debajo del brazo de apoyo, empleando
15-20 segundos en el
movimiento.Inviértelo y
extiéndelo hacia el techo. No
tengas prisa: la estabilidad es
clave para trabajar los músculos
del vientre, algo nada fácil. Cambia
de lado y repite.

MOVIMIENTO 4

Recupera la posición de flexiones de


suelo. Levanta una mano, pásala por
debajo del cuerpo y dirígela al otro
lado de la cadera, manteniendo el
torso todo lo recto que puedas.
Una vez más, emplea 15-20 segundos
en completar el movimiento: lo que
buscas es estabilidad, sin
demasiada rotación. Cambia de
lado y repite. Esa sensación de
ardor en los músculos significa
que está funcionando.